You are on page 1of 6

PEC1

1.- PRESENTACION DEL MODELO DE INTERVENCION QUE PROPONEMOS
El plan de actuación que os proponemos a continuación parte del modelo colaborativo de asesoramiento y
trabajo. Desde el cual se evita la continua demanda de recetas y soluciones inmediatas que solo arreglan
los problemas para que, a corto plazo, resurjan con mayor intensidad y se defiende la construcción de un
contexto de cooperación entre todos los miembros de la comunidad educativa, en el que el significado y
sentido de la intervención esté compartido por todos. Partiendo de los límites y las responsabilidades de
cada sistema implicado crear un conocimiento negociado que nos permita ser más capaces de actuar en la
zona de desarrollo potencial del alumnado, ya sea en el ámbito del aprendizaje como en el personal y
social.

Nos planteamos emprender un plan que se caracteriza por ser un proceso que:
- Se construye desde y para la práctica.
- Pretende mejorar la práctica mediante su transformación e intenta comprenderla.
- Requiere la participación de todos los sujetos implicados.
- Exige una actuación grupal, coordinada y colaborativa.
- Implica la realización de análisis críticos de las situaciones en las que se interviene.

2. ¿POR QUÉ LO HEMOS ELEGIDO? (JUSTIFICACION Y VIABILIDAD)
a) Justificación

En los últimos años se han venido vislumbrando cambios en el centro que reclaman de manera directa o
indirecta ajustes y alternativas a las formas de proceder que hasta el momento estaban instauradas. Por
ello, este año y a raíz de la toma de posesión del nuevo D.O, se han intentando analizar todas las
demandas y necesidades y buscarles una respuesta ajustada en función de las posibilidades que desde el
centro y a este departamento en cuestión se nos brinda.
Creemos que este enfoque permitirá dar una respuesta más ajustada al nuevo marco de actividad, reforzará
el trabajo sobre los mismos presupuestos, y garantizará que se cubran gran parte de las necesidades.
Entendemos que ajustando nuestro trabajo a las premisas de este método conseguiremos:
- Auxiliar al equipo directivo a tomar decisiones ajustadas a los objetivos perseguidos y a las
características del centro.
- Favorecer la eficacia de las reuniones, la corresponsabilidad en el cumplimiento de los acuerdos, el
seguimiento de las acciones indicadas y su evaluación.
- Facilitar la creación de redes de comunicación entre todos los agentes de la comunidad educativa y
dotarlas de mayor fluidez.
- Ayudar a los docentes a realizar un análisis y reflexión compartida de sus prácticas cotidianas con la
finalidad de potenciar la significatividad de los aprendizajes.
- Evaluar conjuntamente el tipo de ayudas que necesitan los alumnos para progresar.
- Promocionar la autonomía profesional de los profesores.
b) Aspectos positivos

Esta práctica conllevará alcanzar metas tan positivas como:
1. Romper con el aislamiento de los profesores, ya que éstos aprenden a funcionar como un todo en
lugar de como individuos independientes; la escuela desde el punto de vista de su funcionamiento
sería una auténtica organización social.
2. Que los profesores participen más, que amplíen sus responsabilidades. Se entiende que el buen
funcionamiento de la escuela pasa por compartir tareas o responsabilidades. Cuantos más
individuos se involucren en el proceso, más efectivo será el cambio producido en la organización.
No es sólo el equipo directivo el que asume el control de la organización. Asumir y responsabilizarse
de tareas significa que el poder y el control están más cerca de los profesores en general y no de
individuos concretos según la jerarquía oficial establecida.
3. Se otorga al proceso de planificación de la enseñanza su verdadero significado. El intercambio de
experiencias, la clarificación de ideas, el compartir metas comunes, etc., conduce a que la
planificación escolar mejore cualitativamente gracias al trabajo en colaboración de los sujetos
pertenecientes a diversas subunidades de la escuela (ciclos, etapas, comisiones, claustros, etc.).
4. La familia es imprescindible, tanto en su papel de informadora, al contribuir a la comprensión del
problema y como educadora, en tanto que apoye y continúe en su contexto las iniciativas y
recomendaciones que se lleven a cabo desde el centro.
5. La escuela como organización plural va adquiriendo paulatinamente conciencia del contexto en el
que funciona. Establece contactos y relaciones con las instituciones e individuos más próximos a su
entorno. Éste se convierte en un elemento importante para la mejora del currículum y de la escuela
en su totalidad.
1
c) Aspectos negativos

Sin embargo también somos conscientes de que lo que planteamos no es fácil y conlleva superar de
manera conjunta y constructiva algunos obstáculos, tales como:
1. Romper el clásico aislamiento del profesorado es una labor lenta, ya que aparecen las reticencias
hacia que los demás sepan cómo actúo, así como la mía a introducirme en otras metodologías y
formas de organizar mi área o la planificación de la misma.
2. Probablemente en algunas aulas apenas cambie la práctica docente. Puede que se desperdicien
horas debatiendo entre objetivos educativos y modelos interpersonales, que luego nunca llegan a
plasmarse en el día a día.
3. Puede que no lleguen a plasmarse avances substanciales en cuanto al contenido curricular, pero
tal vez se avance en cuestiones organizativas, también necesarias: criterios de agrupamiento de
alumnos, departamentalización, etc.
4. Puede que por estas cuestiones y otras el rendimiento académico de los alumnos no se vea
reforzado en la medida y con la rapidez que esperamos.

Tenemos presente que partimos de teorías y que éstas son incompletas, por ello no vamos a tratar de
explicarlas o proponer sus principios; para construir el mundo de mañana solo contamos con descripciones
(prescripciones) del mundo real. Operando desde ese planteamiento a veces puede ser difícil para nosotros
captar las dificultades de los asesorados y las consecuencias personales que se derivan de ellas, pero lo
importante es que esas dificultades no nos lleguen de forma distorsionada, como quejas, lamentos,
exculpaciones, etc. Sino que trabajemos sobre ellas, y que sin atribuir intencionalidad a los conflictos del
pasado, veamos los problemas como un no poder y no como un no querer, porque desde esta perspectiva
podremos colaborar, aceptar a los otros y apreciar sus posibilidades.
d) Viabilidad

Por todo ello, y porque consideramos que son muchas más las ventajas que los inconvenientes que se
derivan de su aplicación, pondremos de nuestra parte todo el esfuerzo para que en la medida de lo posible
este modelo sea realmente una herramienta eficaz de cambio y refuerzo. Creemos que con el método
colaborativo aunque no se ofrezca soluciones a todos los problemas, sí se contribuirá a crear las
condiciones necesarias para capacitar al centro y profesores a resolver los problemas por sí mismos.
Facilitará el desarrollo de proyectos de cambio y mejorará en definitiva la acción didáctica en el centro.

2.-¿QUÉ QUEREMOS HACER? (Planteamiento de la intervención)

La labor que ahora iniciamos tendrá en cuenta los siguientes aspectos y contará, como hasta el momento,
con la colaboración de todos los integrantes del centro educativo (tutores, especialistas, profesores de
apoyo…) y familias, a los que agradecemos su implicación:

● Se buscará la organización de refuerzos educativos, adaptando la intervención a las características
del alumno/a. Cuando esto no sea suficiente, se procederá a la evaluación psicopedagógica y
posterior toma de decisiones que corresponda
• Las intervenciones con el aneae se regirán por el principio de normalización y con la máxima
integración posible, partiendo del siguiente marco de referencia: currículo ordinario, aula ordinaria y
tutor/a como eje
• La atención educativa, con independencia de la edad del alumno/a, comenzará en el momento en
que se tenga conocimiento de la necesidad de intervención específica.
• Se favorecerá especialmente la participación de los padres y tutores en todas aquellas decisiones
que afecten a este alumnado
• Se orientará y asesorará tanto a padres como a profesores para sacar el máximo aprovechamiento
del esfuerzo colectivo.
• Se buscará reforzar las actuaciones desde la teoría, hasta la práctica: desde los diferentes Planes y
posibilidades curriculares del centro, hasta las actividades y actuaciones concretas con los alumnos
en los diferentes contextos: escuela y casa.

Para ello intentaremos dar atención preventiva y remedial, siempre desde un enfoque sistémico,
comprensivo y respetando el principio de integración, normalización y participación. Así desde la
vertiente preventiva, se emplearán estrategias como la evaluación inicial de cada tutor al inicio del curso, en
Sesiones de Refuerzo organizadas según demandas y necesidades para facilitar atención individualizada al
alumnado (previa evaluación psicopedagógica), la diversificación de actividades, reforzar y dinamizar la
figura del profesor de apoyo, etc.
2
Mientras, desde el prisma remedial, se buscará establecer las bases para la reeducación y la recuperación,
garantizando en la medida de lo posible la igualdad de oportunidades entre el alumnado al tiempo que se
responde a la diversidad presente en el aula, como refuerzo educativo (atención individual, horas de
refuerzo, asistencia a otros grupos acordes, permanencia en el ciclo, dotándola de los recursos necesarios
para sus espacios tutoriales individuales, adaptación curricular cuando la acciones agoten las vías de
actuación y la situación lo reclame, acciones encaminadas a ampliar y concretar el conjunto de estrategias
que respondan a las necesidades de los alumnos, siempre desde una perspectiva global y reflexiva basada
en los principios de normalización e individualización.
Procurando a lo largo de todo el proceso: análisis, planificación, desarrollo y evaluación, buscar soluciones
reales, progresivas y temporalizadas, priorizando aquellos aspectos que se presentan como más
acuciantes y trabajando a corto o largo plazo otros. Pero dando respuesta a todas aquellas necesidades
detectadas y abriendo cauces, para garantizar la respuesta de aquellas que vayan surgiendo. Sentando
en ocasiones las bases para prevenir que otros aparezcan.

Todo nuestro esfuerzo se sustenta en la creencia que todas estas actuaciones y compromisos mejorarán la
calidad y la capacidad educativa del centro y, por consiguiente, su potencialidad preventiva, evitando la
estigmatización de los alumnos con dificultades y aumentando la eficacia de las intervenciones llevadas a
cabo a nivel educativo.

3.- ¿QUÉ Y CÓMO VAMOS A TRABAJAR?

Tras analizar todos los frentes posibles desde el D.O. se ha determinado enfocar los ajustes para el
presente curso de la siguiente manera:

COMO DEPARTAMENTO: Reforzar la coordinación, garantizar el trabajo en la misma dirección,
la implementación de estrategias a nivel global, el asesoramiento y respuesta a todos los miembros
de la comunidad educativa, etc. Implantar y desarrollar una práctica colaborativa en los procesos de
atención a la diversidad y la toma de decisiones al respecto. Integrar a la figura del orientador en el equipo
de profesores como un miembro más en la línea de generar equipos de trabajo funcionales y flexibles.
Generar y potenciar dinámicas de trabajo colaborativo en el equipo de profesores, de cara a dar coherencia
y consistencia a las decisiones y líneas de trabajo.

CON EL ALUMANDO: Para intentar, con todo ello, garantizar el pleno desarrollo de todas las
capacidades de nuestros alumnos/as en igualdad de condiciones. Detección de dificultades de
aprendizaje y diagnóstico de necesidades educativas especiales a través de la evaluación psicopedagógica.
Estudio y asignación de las medidas de atención a la diversidad oportunas para los alumnos que lo
precisen. Evaluación psicopedagógica del alumnado susceptible de padecer dificultades de aprendizaje.
Favorecer la integración y participación del alumnado con necesidades educativas en su grupo y en el
conjunto de la dinámica escolar. Favorecer el autoconocimiento, la autoestima y la toma de decisiones a
través de las dinámicas de tutoría y conjuntamente con la intervención individual. Llevar a cabo la
orientación académica y profesional de los alumnos a lo largo de toda la etapa y en la toma de decisiones
de los alumnos.

CON EL PROFESORADO: Para entre otros aspectos asegurarnos que trabajamos todos sobre las
mismas bases, que unas estrategias respaldan las otras y que reforzamos entre todos al proceso de
enseñanza–aprendizaje de significatividad. Contribuir al desarrollo, por parte de los profesores, de una
visión conjunta y coherente sobre las necesidades educativas de los alumnos y dar respuesta ajustada a las
necesidades educativas que surjan. Consensuar y debatir las medidas de atención a la diversidad del centro
así como las posibles modificaciones que éstas pueden sufrir para adaptarse a las necesidades. Desarrollar
conjuntamente el PAT, con la propuesta de materiales y metodologías de trabajo para dicho ámbito.
Asesorar a los equipos de evaluación en la toma de decisiones sobre la promoción, repetición, cambio de
modalidad, etc. Detectar las necesidades de formación del equipo de profesores de cara a formular
propuestas. Asesorar sobre las necesidades educativas que presentan los alumnos de cara a completar la
evaluación psicopedagógica y las propuestas de intervención. Orientar en la realización de adaptaciones
curriculares. Asesorar a los diferentes departamentos en materia didáctica y metodológica de cara a facilitar
la adquisición de aprendizajes significativos en el alumno y la consecución de las CCBB.

CON LAS FAMILIAS: Para otorgar oportunidades de implicación en el proceso de enseñanza-
aprendizaje de sus hijos/as de manera efectiva, al tiempo que se reducen las dudas y se ponen a su
disposición estrategias concretas de actuación en el hogar, que reforzarán a su vez lo trabajado en
la escuela. Contribuir a generar un marco de colaboración institución–familia desde la mediación y el apoyo
a la función tutorial. Proporcionar información sobre la organización, el funcionamiento del centro, los
itinerarios académicos y profesionales. Proporcionar información sobre sus hijos/as, las etapas de su
3
desarrollo, los hitos evolutivos y las particularidades de cada edad. Colaborar a incrementar la
comunicación padres–hijos e hijos–padres como elemento de prevención e intervención psicopedagógica.

Para ello se seguirán principalmente 5 líneas de trabajo flexibles y abiertas, garantizándose así la
implementación o priorización de estrategias en función de las necesidades:

1º.- Todas aquellas actuaciones que tengan como objetivo la atención a la diversidad existente en el
centro. Desde la implementación de estrategias dentro del aula para responder adecuadamente a las
necesidades de todo el alumnado: trabajo por rincones, por proyectos, actividades de refuerzo y ampliación,
hasta las ACI en aquellos casos necesarios y tras agotar las vías menos significativas.
2º.- Aquellas actuaciones que tengan como eje nuclear el desarrollo del PAT, por ser el marco en el
que se especifican los criterios y procedimientos para la organización y funcionamiento de las tutorías. Y por
tanto, en el que se incluyen las líneas de actuación que los tutores desarrollan con el alumnado de cada
grupo y con las familias, así como con el equipo educativo correspondiente. Favoreciendo con ello, el
establecimiento de una comunicación fluida familia-centro. Así como, asegurar la coherencia
educativa en el desarrollo de las programaciones de los distintos profesores del grupo determinado,
procedimientos de coordinación del equipo educativo que permitan la adopción de acuerdos sobre la
evaluación y sobre las medidas que, a partir de la misma, deben ponerse en marcha para dar respuesta a
las necesidades detectadas.
3º.-Actuaciones en relación a la promoción de la convivencia y resolución pacífica de conflictos en el
marco del ámbito escolar. Reforzando las medidas que prescribe (o arbitradas) el Plan de Convivencia,
estableciendo protocolos para identificar y notificar cualquier tipo de problemática relativa a la convivencia
en el centro escolar, tanto desde el profesorado como desde el alumnado. Poniendo en marcha Talleres de
concienciación, estrategias de defensa y prevención del “bullying”. Facilitando el intercambio de material y
experiencias entre los docentes de cara a concienciar y facilitar la labor de los mismos.
4º.- Actuaciones referidas a la formación permanente, a la investigación, a la experimentación y a la
innovación, Para garantizar una mejor respuesta a las necesidades presentes en el centro
5º.- Actuaciones que promuevan una mayor participación e implicación de las familias en la vida del
centro y en la educación de sus hijos e hijas. Para garantizar una continuidad de los esfuerzos
realizados en el aula y en el centro, al tiempo que se garantiza un asesoramiento y se solucionan temores y
dudas. Mediante: tutorías, Taller de Padres, sesiones de puertas abiertas, blog de aulas, implicación en
Talleres de trabajo, etc.

Todas estas actuaciones, se concretarán en las siguientes estrategias de intervención:

ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD: En primer lugar nos centraremos en respuestas de carácter preventivo
(proyecto educativo y curricular, metodología, optatividad). La atención a este alumnado se iniciará desde el
mismo momento en que sea identificada y se regirá por los principios de normalización e inclusión. Las
soluciones se buscan conjuntamente entre el asesor y los profesores creando una relación de participación,
implicación y corresponsabilidad entre los miembros de la institución y DO, usando una metodología de
trabajo colaborativo entre todos los miembros de la comunidad educativa. Cuando las medidas preventivas
y los recursos ordinarios del centro no sean suficientes, se adoptarán las vías específicas de atención a la
diversidad: adaptaciones curriculares, programas de cualificación profesional, etc. Cuando se detectan las
necesidades educativas que requieren alguna forma de adaptación curricular, es necesario proceder a la
evaluación psicopedagógica que establezca el nivel de desarrollo social, personal e intelectual del alumno,
su nivel de competencia curricular, su estilo de aprendizaje y su reactividad a los distintos contextos
educativos y estilos de enseñanza. Esta evaluación psicopedagógica se entiende como un complemento y
ampliación de lo detectado en la evaluación curricular o académica y evita ser una evaluación psicométrica
de resultados difícilmente extrapolables a la práctica educativa. Sobre la base de esa evaluación, el DO
colaborará en la elaboración de la adaptación curricular y en su ejecución, haciendo uso de los recursos
disponibles, La evaluación psicopedagógica ayudará en cada caso a determinar cuál de los programas base
de diversificación debe aplicarse y con qué adaptaciones.

APOYO AL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE: El objetivo es colaborar con el
profesorado proponiendo medidas generales y específicas para mejorar el proceso de enseñanza-
aprendizaje en la totalidad del alumnado:
● Mejorar la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje de la totalidad del alumnado.
● Ajustar la respuesta educativa del centro a las peculiaridades y necesidades del alumnado,
garantizando la observación del principio de atención a la diversidad, relativas a su capacidad de
aprendizaje, intereses y motivaciones y a las diferencias de origen social o cultural.
● Prevenir dificultades de aprendizaje, colaborar en la prevención de los problemas de desarrollo
personal, social y de aprendizaje del alumnado; asesorando y colaborando en la elaboración de las
adaptaciones curriculares necesarias, en la programación de actividades de recuperación, refuerzo

4
o enriquecimiento. Determinar las actuaciones específicas de apoyo al proceso de enseñanza-
aprendizaje, las medidas de flexibilización organizativa, programación, seguimiento y evaluación.
● Facilitar a las familias estrategias de apoyo al proceso de enseñanza-aprendizaje de sus hijos.
● Asesorar a la CCP para aplicar y revisar el PEC y los Proyectos Curriculares: coordinar la adopción
de criterios comunes sobre los distintos elementos de los proyectos. Procurar condiciones
organizativas dentro del contexto escolar que posibiliten la coordinación entre el equipo docente y el
Departamento de Orientación

ALUMNADO DE INCOPORACIÓN TARDÍA AL SISTEMA EDUCATIVO: La inclusión en el aula de
los alumnos que se incorporen tardíamente al Sistema Educativo la entendemos desde una perspectiva de
escuela inclusiva que combina la educación común y la atención a la diversidad con medidas que flexibilicen
horarios o agrupamientos y con metodologías más propicias para la atención a todo tipo de alumnado.
Creemos que esta perspectiva facilita una mayor integración socioeducativa. Esta actuación forma parte de
la respuesta educativa a la diversidad y está dirigida al alumnado y a su entorno. Tiene como finalidad
favorecer una atención personalizada que facilite el logro de las competencias básicas. Se concretan en
medidas curriculares y organizativas, para facilitar el proceso de la escolarización, adaptación e integración
de los alumnos en el entorno escolar, que serán recogidas en el PEC.

BASES DE ACCIÓN TUTORIAL EN EL CENTRO: El DO, siguiendo las directrices que se
establezcan en la CCP, las propuestas del equipo de tutores y teniendo en cuenta la Memoria del curso
anterior, se propone continuar trabajando en el PAT para todos los alumnos del Centro y de forma especial
con: los que manifiesten dificultades, los alumnos del primer curso de cada ciclo, los alumnos nuevos del
Centro y los que se han incorporado tardíamente al Sistema Educativo. En el PAT se especificarán los
criterios y procedimientos para la organización y funcionamiento de las tutorías detallando las líneas de
actuación con el alumnado, con las familias y con el profesorado. El DO elaborará la propuesta del Plan con
la colaboración de los tutores, lo presentará a la CCP y al claustro.

APOYO AL PROCESO DE ORIENTACIÓN ACADÉMICA Y PROFESIONAL: El DO colaborará
para ayudar a los alumnos en la toma de decisiones académicas y profesionales, de manera planificada y
sistemática para adquirir un mejor conocimiento de sí mismos y un conocimiento e información sobre las
alternativas académicas y profesionales.

4.-¿CUÁNDO LO VAMOS A TRABAJAR?:

Somos conscientes que el proyecto que presentamos es largo y complicado, que ha de realizarse en fases y
que probablemente los tiempos en la práctica varíen, por ello hemos intentando programar una
temporalización flexible y abierta a posibles cambios o imprevistos, de esta manera comenzaremos la
puesta en marcha y constitución del DO a principios de curso (mes de Septiembre): una vez analizadas las
posibles necesidades y demandas, se procederá a recabar la información y programación presupuestaria
para este año. A recordar al claustro las funciones del DO y del Orientador del mismo. A realizar el plan del
D.O, que seguirá básicamente las líneas plasmadas en este documento. Así como, junto con el Equipo
Directivo y claustro docente, organizar las acciones previstas para trabajar con el aneae detectado hasta el
momento y aquellas medidas preventivas para trabajar con el resto (Plan de Refuerzo a la Lectura, Talleres
de Convivencia, Talleres de Coeducación, etc.)

Realizada la primera fase, desde el mes de Octubre y hasta final de curso, se procederá a
implantar el resto de medidas de acción o actuación. Por parte del Orientador se comunicará a los padres la
constitución del DO en el centro y las funciones del mismo, tal como ahora se está procediendo. Estudio de
los casos individuales con la colaboración del profesor-tutor, de aquellas propuestas de los tutores o
familias. Se establecerá una jerarquía de necesidades en los casos anteriormente citados para facilitar su
tratamiento. Se elaborarán informes y pautas de recuperación adaptados a cada caso con informes a las
familias y docentes implicados para asegurar su correcta ejecución. Se llevarán igualmente a cabo
entrevistas con las familias para establecer y reforzar las vías de comunicación, comunicar y compartir las
decisiones y pautas de trabajo tomadas, además de asesorar y mitigar miedos y dudas. Nos pondremos en
contacto con aquellos profesionales externos que la ocasión lo reclame (médicos, psicólogos, asesores,
etc.). Se realizará un seguimiento de las medidas de RE y de las ACI para garantizar que se está trabajando
en la dirección correcta y que las medidas son suficientes y ajustadas. Así como talleres formativos con el
profesorado implicado para garantizar que se trabaja bajo los mismos presupuestos y que tienen acceso a
los recursos necesarios para organizar las clases respetando las necesidades presentes.

A final del curso desarrollar una valoración del plan y una Memoria de actividades del D.O, tomando nota
de las medidas y aspectos a cambiar o reforzar en el curso siguiente.

5
5.- ¿QUÉ MEDIOS VAMOS A EMPLEAR?

Para las actuaciones de todos los miembros implicados, y el desarrollo de esta propuesta de trabajo que
ahora presentamos, haremos uso tanto de aquellos medios programados, y que a continuación se exponen,
como de aquellos que vayan siendo necesarios y que estén a nuestro alcance.

A nivel de recursos materiales, se han empleado hasta el momento y se prevé seguir empleando:
legislación específica, bibliografía específica sobre la acción tutorial, orientación, N.E.E, técnicas de trabajo
y de estudio. Modelos de protocolos y entrevistas. Pruebas pedagógicas para evaluar el dominio de las
Técnicas Instrumentales Básicas. Test y pruebas estandarizadas de inteligencia, intereses, aptitudes,
actitudes, etc. Material elaborado por el propio DO. Redacción de documentos. Guías informativas
elaboradas por la Consejería de Educación. Informaciones y materiales que se pueden obtener por internet
y a través de diferentes asociaciones.

A nivel de recursos personales, se han volcado y se pretende que participen en el desarrollo de
este plan y en sus diversas vías de actuación desde el Orientador del centro, pasando por los especialistas
en PT y AL, profesores tutores, equipo docente, Servicio de Inspección de la Zona, Servicios Municipales y
otras instituciones implicadas, así como las familias de los alumnos, entre otros.

6.- ¿QUÉ, CUÁNDO Y CÓMO VALORAR LO QUE SE VAYA TRABAJANDO?

Para dar mayor coherencia a todas las actuaciones y ajustes que pensamos desarrollar en el centro,
pero también para garantizar la efectividad y continuidad del plan buscaremos asentar nuestras
decisiones en base a un análisis conciso de las necesidades y posibilidades de trabajo en el centro
garantizado a través de una evaluación inicial tras la cual podremos definir de forma ajustada las
propuestas de mejora y reajustar la propuesta de intervención inicial que os estamos planteando y la
programación de la misma.

Tras esto, y una vez en marcha el proyecto de trabajo, realizaremos una evaluación formativa o
continua para valorar la evolución de los diferentes programas propuestos, comprobando el nivel de
conformidad de alumnos, profesores y padres y estableciendo de ser preciso modificaciones en el
diseño de trabajo para garantizar la consecución de los objetivos previstos o para introducir nuevas vías
que se postulen como necesarias y que no estaban previstas.

Para, una vez finalizado el mismo y respondiendo a la temporalización prevista, realizar en el mes
de junio aproximadamente, una evaluación final, que nos permita constatar la consecución de los objetivos
propuestos y la toma de decisiones correspondientes sobre la viabilidad futura. Partiendo para el análisis del
grado de consecución de los objetivos, la adecuación de las actividades, el tipo de materiales,
temporalización y empleo de los mismos, grado de satisfacción de los implicados, efectos negativos y
conseguidos que no estaban previstos, etc.

Buscaremos nuevamente hacer partícipes de esta evaluación, y fundamentalmente de la evaluación
continua y final, a todos aquellos agentes implicados a lo largo de la misma (familias, tutores, alumnado,
DO, etc.) en función de los aspectos analizados y empleando para ello diversos métodos y técnicas
variadas, según el momento y aspecto a evaluar: cuestionarios, registros de observación, videos de
actividades, entrevistas no estructuradas, informes de autoevaluación, etc.

Finalmente, tras el análisis de todos los datos reflexionaremos en torno a ellos y concretaremos las
propuestas de mejora que serán plasmadas en la Memoria Final del DO y que servirán de base para los
ajustes y planes de trabajo que se desarrollarán ya en el siguiente curso.

CONCLUSIÓN : Innovación, cambio y mejora
En definitiva os proponemos que tratemos de comenzar a dar pequeños pasos, que nos encaminen hacia la
búsqueda de una entidad propia que pueda contribuir significativamente a la consecución de mejoras
escolares. Os hemos querido mostrar que nuestra tarea de asesoramiento será un recurso de cambio y
mejora viable, que parte de la concepción del centro como una comunidad social con una historia y cultura
propias, que junto con todos sus protagonistas y en el contexto en el que nos encontramos, juega cada más
un papel determinante y vertebrador en la elaboración, desarrollo y evaluación de nuestros propios
proyectos para adecuarlos de esta manera a los tiempos que nos toca vivir.

6