You are on page 1of 77

Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-

María José Corvalán - año 2008

Clases de Responsabilidad.
Primer Semestre 2008.-

18. marzo. 2008.-

Capítulo 1°: “El incumplimiento de las Obligaciones Contractuales”.

El ordenamiento jurídico, parte reconociendo a las obligaciones en la CPR del


80, “Constitucionalización del Derecho Privado”. Más específicamente del derecho de
las obligaciones. Algunos artículos que dan cuenta de esto son el art. 19 n° 23 y 24
(propiedad constitucional), n° 16 (libertad de trabajo) y n° 21 (libre iniciativa
económica).
El CC reglamenta las obligaciones en el Libro IV “De las Obligaciones en
General y de los Contratos”. El CC no regula las obligaciones sino que regula las
obligaciones contractuales. Regula algunas obligaciones que emanan de los contratos.
Le pone énfasis a las propias de la economía agraria.
Regula las obligaciones de dar de especie o cuerpo cierto. Son específicas. No
obedece al CC a las necesidades de la economía actual. No hay teoría general de las
obligaciones en el Libro IV.
El concepto de obligación que vamos a utilizar es el de Fernando Fuello y es el
siguiente: “es una relación de derecho entre dos o más personas, en cuya virtud una
parte tiene el deber jurídico de satisfacer una prestación determinada a favor de otra, a la
vez que el derecho a que el poder del acreedor no se exceda en sus límites, y a ser
liberada al tiempo del cumplimiento, y la otra parte la facultad de exigir tal prestación,
aun coercitivamente, a la vez que el deber de no excederse en su pretensión”.
Desde el punto de vista estructural, no se habla de vínculo jurídico. Se habla de
relación de derecho. Se pone en evidencia que es una relación jurídica de carácter
patrimonial. Hay un deber de satisfacer una prestación determinada. Una vez que el
deudor cumple el acreedor tiene el deber de liberarlo de la relación de derecho. Puede
exigir coactivamente, pero sin excederse en los límites.

Elementos de la Obligación.
Estructura: tiene tres elementos:
- Subjetivo: activo: acreedor que tiene el derecho personal o crédito.
Pasivo: deudor.
- Objetivo: prestación, que a su vez tiene un objeto (dar, hacer o no hacer; lo que se
reduce a cosas y a hechos).
- Vínculo Jurídico: relación de derecho. El deudor tiene una deuda y si no cumple va
tener que responder.
¿La prestación tiene que tener un contenido patrimonial o de cual otro tipo? Una
postura considera que esa pretensión debía tener un carácter patrimonial. Si no se
cumple dicha prestación no se puede tener ejecución forzada si es que la prestación no
tiene contenido patrimonial.
Ihering, señala que el contenido de la prestación puede ser de cualquier tipo.
La tercera postura es la que hoy prima, “Ecléctica” (Peñailillo y otros). No es
necesario que sea directamente patrimonial si no que al menos pueda ser avaluado en
dinero.
Roberto Ruggero distingue la prestación del interés del acreedor. La prestación
debe ser susceptible de ser avaluado pecuniariamente. Esta posición es la que justifica
que el daño moral es susceptible de ser reparado.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-1-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Fuentes de las Obligaciones.


Están tratadas en una triada de normas. Art. 578 CC, art. 1437 CC y art. 2284
CC. El código civil expresamente reconoce cinco fuentes pero pueden ser seis o siete.
Título XII, Libro IV contempla disposiciones que permite elaborar la teoría
general de la responsabilidad contractual.
El título XXV, libro IV “De los delitos y cuasidelitos civiles” permite la
elaboración de la teoría general de la responsabilidad extracontractual.

Efectos de las Obligaciones.


Según Fernando Fuello, hay una equivocación porque el pago se asocia con el
efecto de la obligación y este no es el único efecto.
Los efectos de las obligaciones abarcan muchos ámbitos importantes:
- Teoría del Cumplimiento.
- Medios Compulsivos destinados a obtener el cumplimiento.
- Teoría del incumplimiento de las obligaciones y sus consecuencias.
- Protección o tutela jurídica del acreedor.

Cumplimiento e incumplimiento de las obligaciones:


El cumplimiento puede ser clasificado de dos formas:
- Voluntario o Forzado:
Hay cumplimiento voluntario cuando el deudor cumple buenamente con su
prestación sin que sea necesario que el acreedor ejerza medios compulsivos para que se
le cumpla su interés. Es forzado cuando el deudor no cumple buenamente su prestación
y el acreedor despliega los medios compulsivos para lograr su interés.
- En naturaleza o por equivalencia:
Hay un cumplimiento en naturaleza cuando el deudor cumple la obligación tal
como había sido contraída. Hay un cumplimiento por equivalencia cuando la obligación
no se cumple tal como había sido contraída sino que de una forma sustitutiva.

Se dan las siguientes combinaciones:


1.- Cumplimiento voluntario en naturaleza. Deudor cumple buenamente y además se
cumple tal como había sido contraída en la obligación.
Por ejemplo, pago efectivo o solución.
2.- Cumplimiento voluntario por equivalencia. Se cumple por una vía sustitutiva, pero el
deudor cumple buenamente.
Por ejemplo, la dación en pago (cumple la misma obligación pero con un objeto
distinto).
3.- Cumplimiento forzado en naturaleza. Se cumple de la misma manera la obligación,
pero acá el acreedor inicia medios compulsivos.
Por ejemplo, la ejecución forzada.
4.- Cumplimiento forzado por equivalencia. Acreedor debe iniciar medios compulsivos
y no se cumple la obligación como se inició sino que por una vía sustitutiva.
Por ejemplo, indemnización de perjuicios (esto es hasta por ahí no más). Hay
una relación de género especie. Generalmente es así, la indemnización es dinero.

Incumplimiento del deudor.


Puede traer aparejada la extinción de la obligación o la exoneración (art. 45 CC:
fuerza mayor o caso fortuito). Art. 1567 CC: puede que no cumpla por fuerza mayor y
el efecto que genera depende del autor. Para algunos se extingue la obligación. Otra
posibilidad dice que lo exonera de responsabilidad civil. No responde de los daños.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-2-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

¿Cuándo hay incumplimiento?


Hay que mirarlo desde tres puntos de vista fundamentalmente:
1° Hay que ver de donde emanan las hipótesis de incumplimiento en nuestro derecho.
2° Las maneras de cómo se pueden abordad estas hipótesis de incumplimiento.
3° Obligaciones de Medios y Resultado.

En primer lugar el art. 1556 CC hace referencia a los casos en que puede
ejercerse indemnización de perjuicios.
Si nos fijamos es redactada de manera restringida, y acá se recogen las hipótesis
de incumplimiento del deudor. Hay tres hipótesis:
- Incumplimiento de la obligación.
- Cumplimiento imperfecto. Se señala el cumplimiento parcial.
- Cumplimiento en forma retardada.
Fernando Fuello dice que las hipótesis de incumplimiento recoge más casos.
Cuando el CC dice “cuando no se ha cumplido la obligación” se produce el
incumplimiento propio o absoluto. Este contempla tres sub hipótesis:
- Toda la prestación no llega a producirse.
- Cuando el deudor deja de cumplir una prestación de responsabilidad (incumplimiento
del deber de custodia, cuidado o conservación).
- Cuando no se cumplen cláusulas accidentales elevadas a la categoría de fundamentales
por la expresión clara de las partes.
La cláusula accidental es tan importante como la esencial porque es aquella que
agregan las partes.
El CC hace referencia al cumplimiento imperfecto el cual tiende a identificarse
con un cumplimiento parcial. Puede haber cumplimiento parcial, pero no es el único
caso de cumplimiento imperfecto cuando solo hay una apariencia de cumplimiento (por
ejemplo, el del traje blanco invierno).
Cuando hay cumplimiento atrasado o inoportuno es cuando no se cumple con el
plazo.
El incumplimiento supone que no hay cumplimiento. Nuestro sistema es
subjetivo (voluntad libre, buena fe, etc.) ¿Por qué no cumplió? Puede ser voluntario o
involuntario (fuerza mayor o caso fortuito).
Para ver el incumplimiento tenemos que analizar el tipo de obligación:
- Obligaciones de medio (o de prudencia o de diligencia).
- Obligaciones de resultado.
Esta clasificación es de Don René Demogue (Francés). El distingo apunta al
contenido de la obligación.
Si no hay resultado en las de resultado hay incumplimiento.
Peñailillo define a las obligaciones de la siguiente forma: las obligaciones de
medios son aquellas cuya prestación consiste en el despliegue de una actividad del
deudor dirigida a proporcionar cierto objeto, interés o resultado al acreedor. Las
obligaciones de resultado son aquellas en que el deudor se obliga a proporcionar en
forma directa e inmediata la satisfacción del interés del acreedor mediante la
satisfacción de un interés el cual se integra a la prestación.
¿Puede acogerse esta clasificación en materia de responsabilidad
extracontractual? Si también es aplicable en el ámbito extracontractual. En materia
contractual ¿a cuál tipo de obligaciones es aplicable esta clasificación? No está
determinado.
Se critica primero porque una obligación de resultado para llegar a el hay que
cumplir una serie de obligaciones de medios. Una obligación que se califica como de

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-3-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

resultado, al menos integra un comportamiento, como tal un medio, si fuera por eso
todas serían de medios.
Se critica también porque un mismo contrato puede tener ambas obligaciones.
El problema que genera esta clasificación es que legalmente el CC no permitiría
esta clasificación por lo que señala el art. 1547 CC. Esta norma contempla la presunción
de culpa en sede contractual ante el incumplimiento.

25. marzo. 2008.-

Comentarios que quedaron pendientes.


Si recordamos en la opinión de Mauricio Tapia, el gran obstáculo que existe para
aceptar la clasificación de medio y resultado, era que el art. 1547 CC, dispone en su i.
III la presunción de culpa del deudor, a que le toca al deudor demostrar que ha actuado
con la debida diligencia y cuidado.
La pregunta es ¿Cómo coordinamos el art. 1547 en relación a las obligaciones de
medio? Lo que prueba el acreedor es que el deudor no ejecutó el comportamiento
debido. Así, probaría que no actuó con la debida diligencia y eso significa que no
estaríamos siguiendo el 1547.
Daniel Peñailillo considera que no hay problemas en coordinar este art. y esta
clasificación. El art. 1547 tenemos que relacionarlo con el art. 1698. Mirado desde este
punto de vista, siempre es al deudor al que le corresponde probar, lo que pasa es que la
prueba es distinta. Siempre le corresponde al deudor probar. No se obtiene el resultado,
por lo que se presume la culpa. Tratándose de las obligaciones de medio, también el
deudor va tener que probar. La manera en que prueba es distinta si bien estemos
hablando de una obligación de medio o de resultado. Así, se superaría este grave
inconveniente.
En general, en la práctica, llegamos a conversar de estas obligaciones porque
hablamos cuando se entiende que hay cumplimiento y cuando hay incumplimiento. Hoy
este tema tiene especial importancia en el caso de las obligaciones de seguridad. Las
obligaciones de seguridad fueron originalmente una elaboración de carácter doctrinaria
que tuvo su acta de nacimiento especialmente en el ámbito del contrato de trabajo,
desde una perspectiva contractual. El trabajador antiguamente tenía una vía para
demandar y es la de la responsabilidad extracontractual, diciendo que era un ilícito civil.
La regla general es que la culpa hay que probarla. La doctrina empezó a señalar que en
determinados contratos aunque la ley y las partes no lo señalen, por la naturaleza del
contrato, hay una obligación de seguridad (por ejemplo, cuando esta involucrada la vida
o salud de las personas). En el caso en que se produjera un incidente, la culpa se
presume, la obligación se entiende incorporada en el ámbito de transporte de personas,
en los contratos de prestación de servicios médicos y en el contrato de trabajo.
Mas allá de los diversos problemas que genera la categoría de obligaciones (la
de seguridad), es si esta obligación es de medio o de resultado.
Una última postura es la del profesor Rodríguez Grez. El altera la estructura de
la obligación, el énfasis que le pone está mirado desde el punto de vista del
comportamiento que tiene que desplegar el deudor (la obligación consiste en un deber
de conducta tipificada por ley). Se obliga a un determinado comportamiento. El rol que
cumple la prestación según el es que la prestación es una suerte de proyecto que quieren
alcanzar, es a lo que aspiran. Si se obtiene ese proyecto, perfecto. Si no se consigue no
necesariamente esto va ser un incumplimiento de la obligación. Puede que si como
puede que no. A lo único que se obliga el deudor es a una conducta, un comportamiento
que se encuentra tipificado por ley. La tipificación de una conducta esta dada primero

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-4-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

en el contrato, pero además esta dada en la ley en el juego del art. 44 CC y art. 1547
CC.
El art. 44 CC, hace una suerte de descripción de un prototipo de
comportamientos, describe un modelo que hay que conseguir. El art. 1547 CC relaciona
los prototipos con la naturaleza del contrato de que se trate. La regla general, es que
cuando estamos frente de un contrato oneroso se responde hasta por la culpa leve. Si
estamos frente a un contrato gratuito, el deudor responde de la culpa grave, por lo que
basta una mínima diligencia y cuidado. En el último caso debe comportarse con suma
diligencia ya que responde hasta de la culpa levísima. A partir de esta descripción, el
deudor se obliga a ese comportamiento y a nada más. El rol de la prestación es el
proyecto que siguen las partes. Si la prestación no se cumple se le presume culpa al
deudor. El deudor debe demostrar que se comporto como debía.
Si miramos la postura de Rodríguez Grez arribamos a la siguiente conclusión,
todas las obligaciones serían de medios. No existirían las obligaciones de resultados.
Ojo con esta postura, por que extrema el análisis de la clasificación de las obligaciones
de medios y de resultados. Esta postura ha sido objeto de innumerables críticas. Una de
las críticas se las formula el mismo. Esto favorecería al deudor, ya que daría lo mismo
el resultado (art. 1546 CC; en este artículo el fundamenta su tesis, según el la norma no
dice que los contratos deben cumplirse de buena fe. Lo que dice es que se debe ejecutar
de buena fe, y no dice que debe cumplirse, no debe llegar a un resultado).

Defensas O Remedios Con Que Cuenta El Acreedor Ante El Incumplimiento.


1.- Garantía Patrimonial Universal:
La responsabilidad es de carácter patrimonial. Si efectivamente no hay
cumplimiento de parte del deudor, debemos dirigirnos contra el patrimonio de dicho
deudor. Los resabios de la prisión por deuda son las únicas excepciones. Vamos a
destacar dos y vamos a descartar un tercero que esta en materia de giro doloso de
cheque.
- 1543 n° 1
- Incumplimiento del pago de la pensión alimenticia.
Se puede solicitar el apremio al deudor cuando no cumple con una obligación de
hacer es el razonamiento del 1543. Este art. no aclara en que consiste el apremio. Pero
el 543 del CPC lo aclara (arresto o multa). El otro caso de prisión por deuda es el
incumplimiento de las pensiones alimenticias porque ahí no es procedente recurrir de
amparo. El pacto San José de Costa Rica pone como excepción a este caso.
El art. 2465 regula la garantía patrimonial universal. Este es eje de la
responsabilidad civil de carácter patrimonial.
Rodríguez Grez lo define como la afectación por el solo ministerio de la ley de
la totalidad e los bienes embargables del deudor al momento de contraer la obligación, a
fin de asegurar el cumplimiento de la misma, facultando al acreedor para exigir su
realización y hacerse pago con las modalidades y preferencias consagradas en la ley.
El CC habla de toda obligación personal (todo derecho personal personal). Esta
norma excluye las garantías especiales. Particularmente cuando hay derechos reales de
garantía que garantizan deudas ajenas. Como toda obligación personal se refiere al
principal obligado y no al que garantiza. Pero ¿qué pasa con el fiador? Es un deudor
subsidiario. Pero ¿responde con un bien determinado? No. Con todo su patrimonio.
Este art. además dice “da derecho a perseguir su ejecución”. Esto se denomina
derecho de agresión por la doctrina y se manifiesta el deber de responsabilidad que tiene
el deudor.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-5-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Da derecho a perseguir todos los bienes del deudor. No sobre bienes que
pertenezcan a terceros. Cuando el CC habla de los bienes del deudor, se refiere además
a los bienes presentes y a los bienes futuros. Eso significa que cuando un deudor contrae
una obligación, no por eso ve limitada su facultad de administración y disposición sobre
el patrimonio, por lo que puede modificar el contenido del patrimonio (subrogación
real, el bien que ingresa ocupa el lugar jurídico de el bien que sale). Puede atacar los
bienes que tiene al momento de la ejecución.

Características.
Es general ya que abarca todo el patrimonio de la persona. Abarca bienes
muebles, inmuebles, corporales e incorporales. No merma la facultad de administración
y disposición que tiene el deudor.
No es un derecho real de prenda si no que constituye simplemente una garantía
(cualquier medio que tenga como finalidad asegurar el cumplimiento de una
obligación).
La garantía patrimonial universal es universal e ilimitada. Abarca todos los
bienes, excepto los inembargables. Es ilimitada por que se produce una subrogación
legal.
Como regla general la garantía patrimonial universal es igualitaria. Art. 2469 CC
“a prorrata”; los acreedores cuando hacen valer esta garantía se miran todos como
iguales. Todo acreedor esta premunido de la Garantía Patrimonial Universal. Esta
igualdad adquiere relevancia cuando hay más de un acreedor. Y fundamentalmente
adquiere especial relevancia cuando los bienes del deudor son insuficientes para pagar
la totalidad de los créditos (se rebajan unos y otros a prorratas). Se rompe la igualdad
según lo señala el art. 2470 CC, cuando estamos frente a causales de preferencia
(ordenación de créditos: prelación de créditos, supone la división en clases de créditos).
Hay 5 clases de créditos. Según el art. 2470 tiene preferencia los de la primera, segunda,
tercera y cuarta clase. Los créditos balsitas o quirografarios no tienen preferencia
(quinta clase). Las preferencias se pueden clasificar según la ley (privilegios e
hipotecas). Los de la 1°, 2°, 4° son créditos privilegiados. Los de la 3° clase son
preferentes pero no son privilegiados por que es la hipoteca. La otra clasificación es
doctrinaria y distingue entre preferencias generales y especiales o particulares. Esta
clasificación mira a los bienes del deudor sobre los cuales el acreedor puede hacer valer
su preferencia (preferencias generales: 1° y 4° clase). Cuando la preferencia es especial,
solo puede hacer valer la preferencia sobre bienes determinados (2°: acreedor prendario
y 3° clase hipoteca). Hay leyes especiales donde también hay contempladas las causales
de preferencias (súper preferencias).
¿Qué atributos o prerrogativas otorga la garantía patrimonial universal? Derecho
de agresión y derecho de venta para pagarse con el producto de su realización.

2.- Ejecución Forzada en Naturaleza o Ejecución Forzada:


Combinaciones que se puede realizar en relación al incumplimiento forzado en
naturaleza. El acreedor pretende que le cumplan tal como la obligación había nacido.
Hoy la doctrina le ha dado un mayor grado de dedicación a este tema con la intensión de
lograr un mayor grado de sistematización. Hoy, este tema se analiza de una manera
ordenada porque esta es una de las posibilidades que tiene el acreedor para satisfacer su
interés que es el cumplimiento de la prestación y no una forma equivalente o sustitutiva.
Un poco para efectos de entender la ejecución forzada, es que tenemos que tener
conocimiento del juicio ejecutivo (las normas están en el Título 12 libro IV CC y
además del CPC en el juicio ejecutivo).

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-6-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

La razón es que no hay un orden que nos brinde el legislador sobre esa materia,
sino que la doctrina últimamente la ha sistematizado. Y vamos a destacar lo que señala
Don Enrique Barros, quien señala que cuando estamos frente a un contrato, sabemos
que este genera obligaciones de dar, hacer o no hacer. Estas obligaciones son las que
este profesor denomina obligaciones de primer grado. Se supone que estas tienen por
finalidad que el deudor las cumpla en forma libre y espontánea. Cuando no se cumplen
de manera voluntaria, viene todo el juego de acciones que puede tener el acreedor para
que se le cumpla. La primera que surge es la acción de cumplimiento en naturaleza cuyo
objetivo es que se satisfaga el interés tal cual como había sido suscrito en el contrato.
Apunta a que se cumpla la obligación de primer grado. En segundo lugar, la otra
posibilidad es que surja otra acción o acciones que son acciones de responsabilidad civil
(contractual). Estas apuntan a obtener la reparación de los daños que le haya ocasionado
al acreedor la insatisfacción de su crédito, es decir, el incumplimiento de la prestación
de dar, hacer o no hacer (artículos: 1556, 1557, 1558, 1559; no hay un orden sistemático
en el título 12 en el tratamiento de las acciones).
La ejecución forzada también se llama cumplimiento específico.
Enrique Barros dice que si no se cumple con la obligación de primer grado,
surge la de segundo grado y esta la obtengo mediante el ejercicio de la acción de
responsabilidad civil.
Como son acciones distintas, tienen requisitos distintos, y el más importante es
en materia de culpa o imputabilidad del deudor. Para hacer valer esta acción de
cumplimiento específico no requiere culpa del deudor. No es tema. Como si lo es para
ejercer la acción de responsabilidad civil contractual.
Don Álvaro Vidal dice que esto efectivamente es así. No se requiere hablar de la
culpa del deudor, sin embargo, puede llegar a ser relevante, pero no en forma directa. Si
estamos frente a una imposibilidad de cumplimiento por fuerza mayor o caso fortuito
que lo exonere o extinga la obligación, no podremos pedir el cumplimiento especifico,
aunque digamos que la culpa no es tema, porque si hay fuerza mayor o caso fortuito no
hay culpa.
La gran discusión que se produce es frente a este acreedor que no le han
cumplido, ¿puede optar entre el ejercicio de la acción de cumplimiento específico o la
acción de responsabilidad civil contractual, o hay un orden de prelación? Tenemos que
complementar las normas con el CPC. La lógica procesal de una acción de
responsabilidad civil contractual es distinta a la de la acción de ejecución forzada.
En términos generales si persigo un cumplimiento especifico, sobre que recae
este cumplimiento. ¿Que pretende el acreedor? Depende del contenido de la obligación
de primer grado. Si hablamos de obligación de dinero la ejecución recae sobre la suma
de dinero adeudada. Si no existe una cantidad de dinero, nos queda la alternativa de
agredir el patrimonio del deudor para que este se venda y obtengamos la suma de
dinero. Si era una obligación de dar una especie o cuerpo cierto, lo que persigue el
acreedor es que se le entregue esta especie o cuerpo cierto, obviamente cuando sea
posible. Cuando no es posible, la obligación se tiene que convertir en dinero y el objeto
será la obligación de la cosa mas una pequeña indemnización de perjuicios si
corresponde. Cuando es obligación de hacer el objetivo es que el deudor ejecute el
hecho comprometido. Hay distintas formas, que lo ejecute el mismo, que lo ejecute un
tercero a costo del deudor, o por ultimo, una indemnización de perjuicio. Las
obligaciones de no hacer (consisten en una abstención) en principio la destrucción de lo
hecho por el deudor en contravención a la abstención (cláusula de no competencia,
cláusula de no enajenar, etc.). El cumplimiento específico es que se deshaga lo que se
hizo.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-7-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Ejecución forzada en las obligaciones de dar.


Las obligaciones de dar consisten, por lo menos, en transferir el dominio o
constituir derechos reales limitativos del dominio. Una simple entrega es ¿obligación de
dar o de hacer? Se discute. Art. 1548 CC “la obligación de dar contiene la de entregar la
cosa”. Si lo leemos literal la entrega en Chile sería obligación de dar, a diferencia de lo
que pasa en el derecho comparado. Pero sea dicho que el alcance de este art. es preciso,
por ende, la obligación de entregar sería de hacer.
Tenemos que partir de la base que tenemos un título ejecutivo. Esta obligación
consiste en una obligación de dar. Además hay deuda liquida (que pueda ser
determinada, puede ser en dinero pero no necesariamente), actualmente exigible y
acción no prescrita (estos son los requisitos de la ejecución). Art. 438 n° 1 CPC: especie
o cuerpo cierto que existe en el poder del deudor. Art. 438 n° 2 CPC: Sobre el valor de
la especie debida y que no existe en poder del deudor y que hace su evaluación un perito
nombrado por el tribunal. La cantidad de dinero viene a ocupar el mismo lugar jurídico
que la cosa que se debía. Técnicamente esto podría no constituir un cumplimiento
específico. Esto no tiene por finalidad reparar los daños, esto solo sustituye la especie
debida ya que no se puede pagar con la especie debida.
Cuando se debe una cantidad de dinero hay un paso entre una ejecución forzada
en naturaleza y una indemnización de perjuicios, pero lo vamos a ver.

Ejecución forzada en las obligaciones de hacer.


Art. 1553 CC, es reiterado por el CPC. Hace referencia a la acción de
cumplimiento en naturaleza. No se trata, al menos en la primera parte, de una acción de
responsabilidad civil. Contempla tres posibilidades medias mentirosas, ya que para
determinar de lo que puede hacer todo va depender del contenido del hecho que se deba.
Vamos a tener que distinguir si estamos frente a un hecho fungible o frente a un hecho
no fungible. Si estamos frente a un hecho fungible, da lo mismo quien ejecuta el hecho.
Pero si el deudor no quiere ejecutar el hecho, puede hacer que un tercero realice el
hecho. Si el hecho es no fungible, el hecho lo debe ejecutar el deudor, aunque sea
apremiándolo. Si no quiere cumplir no va ser cumplimiento específico sino que
indemnización de perjuicios.
Analizar: artículos 530, 532, 533 CPC. Detallan de mayor manera el contenido
del hecho fungible o no fungible y dependiendo del contenido da soluciones distintas.
La profe destaca la solución respecto a la suscripción de un documento. El art. 1553 CC
habla de obligaciones de hacer a secas. El art. 532 CPC se pone en el caso de suscribir
un documento (por ejemplo un contrato de promesa, art. 1554 CC). La posibilidad que
tiene el acreedor si es que el deudor no quiere cumplir es que el juez proceda a nombre
del deudor y quien suscriba el documento sea el propio juez. El juez solo
excepcionalmente opera como representante legal. En segundo término es que el art.
532 contempla un plazo de carácter judicial y los plazos judiciales son la excepción.
Si no obstante el deudor no cumple, la única posibilidad que queda es solicitar
una indemnización de perjuicios (art. 1553 n° 3 CC). Se obtiene una reparación de
responsabilidad civil contractual y no un cumplimiento específico.

Ejecución forzada en las obligaciones de no hacer.


Art. 1555 CC. Depende si se puede deshacer o no lo hecho. Esta norma hace una
mezcla entre la acción de reparación de naturaleza y la de reparación civil contractual.
Técnicamente habría que deshacer lo hecho. Pero el CC no necesariamente nos lleva a
que se destruya lo hecho. Hay dos factores que se toman en consideración. Primero si la

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-8-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

destrucción es posible, y segundo, si la destrucción es necesaria. Si no se puede destruir,


no habrá cumplimiento especifico pero si una indemnización de perjuicios. Si se puede
deshacer lo hecho, pero esa destrucción es necesaria para obtener el objeto de la
obligación, ahí recién vamos a estar frente a un cumplimiento específico de la
obligación.
Cuando no se pueda destruir lo hecho o no sea necesario destruirlo, el acreedor
podrá solicitar indemnización de perjuicios (acción de responsabilidad civil
contractual). Cuando se puede destruir y esto es necesario para el objeto que se tuvo en
vista cuando se realizo el contrato. Luego cuando destruimos lo hecho estamos
ejecutando un hecho por ende las reglas de la ejecución forzada serán las de las
obligaciones de hacer.

1°. abril. 2008.-

Si nos vamos a las obligaciones de hacer y al artículo 1553 CC tenemos una


respuesta ya que hay opción para el acreedor ya que puede solicitar la indemnización de
perjuicios o la ejecución forzada, pero esto también depende de si la obligación es
fungible o no fungible. Si el hecho es no fungible debemos estar al comportamiento del
deudor. La operatividad de esa elección depende del comportamiento o actitud que
adopte el deudor. Si estamos frente a un hecho fungible, existe realmente la opción.
En el caso del art. 1555 CC en respuesta a si existe o no un orden de prelación.
En definitiva, el acreedor no tiene derecho a opción. Si no se puede hacer el
cumplimiento específico, subsidiariamente podremos exigir una indemnización de
perjuicios.
Obligación de dar. El razonamiento de nuestro legislador es partiendo de la base
de que son especies o cuerpos ciertos. El cumplimiento específico se va a dar en la
medida que existe la especie o cuerpo cierto. Se parte de la base que el cumplimiento
específico es posible, en este caso ¿se puede optar por una indemnización de perjuicios?
El CC no da una respuesta. Hay dos posturas:
- Acreedor tiene plena libertad de elección porque el CC no lo prohíbe.
- La otra postura es la tradicional mayoritaria, considera que el acreedor no
tiene derecho a opción y la indemnización de perjuicios sea de carácter
subsidiaria. Los argumentos son:
• Art. 1545 CC (Fuerza obligatoria del contrato e intangibilidad
contractual). Contrato no puede ser tocado por nadie. Si le damos al
acreedor la posibilidad de optar de alguna manera estaría modificando
unilateralmente el contrato.
• Art. 1546 CC, buena fe objetiva o contractual. Si el acreedor puede optar
libremente no estaría ejecutando el contrato de buena fe, porque el
deudor espera cumplir con lo que se había comprometido.
• Cuando la ley en materia de indemnización de perjuicios, le da la opción
al acreedor de manera expresa. Por ejemplo, en el art. 1537 CC el código
establece expresamente la opción al acreedor.
• Se dice que si se le diera opción al acreedor esta obligación se
transformaría en una obligación alternativa y la opción sería del acreedor
y para que una obligación sea alternativa esta debe haberse contraído
como tal. Art. 1499 CC.

Y ¿qué pasa tratándose de una obligación de dar un género? En este caso se


señala que también habría una suerte de norma expresa. El art. 235 n° 4 CPC en

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


-9-
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

relación a la regla tercera, nos da la respuesta. Para obtener el cumplimiento específico


de un género determinado tenemos que recurrir a las obligaciones de dinero y en estas
obligaciones siempre hay cumplimiento forzado porque la indemnización de perjuicio
también es dinero.

Los derechos auxiliares del acreedor.


Pueden incorporar a más o menos figuras dependiendo del autor que leamos. Es
una aglutinación de ciertas herramientas que ha hecho la doctrina. Están íntimamente
vinculados con la garantía patrimonial universal. Fernando Fueyo los analiza dentro de
los efectos de las obligaciones y dentro de esta tenemos la protección y defensa del
patrimonio del deudor. Son medios eficaces para lograr la conservación, calidad e
integridad del patrimonio, afecto al cumplimiento forzado.

Objetivos de los derechos auxiliares.


- Mantener la integridad del patrimonio del deudor.
- Acrecentar el patrimonio del deudor.

Se clasifican en tres grandes grupos.


• Destinados a la conservación económica del patrimonio. Mantienen la
integridad del patrimonio.
• Destinados a la integridad del patrimonio del deudor: acción pauliana, acción
oblicua y beneficio de separación.
• Medios referidos a la concurrencia de patrimonio: prelación de créditos,
inembargables de ciertos bienes del deudor, regulaciones de responsabilidad y
la empresa individual de responsabilidad limitada.

Medios Conservativos.
Tienen por finalidad mantener el patrimonio del deudor. Si enmarca en el
supuesto que el deudor mantiene la facultad de disposición y administración.
Para solicitarlas debe probar un interés; lo que se traduce en que el patrimonio
des deudor se encuentra en peligro.
Se encuentran reconocidas en varias disposiciones (art. 76 CC; art. 1078 CC; art.
1492 CC; art. 156 CC).
En las tres primeras disposiciones hay un elemento común. Son tres personas
que tienen un derecho bajo condición suspensiva, tienen una mera expectativa.
Art. 156 CC. Frente a la administración deficiente del marido, la mujer puede
pedir la demanda de separación judicial de bienes. Las razones son que el marido sea
fraudulento, insolvente, etc. ahí puede impetrar medidas conservativas.

¿Cuáles medidas se pueden impetrar?


Básicamente son las medidas precautorias.
- Prohibición de celebrar actos y contratos (típica).
- Secuestro.
- Nombramiento de interventores.
- Retención.
- Guarda y aposición de sellos (art. 1222 CC). La reglamentación está en el
art. 282 del CC.
- Confección de inventario solemne: es una medida de carácter conservativa.
Es un listado de bienes. Los inventarios pueden ser simples o solemnes (se

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 10 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

hace con las solemnidades legales). El CC hace referencia a este inventario


en:
• Materia de beneficio de inventario (art. 1247 CC y art. 1253 CC). Es un
límite de responsabilidad.
• Sociedad conyugal (art. 1766 CC y art. 1767 CC). La mujer puede
limitar su responsabilidad y la forma de hacerlo es cuando disuelva la
sociedad conyugal. Cuando acepta los gananciales tiene un beneficio de
emolumento y supone un límite de responsabilidad.
En el CPC, la posibilidad de impetrar las medidas conservatorias es más amplio
que la cosa casuística del CC. El juez es el que evalúa si hay o no interés.

Acción Pauliano Revocatoria.


Incrementar el patrimonio. Art. 2468 CC.
El supuesto es solicitar apertura de concurso o la cesión de derechos.
Art. 2467 CC, son nulos (nulidad textual), todos los actos ejecutados por el
deudor relativamente a los bienes de que ha hecho cesión o de que ha abierto concurso a
los acreedores.
Hablamos de un deudor insolvente. Cuando se dejará al deudor en quiebra la
finalidad es privarle al deudor la administración de su patrimonio. El que administra es
el síndico de quiebra, que trata de pagar las deudas (prelación de créditos) y también
debe optar por una continuidad del giro.
El art. 2468 CC dice que en cuanto a los actos que haya realizado el deudor antes
de la quiebra se podrá ejercer acción pauliano revocatoria cuando se cumplan los
requisitos.
La doctrina dice que el hecho de que al deudor se le declare en quiebra no es un
requisito para que se ejerza esta acción. Aun cuando el deudor no se declare en quiebra
si se cumplen los requisitos vamos a poder ejercerla.

Concepto.
Se dice que es aquella acción que la ley concede al acreedor para dejar son
efectos los actos del deudor ejecutados fraudulentamente y en perjuicio de sus derechos
y concurriendo los requisitos que establece la ley.

Diferencias entre la acción pauliano revocatoria y la acción oblicua.


En la acción pauliano revocatoria se parte de la base que el acreedor ejerce su
acción como tal. La acción oblicua lo es porque el acreedor ejerce la acción en lugar de
su deudor.
La acción pauliano revocatoria solo beneficia al acreedor que ejerce dicha
acción, en cambio, la acción oblicua beneficia al acreedor y a todos los demás
acreedores.
La acción oblicua se fundamenta en la pasividad del deudor y la acción pauliano
revocatoria se fundamenta en actos fraudulentos del deudor (fraude pauliano).

Requisitos de la acción pauliano revocatoria.


Tiene que tratarse de actos susceptibles de ser atacados por la acción pauliano
revocatoria (art. 2408 n° 1 y n° 2 CC). La regla general es que la amplitud de actos es
muy grande y no solamente contratos, si no que también actos unilaterales como por
ejemplo, la condonación de deudas. No puede atacarse, por ejemplo, un acto de
reconocimiento de hijo.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 11 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Con respecto a la oportunidad para hacer valer esta acción, siempre que se
cumplan los requisitos del art. 2408 CC. No debe ser declarado en quiebra ni ceder
bienes. Cuando se declara en quiebra y celebra actos, esos actos son nulos (art. 2467
CC).
Respecto del acreedor, debe cumplir condiciones. Debe demostrar un interés en
el juicio respectivo. Su interés tiene que ver con la situación económica del deudor. Este
interés debe estar presente en dos momentos jurídicos distintos:
• Cuando celebre el acto con fraude pauliano.
• Cuando acreedor demande ejerciendo la acción pauliano revocatoria.
Debe tratarse de un acreedor puro y simple. No puede estar sujeto a plazo ni a
condición.
Como requisito en la persona del deudor se le exige haber celebrado el acto
jurídico en fraude pauliano (especial ánimo de perjudicar al acreedor). Debe haber
conocimiento de parte del deudor del mal estado de sus negocios. Ánimo de perjudicar
al acreedor.
En el adquirente hay que distinguir si son actos o contratos onerosos o los que no
tienen ese carácter. El art. 2468 n° 1 CC señala que debe probarse el fraude pauliano en
el adquirente si es oneroso. Si no es oneroso no requiero probar el fraude pauliano, en la
persona del adquirente.
El CC no dice nada con respecto al sub adquirente. Una primera opinión
considera que como el código nada dice hay que deducir que como no hay acción contra
el adquirente tampoco va haber acción contra el sub adquirente.
Si por el contrario hay acción contra el adquirente se considera que habrá acción
contra el sub adquirente independientemente si este último actuó o no con fraude
pauliano.
Solo hay acción respecto al sub adquirente cuando a su vez, el acreedor puede
probar el fraude pauliano respecto del sub adquirente. Hay que determinar si es de
carácter gratuito o de carácter oneroso y ver si se puede exigir la buena o mala fe al sub
adquirente.

Naturaleza Jurídica.
El CC la califica como una acción revisoria. Una primera postura es calificar
esta acción como acción de nulidad relativa. Ese acto o contrato que celebró el deudor
con el adquirente adolecería de un vicio de nulidad relativa (el vicio sería el fraude
pauliano o dolo). El problema es que si fuera dolo, el beneficiado con la acción de dolo
no sería el acreedor si no que un tercero. El segundo inconveniente es que no
necesariamente el CC utiliza “rescisión” como sinónimo de nulidad relativa.
La segunda postura es de Planiol, que la califica como acción indemnizatoria.
Por los daños que le ocasionó al acreedor el acto o contrato del deudor. Hay fraude
pauliano, y este es mala de, similar al dolo y el dolo y la culpa son los elementos de la
responsabilidad civil.
La tercera postura (es la sana doctrina) señala que acá habría inoponibilidad de
fondo por fraude a terceros. A un tercero no le empece un acto jurídico porque no se
cumplieron ciertos requisitos de forma o de fondo. Al acreedor no le empece porque se
celebró el acto en fraude a sus derechos.

¿Qué efectos genera esta acción?


Los actos se rescinden. Se va a dejar sin efecto ese acto solo hasta el momento
del perjuicio que dicho acto cause al acreedor.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 12 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Si en cambio, dijéramos que es de nulidad hay que aplicar los efectos de la


nulidad.
La acción si genera ese efecto solo va a beneficiar al acreedor que ejerza dicha
acción. Lo beneficia porque el límite es el perjuicio que haya sufrido y además porque
los efectos de la sentencia se aplican respecto de las partes que litigaron (aplicación del
principio del efecto relativo de las sentencias).
La forma como el deudor puede evitar los efectos de esta acción es pagando el
crédito.
El plazo de prescripción es de un año contado desde la fecha de realización del
acto o contrato.

Acción Oblicua o Subrogatoria.


Beneficia al acreedor y en realidad a todos los acreedores del deudor.
A diferencia de la acción pauliana revocatoria no tiene un tratamiento
sistemático. No tiene un artículo que la consagre en forma sistemática.
Solo la tienen los acreedores cuando la ley lo dice o cumpliéndose ciertos
requisitos siempre pueden ejercerla.
Es aquella acción que la ley faculta a los acreedores a ejercer y que son acciones
o derechos del deudor, que dicho deudor no ha ejercitado porque ha sido negligente en
hacerlo.
Los sujetos concernidos son:
• Acreedor del deudor.
• Deudor del acreedor.
• Deudor del deudor.

Requisitos.
En la persona del acreedor debe existir interés (tratar de demostrar que el deudor
fue negligente en el ejercicio de la acción).
El crédito debe ser puro y simple en el acreedor.
Un requisito en el deudor es que hay que probar que el deudor fue negligente en
el cobro de sus créditos.
Un requisito que mira el crédito del deudor en contra de su deudor es que en
esos créditos deben darse los siguientes requisitos:
• Debe ser puro y simple.
• Debe ser patrimonial.
• Tiene que existir.
• Tiene que ser un crédito embargable.

Efectos.
El deudor del deudor negligente va poder oponerle al acreedor de su acreedor,
todas las excepciones que podía oponer a su acreedor.
¿Qué pasa con la cosa juzgada? El acreedor actúa en lugar y a nombre del
deudor y porque o ni no habría enriquecimiento sin causa.
El ejercicio de esta acción beneficia a todos los demás acreedores.
La acción oblicua solo se puede ejercer cuando la ley lo señala expresamente
(art. 2466 i. I y II CC; art. 1677 CC; art. 1238 CC; art. 1394 CC).

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 13 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

8. abril. 2008.-

¿Qué ocurre con la acción oblicua en nuestro ordenamiento jurídico?


Hay dos posiciones. La mayoritaria (Alessandri, Vodanovic, Fueyo) señala que
solo se puede ejercer la acción oblicua cuando hay una norma expresa que faculte al
acreedor. El fundamente es que el ejercicio de esta acción es peligrosa porque implica
un involucramiento del acreedor en los negocios del deudor.
El otro sector de la doctrina (Claro Solar) señala que como esta acción tiene su
fundamento en la garantía patrimonial universal, cada vez que se cumplan los requisitos
de procedencia, el acreedor va a poder ejercer la acción oblicua.

Disposiciones Legales donde se hace referencia a la acción oblicua.


- Art. 2466 CC:
• En el i. I, se estaría acogiendo esta acción. Lo que especifica es que la
garantía patrimonial universal se puede ejercitar solo respecto de los
bienes del deudor. Pero puede tener en sus manos bienes ajenos (puede
estar administrándolo o puede ser el mero tenedor, etc.). Los dueños de
los bienes conservan sus derechos, sin perjuicio de que puede subrogarse
en los derechos reales o personales (derecho legal de retención). El
acreedor puede subrogarse en los derechos del deudor. En el “pueden
subrogarse” hay un caso de acción oblicua expresa. Hay autores que
consideran que estos derechos reales tienen un contenido patrimonial y
pueden ser embargados por el acreedor (Manuel Somarriva). La otra
posición (más cercana al código) señala que acá hay el ejercicio de la
acción oblicua. El ejemplo más típico es el derecho que tiene el deudor
en el caso de acreedor prendario. En este caso el acreedor puede cobrarle
al deudor del acreedor prendario que es a su vez su deudor.
• En el i. II hay una remisión al art. 1965 CC y art. 1968 CC. El art. 1965
CC habla de la hipótesis de que se embargó la cosa arrendada. El
arriendo subsiste pero los derechos del arrendador los tiene el acreedor.
Sería una cesión legal de contrato. La ley obliga que el arrendador
traspase su posición jurídica del contrato a su acreedor. El art. 1968 CC
en su i. II hace referencia a la acción oblicua. Se subroga en los derechos
que tiene como arrendatario. Acá hay una cesión legal del contrato.
- Art. 1677 CC. Pérdida de la cosa que se debe y no puede cumplir con la especie o
cuerpo cierto que se debe. Esto se traduce en una imposibilidad de cumplirse.
La destrucción de la cosa se puede haber producido por el hecho de un tercero.
Se puede demandar al tercero y pedir la acción indemnizatoria. Esto podría ejercerlo el
acreedor. Sería una acción legal de la acción.
- Art. 1238 CC en relación al art. 1394 CC. El art. 1238 CC se considera la acción
oblicua, pero se mezclaría con la acción pauliano revocatoria.

El Incumplimiento Resolutorio.
Debemos evocar las obligaciones sujetas a modalidades, específicamente a las
condicionales. El CC de manera peculiar trata este tema a propósito de la condición
resolutoria (hecho futuro e incierto del cual depende la extinción de una obligación).
El tratamiento tradicional (Alessandri, Abeliuk, Claro Solar) distingue tres tipos
de condiciones resolutorias:
• Ordinaria: opera por el solo ministerio de la ley, cualquier hecho menos el
incumplimiento que extinga una obligación.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 14 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

• Tácita.
• Pacto comisorio.
El tratamiento tradicional es analizar el incumplimiento como si fuera una
condición (tácita y pacto comisorio en el tratamiento que da la doctrina).
Art. 1489 CC, se entiende que estamos frente a una condición resolutoria que
consiste en el incumplimiento de una obligación en un contrato bilateral. Si se produce
el incumplimiento la condición se cumple.
El acreedor puede optar por la ejecución de la obligación más indemnización de
perjuicios u opta por la resolución del contrato más una indemnización de perjuicios.
Cuando la condición resolutoria se explicita en el contrato se llama pacto
comisorio. Cuando además se agrega una cláusula de resolución automática pasa a ser
un pacto comisorio calificado. Es un pacto comisorio simple cuando solo reitera la
cláusula resolutoria tácita.
La doctrina tradicionalmente cuando analiza el art. 1489 CC dice que para que el
acreedor pueda optar por la resolución (tácita) se deben cumplir determinados
requisitos. La doctrina señala que para que se opte por la resolución del contrato se
deben cumplir determinados requisitos que no están señalados en el art. 1489 CC:
- Debe haber incumplimiento del deudor. Basta cualquier incumplimiento (mínima o
máxima magnitud).
- El incumplimiento debe ser un incumplimiento culpable.
- Además se exige que el que demanda la resolución, como deudor, haya cumplido o se
encuentre llano a cumplir porque, de lo contrario, se interpone la excepción de contrato
no cumplido.
- No opera por el solo ministerio de la ley, exige resolución judicial.
Hoy la doctrina comparada no analiza esto así, y nuestra doctrina también está
reparando en esto.
Lo primero que hay de destacar es que el art. 1489 CC esté en ese lugar. Se
repara eso. Se dice que tradicionalmente se estimaba que el incumplimiento se estimaba
una condición. La doctrina daba una serie de fundamentos para explicar porque ese
artículo está donde está.
1. Esta institución tendría su explicación en la voluntad de las partes en agregar
esta condición en el contrato.
2. Jorge López Santamaría: como hablamos de la condición resolutoria tácita y esto
está dentro de los efectos particulares en los contratos bilaterales, esto es un
efecto del contrato bilateral. Las obligaciones son interdependientes.
3. En la teoría de la causa. La teoría clásica de causa (causa final) supone que la
causa debería prolongarse en todo el iter contractual. Si durante la vigencia del
contrato una de las partes incumple la obligación, carecería de causa ya que la
causa de la obligación de una parte está constituida por la obligación de la
contraparte. Se puede desvincular del contrato mediante la resolución. En Chile
no es buen fundamento, porque la sanción sería la nulidad o la inexistencia.
4. Equidad.
5. reparación de daños y perjuicios porque si hay un contrato bilateral y una de las
partes no cumple esto va a producir daños y es mejor desvincularse para que no
se produzcan más daños.

Se ha dicho que antes de Pothier y con Pothier pasó al Code, y de ahí a nuestro
Código Civil. Considerar que el incumplimiento sea un hecho futuro e incierto es raro
porque todo lo que viene después del contrato es incierto. Si esto fuera condición no
reconoceríamos la envergadura del art. 1489 CC (herramienta frente al

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 15 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

incumplimiento). Debería estar en el Título XII del Libro IV, en materia de efecto de las
obligaciones.
No confundir lo que es las dos peticiones que puede hacer el acreedor:
• Optar por la ejecución más indemnización de perjuicios.
• Optar por la resolución del contrato más indemnización de perjuicios.

Peñailillo dice que el problema es que el tratamiento del CC es desastroso por


varias razones. Porque cuando esto no se toma como condición resolutoria tácita sino
que como pacto comisorio, el deudor alega nulidad del pacto comisorio porque dice que
es una condición meramente potestativa que depende de la voluntad de él (depende de él
si cumple o no cumple).
Si está en el ámbito del efecto de las obligaciones necesita un nuevo tratamiento.
Hoy se habla de incumplimiento resolutorio.
El acreedor puede optar. Tiene opción por la resolución del contrato.
Incumplimiento resolutorio.
Los autores (Daniel Peñailillo, Antonio Morales Moreno y Luís Diez Picazo),
hacen las siguientes observaciones. Cuando el acreedor se plantea esa posibilidad hay
que destacar que hay dos valores que pugnan:
• Preservación del contrato, o mantención. El contrato no solamente le interesa
a las partes contratantes, sino que también a la sociedad completa porque es
una herramienta de intercambio de bienes y servicios.
• Principio de los intereses del acreedor. Tiene una necesidad que debe ser
atendida y frente a la sospecha hay que dar la posibilidad de satisfacer sus
intereses.
Como están en pugna, en la relectura que se hace al incumplimiento resolutorio,
se ha objetivado porque no hay que perder de vista que el deudor puede llevar a cabo un
incumplimiento eficiente. Para los analistas económicos del derecho (AED), el
incumplimiento eficiente es ver si conviene más cumplir o no cumplir al acreedor.
Como existe este incumplimiento eficiente hay que ser más tolerante porque no
hay dolo o culpa tradicionalmente concebida.
Esto de pensar que para que pueda demandar la resolución debe probar culpa o
dolo es absolutamente artificial. Por eso es que hay que objetivar la resolución, el
incumplimiento resolutorio. Si hay que objetivar habría que desechar el probar la culpa
en el incumplimiento. No va ser tema.
En relación a la envergadura del incumplimiento, en la visión tradicional, el
acreedor debe probar el incumplimiento de cualquier envergadura (argumento de la no
distinción). Es discutible ya que puede que el incumplimiento sea ínfimo. ¿Frente a un
mínimo incumplimiento será justificable que el deudor se desligue del contrato? Nuestra
doctrina decía que bastaba un incumplimiento íntimo. Nuestra jurisprudencia todavía no
distingue en magnitud. Hay dos fallos:
- Corte Suprema, 1920.
- Corte de Apelaciones de Rancagua, 2002.
Hoy nadie duda que no se pueda solicitar la resolución frente a cualquier tipo de
incumplimiento. El CC italiano no admite la resolución por cualquier incumplimiento.
Principios de Unidroi, art. 7, párrafo tercero, punto 1: resolución por incumplimiento no
debe solicitarse por el incumplimiento de mínima envergadura.
¿Cómo podríamos argumentar para decir que el acreedor no puede pedir la
resolución frente a un mínimo incumplimiento? Art. 1546 CC: principio de la buena fe
contractual. El acreedor está tratando de desligarse del contrato de mala fe. Además
estaría abusando de su derecho.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 16 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

¿Cuándo o que criterios podrían utilizarse para determinar la envergadura del


incumplimiento? Hay autores que decían que podía estar supeditado a la naturaleza de
la obligación incumplida (pasado de moda).
El parámetro más conocido (doctrina española), esencialidad del
incumplimiento. Incumplimiento esencial no es lo mismo que la gravedad. Sirve para
definir cuando va haber resolución. En realidad el tema de la gravedad cumple el rol de
saber cuando no va haber resolución cuando el incumplimiento no sea grave.
Habría incumplimiento esencial cuando es importante o trascendente para la
economía de los interesados. También cuando tiene entidad suficiente para impedir la
satisfacción económica. También cuando falta la obtención de la finalidad perseguida
por el acreedor. También cuando hay frustración de las expectativas, aspiraciones o fin
del contrato. También cuando se quiebra la finalidad económica y la importancia de la
economía del contrato.
El segundo problema que se genera cuando se solicita la resolución es que al
optar por la resolución del contrato y la tramitación se hace por la vía del juicio
ordinario, más allá de la lentitud, es que al aplicar esas normas del CPC puede darse que
el deudor enerve la acción con la excepción de pago. Art. 310 CPC, excepción de pago
(excepción anómala perentoria que se puede oponer hasta antes de la citación para oír
sentencia o la vista de la causa en segunda instancia).
Nuestra doctrina dice que hay que darle una relectura al art. 310 CPC. Puede
oponer esta excepción pero siempre y cuando haya realizado el pago antes de la
notificación de la demanda de resolución.
Podría darse lugar a un problema de efectos de la resolución respecto a terceros
(art. 1490 CC y art. 1491 CC). Los efectos razonan sobre la base de dos criterios:
* Naturaleza del bien.
* Título en virtud del cual se produjo la adquisición del bien.
Nuestra doctrina dice que sería razonable que se cambiaran los efectos de la
resolución. No se haga el distingo entre bien inmueble o mueble. El art. 1490 CC y art.
1491 CC deberían refundirse.
El acreedor puede solicitar la resolución del contrato cuando haya habido
incumplimiento. En una de esas podría permitirse al acreedor solicitar la resolución
anticipada, cuando se sepa que el deudor no va a cumplir. Aun no hay incumplimiento.
El fundamento es, para que vamos a dejar que el acreedor siga vinculado a un
contrato que no le van a cumplir.
Diez Picazo dice que para que estemos frente a una resolución anticipada debe
haber un comportamiento del deudor que equivalga al incumplimiento. Dentro de los
comportamientos estaría, por ejemplo, cuando el deudor declara que no va a cumplir.
Hay autores alemanes que no están de acuerdo (por ejemplo, Ortman).
Para que se solicite se debe cumplir ciertos requisitos (resolución anticipada):
* Esta declaración del deudor no puede ser resultado de una interpelación del acreedor.
* Su voluntad debe ser absoluta e inequívoca.
* Se entiende que esta voluntad no es necesario que esté sujeta a un tipo de formalidad.
Se plantea una suerte se suspensión transitoria del contrato por parte del
acreedor rindiendo caución.
Antonio Morales Moreno, plantea que cuando se demanda la resolución existen
diversos efectos. Efectos de la resolución entre las partes. Una vez que la resolución ha
sido decretada, los efectos son casi tan radicales a los de la nulidad. Hay una similitud
importante. Hay un efecto destructor del contrato, en gran cantidad de aspecto hay que
dejar a las partes en el estado en que se encontraban antes del contrato.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 17 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

¿Se justifica que el efecto sea tan radical? En una de esas se puede decretar la
resolución pero dejar intacto los efectos del contrato en algunos ámbitos, por ejemplo,
donde vieron satisfechos sus intereses.

Capítulo 2°:
“Responsabilidad Civil”

1° “Responsabilidad civil en General”.

Conceptos, funciones, fines, principios y evolución histórica.


Hay que tener presente que el desarrollo de la responsabilidad civil se debe a la
doctrina y la jurisprudencia.
La responsabilidad jurídica en general, Rodríguez Gres señala que
responsabilidad es la aptitud de la persona o sujeto de derechos para asumir las
consecuencias de sus actos.
Responsabilidad viene de Spondere (prometer) y la agregación de Respondere
(reciprocidad).
Hernán Corral conceptualiza a la responsabilidad como “la necesidad efectiva o
eventual en que se encuentra una persona de hacerse cargo de las consecuencias
gravosas de un acto que se le atribuye como propio”.
La idea común es que yo respondo cuando me hago cargo de las consecuencias
de mi comportamiento.
La responsabilidad en general, puede ser de diversos tipos:
* Moral o ética.
* Política. Pesa sobre los entes políticos.
* Jurídica. Contravención a los deberes jurídicos. Comportamiento no se atañe a la
norma jurídica se responde.
- Disciplinaria. Se relaciona con las personas que ocupan cargos de función pública o
administración de personas jurídicas sin fines de lucro.
- Sancionatoria (Penal). Se asocia con la responsabilidad penal.
- Civil. Esta es la que nos interesa. No tiene definición legal y se han intentado variados
conceptos:
• Orlando Tapia Suárez: “la necesidad en que un individuo se coloca, de satisfacer
toda violación dañosa a la conducta que debe observar en su vida en sociedad,
sea que ella se encuentre regida por normas jurídicas, morales o religiosas”.
• Mazeaud y Tunc: “una persona es responsable siempre que debe reparar un
daño… el responsable es el que responde”.
• Mauricio Tapia: “es un juicio normativo que permite atribuir a una persona los
efectos patrimoniales de un daño provocado a otra”.
• Javier Tamayo: “es la consecuencia jurídica en virtud de la cual, quien se ha
comportado en forma ilícita debe indemnizar los daños, producidos a terceros”
• Pablo Rodríguez: “es una sanción civil, cuyo objeto es restaurar un equilibrio
originalmente instituido por el ordenamiento”.

Uno puede tratar de elaborar un concepto más general. Así podemos decir que:
“es el deber de reparar los daños producidos por el incumplimiento de una obligación
derivada de una obligación preexistente; o por la infracción del deber jurídico general
de comportarse con debida diligencia en la vida en sociedad”.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 18 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Funciones de la Responsabilidad Civil.


* Resarcitoria o reparatoria.
* Punitiva.
* Reconocimiento de derechos.
* Preventiva.
La función que se destaca es una y es la función resarcitoria o reparatoria. Para
efectos de entender porque se destaca esta función. Históricamente se entiende que la
responsabilidad civil obedece al elemento moralizador, se presenta así porque los
sistemas tributarios del derecho romano, el eje de la responsabilidad es la culpa, la
responsabilidad civil es una responsabilidad por culpa. Tiene que reparar el que causó el
daño con culpa (sistema subjetivo de responsabilidad civil). Se busca que el que causó
el daño con culpa, lo repare, lo resarza. En nuestro sistema el primer fin es la función
reparatoria.
Agregado a ello y producto de la evolución de la responsabilidad civil y además
por los sistemas razonan sobre la base de dos estatutos jurídicos, tiene que ver con si
hablamos de responsabilidad contractual o extracontractual.
En el caso de la responsabilidad civil extracontractual basada en la culpa habría
además de la punitiva, la resarcitoria y la preventiva y además la función institucional.
En la responsabilidad contractual resarcitoria y punitiva.
La finalidad principal sería obtener la separación de los daños. Reparar implica
dejar a la víctima en un estado como si nunca hubiera sufrido el daño.
Esto es una función, es un fin y como tal tiene un carácter aspiracional. No
siempre se obtiene matemáticamente que se desaparezca el daño (caso de las cirugías
plásticas).
Un eje es la culpa y el otro eje es la función resarcitoria, producto de la
evolución de la responsabilidad civil, se habla de una responsabilidad por daños porque
de alguna manera se tiende a que se reparen daños aunque no hubiera culpa.
Este tema de los daños es una de las razones por la cual la responsabilidad civil
ha tenido el desarrollo que ha tenido y además:
* La menor tolerancia de las personas frente a los daños.
* Rol del abogado.
Hay menor tolerancia al daño, a las molestias o a las dificultades. Si esto se
relaciona con el rol del abogado se ve una vía profesional para desarrollar la vocación.
Se agregan además otros fines.
Función preventiva, desde dos puntos de vista:
* Sociedad. La sociedad va intentar aminorar riesgos para prevenir daños.
* Potencial agresor, ya que va tener que reparar daños y lo sabe.
La función o fin punitiva. En el derecho anglosajón se ve muchísimo, razona
sobre la base de ilícitos típicos. Se denominan torts. Además de reparar daños hay otros
daños “punitivos” que son creación jurisprudencial. El tribunal tiene un grado de
discrecionalidad. Son una suerte de indemnización adicional teniendo como fundamento
daños adicionales.
Se critica bastante. En Inglaterra esto es mucho más limitado que en EE.UU.
porque solo la ley puede establecer uno.
Carmen Domínguez dice que ha dos manifestaciones de la función punitiva:
* Art. 1558 CC. Hay función resarcitoria en materia contractual pero no se reparan
todos los daños hay que distinguir si el incumplimiento del deudor fue con dolo
responde de todos los daños directos, pero si fue con culpa solo responde de los daños
directos previstos. Manifestación de la función punitiva.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 19 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

* Se ve también función punitiva cuando el tribunal determina la condena, la reparación


y el daño moral. Los tribunales toman en consideración la conducta del que causo un
daño.
Hernán Corral agrega una función de carácter institucional, de acuerdo al
análisis económico del derecho (AED). Los sistemas que no se fundamentan en la culpa
se denominan objetivos o estrictos.
Si toma en consideración la finalidad de resarcir a la víctima y también con la
seguridad social. Toda la sociedad contribuye con la reparación del daño.

15. abril. 2008.-

A propósito de los fines y funciones de la responsabilidad civil, no es lo mismo


hablar de fines y funciones, en estricto rigor nos referimos a que es lo que busca la
responsabilidad civil. La primera función es de carácter resarcitoria, que es la que se
pone en evidencia con los conceptos de responsabilidad civil, se pueden vislumbrar
otros fines.
Cuando el incumplimiento es con dolo se le aplica un rigor mayor de la
responsabilidad al deudor, acá se hace responsable de los daños previstos e imprevistos.
Cuando es con culpa se hace responsable solo de los daños previstos.
La función institucional o de distribución social del perjuicio, parte de otra
perspectiva. Nuestro sistema jurídico es en general un sistema de carácter subjetivo.
Esto de que se busque el resarcimiento de los perjuicios no es un absoluto porque los
perjuicios se van a reparar en la medida que dichos perjuicios sean provocados con
culpa. El factor de atribución es la culpa. La idea es que por una cuestión de política
legislativa hay diversas razones que han llevado al legislador en determinadas hipótesis
optar por reparar los perjuicios en todo evento o por lo menos prescindiendo del factor
culpa. La victima de manera más simple va tener la reparación de los daños. Esto nos
lleva al sistema de responsabilidad objetiva o estricta. Se reparan los daños que sufre la
victima prescindiendo de si el agente los causo con culpa o no. En general, esto debe ir
de la mano de un buen sistema de seguridad social o de un buen sistema de seguro
obligatorio, el riesgo se repartiría entre la sociedad y no solo el agente respondería
totalmente por el daño. Es una cuestión de política legislativa para que la víctima
obtenga de manera más sencilla la reparación del daño. A la larga la reparación de los
daños se distribuye en la sociedad. El legislador esto lo toma en consideración a las
características que tiene la víctima o al riesgo de la actividad misma.
En suma, cuando nosotros tenemos este tema de los fines o funciones de la
responsabilidad civil, la primera finalidad clásica es la función de carácter resarcitoria.
En segundo lugar la función institucional. También se agrega la función de carácter
punitiva e incluso más, la función preventiva, y agrega doña Carmen Domínguez una
función adicional que es el reconocimiento de derechos que se manifiesta en una
situación de otorgar penas simbólicas. A la víctima le interesa obtener un
reconocimiento en orden a que a ella le pasaron a llevar un derecho. El tribunal no
otorga una indemnización realista sino que una suma de carácter simbólico que
reconoce que el derecho se lesionó. En el derecho comparado este tema es bien
importante, por ejemplo, cuando el derecho que se lesiona es un derecho fundamental.
Cuando esto ocurre hablamos de la causación de un daño. La víctima puede estimar que
lo único que busca es que su derecho fue lesionado. En nuestro ordenamiento jurídico
no existe experiencia en este ámbito.
Lo de la lesión de derechos fundamentales, podría entrar en nuestro nuevo
procedimiento de tutela laboral que ya empezó a regir en dos regiones (30 de marzo), es

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 20 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

un procedimiento especial de carácter laboral, y en el la idea es que cuando el trabajador


vea lesionado un derecho fundamental por parte de su empleador recurra al tribunal.
Dentro de las medidas que puede adoptar el tribunal a través de la sentencia, la amplitud
del art. 495 del Código del Trabajo da para pensar que por esa vía podemos estar frente
al reconocimiento del derecho dentro de la responsabilidad civil.
Enrique Barros, piensa que nuestro sistema es un sistema por culpa. Obviamente
la finalidad resarcitoria de la responsabilidad civil esta clara. También se habla de fin
compensatorio de la responsabilidad civil. Este fin mira a la victima, que esta obtenga la
reparación del daño por tanto a lo que apunta es a dejar a la victima como si no hubiera
sufrido el daño y por tanto da cuenta de la justicia correctiva. Busca volver al equilibrio
que se rompió producto de la causación del daño. Es discutible q esta finalidad sea una
finalidad per se de la responsabilidad civil.

Principios en materia de responsabilidad civil.


• Principio alterum non laedere.
También conocido como principio de nemiden laedere. Este principio mira a una
suerte de deber general de no causar daño a nadie. Apunta a un punto de vista positivo
que dentro de vivir en sociedad debo evitar causar daño a otro. Esto no tiene ninguna
novedad, hay una materia que a veces se estudia en el derecho civil, que es el análisis de
la famosa figura de la situación jurídica (posición que tiene una persona respecto de una
norma jurídica). Uno estudia la situación activa y la pasiva, pero cuando nos centramos
en la pasiva dentro de ella existe el deber general de abstención que apunta a no causar
daño a nadie, abstenerme de causar daño. Se contrapone a la prerrogativa.
Esto no se encuentra en el CC así dicho, sino que este principio, como otros
principios de la responsabilidad civil, son principios que han sido objeto de la
elaboración de la doctrina y la jurisprudencia a partir de la inducción y deducción de las
normas legales, particularmente de las normas del CC.
• Principio “reparación integral del daño”
Este principio va de la mano de la función clásica de la responsabilidad civil.
Tiene una formula elaborada por la doctrina francesa y que también se va repetir en
varios textos. La fórmula es “ni más que el daño, ni menos que el daño, todo el daño”.
Tal como ocurre con el alterum non laedere, este no esta señalado en los textos
legales como tal, sino que se infiere. En nuestro derecho hay dos normas que se
destacan. Título XXXV CC. Los artículos son el art. 2314 CC, pero fundamentalmente
el i. I del art. 2329 CC. La regla general es que de ahí se extrae, a nivel de principios,
que por regla general todo daño debe ser reparado, dice el código. Ahí también estaría
ahí el deber de no causar daño a nadie.
Esto de la reparación integral del daño, mira a la finalidad resarcitoria, y de
alguna manera debemos entenderla como una aspiración de la responsabilidad civil,
supone que hay que tratar de dejar a la victima como si no hubiere sufrido el daño. Hay
que dejar a la víctima en el mismo estado en que se encontraría si no hubiera sufrido el
daño. Esta aspiración es tal, y no siempre se va a obtener en la práctica ese resultado
matemático. Si halamos de un daño material e puede dejar a la víctima en el estado
anterior pero va depender del daño que se trate, pero si hablamos de daño moral es más
difícil hacer desaparecer el daño. Más bien se obtiene en el caso del daño moral,
indemnizaciones satisfactivas (supone que para la persona que sufre es mejor sufrir con
los bolsillos llenos que nos los bolsillos vacíos).
Este principio de alguna manera ha entrado en choque con el sistema clásico
tradicional que es por culpa, porque en verdad se supone que no es que todo daño se
valla a reparar si no que se supone que se repara en la medida que se haya reparado el

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 21 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

daño por culpa. No es que le valla a reparar todo todo el daño, a menos que sea causado
con dolo. La reparación integral del daño mira a la víctima, en algunos casos de
obtendrá la reparación integral pero en otros no. La expansión de la responsabilidad
civil se ha tenido pro medio de este principio. La responsabilidad extracontractual es
llamada también responsabilidad por daños y ya no por culpa.
Esto de la reparación integral del daño es una aspiración, porque no es que todo
todo daño se repare. El daño que se repara es el daño que se prueba en juicio. Lo
estamos mirando desde el punto de vista procesal. Pesa la carga de la prueba en la
víctima, en el demandante, porque los daños son hechos y los hechos deben probarse, a
través de cualquier medio probatorio.
Esto de la reparación integral del daño es una aspiración porque se supone que
hay ciertos daños que uno debería tolerar. Se supone que los daños que se van a reparar
son aquellos daños significativos. Dentro de l vida en sociedad siempre se va a sufrir
ciertas perturbaciones o molestias. Es el costo de vivir en sociedad. Hoy el problema es
que hay menos tolerancia a los daños.
En materia contractual hay principio de la reparación integral del daño pero no e
aplica de igual manera que en la materia extracontractual (art. 1558 CC). No siempre se
va a obtener reparación integral del daño, solo cuando el deudor deja de cumplir
dolosamente. El dolo opera de forma agravante.

Evolución de la responsabilidad Civil.


Vamos a ver si hablamos de responsabilidad civil contractual o extracontractual,
porque ambos han recorrido caminos distintos.
1° Evolución de la Responsabilidad extracontractual.
Se dice que la primera reminiscencia está en el código de Hammurabi (siglo
XVII a. C.), y había una evocación a la ley del Talión. En lo que respecta al derecho
romano no hay una teoría general de la responsabilidad extracontractual. No hay una
clara distinción de lo penal y lo civil. Los crimina era de connotación pública y los
delicta eran de connotación privada. En el año 286 a. C., aparece la lex Aquilia en
donde e sanciona el daño con una cantidad de dinero que se va a dar al damnificado.
Tan importante es este hito que a la responsabilidad extracontractual también se le
denomina responsabilidad aquiliana.
Este tema es relativamente moderno. Dentro de sus orígenes se dice que se funda
en los principios de la Escuela Racionalista del Derecho Natural de Hugo Grocio. De
ahí se señala que Jean Domat (siglo XVII), habría fundado los principios generales de la
responsabilidad civil, porque distingue el incumplimiento contractual, del delito penal y
del hecho ilícito. Pothier (siglo XVIII), tomó las enseñanzas de Domat, y sus ideas son
las que se van al Code. Y si penetró al Code, llegó al Código Civil Chileno, porque el
Libro IV del CC mira al Code en la mayor parte de los temas.
El art. 1382 del Code mira la culpa en la responsabilidad.
El sistema anglosajón trabaja la responsabilidad extracontractual a partir de la
elaboración de ilícitos típicos que se denominan tort (el más típico es el “tort de
traspaso”, el daño que se le produce a una persona cuando un tercero entra a la casa).
De acá en adelante nos situamos en la segunda mitad del s XIX, donde
comienzan los problemas. Acá empieza el magma jurídico y el descalabro. El sistema
que se acoge en el Code y en los Códigos decimonónicos es un sistema basado en la
culpa, donde la culpa debe ser probada por parte de la víctima, que quiera obtener la
reparación del daño. La culpa es difícil de probar, pero no es imposible si el
razonamiento es que existen dos partes que están en una situación de meridiano
equilibrio. No es imposible acreditar la culpa. Ese es el razonamiento de los códigos

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 22 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

decimonónicos y del sistema subjetivo. El problema es que si nos ubicamos en el siglo


XIX y XX, se empieza a romper el equilibrio y por diversas razones a la víctima del
daño se hace prácticamente imposible probar el daño. El demandado generalmente esta
en una situación de preeminencia. En el ámbito de las fábricas empezó la crisis del
sistema subjetivo. Los obreros no tenían ningún tipo de protección ni un ordenamiento
jurídico protector, tampoco tenían horario, pocas remuneraciones, etc. Acá no había
contrato de trabajo, porque el derecho del trabajo propiamente tal no existía.
Teóricamente el contrato era un contrato bilateral civil (en el mejor de los casos). Los
obreros sufrían una serie de accidentes que generaban grandes daños e incluso la
muerte. Si la víctima quería demandar debía entrar a probar culpa de la empresa, y eso
se hace casi imposible y comienzan las críticas al sistema subjetivo.
Una forma de tratar de palear las críticas al sistema subjetivo, fue la ampliación
de la noción de culpa. Para facilitar la prueba por parte de la victima una forma era
entender que frente al más mínimo descuido, falta de diligencia o prudencia, calificarlo
de culpa. El mínimo descuido ya se considerar como culpa. Otra solución, que es el
sistema que adopta nuestro CC en el título XXXV, la culpa debe probarse (diferencia
con el contractual donde la culpa se presume), a través de normas legales especiales se
crean presunciones puntuales de culpa. Estas presunciones son simplemente legales,
pero también hay varias presunciones de derecho y que hoy son casos de
responsabilidad estricta (estas presunciones se encuentran entre los artículos 2320 al
2329 CC). También se trató de solucionar con la ampliación de la órbita del contrato,
esto abre todo un mundo aparte.
Otra forma como se comenzó a elaborar soluciones frente al problema de la
prueba de la culpa del hechor es mediante la expansión de la órbita del contrato.
Relacionado con un aspecto que conversábamos al principio del semestre
(patrimonialidad de la prestación). El contrato genera derechos y obligaciones con un
contenido claramente patrimonial y este debía estar expresamente establecido en el
contrato o bien mediante las normas supletorias establecidas en el ordenamiento
jurídico. En materia contractual hay una presunción general de culpa frente al
incumplimiento, pero debe probar los otros elementos de la responsabilidad contractual.
¿De qué manera se puede otorgar el beneficio de la presunción contractual a la víctima
de un ilícito civil? Esto se soluciona mediante la creación de las denominadas
obligaciones de seguridad. Esto significa que en determinados contratos, atendida su
especial naturaleza, se comenzó a entender por parte de los autores que aun cuando las
partes nada hubiera establecido y la ley nada diga, se incorporaba una obligación de
seguridad y si esta se infringía había una infracción a una obligación contractual por lo
que se aplicaba la presunción general de culpa, habría incumplimiento contractual.
Pero, obligaciones de seguridad ¿de qué? Se partió hablando de la integridad
física de las personas y más adelante integridad física y psíquica de las personas y más
adelante aun integridad de las cosas. Se produce la alteración del orden probando
beneficiando a la víctima. También se agrega la obligación de seguridad en contrato
hospitalario, de transporte de personas, luego de transporte de mercadería, etc. se
entiende en estos incorporado una obligación de seguridad ya sea respecto de personas
ya sea respecto de cosas. Hay obligaciones de seguridad esenciales del contrato (se ha
entendido, según Javier Tamayo, que son todos aquellos contratos donde la ausencia de
la obligación de seguridad hace desaparecer el contrato, por ejemplo, el contrato de
servicios médicos) o accesorias del contrato (cuando se utiliza los servicios de una
tienda de departamentos, ya que esa debe proporcionar seguridad cuando la persona se
encuentra en el local). Por esta vía, se expande en la órbita de lo contractual, por tanto la

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 23 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

discusión es “¿hasta dónde llega el contrato?”, porque si crece mucho se restringe el


ámbito de los extracontractual.
La otra manera como se encontró soluciones frente a los problemas del sistema
subjetivo fue la elaboración de un sistema distinto que se conoce como “Sistema
Objetivo de Responsabilidad”, dentro del sistema objetivo hay diversas denominaciones
(sistema de responsabilidad del riesgo, sistema de responsabilidad por el riesgo creado,
etc.). Se plantea remplazar el factor atributivo de responsabilidad (que es la culpa) por
otro criterio de responsabilidad, como pro ejemplo, la creación de un riesgo. En este
sistema objetivo una persona deberá reparar el daño prescindiendo de si obro con culpa
o no. No se prueba el factor culpa porque deja de ser el factor atributivo de
responsabilidad civil. El problema es lo que comenzó a ocurrir en la década del ‘50, ‘60,
‘70 del siglo XX. El problema es que nosotros teníamos un gran sistema elaborado
sobre principios elaborado desde Domat. Con el famoso invento de los sistemas
objetivos de responsabilidad se vio que esto favorecía a las victimas y se crearon
muchos ámbitos donde se aceptaba y se acepta este sistema, creando verdaderos
subsistemas de responsabilidad civil objetivo o basados en el riesgo, por ejemplo, de
forma inorgánica, de forma desordenada, de manera que ya nadie entendía nada.
Comienza a darse la “Crisis de la Responsabilidad Civil” que aun se vive. Es una suerte
de desorden que ha sufrido el sistema de responsabilidad civil (no decirlo así en un
examen). Aparición como hongos de sistemas inorgánicos que crean verdaderos
subsistemas con propios principios, autores, criterios, etc.
La famosa paradoja de la responsabilidad civil de Francisco Busnelli, que
consiste en que este problema comenzó con las críticas al sistema subjetivo. La paradoja
consiste en lo siguiente: esto se compara con lo que haría una persona dueña de unos
terrenos que quiere aprovechar bien el agua. Tiene un gran cauce de agua y llama a los
ingenieros para que hagan cauces y que llegue a todos lados del terrero, pero empieza a
producirse una inundación y el dueño llama a los ingenieros para que reencaucen los
cauces y no haya inundación. Se empiezan a rescatar los principios fundadores del
sistema de responsabilidad subjetiva.

Tendencias actuales.
Según Hernán Corral, un redescubrimiento de la función limitada de la
responsabilidad civil. Esto es la paradoja. Lo que se buscaba con los sistemas
inorgánicos reparar el daño a la víctima en todo evento, pero esto no es una función de
la responsabilidad civil. La función es reparar el daño pero bajo ciertos supuestos.
También se busca la delimitación de los ámbitos de responsabilidad estricta. La
tendencia es que la responsabilidad estricta y objetiva existe, pero en situaciones muy
puntuales y muy fundadas, siempre y cuando la ley lo diga expresamente. Nuestro
sistema de responsabilidad civil es un sistema general basado en la culpa, y se puede
prescindir de la culpa solo cuando la ley lo dice, y lo dice en casos muy fundados.
Una suerte de sectorización de la responsabilidad civil. No significa desconocer
que la responsabilidad civil está en el CC. Hay diversos sectores donde se manifiesta la
responsabilidad en nuestro sistema. Responsabilidad producida por daños relacionados
con el transito, responsabilidad por daños producidos por hechos médicos, daños
relacionados por decisiones judiciales, etc.
Según E. Barros, también hay una creciente superposición de la responsabilidad
civil con el sistema de seguro de accidentes. El desarrollo de los seguros se relaciona
con la expansión de la responsabilidad civil. Hoy cada vez más se contratan seguros
para prevenir la reparación de los daños a terceros, en más ámbitos, por ejemplo, el
seguro obligatorio en los vehículos motorizados, también los seguros que contratan las

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 24 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

empresas para efectos de palear los daños que se producen en los accidentes de trabajo,
también seguros que contratan las empresas para evitar resarcir perjuicios en caso de
daños medioambientales, también el seguro que se contrata en materia médica, también
existen seguros para abogados, etc. El daño no se puede reparar dos veces, porque
habría un enriquecimiento injustificado. El rol del seguro es reparar el daño, para que el
hechos no repare el daño o, por lo menos, no completamente.
Posición estratégica de las partes en materia probatoria, a través de las
presunciones de culpa, generalmente simplemente leales. Es interesante lo que se
conoce como la prueba por indicios, esto no es una alteración del orden probatorio, es
más bien técnicamente, una aligeración de la carga probatoria (yo victima tengo que
probar, pero no tengo que probar tanto). En Chile, en materia de responsabilidad civil,
hay un ámbito en que existe prueba por indicio, en el procedimiento de tutela laboral.
Este se incorporó porque se copio del estatuto de los trabajadores de España, calcado.
Los jueces actualmente van a empezar a conocer la famosa prueba por indicios
(Magallanes y Atacama).
La culpa anónima o culpa organizacional también forma parte de las nuevas
tendencias en materia de responsabilidad civil. Es un sistema basado en la culpa
organizacional o culpa en la organización o culpa difusa o culpa anónima. La hipótesis
consiste en lo siguiente: las personas jurídicas tienen responsabilidad civil y responden
por el hecho de sus órganos, la técnica para que la víctima pueda obtener reparación del
daño es que la víctima pueda probar quien fue el que causó el daño. El hecho fue de
determinada persona y responde la persona jurídica porque responde por sus
dependientes. Pero a veces la víctima no puede saber quien fue el responsable del daño.
Cuando ello es así la doctrina dice que se debe dirigir igual contra la organización
porque acá hay culpa difusa, anónima, etc.
Otra tendencia es la expansión del daño reparable, particularmente por la vía del
daño moral hoy cualquier cosa es daño moral, y por esa vía se expande el ámbito de la
indemnización que se le paga a la víctima. Se ha llegado a ciertos excesos (perjuicio por
nacer, caso Perrot, en Francia).

2° “Evolución de la Responsabilidad Civil Contractual”.


.
En materia de responsabilidad civil contractual no hay un título que la trate. En
el Título XII del Libro IV, hay normas que tienen diversos contenidos y diversos
ámbitos de aplicación y que a partir de alguna de ellas, por la doctrina y la
jurisprudencia se ha ido construyendo un sistema de la responsabilidad contractual.
Existiría una distinción en principio absoluta, entre dos estatutos jurídicos que son la
responsabilidad contractual y extracontractual.
El primer problema es el problema de la denominación, que va más allá de la
mera denominación porque tiene consecuencias. Desde el punto de vista de la
denominación, el profesor Abeliuk habla de los requisitos de la indemnización de
perjuicios. Fernando Fueyo lo ve a propósito del incumplimiento, en ese tema esta lo
referido a la ejecución por equivalencia. Pablo Rodríguez Gres dice que deben existir
requisitos para que haya incumplimiento contractual. A veces se habla de
responsabilidad contractual, a veces de la indemnización de perjuicios y a veces del
cumplimiento forzado por equivalencia ¿es o no es lo mismo? ¿Por qué se produce
esto? Hay una explicación histórica, ya que en nuestro derecho no hay un título que diga
“Responsabilidad Contractual”. En Francia también pasa esto, porque el legislador
francés nunca pensó en hacer un sistema de responsabilidad civil contractual. Cristian
Larroumet expone que como se produce el problema de la reglamentación y

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 25 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

denominación, hay autores que consideran que la responsabilidad civil contractual no


existe. Está claro que el codificador del Code no quiso elaborar un sistema de
responsabilidad contractual pero esto no significa que no existe. Lo que hizo el
legislador francés, y que nosotros también hicimos, fue decir que pasa cuando no hay
cumplimiento contractual. Puedo obtener el cumplimiento forzado o cumplimiento por
equivalencia que incluye el daño emergente y el lucro cesante, y en verdad no existiría
la responsabilidad contractual ya que la finalidad del cumplimiento por equivalencia no
es reparar el daño sino que sustituir la obligación incumplida. Es la misma obligación
incumplida que cambia de objeto. ¿Cómo cuantificamos el cumplimiento por
equivalencia? Bueno contempla el daño emergente y el lucro cesante. Sin embargo,
Larroumet se pregunta por el límite de la indemnización de perjuicios, de lo que ella
cubre respecto a lo que la obligación valía y de ahí en adelante la indemnización sería la
reparación del daño. El acreedor pide que le reparen el daño. No hay un parámetro para
distinguir lo que técnicamente represente para el acreedor la reparación del daño y el
incumplimiento de la obligación. En consecuencia de que hay responsabilidad
contractual hay, sin perjuicio de lo que pensaron los codificadores. En el hecho equivale
hablar ejecución forzada por equivalencia e indemnización de perjuicios. Esta última
representa la obligación incumplida más la reparación del daño. Nosotros hablaremos
de responsabilidad contractual por que parece más correcto.
En Chile el debate no es grave. Ramón Domínguez dice que en Chile no es
grave porque nuestro codificador claramente acogió en materia contractual un sistema
de responsabilidad civil basado en la culpa, y acogió la tripartición de la culpa y no lo
acogió en materia extracontractual y con esto se estaría reconociendo que hay dos
sistemas de responsabilidad civil independientes, uno basado en la tripartición de la
culpa y otro en donde existe culpa, pero no existe tal tripartición. Tiene un tratamiento
totalmente distinto la culpa en la responsabilidad contractual que en la extracontractual.

Tendencias Actualmente.
Una primera tendencia es el acercamiento de los dos órdenes de responsabilidad
civil, manteniendo ciertas diferencias. Una discusión es si se justifica o no seguir
manteniendo dos sistemas distintos de responsabilidad civil, porque hoy se dice en
algunos ámbitos donde había gran separación del sistema hoy ya nos hemos ido
acercando. Hoy nadie discute la resarcibilidad del daño moral en materia contractual.
La segunda tendencia es la expansión del contenido del contrato. Ya no solo se
expande por la vía de incorporar obligaciones de seguridad sino que también otro tipo
de obligaciones como por ejemplo, incorporar n el contrato obligaciones de consejo,
incorporar en el contrato deberes de información, incorporar en el contrato deberes de
cautela a otros tipos de intereses, etc. etc., al final el incumplimiento de esas
obligaciones pasan a ser contractual, y todo lo que antes era extracontractual pasa a ser
contractual. Esto trae como consecuencia que nos enfrentamos al problema de la
concurrencia de responsabilidades, mal denominado problema del cúmulo u opción de
responsabilidades.
La tercera tendencia es que hoy nadie discute la resarcibilidad del daño moral en
materia contractual. Hay contratos donde el contenido se presta para que hablemos de
daño moral. Y nadie discute que ese daño moral tiene su origen en el incumplimiento de
la obligación del contrato.
La última tendencia es que hay una mayor preocupación frente a las cláusulas
exonerativas o limitativas de responsabilidad. No es un tema nuevo. Hoy se están
analizando cada vez más y se está reconociendo a nivel jurisprudencial. No se escribe
mucho sobre el tema, eso si.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 26 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Unidad o dualidad de responsabilidad civil.


Estamos frente a dos sistemas de responsabilidad civil. Ahora la pregunta es
cuestionarse de si el hecho de q exista dos estatutos jurídicos que regulan directa o
indirectamente la responsabilidad contractual y extracontractual regula que ¿hay dos
sistemas distintos? Este es el problema de la dualidad de la responsabilidad civil. Este
cuestionamiento hoy cobra nueva relevancia ya que nos llega a analizar la justificación
de la dualidad de la responsabilidad civil. Hay tres posiciones por parte de la doctrina:
- Posición clásica o tradicional: so dos ordenes distintos de responsabilidad civil,
y habrían dos responsabilidades civiles que difieren completamente. Son dos
distintos porque tienen estructuras distintas. La diferencia está en que la
responsabilidad contractual se justifica porque surge ella cuando el deudor
contraviene una obligación preexistente. En cambio, hay responsabilidad
extracontractual cuando causo daño.
- La postura de Marcel Planiol. Planteaba que la responsabilidad civil era una
solamente y es la extracontractual. Esto porque el hace el siguiente ejercicio,
dice que hay responsabilidad extracontractual cuando llevo a cabo un hecho que
causa daño y eso se llama ilícito civil. En materia contractual también hay un
ilícito civil, cuando el deudor deja de cumplir su obligación derivada del
contrato el comete un ilícito civil y debe reparar el daño. Porque según el cuando
el acreedor pide ejecución forzada por equivalencia no está hablando de la
misma obligación, es una obligación distinta que es reparar el daño frente al
ilícito civil.
- Postura de carácter intermedia que supone considerar que la responsabilidad
civil es un todo, pero que se justifica mantener dos estatutos jurídicos porque
todavía existen aspectos que no son identificables. Hoy esta es la postura que
prima. Esto es propuesto por los Hermanos Mazeaud, ellos piensan que no son
dos cosas completamente distintas pero si se justifica mantener dos
ordenamientos distintos. Según ellos tanto la responsabilidad civil contractual
como la extracontractual constituye un problema de fuentes y también de
efectos. En cambió para Planiol es un problema de fuentes.

22. abril. 2008.-

La clase pasada, estábamos planteándonos el siguiente predicamento, nosotros


ya sabemos, que ninguno de los códigos decimonónicos consagraron dos estatutos de la
responsabilidad civil.
Particularmente uno de los mayores representantes de esta postura intermedia
son los hermanos Mazeaud que dicen que estamos frente a un sistema de
responsabilidad civil con dos aristas diferentes y que estamos frente a un problema de
efectos y de fuentes. Ellos dicen que la verdad civil es una y no podemos negar, sin
embargo, que hay dos estatutos jurídicos q se justifica que tengan tratamientos distintos
porque la responsabilidad civil es tanto una cuestión de efectos y de fuentes. Con
respecto a la responsabilidad civil contractual, esta existe cuando se deja de cumplir una
obligación preexistente en un contrato. Cuando se viola la obligación que emana del
contrato en realidad ahí estamos ubicados en una cuestión de efectos de las
obligaciones. Los daños que genere el incumplimiento no es más que la responsabilidad
contractual y desde el punto de vista del iter de la obligación seria una cosa de efectos.
Los hermanos Mazeaud dicen que también hay una cuestión de fuentes, porque ellos acá
comparten un aspecto de la opinión de M. Planiol, y cuando se viola una obligación

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 27 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

derivada del contrato surge una nueva obligación de reparar el daño, por lo que habría
un problema de fuente de esta nueva obligación. En materia extracontractual en
términos generales estamos frente a responsabilidad extracontractual cuando se comete
un delito o cuasidelito civil, y este es fuente de obligaciones. La comisión del ilícito
civil genera la obligación de reparar el daño. Es necesario determinar la procedencia o
no de la reparación del daño, de que manera se da lugar a la reparación y cual es la
cuantificación de dicho daño. Siguiendo este esquema claramente no es cierto estar
frente a la postura clásica, y tampoco es cierto lo que dice Planiol. Tanto la posición de
Planiol como la intermedia, parten de un supuesto y es que el incumplimiento de un
contrato constituye a su vez un ilícito civil, siempre. Cada vez que tamos frente al
incumplimiento contractual se configura un delito o cuasidelito civil.
Salvo casos muy puntuales que vamos a analizar con la concurrencia de las
responsabilidades, la regla general de nuestra doctrina s considerar que cuando se viola
la obligación que emana de un contrato esto no configura un ilícito civil, sino que las
consecuencias que esto genera implica que estamos mirando a la misma obligación.
Estamos hablando de las consecuencias que genera el incumplimiento de esa misma
obligación. Se produce un cambio de objeto de la obligación incumplida.
El otro puno que esta dentro de los aspectos más tradicionales que se ha
discutido, es lo referido al estatuto general de la responsabilidad civil en Chile.
Tenemos el Título XII y el XXXV. En materia de obligaciones contractuales se aplica la
responsabilidad contractual. En el ámbito de los delitos y cuasidelitos civiles se aplica la
responsabilidad extracontractual. La pregunta es que en nuestro sistema de fuentes de la
obligaciones. El art. 578 CC reconoce la voluntad y la ley como fuentes de las
obligaciones. Después tenemos el 1437 CC que es la norma más conocida de fuentes de
las obligaciones, recoge la partición perta partita de las fuentes de las obligaciones (se
acoge la postura de Pothier). Art. 2284 CC reconoce la ley, el hecho voluntario de las
partes, también reconoce indirectamente al contrato. A mayor abundamiento sabemos
que existen también la declaración unilateral de la voluntad y enriquecimiento sin causa.
Tenemos un sistema de 5 fuentes indiscutible y podemos agregar ó 1 ó 2 fuentes más.
Pero tenemos dos sistemas de responsabilidad civil. ¿Qué le vamos a aplicar a las
obligaciones cuasi contractuales, legales y a estas dos que se pueden agregar? Optar por
alguna hay que hacer referencia al estatuto general en Chile en materia de
responsabilidad civil. Tenemos 2 posturas fundamentalmente, más la de los hermanos
Mazeaud que dicen que no se puede dar una respuesta a priori. Una obligación legal,
dicen, se caracteriza porque no hay un sustrato de voluntad, no es que yo
voluntariamente busque obligarme, como tratándose de obligaciones legales esto es
mucho mas cercano a los ilícitos civiles por ende, les sería aplicable el estatuto de la
responsabilidad extracontractual. En el caso de los cuasicontratos (figura residual, art.
2284 CC, es un hecho voluntario, lícito, no convencional, que genera obligaciones –
comunidad, pago de lo no debido, agencia oficiosa, concubinato), a diferencia de los
que ocurre con las obligaciones legales, algo de voluntad hay de parte del obligado.
Esto estaría más cercano a la figura de los contratos. Deberíamos aplicar el estatuto de
la responsabilidad contractual. No habría una respuesta unitaria.
La segunda postura, nos sitúa en la discusión en Chile (clásica, Alessandri, Claro
Solar, Quintanilla). La regla general es el estatuto de la responsabilidad civil
contractual. Los argumentos son de bastante peso:
• El epígrafe del título XII se llama “del efecto de las obligaciones” y el del
título XXXV “de los delitos y cuasidelitos”. En el título XII la intención
seria aplicar esos efectos a todas las obligaciones. Las únicas fuentes

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 28 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

excluidas son las que tienen reglamentación precisa y propia en el título


XXV. El título XII sería aplicable a todas las demás obligaciones.
• El art. 2314 CC primera norma, puerta de acceso del título XXXV nos
precisa cual es el ámbito de aplicación del título XXXV. El ámbito de
aplicación son los delitos y cuasidelitos civiles.
• Alessandri, sobre todo, señala que si uno mira a lo largo de todo el CC se
puede dar cuenta que existen norma tanto en materia de obligaciones legales
como a obligaciones cuasi contractuales que de alguna manera nos dicen que
hay que aplicar el estatuto de la responsabilidad contractual. Ejemplo de ello
es lo que dispone el art. 2288 CC (agencia oficiosa), se aplican criterios
propios de la responsabilidad contractual que dice relación a la tripartición
de la culpa. Art. 2308 CC (comunidad), en este art. se ocupa la tripartición
de la culpa. Algo similar ocurre en materia de reglas sobre tutores y
curadores, que es una obligación de origen legal.

La postura mayoritaria hoy día (Carmen Domínguez, Enrique Barros, Hernán


Corral, Rodríguez Gres, se auto cita también, Ramón Domínguez Águila), la
extracontractual sería el estatuto mayoritaria. Argumentos:
• Lo que dice relación con los epígrafes. El contenido del articulado del título
XII y XXXV. No obstante el epígrafe del XII, el articulado razonando sobre
la base de los contratos. Lo que mejor grafica esto es el art. 1554 CC que es
la puerta de entrada a este título (intangibilidad del contrato). El art. 1556 CC
habla de la buena fe contractual. El ámbito de aplicación estaría delimitado y
este sería los contratos. El título XXXV, tiene un epígrafe limitado, pero si
se le el articulado uno se da cuenta que hay normas que son o pueden ser de
aplicación general y no solamente a los delitos y cuasidelitos civiles. Art.
2329 CC, no nombra a los delitos o cuasidelitos civiles, porque si no sería
una reiteración del art. 2314 CC. Se usa la regla de la utilidad, frente a la
interpretación de estas normas. El art. 2329 CC es más amplio que el art.
2314 CC.
• Hay instituciones o normas en materia de responsabilidad contractual que
son técnicamente imposibles de ser aplicadas a las obligaciones legales e
incluso a las cuasi contractuales. Art. 1551 CC, este elemento técnico que es
la constitución en mora, solo es susceptible de ser aplicado cuando hablamos
de obligaciones de carácter contractual. La constitución en mora es un
requisito de la responsabilidad contractual entonces si no se puede aplicar no
podríamos aplicar este estatuto de responsabilidad como regla general.
• En el caso de las obligaciones legales, particularmente, se señala que habría
que aplicarles el estatuto más rígido, más grave en materia de
responsabilidad civil. Esto se dice ya que se toma por ejemplo la obligación
de prestar alimentos (ley de matrimonio civil; ley 14.908), que es una
obligación de carácter legal que se mueve en el ámbito de familia. Frente a la
contravención del pago de prestar alimentos ¿qué responsabilidad civil
surge? Debe aplicarse el más grave y sería el de la responsabilidad
extracontractual y es este por dos razones: 1.- si aplicáramos la otra se podría
exonerar si prueba que actuó con toda la diligencia y cuidado y además, 2.- no
se distingue que daño es, porque dice “todo daño”.
• Una cosa es que el legislador haya utilizado los parámetros de culpa del art.
44 CC y otra cosa es decir, que el legislador quiso aplicar todo el estatuto de
la responsabilidad contractual, es decir, lo único que hizo el legislador fue

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 29 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

valerse de parámetros de culpa, de criterios objetivos de diligencia. Estos


parámetros no obstante se reconocen, están definidos en el art. 44 CC, por
ende, en las definiciones de palabras de uso frecuente, o sea, son normas de
aplicación general, se pueden aplicar en todas las normas del código.

En verdad en nuestro derecho nos vamos por al de Alessandri y la última q


vimos. Prima la segunda. Salvo una pequeña morigeración que hace enrique barros
(página 68 y 69 tratado de responsabilidad extracontractual). El dice que la regla general
es la extracontractual, pero igual hay que ver la naturaleza de la obligación incumplida
porque cuando estamos frente a una obligación legal hay que aplicar la extracontractual
pero en algunos aspectos habría que aplicar la contractual. Lo mismo pasa con la cuasi
contractual.

Sistema de responsabilidad civil. La responsabilidad estricta u objetiva.


El tema de la denominación. A veces se denomina responsabilidad objetiva, por
riesgo, teoría del hecho creado, teoría del riesgo provecho, pero en verdad hoy se habla
de responsabilidad estricta. Sistema que nace como respuesta a las críticas al sistema
subjetivo. Hay varias teorías dentro de la responsabilidad objetiva. Hoy se habla de
responsabilidad estricta por una razón técnica (Barros) ya que si se habla de
responsabilidad objetiva es fácil confundirse, porque en el sistema subjetivo se aprecia
la culpa de manera objetiva, en abstracto. Por tanto en el sistema subjetivo se aprecia la
culpa de forma objetiva. Si uno denomina al otro sistema con la palabra “objetiva” es
fácil confundirse.
Este tema ¿cómo surge? Como reacción a los problemas que presenta la prueba
para la víctima de la culpa. Caso del Remolcador Marie, 1896, Francia, fue el primer
caso que dio origen a este sistema. Este caso partía de la base que había un remolcador
que funcionaba a través de una caldera y resulta que este remolcador por casas
desconocidas explota la caldera y fallece un trabajador. El dueño del remolcador logro
acreditar que había sido suficientemente dirigente, si seguimos el sistema de
responsabilidad subjetiva se habría exonerado de responsabilidad, pero no basta con eso
porque es una actividad riesgosa y no basta con actuar diligente e igual surge la
responsabilidad civil y tiene el deber de reparar. Los exponentes son Mataja (Alemania
1888), Orlando (Italia 1894). Salleiles y Josserand (Francia 1897). La persona que
responde está llevando a cabo una actividad peligrosa per se. Además se saca provecho
económico de la actividad peligrosa. También hay fundamentos de equidad y que tienen
relación con las partes involucradas.
Algunas críticas de Marcel Planiol son las siguientes: 1.- Este sistema suprime el
elemento moral de la responsabilidad. 2.- Este sistema también paraliza la iniciativa
privada y el progreso. 3.- Tiende a convertirse en una responsabilidad por seguro.
El elemento fundamental ya no es la culpa, es la relación de causalidad. La
prueba de esta relación puede ser tan compleja como la prueba de la culpa. A mayor
abundamiento, el profesor Enrique Barros agrega que puede ser una responsabilidad
estricta calificada “casos que se exige la prueba sobre un defecto o falla de la cosa o
servicio (no a la conducta, a la cosa o servicio)”.

Casos en Chile de Responsabilidad Estricta.


Los elementos que configuran la responsabilidad estricta son casi los mismos,
excluyendo el factor dolo o culpa.
Un nuevo encausamiento de la responsabilidad civil general fundada en la culpa
y como consecuencia de este el establecimiento de casos muy definidos de casos de

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 30 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

responsabilidad estricta. La doctrina civil está conteste en orden que para estar en
presencia de responsabilidad estricta se requiere una norma legal expresa que así lo
señale. Como constituye la excepción en materia de responsabilidad civil, todas estas
normas legales deben ser interpretadas restrictivamente. En Chile uno podría decir que
en primer lugar hay claros estatutos de responsabilidad estricta a través de normas
legales expresas, se fundan esencialmente en materias esencialmente peligrosas. Estos
estatutos de responsabilidad lo vimos en la ayudantía.
Hay casos que se han considerado como responsabilidad estricta pero
técnicamente no lo son:
• Servidumbres. El establecimiento de servidumbres de carácter legal, genera
consecuencias para el predio sirviente fundamentalmente. El dueño del
predio sirviente sufre un daño, sufre un menoscabo. Don Enrique Barros,
dice que no sería responsabilidad estricta, ni siquiera es responsabilidad
civil, sería espejo del enriquecimiento injusto e incluso del enriquecimiento
sin causa.
• Responsabilidad del Estado. Cuando uno estudia la responsabilidad del
estado, que se le denomina responsabilidad extracontractual del estado, se
produce un problema. Para los administrativistas la responsabilidad
extracontractual del estado esto ha evolucionado rápidamente. Esto se funda
copiando las normas españolas y ellos usan la palabra “lesión” diciendo que
es un daño que debe repararse. La falta de servicio fue el siguiente paso y era
un factor q justifica hablar de una responsabilidad civil distinta. Esto vendría
a ser un factor tan peculiar que justifica que se cree un estatuto especial, no
es estrictamente culpa y que se funda en normas constitucionales como en la
ley de bases. Los civilistas dicen que en verdad esto no existe. Puede
aceptarse la existencia de falta de servicio pero que se ubica en la
imputabilidad, es una forma especial de manifestación de la culpa.
• Accidentes del trabajo. No se encuentra absolutamente resulto y la
jurisprudencia ha sido extremadamente vacilante. Existe la obligación de
seguridad, consagrada legalmente en el art. 184 Código del Trabajo. El
mayor problema o más bien, la gran razón por la cual se produce el
problema, es la redacción del art. 184 CT. El problema que acá se nos
produce es que no habla de responsabilidad. Este art. para poder entender
como funciona el sistema hay que vincularlo con la ley 16.744 se conoce
como ley de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, esta ley,
tiene más menos un esquema que es de seguridad social, es decir, contempla
todo un sistema de prestaciones de seguridad social que va a obtener el
trabajador ante un accidente laboral o a una enfermedad profesional. Es
independiente de la culpa o dolo del trabajador. Sin embargo, esa ley tiene
un art. 69 que dice que además de las consecuencias anteriores el trabajador
o las personas que dependen de el pueden demandar al empleador cuando el
accidente se haya producido por dolo o culpa del empleador obteniendo la
reparación de todo el daño incluyendo el daño moral. La distorsión del
sistema está en que el trabajador puede demandar de acuerdo a las reglas
generales cuando el accidente se deba a culpa o dolo del empleador. Esto
incluye incluso el daño moral. Es un daño moral contractual,
indudablemente. La norma exige dolo o culpa del empleador, por lo que se
reconduce al sistema subjetivo basado en la culpa. El problema esta en la
interpretación del art. 184. La clave de ese artículo está en la utilización de la
palabra “eficazmente”. Esa palabra se entiende como que habría

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 31 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

responsabilidad objetiva. Se produce una distorsión tremenda en el sistema.


El profesor José Luís Diez, se ha dedicado profundamente a esta materia. El
problema más grave es cuando el trabajador muere y demanda el cónyuge o
los hijos acá habría responsabilidad extracontractual, y habría que probar la
culpa frente al mismo hecho. Acá por ningún motivo habría responsabilidad
estricta, cuando demanda el trabajador, ni menos cuando demanda la familia.
Esto es responsabilidad por culpa y la profe dice que solo responde hasta por
la culpa leve.

Supuesto o Elementos de la Responsabilidad Civil Extracontractual

Hay que hacer dos precisiones antes de analizar este tema. Desde el punto de
vista de la sistematización es que vamos a estudiar de forma separa los dos estatutos,
pero hay elementos o requisitos que se van a repetir, de modo tal que si se repiten los
analizamos acá y después hacemos la referencia en materia contractual, por ejemplo,
con el daño. En materia de daño moral, los dos estatutos se han acercado. También se ha
mantenido la diferencia, la lejanía, en materia de culpa. Obviamente, la estructuración
parte de la base de lo que disponen las normas del título XXXV, pero hay que hacer una
precisión. A veces, uno acostumbra a confundir algunas instituciones, que aun cuando
guardan similitud, no tienen como finalidad reparar el daño producido por un ilícito. A
veces la consecuencia que genera un delito o cuasidelito civil se asimila a otras
instituciones del derecho y, por lo tanto, escapan a la aplicación del título XXV. El caso
de las restituciones mutuas (materias de acción reivindicatoria).

29. Abril. 2008.-

La regla general es el estatuto de la responsabilidad civil extracontractual, sin


perjuicio de algunas opiniones del profesor Alessandri y de Don Luís Claro Solar.
Existen algunas figuras que aún cuando podrían asimilarse a las consecuencias
jurídicas que se producen en un ilícito civil, no son tales, por lo que no generan
responsabilidad civil extracontractual. Estas figuras son las siguientes:

1. Restituciones Mutuas.
¿Cuándo estamos frente a las restituciones mutuas? Primero cuando se declara
algún tipo de ineficacia de un acto jurídico o contrato y debemos dejar a las partes en el
estado que estaban antes de la celebración del acto jurídico o del contrato. Las
restituciones mutuas se encuentran en materia de acción reivindicatoria.
Algo parecido ocurre cuando estamos frente a la resolución contractual. No es
tan absoluto como el efecto que ocurre con la nulidad, en la resolución el efecto es
mucho más tenue. También se aplican las restituciones mutuas cuando se ejerce la
acción reivindicatoria.
La pregunta es si en estos casos hay o no responsabilidad extracontractual. Las
restituciones mutuas razonan sobre la base de rubros de la responsabilidad
extracontractual. Ellas no constituyen responsabilidad extracontractual ya que solo
aplicamos una institución que está en relación al principio del repudio al
enriquecimiento sin causa.

2. Enriquecimiento sin causa.


Se puede mirar desde dos perspectivas. Cuando opera como fuente autónoma de
las obligaciones y cuando opera como principio del Código Civil.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 32 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

¿Cuál es el efecto del enriquecimiento sin causa cuando opera como fuente
autónoma de las obligaciones? Volver a un equilibrio patrimonial, restaurar el equilibrio
patrimonial perdido. El requisito para estar frente al enriquecimiento sin causa opere
como fuente que haya un deterioro en un patrimonio y un enriquecimiento de otro
patrimonio y que no haya solución para esta situación. Hay autores que considera que
basta con que un patrimonio se enriquezca sin que el otro se empobrezca, el habla de
atribución patrimonial. La idea es que exista una acción para volver al equilibrio y esta
es la acción in rem verso y esta apunta a solucionar el problema de la atribución
patrimonial injustificada de un patrimonio. Esta acción no tiene por finalidad reparar el
daño, acá no habría responsabilidad extracontractual. Acá hay una acción restitutoria no
indemnizatoria, como tal no estamos frente a la responsabilidad extracontractual. No es
un ilícito civil, si lo fuera no sería una fuente autónoma. Acá no hay responsabilidad
civil pro lo que no hay culpa, no hay que probar culpa ni nada.
Obviamente podría ocurrir que además se sufra daños y ahí estaríamos frente a
la acción reivindicatoria, pero esto es independiente del enriquecimiento injustificado
como fuente autónoma de obligaciones.
Ejemplo del edificio con ciertos bienes de uso común, y se celebra un contrato
de arrendamiento para que un empresario gastronómico instale un restauran. El
empresario, “se apropio de las terrazas y duplicó las mesas”, pero las terrazas no estaban
arrendadas. No hubo una disminución del patrimonio de la junta de copropietarios, pero
el contrato solo alcanzaba al salón y no a las terrazas y si hubiera utilizado solo el salón
el hubiera ganado solo la mitad de lo que ganó. Para lograr al restauración patrimonial
estaríamos frente a la acción in rem verso. Técnicamente cuenta vislumbrar un ilícito
civil. Acá no hay daños, solo es que parece injusto que se enriquezca otra persona sin
causa. Sería distinto si se hubieran causado daños a la terraza, pero ese no fue el caso.

3. Indemnizaciones por afectaciones lícitas a derechos.


Denominados “Indemnizaciones por sacrificio”, por el profesor Diez Picazo.
Nuestro ordenamiento jurídico determina que se tienen que pagar ciertas
indemnizaciones a secas, cuando produzco de una actuación lícita se vulnere un
derecho. Esto ocurre por ejemplo, 19 nº 24 CPR, en el caso de la expropiación, la ley
expropiatoria debe justificar la privación de la propiedad o sus atributos esenciales y
hay que pagar al propietario una indemnización. Esa indemnización no es de
responsabilidad civil para la civilística, porque para la civilística el tema de la
responsabilidad civil supone un comportamiento anti jurídico, anti derecho. No se
vulnera el principio de no causar daño a nadie alterun non laedere. Si se vulnera ese
principio general estoy actuando contrario a derecho. Lo que pasa cuando el Estado
paga la indemnización frente a una ley indemnizatoria el Estado está llevando a cabo un
comportamiento amparado por las normas jurídicas, desde este punto de vista estamos
frente a una actuación lícita, por lo que esa indemnización no es una indemnización de
perjuicios por la responsabilidad civil. No es responsabilidad civil en el Estado. El pago
de esa indemnización es condición para que yo pueda llevar a cabo esa actuación lícita
que es privar del derecho de dominio al dueño. Esto lo opinan los civilistas. Los
administrativistas piensan que si seria responsabilidad extracontractual del Estado.

Ciertos conceptos previos

Todavía hay autores que utilizan estos conceptos como por ejemplo, Don René
Moreno o Alessandri. Se dice que la responsabilidad civil en sede extracontractual
puede ser una responsabilidad simple o puede ser una responsabilidad compleja. La

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 33 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

doctrina contemporánea no utiliza estas denominaciones. Estamos frente a la


responsabilidad simple cuando el agente o hechor, o sea, el que llevo a cabo el ilícito
responde por su propio hecho (art. 2.329, números 1, 2 y 3 CC), supone lo que se
conoce como la responsabilidad por el hecho propio. Habría responsabilidad compleja
en aquellos casos en que el agente o hechos, el que responde civilmente no cometen
directamente el daño sino que el daño se ocasiona ya sea por el hecho de otra persona,
por el hecho de un animal o por el hecho de una cosa (art. 2.320 CC). Esta norma es
extremadamente importante, de gran aplicación práctica, la jurisprudencia le da una
tremenda aplicación a este artículo. Yo respondo por el hecho de mi dependiente, o sea,
en esta concepción clásica, no respondería por el propio hecho, de manera tal que se
convierte en un tercero civilmente responsable, porque no causo el daño sino que lo
causó el dependiente. Se conoce como casos de responsabilidad por el hecho ajeno, y a
mayor abundamiento, hay un tipo dentro de los casos de responsabilidad por el hecho
ajeno que se llama responsabilidad vicaria que existe en el derecho comparado y en
algunos casos en chile y opera cuando se responde por el hecho del dependiente pero sin
considerar la diligencia o cuidado del que esta a cargo el dependiente. Sería un caso de
responsabilidad estricta la responsabilidad vicaria, pero en el art. 2.320 CC si hay que
probar la culpa por lo que sería compleja pero no vicaria. También ocurre en el caso de
la responsabilidad de los animales. El art. 2.326 y el art. 2.327 CC regulan este tema, en
materia de animales fieros. El que tiene el animal fiero responde por el daño que se
ocasionó. Con la responsabilidad por el hecho de las cosas pasa lo mismo.
Hay autores que dicen que acá hay un retroceso en el nexo causal. Por ejemplo,
si tenemos a la víctima y al hechor que es un dependiente y tengo al empresario
(dejamos de lado la responsabilidad vicaria). La víctima era una señora que iba
caminando por la calle y el hechor es un chofer de la empresa de transporte. El dueño de
la empresa transportista es nuestro empresario. El daño fue causado por el dependiente
que conducía el vehículo al atropellar a la señora. El empresario responde porque la ley
permite que retrocedamos un eslabón en el nexo causal en la cadena de responsabilidad,
para que responda como tercero civilmente responsable. Pero ¿Por qué responde el
empresario? Por el hecho de él, porque no fue lo suficientemente cuidadoso, por
ejemplo, en la elección del dependiente, en este caso sería del chofer del vehículo de su
empresa de transportes.

Relevancia del Distingo entre Delitos y Cuasidelitos Civiles.

Nosotros sabemos que nuestro Código Civil las fuentes de las obligaciones son
los delitos civiles (hecho que causa daño cometido con dolo) y cuasidelitos civiles
(hecho que causa daño cometido con culpa, en sentido estricto). El Código Civil
distingue entre delitos y cuasidelitos civiles, esto ¿tiene alguna relevancia? Cuando
estudiamos los principios de la responsabilidad civil dijimos que había un principio de
reparación integral del daño y este se manifiesta en toda su expresión porque en materia
contractual esto tiene una morigeración (art. 1.558 CC). Hay que distinguir. Desde el
punto de vista netamente del Título XXXV no habría ninguna diferencia jurídicamente,
porque da lo mismo si hay dolo o culpa, porque en rigor resulta que el agente o hechos
va tener que reparar íntegramente el daño igual (art. 2.329 i. I CC). Jurídicamente no
habría ninguna diferencia, de ahí que se ha dicho que se debería eliminar los delitos y
cuasidelitos civiles y deberíamos hablar de “actos ilícitos”. Pero se ha dicho que hay
ámbitos accesorios donde puede tener relevancia. Por ejemplo, con la función punitiva y
relación con el daño moral, este sería más alto cuando se produce el daño con dolo, pero
esto es fáctico y no legal, pero también hay que explicitar los criterios o parámetros para

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 34 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

fijar el monto de la indemnización. Otro ejemplo, es el caso de las cláusulas de


irresponsabilidad civil, si nosotros estimamos que puede haber cláusulas de
irresponsabilidad civil en el ámbito extracontractual, si tienen por finalidad hacer
irresponsable al agente del delito civil son anulables, porque condonaríamos el dolo
futuro, pero si serían eficaces al cometer un cuasidelito civil, porque no se condona el
dolo futuro.

Supuestos o Elementos de la Responsabilidad Extracontractual

La responsabilidad extracontractual tiene un análisis similar al que se hace en


derecho penal parte general.
¿Cuáles son los supuestos, requisitos o elementos? Depende del autor. Hay dos
grandes corrientes de opinión en la doctrina. Hay un grado de diferencia radical en
orden a cuales son los requisitos. El problema esta en la enunciación.
• Alessandri (año 1943), distingue entre el hecho del hombre, capacidad, daño,
relación de causalidad y culpabilidad en términos generales (se refiere al dolo o
la culpa).

• Para Hernán Corral y Pablo Rodríguez Gres los requisitos son el hecho del
hombre, la anti juridicidad, el daño, la relación de causalidad y la imputabilidad.

• Para Enrique Barros los requisitos son una acción libre de un sujeto capaz,
realizado con dolo o negligencia, que el demandante haya sufrido un daño, que
la acción culpable y el daño exista relación causal.

• Tapia, habla de culpa, causalidad y daño. Un grupo le da autonomía a la anti


juridicidad y otro grupo la une a la culpa porque la anti juridicidad no podría
separarse de la culpa, no tendría autonomía.

El hecho del hombre: hay un grado de consenso en lo que respecta a los autores.
La piedra angular es el hecho que lleva a cabo una persona, el hecho del hombre. Lo
primero que hay que señalar es que es lógica la responsabilidad compleja porque para
que halla responsabilidad contractual siempre tiene que haber una persona que lleve a
cabo el ilícito porque ni la cosa ni el animal van a poder responder. Hay que ver cual es
el acto humano que vino a ser causa de ese daño. Eso ocurre en el caso del animal fiero.
Lo segundo que habría que decir es que el tema de las personas jurídicas lo vamos a
dejar aparte para analizarlo a propósito de la capacidad. La persona jurídica, la persona
en si misma considerada no es persona humana, pero acá hay un acto humano pero lo
vamos a comentar a propósito de la capacidad.
Donde comienzan a presentarse a nivel de la doctrina en relación a este primer
elemento. Se produce en lo que se exige para que este humano sea configurativo de
ilícito civil. Pablo Rodríguez Gres hace un análisis absolutamente objetivo del hecho
humano, basta con cualquier hecho del hombre, puede ser voluntario o involuntario e
independientemente de aquello va estar presente el requisito, un hecho de un sonámbulo
o un acto reflejo serían actos humanos. Sin embargo, el profesor Hernán Corral dice que
el hecho debe ser voluntario, de igual forma, Enrique Barros dice que el hecho debe ser
subjetivamente imputable, o sea, debe ser voluntario. El tema de la voluntariedad que
exige Enrique Barros, no significa que estemos mirando el factor dolo o culpa, acá hay

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 35 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

un análisis preliminar, basta que sea un acto libre, que la conducta humana sea respuesta
a la libertad humana, debe obedecer a una posibilidad de decidir.
El segundo requisito es la capacidad delictual o la capacidad cuasi delictual.
Desde el punto de vista contractual ser capaz tiene como fundamento la voluntad y la
posibilidad de discernir lo que están haciendo y las consecuencias jurídicas. En materia
delictual el Código no es tan exigente, le basta al legislador que el agente tenga la
posibilidad de discernir en que es lo correcto y que es lo incorrecto. Hay un grado de
similitud en la regla general, acá todas las personas son capaces, salvo que la ley declare
expresamente incapaces extracontractualmente.
¿Quiénes son incapaces extracontractualmente? Art. 2.319 CC. Desde el punto
de vista penal, son incapaces los menores de 14 años. En materia contractual se adquiere
la plena capacidad a los 18 años, antes puede ser incapaz absoluto o relativo. Los
incapaces extracontractualmente son los dementes y los menores de 7 años, de modo tal
que el que ha cumplido 7 años o más son capaces extracontractualmente, si tiene entre 7
años y 16 años puede ser declarado sin discernimiento y ahí también podría ser incapaz.

- Demente:

Palabra propia de una ciencia o arte, hay que darle el significado que le da los
que profesan esa ciencia o arte. Se le da un alcance más amplio que el de la psiquiatría.
Están privados por cualquier causa, extrínseca o intrínseca (endógena o exógena). Tiene
sus facultades mentales perturbadas totalmente. Es demente quien está privada de razón,
no son relevantes los motivos los cuales no tiene razón, pero la diferencia con la
capacidad contractual, en el decreto de interdicción (art. 465 CC). El decreto de
interdicción en sede extracontractual es solo un antecedente para su incapacidad. Hay
que probar igual si al momento de celebrar el acto se podía distinguir si lo que hacía
estaba bien o mal, si era correcto o incorrecto. El decreto de interdicción no es
definitivo ni definitorio.

- El Infante o Niño:

No tiene la posibilidad de discernir entre lo correcto o incorrecto hasta los 7


años. La diferencia de las edades es porque es menos exigente en materia
extracontractual. Si tiene entre 7 y 16 años habrá que acreditar si tuvo o no
discernimiento para ver si tiene o no capacidad.

¿Quién responde por el incapaz? El guardián (art. 2.319 CC). La víctima puede
obtener reparación de los daños pero no demandando directamente al incapaz. El
guardián es aquella persona que se encuentre a cargo del incapaz, siempre y cuando, se
le pueda imputar negligencia. El Código no dice quien es el guardián. Lo que hizo el
incapaz no es delito ni cuasidelito civil, solo es un hecho que causa un daño. El
guardián es quien tiene a su cargo al incapaz al momento de realizar el hecho. Esto hay
que determinarlo caso a caso. Los curadores del demente son curadores de bienes y a
veces curadores de las personas. Hay que ver si tiene la custodia personal para ver si
puede o no ser guardián. Puede ser también un establecimiento psiquiátrico el guardián
de un demente. En el caso de los menores de 7 años o los que teniendo entre 7 y 16
actuaron sin discernimiento. Podría ser padre, madre, ambos, la nana, etc., para que
responda este guardián el Código dice que además tiene que imputársele negligencia.
Hay que probarle al guardián culpa. La víctima debe probar la culpa en juicio.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 36 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Art. 2.325 CC. Le da la posibilidad de solicitar restitución de perjuicio en contra


de quien cometió el daño siempre y cuando el que cometió el daño sea capaz
extracontractualmente, por lo que no tiene derecho a repetir en contra del incapaz.
La regla general es que hay que probar la culpa del guardián para que responda y
se le impute el hecho ilícito. Pero hay un caso en que la culpa de presume, y es el art.
2.321 CC, no es necesario probar la culpa al padre o madre que sean cometidos por los
hijos menores. Estos hijos pueden ser capaces o incapaces extracontractualmente. Los
padres son los responsables tengan o no tengan el carácter de guardián al momento de
realizarse el acto.
El art. 2.318 CC debería analizarse en otro ámbito y no en la capacidad. Se
aplica también a los drogadictos. El se puso en el estado de ebriedad, por ende, es
plenamente voluntario. Cuando no hay voluntariedad de quedar ebrio no hay
responsabilidad.

¿Qué pasa con la responsabilidad extracontractual respecto a las personas


jurídicas? Nunca se ha dudado sobre su capacidad desde el punto de vista de la
capacidad negocial, contractual, fundándose en lo que dispone el art. 545 CC. Lo raro es
que si ha sido objeto de debate el tema de la responsabilidad extracontractual. En un
primer momento se consideró que las personas jurídicas no tenían capacidad
extracontractual, fundamentalmente porque se hacía un estudio desde el punto de vista
de la culpa. Se entendía que había que tener un factor de subjetividad al causar el daño y
la persona jurídica, que es una entelequia, no puede tener esta voluntad. Esta postura es
propia de la teoría de la ficción. Si seguimos la teoría del órgano, desde luego la persona
jurídica puede tener personalidad extracontractual, porque los órganos de la persona
jurídica son los agentes, representan a la persona jurídica. Art. 551 CC. Actualmente el
derecho contemporáneo avanza un poco más, el se pregunta por donde se encuentra el
centro de decisión de la persona jurídica, qué estamento toma las decisiones dentro de
las personas jurídicas. Los representantes, los agentes, los gerentes, las juntas directivas,
etc., si ellos son aquellos en los cuales esta centrado la decisión y la administración, esas
personas van a responder extracontractualmente por esa persona jurídica. Las personas
jurídicas pueden responder o por el hecho propio o por el hecho ajeno. Por el hecho
propio responde si se puede determinar que persona natural como centro de decisión fue
la que adoptó la decisión o el comportamiento que causa daño. La segunda posibilidad
es que no se pueda determinar que persona natural causó el daño, y por consiguiente se
configura lo que se conoce como la culpa en la organización o culpa difusa. También
puede responder por el hecho ajeno, particularmente por sus dependientes, acá va haber
una responsabilidad por la mala elección del dependiente o por no haber vigilado bien al
dependiente.

-- Hasta acá la Primera Solemne --

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 37 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

13. mayo. 2008.-

Un elemento discutible: La Antijuridicidad (Tercer elemento).

Acá, detengámonos a propósito de el análisis que se hace de la configuración del


delito y cuasidelito civil es un análisis similar al delito y cuasidelito penal. Hay que ver
si están presentes los requisitos del tipo. En materia de derecho penal, uno de los
elementos es la Antijuridicidad. Los civilistas han tomado algunos elementos y
comentarios de los penalistas para efectos de entender el delito y el cuasidelito civil. Sin
embargo, lo primero que vamos a constatar es que no existe un consenso por parte de la
doctrina nacional es orden a determinar si la Antijuridicidad constituye o no un requisito
o elemento autónomo del ilícito civil. No significa esto que para los civilistas el llevar a
cabo un hecho que causa daño no es un acto contrario a derecho.
Hay dos opiniones. Por una parte existen autores que consideran que la Antijuridicidad
se configura de manera independiente de la culpa. Pero hay otra corriente de opinión
que considera que la Antijuridicidad queda incorporada dentro del elemento culpa, y no
tendría el carácter de elemento autónomo en el ilícito civil. Los autores que consideran
que constituye un elemento autónomo son Pablo Rodríguez Gres y Hernán Corral en
nuestro derecho y en el derecho comparado don Luís Diez Picazo. El resto de la
doctrina (Arturo Alessandri, Enrique Barros, Mauricio Tapia), consideran que no
constituye un elemento autónomo.

• Primera Postura, Doctrina de Pablo Rodríguez Gres:


Señala que la forma como se construye esta Antijuridicidad es a partir del art.
2.329 CC, especialmente en su inciso 1°. El hace un distingo, el dice que en primer
termino es un elemento obviado por los autores pero es un elemento de toda lógica que
tenga autonomía ya que si la Antijuridicidad no tiene autonomía como explicamos que a
veces una persona lleva a cabo un acto con culpa y no responde por su hecho.
Además, Pablo Rodríguez Gres hace un distingo y habría una Antijuridicidad
formal y una Antijuridicidad material. La Antijuridicidad formal se presentaría en todos
aquellos casos en que una persona contraviene una norma expresa. El legislador no
construye tipos de ilícitos civiles no describe conductas típicas civiles. En materia civil
no existe la construcción de tipos civiles como regla general, pero hay ciertos casos en
que el legislador construye tipos civiles. El Código Civil tiene varios ejemplos, uno de
ellos es lo que ocurre en el art. 1.768 CC, en materia de sociedad conyugal. El tema es
que en estos casos donde el legislador desciende y tipifica un ilícito civil (ilícito civil
típico), para Pablo Rodríguez Gres habría un caso de Antijuridicidad formal, cuando se
contraviene esta norma expresa. En los demás casos que constituirían la regla general,
estaríamos frente a una Antijuridicidad material, porque el legislador no ha descrito una
conducta en forma concreta. Se configura cuando se contraviene el ordenamiento
jurídico y se causa daño causando un ilícito civil que no es típico. Pablo Rodríguez Gres
distingue porque la Antijuridicidad material estaría comprendida en lo que dispone el
art. 2.329 i. I. Para que el comportamiento sea antijurídico no basta el puro
comportamiento sino que se necesita además dolo o culpa, por lo que estaría
contemplado en el 2.319 i. I. En los casos formales se pueden construir en forma
desligada del dolo y de la culpa y pueden ser casos de responsabilidad estricta. Los
ilícitos civiles típicos, salvo que exijan el dolo o la culpa, van a ser casos de
responsabilidad estricta.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 38 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

• Primera Postura, Doctrina de Hernán Corral


Hay Antijuridicidad cuando hay infracción a un deber legal expreso o en la
trasgresión del principio general que no es lícito dañar son causa justificada a otro.
Destaca la opinión de Diez Picazo, la Antijuridicidad del derecho civil es distinta a la
del derecho penal. Acá hay una Antijuridicidad mucho más amplia porque no hay
requisitos de tipicidad en términos general. Acá se infringiría en nemiden laedere.
Listado de casos del CC en donde hay ilícitos típicos:
- Art. 423 CC, en materia de tutela y curaduría.
- Art. 631 CC, en materia de la ocupación. Es una norma bien importante.
- Art. 927 CC y art. 934 CC, en materia de acciones posesorias. Se ven en juicio
sumario. Se puede demandar perjuicios por parte del poseedor o del legitimado
activo de la acción de que se trate. Se discute si con respecto a una acción de
perjuicio, si se hace valer responsabilidad civil extracontractual ¿procede que se
conozca esta indemnización de perjuicios en el mismo juicio sumario? Algunos
dicen que no es procedente ya que de alguna manera cuando estamos frente a la
necesidad de hacer valer la responsabilidad extracontractual esto es materia de
un juicio ordinario de lato conocimiento.
- Art. 1.287 CC.
- Art. 1.336 CC.
- Art. 1.768 CC.
- Art. 1.792, punto 2 CC.
- Fuera del CC nuestro ordenamiento jurídico puede contemplar otros ilícitos
jurídicos típicos, por ejemplo, en el código del trabajo cuando se tipifico el
acoso sexual.

Hernán corral no tiene tanta diferencia con el profesor Pablo Rodríguez Gres.
Hay Antijuridicidad porque de lo contrario no se puede entender que se podría exonerar
de responsabilidad extracontractual aunque se haya causado un daño con culpa. Esto va
a pasar cuando concurra una causal de justificación. Lo que critica Hernán Corral de la
posición de Pablo Rodríguez Gres es el análisis de decir que la Antijuridicidad formal
se presenta, por regla general, sin dolo o culpa, ya que si fuera así estaríamos
extendiendo las hipótesis de responsabilidad estricta, lo cual no concuerda con nuestro
sistema de responsabilidad civil por culpa. El reflexiona sobre lo que dicen algunos
administrativistas, acá no habría responsabilidad contractual sino que simplemente son
actuaciones que tienen como condición el pago de determinadas somas para llevarlas a
cabo.

• Segunda Postura: la Doctrina de Mauricio Tapia


La Antijuridicidad en el derecho alemán era un elemento autónomo y nosotros la
habríamos copiado. Incluso en Alemania es difícil de ser aplicado. Es una cuestión de
carácter estéril.

• Segunda Postura: Doctrina de Barros


La culpa existe cuando se infringe un deber general de cuidado y causo daño y
eso es antijurídico entonces, en Chile la culpa civil seria lo mismo que la
Antijuridicidad. La Antijuridicidad no tendría autonomía.
Toda nuestra doctrina nacional analiza como causales exonerativas de
responsabilidad extracontractual las causales de justificación. Para los autores en que la
Antijuridicidad es un elemento autónomo las causales eliminan la Antijuridicidad. Pro

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 39 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

para la segunda postura las causales de justificación eliminarían la culpa. El resultado


final es el mismo.

Causales de justificación.
No están tratadas en forma sistemática. Han sido analizadas y sistematizadas por
la doctrina y han sido corroboradas por la jurisprudencia.
- Actos ordenados o autorizados por el derecho.
Una persona lleva a cabo un determinado comportamiento sancionado por el
comportamiento jurídico y causa daño. Por ejemplo, en el ejercicio de las facultades
discrecionales. En el caso de una sociedad donde el gerente toma decisiones dentro de
sus facultades, de negocios. La decisión que adoptó le trajo un perjuicio a la sociedad.
No responde extracontractualmente con la sociedad, porque el acto es autorizado por el
ordenamiento jurídico. Es amparado por la ley.
El otro caso que la doctrina (específicamente el profesor Hernán Corral) agrega
es aquellos casos donde yo ejerzo un derecho subjetivo, y en el ejercicio de este derecho
subjetivo causo un daño, por ejemplo el ejercicio del derecho de la libertad de expresión
o el ejercicio de una actividad económica determinada. Acá estaríamos frente a una
causal de justificación porque aunque cause daño estaba ejerciendo un derecho de
carácter subjetivo amparado por el derecho. Acá habría que tener cuidado con el
segundo caso. Se dice que el límite para poder hacer valer esta causal de justificación es
cuando el ejercicio del derecho implica el abuso del derecho.
- Obediencia debida
Opera de forma similar que en materia de derecho penal. Se agrega que para que
opere en materia civil (específicamente el profesor Enrique Barros), ella no opera
automáticamente, no basta para que aquel que se exime de responsabilidad
extracontractual representar la acción, lo importante es que para que opere como causal
eximente la actuación del inferior en jerarquía no tiene que haber sido manifiestamente
contraria a derecho. Por ejemplo, en un hospital existe una enfermera que ve a un
paciente que se está desangrando en el piso y resulta que la jefa de las enfermeras
ordena que las enfermeras vayan a la sala de urgencia porque hay un desastre. No se
eximiría de la responsabilidad de salvar a el desangrado pro que su actuación es
manifiestamente contraria a derecho. Si fuera manifiestamente legal se exoneraría si
existiera una fuerza irresistible.
- Legitima defensa
Tiene más o menos los mismos requisitos. Opera de manera sumamente similar
que en el derecho penal. En materia civil (algunos autores) se considera que no
necesariamente debe existir el tema de la proporcionalidad.
- Estado de necesidad
Los bienes jurídicos que están en colisión no pueden ser la vida o salud de una
persona porque es un bien jurídico de mayor entidad. La diferencia con el derecho penal
están en las consecuencias. En materia civil el estado de necesidad es una eximente de
responsabilidad extracontractual, por lo que no se reparan todos los perjuicios al titular
de los bienes jurídicos que fueron sacrificados, sin embargo, lo que si procede respecto
del dueño de los bienes jurídicos sacrificados es que puede ejercer una suerte de acción
de restitución para que el titular de los bienes jurídicos salvados le restituya el sacrificio
económico que sufrió. Ejemplo del camión con agua mineral para apagar el incendio.
- Aceptación voluntaria de los riesgos y consentimiento de la victima.
Es una causal complicada y que la vamos a ver en “N” casos. Se produce un
daño para la víctima pero en la causación de este daño ella o acepto voluntariamente los

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 40 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

riesgos o consintió en dichos daños. Ejemplo de los deportes extremos o de las personas
que fuman cigarros.
El consentimiento de la víctima; se dice que el consentimiento de la víctima
frente a padecer un determinado daño es un acto jurídico unilateral de disposición. Esto
sería una renuncia (art. 12 CC: requisitos de la renuncia). Esto no puede ser una
renuncia porque adolecería de objeto ilícito, si es que se refiere a bienes indisponibles.
¿Puede o no puede operar como causal de justificación? hay autores que lo hacen operar
dependiendo de la situación fáctica. Por ejemplo, cuando el que causa un daño está en
una situación de preeminencia no operaría esta causal de justificación.
La asunción voluntaria de los riesgos no es el consentimiento de la victima ni la
aceptación de los riesgos. Se presenta sobretodo en el caso de los deportes. Puede
operar como causal de justificación siempre y cuando el daño se haya producido
cumpliéndose las reglas del juego. Aun cuando se haya causado un daño en la actividad
peligrosa no ciñéndose al reglamento, se asume igual el riesgo. La doctrina no está
conteste en este tema.
Estaría acogido en el art. 2330 CC.

20. mayo. 2008.-

¿Tercer? Elemento de la Responsabilidad Extracontractual:


“El Daño Extracontractual”

Hemos llegado al elemento o requisito de la responsabilidad civil


extracontractual, que es el centro de la institución, y es el daño. Es ineludible abstraerse
al hecho que el daño es el centro de la responsabilidad civil extracontractual. La función
fundamental de la responsabilidad civil es la resarcitoria. Centrarnos en el daño equivale
a centrarse en la persona de la victima. La finalidad de la responsabilidad civil, desde el
punto de vista aspiracional, es reparar el daño.
Nuestro CC recoge desde su entrada en vigencia el tema del daño como un tema
central en el ámbito de los delitos y cuasidelitos civiles (art. 2.314 CC y art. 2.329 CC).
En el tema del daño se denota la diferencia la responsabilidad civil extracontractual y la
responsabilidad penal, ya que para que surja responsabilidad penal tiene que haber un
ilícito penal, la conducta se debe enmarcar en un tipo penal. También puede ocurrir que
yo lleve a cabo un comportamiento pero eso no genere daño. En teoría hay situaciones
en que se responde penalmente pero no civilmente porque no se causa un daño.
Usualmente se da un típico ejemplo, yo respondo por un delito en tentativa o frustrado,
ya que se enmarca en un delito penal, pero no hay daño por lo que no se responde
civilmente. Otro caso era lo que pasaba antiguamente con el delito de vagancia y
mendicidad, donde era un delito pero no se causaba daño civil. Tratándose de la
responsabilidad civil extracontractual, no es necesario que la conducta se enmarque
dentro de un tipo determinado. Puede que el legislador tipifique en materia civil, pero
no lo usual. El solo hecho de causar daño va a ocasionar que se responda civilmente.
Hay responsabilidad civil extracontractual cuando hay daño. El centro de atención no es
la tipificación, sino que es el daño.
¿Qué es el daño? Como podríamos acercarnos a un concepto de daño
omnicomprensivo para las hipótesis o situaciones prácticas que se den en el mundo del
derecho. Antiguamente había un concepto restringido de daño y se le daba al daño un
alcance estrictamente jurídico, para que hubiera daño resarcible civilmente tenía que
haberse producido una lesión, detrimento o un menoscabo a un derecho subjetivo. Este

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 41 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

concepto fue el de la jurisprudencia belga y francesa. Desde la obra de don Arturo


Alessandri, hay una mayor amplitud, y hoy la doctrina y la jurisprudencia entiende que
daño hay que entenderlo de una manera más realista y coincidente con lo que se
entiende en el mundo coloquial, hay daño cuando se lesiona un derecho subjetivo y
también cuando se menoscaba un interés. Da lugar a la compuerta para abrir la
aplicación al ámbito de la responsabilidad civil extracontractual.
El aspecto terminológico el código utiliza la palabra daño y menoscabo. En el
Título XII, también se habla de perjuicio. El tema es importante ya que hay que
contrastar el alcance de la palabra daño y de la palabra perjuicio. Hay autores que hacen
un distingo entre lo que es daño y lo que es perjuicio considerando que no son
sinónimos. Para alguna doctrina (especialmente española), daño no necesariamente trae
aparejado perjuicio, ya que hablar de perjuicio es un daño que es ya indemnizable y no
todo daño es indemnizable. Según el profesor Javier Tamayo el daño seria la lesión a un
bien y perjuicio es la disminución patrimonial o extramatrimonial que de esa lesión se
deriva. Daño supone que hay un menoscabo que requiere reparación pero no
necesariamente coincide con perjuicio. Hoy se utilizan estos términos de forma
sinónima, ya no es fundamental este distingo.
Nosotros ya dijimos que el daño es el centro de la responsabilidad civil
extracontractual y la finalidad es reparar dicho daño y dejar a la víctima como si no
hubiera sufrido dicho daño. Esto no es automático. No cualquier daño se clasifica como
daño susceptible de ser reparado. Para que estemos en presencia del daño
extracontractual se tienen que cumplir una serie de requisitos. Este daño debe cumplir
ciertos requisitos para estar en presencia de daño susceptible de ser reparado. Los
autores cuando analizan los temas de los requisitos analizan un par de requisitos y
después analizan principios (profesor Enrique Barros) y otros que solo hablan de
requisitos. Nosotros hablamos de requisitos. Los requisitos son:

• Daño tiene que ser cierto

Un daño cierto, real y efectivo. Un daño que desde el punto de vista procesal se
va a manifestar por el hecho que este daño va ser posible de ser probado en juicio.
¿Cómo vamos a probar el juicio el daño? A través de cualquier medio probatorio,
cualquier medio probatorio es idóneo para poder acreditar el daño. El daño se prueba
porque es un hecho.
El daño no puede ser hipotético o eventual (relacionado con algunas
clasificaciones del daño y con el problema de la pérdida de la chance). El daño debe ser
cierto. Lo interesante es determinar que es entendido por daño cierto y cuando el daño
no es un daño cierto. Acá hay una fórmula un parámetro. Se entiende que el daño no es
cierto (se escapa de este principio) cuando estamos frente a un daño de carácter
hipotético o eventual. No todos los daños susceptibles de ser reparados obedecen en
forma matemática a esto que el daño sea cierto.
No por que exista dificultad en la evaluación patrimonial del daño va dejar se ser
cierto. Por ejemplo, chocaron mi auto, los daños del automóvil o las lesiones a la
persona son daños ciertos. Pero no solo es daño cierto el daño que ya se produjo o se
está produciendo. También es un daño cierto un daño que sabemos que se va a producir
siguiendo el curso normal de los acontecimientos. Esta victima de este choque, entro de
gravedad a la clínica, le salvaron la vida pero hay que esperar que se estabilice para
hacer una nueva intervención quirúrgica. O si era un taxista el va dejar de trabajar (por
ejemplo, el lucro cesante: daño que se produce porque se dejó de percibir ciertas
ganancias por el hecho de haberse producido el daño y que no se hubiera producido si

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 42 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

de hubiera seguido con el curso normal de los acontecimientos). El daño futuro es


menos cierto que el daño presente, pero no por eso deja de ser cierto. El daño futuro
sigue siendo cierto. La certidumbre se va exigir de una forma más flexible cuando se
trata de un daño futuro que cuando se trata de un daño presente.
Tradicionalmente, se califican algunos daños como eventuales porque carecen
de certeza, y se conoce como la pérdida de la chance o de la oportunidad. Inicialmente
fue identificado por al doctrina tradicional francesa. Ellos dijeron que la pérdida de la
oportunidad hay que descartarla porque es un daño eventual y no cumple el requisito del
daño cierto. El ejemplo típico es el ejemplo del caballo de carreras. Tradicionalmente, el
análisis que se hacía a estos casos era que es un perjuicio eventual y escapa de la
certidumbre. Hoy día, hay una tendencia en nuestra doctrina (nacional y mundial) en
orden a decir que la negación a la pérdida de la chance estaba mal enfocada, porque acá
amerita considerar que el daño es haber impedido al sujeto a estar en la situación de
haber podido obtener el premio (en el caso del ejemplo). Se han dado diversas fórmulas
para cuantificar la reparación.

• El daño no tiene que estar reparado

También se exige y es un requisito súper lógico pero que también presenta


ciertos inconvenientes. Este requisito tiene un sentido desde el punto de vista de los
principios del derecho privado ya que si el daño ya esta reparado la víctima se
enriquecería injustificadamente.
Hay casos que están en el límite. Hay fundamentalmente dos situaciones (hay
otras más). Un caso tradicional es lo que dispone el art. 410 CP (disposiciones comunes
a homicidio y lesiones). Usualmente un ilícito penal además genera daños civiles. Los
delitos de lesiones y de homicidio generan responsabilidad civil (daño material en las
cosas, daño material en las personas, daño moral, etc.). Acá ¿hay una pena o una
reparación de daños? Los penalistas consideran que esto es una pena de carácter
pecuniaria y esto no priva a la víctima para ejercer la acción de responsabilidad civil.
Acá no habría reparación doble del daño, no estaría el daño reparado. Por otro lado ha
sido calificado como reparación de los daños.
Algo parecido puede ocurrir con los famosos acuerdos reparatorios, en donde se
renuncia a las acciones reparatorias cuando se considera que los acuerdos reparatorios
son pena. Acá habría también una función de carácter reparatoria.
Este problema se presenta también por ejemplo, en el ámbito del pago de ciertas
prestaciones de seguridad social frente aciertas lesiones (pensiones por invalidez por
accidentes del trabajo). Las pensiones son beneficios del sistema de seguridad civil y no
obsta a que la víctima ejerza la acción de responsabilidad civil.
Se presenta también en el ámbito del contrato de seguro. Ha evolucionado el
sistema de seguros sobretodo con la responsabilidad estricta o de presunciones de culpa.
El primer problema que se presenta es de que tipo de seguros estamos hablando, porque
en el ámbito de la responsabilidad civil hay dos tipos de contrato de seguros (Enrique
Barros) que pueden confluir: 1) seguro de responsabilidad civil y el típico 2) contrato de
seguro de daños. El contrato de seguro de responsabilidad civil tiene por finalidad, por
objetivo, desplazar hacia la compañía aseguradora el deber de pagar una indemnización
de perjuicios y por consiguiente una pérdida patrimonial para el asegurado que puede
producirse en cumplimiento de una obligación reparatoria que puede tener el asegurado.
El seguro funciona cuando yo, asegurado, haya cometido un ilícito civil que deba
reparar. Los abogados y los médicos contratan seguros de responsabilidad civil. El
siniestro es que se cumplan los requisitos de la responsabilidad civil respecto del

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 43 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

asegurado. En el seguro de daños, el siniestro es el daño independiente de que existan


otros factores que lleven o no a la responsabilidad civil. El contrato de seguro de daños
puede tener dos grandes finalidades, primero, puede que asegure al propio asegurado, ya
sea en su vida, en su integridad física o en sus bienes (seguro de vida, de salud, de
incendio, etc.). Por el contrario, hay otro tipo de contratos de seguro de daños que es el
contrato de seguro de daños donde el asegurado es el tercero (seguro obligatorio para
vehículos motorizados, contratos de seguros en materia de accidentes de trabajo). La
diferencia radica que en el contrato de seguro de responsabilidad civil el siniestro es que
se haga valer la responsabilidad civil, en cambio acá, basta el daño, independientemente
de las razones. En los seguros de daño vamos a estar frente al problema de la doble
reparación del daño. En el ámbito de seguros de vida o en los seguros de daños en las
cosas se puede producir la dualidad. El profesor Orlando Tapia señala que va depender
del tipo de seguro, si es un contrato de seguro de vida, la naturaleza de ese contrato de
seguro de vida no es reparatoria, por lo que se puede demandar además la
responsabilidad civil. En cambio tratándose del seguro de daños en las cosas ese tendría
una finalidad de carácter reparatoria. El profesor Hernán Corral señala que hay que
resolverlo con el art. 553 del CCom, que da derecho a la compañía aseguradora para
subrogarse en los derechos del asegurado. Según el profesor Hernán Corral va depender
del daño que se repare producto del daño de la indemnización. Respecto de los daños no
cubiertos por la póliza se puede demandar responsabilidad civil para con el agente.

• El daño tiene que ser relevante, significativo, consistir en una perturbación


anormal

Esto está vinculado a una serie de temas conexos. El problema se da con el


hecho, de que con la evolución de la responsabilidad civil, hay una tendencia a tener
menor tolerancia a los daños. Vivir en sociedad implica tolerar una cierta molesta, pero
cada vez existe menor tolerancia a los daños. Hay problemas para determinar si el daño
tiene o no el carácter de significativo.
En el ámbito del daño moral, es un daño que debe ser de carácter excepcional.
No todo daño moral es susceptible de ser reparado, porque no todo daño moral tiene el
carácter de significativo. En muchas oportunidades frente a cualquier circunstancia los
colegas demandan daño moral, cuando esto no tiene la significación suficiente para
demandar este daño. El perjuicio de agrado (es privar a la víctima de los placeres de la
vida) es un típico ejemplo de daño moral, en donde se produce un daño que no es
significativo (ejemplo del escote o de no poder disfrutar de las vacaciones o de una
determinada actividad que causa a la víctima placer). El profesor Ramón Domínguez
Águila usa el criterio de la normalidad o anormalidad de las circunstancias, para
resolver este tema. Distinto es que se este ejercitando abusivamente una acción judicial,
por el solo hecho de causarme molestias a mi llevándome a un juicio (ejemplo de la
demanda reconvencional de la profesora). En el caso de las relaciones de vecindad
también está presente este tema (por el hecho de vivir en un departamento hay que
tolerar algunas cosas que son normales a menos que sea una perturbación de carácter
anormal por lo que acá sería un daño significativo).
No obstante la ley no exija expresamente en el Código Civil este requisito, todos
los autores están contestes en orden a que debe cumplirse con el. Actualmente, la ley del
medio ambiente contempla como requisito que este daño sea significativo.

• Daño a un interés legítimo

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 44 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

El daño puede recaer en un derecho subjetivo o en un interés. El tema del interés


es bastante opinable, porque no basta cualquier interés, debe ser legítimo, acorde al
ordenamiento jurídico, no debe contravenir las buenas costumbres, la moral, el orden
público, etc.
¿Qué intereses no son legítimos? Depende, de tiempo y espacio, porque buenas
costumbres y orden público son estándares jurídicos, no tienen contornos bien
delineados. Son conceptos válvulas. Esto partió analizándose en las relaciones de
familia que se constituían al margen de la unión matrimonial. Por ejemplo, en el año
1933 la Excelentísima Corte Suprema acogió una acción de indemnización de perjuicio
de un padre por los daños sufridos por un hijo ilegítimo. En el año 1946 se acoge una
acción de responsabilidad civil de una madre ilegitima por el atropello de su hijo de 8
años.
El caso del concubinato o unión de hecho. Han sido objeto de amplia discusión
con objeto de determinar si existe o no un interés legítimo, por ejemplo, en el caso de
los daños por repercusión (fallecimiento del concubino). Esto se torna más complicado
cuando son uniones homosexuales. Hoy la regla general entiende que si hay un interés
legítimo, pero hay que ver cada uno de los casos.
El otro caso en que está presente esta discusión es en el caso en que la persona se
encuentre en una situación ilícita y que estando en esta situación sufre un daño (hombre
se sube al tren sin pagar, tren choca, y hombre sufre la amputación de su pie). Sufre un
daño, por ejemplo, en la integridad física.
Caso de el perjuicio de nacer o perjuicio de vivir, “wrongful life” y/o “wrongful
birth”. Caso Perruche (Francia, 17 de Noviembre del 2000) mujer embarazada quiere
interrumpir su embarazo, si es que se confirmaba que estaba con rubéola, a causa de la
falta del médico y del laboratorio, no se detecto la enfermedad y tuvo al hijo. El hijo
nació con una serie de malformaciones. Se entablan dos acciones. Una acción
directamente de los padres por todos los daños q tuvo la madre por no poder decidir el
aborto (perjuicio moral, sufrimiento y gastos para mantener un hijo incapacitado). Otra
ejercida a nombre del hijo, y se alego el hecho de vivir una vida aquejado de estar
graves malformaciones. Hecho de vivir una vida normal, con todas las circunstancias
normales. El año 2002 se dictó la ley anti Perruche (obviamente en Francia).
Antes del fallo de la píldora del día después por el Tribunal Constitucional (ahí
estábamos situados). Una mujer divorciada con una niña de 8 años, tenía una relación
de pareja con Juan Pérez. Se dirige a un servicio de salud donde se supone que se
entrega la píldora del día después. No le dieron la píldora y se embarazó. ¿Es posible
demandar al servicio de salud porque producto de su negligencia habría concebido?
Todo depende.
Esto tiene que ver con un tema valórico. El tema de la legitimidad del interés nos
saca de lo estrictamente jurídico y entramos en el tema valórico.

• Se agrega además como requisito adicional, que el daño no debe provenir de la


víctima

Esto está muy vinculado con el art. 2330 del CC que se refiere a la exposición
imprudente de la víctima al daño. Se vincula a la relación de causalidad. Esto es
bastante lógico porque acá hay una relación entre víctima y agente. El agente debe
reparar. No puedo pedirme a mi mismo la reparación, sino que a otro que es el agente.
El tema del daño auto causado no es solo tema en la responsabilidad civil, sino
que también en una multiplicidad de acciones de protección (por ejemplo, acciones de

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 45 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

protección en las huelgas de hambre, donde choca el derecho a la vida y, por ejemplo, el
derecho al trabajo). Por ejemplo, el caso del volcán Chaitén.

• El daño debe ser personal

Algunos lo contemplan como principio del daño. El daño debe ser personal, es
decir, el que demanda el daño debe ser la víctima, sus herederos o cesionarios, el hecho
de que el daño sea personal no obsta a que los herederos puedan demandar ya que las
acciones patrimoniales se transmiten a los herederos.
Y ¿qué pasa con la transmisibilidad de la acción de reparación del daño moral?
¿Se trasmite la acción de daño moral? Se discute. Tradicionalmente se decía que no. Y
se decía que no porque el daño moral era de carácter personal y el que demanda es solo
el que sufría. Cuando se empezó a abrir el tema fuera del presium doloris, comenzó a
entenderse que el daño moral si puede demandarse por loe herederos. Sería
transmisible, excepto por la opinión de don Ramón Domínguez Águila.
La figura de los intereses difusos y colectivos. El daño difuso es aquel que afecta
a un número indeterminado de víctimas. ¿Puede ser objeto de reparación o al menos
algún tipo de acción? Si. En el derecho comparado se han utilizado dos vías. La primera
vía es que el daño colectivo sea asumido por ciertas instituciones. La otra solución, es
utilizar las class actions (acciones de clases). Un grupo de personas se agrupan (puede
incluso no contener a todas las personas) y demandan y cuando se obtiene esa demanda
el efecto de esa sentencia puede hacerse valer pro todas las demás personas que estén en
esa hipótesis.
27. mayo. 2008.-

La clase pasada analizamos los requisitos del daño y hoy también vamos a estar
refiriéndonos exclusivamente al daño. Hoy fundamentalmente vamos a ver las
clasificaciones más importante del daño, que son elaboradas por la doctrina (se elaboran
a partir de normas del Código). Hay autores que el tema del daño lo tocan de manera
conjunta en materia contractual y extracontractual por que en nuestro país son muy
similares.
Clasificaciones del Daño.
• Daño Patrimonial y Daño Extra patrimonial o Daño Moral.

Es la clasificación más relevante de todas. La vamos a ver más abajo.


• Daño Cierto y Daño Eventual.

Trasunta del primer requisito, el daño debe ser real y efectivo, o sea, debe ser un
daño cierto. El daño eventual no se indemniza.
• Daño Directo y Daño Indirecto.

Esta clasificación, es una clasificación que mira otro elemento de la


responsabilidad extracontractual como es precisamente la relación de causalidad. Como
principio general, solo son reparables aquellos daños que hayan sido producto de una
comisión de un ilícito civil. Los daños directos son los perjuicios resarcibles. En sede
extra contractual los daños indirectos no son nunca resarcibles ya que escapan del nexo
de la causalidad.
• Daño Actual y Daño Futuro.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 46 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Tiene un elemento de carácter cronológico hasta cierto punto involucrado, el


daño actual es aquel que se produjo o se está produciendo. El daño futuro es aquel que
aun no se ha producido pero que se teme que se produzca. Se utilizan los criterios de las
probabilidades o del curso normal de los acontecimientos. Utilizando ciertos parámetros
se permite calificar a un daño como daño futuro. Ambos daños son susceptibles de ser
resarcidos. Ambos daños son daños ciertos.
• Daño Emergente y Lucro Cesante.

Se encuentra incorporada en el Titulo XII del Libro IV en el art. 1.556 CC. Esta
clasificación es una clasificación que a la época de la codificación se pensó en materia
de daños patrimoniales. Andrés Bello lo considero aplicable al daño material o
patrimonial. No obstante esta clasificación este en el art. 1.556 CC, la doctrina y la
jurisprudencia están absolutamente conteste a que esta clasificación es aplicable en sede
de responsabilidad civil extracontractual, es aplicable en virtud del principio de la
reparación integral del daño. Todo daño que haya sido consecuencia del ilícito civil,
todo daño, sin distinguir, abarca tanto el daño emergente como el lucro cesante, abarca
cualquier tipo de daño material, cualquier tipo de daño patrimonial. Aun cuando la
reglamentación se encuentra a propósito de los contratos no hay inconveniente de
aplicarlo en sede extracontractual.
• Daño Previsible y Daño Imprevisible.

Este tema de la previsibilidad, es tema también en sede extra contractual. Se


analiza en dos oportunidades. Primero uno analiza este tema desde la perspectiva de la
relación de causalidad y segundo cuando se estudia la culpa. Esto de la previsibilidad de
los daños no solamente es propio de una persona que celebre un contrato también se
aplica en sede extra contractual. Es posible distinguir entre daños previsibles y daños
imprevisibles. Se mira al hechor, al agente, al agresor, al que comete el ilícito para
calificar si el daño es previsible o imprevisible.
Tradicionalmente, se entendía o se ha entendido que ambos tipos de daños deben
ser reparados por el agente. Esto por la formula amplia del principio de reparación del
daño en esta sede. El tema es discutible. Esto está más bien vinculado con otros
elementos (culpa y relación de causalidad), por lo que es discutible dependiendo de
cómo entendemos estos elementos.
Evolución del concepto del daño moral (**primera clasificación**).
Esto es un pluritema, es un gran tema. Nos lleva a los más diversos ámbitos del
derecho (derechos fundamentales, derecho internacional, derecho comercial, derecho
constitucional). El tema de la denominación. Si nosotros digamos hacemos distintas
pruebas, se utiliza más la denominación de daño moral que otras denominaciones que
significan más o menos lo mismo. Esta denominación de daño moral ha sido criticada
por diversas razones:
- Se señala que es utilizar una palabra que escapa a la ciencia jurídica propiamente tal.

- Es una denominación bastante restrictiva, deja de lado muchas nociones.

- Sería deseable reemplazar la denominación de daño moral por, por ejemplo, como
daño extra patrimonial.

Es una denominación extremadamente universal, si se habla en daño moral en


cualquier parte del mundo, más menos, todos vamos a entender lo mismo, por tanto
tiene esa dosis de universalidad que permite que nos entendamos. Pro este lado sería
preferible hablar de daño moral.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.
- 47 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

El otro comentario que hay que hacer, es que pasaba con nuestro legislador del
siglo XIX con respecto al daño moral y de que manera esta o no el daño moral regulado
en nuestro código civil. A la entrada en vigencia del Código Civil el daño moral no era
tema, no existía, no se discutía. Fuera del art. 2.331 CC, no hay mención al tema del
daño moral. Ahora, sin perjuicio de eso, tenemos la basta noción de daño, de que todo
daño es reparable en sede extra contractual. Si uno se quedara únicamente con este art.
2.331 C, se podría concluir que para el legislador el daño moral no sería susceptible de
ser reparado. Porque cuando estaos frente a una imputación injuriosa solo se demanda
daño material de carácter emergente o lucro cesante. Esta norma en verdad
generalmente se olvida cuando se habla del daño moral porque ha caído en el desuso.
No obstante eso, aquí hay una cuestión bien peculiar que ocurrió tratándose de la
jurisprudencial. En materia de responsabilidad civil extracontractual, a pensar de no
tener mayor normativa positiva en el CC, la jurisprudencia nuestra tempranamente
acogió su resarcimiento, su contenido, etc. Fallo de la Excelentísima Corte Suprema de
1922 (daño reflejo a un padre por la muerte de un hijo de 8 años a quién atropelló un
tranvía). Este fallo sería el primer fallo en materia de daño moral que se acoge en sede
civil extra contractual. La jurisprudencia ha sido flexible al acogimiento del daño moral.
El daño del fallo sería reflejo, esto quiere decir, que la víctima fue el hijo pero el padre
fue víctima por reflejo o por repercusión. En materia contractual, el tema ha sido objeto
de gran debate, se empezó a acoger el daño moral en sede contractual en 1996 (hay un
fallo súper importante). Antes no se discutía en sede extra contractual el tema del daño
moral, solo se discutía en materia contractual.
¿Qué es el daño moral o extra patrimonial? No hay definición legal. Acá hay que
pasar por el aporte de la doctrina y la jurisprudencia. El primer concepto es decir que el
daño moral es igual al pretium doloris que se traduce como el precio del dolor, o sea,
daño moral sería el sufrimiento, la aflicción, la pena, la tristeza que padece una persona
debido al ilícito civil. Esta noción es bien importante porque la jurisprudencia,
tradicionalmente, esta es la noción que ha acogido, ya que es la noción que acogía
Arturo Alessandri R., en su tratado de 1943, en este tratado fue un ídolo e influenció a
la jurisprudencia en este tema del daño moral. Esta noción de identificar al daño moral
con el pretium doloris fue, ha sido, objeto de tremendas criticas por varias razones:
- Es una noción tremendamente restrictiva y como tal no explica otros tipos de daños
morales que se pueden producir y que no podemos explicarlos bajo el concepto de
pretium doloris.

- No señala que es lo lesionado. No hay una identificación de lo que se lesiono, del


derecho o del interés que se lesiono. Se esta diciendo el efecto del daño moral. Solo
se señala la consecuencia o el efecto de la lesión.

- Si nosotros señalamos que daño moral es pretium doloris las personas jurídicas no
podrían padecer daño moral. Este es otro gran tema. Si consideramos que las
personas jurídicas pueden sufrir daño moral, desde luego que bajo este concepto no
podrían padecerlo.

Hoy nuevamente hay un acogimiento del pretium doloris. Hot se entiende que el
pretium doloris es un tipo de daño moral que se puede padecer, donde lo que está siendo
lesionado sería la integridad psíquica. Para los tribunales todavía esta es la noción de
daño moral más extendida.
El segundo concepto de daño moral, es un concepto que fue acogido, por
ejemplo, por don n Fueyo. También tuvo como ámbito especial de preocupación todo el
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.
- 48 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

derecho de las obligaciones y de la responsabilidad civil y dentro de los temas que


estudio fue el daño moral para defender la posibilidad de reparar el daño moral en sede
contractual. Acogió mucho derecho comparado. Daño moral es una lesión a derechos
extra patrimoniales. Primero esto es un poquitito vinculado con las concepciones del
daño, identificamos daño con una lesión a derechos subjetivos. Los derechos extra
patrimoniales están fuera del patrimonio de la persona (derechos fundamentales o
derechos de la personalidad, para el Código innovador que tenemos; derechos de familia
en términos generales, hoy ha adquirido autonomía pero es derecho civil y son de
carácter extra patrimonial porque tienen principios y características que los apartan del
derecho patrimonial, ya que son indisponibles, tienen un contenido ético, son deberes y
prerrogativas, etc.). Este concepto significa un avance, pero igual es criticable:
- Es una noción tremendamente restrictiva, porque esta identificando el daño moral con
los derechos dejando de lado los intereses. No permite acoger la basta tipología de
daños morales que hoy se acoge entre la jurisprudencia y doctrina.

- Los derechos o las lesiones a derechos extra patrimoniales son solamente generan
daño moral. También pueden generar daños de carácter material o patrimonial. La
lesión a un derecho patrimonial también puede ocasionar daño moral. El derecho a la
honra, si se ve vulnerado, eso provoca daño moral, sin embargo, también puede
generar daño material, por ejemplo, lucro cesante (si es un médico o un abogado y se
ve afectada su imagen pública).

- El valor de afección es un daño de carácter moral y se está dejando fuera en este


concepto de daño moral. Ejemplo del atropello del perro (que es una cosa).

- Mirado desde el punto de vista de las personas jurídicas, decir que las personas
jurídicas tienen derechos extra patrimoniales es a lo menos criticable.

Un tercer concepto es considerar al daño moral como una lesión de intereses


extra patrimoniales. Es muy acogida en nuestra doctrina actualmente. Carmen
Domínguez acoge este concepto de daño moral. Acá se identifica lo que es lo lesionado.
Habla de intereses por lo que se acoge un daño de carácter material. Es una noción lo
suficientemente amplia para acoger la basta tipología de daños morales. Permite que la
noción de interés patrimonial sea aplicable al ámbito extra patrimonial. Si nosotros
acogemos la noción de daño moral a personas jurídicas, no habría inconvenientes de
aplicar el daño moral a las personas jurídicas.
Carmen Domínguez la define como “menoscabo de un bien no patrimonial que
irroga una lesión a un interés moral por una persona que estaba obligada a respetarlo”.
Pablo Rodríguez Gres dice que siempre que hay daño moral se lesiona un derecho
subjetivo que puede ser propio o ajeno. Esa es la noción que el conceptualiza, en
relación al daño moral. Además de derechos, la persona tiene intereses, afectos, etc.
Pero, hoy, nadie acoge esta postura de Rodríguez Gres.
¿En base a qué argumentos podemos sustentar la reparación o el resarcimiento
del daño moral? El CC no tiene norma expresa. Uno de los inconvenientes que tiene
reparar el daño moral, es que ¿En qué consiste la reparación del daño? Dejar a al
víctima en el estado que estaría si no se hubiere producido el daño. Cuando hay daño
moral es casi imposible dejar a la víctima en una situación tal como si no se hubiese
producido el daño. Hoy día esto no es un inconveniente para permitir la reparación del
daño moral, esto es así ya que se mira las funciones de la responsabilidad civil, como la

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 49 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

finalidad punitiva. Pero del punto de vista del resarcimiento, se dice que el daño moral
no se repara pero es susceptible de ser compensado, es posible que sea posible que se
haga una compensación. Esto lo dicen todos los autores nacionales menos René Moreno
Monroy, ya que para el compensar es reparar matemáticamente, para el es una
reparación satisfactiva. ¿Qué busca la reparación del daño moral? Puede ser una función
punitiva (castigar al responsable), pero desde el punto de vista de la función resarcitoria
a la víctima del daño moral lo compensamos o le damos la reparación que tiene que ver
con el concepto de los placeres de la vida. Se logra que la victima pueda mediante ella
procurarse otras satisfacciones en la vida, otros placeres que de alguna manera la
compensen por el menoscabo sufrido. No necesariamente tiene que ser en dinero, por
eso hablamos de reparar. La indemnización de perjuicio constituye una suma de dinero,
por eso la profe habla de reparación. Esta reparación tiene una finalidad compensatoria
o de carácter satisfactiva, la vía más idónea para poder compensar a la victima es el
dinero, pero no es la única reparación del daño moral, no es la única vía (una disculpa
pública, un desmentido que se publique en un periódico, etc.; pero estas generalmente
son insuficientes). Muchas veces acá está presente la función de reconocimiento del
derecho. La forma usual es la reparación mediante dinero.
- No es suficiente argumento para negar la reparación de daño moral que el daño no
desaparezca.

- En sede de responsabilidad civil extra contractual rige el principio de la reparación


integral del daño. El art. 2.314 CC y el art. 2.329 CC la intención del legislador es
que se repare todo daño producido a la víctima y esta noción es muy amplia por lo
que cabe en daño moral. La interpretación de la ley hay que apartarla del autor. La
interpretación subjetiva ya no rige. Hay que buscar el sentido de la ley y no del
legislador, por eso se habla de una interpretación actualizada u objetiva. Al art. 2.314
CC y al art. 2.329 CC hay que darle un alcance amplio, para poder fundamentar a
favor del daño moral.

- Hoy producto de la importancia que han ido adquiriendo los derechos de la


personalidad, hace que tengamos todo un baúl de normativa para fundamental el
daño moral (normas de ius cogens, convenciones internacionales, tratados
internacionales, etc.). Si se lesionan estos intereses surge daño moral. Desde la
Constitución Política de la República se encuentran disposiciones que amparan y
protegen los derechos de la personalidad, y por ende, permiten fundamentar la
existencia del daño moral. Esto es ya casi una cuestión de conciencia.

Dependiendo del autor, del país, y además, de un sinnúmero de factores, se han


elaborado muchas clases, tipos de daño moral. Se ha producido una fragmentación del
daño moral. Algunos de los tipos de daño moral reconocidas son los siguientes:
• Daños a los derechos de la personalidad: daño a la honra, a la intimidad, lesión al
principio de la no discriminación, daño a la privacidad de la víctima, etc. Hay
muchas argumentaciones para obtener reparación de daño moral. Cualquier atentado
a la dignidad, se ubica dentro de este tipo de daño moral. El típico caso, cajeras de
supermercado a las que les ponen pañales de adulto para que no se puedan levantar al
baño. Primero paso en Argentina y después en Chile.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 50 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

• Perjuicio de agrado: algunos lo incorporan de forma autónoma y otros no. El


problema que se suscita con este daño moral es el problema de la magnitud del daño.
El problema es si este daño moral es lo suficientemente relevante y si va a cumplir
con los requisitos del daño extracontractual (ser relevante). Se produce cuando la
víctima deje de realizar actividades que le causen agrado o placer, producto del
ilícito civil. No poder realizar actividades deportivas, artísticas, etc.

• Pretium doloris: se vulnera la integridad psíquica de la víctima. Por ejemplo, yo sufro


lesiones, estas lesiones causan dolor, sufrimiento, o cuando se pierde al ser querido.
Es el daño que más se produce. Depresión a la que se ve sometida.

• Daño sexual: a veces este daño se incorpora en el daño de perjuicio de agrado.


Imposibilidad de realizar actividad sexual o de tenerla normalmente y en plenitud. La
imposibilidad de tener relaciones sexuales y plenas es dejar de realizar una actividad
que causa placer. Depende del autor y del país se le da autonomía o no.

• Daño biológico: también conocido como fisiológico o corporal. Algunos los tratan
con autonomía del daño moral y del patrimonial. Sería completamente autónomo, esa
es la postura del profesor Fabián Elorriaga. Este se produce cuando el cuerpo deja de
tener un desenvolvimiento normal de la actividad fisiológica. Deja de funcionar el
cuerpo normalmente, producto del ilícito civil. Algunos autores (como el profesor
Hernán Corral o la profesora Carmen Domínguez) lo incorporan en el daño moral,
pero hay otros que lo tratan a propósito de los daños materiales y hay otros que le
dan plena autonomía (como el profesor Fabián Elorriaga).

• Perjuicio estético: es otro tipo de daño moral, es el daño que yo sufro producto de la
alteración de mi imagen. Diferencia en mi propia autoestima por lo que yo fui y lo
que soy ahora debido al ilícito civil.

Se ha producido una excesiva fragmentación del daño moral (profesor Mauricio


Tapia). Se puede llegar al extremo de reparar el daño dos veces. Caso de la mujer que
tienen por hobby el sky y por el ilícito civil pierde las dos piernas (acá habría entre
otros: perjuicio de agrado, estético, perjuicio sexual, pretium doloris, daño a los
derechos de la personalidad por integridad física, daño corporal, etc.). No podemos
reparar todos ya que escapa al principio de que el daño no debe estar reparado.
Problemas del daño moral.
El primer problema es que hay un problema a nivel probatorio, que es un
problema bastante complejo. Aquí hay opiniones al destajo. Algunos autores decían,
que el daño moral no requería prueba y no requería prueba por otras razones porque
existía una gran dificultad para probar el daño moral. La verdad de las cosas es que en la
práctica es que esto es una tremenda mentira, es una falacia. Tiene la misma dificultad
que probar un daño material. Dependiendo de las circunstancias acá nos encontramos
con las reglas generales del proceso civil. El daño moral puede ser un hecho notorio y el
juez puede calificarlo así (madre que pierde a si hija mayor embarazada de su primer
nieto). No es difícil de probar porque el caso que plantea la profe es un daño evidente.
Por otro lado aun cuando no fuera así hay medios probatorios bastante idóneos para
probar el daño moral: informe de peritos, testigos, presunciones judiciales. En esto esta
conteste la mayor parte de los profesores de derecho civil de menos de 50 años.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 51 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

La tendencia de doctrina nacional hoy en día, primero que todo es


tremendamente crítica con la jurisprudencia. El tribunal se siente con una facultad
discrecional. Los criterios que usa la jurisprudencia son extremadamente subjetivos y
arbitrarios al decidir si existe o no daño moral. La doctrina, es muy crítica con respecto
a esto de no exigir la prueba del daño moral. También, la doctrina considera que el daño
moral, en cuanto hecho, debe someterse a las reglas generales de todo proceso civil, por
lo tanto, si el daño moral es un hecho los hechos se prueban por quien lo invoca. Si
bien se requiere prueba hay que hacer una pequeña precisión, ya que hay autores que
piensan que no siempre se necesita prueba (por ejemplo, Ramón Domínguez Águila,
año 2006, Olmué), el daño moral requiere prueba como regla general, pero no siempre,
porque hay casos en que los daños morales son evidentes y como tal no es necesario que
la víctima lo acredite. El ejemplo que el puso es la madre que pierde un hijo, ya que en
estos casos hay una suerte de presunción. Agregó que por consiguiente tendría que ser
el demandado el que debería desvirtuar en esos casos extremos que no se padeció de
daño moral.
El segundo problema, es el problema de la avaluación. Una vez que ha sido
establecido se general el problema de ¿Cómo determinamos la cuantificación o el monto
de la reparación? ¿En qué va consistir la reparación y cuánto? Acá si que la
jurisprudencia es “especial”. Hecha mano a sus facultades discrecionales para avaluar
de manera discrecional. Los autores nacionales hacen las siguientes observaciones:
- La razón por lo que se produce esto es porque en Chile no existe obligación de
publicar los fallos. Sería una herramienta que puede orientar el juez.

- Los jueces deberían transparentar en el mismo fallo, los criterios de avaluación. Hay
criterios que ha proporcionado la doctrina para coadyuvar al juez:

• Si es con dolo o culpa

• Situación económica familiar de la victima

• Situación económica del agente.

• Proporcionalidad que se produjo con el daño.

La sentencia es una herramienta de convencimiento por lo que deben fundamentar


los fallos para convencer. Hay que transparentar los criterios y parámetros que se
tomaron para la decisión.
- Los baremos indemnizatorios, es una tendencia del derecho comparado. Son tablas
donde se establecen y especifican los valores de cada tipo de daño (caso emblemático
ley española, también existen en Inglaterra y en otros países). Se acogen en España
tratándose de accidentes de circulación (tránsito). La jurisprudencia española tenían
el mismo enredo que nuestra jurisprudencia, y esto para las compañías aseguradoras
era un problema, por eso se hizo lobby y se sacó la ley de baremos indemnizatorios.
El riesgo es que trata a todas las personas por igual y se podría generar un grado de
discriminación. Esto no existe en Chile, pero capacito que lo copiemos a España.

El tercer problema es que pasa con el daño moral en las personas jurídicas. Por
mucho tiempo se pensó que no podían sufrir daño moral y hoy en día, el tema no esta
resulto, porque la jurisprudencia en donde se ha reflexionado sobre esto es muy escasa.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 52 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Las tendencias son, primero que todo, pensar que no puede padecer daño moral,
porque la jurisprudencia está un poco atada al pretium doloris, cosa que no puede
afectar a la persona jurídica. Una segunda opinión es señalar lo contrario y decir que
dada la amplitud de la noción de daño moral, no habría inconveniente de que una
persona jurídica padezca daño moral (por ejemplo, cuando sufre descrédito o una
merma en su prestigio). Esta opinión no distingue entre las personas jurídicas (con o sin
fines de lucro, privadas o públicas, etc.). Frente a esta segunda tendencia hay autores y
profesores que son bastante críticos (René Moreno Monroy), si se pierden clientes o
potenciales clientes porque el prestigio como empresa ¿es daño moral o daño material
en la forma de lucro cesante? Y hay una tercera tendencia que es distinguir que persona
jurídica se trata. Si es con fines de lucro (S.A.) la merma en el crédito no generaría daño
moral, si no que daño material bajo la forma de lucro cesante. Cuando sea una persona
jurídica sin fines de lucro, particularmente una corporación, esta si podría sufrir daño
moral, porque en su patrimonio tiene su credibilidad, en orden a que va cumplir los
objetivos de sus estatutos. Esto también, según el profesor Enrique Barros, sería daño
material más que daño moral.
El último problema es el problema de la transmisibilidad del daño moral. Ver el
artículo de Ramón Domínguez Águila (Jornadas de Valdivia, año 2005), acá están todas
las posturas (relativa, absoluta, etc.).

3. junio. 2008.-
Daño Patrimonial.
Producto de un ilícito civil se sufre daño patrimonial cuando se produce una
lesión o un menoscabo a intereses de carácter patrimonial. Tiene la posibilidad de ser
avaluado, ese interés patrimonial, directamente en dinero. Esto es una diferencia con el
daño moral.
La clasificación más importante de daño patrimonial es la que distingue entre
daño emergente y lucro cesante, contenida en el art. 1.556 CC. Debemos hacer dos
comentarios:
• No obstante esta clasificación está en el título XII del Libro IV, la doctrina y la
jurisprudencia son pacíficas en orden a que esta clasificación es perfectamente
aplicable en la responsabilidad civil extracontractual. Ambos daños son
susceptibles de ser reparados. Se admite porque en materia de responsabilidad
extracontractual rige el principio de reparación integral del daño (art. 2.314 CC
y art. 2.329 CC, en el Título XXXV).

• No obstante lo que vamos a comentar la próxima clase, esta clasificación desde


la historia del Código Civil, es una clasificación aplicable únicamente al daño
patrimonial. El daño moral no queda incorporado dentro de esta clasificación de
daño emergente y de lucro cesante.

Este daño emergente y este lucro cesante ¿de qué manera se puede manifestar?
Partamos primero por el daño emergente
• El daño emergente: ¿Qué supone el daño emergente? Implica una pérdida
experimentada por nuestro patrimonio. Es una disminución de carácter
patrimonial que se experimenta. Esta disminución patrimonial que implica el
daño emergente puede deberse a diversas circunstancias. Tomemos un distingo

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 53 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

que hace la doctrina (específicamente el profesor Enrique Barros y el profesor


Hernán Corral). Este daño emergente se puede presentar en 3 ámbitos:

- Daño emergente producto de una lesión a las personas: producto del daño a
las personas (persona como víctima directa del ilícito civil), honorarios
médicos, atención de la enfermera, intervenciones quirúrgicas, etc., todos
estos, son ejemplos de daños emergentes de carácter patrimonial.

- Daño emergente producto de una lesión a las cosas: deterioros de los bienes,
disminuciones de los bienes, o derechamente una pérdida de los bienes (por
ejemplo, una perdida total o parcial de un automóvil). En caso del robo de
una cosa también estamos frente a una disminución patrimonial y habría
daño emergente.

- Daño emergente puramente patrimonial (Este lo agrega el profesor Enrique


Barros): el ejemplo que se da en este caso es el caso de una empresa que
adopta una decisión que le causa daño directamente y ello es debido a la
información errónea que le proporcionó un experto que la empresa contrató.

El daño emergente además puede ser presente o futuro. El daño emergente presente
supone que el daño ya se produjo o se esta produciendo. El daño emergente futuro
implica una pérdida patrimonial que se experimentará de acuerdo al curso normal de los
acontecimientos. Se traduce en una pérdida de carácter patrimonial. Un ejemplo de daño
emergente futuro es las intervenciones quirúrgicas que se hacen necesarias debido al
ilícito civil (cuidado con la relación de causalidad). El daño emergente futuro no es tan
cierto como el daño emergente presente y para efectos de determinar si es un daño
emergente futuro o un daño eventual hay que utilizar parámetros como: el curso normal
de los acontecimientos, el curso normal de las cosas, el criterio de la normalidad, etc.
• Lucro cesante: el Código Civil no le define. La doctrina y la jurisprudencia esta
acorde en que el lucro cesante es la ganancia que se deja de percibir debido al
ilícito civil. Este lucro cesante también puede deberse a:
- Daño en las personas: producto de una lesión el trabajador que sufrió el
ilícito civil no puede trabajar o puede trabajar pero no en la misma forma.
- Daño en las cosas: taxista que pierde el auto que utiliza como medio de
trabajo. Producto de un ilícito civil como un incendio se quemó el hotel y se
pierden todos los pasajeros que estaban confirmados.
- Daño puramente patrimonial: debido a que fui mal asesorado adopte una
decisión que no fue del todo correcta y eso me hace perder clientela.

El lucro cesante es un tipo de daño más particular y preciso que el daño emergente. Don
Pablo Rodríguez Gres considera que el lucro cesante no es un daño presente, sería un
daño futuro, pero es un tipo especial de daño futuro, una especie de daño futuro y que
consiste en lo que voy a dejar de obtener debido al ilícito civil, las ganancias que voy a
dejar de obtener. Presenta un gran inconveniente y es que el lucro cesante es un daño
cierto pero no es tan cierto como el daño emergente. Se produce una suerte de
disociación entre la doctrina y la jurisprudencia. La doctrina (específicamente don
Alfredo Orgaz y don José Luís Diez) recomienda que como el lucro cesante es un daño

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 54 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

cierto pero no es la misma certidumbre que el daño emergente recomiendan una


flexibilidad para determinar si hay o no hay lucro cesante. Hay que hacer un juego con
las probabilidades, de acuerdo al criterio de la normalidad y del curso normal de los
acontecimientos. Para calificar la certidumbre del lucro cesante solo podemos valernos
de criterios o parámetros, por eso se exige un poquitito más de flexibilidad. La
disociación está, en que la jurisprudencia es sumamente exigente al momento de
ordenar la reparación del lucro cesante, casi más exigentes que con el daño emergente,
extremadamente restringida. Esto se prueba de manera estricta porque si no se prueba
esto pasa a ser un daño eventual. Hay que ser ordenado, matemático y exacto para
solicitar el lucro cesante.

Cuarto Elemento: La Relación de Causalidad.


Tal como ocurrió en el análisis de Antijuridicidad, este tema se viste de muchos
ropajes del derecho penal. El Código Civil en el Título XXXV del Libro IV, no exigiría
este elemento de manera específica pero se infiere del art. 2.314 CC (“que ha inferido”,
este término exigiría la relación de causalidad) y del art. 2.329 CC (“que pueda
imputarse”, nuevamente implica una exigencia de la relación de causalidad). Para que el
agresor deba reparar el daño el daño que debe reparar es el que sea consecuencia
inmediata y directa de su acción u omisión.
La doctrina distingue entre la causalidad física y la causalidad jurídica. La
causalidad física se determina a partir de las leyes de la naturaleza física, pero esto no es
suficiente. Es importante pero es insuficiente porque al lado de la causalidad física se
necesita a la causalidad jurídica. Esta causalidad jurídica implica determinar a partir de
qué factor normativo, objetivo o jurídico se atribuye responsabilidad civil a una
persona, hay que buscar un factor de imputación de responsabilidad civil. El factor que
usualmente se utiliza es el factor de la previsibilidad.
Según los profesores Pizarro y de la Maza “causa son acontecimientos que
contienen la posibilidad objetiva de producir el resultado dañoso, aplicando un criterio
de previsibilidad o de razonabilidad. Un hecho es causa si al momento de producirse el
daño el autor estaba en condiciones de prever el daño, teniendo en cuenta el curso
normal de las cosas”. Si el actor estaba en condiciones de prever ese daño que se
produce debido al ilícito civil, ahí estaría la relación de causalidad. El primer paso es
hacer el análisis desde el punto de vista de la causalidad física, luego hay que buscar el
factor de atribución y hoy el que se utiliza fundamentalmente es el de la previsibilidad.
Acá nos encontramos con un gran tema. Cuando la víctima experimenta un daño
debido a un ilícito civil, es prácticamente imposible que todo el daño se haya producido
únicamente al hecho ilícito. Siempre nosotros tenemos pluralidad de causa, ya que el
ilícito se da en la relación entre agresor y víctima pero a ellos siempre los rodea todo un
ambiente. El daño está influenciado por una serie de factores, no solamente por el hecho
ilícito. Esto se conoce como el tema de las “Concausas o Pluralidad de Causas”. Como
determinamos de que daño va a responder el agresor toda vez que existen todos estos
factores que pueden rodear y contribuir al resultado dañoso. Esto se responde a través
de la Teoría de las Concausas. Más allá de todas las teorías que existen en materia
penal, los civilistas dicen que todas se engloban en la “Teoría de la Equivalencia de las
Condiciones” y la “Teoría de la Causa Adecuada”.
• La Teoría de la Equivalencia de las Condiciones (Von Burí, o algo así): hay que
hacer una supresión mental hipotética. Si extrayendo ese factor el resultado
igualmente se producía, lo excluyo. Solo me quedo con los factores que
excluyéndolos, el resultado no se hubiera producido y las elevo a la categoría de

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 55 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

condición. Luego busco el hecho del hombre ilícito dentro de esas condiciones y
si encuentro el hecho del hombre ilícito, esa es la causa del daño.

La consecuencia más relevante es que como todas tienen la misma


importancia, no habría inconveniente de que si hay un hecho ilícito esa persona
responda íntegramente del resultado dañoso. Además, las predisposiciones de la
víctima carecen de importancia (por ejemplo, la hemofilia o las características
del niño).
Se critica por considerársela bastante poco equitativa. No es todo lo
científica que debería ser. Estamos atribuyendo la responsabilidad completa a
una sola persona dejando de lado las otras condiciones. Para los civilistas
(Hernán Corral) el primer paso que debe hacer el juez es valerse de esta teoría ya
que permite excluir condiciones, o factores más bien, sirve para la exclusión por
lo que, como una primera etapa en el análisis de la relación de causalidad, se
debe utilizar esta doctrina. Sirve para excluir de responsabilidad. Esta teoría no
me sirve para incluir responsabilidad civil, en la determinación de quién
responde y de qué daños esta teoría no sirve.
• Teoría de la Causa Adecuada: es la que aporta el factor de atribución de
responsabilidad, ese factor objetivo, normativo, jurídico, que es
fundamentalmente el de la previsibilidad.

Hernán Corral señala: “Valen por tanto sus resultados para excluir la relación
de causalidad pero por el contrario no puede considerarse igualmente válidos a
los efectos de la exclusión: no todos los actos humanos que intervienen en el
acontecimiento dañoso pueden ser considerados causa en el sentido jurídico
normativo del término. El test tampoco es útil cuando no existe experiencia o
conocimiento acumulado sobre la incidencia del factor en el resultado, pues en
tal caso la supresión mental hipotética solo puede tener respuesta si le
asignamos previamente o no el rol de causa.
Para corregir estos puntos, nos parece que la teoría de la imputación objetiva
(Causa Adecuada) proporciona resultados satisfactorios. Estimamos que de
este modo que la previsibilidad del resultado complementado con el análisis del
incremento ilícito del riesgo ordinario de la vida constituyen el nexo de
causalidad para los efectos de atribuir responsabilidad civil al agente. La
previsibilidad del resultado dañino debe introducirse en el análisis de la
causalidad para descartar aquellos procesos causales los que la acción humana
interviene decisivamente (y por ello es causa en el sentido natural o para la
teoría de la equivalencia de las condiciones), pero en los que parece imposible
imputar esos resultados a ese comportamiento humano concreto al carecer el
agente de toda posibilidad de prever las consecuencias que se derivarían de su
acción y no poder así atribuirse a su actuación ninguna forma de dirigibilidad
del proceso.
Es lo que nos parece debe suceder en aquellos casos en los que el daño es
mayor por debe un defecto interno de la victima que no se conoce por el
agresor o en los que el comportamiento del agente genera una lesión menor,
pero que ocasiona un proceso causal que termina provocando un daño mucho
mayor a la víctima. En tales eventos la relación de causalidad y, por ende, la
responsabilidad, podrá predicarse solo por el daño efectivo que el actor pudo

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 56 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

prever y dirigir, aunque él sea subsumido en el daño mayor que se produce por
consecuencias imprevisible”1
Hay un elemento adicional que hay que traer a colación. El criterio de la
previsibilidad se adopta como un criterio objetivo de imputación dentro de la categoría
de la causa adecuada. Es un criterio que esta presente también en materia de culpa. Es
análisis que hay que hacer de la previsibilidad ¿es idéntico al análisis que hay que hacer
en materia de culpa?:
• Hernán Corral: de acuerdo a algunos autores (Alterini, Argentino) dicen que la
diferencia de la previsibilidad en la relación de causalidad es un análisis objetivo
que preside de las condiciones personales del agresor y la victima, mientras que
la previsibilidad en materia de culpa, se analiza desde el punto de vista
subjetivo, ya que nuestro sistema es basado en la culpa, o sea, de carácter
subjetivo. Hernán Corral dice que no hay diferencias en la subjetividad u
objetividad en la previsibilidad, cuando se analiza la culpa en sede
extracontractual la culpa se aprecia en abstracto comparando con un modelo o
un estereotipo, eso significa que la aprecia objetivamente. La diferencia estaría
en el contenido, en la relación de causalidad se analiza el resultado objetivo que
se produjo después de un comportamiento, en la culpabilidad la previsibilidad
estará referida a las consecuencias generales dañosas que permiten calificar una
conducta humana imprudente.

• Enrique Barros: dice que el actor previsibilidad es propio de la culpa y que


además aparece para determinar la relación de causalidad, pero es la misma.
Cuando una conducta se ha llevado a cabo con culpa y se provoca un daño, acá
hay un indicio de que hay un daño directo o sea hay relación de causalidad entre
el resultado dañoso y la actuación culpable.

Eliminación del nexo causal.


Hay ciertas hipótesis que, o eliminan el nexo causal o contribuyen de alguna
manera a aminorar la responsabilidad del agresor. Estas pueden funcionar de dos
maneras como causales de exoneración total de responsabilidad civil extracontractual y
como causales de exoneración parcial de responsabilidad civil extracontractual. Estas
hipótesis son las siguientes:
 Culpa de la víctima y del hecho de la víctima. Partamos por la culpa de la
víctima. Art. 2.330 CC, es una regla para el juez. Lo primero que hay que
señalar es que, tradicionalmente se ha indicado por la doctrina más antigua que
es una regla de compensación de culpas. Se compensaría la culpa de la victima
por haberse expuesto imprudentemente al daño con la culpa del agresor y la
diferencia sería por lo que responde el agresor. Algunos autores (profesor
Álvaro Vidal) no dicen que no se puede hablar de compensación, acá no se
podría hablar de compensación de culpa porque esto implicaría hablar de hechos
de la misma naturaleza y acá no hay hechos de la misma naturaleza. No obstante
eso, como el tema no esta claro, el profesor Enrique Barros, habla de un efecto
1
(Corral, Hernán; Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual; Editorial Jurídica; año
2003; Santiago de Chile; Página 192).

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 57 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

compensatorio. El efecto sería una exoneración total o parcial a favor del


agresor. Hoy hay consenso en la doctrina de que el art. 2.330 CC es una norma
de relación e causalidad de modo tal que en el fondo es una norma que va
invocar el agresor, beneficia fundamentalmente al agresor. El profesor Vidal
dice que se va a aplicar de acuerdo a las facultades discrecionales del juez, claro
que es deseable que transparentara los criterios de acuerdo a los cuales aplico
esta norma.

Hay una duda que se genera con la aplicación de esta norma ¿qué pasa
con la víctima en si? ¿Se exige la capacidad extracontractual de la víctima?
¿Esta norma le va a beneficiar al agresor si la víctima es un incapaz
extracontractual? el tema como dice el profesor Enrique Barros no está resuelto,
pero según el profesor Vidal al demandado no le empece el problema de la
capacidad de la víctima, el agresor puede echar mano al art. 2.330 CC ya sea que
la víctima sea capas o incapaz extracontractualmente. El incapaz
extracontractual tiene a su guardián, para que lo cuide y proteja.
El segundo caso es el hecho de la victima. Se conoce, como ya lo vimos,
como asunción del riesgo. Se toma para determinar si hay exoneración total o
parcial (ver causales de justificación).
 Pluralidad de Responsables. Acá hay dos hipótesis que hay que distinguir. El
primer caso es el art. 2.317 CC. No son hechos distintos, el mismo hecho se
produjo por dos o más personas. La característica peculiar de este artículo es que
la responsabilidad es de carácter solidaria (solidaridad pasiva legal). Este art.
2.317 CC tiene dos excepciones en el art. 2.323 CC (hay que volver a
mencionarla cuando estudiemos las presunciones de culpa por el hecho de las
cosas, específicamente de un edificio, provocado por la ruina de un edificio.
Edificio y ruina hay que entenderlo en su sentido técnico. Responden a prorrata
de las cuotas que tengan en el edificio) y el art. 2.328 CC (cosa que se cae o
arroja de un edificio, por ejemplo un macetero. Si no sabemos quien tiró la cosa
se hace responder a todas las personas que habitan en la misma parte del
edificio, siempre y cuando no se sepa quien lo hizo, porque si se sabe responde
únicamente el que lo hizo. Responden de acuerdo a sus cuotas), en donde se
responde de manera simplemente conjunta o mancomunadamente.

El segundo caso donde hay pluralidad de responsables es un hipótesis


que se denomina intervención causal de negligencias múltiples (este es el
ejemplo de la persona hemofílica que se desangró después de ser atropellado por
una persona cualquiera, donde la ambulancia se demoro en llegar por lo que se
demoraron en atender a la víctima, el medico que lo atendió no lo atendió
debidamente, el servicio de salud no tenía médicos especialistas de turno, etc.).
Acá hay hechos distintos. Acá no hay solidaridad. Cada persona responde solo
por la parte del daño que ellos han provocado, por separado, repito no hay
solidaridad.
 Fuerza Mayor o Caso Fortuito. Antiguamente, la fuerza mayor se situaba para
eliminar el factor culpa. Hoy los autores están prácticamente contestes en señalar
que la fuerza mayor constituye una regla dentro de la relación de causalidad.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 58 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Vamos a echar mano de la definición legal de fuerza mayor (art. 45 CC). Tiene
distintos requisitos

- Se trata de un hecho ajeno al agresor y a la victima. Este hecho puede ser


de un tercero o puede ser de la naturaleza. Generalmente se dice que no
obstante los términos fuerza mayor o caso fortuito son distintos, por fuerza
mayor se alude al hecho de una autoridad y con caso fortuito a los hechos de
la naturaleza. Se mantienen las dos denominaciones como términos
sinónimos. Es un hecho que no le empece a la voluntad del agresor y de la
víctima.

- El hecho debe ser imprevisto. Imprevisibilidad en la formación jurídica.


Esta imprevisibilidad, usualmente los autores, señalan que es una
imprevisibilidad de carácter relativa, porque claramente, cualquier cosa sería
prevista.

- La irresistibilidad. No solamente el hecho tiene que ser imprevisto, no debe


ser posible resistir. Pablo Rodríguez Gres ha analizado mucho este tema.
Que el hecho sea irresistible significa que el sujeto no puede detener o evitar
las nefastas consecuencias de la fuerza mayor.

10. junio. 2008.-

Quinto Elemento de la Responsabilidad Civil Extracontractual:


La imputabilidad: El Dolo y La Culpa

Esta clase vamos a terminar la responsabilidad civil extracontractual para la cual


vamos a enfocarnos en el análisis de dos temas. Vamos a ver el último elemento y
después vamos a destacar a la acción de reparación.
Para analizar la imputabilidad debemos recordar que estamos frente a un sistema
de responsabilidad civil subjetivo basado en la culpa, donde el factor culpa estamos
refiriéndonos al dolo como a la culpa en sentido estricto. En segundo término, a pesar
de que de acuerdo a la doctrina general la regla general es la responsabilidad civil
extracontractual, nos vamos a enfocar solo en los delitos y cuasidelitos civiles. En tercer
término discutir entre delitos y cuasidelitos civiles no debería tener mayor relevancia, ya
que rige el principio de reparación integral del daño, aunque igual hay importancia en
distinguir entre dolo y culpa (tema de la gravedad del hecho, por ejemplo).
La imputabilidad es hablar de las dos fuentes por antonomasia (delito y
cuasidelito civil). Cuando hablamos de de delito civil, hablamos de un hecho que causa
daño realizado con dolo. Cuando hablamos de cuasidelito civil, estamos hablando de un
hecho que causa daño realizado con culpa.
Para estudiar el tema de la imputabilidad hay que centrarse primero en el dolo
(culpa intencional) y en segundo término vamos a estudiar la culpa en estricto sentido o
culpa propiamente tal.

Dolo Extracontractual o Culpa Intencional.


Acá algunos de los temas que vamos a señalar son temas que ya hemos
conversado hace probablemente más de un año, cuando analizábamos el dolo como

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 59 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

vicio de la voluntad. En materia de dolo existe una definición legal en el art. 44 CC


(intención positiva de inferir injuria a la persona o propiedad de otro). La definición
legal de dolo está efectivamente en el art. 44 CC el dolo opera en 3 ámbitos del derecho
civil, habría una concepción unitaria de dolo. Podemos determinar de qué manera se
configura el dolo en cada uno de los ámbitos, sin perjuicio de que vamos a estar
hablando de lo mismo. Los tres ámbitos son los siguientes:
- Vicio de la voluntad.
- Agravante de la responsabilidad civil contractual.
- Elemento de la responsabilidad civil extracontractual.
¿Cuál es el Kit., del asunto acá?, es preguntarse si la definición legal del art. 44
CC es aplicable o no en estos 3 ámbitos. El tema es si se habla de una concepción
unitaria de dolo, significa que el dolo es el mismo independientemente del ámbito del
derecho civil donde opere. Si hablamos de los mismo estamos entonces ante la
concepción unitaria de dolo, simplemente el dolo se acomoda dependiendo del ámbito
donde opere. El dolo (art. 44 CC), en lo que respecta a la responsabilidad civil
extracontractual, este concepto vendría muy bien ya que el delito civil es un hecho
cometido con dolo y que además causa daño. Estaríamos corroborando que hay una
concepción unitaria de dolo, pero ¿qué pasa con el dolo en materia contractual? Desde
el punto de vista conceptual, ¿qué pasa con el deudor? El deudor contractual cuando no
cumple con la obligación dolosamente, eso significa que no cumple intencionalmente
con la obligación del contrato ¿en verdad no cumple porque le quiere causar un daño al
acreedor? A menos que sea enfermo mental, el no cumple porque le conviene no
cumplir, porque se quiere beneficiar a el. Si dolo implica la intención de causar daño a
otro, quizás no estaríamos en presencia del art. 44 CC (René Moreno M.). Va depender
de lo que digamos con respecto al dolo eventual acá. Si entiendo que dolo no es
solamente querer causar un daño a otro, sino que implica no querer cumplirle al
acreedor, aunque se produzca un daño, eso le conviene al deudor, ahí también podría
haber dolo. Va depender de lo que nosotros entendamos por dolo. Si entendemos en la
intención del sujeto causar un daño directamente a otro, el dolo contractual no estaría
incluido, pero si entendemos que me represento el resultado dañoso y lo acepto aunque
no sea lo que yo busco porque yo busco favorecerme a mi, acá el dolo contractual si se
incluiría la concepción unitaria de dolo.
En la responsabilidad civil extracontractual, al parecer es un concepto preciso el
art. 44 CC para aplicarlo acá. Sería sumamente compatible con el delito civil. La
discusión esta en lo que entendamos por dolo. Por este tipo de dolo que han identificado
los penalistas, que es esta institución denominada dolo eventual (represento el resultado
dañoso y lo acepto). ¿Qué pasa con el dolo eventual en sede extracontractual? Acá hay
varias posturas:
- Arturo Alessandri R.: se funda en el tenor literal del art. 44 CC, considera que el
dolo eventual no podía estar incorporado en el art. 44 CC. Este artículo sería dolo
directo y no daría la posibilidad de incorporar el dolo eventual.
- Hernán Corral y Pablo Rodríguez Gres: interpretan el artículo de manera más
amplia. Estamos frente a dolo en sede extracontractual basta con que el sujeto
agresor se haya representado el resultado lesivo y lo haya querido, o sea, lo haya
aceptado, y esto es compatible con el art. 44 CC. Permitiría la aplicación más
extensa
- Enrique Barros y Ramón Domínguez Águila: optan por una postura más práctica.
Para que nos preguntamos si el dolo eventual está incluido en el art. 44 CC. Es una
discusión y distinción inútil. En la práctica resulta difícil distinguir si es dolo
eventual o culpa con representación (me represento el resultado dañoso y lo

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 60 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

rechazo). Ellos piensan que esta demás en consideración al concepto amplio que
rige de culpa en materia extracontractual. En el hecho es fácil que se confunda a la
culpa con representación y esa culpa corresponde a la culpa grave, y esa culpa grave
esta incluida en la culpa extracontractual, por ende igual surge la responsabilidad
civil extracontractual (en el peor de los casos sería un cuasidelito civil).

¿Cómo se aprecia el dolo? El dolo se aprecia in concreto (la culpa se aprecia in


abstracto, se compara con un modelo ideal, un estereotipo, y prototipo). Para determinar
si el agresor en sede civil, obró o no obró con dolo hay que analizar las circunstancias
del agresor. Él y sus circunstancias, punto.
¿Quiénes responden del dolo? Art. 2.316 CC, en el fondo es una norma que
identifica quienes son los legitimados pasivos de la acción de reparación. El i. I,
identifica al autor del daño y a sus herederos (estos últimos porque son continuadores
del causante y la obligación de reparar es una obligación transmisible, porque es de
contenido patrimonial). Este inciso se aplica para los delitos y cuasidelitos civiles. Es la
regla general. El i. II, contempla una situación bastante particular, nos agrega un
legitimado pasivo más susceptible de ser demandado, pero solo en el caso del delito
civil. Hay una diferencia entre dolo y culpa extracontractual. Acá se demanda al que
recibió provecho del dolo ajeno sin ser cómplice en el. Pero a esta persona ¿la
demandamos para que repare la totalidad del daño que yo sufrí? No solo hasta la
concurrencia. Se demanda solo hasta el monto del provecho. La acción que se lleva a
cabo no sería una acción de reparación (no se pide que se repare íntegramente el daño),
sería una acción, más bien, de carácter restitutoria y se fundaría en los principios
generales del Código Civil, más que más, se repudia el dolo y la mala fe. El tema es
¿por qué solo hasta el mondo del provecho? Por el repudio de que una persona se
beneficie de una situación dolosa. Si fuera cómplice, desde la perspectiva de la
responsabilidad civil, sería un agente, estaría cometiendo un delito de responsabilidad
civil. Algunos han dicho que acá incluso habría responsabilidad objetiva porque solo se
prueba que se aprovecho del dolo ajeno. Esto se da mucho en el ámbito empresarial
(ejemplo de la información privilegiada).

Culpa en Sentido Estricto o Propiamente Tal.


El Código Civil define grados de culpa, pero no hay definición de culpa a secas,
sin calificativos. Los autores tratan de elaborar ciertos conceptos y la jurisprudencia los
repite reiteradamente en todos sus fallos:
- “La culpa es la omisión de la diligencia a que se estaba jurídicamente obligado”
(Orlando Tapia).
- La culpa es “La falta de aquella diligencia o cuidado que los hombres prudentes
emplean en sus negocios propios” (Arturo Alessandri R.). Esto nos evoca a la culpa
leve. Esto es lo que se critica.
El concepto de culpa se asocia con el tema de la previsibilidad o
imprevisibilidad del resultado dañoso. La previsibilidad se toma en el tema de la
relación de causalidad y en el tema de la culpa. Hay culpa cuando la persona se puede
anticipar al resultado dañoso, por lo que el daño fue previsto, si estuvo en la posibilidad
de prever el resultado dañoso e igual actuó, actuaría con culpa.
Relacionado con esto hay un tema que nos tenemos que cuestionar acá. Acá hay
que hacer un juego entre el art. 44 CC y el art. 1.547 CC. Hay que ver el estándar de
cuidado dependiendo de la naturaleza del contrato o la naturaleza de la obligación
incumplida, pero en la sede extracontractual ¿en qué consiste el estándar de cuidado?
¿Cuál es la diligencia debida? El tema se discute, una primera postura es la de don

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 61 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Arturo Alessandri Rodríguez, que interpretando el Digesto (BLE!), una persona debía
responder de todo grado de culpa, por tanto, si yo como persona tengo que responder de
todo grado de culpa, la diligencia que se exige sería la suma diligencia, se responde
hasta de la culpa levísima. Habría que comportarse como se comportan los hombres
juiciosos en el manejo de sus negocios importantes. Esta postura beneficia a la víctima,
se le hace menos difícil probar la culpa y es más difícil para el agresor probar que actuó
con la diligencia debida.
Don Ramón Meza Barros dice que no se puede exigir que se exija más cuidado
en materia extracontractual que en contractual, cuando acá no habría una obligación
preexistente. Tiene argumento de texto. El art. 44 CC a continuación de culpa leve, el
código dice que la falta de otro calificativo deberá entenderse que se habla de culpa
leve. Además el art. 44 CC rige en todas las materias, porque está en el título preliminar
en las definiciones de palabras de uso frecuente.
La postura contemporánea agrega que se exige la diligencia y cuidado de una
persona prudente y razonable, una persona normal, un buen padre de familia. Sería la
culpa leve. El acomodo que se hace es que la construcción del modelo de la persona
razonable y prudente no es igual en todos los casos. Se hace de acuerdo de las
circunstancias (persona que tiene 4° básico y vive en un cerro contra un abogado doctor
en derecho).
La culpa se aprecia en abstracto, siempre, también en materia contractual. La
conducta, como actuó el agresor, se compara con un modelo. Se compara como actuó y
como debería haberse comportado con una persona razonable y prudente, pero de
acuerdo a sus circunstancias.
Hay que destacar la culpa contra la legalidad, también denominada culpa
infraccional. Es cuando se infringe una norma legal o una norma reglamentaria
(reglamento de cualquier actividad, como una actividad deportiva), por el solo hecho de
la infracción, se entiende que ha habido culpa. En nuestro ámbito importa que esta culpa
cause daño. Esto opera típicamente en la ley de tránsito. Esto no es responsabilidad
estricta u objetiva. Me puedo exonerar probando una imposibilidad física o moral para
cumplir la ley o el reglamento.

Presunciones de Culpa.
Uno de los grandes inconvenientes que presenta el sistema subjetivo es
precisamente que es bastante complejo para la víctima probar la culpa. Acá no hay una
presunción general de culpa, como si hay en materia contractual. Es difícil probar la
culpa. Nuestro legislador creó presunciones de culpa, al menos así las ha denominado la
doctrina (artículo 2.320 CC al artículo 2.329 CC). Se discute su alcance y si son o no
presunciones de culpa.

a. Presunciones de culpa por el hecho propio.

Art. 2.329 CC, la doctrina ha visto algo de presunción de culpa acá.


- Postura de Arturo Alessandri R., (también profesor Carlos Ducci) acá hay una
presunción de culpa y no solamente en los tres numerales de la norma. No son casos
taxativos. Hay presunción de culpa general por el hecho propio cuando el daño
proviene de un hecho que por su naturaleza o por las circunstancias en que se realizó
es susceptible de ser atribuido a culpa. No dice que siempre haya presunción de
culpa por el hecho propio, pero si estamos frente a un hecho que se realice en forma
especialmente peligrosa de acuerdo a las circunstancias con que este hecho se
realizó, y se produce un daño se puede presumir la culpa. Los numerales serían

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 62 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

ilustrativos. El ejemplo que él da, es el ejemplo del choque de trenes (para la época
era peligroso). Los argumentos que tiene Alessandri son varios
• Argumento histórico: contiene estos tres numerales porque en la época de
entrada del Código Civil en vigencia esos eran los hechos peligrosos per. se.
• Argumento de tenor literal de la norma: desde tres puntos de vista. Primer punto
de vista, si no se diera este alcance al art. 2.329 CC, el i. I de este artículo no
tendría razón de ser, porque no sería sino una repetición del art. 2.314 CC.
También el código dice que “son especialmente a la reparación dos puntos”, por
tanto de esta frase no se infiere que hay una enumeración taxativa, se infiere que
es ilustrativa, a vía ejemplar, etc. desde un tercer punto de vista, el código dice
“todo daño que pueda imputarse a malicia o negligencia…” todo daño que se
puede atribuir a culpa de una persona debe ser reparado por esta, acá habría una
presunción de culpa.
• Argumento de geografía de código. Ubicación de la norma. Este es el último
artículo de las presunciones de culpa. Esta es una norma de clausura, es la puerta
de salida de las presunciones de culpa. Es la última norma, la que pone fin al
tema de las presunciones, se quiso establecer una norma general de culpa por el
hecho propio.

- Postura del Profesor Meza Barros. El art. 2.329 CC no tiene ninguna presunción
general de culpa, es una mera reiteración del art. 2.314 CC, a lo más algunos
piensan que acá podría haber presunción de culpa en el numeral 1, numeral 2 y
numeral 3.
- Postura de don Hernán Corral. La norma no contempla una presunción de culpa, es
más no tiene nada que ver con la culpa, es una norma de relación de causalidad. Los
tres numerales son explicitación de la relación de causalidad. No se habla de la
culpa y menos de presunciones de culpa.
- Don René Moreno no dice se refiere a la relación de causalidad, pero dice que no
hay presunción de culpa ni en el inciso primero ni en los numerales. En el numeral 1
la víctima tiene que probar que la víctima disparó imprudentemente. En el numeral
2 hay que probar que no hubo precauciones necesarias. En el numeral 3 hay que
probar que lo tiene en estado de causar daño. Se prueba la culpa. No habría ninguna
presunción
- Don Enrique Barros, no descarta lo que señala Arturo Alessandri R., (en un
coloquio del año pasado Tapia hizo pedacitos esta posición) coincidentemente con
la jurisprudencia, acá si hay una presunción de culpa, aplicándola a dos hipótesis:
• Cuando el daño ha sido producto de una peligrosidad desproporcionada de la
acción. Se asocia con la postura de Alessandri.
• Además agrega casos en que el solo hecho del accidente, como se presenta el
hecho, puede ser indicio a priori de que hay culpa en quien causó el daño. Res
ipsa loquitur (dejar que las cosas hablen por si mismas), es propio del derecho
anglosajón pero es un latinazgo. Esto es lo que ha hecho, de alguna manera, lo
que hace la jurisprudencia.

b. Presunción de culpa por el hecho ajeno. Art. 2.320 CC, art. 2.321 CC, art. 2.322
CC, art. 2.325 CC:
Algunos autores denominan a esta situación presunción de responsabilidad por
el hecho ajeno. Se señala que solo se responde por el hecho propio. Otros autores dicen
que está bien la denominación. Además del autor directo del daño habría otro
legitimado pasivo, el cual se llama tercero civilmente responsable. Lo importante es que

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 63 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

acá hay una suerte de traslado de la responsabilidad civil, desde el autor directo de un
daño a otra persona que va a responder sustentado en un vínculo de subordinación, de
vigilancia o de dependencia.
Responsabilidad in vigilando (por falta de vigilancia) o in eligendo (mala
elección). Algunos ven responsabilidad vicaria, pero para que haya responsabilidad
vicaria tenemos que estar frente a un caso de responsabilidad estricta. Acá habría una
presunción de culpa simplemente legal y otros casos donde estaríamos más cerca de
casos de responsabilidad vicaria.
Art. 2.320 CC: es la norma genérica donde esta presente la figura del civilmente
responsable. El art. 2321 y 2322 son situaciones más bien particulares donde se
responde por el hecho de un dependiente. Esta enumeración del art. 2320 no es una
enumeración de carácter taxativa. No se responde de los propios hechos sino también
del hecho de los que se tienen a su cuidado. Cuando enumera utiliza el término “así”,
por ende estaríamos frente a ejemplos.
La doctrina ha elaborado ciertos requisitos para que opere esta presunción. Estos
requisitos son los siguientes:
• Se necesita que sea capaz el autor directo del hecho (el dependiente) y tiene que ser
capas el tercero civilmente responsable.

• Tiene que existir la comisión de un delito o cuasidelito civil de parte de aquel que
se encuentra bajo el cuidado del civilmente responsable. Hay que probar la culpa
del autor directo, se presume la culpa del tercero civilmente responsable.

• Debe existir un vínculo de subordinación entre el tercero civilmente responsable y


el autor directo del daño (vínculo de dependencia).

La fuente puede ser un vínculo de derecho público o un vínculo de derecho


privado. La fuente además puede ser de cualquier tipo (carácter contractual, legal,
fáctica, etc.). Esta presunción es una presunción simplemente legal, de manera tal que
una vez que se prueban todos esos requisitos, vamos a tener una presunción
simplemente legal, porque el tercero civilmente responsable puede exonerarse probando
que actuando con la debida diligencia y cuidado no pudo evitar el daño (hombre
razonable y prudente de acuerdo a las circunstancias).
El primer caso que contempla el art. 2.320 CC es el padre o la madre respecto de
los hijos que habitan en la casa. Acá hay presunción del vínculo de subordinación y
dependencia. El que responde es el que tiene el cuidado de los hijos al momento en que
se produjeron los hechos. El hijo tiene que ser capaz extracontractualmente pero menor
de 18 años (de 7 ó más como regla general).
Lo del tutor, en verdad no es tutor, es curador. Se tiene tutela sobre los
impúberes (7 – 12 ó 7 – 14). Además deben tener el cuidado personal. No sirve si es
solamente el tutor o curador de bienes.
El artesano responde por el hecho de sus aprendices.
El empresario responde respecto del hecho de sus dependientes.
Los jefes de colegios y escuelas respecto de los alumnos. El director del colegio
sería el responsable. Esta norma también se ha querido aplicar a las universidades y acá
el decano sería el responsable (si no hay decano el director).
Art. 2.321 CC. La característica es que es mucho más peculiar y particular. Es
un caso de responsabilidad estricta, cuando se prueba que los daños provienen de los
hábitos viciosos o mala educación que los padres han dejado a sus hijos adquirir. Hay
que probar todos los requisitos del art. 2.321 CC.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 64 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Art. 2.322 CC. Habla de cuidado ordinario, normal. Tiene una particularidad, es
una presunción simplemente legal. Es una situación específica. Situación de los amos
respecto de los criados. Se entiende que se aplica hoy a los trabajadores de casa
particular. Si bien es una presunción simplemente legal, la forma que tiene para
exonerarse de responsabilidad es más dificultosa que la que se necesita en el art. 2.320
CC. Acá hay que probar que el criado ejerció sus facultades de modo impropio y que el
amo no pudo prever ni impedir el hecho. El modelo de conducta es mucho más
riguroso.
Hay una peculiaridad que presentan todos estos casos del art. 2.320 CC, art.
2.321 CC y art. 2.322 CC. Se contempla a diferencia de la responsabilidad del guardián,
se contempla una acción de reembolso del art. 2.325 CC. Respecto del incapaz no haya
acción de reembolso por que no es capaz, no responde. Se aplica en la medida que el
autor directo tenga bienes y sea capaz. Si lo hizo obedeciendo la orden del tercero
civilmente habría una causal de justificación y responde solamente el tercero civilmente
responsable.
¿Podría uno de estos autores directos encontrarse bajo el cuidado de varias
personas? La víctima se dirige contra quien estaba bajo su cuidado en el momento de
realizar el ilícito. No se aplica esta regla en el caso del art. 2.321 CC (mala educación o
hábitos viciosos, responsabilidad estricta).

c. Presunciones de culpa por el hecho de las cosas (art. 2.323 CC, art. 2.324 CC,
art 2.326 CC, art. 2.327 CC, art. 2.328 CC).
Responde el guardián de las cosas. Es un directamente responsable. Hay dos
grupos:
- Presunciones por el hecho de los edificios. 2.323, responde respecto de las cosas o
del daño que se ha ocasionado producto de la ruina (objeto que forma parte del
edificio ha tenido participación en el daño) del edificio y responde el dueño, si hay
copropietarios responden a prorrata de las cuotas que tengan en el edificio.
Eventualmente puede responder el constructor (art. 2.003 CC, contrato de
construcción a suma alzada). En principio, si es dentro de los 5 años siguientes a la
entrega del edificio (recepción municipal de la obra), responde el constructor. El
art. 2.323 CC, se aplica en toda su extensión después de trascurrido los 5 años.

El art. 2.328 CC, estamos en presencia de los objetos que se caen de un


edificio. Responde el que haya arrojado la cosa o a quien se le cayó la cosa. Si no se
puede determinar quién es responde quienes habitan la misma parte del edificio.
- Presunciones de culpa por el hecho de los animales (art. 2.326 CC y art. 2.327 CC)
el art. 2.326 CC, consagra una presunción simplemente legal. El art. 2.327 CC,
consagraría una presunción de derecho pero hoy se dice que es un caso de
responsabilidad estricta.

Art. 2.326 CC, se le presume culpa al dueño. ¿Siempre va responder el


dueño? No, también puede responder aquel que se sirve del animal (contrato de
comodato o arrendamiento).
Art. 2.327 CC, daño producido por un animal fiero. Responde al que lo
tenga a cualquier título (dueño, poseedor, comodatario, ladrón, etc.). Siempre que el
animal fiero no reporte utilidad para la guarda o servicio del predio.

La Acción de Responsabilidad Civil.


Apuntes de clases- no autorizado para su cita.
- 65 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Busco obtener una reparación de los daños, es la acción más usual.


El legitimado activo es la victima directa, al víctima por repercusión o reflejo y
los herederos (discusión con respecto a al transmisibilidad del daño moral). El
legitimado pasivo (art. 2.316 CC) el autor directo, el tercero civilmente responsable, los
herederos, el que se hubiera aprovechado del dolo ajeno sin ser cómplice en el.
Las características son:
- La acción es personal. Por que hay involucrado derechos personales.

- La acción es mueble. Porque persigo la reparación que puede ser un hecho


(disculpa pública) o una cosa (indemnización de perjuicio es siempre dinero).

- La acción es de carácter patrimonial. De acá se derivan 4 consecuencias: la acción


es trasmisible, es transferible, es renunciable (art. 12 CC) y es prescriptible (art.
2.332 CC). A veces además permiten transigir. Además puede ser cedible.

El art. 2.332 CC (tema de la prescripción), contiene un plazo de 4 años


contados desde la fecha de la perpetración del acto. ¿Qué es la perpetración del
acto? Tradicionalmente se entendía, el momento en que efectivamente se había
llevado a cabo el hecho voluntario del hombre. Hoy día se está entendiendo (Pablo
Rodríguez Gres, Fabián Elorriaga, Hernán Corral), que el hecho se perpetra desde
el momento en que se configuran todos los elementos de la responsabilidad civil,
especialmente el daño (desde el momento en que el daño se manifiesta y se
conoce). Esto es todavía muy discutible. En el plazo máximo hay consenso y es de
10 años (prescripción extraordinaria).

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 66 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

24. junio. 2008.-

La Responsabilidad Civil Contractual.

Los autores hablan de incumplimiento por equivalencia o de la indemnización de


perjuicios

La indemnización de perjuicios.
Es una cantidad de dinero que tiene que pagar el deudor al acreedor por el
incumplimiento de la obligación y que equivale o representa lo que el acreedor habría
obtenido al acreedor el cumplimiento efectivo, íntegro y oportuno de la obligación.
Es una suma de dinero, los autores están contestes en esto. El art. 1.535 CC, es
donde se encuentra ubicada la cláusula penal. La pena puede consistir en una obligación
de dar, hacer o no hacer, y en el caso de la obligación de dar puede ser cualquier cosa,
ello es así porque se está respetando la libertad contractual. La indemnización de
perjuicios sería una suma de dinero porque es la medida de cambio
Su naturaleza jurídica es:
- En el derecho comparado: se dice que es una nueva obligación, porque el
incumplimiento contractual es un ilícito civil.
- En nuestro derecho: es la misma obligación incumplida pero que cambia de
objeto.

Elementos o Supuestos de la Responsabilidad Contractual.


Dependen del autor que vamos a seguir. Según Fernando Fueyo, sería la
infracción de la obligación, la imposibilidad de la ejecución forzada o agotamiento de
los medios para obtenerla, el daño, que la infracción sea imputable al deudor en grado
de culpa o dolo y por último, el elemento novedoso que es la mora del deudor.
Para don Pablo Rodríguez Gres, los supuestos son la existencia de la obligación
contractual, la inejecución de la conducta comprometida, el reproche subjetivo u
objetivo del infractor, el daño y la relación de causalidad entre el incumplimiento y el
daño.
Para don Mauricio Tapia; el dice que hay un antecedente que hace diferente la
responsabilidad contractual de la extracontractual y ese antecedente es el contrato. La
obligación que se incumple es el contrato. Los requisitos, para él, son culpa, causalidad
y daño. Se parte de este antecedente previo.

Primer Supuesto: el Incumplimiento del Deudor.

Es el más complejo de entender y en verdad nosotros ya lo estudiamos, antes de


empezar a ver los remedios con que cuenta el acreedor.
Estamos frente al incumplimiento, cuando estamos frente a una de las hipótesis
de Fernando Fueyo al analizar el art. 1.556 CC. Incumplimiento imperfecto, tardío,
impropio, etc.
Para Pablo Rodríguez Gres, la obligación es una conducta típica. Es un proyecto
al que aspiran las partes al ligarse a la obligación, esto sería la prestación. La conducta
está tipificada, según Pablo Rodríguez Gres, en el contrato y en la tripartición de la
culpa (art. 44 CC y art. 1.547 CC).

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 67 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Aunque no se reconoce expresamente en nuestro Código Civil, la doctrina y la


jurisprudencia aceptan las obligaciones de medio y de resultado, específicamente en
materia de negligencia médica. Esta no sería congruente con la presunción de culpa,
pero Daniel Peñailillo dice que el i. III no es impedimento. La presunción de culpa, no
es impedimento para hacer efectiva las obligaciones de medios y de resultado.

Segundo Elemento: La Imputabilidad del Deudor.

Debe ser con culpa o con dolo el incumplimiento, o sea, debe ser imputable.
En materia de antijuridicidad, más allá que se discuta si tiene o no autonomía
este elemento, en materia contractual, con respecto a la antijuridicidad ni siquiera se
discute esto. La antijuridicidad no es un elemento distinto. No se lo plantean porque acá
está mucho mas claro que la antijuridicidad esta incorporado en otro elemento. Si un
deudor deja de cumplir una obligación derivada de un contrato esto va ser una actuación
contrario a derecho, que no es acorde al ordenamiento jurídico. Si el deudor no cumple,
lleva a cabo una conducta antijurídica. En Chile no se entiende que la antijuridicidad en
materia contractual, que tenga autonomía. Esta está presente o incorporada en el
elemento culpa. Es antijurídico no cumplir con las obligaciones derivadas del contrato
con dolo o culpa.
La regla general, en Chile es que para que surja la responsabilidad civil
contractual tiene que haber dolo o culpa.
Hay algunos autores (Pablo Rodríguez Gres), que señalan que también habrían
casos de responsabilidad estricta u objetiva. Por ejemplo, el caso de la ley del
consumidor. Acá habría responsabilidad contractual y sería de carácter estricta. Esto es
discutible. Si en Chile en materia de responsabilidad contractual, hay un caso de
responsabilidad objetiva, esto debería estar señalado expresamente por ley, porque ni la
doctrina ni la jurisprudencia pueden inventar casos de responsabilidad estricta.

Normativa aplicable.
Art. 1.547 CC en relación al art. 44 CC y el art. 1.558 CC. O sea, nosotros ya
sabemos que en materia de responsabilidad civil contractual, la culpa debemos
analizarla en forma tripartita.

La culpa en materia contractual.


Presenta diferencias con la culpa extracontractual.
La primera gran diferencia es que acá hay un vínculo jurídico previo
preexistente entre las partes. Hay que partir de la base que acá hay un vínculo jurídico
previo. Por eso en la responsabilidad extracontractual se pregunta cuanto le exigimos a
la persona. Acá debemos preguntarnos como debe comportarse el deudor contractual
para que se entienda que hubo cumplimiento o incumplimiento de la obligación.
La segunda gran diferencia es que como hay un vínculo jurídico previo, acá hay
tripartición de la culpa. El juego que se produce entre el art. 44 CC y el art. 1.547 CC.
La primera regla que vamos a mirar es el contrato. El grado de culpa del que responde
el deudor depende, primero que todo, de lo que las partes hayan estipulado en el
contrato, acá rige la libertad contractual y dentro de este el principio de auto
configuración interna del contrato. A menos que las partes nada hayan dicho en el
contrato, rigen las normas supletorias, que hacen depender el grado de culpa del que
responde el deudor, de la naturaleza de culpa:
- Beneficios para ambas partes: responde de la culpa leve (es un contrato
oneroso).

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 68 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

- Beneficios solo al deudor: responde de la culpa levísima (por ejemplo,


comodato).
- Beneficios solo al acreedor: responde de culpa lata o grave (por ejemplo,
depósito propiamente tal).

Otra diferencia es que la culpa se presume (i. III del art. 1.547 CC). La prueba de
la diligencia o cuidado incumbe al que ha debido emplearlo. La culpa del caso fortuito
al que la alega. Es una presunción simplemente legal.
El art. 1.671 CC, contempla exactamente la misma regla. En materia de
contratos la culpa se presume es la regla general. Pero, por ejemplo, el art. 2.158 CC
(materia de mandato), acá la culpa hay que entrar a probarla. En este caso puntual, si se
quiere exonerar de cumplir con las obligaciones del contrato de mandato, hay que
probar la culpa al mandatario.
Otra diferencia es que acá se requiere que al deudor se le constituya en mora.

El Código Civil en materia contractual no nos da una definición de culpa a secas.


Define culpa grave, leve, levísima.
Para el profesor Fernando Fueyo, es la falta de diligencia o cuidado que debe
emplearse en el cumplimiento de una obligación, o en la ejecución de un hecho
(concepto amplio).
Para el profesor Pablo Rodríguez Gres es un reproche jurídico que se funda en
un error de conducta, que consiste en no ejecutar la actividad que hipotéticamente
habría desplegado un modelo de persona cuidadosa (entendiendo por tal, a aquella que
se comporta como es debido), y que tiene por objeto imputar al infractor las
consecuencias de sus actos.

La tripartición de la culpa.
Un alcance. Nosotros hemos dicho que como una importante diferencia de la
culpa contractual con la extracontractual es que se admite la tripartición y se presume en
la contractual. Éstas normas son supletorias de la voluntad de las partes. Las partes
podrían en virtud de su libertad contractual, alterar la tripartición de la culpa. El límite
es la culpa grave. Lo que no pueden hacer las partes es exonerar al deudor de la culpa
grave o lata, no se puede en virtud de una estipulación, exonerar al deudor de la culpa
lata, al menos debe responder de la culpa grave. Esto es así por lo que dice el Código en
el art. 44 CC, que la culpa lata se equipara al dolo, por lo tanto acá condonaríamos el
dolo futuro y habría objeto ilícito (condonaríamos la culpa grave futura).

Apreciación de la culpa.
Se aprecia en abstracto. Se compara su conducta en el incumplimiento de la
obligación con el modelo o patrón de conducta que está contemplado en el art. 44 CC.
El modelo hay que adecuarlo a las circunstancias (ejemplo del médico de la
responsabilidad extracontractual, pero ahora celebramos un contrato) y al contrato, por
lo tanto, se adecua el ambiente contractual (circunstancias que rodean el contrato).

Equiparación de la culpa lata con el dolo.


¿Cuál es el alcance de la culpa lata con el dolo? ¿Es una equiparación absoluta o
no? La doctrina está conteste en el art. 1.558 CC. Cuando estamos frente a un
incumplimiento con dolo se responde de los daños directos previstos e imprevistos. Con
la culpa lata también se responde de ambas, la culpa grave, es un agravante para el
deudor.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 69 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

La doctrina también está conteste en que ni la culpa grave ni el dolo son


condonables anticipadamente.
Hay un elemento adicional que agrega don René Abeliuk, y es que la culpa
grave se equipara al dolo en materia de la responsabilidad solidaria del art. 2.317 CC. Si
el incumplimiento contractual se produce por el dolo o culpa grave de dos o más
personas estas deberían responder. Esto es discutible.
¿Dónde está la gran duda con respecto a la equiparación de la culpa grave y el
dolo? En el temita de la presunción. Acá está el gran problema. La culpa en general se
presume. En principio se presume la culpa grave, la leve y la levísima. El dolo por regla
general hay que probarlo, ay que la buena fe se presume. Si la culpa grave se equipara al
dolo entonces ¿la culpa grave se prueba o se presume? ¿Qué prima acá? Acá hay tres
posturas de la doctrina:
- Fernando Fueyo: la equiparación no es completa, la culpa grave, sigue siendo
culpa y en cuanto culpa esta culpa grave se presume.
- Otros autores dicen que la equiparación es completa y como tal la culpa grave en
cuanto dolo habrá que probarle
- Postura ecléctica, dice que la respuesta es DEPENDE. Depende de lo que
pretenda el acreedor que le repare, de modo tal que si el acreedor invocando
culpa grave del deudor solo pide que le reparen los daños directos previstos la
culpa grave se va a presumir. Si por el contrario, el acreedor invocando culpa
grave y la equiparación de la culpa grave con el dolo, pretende que le reparen
daños directos previstos e imprevistos el va tener que probar la culpa grave,
porque la está invocando como dolo.

No hay postura mayoritaria. Hay que invocar la que convenga al cliente.

Dolo Contractual.
El dolo contractual (art. 44 i. final CC), es una agravante de la responsabilidad
contractual. Recordemos lo que hablamos de la noción unitaria del dolo. El problema de
acoger una noción unitaria se presenta en el ámbito contractual ya que es difícil que el
deudor deje de cumplir por que quiere causar un daño al acreedor. El deudor
intencionalmente no cumple porque el asunto a el le beneficia. Sin perjuicio de lo cual,
acá se hace referencia al dolo eventual y podría aceptarse esta noción unitaria del dolo.
El deudor deja de cumplir, se representa el resulta y lo acepta.
El incumplimiento doloso, si decimos que supone obrar a sabiendas con la
conciencia de ejecutar algo, podríamos aceptar la noción unitaria de dolo.
El dolo no se presume, se debe probar (art. 1.459 CC).
Se aprecia en concreto. No se compara la conducta del deudor contractual con
un modelo. Se consideran las características del deudor contractual y las circunstancias
concretas en las que el se encontraban.
No se puede renunciar al dolo anticipadamente, porque acá condonaríamos el
dolo futuro y esto adolece de objeto ilícito.

Causales que eliminan la culpabilidad o la relación de causalidad.


No vamos ha hacer referencia específica a la relación de causalidad. Y los
autores tampoco lo analizan de forma pormenorizada como se hace en responsabilidad
extracontractual. No significa que acá no haya relación de causalidad. El deudor va
tener que responder por el incumplimiento con dolo o con culpa. Acá hay relación de
causalidad. El deudor solo va tener que responder de aquellos daños que han sido
consecuencia directa e inmediata de su incumplimiento con dolo o culpa. Entonces ¿por

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 70 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

qué los autores no la tratan de forma pormenorizada? Porque en el hecho la relación de


causalidad produce muy pocos problemas. Si, a mayor abundamiento, para efectos de
determinar la relación de causalidad utilizamos los mismos principios que en materia
extracontractual, no se hace necesario analizarla de forma pormenorizada.
Hay que analizar ciertas causales o eximentes o circunstancias que eliminan el
dolo o la culpa (algunos) o la relación de causalidad.
Vamos a encontrar la fuerza mayor o caso fortuito. Elimina la responsabilidad
contractual. Se dice tradicionalmente, que elimina el dolo o la culpa. Hoy se dice que
elimina la relación de causalidad. Otros casos que eliminan la causalidad son:
- Hecho de un Tercero.
- Estado de Necesidad.
- Ausencia de Culpa.

Caso fortuito o fuerza mayor.


En Chile, fuerza mayor o caso fortuito uno los trata como sinónimos. Hay una
pequeña diferencia, ya que la fuerza mayor deriva del hecho de una tercera persona y el
caso fortuito del hecho de la naturaleza.
Rige la misma definición del art. 45 CC, ya que es una palabra de uso general.
Los requisitos del caso fortuito o de la fuerza mayor son que sea imprevisible,
irresistible y que no provenga de hecho o culpa del deudor, porque el deudor es el que
lo invoca para exonerarse de responsabilidad civil (art. 45 CC en relación al art. 1547 i.
II CC).
El primer requisito es que es un hecho jurídico. El segundo requisito es que sea
un hecho sobreviniente al contrato (tenemos una relación jurídica previa que es el
contrato, contrato que no se puede cumplir por este hecho jurídico). El tercer requisito
es que sea independiente de la voluntad de las partes (se deduce del art. 1547 i. II CC).
Si el caso fortuito sobreviene por la culpa del deudor el responde, para que no responda,
el caso fortuito debe ser independiente de la voluntad de las partes, específicamente de
la voluntad del deudor (hay varias normas que así lo señala: art. 531 CC, art. 900 CC,
art. 1.526 nº 3 CC, art. 1.590 CC, art. 1.671 CC, art. 1.679 CC, 1.855 CC, etc.). El
cuarto requisito es que el hecho sea imprevisto, tenemos que situarnos al momento de
celebrar el contrato. El hecho debe ser imprevisto al momento de celebrar el contrato.
La imprevisibilidad es un concepto de carácter relativo:
• La imaginación es muy fecunda.
• La imprevisibilidad debe ser analizada dependiendo de cada una de las
circunstancias (ejemplo del pobre pastel que perdió un negocio y la empresa
transnacional en Eslovaquia).

Es un hecho irresistible, no se pueden evitar las consecuencias de este hecho


utilizando la diligencia que el deudor debió utilizar. Hay que ver el contrato.
Un ejemplo que es bien típico, es que hay casos en distinta materias en materia
contractual. Por ejemplo una empresa para no cumplir ciertas obligaciones
contractuales. Se discute si constituyen o no caso fortuito.
- Un ejemplo es la Huelga: según la empresa los trabajadores se fueron a huelga.
¿Es o no un caso fortuito? Se discute. La postura más razonable es decir que,
difícilmente el tema de la huelga es un caso imprevisto.
- Quiebra de la empresa en el hecho de cumplir el contrato de trabajo. No se
pagan las indemnizaciones legales a los trabajadores invocando fuerza mayor o
caso fortuito. Se ha dicho que esto no es caso fortuito porque la quiebra es un
hecho totalmente previsible.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 71 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Efectos del Caso Fortuito.


La regla general es que se exime de responsabilidad civil. El profesor Vidal dice
que exonera de responsabilidad civil, pero no nos vamos a meter en su postura porque
vamos a estar hasta mañana, exoneraría porque no se extingue la obligación.
Si el efecto de la fuerza mayor o caso fortuito es que el deudor no puede cumplir
en forma parcial, la liberación del deudor es solamente parcial.
El tercer efecto es que si el deudor está en mora de cumplir lo pactado y en ese
periodo en que esté en mora se produce la fuerza mayor o caso fortuito pero ese caso
fortuito o fuerza mayor se hubiera producido antes de la mora, el deudor solo debe los
perjuicios de la mora (art. 1.672 CC y art. 1.547 CC). Si se produce fuerza mayor o caso
fortuito estando el deudor en mora, el deudor debe responder a menos que el caso
fortuito no hubiera dañado la cosa si es que se hubiera producido antes de constituirse
en mora. Si estuviéramos frente a la tercera situación del art. 1.672 CC, donde se
produce la fuerza mayor o caso fortuito estando el deudor en mora, el deudor tiene que
responder salvo que el efecto de la fuerza mayor o caso fortuito se hubiese producido
igualmente así la cosa hubiese estado en manos del acreedor. Si se produce esta
hipótesis el caso fortuito exonera de responsabilidad del deudor.
Hay que analizar la pérdida de la cosa que se debe. Se produce una suerte de
asociación, porque el razonamiento del código es que no pude cumplir, siendo una
obligación de dar una especie o cuerpo cierto.

Casos en que el deudor igualmente responde.


En primer lugar, libertad contractual, el deudor tome sobre si los efectos del caso
fortuito. Lo puede hacer por que el art. 1.547 CC es una norma supletoria a las normas
del contrato. Huele a una cláusula abusiva (contrato “por” adhesión).
En segundo lugar, responde no obstante haya fuerza mayor o caso fortuito
cuando este se produce estando en mora de cumplir. La contra excepción es lo que
dijimos anteriormente.
En tercer lugar, cuando la ley lo dice (por ejemplo, art. 1.676 CC y normas en
materia de transporte aéreo y temas nucleares).
En cuarto lugar, cuando el caso fortuito sobreviene por culpa del deudor. No es
caso fortuito porque el caso fortuito no puede sobrevenir por la culpa del deudor. Acá
no hay caso fortuito.

Prueba el caso fortuito el que lo alega, en este caso el deudor, para exonerarse.
La doctrina ha dicho que para poder alegar el caso fortuito hay que probar el hecho, la
relación de causalidad entre el hecho y el incumplimiento, también hay que probar los
requisitos del caso fortuito y además hay que probar cual era el grado de diligencia o
cuidado del que tenía que responder. La fuerza mayor o caso fortuito es bien difícil de
ser acreditada.

Ausencia de Culpa.
La segunda causal de exoneración además de la fuerza mayor o caso fortuito es
la ausencia de culpa.
Inicialmente se confundía con la fuerza mayor o caso fortuito, porque
antiguamente se entendía que estas últimas eliminaban el factor culpa. En materia
contractual se producía esta identificación partiendo de la base que estábamos hablando
de lo mismo ya que se eliminaba la culpa.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 72 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

Hoy se entiende que la fuerza mayor o caso fortuito elimina la relación de


causalidad. Y esta tiene requisitos y características muy propias. La ausencia de culpa,
hoy día, es una causal de exoneración distinta y elimina precisamente la culpa o el dolo,
no tiene nada que ver con la relación de causalidad.
Si entendemos que estamos frente a un sistema objetivo o estricta esta causal no
exoneraría de responsabilidad. Pero en un sistema como el de nosotros que es un
sistema subjetivo, se puede exonerar con la ausencia de culpa, porque elimina el factor
culpa o dolo.
¿Por qué se considera que es una causal de exoneración diferente a la fuerza
mayor o caso fortuito? Art. 1.547 en su i. III CC, si se prueba la debida diligencia o
cuidado se prueba que hay ausencia de culpa. El segundo argumento de texto son tres
disposiciones que se encuentran ubicadas con relación a la pérdida de la cosa que se
debe. Estos son el art. 1.670 CC, art. 1.672 CC (se deduciría que hay una referencia a
una ausencia de culpa. Si no se puede cumplir la obligación habiéndose producido
pérdida de la cosa debida pero sin culpa, solo se debe el precio de la cosa) y el art. 1.678
CC (en este caso solo se debe el precio, porque no hay culpa, por lo tanto, no hay
responsabilidad civil).

Estado de Necesidad.
El deudor deja de cumplir por un mal mayor. Solo son disponibles los derechos
de contenido patrimonial.
Art. 2.178 nº 3 CC: argumento de texto. En materia extracontractual no hay
ningún argumento de texto. Es una norma referente al comodato (comodatario responde
hasta de la culpa levísima). No es responsable del caso fortuito a menos que se produzca
el caso en que sacrifica la cosa prestada ante la cosa propia. En este caso se responde.
Lo interesante es que en este artículo hay un reconocimiento a que se puede
producir una colisión de derechos. Por ende, el legislador estaría reconociendo validez
al estado de necesidad. Acá no opera como causal de exoneración de responsabilidad
civil.

Hecho de un Tercero.
No todos los autores tratan el hecho de un tercero como causal distinta al caso
fortuito, pero la profe prefiere reconocerle un grado de autonomía.
Estamos frente a una situación en que el deudor contractual no cumple, porque
un tercero se lo impide, un tercero pone un obstáculo para cumplir su obligación.
Hay disposiciones que tratan este caso de manera separada al caso fortuito. Un
caso muy ilustrativo de esto es el art. 1.677 CC. pereció la cosa, y en principio, se
extingue la obligación, sin perjuicio de lo cual el acreedor puede pedir al deudor que le
traspase o le ceda los derechos que tendría el deudor en contra del tercero, que fue el
que por su hecho o culpa la cosa pereció.
El hecho del tercero sería distinto a la fuerza mayor o caso fortuito.
Lo debe invocar el deudor y por tanto el debe configurar los requisitos del hecho
del tercero para hacerlo valer en juicio. El primer requisito es que, el tercero debe ser
independiente del deudor, en virtud de una interpretación a contrario sensu del art.
1.679 CC, que también reconoce hechos de terceros. Si esta persona no depende del
deudor y fue por culpa de este tercero que no se pudo cumplir, es una causa de
exoneración del deudor. Este es el requisito más importante. Se parece al tercero
civilmente responsable.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 73 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

El segundo requisito que agrega la doctrina es que el deudor no debe haberse


valido del tercero para haber incumplido la obligación. Esto es obvio, ya que si se
valiera del tercero, no sería un tercero independiente.
El tercer requisito, es que el hecho del tercero tiene que ser sobreviniente al
contrato. También debe ser imprevisto y generar un obstáculo que sea irresistible. Por
esto último es que algunos lo tratan como fuerza mayor. Esto va depender de si se pudo
o no se pudo atajar las consecuencias teniendo en cuenta el grado de diligencia que el
deudor tenía que desplegar.
El hecho del tercero tiene que probarlo el deudor, ya que esto implica
exoneración de responsabilidad y el que alega esto es el deudor por ende debe probarlo
el (art. 1.698 CC).
El art. 1.679 CC. Se supone que no se responde por el hecho del tercero, a
menos que el deudor se haya valido del tercero o este tercero sea de aquellos respecto de
los cuales debo responder. ¿De qué personas responde el deudor? Esta norma tenemos
que relacionarla con el art. 1.925 CC, art. 1.926 CC, art. 1.941 CC, art. 2.000 CC, art.
2.014 CC, art. 2.015 CC, art. 2.003 CC, art. 2.242 CC, art. 2.243 CC. Una postura para
resolver esta pregunta es señalar que se debe responder solo de las personas que la ley
establezca. Se habla de sus agentes o personas que dependan de el. Una postura es decir
que el tercero sea establecido como dependiente por la ley.
La segunda alternativa, es aplicar lo mismo que nosotros estudiamos en materia
de responsabilidad extracontractual el art. 2.320 CC (por analogía). El tercero que le
impidió cumplir es aquellos que están bajo su cuidado o dependencia. Debe haber un
vínculo de subordinación o dependencia, de origen legal, contractual o incluso fáctico,
porque el art. 2.320 CC indica personas solo de manera ilustrativa.
La tercera alternativa, es media ecléctica, los casos anteriores son simplemente
hipótesis de una regla general. Todos los terceros anteriores podrían coadyuvar para el
cumplimiento de la obligación. Fuera de esos casos, se respondería igualmente y no se
exoneraría si se vale de ese tercero.
Se produce el problema porque estamos hablando de un contrato previo

Tercer Supuesto: La Mora del Deudor

Es un elemento técnico que no está presente en la responsabilidad


extracontractual porque no hay un contrato previo y no hay una obligación preexistente
entre las partes.
Los autores dan dos conceptos de mora:
- Concepto genérico: “Dilación injusta en el cumplimiento de la obligación”.
- Concepto genérico de don Fernando Fueyo: “Retraso cualificado en la
contribución prestacional”.
- Concepto técnico: “Retardo imputable en el cumplimiento de la obligación
unido al requerimiento o interpelación del acreedor” (esta es la mora del
deudor).

Tiene dos elementos, el retardo imputable y la interpelación o requerimiento,


que es un comportamiento del acreedor.
La mora del deudor como elemento técnico está tratada en el art. 1.551 CC. Este
artículo da la sensación de que si estamos hablando de mora estamos hablando de
retraso, retardo, cumplimiento inoportuno. El deudor no ha cumplido pero da la
sensación que cumple después en forma retasada. Sería solo la hipótesis del

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 74 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

incumplimiento inoportuno. Solo estaría presente cuando se pide indemnización


moratoria pero esto no es así.
La mora del deudor debe estar presente tanto cuando el deudor no cumple
oportunamente pero después cumple con retraso, pero también va estar presente la mora
del deudor cuando el deudor definitivamente no cumple la obligación. La mora del
deudor siempre tiene que estar presente (ejemplo, práctico de si se o no se si me van a
cumplir al momento de demandar). La indemnización de perjuicios puede ser moratoria
o compensatoria, pero para pedir cualquiera de las dos o incluso ambas, se debe
constituir en mora al deudor.
Las disposiciones que tenemos que hacer aplicables los varias. Primero que todo,
el art. 1.557 CC en relación al art. 1.538 CC (esta es la norma referida a la cláusula
penal). Siempre tenemos que constituir al deudor en mora, salvo que se trate de una
obligación de no hacer. Por el contrario, para hacer valer la responsabilidad de un
deudor de obligación de no hacer, el debe hacer.
Art. 1.559 CC, se refiere a la obligación de pagar una cantidad de dinero.
Cuando el deudor lo que debe es una obligación de dar una cantidad de dinero, el
acreedor la única indemnización que va a pedir es la indemnización moratoria. Siempre
se pide el cumplimiento en naturaleza cuando se trata de una obligación dar una
cantidad de dinero. La responsabilidad contractual en esta materia apunta a que me
reparen el daño producto del retardo.
La otra regla que hay que destacar es que si solamente pido la indemnización
moratoria, no hay que probar los perjuicios (regla segunda). El daño debe probarse
porque es un hecho, pero cuando hay incumplimiento de una obligación de dar una
obligación de dinero no hay que probar el daño, porque el legislador entiende que acá
hay un daño evidente y el daño evidente no es necesario que se pruebe.
El art. 1.557 CC, dice que se debe la indemnización de perjuicio desde que el
deudor se ha constituido en mora. Cuidado con el alcance de esa frase. El acreedor tiene
derecho a que le reparen todos los daños, los que se sufrió antes de constituir al deudor
en mora y los que se sufre después de la constitución en mora. Pero esta norma quiere
decir que para hacer valer la responsabilidad contractual, debe ser constituido el deudor
en mora.

Requisitos.
Art. 1551 CC.
El primer requisito es que exista una obligación cierta, vencida, líquida,
actualmente exigible y que no se cumple.
En segundo requisito, es que debe haber un retraso en el incumplimiento.
En tercer requisito, es que el retardo debe ser imputable.
En cuarto requisito, es que debe haber interpelación o requerimiento del
acreedor. Es el elemento más importante. Está regulado en el art. 1.551 CC, que es el
más importante dentro de la mora. Es un elemento técnico de la mora. La doctrina dice,
que se pueden distinguir tres tipos de interpelación o requerimientos:

• El del Nº 1 es la interpelación contractual expresa. Este contrato tiene un plazo y


no es cualquier plazo, es un plazo contractual. Desde que trascurre el plazo
establecido por las partes. Estaría en mora desde que se cumplió el plazo. Esto
no significa que el acreedor no tenga que demandar al deudor. Se entiende
constituido en mora desde el transcurso del plazo.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 75 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

• El del Nº 2 es la interpelación contractual tácita. Se entiende que está en mora,


cuando la cosa no ha podido ser dada o ejecutada en un plazo determinado de
tiempo y el deudor ha dejado pasar sin darla o ejecutarla.
Este plazo tácito depende de la naturaleza de la obligación. Si se deja
pasar ese plazo tácito se entiende constituido en mora.
Hay que ver que plazo se entiende como tácito para cumplir la
obligación. Es recomendable establecer plazos expresos.

• El del Nº 3 es la interpelación judicial o reconvención del acreedor. Esta es la


verdadera interpelación. Es la regla general. Se entiende al deudor constituido en
mora desde que el deudor ha sido judicialmente reconvenido. Técnicamente es
la verdadera reconvención.
La interpelación judicial es cualquier acción judicial que intente el
acreedor tendiente a obtener el cumplimiento (ejecución forzada, en materia de
arrendamiento, resolución del contrato o cumplimiento del contrato en ambos
casos con indemnización de perjuicios, solo indemnización de perjuicios,
medida prejudicial precautoria, etc.; estos son medios para interpelar
judicialmente al deudor).
¿Desde cuando se entiende constituido en mora, desde la presentación del
escrito o la notificación? Se discute.

Efectos de la Constitución en mora.


El primer efecto es que da derecho a exigir indemnización de perjuicio, e incluso
un cumplimiento de naturaleza de cualquier manera.
El segundo efecto, es que desde que al deudor se le constituye en mora, el
deudor responde del caso fortuito. Recordar la excepción.
El tercer efecto es que se altera la regla sobre el problema de los riesgos. El
riesgo es de cargo del acreedor normalmente (art. 1.550 CC).
El cuarto efecto es el que se indica en el art. 1.552 CC.

Cuarto elemento: El Daño.


Concepto es el mismo de la responsabilidad extracontractual salvo que acá se
incluyo que es por el incumplimiento de la obligación del contrato.
Todas las clasificaciones que vimos en materia extracontractual son aplicables
en materia contractual tal cual. Esto es así porque la responsabilidad civil busca reparar
el daño y la responsabilidad contractual y extracontractual son responsabilidad civil.
Con dos observaciones:
- Art. 1.556 CC, también emana la clasificación de la indemnización de perjuicios
que distingue entre indemnización de perjuicios compensatoria (repara lo que se
conoce como daños compensatorios, apunta a reparar el incumplimiento de
obligación y también el incumplimiento imperfecto) y la indemnización de
perjuicios moratorios (repara el perjuicio producido por el retardo del
cumplimiento de la obligación). Hay autores que distinguen entre daños
moratorios y compensatorios, pero a la profe no le gusta esta clasificación,
porque los daños son daños y son las indemnizaciones las que se pueden
clasificar de esa manera.
- Art. 1.558 CC, la primera clasificación es la que distingue entre daños directos o
indirectos (mira la relación de causalidad). En materia contractual el daño
directo es el que es consecuencia inmediata y directa del incumplimiento de la

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 76 -
Responsabilidad Civil - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2008

obligación que emana del contrato. El art. 1.558 CC dice que el deudor responde
de los daños directos (depende si son previstos o imprevistos de acuerdo si hay
dolo o culpa). ¿Podrían las partes en virtud de una estipulación en el contrato
establecer que el deudor responda también de los daños indirectos? Leyendo el i.
final, podría y así razona la doctrina y la jurisprudencia, salvo la posición de
Pablo Rodríguez Gres que dice que no se puede. Si se introduce una cláusula así,
según Pablo Rodríguez Gres, esta cláusula adolecería de objeto ilícito porque
sería prohibida por la ley. Se respondería hasta de toda la vida del acreedor
porque no se señalarían los límites al incluir los daños indirectos.
También se distingue en este artículo los daños imprevistos y previstos, y
acá estaría la agravante de la responsabilidad contractual cuando se actúa con
dolo. Se podría establecer que cuando el deudor actúe con culpa responda de los
daños imprevistos (se puede agravar la responsabilidad).

En materia contractual, solo recientemente se está admitiendo el daño moral.


Hoy día, la verdad de las cosas es que se han despejado los obstáculos para dar lugar a
la reparación del daño moral. En general, el ámbito donde opera el daño moral, es en
aquellos contratos que tienen un contenido extra patrimonial. Por ejemplo, en los
contratos médico, contratos con laboratorios, con clínicas, etc. Hay que ver el valor
afectivo de la cosa. Ejemplo del banco BICE, de las joyas robadas.
El fallo más emblemático (en fotocopiadora) es el fallo del año 1996 y que fue
confirmado por la Corte Suprema (es el primer fallo que acepta el daño moral en
materia contractual “Supremazo”) y que es un fallo que condenó a la indemnización de
perjuicios por daño moral en materia contractual, y que se dio en materia de diagnóstico
errado del SIDA.
La regla general, es la misma que en materia extracontractual en materia de
prueba del daño. Salvo tres excepciones:
- Cuando hay cláusula penal.
- Cuando solo se cobran intereses por la mora (art. 1.559 CC).
- Aplicando las reglas generales en materia de derecho procesal y no se prueban
los daños evidentes.

En el resto hay que irse a lo que estudiamos en materia de responsabilidad


extracontractual.

…Fin…

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.


- 77 -