You are on page 1of 6

EL OBJETO

I) Diversas acepciones de objeto:


- Estrictamente hablando, el objeto del acto jurídico está constituido por los derechos y obligaciones que por
medio de él se crean, modifican o extinguen, o lo que es lo mismo, desde una perspectiva dinámica, por las
relaciones o situaciones jurídicas que se constituyen, modifican o extinguen a partir de su otorgamiento.
- A su vez, la obligación tiene un objeto, que consiste en la prestación, esto es, la conducta que el deudor debe
cumplir consistente en un dar, hacer o no hacer.
- Finalmente la prestación también tiene un objeto, que es la cosa sobre la que debe recaer la conducta del
deudor, entendiendo por cosa en un sentido amplio, es decir, incluyendo también los hechos o abstenciones
del deudor, según sea la naturaleza de la prestación (dar, hacer o no hacer).
Según algunos autores, en nuestro código civil se confundiría al objeto de la obligación con el objeto del acto
o contrato. Para otros simplemente se identifica el objeto del acto o contrato con el objeto de la prestación.
Esta circunstancia, en definitiva, no tiene nada de particular e incluso se justificaría, tomando en cuenta que
las declaraciones de voluntad en último término tienen en vista la cosa sobre la que recae la prestación. Así, el
Art. 1460 dispone que “Toda declaración de voluntad debe tener por objeto una o más cosas que se trata de
dar, hacer o no hacer. El mero uso de la cosa o su tenencia puede ser objeto de la declaración”.
II) Requisitos: Su omisión importe ausencia de objeto.
A) Cuando recae sobre cosas materiales: real, comerciable y determinado. (Art.1461 incisos 1 y 2
1. Real: Debe existir al celebrarse el acto o contrato (existencia actual), o, a lo menos, esperarse
que exista (existencia futura). Sobre el particular, y a la luz de normas particulares respecto
de la cosa como objeto de la compraventa, es posible puntualizar algunas situaciones:
a) La cosa existía pero perece antes de contratar: no hay obligación por carencia de
objeto (Art. 1814 inc.1).
b) Cosa no existe pero se espera que exista (cosa futura): Conforme al Art. 1813, el
acto es válido pero condicional, es decir, se reputa celebrado bajo la condición
suspensiva de que la cosa llegue a existir, y por tanto sólo será eficaz en la medida
que la esperanza de existencia se materialice. Ejemplo: Compraventa de una cría no
nata de una yegua pura sangre. Esta regla de condicionalidad admite dos
excepciones, en las cuales el contrato se estimará como puro y simple pero
aleatorio, es decir, recaerá sobre la contingencia incierta de que la cosa llegue a
existir. Esta situación se verifica en caso:
i. Que las partes así lo expresen.
ii. Que de la naturaleza del contrato se
desprenda la “compra de la suerte”. Ejemplo: la compraventa de la cosecha de
trigo de la próxima temporada.
2. Comerciable: Es decir, que esté en el comercio humano, formando parte del tráfico
jurídico. Una condición fundamental para este requisito es que la cosa tiene que ser
susceptible de dominio y posesión privada. Como esto es lo normal, la regla general es
que todas las cosas sean comerciables. La incomerciabilidad de una cosa es excepcional,
y puede establecerse en razón de su:
a) Naturaleza: Bienes comunes a todos los hombres: alta mar, aire (Art.585).
b) Destinación: Bienes nacionales de uso público (Art.589) sin perjuicio de que su
uso exclusivo puede entregarse, en determinadas circunstancias, a ciertos
particulares.
c) Interés Público: El legislador puede disponer de manera definitiva o temporal la
incomerciabilidad de alguna cosa, en vista de un bien general o colectivo. Ej.
Vedas de pesca o caza, especies de interés arqueológico.
3. Determinado: Sí la cosa no está determinada en especie, esto es como individuo específico y
concreto, a lo menos deberá estar determinada en cuanto a su género (Art.1461 inc.1). pero
limitado en un doble sentido::
1- Cualitativo: El género debe estar razonablemente acotado o delimitado.
De lo contrario, si el género es muy amplio, habría un problema de
seriedad de la voluntad (Ej. se debe un animal: ¿elefante, insecto?).
2- Cuantitativo: Debe el acto además referirse a una cantidad cierta de
individuos de tal género, o en caso contrario debe fijar reglas o contener
datos que sirvan para determinarla. (Art. 1461 inc.2). No es necesario
determinar la calidad, pues salvo estipulación expresa, la ley hace exigible
que ella sea a lo menos mediana. (Art. 1509).
B) Requisitos del objeto que recae sobre un hecho (positivo o negativo):
1. Determinado o determinable: Debe tratarse de un hecho razonablemente delimitado. Se
vincula con la seriedad de la voluntad.
2. Físicamente posible: Que no sea contrario a la naturaleza. Para estar frente a una
imposibilidad física del hecho, ella debe ser:
a) Absoluta: Que afecte o sea propia de todos los sujetos. Si el hecho es irrealizable
sólo para algunos (relativa) no hay imposibilidad. Ej. Sumergirse en el mar sin
equipo, a 1000 metros de profundidad.
b) Perpetua: Debe ser permanente, no bastando una imposibilidad temporal, a menos
que la prestación sea de aquellas que deba ser cumplida de inmediato o un tiempo
determinado, mientras esté vigente una imposibilidad temporal.
3. Debe ser moralmente posible: Es moralmente imposible el hecho prohibido por las leyes, o
contrario a las buenas costumbres o al orden público. Es el juez a quien corresponde
determinar el contenido concreto de estos conceptos según la evolución de la sociedad. En
general, buenas costumbres hacen referencia al conjunto de convicciones morales que rigen la
conducta social de los individuos en comunidad. El orden público se refiere al conjunto de
normas que tienden a la conservación básica de la organización social e institucional de una
comunidad.
III) La licitud del objeto como requisito de validez.
A) Concepto de ilicitud:

• No existe consenso a la ahora de precisar el alcance de la


exigencia de licitud del objeto. El código guarda silencio. Tanto la doctrina nacional como
extranjera ensaya diversas fórmulas: el que está conforme a la ley y amparado por ella (Claro
Solar); como sinónimo de comerciable (Alessandri); el que cumple con todas las cualidades
determinadas por la ley (en el Art. 1461) (Velasco); el conforme a la ley, las buenas costumbres y el
orden público (Somarriva, Albadalejo).

• Esta última definición cuenta con el respaldo de una


aplicación analógica del artículo 1467 que define en tales términos la causa ilícita. Sin embargo, se
advierte en ello cierta incoherencia si se recuerda que en iguales términos se define el requisito de
posibilidad moral que debe cumplir un hecho para constituirse como objeto de un negocio,
haciendo referencia a los mismos conceptos (ley, buenas costumbres, orden público). Con todo,
sería esta la idea que trasuntan los diversos supuestos de objeto ilícito que regula el código, a los
cuales en definitiva se debe estar.
B) Supuestos de objeto ilícito:
Actos o contratos contrarios al Derecho Público Chileno (Art.1462):
El derecho público es el conjunto de normas que rigen la organización y la actividad del Estado y
demás órganos públicos y las relaciones entre los particulares y estos organismos, en cuanto actúan
en su calidad de poder político o soberano.
Se explica esta hipótesis por el carácter predominantemente imperativo de las normas de derecho
público, no disponibles para la voluntad de las partes. Adolecería de objeto ilícito, por ejemplo, la
renuncia a perseguir la responsabilidad criminal de quien delinque o delinquirá en contra del
renunciante, o la obligación de no ejercer los derechos políticos reconocidos por la constitución.
1. Derecho a suceder por causa de muerte a una persona viva (Art.1463): Pactos sobre sucesión
futura:
• Esta norma proscribe en términos generales este tipo de negocios, convenciones que tienen
por objeto el derecho de suceder por causa de muerte, a título de heredero o legatario, a una persona
viva, sea ésta una de las partes o un tercero.

• La norma habla de donaciones o contratos, queriendo referirse con ello a toda modalidad
contractual sucesoria, sea a título gratuito u oneroso, incluyendo también a actos unilaterales
(aceptación o repudiación de una asignación, art. 956 y 1226).

• Con todo, se salva las convenciones entre una persona y sus legitimarios que pueda admitir la
ley. Dentro de ellas, sólo es posible reconocer con claridad el llamado pacto de no mejorar (Por el
cual el causante se obliga para con un legitimario a no disponer de tal porción de la herencia,
asegurando su distribución igualitaria entre todos los legitimarios) aceptado en nuestro código (Art.
1204). Sin perjuicio de ello, se contempla la posibilidad de donaciones echas en vida por el
causante a través de las cuales, en cierta manera, anticipa la distribución de sus bienes, en cuanto
finalmente se imputan a los derechos legales de los beneficiarios, o a la parte de libre disposición
del causante.

• Se funda la prohibición general en la presunta inmoralidad que encierran estos negocios: se


especula con la muerte de una persona. Con todo, en ciertos ámbitos de derecho comparado la
sucesión contractual goza de una amplia aceptación.
2. Condonación del Dolo Futuro (Art.1465):

• Aunque la norma está referida la hipótesis de una administración de negocios o intereses de


terceros, de ella se extrae una regla general de prohibición de la condonación anticipada del dolo
(renuncia a ejercer las acciones para sancionar civilmente una conducta dolosa).

• Por tanto, el dolo es condonable si concurren las siguientes circunstancias:


a) Debe referirse exclusivamente a situaciones ya verificadas, jamás respecto de
acciones dolosas futuras. La renuncia anticipada adolece de objeto ilícito.
b) La renuncia debe ser expresa.
4. Deudas contraídas en juegos de azar (Art. 1466).

• Recoge el histórico rechazo ético que ha generado socialmente este tipo de


actividades, asociadas en general con conductas disipadoras y disociadas del trabajo y el esfuerzo
como base del progreso personal.

• Ello sin perjuicio de aquellos expresamente permitidos por ley.

• No confundir con los juegos de destreza corporal (Art. 2260) y de destreza


intelectual, admitidos por el código civil, aunque estos últimos de manera atenuada.
5. Venta de libros cuya circulación es prohibida y otros objetos
inmorales (Art.1466).

• Claramente se trata de elementos contrarios a las buenas costumbres y el


orden público.

• Es una hipótesis de contenido variable, pues el juez debe apreciar, conforme


a los consensos morales dominantes de su época, si determinada obra o publicación incurre en esta
causal.
5. Contratos y actos prohibidos por la ley (Art.1466): Ej. 1796, que
prohíbe la compraventa entre los familiares que se señalan y bajo las circunstancias que se indican.
El Art. 1466 confirma con ello el artículo 10. Para algunos no se justificaría este tratamiento
respecto de todo acto prohibido por la ley, ya que no en todos los casos es pertinente el fuerte
reproche ético contenido en la declaración de ilicitud del objeto.
6. Enajenación de las cosas enumeradas en el Art.1464:
En nuestro ordenamiento, enajenación puede entenderse en un doble sentido:
Sentido amplio: Todo acto de disposición entre vivos, incluyendo tanto la transferencia del
dominio de una cosa como así mismo la constitución de un derecho real a favor de un tercero
sobre ella, limitando así el dominio de su titular.
Sentido restringido: Exclusivamente como el acto de transferencia, es decir el traspaso
intervino de un derecho, desde un patrimonio a otro.

• ¿En qué sentido se emplea en el Art. 1464?


a) Doctrina dominante(Alessandri-Somarriva): se inclina por la acepción amplia, señalándose
diversos argumentos:
1- Algunas normas parece homologar enajenación y gravamen: Ver arts. 2387 y 2414 en
materia de prenda e hipoteca respectivamente.
2- Bello se habría referido a la hipoteca como una enajenación condicionada (sujeta al
incumplimiento de la obligación caucionada).
3- Se correspondería mejor con la finalidad del Art. 1464).
b) Doctrina minoritaria (Claro Solar): Sentido restringido. Comúnmente el legislador establece la
diferencia entre enajenar y gravar (Arts. 393, 1135, 1749 y 1754).

• Alcance del 1464 en relación con la compraventa:

-En principio, los llamados contratos traslaticios sólo constituye título de tradición (enajenación)
por lo que por si misma no es suficiente para consumar el proceso de enajenación, razón por la
cual no adolecería de objeto ilícito la donación, permuta, venta, etc. de las cosas enumeradas en
el Art. 1464.
-Sin embargo, respecto del caso especial de la compraventa, el Art. 1810 señala sólo pueden
venderse las cosas cuya enajenación no esté prohibida por la ley. En virtud de lo anterior la
doctrina se divide:

a) Doctrina dominante (Alessandri, Somarriva): La venta de las cosas enumeradas en el Art.


1464 adolecen de objeto ilícito, pues dicha norma establece una prohibición de
enajenarlas, con lo cual su venta estaría prohibida (Art. 1810) y el Art. 1466 señala que
hay objeto ilícito en los contratos prohibidos por las leyes.

b) Doctrina minoritaria (Velasco): En general está de acuerdo con el razonamiento anterior,


pero sostiene que no puede interpretarse en general como prohibitiva la norma del 1464,
sino que hay que discriminar entre los diversos numerales. Ello porque una norma
prohibitiva es aquella que impide la realización de una conducta de manera absoluta bajo
cualquiera circunstancia, de tal forma que si la conducta es posible de ejecutar
cumpliéndose alguna condición o requisito legal la norma ya no sería prohibitiva, sino
imperativa. Por tanto sólo estaría verdaderamente prohibida la enajenación de las cosas
señaladas en los 2 primeros numerales del 1464 y no en los demás (3 y 4) en que se
pueden enajenar concurriendo autorización judicial o consentimiento del acreedor, según
el caso. Entonces, en estos 2 últimos numerales (3 y 4) la venta no estaría prohibida y no
adolecería de objeto ilícito. Además se trataría de circunstancias temporales (embargo,
litigiosidad) por lo que es posible que las partes celebren la venta a sabiendas de que la
tradición se efectuará sólo una vez que ellas cesen.

• Alcance del 1464 en relación con la promesa de compraventa de cosa embargada: -


-El problema se plantea porque según el Art.1554 N.2 un requisito de validez de la promesa es que
el contrato prometido no sea de aquellos que las leyes declaran ineficaces. Por ello se ha
entendido ampliamente que la promesa de compraventa de cosa embargada es nula.
-Sin embargo, Velasco, siguiendo su línea argumentativa, sostiene que sólo serían ineficaces las
compraventas relativas a las cosas indicadas en los 2 primeros numerales del Art. 1464,
ineficacia que se proyectaría también a la promesa (1554 Nº 2), lo que no ocurre con los
numerales 3 y 4 del 1464.

• Alcance del Art. 1464 en relación con la adjudicación:


- La comunidad en general consiste en la concurrencia de dos o más sujetos como titulares de una
cuota del dominio sobre una misma cosa o conjunto de cosas. La forma habitual de poner término a
una comunidad es a través de la partición, en cuyo contexto es posible que tenga lugar una
adjudicación, esto es el acto por el cual el derecho que un comunero tenía en la comunidad se
singulariza o determina en forma exclusiva con respecto a un bien o fracción de un bien que
pertenecía a la misma.
- ¿Constituye la adjudicación enajenación para los efectos del 1464?: La opinión dominante es
negativa, en virtud del llamado efecto declarativo de la adjudicación, (arts. 703 inc.4, 718, 1344 y
2417) por el cual se entiende que el adjudicatario ha sigo dueño exclusivo del bien adjudicado
desde el origen mismo de la comunidad. Luego, la adjudicación de alguno de los bienes señalados
en el Art.1464 no adolece de objeto ilícito.

• Análisis de los supuestos de objeto ilícito del Art. 1464.

a) De las cosas que no están en el comercio: Que no pueden ser objeto de


dominio o posesión privada.

- Ya se indico que la comerciabilidad es un elemento o requisito del objeto mismo (1461) por
tanto es difícil comprender que se incluyera la comerciabilidad ahora como requisito de su
licitud. Para algunos es una notoria incongruencia (Claro Solar). Para Velasco, tanto en el
1461 como en el 1464 Nº 1 se exige la comerciabilidad en atención a la licitud del objeto. La
distinción pierde relevancia si no se admite la inexistencia como sanción jurídica posible
dentro de nuestro ordenamiento.

b) De los derechos y privilegios que no pueden transferirse a otra persona:

- Son los llamados derechos personalísimos (Ej. uso o habitación (Art.819), alimentos
(Art.334), el que nace del pacto de retroventa (Art.1884).
- Se trata de cosas incorporales que siendo susceptibles de apropiación privada su
titular carece de la facultad de transferirlos. Serían comerciables pero inalienables, aunque
para algunos estarían incluidos en la hipótesis del 1464 Nº 1 (Velasco), siendo esta norma
redundante.

c) De las cosas embargadas por decreto judicial, a menos que el juez lo


autorice o el acreedor consienta en ello.

1- Alcance de la expresión embargo:


- En un sentido estricto, corresponde a una actuación propia del juicio ejecutivo
consistente en la aprehensión compulsiva, material o simbólica, practicada por ministro
de fe en virtud de decreto judicial, de uno o más bienes determinados del deudor y en su
entrega a un depositario que debe mantenerlos a disposición del tribunal, con el fin de
asegurar el pago de la deuda.
- Con todo, la doctrina incluye en la hipótesis del 1464 Nº 3 además otras figuras,
propias del juicio ordinario, que persiguen el fin de asegurar el resultado del juicio
sacando determinados bienes del tráfico jurídico: medidas precautorias de enajenar y
gravar bienes, de secuestro, retención de bienes muebles. En cuanto a la prohibición
judicial de celebrar actos y contratos sobre bienes determinados, se tiende también a
asimilarla, aunque para Velasco ello no es correcto por cuanto el contrato por si solo
carece de efecto traslaticio (no constituye enajenación). Como la fuente de la prohibición
es judicial, tampoco se incurre en el objeto ilícito del 1466 final (contratos prohibidos por
la ley).

2- Momento desde que produce efectos el embargo y figuras afines.


- Respecto de las partes del juicio, desde que son legalmente notificadas de la
resolución respectiva.
- Respecto de terceros (Arts.297 y 493 del CPC) hay que distinguir si se trata de bienes
muebles (desde que el tercero toma conocimiento) o de bienes inmuebles (desde la fecha
en que se inscribe en el Registro de Prohibiciones e Interdicciones del Conservador de
Bienes Raíces donde está situado ese inmueble, Art.53 N.3 del Reglamento del Registro
Conservatorio).

3- El embargo y la enajenación forzada:


- La pregunta es si también la enajenación forzada de cosas embargadas adolece de
objeto ilícito o sólo las enajenaciones voluntarias.
- Ello se plantea porque legalmente es posible que un mismo bien del deudor sea objeto
de más de un embargo en juicios ejecutivos diversos.
- La corriente actual se inclina por sancionar con objeto ilícito sólo a las enajenaciones
voluntarias de cosas embargadas, especialmente en virtud de lo dispuesto por el Art. 528
del CPC, y del procedimiento de tercerías que protege los intereses de los demás
acreedores.
- En contra se pronuncian Somarriva y Velasco, puesto que el 1464 Nº 3 no distingue,
y porque por tal vía (enajenación forzada) el deudor también podría burlar los derechos
de sus acreedores, lo que busca evitar la norma.

4- Formas para enajenar válidamente las cosas


embargadas:
- Autorización del o los jueces que han decretado la prohibición o embargo. Requisitos:
i) Si la cosa ha sido reembargada, se necesita la autorización de todos los jueces que
han decretado el embargo.
ii) La autorización debe darse con cocimiento de causa.
iii) Debe ser previa a la enajenación. Si es posterior no sanea la ilicitud del objeto.
- Consentimiento de él o los acreedores:
i) De todos los acreedores que obtuvieron la medida.
ii) Expreso o tácito.
iii) Previo a la enajenación.

d) De especies cuya propiedad se litiga, sin permiso del juez que conoce del
litigio:

1- Alcance de la expresión cosas litigiosas:


- Concepto: Bienes muebles o inmuebles sobre cuyo dominio discuten en un juicio
entre demandante y demandado. Por tanto es litigiosa desde que se traba la litis.
- No debe confundirse con los derechos litigiosos: estos son los que se debaten en un
juicio, y cuya enajenación no importa la enajenación de la cosa misma, sino el evento
incierto de la litis (Art.1911).

2- Requisitos para estar en la hipótesis del Art.1464 nº4:


i) Debe existir un juicio reivindicatorio sobre la especie cuya propiedad se litiga.
ii) Decreto del tribunal que disponga la prohibición de celebrar actos y contratos sobre la
cosa litigiosa (Art. 296inc.2 CPC).
iii) En caso de bienes inmuebles debe inscribirse la prohibición en el Conservador de
Bienes raíces para que afecte a terceros (Art. 297 CPC).

3- Autonomía de la hipótesis del Art. 1464 Nº 4:


- Para algunos, con el requisito ii) antes señalado esta hipótesis quedaría comprendida
en el Nº 3 de la misma.
- Con todo no existe tal redundancia ya que el Nº 4 se refiere a cosas litigiosas (objeto
directo del pleito) y no bienes destinados a asegurar su resultado (Nº 3).
- La diferencia cobra relevancia pues en el caso de esta hipótesis la enajenación sólo es
posible por permiso previo del juez que conoce del litigio con conocimiento de la causa.