AGRICULTURA CON FUTURO

La alternativa agroecológica para Cuba

AGRICULTURA CON FUTURO
La alternativa agroecológica para Cuba

Fernando R. Funes-Monzote

La impresión de este libro ha sido financiada por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la  Cooperación (COSUDE).               Edición y corrección: Claudia Álvarez Delgado y Reinier Pérez­Hernández  Diseño de cubierta: Amaury Rivera Rodríguez  Ilustraciones: Reinaldo Funes Monzote          © Fernando R. Funes‐Monzote, 2009  © Estación Experimental “Indio Hatuey”, Universidad de Matanzas, 2009      ISBN 978‐959‐7138‐02‐0 

Estación Experimental “Indio Hatuey”  Central España Republicana, Perico,   Matanzas, Cuba  Teléfonos: +53‐45‐377307 / +53‐45‐377482  www.ihatuey.cu 

     

                     

A mis padres, por haberme transmitido la pasión por  la  investigación  científica  y  el  compromiso  de  crear  un futuro mejor para Cuba.    A  mis  hijos,  la  principal  motivación  para  luchar  por  ese ideal. 

 

 

 

Índice 
                        Prefacio / XIII  I. El contexto actual de la agricultura cubana / 1  1.1 El modelo convencional / 2  1.2 El modelo emergente / 5  1.3 Dependencia de importaciones / 7  1.4 Oportunidad histórica / 8    II. Transición hacia la agricultura sostenible /11  2.1 Condiciones geográficas y biofísicas / 13  2.2 Breve historia de la agricultura cubana / 15  2.3 Escenario posterior al triunfo de la Revolución / 16 
Reformas agrarias / 16  El modelo agrícola convencional / 17  Consecuencias y colapso / 18 

2.4 Cambios en las estructuras productivas agrarias / 21  2.5 Contribución de los agricultores pequeños / 23  2.6 Agricultura urbana y seguridad alimentaria / 25 
Fundación, estructura y objetivos / 25  Arroz popular: ejemplo de subprograma exitoso / 27  Éxitos recientes y futuro / 28 

2.7 La estrategia de sustitución de insumos / 29 
Alternativas para el manejo ecológico del suelo / 30  Control biológico / 31  Tracción animal / 31  Policultivos y rotación de cultivos / 32 

2.8 Más allá de la estrategia de sustitución de insumos / 33  2.9 Sistemas integrados de producción: un enfoque hacia la sostenibilidad / 33 
Cambios en la estructura de uso de la tierra / 33 

2.10 Lecciones de la transición hacia la agricultura sostenible en Cuba / 36    III. Metodología para la transición / 39  3.1 Definiciones necesarias / 39  3.2 ECOFAS: Una propuesta metodológica / 42 
Etapa 1: Experimental / 44  Etapa 2: Escalonamiento / 47  Etapa 3: Aplicación / 49   

IV. Conversión de sistemas ganaderos especializados en sistemas   integrados / 51  4.1 Metodología experimental / 53 
Diseño de prototipos / 54 

4.2 Evaluación de indicadores agroecológicos y financieros / 57  4.2.1 Biodiversidad / 57   4.2.2 Productividad / 61   4.2.3 Uso de energía / 62 
Fuerza de trabajo / 62  Insumos energéticos / 64  Eficiencia energética / 65 

4.3 Resultados financieros / 66  4.4 Fertilidad del suelo / 68  4.5 Consideraciones finales / 70 
 

V. Identificación de alternativas para el sector ganadero / 71  5.1 Metodología experimental / 74 
Selección de fincas / 75  Tipologías / 76  Criterios de clasificación / 76  Hipótesis / 77 

5.2 Comportamiento de los indicadores agroecológicos / 77 
Tipo de finca / 77  Años de conversión / 80  Proporción de cultivos / 80  Área de la finca / 81 

5.3 Resultados e interpretación del análisis multivariado / 82 
Agrodiversidad / 86  Productividad / 88  Eficiencia energética / 90  Reciclaje de nutrientes / 91 

5.4 Conclusiones / 92 
 

VI. Validación de estrategias integradas sostenibles para condiciones  locales / 95  6.1 Fase de aplicación de ECOFAS / 97 
Selección y descripción de las fincas / 98  Diagnóstico participativo e identificación de puntos críticos / 100 

6.2 Diagramación y caracterización de prototipos / 100 
Fincas integradas / 102  Finca ganadera especializada / 108 

6.3 Análisis de sistemas, monitoreo de indicadores y evaluación / 110 
Agrodiversidad / 110  Productividad y eficiencia / 111  Fuerza de trabajo / 112  Economía / 112 

6.4 Identificación de estrategias sostenibles para condiciones locales / 117 
Agrodiversidad del sistema agrícola / 117  Productividad de la finca y eficiencia energética / 118  Balance y reciclaje de nutrientes / 118  Factibilidad económica / 118  Empoderamiento y toma de decisiones / 119 

6.5 Consideraciones finales / 119    VII. El potencial de la agroecología para la producción de alimentos / 121  7.1 Diseño de prototipos de sistemas integrados de producción / 124  7.2 Hacia la descentralización y la autosuficiencia alimentaria / 125  7.3 Comentarios finales / 127   

APÉNDICES  1. Conversión hacia sistemas integrados / 133  1.1 Colecta de datos / 133  1.2 Análisis del suelo / 133  1.3 Análisis económico / 134  1.4 Análisis de los datos / 136    2. Identificación de alternativas / 137  2.1 Procedimiento de muestreo y método de cálculo de los indicadores   agroecológicos / 138  2.2 Análisis estadístico / 138    3. Validación de estrategias integradas / 143  3.1 Caracterización de San Antonio de los Baños / 143  3.2 Diagnóstico participativo e identificación de puntos críticos / 144  3.3 Mapeo de los bio‐recursos e infraestructura y caracterización de la finca / 144  3.4 Monitoreo de indicadores / 144  3.5 Análisis de suelos / 145  3.6 Análisis agroecológico y económico / 145  3.7 Identificación de alternativas para mejorar los sistemas agrícolas / 146  3.8 Caracterización de los suelos en las fincas estudiadas / 146    4. Eficiencia energética / 157    Bibliografía / 163

                            La diversificación, la descentralización y el movimiento hacia  la autosuficien‐ cia  alimentaria  son  tendencias  principales  dentro  de  la  agricultura  cubana.  Cuba  ha  sido  el  único  país  en  transitar  de  un  modelo  agrícola  convencional,  basado en altos insumos y fuertemente subsidiado, a otro alternativo, de bajos  insumos  y  uso  intensivo  de  los  recursos  naturales  disponibles.  El  hecho  de  haber experimentado un cambio tan dramático en la intensidad de la producción  agropecuaria, ha sido una oportunidad única, en tanto ha servido como punto de  partida  para  diseñar  una  agricultura  sostenible  a  escala  nacional.  Sin  embargo,  puede  afirmarse  que  esta  situación  aún  no  se  ha  aprovechado  debidamente.  Los avances logrados en los últimos quince años deben traducirse en políticas  sistemáticas y consistentes que aseguren una producción factible y sostenible.  La  singular  posición  del  sector  agrícola  cubano,  tanto  a  nivel  nacional  como internacional, ofrece un contexto en el cual estos resultados, obtenidos  de  la  investigación  en  sistemas  agroecológicos,  son  relevantes.  El  cambio  climático, los inestables precios del petróleo y de los alimentos en los merca‐ dos internacionales, la toma de conciencia sobre la necesidad de sustituir ali‐ mentos importados, así como las recientes decisiones del gobierno de cultivar  todas  las  tierras  improductivas,  abren  un  amplio  espectro  de  posibilidades  para adoptar tecnologías alternativas.   Actualmente  son  tres  los  grupos  sociales  involucrados  en  la  aplicación  de  las  estrategias  agroecológicas  en  la  agricultura  cubana:  a)  los  «nuevos» 
XIII 

Prefacio 

productores (urbanos y rurales), que surgieron durante los primeros años de  la crisis de los noventa; b) los pequeños agricultores y sus familias, que here‐ daron la tierra y preservan un importante conocimiento tradicional en el ma‐ nejo de sistemas de producción diversificados y localmente adaptados; y c) un  número creciente de miembros de las UBPC, unidades de producción con una  estructura cooperativa, que laboran en tierras estatales otorgadas en usufructo.  Sin embargo, todavía falta una acción que articule toda la experiencia acumu‐ lada y el potencial humano existente.  En este libro se examina brevemente la historia de la agricultura cubana  y  se  enfatiza  en  las  consecuencias  que  ocasionó  al  medio  natural  y  a  la  eco‐ nomía  la  aplicación  de  sistemas  altamente  intensivos  y  convencionales  en  épocas recientes. También se describen los avances y retrocesos de la transi‐ ción  hacia  un  modelo  agroecológico  de  bajos  insumos  externos,  que  emergió  en respuesta a la mayor crisis económica enfrentada por la Isla en los últimos  cincuenta  años.  Además,  se  proporcionan  resultados  científicos  que  retan  la  creencia  convencional  de  que  solo  es  posible  obtener  alta  productividad  y  rentabilidad a través de métodos industriales que demandan un uso intensivo  de maquinaria, insumos químicos y energía.   Con el propósito de facilitar la lectura de esta obra, se sugiere tomar en  cuenta los siguientes elementos:    • El  capítulo  I  está  dedicado  a  introducir  la  problemática  actual  de  la  agricultura  cubana  y  analiza  brevemente  las  principales  oportunida‐ des para el desarrollo de un modelo agroecológico.   • Al  lector  no  familiarizado  con  la  transición  de  la  agricultura  cubana  desde inicios de los años noventa hasta la actualidad, consultar el capí‐ tulo II le permitirá conocer algunas facetas de este proceso. Se recorre  la historia de la agricultura cubana, haciendo énfasis en los efectos de  los  sistemas  altamente  intensivos  y  convencionales  empleados  en  el  período 1960‐1990.  • Seguidamente, el capítulo III presenta algunas definiciones que susten‐ tan la concepción metodológica empleada para el estudio de la conver‐ sión  de  sistemas  especializados  en  integrados  agroecológicos.  Este  capítulo pretende mostrar de forma didáctica la manera en que fue di‐ rigido el trabajo de investigación y análisis de los sistemas productivos  mediante  el  Marco  Ecológico  para  la  Evaluación  de  la  Sostenibilidad  (ECOFAS, según las siglas de  ECOlogical Framework for the Assesment  of Sustainability).  
XIV 

Por  su  parte,  el  capítulo  III  es  el  vínculo  con  los  tres  capítulos  subsi‐ guientes, que examinan el proceso de conversión e identificación de al‐ ternativas  y  estrategias  integradas  sostenibles  (capítulos  IV  al  VI).  Para  los  lectores  interesados  en  profundizar  acerca  de  los  resultados  científicos  que  sustentan  las  hipótesis  planteadas,  esta  sección  puede  resultar atractiva.   Es común que se le demande a la investigación un mayor protagonis‐ mo en demostrar la factibilidad de la alternativa agroecológica. En es‐ tos tres capítulos el lector podrá encontrar argumentos comprobados  científicamente, que muestran el alto potencial de los sistemas agroe‐ cológicos  para  producir  alimentos  en  Cuba.  Precisamente  este  es  el  título del último capítulo, que a modo de conclusión discute las alter‐ nativas  existentes  y  propone  pautas  a  tener  en  cuenta  en  el  camino  hacia la descentralización y la autosuficiencia alimentaria.  Finalmente,  la  sección  de  apéndices  está  concebida  de  modo  que  se  pueda hacer una lectura cruzada desde algunos capítulos, a fin  de co‐ nocer  con  mayor  detalle  los  métodos  empleados  en  el  estudio.  Asi‐ mismo,  ofrece  datos  numéricos  que  confirman  la  validez  de  los  resultados, los cuales pueden servir no sólo como referencia para nue‐ vos  estudios  sino  también  como  base  para  tomar  decisiones  políticas  conscientes. 

  Ninguna  obra  humana  es  el  resultado  aislado  del  esfuerzo  de  una  sola  persona. Durante mi vida como científico, y mucho antes, recibí el apoyo de las  instituciones  cubanas  por  las  que  he  transitado,  que  me  brindaron  oportuni‐ dades y me transmitieron conocimientos y valores para llegar a ser un profe‐ sional  comprometido  con  el  presente  y  el  futuro  de  Cuba.  Me  refiero  a  la  Universidad Agraria de La Habana, en cuyas aulas obtuve mi formación como  ingeniero  agrónomo,  el  Instituto  de  Investigaciones  de  Pastos  y  Forrajes  del  Ministerio  de  la  Agricultura  y  la  Estación  Experimental  «Indio  Hatuey»  de  la  Universidad de Matanzas, Ministerio de Educación Superior.   El  presente  volumen,  traducido  y  adaptado  de  mi  tesis  de  doctorado  «Farming  like  we’re  here  to  stay.  The  mixed  farming  alternative  for  Cuba»,  defendida  en  la  Universidad  de  Wageningen,  Holanda,  es  un  esfuerzo  por  hacer llegar al público cubano y de habla hispana, los resultados de este estu‐ dio. Este es también el resultado de diez años de trabajo investigativo iniciado  en 1995 en el que participaron numerosos científicos y técnicos de varias ins‐ tituciones,  así  como  agricultores  vinculados  a  la  Red  de  Agroecología  del 
XV 

Instituto de Investigaciones de Pastos y Forrajes. Varios investigadores apor‐ taron valiosos conocimientos e ideas; algunos de ellos son coautores de artícu‐ los ya publicados o en preparación que han sido adaptados para esta obra. Me  refiero  al  Dr.  Herman  van  Keulen  (Plant  Sciences  Department),  el  Dr.  Egbert  Lantinga,  (Biological  Production  Sistems  Group)  y  el  Dr.  Cajo  ter  Braak  (Bio‐ metris, Plant Research Internacional), los tres de la Universidad de Wagenin‐ gen. Por la parte cubana, el Dr. Jesús Eladio Sánchez (Instituto de Cibernética,  Matemática y Física de la Universidad de La Habana), el Dr. Alberto Hernández  (Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas), el Ing. Aurelio Álvarez (Instituto de  Investigaciones de Pastos y Forrajes) y el MSc. Rasiel Bello (Instituto de Inves‐ tigaciones Porcinas). Mi más sincero agradecimiento a otros colegas y amigos,  quienes contribuyeron en mayor o menor medida en este largo camino.  Gracias  también  a  la  Agencia  Suiza  para  el  Desarrollo  y  la  Cooperación  (COSUDE), cuya generosa contribución permitió la impresión del  material. Doy  fe  de  mi  profundo  respeto  a  todos  los  agricultores,  técnicos,  extensionistas  y  dirigentes que hicieron posible este estudio. Mi gratitud para Williams Calderón  por las innumerables horas solucionando los problemas informáticos, a Amaury  Rivera por el diseño de cubierta y a Manuel Gahona por su apoyo y amistad du‐ rante todos estos años. A Reinier, amigo y editor que puso su talento y dedica‐ ción  en  pro  de  la  calidad  de  este  material.  Un  agradecimiento  muy  especial  a  Renán por su permanente contribución en la retaguardia; y al resto de mi fami‐ lia por el apoyo incondicional en todo momento.  Por último quiero agradecer a Claudia, mi esposa, un pilar fundamental en  mi  vida.  Ella  ha  sido  siempre  un  componente  imprescindible  en  mis  logros  científicos  y  personales;  es  la  persona  que  sufrió  y  celebró  cada  paso  de  este  proceso con la misma intensidad que yo.  Este  es  también  un  homenaje  póstumo  a  mi  madre,  Marta  Monzote  Fernández,  iniciadora  de  los  estudios  agroecológicos  en  Cuba,  convencida  y  firme  luchadora  por  una  agricultura  en  armonía  con  la  naturaleza  y  el  ser  humano. Ella, desde su doble papel de madre y tutora profesional, me entregó  la fuerza necesaria para hacer realidad este proyecto.      FERNANDO R. FUNES-MONZOTE

XVI 

 

I. El contexto actual   de la agricultura cubana 
                      La agricultura cubana se encuentra inmersa en un proceso de cambio profun‐ do  e  inevitable.  Las  principales  razones  que  han  impulsado  este  cambio  han  sido de índole económica, como resultado de la escasez de capital e insumos  externos para continuar desarrollándose según el paradigma de la revolución  verde. Es decir, no han estado fundamentalmente dirigidas a la conservación del  medioambiente o a emplear tecnologías sostenibles basadas en planteamientos  científicos, sino que han sido fomentadas por la necesidad de producir alimen‐ tos a partir de los recursos naturales, materiales y humanos disponibles.  Diversos  estudios  agronómicos,  económicos  y  sociales  han  demostrado  que existen  grandes  oportunidades para el desarrollo  a mayor escala de siste‐ mas  agrícolas  sostenibles  que  combinan  la  factibilidad  técnica,  la  viabilidad  económica,  la  sustentabilidad  ecológica  y  la  aceptación  social  (Funes  et  al.,  2001; Ríos, 2004; Wright, 2005). También es cierto que se necesitan estrategias  políticas más concretas con el fin de incentivar aquellas formas de producción  que  combinen  estos  elementos  y  así  contribuir  de  manera  sustancial  al  sector  agrario cubano.   Aún resulta insuficiente la cantidad, calidad y variedad de alimentos produ‐ cidos para satisfacer la demanda nacional de un país como Cuba, que tiene el im‐ perativo de reducir las importaciones. Se hace necesario además producir estos  alimentos  con  alta  eficiencia  y  mínima  utilización  de  insumos  externos.  A  estos problemas se suman las dificultades con las cadenas productivas y los 

mecanismos  de  comercialización.  Una  parte  considerable  de  los  alimentos  que  se  producen  se  desperdicia  debido  a  los  aún  deficientes  mecanismos  de  transportación, conservación, procesamiento y almacenamiento. En sentido gene‐ ral, hay una falta de coherencia entre los modelos agrícolas diversificados, descen‐ tralizados y autosuficientes, y la infraestructura de apoyo disponible a diferentes  escalas.  A  pesar  de  que  agricultores,  investigadores,  extensionistas  y  dirigentes  innovadores  han  puesto  en  práctica  numerosas  alternativas  sostenibles,  estas  aún  no  han  contribuido  de  manera  apreciable  al  desarrollo del sector.  En este  capítulo  introduciremos  algunos  aspectos  de  esta  problemática,  que  más  ade‐ lante será analizada con mayor detalle, sin la pretensión de abarcar en toda su  extensión  un  universo  tan  complejo.  La  intención  es  ofrecer  puntos  de  vista  y  opiniones que podrían allanar el camino para tomar decisiones políticas conscien‐ tes  relacionadas  con  la  aplicación  práctica  de  los  conceptos  agroecológicos  en  Cuba.      1.1 El modelo convencional    Entre  1960  y  1990  la  agricultura  cubana  empleaba  tecnologías  intensivas,  especializadas y dependientes de altos insumos externos. El modelo industrial  permitió  aumentar  la  productividad  de  la  tierra  y  del  trabajo;  sin  embargo,  resultó  ineficiente  —en  términos  biológicos  y  económicos—  y  nocivo  al  me‐ dioambiente. La propia dependencia externa, la artificialización de los proce‐ sos productivos —a través de tecnologías costosas basadas en subsidios—, así  como la débil conexión entre los factores biofísicos, organizativos y socioeconó‐ micos, le confirieron al modelo una alta vulnerabilidad.  En la figura 1 se muestran los cuatro aspectos fundamentales del progreso  técnico en el sector agrícola cubano mediante la implementación de sistemas de  altos insumos. Durante la década de 1980, la intensidad del uso de fertilizantes  (A) alcanzó niveles comparables con los de países europeos. A comienzos de los  años  setenta  la  densidad  de  tractores  llegó  a  ser  aproximadamente  de  1  por  cada  50  hectáreas,  similar  a  la  de  los  países  más  desarrollados  (B).  Obsérvese  que en 1960 la situación en Cuba ya resultaba favorable en comparación con la  región de Centroamérica y el Caribe, y la ayuda de los países socialistas permitió  triplicar en una década la densidad de tractores. La intensidad de la fuerza de  trabajo descendió a casi la mitad entre 1960 y 1975, para llegar, a finales de los  ochenta, a valores solo ligeramente inferiores a los europeos, es decir, alrededor

250 0 50 100 150 200 250 300 350 400 450 1960 1970
Año

A B

200

150

100

Intensidad del uso de fertilizantes (kg/ha/año)

Intensidad del uso de tractores (ha/tractor)

50

0 1960 1970
Año

1980

1990

2000

1980

1990

2000

0.8 12 9 6 3 0 1960

C

15

D

0.7

0.6

0.5

0.4

0.3

0.2

Intensidad de la fuerza de trabajo (trabajadores/ha)

Tierra bajo riego (% área agrícola)

0.1 1970
Año

0 1960 1980 1990 2000

1970

1980
Año

1990

2000

Cuba

EE.UU.

América Central y el Caribe

Europa

Figura 1. Evolución tecnológica del sector agrícola cubano antes y después del colapso de 1990 0.8 0.7 0.6 0.5 0.4 0.3 (Fuente: FAO, 2006). La intensidad del uso de fertilizantes se calculó como la cantidad de fertilizante 0.2 0.1 0 nitrogenado (N), fosfórico (P2O5) y potásico (K2O) por hectárea de tierra agrícola por año.

de  5  hectáreas  por  trabajador  (C).  Asimismo,  la  proporción  de  tierras  irrigadas  para la agricultura se duplicó entre 1960 y 1985, siendo más del doble que en los  Estados Unidos, América Central, el Caribe y Europa (D).  Puede afirmarse que el modelo convencional alcanzó incrementos  sustan‐ ciales en cuanto a la cantidad de tierras empleadas y a la productividad de la fuer‐ za  de  trabajo,  pero  a  un  costo  proporcional  en  insumos  adquiridos  a  precios  subsidiados. A cambio, Cuba exportaba a los países socialistas de Europa mate‐ rias  primas  y  productos  agrícolas  a  precios  preferenciales.  En  un  inicio  esta  situación podría resultar favorable para la agricultura cubana, con un  acceso  casi ilimitado a tecnología, recursos  financieros  y energía  en  forma de subsi‐ dios. Sin embargo, se ha podido comprobar que este modelo creó una enorme  dependencia  con  serias  consecuencias  en  términos  de  inseguridad  alimenta‐ ria,  que  se  manifestó  dramáticamente  a  inicios  de  la  crisis  de  los  noventa,  cuando se puso en evidencia la fragilidad del modelo (figura 2).  Incluso, el empleo de tecnologías costosas y de altos insumos no alcanzó las  expectativas y tuvo impactos ambientales negativos reportados por el Ministerio  de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en 1997. Entre los fundamen‐  tales se mencionan: reducción de  la biodiversidad, contaminación de las aguas 
Simplificación de los sistemas de producción agrícola

Mayor control de los ciclos productivos Incremento de la escala de producción

Mayor posibilidad de mecanizar los procesos productivos

Menor necesidad de fuerza de trabajo

Mayores requerimientos de energía

Subsidios

Subsidios

Subsidios

Figura 2. Los propósitos de la simplificación de los agroecosistemas se logran mediante el continuo subsidio en recursos energéticos y financieros, que en última instancia conducen a su insostenibilidad.

subterráneas, erosión de los suelos y deforestación. La aplicación de este mode‐ lo  agrícola  también  derivó  en  serias  consecuencias  socioeconómicas,  como  la  migración a gran escala de la población rural hacia las ciudades, que ocasionó la  pérdida de muchos agricultores experimentados y, con ellos, sus conocimientos  y tradiciones. A pesar de la alta calidad de la infraestructura instalada y de los  crecientes  niveles  de  capital,  fertilizantes  y  concentrados  disponibles,  desde  mediados de los años ochenta la productividad de la tierra había comenzado a  declinar (Nova, 2006), fenómeno que fue objeto de discusión durante la formu‐ lación de un Programa Alimentario Nacional (ANPP, 1991; Monzote et al., 2001).      1.2 El modelo emergente    La  diversificación,  la  descentralización  y  la  búsqueda  de  la  autosuficiencia  alimentaria han sido los factores que caracterizan al sector agrícola cubano de  los últimos quince años (figura 3). Estos se expresaron con  mayor claridad a  inicios de los años noventa, como consecuencia de la crisis económica asocia‐ da al colapso de la Unión Soviética y los países socialistas de Europa.   
MONOCULTIVO DIVERSIFICACIÓN
• Incremento de la diversidad y heterogeneidad de la agricultura

CENTRALIZACIÓN

DESCENTRALIZACIÓN

• Cambios en la tenencia de la tierra (cooperativización y usufructo) • Decrece tenencia estatal de la tierra: de 80% en 1990 a 20% en 2008 • Reducción del tamaño del sistema productivo

IMPORTACIÓN DE ALIMENTOS

AUTOSUFICIENCIA

• Producción local de alimentos en vez de producir para la exportación

Figura 3. Tendencias fundamentales de la agricultura cubana (1990-2008).

  La  transición  hacia  la  agricultura  sostenible  que  tiene  lugar  en  Cuba  desde 1990 se ha caracterizado fundamentalmente por la necesidad de susti‐ tuir  insumos  químicos  (importados)  por  biológicos  (disponibles  localmente).  Las concepciones empleadas han estado guiadas por prácticas y métodos de‐ rivados  de  la  agricultura  orgánica  y  la  agroecología.  En  este  contexto,  los 

campesinos  tradicionales  a  pequeña  escala  y  los  «nuevos»  productores  que  cultivan la tierra en áreas urbanas y periurbanas, han desarrollado innovacio‐ nes tecnológicas para  adaptar sus sistemas agrícolas a los limitados insumos  externos disponibles, con fuerte énfasis en la protección ambiental y la agro‐ diversidad (Murphy, 1999; Cruz y Sánchez, 2001).  Varias  combinaciones  de  la  tecnología  resultante  han  sido  adaptadas  por  un  amplio  grupo  de  campesinos  comprometidos  que  contó  con  el  apoyo  de  instituciones  científicas  del  Estado  y  organizaciones  no  gubernamentales  (Rosset y Benjamin, 1994; Sinclair y Thompson, 2001; Funes  et al., 2001). La  gestión de los recursos naturales bajo principios agroecológicos y formas par‐ ticipativas, se presenta como una metodología efectiva para convertir la agri‐ cultura cubana de un modelo vertical, dirigido a la exportación, centralizado y  de altos insumos externos, a uno más horizontal, orientado al  mercado local,  descentralizado y de bajos insumos.  En este contexto, los sistemas diversificados e integrados de producción  agrícola‐ganadera  ofrecen  soluciones  a  muchos  de  los  problemas  propios  de  los sistemas especializados (Funes‐Monzote, 2008). Los beneficios provienen  del uso más intensivo de los recursos naturales disponibles a nivel de sistema,  a través de interacciones más complejas y variadas. La intensificación sosteni‐ ble,  mediante  el  mejor  uso  de  los  recursos,  tanto  de  la  producción  agrícola  como animal, permite la autosuficiencia alimentaria familiar y local.   La  obtención  de  alimentos  y  otros  productos  comercializables  por  vías  agroecológicas, no solo contribuye a generar ingresos a partir de un uso racio‐ nal de los recursos disponibles, sino que también tiene un enfoque de protec‐ ción y servicio ambiental al conservar el suelo y la biodiversidad, además de  contribuir a aumentar la cubierta forestal.  Las fincas pequeñas y medianas, altamente diversificadas, heterogéneas  y  complejas,  han  demostrado  que  pueden  alcanzar  niveles  de  eficiencia  pro‐ ductiva y de recursos más elevados que los sistemas especializados de agricul‐ tura y ganadería a mayor escala. En el año 2006 se reconoció oficialmente que  los  pequeños  campesinos,  con  la  mitad  de  la  tierra  en  uso  agrícola  (25%  del  total),  eran  responsables  del  65%  de  la  producción  global  agropecuaria  (Pagés, 2006a). En la ganadería vacuna, con alrededor del 13% de las áreas de  pastos  (unas  300  mil  hectáreas),  el  sector  campesino  cooperativo  poseía  el  43.5% del rebaño nacional (González  et al., 2004; ONE, 2007) y en marzo de  2008 esta cifra ya era del 55% (ONE, 2008). En el año 2009, después del proce‐ so de entrega de tierras en usufructo —al que luego nos referiremos con mayor  detalle—, el sector campesino ya produce el 96% del tabaco, el 70% de la carne 

de  cerdo,  el  60%  de  las  viandas  y  hortalizas  y  el  59%  de  la  leche  de  vaca.  Además, posee el 90% del ganado menor y el 62% de la masa vacuna (González,  2009a).  Actualmente se reconoce que más del 80% de las tierras en uso se ma‐ nejan en un esquema cooperativo, donde los productores toman la mayoría de  las decisiones de forma descentralizada, lo cual ha tenido un efecto notable en  el incremento de la productividad.  Tal  vez  el  éxito  de  los  pequeños  agricultores  resida  en  los  continuos  procesos de innovación y adaptación que desarrollan, al generar soluciones a  los problemas que surgen en el día a día (Ríos, 2004). En este  sentido, es im‐ portante facilitar y documentar estos programas, así como implementar inves‐ tigaciones  conjuntas  en  busca  de  estrategias  de  gestión  adecuadas.  Una  apertura mayor de la economía  agraria pudiera  estimular la  implementación  de estrategias locales a una escala superior. También resulta necesario incor‐ porar metodologías de investigación y aplicar el conocimiento científico dentro  de  un  marco  más  integrador.  De  ahí  que  los  científicos  deban  participar  y  aprender de los procesos dinámicos y multifuncionales para los cuales la cien‐ cia clásica no posee todas las respuestas. Este libro documenta la manera  en  que el conocimiento local disponible «funciona» desde el punto de vista científico.      1.3 Dependencia de importaciones    De acuerdo con datos oficiales, la economía cubana creció a un  ritmo prome‐ dio  anual  del  10%  en  el  período  2005‐2007.  Esto  fue  posible  a  pesar  de  las  adversas condiciones climáticas, como la peor sequía en cien años y tres hura‐ canes que causaron pérdidas estimadas en 3.6 mil millones de USD (alrededor  del  7.9%  del  producto  interno  bruto  en  2005)  (CEPAL,  2006).  En  la  estación  lluviosa  de  2007  se  reportaron  las  mayores  precipitaciones  registradas  en  la  historia del país y la producción agrícola resultó gravemente afectada. Pese a  que en el año 2008 Cuba recibió el impacto de los huracanes Ike y Gustav, con  pérdidas calculadas en 10 mil millones de USD, la economía creció. Estos datos  muestran  la  limitada  contribución  de  la  agricultura  en  la  economía  nacional.  La presencia del sector agrícola a pequeña y mediana escala, que sufrió menos  daños  y  pudo  recuperarse  con  mayor  rapidez,  de  cierta  forma  amortiguó  el  impacto (Funes‐Monzote, 2007).  En  los  últimos  años,  los  principales  impulsores  del  crecimiento  econó‐ mico  cubano  han  sido  el  sector  turístico,  con  un  incremento  aproximado  de 

0.2 mil millones de USD en 1994 a 2 mil millones de USD en 2004 (Quintana et  al., 2005), y el capital social —médicos, maestros, entrenadores  deportivos y  técnicos—.  Así,  en  2005  el  70%  del  producto  interno  bruto  correspondió  al  sector de los servicios (IPS, 2006).  Los economistas interpretaron  esto como  un indicador del paso de una economía basada en la producción, a una basada  en  los  servicios.  También  han  contribuido  a  la  recuperación  económica  la  alianza  política  y  comercial  con  Venezuela,  el  logro  de  un  50%  de  autosufi‐ ciencia energética, los acuerdos bilaterales con China y Brasil, así como la di‐ versificación de los mercados importadores y exportadores. Pero ¿qué implica  todo esto para la agricultura?  A pesar de los reconocidos avances logrados por la agricultura  sosteni‐ ble de bajos insumos, su impacto en la economía agraria cubana sigue siendo  limitado.  Aún  se  importa  cerca  del  50%  de  los  alimentos  para  satisfacer  la  demanda  nacional  —en  el  período  1997‐2007  crecieron  sostenidamente  de  0.7 a 1.5 mil millones de USD, en proporción al incremento de la capacidad de  compra del país—. Ahora bien, la inestabilidad en los mercados agroalimenta‐ rios internacionales entre 2007 y 2008, así como la creciente dependencia de  las importaciones, amenazaron la soberanía nacional. Esta situación condujo a  declaraciones  oficiales  que  destacaron  la  necesidad  impostergable  de  priori‐ zar  la  producción  de  alimentos  con  los  recursos  disponibles,  estrategia  que  convierte a la agricultura sostenible en política de Estado en aras de alcanzar  la  seguridad  alimentaria  en  un  período  de  crecimiento  económico  (Castro,  2008).  No obstante los incuestionables avances de la agricultura sostenible en  Cuba, así como la disponibilidad de pruebas suficientes sobre la efectividad de  las  alternativas  agroecológicas  (Funes  et  al.,  2001),  aún  estos  sistemas  no  cuentan  con  el  apoyo  suficiente  que  les  permita  expresar  su  potencial  para  lograr la seguridad alimentaria. El contexto actual requiere que se analicen las  mejores  alternativas  para,  de  manera  gradual  y  sostenida,  destinar  parte  de  los  fondos  dedicados  a  la  importación  de  alimentos  a  sistemas  productivos  que realmente logren un uso eficiente de estos recursos.      1.4 Oportunidad histórica    Cuba tiene la oportunidad histórica de implementar un modelo agroecológico  a escala nacional. La experiencia acumulada en el sector agrícola a pequeña y  mediana escala durante los últimos quince años es un valioso punto de partida 

para definir  políticas nacionales  en  aras de alcanzar esa meta. El país cuenta  con suficiente tierra para satisfacer las necesidades alimentarias de sus once  millones de habitantes. A pesar de la erosión de los suelos, la deforestación y  los efectos negativos sobre la biodiversidad antes mencionados, las condicio‐ nes del país son aún excepcionalmente favorables para la agricultura. Cerca de  seis millones de hectáreas de tierra en áreas llanas y otro millón en áreas con  pendientes ligeras, están aptas para el cultivo. En el año 2008, más de la mitad  de esta tierra permanecía sin cultivar, y en la mayor parte del área restante la  productividad de la fuerza de trabajo y de la tierra, así como la eficiencia en el  uso  de  los  recursos,  eran  sumamente  bajas.  Según  un  estudio,  de  las  más  de  tres millones de hectáreas que no se cultivaban —alrededor de  la  mitad  de  los  suelos agrícolas—, un millón 691 mil hectáreas que pertenecían  al Estado fue‐ ron declaradas ociosas (González, 2009b).   Esta situación motivó el Decreto‐Ley 259, que regula la entrega de tierras  ociosas en usufructo a aquellas  personas que desean cultivarlas. Como resul‐ tado de su aplicación, a principios de julio de 2009 alrededor del 40% de estas  tierras —casi 700 mil hectáreas— fueron entregadas a personas que las solicita‐ ron  (González,  2009c).  La  información,  publicada  en  el  periódico  Trabajadores,  indica que de un total de 110 mil 463 solicitudes, hasta junio de 2009 se apro‐ baron  entregas  a  78  mil  113  personas  naturales  y  jurídicas,  con  la  máxima  prioridad  estatal.  Alrededor  de  65  mil  nuevos  productores  agrícolas  benefi‐ ciados por este programa ya están asociados a Cooperativas de Créditos y Ser‐ vicios  (CCS)  y  siguen  como  modelo  los  métodos  y  prácticas  desarrollados  tradicionalmente por el sector campesino.  En resumen, durante los últimos cincuenta años la agricultura cubana ha  experimentado  dos  modelos  extremos  en  intensidad  para  la  producción  de  alimentos. El primero, caracterizado por un enfoque intensivo de altos insumos;  el  segundo,  a  partir  de  1990,  orientado  a  la  agroecología  y  basado  en  bajos  insumos.  El  sector  agrícola  cubano  ha  sido  el  único  del  mundo  en  sufrir  una  disminución  tan  dramática  en  intensidad  y  escala  que  lo  ubica  en  una  etapa  post‐industrial. No obstante, ello ha servido como excepcional punto de partida  para que emerja un modelo consistente de agricultura sostenible a escala na‐ cional, capaz de contribuir en gran medida a la autosuficiencia alimentaria. Es  el momento de apostar por una agricultura con futuro. 

 

II. Transición hacia   la agricultura sostenible 
   
    La  experiencia  cubana  es  el  mayor  intento  en  la  historia  de  la  humanidad de convertir la agricultura convencional en orgánica o  semiorgánica.  Debemos  seguir  de  cerca  tanto  sus  éxitos  como  sus  errores para aprender de ellos.  PETER ROSSET y MEDEA BENJAMIN:   The Greening of the Revolution, 1994 

      La  historia  de  Cuba  está  caracterizada  por  una  larga  tradición  agroexporta‐ dora,  de  monocultivos  y  de  extracción  indiscriminada  de  recursos  naturales  (Le Riverend, 1970; Moreno Fraginals, 1978; Marrero, 1974‐1984). Estos mo‐ delos agrícolas de corte colonial, practicados durante cuatro siglos, generaron  una alta dependencia de insumos importados y a su vez provocaron la degra‐ dación de los suelos, la disminución de la biodiversidad y la reducción drástica  de la cubierta forestal (CITMA, 1997; Funes Monzote, 2008).   Sin  embargo,  durante  los  últimos  quince  años  el  desarrollo  agrícola  ha  sido reorientado (Rosset y Benjamin, 1994; Funes et al., 2001; Wright, 2005).  Hoy, la producción agrícola cubana se preocupa, como nunca antes, por la auto‐ suficiencia alimentaria y la protección ambiental. En 1993 tuvo lugar un pro‐ ceso  de  descentralización  masivo  que  traspasó  más  del  40%  de  las  tierras  estatales a formas cooperativas de producción. En 1994 fue instituido el Pro‐ grama Nacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo —la versión cubana de  la Agenda 21 de la Organización de Naciones Unidas—, y dos años después fue  aprobada  la  Estrategia  Ambiental  Nacional  (Urquiza  y  Gutiérrez,  2003).  En  1997, la «Ley de Medio Ambiente» se convirtió en política de Estado (Gaceta  Oficial, 1997). A pesar de que la protección ambiental no se practica con todo  el  rigor  que  se  debiera,  la  ayuda  gubernamental  para  preservar  el  medio  ha  contribuido a que la agricultura cubana transite sobre bases más sostenibles. 
11 

Desde sus inicios, la Revolución Cubana tuvo el propósito de resolver los  principales  problemas  de  la  agricultura:  la  propiedad  nacional  y  foránea  (sobre todo estadounidense) de grandes extensiones de tierra (latifundios) y  la  falta  de  diversificación  (Anónimo,  1960;  Valdés,  2003).  A  pesar  de  estas  intenciones,  la  rápida  industrialización  de  la  agricultura,  basada  en  métodos  convencionales,  tendió  a  concentrar  como  nunca  antes  la  tierra  en  grandes  empresas estatales. Si  bien  el modelo estatal  aumentó los  niveles de produc‐ ción  y  la  calidad  de  vida  en  el  medio  rural,  terminó  creando  consecuencias  económicas, ecológicas y sociales negativas que no pueden ignorarse.  La  excesiva  aplicación  de  insumos  agroquímicos  importados,  la  imple‐ mentación de sistemas de producción de monocultivo y a gran escala, la con‐ centración  de  los  agricultores  en  las  ciudades  y  pueblos  rurales,  así  como  la  dependencia  de  pocas  exportaciones,  hicieron  vulnerable  el  modelo  agrícola  convencional establecido en todo el país. Esta vulnerabilidad fue más evidente  a inicios de los años noventa, con la desintegración del bloque socialista europeo  y de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), cuando desapareció  la  mayoría  de  los  insumos  con  precios  preferenciales,  tanto  materiales  como  financieros. La agricultura cubana, junto con otras ramas de la economía, entró  en  la  mayor  crisis  de  la  historia  reciente.  Esta  situación  originó  condiciones  excepcionales para la construcción de un modelo agrícola alternativo y mucho  más sostenible a escala nacional.  La transformación ocurrida en el campo cubano durante la última déca‐ da del siglo XX e inicios del XXI es un ejemplo de conversión a gran escala: de un  modelo altamente especializado,  convencional, industrializado y dependiente  de  insumos  externos,  a  uno  basado  en  los  principios  agroecológicos  y  de  la  agricultura  orgánica  (Altieri,  1993;  Rosset  y  Benjamin,  1994;  Funes  et  al.,  2001). Numerosos estudios atribuyen el éxito de esta conversión a la forma de  organización  social  empleada  y  al  desarrollo  de  tecnologías  ambientalmente  apropiadas (Deere, 1997; Pérez Rojas et al., 1999; Sinclair y Thompson, 2001;  Funes et al., 2001; Wright, 2005).  A  diferencia  de  los  movimientos  aislados  de  agricultura  sostenible  desarrollados en otros países, Cuba ha protagonizado un movimiento masivo  y de amplia participación popular, donde la producción agraria se consideraba  clave  para  la  seguridad  alimentaria  de  la  población.  En  sus  etapas  más  tem‐ pranas,  la  transformación  del  sistema  agrícola  consistió  básicamente  en  la  sustitución  de  insumos  químicos  por  biológicos  y  en  el  empleo  más  eficiente  de los recursos disponibles. Mediante estas estrategias, se han alcanzado nu‐ merosos  objetivos  de  la  agricultura  sostenible.  La  persistente  carencia  de 
12 

insumos externos y la implementación de sistemas de producción diversifica‐ dos  han  favorecido  la  proliferación  de  prácticas  agroecológicas  innovadoras  en todo el país.  2.1 Condiciones geográficas y biofísicas       Cuba es la mayor de las islas del Caribe, con un área total de 110 860 km2. El  país está dominado por extensas planicies, que ocupan alrededor del 80% de  su superficie, y tres sistemas montañosos principales y bien definidos: uno en  el occidente; otro al centro y otro en el oriente.  De  acuerdo  con  el  sistema  de  clasificación  reconocido  por  la  Organiza‐ ción para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el clima de Cuba es tropical  de sabana (Aw). Excepto en algunas áreas específicas, toda la isla tiene la in‐ fluencia del océano Atlántico. Cerca del Trópico de Cáncer y de la Corriente del  Golfo, recibe los efectos destructivos de las tormentas tropicales y de los hura‐ canes (con vientos de 150 a 200 km/h y más), así como severas sequías que  afectan  directamente  la  actividad  agrícola  y  la  infraestructura  en  general.  El  clima se caracteriza por una estación lluviosa, con altas temperaturas y fuertes  precipitaciones entre mayo y octubre (70% de la lluvia total anual), y una es‐ tación  seca,  de  noviembre  a  abril,  con  pocas  precipitaciones  y  temperaturas  más frescas (tabla 1).  A pesar de que La Habana es el principal centro económico, cada una de  las catorce provincias del país es importante desde el punto de vista agrícola,  cultural y económico. La densidad de población es más alta en Cuba (102 habi‐ tantes/km2) que en México (50), América Central (68) y América del Sur (17),  pero más baja que en el promedio de la región del Caribe (139)  (FAO, 2006).  Lo que es aún más importante: Cuba tiene un alto porcentaje de tierra cultiva‐ ble, de manera que se cuenta con una hectárea apta para la agricultura en lla‐ nuras para alimentar a menos de dos personas por año.  
Tabla 1. Características demográficas, fisiográficas y climáticas de Cuba Datos generales Longitud del país, km Área, km
2

Clima 1 250 110 860 1974 11.3 Precipitaciones, mm Temperatura media, °C Estación Lluvia 1104 26.9 Seca 316 23.2

Elevación más alta, msnm Población, millones
Fuente: ONE, 2004.

13 

Mientras que solo el 34% del área total de América Latina es considera‐ da apta para uso agrícola, en Cuba es casi el doble (aproximadamente el 60%).  Sin embargo, la despoblación de las áreas rurales alcanza dimensiones simila‐ res  a  la  de  muchos  países  industrializados.  De  acuerdo  con  el  último  censo  nacional, en la actualidad menos del 25% de la población vive en asentamien‐ tos rurales, solo el 11% trabaja en el sector agrícola y probablemente menos  del 6% se  vincula directamente con  estas actividades (ONE, 2004; Calzadilla,  2005).  Los suelos de Cuba son heterogéneos. La fertilidad del área cultivable to‐ tal,  de  acuerdo  con  los  nutrientes  disponibles,  se  clasifica  como:  15%  alta,  24% media, 45% baja y 14% pobre (CITMA, 1998). Según esta fuente, los sue‐ los cubanos son predominantemente Oxisoles y Ultisoles (68%) y en las áreas  restantes son Inceptisoles y Vertisoles. El escaso contenido de materia orgánica,  la baja fertilidad, la erosión y el pobre drenaje se consideran los factores limi‐ tantes de los suelos agrícolas (tabla 2). A pesar de ello, Cuba posee un medio‐ ambiente natural excepcional para la agricultura. Debido a sus condiciones y a la  diversidad de plantas y animales empleados para propósitos agrícolas, es posi‐ ble desarrollar la agricultura y la  ganadería al  aire libre durante todo el  año.  Por otra parte, la amplia infraestructura de carreteras y caminos con acceso al  mar, la existencia de grandes reservas de agua embalsada para la irrigación, el  extenso sistema de electrificación rural, así como la elevada inversión en facili‐ dades agrícolas y la amplia red de instituciones científicas, son precondiciones  valiosas para incrementar la producción agrícola en Cuba.   
Tabla 2. Principales factores limitantes de los suelos cubanos Factor Salinidad y sodicidad Erosión (muy fuerte o media) Pobre drenaje Baja fertilidad Compactación natural Acidez Muy bajo contenido de materia orgánica Baja retención de humedad Áreas rocosas
Fuentes: CITMA, 1998; ONE, 2004.

Área agrícola afectada millones ha 1.0 2.9 2.7 3.0 1.6 2.1 4.7 2.5 0.8 Porcentaje del total 14.9 43.3 40.3 44.8 23.9 31.8 69.6 37.3 11.9

14 

2.2 Breve historia de la agricultura cubana     Se estima que a la llegada de los europeos, entre el 60 y el 90% de Cuba estaba  cubierta por bosques (Risco, 1995). En un inicio, los conquistadores congrega‐ ron a los indígenas en las llamadas vecindades o reservas, en las cuales la ma‐ yoría de los habitantes continuó empleando métodos agrícolas tradicionales.1  Como colonizadores, los españoles se convirtieron en terratenientes, emplean‐ do sistemas básicamente integrados denominados estancias, con una alta pro‐ porción  de  cultivos  (Le  Riverend,  1970).  La  transición  de  la  agricultura  indígena a la nueva forma implantada por los españoles puede considerarse el  primer paso en el proceso de conversión hacia prácticas agrícolas europeas.   A principios del siglo  XVII, la agricultura comercial experimentó un desa‐ rrollo más rápido con la llegada de la producción azucarera y tabacalera a las  estancias (Le Riverend, 1992; Marrero, 1974‐1984; Funes Monzote, 2008). La  Revolución  Haitiana  de  1791  dio  a  Cuba  la  apertura  que  necesitaba  para  co‐ menzar  a  competir  con  las  colonias  francesas  como  el  principal  productor  y  exportador  de  azúcar  del  mundo.  El  consecuente  establecimiento  de  plantas  procesadoras de azúcar en el campo cubano condujo a la transformación radi‐ cal de la estructura agrícola y al salto definitivo de la economía colonial cubana.   Las grandes extensiones de tierra dedicadas a la ganadería, intercaladas  con  bosques  y  pastos,  fueron  subdivididas  en  propiedades  más  pequeñas.  El  aumento  de  la  producción  y  especialización  en  azúcar  de  caña  acentuó  el  impacto  social  y  ambiental  que  ha  acompañado  a  esta  industria  desde  sus  inicios. Las tempranas críticas al sistema se basaron en el daño a los recur‐ sos  naturales,  específicamente  la  destrucción  de  los  bosques  y  el  abandono  de tierras «cansadas» e improductivas (Sagra, 1831; Reynoso, 1963).   La concentración y la centralización de la producción azucarera conti‐ nuaron  durante  el siglo  XX.  Luego de  que  Cuba  alcanzó  la independencia de  España  en  1898,  el  capital  norteamericano  estableció  grandes  latifundios  azucareros en el oriente del país, que hasta ese momento había  sido el área  menos  explotada  con  fines  agrícolas.  Durante  las  primeras  dos  décadas  del  siglo  XX  la  siembra  de  caña  de  azúcar  produjo  la  más  intensa  deforestación  en  la  historia  de  Cuba.  Alrededor  de  1925,  la  mayor  parte  de  las  llanuras  cubanas estaba plantada de caña. Las propiedades más extensas, que ocupaban 
1

El sistema agrícola más comúnmente empleado por indígenas cubanos era el de los camellones,  que consistían en montículos de tierra y materia orgánica donde plantaban la semilla o la yema de  la planta en cuestión. Estas comunidades precolombinas aplicaban el sistema de tumba y quema  para establecer cultivos a pequeña escala, especialmente de yuca y maíz. 

15 

el  70%  de  la  tierra  agrícola,  se  dedicaban  básicamente  a  la  ganadería  y  el  azúcar.  Poco  más  del  1%  de  los  propietarios  poseían  el  50%  de  las  tierras,  mientras el 71% tenía solo el 11% (Valdés, 2003).  Sin  embargo,  los  latifundios  agrícolas  eran  ineficientes  para  la  produc‐ ción  de  alimentos,  y  muchas  de  estas  grandes  fincas  (cerca  del  40%)  fueron  gradualmente  abandonadas.  Mientras,  el  sector  campesino,  que  practicaba  una agricultura diversificada con estrategias integradas tradicionales, tenía un  considerable impacto en la economía agraria. De acuerdo con el censo agrícola  de 1946, casi el 90% de las fincas eran diversificadas. Con un tamaño entre 5 y  75 hectáreas, una producción integrada y mejor eficiencia organizativa, gene‐ raban  alrededor  del  50%  de  la  producción  agrícola  total  del  país  con  solo  el  25% del área cultivable en uso (CAN, 1951).  A  pesar  de  la  existencia  de  muchas  pequeñas  fincas  diversificadas,  la  estructura de tenencia y el modelo económico exportador contribuyeron a la  creación  de un  sector  agrícola  que  se  especializó  en  unos  pocos  cultivos.  El  campo  cubano  se  caracterizaba  por  la  dependencia  económica  y  política  de  los Estados Unidos, la escasez de alimentos de subsistencia, la inequidad social  y una alta tasa de desempleo durante el «tiempo muerto» (meses durante los  cuales  no  se  procesaba  azúcar).  Esta  inestable  situación  influyó  considera‐ blemente en el triunfo de la Revolución Cubana de 1959, de carácter agrario,  popular y antiimperialista. 
   

2.3 Escenario posterior al triunfo de la Revolución 
 

Reformas agrarias  El gobierno revolucionario adoptó dos leyes de Reforma Agraria que otorgaron  la propiedad de la tierra a los campesinos que la trabajaban, lo que redujo con‐ siderablemente el tamaño de las fincas. La primera, firmada en  mayo de 1959,  limitó la tenencia de tierra a alrededor de 400 hectáreas. Luego, en 1963, la se‐ gunda ley estableció un máximo de 67 hectáreas con el objetivo  de eliminar la  clase  social  terrateniente  y  la  explotación  de  los  campesinos  (Anónimo,  1960;  Valdés, 2003). En la primera etapa, el 40% de la tierra cultivable fue expropiada  a compañías y grandes propietarios privados. En la segunda etapa, otro 30% de  la tierra pasó a manos del Estado (Valdés, 2003).  En ese momento había cuatro objetivos priorizados para la transforma‐ ción de la agricultura: 1) satisfacer las necesidades crecientes de la población,  2) generar divisas convertibles con la exportación de los productos, 3) obtener 
16 

materias primas para la industria de procesamiento de alimentos y 4) erradicar  la pobreza del campo (Anónimo, 1960). Se desarrollaron varios enfoques educa‐ tivos,  culturales  y  económicos,  incluyendo  las  campañas  de  alfabetización,  el  desarrollo de comunidades rurales para brindar servicios sociales y de salud a  los campesinos, la construcción de miles de kilómetros de nuevas carreteras y la  electrificación de las áreas rurales (Anónimo, 1987).     El modelo agrícola convencional   A pesar de que el gobierno expresó oficialmente su propósito de diversificar la  agricultura, en la práctica imperó el monocultivo a gran escala. Los compromi‐ sos de exportar materias primas como azúcar, cítricos, café, tabaco y otros al  Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) del bloque de países socialistas,  forzaron a Cuba a cumplir planes quinquenales con altos costos  ambientales.  De ahí que la dependencia de alimentos procesados importados de Europa del  Este alcanzara niveles sin precedentes (Espinosa, 1992).  La aplicación de los conceptos de la revolución verde fue posible gracias  a  las  fuertes  relaciones  con  la  URSS  y  los  países  socialistas  de  Europa.  Como  política  nacional,  Cuba  adoptó  la  tendencia  mundial  de  sustituir  capital  por  fuerza de trabajo y así aumentar la productividad. Este método se caracterizó  por la mecanización y el manejo agroquímico de los procesos agrícolas a gran  escala, con una alta aplicación de insumos externos en monocultivos. La adop‐ ción del modelo industrializado de agricultura, junto con el incremento de las  importaciones de alimentos, permitió elevar el consumo energético per cápita  de  10.7  MJ/día  a  11.9  MJ/día.  El  consumo  proteico  per  cápita  también  au‐ mentó en el mismo período: de 66.4 g/día a 76.5 g/día. A pesar de este progre‐ so,  las  tasas  de  consumo  per  cápita  fueron  insuficientes  para  las  necesidades  nutricionales,  calculadas  en  12.4  MJ/día  de  energía  y  86.3  g/día  de  proteína  (Pérez Marín y Muñoz, 1991).  Durante  los  años  ochenta,  el  87%  del  comercio  exterior  se  desarrolló  con  los  países  socialistas  de  Europa  a  precios  favorables,  y  solo  el  13%  con  otras  naciones  a  precios  del  mercado  mundial  (Lage,  1992).  En  1988,  Cuba  envío  el  81.7%  de  todas  sus  exportaciones  al  bloque  socialista,  mientras  el  83.8% de sus importaciones totales provinieron de esos países (Pérez Marín y  Muñoz, 1991). El acuerdo con el CAME permitía a Cuba vender sus productos  en el mercado socialista a altos precios, mientras las importaciones se realiza‐ ban a bajos costos.   La dependencia de unos pocos productos de exportación fue alta, y la tierra  dedicada a cumplir estos propósitos era considerable. Tres de los principales 
17 

cultivos  de  exportación  —azúcar,  tabaco  y  cítricos—  cubrían  el  50%  de  la  tierra agrícola. La importación en grandes cantidades de petróleo, maquinaria  y diversas materias primas resultaba favorable para Cuba en términos econó‐ micos, pero no para su autosuficiencia alimentaria. Bajo estas  condiciones, el  país importaba el 57% de sus requerimientos de proteína y más del 50% de la  energía,  aceites  comestibles,  productos  lácteos  y  carnes  (PNAN,  1994).  Tam‐ bién se importaban fertilizantes, herbicidas y concentrados para alimentar el  ganado y sostener una producción agropecuaria altamente subsidiada.  Ya en la década de 1970, las instituciones de investigación cubanas co‐ menzaron  a  estudiar  los  conceptos  de  disminución  y  sustitución  de  insumos  externos. Las políticas y la investigación comenzaron a prestar atención a las  implicaciones  económicas  de  la  sustitución  de  materias  primas  locales  por  importadas. Sin embargo, a finales de los años ochenta, la agricultura cubana  continuaba caracterizándose por una alta concentración de la tierra en manos  del  Estado  (80%  del  área  total  pertenecía  al  sector  estatal),  altos  niveles  de  mecanización (un tractor por cada 125 hectáreas de tierra agrícola), especiali‐ zación agrícola y alto uso de insumos (1.3 millones de toneladas de fertilizantes,  80 millones de USD en pesticidas, 1.6 millones de toneladas de  concentrados  para  la  alimentación  animal  y  13  millones  de  toneladas  de  petróleo  por  año)  (Lage, 1992). 
 

Consecuencias y colapso  La continua aplicación de este modelo agrícola acarreó severas consecuencias  económicas, ecológicas y sociales. Entre las más importantes se encuentran la  salinización (un millón de hectáreas afectadas), la erosión del suelo de mode‐ rada  a  severa,  la  compactación  del  suelo  con  su  consiguiente  infertilidad,  la  pérdida  de  biodiversidad  y  la  deforestación  de  la  tierra  agrícola  (CITMA,  1997). Entre 1956 y 1989 se produjo un acelerado éxodo hacia áreas urbanas,  lo que provocó una disminución de la población rural de 56 a 28%, y a menos de  20% a mediados de los años noventa (Funes et al., 2001).  Como  resultado  de  este  conjunto  de  factores,  a  finales  de  la  década  de  1980  los  rendimientos  agrícolas  y  ganaderos  comenzaron  a  decrecer  y,  en  consecuencia,  también  disminuyó  la  eficiencia  económica  (Pérez  Marín  y  Muñoz, 1991). El modelo agrícola convencional, que había sido aplicado más o  menos  por  espacio  de  veinticinco  años,  demandaba  mayores  cantidades  de  insumos  químicos  y  de  capital  para  mantener  estables  sus  rendimientos.  La  depresión de la producción agrícola provocó la escasez en los mercados.  
18 

Para aliviar esta situación y cubrir la demanda interna, se inició un Pro‐ grama Alimentario con la intención de recuperar la infraestructura y el volu‐ men de la producción (ANPP, 1991). Originalmente, este programa se basó en  el enfoque convencional de altos insumos, pues podía contar con abundantes  recursos traídos del exterior. Incluso cuando la desintegración del socialismo  en Europa del Este y la URSS derivó en la pérdida de estos insumos, el gobierno  decidió «continuar desarrollando el Programa Alimentario a pesar de lo difíci‐ les que puedan ser las condiciones que debamos enfrentar» (ANPP, 1991). Por  supuesto,  sin  la  ayuda  esperada,  sería  necesario  ajustar  seriamente  la  tecno‐ logía y la estructura de producción.   El  inesperado  derrumbe  de  los  países  socialistas  europeos  y  de  la  URSS,  puso  en  evidencia  las  contradicciones  y  vulnerabilidades  del  modelo  agrícola  que  Cuba  había  desarrollado.  La  Isla  perdió  sus  principales  merca‐ dos y las garantías que estos países le habían proporcionado en el pasado. La  capacidad de compra en el extranjero se redujo drásticamente de 8 100 mi‐ llones de USD en 1989 a 1 700 millones en 1993, una disminución de casi el  80%. En ese año se destinaron 750 millones de USD a la compra de combus‐ tible  para  la  economía  nacional  y  440  millones  a  alimentos  básicos  (Lage,  1992; PNAN, 1994).  Aunque  la  agricultura  a  pequeña  y  mediana  escala  mostró  mayor  resi‐ liencia a la crisis, en 1989 este sector representaba solo el 12% del área de la  tierra  agrícola  total.  Las  restantes  áreas  cultivables,  que  se  manejaban  con  métodos de altos insumos, industrializados y a gran escala, colapsaron dramá‐ ticamente.  Uno  de  los  primeros  efectos  fue  la  deficiencia  calórica,  la  conse‐ cuente pérdida de peso extendida entre la población y la aparición de muchas  enfermedades  como  resultado  del  bajo  consumo  de  ciertos  nutrientes  (OPS,  2002; Arnaud et al., 2001) (tabla 3). Sin embargo, las consecuencias de la crisis  en la seguridad alimentaria habrían sido mucho más dramáticas sin el sistema  de  racionamiento  gubernamental,  que  aseguró  el  acceso  equitativo  a  los  ali‐ mentos y evitó una hambruna (Rosset y Benjamin, 1994; PNAN, 1994; Wright,  2005).  A pesar de las dificultades económicas, durante este período el gobierno  continuó reforzando los programas sociales. Muestra de ello fue la reducción,  casi a la mitad, de la mortalidad infantil en el primer año de vida: de 11.1 por  cada mil nacidos vivos en 1989 a 6.4 al cierre de 1999 (Granma, 2000). A prin‐ cipios  de  los  años  noventa  fue  necesario  tomar  severas  acciones  económicas  para mantener las garantías sociales principales mientras se intentaba recons‐ truir la economía cubana. 
19 

Tabla 3. Comparación de niveles nutricionales per cápita por día en 1987 y 1993 Porcentaje de satisfacción de necesidades reconocidas 1987 Calorías Proteínas Grasas Hierro Calcio Vitamina A Vitamina C 12.4 MJ 86.3 g 92.5 g 16 mg 1 123 mg 991 mg 224.5 mg 97.5 89.7 95.0 112.0 77.4 100.9 52.2 1993 62.7 53.0 28.0 68.8 62.9 28.8 25.8

Nutriente

Necesidades nutricionales*

Fuentes: PNAN, 1994; Pérez Marín y Muñoz, 1991. * Las necesidades nutricionales para la población cubana (Porrata et al., 1996) se definieron por las normas de la FAO (FAO/WHO/UNU, 1985).

  En  respuesta  a  la  precaria  situación  alimentaria,  se  estableció  el  Pro‐ grama Nacional de Acción para la Nutrición (PNAN), resultado de compromi‐ sos  hechos  ante  la  Conferencia  Internacional  para  la  Nutrición  celebrada  en  Roma en 1992. Su objetivo era paliar las consecuencias de la crisis a través de  las siguientes estrategias básicas (PNAN, 1994):     • Fortalecer la política agraria mediante la descentralización de la te‐ nencia y gestión de tierra, y diversificar la producción agrícola.   • Motivar a la población a participar en las labores agrícolas.   • Incentivar  la  creación  de  autoabastecimientos  o  huertos  familiares  con el objetivo de satisfacer las necesidades de áreas residenciales e  instituciones públicas.   • Promover el desarrollo sostenible y compatible con el medioambiente.   • Reducir  las  pérdidas  post‐cosecha  a  través  de  la  venta  directa  de  productores a consumidores en las ciudades (agricultura urbana).   • Incorporar los objetivos nutricionales a los programas de desarrollo  agrícola.     Muchas de estas medidas tomadas por el Estado contribuyeron a la pro‐ liferación  de  una  agricultura  más  sustentable.  Sin  embargo,  el  éxito  de  estas  estrategias ha sido ensombrecido por varios factores, entre ellos la dificultad  para adaptar la agricultura especializada de gran escala a las nuevas prácticas, 
20 

la falta de recursos financieros y materiales para promover estas soluciones, y  la limitada fuerza de trabajo en el campo.        2.4 Cambios en las estructuras productivas agrarias    En general, se tomaron medidas técnicas y organizativas para reducir el impacto  de la  crisis  en la  agricultura.  La descentralización y  reducción en  escala de las  grandes empresas estatales era una necesidad debido a su ineficiencia. En 1993  el gobierno creó las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC). Esta  fue  una  medida  eficaz  que  otorgó  derechos  de  usufructo  (uso  gratuito  de  la  tierra durante un tiempo «indefinido») a los campesinos que habían trabajado  en  las  empresas  agropecuarias  estatales.  La  distribución  de  la  tierra  brindó  oportunidades a las personas interesadas en regresar al campo. En lo adelante,  se crearon diez formas distintas de organización en la agricultura cubana, que  coexistieron en tres sectores: el estatal, el no estatal y el mixto (tabla 4).  Estos cambios en la estructura agraria del país se caracterizaron por la  transferencia de la tierra estatal a otros sectores. En enero de 1995 se habían  concedido los derechos de usufructo  del 58% de la tierra cultivable que con‐ trolaba  el  Estado  a  inicios  de  1990  (constituía,  en  ese  momento,  el  83%  del  total).   
Tabla 4. Organización de la agricultura cubana Fincas estatales. Granjas Estatales de Nuevo Tipo (GENT). Fincas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Sector estatal incluyendo fincas del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) y del Ministerio del Interior (MININT). Fincas de autoabastecimiento en centros de trabajo e instituciones públicas. Producción colectiva Sector no estatal Producción individual Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC). Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA). Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS). Campesinos individuales, en usufructo. Campesinos individuales, propiedad privada. Joint ventures entre capital estatal y extranjero.

Sector mixto
Fuente: Martin, 2001.

21 

Los cambios en la estructura de tenencia de la tierra y de las formas or‐ ganizativas  empleadas,  han  sido  denominados  por  los  estudiosos  del  tema   como «la tercera reforma agraria» (Valdés Paz, 2005). Un análisis cronológico  del porcentaje del área  agrícola  nacional  muestra  que  las  UBPC  predomina‐ ron rápidamente (tabla 5). Durante un período de cinco años, se incorporaron  a  estas  unidades  unos  ciento  cincuenta  mil  trabajadores  (Pérez  Rojas  et  al.,  1999). Si se comparan con las empresas estatales, las UBPC son una forma de  producción más descentralizada (Villegas, 1999). El sector campesino también  aumentó el área de tierra en el proceso de redistribución, un reconocimiento a  su capacidad de gestión y papel creciente en la producción de alimentos.  Con la creación de las UBPC, el Estado buscó mejorar la gestión de la pro‐ ducción y ahorrar sus escasos recursos. El tamaño de las grandes empresas de  cultivos varios se redujo diez veces, mientras que el de las empresas ganaderas  disminuyó veinte veces como promedio, alcanzando una extensión similar a la de  las Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA) que habían existido durante  más de veinte años con razonables niveles de producción y eficiencia (tabla 6).  
Tabla 5. Porcentaje de tierra cultivable en Cuba por forma de propiedad, 1989-2008 Forma de propiedad de la tierra Estatal Otras organizaciones estatales UBPC CPA CCS 1989-1992 83 – 12 1993 47.5 9.0 26.5 7.0 10.0 2000 33.1 40.6 26.3 2008 23.2 39.8 37.0

Fuentes: PNAN, 1994; Pérez Rojas et al., 1999; ONE, 2004; ONE, 2008.

Tabla 6. Tamaño promedio (hectáreas) de las empresas estatales, UBPC y CPA Actividad principal Arroz Café Cítricos y frutales Cultivos varios* Ganadería Tabaco Empresas estatales 1989 27 200 – 17 400 4 300 28 000 3 100 UBPC 1994 5 040 429 101 416 1 597 232 CPA 1994 – 470 577 483 631 510

Fuente: PNAN, 1994. * Tubérculos, raíces, vegetales, plátano, granos y semillas (frijol, maíz, soya, girasol, ajonjolí, etc.).

22 

La estrategia de dividir la tierra en parcelas menores dentro de las UBPC  se  basó  en  la  mayor  factibilidad  de  la  producción  a  pequeña  escala.  Pero,  incluso  con  estas  reducciones,  el  tamaño  promedio  de  las  UBPC  era  todavía  grande para la mayoría de las actividades agrícolas, y la falta de recursos hizo  que  muchas  de  ellas  fueran  difíciles  de  administrar.  Esta  situación  condujo  a  un  proceso  aún  no  concluido  de  cambios  en  las  estructuras  agrarias.  Como  empresas agrícolas gestionadas por los propios cooperativistas, las UBPC faci‐ litaron un mejor manejo de los recursos naturales y la toma de decisiones.    La  menor  escala  de  las  UBPC,  junto  con  su  mayor  diversificación  y  uso  más racional de insumos, maquinaria e infraestructura, posibilitó incrementos  en la productividad, lo que ayudó a mitigar las pérdidas en insumos externos y  capital. Sin embargo, durante más de diez años el modelo de las UBPC estuvo  lejos  de  alcanzar  sus  beneficios  potenciales,  puesto  que  reprodujo  muchos  métodos  organizativos  empleados  en  las  empresas  estatales  (Pérez  Rojas  y  Echevarría, 2000). La falta de un sentido de pertenencia, la persistente depen‐ dencia de insumos externos y la limitada toma de decisiones, afectaron su fun‐ cionamiento (Granma, 1997).  En resumen, aunque en su esencia las UBPC formaron parte de una es‐ tructura que operó bajo la dirección de las empresas estatales, esta forma de  producción en sus estatutos y mecanismos favorece la transición a la descen‐ tralización  y tiende a imitar los valores, la eficiencia y el potencial de la pro‐ ducción  campesina  tradicional.  Ejemplo  de  ello  es  la  efectiva  profundización  en los principios y la  aplicación del cooperativismo en Cuba  (López Labrada,  2007).  Quince  años  después  de  su  creación,  se  manifiesta  un  fortalecimiento  del  papel  de  las  UBPC  en  la  sociedad  y  una  mayor  efectividad  en  su  gestión.  Pueden encontrarse casos exitosos en todas las actividades agrícolas, tanto en  áreas urbanas como rurales. Cada una de ellas sigue modelos integrales, en los  que se conjugan objetivos productivos, económicos y sociales en una concep‐ ción  dirigida  a  la  diversificación,  la  autosuficiencia  alimentaria  y  el  mejora‐ miento de las condiciones de vida de los cooperativistas.      2.5 Contribución de los agricultores pequeños     En Cuba, las formas privadas de producción agrícola, desarrolladas por cam‐ pesinos,  principalmente  a  pequeña  y  mediana  escala,  pueden  llevarse  a  cabo  de manera individual o en grupos bajo dos tipos de cooperativa: CPA y CCS. El  primer  tipo  está  compuesto  por  productores  que  entregaron  sus  tierras  a  la 
23 

cooperativa,  por  lo  que  se  transforman  en  propiedad  social.  El  segundo  está  integrado por campesinos que forman una cooperativa en la que mantienen la  propiedad  de  la  tierra  y  de  los  equipos  sobre  una  base  individual,  compran  insumos al Estado, y reciben créditos y servicios (Álvarez, 2001). Ambos tipos  de  productores  tienen  compromisos  de  ventas  al  Estado  de  acuerdo  con  su  potencial productivo. Además, cosechan alimentos y crían animales para auto‐ abastecerse.  También  pueden  vender  los  productos  agrícolas  en  el  mercado  local a través de un representante de la cooperativa.  Si se comparan con las fincas estatales o las UBPC, los campesinos priva‐ dos tienen mayor experiencia y tradición, y no sorprende que sus sistemas agrí‐ colas  hayan  demostrado  ser  más  resilientes  al  enfrentar  la  crisis.  Mientras  las  empresas  agrícolas  estatales  sufrieron  rápidamente  el  impacto  de  la  falta  de  insumos y financiamiento, el sector campesino fue capaz de amortiguar la esca‐ sez de recursos materiales. A fines de los años ochenta el sector privado ocupa‐ ba el 18% de la tierra cultivable del país, pero diez años más tarde contaba con  el 25% del área agrícola y participaba significativamente en la producción, tanto  para el consumo interno como para la exportación.   El porcentaje relativamente alto de contribución de la producción campe‐ sina a las ventas totales en el sector agrícola nacional durante los años de crisis  (tabla 7), demuestra su alta eficiencia en el uso de la tierra. También muestra la  capacidad de los métodos de producción  y organización de los  pequeños  agri‐ cultores para contribuir al balance alimentario nacional. En 1996 el 70.7% del  total de las ventas agrícolas directas a la población fueron realizadas por cam‐ pesinos individuales o cooperativos (Martin, 2001). 
Tabla 7. Contribución de la producción campesina a las ventas totales al Estado de varios productos Producto Arroz Café Caña de azúcar Carne de cerdo Cítricos Cacao Frutas
Fuente: Lugo Fonte, 2000.

% de ventas al Estado 17 55 18 43 10 61 59

Producto Granos Leche Maíz Miel Pescado

% de ventas al Estado 74 32 64 55 53 43 85

Raíces, tubérculos y vegetales Tabaco

24 

Aunque  la  producción  ganadera  a  nivel  nacional  ha  estado  deprimida  por  la  escasez  de  alimento  importado  y  las  adversas  condiciones  climáticas    —prolongadas sequías, huracanes y otros eventos naturales—, los campesinos  han desarrollado una gran capacidad de adaptación. Los agricultores pequeños  se convirtieron en un modelo para la reestructuración de la agricultura cubana  (Álvarez, 2001).   El campesinado ha sido un eslabón importante en la preservación de los  cultivos  tradicionales  y  del  ganado  mejor  adaptado  a  las  condiciones  agro‐ climáticas, factores indispensables para el mejoramiento genético y la agricul‐ tura  sostenible  desde  una  perspectiva  local  (Ríos,  2004;  Wright,  2005).  La  Asociación  Nacional  de  Agricultores  Pequeños  (ANAP),  a  través  de  su  Movi‐ miento  Agroecológico  Campesino  a  Campesino  (MACAC),  ha  sistematizado  la  experiencia agrícola tradicional y ha reforzado los principios sostenibles en la  agricultura cubana. En el año 2004, este movimiento estaba presente en 155  de  los  169  municipios  del  país,  y  articulaba  a  unos  tres  mil  facilitadores  y  a  más de nueve mil promotores (Perera, 2004). En un esfuerzo paralelo, en esa  fecha más de cuatro mil productores se habían involucrado en el Programa de  Innovación Agrícola Local del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA),  basado en procesos participativos de base (Ríos, 2004).  El reciente programa de entrega de tierras ociosas en usufructo, respal‐ dado  por  el  Decreto‐Ley  259,  ha  legitimado  el  importante  papel  del  sector  campesino,  al  integrar  los  nuevos  agricultores  a  la  estructura  de  las  CCS.  Ac‐ tualmente  la  ANAP  ya  agrupa  casi  400  mil  miembros  y  contribuye  como  ningún otro sector en la producción de alimentos (González 2009a).       2.6 Agricultura urbana y seguridad alimentaria 
 

Fundación, estructura y objetivos  La agricultura urbana ha sido una iniciativa útil para la promoción de la auto‐ suficiencia alimentaria. Esta forma de agricultura estaba casi olvidada en Cuba  cuando los alimentos eran accesibles, pero se convirtió en una  estrategia im‐ portante al ser la primera reacción de la población para contrarrestar la esca‐ sez de alimentos (Murphy, 1999; Companioni et al., 2001). Al cultivar dentro y  alrededor de las ciudades, era posible emplear recursos locales sin necesidad  de  pagar  por  la  transportación  de  insumos  y  productos  (Cruz  y  Sánchez,  2001). En los inicios de la crisis, la población se organizó para cultivar solares  libres,  traspatios  y  azoteas  en  las  ciudades.  Incluso  era  común  la  crianza  de 
25 

animales dentro de las viviendas y así asegurar el suministro de proteína a la  familia. Surgida como una producción de subsistencia, a mediados de los años  noventa la agricultura urbana se había transformado en una práctica que tam‐ bién incluyó las actividades comerciales y llegó a contribuir significativamente  a la seguridad alimentaria del país.   Mientras  la  agricultura  urbana  fue  extendiéndose,  ganó  organización  y  comenzó  a  recibir  el  apoyo  gubernamental.  En  1995  ya  existían  1  613  orga‐ nopónicos  (pequeñas  parcelas  de  tierra  abandonada  en  las  ciudades  y  en  las  que se cultivan vegetales frescos en canteros fertilizados con  materia orgáni‐ ca), 429 huertos intensivos y 26 604 huertos comunitarios. En 1997 se creó una  red  de  empresas  municipales  e  instituciones  estatales  (el  Grupo  Nacional  de  Agricultura Urbana) para organizar a las personas ya involucradas en el movi‐ miento.   El movimiento en la provincia Ciudad de La Habana cuenta con una red  de 179 organopónicos (122 ha), 418 huertos intensivos (607 ha), 7 848 parce‐ las (2 203 ha) y 34 970 patios (642 ha). Al cierre de 2008, solo en la capital se  reportaron producciones por encima de las 100 mil toneladas de hortalizas y  condimentos  frescos.  Si  consideramos  otras  producciones  agrícolas,  el  volu‐ men alcanza más de 200 mil toneladas, una contribución apreciable a la segu‐ ridad alimentaria (tabla 8). 
Tabla 8. Producción de cultivos y animal en la agricultura urbana de la provincia Ciudad de La Habana, 2008 Producto Arroz Café Condimentos Frijol Frutas Maíz Plantas medicinales Plátanos Raíces y tubérculos Volumen (t) 450 476 99 1 167 35 339 10 245 198 25 833 22 831 Producto Carne de aves Carne de carnero Carne de cerdo Carne de chivo Carne de conejo Leche de cabra Pescado Huevos Volumen (t) 313 242 1 966 209 170 357 21 21 millones de unidades

Fuente: Boletines estadísticos del MINAG (2009).

Espacialmente, la agricultura urbana cubre un radio de 10 km desde el  centro de la cabecera provincial, de 5 km a partir de las capitales municipales,  de 2 km alrededor de las poblaciones de más de diez mil residentes, y la pro‐
26 

ducción local de los asentamientos menores de mil personas. Desde sus inicios,  el gobierno ha desempeñado un papel importante en la promoción y apoyo de  este movimiento masivo hacia la seguridad alimentaria. El General de Ejército  y  Presidente  de  los  Consejos  de  Estado  y  de  Ministros,  Raúl  Castro,  ha  sido  personalmente  un  sistemático  impulsor  de  la  agricultura  urbana  (González  Novo, Castellanos y Price, 2009). El objetivo principal del movimiento cubano  de agricultura urbana es alcanzar un consumo diario de 300 gramos de vege‐ tales  por  persona,  cantidad  recomendada  por  la  ONU/FAO,  y  un  adecuado  surtido de fuentes de proteína animal. De acuerdo con Companioni et al. (2001),  otros principios básicos de este movimiento son: 
• • • • •

• •

Distribución uniforme por todo el país.  Correspondencia entre producción planificada y el número de habi‐ tantes de cada lugar.  Interrelación  cultivo‐animal  con  máxima  utilización  de  las  posibili‐ dades para el incremento de ambas.  Uso  intensivo  de  materia  orgánica  y  controles  biológicos  para  pre‐ servar la fertilidad de los suelos y sustratos.  Utilizar  cada  área  disponible  para  producir  alimentos  de  forma  in‐ tensiva  con  el  fin  de  obtener  altos  rendimientos  de  los  cultivos  y  animales.  Integración multidisciplinaria e intensa y aplicación de la ciencia y la  técnica.  Máxima  utilización  de  todo  el  potencial  existente  para  producir  ali‐ mentos,  fundamentalmente  la  fuerza  laboral  y  el  uso  de  residuos  o  subproductos para la producción vegetal y animal. 

 

El programa de agricultura urbana está compuesto por veintiocho sub‐ programas  —cada  uno  relacionado  con  un  tipo  o  aspecto  de  la  producción  agrícola  o  ganadera—  que  constituyen  su  base  organizativa  y  administrativa  (GNAU, 2004).     Arroz popular: ejemplo de un subprograma exitoso  Fundamental en la dieta cubana, el consumo per cápita de arroz excede los 44 kg  anuales o los 265 g por día (Socorro  et al., 2001). La producción de arroz en  Cuba se desarrolló durante muchos años en grandes granjas estatales y tam‐ bién fue uno de los cultivos priorizados por el Estado. Entonces parecía «irre‐ futable»  que  para  alcanzar  la  autosuficiencia  de  este  cereal  era  necesario 
27 

recurrir a métodos convencionales de altos insumos (León, 1996). Sin embargo,  incluso durante los años ochenta, cuando los insumos estaban disponibles, no  pudo cubrirse la demanda nacional y fue necesario importar el 40% del arroz  consumido.  La  producción  con  altos  insumos  de  este  cereal  demostró  ser  in‐ sostenible  al  comenzar  la  crisis  de  los  años  noventa.  El  nuevo  programa  de  «arroz popular» mostró que la agricultura autogestionada y de bajos insumos  podría  tener  un  impacto  positivo  en  la  autosuficiencia  alimentaria  nacional  (García, 2003).  La producción «popular» de arroz fue en sus orígenes, como la agricul‐ tura urbana en general, un movimiento para el autoabastecimiento. Este cereal  comenzó  a  cultivarse  en  áreas  abandonadas,  en  pequeñas  parcelas  entre  los  campos de caña de azúcar, en las cunetas de las carreteras, etc. El movimiento  creció rápidamente y logró niveles imprevistos de producción y eficiencia. En  1997, mientras la Unión de Empresas del Arroz estuvo muy afectada, con una  producción de 150 000 t, el movimiento de arroz «popular» logró 140 600 t e  involucró  a  73  500  agricultores  pequeños  que  obtuvieron,  como  promedio  nacional,  2.8  t/ha  sin  el  empleo  de  costosos  insumos  (Granma,  1998).  Este  rendimiento  resultó  muy  favorable,  comparado  con  el  de  la  producción  de  arroz convencional durante los años ochenta, que logró un rendimiento nacio‐ nal promedio de entre 2 y 3 toneladas por hectárea (ANPP, 1991). En 2001 el  arroz popular representó más del 50% de la producción total nacional (García,  2003); en el año 2008, el 75% (Labrada, 2009).    Éxitos recientes y futuro   En el año 2000 la agricultura urbana produjo más de 1.6 millones de toneladas  de vegetales y empleó a 201 000 trabajadores (Granma, 2001). Dos años des‐ pués, 326 000 personas se unieron al programa de producción agrícola urbana  (Granma,  2003),  mientras  que  en  2006  la  producción  llegó  a  4.2  millones  de  toneladas y dio empleo a 300 000 personas (Pagés, 2006b) (figura 4). La pro‐ ducción reportada de 20 kg/m2 lograda por la agricultura urbana excedió los  300 g de vegetales por persona al día, cifras que han sido cuestionadas, debido  a que la demanda aún no está totalmente cubierta.  El  movimiento  de  la  agricultura  urbana  también  contribuyó  al  estable‐ cimiento  de  una  red  de  1  270  puntos  de  venta  de  productos  agrícolas  en  las  ciudades  y  932  mercados  agrícolas  (Granma,  2003).  Los  productos  distribui‐ dos  mediante  esta  red  aportan  significativamente  a  la  seguridad  alimentaria,  aunque los  precios todavía son altos en relación  con la capacidad de compra  promedio de la población.  
28 

.
4500 4000 3500 3000 2500 2000 1500 1000 500 0 94 95 96 97 98 Año Producción en organopónicos y huertos intensivos (miles de toneladas) Rendimientos en organopónicos (kg/m²) 99 00 05 06 0 5 15 20 25

10

Figura 4. Producción de vegetales en organopónicos y huertos intensivos.

  La cantidad de personas dedicadas al trabajo agrícola en la periferia de  la ciudad continúa aumentando. Sin embargo, Cruz y Sánchez (2001) conside‐ ran que este tipo de agricultura debe buscar un acercamiento más integrado,  que vaya más allá de una solución temporal a la crisis o de la mera seguridad  alimentaria,  y  abarque  también  la  preservación  de  los  ambientes  urbanos,  la  lucha contra la contaminación del aire y el agua, así como la creación de una  cultura de conservación de la naturaleza.      2.7 La estrategia de sustitución de insumos    Durante  los  años  ochenta,  las  investigaciones  agropecuarias  en  Cuba  se  diri‐ gieron  mayormente  hacia  la  sustitución  de  insumos,  reduciendo  el  uso  de  fertilizantes, pesticidas y concentrados para alimentar el ganado. Estas inves‐ tigaciones fueron aplicadas en las actividades agrícolas económicamente más  importantes  y  a  gran  escala  (Funes,  2001).  Aunque  el  objetivo  principal  era  reducir los costos de producción en la agricultura comercial a través de la susti‐ tución de insumos agroquímicos por biológicos, estos estudios crearon las bases 
29 

para  la  aplicación  de  prácticas  ecológicas  cuando  no  había  otras  alternativas  disponibles.  Como  resultado,  la  sustitución  de  insumos  llegó  a  escalas  no  al‐ canzadas en ningún otro país, y su efectividad e impacto positivo fueron signi‐ ficativos (Rosset y Benjamin, 1994; Funes et al., 2001). 
 

Alternativas para el manejo ecológico del suelo  Como parte de las investigaciones sobre fijación de nitrógeno y solubilización  del  fósforo,  se  desarrollaron  varias  preparaciones  microbiológicas  para  de‐ terminados cultivos. En las investigaciones sobre sustitución de insumos, una  amplia  gama  de  estos  biofertilizantes  ha  sido  desarrollada  con  éxito  y  se  ha  aplicado  a  escala  comercial  en  los  cultivos  fundamentales,  sustituyendo  un  porcentaje significativo de fertilizantes químicos.  Los  resultados  de  tales  investigaciones  confirmaron  la  efectividad  de  usar abonos verdes y cultivos de cobertura en la producción agrícola comercial.  Estos estudios incluyeron el uso de sesbania en la producción de arroz (Cabello  et al., 1989) y de crotalaria, canavalia, frijol terciopelo y frijol lablab o dolichos  en otros cultivos comerciales (García y Treto, 1997). Los abonos verdes logra‐ ron  sustituir  altos  niveles  de  fertilizantes  nitrogenados  —el  equivalente  a  67‐255 kg/ha de nitrógeno, 7‐22 kg/ha de fósforo y 36‐211 kg/ha de potasio—  y mejorar las características físicas del suelo (Treto et al., 2001). En la produc‐ ción  comercial  de  tabaco,  las  aplicaciones  de  químicos  se  redujeron  a  través  del uso de abonos verdes para mejorar la fertilidad del suelo.  También se re‐ cuperaron otras prácticas de cultivo tradicionales, incluyendo el uso de bueyes,  lo que evitó la compactación de los suelos y conservó sus condiciones físicas.  La producción de humus de lombriz (o vermicompost) y de compost al‐ canzó  altos  niveles.  Entre  1994  y  1998  la  producción  nacional  de  estos  dos  fertilizantes orgánicos fluctuó entre 500 y 700 millones de toneladas anuales.  Se  popularizó  la  producción  en  pequeña  escala  de  humus  de  lombriz  y  de  compost, sobre todo dentro de la agricultura urbana, debido a los altos niveles  de fertilizantes orgánicos exigidos por la producción de vegetales en canteros.  A  escala  industrial,  el  uso  de  cachaza  (impurezas  filtradas  del  jugo  de  caña  de azúcar, un derivado del procesamiento industrial) permitió una reducción  considerable o la eliminación de la demanda de fertilizantes químicos en la  mayoría  de  los  cultivos  comerciales  importantes.  Con  una  aplicación  de  120‐160 t/ha, este fertilizante orgánico reemplazó completamente a los ferti‐ lizantes  químicos  durante  más  de  tres  años  en  suelos  arenosos,  y  el  mismo  resultado  se  logró  con  el  empleo  de  180‐240  t/ha  por  más  de  cinco  años  en  suelos con un mayor contenido de arcilla (Treto et al., 2001). 
30 

Control biológico  Después de 1990, en respuesta a la escasez de pesticidas, el control biológico  se  volvió  una  estrategia  fundamental  para  controlar  las  plagas  en  Cuba.  La  rápida  aplicación  de  esta  estrategia  a  escala  nacional  en  los  años  noventa  se  hizo  posible  gracias  a  la  amplia  experiencia  y  a  la  existencia,  desde  1960,  de  cinco  laboratorios  para  su  estudio.  Con  el  objetivo  de  producir  agentes  bio‐ lógicos que controlaran las plagas agrícolas más importantes, se crearon a lo  largo del país 276 Centros de Reproducción de Entomófagos y Entomopatóge‐ nos (CREE); de ellos, 54 para las áreas cañeras y 222 para las tierras produc‐ toras de vegetales, tubérculos, frutas y otros cultivos (Pérez y Vázquez, 2001).  La producción real de estos agentes de control biológico —hongos, bacterias,  nemátodos  e  insectos  beneficiosos—  fue  descentralizada  y  a  pequeña  escala.  Los  CREE  brindaron  servicios  tanto  a  fincas  estatales  y  cooperativas  como  a  fincas privadas (Fernández‐Larrea, 1997). Su uso fue amplio y en 1999 cubrió  aproximadamente  un  millón  de  hectáreas  en  el  sector  no  azucarero  (Pérez  y  Vázquez, 2001).   Aunque Cuba nunca detuvo la importación de pesticidas, esta se  redujo  a alrededor de un tercio de lo que se compraba antes de los años noventa (Pérez  y Vázquez, 2001). Los programas de manejo integrado de plagas (MIP), com‐ binados con el manejo biológico y químico de los cultivos, se convirtieron en  una estrategia común. Por otra parte, la efectividad de los agentes de control  biológico  permitió  la  continua  disminución  del  uso  de  pesticidas  en  cultivos  varios,  que,  según  datos  publicados  por  Granma  Internacional  (Pagés,  2004),  se redujo veinte veces en un período de quince años: de veinte  mil toneladas  en 1989 a alrededor de mil en 2004.      Tracción animal   A fines de los años ochenta la agricultura cubana disponía de unos noventa mil  tractores  y  se  importaban  cinco  mil  al  año.  Después  de  1989,  el  número  de  tractores  en  funcionamiento  cayó  drásticamente  por  la  falta  de  combustible,  mantenimiento y piezas de repuesto. Por ello se recuperó la práctica tradicio‐ nal  de  usar  bueyes  para  cultivo  y  transporte.  Unas  trescientas  mil  yuntas  de  bueyes  fueron  entrenadas,  lo  que  hizo  a  los  nuevos  sistemas  de  producción  menos dependientes de combustibles fósiles. En 1997, el 78% de las yuntas de  bueyes  se  usaba  en  el  sector  privado,  que  cubría  solo  el  15%  del  área  agrícola  nacional; después, el uso de los bueyes se extendió a todos los sectores agrícolas  (Ríos y Ponce, 2001). 
31 

El empleo sistemático de la tracción animal en áreas agrícolas  requirió  una integración de tierra para los pastos y la producción del alimento animal,  es decir, el uso mixto. Muchas fincas ganaderas que se habían especializado en  la producción de leche o carne comenzaron a usar bueyes para transportar los  forrajes y cultivar el suelo donde crecerían las cosechas para la subsistencia y  el  mercado.  Las  empresas  especializadas  en  cultivos  y  las  granjas  ganaderas  tuvieron  que  adaptar  sus  diseños  a  las  nuevas  condiciones.  De  igual  manera,  no pocas cooperativas, que antes se habían dedicado al cultivo especializado de  papa, boniato, vegetales, etc., crearon «módulos pecuarios» usando ganado de  doble propósito, para la producción de leche y carne con destino al autoabas‐ tecimiento de los cooperativistas.    Policultivos y rotación de cultivos   La rotación de cultivos y los policultivos se desarrollaron en aras de estimular  la fertilidad natural del suelo, controlar las plagas, restaurar la capacidad pro‐ ductiva y obtener mayor Uso Equivalente de la Tierra (UET). 2 La aplicación de  estas alternativas —a menudo practicadas por los campesinos tradicionales—  demostró ser esencial para alcanzar altos niveles de producción y se expandió  por todo el país, especialmente en el sector cooperativo (Wright, 2005). Tanto  los resultados de investigación como los datos reales de la producción demos‐ traron que los policultivos y la rotación de cultivos podían aumentar los ren‐ dimientos en la mayoría de los cultivos económicamente importantes (Casanova  et al., 2001).   Por  ejemplo,  experimentos  realizados  confirmaron  el  aumento  en  los  rendimientos de caña de azúcar (84.4 a 90.6 t/ha) en rotación con soya que a  su  vez  tuvo  una  producción  añadida  de  1.7  t/ha  (Leyva  y  Pohlan,  1995).  El  policultivo de yuca y  frijol bajo diferentes sistemas de manejo de cultivos al‐ canzó mayores UET cuando se comparó con la yuca y el frijol en  monocultivo  (Mojena  y  Bertolí,  1995).  El  policultivo  de  abonos  verdes  y  maíz  en  rotación  con papa también incrementó la producción del tubérculo (Crespo et al., 1997).  Todas  estas  combinaciones  de  policultivo  hicieron  más  eficiente  el  uso  de  la  tierra, así como el control de plagas.   
2

  El Uso Equivalente de la Tierra se calcula utilizando la formula UET=Σ(Rpi/Rmi), donde Rpi es  el rendimiento de cada cultivo en el policultivo y Rmi es el rendimiento de cada cultivo en mo‐ nocultivo. Para  cada cultivo (i) se  calcula un índice con el que se determina  el UET parcial  de  cada  uno,  luego  los  UET  parciales  se  suman  y  su  resultado  da  el  UET  total  para  el  policultivo  (Gliessman, 2006).

32 

2.8 Más allá de la estrategia de sustitución de insumos 
  

Los  ejemplos  anteriores  de  estrategias  de  sustitución  de  insumos  reconocen  los positivos resultados de estos enfoques para la autosuficiencia alimentaria  y  el  medioambiente.  Este  modelo  de  sustitución  de  insumos  prevaleció  en  Cuba durante los años de la crisis y se considera el primer intento de convertir  un  sistema  convencional  a  escala  nacional  (Rosset  y  Benjamin,  1994).  Sin  em‐ bargo, estos enfoques necesitan evolucionar si se desea alcanzar un nivel supe‐ rior de sostenibilidad agrícola. Muchos campesinos emplearían agroquímicos  si estos estuvieran disponibles, a pesar de que reconocen sus efectos negativos  en la salud (Wright, 2005).   El  modelo  alternativo  cubano  necesita  ser  reforzado  con  un  enfoque  más poderoso, tanto sistémico como ecológico. La sostenibilidad a largo plazo  solo puede alcanzarse con cambios profundos; o sea, considerando los sistemas  agrícolas  alternativos  como  verdaderamente  regenerativos,  y  no  solo  como  una manera de sustituir insumos. La integración de cultivos y ganadería dentro  de  los  sistemas  de  producción  diversificados  para  crear  sistemas  integrados  de producción es una de estas alternativas (Monzote et al., 2002).      2.9 Sistemas integrados de producción: un enfoque  hacia la sostenibilidad    La estrategia nacional de sustitución de insumos estableció la  infraestructura  y  el  conocimiento  básico  acerca  de  los  sistemas  de  gestión  agrícola  sosteni‐ bles.  Sin  embargo,  es  necesario  reconocer  sus  lagunas  tecnológicas  para  así  alcanzar un enfoque más integrado y ecológico. Los sistemas de  monocultivo  que aún prevalecen en la agricultura, la dependencia de insumos externos y la  falta de integración en los agroecosistemas son algunas de estas lagunas.    Cambios en la estructura de uso de la tierra   Los patrones de uso de la tierra presentes en la agricultura cubana son de es‐ pecial  relevancia  para  la  conversión  hacia  un  modelo  agroecológico  a  escala  nacional. Desde 1993 han tenido lugar importantes cambios estructurales en  el sector agrícola, que buscan crear las precondiciones necesarias para aplicar  una estrategia nacional de sistemas integrados.   En primer lugar, tenemos la descentralización de las empresas estatales  y la promoción del cooperativismo para mantener a las personas vinculadas a 
33 

la tierra. En  ese intento  han sido claves la entrega de tierras en usufructo, la  reducción de la escala de producción y la diversificación.   En  segundo  lugar,  la  desactivación  durante  los  últimos  años  de  110  centrales azucareros de los 155 existentes, por lo que la mitad de las más de  1.4  millones  de  hectáreas  antes  dedicadas  al  monocultivo  de  caña  de  azúcar  está disponible para otros propósitos agrícolas. El Ministerio del Azúcar (MINAZ)  inició  en 2002 un  programa  de  reestructuración  (Tarea  «Álvaro  Reynoso»)  a  fin  de  recuperar  las  tierras  que  antes  pertenecían  a  los  centrales  azucareros  (Rosales del Toro, 2002).   En tercer lugar, hasta el año 2008, alrededor del 40% de las dos millo‐ nes  de  hectáreas  cubiertas  por  pastos  (cerca  de  900  000)  estaban  invadidas  por marabú y aroma, dos especies de leguminosas leñosas arbustivas y espi‐ nosas de rápido crecimiento.3 Estas plantas son difíciles de desbrozar a mano  y hacerlo con maquinaria encarece mucho más su control. Las causas principa‐ les de esta desmedida invasión son el abandono de los suelos agrícolas y el uso  inapropiado de la tierra. Donde las condiciones lo permitan, la incorporación de  estrategias integradas de producción puede ser una práctica de control efecti‐ va de estas malezas. Cálculos realizados por García Trujillo (1996) mostraban  que  los  suelos  ganaderos  tenían  el  potencial  —incluso  a  niveles  muy  bajos  de  producción— de satisfacer los requerimientos de proteína animal de la pobla‐ ción  cubana,  así  como  contribuir  considerablemente  a  las  necesidades  de  energía.   Las condiciones ecológicas, económicas y sociales actuales favorecen la  conversión a sistemas integrados agroecológicos en el sector ganadero (Mon‐ zote y Funes‐Monzote, 1997). Debido a la disponibilidad de animales, infraes‐ tructura y pastizales, puede haber resultados positivos inmediatos al convertir  las  unidades  ganaderas  en  sistemas  agrícolas  y  ganaderos  fertilizados  con  estiércol  (García  Trujillo  y  Monzote,  1995;  Funes‐Monzote  y  Monzote,  2001;  2002).  En  la  producción  agrícola  comercial  especializada,  la  rotación  con  el  componente  animal  podría  favorecer  el  mejor  uso  de  recursos,  tales  como  residuos agrícolas y subproductos del procesamiento de alimentos.   Aunque los agricultores tradicionales han practicado comúnmente la in‐ tegración de cultivos y animales a pequeña escala, se necesitan enfoques inno‐ vadores que permitan estudiar, implementar y diseminar los sistemas agrícolas  integrados a una escala mayor con diferentes niveles de complejidad. Además, 
3

  Datos recientes dan cuenta de que se ha iniciado un proceso de liberación de áreas infestadas.  De las 689 697 hectáreas entregadas en usufructo hasta julio de 2009, el 67% estaba cubierto  de marabú, de las que 187 632 fueron desbrozadas (González, 2009b).

34 

es preciso poner en práctica estrategias que venzan las mayores limitaciones  para el desarrollo de sistemas integrados de producción. Entre ellas se inclu‐ yen  la  alta  necesidad  de  fuerza  de  trabajo  en  su  etapa  de  establecimiento,  la  falta de capital para su implementación, y la prioridad que aún se otorga a la  agricultura convencional y a su infraestructura especializada.  También es ne‐ cesario conocer en mayor detalle cómo funcionan los sistemas integrados, así  como diseminar conocimientos para diseñar las mejores combinaciones.  La  conversión  hacia  sistemas  integrados  ganadería‐agricultura  puede  realizarse a diferentes escalas en tiempo y espacio (figura 5). A escala regional  y/o  nacional,  su  implementación  requerirá  más  capital  e  insumos  que  a  me‐ diana  o  pequeña  escala.  Por  ejemplo,  la  transportación  a  larga  distancia  de  estiércol animal es difícil y costosa por su alto contenido de agua, y la maqui‐ naria  apropiada  dificulta  el  establecimiento  de  diseños  de  policultivos  en  grandes áreas. El incremento en la escala generalmente conduce a la disminu‐ ción de la eficiencia productiva debido al uso intensivo de combustibles fósiles  y la disminución del control del sistema productivo, la heterogeneidad de los  suelos, entre otros factores.   En contraste, es común que a escalas inferiores —a nivel cooperativo o de  finca—, se maximice la eficiencia en el uso de los recursos, debido a que se facili‐ tan las interrelaciones, como los ciclos internos de nutrientes, energía, materia‐ les  y  fuerza  de  trabajo,  mientras  que  aumenta  el  control  del  sistema.  Sin  embargo, a cualquier escala, el comprometimiento, las prioridades, demandas  y capacidades físicas e intelectuales de los agricultores para desarrollar estas  alternativas son factores clave en la implementación exitosa del modelo inte‐ grado de producción.   En resumen, mucha información científica y práctica demuestra las venta‐ jas del modelo integrado; sin embargo, debe prestarse más atención al desarrollo        A B     Time Time Tiempo Tiempo  
Figura 5. Dos estrategias espacio-temporales para la conversión de sistemas agrícolas especializados en sistemas integrados ganadería-agricultura. La intensidad del color gris indica el grado en que se logra la integración. A) Parte de la finca es convertida y el área se incrementa con el tiempo. B) La finca en su totalidad entra en un proceso de conversión que consiste en la progresiva implementación de prácticas y tecnologías que tienden a integrar ganadería y agricultura.

35 

de adaptaciones a las condiciones locales. En la literatura se encuentra a me‐ nudo una descripción física de los sistemas agrícolas y la cuantificación de sus  flujos ecológicos, pero es raro hallar enfoques más integrados  que conjuguen  la  dimensión  agroecológica,  económica  y  social.  La  aplicación  de  enfoques  agroecológicos  a  través  del  modelo  integrado  ganadería‐agricultura,  puede  contribuir a la sostenibilidad de la agricultura cubana y resolver muchos de  los problemas que aún predominan en los sistemas especializados relativos a  los efectos ambientales adversos, la productividad y la eficiencia. Sus ventajas  tecnológicas y prácticas han sido confirmadas científicamente, y la estructura  económica y social actual del sector agrícola favorece este proceso.      2.10 Lecciones de la transición hacia la agricultura sostenible en Cuba    La historia reciente de la agricultura cubana demuestra que las reformas agra‐ rias  solo  serán  efectivas  a  largo  plazo  si  se  adaptan  a  las  nuevas  situaciones  políticas  y  perspectivas  ecológicas.  Por  tanto,  una  de  las  más  relevantes  lec‐ ciones  de  la  conversión  a  escala  nacional  hacia  la  agricultura  sostenible  en  Cuba en los años noventa fue la necesidad de cambiar el sistema de producción  de alimentos prevaleciente, de forma tal que la conservación de los recursos na‐ turales y los factores socioeconómicos y políticos tuvieran la misma importan‐ cia.  Esta  combinación  fue  tempranamente  reflejada  en  el  Plan  Nacional  de  Acción para la Nutrición (PNAN, 1994).  La eliminación del latifundio en 1959 no erradicó los problemas intrín‐ secos del sistema agrícola cubano. La reforma agraria otorgó buena parte de la  tierra a quienes la trabajaban y redujo el tamaño de las fincas, lo que se tra‐ dujo  en  impactos  sociales  positivos;  sin  embargo,  la  falta  de  un  enfoque  ecológico,  la  concentración  de  tierras  en  extensos  monocultivos  y  la  depen‐ dencia externa, reforzaron un desarrollo agrícola inadecuado que ha sido ca‐ racterístico  en  la  historia  de  Cuba.  A  pesar  de  que  sus  intenciones  fueron  alcanzar un sistema socialmente justo, la nueva agricultura estatal, como la de  los  latifundios,  originó  serios  problemas  ambientales  y  socioeconómicos  que  deben ser resueltos.   La enorme crisis económica, ecológica y social desatada a inicios de los  noventa  fue  el  resultado,  en  primer  lugar,  del  alto  nivel  de  dependencia  que  llegó  a  tener  Cuba  de  sus  relaciones  con  Europa  del  Este  y  la  URSS.  Muchos  estudios  demuestran  la  profundidad  de  la  crisis,  y  casi  todos  concuerdan  en  que  habría  sido  peor  de  no  haber  existido  la  voluntad  de  una  planificación 
36 

centralizada y una estructura social equitativa. La ayuda gubernamental, junto  con  su  impulso  a  la  innovación,  el  alto  nivel  educacional  de  la  población  y  el  intercambio de recursos y conocimientos entre las personas, permitió la crea‐ ción de un movimiento agrícola sostenible y su implementación a nivel nacional.  No  obstante,  en  la  agricultura  cubana  aún  se  necesitan  acciones  que  transformen su estado actual. En realidad, le hacen falta cambios más profun‐ dos. A pesar de que la innovación ha estado presente en todas las ramas de la  agricultura  y  las  instituciones  científicas  han  experimentado  con  tecnologías  ambientalmente amigables a gran escala, estos esfuerzos se han  concentrado  en  la  sustitución  de  insumos  y  se  mantiene  un  desfasaje  entre  los  aspectos  biofísicos y socioeconómicos del desarrollo agrícola. Si esta nueva etapa de la  agricultura  cubana,  caracterizada  por  el  surgimiento  de  diversas  prácticas  agroecológicas  en  todo  el  país,  progresara  más,  debe  reconocerse  que  ni  el  modelo convencional ni el de sustitución de insumos serán lo suficientemente  versátiles  como  para  cubrir  las  demandas  tecnológicas  y  las  características  socioeconómicas de la agricultura heterogénea y dinámica con que contamos  hoy.  El  enfoque  integrado,  basado  en  perspectivas  agroecológicas  y  métodos  participativos de diseminación, puede ayudar a alcanzar una fase superior en la  transformación de la agricultura cubana en su camino hacia la sostenibilidad.

37 

 

III. Metodología   para la transición 
                        3.1 Definiciones necesarias    Debido a las características multifacéticas y dinámicas de los sistemas agrodi‐ versos, tanto en las condiciones «favorables» como en las «desfavorables» de  la Cuba actual, es necesario un análisis amplio de la sostenibilidad. De acuerdo  con Pretty, «la sostenibilidad es un término complejo y contextual, por lo que  resulta  imposible  elaborar  definiciones  precisas  y  absolutas»  (Pretty,  1995).  Este  autor  plantea  que  en  cualquier  análisis  de  sostenibilidad  resulta  impor‐ tante aclarar primero qué es lo que está siendo sostenido, por cuánto tiempo,  para beneficio de quién y a qué costo, sobre qué área y según cuáles criterios  será medida. Para evaluar el posible papel de la agroecología en el desarrollo  sostenible de la agricultura cubana (sobre qué área), se comparó el comporta‐ miento de los sistemas especializados e integrados tanto en estaciones expe‐ rimentales como en estudios de caso a escala regional y nacional.   La  adopción  y  la  adaptación  del  proceso  de  conversión  agroecológica  tienen lugar durante un «período de tiempo variable». Continuamente se emplean  nuevos  enfoques  y  prácticas,  en  respuesta  al  dinamismo  del  contexto  y  los  objetivos de los agricultores (por cuánto tiempo). Para ganar tiempo y ahorrar  recursos,  las  prácticas  agrodiversas  a  pequeña  y  mediana  escala  procuran  optimizar  la  gestión  de  sus  componentes,  como  es  el  caso  del  reciclaje  de 

39 

nutrientes y energía, y la producción de servicios ambientales. De esta manera  se sientan las bases para una agricultura más duradera y autosuficiente.  La reconversión de los sistemas  agrícolas y la reducción de sus escalas  requieren inversiones que adapten las infraestructuras; por ejemplo, construir  viviendas  y  mejorar  las  facilidades  de  transporte.  También  es  preciso  crear  incentivos  para  nuevos  proyectos  agrícolas,  o  sea,  suministrar  créditos  que  permitan  la  compra  de  insumos  y  garantizar  la  estabilidad  en  los  precios  de  los productos (a qué costo). Tales inversiones deben mejorar las oportunida‐ des de incrementar la productividad de la tierra y la calidad de vida de la po‐ blación rural, con el consiguiente impacto socioeconómico. Las  estrategias de  conversión agroecológica deben diseñarse con todos los actores  relevantes  y  ser motivadas por el propósito de resolver los puntos críticos locales que limitan  la sostenibilidad. La solución de tales problemas tendría el propósito primor‐ dial  de  beneficiar  a  los  agricultores  en  particular,  y  a  la  sociedad  en  general,  mientras se preservan los recursos naturales (para beneficio de quién).  Bajo una concepción integradora, los sistemas agroecológicos combinan  los  aportes  del  conocimiento  especializado  con  la  producción  agrícola  y  pe‐ cuaria en un nuevo nivel de complejidad que está determinado por la agrobio‐ diversidad, bajo un programa de manejo más holístico. La agroecología, como  «ciencia  para  la  agricultura  sostenible»  (Altieri,  1987),  ofrece  los  principios  ecológicos que permiten estudiar, diseñar y manejar los agroecosistemas, com‐ binando  la  producción  y  la  conservación  de  los  recursos  naturales.  Además,  propone una acción participativa e inclusiva, culturalmente sensible, socialmen‐ te  justa  y  económicamente  viable.  Las  líneas  estratégicas  más  diseminadas  en  Cuba para integrar los conceptos de manejo especializado en agroecosistemas  holísticos son la diversificación genética y tecnológica, la integración ganadería‐ agricultura y la autosuficiencia alimentaria de animales y seres humanos. Estas  tres concepciones, combinadas en los sistemas DIA (diversificados, integrados  y  autosuficientes),  guían  la  adaptación  de  los  sistemas  de  producción  a  nivel  local y en situaciones cambiantes.  La concepción de sistemas DIA, cuyos inicios datan de 1994, fue desarrolla‐ da y probada a diferentes escalas y niveles de análisis (Monzote et al., 1999).  Siete  equipos  de  investigación  de  varias  provincias  participaron  en  las  tres  etapas  del  proyecto,  denominado  «Diseños  para  la  integración  ganadería‐ agricultura a pequeña y mediana escala», coordinado por el Instituto de Inves‐ tigaciones  de  Pastos  y  Forrajes  del  Ministerio  de  la  Agricultura  y  financiado  por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA). Cada uno  de los componentes de los sistemas DIA tiene características específicas, pero  40

todos poseen varios principios básicos en común: 1) incrementar la biodiver‐ sidad del sistema, 2) hacer énfasis en la conservación y manejo de la fertilidad  del suelo, 3) usar al máximo la energía renovable y optimizar los procesos de  reciclaje de la energía, 4) aumentar la eficiencia en el uso de los recursos natu‐ rales locales y 5) mantener altos niveles de resiliencia (figura 6).   

Sistema especializado

Sistema DIA

Figura 6. La conversión de un sistema agrícola especializado a un sistema agroecológico sigue tres principios: diversificación (al incluir especies de cultivos, árboles y animales), integración (por el intercambio dinámico y el reciclaje de energía y nutrientes entre los componentes del sistema) y el logro de la autosuficiencia alimentaria.

La diversificación se refiere al proceso de combinar diferentes especies  de cultivos, animales y árboles, lo cual favorece el desarrollo de la diversidad  en otros organismos, como la biota del suelo, asociada con la descomposición  de materia orgánica, la aparición de mayores poblaciones de insectos, y la mi‐ crofauna y mesofauna relacionada con el control biológico. Además, durante el  año se producen variados productos de interés comercial. Es característico en  los  sistemas  DIA  que  durante  la  selección  de  especies  y  razas  se  tengan  en  cuenta la adaptación a condiciones de estrés, las demandas del mercado local,  así como las aspiraciones y preferencias de los productores.   La  integración  se  relaciona  con  el  fortalecimiento  de  los  vínculos  entre  los  diversos  componentes  biofísicos.  El  sistema,  una  vez  que  está  completa‐ mente  integrado,  opera  y  reacciona  como  un  todo,  y  alcanza  su  potencial  cuando  las  interacciones  entre  sus  componentes  son  óptimas.  La  integración  de cultivos, ganado y árboles brinda oportunidades para la multifuncionalidad  del sistema, y esto se logra aplicando principios agroecológicos (figura 7).  La  autosuficiencia  alimentaria  tiene  que  ver  con  el  alcance  del  sistema,  es decir, hasta qué punto puede satisfacer sus propias demandas sin recurrir a  

41 

              Mano   de obra     Insumos    

Producción agrícola

Producción pecuaria

Subsistema de rotación de cultivos (granos, hortalizas, viandas) y pastos Familia y sus relaciones sociales, de trabajo, consumo y manejo de la finca

Producción bovina Producción cunícula Producción porcina Estanque para peces

Subsistema forestal (frutales, madera, árboles forrajeros y cercas vivas)

Subsistema de producción de abonos

Biogás

Lombricultura

Producción de huevos Ceba de pollos

Compost

Figura 7. Sistema de manejo holístico. Finca de Ernesto González, Bauta, La Habana.

  considerables  insumos  externos.  Por  lo  tanto,  un  sistema  autosuficiente  pro‐ duce alimento humano y animal capaz de satisfacer con calidad y en cantidad  los requerimientos nutricionales de la familia, a la vez que genera productos y  servicios  comercializables  que  cubren  otros  tipos  de  necesidades.  La  meta  fundamental de cualquier sistema de producción sostenible es alcanzar la au‐ tosuficiencia  al  menor  costo  posible,  con  el  mínimo  impacto  ambiental  y  la  máxima satisfacción de las necesidades humanas.      3.2 ECOFAS: Una propuesta metodológica    El  enfoque  DIA  ha  sido  aplicado  en  la  conversión de  sistemas agropecuarios  en  Cuba mediante el Marco Ecológico para Evaluar la Sostenibilidad (ECOFAS, según  las siglas de ECOlogical Framework for the Assessment of Sustainability). Se trata  de  una  metodología  dinámica  desarrollada  durante  diez  años  en  la  red  de  agroecología del Instituto de Investigaciones de Pastos y Forrajes del Ministerio  de  la  Agricultura  para  la  conversión  hacia  sistemas  integrados  ganadería‐ agricultura (figura 8). Los equipos de investigación lograron identificar estra‐ tegias adaptadas localmente con un impacto potencial en la sociedad, el ambiente  y la economía.   42

Paso 1 'T1 ' Selección de f incas comerciales y definición de puntos crít icos

ETAPA 2 – Escalonamiento (Evidencia para decisores)
Paso 1 'T2 '

1. Selección de fincas experimentales y comerciales 2. Selección de indicadores 3. Colecta de datos (encuestas) 4. Comparación del comportamiento de indicadores 5. Clasificación de fincas utilizando análisis multivariado 6. Tipología de fincas
Paso 6 Análisis integrado y formulación de alternat ivas para el mejoramient o de los sist emas de producción

Paso 2 M apeo de los bio-recursos y la inf raest ruct ura de la f inca

ETAPA 1 – Experimental (Investigación en fincas)

1. Definición del problema 2. Selección de indicadores 3. Diseño de fincas experimentales 4. Implementación 5. Monitoreo del comportamiento de indicadores 6. Evaluación de los indicadores
Paso 5 Evaluación del comport amiento de los indicadores

P ro tago nistas

Paso 3 Caract erización del sist ema de producción y selección de indicadores

ETAPA 3 – Aplicación (Identificacion de estrategias locales)

1. Selección de fincas comerciales y definición de puntos críticos 2. Diagramas de infraestructura y bio-recursos 3. Caracterización del sistema y selección de indicadores 4. Monitoreo de indicadores para la colecta de datos 5. Evaluación del comportamiento de indicadores 6. Análisis integrado y formulación de alternativas para el mejoramiento de los sistemas de producción

Paso 4 M onit oreo de indicadores para la colect a de datos

A

B (ETAPA 3)

Figura 8. Representación esquemática de ECOFAS para convertir sistemas de producción especializados en integrados (A) y el ciclo operativo de la etapa 3 (B), a fin de identificar estrategias integradas para el desarrollo de sistemas de producción locales.

43 

ECOFAS  se  compone  de  tres  etapas  en  las  que  se  evalúan,  monitorean,  comparan, analizan y diseñan estrategias de manejo agroecológico. Cada etapa se  relaciona con un nivel jerárquico diferente. La primera consiste en la evaluación  experimental del proceso de conversión. En la segunda etapa se analizan las va‐ riables agroecológicas y los indicadores de sostenibilidad en un conjunto mayor  de sistemas. Esta fase, en la que se comprueban los resultados  alcanzados en la  anterior, aporta un marco de referencia para los decisores. En la tercera etapa se  utilizan métodos participativos de investigación y acción con el fin de diagnosticar  y caracterizar los sistemas, además de monitorear sus progresos en el alcance de  múltiples objetivos mediante indicadores agroecológicos, económicos y sociales.  Ahora bien, ¿cuál es el propósito final de ECOFAS? No solo identificar estrategias  locales  que  mitiguen  las  limitaciones  (puntos  críticos),  sino  también  definir  alternativas apropiadas cuya finalidad sea lograr los objetivos de una produc‐ ción agrícola sostenible. A continuación se describe brevemente la forma en que  opera  cada  una  de  sus  etapas  y  se  remite  a  los  capítulos  IV,  V  y  VI,  donde  se  ofrecen las bases científicas que muestran la aplicación de esta metodología.     
ETAPA 1 – Experimental (Investigación en fincas) 1. Definición del problema 2. Selección de indicadores 3. Diseño de fincas experimentales 4. Implementación 5. Monitoreo del comportamiento de indicadores 6. Evaluación de los indicadores

1.1 Definición del problema. Es posible definir los puntos críticos para el análisis a  cualquier  nivel  de  agregación.  Puede  diseñarse  un  experimento de  sistemas  agroecológicos  con  el  objetivo  de  solucionar  un  problema  específico  de  una  parcela, finca, localidad o región, u otros más globales. Estos problemas pue‐ den  estar  vinculados  a  factores  de  índole  sociopolítica,  cultural,  económico‐ financiera, ecológico‐ambiental o energética. Los puntos críticos serán la guía,  el  principio  y  el  fin  al  cual  se  dirigirán  los  esfuerzos  de  diseño  del  sistema  productivo (ver capítulo IV, epígrafe 4.2 y capítulo VI, epígrafe 6.2).    1.2 Selección de indicadores. Cada punto crítico identificado debe corresponderse  con  un  indicador  de  desempeño.  Generalmente,  los  indicadores  se  seleccio‐ nan a partir de puntos críticos u objetivos específicos, pero es posible elegir  uno que responda a varios problemas o designar varios indicadores para un  44

punto crítico determinado. Los indicadores, particulares o generales, depen‐ derán del alcance del proyecto de investigación o desarrollo. Un ejemplo de  indicador a diferentes escalas de impacto es la eficiencia energética de la pro‐ ducción de alimentos. Su incremento en una finca puede a su vez elevar la efi‐ ciencia  a  nivel  de  cooperativa  o  localidad,  incluso  de  la  nación.  Una  baja  eficiencia energética, como punto crítico del sistema, puede guardar relación  con  varios  indicadores  productivos,  con  la  eficiencia  en  el  uso  de  insumos  energéticos, con el empleo racional de los recursos naturales o con la especie  animal o vegetal de que se trate (ver capítulo IV, epígrafe 4.2; capítulo V, epí‐ grafe 5.1 y capítulo VI, epígrafe 6.2). 
  1.3 Diseño de fincas experimentales. El diseño experimental debe coincidir con los  objetivos de estudio y desarrollo tecnológico. Cada diseño de finca puede res‐ ponder  a  distintos  propósitos.  Por  este  motivo,  el  diseño  particular  de  cada  sistema de producción adquiere tanta relevancia. En este caso, la experimen‐ tación  puede  basarse  en  prototipos,  que  no  tendrían  que  ser  replicados  al  constituir patrones de referencia. Es posible realizar investigaciones de dife‐ rentes proporciones de integración ganadería‐agricultura a través de prototi‐ pos (o patrones) bajo distintos diseños diversificados (figura 9) (ver capítulo  IV, epígrafe 4.1; capítulo V, epígrafe 5.1 y capítulo VI, epígrafe 6.3).
B1

B2
A1 A3
A1 A1

A1

A2

A1

A2

A1
A1

A1

A3

A2

A2

B1
A1
A3
B2

A2
E1 E1

A1
E1 E1

E1 E1

A1 A1

A1
A1

A1
E1

A1

E2

E1

E2

100% ganadería

75% ganadería : 25% agricultura

50% ganadería : 50% agricultura

Proporciones de integración ganadería:agricultura respecto al área total de la finca

A1 Áreas de pastoreo A2 Asociaciones A3 Sistema silvopastoril

B1 B2
E1

Caña para forraje King grass Subsistema de cultivos Huerto diversificado

E2

Figura 9. Diseños experimentales para el estudio de sistemas de producción.

45 

1.4  Implementación.  Una  vez  definidos  los  puntos  críticos,  seleccionados  los  indicadores a evaluar y elegido el diseño experimental que se debe seguir,  comienza la etapa de puesta en marcha del proyecto. Implementar un pro‐ yecto de experimentación y desarrollo tecnológico requiere de constantes  ajustes e innovación, sobre todo si esperamos que el resultado sea adapta‐ ble  y  resiliente.  En  el  estudio  de  agroecosistemas  diversos,  integrados  y  autosuficientes,  aún  existen  barreras  fundamentales,  como  la  imposibili‐ dad de capturar de forma precisa todas las interacciones en juego. Para este  fin,  es  necesario  identificar  cuáles  son  los  indicadores  a  nivel  de  sistema  que  mejor reflejan su comportamiento como un  todo, de acuerdo con las  hipótesis  planteadas.  La  determinación  de  los  límites  del  sistema  y  los  subsistemas en análisis, sus características e interacciones, ofrece un am‐ plio rango de posibilidades de evaluación durante la puesta en práctica del  estudio (ver capítulo IV, epígrafe 4.2).    1.5 Monitoreo del comportamiento de indicadores. El comportamiento del sis‐ tema puede ser monitoreado de diferentes maneras. Las labores rutinarias  de  pesaje,  conteo  del  número  de  especies  de  plantas  y  animales,  segui‐ miento  de  factores  relacionados  con  actividades  productivas,  fenómenos  climáticos, descripción de incidencias, entre otros, proporcionan numero‐ sos  elementos  para  el  análisis.  De  la  confiabilidad  que  esperamos  de  los  datos finales depende el rigor con que se realiza el monitoreo. Esto se re‐ laciona también con el nivel de aplicación que deseamos y la repercusión  que puede tener el estudio a escala social. Por ejemplo, en el caso de la de‐ terminación de las características de los suelos, muchas veces simples ob‐ servaciones  o  pruebas  de  campo  son  suficientes  para  determinar  la  estructura  del  suelo,  su  contenido  de  materia  orgánica,  la  estabilidad  de  los agregados, el nivel de humedad u otras propiedades físicas. Sin embargo,  si  deseamos  un  resultado  que  sea  extrapolable  a  condiciones  similares,  debemos aplicar métodos de muestreo y análisis de laboratorio, o descrip‐ ciones  analíticas  siguiendo  metodologías  científicas  que  ofrezcan  mayor  exactitud. Los análisis económicos deben considerar las relaciones mone‐ tarias  propias  de  cada  sistema  y  las  características  intrínsecas  de  las  rela‐ ciones monetario‐mercantiles para cada situación específica. La variabilidad  en los precios de los productos e insumos, las épocas de cosecha, el valor  agregado de las producciones o servicios, el poder adquisitivo, entre otros  factores,  pueden  distorsionar  los  resultados  obtenidos  (ver  capítulo  IV,  epígrafe 4.3).  46

1.6 Evaluación de los indicadores. El análisis y la evaluación de los resultados  experimentales tienen un amplio rango de aplicación, que va desde los análisis  comparativos  simples  hasta  los  complejos,  que  dependen  de  paquetes  es‐ tadísticos. Por ejemplo, la evaluación de la intensidad de la fuerza de trabajo  sobre un sistema agrícola es un  indicador relativamente sencillo de evaluar.  Para este caso, se necesitaría el número de horas por día dedicadas al trabajo  agrícola y dividirlas por el número de hectáreas. Otros índices de productivi‐ dad de la fuerza de trabajo pueden incluir la labor específica que se realiza y  el volumen de la producción global (ver capítulo IV, epígrafes 4.2 al 4.4; capí‐ tulo V, epígrafe 5.2 y 5.3; y capítulo VI, epígrafe 6.4).

ETAPA 2 – Escalonamiento (Evidencia para decisores)

1. Selección de fincas experimentales y comerciales 2. Selección de indicadores 3. Colecta de datos (encuestas) 4. Comparación del comportamiento de indicadores 5. Clasificación de fincas utilizando análisis multivariado 6. Tipología de fincas

2.1 Selección de fincas. Esta puede ser una tarea muy sencilla o muy compleja, en  función  del  rigor  que  se  le  quiera  dar  al  estudio  o  implementación.  Son  muchos los factores que deben tenerse en cuenta para elegir las fincas. El cri‐ terio de los actores locales es muy útil. Sin embargo, este paso debería partir  de una información previa que permita identificar posibles tipologías de fin‐ cas con características conocidas. Para esto, también resulta importante defi‐ nir restricciones y límites dentro de los cuales se desarrollará el estudio y la  representatividad o singularidad como objeto de análisis. La identificación de  tipologías podría ser la manera  más efectiva de agrupar un conjunto de sis‐ temas según los parámetros e indicadores a evaluar. Para poder agrupar tipos  de fincas similares, se necesitará realizar una amplia cantidad de observacio‐ nes  cualitativas  y  cuantitativas  que  permitan  categorizarlas  (ver  capítulo  V,  epígrafe 5.1 y capítulo VI, epígrafe 6.2).    2.2 Selección  de  indicadores.  Seleccionar  indicadores  puede  ser  una  tarea  más  compleja si deseamos que estos reflejen la variabilidad de los sistemas en es‐ tudio. Para ello es muy útil indagar en las posibles relaciones entre los indica‐ dores  y  las  variables  determinadas.  En  algunos  casos  puede  existir  auto‐ correlación,  particularmente  cuando  hay  asociaciones  obvias  que  no  son  el  47 

resultado de algún fenómeno biológico o tecnológico. En estudios de agroeco‐ sistemas bajo condiciones comerciales, se encuentra con mucha frecuencia alta  diversidad y heterogeneidad de factores que varían constantemente en fun‐ ción de las condiciones socioeconómicas y biofísicas. El uso de métodos mul‐ tivariados  para  la  selección  de  indicadores  de  desempeño  y  factores  de  análisis puede ayudarnos a obtener conclusiones más integrales (ver capítulo  IV, epígrafe 4.2; capítulo V, epígrafe 5.3 y apéndice 2.2).    2.3 Colecta de datos. Existen muchos métodos para recopilar información en con‐ diciones de campo, así como una amplia literatura que detalla las característi‐ cas  particulares  de  cada  uno.  Estos  van  desde  los  métodos  de  diagnóstico  rápido y entrevistas semiestructuradas hasta aquellos que son más minucio‐ sos, con encuestas estructuradas  e indicadores de comportamiento preesta‐ blecidos. En estudios de sistemas más específicos o a más largo plazo, pueden  aprovecharse las técnicas analíticas con la asistencia de equipos de medición  o metodologías de estudio más complejas. ECOFAS propone combinar varios  métodos: los cualitativos, los cuantitativos, los de diagnóstico rápido y los de‐ tallados.  Además,  varias  escalas  de  distribución  geográfica:  desde  una  finca  experimental, bajo condiciones controladas, hasta un grupo de fincas prese‐ leccionadas lo largo de todo el país. El costo económico de este tipo de estu‐ dios, que involucra un amplio personal científico‐técnico y que se extiende en  el tiempo, puede ser alto y los recursos no estar disponibles. También se re‐ quiere de un considerable esfuerzo organizativo para lograr los objetivos (ver  capítulo IV, epígrafe 4.1 y capítulo V, epígrafe 5.1).    2.4 Comparación  del  comportamiento  de  indicadores.  A  fin  de  lograr  efectividad  cuando se compara el comportamiento de los indicadores de desempeño, es  necesario  realizar  operaciones  matemáticas  que  permitan  su  normalización  (apéndice 2.2). Sin embargo, comparar sistemas de producción no es una  tarea  fácil,  sobre  todo  porque,  en  condiciones  comerciales  heterogéneas  y  dinámicas, ningún sistema es igual a otro. En estos casos, lo más recomenda‐ ble es comparar el comportamiento de los indicadores entre sí, tomando co‐ mo  unidad  experimental  fincas  que  corresponden  por  sus  características  a  tipologías comunes (ver capítulo V, epígrafe 5.2).    2.5 Clasificación  de  fincas  utilizando  análisis  multivariado.  Los  análisis  multi‐ variados tienen el poder de combinar múltiples factores en estudio. El em‐ pleo  de  análisis  de  componentes  principales  permite  conocer  cuál  es  la  48

importancia  relativa  de  cada  indicador  en  función  de  la  variabilidad  del  sistema.  Un  manejo  apropiado  de  estos  métodos  ofrece  el  tan  buscado  efecto múltiple de los factores en juego dentro de los sistemas diversifica‐ dos. Mediante una correcta utilización de los análisis multivariados, es po‐ sible saber el desempeño de cada indicador o variable ante las demás y en  qué medida cada una explica la relación (ver capítulo V, epígrafe 5.3).     2.6 Tipologías de fincas.  Finalmente,  es posible precisar los tipos de fincas (o  sistemas  de  producción)  teniendo  en  cuenta  sus  características  sobre  la  base  de  información  espacio‐temporal  confiable.  Estas  características,  descritas a nivel de sistema y de sus interacciones internas y con el entor‐ no, constituyen un análisis integral que puede ser extrapolable. Al contar  con tipologías de fincas, pueden hacerse censos que permitan tomar mejo‐ res decisiones políticas a partir de criterios científicos (ver capítulo V, epí‐ grafe 5.3).
1. Selección de fincas comerciales y definición de puntos críticos 2. Diagramas de infraestructura y bio-recursos 3. Caracterización del sistema y selección de indicadores 4. Monitoreo de indicadores para la colecta de datos 5. Evaluación del comportamiento de indicadores 6. Análisis integrado y formulación de alternativas para el mejoramiento de los sistemas de producción

ETAPA 3 – Aplicación (Identificacion de estrategias locales)

La etapa 3 constituye la integración y aplicación de las metodologías de análisis de  las dos fases anteriores. Cada uno de los pasos a seguir debe ser adaptado según  las características y condiciones del sistema objeto de estudio. El objetivo final de  esta  etapa  es  identificar  estrategias  agroecológicas  locales  y  lograr  un  entendi‐ miento detallado de las mejores alternativas en términos de: 1) diseño de recursos  y procesos, 2) manejo de la producción animal y de cultivos, y 3) adaptabilidad a  las condiciones bioclimáticas y socioeconómicas imperantes.  La  identificación  de  estas  estrategias  se  traduce  en  formular  alternativas  viables para mejorar los sistemas de producción agrícola en la finca, cooperativa o  región.  En  el  proceso  continuo de diseño,  evaluación  y  reformulación de las va‐ riantes  más  apropiadas,  estas  alternativas  deben  ser  aplicadas  y  adaptadas  de  forma cíclica; y su efectividad, monitoreada sistemáticamente (ver capítulo VI). 

49 

 

IV. Conversión de sistemas   ganaderos especializados   en sistemas integrados* 

Entre 1960 y 1990 la ganadería cubana estuvo basada en sistemas especiali‐ zados  de  altos  insumos  que  aplicaban  tecnología  de  avanzada  para  producir  leche  y  carne  mediante  sistemas  intensivos  e  industriales.  Las  estrategias  de  desarrollo concentraban la atención en tres aspectos fundamentales: genética,  infraestructura  y  alimentación  animal  (Pérez,  1999).  Como  resultado,  la  pro‐ ducción  lechera  llegó  a  alcanzar  unos  mil  millones  de  litros  por  año  (ANPP,  1991).  Sin  embargo,  esta  era  todavía  insuficiente  e  ineficiente,  tanto  desde  el  punto  de  vista  financiero  como  energético  (Monzote  et  al.,  2002).  Se  estima  que  en  los  años  ochenta,  en  el  pico  de  la  producción  ganadera  industrial,  el  balance entre la energía producida (en forma de leche y carne)  y la invertida  (insumos) era de 0.17, es decir, solo una sexta parte de la energía consumida  por  los  sistemas  productivos  se  convertía  en  productos  agrícolas  (Funes‐ Monzote, 1998). Los principales insumos energéticos eran fertilizantes y pestici‐ das  (40%),  seguidos  por  melaza  y  otros  productos  derivados  de  la  industria  azucarera (25%), concentrados (20%), combustible (14%) y mano de obra (1%). 

* Una  versión  en  inglés  de  este  capítulo  fue  publicada  en  F ERNANDO  R.  FUNES‐MONZOTE,  MARTA 
MONZOTE,  EGBERT  A.  LANTINGA  Y  HERMAN  VAN  KEULEN:  «Conversion  of  specialised  Dairy  Farming  Systems  into  sustainable  Mixed  Farming  Systems  in  Cuba»,  International  Journal  of  Environ­ ment, Development and Sustainability, No. 11, 2009b, pp. 765‐783. Open access, DOI: 10.1007/  s10668‐008‐9142‐7.

51 

Los cuantiosos recursos empleados en infraestructura,4 los costos de importa‐ ción  de  ganado,  los  sistemas  de  riego  y  otros  componentes  energéticos  de  la  ganadería industrial, no fueron considerados dentro de este cálculo.  El modelo de producción ganadero de altos insumos se sostenía desde el  punto de vista financiero y material gracias a los favorables términos del co‐ mercio con los países socialistas europeos, en particular con la URSS. Por otra  parte, los sistemas intensivos de producción ganadera, en combinación con el  monocultivo  a  gran  escala,  no  solo  condujeron  a  una  extensa  deforestación,  sino también provocaron la erosión de los suelos y la pérdida de biodiversidad  (CITMA, 1997). Estos son algunos de los factores que generalmente se obvian  en los análisis económicos o energéticos, pero que deberían considerarse dentro  de un enfoque más integral de la producción agrícola y pecuaria.  El reconocimiento de la ineficiencia financiera y energética de los siste‐ mas  especializados  convencionales  y  sus  negativos  impactos  ambientales,  combinado con la creciente escasez de capital y de insumos, forzó el desarrollo  de nuevos enfoques en la producción animal. Esta situación se convirtió tam‐ bién  en  un  reto  para  los  investigadores,  al  buscar  sistemas  productivos  de  leche y carne más eficientes y sostenibles (Monzote et al., 2002). Se probaron  diversas  tecnologías,  entre  ellas  el  uso  de  leguminosas  puras  en  bancos  de  proteínas o en asociaciones gramíneas‐leguminosas, los sistemas silvopastori‐ les,  los  biofertilizantes  y  la  selección  de  especies  de  pastos  adaptadas  a  dife‐ rentes  regiones,  entre  otras.  La  limitante  fundamental  para  la  adopción  de  estas tecnologías radicó en su aplicación de forma aislada y, en la mayoría  de los  casos, en la falta de una perspectiva integradora. Un enfoque de siste‐ mas para el desarrollo de modelos de producción ganadera más productivos y  sostenibles, basados en los principios de la integración ganadería‐agricultura,  surge como una propuesta promisoria ante la nueva situación.  La  existencia  de  especies  altamente  productivas  (aquellas  que  realizan  el sendero fotosintético C4), la alta diversidad de especies apropiadas para la  agricultura y la posibilidad de cultivar durante todo el año, confieren a países  tropicales  como  Cuba  un  alto  potencial  para  producir  biomasa  y  desarrollar  sistemas  integrados.  Estas  ventajas  naturales,  aprovechadas  mediante  el  uso  de cultivos ricos en energía y proteína, así como la inclusión  de árboles legu‐ minosos multipropósito, permiten diseñar sistemas agrícolas con un potencial  insospechado.  La  aplicación  de  estas  variantes  ha  estado  localizada  básica‐
4 Más de tres mil instalaciones ganaderas fueron construidas a un costo promedio unitario de  dos millones de dólares. 

52

mente en áreas menos favorecidas —desde el punto de vista socioeconómico y  ambiental—,  donde  la  falta  de  insumos  externos  obligó  a  los  productores  a  adoptar  sistemas  integrados  para  lograr  el  sustento  con  limitados  recursos  naturales disponibles (Altieri, 2002; Pretty et al., 2003; Van Keulen, 2005). Sin  embargo,  los  sistemas  integrados  también  han  sido  desarrollados  en  condi‐ ciones  más  favorables,  con  sistemas  orientados  al  mercado,  principalmente  bajo la presión de condiciones socioeconómicas, la sensibilidad hacia los asun‐ tos  ambientales  y  las  demandas  de  los  consumidores  (Lantinga  et  al.,  2004;  Van Keulen y Schiere, 2004).  A  pesar  del  éxito  de  muchos  sistemas  diversificados  de  bajos  insumos,  convertir las grandes fincas de monocultivo en sistemas integrados a pequeña  y mediana escala es todavía un gran reto para Cuba. Las mayores limitaciones  han sido la baja densidad de población en áreas rurales, la falta de capital y de  insumos, así como la ausencia de infraestructura apropiada para la producción  ganadera a pequeña escala. Además, y quizás por la escasez de información y  la resistencia al cambio, aún resulta difícil convencer a los dirigentes sobre la  necesidad  de  los  sistemas  integrados,  no  solo  como  una  «alternativa»,  sino  como  una  estrategia  avanzada  para  el  desarrollo  futuro  del  sector  ganadero.  De ahí que aún se necesiten estudios a largo plazo con los que se pueda ganar  conocimiento sobre el desempeño de los sistemas integrados, así como evaluar  diferentes combinaciones ganadería‐agricultura en un marco espacio‐temporal  que permita mostrar claramente sus ventajas.  Con  el  fin  de  apoyar  esa  estrategia,  el  estudio  que  se  describe  en  este  capítulo se diseñó como la primera fase de un proyecto más amplio a nivel na‐ cional.  Su  propósito  consistió  en  evaluar  la  conversión  de  sistemas  ganaderos  especializados de bajos insumos  en sistemas integrados ganadería‐agricultura.  Para  lograr  este  objetivo,  se  supervisó  la  dinámica  de  quince  indicadores  agroecológicos y financieros durante un período de seis años. La meta final fue  identificar estrategias para el  diseño de sistemas integrados,  como base para  la producción ganadera sostenible en Cuba.  

4.1 Metodología experimental  El estudio se llevó a cabo entre 1995 y 2000 en el Instituto de Investigaciones  de  Pastos  y  Forrajes,  ubicado  al  oeste  de  La  Habana,  sobre  suelos  Ferralítico  Rojo típico éutrico (Hernández et al., 1999). La precipitación anual en el lugar  del experimento oscila entre 1 300 y 1 500 mm, de los cuales aproximadamente  53 

el 70% cae entre mayo y octubre (estación lluviosa). La temperatura promedio  es de 26.9°C en la estación lluviosa y de 23.3°C en la seca. La humedad relativa  fluctúa  entre  82  y  85%,  y  alcanza  los  valores  más  altos  durante  la  época  de  mayores precipitaciones.     Diseño de prototipos  Se establecieron dos fincas integradas prototipo, cada una de una hectárea, en  áreas de pastos de una finca ganadera especializada de quince hectáreas que  había sido gestionada durante unos cinco años con altos insumos externos —es  decir,  fertilizantes,  concentrados,  alimentos,  maquinaria—  y  bajos  niveles  de  productividad  (rendimientos  de  aproximadamente  1.5  t  de  leche/ha/año).  Para los propósitos de este estudio, los datos colectados durante el último año  de  funcionamiento  de  esta  finca,  que  representa  una  unidad  ganadera  típica  del país, se consideraron año cero de conversión. En las dos fincas integradas,  el 25% (C25) y el 50% (C50) del área total, respectivamente, se destinó a cul‐ tivos. En las figuras 10a y 10b se describen los diseños de las fincas integradas  y  las  prácticas  de  manejo.  Los  subsistemas  ganaderos  incluyeron  los  pastos  puros (A1) y las asociaciones gramínea‐leguminosa (A2), tanto en C25 como en  C50. En C25 se estableció, además, un subsistema silvopastoril (A3).  Las  leguminosas  en  A2  fueron  establecidas  a  25  cm  de  distancia  en  el  área de pastos original con cultivo mínimo; mientras que el sistema silvopas‐ toril se estableció con árboles de leguminosas en A3. El campo A1 en C50 fue  resembrado con king grass, después de eliminar con el arado los pastos origi‐ nales  y  sembrar  cercas  vivas  de  leucaena.  Las  áreas  forrajeras  en  los  subsis‐ temas ganaderos (B1 y B2) de C25 y en los subsistemas de cultivos (E1 y E2) de  ambas fincas se establecieron arando después de levantar el pastizal con pas‐ toreo  intensivo.  Se  utilizó  ganado  Siboney,  una  raza  cruzada  5/8  Holstein‐ Friesian y 3/8 de Cebú cubano.   Durante el estudio, en la finca C25 se mantuvieron una o dos vacas, de‐ pendiendo de la disponibilidad de pasto, y solo una en C50. Los terneros naci‐ dos  se  criaron  durante  cuatro  meses  en  un  sistema  de  amamantamiento  restringido  y  luego  fueron  vendidos.  La  leche  consumida  por  los  terneros  no  se incluyó en los datos de la producción, solo el peso vivo al ser vendidos. Los  tratamientos  veterinarios  estuvieron  basados  en  métodos  convencionales.  Además,  se  implementaron  prácticas  naturales,  como  el  uso  de  hongos  ento‐ mopatógenos  Verticillium  lecanii  (Rijo,  1996),  y  la  vacuna  Gavac  para  el  con‐ trol de garrapatas en el ganado (Boue et al., 1999).      54

 
Tipo de finca Área (ha) Carga animal (UGM/ha)* C25 1 1.8 (2.5)

A1 D E2

A1

B2 C

A1

A1

E1

E1

E1

B1

A3

A2

Referencia A1 A2 A3 Subsistema ganadero

Uso del suelo Pastos puros

FAT** Características de manejo 35% Pastoreo rotacional, postes vivos de gliricidia (pasto estrella y hierba guinea). Pastoreo rotacional (pasto estrella y hierba guinea, soya, centrosema, teramnus). Pastoreo restringido. Poda para el suministro fresco durante todo el año y hojas para heno (árboles de leucaena) y asociaciones gramínealeguminosa (hierba guinea-teramnus). Sistema de corte y acarreo durante la estación seca. Las hojas permanecen en el campo. Corte de ramas. Sistema de corte y acarreo todo el año.

Asociación gramí- 10% nea-leguminosa Subsistema silvopastoril 10%

B1

Caña de azúcar

10%

B2 C D E1 Subsistema cultivos ***

King grass

10%

Manga. Acceso libre para beber agua y áreas de pastos. Establo abierto con bebederos. Suministro de forrajes frescos y heno. Colecta de estiércol fresco en el establo para elaborar compost. Cultivos anuales 20% Mezcla de cultivos en rotación (maíz/ frijoles, maíz/calabaza, maíz/frijoles/yuca) y abonos verdes (canavalia y mucuna). Vegetales, árboles frutales, especies y plantas medicinales fertilizadas con humus de lombriz y compost producido con el estiércol colectado, residuos de cosecha y alimento rechazado. Pila de compost.

E2

Huerto diversificado

5%

Figura 10a. Prototipo de finca integrada con 25% de cultivos (C25). En el esquema las áreas sombreadas representan el subsistema de cultivos y las áreas en blanco, el ganadero.
* UGM: unidad animal de 450 kg de peso vivo; entre paréntesis se representa el valor de UGM por hectárea ganadera. ** Fracción del Área Total de la finca. *** Uso de fertilizantes producidos en la finca (ej., compost y humus de lombriz). Árboles frutales sembrados entre los campos. Residuos de cosecha colectados para la alimentación animal. Uso de animales para la preparación y cultivo del suelo.

55 

Tipo de finca Área (ha) Carga animal (UGM/ha)*

C50 1 1 (2)

E1 D E2

E1

E1 C

A2

A2

A2

E1

E1

A1

A2

A2

Referencia A1 Subsistema ganadero A2 C D E1 Subsistema cultivos *** E2

Tipo de uso del suelo Pastos puros

FAT** Características de manejo 10% Pastoreo diferido. Postes vivos de leucaena, king grass. Pastoreo rotacional (brachiaria, hierba guinea/ kudzú tropical, glicine, centrosema, teramnus).

Asociación gramí- 40% nea-leguminosa

Manga. Acceso libre para beber agua y áreas de pastos. Establo abierto con bebederos. Suministro de forrajes frescos y heno. Colecta de estiércol fresco en el establo para elaborar compost. Cultivos anuales Huerto diversificado 45% Rotación de cultivos (maíz/frijoles, maíz/ maní, maíz/frijoles/yuca) y abonos verdes (canavalia, frijol mungo y mucuna). Vegetales, árboles frutales, especies y plantas medicinales fertilizadas con humus de lombriz y compost producido con el estiércol colectado, residuos de cosecha y alimento rechazado. Pila de compost.

5%

Figura 10b. Prototipo de finca integrada con 50% de cultivos (C50). En el esquema las áreas sombreadas representan el subsistema de cultivos y las áreas en blanco, el ganadero.
* UGM: unidad animal de 450 kg de peso vivo; entre paréntesis, el valor de UGM por hectárea ganadera. ** Fracción del Área Total de la finca. *** Uso de fertilizantes producidos en la finca (compost y humus de lombriz). Árboles frutales sembrados entre los campos. Residuos de cosecha colectados para la alimentación animal. Uso de animales para la preparación y cultivo del suelo.

El estiércol colectado (aproximadamente 10 kg/vaca/día) y toda la bio‐ masa  disponible,  como  los  residuos  de  cosecha,  alimento  animal  rechazado,  malas hierbas y algunas leguminosas frescas, se usaron para mulch y compost.  Para  el  compostaje  se  siguieron  los  métodos  estático  o  aeróbico  y  el  vermi‐ compost, con lombriz roja californiana a partir de métodos descritos por Ramón  Cuevas et al. (1987). El control de la calidad del compost incluyó análisis quími‐ cos y mediciones de temperatura de manera periódica.  56

4.2 Evaluación de indicadores agroecológicos y financieros     Durante seis años se supervisaron quince indicadores agroecológicos y finan‐ cieros  (tabla  9).  Los  criterios  de  selección  fueron:  1)  puntos  críticos  para  el  desarrollo sostenible de la producción ganadera (De Wit et al., 1995), es decir,  aspectos relevantes  que  pueden limitar el desempeño de los sistemas  ganade‐ ros;  2)  principales  problemas  ambientales  identificados  en  la  Estrategia  Na‐ cional Ambiental cubana (CITMA, 1997); y 3) resultados y valoraciones previas  de  Monzote  y  colaboradores  (1999)  en  el  proyecto  nacional  de  investigación  0800058 CITMA «Desarrollo de diseños para la integración ganadería‐agricultura  a pequeña y mediana escala».  Todos  esos  indicadores  se  calcularon  sobre  una  base  anual  para  pe‐ ríodos  que  acababan  el  31  de  octubre,  coincidiendo  con  el  fin  de  la  estación  lluviosa. Se calculó la productividad del sistema (rendimientos por producto,  es decir, frutas, cosechas, productos animales, producción de energía y proteí‐ na por hectárea, número de personas que pueden ser alimentadas) y se reali‐ zaron balances energéticos con el sistema computarizado ENERGÍA (apéndice 4),  desarrollado para los propósitos de este estudio (Sosa y Funes‐Monzote, 1998).    4.2.1 Biodiversidad   Los indicadores de biodiversidad seleccionados abarcan tres aspectos: riqueza  de especies, diversidad de la producción y diversidad de árboles. Ellos se rela‐ cionan  estrechamente  con  dos  de  los  mayores  problemas  ambientales  aso‐ ciados a los modelos de monocultivo agrícola que el Estado cubano ha identifi‐ cado: la pérdida de biodiversidad y la deforestación.  Las  fincas  convertidas  se  caracterizaron  por  la  presencia  de  un  gran  número de plantas y especies animales, aproximadamente seis veces las con‐ tabilizadas al principio del estudio (tabla 10). En el diseño de las fincas inte‐ gradas se introdujeron granos, raíces y tubérculos, vegetales, árboles y nuevas  especies de pastos y forrajes. Esto permitió adaptar la ración  animal durante  el año, en concordancia con las características de la estación  climática, sobre  todo la lluvia, y las fluctuaciones asociadas a la producción de pastos, uno de  los principales problemas de los sistemas  tropicales de producción ganadera  (Funes, 1979).  El  índice  de  Margalef,  que  mide  la  riqueza  de  especies  al  combinar  el  número de especies en el sistema con el número de individuos, alcanzó valores  de  9.1  y  10.4  en  las  fincas  convertidas,  gracias  a  la  gran  cantidad  de  especies  presentes (44 y 52, respectivamente). En el año cero, con solo ocho especies de  57 

Tabla 9. Indicadores agroecológicos y financieros
Criterio de análisis Indicador Unidad
Índice de Margalef*

Método de cálculo
Incluye especies de cultivos, árboles y animales domésticos; se excluye la biota del suelo, la vegetación espontánea y otras plantas y animales silvestres. Incluye la producción total de cada producto agrícola o pecuario y la total del sistema. Incluye número de especies de árboles frutales, maderables y postes vivos. Producción total de leche de la finca. Producción de leche respecto al área forrajera de la finca (ej., áreas de pastoreo, asociaciones gramíneas-leguminosas, forraje de corte y sistemas silvopastoriles). Energía total en los productos cosechados. Proteína total en los productos cosechados.

1. Diversidad Riqueza de especies

Diversidad de la producción Diversidad de árboles 2. Productividad Rendimiento de leche Rendimiento de leche por área forrajera Salidas energéticas Salidas proteicas 3. Uso de la energía Total de insumos energéticos Intensidad de fuerza de trabajo Costo energético de la producción de proteína Eficiencia energética 4. Comportamiento financiero Valor neto de la producción

Índice de Shannon* Índice de Shannon* t/ha/año t/ha/año

GJ/ha/año kg/ha/año GJ/ha/año

Valor energético de todos los insumos utilizados directamente para propósitos productivos. h/ha/día Tiempo empleado en actividades productivas en la finca. MJ/kg Energía empleada para la producción dividido por la proteína total producida: total de insumos energéticos x1000 / salidas proteicas. GJ salidas/ Balance entre la energía producida y la energía GJ entradas empleada en la producción de alimentos. Miles CUC /ha/año** Valor neto de la producción = valor de la producción total – impuesto a las ventas (5%) – pérdidas post-cosecha (5%) – precio en la finca.*** Margen bruto = valor neto de la producción – Costos totales de producción (costos fijos + costos variables). Beneficio/costo = valor neto de la producción / costos totales de producción (costos fijos + costos variables). Cantidad de compost aplicado a las áreas de cultivo.

Margen bruto

Relación beneficio/costo

5. Uso de nutrientes Uso de fertilizantes orgánicos

t/ha/año

* Para el cálculo de los índices de Shannon y Margalef, consúltese Gliessman (2001). ** 1 CUC (Peso Cubano Convertible); 1 CUC = 24 CUP (Peso Cubano). *** Se consideró que los precios al por mayor eran 70% del precio minorista. Las fluctuaciones de los precios de los productos y las dificultades para obtener precios mayoristas confiables, hizo necesaria tal estimación.

58

Tabla 10. Comportamiento de los indicadores agroecológicos y de productividad en la producción especializada (año base) y para las dos fincas integradas (C25 y C50) promediados en un período de seis años

Sistema de producción Unidades Año base 1.6(8)** 0.2 (2) 0 (0) 1.8 1.8 7.2 91.0 1.9 3.1 34.1 2.3 14.8 9.6 5.3 4.98 3.43 1.59 10.4 (52) 1.7 (23) 1.7 (204) 2.4 3.1 16.4 133.5 3.9 2.0 0.55 0.37 0.06 0.95 1.25 2.63 36.94 1.50 0.93 C25 desv. est. Índice de Margalef* Índice de Shannon* Índice de Shannon* t/ha/año t/ha/año GJ/ha/año kg/ha/año GJ/ha/año hr/ha/día MJ/kg GJ salidas/GJ entradas Miles CUC/ha/año C50 9.1(44) 2.0 (17) 1.5 (131) 2.0 4.0 27.1 191.3 5.7 2.8 14.9 9.8 5.0 desv. est. 1.59 0.17 0.10 0.50 0.99 5.89 42.90 1.17 0.59 2.06 2.10 1.98

Indicadores

Riqueza de especies Diversidad de la producción Índice de diversidad de árboles Rendimiento de leche Rendimiento de leche por área forrajera Salidas energéticas Salidas proteicas Total de insumos energéticos Intensidad de la fuerza de trabajo Costo energético de la producción de proteína Eficiencia energética Uso de fertilizantes orgánicos

* Para el cálculo de los índices de Shannon y Margalef, consúltese Gliessman (2001). Desv. est.: desviación estándar de la media.

** Entre paréntesis se encuentran los números absolutos promedio de especies, productos y árboles.

59 

pastos, el valor fue de 1.6. Este índice proporciona una medida más significati‐ va de la diversidad a nivel de la finca que el simple cálculo del número total de  especies. La gran cantidad de plantas y especies animales se asoció con la alta  diversidad  de  producción  (17  y  23  productos,  respectivamente),  comparado  con solo dos productos (leche y carne) antes de la conversión.  Ambas  fincas  se  caracterizaron  por  un  elevado  número  de  árboles  por  hectárea  (131  y  204,  respectivamente)  que  fueron  fuente  de  forraje  para  los  animales y sirvieron como cercas vivas y frutales. Los árboles son un compo‐ nente  importante  en  los  sistemas  integrados  tropicales.  Investigaciones  desarrolladas en Cuba y América Central (Benavides, 1998; Hernández et al.,  2001) han reportado incrementos en la producción de leche y carne, así como  mejoras en el bienestar animal en los sistemas ganaderos tras la introducción  de  árboles,  sobre  todo  de  leucaena  y  otras  especies  leguminosas.  De  hecho,  nuestros  resultados  indican  que  los  árboles,  como  componentes  importantes  en la diversificación de los sistemas integrados, tuvieron un efecto positivo en  la  productividad  del  sistema  en  lo  que  se  refiere  al  rendimiento  de  leche,  energía  y  proteína.  Las  raíces  profundas  de  los  árboles  «bombean»  los  nu‐ trientes  del  subsuelo  y  contribuyen  sustancialmente  al  reciclaje  hacia  las  ca‐ pas superficiales (Breman y Kessler, 1995).   Los  indicadores  de  diversidad  de  producción  y  diversidad  de  árboles  aparecen  representados  en  el  índice  de  Shannon,  que  combina  el  número  de  productos  o  de  especies  de  árboles  (diversidad)  con  el  rendimiento  por  pro‐ ducto,  o  el  número  de  individuos  por  especies  (abundancia).  Los  valores  del  índice de Shannon tienden a ser mayores cuando la distribución de especies e  individuos  es  más  equitativa,  y  para  los  ecosistemas  naturales  relativamente  diversos puede ser entre 3 y 4 (Gliessman, 2001). En las fincas integradas eva‐ luadas se alcanzaron elevados índices de diversidad de producción (1.7‐2.0) y  diversidad  de  árboles  (1.5‐1.7),  en  comparación  con  el  año  cero,  cuando  la  diversidad de producción fue de 0.2 y no existían árboles. Estos valores fueron  considerablemente  superiores  (hasta  0.48)  que  los  calculados  para  agroeco‐ sistemas hipotéticos diversificados, con dos o tres especies y alta uniformidad.  Para el análisis de la diversidad del agroecosistema, la aplicación de los  índices  de  Shannon  y  Margalef  —originalmente  desarrollados  para  evaluar  ecosistemas naturales—  podría mejorar la percepción sobre  la forma en  que  la diversidad de cultivos y animales contribuye al incremento de la producti‐ vidad,  la  eficacia  y  los  indicadores  financieros  de  los  sistemas  integrados.  El  aumento  en  la  diversidad  de  plantas  también  influyó  en  otros  aspectos  de  la  diversificación. En las dos fincas integradas se identificaron  quince enemigos  60

naturales que controlan las plagas potenciales (Pérez‐Olaya, 1998). Los culti‐ vos perennes, como el caso de los pastos, la gliricidia y la leucaena, actuaron  como hospederos alternativos para los enemigos naturales de las plagas agrí‐ colas. Estas observaciones concuerdan con las de Vandermeer  et al. (1998) y  Altieri (1999), en cuanto a que la diversificación estimula la aparición de ene‐ migos naturales que controlan las plagas y de esta forma contribuyen a la sos‐ tenibilidad de los sistemas agrícolas. Incluso, estudios realizados en las fincas  experimentales mostraron que la biodiversidad de la fauna del suelo y la acti‐ vidad de la biota del suelo (ciempiés y lombrices de tierra) aumentaron tras la  conversión a sistemas integrados (Rodríguez, 1998).    4.2.2 Productividad   La productividad es probablemente el indicador más usado en los análisis del  rendimiento  agrícola.  En  este  estudio  se  emplearon  cuatro  indicadores  para  evaluar la productividad de la finca: a) producción de leche por unidad de área  de  la  finca,  b)  producción  de  leche  por  unidad  de  área  de  forraje,  c)  salidas  energéticas y d) salidas proteicas.   Resultó inesperado que el rendimiento de leche por unidad de área de la  finca fuera ligeramente superior que antes de la conversión, teniendo en cuen‐ ta que entre el 25 y el 50% del área total se destinó a cultivos y, por lo tanto,  no se utilizó para producir alimento animal. Este aumento se debió a la intro‐ ducción de varias innovaciones en las fincas integradas; por ejemplo, el cultivo  de forrajes perennes de alto rendimiento, las asociaciones gramínea‐leguminosa  y de árboles leguminosos, y el empleo de residuos de cosechas como alimento  animal.  Esto  dio  como  resultado  más  y  mejor  alimento  animal  a  lo  largo  del  año y proporcionó un alto rendimiento de leche por unidad de área forrajera  después de la conversión.  Debido a que el gobierno cubano ha definido que la tarea social del sec‐ tor ganadero es «producir leche para los grupos sociales más vulnerables de la  población, como niños, ancianos y personas enfermas», el incremento produc‐ tivo  es  una  prioridad  política.  Sin  embargo,  las  limitaciones  biofísicas  y  so‐ cioeconómicas han reducido la producción lechera total en Cuba  a alrededor  de  un  tercio  de  la  alcanzada  en  los  años  ochenta  (González  et  al.,  2004).  Ac‐ tualmente, el rendimiento promedio anual en las unidades ganaderas especia‐ lizadas  no  excede  de  1  t  de  leche  por  hectárea  de  tierra  cultivable  (MINAG,  2006).  Algunas  investigaciones  han  mostrado  que  en  la  ganadería  comercial,  basada  en  el  empleo  de  pastos  y  niveles  medios  de  concentrados,  bajo  un  «manejo  excelente»,  es  posible  producir  hasta  3  t/ha  (García  Trujillo,  1983).  61 

En el año cero de este estudio, el sistema especializado original produjo 1.8 t/ha,  mientras en las fincas integradas se alcanzaron rendimientos de leche anuales  por unidad de área forrajera entre 3.1 y 4 t/ha.  En cuanto a la producción total —expresada en energía y proteína, los  dos componentes principales de la nutrición humana—, en las fincas integradas  se superaron los rendimientos ganaderos obtenidos al inicio del estudio y se  incorporaron  las  producciones  agrícolas.  En  la  finca  C50  se  obtuvieron  las  mayores producciones de energía (27.1 GJ/ha/año) y proteína (191.3 kg/ha/año),  asociadas a la alta producción agrícola «adicional». La productividad también  se  expresa  en  relación  con  el  número  de  personas  que  el  sistema  puede  ali‐ mentar a través de su producción energética y proteica durante un año. Estos  indicadores son muy útiles para conocer hasta qué punto el sistema tiene un  impacto real en la alimentación de la población.   Al promediar el período de seis años, en la finca C25 la energía produci‐ da  fue  suficiente  para  alimentar  adecuadamente  a  cuatro  personas;  y  con  la  proteína, hasta cinco. En C50 esas cifras fueron de seis y ocho, respectivamen‐ te. Estos resultados son dos veces más altos que los reportados en la literatura  para  sistemas  ganaderos  especializados  de  mediana  intensidad  (Spedding,  1988; Beets, 1990) y por lo menos cuatro veces superiores a los alcanzados en  la actualidad por los sistemas ganaderos predominantes en Cuba.      4.2.3 Uso de energía   Fuerza de trabajo  La productividad de la fuerza de trabajo humana es un indicador esencial para  evaluar el desempeño de las fincas ganaderas integradas, debido a la escasez  de  este  «recurso»  en  las  áreas  rurales.  Aunque  se  implementaron  planes  in‐ tensivos para la mano de obra, en la práctica esta disminuyó gradualmente en  la  finca  C25,  mientras  que  en  la  C50  mostró  un  comportamiento  parabólico  con un máximo en el tercer año (figura 11a). Paralelamente, la producción se  mantuvo y, por consiguiente, la productividad de la fuerza de trabajo aumentó.     La  mayor  demanda  de  fuerza  de  trabajo  en  ambas  fincas  durante  los  primeros años puede atribuirse al mayor número de actividades agrícolas que  es  preciso  realizar  durante  la  etapa  de  establecimiento,  tales  como  sembrar  leguminosas en áreas de pastoreo, convertir áreas de pastoreo en tierra culti‐ vable, cercar, plantar árboles, establecer sistemas de rotación de cultivos, con‐ trolar  las  plagas,  etc.  Durante  los  seis  años  la  fuerza  de  trabajo  total  fue  inferior en C25 que en C50, por ser mayor el área agrícola de esta última.   62

8 7 6 horas/ha/día
GJ/ha/año

4.0 3.5 3.0 2.5 2.0 1.5 1.0 0.5 0.0

5 4 3 2 1 0 1 2 3 Año 4 5 6

1

2

3

 

Año

4

5

6

 

a) Intensidad de la fuerza de trabajo
16 14 salidas/entradas 12 10 8 6 4 2 0 1 2 3 Año 4 5 6

b) Total de insumos energéticos
45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 1 2 3 Año 4 5 6

c) Eficiencia energética

d) Salidas energéticas

Figura 11. Dinámica de la intensidad de fuerza de trabajo humana (a), total de insumos energéticos (b), eficiencia energética (c) y salidas energéticas (d) en fincas integradas con 25% y 50% de área agrícola, luego de la conversión de un sistema ganadero basado en pastos. Líneas discontinuas: C25. Líneas continuas: C50.

Los resultados son relevantes para los tres segmentos principales de la  producción ganadera cubana actual:  
 

1)  El  creciente  sector  de  pequeños  productores  a  quienes  el  Estado  ha  conferido tierras en usufructo, y que utilizan rigurosamente los recursos  disponibles con métodos intensivos en fuerza de trabajo. 
 

2)  El  sector  de  los  agricultores  pequeños,  que  cultivan  tierra  privada  y  producen individualmente u organizados en Cooperativas de Créditos y  Servicios  (CCS)  y  en  Cooperativas  de  Producción  Agropecuaria  (CPA)  a  niveles aceptables de productividad, pero en la mayoría de los casos con  bajas proporciones de integración ganadería‐agricultura.  63 

GJ/ha/año

3) Las UBPC, creadas a partir de 1993 bajo la Ley 142, que reguló la sub‐ división en unidades más pequeñas de las áreas ganaderas estatales, lo  que ha sido favorable para implementar sistemas productivos diversifi‐ cados y un modelo de finca familiar.     En  total,  estos  tres  segmentos  abarcan  aproximadamente  4.2  millones  de  hectáreas  de  tierra  agrícola.  Sin  embargo,  según  estimados  de  la  ONE,  el  área  de  tierra  ociosa  es  de  alrededor  de  3  millones  de  hectáreas,  es  decir,  la  mitad del área agrícola (ONE, 2007), de las cuales la mayor parte pertenece a  UBPC y empresas estatales.  Existe un debate nacional acerca de cuáles serían las estrategias más re‐ comendables para el uso de estas vastas extensiones de tierra.  Las experien‐ cias  de  este  estudio  indican  que  es  necesario  promover  estrategias  de  desarrollo  de  fincas  integradas,  diversificadas  y  autosuficientes,  tanto  a  pe‐ queña y mediana como a gran escala. Bajo estas condiciones, no  tiene mucha  importancia si se emplean métodos intensivos o extensivos, lo esencial es que  las estrategias sean ambientalmente apropiadas y se utilicen recursos locales.  En  todos  los  escenarios  pueden  aplicarse  numerosas  prácticas  de  manejo  de  probada  efectividad  y  con  bajos  insumos  externos,  baja  intensidad  de  fuerza  de trabajo y alta eficiencia. Sin embargo, continúa siendo una meta simplificar  las  actividades  de  manejo,  considerando  que  la  disponibilidad  de  mano  de  obra es aún una limitación primaria, debido al envejecimiento de la población  y al éxodo hacia áreas urbanas.    Insumos energéticos   El aumento de la eficiencia en el uso de los insumos se identificó como  un objetivo importante en el manejo de las fincas integradas prototipo. El re‐ ducido tamaño de las dos fincas experimentales permitió usar tracción animal  y fuerza de trabajo intensiva, en sustitución de las operaciones mecanizadas.  La fuerza de trabajo humana fue la mayor entrada energética en ambas fincas,  que fueron diseñadas como sistemas de manejo intensivo, mientras los otros  componentes (petróleo y alimento animal) representaron alrededor del 20%  del total (figura 12).   En  la  finca  C25,  los  insumos  energéticos  disminuyeron  de  forma  lineal  con el tiempo transcurrido desde el establecimiento del sistema integrado. Por  su parte, la C50 tuvo un comportamiento parabólico con un máximo en el tercer  año, en paralelo con la fuerza de trabajo (figura 11b). En la finca C25, donde se  dedica un área menor a la producción agrícola, estos resultados fueron menores.  64

4.0 3.5 3.0 GJ/ha/año 2.5 2.0 1.5 1.0 0.5 0.0
Figura 12. Uso promedio de los insumos energéticos en fincas integradas con 25% y 50% de área agrícola en un período de seis años luego de la conversión de un sistema ganadero especializado. Las barras de error indican la desviación estándar de la media.
Trabajo humano Trabajo animal Petróleo y alimentos Total de insumos energéticos

Alcanzar  altos  niveles  de  producción  con  la  menor  cantidad  posible  de  insu‐ mos (Hilhorst et al., 2001) sería una ventaja bajo las condiciones de escasez de  suministros  que  prevalecen  en  Cuba.  Este  es  un  argumento  fuerte  a  favor  de  los sistemas integrados, incluso cuando la situación económica mejore.  Eficiencia energética  La alta eficiencia energética lograda  por las fincas integradas fue el principal  resultado luego de transformar parte del área de pastizales en  tierra cultiva‐ ble,  lo  que  incrementó  las  salidas  energéticas  totales,  mientras  los  insumos  energéticos se redujeron (apéndice 2, tabla 2.4). La eficiencia energética mues‐ tra  una  tendencia  al  crecimiento  con  el  tiempo  después  de  la  conversión  en  ambas  fincas,  fenómeno  que  se  asocia  a  la  disminución  gradual  de  insumos,  principalmente en forma de trabajo humano, en tanto el rendimiento energé‐ tico se mantuvo estable (figura 12).   En términos energéticos, la proteína se produjo de forma más eficiente  en los sistemas integrados (menores costos energéticos de la producción pro‐ teica)  que  en  el  sistema  especializado.  Aunque  la  eficiencia  energética  en  los  sistemas  de  producción  agropecuarios  tiene  bases  biológicas  diferentes  (Spedding,  1988;  Stout,  1990),  nuestros  resultados  indican  que  empleando  sistemas  integrados  puede  obtenerse  mayor  producción  de  proteína  animal  65 

por área de forraje. Este tipo de análisis de la eficiencia energética a nivel de  finca  está  en  línea  con  los  estudios  de  Pimentel  (2004)  y  Giampietro  et  al.  (1994),  quienes  han  realizado  investigaciones  en  los  flujos  energéticos  de  la  producción  de  alimentos.  Sin  embargo,  los  análisis  de  conversión  de  energía  no deben ser considerados como una alternativa a los análisis financieros, sino  como un complemento  para cubrir  mejor las complejas interrelaciones  entre  las finanzas y el ambiente en que operan los sistemas alimentarios (Giampietro  et al., 1994).   En países donde abundan los combustibles fósiles o donde se subsidia el  empleo  de  altos  insumos  energéticos,  los  sistemas  intensivos  en  el  uso  de  la  energía no enfrentan muchas limitaciones técnicas, sino otras de índole finan‐ ciera  o  ambiental.  Sin  embargo,  para  países  como  Cuba,  donde  escasean  ese  tipo  de  combustible  y  el  capital,  la  eficiencia  energética  constituye  un  tema  crítico  para  la  seguridad  alimentaria  nacional  (Funes‐Monzote  y  Monzote,  2001).  Los  altos  precios  del  petróleo  en  el  mercado  internacional  y  los  pro‐ blemas  ambientales  —calentamiento  global  asociado  a  las  emisiones  de  CO2,  contaminación del agua y el aire—, están guiando a la sociedad a exigir un uso  más responsable y racional de las fuentes de energía no renovable. Por lo ge‐ neral se considera que la alta dependencia de combustibles fósiles es un indi‐ cador de baja sostenibilidad. Las alternativas energéticas renovables, como el  biogás,  la  energía  eólica  y  la  solar,  la  biomasa  y  los  biocombustibles,  poseen  aplicaciones potenciales para el desarrollo de sistemas agrícolas autosuficien‐ tes desde el punto de vista energético (Pimentel et al., 2002).       4.3 Resultados financieros     Las dos fincas integradas lograron mayores beneficios netos y mejor relación  beneficio/costo que la finca especializada (tabla 11). Este es el resultado de la  incorporación de cultivos, la alta productividad por unidad de área de la finca,  y  los  precios  superiores  de  los  productos  agrícolas  en  comparación  con  los  ganaderos (apéndice 1, tabla 1.2). El incremento de los ingresos de la finca con  la venta de productos agrícolas en aquellas regiones donde es posible cultivar,  podría ser una estrategia conveniente para apoyar la ganadería.  El valor total de la producción fue mayor en los dos sistemas integrados  que en el sistema ganadero especializado al inicio del estudio, pero los costos  totales también fueron superiores, lo que se asocia a los costos de la mano de  obra necesaria en las actividades agrícolas. Para mantener o incrementar la  66

Tabla 11. Comportamiento de los indicadores financieros en la producción especializada (año base) y para las dos fincas integradas (C25 y C50) promediados en un período de seis años Indicadores financieros (miles de CUP/ha/año) Valor total de la producción Valor de la producción agrícola Valor de la producción ganadera Valor neto de la producción Costos totales de producción Salarios Compra de animales Tratamientos veterinarios Equipamiento y materiales Combustible Semillas Beneficio bruto Relación beneficio/costo Sistema de producción Año base 2.49 2.49 2.49 1.87 0.79 0.50 0.04 0.20 0.25 0.09 0.62 1.33 C25 8.65 6.03 2.62 6.11 3.51 1.64 0.20 0.06 0.52 0.17 0.91 2.60 1.74 Desv. est. 2.03 2.09 0.92 1.31 1.15 0.64 0.32 0.02 0.02 0.01 0.32 0.67 0.38 C50 15.25 13.02 2.23 9.93 4.86 2.38 0.20 0.04 0.59 0.42 1.23 5.07 2.04 Desv. est. 5.34 5.15 0.59 3.29 0.81 0.49 0.32 0.00 0.02 0.02 0.32 2.83 0.50

  población  rural,  se  requieren  incentivos  económicos;  pero  su  ausencia  y  la  toma  de  decisiones  centralizada  limitan  el  desarrollo  del  sector  ganadero.  El  precio  de  la  leche  para  los  sectores  vulnerables  de  la  población  es  de  0.25  CUP/litro,  mientras al productor se le paga aproximadamente 1.00 CUP/litro,  lo cual es bajo en comparación con los costos. Por consiguiente, la producción  de  leche  es  una  actividad  poco  atractiva  desde  el  punto  de  vista  económico.5  Mientras  es  difícil  reducir  el  costo  de  la  leche  en  los  sistemas  ganaderos  de  bajos  insumos  externos,  en  los  sistemas  integrados  la  producción  de  leche  tiende a hacerse más factible cuando se combina con otras actividades agríco‐ las muy rentables, como la fruticultura, la floricultura y la horticultura.  Los resultados de este estudio no están en contradicción con la política  nacional de priorizar el sector ganadero. Para ser políticamente aceptable, las  estrategias  de  diversificación  deberían  demostrar  primero  que  no  afectan  la  «meta principal» de producir leche y que están asociadas con la «tarea social» 
5

  El  precio  de  la  leche  es  actualmente  casi  tres  veces  mayor,  es  decir,  fluctúa  entre  2.3  y  2.5  CUP/litro, lo cual ha incidido en un mayor acopio por parte de la industria. Sin embargo, aún a  los  precios  actuales,  los  sistemas  integrados  siguen  desempeñando  un  papel  importante,  no  solamente en cuanto a la producción de otros renglones que benefician el balance financiero del  sistema, sino también en términos de reciclaje de nutrientes y diversificación de estrategias de  alimentación del ganado durante el año.  

67 

de las fincas ganaderas. Por lo tanto, cualquier estrategia, para ser sostenible,  debe ser capaz de producir leche con el mínimo daño ambiental y a bajos cos‐ tos en insumos externos. Pero si los cambios económicos o políticos conduje‐ ran al incremento del precio de la leche y la carne, otras metas, relacionadas  con  la  protección  ambiental  y  el  desarrollo  rural  sustentable,  serán  suficien‐ temente importantes como para mantener los sistemas integrados en la futura  agenda agrícola de Cuba.  Las fincas de las UBPC están priorizando cada vez más la diversificación  con  el  objetivo  de  alcanzar  la  autosuficiencia  —alimentando  a  obreros  y  sus  familias  a  bajos  costos  y  vendiendo  los  posibles  excedentes  en  los  mercados  locales o externos para mejorar su sostenibilidad financiera—, lo que hace aún  más relevante estos resultados. Otras actividades emergentes que bien podrían  combinarse con los sistemas integrados diversificados, como el agroturismo, la  conservación de la naturaleza y la educación ambiental, son opciones atracti‐ vas que requieren mayor consideración.   Sin embargo, según se ha indicado antes, urgen cambios estructurales e  incentivos  económicos  que  estimulen  el  regreso  de  las  personas  a  las  áreas  rurales y  hagan un uso  más  económico de la tierra disponible. Estos resulta‐ dos muestran que no debe desestimarse la importancia del impacto financiero  de adoptar sistemas integrados para promover cambios en la agricultura.      4.4 Fertilidad del suelo     La fertilidad del suelo al inicio del estudio se calificó de media. De acuerdo con  estudios cubanos (DNSF, 1982), el contenido de materia orgánica fue bajo y el  pH  de  moderado  a  ligeramente  ácido.  Los  niveles  de  fósforo  disponible  y  de  potasio intercambiable resultaron medios, mientras la suma de cationes inter‐ cambiables  equivalió  a  una  saturación  baja  y  alcanzó  la  mitad  de  los  valores  «típicos» para este tipo de suelo (alrededor de 20).  Después de la conversión a sistemas integrados, los contenidos de mate‐ ria  orgánica  tendieron  a  aumentar.  Aunque  en  algunas  áreas  tal  incremento  fue estadísticamente significativo, estos datos deben interpretarse con cautela.  En  el  método  analítico  para  el  cálculo  de  la  materia  orgánica,  desarrollado  por  Walkley  y  Black,  se  ha  asumido  que  se  oxida  el  77%  del  carbono  orgánico  y  que la materia orgánica contiene 58% de carbono. Considerando que estos son  valores promedio que pueden variar mucho en dependencia del tipo de suelo y  de las prácticas de manejo, respectivamente, resultaría difícil atribuir los cam‐ 68

bios en la materia orgánica a las adaptaciones de manejo. Por tanto, estos resul‐ tados requieren observaciones a más largo plazo.  El pH del suelo tuvo un leve incremento y permaneció de moderado a li‐ geramente ácido, excepto en las áreas de cultivos y en el huerto diversificado,  donde  aumentó  de  manera  significativa.  El  fósforo  disponible  disminuyó  a  bajo en los pastizales puros y en el sistema silvopastoril; se mantuvo medio en  las asociaciones gramíneas‐leguminosas así como en las áreas de king grass; y  llegó a alto en la parcela de caña y de cultivos. Sin embargo, las diferencias no  fueron  estadísticamente  significativas.  El  potasio  intercambiable  varió  muy  poco, excepto en la caña de azúcar y en el king grass, donde descendió. La su‐ ma de cationes intercambiables apenas fluctuó, y se mantuvo baja para todos  los tipos de uso de la tierra (apéndice 1, tabla 1.1).  La aplicación de compost y vermicompost producidos en la finca a dosis  anuales entre 4 y 6 t/ha en el subsistema agrícola, y otras prácticas de recupe‐ ración  de  los  suelos,  como  la  siembra  de  leguminosas  y  árboles,  y  el  mulch,  podrían  mantener  o  incluso  incrementar  ligeramente  la  materia  orgánica  (Ridder y Van Keulen, 1990). Sin embargo, tendrían que añadirse alrededor de  40 t de biomasa por hectárea anualmente durante los primeros cinco años con  el fin de aumentar la materia orgánica en 1%. Puede afirmarse que estas can‐ tidades  no  fueron  incorporadas  a  los  sistemas  integrados,  confirmando  las  incertidumbres asociadas con el método de Walkley y Black.  La  ligera  disminución  en  fósforo  disponible  en  el  subsistema  agrícola  puede  atribuirse  a  la  continua  exportación  de  este  elemento  a  través  de  las  ventas de leche y carne, y al estiércol colectado en los establos (aproximada‐ mente 3.6 t anuales). En Cuba se han reportado incrementos de materia orgá‐ nica, pH y fósforo disponible en un sistema silvopastoril (Crespo y Rodríguez,  2000).  Por  lo  tanto,  no  existe  razón  alguna  para  esperar  el  agotamiento  de  fósforo  en  este  subsistema.  Sin  embargo,  estudios  realizados  en  Australia  y  Nueva  Zelanda  han  mostrado  efectos  de  acidificación  como  resultado  de  la  fijación  biológica  de  nitrógeno  de  las  leguminosas,  lo  que  a  su  vez  redujo  la  disponibilidad de algunos nutrientes, como el fósforo (Ledgard y Steele, 1992).  Al parecer, en el subsistema de king grass el potasio está agotándose y necesi‐ ta  ser  restaurado.  Este  proceso  fue  documentado  hace  casi  veinte  años  por  Herrera (1990) y debería ser una meta de cualquier sistema integrado mante‐ ner un estatus favorable de potasio en áreas forrajeras de alto rendimiento.  Del análisis de estos datos se deriva que, como resultado de la exportación  de nutrientes de la finca en forma de productos, y su redistribución mediante  transferencias orgánicas, los nutrientes se acumulan en las áreas de cultivos,  69 

mientras que en algunas otras (particularmente en los pastizales) son «extraí‐ dos» (Archard y Banoin, 2003). Esto es especialmente cierto para el fósforo y  el  potasio.  La  información  sobre  la  dinámica  del  carbono  quedó  inconclusa,  debido a las dudas existentes sobre la calidad de los datos analíticos. Sin em‐ bargo, la acumulación parece tener lugar en los subsistemas de cultivo, sobre  todo en las cosechas anuales y en la caña de azúcar. Una solución a este pro‐ blema podría ser la rotación a mediano plazo (5‐7 años) de los  cultivos y los  subsistemas ganaderos. Por tanto, es preciso continuar investigando para de‐ terminar los efectos a largo plazo de las rotaciones y, en general, del manejo  agroecológico sobre la fertilidad del suelo a nivel de sistema.      4.5 Consideraciones finales    Este estudio mostró que el uso más intensivo de los recursos naturales dispo‐ nibles a nivel de finca, mediante sistemas integrados, contribuye a la autosufi‐ ciencia alimentaria, a la obtención eficiente de productos comercializables y al  incremento de los ingresos familiares sin degradar la base de recursos que los  sostiene. A pesar de la pequeña escala de este experimento, su impacto poten‐ cial es grande. Más de dos millones de hectáreas de tierra en Cuba se usan en  sistemas especializados de producción de leche o carne, manejados en esencia  bajo los mismos principios usados antes de 1990; mientras el ambiente insti‐ tucional, en cuanto a infraestructura y disponibilidad de insumos, ha cambiado  drásticamente. Los planes ganaderos actuales tienen lugar a pequeña y mediana  escala en fincas familiares, en las cuales podrían aplicarse estos resultados.   La falta de capital para mantener los sistemas convencionales de altos  insumos,  la  necesidad  de  aumentar  el  nivel  de  autosuficiencia  alimentaria  nacional y de limitar los impactos ambientales negativos, no son problemas  exclusivos de Cuba, sino también de otros países en desarrollo y desarrollados. 

70

 

V. Identificación   de alternativas   para el sector ganadero* 

A nivel mundial, en los últimos cincuenta años se han alcanzado incrementos  considerables en los rendimientos de la producción especializada convencional,  tanto en los cultivos como en la ganadería. No obstante, sus efectos negativos  sobre  la  ecología  y  el  medioambiente  han  sido  ampliamente  documentados  (Grigg,  1993;  Matson  et  al.,  1997).  Para  sostener  estos  incrementos,  ha  sido  necesario emplear mayores niveles de insumos químicos, de maquinaria y de  energía fósil (Rosset, 1999; Tilman et al., 2002). Esto implica que los sistemas  agrícolas altamente especializados se caractericen por una dependencia cada  vez  mayor  de  la  energía  externa  y,  por  ende,  una  baja  eficiencia  energética  (Pimentel, 2004).   Menos dependientes de insumos externos, los sistemas integrados agri‐ cultura‐ganadería  constituyen  una  alternativa  prometedora  para  el  uso  más  sostenible de los nutrientes, del agua, de la energía y de otros recursos natura‐ les (NRC, 1989; Van Keulen et al., 1998). Mientras los sistemas especializados  convencionales  cuentan  con  recursos  que  provienen  fundamentalmente  del  exterior en forma de insumos —muy similares a los sistemas mecánicos—, los 
* Una  versión  en  inglés  de  este  capítulo  fue  publicada  en  F ERNANDO  R.  FUNES‐MONZOTE,  MARTA 
MONZOTE,  EGBERT  A.  LANTINGA,  CAJO  J.F.  TER  BRAAK,  JESÚS  E.  SÁNCHEZ  Y  HERMAN  VAN  KEULEN:  «Agro‐ Ecological  Indicators  (AEIs)  for  Dairy  and  Mixed  Farming  Systems  Classification:  Identifying  Alternatives for the Cuban Livestock Sector»,  Journal of  Sustainable Agriculture, Vol. 33, No. 4,  2009a, pp. 435‐460. DOI: 10.1080/10440040902835118.

71 

sistemas diversificados e integrados hacen mayor énfasis en la óptima utilización  de los recursos locales disponibles (Uphoff, 2002; Pretty et al., 2006) (figura 13).  La  heterogeneidad  y  la  diversidad  caracterizan  a  los  sistemas  integra‐ dos, los cuales se han desarrollado especialmente en las áreas  menos favore‐ cidas (marginales), como respuesta a limitaciones climáticas, socioeconómicas  y  financieras  (Ruben  y  Pender,  2004;  Van  Keulen,  2005).  Sin  embargo,  la  in‐ terpretación científica, el análisis y la valoración de sus interacciones dinámi‐ cas, variables y específicas, revelan, por una parte, numerosas incertidumbres  y, por otra, un gran desarrollo potencial (Van Keulen y Schiere, 2004). De ahí  que sea necesario implementar metodologías capaces de combinar  el conoci‐ miento especializado existente, y gestionarlo transversalmente entre diversas  disciplinas con el objeto de lidiar con las complejidades predominantes en la  agricultura  de  los  países  en  vías  de  desarrollo  (Funes‐Monzote  et  al.,  2002;  López‐Ridaura et al., 2005; Herrero et al., 2007).  En  Cuba  la  diversificación  agrícola  fue  reconocida  como  un  camino  al‐ ternativo desde inicios de los años noventa, tras el colapso del sector. Sin em‐ bargo,  solo  los  pequeños  productores  privados,  capaces  de  tomar  decisiones  de forma descentralizada, adoptaron estas prácticas a una escala significativa.  Estos  productores,  que  ocupaban  una  proporción  relativamente  pequeña  del      Sistemas mecánicos     Conversión
Maquinarias Insumos controlados Transformación Productos

Sistemas naturales
Otras entradas Insumos Otras entradas Interacciones Entorno productivo y socioeconómico

Proceso
Interacciones

Productos

Figura 13. Diferencias entre los sistemas mecánicos y los naturales.

72

área  agrícola  disponible,  lograron  sustanciales  aumentos  en  la  productividad  de  la  tierra  y  de  la  mano  de  obra  mediante  modelos  integrados  ganadería‐ agricultura.  Tales  sistemas  se  caracterizan  por  el  uso  eficiente  del  suelo,  el  manejo  cuidadoso  de  los  recursos  naturales  disponibles  en  la  localidad  y  la  baja  dependencia  de  insumos  externos.  Sin  embargo,  aún  no  han  podido  desarrollar todo su potencial debido a la falta de capital y a la escasa infraes‐ tructura  productiva,  de  procesamiento  de  alimentos  e  inconsistencias  en  los  canales de comercialización (González, 2009d).  Actualmente  existen  grandes  oportunidades  para  adoptar  tecnologías  agrícolas integradas a nivel nacional, pues desde que comenzó la crisis la Asam‐ blea Nacional del Poder Popular reconoció la ineficiencia del modelo industrial  centralizado y convencional (ANPP, 1991). Por otra parte, sus negativos impac‐ tos  ambientales,  documentados  oportunamente  por  el  CITMA,  y  el  progresivo  deterioro  de  la  infraestructura  de  monocultivo,  reforzaron  los  argumentos  a  favor de una agricultura sostenible a menor escala. Estas revelaciones, junto a  la  reducida  capacidad  de  producir  alimentos  por  métodos  convencionales,  hacen  que  la  aplicación  de  enfoques  agroecológicos  deje  de  verse  como  una  alternativa y se convierta en una necesidad. En la búsqueda de soluciones a los  problemas  característicos  de  los  sistemas  agrícolas  especializados  de  bajos  insumos —baja productividad, poco empleo de los recursos naturales dispo‐ nibles, escaso nivel de diversificación y pobres incentivos económicos—, pro‐ ductores e investigadores han realizado considerables esfuerzos conjuntos. No  obstante,  la  mayoría  de  los  proyectos  agroecológicos  exitosos  han  tenido  un  alcance limitado, por falta de una política que los articule, financie y promueva  sistemáticamente desde el nivel local hasta el nacional.  Este estudio es la continuación de investigaciones conducidas bajo con‐ diciones controladas y en fincas experimentales a pequeña escala (ver capítulo IV).  Así se demostró el potencial de los sistemas integrados ganadería‐agricultura  para alcanzar objetivos ecológicos, productivos y financieros que impulsen la  agricultura cubana. Los resultados de las fincas prototipo descritos en el capí‐ tulo  anterior,  se  analizaron  mediante  doce  indicadores  agroecológicos  que  representan atributos del manejo sostenible de los recursos naturales. Al ge‐ neralizar  el  análisis  de  los  resultados  alcanzados  en  fincas  experimentales  prototipo, se evaluó si estos pudieran ser extrapolables a condiciones comer‐ ciales y a un mayor número de fincas en todo el país. Además, la investigación  procuró  ganar  claridad  sobre  el  papel  subyacente  de  cada  indicador  elegido,  en interacción con cuatro variables que caracterizan el sistema integrado: tipo  de finca, años de conversión, proporción de cultivos y tamaño de la finca.  73 

Dichas  variables  se  encuentran  en  estrecha  relación  con  cuatro  de  los  problemas  fundamentales  que  enfrenta  el  desarrollo  de  los  sistemas  agroe‐ cológicos.  Todavía  existe  una  ardiente  discusión  en  torno  a  los  modelos  más  sostenibles  de  producción  agropecuaria  (tipo  de  finca).  También  se  especula  mucho sobre los costos de la transición agroecológica y cuánto tiempo debería  transcurrir  para  hacer  factibles  estos  sistemas  (años  de  conversión).  Por  otro  lado, se implementan diferentes diseños de diversificación, pero se conoce poco  acerca  de  cuáles  son  las  proporciones  de  integración  agrícola‐ganadera  más  apropiadas según cada caso (proporción de cultivos). Y por último, todavía no  se ha llegado a un consenso en cuanto a la escala y su repercusión en la ecología,  la economía y el uso óptimo de los recursos naturales (tamaño de la finca).  Esta  investigación  consideró  la  agrodiversidad  como  base  para  el  uso  eficiente de los recursos naturales. Con este fin, deben tenerse en cuenta tres  componentes  básicos:  disponibilidad,  captura  y  conversión.  Además,  se  esta‐ blecen relaciones directas para determinar cuál es el impacto de la biodiversi‐ dad como factor clave en el incremento de la eficiencia y la productividad de  los sistemas agrícolas. Un sistema biodiverso no es necesariamente más pro‐ ductivo o más eficiente que uno de monocultivo. La ventaja de un sistema ba‐ sado en la diversidad reside fundamentalmente en que su diseño permite una  integración armónica y funcional entre sus componentes. En ocasiones existen  recursos  que  son  poco  o  deficientemente  utilizados,  por  ejemplo,  la  energía  solar, el agua o los nutrientes. Por lo general, esto ocurre debido al descono‐ cimiento de las combinaciones apropiadas ganadería‐agricultura  y de los sis‐ temas  de  rotación  más  adecuados  que  permitan  su  captura.  Una  vez  que  los  recursos disponibles son capturados de forma eficiente, el sistema debe estar  diseñado  para  que,  además  de  convertir  la  energía  en  biomasa  (alimento  humano),  cumpla  otras  funciones,  como  mejorar  el  suelo  o  alimentar  a  los  animales. De esta forma se logrará una integración entre los factores biofísicos  y de manejo que permitirá una producción sustentable (figura 14). 

5.1 Metodología experimental    La  investigación  tuvo  lugar  en  cinco  provincias  de  tradición  ganadera,  que  re‐ presentan las principales zonas agroecológicas de Cuba. Estos sitios se localizan  en el occidente, centro y oriente del país. En las provincias orientales las con‐ diciones  climáticas  son  menos  favorables  para  la  agricultura,  con  períodos  más prolongados de sequía, temperaturas más altas y menor acumulado de  74

La agrodiversidad

Uso eficiente de recursos naturales
Luz, nutrientes y agua

Disponibilidad

Diversidad genética Fuerza de trabajo Tierra

Componentes de la eficiencia en el uso de los recursos

Captura

Laboreo, leguminosas, plantas C4, sistemas de policultivos, agroforestería, etc. Biomasa, alimento animal y humano, fibras, servicios ambientales, etc.

Conversión (transformación)

Figura 14. Tres componentes fundamentales para el uso eficiente de los recursos naturales: disponibilidad, captura y conversión.

  precipitaciones anuales (ver apéndice 2, tabla 2.1). No obstante, todas las fincas  se  localizaron  en  áreas  apropiadas  para  las  actividades  agrícolas,  a  altitudes  entre 20 y 100 metros sobre el nivel del mar.    Selección de las fincas   Para  la  selección  de  las  fincas,  fueron  consultados  miembros  de  los  equipos  locales  de  investigación  que  participaron  en  este  estudio,  y  se  tuvieron  en  cuenta cuatro criterios: 1) debían manejarse en un régimen de bajos insumos  externos; 2) la muestra debía incluir fincas ganaderas especializadas y fincas  integradas de diferentes dimensiones, en diversas etapas de conversión y con  distintas proporciones agricultura‐ganadería; 3) los productores debían estar  dispuestos  a  colaborar  con  el  estudio;  y  4)  el  diseño  de  las  fincas  debía  ser  representativo de la localidad.   En total se seleccionaron noventa y tres fincas que en su mayoría ya es‐ taban involucradas en proyectos de desarrollo conducidos por el Instituto de  Investigaciones de Pastos y Forrajes del Ministerio de la Agricultura (ver sus  características en el apéndice 2, tabla 2.2). Ello facilitó el monitoreo del proceso  desde el punto de vista financiero y práctico, pues existía una relación previa  de trabajo entre productores e investigadores.   75 

Tipologías  Las noventa y tres fincas seleccionadas se clasificaron en tres tipos:    Sistemas integrados experimentales: Localizados en estaciones de investi‐ gación  pertenecientes  a  la  red  agroecológica  del  IIPF,  bajo  condiciones  «controladas», diseñados y manejados por investigadores y técnicos. Re‐ lativamente  aislados  por  las  condiciones  socioeconómicas  imperantes,  sirvieron como prototipos experimentales y demostrativos para la inte‐ gración  ganadería‐agricultura.  Fueron  convertidos  a  partir  de  áreas  de  pastizales, y se caracterizan por diseños que hacen un uso agrodiverso e  intensivo de los recursos internos.      Sistemas  integrados  comerciales:  Orientados  al  mercado  o  al  autoabaste‐ cimiento, son típicamente de pequeña o mediana extensión, con propie‐ dad privada o cooperativa de la tierra. Integran cultivos y ganadería con  altos niveles de diversidad, tecnologías innovadoras, conocimiento tradi‐ cional, así como reciclaje intensivo de nutrientes y energía.    Sistemas especializados ganaderos: En general, estos sistemas se caracte‐ rizan por la baja utilización de los recursos naturales locales y producen  principalmente leche o carne. En algunos casos se mantienen áreas para  el autoabastecimiento. Todas las fincas de este tipo pertenecían a Unida‐ des  Básicas  de  Producción  Cooperativa  a  falta  de  ejemplos  disponibles  en otras formas de producción.     Criterios de clasificación  Para la selección de los criterios de clasificación se tomaron  como referencia  los resultados obtenidos en fincas experimentales en  una fase previa de  esta  investigación  (ver  capítulo  IV).  En  esa  etapa,  los  valores  de  los  indicadores  agroecológicos de los dos prototipos de fincas integradas monitoreadas, varia‐ ron durante la conversión a sistemas integrados. Por lo tanto, se seleccionó el  período desde que comenzó la conversión (años de conversión) como el primer  criterio  de  clasificación.  También  se  hallaron  diferencias  entre  las  dos  fincas  convertidas,  que  destinaron,  respectivamente,  25  y  50%  de  su  superficie  a  cultivos varios y árboles; por lo tanto, la proporción del área total de la finca  destinada a estas actividades (proporción de cultivos) fue otro criterio de clasi‐ ficación.  Finalmente,  como  en  el  desarrollo  de  los  sistemas  agrícolas  las  eco‐

76

nomías de escala desempeñan un papel importante, también se tuvo en cuenta  el área de la finca. De ahí que para los propósitos de este estudio, cada tipo de  finca se combinó con las tres variables antes citadas (apéndice 2, tabla 2.3).      Hipótesis  A partir de investigaciones anteriores en fincas a pequeña escala, los resulta‐ dos de este estudio podrían revelar la posibilidad de incrementar la producti‐ vidad  y  la  eficiencia  energética  si  se  convierten  los  sistemas  ganaderos  especializados de bajos insumos en sistemas integrados ganadería‐agricultura.  Sin  embargo,  ¿cuáles  serían  las  principales  razones  para  esta  mejoría  en  el  desempeño y cuáles son las medidas necesarias para una conversión exitosa?  Con el objetivo de contestar estas preguntas, nos enfocamos primero en  los  resultados  de  los  análisis  estadísticos  univariados  de  las  cuatro  variables  (tipo de finca, años de conversión, proporción de cultivos y tamaño de la finca) y  en los doce indicadores agroecológicos seleccionados (apéndice  2, tablas 2.4a  y 2.4b). Estos resultados se discutirán con relación a cuatro criterios: 1) agro‐ diversidad, 2) productividad, 3) uso de la energía y 4) reciclaje de nutrientes.  

5.2 Comportamiento de los indicadores agroecológicos    La clasificación de los sistemas agrícolas sobre la base de las cuatro variables  en estudio (años de conversión, proporción de cultivos, área de la finca y tipo de  finca) mostró fuertes asociaciones entre ellas. De hecho, las características de  las fincas integradas se solaparon con aquellas de pequeña y mediana escala, y  con las que tenían mayores proporciones de cultivos. Las fincas integradas, de  una biodiversidad significativamente mayor, fueron también más productivas,  más  eficientes  desde  el punto  de  vista  energético  y  mostraron  mejor  manejo  de nutrientes que las especializadas, de pobres resultados en los indicadores  agroecológicos seleccionados. A continuación se describe el resultado estadís‐ tico de la comparación entre el comportamiento de los indicadores agroecoló‐ gicos, según cada una de las variables. Para un análisis más profundo de estos  resultados, remítase al apéndice 2, tablas 2.4a y 2.4b.    Tipo de finca   La  multifuncionalidad  y  la  biodiversidad  son  los  dos  rasgos  primarios  de  los  sistemas integrados, pues en ellos los valores de los tres indicadores de biodi‐ 77 

versidad fueron más altos, aunque con algunas diferencias entre aquellos bajo  condiciones experimentales y comerciales. Por ejemplo, la riqueza de especies  en los sistemas integrados experimentales excedió la de los comerciales, mien‐ tras la diversidad de la producción y la diversidad de árboles fueron ligeramente  más altas en los últimos (figura 15).   También  pudo  comprobarse  que  los  indicadores  productivos  (rendi­ miento de leche, rendimiento de leche por unidad de área forrajera, rendimiento  de energía y rendimiento de proteína) fueron significativamente superiores en  las  fincas  integradas.  La  productividad  de  algunas  fincas  especializadas  fue  muy baja, evidente señal de abandono; mientras que algunas integradas logra‐ ron niveles sorprendentemente altos, muestra de un elevado esfuerzo produc‐ tivo. En conjunto, el mayor rendimiento de leche, tanto por unidad de área de  la finca (1.5 t/ha/año) como por unidad de área de forraje (2.4 t/ha/año), se  alcanzó en condiciones experimentales: entre dos y tres veces superior que en  los sistemas especializados ganaderos (figura 16A).  Las fincas integradas fueron de cuatro a seis veces más productivas en  términos energéticos que las especializadas y de tres a cuatro veces en cuanto  a la producción de proteína (figura 16B). A su vez, en las integradas experimen‐ tales  y  en  las  especializadas  se  registró  el  menor  uso  de  insumos  energéticos,   
10 9
Índices de Shannon o Margalef

Riqueza de especies Diversidad de la producción Diversidad de árboles

8 7 6 5 4 3 2 1 0 SIE (n=33)

SIC (n=25)

SEG (n=35)

Figura 15. Comparación de los indicadores de biodiversidad por tipo de sistema: sistema integrado experimental (SIE), integrado comercial (SIC) y especializado ganadero (SEG).

78

A

3 2.5 2

Rendimiento de leche (área total) Rendimiento de leche (área forrajera)

t/ha/año

1.5 1 0.5 0

SIE (n=33)

SIC (n=25)

SEG (n=35)

B

20 18 16 14 12 10 8 6 4 2 0 SIE (n=33)

Salidas energéticas Salidas proteicas

150 130 110

GJ/ha/año

70 50 30 10 -10 SIC (n=25) SEG (n=35)

Figura 16. Indicadores de productividad, rendimiento de leche por área total y por área forrajera (A), así como salidas energéticas y de proteína (B) que caracterizan a los sistemas integrados experimentales (SIE), integrados comerciales (SIC) y especializados ganaderos (SEG).

    mientras  que  las  integradas  comerciales  requirieron  mayores  entradas  ener‐ géticas.  La  fuerza  de  trabajo  humana  empleada  en  las  actividades  agrícolas,  que contabilizó el 53% de los insumos energéticos totales en fincas integradas  bajo  condiciones  experimentales,  fue  equivalente  a  1.38  GJ/ha/año,  más  del  doble  que  en  las  integradas  comerciales  (0.61  GJ/ha/año)  y  casi  cinco  veces 

kg/ha/año

90

79 

más  que  en  las  especializadas  (0.30  GJ/ha/año).  La  eficiencia  energética  re‐ sultó  más  alta  en  las  fincas  integradas  experimentales,  seguidas  por  las  co‐ merciales  y  finalmente  por  las  especializadas.  Paralelamente,  el  costo  de  la  energía  por  unidad  de  producción  de  proteína  en  los  dos  primeros  tipos  de  finca fue casi un quinto, y un tercio que en las especializadas. Los dos tipos de  fincas  integradas  aplicaron  dosis  mucho  más  altas  de  fertilizantes  orgánicos  por unidad de área (3.5 a 3.8 t/ha) que en monocultivo (0.4 t/ha) (apéndice 2,  tabla 2.4a).  
 

Años de conversión  Existieron  diferencias  en  los  indicadores  asociados  al  tiempo  transcurrido  desde el inicio de la conversión. Este proceso incluyó medidas  de diversifica‐ ción, como evidencia la mayor riqueza de especies y diversidad de la producción  en las fincas convertidas. Las fincas integradas con tres o más años de estable‐ cimiento alcanzaron rendimientos lecheros por unidad total de área y por uni‐ dad  de  área  de  forraje  mucho  más  altos  que  los  logrados  en  las  fincas  con  períodos  más  cortos  desde  la  conversión  o  en  las  fincas  ganaderas  basadas  exclusivamente en pastos y forrajes. La intensidad de la fuerza de trabajo para  todas las fincas convertidas fue similar, y significativamente inferior en las no  convertidas. Un aspecto de interés es que la entrada total de energía no difirió  entre las tres tipologías, sin embargo, tendió a disminuir durante la conversión.  Esto  incidió  directamente  en  que  las  fincas  convertidas  por  tres  años  o  más,  tuvieran menores costos energéticos de la producción de proteína y valores de  eficiencia energética mayores que las de 1‐2 años o no convertidas (figura 17).  Proporción de cultivos  La  mayor  proporción  de  tierra  dedicada  a  cultivos  estuvo  asociada  a  valores  más  altos  en  los  índices  de  agrodiversidad:  riqueza  de  especies,  diversidad  de  producción y diversidad de árboles. Además, condujo al incremento de la pro‐ ductividad y la eficiencia energética, mientras que el uso de insumos energéti‐ cos  fue  similar.  Contrario  a  lo  que  podría  esperarse,  una  mayor  proporción  dedicada a cultivos, en detrimento de la producción de forrajes, significó me‐ joras en la producción de leche y en el rendimiento de energía y proteína por  unidad de área.   Las fincas que dedicaron entre el 45 y el 75% de sus tierras a  cultivos,  lograron valores mucho más altos de productividad en cuanto a producción de  leche por unidad de área de forraje (3.6 t/ha/año) con una elevada eficiencia 

80

140 120 100

Costo energético de la producción de proteína Eficiencia energética

7 6

MJ/kg

80 60 40 20 0 ≥ 3 años n=28 1-2 años n=30 no convertidas n=35

4 3 2 1 0

Figura 17. Costo energético de la producción de proteína y eficiencia energética registrados en función del tiempo transcurrido tras la conversión hacia sistemas integrados.

energética (figura 18). También fueron superiores los rendimientos de energía  (21.3  GJ/ha/año)  y  de  proteína  (141.5  kg/ha/año)  (apéndice  2,  tabla  2.4b).  Aquellas  con  mayor  proporción  de  cultivos  demandaron  una  intensidad  de  fuerza de trabajo humana tres veces superior a las de proporción media, que a  su vez emplearon el doble que las fincas con menos cultivos. Esta variable se  asoció  a  costos  energéticos  inferiores  para  la  producción  de  proteína,  mayor  eficiencia energética y mayores dosis de fertilizantes orgánicos.    Área de la finca  Las fincas más pequeñas (menores de 10 hectáreas) fueron más diversificadas,  productivas, eficientes, y usaron mayores cantidades de fertilizantes orgánicos  que  las  fincas  medianas  y  grandes.  Y  esto  fue  posible  con  aproximadamente  los mismos niveles de insumos, aunque necesitaron mayor intensidad de fuerza  de trabajo humana. Mientras los indicadores riqueza de especies, diversidad de  producción y diversidad de árboles resultaron similares entre las fincas media‐ nas y grandes, fueron más altos en las menores.  Las fincas pequeñas y medianas no difirieron en cuanto al rendimiento  lechero por unidad de área total; pero las pequeñas, con altas proporciones de  cultivos, alcanzaron mejores rendimientos de leche por unidad de área forra‐ jera (2.4 t/ha/año) que las medianas (1.5) y las grandes (0.6). Las más pequeñas 81 

salidas/entradas

5

4 3,5 3 2,5 2 1,5 1 0,5 0 >45-75% n=11

Leche por área total Leche por área forrajera Eficiencia energética

7 6

t/ha/año

4 3 2 1 0 >3-45% n=50 ≤3% n=32

Figura 18. Producción lechera y eficiencia energética para tres proporciones de integración de cultivos en áreas ganaderas.

lograron  salidas  energéticas  tres  veces  superiores  que  las  medianas  y  ocho  veces más que las grandes (apéndice 2, tabla 2.4b). En cuanto al rendimiento  de proteína por unidad de área, ocurrió algo similar. La intensidad de la fuerza  de trabajo humana aumentó proporcionalmente con la reducción del tamaño de  la finca, sin embargo, estas lograron una eficiencia energética mucho más alta y  menor costo energético de la producción de proteína que las fincas medianas y  grandes (figura 19). Por último, la cantidad de fertilizantes orgánicos por uni‐ dad de área que se aplicó en las fincas pequeñas fue de cuatro a seis veces su‐ perior a la empleada en fincas medianas y grandes.  

5.3 Resultados e interpretación del análisis multivariado    Las cuatro variables en estudio (tipo de finca, años de conversión, proporción de  cultivos y tamaño de la finca) explicaron el 74% de la variabilidad de los siste‐ mas agrícolas evaluados. El primer componente contabilizó 88% de la varianza;  el segundo, 8; y el tercero, 2%. Es decir, con dos es suficiente para explicar el 96%  de las interacciones. Una figura bidimensional (el biplot) visualiza satisfacto‐ riamente estas relaciones (figura 20A).   Al  primer  componente  (eje  1)  le  corresponde  la  mayor  variación  y  se  denominó «eficiencia biológica», ya que está en correlación positiva con los tres  indicadores de eficiencia energética (eficiencia energética, EE; costo energético 

82

salidas/entradas

5

                                      

140 120 100 80 60 40 20 0 ≤ 10 ha n=39

Costo energético de la producción de proteína Intensidad de la f uerza de trabajo

4 3,5 3 2,5 2 1,5 1 0,5 0

>10-50 ha n=26

>50-150 ha n=28

Figura 19. Relación entre el tamaño de la finca y los indicadores costo energético de la producción de proteína e intensidad de la fuerza de trabajo.

de la producción de proteína, CEP; y salidas energéticas, SE); el reciclaje de nu‐ trientes  (uso  de  fertilizantes  orgánicos,  UFO)  y  la  diversidad  de  la  producción,  DP. El segundo componente (eje 2) fue denominado «manejo de recursos na‐ turales», pues se correlaciona positivamente con los tres componentes de di‐ versidad y reciclaje de nutrientes, y negativamente con la intensidad de fuerza  de  trabajo,  IFT.  Las  cuatro  variables  y  los  doce  indicadores  agroecológicos  están  interconectados  y  varían  simultáneamente.  Por  ejemplo,  la  figura  20A  muestra que los indicadores eficiencia energética y costo energético de la pro­ ducción de proteína están muy correlacionados (negativa o positivamente) con  el tamaño de la finca, los años de conversión y la proporción de cultivos. Al pa‐ recer, la  diversidad de árboles, el uso  de fertilizantes orgánicos y la  diversidad  de  la  producción  son  los  factores  que  menos  influyeron  en  el  aumento  de  la  productividad y la eficiencia energética. Como se aprecia, la ubicación en posi‐ ciones  opuestas  en  el  gráfico  también  representa  que  estos  indicadores  se  correlacionan de manera inversa a las salidas energéticas.  Debido a la complejidad y a la naturaleza multifactorial de los sistemas  integrados ganadería‐agricultura, se necesitan métodos de investigación inno‐  83 

salidas/entradas

MJ/kg

      A
Tamaño de la finca CEP

eje 2 (8%) 2

UFO DA DP

eje 2 (8%) 2

B
Sistemas especializados ganaderos (SEG)

-2

SEG


IET

■SIC

RE

Años de conversión 2 Proporción de cultivos -2

SIE

● EE RLF
SP

SE RL

♦ ♦♦ ♦ ♦ ♦♦ ♦ ♦ ♦ ♦♦ ♦ ♦♦ ♦♦ ♦♦ ♦ ♦ ♦♦♦ ♦ ♦ ♦♦ ♦ ♦

Sistemas integrados comerciales (SIC) ■ ■■ ■■■ ■● ■ ■ ■ ■● ● ■■ ■ ■ ■ ■ eje 1 (88%) ■ ■ ●● ● ● ■■ ● ●● ● ■ ●● ● 2 ● ●● ● ● ● ●●● ■ ● Sistemas integrados experimentales (SIE) ■

-2

IFT

-2

Figura 20. Gráficos biplot basados en un análisis multivariado (componentes principales) de los indicadores agroecológicos en los tres sistemas en estudio (especializados ganaderos, SEG; integrados experimentales, SIE; e integrados comerciales, SIC), sus años de conversión, proporción de cultivos y tamaño de la finca con los resultados que contabilizan el 96% de la varianza. La mayor distancia de las líneas y la cercanía entre los indicadores o variables representan una correlación más fuerte (A).
Nomenclatura de los indicadores agroecológicos: RE: riqueza de especies; DP: diversidad de producción; DA: diversidad de árboles; RL: rendimiento lechero; RLF: rendimiento lechero por unidad de área de forraje; SE: salida energética; SP: salida de proteína; IET: insumos energéticos totales; IFT: intensidad de la fuerza de trabajo; CEP: costo energético de la producción de proteína; EE: eficiencia energética; UFO: uso de fertilizantes orgánicos. Para ampliar sobre estos indicadores, ver apéndice 2, tablas 2.4a y 2.4b. Representación gráfica de los individuos por tipo de finca (SEG, SIE y SIC) (B).

vadores para interpretar sus resultados con un enfoque holístico. En particular,  el examen de los datos para este propósito requiere nuevas herramientas es‐ tadísticas (Tanaka et al., 2008). Los resultados muestran que es posible probar  hipótesis multifactoriales utilizando análisis de redundancia como un método  apropiado  para  analizar  y  representar  múltiples  interacciones.  Los  biplots  permitieron identificar y demostrar el impacto de las complejas interacciones  entre los indicadores medidos y las variables en estudio. Además, al combinar  los resultados de las asociaciones lineales entre dos factores con la perspecti‐ va visual del análisis de redundancia, se pudo explicar el comportamiento de  los  sistemas  agropecuarios  de  manera  más  abarcadora.  Esta  combinación  de  métodos univariados y multivariados posibilitó la interpretación y el análisis  integrador,  a  la  vez  que  resultó  ser  una  herramienta  poderosa  para  estudiar  los ambientes agrodiversos evaluados en este estudio.  84

Los métodos multivariados han sido aplicados en varios campos de in‐ vestigación  agrícola,  desde  los  estudios  microbiológicos  y  comunidades  de  plantas (Schacht et al., 2000) hasta los de evaluación de sistemas (Ottaviani et  al., 2003) y los regionales (Baudry y Thenail, 2004). También se han combina‐ do estadísticas univariadas y multivariadas con el objetivo de probar hipótesis  (predictivos)  e  interpretar  datos  (descriptivos)  (Reberg‐Horton  et  al.,  2006).  Sin embargo, hasta donde sabemos, estos métodos no han sido empleados en  el análisis de los sistemas agropecuarios bajo un enfoque holístico e integrado.  Al evaluar el desempeño  de los indicadores agroecológicos en relación  con cada variable seleccionada —tipo de la finca, años de conversión, proporción  de cultivos y área de la finca—, los resultados indican que las estrategias agro‐ diversas de manejo de las fincas integradas, tanto experimentales como comer‐ ciales, influyen positivamente en la productividad (apéndice 2, tablas 2.4a y 2.4b).  Esta asociación se observa en la figura 20A por las altas correlaciones cruza‐ das entre las variables años de conversión y proporción de cultivos con los indi‐ cadores de diversidad como riqueza de especies y diversidad de producción, por  una parte, y por otra, rendimientos de la producción de leche, salidas de energía,  eficiencia energética y salidas de proteína.   Entretanto, la variable tamaño de la finca y el indicador costo energético  de la producción de proteína estuvieron fuerte e inversamente correlacionados  con los otros indicadores. Este resultado muestra la pertinencia de desarrollar  sistemas integrados a pequeña y mediana escala con el propósito de producir  fuentes de alimentos proteicos de manera eficiente (hasta alrededor de 50 ha).  Por consiguiente, hay que evaluar los factores relacionados con el tamaño de  la finca para lograr tal objetivo y adoptar diseños de sistemas factibles, acor‐ des con las condiciones del lugar.   Sobre  la  base  de  los  resultados  del  análisis  multivariado  y  la  discusión  de las secciones anteriores, podemos concluir que los sistemas integrados son  una opción atractiva para el desarrollo de la agricultura cubana. La combina‐ ción de estrategias diversificadas, una reducción de la escala  y del tiempo de  establecimiento, así como una mayor interacción  de los componentes a nivel  de sistema, tiende a incrementar la productividad y la eficiencia energética de  los sistemas productivos. Por último, la figura 20B muestra claramente las simi‐ litudes  entre  ambos  tipos  de  fincas  integradas  con  relación  al  desempeño  de  los doce indicadores agroecológicos evaluados y su divergencia con respecto a  las  fincas  ganaderas  especializadas.  Ello  confirma  la  hipótesis  planteada  al  inicio de este estudio y la pertinencia de generalizar los resultados obtenidos en  pequeñas fincas experimentales a mayor escala y bajo condiciones comerciales.  85 

Agrodiversidad  La  Convención  de  Diversidad  Biológica  distingue  tres  niveles  de  agrodiversi‐ dad: 1) diversidad varietal y genética, 2) diversidad de especies de cultivos y  animales  y  3)  diversidad  de  los  sistemas  agrícolas  o  de  los  agroecosistemas  (UNEP, 1992). Sin embargo, otros autores, como Brookfield y Padoch (1994),  consideran la agrodiversidad como «las diferentes maneras en que los produc‐ tores  utilizan  la  diversidad  natural  del  medio  ambiente  para  la  producción,  incluyendo no solo su opción de cultivo, sino también su manejo del suelo, el  agua  y  la  biota  en  su  conjunto».  Cinco  años  más  tarde,  Brookfield  y  Stocking  plantearon la necesidad de diferenciar la agrodiversidad de la agrobiodiversi‐ dad, y consideraron a la segunda como parte de la primera. Lógicamente, las  condiciones agrodiversas y heterogéneas propias de las áreas menos favorecidas  de los países tropicales, la diversificación de actividades y la variabilidad gené‐ tica, en su conjunto, desempeñan un papel importante para aliviar sus limita‐ ciones biofísicas y socioeconómicas (Ruben y Pender, 2004; Van Keulen, 2005).  Con relación a la agrodiversidad, este estudio se concentró en el análisis  del agroecosistema desde el punto de vista de la seguridad alimentaria (pro‐ ductividad de la tierra y la fuerza de trabajo), la conservación del medio am‐ biente y el uso óptimo de los recursos disponibles. Un objetivo primordial fue  evaluar  hasta  qué  punto  una  mayor  agrodiversidad  —en  cuanto  a  cultivos,  ganadería y especies de árboles, como parte de los sistemas agrícolas integrados  y multifuncionales—, contribuye a alcanzar estos propósitos (figura 21).   Las fincas integradas se diferenciaron de las especializadas por tener una  mayor  agrobiodiversidad,  es  decir,  más  recursos  genéticos  disponibles  —como  se  refleja  en  los  indicadores  riqueza  de  especies,  diversidad  de  producción  y  diversidad de árboles— y, por consiguiente, mayor variación espacio‐temporal.  En estos sistemas  que operan  en condiciones de  bajos insumos y  elevada in‐ certidumbre,  una  mayor  diversidad  contribuye  decisivamente  a  reducir  el  riesgo e incrementar la productividad (Vandermeer et al., 1998; Altieri, 1999).  De hecho, el nivel de regulación interna de los agroecosistemas depende mucho  del  grado  de  diversidad  de  plantas  y  animales,  y  además,  esa  agrodiversidad  es el resultado de la interacción entre el ambiente, los recursos genéticos y el  manejo,  lo  que  modifica  su  funcionamiento  y  permite  mayor  adaptabilidad  a  situaciones extremas (Almekinders et al., 1995).   Tales variaciones forman parte del principio ecológico que plantea que las  complementariedades en los sistemas integrados promueven la abundancia de  especies  y  el  uso  de  recursos  internos  y,  por  consiguiente,  la  sostenibilidad  agroecosistémica (Altieri, 2002; Kenmore, 2003; Van Keulen, 2005). La mayor  86

Productividad

Bajos insumos externos, altas tasas de reciclaje e integración ganadería-agricultura Alta

Altos insumos externos, agricultura industrial en monocultivos Baja

Alta

Eficiencia
Bajos insumos externos, sistemas diversificados con bajos niveles de integración Media-baja Alta Sistemas especializados con bajos insumos externos Media Baja
Baja

Diversidad del agroecosistema
Figura 21. Análisis combinado de tres atributos de los sistemas sustentables: diversidad, productividad y eficiencia, y su caracterización en función de cuatro modelos de agricultura.

eficiencia en el uso de los recursos genéticos disponibles localmente también  puede  influir  de  forma  positiva  en  la  productividad,  y  permite  la  intensifica‐ ción  sostenible  del  agroecosistema  (Tilman  et  al.,  2001).  Evidentemente,  los  sistemas especializados industriales, con menor agrodiversidad, tienen muchas  dificultades  para  lidiar  con  condiciones  de  bajos  insumos  y  variaciones  en  el  clima, así como con las fluctuaciones en los mercados. Los sistemas agrícolas  con poca diversidad tienen también menos posibilidades de usar los recursos  locales y, por lo tanto, son más dependientes de los insumos externos, lo que  contribuye a su vulnerabilidad en caso de estrés socioeconómico.   Las  fuentes  para  la  biodiversificación  de  las  fincas  integradas  fueron  múltiples. Los productores obtuvieron variedades tradicionales de especies de  plantas y animales de sus vecinos, y también tuvieron acceso a nuevo material  genético  desarrollado  en  instituciones  de  investigación.  Durante  los  últimos  años, en Cuba se han impulsado con éxito sistemas locales de innovación, en  los cuales los productores seleccionan su propia reserva de diversidad genéti‐ ca,  ajustándose  a  las  características  de  sus  sistemas  de  cultivo,  condiciones  biofísicas y expectativas socioeconómicas (Ríos, 2004). En busca de la seguridad  alimentaria y la generación de ingresos, en las fincas integradas se dedicó una  87 

proporción del área disponible a la producción de cultivos para el autoabasteci‐ miento, la comercialización y la implementación de medidas conservacionistas.  Para  decidir  la  proporción  que  se  destinaría  a  cultivos,  productores  e  investigadores  tuvieron  en  cuenta  factores  como  disponibilidad  de  tierra,  proporción de insumos, balance de alimento animal, características del suelo,  productividad de forrajes y disponibilidad de residuos de cosecha. Las limita‐ ciones y oportunidades del mercado, los contratos de venta con el Estado, así  como otros factores socioeconómicos, también desempeñaron un papel deci‐ sivo  a  la  hora  de  convertir  fincas  especializadas  en  empresas  agrodiversas  y  multifuncionales. Por ejemplo, los huertos diversificados contribuyen sustan‐ cialmente  al  consumo  familiar.  La  alta  agrodiversidad  también  requirió  deci‐ siones más dinámicas y condujo a una mejor asignación de alimentos y fuerza  de trabajo, en tanto contribuyó  al uso óptimo de los recursos durante el  año  agrícola (Schiere et al., 2002; Tittonell et al., 2007b).   Las especies que realizan el sendero fotosintético C 4 tienen la ventaja de  aprovechar la elevada intensidad luminosa y las altas temperaturas que carac‐ terizan a los ambientes tropicales (Ehleringer et al. 1997, ´t Mannetje, 2003).  La incorporación de especies forrajeras de alta productividad, como la caña de  azúcar, el king grass, el zacate Guatemala y la hierba guinea, garantizan la alta  producción  de  biomasa  en  las  fincas  integradas.  Su  uso  estratégico  fue  una  herramienta  poderosa  para  la  intensificación  sostenible.  Además,  las  legumi‐ nosas, arbustos, árboles y abonos verdes se utilizan con gran efectividad para  mejorar la fertilidad del suelo (Lal, 2005) y elevar la calidad del alimento animal.  Combinar especies de alta producción de biomasa con leguminosas en diver‐ sos lugares condujo a una mayor disponibilidad de nitrógeno, estimuló la for‐ mación de humus y el secuestro de carbono (Power et al. 2001; Christopher y  Lal, 2007). Los árboles, introducidos para varios propósitos (sombra, cerca y  alimento), desempeñaron un papel importante en el reciclaje de nutrientes, ya  que actuaron como una «bomba de nutrientes» desde las capas más profundas  del suelo (Breman y Kessler, 1995), aunque sus producciones y servicios am‐ bientales solo se lograron a mediano plazo, es decir, a partir del tercer año de  establecimiento (Monzote et al., 1999).    Productividad  Se  denomina  productividad  a  la  capacidad  que  tienen  los  componentes  del  sistema  (cultivos,  animales  y  árboles)  de  capturar  y  convertir  los  recursos  naturales  disponibles  (energía,  agua,  nutrientes  y  diversidad  genética)  en  bio‐ masa  de  plantas  y  animales.  Los  indicadores  de  productividad  —rendimiento  88

de leche por unidad de área de la finca, rendimiento lechero por unidad de área  de forraje y salidas de proteína y energía por unidad de área total— alcanzaron  mayores  valores  en  los sistemas integrados que en los especializados (apén‐ dice 2, tablas 2.4a y 2.4b), bajo similar disponibilidad de recursos externos.  La  producción  lechera  por  unidad  de  área  de  la  finca  resultó  superior  tras la conversión a sistemas integrados, a pesar de que entre 25 y 36% de las  tierras fueron destinadas a cultivos (apéndice 2, tabla 2.3), lo que confirmó los  resultados  de  las  investigaciones  en  fincas  experimentales  a  pequeña  escala.  La  agrodiversidad  temporal  (años  de  conversión)  y  la  espacial  (diseño  de  la  finca)  resultaron  los  principales  factores  para  alcanzar  mayor  productividad  de la tierra. El incremento en las salidas de energía y proteína por unidad de  área  de  la  finca  no  fue  significativamente  diferente  entre  fincas  convertidas  durante 1‐2 años y las convertidas por mucho más tiempo. Ello demuestra la  casi inmediata respuesta productiva de los sistemas agrícolas a la diversifica‐ ción. Esto puede atribuirse, por una parte, a la alta fertilidad base del suelo en  áreas previamente dedicadas a pastos en beneficio de los cultivos establecidos  y, por otra, al mayor uso de los recursos internos y las diferencias inherentes a  la eficiencia en la conversión de la energía solar en productos agrícolas y ga‐ naderos (Trenbath, 1986; Spedding, 1998).  La alta fertilidad «inicial» del suelo es resultado de al menos dos facto‐ res:  1)  las  características  originales  y  la  ausencia  de  cultivos,  es  decir,  baja  extracción  de  nutrientes  y  2)  el  reciclaje  de  estiércol  animal,  hojas  y  raíces  superficiales  durante  un  prolongado  período  de  tiempo.  Sin  embargo,  inme‐ diatamente después de establecer la rotación de cultivos, deben implementarse  medidas  de  conservación  del  suelo  que  eviten  una  rápida  erosión,  con  la  pérdida  asociada  de  características  favorables  (Lal,  2005).  La  inclusión  de  leguminosas  en  la  rotación  aumenta  la  disponibilidad  de  nitrógeno,  según  Carpenter‐Boggs et al. (2000).   En investigaciones realizadas hace casi una década, se comprobó que la  mineralización de nitrógeno neta fue más alta en las parcelas que nunca reci‐ bieron fertilizante nitrogenado, pero que fueron sembradas con legu‐minosas,  que en las parcelas con un historial de fertilización química. Ya está bien com‐ probado, incluso en investigaciones realizadas durante más de cien años en la  Estación Experimental de Rothamsted en Inglaterra, que las aplica‐ciones re‐ gulares de estiércol animal y de compost tienen efectos positivos en la fertili‐ dad  del  suelo,  promueven  la  mineralización  de  nitrógeno  y  aumentan  el  volumen  de  materia  orgánica.  Este  mecanismo  surte  efectos  positivos  en  la  retención  de  agua,  y  trae  aparejado  el  crecimiento  de  la  raíz,  la  captura  de  89 

nutrientes y el incremento de la productividad de los cultivos (Pimentel et al.,  2005; Richter et al., 2007).  En nuestro estudio, los rendimientos lecheros fueron significativamente  superiores  por  unidad  de  área  de  la  finca  y  por  unidad  de  área  forrajera,  lo  cual muestra claramente que los recursos internos y externos se utilizaron con  más intensidad en las fincas integradas que en las especializadas. La alta  efi‐ ciencia  en  la  conversión  no  solo  evidencia  la  productividad  de  la  tierra  en  lo  que  se  refiere  a  la  energía  y  la  proteína  de  los  alimentos,  sino  que  también  permite disponer de mayor cantidad y mejor calidad de alimento animal a lo  largo del año. En los sistemas especializados ganaderos, basados únicamente  en pastizales y con fuertes fluctuaciones estacionales en la tasa de crecimiento,  la producción animal durante la estación seca fue muy baja.   El  sobrepastoreo  fue  otro  factor  clave  que  limitó  la  productividad  en  las  fincas  ganaderas  especializadas.  Sus  áreas  de  pastizales,  dominadas  por  especies nativas de baja productividad, fueron fuertemente invadidas (40‐50%)  por malezas arbustivas espinosas y de rápido crecimiento, como el marabú y  el  aroma.  La  retención  de  animales  envejecidos  y  poco  productivos  en  las  fincas  especializadas  también  impactó  negativamente  en  los  rendimientos  lecheros.   Aunque el rendimiento lechero por unidad de área total fue similar entre  las  fincas  medianas  y  pequeñas,  todos  los  indicadores  de  productividad  ten‐ dieron a  incrementarse con la  reducción del  tamaño.  Los valores  más  altos de  productividad que se alcanzaron en las fincas menores de 10 hectáreas indican el  uso  intensivo  y  la  localización  más  eficiente  de  los  recursos  naturales  a  esta  escala.  Por  otra  parte,  los  valores  inferiores  de  productividad,  propios  de  las  grandes  fincas  especializadas,  revelan  el  pobre  manejo  del  sistema  y  el  uso  extensivo de los recursos naturales, lo que a su vez constituye una oportunidad  para la transición.    Eficiencia energética  El incremento de la eficiencia energética en la producción agropecuaria debe  ser  una  prioridad  en  las  condiciones  de  bajos  insumos  que  caracterizan  a  la  economía  cubana  (Funes‐Monzote  y  Monzote,  2001;  Monzote  et  al.,  2002).  Este estudio muestra que los sistemas integrados logran una eficiencia  ener‐ gética mucho mayor y con menor costo energético para la producción de pro‐ teína que los sistemas ganaderos especializados. El uso intensivo de los recur‐ sos  internos  en  los  sistemas  integrados  y  las  diferencias  inherentes  a  la  eficiencia en la conversión entre productos agrícolas y ganaderos, mejoraron  90

la  eficiencia  energética  de  los  sistemas  ganaderos,  algo  similar  a  lo  ocurrido  con los indicadores de productividad.   El empleo de residuos de cosecha para la alimentación animal, así como  el uso intensivo de abonos en áreas de cultivos y forrajes, fueron dos prácticas  comunes en las fincas integradas que derivaron en un uso eficiente de los in‐ sumos energéticos. Pero además, el empleo más intensivo de los terrenos de la  finca en la rotación de cultivos a lo largo del año, adaptándolos a las variacio‐ nes temporales, también  contribuyó a la mayor eficiencia energética. Solo  en  el primer año de conversión, los insumos energéticos fueron diferentes entre  las fincas integradas comerciales y experimentales (apéndice 2, tabla 2.4a). Ello  se debe a una mayor utilización de combustible durante el período de estable‐ cimiento de las fincas comerciales, que eran alrededor de diez veces mayores  en tamaño. El significativo incremento de la eficiencia energética en las fincas  convertidas, se alcanzó con una disminución proporcional en la fuerza de trabajo.    Reciclaje de nutrientes  La  optimización  del  uso  de  estiércol  animal  es  un  objetivo  importante  en  la  gestión de nutrientes en los sistemas integrados ganadería‐agricultura, espe‐ cialmente cuando no se dispone de otras fuentes de fertilizantes (Rufino et al.,  2007; Tittonell et al., 2007). Además, si el estiércol es procesado como vermi‐ compost, su calidad mejora sustancialmente, lo cual permite aplicar menores  dosis en el campo. El uso de abonos orgánicos en las fincas integradas fue casi  diez  veces  superior  que  en  las  ganaderas  especializadas.  Aparte  del  estiércol  vacuno durante el pastoreo, las aplicaciones anuales de estiércol fueron muy  bajas (0.3 t/ha) en las fincas especializadas. Según comunicación personal de  Antonio Salinas (Cooperativa «26 de Julio», Bacuranao, La Habana), en condi‐ ciones  comerciales  es  posible  colectar  aproximadamente  5.5  t/ha/año  de  es‐ tiércol con una carga animal 1 UGM/ha. Mientras la aplicación de estiércol en  las  fincas  integradas  es  una  práctica  común,  en  las  ganaderas  especializadas  pareció algo problemático.  Entre los factores responsables de este deficiente empleo de un recurso  tan valioso, se encuentran la supuesta falta de fuerza de trabajo para realizar  todas las actividades de la finca, los pobres incentivos económicos, la ausencia  de  una  respuesta  inmediata  a  las  aplicaciones  de  estiércol  sobre  el  mejora‐ miento del suelo y la productividad agrícola, la determinación de otras priori‐ dades en el manejo de la finca y el escaso conocimiento sobre el cuidado del  suelo. En ocasiones se aplicó el estiércol colectado en las fincas especializadas 

91 

al área de king grass o caña de azúcar después de cortada, pero la práctica más  común fue almacenarlo en pilas, quedando susceptible a pérdidas con la lluvia,   y a lavarse hacia las áreas cercanas a las naves. La demanda de algunas fincas  urbanas  y  de  agricultores  de  avanzada  que  recogen  sistemáticamente  el  es‐ tiércol  acumulado  en  las  vaquerías  y  otras  unidades  pecuarias,  ha  impedido  que este recurso se desperdicie. Por una parte, esta es una solución al problema  ambiental que ocasiona la acumulación de estiércol, pero por otra, contribuye  al deterioro de los suelos ganaderos por la exportación de nutrientes y materia  orgánica.   La aplicación de estiércol animal en las fincas integradas, principalmente  en  variantes  orgánicas  (abono  y  humus  de  lombriz),  fue  de  3  a  5  t/ha/año,  principalmente en las áreas forrajeras. Solo a través de estas alternativas pu‐ dieron reciclarse 49‐73 kg nitrógeno/ha/año, 35‐52 kg de fósforo y 56‐83 kg  de  potasio.  Otras  prácticas  que  promueven  el  reciclaje  de  nutrientes  son  el  empleo de abonos verdes, la incorporación de residuos de cosecha, y el uso de  árboles y otras plantas que exploran mayor área del suelo con su sistema radi‐ cular (Tilman et al., 2002; Sánchez et al., 2004).   Por  lo  general,  en  las  fincas  integradas  los  residuos  de  cosecha  fueron  utilizados  primero  como  alimento  animal,  y  la  biomasa  rechazada  se  apro‐ vechó como mulch o se incorporó al suelo después de ser compostada. El uso  de  fertilizantes  orgánicos  fue  significativamente  superior  en  las  fincas  con  mayores  proporciones  de  agricultura  (apéndice  2,  tabla  2.4a).  El  empleo  de  cultivos  en  las  fincas  ganaderas  fue  en  sí  mismo  un  incentivo  para  utilizar  todo el estiércol disponible y así devolver los nutrientes al suelo, debido a la  necesidad  de  mantener  un  estatus  nutritivo  adecuado.  En  las  fincas  más  pe‐ queñas se aplicaron mayores cantidades de fertilizantes orgánicos, lo que es‐ tuvo asociado con el manejo más factible de cantidades pequeñas de estiércol  y otros residuos sin necesidad de maquinaria y combustibles fósiles.      5.4 Conclusiones    Cualquier  cambio  tecnológico  en  la  agricultura  a  nivel  de  finca  debe  estar  acompañado  por  adaptaciones  en  la  economía  general  a  una  mayor  escala  (municipal, provincial o nacional). Estos cambios deben basarse en decisiones  conscientes  y  concertadas  entre  agricultores,  académicos,  investigadores  y  dirigentes. Bajo las actuales condiciones de Cuba y de acuerdo con los resultados  de esta investigación, las estrategias agroecológicas de integración ganadería‐ 92

agricultura contribuirán a incrementar la productividad de la tierra, la autosu‐ ficiencia  alimentaria,  el  ingreso  familiar  y  la  protección  del  medio  ambiente,  más que la agricultura especializada convencional.  La reducción del tamaño de la finca, junto al aumento en la integración  ganadería‐agricultura, fueron medidas efectivas, tanto en fincas experimentales  como comerciales, para elevar la eficiencia energética y el manejo de nutrientes,  sin  aumentar  la  dependencia  del  sistema  de  los  insumos  externos.  El  período  necesario para la conversión exitosa a fincas integradas fue relativamente corto  (alrededor de dos años), lo que hace posible el proceso de transición en cuanto  al manejo y rentabilidad en términos financieros.  El uso de métodos de análisis multivariados resultó clave para  obtener  nuevas perspectivas sobre las variables que influyen en el desempeño de los  indicadores  agroecológicos  seleccionados.  Al  probar  nuestras  hipótesis  e  in‐ terpretar los resultados de una forma integrada, el empleo de gráficos biplot  basados en el análisis de redundancia confirmó la factibilidad de obtener efec‐ tos similares en fincas comerciales a los antes alcanzados en las experimentales  prototipo. Estos resultados indican el potencial agroecológico  de los sistemas  integrados a pequeña y mediana escala para el presente y futuro de la agricul‐ tura cubana.

93 

 

VI. Validación de estrategias   integradas sostenibles   para condiciones locales  
                 

  En respuesta a los cambios producidos en años recientes y a los retos actuales,  agricultores  y  técnicos,  apoyados  por  instituciones  de  investigación,  aplican  enfoques  innovadores  que  desarrollen  sistemas  agrícolas  sostenibles  y  adap‐ tados a las condiciones locales (Funes‐Monzote, 2004; Ríos, 2006; ACTAF, 2006;  Iglesias et al., 2007). Los sistemas agrícolas se caracterizan cada vez más por la  agrodiversidad y la heterogeneidad, y tienden a ser manejados descentraliza‐ damente  por  agricultores  con  expectativas  y  tradiciones  diferentes  (diversi‐ dad cultural) y con variadas opiniones sobre el desarrollo agrícola (diversidad  política).  Sin  embargo,  sigue  siendo  una  incógnita  cómo  desarrollar  de  una  manera eficaz y viable métodos sostenibles que tengan una perspectiva parti‐ cipativa.  También  es  necesario  identificar  cuáles  son  los  mejores  «arreglos»  espaciales (diseño) y temporales (estrategias) para cada caso particular, sobre  la  base  de  nuevos  criterios  y  paradigmas,  como  la  eficiencia  biológica,  la  energética y la de uso de estratégico de recursos externos e internos.  Numerosos  estudios  han  indicado  que  cuando  se  combina  el  conoci‐ miento  local  con  la  investigación  científica,  se  desarrolla  un  gran  potencial  para  la  innovación  y  el  desarrollo  sustentable  (Reijntjes,  1992;  Pretty,  1995;  Sumberg  y  Okali,  1997;  Chambers  et  al.,  1998;  Uphoff,  2002;  Sumberg  et  al.,  2003). No obstante, en un contexto heterogéneo resulta tan importante identi‐ ficar las prácticas agrícolas locales sostenibles como las que no lo son (Lefroy  et al., 2000; Holt‐Giménez, 2002).  

95 

En la mayor parte del mundo en vías de desarrollo, los agricultores pe‐ queños  tienen  que  ganarse  la  vida  en  circunstancias  marginales  y  con  pocos  recursos  financieros.  Generalmente  trabajan  en  tierras  poco  productivas,  de  baja  fertilidad  natural,  donde  existen  fuertes  limitaciones  para  el  uso  de  los  recursos naturales y con poco acceso a la irrigación, la energía y la tecnología  (Ruben  y  Pender,  2004;  Van  Keulen,  2005;  Devendra,  2007;  Tittonell,  2008).  Sin embargo, los agricultores pequeños son más numerosos y, aunque ocupan  generalmente un área menor de tierra en comparación con las grandes exten‐ siones de monocultivo, contribuyen en mayor proporción y con más eficiencia  a la seguridad alimentaria local y global.  Durante casi dos décadas, productores e investigadores han sido prota‐ gonistas  de  la  introducción  y  aplicación  exitosa  en  Cuba  de  los  sistemas  de  bajos insumos externos (Funes et al., 2001). En particular, el potencial de los  sistemas integrados para lograr una productividad relativamente alta y un uso  eficiente de la energía con bajos niveles de insumos externos, fue identificado  desde inicios de los años noventa (Muñoz et al., 1993; García Trujillo y Monzo‐ te, 1995; Monzote et al., 1999). Los ejemplos que sostienen esa afirmación son  muchos como para ser mencionados aquí. Sin embargo, a pesar de todas estas  experiencias  exitosas,  los  sistemas  integrados  han  enfrentado  —y  siguen  enfrentando— muchas limitaciones tecnológicas y socioeconómicas que deben  resolverse  para  alcanzar  su  potencial.  Entre  las  principales  limitaciones  tec‐ nológicas se  encuentran:  1) falta de información  detallada sobre el  funciona‐ miento  interno  de  los  sistemas  integrados,  2)  poco  conocimiento  sobre  el  papel de la agrodiversidad funcional, y 3) la ausencia de pautas específicas del  contexto y las «mejores prácticas» para su diseño. Las restricciones socioeconó‐ micas van desde la resistencia de los productores a convertir sus fincas, hasta  la falta de incentivos y capacitación apropiados para establecer sistemas inte‐ grados. Otra limitación importante es la falta de una estructura adaptada a los  nuevos paradigmas agrarios y una acción sistemática que permita llevar a cabo  y adaptar el conocimiento existente a la nueva realidad socioeconómica.  Tecnológicamente,  la  integración  agricultura‐ganadería  ofrece  muchas  maneras de lidiar con los desafíos ambientales y socioeconómicos que enfrenta  la agricultura. Los sistemas integrados han sido asociados a objetivos como la  autosuficiencia alimentaria, el uso óptimo de la tierra, la multifuncionalidad, la  optimización de los flujos de nutrientes y energía, y la agrodiversidad (Altieri,  2002; Schiere et al., 2002; Pimentel et al., 2005). Además, tienden a diversifi‐ car  las  fuentes  de  ingresos  de  los  agricultores,  contribuyen  a  la  seguridad  alimentaria  y  empoderan  a  los  campesinos  pobres  que  viven  en  condiciones  96

marginales (Sumberg, 1998; Pretty et al., 2003; Devendra, 2007; Herrero et al.,  2007).  A  pesar  de  ello,  los  modelos  industriales,  altamente  ineficientes  en  el  uso  de  la  energía  y  degradadores  del  medioambiente,  continúan  preponde‐ rando en el mundo.  En este capítulo se presentan los resultados de un estudio de caso realiza‐ do durante cuatro años (2000‐2004) en el municipio habanero de San Antonio de  los Baños. Su objetivo fundamental fue validar los resultados obtenidos en los  estudios anteriores descritos en los capítulos IV y V. Como tercera fase (apli‐ cación)  y  final  de  ECOFAS  (capítulo  III),  se  identificaron  estrategias  locales  para guiar el proceso de conversión hacia el uso más integrado y sostenible de  los recursos naturales en la agricultura.      6.1 Fase de aplicación de ECOFAS    El estudio, que persiguió identificar  alternativas locales para  mejorar los  sis‐ temas agrícolas, se desarrolló durante un período de cuatro años (2000‐2004),  y  consistió  en  la  aplicación  de  seis  pasos  de  forma  cíclica  (figura  22).  Cada  ciclo comienza con la identificación de puntos críticos (prácticas insostenibles  y  principales  limitaciones),  la  definición  de  objetivos  (prácticas  sostenibles)  para la agricultura en la región, así como la selección y diagnóstico de las fin‐ cas que fueron empleadas como referencia para la investigación (paso 1). Como  parte de un diagnóstico más detallado, se construyeron mapas de bio‐recursos y  de infraestructura de tales fincas (paso 2).  A fin de completar el diagnóstico, se caracterizaron las fincas y se selec‐ cionaron los indicadores específicos a partir de los puntos críticos identifica‐ dos  (paso  3).  En  el  paso  4  se  monitorearon  los  indicadores  y  se  recogió  información durante períodos anuales, para valorar su desempeño individual  (paso  5).  Finalmente,  se  llevó  a  cabo  un  análisis  integrado  y  se  formularon  recomendaciones  de  mejoras  en  los  sistemas  agrícolas  mediante  un  proceso  participativo  (paso  6).  Un  nuevo  ciclo  se  inició  con  la  redefinición  de  puntos  críticos  y  objetivos  en  un  ciclo  continuo  de  identificación  y  solución  de  pro‐ blemas.  La aplicación de ECOFAS (capítulo III) se basó en métodos de investiga‐ ción en fincas (Pretty et al., 1995; Checkland y Holwell, 1998), empleados dentro  de un proceso que garantiza la participación conjunta de investigadores y ac‐ tores locales. Reconocer las habilidades y el conocimiento tradicional de los agri‐ cultores,  su  capacidad  para  el  análisis  del  agroecosistema,  la  innovación,  el  

97 

                                     
Paso 6 Análisis int egrado y f ormulación de alternativas para el mejoramient o de los sistemas de producción

Paso 1 'T1 ' Selección de f incas comerciales y definición de punt os crí ticos

Paso 1 'T2 '

Paso 2 M apeo de los bio-recursos y la inf raestructura de la f inca

P ro tago nistas

Paso 5 Evaluación del comport amiento de los indicadores

Paso 3 Caract erización del sist ema de producción y selección de indicadores

Paso 4 M onit oreo de indicadores para la colecta de dat os

Figura 22. Evaluación, reflexión, análisis y diseño del ciclo de mejoramiento de los sistemas agrícolas. Adaptado de: Vereijken, 1999; Van Ittersum et al., 2004; López-Ridaura et al., 2005.

  diseño,  la  planificación  y  la  definición  de  estrategias,  fueron  relevantes  para  el  estudio. Este principio parte de una noción muy reconocida: el intercambio de ideas  entre agricultores e investigadores genera soluciones a muchos problemas que no  será factible resolver con los paradigmas de la ciencia clásica dominante durante  los últimos años (Conway, 1985; Chambers et al., 1998; Sumberg et al., 2003).  Selección y descripción de las fincas  La  información  histórica  fue  un  criterio  importante  en  la  selección  y  estudio  de las fincas en San Antonio de los Baños, pues muchas de las prácticas agríco‐ las utilizadas en el pasado podrían ser útiles para resolver problemas actuales  de los sistemas agrícolas, como sugirieron Van Keulen y Schiere (2004) en su  trabajo  «Crop‐livestock  Systems:  Old  Wine  in  New  Bottles?»  (Sistemas  inte‐ grados  agricultura‐ganadería:  ¿Vino  viejo  en  botellas  nuevas?).  De  hecho,  la  98

evolución histórica de esta localidad —que a diferencia de otras regiones del  país, no tuvo grandes latifundios— y el renacer de muchas prácticas agrícolas  tradicionales con la crisis de los noventa, fueron las principales razones para  su selección como región de estudio.   Otra razón fue la presencia de un rebaño ganadero grande, mantenido en  un  área  de  pastos  relativamente  pequeña,  lo  que  indicaba  el  uso  intensivo  de  residuos  de  cosecha  y  otras  prácticas  no  convencionales  para  la  alimentación  animal. Los datos de la carga animal por hectárea de tierra de pastos permanen‐ tes  —8.7  UGM/ha—,  revelan  que  la  mayoría  de  los  residuos  de  cosecha  y  los  campos en barbecho son utilizados sistemáticamente para alimentar al ganado.  Las fincas seleccionadas dentro de la región eran representativas y con‐ trastantes,  según  el  criterio  empírico  de  los  actores  locales,  en  cuanto  a  sus  características  de  manejo,  nivel  de  productividad  y  estrategias  de  uso  de  los  recursos naturales. Los extensionistas y los representantes del sector ganadero  a nivel municipal seleccionaron varias fincas y propusieron varios agricultores  para participar en el estudio. Finalmente fueron tres fincas las seleccionadas:  una ganadera especializada «Vaquería 10» (33.7 ha) y dos integradas: «Remedio»  (9.4  ha)  y  «La  Sarita» (47  ha).  Las  fincas  integradas,  pertenecientes  a  la  CCS  «Vicente  Pérez  Noa»,  habían  sido  manejadas  durante  al  menos  setenta  años  con métodos agrícolas tradicionales. La especializada, de la UBPC «Factor Ro‐ jo», era una lechería típica de la región. Las tres se gestionaron como sistemas  de  bajos  insumos  externos,  pero  representan  diferentes  formas  de  organiza‐ ción de la producción y tenían sus diseños y características propias.  Los sistemas de producción difirieron en cuanto a su tamaño, forma de  tenencia de la tierra, manejo, agrodiversidad, intensidad de la fuerza de trabajo e  infraestructura. Los administradores de las fincas estuvieron de acuerdo en parti‐ cipar en el estudio y fueron innovadores activos, abiertos a discutir alternati‐ vas  y  proporcionar  la  información  libremente.  Aunque  otros  actores  locales  también  participaron  en  el  estudio,  las  fuentes  principales  de  información  fueron los administradores y las familias en las fincas seleccionadas. Para cla‐ sificar los sistemas productivos, se adoptó la tipología desarrollada en el estudio  a nivel nacional (capítulo V).   La finca «Remedio» clasificó como una finca integrada de pequeña escala y  con una proporción media de área dedicada al cultivo; «La Sarita» fue clasificada  como  integrada,  de  mediana  escala  y  proporción  media  de  cultivos;  y  la  «Va‐ quería  10»,  como  ganadera  especializada,  a  mediana  escala.  La  figura  23  muestra el diseño de las tres fincas e incluye el uso de la tierra a nivel del sub‐ sistema un año antes de iniciar el estudio y al momento del diagnóstico.  99 

      Sistema de   producción       Integración   ganadería:agricultura*     a   b c   d e   f   g h   i j   k
Subsistema/ Uso de la tierra

h e

a

f d

g
a j b
b d

b

a
i

c

c

e

c

h

g

f

e

d

f

«Remedio» (9.4 ha) 73:27 Anterior** C C C C G C G F Diagnóstico C C G C F F F C -

«La Sarita» (47 ha) 65:35 Anterior C G C G G G G C C C F Diagnóstico G G G G C C C G G G F

«Vaquería 10» (33.7 ha) 100:0 Anterior F G G G A G Diagnóstico F G G G A G -

Figura 23. Descripción general del uso de la tierra en los tres sistemas agrícolas estudiados.
* La proporción ganadería-agricultura se define como el porcentaje de tierra directamente usada para cada subsistema. ** 2-4 años antes de comenzar el estudio. Las áreas coloreadas en los esquemas de las fincas representan la tierra dedicada a cultivos. El suelo de cada subsistema, identificado por una letra (a, b, c… k), fue sujeto a análisis físico-químico (0-20 cm). C: cultivo arable; F: forraje; G: pasto; A: árboles.

Diagnóstico participativo e identificación de puntos críticos   Como primer paso en el ciclo de evaluación y diseño (figura 22), el diagnóstico  a nivel de finca y regional se enfocó en la identificación de puntos críticos, es  decir,  los  problemas  explícitos  de  insostenibilidad  en  los  sistemas  ganaderos  para su conversión a sistemas integrados (tabla 12). También se consideraron  importantes  los  problemas  ambientales  identificados  por  el  Ministerio  de  Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente a nivel nacional (CITMA, 1997).       6.2 Diagramación y caracterización de prototipos    El diagnóstico a escala de finca incluyó una caracterización detallada de cada  una. El uso de métodos de diagramación permitió comprender mejor la estruc‐ tura holística de los sistemas agrícolas como un requisito previo para analizar  su desempeño de forma participativa (Giampietro y Pastore, 2001) y como base  100

Tabla 12. Puntos críticos identificados por actores locales y objetivos para implementar sistemas integrados de producción en San Antonio de los Baños a escala de finca (EF) y regional (ER)
Dimensión/ atributo Biodiversidad Punto crítico Pocas fuentes de forraje. Baja agrodiversidad. Escaso número de árboles. Pocas especies de cultivos y animales. Bajos resultados en la producción animal y de cultivos. Baja producción de cultivos forrajeros. Limitadas posibilidades de irrigación. Uso inapropiado de los recursos naturales disponibles, como luz, tierra, agua, biodiversidad. Alta dependencia de insumos energéticos externos. Balance negativo de nutrientes. Baja eficiencia energética. Objetivo Diversificar las fuentes forrajeras Introducir especies de leguminosas y árboles forrajeros, y el uso de residuos de cosecha para alimento animal. Establecer sistemas silvopastoriles Incrementar la biodiversidad de cultivos y animales. Incrementar los rendimientos en la producción agropecuaria. Incrementar la producción forrajera. Establecer sistemas de riego de bajo costo con uso estricto del agua. Diseñar sistemas de uso de la tierra más integrados que hacen un mayor empleo de los recursos naturales. Reducir la dependencia de insumos energéticos externos. Evitar la exportación de nutrientes por la venta de estiércol.* Introducir cultivos en los sistemas ganaderos y las «mejores prácticas» de los sistemas integrados. Utilizar la biomasa como fuente renovable de energía en todas sus formas. Compostar todo el estiércol para aumentar su calidad. Adaptar los sistemas agrícolas a la variabilidad climática. Crear un mercado estable de insumos. Crear incentivos para los trabajadores. Incrementar la producción de alimentos. Crear vías de acceso a insumos indispensables. Diversificar las fuentes de ingresos. Crear facilidades para procesar los productos agrícolas y mejorar las oportunidades de mercado. Reducir la dependencia de insumos en la producción de leche. Mejorar la viabilidad económica. Crear un sistema municipal de créditos para establecer sistemas integrados que utilicen mejor los recursos locales. EF x ER

x x x x

x x x

Productividad

x x x x x x

AGROECOLÓGICOS

Eficiencia

Estabilidad

Pobre utilización del estiércol vacuno. Fluctuación en el clima (precipitaciones) y efectos destructivos de los huracanes. Inestable suministro de insumos. Escaso suministro de fuerza de trabajo. Baja autosuficiencia de alimentos. Escasez de insumos externos. Sistemas productivos altamente especializados. Bajo valor añadido de la producción. Bajos precios de la leche en el mercado. Baja rentabilidad. Falta de crédito para establecer sistemas integrados.

x x x x x x x x x x x x

FINANCIEROS

Rentabilidad

Viabilidad

Auto gestión

101

Falta de interés de los campesinos en las actividades ganaderas. Limitadas capacidades de innovación. Pérdida de tradiciones agrícolas. Deficientes servicios domésticos. Pobres condiciones de trabajo. Falta de atención a asuntos de género. Distribución desigual de los ingresos domésticos. Limitaciones legales para tomar decisiones dentro de las UBPC.** Falta de trabajadores experimentados. Dificultades en la recogida y comercialización de los productos, y deficientes servicios veterinarios.

Aceptabilidad

Hacer económicamente atractiva la producción ganadera. Promover la innovación entre los campesinos. Revitalizar el conocimiento tradicional. Mejorar las facilidades en las viviendas. Mejorar las condiciones laborales y los salarios. Priorizar los temas de género. Procurar la justa distribución de los ingresos. Incentivar la toma de decisiones a nivel de finca. Organizar actividades de extensión y entrenamiento entre los productores. Estimular el empoderamiento de los productores y las asociaciones de productores. x x x x x x

x x x x x x x

SOCIALES

Empoderamiento

Equidad

x x x

* Las fincas ganaderas especializadas usualmente exportan estiércol a fincas de tabaco, huertos urbanos y otras fincas, lo que conduce a la extracción de materia orgánica y de nutrientes del suelo. ** En las UBPC, la junta de asociados de la cooperativa toma las decisiones relativas al proceso productivo de forma colectiva, pero esta se limita a temas en los que la empresa tiene más protagonismo.

para definir estrategias agroecológicas (Conway, 1998). En concordancia con  Lightfoot  et  al.  (1994)  y  Dalsgaard  y  Official  (1997),  los  diagramas  de  bio‐ recursos e infraestructura deben elaborarse de acuerdo con los objetivos que  persigue el estudio.    Fincas integradas  Además de las especies de pastos y forrajes, de árboles frutales, maderables y  cercas vivas, excepto la vegetación espontánea y la fauna silvestre, se identifi‐  caron 38 especies en «Remedio» y 49 en «La Sarita». A pesar de las similitudes  en cuanto a biodiversidad y componentes, tamaño de la finca e intensidad de  la producción, las fincas integradas se clasificaron en dos prototipos diferen‐ tes. En ambas, parte de la producción se comercializó a través  de los canales  correspondientes,  mientras  que  la  restante  fue  empleada  para  el  consumo  familiar y la distribución a los trabajadores externos.   Los  arreglos  multifuncionales  de  agrodiversidad  produjeron  beneficios  agroecológicos  y  económicos.  Mientras  el  ganado  y  otras  especies  animales  102

garantizaron un ingreso diario a través de la leche, la carne o la producción de  huevos, también desempeñaron un papel simultáneo en el reciclaje de nutrien‐ tes y energía al consumir residuos de cosecha no aptos para humanos, así como  producir estiércol y servir para la tracción. Las prácticas agrícolas empleadas  derivaron  en  un  uso  equivalente  de  la  tierra  más  alto  en  policultivo,  que  lo  esperado en monocultivo, según los resultados promedio de la localidad. Otros  beneficios de la agrodiversidad fueron el control de plagas, la protección contra  la erosión del suelo y la generación de ingresos extra que ayudaron a «finan‐ ciar» la producción de leche y carne.  Además,  los  árboles,  dispersos  en  las  fincas,  así  como  los  cultivos  y  la  producción  animal,  produjeron  cantidades  considerables  de  frutas  y  forrajes,  además  de  ofrecer  otros  servicios  ambientales  —por  ejemplo,  refugio  para  aves, sombra y reciclaje de nutrientes—. Los árboles también están relaciona‐ dos  con  preocupaciones  globales,  como  la  retención  de  carbono  y  la  eficacia  energética. Experimentos recientes en Cuba (Sánchez, 2007) en sistemas agro‐ forestales  con  asociaciones  de  leucaena  y  guinea  por  un  período  de  más  de  diez  años,  han  mostrado  un  incremento  de  la  materia  orgánica  entre  3.3%  y  4.1%  en  una  profundidad  del  suelo de  0‐20  cm.  Esto  fue  atribuido  principal‐ mente a la incorporación de hojas y estiércol al suelo durante el pastoreo con  cargas entre 1.5 a 2.0 UGM/ha. Investigaciones anteriores habían demostrado  que la hierba guinea, tolerante a la sombra, en asociación con leucaena en sis‐ temas silvopastoriles, produjo mayor volumen de biomasa y de mayor calidad  que  en  cultivo  puro  (Alonso,  2003).  Además,  los  árboles  de  leucaena  pueden  fijar de 200 a 600 kg/ha/año de nitrógeno atmosférico, lo que permite intensi‐ ficar la producción ganadera.  Estrategias  de  alimentación  animal:  La  carga  ganadera  global  en  «Re‐ medio»  (2.4  UGM/ha)  y  «La Sarita»  (1.7  UGM/ha)  fue  alta  en  comparación  con los rangos típicos de agroecosistemas tropicales. A pesar de la limitada  área dedicada a pastos y forrajes, que fue de 73 y 65% del área total, respec‐ tivamente,  las  cargas  fueron  de  3.2  UGM/ha  para  la  finca  «Remedio»  y  2.6  para «La Sarita», sin incluir las otras especies animales (figuras 24 y 25). En  ambas  fincas,  alrededor  del  75%  del  alimento  total  consumido  por  los  ani‐ males  se  produjo  internamente  o  en  la  localidad,  en  tanto  se  adquirieron  pequeñas  cantidades  de  concentrados  para  alimentar  a  los  terneros,  a  los  animales  de  alta  producción  y  monogástricos.  Las  especies  de  pastos  más  importantes fueron: paspalum, bermuda, guinea y pasto estrella; y las legu‐ minosas: glicine, dolichos y canavalia. 

103

Las raciones estuvieron basadas en la combinación de forraje de corte de  alto rendimiento, como la caña de azúcar, el king grass y el zacate Guatemala;  con subproductos de cosecha como  maloja de maíz y sorgo,  tallos y hojas de  yuca, frijol y maní, y hojas de boniato, cuya disponibilidad y calidad variaron a lo  largo del año. Esta constituyó una dieta diversa y adecuada para los animales.  Estrategias complementarias como el uso de pastizales en tierras comunales y  la importación de alimentos de otras fuentes locales —melazas, derivados de la  industria de procesamiento de cítricos y, en ocasiones, residuos de productores   vecinos— facilitaron un esquema flexible de alimentación animal a lo largo del  año, incluso durante la estación seca. La especialización en la producción ani‐ mal,  el  manejo  de  los  pastos  y  de  los  sistemas  agrícolas,  así  como  el  uso  de  subproductos de cosecha, contribuyeron a los resultados de las fincas.  Fuerza de trabajo: La compleja estructura productiva y las dinámicas in‐ teracciones en las fincas integradas derivaron en un gran número de actividades.  Entre las más importantes está alimentar a los animales, sembrar, desyerbar,  recolectar  estiércol,  arar,  cercar,  cosechar,  ordeñar  las  vacas  y  reparar  las  máquinas. Se necesitaron además guardias para proteger animales y sembra‐ dos.  La  actividad  que  consumió  mayor  fuerza  de  trabajo  fue  la  alimentación  animal,  que  ocupó  aproximadamente  el  20%  del  tiempo  total.  Se  contrató  fuerza de trabajo externa con el objetivo de cortar forraje, pastorear y arar la  tierra, en cooperación con miembros de la familia. La planificación laboral se  basó fundamentalmente en decisiones a corto plazo, como respuesta a las de‐ mandas de la finca. Las mujeres participaron activamente en algunas labores,  como alimentar a los animales menores (cerdos, conejos y gallinas), cosechar y  preparar  comida  para  la  familia  y  los  obreros  contratados.  Ellas  también  se  responsabilizaron con el cuidado de los niños y de la casa.   Una limitación importante fue la escasa disponibilidad de fuerza de tra‐ bajo calificada, con habilidades, por ejemplo, para arar con bueyes. En general,  la contratación de fuerza de trabajo no fue una tarea fácil. En la finca «La Sari‐ ta», de mayor tamaño, se contrataron más obreros para tareas eventuales y de  manera permanente. Un día típico de trabajo fue de ocho horas para un pago  de veinte a treinta pesos cubanos, cantidad superior a los quince pesos diarios  que  cobra  un  funcionario  administrativo  en  la  ciudad.  Además  de  este  pago,  los trabajadores permanentes recibieron otros beneficios, como leche, raíces y  tubérculos, vegetales, granos e incluso carne.  Fuentes de insumos y su uso estratégico: El uso estratégico de los escasos  recursos fue parte de la continua innovación y de los procesos de solución de  problemas. Las dos fincas integradas recibieron cantidades limitadas de insumos  104

Pastoreo comunal en areas de pastos naturales (3 ha) / bermuda común y paspalum.

Vereda Nueva

Cultivos (1.5 ha) Policultivos: maíz/maní; maíz/frijoles 0.8 t maíz, 20 t maloja de maíz 1 t maní, 0.7 t frijoles, 5.0 t residuos de frijoles y maní. Los animales pastan en los campos de barbecho. Dspués de dos años bajo cultivo estos rotan a pastos durante dos años. King grass, (0.25 ha) Zacate Guatemala (0.2 ha) King grass (0.1 ha)

Infraestructura Casas de familia (1, 2, 3); nave para el almacenamiento de semillas y la producción, garage (4); taller de reparaciones (5, 6, 7), parqueo de maquinaria (8); procesamiento de forrajes y subproductos de cosecha, moledora, bomba de agua para el consumo familiar e irrigación y otras máquinas (9); nave de ordeño (10), corrales de cerdos (11), jaulas de conejos (12), establo de cabras y carneros (13). Produccion animal (t)* Producción de frutas (t)*

Cultivos (0.3 ha) 200 kg maíz, 1.2 t de boniato. Varias especies

Plátano fruta Casa de vecino
6 10 8 7

Parcela de plátano

Caña de azúcar (1 ha) El campo es demolido cada tres-cuatro años y rotado a otra área para evitar plagas y enfermedades y para mantener los rendimientos en cerca de 80 t/ha

Cultivos (0.3 ha)
4 3 5

Cultivos (0.25 ha) 0.3 t cebolla 0.4 t pimiento 1.2 t calabaza
1

Cultivos (0.25 ha) 9 Corraleta (0.3 ha) Rebaño bovino. Distribución de 11 2 forrajes. Tratamiento Corral veterinario. 11 animales Colecta de estiércol menores tres veces al año. (0.15 ha)
11
12 13

Entrada de la finca

0.4 t frijoles 0.4 t maíz 1.5 t yuca

2.0 t malanga 0.5 t tomates

Leche de vaca Leche de cabra Carne de res Cerdo Carnero Conejo Gallinas Huevos (unidad)

15.000 1.825 3.150 2.150 0.650 0.440 0.050 1650

Mango Mamey Naranja Guayaba Limón Chirimolla Café

2.500 0.600 0.400 0.160 0.160 0.120 0.050 Árboles frutales distribuidos alrededor de los campos

Rebaño animal

Rebaño vacuno

San Antonio de los Baños

Pastizales naturales (1.5 ha) manejados con pastoreo dirigido. Terneros y añojos, cabras y carneros Rotación con cultivos en intervalos de uno o dos años Casa de vecino

Vacunos (22.8 UGM) 41 Cerdos 12 Carneros 17 Cabras 19 Gallinas 41 Conejos 120 Caballos 2

Vacas Novillas Añojas Terneras Bueyes Toros Añojos Terneros

11 8 5 6 2 2 2 5

Figura 24. Diagrama de bio-recursos y de infraestructura de la finca «Remedio» (9.4 ha). * Producción anual de animales y cultivos. Rendimientos de productos animales al área total de la finca.

105

** UGM: unidad de ganado mayor (400 kg) peso vivo.

106
Guinea Paspalum (4 ha) Guinea Paspalum (5 ha) Arboleda (mango, mamey aguacate, guayava) (2.5 ha) Guinea (2 ha) Cuartón para los bueyes (1 ha)

Cultivos (2 ha) 9.1 t yuca 2.0 t maíz 1.8 t frijoles

Guinea Pasto estrella (3 ha)

Infrastructura Casa de familia (1, 2); naves para semillas, producciones y taller de reparación (3, 5); parqueo de maquinaria (4); nave de ordeño, establo para los caballos, moledora de forraje, procesamiento de subproductos (6); corrales para terneros (7); bomba de agua (8). Producción animal (t)* Producción de frutas (t)*

Corraleta (1 ha) Rebaño bovino Recolección de estiércol 2 1 5 7 4 Caña de azúcar 50 t/año forraje (0.8 ha) 8 3 6 Guinea Paspalum (4 ha) 4

Pasto estrella (2.1 ha)

Leche de vaca 50.760 Carne de res 5.818 Cerdo 0.909 Carnero 0.455 Huevos (unidad) 1300

Mango Aguacate Guayaba Anón Guanábana Café

2.000 2.000 0.800 0.400 0.400 0.100 Rebaño bovino

Paspalum Pasto estrella Hierba bermuda (2.6 ha) Paspalum (1 ha) Parcela de multiplicación y refrescamiento de semillas (0.2 ha) Cultivos (3 ha) Campo de flores Calabaza 4.5 t Maíz, 2 t Frijoles 1.5 t Cultivos (4 ha) Campo de flores Boniato 9.1 t Maíz 3 t

Rebaño animal Vacunos (78.3 UGM)** Cerdos Carneros Gallinas Caballos 158 10 12 50 4

Figura 25. Diagrama de bio-recursos y de infraestructura de la finca «La Sarita» (47 ha). * Producción anual de animales y cultivos. Los rendimientos de productos ganaderos corresponden al área total de la finca. ** UGM: unidad de ganado mayor (400 kg) de peso vivo. Las flechas blancas indican la dirección de la rotación ganado-cultivos dentro de un ciclo

completo de aproximadamente doce años.

Plantación de cítricos perteneciente a la empresa Cultivos (2 ha) Tomate 9.1 t Malanga 5.7 t Maíz 3t

Pasto estrella Guinea Paspalum Hierba bermuda (6 ha)

Vacas Novillas Añojas Terneras Bueyes Toros Añojos Terneros

40 15 11 51 4 8 11 18

a través de  vías formales de distribución, como las cooperativas de crédito y  servicios. Otros materiales e insumos necesarios —piezas de repuesto, herra‐ mientas, fertilizantes, petróleo, medicamentos veterinarios, bolsas, sogas, cer‐ cas,  cajas,  pomos,  entre  otros—  se  adquirieron  principalmente  en  el  mercado  informal, pues no estaban disponibles o resultaban muy difíciles de encontrar  por la ausencia o la ineficacia de los canales formales. La escasez de estos ma‐ teriales  creo  difíciles  condiciones  que  limitaron  la  eficiencia  del  trabajo  y  el  desarrollo  de  otras  actividades,  como  el  procesamiento  de  alimentos,  o  bien  obligó  a  que  se  buscaran  alternativas  que  desviaron  a  los  agricultores  de  las  tareas principales.  Maquinaria y condiciones de infraestructura: Aunque la infraestructura y  los equipos estaban obsoletos, las fincas integradas poseían un juego completo  de maquinaria e instrumentos con los cuales preparar la tierra y poner a fun‐ cionar la finca: un tractor con remolques, carretas de caballo, artefactos eléc‐ tricos para bombear agua y almacenes donde conservar productos e insumos  (figuras  24  y  25).  Ambas  fincas  contaban  con  instalaciones  para  el  manejo  animal —establos rústicos, cepos para proporcionar tratamiento veterinario y  vender animales, corrales de animales menores—, aunque algunas  en estado  deficiente y hechas con materiales diversos. Además, poseían sistemas de rie‐ go por aspersión, arado, chapeadora y troceadora de forraje. La finca «Reme‐ dio» tenía otros equipos, como un molino de arroz y una destusadora de maíz.  El  reciclaje  de  piezas  de  repuesto  y  los  talleres  de  reparación  en  las  fincas  apoyaron  el  funcionamiento de la  maquinaria. Un elemento importante de la  infraestructura en las fincas integradas fueron los cercados, que a pesar de las  atenciones que recibían,  se encontraban  muy deteriorados. De ahí que a  me‐ nudo los animales escaparan y dañaran las cosechas.   Interacción  animales­cultivos:  Los  agricultores  no  se  conformaron  con  rotaciones de cultivos prefijadas, sino que adaptaron sus diseños a las condi‐ ciones climáticas, a las demandas del mercado y a la disponibilidad de insumos.  El esquema agroecológico de «La Sarita» consistió en doce campos que habían  sido  utilizados  en  rotación  de  cultivos  (durante  unos  tres  años)  y  pastoreo  (alrededor de cinco) (figura 25). Se aplicaron altas dosis de estiércol orgánico  en los cultivos y en las áreas forrajeras después de la segunda cosecha. Debido  a que la finca «Remedio» cubre un área menor e incluye un mayor número de  subsistemas (figura 24), la rotación y el uso de la tierra fueron más dinámicos;  y las decisiones, aún más complejas.  Manejo de nutrientes: Las fincas integradas aplicaron prácticas similares  de manejo de nutrientes. El ganado vacuno, ovino, caprino y equino depositó  107

la mayor cantidad de orina y estiércol durante el pastoreo. Además, todo el  estiércol  recolectado  en  los  establos  y  en  los  corrales  de  animales  menores  se  apiló  por  espacio  de  tres  meses  con  el  fin  de  aplicarlo  en  los  campos  de  forrajes  y  en  los  cultivos  antes  de las  lluvias.  El  alimento  animal  importado  —residuos de los centros de procesamiento de cítrico, residuos de cosechas  de otras fincas, alimentos concentrados y subproductos de la industria azu‐ carera  como  melazas  y  bagazo  enriquecido—,  fueron  apreciadas  fuentes  externas de nutrientes. Estos insumos, junto con el reciclaje de nutrientes a  través de animales, plantas y árboles, parecieron suficientes para compensar  su  considerable  exportación  en  forma  de  productos.  Los  estudios  del  suelo  confirmaron  adecuadas  características  físico‐químicas  y  alta  disponibilidad  de  nutrientes  (apéndice  3.8).  Este  aspecto  resulta  de  suma  importancia,  si  tenemos  en  cuenta  que  en  términos  de  nutrientes  la  sostenibilidad  ha  sido  una de las mayores críticas a los sistemas agroecológicos.    Finca ganadera especializada  La «Vaquería 10» estuvo manejada en un sistema de pastoreo rotacional para  producir leche. El deterioro de los pastos, los problemas con la salud animal y  la baja productividad de la finca fueron los principales puntos críticos identifi‐ cados. Una arboleda de aguacate y mango, que existía antes del establecimiento  de la finca hace unos treinta años, en el lugar donde se ubicaba la vivienda de  sus dueños anteriores, no solo se ha convertido en un monte productivo, sino  también en un reservorio de diversidad y en un refugio para el  ganado en las  horas más calientes del día (figura 26).   Al  ser  la  producción  de  leche  la  actividad  económica  principal  de  la  «Vaquería 10», las mejores vacas de otras unidades de la cooperativa se lleva‐ ban  a  esta  finca,  mientras  que  los  terneros  se  vendían  a  los  cuatro  meses  de  nacidos. Como típica finca ganadera especializada, consistía en un área de pas‐ tizales con una mezcla de pastos naturales y cultivados, tales como paspalum,  pitilla, pasto estrella y hierba guinea, y tres hectáreas de king grass manejado  en un sistema de corte y acarreo. La caña de azúcar, empleada como alimento  animal en la estación seca, se cultivaba fuera de la finca, en otros campos de la  cooperativa. Como consecuencia de la falta de fuerza de trabajo, las áreas forra‐ jeras recibían poca atención y a menudo no se utilizaban por su pobre calidad. Sin  otra fuente de alimento que estos pastos y forrajes de bajo rendimiento y con  una  carga  animal  de  2.5  UGM/ha,  la  finca  dependía  altamente  de  la  importa‐ ción de alimentos, en especial durante períodos de seca.  

108

                                                     

Entrada a la finca

    

King grass (1 ha)

King grass (2 ha)

Paspalum Hierba bermuda
(0.5 ha)

6

7

Hierba bermuda (2 ha)

Pasto estrella (2 ha)

5 4 3 2

1

Paspalum Hierba bermuda (3 ha) Paspalum Hierba bermuda (3 ha)

8

Hierba bermuda (1 ha)

Pasto estrella (2 ha) Pasto estrella (3 ha) Pasto estrella (2 ha)
Arboleda (1ha) aguacate 800 kg mango 200 kg

Paspalum Hierba bermuda (1 ha)

Guinea, (1 ha) Paspalum Hierba bermuda (2 ha) Paspalum Hierba bermuda (2 ha) Paspalum Hierba bermuda (1.5 ha) Paspalum Hierba bermuda (1.5 ha)
San Antonio de los Baños

Pasto estrella (2.5 ha)

Instalaciones de la cooperativa
Güira de Melena

Infrastructura Casa de familia y naves (1); nave de ordeño mecanizado (2); naves de sombra para terneros (3); naves de sombra para las vacas (4, 5); tanque elevado de agua (15 m sobre el suelo) (6); cuartón para los bueyes (7); baño garrapaticida (8).

Rebaño bovino Vacas Novillas Tereras Bueyes Terneros Total (83.3 UGM)* 72 4 14 3 2 95

Producción animal (t) Leche de vaca Carne de res 29.59 1.26

Figura 26. Diagrama de bio-recursos e infraestructura de la «Vaquería 10» (33.7 ha).
* Los rendimientos de los productos ganaderos corresponden al área total de la finca. ** UGM: unidad de ganado mayor (400 kg) de peso vivo.

Con vacas de ocho años como promedio y 3.5 lactancias —lo que represen‐ ta una baja eficiencia reproductiva—, el rebaño ganadero, predominantemente  Siboney cubano, estaba envejecido y descuidado. La «Vaquería 10» se diseñó  109

originalmente para un rebaño de 120 vacas en ordeño. La costosa infraestruc‐ tura de concreto incluía establos ganaderos, una lechería con sistema de ordeño  mecánico  de  ocho  posiciones,  un  depósito  elevado  de  agua,  almacenes  para  insumos y un baño garrapaticida. A cargo del manejo de la finca había cuatro  trabajadores;  de  ellos,  uno  como  administrador  y  otro  como  guardia  nocturno.  Los otros dos se ocupaban de todas las operaciones de la finca. Los bajos sala‐ rios y la falta de motivación asociada a ello, provocaron poca estabilidad de la  fuerza de trabajo, de manera que muchas de las tareas no se cumplían satisfac‐ toriamente, contribuyendo al deterioro de la lechería.   Aunque estos problemas se atribuyeron principalmente a la falta de re‐ cursos y a la deficiente capacitación del personal, también se relacionaron con  la  poca  autonomía  para  tomar  decisiones,  la  baja  rentabilidad  y  las  dificulta‐ des  asociadas  a  la  inoperancia  de  la  organización  a  nivel  cooperativo.  Y  por  más  que  los  productores  desearan  mejorar  la  situación,  les  resultaba  difícil  alcanzar los objetivos bajo una estructura tan rígida y en condiciones tan pre‐ carias.  Una  valoración  integrada,  incluyendo  aspectos  agroecológicos,  finan‐ cieros y socioeconómicos, podría servir en este caso para resolver los cuellos  de  botella  en  los  sistemas  ganaderos  especializados.  Esto  posibilitaría  una  base  para  el  diseño  y  la  aplicación  consecuente  de  «buenas  prácticas»  que  permitan desarrollar sistemas ganaderos sostenibles.      6.3 Análisis de sistemas, monitoreo de indicadores y evaluación     Agrodiversidad  El diagnóstico, las presentaciones en talleres y las interacciones con agricultores  y decisores evidenciaron que la alta agrodiversidad fue muy ventajosa para los  productores  en  una  situación  de  escasez  de  recursos  externos.  Sin  embargo,  estas ventajas en la «calidad del sistema», como la conservación ambiental y la  regulación biológica, no pudieron cuantificarse explícitamente. En cambio, sí pudo  comprobarse que la alta agrodiversidad y la mayor funcionalidad de sus compo‐ nentes  —interacciones  ganadería‐agricultura—  estuvieron  asociadas  a  rendi‐ mientos superiores, a una elevada  autosuficiencia alimentaria  y a una  mayor  producción  de  biomasa  destinada  al  alimento  animal.  Los  valores  promedio  más altos de agrodiversidad alcanzados durante cuatro años en las fincas in‐ tegradas, coincidieron con una mayor productividad de la tierra y de la fuerza  de trabajo, con una mayor eficiencia energética, así como con mejores resultados  económicos (figura 27).   110

La irregular disponibilidad de pastos y forrajes con variedad y calidad du‐ rante el año, como resultado de las fluctuaciones en el clima, limita enormemen‐ te  la  producción  ganadera  en  países  tropicales  como  Cuba  (Funes,  1979).  En  este sentido, las estrategias que los agricultores han aplicado con más éxito son  las que combinan diferentes fuentes de recursos alimentarios, a partir de espe‐ cies y variedades adaptadas a condiciones locales. Los resultados de este estudio  confirman el potencial que tienen los sistemas integrados ganadería‐agricultura  para enfrentar las limitaciones productivas de las regiones tropicales. Productividad y eficiencia  Generalmente,  la  productividad  y  la  eficiencia  de  los  sistemas  agrícolas  se  expresan en términos monetario‐mercantiles. Sin embargo, estas valoraciones  económicas  no  logran  captar  otras  dimensiones  relevantes  en  la  producción  agropecuaria. El contenido de nutrientes (proteínas) o de energía ilustra con  mucha efectividad el beneficio social de la agricultura, es decir, la cantidad de  personas  que  pueden  ser  alimentadas  por  superficie  de  tierra  dedicada  a  la  producción  de  alimentos.  La  productividad  de  la  finca,  en  términos  de  salida  energética y proteica por unidad de área, y la eficiencia en la conversión de insu‐ mos  energéticos  —los  dos  componentes  básicos  de  la  nutrición  humana—,  son  medidas que reflejan esta dimensión de la sostenibilidad agrícola.  Todos  los  indicadores  de  productividad  y  eficiencia,  incluyendo  la  pro‐ ducción  de  energía  y  de  proteína  por  unidad  de  área,  fueron  más  altos  en  la  finca  «Remedio»,  a  pesar  de  necesitar  más  intensidad  de  fuerza  de  trabajo  y  mayor consumo  energético por unidad de área (figura 27a).  Incluso, el costo  energético  de  la  producción  de  proteína  (40  MJ/kg)  constituyó  el  más  bajo,  con una eficiencia energética de 2 GJ salida/GJ entrada, similar a «La Sarita». A  pesar de que no era nuestro objetivo analizar las tendencias temporales de los  indicadores agroecológicos, el desempeño de la «Vaquería 10» mejoró durante  los cuatro años evaluados (tabla 13a).  En  la  vaquería  se  realizaron  pequeños  cambios  de  manejo,  como  la  se‐ lección negativa de los animales envejecidos e improductivos y la reestructu‐ ración del rebaño en grupos. Al ajustar la carga, se comenzó a utilizar de forma  más eficiente los recursos alimentarios disponibles. Durante los primeros dos  años de estudio (2000‐2002), el rendimiento lechero se duplicó con su conse‐ cuente impacto en el incremento de las salidas de energía y proteína. Sin em‐ bargo,  por  decisión  del  Ministerio  de  la  Agricultura,  la  finca  comenzó  a  recibir, de forma subsidiada, alimento animal concentrado. Esta simple decisión  permitió que se duplicara la entrada de energía en el cuarto año, y como conse‐ 111

cuencia influyó en la reducción de la eficiencia energética. A  su vez, desestimuló  los  esfuerzos  que  se  realizaban  en  pro  de  la  autosuficiencia  en  la  alimentación  animal, y, finalmente, no experimentó el incremento productivo esperado.  Para producir un kilogramo de proteína, en la finca especializada se em‐ plearon  160  MJ.  Esta  cifra  es,  incluso,  muy  superior  al  costo  energético  de  la  producción de proteína en los sistemas ganaderos especializados de los años  ochenta  (alrededor  de  100  MJ/kg).  En  1998,  Funes‐Monzote  reportó  la  baja  eficiencia  energética  de  estos  sistemas  industriales  (casi  6  MJ  invertidos  por  MJ  producido).  Estudios  hechos  en  los  Estados  Unidos  muestran  que  en  ese  país se llega a emplear hasta 14 unidades energéticas por cada unidad produ‐ cida  en  forma  de  leche,  y  unas  40  para  los  sistemas  de  producción  de  carne  (Pimentel, 2004). Combinar los análisis de productividad y eficiencia energética  ofrece un valor añadido a la evaluación del desarrollo sostenible, que no debe  subestimarse, particularmente en estos momentos de crisis energética mundial.    Fuerza de trabajo   La  intensidad  de  la  fuerza  de  trabajo  fue,  por  mucho,  superior  en  la  finca  «Remedio» (integrada a pequeña escala), seguida por la «Vaquería 10» (especiali‐ zada a mediana escala) y  «La Sarita» (integrada a mediana escala) (figura 27a).  Por  lo  tanto,  la  intensidad  de  la  fuerza  de  trabajo  no  solo  se  diferencia  entre  los sistemas integrados y los especializados, sino que la escala es igualmente  determinante.  Este  indicador  también  se  relaciona  con  los  de  productividad,  puesto que en las fincas integradas sus valores fueron proporcionales. Se de‐ mostró  que  una  mayor productividad y eficiencia  energética  no solo se deriva  del aumento de mano de obra, sino también de la habilidad para  controlar los  recursos clave, definida por Sumberg et al. (2003) como «la precisión del siste‐ ma agrícola». Los trabajadores contratados recibieron mejor salario en las  fin‐ cas  integradas  que  en  las  especializadas,  por  lo  que  en  las  primeras  el  trabajo  resultó más atractivo económicamente, aunque  «más complejo y difícil». Tam‐ bién tuvieron otros beneficios, encontraron su labor interesante y estimulante, y  participaron en la toma de decisiones.   Economía  En general, los indicadores económicos fueron más favorables en las fincas inte‐ gradas,  excepto  los  costos  totales  de  producción,  que  fueron  inferiores  en  la  «Vaquería  10»  (figura  27b)  por  los  reducidos  gastos  en  salarios  y  el  precio  subsidiado de los insumos (tabla 13b). Como resultado de una producción más   112

   

Tabla 13a Indicadores agroecológicos de acuerdo con el tipo de finca (2000-2004), San Antonio de los Baños
Unidad Año 1 2 3 4 desv. est. 1 2 3 4 desv. est. 1 2 3 Año Año 4 desv. est. Remedio La Sarita Vaquería 10

Indicador

INDICADORES AGROECOLÓGICOS Índice de Margalef Índice de Shannon Índice de Shannon Mg/ha/año Mg/ha/año GJ/ha/año kg/ha/año GJ/ha/año hr/ha/día 38 2.1 5.2 4.4 1.7 2.1 4.8 53 37 34 2.5 3.7 2.6 2.6 3.4 3.2 11.0 11.2 10.9 10.1 0.48 0.41 8.50 0.33 0.64 290 210 292 301 42.44 23.5 19 23.5 25.2 2.66 2.4 2.5 2.3 1.7 0.36 1.7 2.7 1.7 1.8 1.9 1.7 1.3 0.26 1.1 1.7 1.1 1.3 2 1.8 1.9 1.8 1.8 0.09 1.6 1.7 1.6 1.8 0.06 0.28 0.47 2.10 18.30 7.2 1.1 81 1.4 1.9 5.6 5.6 10.1 1.2 1.1 43 62 2.7 2 3.1 2.5 1.1 94 1.3 1.3 2.12 0.05 22.29 0.65 0.77 2.5 2.2 2.5 2.6 0.17 2.4 2.3 2.2 1.9 0.22 6.3 6.3 6.6 6.8 0.24 7.4 7.5 7.5 6.3 0.59 2.5 2.5 2.8 0.3 0.3 0.3 1.5 1.4 1.3 0.9 1.1 1.4 0.9 1.1 1.4 2.9 3.4 4.3 36 41 52 3.1 0.3 1.2 2.1 2.1 6.7 80 7.1 6.9 4.6 13.5 1.2 1.4 1.3 1.3 198 168 89 168 0.4 0.5 0.9 0 0 0 0.5 0 0.29 0.03 0.14 0.53 0.53 1.69 19.67 3.82 0.08 46.69 0.22 0.00

Riqueza de especies

Diversidad de la producción

Índice de reforestación

Rendimiento lechero

Rendimiento lechero por área de forrajera

Salidas energéticas

10.3 14.9 11 13.2 89 128 90 107

Salida de proteína

Salidas energéticas totales

Intensidad de la fuerza de trabajo

Costo energético de la producción de proteína MJ/kg salidas/entradas Mg/ha

Eficiencia energética

Uso de ferilizantes orgánicos

Desv. est.: desviación estándar de la media

113

Relación beneficio/costo

m ile s C U P */h a /a ñ o

114
Remedio Año 1 2 3 4 desv. est. 1 2 3 4 desv. est. 1 Año 2 La Sarita Vaquería 10 Año 3 4 desv. est. 25.8 6.7 19.1 16.3 5.1 11.1 3.2 2 2.7 3.2 0.57 2.5 4.8 10.1 13.2 3.57 2.6 4.8 3.8 4.8 5.9 5.9 0.56 1.7 1.7 1.7 3.9 3.2 9.5 16 19.1 4.06 4.3 6.6 5.6 8.9 18.8 23.5 6.17 2.9 4.3 3.6 3.6 5 1.9 3.1 2.7 5.9 6.5 7.3 0.58 3.5 5.5 4.9 3.9 14.8 25.3 30.8 6.73 6.4 9.7 8.5 7.5 1.41 0.91 0.57 0.97 0.10 0.96 0.58 1 0.1 1 0.9 0.9 0.04 1 1.2 0.1 1.1 1.1 0.8 0.3 1.3 1.8 0.1 1.7 1.6 1 0.6 1.6 2.5 0.3 2.2 2.3 1.2 1.1 2 0.68 0.10 0.56 0.62 0.17 0.46 0.43

Tabla 13b. Indicadores económicos de acuerdo con el tipo de finca en un período de cuatro años, San Antonio de los Baños

Indicador

Unidad

INDICADORES ECONOMICOS

Valor de la producción total

Valor de la producción agrícola

Valor de la producción ganadera

Valor neto de la producción

Costos totales de la producción

Margen bruto de ganancia

* CUP= Pesos Cubanos (24 CUP = 1CUC), CUC= Pesos Cubanos Convertibles. Desv. est.: desviación estándar de la media.

Riqueza de especies Materia orgánica del suelo
75 50 25 100

Diversidad de productos Índice de diversidad de árboles

Uso de fertilizantes orgánicos

Eficiencia energética
0

Rendimiento de leche (área total)

Costo energético de la producción de proteína Salidas energéticas Salidas proteicas

Rendimiento de leche (área forrajera)

Intensidad de la fuerza de trabajo Total de insumos energéticos

Remedio

La Sarita

Vaquería 10

Indicador agroecológico

Unidad

Indicador agroecológico Intensidad de la fuerza de trabajo Total de insumos energéticos Costo energético de la producción de proteína Eficiencia energética Uso de fertilizantes orgánicos Material orgánica del suelo

Unidad hr/ha/día GJ/ha/año MJ/kg GJ salidas/GJ entradas t/ha/año %

Riqueza de especies Diversidad de la producción Índice de diversidad de árboles Rendimiento de leche Rendimiento de leche por área forrajera

Salidas energéticas Salidas proteicas

Índice de Margalef** Índice de Shannon** Índice de Shannon** t/ha/año t/ha/año GJ/ha/año kg/ha/año

Mejor valor* 7.5 2.4 1.8 1.7 2.2 22.8 273.0

Mejor valor* 1.1 6.1 40.0 2.1 4.5 5.8

Figura 27a. Resultados de los indicadores agroecológicos en las tres fincas participantes del estudio de caso.

* Los mejores valores (100%) alcanzados por cualquiera de las tres fincas, promediados en el período de cuatro años. ** Para el cálculo de los procedimientos de los índices de Shannon y Margalef, ver Gliessman (2001).

115

   
Relación beneficio/costo

Valor total de la producción
100 75 50 25 0

Valor de la producción agrícola

Margen bruto de ganancias

Valor de la producción ganadera

Costos totales de producción Remedio La Sarita

Valor neto de la producción Vaquería 10

Indicador financiero (en miles de CUP/ha/año)* Valor total de la producción Valor de la producción agrícola Valor de la producción ganadera Valor neto de la producción Costos totales de la producción Margen bruto de ganancia Relación beneficio/costo

Mejor valor** 24.17 6.59 17.58 15.23 0.98 9.79 3.04

Figura 27b. Resultados de los indicadores económicos en las tres fincas participantes del estudio de caso.

  * Los mejores valores (100%) alcanzados por cualquiera de las tres fincas, promediados en cuatro años. ** 1 CUC (Peso Cubano Convertible) = 24 CUP (Pesos Cubanos).   diversificada, de una mayor intensidad de la fuerza de trabajo y de un uso más  intensivo  de  los  recursos  naturales,  la  finca  «Remedio»  alcanzó  en  términos  monetarios  una  alta  productividad  de  la  tierra  y  de  la  fuerza  de  trabajo.  No  obstante, «La Sarita», con un área cinco veces mayor, mostró una relación be‐ neficio/costo ligeramente superior por efecto de las economías de escala.  Estudios  anteriores  muestran  que  los  resultados  económicos  favora‐ bles  de  las  fincas  integradas  estuvieron  mayormente  influenciados  por  el  alto precio de los productos agrícolas (ver capítulos IV y V). Sin embargo, en  «Remedio»  el  valor  de  la  producción  animal  (17.6  miles  de  CUP/ha/año)  superó el de los cultivos (6.6 miles de CUP/ha/año), lo que se  atribuyó fun‐ 116

damentalmente a los ingresos por la venta de carne de cerdo. El cambio del  propósito productivo a una actividad más rentable —como por ejemplo, carne  de  cerdo  en  lugar  de  leche—  podría  ser  una  solución  en  una  economía  de  libre mercado, pero no en una planificada como la cubana, donde los ganade‐ ros tienen el compromiso social de entregar leche a la industria. En caso de  que fuera factible un cambio de propósito en lugares donde la ganadería no  demuestre  recuperación,  este  implicaría  un  elevado  costo—infraestructura,  insumos,  know­how  técnico—  que  no  resultaría  económico,  ni  lógico.  Sin  embargo,  incluir  la  producción  de  carne  de  cerdo  dentro  del  diseño  de  un  sistema  integrado  y  diversificar  las  actividades,  como  es  el  caso  de  la  finca  «Remedio»,  podría  mejorar  sustancialmente  la  situación  económica  y  pro‐ ductiva de la ganadería vacuna. 

6.4 Identificación de estrategias sostenibles para condiciones locales    A fin de identificar las estrategias agrícolas más convenientes para las condi‐ ciones  locales  de  San  Antonio  de  los  Baños,  se  consideró  la  contribución  de  todos los actores participantes en el estudio. Para lograr el éxito, las estrategias  definidas  tendrán  que ser traducidas  en políticas  a  nivel  municipal y  nacional.  Estas  fueron  agrupadas  en  cinco  áreas  principales  de  impacto:  1)  agrodiversi‐ dad  del  sistema  agrícola,  2)  productividad  de  la  finca  y  eficiencia  energética,      3) reciclaje  y balance de  nutrientes, 4) factibilidad económica, y 5) empodera‐ miento  y  toma  de  decisiones.  En  cada  una  de  ellas  es  preciso  establecer  pro‐ gramas de monitoreo y análisis periódico de sus indicadores.    Agrodiversidad del sistema agrícola 
• • • •

Brindar  acceso  a  diversas  especies  de  cultivos,  árboles  y  forrajes,  y  a  las tecnologías integradas ganadería‐agricultura.   Incorporar otras especies de animales que puedan ser manejadas y que  generen beneficios adicionales al sistema, como pollos, cerdos y cabras.   Ajustar  la  proporción  animal  para  cubrir  al  menos  el  75%  de  sus  re‐ querimientos nutricionales con productos de la misma finca.  Asignar entre el 10 y el 15% del área de las fincas ganaderas especiali‐ zadas  a  la  siembra  de  cereales,  granos,  vegetales,  raíces  y  tubérculos.  Extender  el  área  de  cultivos  hasta  donde  sea  posible,  sin  afectar  la  producción lechera.   Establecer cercas vivas y árboles frutales.   117

Establecer  diversas  fuentes  de  alimento  —pastos  puros,  asociaciones  gramínea‐leguminosa,  árboles  forrajeros—  y  usar  residuos  de  cosecha  para cubrir las fluctuaciones estacionales en la disponibilidad y calidad  de los alimentos.  

Productividad de la finca y eficiencia energética  
• • • • •

Implementar diseños integrados multifuncionales.  Establecer  sistemas  de  policultivo  para  incrementar  la  proporción  de  tierra equivalente.   Utilizar  la  eficiencia  energética  como  indicador  de  factibilidad  en  las  producciones agrícolas.   Disminuir el empleo de petróleo, fertilizantes y otras fuentes de energía  no renovables.   Instalar máquinas cortadoras de forraje y molinos de granos con el obje‐ tivo  de  que  eleven  la  digestibilidad  del  alimento  fibroso  y  produzcan  alimentos adecuados para animales menores. 

Balance y reciclaje de nutrientes  
• • • • • •

Establecer  un  sistema  de  rotación  de  cultivos,  pues  así  los  niveles  de  materia orgánica se mantienen altos.   Aplicar una estrategia eficiente de manejo de nutrientes basada en su  reciclaje sistemático.   Introducir especies de leguminosas (anuales y perennes) que garanticen  la fijación de nitrógeno atmosférico.   Eliminar la exportación de estiércol y evitar reducir la fertilidad del suelo.   Compostar el estiércol y todos los residuos orgánicos disponibles.   Utilizar especies de abonos verdes dentro de sistemas de policultivo.  

Factibilidad económica  
• • • •

Priorizar el uso de los recursos naturales disponibles localmente y mi‐ nimizar los insumos externos.   Emplear tecnologías de bajo riesgo y promover la agricultura familiar  proporcionando créditos en función de las estrategias definidas.   Diversificar la producción de la finca para aumentar los ingresos y así  incrementar la diversidad y la calidad de los productos comercializables.   Desarrollar actividades que generen ingresos aparte de la producción  agropecuaria.  

118

• • • •

Organizar  la  infraestructura  necesaria  a  nivel  municipal  para  vender  insumos directamente a los productores.  Elevar el valor agregado de los alimentos mediante su almacenamiento,  transformación y embalaje.  Ajustar la demanda y la disponibilidad de fuerza de trabajo tanto como  sea posible.  Desarrollar y adaptar maquinarias y equipos a las condiciones de cul‐ tivo diversificado a pequeña escala.  

Empoderamiento y toma de decisiones  Fortalecer  la  interacción  entre  todos  los  decisores  para  promover  el  conocimiento  tradicional  y  científico  sobre  la  integración  ganadería‐ agricultura (escuelas de agricultores).   • Involucrar a las instituciones de investigación en proyectos para el di‐ seño y desarrollo de sistemas agrícolas sustentables.   • Fomentar  la  innovación  para  diversificar  los  sistemas  (promover  las  «buenas prácticas» adaptadas a la agricultura a pequeña escala).   • Mejorar el bienestar de los campesinos e incrementar sus ingresos con  el subsidio de algunas actividades agrícolas.   • Proteger el conocimiento autóctono, en riesgo de perderse.   • Mejorar la capacidad de toma de decisiones de los productores.     Estas estrategias deben implementarse con un enfoque que se adapte a los  recursos disponibles, donde la gestión de la  finca busque satisfacer las  necesi‐ dades en cada fase de conversión y se ajuste a los indicadores predeterminados.       6.5 Consideraciones finales    Los resultados de este estudio muestran que en el contexto cubano los recur‐ sos  locales  pueden  manejarse  de  manera  eficiente  y  obtener  rendimientos  razonablemente altos con bajos insumos externos. Además, el estudio confirmó  que el contenido de materia orgánica es elevado en los suelos que han estado  durante mucho tiempo cubiertos por pastos, lo que ofrece un excelente punto  de partida para desarrollar sistemas integrados.   Se comprobó también que es posible realizar un cultivo intensivo en fin‐ cas integradas por largos períodos sin afectar el suelo. Incluir el componente 

119

animal, combinado con el manejo adecuado de estiércol y la siembra de pastos,  contribuye a mejorar la materia orgánica y reducir el déficit de nutrientes en  las  tierras  agrícolas.  Pero  es  necesario  continuar  realizando  investigaciones  aplicadas y a largo plazo sobre los sistemas integrados ganadería‐agricultura  en  distintas  combinaciones  espacio‐temporales  para  identificar  las  alternati‐ vas  tecnológicas  más  apropiadas  en  diferentes  ambientes  agroecológicos  y  socioeconómicos. Algunas estrategias y tecnologías desarrolladas por agricul‐ tores innovadores de una región, podrían servir como modelo para identificar  soluciones apropiadas en otras regiones, a escala local o nacional.   Si no hay cambios en las políticas agrícolas, no se podrá descentralizar la  toma  de  decisiones  en  la  agricultura  —desde  las  grandes  cooperativas  hasta  las fincas familiares a pequeña escala—, diversificar los sistemas productivos  y mejorar la autosuficiencia alimentaria. Aunque el gobierno ha incrementado  recientemente  sus  esfuerzos  en  promover  estos  objetivos,  grandes  barreras  conceptuales  y  metodológicas  impiden  todavía  la  transición  tecnológica,  financiera y socioeconómica necesaria del sector. En tal contexto, la metodo‐ logía  desarrollada  en  este  estudio  podría  servir  como  modelo  de  apoyo  para  introducir sistemas agrícolas más sostenibles.   Cuatro principios básicos deben guiar este proceso: 1) tomar decisiones  a nivel local, con un alto grado de autonomía, 2) establecer la agrodiversidad  con el fin de elevar los ingresos y reducir la dependencia de insumos externos,  3)  lograr  la  autosuficiencia  alimentaria,  garantizando  el  uso  eficiente  de  los  recursos naturales, y 4) mejorar las condiciones de vida rural como el impacto  principal de la transformación. La adopción de estos cuatro principios a escala  local  debe  impactar  positivamente  a  nivel  nacional.  Sin  embargo,  muchas  de  las prácticas recomendadas para extender los sistemas integrados a pequeña y  mediana escala deben adoptarse de forma escalonada, puesto que la población  dedicada a la producción de alimentos es de apenas el 7% (Varela Pérez, 2009), la  infraestructura agropecuaria está deteriorada y los insumos y el capital escasean.   Se  necesitará  paciencia  y  dedicación,  amén  de  una  buena  cantidad  de  tiempo,  esfuerzo  y  voluntad,  para  establecer  sistemas  integrados  ganadería‐ agricultura  de  manera  más  profusa  a  través  de  todo  el  país.  Finalmente,  es  preciso rediseñar la infraestructura que hoy día soporta la agricultura conven‐ cional y definir estrategias claras que promuevan el desarrollo consistente del  sector. Estas estrategias  deberían perseguir objetivos que, más allá de entre‐ gar tierras e incrementar la productividad, tengan en cuenta criterios econó‐ micos,  energéticos  y  ambientales,  en  concordancia  con  las  aspiraciones  de  mayor cantidad, calidad y diversidad de alimentos que demanda la población.  120

 

VII. El potencial   de la agroecología   para la producción   de alimentos  
Cuba  podría  albergar  espléndidamente  una  población  tres  veces  mayor  […]  Los  mercados  deberían  estar  abarrotados  de  productos;  las  despensas  de  las  casas  deberían  estar  llenas;  todos  los  brazos  podrían estar produciendo laboriosamente.  FIDEL CASTRO: La historia me absolverá, 1953 

Sin dudas, satisfacer la demanda de alimentos de la población cubana en can‐ tidad, variedad y calidad es una tarea compleja que no será resuelta de la noche  a la mañana. Máxime, si además del mero incremento productivo, se persiguen  otros  objetivos,  como  preservar  el  medioambiente,  establecer  una  economía  sustentable  y  lograr  una  distribución  social  equitativa.  Para  ello  será  preciso  tener  en  cuenta  enfoques  más  integrales  e  interdisciplinarios  que  demandan  la acción concertada de todos los sectores de la sociedad.  El modelo agroexportador y de monocultivo prevaleciente en Cuba du‐ rante cuatro siglos explotó y deterioró las mejores tierras. También quitó a los  agricultores  la  capacidad  de  producir  alimentos  para  cubrir  la  demanda  na‐ cional en beneficio de los productos de exportación. Cuba, como otros países  colonizados, ha sido productora de materias primas para abastecer las indus‐ trias del primer mundo, hecho que impidió el desarrollo tecnológico.  Si tomáramos como referencia los resultados científicos descritos en los  capítulos anteriores, no habría dudas de que es posible alimentar a la población  cubana actual (unos 11  millones de habitantes)  por vías agroecológicas. Este  propósito  podría  lograrse  a  través  del  uso  eficiente  y  la  preservación  de  los  recursos naturales, el aprovechamiento de los efectos sinérgicos que confiere  la  integración  ganadería‐agricultura,  así  como  la  articulación  de  procesos  de  121

participación e innovación agropecuaria local. En la práctica,  ya es una ver‐ dad irrebatible que esto puede lograrse. Las experiencias llevadas a cabo sis‐ temáticamente  por  miles  de  productores  a  pequeña  y  mediana  escala  diseminados a lo largo de todo el país, muestran el inmenso potencial existente.  No obstante  los éxitos reconocidos de la transición hacia la agricultura  sostenible  en  Cuba,  su  impacto  real  en  la  autosuficiencia  alimentaria  y  el  ba‐ lance  nacional  de  distribución  de  alimentos  aún  es  limitado  (Funes  et  al.,  2001;  Rosset  y  Benjamin,  1994;  y  Wright,  2005).  Sin  dejar  de  reconocer  los  avances  en  la  implementación  de  tecnologías  de  bajos  insumos,  incluyendo  sus logros socioeconómicos, la agricultura sostenible cubana aún está lejos de  alcanzar  su  verdadero  impacto  productivo.  De  hecho,  el  país  actualmente  im‐ porta alrededor del 50% de los alimentos y solo está en uso la mitad de la tierra  apta  para  la  producción  agrícola.  Por  lo  tanto,  la  dependencia  de  fuentes  externas de alimentos es alta y la seguridad alimentaria se halla permanente‐ mente amenazada.   En respuesta a tal situación, la diversificación, la descentralización y la  constante  búsqueda  de  la  autosuficiencia  alimentaria  son  tendencias  funda‐ mentales de la agricultura cubana. Durante los últimos dos años (2008‐2009),  estas tendencias han sido impulsadas por el Estado con medidas políticas con‐ cretas.  Sin  embargo,  es  necesario  fortalecerlas  a  través  de  sus  instituciones  científicas,  así  como  de  las  organizaciones  políticas  y  de  masas,  con  el  fin  de  garantizar que el sector agrícola contribuya significativamente a satisfacer la  demanda de alimentos y al logro de una economía viable y sustentable.  La economía cubana creció a un promedio del 10% anual en el período  2004‐2007, pero esta recuperación se convirtió en un pretexto para regresar a  prácticas agrícolas intensivas e industrializadas que pusieron en riesgo la sos‐ tenibilidad  del  sector  y  la  conservación  de  los  recursos.  Si  en  determinado  momento  los  cambios  en  la  agricultura  cubana  estuvieron  motivados  por  la  imperiosa  necesidad  de  sustituir  insumos,  actualmente  deberían  guiarse  por  políticas más conscientes y científicamente sustentadas para  el desarrollo de  una agricultura que combine objetivos productivos y conservacionistas.  Gliessman (2001, 2006) describe tres niveles o estrategias en el proceso  de conversión de agroecosistemas convencionales a agroecológicos sostenibles.  En  el  nivel  1  los  productores  procuran  aumentar  la  eficiencia  de  las  prácticas  convencionales; y en el nivel 2, sustituir los insumos convencionales con prácti‐ cas alternativas. En este segundo nivel, los sistemas de sustitución de insumos  suelen enfrentar problemas similares a los que ocurren en los convencionales,  por ejemplo, el uso de monocultivos. Estos problemas persistirán hasta que se  122

realicen cambios en el diseño espacial y temporal del agroecosistema y se esta‐ blezca,  en  el  nivel  3, un nuevo  conjunto de procesos ecológicos  (figura  28). La  conversión de los sistemas agrícolas ha sido ampliamente analizada por Altieri  (1987), quien atribuye a los patrones de monocultivo la responsabilidad princi‐ pal de los desordenes ecológicos en la agricultura convencional.  La inestabilidad de los precios del petróleo y de los alimentos en el mer‐ cado mundial durante los últimos años, refuerza la necesidad de reorientar la  agricultura, de manera que no se importen alimentos que pueden ser producidos  en el país (Castro, 2008; MINAG, 2008). En tal escenario, los sistemas integra‐ dos  de  producción  pueden  contribuir  decisivamente  al  rediseño  del  modelo  agrícola sostenible cubano.  Desde inicios de los años noventa se han desarrollado varias iniciativas  a través de todo el país que involucran a productores, investigadores y deciso‐ res  en  el  diseño  e  implementación  de  estos  sistemas  (Monzote  et  al.,  1999).  Para lograr mayor sostenibilidad en las prácticas agrícolas y un mejor uso de  los  recursos  disponibles,  ha  sido  necesario  identificar  nuevas  estrategias  de  desarrollo rural, adaptar tecnologías promisorias a condiciones locales e inte‐ grar el conocimiento tradicional y el científico.  La  reciente  política  nacional,  que  identifica  al  sector  agrícola  como  es‐ tratégico y priorizado para el futuro del país (Castro, 2008),  no solo favorece  la diversificación de los sistemas y la descentralización de las decisiones, tam‐ bién  presta  especial  atención  a  la  autosuficiencia  alimentaria.  A  partir  de  la  puesta en práctica del Decreto‐Ley 259, que establece las regulaciones para la  entrega de tierras en usufructo, el Ministerio de la Agricultura anunció el des‐ mantelamiento de más de cien «empresas estatales ineficientes» y respaldó la  creación de dos mil seiscientas pequeñas fincas urbanas y periurbanas. Bajo 

Nivel 3: Se procede al rediseño del agroecosistema de manera tal que funciona sobre la base de un nuevo set de procesos ecológicos. Nivel 2: Se sustituyen los insumos y prácticas convencionales por insumos y prácticas alternativas. Nivel 1: Se incrementa la eficiencia de las prácticas convencionales para reducir el uso y consumo de insumos costosos, escasos y que afectan el medio ambiente.
Figura 28. El proceso de conversión hacia la agroecología (Gliessman, 2001, 2006).

123

estas nuevas regulaciones, las decisiones sobre el uso de los recursos, así como  las  estrategias  para  la  producción  y  comercialización  de  alimentos,  deberán  ser tomadas a nivel municipal, mientras el gobierno y las empresas estatales  apoyarán a los agricultores suministrando los insumos y servicios necesarios  (MINAG, 2008).  

7.1 Diseño de prototipos de sistemas integrados de producción    Los  sistemas  integrados  y  diversificados  que  combinan  cultivos,  ganado  y  árboles,  ofrecen  considerables  oportunidades  para  la  intensificación  sosteni‐ ble de los agroecosistemas y la eficiencia en el uso de los recursos (Pretty et  al., 2006; Giller et al., 2006; Herrero et al., 2007). Por lo general, han sido im‐ plementados  en  lugares  donde  las  presiones  externas  y  la  carencia  de  tierra  e  insumos  obliga  a  los  productores  en  áreas  menos  favorecidas  (marginales)  a  adoptar estrategias basadas en un uso más racional de los recursos naturales  (Altieri, 2002; Pretty et al., 2003; Ruben y Pender, 2004; Van Keulen, 2005). La  integración ganadería‐agricultura podría convertirse en una opción clave para  enfrentar las urgentes limitaciones ambientales, económicas y sociales actua‐ les del desarrollo agrícola sostenible.  La  contaminación  del  agua  y  del  aire,  la  extensa  deforestación  y  la  pérdida de los nutrientes del suelo a través de la erosión, son algunos de los  retos ambientales asociados a los efectos para vencer el hambre en los países en  desarrollo. En este sentido, el mayor desafío de la investigación agrícola es de‐ mostrar que la intensificación de los agroecosistemas y la conservación de la  naturaleza no son mutuamente excluyentes (Funes‐Monzote  et al., 2009c). El  aumento de la agrodiversidad podría proporcionar importantes servicios am‐ bientales  (Vandermeer  et  al.,  1998;  Tilman  et  al.,  2001)  y  al  mismo  tiempo  aumentar la productividad de los sistemas (Tilman et al., 2002).   Las investigaciones que se documentan en este libro tuvieron en cuenta  la metodología de diseño de prototipos para hacer operativas las ventajas tec‐ nológicas  y  ambientales  de  los  sistemas  integrados  (Vereijken,  1997;  1999).  Esta  metodología  permitió  analizar  el  comportamiento  de  los  sistemas  espe‐ cializados ganaderos y los sistemas integrados e identificar estrategias agríco‐ las factibles, adaptadas a condiciones biofísicas y socioeconómicas específicas.  Un  antecedente  de  estos  estudios  es  el  proyecto  «Sustainable  Agriculture,  Networking and Extension» (SANE), del Programa de las Naciones Unidas para  el  Desarrollo  (PNUD).  Desarrollado  desde  el  año  1995  en  Cuba  por  el  Grupo  124

Gestor de la Asociación Cubana de Agricultura Orgánica (ACAO), este proyecto  combinó varias innovaciones agroecológicas en fincas prototipos —los llamados  «faros agroecológicos»— que sirvieran como ejemplo para la transición de la  agricultura cubana hacia prácticas más sostenibles (Treto  et al., 1997; Altieri  et al., 1998).       7.2 Hacia la descentralización y la autosuficiencia alimentaria     La  seguridad  y  la  autosuficiencia  alimentarias  son  probablemente  las  priori‐ dades más importantes del gobierno cubano en la actualidad. Al evaluar estos  dos  objetivos,  se  utilizó  como  indicador  la  proporción  de  requerimientos  de  energía y proteína (los dos componentes fundamentales de la dieta humana)  que pueden alcanzarse con la producción local de alimentos. Sin pasar por alto  la  importancia  del  mandato  social  que  tienen  los  sistemas  especializados  de  producción  de  leche,  el  establecimiento  de  los  sistemas  integrados  ha  demos‐ trado ser una estrategia poderosa para aumentar la producción con el mejora‐ miento del reciclaje de nutrientes y la intensificación sostenible. Las diferencias  en la eficiencia de conversión de la energía solar en productos agrícolas y ga‐ naderos  repercuten  en  las  variaciones  observadas  en  la  productividad  entre  sistemas de producción especializados e integrados en cuanto a energía y pro‐ teína (apéndice 2, tabla 2.4).   La  reducción  de  los  impactos  ambientales  negativos  en  la  agricultura  es  otra meta que deben considerar los decisores a todos los niveles. Desde mediados  de los ochenta se ha manifestado en todo el mundo un especial interés en diseñar  sistemas agrícolas más respetuosos del medioambiente (NRC, 1989; Van Keulen  et al., 1998; Nell, 1998; Ottaviani y Pastore, 2003). Además, existe una creciente  preocupación por la búsqueda de soluciones integradas a los problemas que en‐ frenta la producción de alimentos a pequeña escala, particularmente en los am‐ bientes menos favorables, heterogéneos y dinámicos, que contribuyen de manera  sustancial  a  la  seguridad  alimentaria  de  millones  de  personas  en  países  sub‐ desarrollados (Tittonell et al., 2006; 2007a). Esto resulta incluso más urgente en  áreas donde la presión de la creciente población conduce a la escasez de recursos  y  las  prácticas  agrícolas  inapropiadas  se  han  combinado  con  políticas  erróneas,  como sucedió en Kenya (Tittonell, 2008).   En comparación con otros países, las condiciones de Cuba son relativa‐ mente  favorables  para  el  desarrollo  del  modelo  agroecológico  debido  a  la  abundancia  de  tierras,  la  baja  densidad  poblacional,  la  experiencia  adquirida  125

en  una  agricultura  de  bajos  insumos  externos,  las  tecnologías  desarrolladas  durante  los  últimos  quince  años,  los  altos  niveles  de  educación  y  salud  de  la  población, así como la organización social. Si los sistemas integrados presen‐ tados  en  este  estudio  fueran  adoptados  gradualmente  sobre  3  millones  de  hectáreas —la mitad de la tierra cultivada en Cuba—, sería posible satisfacer  todas  las  necesidades  alimentarias  de  la  población  cubana  en  un  período  de  tres años (tabla 14). Si se tiene en cuenta que ya en el año 2006, los pequeños  productores,  con  cerca  del  25%  de  la  tierra  agrícola  del  país  —la  mitad  de  toda  la  superficie  cultivada—,  producían  el  65%  de  los  alimentos,  es  posible  percatarse de las amplias reservas existentes. 
Tabla 14. Potencial de un programa nacional de conversión hacia la autosuficiencia alimentaria con la implementación de sistemas integrados en tres millones de hectáreas Indicador Producción lechera por unidad de área forrajera* Situación predominante** Proporción de cultivo Tamaño promedio de la finca Años de conversión Salidas energéticas Salidas proteicas Insumos energéticos*** Número de personas que pueden ser alimentadas**** Energía Proteína Eficiencia energética ×106 ×10
6

Unidad t/ha/año

Primera fase 0.8

Segunda fase 1.2

Tercera fase 1.5

% ha año GJ/ha/año Kg/ha/año GJ/ha/año

10-20 > 50 1-2 8 80 5

20-30 20-40 2-3 10 100 4

30-50 ≤ 20 +3 12 120 3

6.6 9.6 1.6

8.1 12.0 2.5

9.9 14.4 4

salida/entrada

* Alrededor de 1.5 millones de hectáreas (la mitad de las tres millones de hectáreas cultivadas) serían
destinadas directamente a la producción de forrajes y el resto para cultivos. ** El número de cada una de las tres variables consideradas (proporción de cultivos, tamaño de la finca y años de conversión) se refiere a una situación apropiada (>50% del área total) para cada etapa de la transición hacia sistemas integrados. Los datos de referencia aparecen en los capítulos IV, V y VI de este libro. *** Los insumos energéticos para el primer y segundo año fueron sobreestimados un 20-30% en comparación con los valores presentados en el apéndice 2, tabla 2.4. **** Para calcular la energía total y la proteína producida en la finca, se emplearon datos de Ensminger et al. (1994) y García Trujillo (1996), actualizados con información de Gebhardt et al. (2007) (apéndice 4 tabla 4.4). Para los requerimientos de energía y proteína para el consumo humano, se aplicó información suministrada por FAO/WHO/UNU (1985) y Porrata et al. (1996) (apéndice 4, tabla 4.2).

126

El proceso de redistribución de la tierra probablemente conduzca a varia‐ ciones en el tamaño de las fincas hasta alcanzar de 20 a 50 hectáreas, en depen‐ dencia del tipo de producción, el nivel de intensificación en el uso de insumos  externos o recursos internos, la disponibilidad de fuerza de trabajo, la proximi‐ dad  a  los  mercados,  la  densidad  de  población  y  las  características  biofísicas  (suelo, precipitaciones, temperatura, variación estacional, etc.). Los productores  a pequeña escala, con niveles razonablemente altos de productividad de la tie‐ rra y eficiencia en el uso de los recursos, necesitarían ser monitoreados y certifi‐ cados para garantizar que alcancen los objetivos del programa.  Esta transición  requerirá un fuerte compromiso político y una considerable inversión de capital  en  investigación  y  desarrollo  de  tecnologías  integradas,  para  lo  cual  será  fun‐ damental comunicar y promover experiencias exitosas.  La globalización de la economía mundial acentúa la necesidad de compe‐ titividad  en  los  mercados  internacionales,  impulsores  del  crecimiento  (Lipton,  2005). El empleo de prototipos (Vereijken, 1999) puede desempeñar un papel  importante en el diseño de sistemas integrados, primero a corto plazo, como  un paso hacia la satisfacción de las necesidades alimentarias de la población, y  posteriormente, asegurar la reinserción de Cuba en los mercados de exporta‐ ción de alimentos. Adoptar sistemas integrados  a escala nacional podría hacer  más sostenible y resiliente a la agricultura cubana. Se ha reconocido que la agri‐ cultura diversificada ha amortiguado el impacto de eventos climáticos extremos  (huracanes  y  sequías),  conflictos  y  crisis  internacionales,  que  pueden  afectar  a  otros sectores más vulnerables como el turismo y la extracción de níquel.  Los  sistemas  de  producción  diversificados  a  pequeña  escala  y  la  aten‐ ción a los temas ambientales pueden servir como un punto de partida para la  transición  hacia  la  agricultura  orgánica  y  la  agroecología.  Generar  productos  agrícolas  de  valor  añadido  no  solo  permitirá  a  los  pequeños  agricultores  comercializar sus productos en el creciente sector turístico, sino también expor‐ tarlos al exterior. La conservación de la naturaleza y el apoyo a las pequeñas  fincas familiares pueden crear condiciones para el agroturismo y otras activi‐ dades  complementarias  que  generarían  fondos  de  inversión  a  fin  de  mejorar  la  infraestructura y el nivel de vida de la población rural.      7.3 Comentarios finales    La  intensificación  sostenible  de  los  agroecosistemas  a  través  de  la  integración  ganadería‐agricultura, se considera una tecnología promisoria. Blackburn (1998)  127

menciona  tres  factores  fundamentales  a  favor  de  los  sistemas  integrados:  1)  conservan  la  fertilidad  del  suelo  a  través  del  reciclaje  de  nutrientes  y  la  introducción de rotaciones, que incluyen diversidad de cultivos, árboles y le‐ guminosas forrajeras; 2) mantienen la biodiversidad del suelo, disminuyen su  erosión, conservan el agua y proporcionan hábitat para la vida  silvestre; y  3) hacen uso óptimo de los residuos de cultivos. Si los residuos de cosecha son  incorporados  directamente  al  suelo,  actúan  como  trampas  de  nitrógeno  y  se  desperdicia su potencial para la alimentación animal. Sin embargo, son pocos  los  estudios  que  analizan  estas  interacciones  desde  el  punto  de  vista  socioe‐ conómico y político.  Los  sistemas  agrícolas  intensivos  y  dependientes  de  energía  externa  pueden  verse  seriamente  afectados  por  los  recientes  cambios  en  el  sector  energético,  junto  al  agotamiento  de  las  fuentes  de  combustible  fósil  (Leng,  2002; Leng y Preston, 2003). Esta situación amenaza la sostenibilidad ambiental,  económica  y  social  de  los  sistemas  convencionales  especializados,  altamente  ineficientes  (Pimentel,  1997;  2004),  y  refuerza  la  necesidad  de  alternativas  basadas en el uso más racional de los recursos naturales. Otro gran reto futuro  es  incrementar  el  conocimiento de  las  interacciones  que  ocurren  en  los  ecosis‐ temas y los factores abióticos en la dinámica de los agroecosistemas diversifi‐ cados. En este libro se han explorado distintas facetas de la agrodiversidad y  su influencia en el comportamiento de las fincas integradas. No obstante, es nece‐ sario continuar investigando, de modo que se puedan cuantificar estas relaciones.   Se considera que la baja densidad de población en el campo puede limi‐ tar el desarrollo de los sistemas integrados, relativamente intensivos en fuerza  de  trabajo.  Sin  embargo,  la  repoblación  de  las  áreas  rurales  en  Cuba  es  una  meta posible, si las actividades agrícolas se hacen más atractivas y rentables,  y, además, si se incentivan otros servicios, como el agroturismo y la protección  ambiental. Rehabilitar grandes áreas de tierra que han sido deforestadas, ero‐ sionadas  o  cubiertas  por  especies  invasoras  como  el  marabú  y  el  aroma,  re‐ quieren  abundante  fuerza  de  trabajo  y  un  sistemático  apoyo  a  través  de  proyectos de desarrollo. Es por ello que las investigaciones en sistemas diversi‐ ficados,  integrados  y  autosuficientes  deben  procurar  alta  eficiencia  energética,  adaptación  a  una  variable  disponibilidad  de  fuerza  de  trabajo,  así  como  ade‐ cuados niveles de productividad y aceptabilidad social.   Aún existe un conocimiento limitado sobre la dinámica de las complejas  interrelaciones en los sistemas de producción diversificada a pequeña escala y  de bajos insumos en ambientes ecológicos, económicos y sociales heterogéneos  y diversos. Por este motivo, deberían iniciarse estudios interdisciplinarios, con  128

enfoques participativos e impulsados por la demanda, en estrecha interacción  con  los  actores  locales.  En  la  práctica,  esto  significa  que  los  investigadores  deben  incorporarse  a  los  equipos  interdisciplinarios  que  generen  nuevas  vi‐ siones para diseñar e implementar sistemas innovadores.  Futuras  investigaciones  deberían  enfocarse  en  la  identificación  de  pro‐ totipos  más  dinámicos,  participativos  y  multifuncionales.  Estas  podrían  con‐ tribuir sustancialmente a una mayor interacción entre las perspectivas de los  agricultores  y  la  de  los  investigadores,  en  busca  de  las  «mejores  prácticas»  para resolver puntos críticos específicos a escala local. Finalmente, el análisis  debe  considerar  estos  elementos  técnicos  en  concordancia  con  los  objetivos  de los agricultores y sus familias, además de las demandas del mercado, aspec‐ tos  financieros  y  sociales,  como  condiciones  indispensables  para  establecer  sistemas agrícolas sostenibles. 

129

 

   
 

Apéndices 

 

 

1. Conversión hacia sistemas  integrados  
        1.1 Colecta de datos    Para  los  cálculos  de  productividad,  los  productos  agrícolas  y  ganaderos  se  pesaron diariamente. Para los de biodiversidad, se contabilizó una vez por año  el  número  de  especies  e  individuos  de  plantas  y  animales.  Fue  monitoreada  sistemáticamente la fuerza de trabajo empleada en las actividades productivas,  y  se  supervisaron  todos  los  aspectos  del  manejo  de  la  finca.  Los  fertilizantes  orgánicos —compost y humus de lombriz— se pesaron antes de ser aplicados.   Toda  esta  información  se  asentó  rigurosamente  en  libretas  de  notas  durante  los  seis  años  de  estudio.  Técnicos  e  investigadores  llevaron  el  control  de  los  datos  y  los  resultados  parciales  fueron  discutidos  en  reuniones  mensuales  a  través de métodos participativos. Las condiciones experimentales permitieron  controlar adecuadamente la información obtenida.      1.2 Análisis del suelo  Los análisis del suelo se realizaron según Paneque et al. (2002): el pH del suelo  (H2O)  por  potenciometría  en  una  suspensión  de  tierra‐agua  (1:2.5);  el  fósforo  disponible por el método de Oniani; las bases intercambiables (K+, Ca2+, Mg2+ y  Na+) por el método de acetato de amonio; y la materia orgánica por el de Walkley  y Black. En este último las muestras de suelo se analizan mediante una oxida‐ ción ácida; por consiguiente, se emplean factores de conversión para obtener  el total de carbono orgánico y, posteriormente, la materia orgánica. Por lo ge‐ neral se usa un factor de 77% para convertir carbono fácilmente oxidable en  carbono  orgánico  total  (59‐94%;  Allison,  1960)  y  se  asume  que  la  materia  orgánica  contiene  58%  de  carbono  (30‐62%;  Houba  et  al.,  1997).  Para  la  in‐ terpretación de las características de fertilidad del suelo, se usó la clasificación  del manual elaborado por el Ministerio de la Agricultura (DNSF, 1982).  133

Tabla 1.1. Estado de la fertilidad inicial del suelo en el año base y cinco años después de la conversión, capa del suelo 0-20 cm (entre paréntesis, valores medios con errores estándares) Tipo de uso de la tierra
Año base** Pastos puros Después de la conversión*** A1. Pastos puros A2. Asociaciones gramínea-leguminosa A3. Sistema silvopastoril B1. Caña de azúcar B2. King grass C1. Cultivos C2. Huerto diversificado 2 2 2 4 2 4 8 6.1 (0.10) 6.1 (0.05) 5.7 (0.10) 5.9 (0.10) 6.5 (0.25) 6.8 (0.18) 6.7 (0.12)
ab ab

Número de muestras*
20

pH H2O
5.6 (0.14)
b

Características del suelo + Ca2+ Mg2+ MO P K % ppm cmol(+) /kg
3.0 (0.14)
b

SCI

7.7 (1.32)

b

0.44 (0.03) 0.48 (0.03) 0.42 (0.07) 0.36 (0.15) 0.28 (0.06) 0.18 (0.04) 0.37 (0.04) 0.30 (0.05)

8.0 (0.10)

b

1.35 (0.05)
b

c

9.78 (0.10)

c

3.6 (0.65) 4.0 (0.07) 3.4 (0.00) 4.2 (0.31) 3.9 (0.13) 4.6 (0.04) 3.6 (0.15)
ab

ab

6.0 (0.00) 7.5 (1.50) 6.0 (0.00) 15.0 (1.78) 8.5 (1.50) 17.5 (7.01) 24.9 (3.51)
ab

ab

7.9 (0.10) 8.4 (0.05) 6.7 (0.15) 8.3 (0.43) 8.3 (0.25) 9.3 (0.72) 11.1 (0.70)
b

1.35 (0.15) 2.15 (0.15) 2.35 (0.05) 2.30 (0.45) 2.75 (0.25) 2.90 (0.04) 2.55 (0.18)
ac

bc

9.73 (0.28) 10.92 (0.27) 9.36 (0.15) 10.83 (0.21) 11.18 (0.04) 12.57 (0.72) 13.95 (0.73)
bc

bc

ab

ab

ab

b

ab

c

ab

a

ab

b

ab

bc

ab

ab

ab

b

a

bc

a

a

ab

ab

a

ab

a

ab

a

a

a

a

* Para cada tipo de uso de la tierra se tomaron al menos cinco muestras, y una submuestra (alrededor de 2 kg) se sometió a análisis químico. SCI: suma de cationes intercambiables; MO: materia orgánica. ** Estado de la fertilidad del suelo antes de la conversión. *** Estado de la fertilidad del suelo cinco años después de la conversión. Promedios con letras diferentes en superíndices difieren significativamente entre los componentes del sistema de producción (Tukey-HSD; P<0.05).

1.3 Análisis económico   El  costo  total  de  la  producción  se  calculó  considerando  los  gastos  en  salario,  compra de animales, cuidado veterinario, equipamiento, materiales, energía y  semillas. El valor total de la producción para los productos ganaderos y agríco‐ las se derivó de los precios topados del mercado minorista, establecidos por el  Ministerio de la Agricultura (MINAG, 2003; tabla 1.2). Los precios no incluidos  en esta relación se consideraron a la mitad de los del mercado de oferta y de‐ manda. Debido a la constante fluctuación de los precios y a las dificultades en  obtener  precios  fiables  de  las  ventas  al  por  mayor,  fue  necesario  hacer  estas  estimaciones.  En  los  cálculos  se  tuvo  en  cuenta  un  5%  de  pérdidas  post‐ cosecha y otro 5% de los impuestos sobre las ventas. Para los productos gana‐ deros  (leche  y  carne)  se  utilizaron  los precios  de  venta  en  la  finca:  1.00  CUP/litro para la leche y 2.05 CUP/kg para la carne.  134

Tabla 1.2. Precios del mercado utilizados en los análisis económicos Producto
Acelga Aguacate Ajo Ajo de montaña Anón Apio Arroz Berenjena Boniato Calabaza Carne de búfalo Carne de carnero Carne de cerdo Carne de conejo Carne de pato Carne de pollo Carne de res Cebolla Cebollino Chirimoya Cilantro Col Espinaca Frijoles Frijol chino (mungo) Fruta bomba Garbanzos Guanábana Guayaba Habichuela Huevos (unidad) Lechuga Limón Malanga

Precio (CUP/kg) Mercado libre MINAG
5.0 10.0 16.7 6.7 11.1 6.6 11.0 11.0 5.3 4.4 50.6 45.0 45.0 44.4 44.4 22.2 6.7 6.3 4.4 2.5 6.7 22.2 22.2 8.9 26.4 10.0 8.9 11.1 2.0 11.1 5.0 8.8 2.2* 2.0* 8.3 3.3 5.6 3.3 7.7 5.5 1.6* 1.1* 2.1 25.3 22.5 22.5 22.2 22.2 2.1* 11.1* 2.2* 3.1 2.2 0.5* 3.3 13.3* 13.3* 4.0* 13.2 5.0 5.6* 4.4* 1.5 3.3* 3.5* 7.0

Producto
Mamey (zapote) Mango Maní Maracuyá Melón Miel Leche de búfala Leche de cabra Leche de vaca** Maíz en grano Naranja Naranja agria Ñame Orégano Pepino Perejil Pimiento Piña Plátano burro Plátano fruta Plátano macho Quimbombó Rábano Rollinia Toronja Yuca Zanahoria Flores*** Dalia Gladiolo Marigol Clavel Extraña rosa

Precio (CUP/kg) Mercado libre MINAG
15 11.1 22.2 10.0 6.7 13.30 10.0 8.9 4.0 3.3 6.7 4.4 8.9 4.4 11.1 15.4 2.0 4.0 10.0 11.1 33.3 6.7 2.2 5.3 11.1 5.0 1.3* 11.1 5.0 2.2* 6.7 1.0* 2.5 1.0* 4.4* 1.3* 1.7 4.4* 2.2 2.2* 2.2 6.7* 4.4* 1.3* 2.0* 4.9* 4.4* 2.2* 3.3 1.1 1.8* 3.3*

12.0 18.0 5.0 10.0 7.0

1.5 2.5 0.2 0.9 0.5

* Los precios sin asterisco se tomaron del mercado libre, regulado por la oferta y la demanda, localizado en la calle 19 y B, El Vedado, La Habana. ** La leche y la carne de vaca y de búfala solo se venden en mercados estatales y en el mercado negro duplican estos precios. *** Precios de las flores por docenas.

135

1.4 Análisis de los datos  Los  indicadores  agroecológicos  y  financieros  fueron  representados  usando  análisis de series temporales de los promedios para el período estudiado (seis  años),  con  sus  respectivas  desviaciones  normales.  Los  datos  del  análisis  de  suelos  se  evaluaron  con  pruebas  de  comparación  múltiple  ANOVA,  mediante  HSD‐Tukey (Tukey, 1977). Para los análisis estadísticos, se utilizó el paquete  estadístico SPSS (SPSS, 1999). 

136

2. Identificación de alternativas 

Tabla 2.1. Tipos de suelos y condiciones climáticas en los sitios estudiados
Región Provincia Número de fincas 48 Tipo de suelo* Ferrasoles, Cambisoles Centro Sancti Spíritus Camagüey Oriente Las Tunas Granma 11 6 26 2 Cambisoles Luvisoles, Cambisoles Vertisoles 32.7 20.7 23.8 76.2 1 099 * Clasificación de acuerdo con IUSS Working Group (WRB, 2006). ** Fuente de los datos climáticos: ONE, 2004. La estación seca, de noviembre a abril, se caracteriza por ser el período con menores temperaturas y precipitaciones. 30.6 30.4 31.7 20.7 21.5 21.7 18.5 22.6 28.0 81.5 77.4 72.0 1 698 1 153 945 Temp. prom. Máx., Min., °C °C 29.4 19.4 Distribución de la lluvia** Estación Estación Prom. seca, % lluviosa, % anual, mm 20.3 79.7 1 547

Occidente La Habana

Tabla 2.2. Clasificación de las fincas monitoreadas (n=93), basada en los cuatro criterios seleccionados
Criterio de selección Tipo de finca Años de conversión Proporción de cultivos, % Área de la finca, ha Clase 1 SIE 3 o más 45-75, alta ≤ 10, pequeña No. de fincas 33 28 11 39 Clase 2 SIC 1o2 > 3-45, media > 10-50, mediana No. de fincas 25 30 50 26 Clase 3 SEG no convertida ≤ 3, baja > 50-150, grande No. de fincas 35 35 32 28

SIE: sistemas integrados experimentales. SCI: sistemas integrados comerciales. SEG: sistemas especializados ganaderos.

137

Tabla 2.3. Media geométrica de las variables AC, PC y AF de acuerdo con la variable tipo de finca (n=93) y su desviación estándar geométrica común (desv. est.) Variable Años de conversión (AC) Proporción de cultivos (PC), % Área de la finca (AF), ha Tipo SIE 3.3a 36.1
a

SIC 1.9b 25.2
b

SEG 0c 1.8
c

Desv. est. geométrica* 1.48 1.81 1.93

1.9c

17.5b

59.0a

SIE: sistemas integrados experimentales. SCI: sistemas integrados comerciales. SEG: sistemas especializados ganaderos. * La media geométrica con diferentes letras en el superíndice difiere significativamente (P<0.01) entre los sistemas de producción (Tukey HSD). Aproximadamente el 95% de intervalo de tolerancia de los 2 indicadores agroecológicos entre tipos es: [media geométrica / (desv. est. geométrica) , media geomé2 trica × (desv. est. geométrica) ].

2.1 Procedimiento de muestreo y método de cálculo de los indicadores        agroecológicos  El análisis factorial mostró que ni la región ni las condiciones agroecológicas  —tipo de suelo y condiciones climáticas— fueron determinantes para la clasi‐ ficación de los sistemas; por lo tanto, no se consideraron en este estudio. Los  indicadores  financieros  también  fueron  excluidos  debido  a  las  fluctuaciones  de precio de los insumos y productos, y a la baja confiabilidad en los registros  financieros.    Los datos básicos fueron recogidos utilizando un cuestionario  estructu‐ rado en  un  período de un año (2002), durante el cual cada  finca fue  visitada  varias  veces.  Investigadores,  administradores  y  productores  completaron  de  conjunto los formularios en visitas de campo, lo que permitió fomentar la con‐ fianza mutua y el interés por el estudio. A su vez, los investigadores ampliaron  sus  conocimientos  sobre  el  manejo  de  los  sistemas  agrícolas  y  aseguraron  la  confiabilidad de la información.    Cuatro  criterios  analíticos  que  representan  atributos  del  manejo  soste‐ nible  de  los  recursos  naturales  —agrodiversidad,  productividad,  uso  de  la  energía y manejo de nutrientes— derivaron en doce indicadores agroecológi‐ cos evaluados en la etapa investigativa anterior (capítulo IV).     2.2  Análisis estadístico  La finca fue la unidad experimental para el análisis. Los datos originales de los  indicadores agroecológicos fueron transformados por log10 (x) para obtener una  distribución más normal. Los valores que resultaron cero se reemplazaron por  138

la  mitad  del  valor  mínimo  diferente  a  cero  para  cada  clase  de  variable.  Los  datos transformados fueron sujetos a análisis de varianza (Tukey‐HSD), como  prueba  de  comparación  múltiple  con  α=0.05.  El  análisis  factorial  permitió  identificar las variables útiles para la clasificación de las fincas.   Se comparó el comportamiento de los indicadores agroecológicos dentro  de cada clase y las cuatro variables predictivas definidas: tipo de finca, años de  conversión, proporción de cultivos y área de la finca (ver tablas 2.4a y 2.4b). La  desviación normal geométrica —también llamada desviación normal multiplica‐ tiva— fue usada para obtener un rango aproximado de 95% de valores dentro de  los tipos (Limpert et al., 2001). Para visualizar las diferencias entre las fincas y  los sistemas agrícolas, los indicadores agroecológicos fueron sometidos a aná‐ lisis de componentes principales y relacionados con las cuatro  variables pre‐ dictivas  por  regresión  de  rangos  reducidos.  Para  tal  fin,  se  utilizaron  los  valores cuantitativos de las variables, salvo los de tipo de finca.   La regresión de rangos reducidos (Davies y Tso, 1982; Ter Braak, 1994;  Ter Braak y Looman, 1994), también llamada análisis de redundancia, puede  verse como una combinación del análisis de componentes principales y la re‐ gresión  múltiple.  Comparada  con  el  análisis  de  componentes  principales,  sus  componentes maximizan la varianza explicada por las cuatro variables predicti‐ vas.  Los  resultados  fueron  presentados  gráficamente  como  un  biplot  (Gabriel,  1982; Ter Braak y Looman, 1994), que muestra mejor: 1) la media de los indi‐ cadores  agroecológicos  con  respecto  al  tipo  de  finca;  2)  las  correlaciones  de  estos  indicadores  con  años  de  conversión,  proporción  de  cultivos  y  área  de  la  finca; y 3) la distancia euclideana entre las fincas y los tipos de finca. Los valo‐ res de las fincas ploteados son combinaciones lineales de los indicadores para  mostrar mejor las características de las fincas (Ter Braak, 1994).   Se  realizaron  pruebas  de  comparación  múltiple  empleando  SPSS  para  Windows (SPSS, 1999). La regresión de rangos reducidos se efectuó a través  de Canoco para Windows 4.5 (Ter Braak y Šmilauer, 2002).     

139

140    
TIPO DE FINCA Unidad SIE n=33 Índice de Margalef Índice de Shannon Índice de Shannon t/ha/año t/ha/año GJ/ha/año kg/ha/año GJ/ha/año h/ha/día MJ/kg salidas/ entradas t/ha 8.8 a 1.8 a 1.5 a 1.5 a 2.4 a 16.0 a 118.8 c 2.6 a 3.6 c 22.0 a 6.1 a 3.5
a

Tabla 2.4a. Media geométrica de los indicadores agroecológicos de acuerdo con tipo de finca y años de conversión (N=93) y su desviación estándar geométrica común (desv. est.)
AÑOS DE CONVERSIÓN SEG n=35 2.5 b 0.3 b 0.7 b 0.7 c 0.7 b 2.5 b 29.5 bc 3.6 c 0.8 a 123.2 c 0.7 b 0.4
c

Indicador SIC n=25 6.0 a 2.0 a 1.8 a 1.2 b 1.7 a 11.7 a 106.3 ab 3.8 b 1.6 b 36.1 b 3.0 a 3.8
b

desv. est. 3 o más n=28 8.6 a 1.9 a 1.6 a 1.6 a 2.6 a 16.6 a 128.9 2.8 NS a 2.9 c 21.8 a 5.9 a 3.9
a

1o2 n=30 6.6 a 1.9 a 1.7 b 1.1 b 1.7 a 11.9 a 100.4 3.4 NS a 2.2 b 33.6 b 3.5 a 3.4
a

No converti da n=35 2.5 b 0.3 b 0.7 c 0.7 c 0.7 b 2.5 b 29.5 3.6 NS b 0.8 a 123.2 c 0.7 b 0.4
b

desv. est.

Riqueza de especies Diversidad de producción Índice de reforestación Rendimiento de leche (área de la finca) Rendimiento de leche (área de forraje) Salidas energéticas Salidas proteicas Total de insumos energéticos Intensidad de la fuerza de trabajo Costo energético de la producción de proteína Eficiencia energética Uso fertilizantes orgánicos

1.51 1.23 1.64 1.79 1.85 1.71 1.73 1.78 1.87 1.76 1.76 1.99

1.53 1.23 1.65 1.77 1.84 1.71 1.72 1.81 2.01 1.77 1.81 2.00

SIE: sistemas integrados experimentales. SCI: sistemas integrados comerciales. SEG: sistemas especializados ganaderos. Las medias geométricas con distintas letras en superíndice difieren significativamente (P<0.01) entre los sistemas (Tukey-HSD). Un intervalo de tolerancia de aproximadamen2 te 95% entre los tipos de indicadores es [media geométrica / (desviación geométrica estándar) , media geométrica x (desviación geométrica están2 dar) ]. Para los procedimientos de cálculo de los índices de Shannon y Margalef, consúltese Gliessman (2001). desv. est.: desviación estándar de la media.

Tabla 2.4b. Media geométrica de los indicadores agroecológicos de acuerdo con proporción de cultivos y tamaño de la finca (N=93) y su desviación estándar geométrica común (desv. est.)

PROPORCIÓN DE CULTIVOS (%) Unidad >45-75 n=11 ≤ 10 n=39 8.6 a 2.0 a 1.6 a 1.4 a 2.4 a 17.8 a 138.7 3.4 NS a 3.8 24.2c a 5.3 a 3.9
a

TAMAÑO DE LA FINCA (ha) desv. est. >10-50 >50-150 n=26 n=28 3.6 b 0.7 b 0.9 a 1.2 b 1.5 b 6.7 b 68.1 3.3 NS b 1.4 48.7 b b 2.0 b 1.0
b

Indicador >3-45 n=50 6.8 a 1.7 a 1.7 a 1.2 b 1.7 b 11.5 a 99.1 3.1 NS b 1.9 30.8 b b 4.2 b 3.2
b

≤3 n=32 2.4 b 0.3 b 0.7 b 0.7 c 0.7 c 2.6 b 29.6 3.7 NS c 0.8 a 124.3 c 0.7 c 0.3
c

desv. est.

Riqueza de especies Diversidad de producción Índice de reforestación Rendimiento de leche (área de la finca) Rendimiento de leche (área de forraje) Salidas energéticas Salidas proteicas Total de insumos energéticos Intensidad de la fuerza de trabajo Costo energético de la producción de proteína Eficiencia energética Uso fertilizantes orgánicos

Índice de Margalef Índice de Shannon Índice de Shannon t/ha/año t/ha/año GJ/ha/año kg/ha/año GJ/ha/año h/ha/día MJ/kg salidas/ entradas t/ha

9.6 a 2.1 a 1.5 a 1.5 a 3.6 a 21.3 a 141.5 3.3 NS a 5.6 b 23.1 a 6.5 a 5.2

a

1.53 1.53 1.64 1.85 1.89 1.84 1.81 1.81 1.98 1.81 1.85 1.92

3.1 c 0.4 b 1.1 b 0.6 c 0.6 c 2.3 c 25.4 3.2 NS c 0.6 a 123.9 c 0.7 b 0.6

b

1.78 1.64 2.03 1.83 1.56 2.88 1.72 1.80 1.66 1.59 1.92 2.08

Las medias geométricas con distintas letras en superíndice difieren significativamente (P<0.01) entre los sistemas (Tukey-HSD). Un intervalo de tole2 rancia de aproximadamente 95% entre los tipos de indicadores es [media geométrica / (desviación geométrica estándar) , media geométrica x (desvia2 ción geométrica estándar) ]. Para los procedimientos de cálculo de los índices de Shannon y Margalef, consúltese Gliessman (2001). desv. est.: desviación estándar de la media.

141

 

3. Validación de estrategias     integradas  
        3.1 Caracterización de San Antonio de los Baños  Típicamente, los suelos de San Antonio de los Baños son entre ligeramente áci‐ dos  y  ácidos,  la  materia  orgánica  (MO)  oscila  entre  1  y  3%,  y  a  menudo  están  compactados debido al uso intensivo de maquinaria pesada. El clima es tropical  de  sabana  (Köppen,  1907)  con  una  temperatura  media  anual  de  25.2  °C  y  varía  entre 20 y 30 °C. La humedad relativa es de aproximadamente 78%. Del prome‐ dio anual de precipitaciones (1 872 mm), el 84% cae durante la estación lluviosa  (de mayo a octubre) (tabla 3.1) (MINAG, 2005).  
Tabla 3.1. Variables climáticas seleccionadas del municipio San Antonio de los Baños (20022005)
Mes Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Total o promedio Temp. media, °C 20.9 22.5 24.0 24.7 27.1 27.4 27.9 28.1 27.3 26.4 24.5 22.1 25.2 Temp. máxima, °C 26.0 27.6 29.2 30.1 31.7 31.7 32.6 32.8 31.8 30.8 28.8 26.5 30.0 Temp. mínima, °C 15.9 17.6 19.3 19.2 22.0 22.8 22.8 22.5 22.6 21.7 19.5 17.2 20.2 Humedad relativa, % 76.8 76.5 76.0 73.0 75.8 80.0 78.5 78.3 81.8 80.5 78.8 77.5 77.8 Precipitaciones, mm 46.9 65.2 56.4 59.3 157.2 328.3 276.1 334.9 302.4 175.8 29.6 40.2 1 872.2

Fuente: Estación Meteorológica, Instituto de Investigaciones del Tabaco del MINAG, Bauta, La Habana.

143

3.2 Diagnóstico participativo e identificación de puntos críticos  Se emplearon diferentes elementos de los enfoques participativos de investiga‐ ción: diagnóstico rural rápido, métodos de investigación funcionales e interacti‐ vos  y  diagnóstico  rural  participativo,  entre  otros  (McCracken  et  al.,  1988;  Chambers, 1994; Pretty et al., 1995; Bellon, 2001). Esta combinación otorgó ver‐ satilidad a la fase de diagnóstico. Se emplearon varias herramientas, como recorri‐ dos  de  campo,  discusiones  informales,  talleres  participativos,  conversaciones  y  entrevistas semiestructuradas con los administradores de las fincas y miembros  de las familias, revisiones de archivos de contabilidad, así como  mediciones di‐ rectas en el campo.     3.3 Mapeo de los bio­recursos e infraestructura y caracterización de la finca  Los diagramas de bio‐recursos e infraestructura de la finca, adaptados de Light‐ foot et al. (1994; 1998) y de Dalsgaard y Official (1997), fueron elaborados con el  propósito de simplificar información compleja y permitir una apreciación global  de los recursos naturales y físicos disponibles en cada finca. Ellos sirvieron como  referencia  para  el  análisis  de  puntos  críticos  a  nivel  de  finca  (Conway,  1985;  McCracken  et  al.,  1988).  Los  diagramas,  creados  junto  con  los  administradores  de las fincas, cubren los niveles de sistema, subsistema y componentes biofísicos.  Ellos proporcionan información sobre el tamaño del campo, infraestructura del  sistema agrícola y sus límites, componentes de agrodiversidad y niveles de pro‐ ducción.  Toda  la  información  compilada  en  los  diagramas  procuró  mejorar  la  comunicación  entre  los  investigadores  y  los  demás  actores  involucrados  en  el  estudio.   La caracterización de los sistemas agrícolas se basó en la información obte‐ nida  durante  el  diagnóstico  participativo,  incluyendo  talleres,  días  de  campo,  construcción de escenarios y diagramas de bio‐recursos y de infraestructura de  la finca. La caracterización incluyó aspectos agroecológicos, económicos y socia‐ les del desarrollo de los sistemas, con el objetivo de lograr un adecuado análisis  de sistema (Checkland, 1999).    3.4 Monitoreo de indicadores  En este estudio se adoptaron los indicadores probados en los capítulos IV y V, en  correspondencia  con  la  mayoría  de  los  puntos  críticos  identificados.  Sin  embargo,  también  fueron  definidos  otros  indicadores  dirigidos  a  objetivos  específicos.  Las  visitas  mensuales  a  las  fincas,  los  recorridos  de  campo  para  la 

144

elaboración  de  transectos,  las  entrevistas  semiestructuradas,  las  descripciones  de  las  rutinas  diarias  y  perfiles  de  actividad,  fueron  los  principales  métodos  empleados para supervisar y recoger los datos. El equipo de investigación y los  administradores de las fincas en estudio realizaron análisis anuales conjuntos de  los resultados. Se recolectaron los datos necesarios para los cálculos de balance  energético, y estimaciones de los administradores de las entradas de energía en  las actividades productivas —fuerza de trabajo humana, trabajo animal, petróleo,  alimentos—  y  salidas  energéticas  en  forma  de  productos  agrícolas.  Los  balances  energéticos  se calcularon mediante  el sistema computarizado ENERGÍA (Sosa y  Funes‐Monzote, 1998).     3.5 Análisis de suelos  Los análisis de suelos se hicieron en el laboratorio del Instituto Nacional de Cien‐ cias  Agrícolas,  San  José  de  Las  Lajas.  La  capa  arable  (0‐20  cm)  de  cada  finca  se  evaluó al nivel de subsistema (figura 23, página 100). Los volúmenes de nutrien‐ tes se determinaron  mediante la  Metodología para la Cartografía Detallada y la  Evaluación Integral de Suelos (Hernández et al., 1995). Al menos cinco muestras  individuales, tomadas al azar, fueron homogeneizadas. De estas últimas, se tomó  una submuestra para el análisis químico, de acuerdo con Paneque et al. (2002),  como en el apéndice 1, epígrafe 1.2. Los volúmenes de carbono se calcularon asu‐ miendo un contenido de este elemento de 0.58 kg/kg de materia orgánica y multi‐ plicando la densidad aparente por el espesor del horizonte correspondiente.   La distribución del tamaño de las partículas del suelo se determinó por el  método de Bouyoucos (modificado), usando el pirofosfato de sodio para eliminar  los  microagregados  y  el  hidróxido  de  sodio  como  dispersante.  El  volumen  de  microagregados  fue  determinado  por  el  mismo  método,  sin  el  dispersante.  La  distribución  del  tamaño  de  las  partículas  y  el  contenido  de  microagregados  se  utilizaron  para  calcular  el  factor  de  dispersión  de  cada  muestra.  A  fin  de  inter‐ pretar  las  características  de  fertilidad  del  suelo,  se  empleó  la  clasificación  del  manual para la interpretación de suelos del Ministerio de la Agricultura de Cuba  (DNSF, 1982). Para la clasificación del suelo y descripciones de perfil, se adopta‐ ron las metodologías cubanas propuestas por Hernández et al. (1995, 1999) y las  de WRB (2006).    3.6 Análisis agroecológico y económico   Al término de cada año se analizaron los indicadores agroecológicos, económicos  y sociales. Los resultados promediados del período 2000‐2004 se representaron 

145

en gráficos de radar o «ameba» (Ten Brink et al., 1991), lo que facilitó la interac‐ ción con los productores para definir objetivos y estrategias en aras de mejorar  los  sistemas  agrícolas.  Los  valores  óptimos  designados  para  cada  indicador  agroecológico  se  tomaron  de  los  mejores  sistemas  agrícolas,  en  asociación  con  puntos  críticos  específicos  según  objetivos  agroecológicos  explícitos.  Estos  métodos están en concordancia con los de Vereijken (1997), para los prototipos  de  sistemas  integrados  ecológicos,  y  los  de  Bockstaller  et  al.  (1997)  y  López‐ Ridaura  (2005),  para  valorar  la  sostenibilidad  del  sistema.  Como  sugiere  este  último autor, los datos fueron estandarizados, expresando los valores como por‐ centajes del mejor valor para cada indicador. Los indicadores socio‐económicos  fueron evaluados en una escala de 1 a 5, con 1 como muy bajo y 5, muy alto.   Para el análisis económico, se empleó el método desarrollado en el capítu‐ lo IV. También se examinaron las  potenciales limitaciones y oportunidades que  existen en la esfera política para adoptar sistemas integrados de producción. La  información  de  las  entrevistas  semiestructuradas  anuales  y  las  conversaciones  informales una vez al mes con los productores, permitió captar las interacciones  espacio‐temporales entre los factores agroecológicos, económicos y sociales.     3.7 Identificación de alternativas para mejorar los sistemas agrícolas  Se  analizó  la  información  reunida  en  el  proceso  de  investigación  participativa  como  base  para  el  diseño  de  alternativas  encaminadas  a  mejorar  los  sistemas  agrícolas locales. Fueron identificadas las estrategias de  «mejores prácticas» en  los sistemas integrados a partir de tres fuentes principales de información: 1) los  puntos  críticos  identificados  para  la  producción  ganadera  en  la  región;  2)  las  características de las fincas resumidas en los diagramas de bio‐recursos e infra‐ estructura; y 3) los resultados de la evaluación y análisis del desempeño de los  sistemas  expresados  a  través  de  los  indicadores  agroecológicos,  económicos  y  sociales. El desempeño agroecológico de las fincas en estudio se combinó con los  datos históricos y los aspectos sociopolíticos en el contexto de agricultura cuba‐ na actual en cinco áreas principales de impacto, tal como sugiere la metodología  ECOFAS:  1)  agrodiversidad  del  sistema  agrícola,  2)  productividad  de  la  finca  y  eficiencia  energética, 3)  balance  y reciclaje de nutrientes, 4) factibilidad econó‐ mica y 5) empoderamiento y toma de decisiones.    3.8 Caracterización de los suelos en las fincas estudiadas  La topografía de las tres fincas en estudio es plana, con suaves pendientes de 1  a  2%.  El  material  común  es  roca  caliza  dura  del  Mioceno.  Al  evaluar  las  carac‐ 146

terísticas del suelo de las fincas, se identificaron áreas no perturbadas o bien con‐ servadas  para  que  pudieran  servir  como  referencia  de  las  condiciones  «origina‐ les». Los suelos de pastizales de la finca ganadera especializada («Vaquería 10»),  no perturbados durante aproximadamente veinte años, mostraron una estructu‐ ra  mejor  y  valores  más  favorables  para  los  indicadores  de  fertilidad  del  suelo  (tablas 3.2, 3.3 y 3.6).   En la finca «Remedio», donde se ha practicado durante alrededor de se‐ tenta años un sistema intensivo integrado ganadería‐agricultura, se hizo un estu‐ dio del perfil de suelo. Los resultados del estudio contribuyen a entender mejor  la  dinámica  de  la  materia  orgánica  en  el  suelo  y  las  características  físico‐ químicas (tabla 3.4) en las diferentes capas (tabla 3.5), cuando se maneja la ferti‐ lidad  del  suelo  con  bajos  insumos  externos,  apoyados  en  diversas  estrategias  complementarias  para  optimizar  el  reciclaje  de  nutrientes  a  nivel  del  sistema  productivo.   La  falta  de  diferenciación  en  cuanto  a  contenidos  de  nutrientes  entre  los  tipos de uso del suelo en las fincas integradas podría ser el resultado de la rota‐ ción a largo plazo de cultivos y forrajes, que influye en que las condiciones edáfi‐ cas  converjan.  Esto  no  sucede  en  la  finca  especializada,  cuyas  características  definidas de uso de la tierra (pasto, forraje y arboleda) mostraron modelos «lógi‐ cos». En esta sección se analizan modelos que pueden reflejar, a nivel de finca, el  efecto de un determinado uso de la tierra y/o un cultivo o práctica ganadera en  específico.    «Remedio»    El suelo predominante en esta finca fue clasificado como Fersialítico Rojo mólico  con  carbonatos,  de  acuerdo  con  la  nueva  versión  del  sistema  de  clasificación  genética de los suelos de Cuba (Hernández et al., 1999), en correspondencia con  la  subunidad  Haplic  Cambisols  (humic,  eutric,  clayic,  rhodic),  según  la  clasifica‐ ción de World Reference Base (WRB, 2006).   La textura del suelo en el horizonte A es predominantemente arcillosa. Los  pequeños granos de carbonato de calcio se forman por el fraccionamiento de la  roca  madre  (tabla  3.2).  Hay  una  fuerte  formación  de  microagregados,  especial‐ mente  en  el  fragmento  de  arena  gruesa  —agregados  de  segundo  orden—,  como  resultado de la aplicación por largo tiempo de materia orgánica y el cultivo perma‐ nente sin roturación intensa. Ello condujo a un bajo factor de dispersión (tabla 3.3),  en parte responsable de la excelente estructura del suelo en los primeros 20 cm.  El pH del suelo es alto debido a la presencia de carbonatos (éutrico). La suma de  cationes intercambiables es alta en estos suelos arcillosos, con valores entre 30 y 

147

Tabla 3.2. Descripciones del perfiles de suelos «típicos» en las tres fincas de acuerdo con la clasificación cubana (Hernández et al., 1999) y la de WRB (WRB, 2006) Finca Hori- Profundidad zonte (cm)
Agr 0-24

Descripción

Color 5 YR 3/4 pardo rojizo oscuro, con peds de color 2.5 YR 2.5/2 rojo muy opaco, 3-5% gravas de caliza dura, arcilloso, bloques angulares 5-7 cm, compactado. Pocos poros medianos, fresco, poco poroso, media cantidad de raíces finas. Reacción débil al oído de HCl, transición neta. Color 10R 4/8 rojo, bloques sub-angulares de 5 cm, compactado, tiene B11 24-50 gravitas de color oscuro y algunos peds. Poros ligeramente grandes y medianos, ligeramente húmedo, pocas raíces finas, algunos canales internos de color oscuro. Sin reacción al HCl, transición neta. Color 10R 4/8 rojo, arcilloso, no se aprecia la estructura, sin reacción al HCl, B12pd 50-67 transición neta. Más del 50% es piedra caliza dura. No se muestreó. Color 10R 4/6 rojo, arcilloso, bloques angulares pequeños de 1-3 cm, 67-85 B2 friable, poroso, poros medianos y finos, más húmedo, sin raíces. Sin reacción al HCl. Clasificación de los suelos: Cuba: Fersialítico Rojo mólico con carbonatos; WRB: Haplic Cambisol (humic, eutric, clayic, rhodic). Color 2.5RY 3/4 pardo rojizo, arcilloso, bloques sub-angulares de 5 cm que se desmenuza en nuciforme granular, compactado, ligeramente húmedo, medianamente poroso, muchas raíces finas, presencia de peds. No reacciona al HCl, algo notable. Color 2.5 RY 3/6 rojo oscuro, arcilloso, algo poliédrica que se desmeB1 18-38 nuza en nuciforme, ligeramente compactado. Más poroso con galerías al parecer de lombrices, más húmedo, pocas raíces con cutanes. No reacciona al HCl, transición gradual. Color 2.5 RY 3/6 rojo oscuro, arcilloso, estructura algo poliédrica más 38-80 B2 fina, friable algo plástico, poroso, menos raíces con cutanes, galerías de lombrices con restos de capalitas, ligeramente húmedo. No reacciona al HCl. Clasificación de los suelos: Cuba: Ferralítico Rojo lixiviado típico eutrico; WRB: Ferralic Nitisol (eutric, clayic, rhodic). A1 0-18 Color 2.5YR 4/4 pardo rojizo, arcilloso, bloques sub-angulares de 5 cm que pasa a nuciforme granular, ligeramente compactado, poroso, seco, con gravas y piedras de caliza, pedazos de raíces y hormigas. Sin reacción al HCl, transición gradual. Similar al anterior, pero con bloques angulares más pequeños, igual A12 10-20 porosidad. Transición algo notable. Color 2.5YR 4/6 rojo, más arcilloso, estructura de bloques subB11 20-34 angulares a poliédricas, compactado, muchos poros finos, más húmedo, muy escasas raíces, con cutanes. Sin reacción al HCl, transición gradual. Color 2.5YR 4/8 pardo rojizo, bloques sub-angulares más pequeños, B12 34-48 igual porosidad, más húmedo, menos cutanes. Sin reacción al HCl, transición algo notable. Color 2.5YR 4/8 pardo rojizo, arcilloso, bloques sub-angulares a poliéB2 48-70 drica, muchos poros finos, menos cutanes. Clasificación de los suelos: Cuba: Fersialítico Rojo mólico con carbonatos; WRB: Haplic Cambisol (humic, eutric, clayic, rhodic).

«La Sarita»

«Remedio»

A11

0-10

Las descripciones de los perfiles fueron realizadas por el Dr. Alberto Hernández, del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas de Cuba (INCA).

148

«Vaquería 10»

Tabla 3.3. Distribución del tamaño de las partículas (%) de un perfil «típico» de suelo para las tres fincas en estudio Finca «Remedio» Horizonte Agr B11 B12 B2 A1 B1 B2 A11 A12 B11 B12 B2 Profundidad, Arena cm gruesa 0-24 24-50 50-67 67-85 0-18 18-38 38-80 0-10 10-20 20-34 34-48 48-70 25.4 26.6 – 13.6 26.7 10.7 12.7 16.7 17.6 7.8 11.7 25.6 Arena Arena Arena fina gruesa fina 4.0 1.0 – 4.0 4.0 2.0 3.0 4.0 2.0 5.0 6.0 2.0 12.0 2.0 – 3.0 6.0 4.0 1.0 4.0 6.0 5.0 4.0 2.0 16.0 2.0 – 2.0 10.0 4.0 2.0 2.0 6.0 4.0 4.0 2.0 Arcilla 42.6 68.4 – 77.4 53.3 79.3 81.3 65.3 68.4 78.2 74.3 68.4 Arcilla en FD* microagregados 7.5 13.0 – 14.0 n/d n/d n/d n/d n/d n/d n/d n/d 17.6 19.0 – 18.1 n/d n/d n/d n/d n/d n/d n/d n/d

Textura arcillosa del suelo para todas las finca en todas las profundidades. N/d: no disponible * FD (factor de dispersión) = porcentaje de arcilla en los microagregados × 100/porcentaje de arcilla en composición mecánica.

Tabla 3.4. Contenido de materia orgánica y características físico-químicas, finca «Remedio» Profundidad (cm) 0-24 24-50 50-67 67-85 pH (H2O) 7.3 7.5 7.6 7.7 MO (%) 4.2 1.6 1.3 0.6 P (ppm) 44.8 32.1 8.5 8.2 0.86 0.79 0.55 0.60 K
+

«Vaquería 10»

«La Sarita»

Ca2+ 26.3 25.4 26.8 27.2

Mg2+ 5.7 5.8 6.0 6.2

Na+ 0.09 0.08 0.10 0.13

(cmol(+)/kg)

SCI* 32.95 32.07 33.45 34.13

* SCI: Suma de cationes intercambiables.

Tabla 3.5. Reservas de carbono (C), perfil finca «Remedio» Profundidad, cm 0-24 24-50 50-67 67-100 C, % 2.44 0.95 0.75 0.32 Densidad aparente, kg/dm3 1.05 1.10 1.12 1.15 Contenido de C, t/ha 61.5 27.2 14.3 12.1

149

36 cmol(+)/kg. Las proporciones de cationes [Ca2+/Mg2+; K+/Mg2+ y Ca2+/(Mg2++K+)]  son favorables, excepto en el campo cultivos (h), donde Mg2+ es ligeramente bajo.  Estos  resultados  están  en  correspondencia  con  las  características  del  perfil  del  suelo (tabla 3.4).   El carbono almacenado en los primeros 50 cm fue de 89 t/ha   y de 26 t/ha  adicionales en la capa 50‐100 cm (tabla 3.5). El volumen de materia orgánica fue  superior  al  5%  en  todos  los  subsistemas,  excepto  en  cultivos  (d),  que  resultó  medio (4.8%), valor que puede considerarse alto para estos suelos (tabla 3.6), y  la muestra analizada de otro campo de cultivos (a) (4.2%; tabla 3.4), que aparen‐ temente no era representativa (tabla 3.6). Estos valores sugieren una reducción  de  30‐40%  en  comparación  con  lo  esperado  bajo  condiciones  naturales  (Hernández  et  al.,  2006),  y  representan  pérdidas  mínimas  de  carbono  luego  de  un cultivo tan intensivo. Según el criterio de Lal et al. (2007), el rango estimado  de pérdidas de carbono en agroecosistemas bajo diferentes niveles de intensifi‐ cación, respecto a su condición original, fluctúa entre el 30 y el 75%, lo cual ubica a  los suelos de la finca «Remedio» en los límites más bajos de este nivel de degradación.   Mientras  la  estructura  física  del  suelo  se  deteriora  como  resultado  de  la  mineralización  de  la  materia  orgánica,  que  conduce  a  la  destrucción  de  micro‐ agregados, el factor de dispersión aumenta (tabla 3.3). Según la hipótesis de Ma‐ risol  Morales  y  Alberto  Hernández  (comunicación  personal),  la  arcilla  dispersa  en estos suelos puede seguir tres sendas: transporte lateral, transporte vertical o  llenar  los  poros  de  los  agregados  en  la  parte  superior  del  horizonte  B,  creando  un  piso  de  arado.  Esto  último  conduce  a  la  formación  de  agregados  de  mayor  tamaño  y,  por  lo  tanto,  a  valores  superiores  del  factor  de  dispersión.  Según  Hernández y Morell (2005), este factor debe ser menor de 20. Solo en el campo a,  luego  del  cultivo  intensivo  sin  rotación  con  pastos  durante  muchos  años,  fue  superior a 20 (tabla 3.7).   Altos  volúmenes  de  materia  orgánica  del  suelo  y,  por  consiguiente,  altos  niveles de carbono, como en la finca «Remedio», son difíciles de encontrar en la  llanura Habana‐Matanzas, debido a que estas tierras han sido continuamente cul‐ tivadas con café, caña de azúcar y tabaco desde principios del siglo XX (Crawley,  1916).  Otros  factores  que  limitan  actualmente  la  productividad  de  estos  suelos  son: el crecimiento restringido de las raíces debido a la compactación de los sue‐ los  por  el  uso  de  maquinaria  pesada;  la  quema  de  residuos  de  cosecha,  con  la  exposición asociada de la tierra a las elevadas temperaturas prevalecientes, y la  erosión  provocada  por  las  fuertes  lluvias  del  verano.  Un  contenido  de  materia  orgánica inferior a 1% y piso de arado son características típicas de las tierras en  esta región (Hernández y Morell, 2005; Hernández et al., 2006). El alto contenido  150

de  materia  orgánica  en  la  finca  «Remedio»  se  atribuye  al  uso  continuo  de  es‐ tiércol animal, la incorporación de residuos de cosecha al suelo y la rotación de  forrajes de alto rendimiento (20 y 30 t MS/ha/año), como la caña de azúcar, el  king grass y la hierba Guatemala, que a través de la hojarasca  incorporan gran‐ des contenidos de carbono. Por consiguiente, a pesar del alto nivel de intensifica‐ ción de su uso, podemos afirmar que la favorable estructura física del suelo se ha  conservado en estas tierras, como resultado de un diseño agroecológico que per‐ mite reciclar con eficiencia los nutrientes, lo cual le confiere al agroecosistema una  alta estabilidad y sostenibilidad (tablas 3.2 y 3.7).   En todos los subsistemas, el volumen de fósforo disponible es alto, con los  mayores valores en los campos de cultivos (b) y forraje (e). Se registraron altos  niveles de potasio intercambiable en los campos de cultivos (a, b, d) y pastos (c),  y  valores  medios  en  los  de  forraje  (e,  f,  g)  y  cultivos  (h).  En  general,  las  carac‐ terísticas  físico‐químicas  de  los  suelos  en  la  finca  «Remedio»  se  calificaron  de  excelentes, a pesar de su uso intensivo y la considerable exportación de nutrientes  a través de la leche, la carne y los productos agrícolas durante un largo período.     «La Sarita»  El  suelo  predominante  en  esta  finca  se  clasificó  como  Ferralítico  rojo  lixiviado  típico, éutrico, según Hernández  et al. (1999), y se corresponde con un  Ferralitic  Nitisol (eutric, clayic, rhodic), de acuerdo con la clasificación de World Reference  Base (WRB, 2006). Los subsistemas de pastizales (h, i, j) fueron ligeramente áci‐ dos, mientras el pH de los demás subsistemas estuvo cerca de neutro. La acidifi‐ cación  es  típica  en  suelos  ferralíticos  formados  de  esquistos  en  las  áreas  de  fuertes  lluvias  de  la  parte  occidental  de  la  Isla,  específicamente  en  La  Palma  y  Viñales, regiones de Pinar del Río.   Por otra parte, como indica DNRE (1999), la acidificación se agrava por el  cultivo  continuo  de  pastos,  la  constante  extracción  de  biomasa  a  través  de  los  cultivos o la producción de heno. Sin embargo, los suelos de esta finca, formados  de  caliza  dura,  se  caracterizan  por  una  suma  de  cationes  intercambiables  más  alta, lo que los hace menos susceptibles a este factor de degradación de los suelos.     Los valores de la suma de cationes intercambiables en esta finca son la mi‐ tad  de  los  de  «Remedio»,  probablemente  por  las  características  de  los  suelos  Ferralíticos Nitisoles, pero también por su menor contenido de materia orgánica.  En los subsistemas con el pH más alto, los cationes intercambiables fueron algo  superiores (18.9 cmol(+)/kg) que en aquellos con el pH más bajo (16.4 cmol(+)/kg)  (tabla  3.6).  El  calcio  domina  el  complejo  de  intercambio  (9.7‐16.9  cmol(+)/kg),  seguido  por  magnesio  (4.2‐5.6  cmol (+) /kg).  El  sodio  intercambiable  es  muy 

151

Tabla 3.6. Características de la fertilidad del suelo (0-20 cm) para los diferentes terrenos de las tres fincas en estudio Finca subpH sistema (H2O) (terreno) «Remedio» a b c d e f g h «La Sarita» a b c d e f g h i j k 6.7 7.5 6.5 6.8 6.6 7.4 6.8 6.2 6.0 6.0 7.5 4.4 3.4 2.4 2.7 3.5 3.5 3.4 3.3 4.8 4.2 3.9 3.6 26.5 14.3 9.2 8.8 5.3 7.9 2.6 1.8 1.7 13.6 0.62 0.29 0.51 0.23 0.18 0.06 0.43 0.25 0.77 0.47 0.70 13.6 15.2 14.3 16.9 14.8 14.6 11.5 13.0 11.2 9.7 10.4 4.4 5.2 4.3 5.6 4.2 4.8 4.2 4.8 4.6 4.2 4.2 0.04 0.06 0.06 0.06 0.06 0.11 0.06 0.04 0.06 0.06 0.04 18.66 20.75 19.17 22.79 19.24 19.57 16.19 18.09 16.63 14.43 15.34 235 328 235 235 235 281 281 235 235 235 375 8.2 8.2 8.2 8.2 8.2 7.9 8.2 8.2 5.6 5.1 6.3 4.8 6.1 5.6 5.9 5.4 11.6 34.5 12.3 15.2 41.6 8.1 8.1 10.2 1.30 1.13 1.08 1.00 0.76 0.51 0.51 0.51 27.0 27.0 29.2 26.7 26.4 26.0 24.3 27.2 6.8 6.5 5.2 4.1 5.6 4.9 5.5 3.4 0.13 0.08 0.17 0.11 0.06 0.11 0.08 0.08 35.23 35.71 35.65 31.91 32.82 31.52 30.39 31.19 661 569 620 535 661 603 603 566 MO (%) P (ppm) K
+

Ca2+

Mg2+ cmol(+)/kg

Na+

SCI*

SST (ppm)

«Vaquería 10» a b c d e f 7.3 7.9 7.8 7.3 7.4 6.5 5.6 6.1 5.6 5.9 6.8 4.8 3.6 6.8 5.3 16.5 8.6 1.3 0.31 1.02 0.59 0.82 1.03 0.22 26.0 32.0 31.5 24.0 33.5 23.5 7.0 4.0 7.5 5.5 5.5 6.5 0.09 0.09 0.09 0.06 0.09 0.09 33.4 36.1 39.7 30.4 40.1 30.3 405 506 456 557 456 183

* SCI: suma de cationes intercambiables. ** SST: sales solubles totales. Las letras que identifican los subsistemas de las fincas se muestran en la figura 23, página 100. Los subsistemas circulados corresponden a aquellos en los que se describen los perfiles de suelo.

  152

Tabla 3.7. Distribución del tamaño de las partículas de suelo, tipo de textura y factor de dispersión (0-20 cm), finca «Remedio» Subsistema a b c d e f g h Arena gruesa, % 33.4 (69.0)** 30.4 (69.0) 33.4 (74.0) 29.4 (72.0) 29.7 (70.7) 20.7 (72.7) 33.7 (73.7) 24.7 (76.7) Arena fina, % 19 (14) 15 (16) 16 (12) 14 (13) 23 (14) 12 (9) 13 (11) 16 (12) Arena gruesa, % 5 (5) 7 (5) 10 (5) 9 (5) 2 (6) 4 (5) 9 (7) 6 (3) Arena fina, % 8 (3) 1 (4) 3 (4) 7 (5) 5 (2) 8 (5) 6 (2) 8 (4) Arcilla, % 34.6 (8.0) 46.6 (6.0) 37.6 (5.0) 40.6 (5.0) Clase de textura Arcilla plástica Arcilla Arcilla plástica Arcilla FD* 23.1 12.9 13.3 12.3 18.2 13.2 16.5 9.5

Arcilla 40.3 (7.3) arenosa 55.3 (8.3) Arcilla Arcilla 38.3 (6.3) arenosa 45.3 (4.3) Arcilla

* FD (factor de dispersión) = porcentaje de arcilla en microagregados × 100/ porcentaje de arcilla en la distribución del tamaño de las partículas. Las letras que identifican los subsistemas de las fincas se muestran en la figura 23, página 100. ** Entre paréntesis, la composición en términos de microagregados del suelo.

bajo  (<  0.1  cmol(+)/kg)  y  el  potasio  intercambiable  es  bajo,  variando  de  0.06  a  0.77 cmol(+)/kg, con los menores valores en los subsistemas cultivos (e, f) y pas‐ tos (b, d, h) y los más altos (0.43‐0.77 cmol(+)/kg) en pastos (a, c, i, j) y cultivos  recientemente  rotados  de  pastizales  (g).  El  potasio  intercambiable  fue  general‐ mente  más  bajo  en  los  suelos  con  mayor  intensidad  de  producción  agrícola.  La  proporción de (Ca2+/Mg2+) es adecuada, es decir, de 2/1 a 6/1, aunque en el me‐ nor  rango,  asociada  a  niveles  relativamente  bajos  de  calcio.  La  proporción  K+/Mg2+ es baja (< 0.1) en la mayoría de los subsistemas, pero adecuada (0.1‐0.6)  en pastos (a, c, j) y forrajes (k). La proporción Ca2+/(Mg2++K+) es apropiada (2‐6),  pero  en  menor  rango  (entre  2  y  3),  y  en  el  subsistema  j  es  muy  baja  (<  2).  Los  valores del total de sales solubles inferiores a 375 ppm no indican salinización.   La materia orgánica es de 3.4% como promedio, y varía entre 2.4 y 4.8%   (tabla  3.6).  En  los  subsistemas  c  y  d  (pastos)  la  materia  orgánica  es  baja  (2.4  y  2.7), mientras que en los subsistemas de pastos (a, i, j) es superior (> 4.0%), des‐ pués de rotar con cultivos en los que se aplicaron con regularidad altas dosis de  estiércol  fresco  (más  de  20  t/ha/año).  De  manera  similar,  el  elevado  valor  (3.9%) de materia orgánica en el área k (caña de azúcar) también fue atribuido a  la alta aplicación de estiércol y la reincorporación de hojas muertas al suelo. Los  valores de fósforo disponible son medios en los subsistemas pastos (d), cultivos  153

(e, g), bajos en pastos (a) y cultivos (f), muy bajos en pastos (h, i, j) y altos en los  demás. El mayor contenido de fósforo disponible se registró en pastos (b) (26.6  ppm  de  P),  área  previamente  dedicada  a  flores  y  cultivos  que  recibió  elevadas  dosis  de  fertilizantes  durante  alrededor  de  cuatro  años.  En  general,  en  la  finca  «La Sarita» las bases intercambiables y los nutrientes en el suelo son inferiores a  los de «Remedio», lo que probablemente se asocie a las características inheren‐ tes del suelo y a la menor proporción de estiércol aplicado.     «Vaquería 10»  Al igual que en «Remedio», el suelo predominante de esta finca se clasificó como  Fersialítico Rojo con carbonatos, de acuerdo con la nueva versión de la clasifica‐ ción  genética  cubana  de  suelos  (Hernández  et  al.,  1999),  que  corresponde  con  Haplic  Cambisol  (humic,  eutric,  clayic,  rhodic)  en  la  clasificación  de  World  Refe‐ rence  Base  (WRB,  2006).  En  general,  el  pH  del  suelo  fue  ligeramente  alcalino,  excepto en el subsistema de pastos (f), donde fue ligeramente ácido. Los valores  de la suma de cationes intercambiables variaron entre 30.3 y 40.1 cmol(+)/kg,  de  forma similar a los de la finca «Remedio» (tablas 3.2 y 3.6).   El catión intercambiable dominante fue Ca2+, con valores entre 23.5 y 33.5  cmol(+)/kg, seguido por Mg2+  (4.0–7.0 cmol(+)/kg). El potasio intercambiable fue  bajo en los subsistemas de forrajes (a) y pastos (f), medio en c y d (pastos) y alto  en b (pastos) y e (arboledas). La proporción de cationes intercambiables fue ade‐ cuada  para  Ca2+/Mg2+,  Ca2+/(Mg2+  +  K+)  y  K+/Mg2+,  excepto  para  K+/Mg2+  en  los  subsistemas a (forrajes), c y f (pastos), debido a los bajos contenidos de potasio.  El contenido de fósforo disponible varía. Comienza siendo muy bajo en f, que es  un  cuartón  lejano,  empastado  de  paspalum  y  bermuda,  y  pastoreado  con  poca  frecuencia;  bajo  en  a  (forrajes)  y  c  (pastos),  con  alta  extracción  de  nutrientes,  medio en b y e (campos intermedios); y alto en d, el área de pastos cercana a los  establos,  que  recibe  el  lixiviado  del  derrame  de  agua  y  estiércol  de  la  limpieza.  Este  comportamiento  coincide  con  los  patrones  encontrados  por  Tittonell  (2008) en sus estudios sobre la fertilidad del suelo en agroecosistemas tropica‐ les de Kenia.  Los valores de materia orgánica fueron mayores que 4% en todos los sub‐ sistemas,  siendo  más  altos  (6.75%)  en  el  e  (tabla  3.6).  Los  altos  contenidos  de  materia orgánica en b y d (pastos), localizados cerca de los establos, se deben a la  escorrentía a esas áreas. Los niveles inferiores en el subsistema de pastos f, loca‐ lizado lejos de los establos, pueden asociarse a una menor frecuencia de pasto‐ reo.  Estos  volúmenes  de  materia  orgánica  equivalen  a  las  reservas  de  carbono  orgánico en la capa de 0‐20 cm, que oscila entre 58 y 78 t/ha.   154

Los altos volúmenes de materia orgánica en la  «Vaquería 10», su eleva‐ da fertilidad natural y excelente estructura, pueden atribuirse a varios facto‐ res:  1)  las  características  del  suelo  original  —lo  que  fue  confirmado  por  el  análisis  de  la  muestra  de  referencia  en  el  subsistema  arboleda  (e)  «no  per‐ turbado» (tabla 3.5)—; 2) la deposición durante veinte años de hojas y raíces de  estos pastos perennes; y 3) las bajas exportaciones de nutrientes en los produc‐ tos. Las favorables condiciones del suelo en los sistemas de pastos no perturba‐ dos durante un largo plazo, también han sido identificadas por García Trujillo y  Monzote (1995) y Monzote et al. (1999) en sus estudios sobre el establecimiento  de sistemas de cultivos integrados bajo diversas condiciones en el país.  

155

4. Eficiencia energética 
 
    La  energía  está  disponible  para  los  agroecosistemas  a  partir  de  dos  fuentes  fundamentales: la energía ecológica y la energía cultural (Gliessman, 2001). La  ecológica es aquella que proviene directamente del sol e interviene en la pro‐ ducción de biomasa a través de los organismos fotosintéticos. La cultural es la  que suministran los seres humanos a fin de optimizar la producción de bioma‐ sa en los agroecosistemas. A su vez, se identifican dos fuentes de energía cul‐ tural: la  biológica  y  la industrial.  La primera  es de  origen  animal  o  humano  —trabajo  animal  o  humano,  estiércol  o  la  energía  de  la  biomasa—,  mientras  que  la  segunda  proviene  de  fuentes  no  biológicas,  como  electricidad,  gasolina,  petróleo, gas natural, fertilizantes y maquinaria. La clave de  los agroecosiste‐ mas radica en cómo utilizar mejor la energía cultural para transformar con más  eficiencia  la  energía  ecológica  en  biomasa  (figura  4.1).  La  energía  proveniente  del  sol  es  la  savia  de  los  agroecosistemas  y  fluye  constantemente  en  una  sola  dirección (figura 4.2).  
Fuentes de energía para la producción de alimentos

Energía ecológica Proveniente del sol, única fuente de energía para la producción de biomasa.

Energía cultural Suministrada por los humanos para optimizar la producción de biomasa en los agroecosistemas.

Biológica Energía cultural proveniente de fuente animal, vegetal o humana.

Industrial Energía cultural proveniente de fuentes no biológicas.

Figura 4.1. Empleo de las fuentes de energía para la producción de alimentos.

157

Energía solar

Captura y conversión Organismos fotosintéticos

Energía potencial

Almacenada en las estructuras de las moléculas orgánicas de la biomasa (Alimentos para humanos y animales, fibras, y combustible).

Propósito de la producción agrícola

Pérdidas Respiración, crecimiento, movimiento, reproducción

Figura 4.2. Flujo energético abreviado en los agroecosistemas.

  Comprender los flujos y balances de energía es un elemento básico para  lograr la sostenibilidad energética, importante tanto por razones económicas  como ecológicas y sociales. El conocimiento y la cuantificación de la eficiencia  energética  de  los  sistemas  de  producción  de  alimentos  deberían  constituirse  en  una  herramienta  fundamental  para  el  diseño  de  mejores  estrategias  de  manejo  agrícola  y  toma  de  decisiones  políticas.  Por  ello  resulta  prioritario  incorporar los elementos metodológicos necesarios con el objetivo de diseñar  sistemas  sustentables  para  la  producción  de  alimentos  y  energía.  Este  paso  constituirá  un  elemento  decisivo  para  un  uso  más  eficiente  de  las  fuentes  energéticas disponibles, tanto biológicas como industriales. 
Tabla 4.1. Equivalencia energética utilizada para calcular los gastos en insumos directos e indirectos Insumos directos Petróleo Gasolina Fuerza de trabajo humana Fuerza de trabajo animal Electricidad h kw/h 5.9-9.2 3.6 Fertilizantes orgánicos* Herbicidas Insecticidas Maquinarias
Fuente: García Trujillo, 1996 * Energía expandida en la manipulación y la preparación de 1 kg de fertilizante orgánico. ** 1 joule (J) = 0.2388 cal; 1 cal = 4.18 J (World Energy Council).

Unidad litro litro h

MJ**/unidad 38.7 3.4 1.0

Insumos indirectos, kg Fertilizantes (N) Fertilizantes (P) Fertilizantes (K)

MJ**/unidad 51.5-61.5 1.7-12.6 5.0-11.5 0.3 238 184 88

158

Tabla 4.2. Consumo de energía y proteína por día recomendado para la población cubana Actividad Ligera Edad 18-30 30-60 > 60 Moderada 18-30 30-60 > 60 Intensa 18-30 30-60 > 60 Muy intensa 18-30 30-60 > 60 Sexo masculino Energía, MJ 11.2 10.9 9.1 12.6 12.3 10.3 14.0 13.7 11.4 15.4 15.0 12.6 Proteína, g 80 78 65 90 88 74 101 98 82 110 108 90 Sexo femenino Energía, MJ 8.7 8.7 7.9 9.8 9.8 8.9 10.9 10.9 9.8 12.0 12.0 10.8 Proteína, g 63 63 56 71 71 64 78 78 71 86 86 77

Fuentes: Porrata et al., 1996; FAO/WHO/UNU, 1985.

Tabla 4.3. Productos de origen animal y su contenido en energía y proteína (parte consumible) Producto animal Huevo de gallina (44 g) Huevo de gansa (144 g) Huevo de codorniz (9 g) Huevo de pavo (79 g) Miel de abeja Carne de bovino Carne de búfalo Carne de carnero Carne de cerdo Carne de conejo Carne de pato Carne de pollo Leche de búfala Leche de cabra Leche de vaca
Fuente: Gebhardt et al., (2007). * El rechazo para los huevos se refiere a la cáscara; y para la producción de carne, a la parte no utilizada en la alimentación humana, como huesos, vísceras y piel. Los datos sobre el porcentaje de carne en canal fueron tomados de García Trujillo (1996).

Proteína, g/100g 12.6 13.9 13.1 13.7 0.3 20.7 20.4 16.7 16.9 20.1 11.5 20.9 3.8 3.6 3.2

Energía, MJ/kg 6.0 7.8 6.6 7.2 12.7 6.5 4.1 4.0 11.0 5.7 16.9 7.2 4.0 2.9 2.5

Rechazo, %* 12 13 8 12 45 47 55 25 35 27 27 -

159

Tabla 4.4. Lista de productos vegetales y su contenido de proteína y energía (parte consumible) utilizado para los cálculos de producción de energía y proteína Producto vegetal
Aguacate Ají rojo Ají verde Ajo Ajo puerro Ajonjolí Anón Arroz Berenjena Boniato Calabaza Cebolla (bulbo) Cebollino Chirimoya Coco Col Cowpea Espinaca Frijol blanco Frijol lima Frijol mantequilla Frijol mungo o chino Frijol negro Gandul Garbanzo Girasol (semilla seca) Guanábana Guayaba Haba Habichuela Lechuga Limón Maíz (grano seco) Maíz (grano tierno)

Nombre científico
Persea americana Capsicum annuum Capsicum annuum Allium sativum Allium porrum Sesamum indicum Annona squamosa Oriza sativa Solanum malongena Ipomoea batatas Cucurbita spp. Allium cepa Allium schoenoprassum Annona cherimola Cocos nucifera Brassica oleracea Vigna unguiculata Spinacia oleracea Phaseolus vulgaris Phaseolus lunatus Phaseolus vulgaris Vigna mungo Phaseolus vulgaris Cajanus cajan Cicer arietinum Helianthus annuus Annona muricata Psidium guajava Vicia faba Phaseolus vulgaris Lactuca sativa Citrus limon Zea mays Zea mays

Proteína, g/100 g
2.2 1.0 0.9 6.4 1.5 17.7 2.1 6.6 1.0 1.6 1.0 1.1 1.8 1.7 3.3 1.3 23.5 2.9 23.4 21.5 22.0 25.2 21.3 7.2 19.3 20.8 1.0 2.6 26.1 1.8 1.4 1.1 9.4 3.2

Energía, MJ/kg
5.0 1.3 0.8 6.2 2.6 24.0 3.9 15.1 1.0 3.6 1.1 1.7 1.4 3.1 14.8 1.0 14.1 1.0 13.9 14.1 14.4 14.3 14.2 5.7 15.3 24.5 2.8 2.9 14.3 1.3 0.6 1.2 15.3 3.6

Rechazo, %*
33 18 18 13 56 45 19 28 30 10 4 21 48 20 28 52 45 12 36 47 -

160

Malanga Mamey Mango Maní Maracuyá Melón Millo Naranja Ñame Papa Papaya Pepino Piña Plátano fruta Plátano vianda Quimbombó Rábano Remolacha Soya (grano seco) Soya (grano verde) Tomate (maduro) Tomate (verde) Toronja Yuca Zanahoria

Colocasia esculenta Pouteria sapota Mangifera indica Arachis hypogaea Passiflora edulis Citrullus lanatus Panicum miliaceum Citrus sinensis Dioscorea spp. Solanum tuberosum Carica papaya Cucumis sativus Ananas comosus Musa spp. Musa spp. Abelmoschus esculentus Raphanus sativus Beta vulgaris Glycine max Glycine max Lycopersicon esculentum Lycopersicon esculentum Citrus paradisi Manihot esculenta Daucus carota

1.5 1.7 0.5 25.8 2.2 0.6 11.0 0.9 1.5 2.6 0.6 0.7 0.5 1.1 1.3 2.0 0.7 1.8 36.5 13.0 0.9 1.2 0.6 1.4 0.9

4.7 3.6 2.7 23.7 4.1 1.3 15.8 2.0 4.9 2.4 1.6 0.7 2.1 3.7 5.1 1.3 0.7 0.8 18.7 6.1 0.8 1.0 1.3 6.7 1.7

14 35 31 48 48 27 14 33 3 49 36 35 14 10 8 9 9 50 20 11

Fuente: Gebhardt et al., (2007). * El rechazo se refiere a la parte no consumible.

161

 

Bibliografía 
                               

ACTAF  (ASOCIACIÓN  CUBANA  DE  TÉCNICOS  AGRÍCOLAS  Y  FORESTALES): Memorias del Sexto Encuentro Na­ cional de Agricultura Orgánica, La Habana (9‐12 noviembre), ACTAF, La Habana, 2006.   ALLISON,  L.E.: «Wet Combustion Apparatus and Procedure for Organic and Inorganic Carbon in  Soil», Soil Science Society of America Journal, No. 24, 1960, pp. 36‐40.  ALMEKINDERS,  CONNY,  L.  FRESCO  y  PAUL  STRUIK:  «The  Need  to  Study  and  Manage  Variation  in  Agro‐ ecosystems», Netherlands Journal of Agricultural Science, No. 43, 1995, pp. 127‐142.  ALONSO, JATNEL: «Factores que intervienen en la producción de biomasa de un sistema silvopastoril  leucaena (Leucaena leucacephala c.v. Perú) y guinea (Panicum maximum cv. Likoni)». Tesis  doctoral, Universidad Agraria de La Habana, 2003.   ALTIERI, MIGUEL A.: «The ecological role of Biodiversity in Agroecosystems», Agriculture, Ecosystems  and Environment, No. 74, 1999, 19‐31.  ———————: «The Implications of Cuba’s Agricultural Conversion for the General Latin Amer‐ ican Agroecological Movement», Agriculture and Human Values, No, 3, 1993, pp. 91‐92.  ———————: «Agroecology: The Science of Natural Resource Management for Poor Farmers in  Marginal Environments», Agriculture, Ecosystems and Environment, No. 93, 2002, pp. 1‐24.   ———————:  Agroecology:  The  Science  of  Sustainable  Agriculture,  Westview  Press,  Boulder,  1987.  ———————, PETER ROSSET y LORY A. THRUPP: The Potential of Agroecology to Combat Hunger in  the Developing World, 2020 Vision Policy Brief No. 55, International Food Policy Research  Institute, Washington D.C., 1998.  ÁLVAREZ,  MAVIS: «Estructuras de producción y sostenibilidad en la agricultura campesina cubana»,  en  FUNES,  FERNANDO,  LUIS  GARCÍA,  MARTIN  BOURQUE,  NILDA  PÉREZ  y  PETER  ROSSET  (eds.):  Trans­ formando  el  campo  cubano.  Avances  de  la  agricultura  sostenible,  Asociación  Cubana  de  Técnicos Agrícolas y Forestales, La Habana, 2001, pp. 71‐92. 

163

ANÓNIMO: La Reforma Agraria, obra magna de la Revolución en Cuba republicana, Oficina del Histo‐ riador de la Ciudad, La Habana, 1960.  ———————: La Revolución en la Agricultura, Editorial José Martí, La Habana, 1987.  ANPP  (ASAMBLEA  NACIONAL  DEL  PODER  POPULAR):  El  programa  alimentario,  Editorial  José  Martí,  La  Habana, 1991.  ———————: El programa alimentario, Editorial José Martí, La Habana, 1991.  ARCHARD,  F.  y  M.  BANOIN: «Fallows, forage production and nutrient transfers by livestock in Niger»,  Nutrient Cycling in Agroecosystems, No. 65, 2003, pp. 183‐189.  ARNAUD,  J.  et  al.: «Vitamin B Intake and  Status  in Healthy Havanan Men,  2 Years  after the  Cuban  Neuropathy Epidemic», British Journal of Nutrition, No. 85, 2001, pp. 741‐748.  BAUDRY,  J.  y  C.  THENAIL:  «Interaction  between  Farming  Systems,  Riparian  Zones,  and  Landscape  Patterns: A Case Study in Western France», Landscape and Urban Planning, No. 67, 2004,  pp. 121‐129.  BEETS,  W.C.:  Raising  and  Sustaining  Productivity  of  Smallholder Farming  Systems in the Tropics: A  Handbook of Sustainable Agricultural Development, AgBé Publishing, Alkmaar, 1990.  BELLON,  M.R.:  Participatory  Research  Methods  for  Technology  Evaluation:  A  Manual  for  Scientists  Working with Farmers, CIMMYT, México, 2001.  BENAVIDES, JORGE E.: «Árboles y arbustos forrajeros: Una alternativa agroforestal para la ganadería»,  en Agroforestería para la producción animal en Latinoamérica. Memorias de la Conferencia  Electrónica FAO­AGAP, Roma, 1998, pp. 367‐394.  BLACKBURN,  H:  «Livestock  Production,  the  Environment  and  Mixed  Farming  Systems»,  en  NELL,  AREND  J.: Livestock and the Environment International Conference. Proceedings of the Inter­ national  Conference  on  Livestock  and  the  Environment,  Ede/Wageningen  (16‐20  de  junio  de 1997), International Agricultural Centre, Wageningen, 1998, pp. 114‐123.  BOCKSTALLER, C., P. GIRARDINI, H.M.G. VAN DER WERF: «Use of Agro‐ecological Indicators for the Evalua‐ tion of Farming Systems», European Journal of Agronomy, No. 7, 1997, pp. 261‐270.  BOUE,  O.,  M.  REDONDO,  C.  MONTERO,  M.  RODRÍGUEZ  y J. DE LA  FUENTE: «Reproductive and Safety Assess‐ ment  of  Vaccination  with  Gavac  Against  the  Cattle  Tick  (Boophilus  microplus)»,  Therio­ genology, No. 51, 1999, pp. 1547‐1554.  BREMAN, H. y J.J. KESSLER: «Woody Plants in Agro‐ecosystems of Semi‐arid Regions», Advanced Series  in Agricultural Sciences, Vol. 23, Springer Verlag‐Heidelberg, Berlín‐Nueva York, 1995.  BROOKFIELD,  H.  y  C.  PADOCH:  «Appreciating Agrodiversity: A Look at the Dynamism and Diversity of  Indigenous Farming Practices», Environment, Vol. 36, No. 5, 1994, pp. 6‐8.  ———————  y  M.  STOCKING:  «Agrodiversity:  Definition,  Description  and  Design»,  Global  Envi­ ronmental Change, No. 9, 1999, pp. 77‐80.  CABELLO,  ROBERTO,  LUIS  RIVERO,  DÁMASO  CASTILLO  y  JORGE  L.  PEÑA: Informe sobre el estudio de la Sesba‐ nia rostrata y S. emerus como abonos verdes en el mejoramiento y conservación de los suelos  arroceros con baja fertilidad, Instituto de Investigaciones del Arroz, La Habana, 1989.  CALZADILLA, IRAIDA: «Cuba al detalle», Granma, 12 de noviembre de 2005, p. 8.  CAN (CENSO AGRÍCOLA NACIONAL): Memorias del Censo Agrícola Nacional, 1946, P. Fernández y Cía, La  Habana, 1951. 

164

CARPENTER‐BOGGS, L., J.L.  PIKUL  JR., M.F. VIGIL y  W.E. RIEDELL: «Soil Nitrogen Mineralization Influenced  by Crop  Rotation and Nitrogen  Fertilization»,  Soil Science Society of  America Journal,  No.  64, 2000, pp. 2038‐2045.  CASANOVA, ANTONIO, PEDRO LUIS QUINTERO y ADRIÁN HERNÁNDEZ: «Policultivos», en FUNES, FERNANDO, LUIS  GARCÍA, MARTIN  BOURQUE, NILDA  PÉREZ y PETER ROSSET  (eds.): Transformando el campo cubano.  Avances de la agricultura sostenible, Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales,  La Habana, 2001, pp. 225‐234.  CASTRO,  RAÚL:  «Mientras  mayores  sean  las  dificultades,  más  exigencia,  disciplina  y  unidad  se  re‐ quieren». Discurso pronunciado en la conclusión de la Sesión Constitutiva de la Asamblea  Nacional del Poder Popular, Granma, 25 de febrero de 2008.  CENCOP  (CENTRO  NACIONAL  DE  CONTROL  PECUARIO): San Antonio de los Baños. Boletines estadísticos,  La Habana, 2003.   CEPAL  (COMISIÓN  ECONÓMICA  PARA  AMÉRICA  LATINA  Y  EL  CARIBE):  Cuba.  Evolución  económica  durante  2005 y perspectivas para 2006, CEPAL, Santiago de Chile, 2006.  CHAMBERS,  R.: «Participatory Rural Appraisal (PRA): Analysis of Experience», World Development,  No. 22, 1994, pp. 1253‐1268.  ———————,  A.  PACEY  y  LORY  A.  THRUPP  (eds.):  Farmers  First.  Farmer  Innovation  and  Agricul­ tural Research, Intermediate Technology Publications, Londres, 1998.   CHECKLAND, P.: Systems Thinking, Systems Practice, John Wiley & Sons, Chichester, 1999.   ———————  y  S.  HOLWELL:  «Action  Research:  Its  Nature  and  Validity»,  Systemic  Practice  and  Action Research, Vol. 11, No. 1, 1998, pp. 9‐21.  CHRISTOPHER,  S.F.  y  RATTAN  LAL:  «Nitrogen  Management  Affects  Carbon  Sequestration  in  North  American Cropland Soils», Critical Reviews in Plant Sciences, No. 26, 2007, pp. 45‐64.  CITMA  (MINISTERIO  DE  CIENCIA,  TECNOLOGÍA  Y  MEDIO  AMBIENTE):  Estrategia  nacional  ambiental  de  la  República de Cuba, CITMA, La Habana, 1997.  ———————: Programa de Acción Nacional de Lucha Contra la Desertificación y la Sequía en la  República de Cuba, La Habana, 1998.  CONWAY, GORDON R.: «Agroecosystem Analysis», Agricultural Administration, No. 20, 1985, pp. 31‐55.  ———————:  «Diagrams for Farmers», en CHAMBERS,  R.,  A.  PACEY y LORY  A.  THRUPP (eds.): Farm­ ers First. Farmer Innovation and Agricultural Research, Intermediate Technology Publica‐ tions, Londres, 1998, pp. 77‐86.  CRAWLEY,  J.T.: Las tierras de Cuba, Estación Experimental Agronómica, Rambla‐Bouza, La Haba‐ na, 1916.  CRESPO,  GUSTAVO e I. RODRÍGUEZ: El reciclado de los nutrientes en el sistema suelo­planta­animal. Una  contribución al conocimiento científico en Cuba, EDICA, La Habana, 2000.  ———————, S. FRAGA, y J.I. GIL: «Abonos verdes intercalados con maíz y su efecto en la produc‐ ción de papa», en Memorias. Tercer Encuentro Nacional de Agricultura Orgánica. Universi‐ dad Central de Las Villas (14‐16 mayo), ACAO, La Habana, 1997, p. 7.  CRUZ,  MARÍA  CARIDAD  y  ROBERTO  SÁNCHEZ:  Agricultura  y  ciudad,  una  clave  para  la  sustentabilidad,  Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre, La Habana, 2001. 

165

DALSGAARD, J.P.T. y R. OFFICIAL: «A Quantitative Approach for Assessing the Productive Performance  and Ecological Contributions of Smalholder Farms», Agricultural Systems, No. 55, 1997, pp.  503‐533.  DAVIES,  P.T.  y  M.K.S.  TSO:  «Procedures  for  Reduced‐rank  Regression»,  Applied  Statistics,  No.  31,  1982, pp. 244‐255.  DEERE, CARMEN D.: «Reforming Cuban Agriculture», Development and Change, No. 28, 1997, pp. 649‐669.   DEVENDRA, C.: «Small Farm Systems to Feed Hungry Asia», Outlook on Agriculture, No. 36, 2007, pp. 7‐20.   DNRE  (DEPARTMENT  OF  NATURAL  RESOURCES  AND  ENVIRONMENT):  Soil  Health  in  North  East  Victoria,  DNRE, Rutherglen, 1999.  DNSF  (DIRECCIÓN  NACIONAL DE  SUELOS Y  FERTILIZANTES): Manual de interpretación de los suelos, Minis‐ terio de Agricultura, La Habana, 1982.  EHLERINGER,  J.R.,  T.E.  CERLING  y  B.R.  HELLIKER:  «C4  Photosynthesis,  Atmospheric  CO2,  and  Climate»,  Oecologia, No. 112, 1997, pp. 285‐299.  ENSMINGER, A.H., M.E. ENSMINGER, J.E., KONDALE y J.K.R. ROBSON: Food and Nutrition Encyclopedia, Vol. I,  CRC Press, Boca Ratón, 1994.   ESPINOSA,  E.: «La alimentación en Cuba. Su dimensión social». Tesis presentada para la obtención  del grado de Doctor en Ciencias Económicas, Universidad de La Habana, La Habana, 1992.  FAO (FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION OF THE UNITED NATIONS): FAOSTAT Online Statistical Service,  FAO, Roma, 2006. Disponible en http://apps.fao.org.  FAO/WHO/UNU: Energy and Protein Requirements. Report of a FAO/WHO/UNU Joint Expert Con­ sultation, Technical Report Series No. 742, World Health Organization, Ginebra, 1985.   FERNÁNDEZ‐LARREA,  ORIETA:  «Microorganismos  en  el  control  fitosanitario  en  Cuba.  Tecnologías  de  producción», en Memorias. Tercer Encuentro Nacional de Agricultura Orgánica, Universidad  Central de Las Villas (14‐16 mayo), ACAO, La Habana, 1997, p. 19.  FUNES,  FERNANDO: «Los pastos y el desarrollo ganadero en Cuba», en FUNES,  FERNANDO,  GUSTAVO  FE‐ BLES,  MIGUEL  SISTASH,  JUAN  J.  SUÁREZ  y  FERNANDO  PÉREZ  INFANTE  (eds.):  Los  pastos  en  Cuba  I,  EDICA‐ACPA, La Habana, 1979, pp. 1‐19.   ———————:«El movimiento cubano de agricultura orgánica», en FUNES, FERNANDO, LUIS GARCÍA,  MARTIN BOURQUE, NILDA PÉREZ y PETER ROSSET (eds.): Transformando el campo cubano. Avances  de  la  agricultura  sostenible,  Asociación  Cubana  de  Técnicos  Agrícolas  y  Forestales,  La  Habana, 2001, pp. 15‐38.  ———————,  LUIS  GARCÍA,  MARTIN  BOURQUE,  NILDA  PÉREZ  y  PETER  ROSSET  (eds.): Transformando el  campo cubano. Avances de la agricultura sostenible, Asociación Cubana de Técnicos Agríco‐ las y Forestales, La Habana, 2001.  FUNES‐MONZOTE,  FERNANDO  R.:  «Sistemas de producción integrados ganadería‐agricultura con bases  agroecológicas:  Análisis  y  situación  perspectiva  para  la  ganadería  cubana».  Tesis  de  ma‐ estría. Universidad Internacional de Andalucía, Huelva, 1998.  ———————:  «The Cuban Experience in Integrated Crop‐livestock‐tree farming», LEISA News­ letter, No. 18, 2002, pp. 20‐21. Disponible en www.ileia.org/2/18‐1/20‐21.PDF  ———————:  «Sistemas ganaderos agroecológicos. Experiencias del Instituto de Investigacio‐ nes  de  Pastos  y  Forrajes  y  su  red  de  estaciones»,  en  RUIZ,  RAÚL  y  FERNANDO  R.  FUNES‐ MONZOTE (eds.), Segundo Simposio Internacional de Ganadería Agroecológica, La Habana,  2004, pp. 1‐6. 

166

———————  y  MARTA  MONZOTE:  «Integrated  Agroecological  Systems  As  a  Way  Forward  for  Cuban Agriculture», Livestock Research for Rural Development, Vol. 13, No. 1, 2001. Consul‐ tado el 6 de julio de 2007 en www.cipav.org.co/lrrd/lrrd13/1/fune131.htm  ———————,  MARTA  MONZOTE  y  EGBERT  LANTINGA:  «Ecological  Framework  for  Assessment  of  Sustainability (ECOFAS) to Design Alternative Mixed Crop/Livestock Farming Systems in  Cuba», en Proceedings of the 14th IFOAM World Congress, Victoria, 2002, p. 111.  ———————,  MARTA  MONZOTE,  EGBERT  A.  LANTINGA,  CAJO  J.F.  TER  BRAAK,  JESÚS  E.  SÁNCHEZ  y  HERMAN  VAN  KEULEN: «Agro‐Ecological Indicators (AEIs) for Dairy and Mixed Farming Systems Clas‐ sification:  Identifying  Alternatives  for  the  Cuban  Livestock  Sector»,  Journal  of  Sustainable  Agriculture, Vol. 33, No. 4, 2009a. DOI: 10.1080/10440040902835118.  ———————, MARTA MONZOTE, EGBERT A. LANTINGA y HERMAN VAN KEULEN: «Conversion of Special‐ ised  Dairy  Farming  Systems  into  Sustainable  Mixed  Farming  Systems  in  Cuba»,  Environ­ ment, Development and Sustainability, No. 11, 2009b. DOI: 10.1007/s10668‐008‐9142‐7.  ———————,  SANTIAGO  LÓPEZ‐RIDAURA  y  PABLO  TITTONELL:  «Diversidad  y  eficiencia:  elementos  clave de una agricultura ecológicamente intensiva», LEISA Revista de Agroecología, Año 25,  No. 1, 2009c, pp. 12‐14.  FUNES  MONZOTE,  REINALDO:  De  los  bosques  a  los  cañaverales. Una historia  ambiental de Cuba  1492­ 1926, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2008.  GABRIEL,  K.R.: «Biplot», en S.  KOTZ y N.L.  JOHNSON (eds.): Encyclopedia of Statistical Sciences, Vol. 1.  Wiley, Nueva York, 1982, pp. 263‐271.  Gaceta Oficial: Ley No. 81 del Medio Ambiente, 11 de julio de 1997, La Habana.  GARCÍA TRUJILLO, ROBERTO: «Potencial y utilización de los pastos tropicales para la producción de leche»,  en UGARTE, JOSÉ et al. (eds.): Los pastos en Cuba II, EDICA, La Habana, 1983, pp. 247‐298.  ———————: Los animales en los sistemas agroecológicos, ACAO, La Habana, 1996.  ———————  y  MARTA  MONZOTE: Memorias. Primer Encuentro Nacional de Agricultura Orgánica,  Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (19‐21 de mayo), ACAO, La Habana, 1995, pp. 60‐ 68.  GARCÍA,  A.:  «Sustitución  de  importaciones  de  alimentos  en  Cuba:  Necesidad  vs.  posibilidad»,  en  Memorias. Octavo Seminario Anual de Economía Cubana, La Habana, 2003, pp. 154‐204.  GARCÍA, MARGARITA y EOLIA TRETO: «Contribución al estudio y utilización de los abonos verdes en culti‐ vos económicos desarrollados sobre suelos ferralíticos rojos en las condiciones de Cuba», en  Resúmenes del I Taller Nacional de Producción Agroecológica de Cultivos Alimenticios en Condi­ ciones Tropicales, Instituto de Investigaciones Hortícolas Liliana Dimitrova, La Habana, 1997,  p. 74.  GEBHARDT,  S.E.  et  al.:  USDA  National  Nutrient  Database  for  Standard  Reference.  Versión  20,  2007.  Disponible en www.ars.udsda.gov/nutrientdata.  GIAMPIETRO,  MARIO  y  G.  PASTORE:  «Operationalizing  the  Concept  of  Sustainability  in  Agriculture:  Characterizing Agroecosystems on a Multi‐criteria, Multiple‐scale Performance Space», en  STEPHEN  R.  GLIESSMAN  (ed.):  Agroecosystem  Sustainability:  Developing  Practical  Strategies,  CRC Press, Boca Ratón, 2001, pp. 177‐202.  ———————,  S.F.G.  BUKKENS  y  DAVID  PIMENTEL:  «Models  of  energy  analysis  to  assess  the  per‐ formance of food systems», Agricultural Systems, No. 45, 1994, pp. 19‐41. 

167

GILLER,  KEN,  EDWARD  C.  ROWE,  NICO  DE  RIDDER  y  HERMAN  VAN  KEULEN:  «Resource  Use  Dynamics  and  Interactions  in  the  Tropics:  Scaling  Up  in  Space  and  Time»,  Agricultural  Systems,  No.  88,  2006, pp. 8‐27.   GLIESSMAN,  STEPHEN  R.:  Agroecology:  Ecological  Processes  in  Sustainable  Agriculture,  CRC  Lewis  Publishers, Boca Ratón, 2001.  ———————:  Agroecology:  The  Ecology  of  Sustainable  Food  Systems,  CRC  Lewis  Publishers,  Boca Ratón, 2006.  GNAU  (GRUPO  NACIONAL DE  AGRICULTURA  URBANA): Lineamientos para los subprogramas de la Agricul­ tura Urbana (2005­2007), Ministerio de la Agricultura, La Habana, 2004.   GONZÁLEZ  NOVO,  MARIO,  AURELIA  CASTELLANOS  y  JORGE  L.  PRICE:  Testimonios.  Agricultura  urbana  en  Ciudad  de  La  Habana,  Asociación  Cubana  de  Técnicos  Agrícolas  y  Forestales,  La  Habana,  2009.  GONZÁLEZ, ALFREDO et al.: La ganadería en Cuba: Desempeño y desafíos, Instituto Nacional de Investi‐ gaciones Económicas‐Departamento de Economía. Facultad de Ciencias Sociales. Universi‐ dad de la República de Uruguay, La Habana‐Montevideo, 2004.  GONZÁLEZ, ANA MARGARITA: «Tenemos que dar saltos cualitativos». Entrevista a Orlando Lugo Fonte,  publicada en Trabajadores, 22 de junio de 2009[a], p. 6.  ———————:  «Entrega  de  tierras:  Realidades  vs.  manipulación»,  Trabajadores,  6  de  julio  de  2009[b], p. 12.  ———————:  «Entrega  de  tierras:  Con  premura,  pero  sin  chapucerías»,  Trabajadores,  13  de  julio de 2009[c], p. 9.  ———————:  «¿Más  producción  sin  comercialización?»,  Trabajadores,  24  de  agosto  de  2009[d], pp. 6‐7.  GRANMA: «La iniciativa y la creatividad nunca estarán racionalizadas». Entrevista al Ministro de la  Agricultura de Cuba, Alfredo Jordán Morales, Granma, 7 de enero de 1997.  ———————:  «En busca de mayores rendimientos en la producción arrocera», Granma, 10 de  junio de 1998.   ———————: «Mortalidad infantil en 1999», Granma, 4 de enero de 2000.  ———————: «Felicitación de Raúl por los resultados de la agricultura urbana», Granma, 30 de  enero de 2001.  ———————:  «Crece  impacto  social  de  la  Agricultura  Urbana»,  Granma,  9  de  diciembre  de  2003.  ———————: Decreto‐Ley No. 259 sobre la entrega de tierras ociosas en usufructo, Granma, 18  de julio de 2008, p. 4.  GRIGG, O.B.: The World Food Problem, Blackwell, Oxford, 1993.  HERNÁNDEZ,  ALBERTO  et  al.:  Metodología  para  la  cartografía  detallada  y  evaluación  integral  de  los  suelos, Instituto de Suelos y Dirección Nacional de Suelos y Fertilizantes, La Habana, 1995.  ———————,  J.M.  PÉREZ,  D.  BOSCH,  y  L.  RIVERO:  Nueva  versión  de  clasificación  genética  de  los  suelos de Cuba, Instituto de Suelos, AGRINFOR, La Habana, 1999.   ——————— y FERNANDO MORELL: «Función ecológica de los suelos y su transformación de los  ecosistemas  a  agrosistemas:  Suelos  Ferralíticos  Rojos  Lixiviados»,  en  Memorias  del  VI  Encuentro Nacional de Papa, INCA, La Habana, 2005. 

168

———————, FERNANDO  MORELL,  M.O.  ASCANIO,  YENIA  BORGES,  MARISOL  MORALES  y  ANIA  YONG:  «Cambios globales de los suelos Ferralíticos Rojos Lixiviados (Nitisoles ródicos éutricos)  de la provincia Habana», Cultivos Tropicales, Vol. 27, No. 2, 2006, pp. 41‐50.  HERNÁNDEZ, ISMAEL, GIRALDO J. MARTÍN, MILAGROS MILERA, JESÚS IGLESIAS y LEONEL SIMÓN: «Alternativas de  utilização  de  árvores  em  sistemas  pecuários»,  en  CARVALHO,  M.M.,  M.J.  ALVIM  y  J.  DA  COSTA  (eds.):  Opções  de  sustentabilidade  para  áreas  tropicais  e  subtropicais,  EMBRAPA  Gado  de  Leite, Carneiro, Juiz da Fora, 2001, pp. 349‐361.  HERRERA, RAFAEL S.: King grass. Plantación, establecimiento y manejo en Cuba, EDICA, La Habana, 1990.   HERRERO,  MARIO  et  al.:  «IMPACT:  Generic  Household‐level  Databases  and  Diagnostic  Tools  for  Inte‐ grated Crop‐livestock Systems Analysis», Agricultural Systems, No. 92, 2007, pp. 240‐265.  HILHORST,  G.J.,  J.  OENEMA  y  HERMAN  VAN  KEULEN: «Nitrogen Management on  Experimental Farm ‘De  Marke’: Farming System, Objectives and Results»,  Netherlands Journal of Agricultural Sci­ ence, No. 49, 2001, pp. 135‐151.  HOLT‐GIMÉNEZ, ERIC: «Measuring Farmers’ Agroecological Resistance after Hurricane Mitch in Nica‐ ragua: A Case Study in Participatory, Sustainable Land Management Impact Monitoring»,  Agriculture, Ecosystems and Environment, No. 93, 2002, pp. 87‐105.  HOUBA,  V.J.G.,  J.J. VAN DER  LEE  e  I.  NOVOZAMSKY: Soil Analysis Procedures; Other Procedures (Soil and  Plant nalysis), Wageningen Agricultural University, Wageningen, 1997.  IGLESIAS, JESÚS, FERNANDO R. FUNES‐MONZOTE, HILDA MACHADO y MILDREY SOCA: «Los sistemas integrados  de  producción  agropecuaria  como  alternativa  agroecológica  de  producción  en  las  condi‐ ciones actuales», en Memorias del III Evento de Actualización Profesional de Medicina Vete­ rinaria, Zootecnia e Hidrobiológicos, Guatemala (17‐19 julio de 2007).  IPS  (INTER  PRESS  SERVICE): «Del viejo al nuevo continente», Economics Press Service, Año 19, No. 5,  marzo de 2006.  KENMORE,  P.:  «Biodiversity  and  the  Ecosystem  Approach  in  Agriculture,  Forestry  and  Fisheries»,  Proceedings of the Satellite event on the Occasion of the Ninth Regular Session of the Com­ mission  on  Genetic  Resources  for  Food  and  Agriculture,  FAO  Inter‐Departmental  Working  Group on Biological Diversity, Roma, 2003.  KÖPPEN, W.: Climatología, Fondo de Cultura Económica, México‐Buenos Aires, 1907.  LAGE, CARLOS: Entrevista en la Televisión Cubana, 6 de noviembre de 1992.  LAL,  RATTAN: «World Crop Residues Production and Implications of Its Use as a Biofuel», Environ­ ment International, No. 31, 2005, pp. 575‐584.  ———————, FOLLETT,  R.F.,  STEWART,  B.A.,  KIMBLE,  J.M.: «Soil Carbon Sequestration to Mitigate  Climate Change and Advance Food Security», Soil Science, No. 172, 2007, pp. 943‐956.   LANTINGA, EGBERT A., GERALD J.M. OOMEN y JOHANNES B. SCHIERE: «Nitrogen Efficiency in Mixed Farming  Systems», Journal of Crop Improvement, Vol. 12, No. 1/2, 2004, pp. 437‐455.  LE RIVEREND, JULIO: Historia económica de Cuba, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1970.  ———————:  Problemas  de  la  formación  agraria  de  Cuba.  Siglos  XVI­XVII,  Editorial  de  Ciencias  Sociales, La Habana, 1992.  LEDGARD,  S.F.  y  K.W.  STEELE: «Biological Nitrogen Fixation in Mixed Legume/grass Pastures», Plant  and Soil, No. 141, 1992, pp. 137‐153. 

169

LEFROY,  ROD  D.B.,  H.D.  BECHSTEDT y M.  RAIS: «Indicators for Sustainable Land Management Based on  Farmer  Surveys  in  Vietnam,  Indonesia  and  Thailand»,  Agriculture,  Ecosystems  and  Envi­ ronment, No. 81, 2000, pp. 137‐146.  LENG,  RONALD  A.: «Future Direction of Animal Protein Production in a Fossil  Fuel Hungry World»,  Livestock Research for Rural Development, Año 14, No. 5, 2002. Consultado el 6 de mayo de  2008 en www.cipav.org.co/lrrd/lrrd14/5/leng145.htm.  ———————  y  THOMAS  R.  PRESTON:  «Diagnóstico general y tendencias en relación con la gana‐ dería y el medio ambiente», en FUNES‐MONZOTE,  FERNANDO  R. (ed.): Memorias. Taller Gana­ dería  Medio  Ambiente  y  Desarrollo  Sostenible,  Instituto  de  Investigaciones  de  Pastos  y  Forrajes, La Habana, 2003, pp. 10‐19.  LEÓN,  JUAN  J.: Entrevista en Verde que te quiero verde, documental producido por el Instituto para  las Políticas del Desarrollo y la Alimentación, Food First, Oakland, 1996.   LEYVA,  ÁNGEL  y  JURGEN  POHLAN:  «Utilización  de  los  principios  de  la  agricultura  sostenible  en  una  finca»,  en  Memorias.  Segundo  Encuentro  Nacional  de  Agricultura  Orgánica,  Instituto  de  Ciencia Animal (17‐19 mayo), ACAO, La Habana, 1995, p. 92.  LIGHTFOOT,  C.,  M.  PREIN y  T.  LOPEZ: «Bioresource Flow  Modelling with Farmers»,  ILEIA Newsletter,  Vol. 10, No. 3, 1994, pp. 22‐23.  ———————,  O. DE  GUIA,  JR.,  A.  ALIMAN  y  F. OCADO:  «Systems Diagrams to Help Farmers Decide  in  On‐Farm  Research», en  CHAMBERS,  R.,  A.  PACEY  y  LORY  A.  THRUPP  (eds.):  Farmers  first:  Farmer  innovation  and  agricultural  research,  Intermediate  Technology  Publications,  Londres, 1998, pp. 93‐100.  LIMPERT, E., W. STAHEL y M. ABBT: «Log‐normal Distributions across the Sciences: Keys and Clues», BioScience, No. 51, 2001, pp. 341‐352.  LIPTON,  MICHAEL:  «From  Policy  Aims  and  Small‐Farm  Characteristics  to  Farm  Science  Needs»,  en  Proceedings Research Workshop the Future of Small Farms, Wye (26‐29 de junio), Interna‐ tional Food Policy Research Institute, Washington D.C., 2005, pp. 187‐204.  LÓPEZ  LABRADA,  ALCIDES: Hacia una gestión estratégica en las UBPC: Tras el hilo del ovillo, Editorial  José Martí, La Habana, 2007.  LÓPEZ‐RIDAURA,  SANTIAGO: Multi­scale Sustainability Evaluation: A Framework for the Derivation and  Quantification of Indicators for Natural Resource Management System, Wageningen Univer‐ sity, Wageningen, 2005.  ———————, HERMAN VAN  KEULEN,  M.K. VAN ITTERSUM  y PETER A. LEFFELAAR: «Multiscale Methodo‐ logical  Framework  to  Derive  Indicators  for  Sustainability  Evaluation  of  Peasant  NRMS»,  Environment, Development and Sustainability, No. 7, 2005, pp. 51‐69.   LUGO  FONTE,  ORLANDO: «Nuestro deber patriótico es producir para el pueblo». Entrevista a Orlando  Lugo Fonte, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), Gran­ ma, 17 de mayo de 2000.  MCCRACKEN,  J.A.,  JULES  N.  PRETTY  y  G.R.  CONWAY:  An Introduction to Rapid Rural Appraisal for Agri­ cultural  Development,  International  Institute  for  Environment  and  Development,  Lon‐ dres, 1988.  MARRERO, LEVÍ: Cuba, economía y sociedad, Playor, Madrid, 1974‐1984. 15 t.  MARTIN, LUCY: «Reordenamiento agropecuario y estructura social», en FUNES, FERNANDO, LUIS  GARCÍA,  MARTIN BOURQUE, NILDA PÉREZ y PETER ROSSET (eds.): Transformando el campo cubano. Avances 

170

de  la  agricultura  sostenible,  Asociación  Cubana  de  Técnicos  Agrícolas  y  Forestales,  La  Habana, 2001, pp. 57‐69.  MASERA, OMAR, MARTA ASTIER y SANTIAGO LÓPEZ‐RIDAURA: Sustentabilidad y manejo de recursos natura­ les: El marco de evaluación MESMIS. MundiPrensa‐GIRA‐UNAM, México, 1999.  MATSON,  P.A.,  W.J.  PARTON,  A.G.  POWER  y  M.J.  SWIFT:  «Agricultural Intensification and Ecosystem Pro‐ perties», Science, No. 277, 1997, pp. 504‐509.  MINAG  (MINISTERIO DE LA  AGRICULTURA): «Precios máximos de venta en los mercados agropecua‐ rios estatales del sistema del Ministerio de la Agricultura», Tribuna de La Habana, No.  23, 2003, p. 2.  ———————: «Diagnóstico  agroecológico:  Municipio  San  Antonio  de  Los  Baños».  Informe  interno, delegación municipal del Ministerio de la Agricultura  en San Antonio de Los Ba‐ ños, La Habana, 2005.   ———————: Boletines  estadísticos.  Documentos  internos,  Ministerio  de  la  Agricultura,  La  Habana, 2006.   ———————:  Informe  del  Ministerio  de  la  Agricultura  a  la  Comisión  Agroalimentaria  de  la  Asamblea Nacional, Ministerio de la Agricultura, La Habana, 2008.  ———————:  Boletines  estadísticos.  Documentos  internos,  Ministerio  de  la  Agricultura,  La  Habana, 2009.  MOJENA, M. y M.P. BERTOLÍ: «Asociación yuca/frijol; una forma de aumentar la eficiencia en el uso de  la tierra», en Memorias. Segundo Encuentro Nacional de Agricultura Orgánica, Instituto de  Ciencia Animal (17‐19 mayo), ACAO, La Habana, 1995, p. 61.  MONZOTE,  MARTA Y  FERNANDO  R.  FUNES‐MONZOTE: «Integración ganadería‐agricultura: Una necesidad  presente y futura», Revista Agricultura Orgánica, No. 3, 1997, pp. 7‐10.  ——————— et  al.:  Diseños  para  la  integración  ganadería­agricultura  a  pequeña  y  mediana  escala. Reporte final del proyecto CITMA 0800058, CITMA, La Habana, 1999.  ———————,  EULOGIO  MUÑOZ  y  FERNANDO  R.  FUNES‐MONZOTE:  «Integración  ganadería‐ agricultura»,  en  FUNES,  FERNANDO,  LUIS  GARCÍA,  MARTIN  BOURQUE,  NILDA  PÉREZ  y  PETER  ROSSET  (eds.): Transformando el campo cubano. Avances de la agricultura sostenible, Asociación Cu‐ bana de Técnicos Agrícolas y Forestales, La Habana, 2001, pp. 235‐256.  MORENO  FRAGINALS,  MANUEL:  El  Ingenio.  Complejo  económico  social  cubano  del  azúcar,  Editorial  de  Ciencias Sociales, La Habana, 1978.  MUÑOZ,  EULOGIO,  GUSTAVO  CRESPO,  LUIS  FRAGA y RAQUEL  PONCE DE  LEÓN: «Integración de la agricultura  orgánica y la ganadería como vía de desarrollo sostenible de la producción de alimentos y  protección del medio ambiente», en Memorias del Primer Encuentro Nacional de Agricul‐ tura Orgánica, INCA (19‐21 mayo), ACAO, La Habana, 1993, pp. 49‐53.  MURPHY,  CATHERINE: «Cultivating Havana: Urban Agriculture and Food Security in the Years of Cri‐ sis»,  Food  First  Development  Report  No.  12,  Institute  for  Food  and  Development  Policy,  Oakland, 1999.  NELL,  AREND  J.  (ed.):  Livestock  and  the  Environment  International  Conference.  Proceedings  of  the  International  Conference  on  Livestock  and  the  Environment.  Ede/Wageningen  (16‐20  de  junio de 1997), International Agricultural Centre, Wageningen, 1998.  NOVA,  ARMANDO: La agricultura en Cuba: Evolución y trayectoria, Editorial de Ciencias Sociales, La  Habana, 2006. 

171

NRC  (NATIONAL  RESEARCH  COUNCIL):  Alternative  Agriculture,  National  Academy  Press,  Washington  D.C., 1989.   ONE (OFICINA NACIONAL DE ESTADÍSTICAS): Anuario estadístico de Cuba 2004, ONE, La Habana, 2004.  ———————: Anuario estadístico de Cuba 2006, ONE, La Habana, 2007.  ———————: Anuario estadístico de Cuba 2007, ONE, La Habana, 2008.  ———————:  Principales indicadores del sector agropecuario, marzo 2008. Consultado el 10 de  mayo de 2008 en www.one.cu.  OPS (ORGANIZACIÓN  PANAMERICANA DE LA  SALUD): Health in the Americas­2002 Edition, Volume II, OPS,  2002, pp. 198‐212.  OTTAVIANI, D., L. JI, y G. PASTORE.: «A Multidimensional Approach to Understanding Agro‐ecosystems:  A Case Study in Hubei Province, China», Agricultural Systems, No. 76, 2003, pp. 207‐225.  PAGÉS, RAISA: «La Isla redujo 20 veces uso de plaguicidas», Granma Internacional, 26 de noviembre  de 2004, p. 12.  ———————:  «Necesarios cambios en relaciones con el sector cooperativo‐campesino», Gran­ ma, 18 de diciembre de 2006[a], p. 3.  ———————: «Más hortalizas, pero se puede más», Granma, 29 de diciembre de 2006[b], p. 4.   PANEQUE,  P.V.,  et  al.:  Manual  de  técnicas  analíticas  para análisis  de  suelo,  foliar, abonos orgánicos  y  fertilizantes químicos, Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas, La Habana, 2002.   PERERA, JORGE: «Programa Campesino a Campesino en Cuba: Un movimiento agroecológico a escala  nacional», en Memorias. II Simposio Internacional de Ganadería Agroecológica «SIGA 2004»,  Instituto de Investigaciones de Pastos y Forrajes, (11‐12 noviembre), Las Tunas, 2004, pp.  176‐179.  PÉREZ  MARÍN,  ENRIQUE  y  EULOGIO  MUÑOZ:  Agricultura  y  alimentación  en  Cuba,  Editorial  de  Ciencias  Sociales, La Habana, 1991.  PÉREZ  ROJAS,  NIURKA  y  DAYMA  ECHEVARRÍA: «Participación y autonomía de gestión en las UBPC. Estu‐ dios de casos», en H. BUCRCHARDT (ed.): La última reforma del siglo, Nueva Sociedad, Caracas,  2000, pp. 71‐102.  ———————, DAYMA  ECHEVARRÍA, ERNEL  GONZÁLEZ y MIRIAM  GARCÍA: Cambios tecnológicos, susten­ tabilidad y participación, Universidad de La Habana, La Habana, 1999.  PÉREZ,  NILDA y LUIS  L.  VÁZQUEZ: «Manejo ecológico de plagas», en FUNES,  FERNANDO,  LUIS  GARCÍA,  MAR‐ TIN  BOURQUE,  NILDA  PÉREZ  y  PETER  ROSSET  (eds.): Transformando el campo cubano. Avances de  la agricultura sostenible, Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales, La Habana,  2001, pp. 191‐223.  PÉREZ, RENA: «La ganadería cubana en transición», World Animal Review, No. 92, 1999, pp. 25‐35.  PÉREZ‐OLAYA,  LUIS  A.:  «Regulación  biótica  de  fitófagos  en  sistemas  integrados  de  agricultura‐ ganadería». Tesis de maestría, Universidad Agraria de La Habana, La Habana, 1998.  PIMENTEL,  DAVID:  «Livestock  Production:  Energy  Inputs  and  the  Environment»,  en  SCOTT,  S.L.  y  X  ZHAO  (eds.):  Proceedings  46th  Annual  Meeting  of  the  Canadian  Society  of  Animal  Science,  (24–26 julio), Montreal, 1997, pp. 16‐26.  ———————: «Livestock Production and Energy Use», Encyclopedia of Energy, Vol. 1, Elsevier,  Ámsterdam, 2004. pp. 671‐676.  

172

———————,  et  al.:  «Renewable  Energy:  Current  and  Potential  Issues»,  BioScience,  No.  52,  2002, pp. 1111‐1120.  ———————,  P.  HEPPERLY,  J.  HANSON,  D.  DOUDS  y  R.  SEIDEL: «Environmental, Energetic, and Eco‐ nomic  Comparisons  of  Organic  and  Conventional  Farming  Systems»,  Bioscience,  No.  55,  2005, pp. 573‐582.  PNAN  (PLAN  NACIONAL DE  ACCIÓN PARA LA  NUTRICIÓN): Plan Nacional de Acción para la Nutrición, Re‐ pública de Cuba, La Habana, 1994.  PORRATA, CARMEN, MANUEL HERNÁNDEZ y JOSÉ M. ARGÜEYES: «Recomendaciones nutricionales y guías de  alimentación para la población cubana», Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos,  La Habana, 1996.  POWER,  J.F.,  R.  WIESE  y  D.  FLOWERDAY: «Managing Farming Systems for Nitrate Control: A Research  Review  from  Management  Systems  Evaluation  Areas»,  Journal  of  Environmental  Quality,  No. 30, 2001, pp. 1866‐1880.  PRETTY,  JULES  N.,  IRENE  GUIJT,  J.  TOMPSON  e  I.  SCOONES:  Participatory  Learning  &  Action:  A  Trainers  Guide, International Institute for Environment and Development, Londres, 1995.  ———————,  J.I.L.  MORRISON  y  RACHEL  E.  HINE:  «Reducing Food Poverty  by Increasing  Agricul‐ tural  Sustainability  in  the  Development  Countries»,  Agriculture,  Ecosystems  and  Environ­ ment, No. 95, 2003, pp. 217‐234.  ———————,  et  al.:  «Resource‐conserving  Agriculture  Increases  Yields  in  Developing  Coun‐ tries», Environmental Science and Technology, No. 40, 2006, pp. 1114‐1119.  QUINTANA, ROGELIO y otros: Efectos y futuro del turismo en la economía cubana, INIE, La Habana, 2005.  RAMÓN CUEVAS, JORGE, L. CAMPA, M. OJEDA y V. VALE: Instructivo técnico para el desarrollo de la lombricultura  en Cuba, Instituto de Investigaciones de Suelos, Ministerio de la Agricultura, La Habana, 1987.  REBERG‐HORTON,  CH.,  E.R.  GALLANDT  y  T.  MOLLOY:  «Measuring Community Shifts in a Weed Seedbank  Study with the Use of Distance‐based Redundancy Analysis»,  Weed Science, No. 54, 2006,  pp. 861‐866.  REIJNTJES,  C.,  B.  HAVERKORT  y  A.  WATERS‐BAYER:  Farming  for  the  Future:  An  Introduction  to  Low­ external­input and Sustainable Agriculture, ETC/ILEIA, Leusden, 1992.  REYNOSO, ÁLVARO: Ensayo sobre el cultivo de la caña de azúcar, Empresa Consolidada de Artes Gráfi‐ cas, La Habana, 1963.  RIDDER,  NICO  DE  y  HERMAN VAN  KEULEN: «Some Aspects of the Role of Organic Matter in Sustainable  Intensified Arable Farming  Systems in the  West‐African  Semi‐arid‐tropics (SAT)»,  Fertil­ izer Research, No. 26, 1990, pp. 299‐310.  RIJO,  Esperanza:  Lucha  biológica  contra  la  garrapata  (Boophilus  microplus)  con  hongos  entomo­ patógenos, Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal, La Habana, 1996.  RÍOS,  ARCADIO  y  FÉLIX  PONCE:  «Tracción  animal,  mecanización  y  agricultura  sostenible»,  en  FUNES,  FERNANDO,  LUIS  GARCÍA,  MARTIN  BOURQUE,  NILDA  PÉREZ  y  PETER  ROSSET  (eds.): Transformando el  campo cubano. Avances de la agricultura sostenible, Asociación Cubana de Técnicos Agríco‐ las y Forestales, La Habana, 2001, pp. 159‐166.  RÍOS,  HUMBERTO  (ed.):  Fitomejoramiento  participativo:  Los  agricultores  mejoran  cultivos,  Instituto  Nacional de Ciencias Agrícolas, La Habana, 2006.  ———————:  «Logros  en  la  implementación  del  fitomejoramiento  participativo  en  Cuba»,  Cultivos Tropicales, Vol. 24, No. 4, 2004, pp. 17‐23. 

173

RISCO, ENRIQUE DEL: Los bosques de Cuba. Su historia y características, Editorial Científico‐Técnica, La  Habana, 1995.  RODRÍGUEZ,  M.:  Comportamiento  de  la  biota  edáfica  en  sistemas  integrados  ganadería­agricultura.  Reporte técnico del proyecto CITMA 0800058, La Habana, 1998.  ROSALES  DEL  TORO,  ULISES: Intervención del ministro del Azúcar  en el 48 Congreso de la  ATAC, 15  noviembre de 2002, La Habana.  ROSSET,  PETER:  The  Multiple  Functions  and  Benefits  of  Small  Farm  Agriculture:  In  the  Context  of  Global  Trade  Negotiations,  Food  First  Policy  Brief  No.  4,  Institute  for  Food  and  Develop‐ ment Policy, Oakland, 1999.  ——————— y MEDEA BENJAMIN: The Greening of the Revolution. Cuba’s Experiment with Organic  Agriculture, Ocean Press, Melbourne, 1994.  RUBEN,  REUD  y  JOHN  PENDER:  «Rural Diversity and Heterogeneity in Less‐favoured Areas: The Quest  for Policy Targeting», Food Policy, No. 29, 2004, pp. 303‐320.  RUFINO, MARIANA C. et al.: «Manure as a Key Resource within Smallholder Farming Systems: Analys‐ ing  Farm‐scale  Nutrient  Cycling  Efficiencies  with  the  NUANCES  Framework»,  Livestock  Science, No. 112, 2007, pp. 273‐287.  SAGRA,  RAMÓN  DE  LA: Historia física, económico­política, intelectual y moral de la Isla de Cuba. Rela­ ción del último viaje del autor, Librería de L. Hachette y Cía, París, 1831.  SÁNCHEZ,  J.E.  et  al:  «Managing Carbon  and Nitrogen  for  Productivity and Environmental Quality»,  Agronomy Journal, No. 96, 2004, pp. 769‐775.  SCHACHT,  W.H.  et  al.:  «Plant Community Patterns on Upland Prairie in the Eastern Nebraska  San‐ dhills», Prairie Naturalist, No. 32, 2000, pp.43‐58.  SCHIERE,  JOHANNES  B.,  M.N.M.  IBRAHIM  y  HERMAN VAN  KEULEN: «The Role of Livestock for Sustainability  in Mixed Farming: Criteria and Scenario Studies under Varying Resource Allocation», Agri­ culture, Ecosystems and Environment, No. 90, 2002, pp. 139‐153.  SINCLAIR,  MINOR  y  MARTHA  THOMPSON:  Cuba  Going  Against  the  Grain:  Agricultural  Crisis  and  Trans­ formation, Oxfam America, Boston, 2001.  SOCORRO,  MIGUEL,  LUIS  ALEMÁN  y  SALVADOR  SÁNCHEZ: «El cultivo popular de arroz en Cuba», en FUNES,  FERNANDO,  LUIS  GARCÍA,  MARTIN  BOURQUE,  NILDA  PÉREZ  y  PETER  ROSSET  (eds.): Transformando el  campo cubano. Avances de la agricultura sostenible, Asociación Cubana de Técnicos Agríco‐ las y Forestales, La Habana, 2001, pp. 111‐118.  SOSA, MARICELA y FERNANDO R. FUNES‐MONZOTE: ENERGÍA. Sistema computarizado para el análisis de la  eficiencia energética. Patente 03398‐3398, 18 de diciembre de 1998, La Habana.  SPEDDING, C.R.W.: An Introduction to Agricultural Systems, Elsevier, Ámsterdam, 1998.  SPSS (STATISTICAL PACKAGE FOR SOCIAL SCIENCES): Release 10.0.5 for Windows, SPSS Inc., Chicago, 1999.  STOUT, B.A.: Handbook of Energy for World Agriculture, Elsevier, Ámsterdam, 1990.   SUMBERG,  J.,  C.  OKALI y D.  REECE: «Agricultural Research in the Face of Diversity, Local Knowledge and  the Participation Imperative: Theoretical Considerations», Agricultural Systems, No. 76, 2003,  pp. 739‐753.  SUMBERG,  J.: «Mixed Farming in Africa: The Search for Order, the Search  for Sustainability»,  Land  Use Policy, No. 15, 1998, pp. 293‐317. 

174

‘T  MANNETJE,  LEN:  «Advances  in  Grassland  Science»,  Netherlands  Journal  of  Agricultural  Sciences,  Vol. 50, No. 2, 2003, pp. 195‐221.  TANAKA, D.L., J.F. KARN y E.J. SCHOLLJEGERDES: «Integrated Crop/livestock Systems Research: Practical  Research Considerations»,  Renewable  Agriculture and Food Systems, Vol. 23, No. 1, 2008,  pp. 80‐86.  TEN  BRINK,  B.J.E.,  S.H.  HOSPER Y  F.  COLIN:  «A quantitative method for description & assessment of  ecosystems: The amoeba‐approach», Marine Pollution Bulletin, No. 23, 1991, pp. 265‐270.  TER  BRAAK,  C.J.F.: «Canonical Community Ordination. Part I: Basic Theory and Linear Methods»,  Ecoscience, No. 1, 1994, pp. 127‐140.  ——————— y  C.W.N.  LOOMAN:  «Biplots  in  Reduced‐rank  Regression», Biometrical  Journal,  No. 36, 1994, pp. 983‐1003.  ——————— y P. ŠMILAUER:  Canoco  Reference  Manual  and  Canodraw  for  Windows  User’s  Guide:  Software  for  Canonical  Community  Ordination  (versión  4.5),  Microcomputer  Power, Ithaca, 2002. Disponible en www.canoco.com.  TILMAN,  DAVID  et  al.:  «Diversity  and  Productivity  in  a  Long‐term  Grassland  Experiment»,  Science,  No. 294, 2001, pp. 843‐845.  ———————: «Agricultural Sustainability and Intensive Production Practices», Nature, No. 418,  2002, pp. 671‐677.  TITTONELL,  PABLO: Msimu wa Kupanda. Targeting Resources within Diverse, Heterogeneous and Dy­ namic Farming Systems of East Africa, Wageningen University, Wageningen, 2008.  ———————, PETER A. LEFFELAAR, B. VAN LAUWE y M.T. VAN WIJK: «Exploring Diversity of Crop and  Soil Management within Smallholder African Farms: A Dynamic Model for Simulation of N  Balances and Use Efficiencies at Field Scale», Agricultural Systems, No. 91, 2006, pp. 71‐101.  ———————,  B.  VAN  LAUWE,  NICO  DE  RIDDER  y  KEN  GILLER:  «Heterogeneity  of  Crop  Productivity  and Resource Use Efficiency Within Smallholder Kenyan Farms: Soil Fertility Gradients or  Management Intensity Gradients?», Agricultural Systems, No. 94, 2007[a], pp. 376‐390.  ———————,  M.T. VAN  WIJK,  MARIANA  C.  RUFINO,  J.A.  VRUGT  y  KEN  GILLER: «Analysing Trade‐offs in  Resource  and  Labour  Allocation  by  Smallholder  Farmers  Using  Inverse  Modelling  Tech‐ niques: A Case‐study from Kakamega District, Western Kenya»,  Agricultural Systems, No.  95, 2007[b], pp. 76‐95.   TRENBATH,  B.R.:  «Resource  Use  by  Intercrops»,  en  C.A  FRANCIS  (ed.):  Multiple  Cropping  Systems,  Macmillan, Nueva York, 1986, pp. 57‐81.  TRETO, EOLIA, NILDA PÉREZ, ORLANDO FUNDORA, ANTONIO CASANOVA y LIDIA ANGARICA: «Algunos resultados  del Proyecto SANE‐Cuba (1995‐1997)», en  Memorias. Tercer Encuentro Nacional de Agri­ cultura Orgánica: Conferencias y Mesas Redondas, Universidad Central de Las Villas (14‐16  de mayo), ACAO, La Habana, 1997, pp. 75‐81.  ———————, MARGARITA GARCÍA, RAFAEL MARTÍNEZ VIERA y JOSÉ M. FEBLES: «Avances en el mane‐ jo de los suelos y la nutrición orgánica», en Funes, Fernando,  Luis García, Martin Bour‐ que,  Nilda  Pérez  y  Peter  Rosset  (eds.):  Transformando  el  campo  cubano.  Avances  de  la  agricultura sostenible, Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales, La Habana,  2001, pp. 167‐190.  TUKEY, J.W.: Exploratory Data Analysis, Addison‐Wesley, Massachusetts, 1977. 

175

UNEP  (UNITED  NATIONS  ENVIRONMENTAL  PROGRAMME):  Convention on Biological Diversity,  United  Na‐ tions Environmental Programme, Nairobi, 1992.  UPHOFF,  NORMAN  (ed.):  Agroecological  Innovations.  Increasing  Food  Production  with  Participatory  Development, EarthScan, Londres, 2002.  URQUIZA, NERY y J. GUTIÉRREZ: «La cuenca hidrográfica como unidad de manejo ambiental: El caso de  Cuba», en Memorias. Taller Ganadería,  Medio  Ambiente y Desarrollo  Sostenible, La Habana  10‐12 marzo 2003, pp. 137‐143.  VALDÉS, ORLANDO: Historia de la Reforma Agraria en Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana,  2003.  VALDÉS PAZ, JUAN: Procesos Agrarios en Cuba.1959­1995, Editorial Félix Varela, La Habana, 2005.  VAN  ITTERSUM,  M.K.  et  al.:  «A  Systems  Network  (SysNet)  Approach  for  Interactively  Evaluating  Strategic Land use Options at Sub‐national Scale in South and South‐East Asia», Land Use  Policy, No. 21, 2004, pp. 101‐113.  VAN  KEULEN,  HERMAN:  «Heterogeneity  and  diversity  in  less‐favoured  areas»,  Agricultural  Systems,  No. 88, 2005, pp. 1‐7.  ———————  y  JOHANNES  B.  SCHIERE:  «Crop‐livestock  Systems:  Old  Wine  in  New  Bottles?»,  en  FISCHER, R.A. et al (eds.): New Directions for a Diverse Planet. Proceedings of the 4th Interna­ tional Crop Science Congress, Brisbane, (26 de septiembre‐1ro. de octubre, 2004). Consul‐ tado el 6 de julio de 2007 en www.cropscience.org.au   ———————,  EGBERT  A.  LANTINGA  y  H.H.  VAN  LAAR  (eds.):  Mixed  Farming  Systems  in  Europe,  APMinderhoudhoeve‐reeks nr. 2, Landbouwuniversiteit Wageningen, Wageningen, 1998.  VANDERMEER,  J.,  M. VAN  NOORDWIJK,  J.  ANDERSON,  CH.  ONG  e  IVETTE  PERFECTO:  «Global Change and Multi‐ species Agroecosystems:  Concepts and Issues», Agriculture, Ecosystems and Environment,  No. 67, 1998, pp. 1‐22.  VARELA PÉREZ, JUAN: «Lograr la agricultura que el país reclama», Granma, 31 de julio de 2009, p. 6.  VEREIJKEN,  PETER:  «A  Methodical  Way  of  Prototyping  Integrated  and  Ecological  Arable  Farming  Systems (I/EAFS) in Interaction with Pilot Farms»,  European Journal of Agronomy, No. 7,  1997, pp. 235‐250.  ———————:  Manual  for  Prototyping  Integrated  and  Ecological  Arable  Farming  Systems  (I/EAFS) in Interaction with Pilot Farms, Cereales Uitgeverij, Wageningen, 1999.  VILLEGAS,  R.: «¿Qué tipo de propiedad representan las UBPC?», en PÉREZ  ROJAS,  NIURKA,  DAYMA  ECHE‐ VARRÍA,  ERNEL  GONZÁLEZ  y  MIRIAM  GARCÍA (eds.): Cambios tecnológicos, sustentabilidad y parti­ cipación, Universidad de La Habana, La Habana, 1999, pp. 167‐183.  WRB (WORLD REFERENCE  BASE): World Reference Base for Soil Resources 2006, World Soil Reports,  No. 103, FAO, Roma, 2006.  WRIGHT, JULIA: Falta Petróleo! Cuba’s Experiences in the Transformation to a More Ecological Agricul­ ture and Impact on Food Security, Wageningen University, Wageningen, 2005. 

176

                          Agricultura con futuro. La alternativa agroecológica  para Cuba, se terminó de imprimir en el mes de   octubre de 2009 en los  talleres de Palcograf,        Palacio de Convenciones, La Habana, Cuba.              La edición consta de 1000 ejemplares. 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful