You are on page 1of 82

Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello

-
María José Corvalán - año 2007

Clases Objeto del Derechos: Derechos Reales y Derechos Personales
Clases 2° Semestre 2007.-

9. agosto.07.-
Las Cosas y Los Bienes.
No hay consenso en la doctrina, acerca si las cosas y los bienes, son términos
sinónimos o que. Se puede hablar indiscutiblemente de cosas y de bienes.
El art. 565 señala: “Los bienes consisten en cosas corporales o incorporales.
Corporales son las que tienen un ser real y pueden ser percibidas por los sentidos, como una
casa, un libro.
Incorporales las que consisten en meros derechos, como los créditos, y las servidumbres
activas.”
El anterior artículo utiliza la palabra cosa y la palabra bienes. El CC lo primero que
hace es distinguir entre cosas corporales e incorporales. Clasificar es encontrar un
parámetro clasificador común a partir del cual se distinguen figuras antagónicas.
La primera o más importante clasificación de las cosas o bienes sería la de cosas
corporales y cosas incorporales. Pero si fuera clasificación las cosas incorporales deberían
ser cosas que no tuvieran un ser real ya que se opondría a las cosas corporales. Es por esto
que no es una verdadera clasificación ya que no existe un parámetro clasificador único. No
es en sentido técnico una clasificación, es más bien una suerte de aglutinación o agrupación
arbitraria.
Cosas corporales tienen un ser real, pueden ser percibidas por los sentidos. Se
dividen en muebles e inmuebles (art. 566: Las cosas corporales se dividen en muebles e
inmuebles). Dentro del distingo las cosas incorporales no podrían clasificarse en mueble o
en inmuebles. No obstante hay una norma sumamente relevante que dice que el art. 566 no
limita la clasificación a solo los derechos corporales (art. 580: Los derechos y acciones se
reputan bienes muebles o inmuebles, según lo sea la cosa en que han de ejercerse, o que se
debe. Así el derecho de usufructo sobre un inmueble, es inmueble. Así la acción del
comprador para que se le entregue la finca comprada, es inmueble; y la acción del que ha
prestado dinero, para que se le pague, es mueble).
Como conclusión, las cosas incorporales también pueden ser clasificadas en
muebles e inmuebles.
El derecho real que recae sobre un bien mueble es una cosa mueble. Los derechos
personales si recaen sobre una cosa inmueble son inmuebles.
Cuando el derecho personal recae sobre un hecho (hacer o no hacer) se reputan
muebles (art. 581: Los hechos que se deben se reputan muebles. La acción para que un
artífice ejecute la obra convenida, o resarza los perjuicios causados por la inejecución del
convenio, entra por consiguiente en la clase de los bienes muebles).
La distinción entre mueble o inmueble es más amplia que la de derechos corporales
y derechos incorporales.
Hay cosas que no tienen ser real, que no pueden ser percibidas por los sentidos
(creaciones intelectuales, la energía, etc.), pero tampoco son derechos. Por esto no son
cosas corporales ni cosas incorporales. Alejandro Guzmán Brito las denomina cosas
intelectuales o ideales. Esto aparecería en el juego que hace el CC en los art. 582, 583 y
584.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-1-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Art. 582: “El dominio (que se llama también propiedad) es el derecho real en una cosa
corporal, para gozar y disponer de ella arbitrariamente; no siendo contra la ley o contra
derecho ajeno.
La propiedad separada del goce de la cosa, se llama mera o nuda propiedad”.
Art. 583: “Sobre las cosas incorporales hay también una especie de propiedad. Así, el
usufructuario tiene la propiedad de su derecho de usufructo”.
Art. 584: “Las producciones del talento o del ingenio son una propiedad de sus autores.
Esta especie de propiedad se regirá por leyes especiales”.
Para el CC las cosas incorporales son meros derechos y se clasifican en derechos
reales y personales. Hay una suerte de relación íntima entre los derechos de la personalidad
con los derechos fundamentales. Estos derechos fundamentales, parece que no quedan en la
categoría de derechos personales ni de derechos reales. Parece ser que no sería cosas
incorporales. Ya que los derechos reales y personales en principio tienen un contenido
pecuniario o patrimonial. Los derechos fundamentales son derechos extrapatrimoniales.
Estos otros derechos no se podrían clasificar como cosas incorporales. La propiedad
constitucional no es lo mismo que el derecho de dominio del CC. El CC no los regula ya
que esto es derecho civil y en la época de la entrada en vigencia del CC lo importante era el
carácter de pecuniario.

Derechos Reales y Personales.
Nuestro CC sigue en forma bastante cercana una tesis clásica, tanto en la
concepción de los derechos reales como en la de los derechos personales.
El art. 577 señala: Derecho real es el que tenemos sobre una cosa sin respecto a
determinada persona.
Son derechos reales el de dominio, el de herencia, los de usufructo, uso o habitación, los de
servidumbres activas, el de prenda y el de hipoteca. De estos derechos nacen las acciones
reales.
El art. 578 señala: Derechos personales o créditos son los que sólo pueden
reclamarse de ciertas personas, que, por un hecho suyo o la sola disposición de la ley, han
contraído las obligaciones correlativas; como el que tiene el prestamista contra su deudor
por el dinero prestado, o el hijo contra el padre por alimentos. De estos derechos nacen las
acciones personales.
La primera gran diferencia esta en la definición legal donde se encuentra su
señalada estructura. Se sigue una estructura clásica o tradicional tanto en los derechos
reales como en los personales.

Art. 577 Derecho Real

Titular ejerce
un poder directo

Cosa
Art. 578  Derecho Personal  Vinculación entre personas
Acreedor  Deudor

Precisiones Derecho Real:
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-2-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

1.- A nivel de estructura del derecho real. Evidentemente este relación que hay entre el
titular del derecho y la cosa va depender del derecho real de que estemos hablando; para
determinar como se va a vincular la cosa con el titular del derecho hay que ver el derecho
real.
Dominio es el “súper derecho real”. Art. 582 (El dominio (que se llama también
propiedad) es el derecho real en una cosa corporal, para gozar y disponer de ella
arbitrariamente; no siendo contra la ley o contra derecho ajeno.
La propiedad separada del goce de la cosa, se llama mera o nuda propiedad).
Usufructo “uso y goce de la cosa” pero no la disposición.

2.- La relación entre el titular y la cosa no siempre está tan clara. Depende del derecho real
de que se trata. Hay ciertos derechos reales donde no se concibe la relación entre el titular y
la cosa.
Derecho real de herencia, se ejerce sobre un patrimonio. La herencia es continente
más contenido. Implica que se forme una comunidad hereditaria sobre los bienes.
Derecho real de garantía, cumplen una función de servir como medio de asegurar el
cumplimiento de una obligación principal. En el CC hay dos derechos reales de de garantía
que son la hipoteca y la prenda. En la hipoteca el titular es el acreedor hipotecario.

3.- Hay doctrina que critica esta concepción clásica de la estructura de los derechos reales.
¿Por qué se critica? Porque estamos hablando de una relación jurídica y no se tienen
relaciones jurídicas con las cosas, sino que las relaciones jurídicas son entre las personas,
por tanto, la estructura no puede ser una relación jurídica.
Nace una teoría “la tesis obligacionista de los derechos reales”. Trata de concebir la
relación que se produce en el derecho real de una manera similar a la de los derechos
personales. Concebir que en los derechos reales tiene que buscarse un acreedor y un
deudor. Se dice que el que se obliga es la comunidad completa. Es decir que en el fondo el
deudor son las personas con quien el acreedor se relaciona. Existe un deber general de
abstención, de no realizar ningún comportamiento que cause daño o menoscabe al titular
del derecho real en el ejercicio de su derecho. Acá habría relación jurídica.

Precisiones Derechos Personales.

1.- La fase activa es el derecho personal, la pasiva es la obligación.
La estructura de la obligación, tiene un elemente subjetivo (acreedor y deudor), un
elemente objetivo (la prestación) y a su vez la prestación tiene un objeto (dar, hacer o no
hacer). A su vez recae sobre hechos y cosas. También existe un vínculo jurídico.
Esta relación se concibe como una relación entre personas. Relación directa, jurídica
entre personas.

2.- También obedece a una estructura clásica. Relación entre personas. Por consigente
concibe, entre otras cosas, que es una relación entre acreedor y deudor, previamente
determinadas. Pero, la evolución del derecho de las obligaciones es vertiginosa, y en la
práctica puede sufrir alteraciones. No siempre va haber deudor y acreedor determinado,
también puede variar el acreedor o el deudor. El sujeto pasivo variable se llama obligación
ambulatoria proctem rem.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-3-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

3.- Hay críticos a esta estructura clásica o tradicional porque resulta que el derecho personal
le confiere a su titular una prerrogativa llamada “Garantía Patrimonial Universal” porque lo
que quiere el acreedor es que le cumplan su obligación y si no le cumplen puede dirigirse
contra el patrimonio del deudor. No se dirige contra la persona, si no que contra su
patrimonio. La relación es entre personas y cosas (acreedor y patrimonio).

La segunda diferencia es que se dice que el derecho real tiene efectos absolutos o
erga omnes y el derecho personal tiene efectos relativos.
El titular de un derecho real puede oponer su derecho real contra cualquier persona.
Es oponible contra los demás. Tiene una eficacia erga omnes.
Por el contrario el derecho personal solo puede dirigirse en contra del deudor (esto
tiene muchas excepciones que se ven el próximo semestre).
La tercera diferencia es que se dice que los derechos reales tienden a la
perpetuidad. Por el contrario, los derechos personales tienden a la transitoriedad.
En principio, si no se ejerce un derecho real, no se pierde. Incluso la mayor parte de
los derechos reales son transmisibles (a tal punto de duración). Se transmiten por la
sucesión por causa de muerte (modo de adquirir el dominio).
Los derechos personales tienden a la transitoriedad. La idea es que se cumpla la
prestación y una vez que cumple el derecho personal se extingue.
Pero, hay derechos reales que no tienden a la perpetuidad:
- Derecho real de garantía. Por su estructura, su finalidad es asegurar el cumplimiento de
una obligación principal a la cual acceden (derecho personal garantizado por un derecho
real de garantía). Dura hasta que se cumpla el derecho personal (obligación principal).
- Derecho real de herencia. No dura mucho (cuando existe más de un heredero). Se forma
una comunidad hereditaria y esta sigue una doctrina clásica o romanista (hay que distinguir
la cuota de los bienes). El CC tiende a separar la comunidad hereditaria ya que es una
fuente de constantes conflictos (art. 1317 i. I: Ninguno de los coasignatarios de una cosa
universal o singular será obligado a permanecer en la indivisión; la partición del objeto
asignado podrá siempre pedirse con tal que los coasignatarios no hayan estipulado lo
contrario).
Existen derechos personales de larga duración como los créditos hipotecarios a 40
años plazo (principio de la autonomía privada).
La cuarta diferencia es el objeto sobre cual recae. El derecho real recae en una
cosa. El objeto sobre el cual recae el derecho personal es la prestación (a su vez en hechos y
cosas).
La quinta diferencia son las prerrogativas o facultades que tiene el titular de los
derechos reales y personales. En el derecho real, va depender del derecho real de que se
trate. El derecho de dominio es el uso, goce y disposición. En el usufructo las facultades
son usar y gozar. En las servidumbres activas se tienen atribuciones respecto del titular del
predio dominante.
Los derechos personales a nivel de atribuciones son más débiles que los derechos
reales.
A nivel de atribuciones de los derechos reales tradicionalmente se distinguen:
i. De goce: derecho real de goce implica el reconocimiento de facultades más directas sobre
las cosas. Por lo general, confieren una facultad de persecución a su titular, que implica
perseguir la cosa sobre la cual se ejerza en manos de quien quiera que se encuentre.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-4-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

ii. De garantía: estas atribuciones miran la finalidad que cumple el derecho real de garantía.
Además de perseguir la facultad de persecución confiere el derecho de pago preferente con
el producto de su realización y el derecho de venta. El derecho de preferencia se explica
porque el crédito que se tiene es preferente porque está garantizado por una, por ejemplo,
hipoteca.
El derecho personal se ve menos fuerte, menos reforzado, pero esto ya no es tan
cierto. Atribuciones que confiere:
i. Garantía Patrimonial Universal (art. 2465: Toda obligación personal da al acreedor el
derecho de perseguir su ejecución sobre todos los bienes raíces o muebles del deudor, sean
presentes o futuros, exceptuándose solamente los no embargables, designados en el artículo
1618): consiste e que el contenido depende de la prestación, pero cuando el deudor no
cumpla se puede dirigir contra todos los bienes del deudor. Se ejerce la acción ejecutiva.
Puede recurrir contra los bienes que el deudor tiene al momento de la ejecución.
ii. A ciertos créditos el legislador le da un grado de preferencia “prelación de créditos” (se
distribuyen en 5 lugares).

16. agosto. 07.-

La sexta diferencia es la acción que protegen o cautelan al derecho real y al
derecho personal (acción real contra la acción personal).
Mediante estas acciones vamos a tener la aplicación práctica de los efectos de cada
uno de los derechos. En el caso de los derechos reales (ámbito de las acciones reales) las
acciones más relevantes son las acciones propietarias. El CC contempla dos acciones
propietarias:
i. Reivindicatorias: tiene normas de carácter general. Protege o cautela el derecho real de
dominio y también los demás derechos reales, excepto el derecho real de herencia. El
derecho real de herencia tiene su propia acción real.
El art. 889 señala: “La reivindicación o acción de dominio es la que tiene el dueño
de una cosa singular, de que no está en posesión, para que el poseedor de ella sea
condenado a restituírsela”.
El art. 890 señala: “Pueden reivindicarse las cosas corporales, raíces y muebles.
Exceptúanse las cosas muebles cuyo poseedor las haya comprado en una feria, tienda,
almacén, u otro establecimiento industrial en que se vendan cosas muebles de la misma
clase.
Justificada esta circunstancia, no estará el poseedor obligado a restituir la cosa, si no se le
reembolsa lo que haya dado por ella y lo que haya gastado en repararla y mejorarla”.
Art. 891 señala: “Los otros derechos reales pueden reivindicarse como el dominio;
excepto el derecho de herencia.
Este derecho produce la acción de petición de herencia, de que se trata en el Libro III”.
La doctrina conceptualiza la acción reivindicatoria como aquella acción que tiene el
dueño no poseedor en contra del poseedor no dueño.
Persigue que se declare que es efectivamente dueño y como consecuencia se
restituya la posesión de la cosa.
ii. Acción de Petición de Herencia: opera de una manera análoga a la reivindicatoria. Esta
acción la ejerce el verdadero heredero. Ejerce esta acción y busca que se declare que el
verdadero heredero y como consecuencia que se le restituyan los bienes hereditarios.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-5-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

La gran característica de estas acciones es lo que dispone el art. 2517 del CC (Toda
acción por la cual se reclama un derecho se extingue por la prescripción adquisitiva del
mismo derecho), la cual es una norma fundamental. Procesalmente la forma típica por la
cual se extinguen las acciones es por prescripción extintiva, que supone la inactividad de
quien puede ejercer la acción y el transcurso del tiempo.
Pero estas acciones propietarias se extinguen por una suerte de prescripción “por
rebote o carambola”. Se extingue cuando el poseedor del derecho lo obtiene por
prescripción adquisitiva. El poseedor adquiere el derecho por prescripción adquisitiva y por
ende, la acción reivindicatoria proscribe para el antiguo dueño. El mismo fenómeno se
produce con la acción de petición de herencia.
Las acciones personales protegen o cautelan al derecho personal y existen acciones
personales de la más variada naturaleza. Como regla general, la acción personal solo la
puede ejercer el titular del derecho personal en contra del deudor y eventualmente contra
deudores secundarios.
Con respecto a las acciones personales opera la prescripción extintiva de la acción
(Art. 2514: La prescripción que extingue las acciones y derechos ajenos exige solamente
cierto lapso de tiempo, durante el cual no se hayan ejercido dichas acciones.
Se cuenta este tiempo desde que la obligación se haya hecho exigible.
Art. 2515: Este tiempo es en general de tres años para las acciones ejecutivas y de cinco
para las ordinarias.
La acción ejecutiva se convierte en ordinaria por el lapso de tres años, y convertida en
ordinaria durará solamente otros dos).

La séptima diferencia es que se dice que los derechos reales son numerus clausus y
los derechos personales son numerus apertus. En el caso de los derechos reales son solo
creados por el legislador. Solo la ley crea los derechos reales. En nuestro ordenamiento
jurídico existen los derechos reales que se encuentran contenidos en el CC (dominio, uso,
usufructo, censo, prenda, habitación, etc.). Existen también los derechos reales
administrativos (en el código de aguas se encuentra el derecho real de aprovechamiento de
aguas. En el código de minería existen los derechos reales de concesión minera de
exploración y de explotación).
En el caso de los derechos personales el caso es distinto. Son ilimitados en su
número, existen tantos derechos personales como imaginación tienen las personas. Los
derechos personales surgen al igual que las obligaciones de las fuentes de las obligaciones y
dentro de estas la más importante es el contrato. En materia de contrato rige el principio de
la autonomía de la voluntad o de la autonomía privada y esto significa que las personas
mediante su voluntad pueden crear el contrato que se le ocurra. El contrato es una
convención creadora de derechos y obligaciones pero como no hay un listado de derechos y
obligaciones, por tanto, se puede generar tantas obligaciones como a la persona se le
ocurra.

La octava diferencia mira de donde surgen los derechos reales y de donde surgen
los derechos personales. Los derechos personales surgen de las obligaciones. Se encuentran
tratados en una tríada de normas: el art. 578 (Derechos personales o créditos son los que
sólo pueden reclamarse de ciertas personas, que, por un hecho suyo o la sola disposición de
la ley, han contraído las obligaciones correlativas; como el que tiene el prestamista contra
su deudor por el dinero prestado, o el hijo contra el padre por alimentos. De estos derechos
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-6-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

nacen las acciones personales), el art. 1437 (Las obligaciones nacen, ya del concurso real
de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o convenciones; ya de un
hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la aceptación de una herencia o
legado y en todos los cuasicontratos; ya a consecuencia de un hecho que ha inferido injuria
o daño a otra persona, como en los delitos y cuasidelitos; ya por disposición de la ley, como
entre los padres y los hijos sujetos a patria potestad) y el art. 2284 (Las obligaciones que se
contraen sin convención, nacen o de la ley, o del hecho voluntario de una de las partes. Las
que nacen de la ley se expresan en ella.
Si el hecho de que nacen es lícito, constituye un cuasicontrato.
Si el hecho es ilícito, y cometido con intención de dañar, constituye un delito.
Si el hecho es culpable, pero cometido sin intención de dañar, constituye un cuasidelito.
En este título se trata solamente de los cuasicontratos).
En el artículo 578 se reconocen dos fuentes, la voluntad y la ley. En ninguna de las
tres disposiciones se define fuente de la obligación. La doctrina da define como “hechos o
actos a los cuales la ley les atribuye la virtud de generar obligaciones”.
Hay una fuente mediata de las obligaciones y esta es siempre la ley ya que es la ley
la que reconoce a estos hechos como fuentes de las obligaciones. Y las fuentes inmediatas
de las obligaciones que están reconocidas por ley como tales. Nuestro CC recoge una
clasificación penta partita de las fuentes de las obligaciones (se deriva del art. 1437) y estas
son el contrato, el cuasicontrato, el delito, el cuasidelito y la ley. Hace bastante tiempo en
nuestro ordenamiento jurídico se está reconociendo una sexta fuente de las obligaciones.
Depende del autor también agregar una séptima fuente.
De estas fuentes reconocidas en el art. 1437, es acto jurídico solo en contrato. Puede
que un acto jurídico unilateral cree obligaciones (acto unilateral del deudor basta para que
se obligue). Acto unilateral de voluntad. Esto podría sustentar en la parte del 1437 que dice
“ya de un hecho voluntario de la persona que se obliga”.
Y un séptimo caso es el enriquecimiento injustificado o sin causa. Es un principio
del CC (repudio al enriquecimiento sin causa). El enriquecimiento sin causa también juega
otro rol que es el de ser fuente de la obligación. Cuando se enriquece sin causa para el
enriquecido nace la obligación de restituir, y ¿cuál sería la fuente de esta obligación? El
enriquecimiento sin causa.
Los derechos reales surgen o nacen de los modos de adquirir. El art. 588 señala:
“Los modos de adquirir el dominio son la ocupación, la accesión, la tradición, la sucesión
por causa de muerte, y la prescripción.
De la adquisición de dominio por estos dos últimos medios se tratará en el Libro De la
sucesión por causa de muerte, y al fin de este Código”.

Modos de Adquirir

Tratados incompletamente en nuestro CC. Al parecer en el art. 588 faltaría la ley
(Los modos de adquirir el dominio son la ocupación, la accesión, la tradición, la sucesión
por causa de muerte, y la prescripción.
De la adquisición de dominio por estos dos últimos medios se tratará en el Libro De la
sucesión por causa de muerte, y al fin de este Código). El CC no define que son los modos
de adquirir, Jorge López los define como “los hechos o actos a los cuales la ley les atribuye

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-7-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

la virtud de operar en la adquisición de derechos reales y aún, a veces, de derechos
personales”.

Ocupación.
El art. 606 señala: “Por la ocupación se adquiere el dominio de las cosas que no
pertenecen a nadie, y cuya adquisición no es prohibida por las leyes chilenas, o por el
Derecho Internacional”.
¿Qué derecho real se puede adquirir mediante la ocupación? El dominio y solamente
respecto de bienes muebles. No se puede adquirir el dominio de bienes inmuebles ya que
los bienes inmuebles que no pertenecen a nadie son del estado (fisco).
Tiene que haber aprensión material y animus (corpora et animus). En Chile solo los
bienes muebles pueden carecer de dueño.
Técnicamente hay dos tipos de cosas que no pertenecen a nadie “res nullíus y res
derelictae” (cosas nuevas y cosas abandonadas al primer ocupante). El abandono es un acto
de dejación, un acto abdicativo, un acto unilateral.
El legislador tiende a pensar que las cosas abandonadas al primer ocupante son más
bien especies que han sido perdidas o extraviadas. En el fondo en el hecho, no es amplio en
el ámbito de aplicación.

Accesión.
El art. 643 señala: “La accesión es un modo de adquirir por el cual el dueño de una
cosa pasa a serlo de lo que ella produce, o de lo que se junta a ella. Los productos de las
cosas son frutos naturales o civiles”. El “o” del art. 643 marca una diferencia entre dos tipos
de accesiones:
- Accesión discreta o de frutos (Primera Parte).
- Accesión Propiamente tal (después del “o”).
En general se puede adquirir el dominio sobre bienes muebles y también sobre
bienes inmuebles. La accesión discreta de frutos tiene un problema ya que el CC razona
sobre la base de que una cosa produce frutos o productos. El CC razona de la siguiente
forma: mientras el fruto o producto está adscrita a la cosa productiva es solo una cosa.
Cuando el fruto o producto se separa hay un problema (acá no hay accesión, sino que hay
separación). Se supone que el dueño de la cosa fructuaria es el dueño del fruto o producto.
Esto se contradice con el art. 582 (El dominio (que se llama también propiedad) es
el derecho real en una cosa corporal, para gozar y disponer de ella arbitrariamente; no
siendo contra la ley o contra derecho ajeno.
La propiedad separada del goce de la cosa, se llama mera o nuda propiedad). El goce es
hacerse dueño de los frutos. El dueño de la cosa fructuaria se hace dueño de los frutos
haciendo valer su derecho de goce, pero también se podría decir que por accesión discreta o
de frutos y esto es una contradicción vital.
La doctrina dice que se hace dueño de los frutos, no por accesión discreta o de
frutos, sino que por el goce que es una de las facultades que otorga el domino.
La accesión continua o propiamente tal es aquella en virtud de la cual, el dueño de
la cosa se hace dueño de la cosa que accede a la cosa principal. La accesión puede ser de
tres formas:
- Accesión de inmueble a inmueble.
- Accesión de inmueble a mueble.
- Accesión de mueble a mueble.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-8-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Acá está presente el principio de que lo accesorio sigue la suerte de lo principal. Se
hace dueño, el dueño de la cosa principal. El ejemplo típico es el art. 668 sobre accesión de
mueble a inmueble (Si se edifica con materiales ajenos en suelo propio, el dueño del suelo
se hará dueño de los materiales por el hecho de incorporarlos en la construcción; pero
estará obligado a pagar al dueño de los materiales su justo precio, u otro tanto de la misma
naturaleza, calidad y aptitud.
Si por su parte no hubo justa causa de error, será obligado al resarcimiento de perjuicios, y
si ha procedido a sabiendas, quedará también sujeto a la acción criminal competente; pero
si el dueño de los materiales tuvo conocimiento del uso que se hacía de ellos, sólo habrá
lugar a la disposición del inciso anterior.
La misma regla se aplica al que planta o siembra en suelo propio vegetales o semillas
ajenas.
Mientras los materiales no están incorporados en la construcción o los vegetales arraigados
en el suelo, podrá reclamarlos el dueño).

Tradición.
El art. 670 señala: “La tradición es un modo de adquirir el dominio de las cosas y
consiste en la entrega que el dueño hace de ellas a otro, habiendo por una parte la facultad e
intención de transferir el dominio, y por otra la capacidad e intención de adquirirlo.
Lo que se dice del dominio se extiende a todos los otros derechos reales”.
La regla general es que todo derecho real es susceptible de ser adquirido mediante
tradición. Opera sobre cosas inmuebles y sobre cosas muebles. También se pueden adquirir
derechos personales. Ello se encuentra tratado en el libro IV art. 1901 (La cesión de un
crédito personal, a cualquier título que se haga, no tendrá efecto entre el cedente y el
cesionario sino en virtud de la entrega del título) y siguientes toma el nombre de cesión de
derechos personales.

Sucesión por Causa de Muerte.
Se encuentra en el libro III del CC. No define directamente a la sucesión por causa
de muerte como modo de adquirir. Pero se puede armar un concepto del art. 951 (Se sucede
a una persona difunta a título universal o a título singular.
El título es universal cuando se sucede al difunto en todos sus bienes, derechos y
obligaciones transmisibles, o en una cuota de ellos, como la mitad, tercio o quinto.
El título es singular cuando se sucede en una o más especies o cuerpos ciertos como tal
caballo, tal casa; o en una o más especies indeterminadas de cierto género, como un
caballo, tres vacas, seiscientos pesos fuertes, cuarenta fanegas de trigo).
A partir de este artículo se puede elaborar un concepto. Inés Pardo de Carvallo
señala que es “un modo de adquirir que recae sobre, o de la totalidad de los bienes,
derechos y obligaciones trasmisibles del causante, o sobre una cuota de ellos o sobre una o
más especies o cuerpo cierto o sobre un crédito respecto de especies indeterminadas pero de
género determinado”.
Uno lo vincula con el derecho real de herencia. Su modo de adquirir “emblemático”
es la sucesión por causa de muerte.
Se adquiere un derecho personal para el legatario de género. Se transforma en
acreedor, adquiere un crédito. Los herederos son los deudores y deben pagar el “legado”.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

-9-
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

El derecho real de herencia no solo se puede adquirir por el modo sucesión por
causa de muerte. También se puede adquirir por prescripción adquisitiva o usucapión y
también por tradición (cesión de derechos hereditarios).
Estos derechos y obligaciones deben ser transmisibles para que opere la sucesión
por causa de muerte.

Prescripción Adquisitiva.
El art. 2492 señala: “La prescripción es un modo de adquirir las cosas ajenas, o de
extinguir las acciones y derechos ajenos, por haberse poseído las cosas o no haberse
ejercido dichas acciones y derechos durante cierto lapso de tiempo, y concurriendo los
demás requisitos legales.
Una acción o derecho se dice prescribir cuando se extingue por la prescripción”.
Modo de adquirir las cosas ajenas por haberse poseído durante cierto lapso de
tiempo y concurriendo los demás requisitos legales (se extrae del 2492).
Como modo de adquirir la regla general, el ámbito de aplicación es solo sobre
derechos reales. No se puede adquirir el derecho real de servidumbre cuando esta es
discontinua, ni tampoco las continuas inaparentes.

Ley.
Opera como modo de adquirir cuando la ley así lo disponga (por ejemplo, chile se
hizo dueño de la gran minería del cobre por medio de una ley).

Clasificaciones de los modos de adquirir.
Se pueden clasificar de acuerdo a distintos parámetros. El más importante es el
distingo entre:
- Originarios: son aquellos modos de adquirir donde no se considera al antecesor del
derecho. De ahí no deriva el derecho de que se trate (accesión, ocupación, prescripción
adquisitiva).
- Derivativos: supone que el derecho que se está adquiriendo emana del antecesor del
derecho. Es necesario tomarla en consideración (sucesión por causa de muerte, tradición).
La ley no calza en ninguna de las dos clasificaciones.

En el caso de los derivativos se aplica un dogma de fe, y es que nadie puede, ni
transferir ni transmitir más derechos de los que tiene.

Otra clasificación distingue entre modo de adquirir por acto entre vivos y modos de
adquirir mortis causa, según sea o no sea necesario el fallecimiento del titular del derecho
para que el modo opere. Si no es necesario el fallecimiento para que el modo opere es por
acto entre vivos. Si es necesario que el titular fallezca para que se ponga en movimiento el
modo de adquirir es mortis causa (sucesión por causa de muerte).

Otra clasificación distingue entre modos de adquirir a título singular y modos de
adquirir a título universal, dependiendo de lo que se adquiere. Si un modo de adquirir
permite la adquisición de una universalidad es universal. Si un modo de adquirir permite
solo adquirir cosas singulares será a título singular.
Las accesiones son siempre a título singular. La ocupación también es siempre a
título singular. La tradición depende. Es a título universal la tradición del derecho real de
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 10 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

herencia, la cesión de derechos hereditarios. Al CC no le gustan mucho los contratos sobre
universalidades. La sucesión por causa de muerte puede ser universal cuando se trata del
derecho real de herencia, y singular cuando se adquiere el dominio de bienes determinados
o derechos personales.
La doctrina estima que para que haya legado tiene que haber testamento. Es el
testador el que instituye el legado. Pero hay un caso particular que es el caso de los
alimentos que se deben por ley a ciertas personas que pueden operar son testamento y estos
se clasifican como legado (opinión de Rodríguez Gres).
La prescripción adquisitiva depende de lo que se está prescribiendo. Es universal
cuando lo que se prescribe es el derecho real de herencia. En los demás casos la
prescripción adquisitiva opera a título singular.

Otra clasificación es la que distingue entre modos de adquirir a título gratuito o
modo de adquirir a título oneroso. Depende según si el adquirente tiene o no que hacer un
desembolso económico o pecuniario para que opere el modo de adquirir.
La regla general es que sea a título gratuito. La accesión, la ocupación, la sucesión
por causa de muerte y la prescripción adquisitiva operan a título gratuito.
La tradición depende de la naturaleza del título traslaticio que sirve de antecedente o
causa a la tradición. La tradición requiere un título. El título traslaticio puede tener el
carácter de gratuito o de oneroso. El art. 1440 (El contrato es gratuito o de beneficencia
cuando sólo tiene por objeto la utilidad de una de las partes, sufriendo la otra el gravamen;
y oneroso, cuando tiene por objeto la utilidad de ambos contratantes, gravándose cada uno a
beneficio del otro), distingue entre los actos jurídicos gratuitos u onerosos. Según la
clasificación que demos al título traslaticio, la tradición es gratuita o es onerosa (onerosa:
compraventa; gratuita: donación entre vivos o irrevocable).
Los demás modos de adquirir son modos de adquirir a título gratuito.
Todo esto no obsta a que de repente operando alguno de los otros modos haya que
hacer un desembolso. Pero esos otros desembolsos pecuniarios no son elementos para que
cambie la calificación del modo (art. 1354: Las deudas hereditarias se dividen entre los
herederos a prorrata de sus cuotas.
Así el heredero del tercio no es obligado a pagar sino el tercio de las deudas hereditarias.
Pero el heredero beneficiario no es obligado al pago de ninguna cuota de las deudas
hereditarias sino hasta concurrencia de lo que valga lo que hereda.
Lo dicho se entiende sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 1356 y 1526).

Enajenación = Título + Modo.

¿Solo la tradición requiere de un título o si por el contrario tienen título todos los
modos de adquirir? En la tradición hay norma expresa, pero ¿qué pasa con los otros modos
de adquirir? Los contratos en Chile solo tienen eficacia obligacional.
Hay autores, como Alessandri, que dicen que todos los modos de adquirir requieren
título. Se sustenta el sistema en el título más el modo. En el caso de la ocupación, la
prescripción y la accesión el título es la ley. Habría una suerte de confusión. En el caso de
la sucesión por causa de muerte depende. Si la sucesión es intestada, el título es la ley. Si
por el contrario, la sucesión es testamentaria, el título es el testamento.
Otro sector de la doctrina dice que esto es total y absolutamente artificial y es un
error exigir título en los demás modos de adquirir.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 11 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Alessandri, no toca lo que pasa con el modo de adquirir ley (primera critica). La
segunda critica es que no se explica que es lo que ocurre con la sucesión por causa de
muerte cuando esta es mixta (es en parte testada y en esta parte intestada). La tercera
crítica, es que el art. 588 del CC donde están reconocidos los modos de adquirir, dice que
para adquirir el dominio opera uno de los modos de adquirir indicados en el mencionado
artículo. No dice que tiene que haber un título. La cuarta crítica es que solo hay norma
expresa de exigencia de título para la tradición. La quinta crítica, señala que el título de la
tradición donde se exige el título traslaticio de dominio (art. 675: Para que valga la
tradición se requiere un título translaticio de dominio, como el de venta, permuta, donación,
etc.
Se requiere además que el título sea válido respecto de la persona a quien se confiere. Así el
título de donación irrevocable no transfiere el dominio entre cónyuges). Razona sobre todo
lo que pasa cuando no hay título, pero no hay relevancia práctica preguntarse que pasa si no
hay título en los demás modos de adquirir. No existe una importancia práctica en su
discusión. Se trata de una construcción artificial.

23. agosto. 07.-

Tradición
La tradición constituye un modo de adquirir derivativo por acto entre vivos.
El art. 670 señala: “La tradición es un modo de adquirir el dominio de las cosas y
consiste en la entrega que el dueño hace de ellas a otro, habiendo por una parte la facultad e
intención de transferir el dominio, y por otra la capacidad e intención de adquirirlo.
Lo que se dice del dominio se extiende a todos los otros derechos reales”.
¿Cuál es la naturaleza jurídica que presenta la tradición? La tradición requiere un
título. El art. 670 define la tradición desde una perspectiva especial. Es un acto jurídico
bilateral que transfiere derechos.
¿Qué derechos? Dominio, otros derechos reales y aun derechos personales. La
naturaleza jurídica es que se trata de una convención translaticia.
Existen dos intenciones que se juntan en base a la misma finalidad, es un acuerdo de
voluntades.
Las partes son el tridente y el adquirente. Para estar frente a la tradición no basta la
convención traslaticia. El art. 670 hay que vincularlo con el art. 675 donde se exige un
título translaticio de dominio (art. 675 señala: Para que valga la tradición se requiere un
título translaticio de dominio, como el de venta, permuta, donación, etc.
Se requiere además que el título sea válido respecto de la persona a quien se confiere. Así el
título de donación irrevocable no transfiere el dominio entre cónyuges).
El hecho de que en Chile frente al cuestionamiento es abstracta o causada, la
respuesta es que es causada, y hablamos de causa eficiente. El título translaticio es el
antecedente de la tradición.

¿Qué es el título translaticio de dominio?
Es un acto jurídico, usualmente un contrato, que no es cualquier contrato, es un
contrato que constituye título translaticio de dominio. Desde el punto de vista de los
derechos reales este contrato puede tener consecuencias importantes.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 12 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

No todo contrato es título translaticio de dominio. No todo contrato sirve
como título. Hay dos grandes grupos de contrato:
1. Mera Tenencia.
2. Título Translaticio de Dominio.
Todos crean derechos personales y obligaciones, pero ¿por qué los títulos
translaticios de dominio tienen esa característica? Porque esto constituyen el antecedente o
causa (eficiente) de la tradición. Si falta el título translaticio de dominio esto afecta a la
tradición porque esta es causada.
En el título translaticio de dominio (acto jurídico) ya está el acuerdo de voluntades.
La voluntad está en el contrato (por ejemplo, compraventa, art. 1793).
Hay dos acuerdos de voluntades que conducen a lo mismo, el del título translaticio
de dominio y el de la tradición (acuerdo de voluntades).
Por mucha intención que exista en el contrato en Chile los contratos solo tienen
eficacia obligacional y por consigente se necesita la tradición.

¿De qué manera relacionamos técnicamente a este título translaticio de dominio
(usualmente un contrato) con la tradición?
Lo vamos a ver con dos ejemplos. Por una parte hay sistemas donde no se requiere
tradición, porque los contratos tienen eficacia real. Una vez que se celebra el contrato el
comprador se convierte en dueño inmediatamente (Francia).
En el art. 1793 se señala: “La compraventa es un contrato en que una de las partes
se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero. Aquélla se dice vender y ésta
comprar. El dinero que el comprador da por la cosa vendida, se llama precio”. En este art.
Se encuentra la compraventa. Crea derechos y obligaciones. Es el antecedente de la
tradición. Una persona se obliga a dar la cosa y la otra a pagar el precio. El CC repite la
misma idea en el art. 1824 (Las obligaciones del vendedor se reducen en general a dos: la
entrega o tradición, y el saneamiento de la cosa vendida.
La tradición se sujetará a las reglas dadas en el Título VI del Libro II). El vendedor se
obliga a dar la cosa en el 1793; en el art. 1824 se obliga a entregar o hacer la tradición.
La obligación de dar genera al deudor la obligación de transferir el dominio o
constituir otros derechos reales limitativos del dominio.
El mismo acto cumple dos roles jurídicos, el pago (se cumple la obligación con la
entrega) y la tradición porque se transfiere el dominio de la cosa. Se confunden los
momentos. Se extingue la obligación de dar, se paga, consecuencialmente estoy entregando
la cosa y como este contrato constituye título translaticio de dominio. Por tanto, al hacer
este acto también estoy realizando la tradición. Esto porque en Chile los contratos no tienen
eficacia real.
Podría haber otro caso que tienen una variación y es en el contrato de mutuo.
En el art. 1443 del CC se señala: “El contrato es real cuando, para que sea perfecto,
es necesaria la tradición de la cosa a que se refiere; es solemne cuando está sujeto a la
observancia de ciertas formalidades especiales, de manera que sin ellas no produce ningún
efecto civil; y es consensual cuando se perfecciona por el solo consentimiento”. En la parte
que se dice “se perfecciona por la tradición”, acá habría una imperfección ya que se
perfecciona por la entrega y no la tradición en todos los casos.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 13 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

El art. 2196 señala: “El mutuo o préstamo de consumo es un contrato en que una de
las partes entrega a la otra cierta cantidad de cosas fungibles con cargo de restituir otras
tantas del mismo género y calidad”.
El art. 2197 señala: “No se perfecciona el contrato de mutuo sino por la tradición, y
la tradición transfiere el dominio”.
El contrato de mutuo requiere la entrega pero en virtud de esta entrega el mutuario
se hace dueño de la cosa fungible, la entrega a mayor abundamiento es tradición. La
entrega tiene dos roles:
- Perfeccionamiento del contrato en cuanto contrato real.
- Tradición.
Acá también hay dos voluntades, por lo que el mutuo constituye título translaticio
de dominio, en si mismo.

COMPRAVENTA PAGO + TRADICIÓN

MUTUO PERFECCIONAMIENTO + TRADICIÓN

Cualquier cosa que ocurra con el título translaticio de dominio se afecta la tradición.
En forma consecuencial si cae el título translaticio de dominio, la tradición es dejada sin
efecto (reglas de las prestaciones mutuas).
Cualquier fenómeno que se produzca en el título translaticio de dominio hace caer la
tradición, habrá que dejarla sin efecto producto del efecto retroactivo de la nulidad (si se
anula el título translaticio de dominio).

Características de la Tradición.
1. Es un modo de adquirir derivativo. El derecho del adquirente tiene su antecedente directo
en el derecho del antecesor.
2. Es un modo de adquirir por acto entre vivos.
3. Puede ser a título gratuito o a título oneroso (se mira el título, el antecedente de la
tradición).
4. Podrá operar a título singular o a título universal, dependiendo del derecho que se
adquiere (universal: derecho real de herencia, universalidad jurídica que se llama herencia).
5. Constituye en si misma una convención translaticia.
6. Su ámbito de aplicación es el derecho de dominio, los derechos reales y aun derechos
personales. No se pueden adquirir los derechos personalísimos.

Requisitos de la Tradición.
1. Presencia de dos partes:
a. Tradente: persona que transfiere, hace la entrega, tiene la intención o la facultad de
transferir el dominio o el derecho de que se trate.
El tradente tiene que ser dueño o el titular del derecho que está transfiriendo en
virtud de la tradición.
Esto es para que la tradición opere como modo de adquirir porque no siempre los
modos de adquirir operan como modos de adquirir. La regla general, es que el tradente
debe ser dueño o titular del derecho de que se trate para que la tradición funcione como

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 14 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

modo de adquirir. Ya que es un modo derivativo y por eso debe derivar del tradente y si el
tradente no es dueño o titular no se adquiere el dominio ni el derecho de que se trate.
De aquí se trasunta un principio “Nadie puede transferir más derechos de los que
tiene”. Este principio se saca del art. 682 (“Si el tradente no es el verdadero dueño de la
cosa que se entrega por él o a su nombre, no se adquieren por medio de la tradición otros
derechos que los transmisibles del mismo tradente sobre la cosa entregada.
Pero si el tradente adquiere después el dominio, se entenderá haberse éste transferido desde
el momento de la tradición”).
En el art. 683 señala: “La tradición da al adquirente, en los casos y del modo que las
leyes señalan, el derecho de ganar por la prescripción el dominio de que el tradente carecía,
aunque el tradente no haya tenido ese derecho”.
Si el tradente no es dueño la tradición es válida, pero no funciona como modo de
adquirir y el adquirente va a quedar como poseedor pero podrá adquirir el dominio por
prescripción adquisitiva o usucapión.
El tradente dentro de los requisitos de la tradición no requiere ser dueño. Si es
dueño opera como modo de adquirir. Si no, no opera como modo de adquirir pero la
tradición es válida.
Esto aparece refrendado en el contrato de compraventa. El art. 1815 señala que “La
venta de cosa ajena vale, sin perjuicio de los derechos del dueño de la cosa vendida,
mientras no se extingan por el lapso de tiempo”. La venta de cosa ajena vale porque en
Chile los contratos tienen eficacia obligacional y no real.
El art. 1819 se señala: “Vendida y entregada a otro una cosa ajena, si el vendedor
adquiere después el dominio de ella, se mirará al comprador como verdadero dueño desde
la fecha de la tradición.
Por consiguiente, si el vendedor la vendiere a otra persona después de adquirido el dominio,
subsistirá el dominio de ella en el primer comprador”.
El tradente no necesariamente debe ser dueño. En el art. 1793 se dice que el
vendedor se obliga a dar ¿El vendedor se obliga a transformar al comprador en dueño? Se
discute. Lo que no es discutible es que el contrato no se vicia porque no sea dueño, porque
en Chile no hay eficacia real. Se obliga a hacer la tradición pero no ha hacerlo dueño, pero
se obliga a hacerlo poseedor. Otra posición es que la venta vale pero no se cumple con la
obligación y surge responsabilidad por incumplimiento (el art. 1546 señala: “Los contratos
deben ejecutarse de buena fe, y por consiguiente obligan no sólo a lo que en ellos se
expresa, sino a todas las cosas que emanan precisamente de la naturaleza de la obligación, o
que por la ley o la costumbre pertenecen a ella”).
Hay una suerte de contradicción vital entre los art. 682, 683 y 1575 (“El pago en
que se debe transferir la propiedad no es válido, sino en cuanto el que paga es dueño de la
cosa pagada, o la paga con el consentimiento del dueño.
Tampoco es válido el pago en que se debe transferir la propiedad, sino en cuanto el que
paga tiene facultad de enajenar.
Sin embargo, cuando la cosa pagada es fungible y el acreedor la ha consumido de buena fe,
se valida el pago, aunque haya sido hecho por el que no era dueño, o no tuvo facultad de
enajenar”). El pago es un acto jurídico, una convención extintiva. Como pago no es válido,
es anulable, pero si se mira como tradición es válido. La doctrina tiene dos o tres
posiciones.
La más tradicional (Vodanovic y otros), en estricto rigor se debería preferir el 682 y
683, ya que hay una impresición en el art. 1575, ya que el pago es válido, lo que se quería
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 15 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

decir que el pago es válido entre las partes, pero hay una causal de ineficacia respecto con
el verdadero dueño (inoponibilidad de fondo por falta de concurrencia).
La segunda postura es la que sigue Claro Solar y considera que en estricto rigor hay
que respetar las distintas disposiciones. La tradición sería válida. Como pago, el pago no es
válido. Respetaría los términos del art. 1575.
Hay una tercera posición que es lo que señala Pablo Rodríguez Gres, en su libro “La
Extinción Convencional de las Obligaciones”. Efectivamente llama la atención sobre la
contradicción, la tradición es perfectamente válida, con respecto al pago, este no sería acto
para extinguir la obligación de dar, si no es dueño se hace el pago pero no opera como
extinción de obligaciones.

El art. 670 cuando mira al tradente exige facultad e intención, hay intención porque
está celebrando un acto jurídico bilateral. Pero ¿qué es la facultad? Lo que ocurre es que
dice relación con la aptitud legal (idoneidad jurídica) para llevar a cabo la tradición. Tiene
que ser capaz, pero no necesariamente va haber coincidencia entre la capacidad y la
idoneidad jurídica.
Jorge López Santa María dice que la intención está clara cuando se realiza el título
translaticio de dominio.
El art. 671 señala “Se llama tradente la persona que por la tradición transfiere el
dominio de la cosa entregada por él o a su nombre, y adquirente la persona que por la
tradición adquiere el dominio de la cosa recibida por él o a su nombre.
Pueden entregar y recibir a nombre del dueño sus mandatarios, o sus representantes legales.
En las ventas forzadas que se hacen por decreto judicial a petición de un acreedor, en
pública subasta, la persona cuyo dominio se transfiere es el tradente, y el juez su
representante legal.
La tradición hecha por o a un mandatario debidamente autorizado, se entiende hecha por o
a el respectivo mandante”. Es consecuencial con la facultad entendida como idoneidad
jurídica. Para tener la idoneidad jurídica y si es incapaz debe actuar mediante su
representante legal.
También puede actuar mediante un representante voluntario (mandatario). La
representación constituye un elemento de la naturaleza del mandato.
Obviamente esto hay que complementarlo con el art. 674 (“Para que sea válida la
tradición en que intervienen mandatarios o representantes legales, se requiere además que
éstos obren dentro de los límites de su mandato o de su representación legal”). Deben obrar
dentro del límite de sus facultades. En el caso del mandatario hay que examinar caso a caso
el contrato de mandato.
El art. 672 (“Para que la tradición sea válida debe ser hecha voluntariamente por el
tradente o por su representante.
Una tradición que al principio fue inválida por haberse hecho sin voluntad del tradente o de
su representante, se valida retroactivamente por la ratificación del que tiene facultad de
enajenar la cosa como dueño o como representante del dueño”) contempla una norma
criticada, por ejemplo, por el profesor Peñailillo, el i. I es de toda lógica porque es un acto
jurídico. Pero si no hay voluntad hay inexistencia jurídica o, en el mejor de los casos,
nulidad absoluta y ni la nulidad absoluta ni la inexistencia jurídica se pueden sanear. Acá se
podría validar una situación irregular.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 16 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

b. Adquirente: (art. 671: Se llama tradente la persona que por la tradición transfiere el
dominio de la cosa entregada por él o a su nombre, y adquirente la persona que por la
tradición adquiere el dominio de la cosa recibida por él o a su nombre.
Pueden entregar y recibir a nombre del dueño sus mandatarios, o sus representantes legales.
En las ventas forzadas que se hacen por decreto judicial a petición de un acreedor, en
pública subasta, la persona cuyo dominio se transfiere es el tradente, y el juez su
representante legal.
La tradición hecha por o a un mandatario debidamente autorizado, se entiende hecha por o
a el respectivo mandante) es la persona que por la tradición adquiere el dominio de la cosa
o del derecho de que se trate por el o a su nombre.
También permite al adquirente celebrar por si o por medio de un representante legal
o convencional.
El art. 670 si exige intención que se encuentra en el título translaticio de dominio ya
que la tradición es causada. Pero también exige capacidad y no facultad. Hay autores que
señalan que también se requiere la idoneidad jurídica, pero pareciera ser que se requiere
capacidad y no facultad porque el no está transfiriendo el derecho, el está adquiriendo el
derecho. No lo dispone.

2. Debe mediar consentimiento del tradente y del adquirente: es una convención
translaticia. Como es un acto jurídico bilateral la voluntad de las partes debe ser libre y
espontánea, no debe estar viciada, no debe haber ni error, ni fuerza, ni dolo.
En materia de tradición debe estar exenta de vicio pero tiene un tratamiento especial
con respecto al error. El CC distingue tres tipos de error:

a. Error con respecto al objeto de la tradición: se encuentra en el art. 676 (“Se requiere
también para la validez de la tradición que no se padezca error en cuanto a la identidad de
la especie que debe entregarse, o de la persona a quien se le hace la entrega, ni en cuanto al
título.
Si se yerra en el nombre sólo, es válida la tradición”). Es un error esencial sobre la
identidad específica de la cosa.

b. Error con respecto al título de la tradición: se encuentra en el art. 677 (El error en el
título invalida la tradición, sea cuando una sola de las partes supone un título translaticio de
dominio, como cuando por una parte se tiene el ánimo de entregar a título de comodato, y
por otra se tiene el ánimo de recibir a título de donación, o sea cuando por las dos partes se
suponen títulos translaticios de dominio, pero diferentes, como si por una parte se supone
mutuo, y por otra donación). El error en el título invalida la tradición. Existen dos hipótesis:
i. Una sola parte supone un título translaticio de dominio de dominio y la otra cree que es
un título de mera tenencia.
ii. Ambas partes suponen distintos títulos translaticios de dominio.

c. Error con respecto de la persona a quién se efectúa la tradición: se encuentra en el art.
678 (Si la tradición se hace por medio de mandatarios o representantes legales, el error de
éstos invalida la tradición). A nivel del adquirente. Podríamos decir que es un acto intuito
personae. Acoge el error en la persona en la identidad física.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 17 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

3. Tiene que haber un título translaticio de dominio, porque es causada: es el antecedente de
la tradición. Está exigido en el art. 675 (“Para que valga la tradición se requiere un título
translaticio de dominio, como el de venta, permuta, donación, etc.
Se requiere además que el título sea válido respecto de la persona a quien se confiere. Así el
título de donación irrevocable no transfiere el dominio entre cónyuges”). Este art. Se
relaciona con el art. 703 (“El justo título es constitutivo o translaticio de dominio.
Son constitutivos de dominio la ocupación, la accesión y la prescripción.
Son translaticios de dominio los que por su naturaleza sirven para transferirlo, como la
venta, la permuta, la donación entre vivos.
Pertenecen a esta clase las sentencias de adjudicación en juicios divisorios, y los actos
legales de partición.
Las sentencias judiciales sobre derechos litigiosos no forman nuevo título para legitimar la
posesión.
Las transacciones en cuanto se limitan a reconocer o declarar derechos preexistentes, no
forman nuevo título; pero en cuanto transfieren la propiedad de un objeto no disputado,
constituyen un título nuevo”). El título de dominio es aquel que pos su naturaleza sirve para
transferirlo. Este debe ser válido. La tradición es causada. Si no es válido y se declara la
nulidad del título va caer la tradición. La donación irrevocable entre cónyuges no sería
válida. Entre cónyuges las donaciones no pueden ser irrevocables, solo pueden ser
revocables.
Si el título no es válido y no se declara nulo, la tradición es válida y cumple todos
sus efectos. Si se declara la nulidad del título, la tradición, al ser causada, se deja sin efecto
de manera consecuencial, aplicando las reglas de las prestaciones mutuas.

4. La entrega: todo va a depender de sobre que recaiga la tradición. Se hace una
diferenciación entre:
a. Tradición sobre cosas corporales muebles: el art. 684 señala: “La tradición de una cosa
corporal mueble deberá hacerse significando una de las partes a la otra que le transfiere el
dominio, y figurando esta transferencia por uno de los medios siguientes:
1. Permitiéndole la aprensión material de una cosa presente;
2. Mostrándosela;
3. Entregándole las llaves del granero, almacén, cofre o lugar cualquiera en que esté
guardada la cosa;
4. Encargándose el uno de poner la cosa a disposición del otro en el lugar convenido; y
5. Por la venta, donación u otro título de enajenación conferido al que tiene la cosa mueble
como usufructuario, arrendatario, comodatario, depositario, o a cualquier otro título no
translaticio de dominio; y recíprocamente por el mero contrato en que el dueño se
constituye usufructuario, comodatario, arrendatario, etc.”. Este art. se relaciona con el 685:
“Cuando con permiso del dueño de un predio se toman en él piedras, frutos pendientes u
otras cosas que forman parte del predio, la tradición se verifica en el momento de la
separación de estos objetos.
Aquél a quien se debieren los frutos de una sementera, viña o plantío, podrá entrar a
cogerlos, fijándose el día y hora de común acuerdo con el dueño”.
¿Estas formas de hacer la entrega constituye una enumeración taxativa, o no? La
mayor parte de los autores dice que no es una enumeración taxativa, lo que si cuesta
imaginarse que haya otra forma.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 18 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Otra opinión es la del profesor Pessio, el señala que este artículo es taxativo. El
argumento es lo que dispone el art. 723 (“Los que no pueden administrar libremente lo
suyo, no necesitan de autorización alguna para adquirir la posesión de una cosa mueble, con
tal que concurran en ello la voluntad y la aprensión material o legal; pero no pueden ejercer
los derechos de poseedores, sino con la autorización que competa.
Los dementes y los infantes son incapaces de adquirir por su voluntad la posesión, sea para
sí mismos o para otros”), en esos términos podría inferirse que la enumeración es taxativa.
“con tal que concurran en ello la voluntad y la aprensión material o legal”, la ley puede
decir como se hace la entrega y si la ley es la que lo dice solo se puede hacer la entrega de
las formas que se señalan en el art. 684.
Se puede hacer una entrega real o material y entrega ficta.
La doctrina se cuestiona si tiene el mismo valor a ambos tipos de entregas. Tanto la
entrega material como la ficta tienen la misma eficacia y esto se extrae del art. 1817, donde
dice “si ha hecho la entrega a los dos, aquel a quién se haya hecho primero será preferido”.
La entrega puede ser material o real y en segundo lugar puede ser una entrega ficta.
La entrega material más perfecta, que es “pasando y pasando” no está en la enumeración,
pero es el más típico y depende de las dimensiones de la cosa.
En el n° 1 se permite por parte del tradente la aprensión material de la cosa. Pongo
la cosa a la disposición de la otra parte. Esta es entrega real o material.
Las tradiciones fictas o simbólicas son el n° 2, n° 3 y n° 4. Hay una tradición ficta (n
° 2) que de denomina “larga manu” la del n° 3 es simbólica ya que se entregan las llaves.
La tradición del n° 4 también es ficticia. La tradición se lleva a cabo desde que se lleva a
cabo el acuerdo en virtud del cual el tradente se encarga de poner la cosa en el lugar
convenido para ponerlo a disposición del adquirente.
La n° 5 constituye una especie de exceso (“breve manu” y “contituto posesori”). La
primera parte del n° 5 es breve mano. Una persona con calidad de mero tenedor celebra un
contrato de compraventa con el dueño. Lo hace porque en este caso hay un contrato que
tiene eficacia real, por eso se establece el n° 5 para evitar la doble entrega y para evitar el
contrato con eficacia real.
La contituto posesori es el caso en que el dueño de la cosa vende la cosa pero se
queda con la cosa como mero tenedor, para no hacer doble entrega, se mantiene el ex dueño
con la cosa en su poder. También se evita la eficacia real del contrato.

30. agosto. 07.-

El art. 685 es una disposición que se encuentra vinculada con la entrega de cosas
corporales muebles pero hay que relacionarlo con el art. 571 (Los productos de los
inmuebles, y las cosas accesorias a ellos, como las yerbas de un campo, la madera y fruto
de los árboles, los animales de un vivar, se reputan muebles, aun antes de su separación,
para el efecto de constituir un derecho sobre dichos productos o cosas a otra persona que el
dueño.
Lo mismo se aplica a la tierra o arena de un suelo, a los metales de una mina, y a las piedras
de una cantera). En alguna manera establecen reglas contradictorias. Lo que contempla en
el art. 571 son los “muebles por anticipación”. El art. 685 señala que la tradición se verifica
al minuto de la separación ya que se refiere al caso de que un tercero se hace dueño de los
bienes cuando se separan.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 19 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

La hipótesis es que se distingue entre inmueble por naturaleza, inmueble por
adherencia e inmueble por anticipación. Cuando las manzanas están en el manzano son
inmuebles, pero el art. 571 dice que son muebles para que el dueño pueda constituir
derechos sobre las manzanas, mientras se encuentran adheridas al bien inmueble.
La tradición se realiza cuando se separan las manzanas del manzano. El art. 685 es
consecuencial del art. 571.

La tradición de los vehículos motorizados.
Los vehículos motorizados son bienes muebles, cosas corporales muebles, por ende,
su tradición se puede hacer por cualquiera de las formas de 684. Pero están en un “Régimen
de Registro de Vehículos Motorizados” hecho por el Registro Civil.
¿Cuál es el rol que cumple la inscripción registral que se lleva a cabo en el registro
de vehículos motorizados? ¿Es tradición? No es tradición. La tradición se hace de
cualquiera de las formas del art. 684. La inscripción tiene por finalidad acreditar el dueño
del vehículo motorizado.

b. Tradición sobre cosas corporales inmuebles: el art. 686 señala “Se efectuará la tradición
del dominio de los bienes raíces por la inscripción del título en el Registro del Conservador.
De la misma manera se efectuará la tradición de los derechos de usufructo o de uso
constituidos en bienes raíces, de los derechos de habitación o de censo y del derecho de
hipoteca.
Acerca de la tradición de las minas se estará a lo prevenido en el Código de Minería”.
¿Cómo se lleva a cabo la tradición del derecho de dominio de inmuebles o de otro
derecho real de que se trate que recaiga sobre un bien inmueble? Mediante la inscripción
del título en el Registro Conservador de Bienes Raíces. El título porque la tradición es
causada.
¿En qué registro se hace esta inscripción? Depende del derecho real que recaiga
sobre el bien inmueble que se este llevando a cabo. El dominio se inscribe en el registro de
propiedades. La hipoteca y el usufructo en el registro de hipotecas y gravámenes. Esta es la
regla general.
Salvo el derecho real de servidumbre, porque esta tradición se hace de manera
diversa. El art. 698 señala “La tradición de un derecho de servidumbre se efectuará por
escritura pública en que el tradente exprese constituirlo, y el adquirente aceptarlo: esta
escritura podrá ser la misma del acto o contrato”. Como regla general, aun cuando sea un
derecho real que recae sobre inmueble no sigue las reglas del 686, sino sigue al art. 698. No
requiere inscripción, sino mediante escritura pública, si en el título consta el título también
puede constar la tradición. Pero también hay una contra excepción que es la “servidumbre
de alcantarillado en predio urbano” si requiere inscripción conservatoria.
En nuestro sistema jurídico, el registro conservador de bienes raíces sigue un
sistema de carácter real, a lo que se le pone énfasis es al inmueble y las inscripciones que se
hagan respecto de ese inmueble son las que se toman en consideración. Mirado de este
punto de vista, hay un sin número de críticas pero no se ha modificado.

¿Cuál es el rol o función que cumplen las inscripciones conservatorias con respecto al
inmueble?
1. Tradición del dominio y de los demás derechos reales que recaen sobre inmuebles.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 20 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

La hipoteca, el usufructo, etc. se constituyen, técnicamente, es una tradición, pero
más adecuado parece ser decir “constituir” ya que ese derecho real no existía sobre el bien
inmueble determinado, por eso se constituye.
2. Servir de medida de publicidad. La regla general es que cualquier registro tiene como
finalidad el de servir de medida de publicidad para los terceros.
3. Que todos los inmuebles estén inscritos obedece a una finalidad de mantener la historia
fidedigna del bien raíz y el sistema del CC apunta a la inscripción. Bello quería que todos
los inmuebles estén inscritos.
4. Constituye requisito, garantía y prueba de la posesión (de bienes inmuebles). Esto lleva a
la teoría de la posesión inscrita.
5. Rol bastante discutible. Se discute el que la inscripción conservatoria a veces pueda tener
el carácter de solemnidad respecto de ciertos actos jurídicos.
Por ejemplo, en materia de usufructo lo que contempla el art. 767 (El usufructo que
haya de recaer sobre inmuebles por acto entre vivos, no valdrá si no se otorgare por
instrumento público inscrito); parecido lo que ocurre en materia de derecho de uso en el art.
812 (Los derechos de uso y habitación se constituyen y pierden de la misma manera que el
usufructo); parecido al fideicomiso, en el art. 735 (Los fideicomisos no pueden constituirse
sino por acto entre vivos otorgado en instrumento público, o por acto testamentario.
La constitución de todo fideicomiso que comprenda o afecte un inmueble, deberá
inscribirse en el competente Registro); parecido a las donaciones irrevocables en el art.
1400 (No valdrá la donación entre vivos de cualquiera especie de bienes raíces, si no es
otorgada por escritura pública e inscrita en el competente Registro.
Tampoco valdrá sin este requisito la remisión de una deuda de la misma especie de bienes);
parecido en lo que ocurre en la hipoteca en el art. 2410 en relación al art. 2409 (Art. 2409.
La hipoteca deberá otorgarse por escritura pública.
Podrá ser una misma la escritura pública de la hipoteca, y la del contrato a que accede.
Art. 2410. La hipoteca deberá además ser inscrita en el Registro Conservatorio; sin este
requisito no tendrá valor alguno; ni se contará su fecha sino desde la inscripción).
Parece ser que la doctrina dice que la solemnidad es la escritura, la inscripción
hipotecaria es la tradición del contrato de hipoteca, algo similar ocurre con el art. 1440
(donación irrevocable).
Después del art. 686 viene el art. 688 (En el momento de deferirse la herencia, la
posesión de ella se confiere por el ministerio de la ley al heredero; pero esta posesión legal
no habilita al heredero para disponer en manera alguna de un inmueble, mientras no
preceda:
1. El decreto judicial que da la posesión efectiva: este decreto se inscribirá en el Registro de
la comuna o agrupación de comunas en que haya sido pronunciado; y si la sucesión es
testamentaria, se inscribirá al mismo tiempo el testamento;
2. Las inscripciones especiales prevenidas en los incisos 1. y 2. del artículo precedente: en
virtud de ellas podrán los herederos disponer de consuno de los inmuebles hereditarios; y
3. La inscripción especial prevenida en el inciso 3.: sin ésta no podrá el heredero disponer
por sí solo de los inmuebles hereditarios que en la partición le hayan cabido), está ubicado
en el párrafo 3 “De otras especies de la tradición”. Este artículo es extremadamente
discutible. No habilita al heredero para disponer de un inmueble mientras no se hagan las
tres inscripciones:
- Posesión efectiva.
- Especial de herencia.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 21 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

- Acto particional.
Se debería haber modificado, no la posesión efectiva, si no que para que un
heredero pueda adquirir el derecho real de herencia por sucesión por causa de muerte, no se
requiere inscripción. El problema es que esto opera por el solo ministerio de la ley.
Entonces, las tres inscripciones ¿para qué son? El CC no dice cual es el rol y esto no está
claro. No son inscripciones para que se adquiera el derecho real de herencia por tradición.
Se debería modificar.
Si al adquirente le hicieron la tradición del bien inmueble. ¿Qué pasa con la entrega
de carácter material? Esto no forma parte de la tradición, porque la tradición es por
inscripción conservatoria. Pero se tiene que hacer la entrega material, pero esto deriva de
las obligaciones que nacen del título translaticio.

c. Tradición del derecho real de herencia: la hipótesis es que el derecho real de herencia no
se adquiere por sucesión por causa de muerte si no que por tradición.
El CC trata la tradición del derecho real de herencia en el Libro IV, a continuación
de la Cesación de Créditos (art. 1909 – 1910). El cedente del derecho real de herencia le
transfiere su derecho real de herencia al cesionario (adquirente).
Están mal ubicadas en el Libro IV, pero se siguió este orden porque se siguió el
orden de Codee porque en Francia hay eficacia real y esto no sería tradición, allá es un
contrato.
Si nosotros decimos que es tradición se necesita un título translaticio del derecho
real de herencia que va ser un acto jurídico, normalmente un contrato, pero esto se puede
hacer después del fallecimiento del causante, porque o si no adolece de objeto ilícito.
El CC no dice como se hace la entrega como se hace la tradición y es una de las
discusiones más típicas del derecho civil.
La doctrina se divide en dos posturas:
i. José Ramón Gutiérrez: postula que efectivamente se hace una tradición del derecho real
de herencia y debemos ver cuales son los bienes que componen la herencia. Si hay bienes
muebles se hace de acuerdo al 684. Si contempla también bienes inmuebles se hace de
acuerdo al 686. Niega su carácter de universalidad.
ii. Leopoldo Urrutia: dice que Gutiérrez niega a la herencia su carácter de universalidad
jurídica. El dice que hay que ver si la herencia tiene naturaleza mueble o inmueble, pero la
herencia tiene una naturaleza jurídica híbrida por que es una universalidad jurídica. Hay
que aplicar la regla general en materia de estatutos jurídicos, que es el estatuto de los bienes
muebles, por tanto, se aplica la regla general (de los bienes muebles).
La herencia no tiene naturaleza mueble pero como es híbrida hay que aplicar las
reglas generales que es el estatuto de los bienes muebles.
Una de las posibilidades es que se celebra el título translaticio y en ese mismo título
se hace referencia a la cesión del derecho real de herencia. El art. 684 no se puede llevar a
la práctica.
Cuando el título translaticio es el contrato de compraventa nosotros tenemos una
disposición que nos lleva a este tema y que dice relación con la forma en que se lleva a
cabo la compraventa en estas hipótesis (art. 1811: Es nula la venta de todos los bienes
presentes o futuros o de unos y otros, ya se venda el total o una cuota; pero será válida la
venta de todas las especies, géneros y cantidades, que se designen por escritura pública,
aunque se extienda a cuanto el vendedor posea o espere adquirir, con tal que no comprenda
objetos ilícitos.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 22 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Las cosas no comprendidas en esta designación se entenderán que no lo son en la venta:
toda estipulación contraria es nula).
El CC señala como se hace la tradición del derecho real de herencia. La doctrina
dice que se puede hacer de dos maneras:
1. Especificando todas las cosas que componen el haz hereditario: en estricto rigor solo se
distingue y no se hace la cesión. Se usaría el 684 y 686 para la cesión. Técnicamente no
sería cesión.
2. Sin especificar las cosas que componen el haz hereditario: ahí estamos frente a la cesión
del derecho real de herencia. Art. 1811. La compraventa constituye título translaticio.
Como título translaticio podría ser que la compraventa fuera el título translaticio de la
tradición del derecho real de herencia. Una persona vende su derecho real de herencia. Son
el art. 1811 no se podría hacer una compraventa del derecho real de herencia, sino que solo
se podrían vender las cosas singularizadas. La doctrina señala que al CC no le gustan
muchos los contratos sobre universalidades, sin embargo, este artículo tendría la excepción
que es el derecho real de herencia. El art. 1801 dice que se puede vender la sucesión
hereditaria.
¿Qué es lo que si regula el CC en materia de cesión de derechos hereditarios? El art.
1909 señala: “El que cede a título oneroso un derecho de herencia o legado sin especificar
los efectos de que se compone, no se hace responsable sino de su calidad de heredero o de
legatario”. Es la responsabilidad del cedente. Hay que distinguir, si es una cesión a título
oneroso, de lo único que responde, el cedente, es de su calidad de heredero. Si la cesión del
derecho real de herencia es a título gratuito el cedente de nada responde respecto al
cesionario.
El efecto que produce la cesión del derecho de herencia es el traspaso o
transferencia del heredero cedente al cesionario. El cesionario adquiere la calidad de
heredero. Podrá ejecutar todos los actos que le corresponden al heredero (posesión efectiva,
partición de bienes, etc.).
También está la posibilidad que se ceda el legado. El legatario puede ceder su
derecho como legatario a un cesionario. ¿Cómo se hace la tradición del legado y que cede?
Depende de que tipo de legatario sea. Los legatarios son asignatarios a título singular,
puede ser de especie o cuerpo cierto, mueble o inmueble y si cede su derecho, lo que
adquiere el cesionario es el dominio de mueble o inmueble u otro derecho real. La tradición
se hace de acuerdo al 684 o al 686.
Si el legatario es de género adquiere un crédito (derecho personal). Cede un derecho
personal al cesionario que se hace efectivo contra los herederos.

d. Tradición de derechos personales: esta en el Libro IV. Se siguió el esquema del Codee.
El art. 1901 señala: “La cesión de un crédito personal, a cualquier título que se haga,
no tendrá efecto entre el cedente y el cesionario sino en virtud de la entrega del título”.
Hoy esta norma no basta para saber como se puede adquirir un derecho personal por
la importancia que tienen los títulos de créditos. Los títulos de créditos dan cuenta de un
derecho personal. Para saber como se hace la tradición de los títulos de créditos hay que
distinguir:
- Representativos de mercaderías.
- Representativos de representación social.
- Representativo de dinero.
Dependiendo de cómo se transfieren se hace el siguiente distingo:
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 23 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

1. Título de crédito al portador: no tienen individualizado el beneficiario del crédito,
persona indeterminada o si, lo tiene individualizado pero tiene abierta la cláusula “al
portador”. El portador es el acreedor. La entrega se hace mediante la entrega material a otro
portador.
2. Título de crédito a la orden: se extienden a una persona determinada, pero tienen abierta
la cláusula a la orden. Para hacer la transferencia requiere del endoso (acto unilateral que
implica una mención expresa en el título).
3. Título de crédito nominativo: es aquel título que tiene individualizada a la persona del
beneficiario. Tiene cerradas las cláusulas “a la orden” y “al portador”. Debe hacerse la
transferencia mediante la cesión de derechos personales.

Todo derecho personal respecto del cual se quiera hacer la transferencia, esté en un
crédito nominativo o no, debe hacerse mediante la cesión de créditos.
El Título XXV, párrafo 1° “De los Créditos Personales”, suena medio raro porque
decir crédito es lo mismo que decir derechos personales.
La doctrina dice que se refiere a los créditos de carácter nominativo. Si esto es
tradición hay que distinguir el título translaticio del derecho personal (art. 675) y por otra
parte tengo la tradición, y esta se rige por el art. 1901 y siguientes. Respecto al título
translaticio, puede ser cualquiera.
Si vamos a la tradición ¿cómo se hace la tradición? Por la entrega del título donde
consta el derecho personal que tiene el cedente contra el deudor. Son tres las personas
afectas (cedente, cesionario y deudor cedido).
¿Se puede ceder un crédito que conste por escrito? Si. La doctrina dice que la
tradición se hace pero es necesario que se consignara por escrito y se agregara una cláusula
donde se diga que hay intención de ceder el derecho personal y de adquirir el derecho
personal.
Entre cedente y cesionario se entiende perfeccionada la cesión de cualquiera de las
dos formas anteriores.
El art. 1902 (La cesión no produce efecto contra el deudor ni contra terceros,
mientras no ha sido notificada por el cesionario al deudor o aceptada por éste). Mientras no
sea notificada por el cesionario al deudor o aceptada por el deudor, esta cesión es
inoponible en la forma, por falta de una formalidad a vía de publicidad sustancial
(ineficacia en sentido estricto).
El art. 1903 (La notificación debe hacerse con exhibición del título, que llevará
anotado el traspaso del derecho con la designación del cesionario y bajo la firma del
cedente). La notificación se hace en forma judicial mediante un receptor. Con respecto a la
aceptación del deudor esta puede ser expresa o tácita. El art. 1904 pareciera contemplar una
aceptación presunta.
¿Qué efectos trae aparejada la cesión de derechos personales? El derecho personal
se transfiere del cedente al cesionario. El cesionario se transforma en acreedor del deudor
cedido (puede cobrar, condonar la deuda, etc.). El art. 1906 (con respecto al crédito) se
traspasa el crédito con todas sus accesiones y calidades.
Se discute si el crédito garantizado con hipoteca si es necesario si hay que inscribir
la hipoteca a favor del cesionario. La doctrina dice que no se necesita pero que se debe
hacer una anotación marginal.
El art. 1907 (El que cede un crédito a título oneroso, se hace responsable de su
existencia al tiempo de la cesión, esto es, de que verdaderamente le pertenecía en ese
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 24 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

tiempo; pero no se hace responsable de la solvencia del deudor, si no se compromete
expresamente a ello; ni en tal caso se entenderá que se hace responsable de la solvencia
futura, sino sólo de la presente, salvo que se comprenda expresamente la primera; ni se
extenderá la responsabilidad sino hasta concurrencia del precio o emolumento que hubiere
reportado de la cesión, a menos que expresamente se haya estipulado otra cosa) habla de la
responsabilidad del cedente con el cesionario. Si se cede a título gratuito no se responde de
nada.
Si es a título oneroso se responde de la existencia del crédito. No se responde de la
solvencia, de la solvencia futura, a menos que se haya señalado expresamente.
El párrafo 3° se refiere a la cesación de los derechos litigiosos. Se puede ceder el
evento incierto de la litis (derechos litigiosos). Esto tiene algo de aleatoriedad.
Cede un demandante al cesionario del derecho litigioso y cede el evento incierto de
la litis. Implica el resultado del juicio, si voy a obtener o no y si obtiene, cuanto se obtiene.
El demandado no puede ceder a menos que sea demandante reconvencional.
Puede ceder desde que el derecho es litigioso y esto es desde la notificación judicial
de la demanda (se traba la litis).
El CC no le gusta mucho la cesión de derechos litigiosos. Por mucho tiempo esto
casi era una fuente de utilidades.
Para evitar que se transformara en un negocio el CC dice que se puede hacer, pero
cono no le gusta le pone un desincentivo que es el derecho de retracto (Art. 1913. El deudor
no será obligado a pagar al cesionario sino el valor de lo que éste haya dado por el derecho
cedido, con los intereses desde la fecha en que se haya notificado la cesión al deudor.
Se exceptúan de la disposición de este artículo las cesiones enteramente gratuitas; las que se
hagan por el ministerio de la justicia; y las que van comprendidas en la enajenación de una
cosa de que el derecho litigioso forma una parte o accesión.
Exceptúanse asimismo las cesiones hechas:
1. A un coheredero o copropietario por un coheredero o copropietario, de un derecho que es
común a los dos;
2. A un acreedor en pago de lo que le debe el cedente;
3. Al que goza de un inmueble como poseedor de buena fe, usufructuario o arrendatario,
cuando el derecho cedido es necesario para el goce tranquilo y seguro del inmueble.
Art. 1914. El deudor no puede oponer al cesionario el beneficio que por el artículo
precedente se le concede, después de transcurridos nueve días desde la notificación del
decreto en que se manda ejecutar la sentencia).
- Si es tradición debe haber título translaticio que puede ser cualquiera. Razona sobre los
onerosos para favorecer el derecho de retracto.
- Para efectos de hacer la cesión, basta con que el cesionario comparezca mediante un
escrito señalando que es cesionario.
- Es un desincentivo porque en el fondo el derecho de retracto que el deudor pueda evitar
pagarle al cesionario pagando a su vez al cesionario lo que este pago al cedente más los
intereses desde la notificación de la demanda.

13. septiembre. 07.-

El adquirente funda su derecho en el derecho que tenía el tradente.
En los casos en que el tradente no sea titular del derecho que se transfiere, la
tradición no opera como modo de adquirir, pero tiene otros efectos, el adquirente queda en
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 25 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

la calidad de poseedor (regular o irregular según si se cumplen los requisitos del art. 702
que señala “La posesión puede ser regular o irregular.
Se llama posesión regular la que procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe;
aunque la buena fe no subsista después de adquirida la posesión. Se puede ser por
consiguiente poseedor regular y poseedor de mala fe, como viceversa el poseedor de buena
fe puede ser poseedor irregular.
Si el título es translaticio de dominio, es también necesaria la tradición.
La posesión de una cosa a ciencia y paciencia del que se obligó a entregarla, hará presumir
la tradición; a menos que ésta haya debido efectuarse por la inscripción del título”)

¿Cuál es la calidad del tradente cuando no es dueño?
El tradente podría ser poseedor regular. El hecho que el tradente sea poseedor
regular no hace que el adquirente sea poseedor regular. Todo depende si en la persona del
tradente se cumplen los requisitos del 702 del CC. Lo mismo ocurre si el tradente es
poseedor irregular.
Podría darse que el tradente sea mera tenedor, pero si realiza la tradición, en este
caso el adquirente puede adquirir la posesión regular o irregular.

El CC hace referencia a una norma que hay que destacar y es muy dudosa la
interpretación que se le da. El art. 682 i. I (Si el tradente no es el verdadero dueño de la
cosa que se entrega por él o a su nombre, no se adquieren por medio de la tradición otros
derechos que los transmisibles del mismo tradente sobre la cosa entregada). La norma
señala que desde el punto de vista positivo “no se adquieren otros derechos que los
transmisibles del mismo tradente sobre la cosa entregada”.
Si el tradente es el usufructuario de la cosa, es mero tenedor porque reconoce el
dominio ajeno (el dominio es del nudo propietario). Si v ende la cosa a “Juan”, Juan no
adquiere el dominio, pero queda en carácter de poseedor de la cosa, pero en virtud del 682
podríamos decir que como solo se pueden transferir los derechos que tiene el tradente se
adquiriría el derecho de usufructo.
El i. II (Pero si el tradente adquiere después el dominio, se entenderá haberse éste
transferido desde el momento de la tradición) se produciría un efecto retroactivo y la
tradición operaría como modo de adquirir.
El art. 1816 (La compra de cosa propia no vale: el comprador tendrá derecho a que
se le restituya lo que hubiere dado por ella.
Los frutos naturales, pendientes al tiempo de la venta, y todos los frutos tanto
naturales como civiles que después produzca la cosa, pertenecerán al comprador, a menos
que se haya estipulado entregar la cosa al cabo de cierto tiempo o en el evento de cierta
condición; pues en estos casos no pertenecerán los frutos al comprador, sino vencido el
plazo, o cumplida la condición.
Todo lo dicho en este artículo puede ser modificado por estipulaciones expresas de
los contratantes) también opera con efecto retroactivo. La doctrina dice que la razón por lo
que se aplica el efecto retroactivo es porque el legislador regulariza situaciones que
originalmente irregulares. La observación que hace la doctrina es que se produciría una
superposición de derechos de dominio desde el punto de vista cronológico. Esto no trae
aparejadas consecuencias.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 26 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Época para solicitar la tradición.
¿Cuándo el potencial adquirente puede solicitar que se haga la tradición? Primero
hay que ver el contrato, si nada dice, la regla general, dice que el contrato tiene efectos
inmediatos.
La obligación de dar podría estar sujeta a un plazo o a una condición.
El CC permite que se lleve a cabo tradiciones sujetas a modalidades (art. 680: La
tradición puede transferir el dominio bajo condición suspensiva o resolutoria, con tal que se
exprese.
Verificada la entrega por el vendedor, se transfiere el dominio de la cosa vendida, aunque
no se haya pagado el precio, a menos que el vendedor se haya reservado el dominio hasta el
pago, o hasta el cumplimiento de una condición). La tradición se puede sujetar a una:
a. Condición resolutoria: debe constar en el título translaticio. La resolución resolutoria es
el hecho futuro e incierto del cual depende la extinción del derecho. Esta puede ser de tres
tipos:
i. Ordinaria. Donar el auto hasta que se titule de abogado. Se encuentra expresada y consta
en el título. Si se cumple la condición se produce la resolución (efecto de la condición
resolutoria cumplida). Cae el título translaticio, y por ende, también la tradición.
ii. Tácita. Esta condición es un elemento de la naturaleza en los contratos bilaterales.
Compraventa de un automóvil donde el precio se paga en 36 cuotas mensuales, requiere la
escrituración (medio de prueba) y la inscripción en el registro. Si deja de pagar se puede
demandar la resolución del contrato de compraventa. ¿Podemos alegar el art. 1489? Una
parte de la doctrina dice que no porque la condición tenía que expresarse y en este caso es
tácita. Hoy la postura es otra. La condición resolutoria tácita consta por el hecho que en el
contrato el pago se iba a hacer en cuotas, por ende, la obligación no está íntegramente
cumplida.
iii. Pacto comisorio.
b. Condición suspensiva.

El art. 680 i, II hace que nos remitamos al art. 1874. En el ejemplo de la condición
resolutoria tácita, que pasa si se agrega una cláusula que diga que el dominio queda en el
tradente hasta que se pagan todas las cuotas. En este caso se hace dueño cuando pague el
precio íntegramente.
En materia de compraventa el art. 1874 (La cláusula de no transferirse el dominio
sino en virtud de la paga del precio, no producirá otro efecto que el de la demanda
alternativa enunciada en el artículo precedente; y pagando el comprador el precio,
subsistirán en todo caso las enajenaciones que hubiere hecho de la cosa o los derechos que
hubiere constituido sobre ella en el tiempo intermedio) dice algo distinto. El efecto que el
art. le brinda a esta cláusula es el del 1873 (Si el comprador estuviere constituido en mora
de pagar el precio en el lugar y tiempo dichos, el vendedor tendrá derecho para exigir el
precio o la resolución de la venta, con resarcimiento de perjuicios), en el fondo esto es
contradictorio porque no se reconoce el efecto querido por las partes a diferencia del art.
680. Son normas contradictorias ¿Pero qué norma prevalece? Parece ser que prevalece el
art. 1873 y 1874, pero por un tema de garantía podría prevalecer el art. 680.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 27 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Prescripción Adquisitiva

Art. 2492 “señala La prescripción es un modo de adquirir las cosas ajenas, o de
extinguir las acciones y derechos ajenos, por haberse poseído las cosas o no haberse
ejercido dichas acciones y derechos durante cierto lapso de tiempo, y concurriendo los
demás requisitos legales.
Una acción o derecho se dice prescribir cuando se extingue por la prescripción”.
El art. anteriormente señalado contempla la prescripción adquisitiva y extintiva.
Se discute la ubicación en el CC y además el juntar la prescripción adquisitiva y
extintiva, es juntar peras con manzanas. La prescripción adquisitiva debería estar en el
Libro II y la prescripción extintiva debería estar después de los modos de extinguir las
obligaciones.
Algunos sostienen que la prescripción es inconstitucional, porque vulneraría el art.
19 n° 24 de la CPR. La prescripción mermaría la propiedad o la titularidad de los derechos
reales.
La justificación es que la prescripción tiene como finalidad la seguridad y certeza
jurídica.
Con respecto al tratamiento de las dos prescripciones juntas, el argumento que se da,
es que tienen muchos elementos conjuntos, tienen reglas comunes (transcurso del tiempo e
inactividad son los elementos de ambas prescripciones).
Está ubicado al final, porque es la institución que da la seguridad jurídica a todas las
otras instituciones del CC. Es su broche de oro.

Posesión.
Es el sustento técnico jurídico de la prescripción adquisitiva.

Diversas relaciones que se pueden dar entre una persona y una cosa.
Tradicionalmente se dice que puede ser dueño, poseedor o mero tenedor, pero se
podría agregar una cuarta situación jurídica que puede existir entre una persona y una cosa
y esta es la situación jurídica del nudo detentador (es aquella persona que, no siendo
poseedor, no reconociendo dominio ajeno, no es dueño, por ejemplo el ladrón). Esta cuarta
situación jurídica es propuesta por Pablo Rodríguez Gres.
Esto depende de cómo se configure el elemento anímico para saber si son tres o
cuatro.
Si hablamos de cosas corporales nos quedamos con el art. 582 (El dominio (que se
llama también propiedad) es el derecho real en una cosa corporal, para gozar y disponer de
ella arbitrariamente; no siendo contra la ley o contra derecho ajeno.
La propiedad separada del goce de la cosa, se llama mera o nuda propiedad). El dominio es
la suma in re potestas. Lo normal es que el dueño también sea poseedor. Como duelo puede
usar, gozar y disponer.
El mero tenedor se caracteriza porque no es dueño, sin embargo, reconoce dominio
ajeno. El tiene derechos sobre la cosa. Su calidad emana de derechos reales o personales.
Puede tener justificada su calidad de mero tenedor por un derecho personal (arrendatario,
comodatario, etc.). No son títulos translaticios, sino que son títulos de mera tenencia.
La posesión (art. 700: La posesión es la tenencia de una cosa determinada con
ánimo de señor o dueño, sea que el dueño o el que se da por tal tenga la cosa por sí mismo,
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 28 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él.
El poseedor es reputado dueño, mientras otra persona no justifica serlo) tiene dos
elementos, el corques y el animus. Con respecto al corpus, implica una tenencia de carácter
material, por lo general, además, tiene una incidencia en que se manifiesta en el ejercicio de
actos posesorios. Este corpus es más manifiesto cuando se ejerce sobre cosas corporales (la
cuasi posesión es sobre cosas incorporales).
El elemento animus esta señalado en el art. 700 con la frase “animo de señor y
dueño”, cuestión de carácter subjetivo. Se decía que implicaba sentirse dueño.
El ladrón no se siente dueño, sabe que no es dueño, pero no reconoce dominio
ajeno, no es poseedor, simplemente en nudo detentador.
Víctor Vial del Río dice que el elemento anímico es dárselas de dueño y con esto
bastaría para ser poseedor.
El profesor Peñailillo dice que comportarse como dueño sería el elemento anímico,
y en esta definición no cabría la figura del nudo detentador.
Hay una discusión tradicional, por parte de la doctrina, que se refiere a tratar de
determinar cual es el elemento que caracteriza a la posesión y otro punto dice relación a la
naturaleza jurídica de la posesión.
En el hecho, uno puedo estar en distintas situaciones jurídicas con respecto a una
cosa, toda vez que uno puede tener una cosa ¿cómo defino si estoy frente a posesión o a
otra situación jurídica? Los tratadistas franceses (postura clásica o subjetiva), por una parte
dicen que lo que distingue a la posesión es el aspecto subjetivo, es decir, el elemento
volitivo (ánimo de señor y dueño).
La posición objetiva (liderada por Von Jering) señalaba que no es que no existía
voluntad pero no es que en verdad sea el elemento fundamental. Como regla general, si
tiene materialmente la cosa, va ser poseedor, a menos que exista un obstáculo para entender
que es poseedor, por ejemplo, un título de mera tenencia.
Si uno contrasta el art. 700 con el art. 714 (Se llama mera tenencia la que se ejerce
sobre una cosa, no como dueño, sino en lugar o a nombre del dueño. El acreedor prendario,
el secuestre, el usufructuario, el usuario, el que tiene el derecho de habitación, son meros
tenedores de la cosa empeñada, secuestrada, o cuyo usufructo, uso o habitación les
pertenece.
Lo dicho se aplica generalmente a todo el que tiene una cosa reconociendo dominio ajeno)
pareciera ser que nuestro CC sigue la teoría clásica o subjetiva.
El otro punto se refiere a la naturaleza jurídica de la posesión. ¿La posesión
constituye o no un derecho? Un sector de la doctrina califica la posesión como un derecho,
sería una especie de derecho real distinto del dominio y la razón que se da es que el
ordenamiento jurídico brinda una serie de protecciones al poseedor y le da facultades y
como esto se ejerce sobre una cosa seria un derecho real.
Otra postura reconoce que es un derecho pero es un derecho más débil y lo
denominan derecho a la posesión.
Otra postura, que prima hoy, es decir que la posesión es un hecho, porque el
ordenamiento jurídico no solo protege derechos, sino también protege hechos.
Jorge López Santa María señala que efectivamente es un hecho, pero que es una
posición que ocupa una persona respecto de una cosa, de una situación jurídica.
Si partimos de la base que la posesión es distinta al dominio, veamos las diferencias
y similitudes entre ellas. Cuando el poseedor no es dueño o no es titular del derecho que se
posee es importante la protección de los artículos 700 y siguientes. El CC tiene tan claro
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 29 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

que lo normal es que el poseedor sea además el dueño, que el inciso II del art. 700 da la
protección más importante que es la protección dominical.

Semejanzas.
1. Ambas recaen sobre cosas determinadas.
2. Ambas son exclusivas y excluyentes. El dominio tiene como característica la
exclusividad, esto significa que no puede haber más de un dueño respecto de la misma cosa
por títulos distintos. No obsta a que pueda existir copropiedad (derecho de dominio ejercido
por varias personas a la vez).
En materia de posesión se da el mismo fenómeno. Solo hay un poseedor respecto de
la cosa. Excluye a otro poseedor a otro título. No obsta a que no pueda existir coposesión.
3. Las ventajas son muy similares lo que puede hacer un poseedor es lo mismo que hace el
dueño.

Diferencias.
1. La posesión es un hecho y el dominio es un derecho.
2. Las acciones que protegen a una y a otra. El dominio está protegido por una acción real,
como es la acción reivindicatoria.
El poseedor tiene las acciones posesorias. Pero estas no las puede ejercer cualquier
poseedor y no se protege la posesión sobre cualquier cosa (solo bienes inmuebles, en la
medida que se cumplan los requisitos que la ley establece).
Art. 916: Las acciones posesorias tienen por objeto conservar o recuperar la posesión de
bienes raíces o de derechos reales constituidos en ellos.
Art. 918. No podrá instaurar una acción posesoria sino el que ha estado en posesión
tranquila y no interrumpida un año completo.
Un dueño cuando es poseedor también puede utilizar acciones posesorias, puede
instaurar acciones posesorias. No es la única protección mediante acciones. El poseedor
también puede ejercer acción reivindicatoria, pero solo el poseedor regular que se encuentra
en el caso del art. 894 (acción publiciana).
Art. 894. Se concede la misma acción, aunque no se pruebe dominio, al que ha
perdido la posesión regular de la cosa, y se hallaba en el caso de poderla ganar por
prescripción.
Pero no valdrá ni contra el verdadero dueño, ni contra el que posea con igual o mejor
derecho.
“Se hallaba en el caso de poderla ganar por prescripción”. Esto es una gran
diferencia en doctrina. Algunos dicen que es un poseedor regular respecto del cual ya se ha
cumplido el plazo de prescripción. Sin embargo, otros autores dicen que si transcurrió el
plazo el ya es dueño (Rodríguez Gres), y dice que tiene que tratarse de un poseedor regular
que no sea un poseedor vicioso, es decir, que no tiene que ser violento no clandestino.
3. Con respecto al dominio, el dueño adquirió el dominio solamente por un modo de
adquirir. A diferencia con lo que ocurre con la posesión. Se puede poseer por varios títulos
(art. 701: Se puede poseer una cosa por varios títulos).

Ventajas que se confieren al poseedor.
1. Las mismas que al dueño.
2. Presunción dominical (art. 700 i. II). El poseedor puede hacerse dueño de los frutos,
puede adquirir por prescripción adquisitiva, etc.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 30 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Posesión y Mera Tenencia.
Art. 714: Se llama mera tenencia la que se ejerce sobre una cosa, no como dueño,
sino en lugar o a nombre del dueño. El acreedor prendario, el secuestre, el usufructuario, el
usuario, el que tiene el derecho de habitación, son meros tenedores de la cosa empeñada,
secuestrada, o cuyo usufructo, uso o habitación les pertenece.
Lo dicho se aplica generalmente a todo el que tiene una cosa reconociendo dominio ajeno.
Este artículo tiene mucha importancia para poder contrastar el mensaje del CC
(párrafo 24).
El mero tenedor es todo aquel que tiene una cosa reconociendo dominio ajeno. La
diferencia entre la mera tenencia y la posesión estaría en el animus. El mero tenedor tiene la
cosa en lugar y a nombre del dueño.
El art. 716 (El simple lapso de tiempo no muda la mera tenencia en posesión; salvo
el caso del artículo 2510, regla 3) señala que la mera tenencia es indeleble, no puede
transformarse en posesión.
El dominio presenta ciertos caracteres, entre ellos que el dominio es perpetuo, este
dueño puede no estar materialmente con la cosa y aunque se le haya olvidado sigue siendo
dueño. Lo que dice el art. 714 y 716 se encuentra corroborado por el párrafo 24 del
mensaje.
Las palabras posesión y mera tenencia contrastan siempre.

¿Qué efectos genera para el mero tenedor su mera tenencia?
1. Va depender del título de mera tenencia de que se trate.
2. En materia de acción reivindicatoria el art. 896 (El mero tenedor de la cosa que se
reivindica es obligado a declarar el nombre y residencia de la persona a cuyo nombre la
tiene).
3. Art. 922 (El usufructuario, el usuario, y el que tiene derecho de habitación, son hábiles
para ejercer por sí las acciones y excepciones posesorias, dirigidas a conservar o recuperar
el goce de sus respectivos derechos, aun contra el propietario mismo. El propietario es
obligado a auxiliarlos contra todo turbador o usurpador extraño, siendo requerido al efecto.
Las sentencias obtenidas contra el usufructuario, el usuario o el que tiene derecho de
habitación, obligan al propietario; menos si se tratare de la posesión del dominio de la finca
o de derechos anexos a él: en este caso no valdrá la sentencia contra el propietario que no
haya intervenido en el juicio). La acción posesoria a ciertos meros tenedores, pero se
confiere porque ellos tienen posesión sobre derechos reales sobre inmuebles.
4. Art. 928 (Todo el que violentamente ha sido despojado, sea de la posesión, sea de la
mera tenencia, y que por poseer a nombre de otro, o por no haber poseído bastante tiempo,
o por otra causa cualquiera, no pudiere instaurar acción posesoria, tendrá sin embargo
derecho para que se restablezcan las cosas en el estado que antes se hallaban, sin que para
esto necesite probar más que el despojo violento, ni se le pueda objetar clandestinidad o
despojo anterior. Este derecho prescribe en seis meses.
Restablecidas las cosas, y asegurado el resarcimiento de daños, podrán intentarse por una u
otra parte las acciones posesorias que correspondan). Se confiere al mero tenedor como
mero tenedor. Se llama querella de restablecimiento. Algunos dicen que son la aplicación
de normas de policía.
5. Art. 2315 (Puede pedir esta indemnización no sólo el que es dueño o poseedor de la cosa
que ha sufrido el daño, o su heredero, sino el usufructuario, el habitador o el usuario, si el
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 31 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

daño irroga perjuicio a su derecho de usufructo o de habitación o uso. Puede también
pedirla en otros casos el que tiene la cosa con obligación de responder de ella; pero sólo en
ausencia del dueño). Confiere acción de reparación al mero tenedor de una cosa “pero solo
en ausencia del dueño, hoy esto esta superado”, es una acción protectora de la persona.
Principio del alterum non ladere (art. 2329 i. I: Por regla general todo daño que pueda
imputarse a malicia o negligencia de otra persona, debe ser reparado por ésta).

Cosas susceptibles de ser poseídas.
Cualquier cosa que esté determinada. Ello además hay que relacionarlo con el art.
715 (La posesión de las cosas incorporales es susceptible de las mismas calidades y vicios
que la posesión de una cosa corporal).
Es susceptible de ser poseídas las cosas corporales e incorporales (cuasi posesión).
No pueden poseerse las cosas inapropiables, las cosas no determinadas.
En materia de derechos reales, como regla general, se pueden poseer todos los
derechos reales. Se discutió en alguna época el derecho real de hipoteca. El derecho real de
servidumbre discontinua o de continua inaparente no se puede poseer.

15. septiembre. 07.-

La posesión contempla dos elementos (corpus y animus). Al corpus se le considera
como una tenencia de carácter material. Tratándose de las cosas incorporales no está
presente este corpus como está presente en las cosas corporales.
Las cosas incorporales son los derechos reales y los derechos personales. Con los
derechos reales vamos a estar frente a un caso de posesión de derecho real cuando el modo
de adquirir no operó como tal, porque faltó algún requisito. El elemento corporal es
complejo, pero cuando es un derecho real de goce (usufructo) se va a tener las cosas en las
manos, es más fácil hacer actos posesorios.
Se ha dicho, con el derecho real de hipoteca, que no se podría poseer, pero esto está
resuelto y nadie puede dudar que pueda ser poseído.
Las servidumbres discontinuas y continuas aparentes no pueden ser poseídas. las
servidumbres discontinuas se ejercen en forma discontinua.
Art. 882 “Las servidumbres discontinuas de todas clases y las servidumbres
continuas inaparentes sólo pueden adquirirse por medio de un título, ni aun el goce
inmemorial bastará para constituirlas.
Las servidumbres continuas y aparentes pueden adquirirse por título, o por prescripción de
cinco años”. No admiten prescripción ni posesión las servidumbres discontinuas ni las
continuas aparentes.
Art. 917 (Sobre las cosas que no pueden ganarse por prescripción, como las
servidumbres inaparentes o discontinuas, no puede haber acción posesoria) en relación al
922 (El usufructuario, el usuario, y el que tiene derecho de habitación, son hábiles para
ejercer por sí las acciones y excepciones posesorias, dirigidas a conservar o recuperar el
goce de sus respectivos derechos, aun contra el propietario mismo. El propietario es
obligado a auxiliarlos contra todo turbador o usurpador extraño, siendo requerido al efecto.
Las sentencias obtenidas contra el usufructuario, el usuario o el que tiene derecho de
habitación, obligan al propietario; menos si se tratare de la posesión del dominio de la finca
o de derechos anexos a él: en este caso no valdrá la sentencia contra el propietario que no
haya intervenido en el juicio).
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 32 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

El art. 715 (La posesión de las cosas incorporales es susceptible de las mismas
calidades y vicios que la posesión de una cosa corporal) habla de cosas incorporales sin
distinguir y dentro de estas los derechos personales. Si admiten posesión, van también a
admitir prescripción adquisitiva. Se ha dicho que no admiten posesión. Los derechos
personales, se supone, que tienden a la transitoriedad, esto sería contradictorio con los
elementos fundantes de la prescripción (transcurso del tiempo).
¿Qué título de acto posesorio podría realizar el titular del derecho personal? Cobrar
el crédito, pero ahí se extingue.
Pero hay un problema (art. 1576: Para que el pago sea válido, debe hacerse o al
acreedor mismo (bajo cuyo nombre se entienden todos los que le hayan sucedido en el
crédito, aun a título singular), o a la persona que la ley o el juez autoricen a recibir por él, o
a la persona diputada por el acreedor para el cobro.
El pago hecho de buena fe a la persona que estaba entonces en posesión del crédito, es
válido, aunque después aparezca que el crédito no le pertenecía). Más de algún autor
(Alfredo Barros Errázuriz) dicen que si hay posesión “en posesión del crédito”, con esta
frase podríamos hablar de una posesión del derecho personal.
Pero la posición mayoritaria (Fernando Fuello) señala que cuando el CC habla de la
posesión del crédito no se refiere a la posesión del art. 700, si no que está pagando el
crédito a una persona que aparentemente es acreedor. Ese pago para el deudor es
perfectamente válido.
El profesor Pablo Rodríguez Gres dice que el art. 1576 implica una apariencia de
acreedor también hablamos que es un crédito documentado, el derecho personal consta en
el documento. Desde el punto de vista de la posesión la mayoría de la doctrina dice que no
hay posesión de derechos personales.
Alejandro Guzmán Brito dice que si podría haber posesión de derechos personales,
pero en forma consecuencial y en dos casos:
- Créditos documentados.
. Derechos personales incluidos en una herencia.
La posesión se manifiesta de manera distinta a la de los derechos reales, pero hay
posesión en estos dos casos.
En el art. 715 (La posesión de las cosas incorporales es susceptible de las mismas
calidades y vicios que la posesión de una cosa corporal), hay que tomar en consideración la
frase “calidades y vicios”. Lo cual nos lleva a decir que hay diversas clases de posesión.
Según Rodríguez Gres la posesión es susceptible de calidades y las calidades de la
posesión son que puede ser regular o irregular. Pero además puede ser viciosa (violenta o
clandestina) o no viciosa.
Hay algunos que hablan de útiles o inútiles (esto es muy discutible, si hay o no
posesión inútil).
En el art. 709 y el 713 el CC habla de posesiones viciosas (violenta y clandestina),
lo que no está claro es si la posesión es o no es conducente a prescribir adquisitivamente.
Para los que consideran que no es conducente a prescripción esta sería inútil. Si se
considera que si es conducente a prescripción, esta sería útil.

Calidades de la posesión.
(Art. 702: La posesión puede ser regular o irregular.
Se llama posesión regular la que procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe;
aunque la buena fe no subsista después de adquirida la posesión. Se puede ser por
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 33 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

consiguiente poseedor regular y poseedor de mala fe, como viceversa el poseedor de buena
fe puede ser poseedor irregular.
Si el título es translaticio de dominio, es también necesaria la tradición.
La posesión de una cosa a ciencia y paciencia del que se obligó a entregarla, hará presumir
la tradición; a menos que ésta haya debido efectuarse por la inscripción del título)
1. Regular. Cumple con los 2 ó 3 requisitos del 702, copulativamente.
2. Irregular. No cumple con alguno o algunos de los requisitos del art. 702.

¿Qué requisitos debe cumplir la posesión regular?
1. Debe proceder de un justo título posesorio.
2. Buena fe inicial (que haya adquirido de buena fe).
3. Se debe haber efectuado la tradición se es un título translaticio de dominio.
En el tercer requisito (Víctor Vial del Río), acá habría un problema entre el art. 702
y el 708. Si estamos hablando de un título translaticio de dominio y uno se queda con el
708, uno podría pensar que si falta la tradición esto sería posesión irregular. No es que no
haya posesión regular, si no que no hay posesión. Según Víctor Vial del Río es el caso del
título translaticio de dominio, no puede faltar la tradición.

Justo título posesorio.
¿Qué es el justo título posesorio? El CC lo que hace es introducir una suerte de
clasificación de los títulos (art. 703: El justo título es constitutivo o translaticio de dominio.
Son constitutivos de dominio la ocupación, la accesión y la prescripción.
Son translaticios de dominio los que por su naturaleza sirven para transferirlo, como la
venta, la permuta, la donación entre vivos.
Pertenecen a esta clase las sentencias de adjudicación en juicios divisorios, y los actos
legales de partición.
Las sentencias judiciales sobre derechos litigiosos no forman nuevo título para legitimar la
posesión.
Las transacciones en cuanto se limitan a reconocer o declarar derechos preexistentes, no
forman nuevo título; pero en cuanto transfieren la propiedad de un objeto no disputado,
constituyen un título nuevo) y en el art. 704 enumera los títulos que no son justos (No es
justo título:
1. El falsificado, esto es, no otorgado realmente por la persona que se pretende;
2. El conferido por una persona en calidad de mandatario o representante legal de otra sin
serlo;
3. El que adolece de un vicio de nulidad, como la enajenación que debiendo ser autorizada
por un representante legal o por decreto judicial, no lo ha sido; y
4. El meramente putativo, como el del heredero aparente que no es en realidad heredero; el
del legatario cuyo legado ha sido revocado por un acto testamentario posterior, etc.
Sin embargo, al heredero putativo a quien por decreto judicial o resolución administrativa
se haya otorgado la posesión efectiva, servirá de justo título el decreto o resolución; como
al legatario putativo el correspondiente acto testamentario que haya sido legalmente
reconocido).
El CC no dice que es un título y tampoco dice que es el justo título posesorio.
Estamos hablando de un título posesorio y no del título translaticio de dominio.
Lo que el CC exige es un justo título posesorio y debemos agregar que el CC es más
liberal, menos exigente con el título posesorio.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 34 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

La doctrina dice que los títulos posesorios serían el antecedente que la justifica. El
justo título posesorio, según Peñailillo, es aquel que es apto para atribuir el dominio siendo
además real, auténtico y válido.
Se atribuye el dominio o el derecho de que se trate, porque se supone que el
poseedor parte de la base que ese título transforme en dueño o en titular del derecho de que
se trate. Esa es la finalidad del título. Algo falla, y por eso, solo atribuye la posesión. Lo
real, auténtico y válido se extrae del art. 704. Los dos primeros casos no son auténticos, el
tercero no es válido y el cuarto no es real.
El art. 703, pareciera ser que contempla una clasificación de los títulos posesorios.
Esta ha sido complementada por los autores. Distingue entre títulos constitutivos y títulos
translaticios de dominio. La doctrina agrega los títulos declarativos.

a. Títulos Constitutivos. Art. 703 i. II (Ocupación, accesión y la prescripción).
- Al CC los títulos constitutivos para efectos de la posesión son los modos de adquirir
originarios.
- La accesión no presenta problemas.
- Con respecto a la ocupación (art. 606: Por la ocupación se adquiere el dominio de las
cosas que no pertenecen a nadie, y cuya adquisición no es prohibida por las leyes chilenas,
o por el Derecho Internacional), la ocupación, permite adquirirle dominio sobre cosas
muebles.
Art. 626. El tesoro encontrado en terreno ajeno se dividirá por partes iguales entre el
dueño del terreno y la persona que haya hecho el descubrimiento.
Pero esta última no tendrá derecho a su porción, sino cuando el descubrimiento sea fortuito
o cuando se haya buscado el tesoro con permiso del dueño del terreno.
En los demás casos, o cuando sean una misma persona el dueño del terreno y el
descubridor, pertenecerá todo el tesoro al dueño del terreno.
Art. 629. Si se encuentra alguna especie mueble al parecer perdida, deberá ponerse a
disposición de su dueño, y no presentándose nadie que pruebe ser suya, se entregará a la
autoridad competente, la cual deberá dar aviso del hallazgo en un diario de la comuna o de
la capital de la provincia o de la capital de la región, si en aquélla no lo hubiere.
El aviso designará el género y calidad de la especie, el día y lugar del hallazgo.
Si no apareciere el dueño, se dará este aviso por tercera vez, mediando treinta días de un
aviso a otro
La frase de cosas que se peuden adquirir (cosas muebles) es para adquirir el
dominio, pero como título posesorio se puede ocupar la ocupación cuando hablamos de
inmuebles.
Si uno entiende que la ocupación tiene dos elementos (corpus y animus), si se toma
eso y nos vamos al art. 700, podríamos decir “yo poseo porque ocupo”. Ocupar es tomar
una cosa con ánimo de señor y dueño. Poseo porque poseo. El hecho que el CC utilice la
ocupación como título posesorio, se prescindiría en realidad del título posesorio. Acá de
alguna manera al CC le interesa explicar porque es poseedor.
- La prescripción vendría a ser título posesorio de mi posesión. Si se habla de prescripción
supuestamente esta debería haber ocurrido.
Hay autores que hacen esto coherente diciendo que sirve para explicar la posesión
posterior del que ya adquirió por prescripción.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 35 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

b. Título translaticio de dominio. i. III del art. 703, no dice algo muy distinto al 675 “por su
naturaleza sirven para transferirlo”.
Víctor Vial del Río, es un poco más crítico de que se considere al título translaticio
de dominio como título posesorio. Para que haya posesión tiene que haber tradición. Lo que
justifica a la posesión es la subsecuente tradición que se hace en virtud del título translaticio
de dominio.
El título de la posesión no es la compraventa, si no que es la entrega, eso sería el
título de posesión. La tradición no operaría como modo de adquirir. Si bien tiene un grado
de razón, el título translaticio es el antecedente que funda todo lo posterior. No sería
incorrecto que el título translaticio sea el título posesorio.

c. Títulos Declarativos: (i. IV en adelante del art. 703). Hay que analizar 4 temas. Se
produciría una suerte de asimilación entre los títulos declarativos y los translaticios, pero la
doctrina los trata separadamente porque no transfieren, si no que más bien cuando
hablamos de un título que declara una situación jurídica preexistente, pero como falto un
requisito opera como título posesorio.
i. Las sentencias de adjudicación en juicios divisorios y los actos legales de partición.
Estábamos frente a un estado de comunidad al que se puso fin por una partición de bienes
(libro III, art. 1317 en adelante). Con la partición de bienes se busca la individualización del
dominio.
La partición de bienes es un conjunto más o menos complejo de actos que persiguen
la individualización del dominio mediante las operaciones de liquidación y distribución de
los bienes en lotes o hijuelas de bienes que guarden proporción con los derechos que tenga
cada comunero en la comunidad.
La partición puede hacerse de distintas formas. La puede hacer el testador, todos los
comuneros de común acuerdo (rige la regla del acuerdo), además se puede hacer por un
juez partidor (juez árbitro), esta termina con una sentencia de adjudicación. El CC distingue
los casos en que la partición la hace un juez árbitro. Cuando la partición se hace de común
acuerdo alude a los actos legales de partición.
Esto sería un título de carácter declarativo porque la partición tiene una regla de oro
que es el art. 1344 (Cada asignatario se reputará haber sucedido inmediata y
exclusivamente al difunto en todos los efectos que le hubieren cabido, y no haber tenido
jamás parte alguna en los otros efectos de la sucesión.
Por consiguiente, si alguno de los coasignatarios ha enajenado una cosa que en la partición
se adjudica a otro de ellos, se podrá proceder como en el caso de la venta de cosa ajena).
La partición opera con efecto retroactivo. Borra el estado de comunidad.
Más de algún autor ha discutido el hecho que la partición opere como título
declarativo en materia de posesión. Porque se ha dicho que el art. 1344 es con respecto al
dominio.
En materia posesoria si indica que opera como título declarativo (718: Cada uno de
los partícipes de una cosa que se poseía pro indiviso, se entenderá haber poseído
exclusivamente la parte que por la división le cupiere, durante todo el tiempo que duró la
indivisión.
Podrá pues añadir este tiempo al de su posesión exclusiva, y las enajenaciones que haya
hecho por sí solo de la cosa común y los derechos reales con que la haya gravado,
subsistirán sobre dicha parte si hubiere sido comprendida en la enajenación o gravamen.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 36 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Pero si lo enajenado o gravado se extendiere a más, no subsistirá la enajenación o gravamen
contra la voluntad de los respectivos adjudicatarios).
Por ejemplo, la comunidad que dura tres años. Dentro de ella había un bien que la
comunidad compro a Juanito pero Juanito no era el dueño. Aquí no habría dominio, habría
posesión. Habría tres años de coposesión, ahí se llevaría a cabo la partición y en esta si le
adjudica a uno de los tres comuneros y pasan tres años más y demanda el verdadero dueño
(acción reivindicatoria). Si la sentencia fuera un título translaticio no reconoceríamos el
efecto declarativo, pero si se aplica el efecto declarativo poseería seis años y ya no ganaría
el antiguo dueño de la cosa.
ii. Sentencias judiciales sobre derechos litigiosos. Opera de manera igual que el anterior.
Tenemos que ver sobre que recae la sentencia judicial (quién tiene mejor derecho
sobre la discusión). La sentencia judicial declara quién tenía mejor derecho. Por eso tiene
efecto declarativo.
iii. Transacción. Es un contrato. Pone fin a un litigio pendiente o precaver un litigio
eventual.
Si la transacción recae sobre el objeto de la disputa esa transacción opera como
título declarativo. Cuando, por el contrario, no recae sobre el objeto de la disputa opera
como título translaticio.
iv. Sucesión por causa de muerte. El CC no enumera a la sucesión por causa de muerte
como título posesorio, pero la doctrina está clarísima que puede operar como título
posesorio.
Art. 688 – 704 i. final – 722.
La sucesión por causa de muerte es un modo de adquirir derivativo.
Hay dos casos:
- Caso es lo que se posee es la herencia. El derecho real de herencia se puede adquirir por
prescripción adquisitiva y se puede poseer.
¿Qué pasó para que estemos frente a una posesión del derecho real de herencia? Hay
tres tipos de posesión de una herencia.
* Posesión civilísima (688 i. I – 722) de la herencia. Posesión legal de la herencia (está mal
ubicada), no tiene nada que ver con el art. 700. Es una ficción que se explica con la
sucesión por causa de muerte.
* Posesión del art. 700. Esta posesión parte de la base que el que se supone que era
heredero (falso heredero) y este ostenta la calidad de heredero sin serlo y tiene en sus
manos un bien hereditario. La sucesión por causa de muerte no opera como modo de
adquirir pero posee el derecho real de herencia.
* Si a este se le confiere posesión efectiva se le corrobora su carácter de aparente heredero.
Hay dos tipos de falso heredero:
+ Propiamente tal.
+ Putativo al que se le ha conferido la posesión efectiva.
En ambos casos opera la sucesión por causa de muerte como título posesorio del
derecho real de herencia. En el primer caso APRA que adquiera el derecho real de herencia,
lo puede hacer mediante prescripción extraordinaria de 10 años (art. 2512 – 1°) y su título
posesorio es la sucesión por causa de muerte. Pero además con respecto al segundo, rige el
i. final del 704.
Si vemos la acción de petición de herencia el falso heredero puede adquirir por
prescripción de 5 años.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 37 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

¿Qué naturaleza jurídica tiene el art. 1269? No es extraordinaria. La ordinaria para
los muebles es de dos años y para los inmuebles de 5 años. La herencia es híbrida y no es
ordinaria porque no adquiere en dos años (regla general) por lo que es una prescripción
especial.
- Posesión de ciertas cosas respecto de las cuales el causante no era dueño. Causante no era
el dueño si no que era poseedor de un determinado bien.
La coposesión se funda en el título posesorio sucesión por causa de muerte. Si se
hace la partición se funda en el título posesorio de la sentencia declarativa y en la sucesión.

27. septiembre. 07.-

La doctrina cuando habla de título posesorio habla de cualquier acto que justifique
la posesión y por eso la sucesión por causa de muerte podría agregarse como título
posesorio. La doctrina ha dicho q la sucesión por causa de muerte constituye título
posesorio, en dos hipótesis. Primero cuando el causante no ha sido dueño de una
determinada cosa y esta cosa se encontraba dentro de su patrimonio. La calidad de poseedor
del causante no se transmite porque la posesión es un hecho, pero si el bien fácticamente
formaba parte del patrimonio si el bien o el derecho esta dentro de los bienes hereditarios,
los herederos del causante entran a poseedor el derecho o el bien que tenia el causante en su
patrimonio. La justificación de que el heredero tenga la posesión del bien o el derecho es la
sucesión por causa de muerte. La otra hipótesis es la que se produce cuando estamos frente
a una persona que es un falso heredero (por ejemplo, una persona se hace pasar por
heredero del causante, lo que adquiere es la posesión del derecho real de herencia, en el
fondo se adquiere el carácter de poseedor del derecho real de herencia, el título posesorio
que justifica la posesión del derecho real de herencia es la sucesión por causa de muerte),
este puede ser falso heredero putativo (704 i. final CC: Sin embargo, al heredero putativo a
quien por decreto judicial o resolución administrativa se haya dado la posesión efectiva,
servirá de justo título el decreto o resolución; como al legatario putativo el correspondiente
acto testamentario que haya sido legalmente ejecutado) o falso heredero propiamente tal.
En este último caso, lo relevante es que pasa a poseer los bienes hereditarios porque la
posesión se manifiesta a partir de actos posesorios y estos remanifiestan en la práctica
mediante la realización de ciertos actos. Prescribe (prescripción adquisitiva extraordinaria)
en 10 años. Si es falso heredero putativo o aparente (se le confiere la posesión efectiva) en
este caso también tiene como titulo posesorio a la sucesión por causa de muerte. El plazo de
prescripción es de 5 años. Esto es una prescripción especial porque no se utiliza el régimen
general de los bienes muebles, que es que supuestamente se utiliza en los bienes que
integran la herencia.

Títulos injustos.
El CC cuando regula el tema de los títulos, lo que hace es hasta cierto punto hace
una especie de clasificación de los títulos posesorios y además declara cuales son los títulos
injustos.

Comentarios.
No es real, válido ni auténtico (análisis a contrario sensu). Es una norma de carácter
taxativa. El código es bastante liberal en torno a lo que es el título posesorio. No obstante lo
anterior la doctrina señala que cuando se analizan los numerales, estos son suficientemente
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 38 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

amplios para acoger varias hipótesis, sobre todo el caso del N° 4., según el profesor
Peñailillo. El Profesor Vial del Río comenta que es estricto rigor que los cuatro numerales
simplemente hay una apariencia de títulos en estas cuatro hipótesis.

Caso N° 1
“El falsificado, esto es, no otorgado realmente por la persona que se pretende” (art.
704 N° 1, CC)
El falsificado, es decir, el no otorgado legalmente por la persona que se pretende. La
doctrina esta clarísima que cuando se habla del titulo falsificado no se habla del titulo en
que hay falsa de veracidad en las declaraciones de los otorgantes. Por que está otorgado por
la persona que tiene que otorgarlo. Porque es un título justo para el adquirente que queda
solo es carácter de poseedor y no de dueño.
El CC se refiere al caso en que una persona comparezca en el otorgamiento del
título haciéndose pasar por otra. La doctrina agrega que debemos entender la palabra
falsificación en los términos más amplios que existen. Puede haber falsificaciones
ideológicas y materiales. Por ejemplo, cuando comparezco en el título como parte o cuando
comparece un funcionario público que no tiene esa calidad.
También la doctrina dice que podría entenderse que ha sido falsificado cuando este
ha sido adulterado en su naturaleza. Por ejemplo, el contrato era de arrendamiento y
después se altera y aparece una compraventa. El profesor Peñailillo dice que la falsificación
hay que verla caso a caso.

Caso N° 2.
“El conferido por una persona en calidad de mandatario o representante legal de otra
sin serlo” (art. 704 N° 2, CC).
No confundirla con la anterior porque la anterior una persona se hace pasar por otra,
acá comparece una persona como tal, pero comparece en calidad de representante legal o
convencional (mandatario) de otra y no tengo dicho carácter.
Se puede incorporar la situación de que un representante o mandatario se extralimite
en sus facultades.
En ambos casos estamos frente a un título que no es justo.
El acto es inoponible, de fondo por falta de concurrencia, al supuesto representado o
mandatario.
El tema de la posesión el título va tener el carácter de título injusto. Eso si
podríamos aplicar lo que dispone el art. 705 CC (La validación del título que en su
principio fue nulo, efectuada por la ratificación, o por otro medio legal, se retrotrae a la
fecha en que fue conferido el título). Si el mandatario o representado ratifica, el título
pasaría a ser justo.

Caso N° 3.
“El que adolece de un vicio de nulidad, como la enajenación que debiendo ser
autorizada por un representante legal o por decreto judicial, no lo ha sido” (art. 704 N° 3,
CC).
Tiene el carácter de título injusto. Mientras no se declare la nulidad del título, el
acto tiene una presunción de validez. Mientras no se declare su nulidad es considerado
como título justo. Que se declare la nulidad interesa al propietario. Cuando hay un vicio de
nulidad absoluta no hay problema porque el dueño demanda al poseedor de la cosa que no
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 39 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

adquirió el dominio, porque por ejemplo, el vendedor no era dueño. El acto jurídico adolece
de un vicio de nulidad absoluta y debe ser declarado nulo para que el titulo sea considerado
injusto. El problema es cuando hay un vicio de nulidad relativa (art. 1684 CC). El
verdadero dueño en principio no podría demandar la nulidad relativa (el ejemplo esta en el
texto de la posesión). La doctrina da una posibilidad al verdadero dueño para que obtenga
la declaración de injusticia del título, que el solicite que se declare la injusticia del título
pero solo para los efectos que se tenga este título como injusto y así hacer que el poseedor
sea poseedor irregular y tenga un plazo de 10 años para recuperar la cosa.

Caso N° 4:
“El meramente putativo, como el del heredero aparente que no es en realidad
heredero; el del legatario cuyo legado ha sido revocado por un acto testamentario posterior,
etc.” (art. 704 N° 4 CC).
Título de carácter aparente y dentro de los casos hay que considerar que estos casos
no son taxativos.
Hay doctrina que dice que este numeral es el más amplio y por eso se incluyen
varias hipótesis, entre ellas algunos ponen los casos de simulación. Peñailillo no está de
acuerdo de incorporar a los simulados en el N° 4 si no que los incluye en el N° 3.
También se incorporaría a aquellos actos que han sido resueltos (acto jurídico
supeditado a una condición resolutoria ordinaria que opera ipso facto).

Buena fe.
Basta estar de buena fe cuando se realizó el acto por medio del que se adquirió la
posesión.
La buena fe se encuentra reglamentada en materia posesoria en el art. 706 “La buena fe es
la conciencia de haberse adquirido el dominio de la cosa por medios legítimos, exentos de
fraude y de todo otro vicio.
Así en los títulos translaticios de dominio la buena fe supone la persuasión de haberse
recibido la cosa de quien tenía la facultad de enajenarla, y de no haber habido fraude ni otro
vicio en el acto o contrato.
Un justo error en materia de hecho no se opone a la buena fe.
Pero el error en materia de derecho constituye una presunción de mala fe, que no admite
prueba en contrario.” (de memoria)
Art. 707 “La buena fe se presume, excepto en los casos en que la ley establece la
presunción contraria.
En todos los otros la mala fe deberá probarse”.
El art. 706 da una definición legal de buena fe que tiene una aplicación legal. La
buena fe es un principio inspirador del CC.
A partir de esta definición la doctrina y la jurisprudencia dan un concepto amplio,
aplicable a todos los casos: “la conciencia interna de obrar de conformidad a derecho”. Lo
que se discute es si la buena fe es una que tiene dos direcciones o hay dos tipos de buena fe
distintos. La buena fe posesoria se dice que es la buena fe subjetiva (convicción interna
motivacional) y esta supone, desde el punto de vista posesorio, se adquirió el dominio. El
CC tiene una serie de manifestaciones de esta fe subjetiva que se reduce a la frase “estar de
buena fe”.
Al lado de esta buena fe subjetiva estaría la buena fe objetiva. Hay otros autores que
dicen que hay otra variante de la buena fe. Peñailillo dice que solo hay una buena fe y esta
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 40 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

es la buena fe subjetiva. La buena fe objetiva tiene una norma importantísima en nuestro
CC que es el art. 1546, que estaría refiriéndose a esta fe objetiva (se conoce como buena fe
contractual). Mira el comportamiento de las partes contratantes, obrar de buena fe, se
evalúa a través del comportamiento. Peñailillo dice que el tema de la buena fe es siempre
subjetiva pero en materia contractual la forma de probarla es objetivamente.
La norma dice que “un justo error en materia de hecho no vicia la buena fe”. El
error de hecho es una figura íntimamente asociada con la buena fe. La doctrina, a propósito
de la buena fe en materia posesoria y a este inciso, se cuestiona que para decir que hay
buena fe inicial en material posesoria basta con decir que no estaba de mala fe, o se exige
algo más. Algunos dicen que no basta con decir que no estaba de mala fe, si no que tiene
que haber un error excusable. Más allá de esto si se relaciona el 706 con el 702 i. I (Se
llama posesión regular la que procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe;
aunque la buena fe no subsista después de adquirida la posesión. Se puede ser por
consiguiente poseedor regular y poseedor de mala fe, como viceversa el poseedor de buena
fe puede ser poseedor irregular) cabe destacar que el CC es bien poco exigente, por tanto
puede haber adquirido de buena fe, pero después deje de estar de buena fe, esto no cambia
la calidad de poseedor regular. En materia de prestaciones mutuas si importa estar siempre
de buena de.
El art. 707 consagra una regla de oro para el derecho civil. La buena fe se presume,
excepto en los casos en que la ley establece lo contrario. Esta presunción es una presunción
simplemente legal (la otra presunción legal es la de derecho). La ley presume la buena fe
del poseedor por una cuestión de seguridad jurídica.
Hay ciertas excepciones a la regla del 706, es lo que ocurre por ejemplo con el art.
2510, regla tercera (El dominio de cosas comerciales que no ha sido adquirido por la
prescripción ordinaria, puede serlo por la extraordinaria, bajo las reglas que van a
expresarse:
3°. Pero la existencia de un título de mera tenencia hará presumir mala fe, y no dará
lugar a la prescripción, a menos de concurrir estas dos circunstancias:
1. Que el que se pretende dueño no pueda probar que en los últimos diez años se
haya reconocido expresa o tácitamente su dominio por el que alega la prescripción;
2. Que el que alega la prescripción pruebe haber poseído sin violencia,
clandestinidad ni interrupción por el mismo espacio de tiempo)

Tradición.
Cuando hablamos de título translaticio de dominio tiene que haber tradición.

Posesión Irregular.
Art. 708 CC: Posesión irregulares la que carece de uno o más de los requisitos
señalados en el artículo 702.

Semejanzas y diferencias, ventajas y desventajas provoca tener el carácter de poseedor
regular o irregular.
Punto de vista del i. II del 700 la presunción de dominio se aplica tanto al poseedor
regular como al poseedor irregular.
Segundo, tanto el poseedor regular como el irregular pueden adquirir por
prescripción adquisitiva o usucapión sin embargo hay ciertas diferencias. La prescripción
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 41 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

adquisitiva para el poseedor regular es la prescripción ordinaria. En el caso del poseedor
irregular se aplica la prescripción adquisitiva extraordinaria (10 años).
La acción publiciana (acción reivindicatoria concedida al poseedor), no se concede a
cualquier poseedor, solo al poseedor regular que se hallaba en el caso de poderla ganar por
prescripción. En una de esas hay poseedores regulares que no pueden adquirir por
prescripción adquisitiva.
En lo que respecta a los interdictos posesorios (art. 918: No podrá instaurar una
acción posesoria sino el que ha estado en posesión tranquila y no interrumpida un año
completo) no se distingue entre el poseedor regular o irregular.

Es mas conveniente hablar de las calidades y vicios por lo que puede haber
calidades de la posesión (regular e irregular) y también podemos distinguir entre la
posesión viciosa y no viciosa (violenta y clandestina). Art. 710 al 713. Hay que determinar
si una posesión viciosa es o no es útil para prescribir.

Posesiones Viciosas.
La postura de Eduardo Belmar hace contraste con la postura de Pablo Rodríguez
Gres (de las posesiones inútiles).
La posesión violenta y la clandestina tienen definiciones legales.
Art. 710. Posesión violenta es la que se adquiere por la fuerza.
La fuerza puede ser actual o inminente.
Art. 711. El que en ausencia del dueño se apodera de la cosa, y volviendo el dueño
le repele, es también poseedor violento.
La posesión violenta es la que se ADQUIERE por la fuerza. La posesión violenta
siempre parte siendo violenta. Se adquiere por la fuerza. La fuerza puede ser de carácter
física o puede ser moral. A su vez el art. 711 nos señala una hipótesis de posesión violenta
en el caso en que se halla apoderado de la cosa del dueño y al volver el dueño este repela al
dueño.
Art. 713. Posesión clandestina es la que se ejerce ocultándola a los que tienen
derecho para oponerse a ella.
Acá se ejerce, no se adquiere. Se ejerce la posesión clandestinamente, ocultándola.
El profesor Rodríguez gres estarían presenten principios muy similares a los de la
fuerza vicio de la voluntad y también al dolo vicio de la voluntad.
La posesión violenta es violenta es viciosa ad inico, parte siendo violenta, parte
siendo viciosa. Es perfectamente posible que no se continué con el ejercicio de la violencia,
no obstante esto, la posesión sigue siendo calificada como violenta.
En cambio, la posesión clandestina, que de alguna manera subyace el dolo según
Rodríguez Gres, puede que parta siendo viciosa y puede que no parta siendo viciosa. Puede
no haber partido no viciosa pero de la manera como se ejerce se vuelva viciosa tornándose
clandestina.
Se dice que la posesión violenta es de carácter absoluta y erga omnes (cosa que se
discute). Es violenta y es violenta en relación a cualquier persona. La posesión clandestina
sería relativa porque la posesión es clandestina solo respecto de quién se oculta.
La posesión violenta sería de carácter permanente. La posesión clandestina puede
tener el carácter de temporalidad (transitoriamente viciosa, mientras dure el ejercicio
ocultándola). La posesión clandestina podría ser saneable y la violenta no.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 42 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Estas posesiones viciosas ¿admiten o no prescripción adquisitiva? Hay dos
posiciones fundamentalmente. Una señala que la posesión viciosa si admite prescripción
adquisitiva. Esta es la postura que sigue el profesor Eduardo Belmar. Las posesiones serían
útiles. Se dan variados argumentos sobre este punto pero Belmar se mueve en que tal como
el dice es perfectamente compatible tener posesión viciosa y tener posesión regular. Un
poseedor violento es un poseedor irregular porque no cumple el requisito de la buena fe.
Por el contrario un poseedor clandestino puede ser regular o irregular. Porque puede
adquirir de buena fe pero después al darse cuenta que no adquirió el dominio la oculto.
Como una posesión viciosa es compatible con la regularidad y la irregularidad de la
posesión, el poseedor vicioso si puede adquirir por prescripción adquisitiva. A mayor
abundamiento no existe ninguna norma general que impida que se pueda adquirir por
prescripción adquisitiva. Belmar destaca el tema de la prescripción, sin embargo, en el art.
2510, regla tercera, sería el único caso en el que un poseedor violento o clandestino no
podría prescribir. Se sustenta esta posición en el párrafo 24 del Mensaje.
El profeso Rodríguez Gres dice que mientras la posesión sea viciosa no es
conducente a la prescripción adquisitiva. Primero no son útiles por una cosa de principios
del código, si en el fondo implica dolo y fuerza, como es posible que en el sistema del
código que repudia la fuerza y el dolo, no pueda permitir que en estos casos halla
prescripción. En segundo lugar, hay ciertas normas legales que corroborarían esta
afirmación:
- En lo que respecta a la propia definición de prescripción adquisitiva (2492). Se debe tratar
de una posesión que pueda ser objeto de prescripción.
- Se ha poseído con la posesiones legales (2498).
- En materia de acción reivindicatoria (894) al poseedor regular se le concede la acción
publiciana siempre y cuando se halle en el caso de poderla ganar por prescripción. Ese
poseedor regular es el poseedor que no es vicioso. Un poseedor clandestino, en tanto sea
clandestino, no va poder ejercer la acción publiciana. Sin perjuicio de esto en el caso de la
posesión violenta, esta es insubsanable, y es vicio es insuperable. El poseedor violento
nunca va poder ganar por prescripción adquisitiva.
- Si el CC entendía que la posesión viciosa conduce a prescripción, porque reglamento los
vicios con tanta exhaustividad y la prescripción de igual modo (criterio práctico).

Análisis de normas del CC que se refieren a la transferencia y la transmisión de la posesión.
La posesión no se transfiere ni se transmiten porque es un hecho. No obstante,
algunos autores dicen que hay una transferencia del derecho a poseer.
Hablamos de las siguientes normas:
- Art. 717 CC. “Sea que se suceda a título universal o singular, la posesión del sucesor,
principia en él; a menos que quiera añadir la de su antecesor a la suya; pero en tal caso se la
apropia con sus calidades y vicios.
Podrá agregarse en los mismos términos a la posesión propia la de una serie no
interrumpida de antecesores”.
En realidad lo que dice el CC es que una persona puede añadir a su posesión la
posesión del antecesor. La accesión de posesiones no constituye transmisión. Solo sirve
para completar el tiempo de prescripción. Esto es de carácter facultativo.
- Art. 722 CC. “La posesión de la herencia se adquiere desde el momento en que es
deferida, aunque el heredero lo ignore.
El que válidamente repudia una herencia se entiende no haberla poseído jamás”.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 43 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Se pensaría que el heredero, hereda la posesión del causante.
- Art. 919 CC. “El heredero tiene y está sujeto a las mismas acciones posesorias que tendría
y a que estaría sujeto su autor, si viviese”.
El causante era poseedor, si el causante tenia acciones posesorias el heredero
también tiene las acciones posesorias. En realidad lo que ocurre, es que el heredero puede
ejercer las acciones posesorias porque es poseedor y su titulo posesorio esta dado por la
sucesión por causa de muerte. En segundo lugar, la posesión no se trasmite pero se puede
transmitir una especie de derecho a poseer. El causante tiene en su patrimonio la acción y
se transmite al heredero.

Adquisición, Conservación y Pérdida de la Posesión.
Tema ultra complicado.
En tradición, posesión, acciones posesorias y prescripción adquisitiva, se prestan
para diversas interpretaciones, entonces la doctrina da diversas interpretaciones.

Capacidad para poder poseer.
Art. 721 “Si una persona toma la posesión de una cosa en lugar o a nombre de otra
de quien es mandatario o representante legal, la posesión del mandante o representado
principia en el mismo acto, aun sin su conocimiento.
Si el que toma la posesión a nombre de otra persona, no es su mandatario ni representante,
no poseerá ésta sino en virtud de su conocimiento y aceptación; pero se retrotraerá su
posesión al momento en que fue tomada a su nombre”
Art. 723 “Los que no pueden administrar libremente lo suyo, no necesitan de
autorización alguna para adquirir la posesión de una cosa mueble, con tal que concurran en
ello la voluntad y la aprensión material o legal; pero no pueden ejercer los derechos de
poseedores, sino con la autorización que competa.
Los dementes y los infantes son incapaces de adquirir por su voluntad la posesión, sea para
sí mismos o para otros”
Una persona que no tenga administrar libremente lo suyo es incapaz. Puede adquirir
la posesión porque no esta celebrando un acto jurídico, esta adquiriendo la posesión, que es
un hecho. Lo que dice relación con los efectos de la posesión adquirida, obvio que se
vuelve a las reglas generales y se necesita la intervención del representante legal. Con
respecto al 723, no pueden adquirir la posesión de cosas muebles para si. Porque en el
sistema del CC o no tienen voluntad, o tienen voluntad insuficiente o tienen apariencia de
voluntad, por ende no tienen animus.
El art. 720 CC (La posesión puede tomarse no sólo por el que trata de adquirirla
para sí, sino por su mandatario, o por sus representantes legales) y el 721 CC se pone en los
casos en que una persona pueda adquirir la posesión mediante un representante legal o
convencional.

La regla general es que se tiene que cumplir con los requisitos del art. 700 del CC.
Hay una serie de disposiciones que entran al detalle que se refieren a la adquisición,
conservación y pérdida de los bienes muebles e inmuebles. La doctrina distingue entre los
casos de adquisición, conservación y pérdida de bienes inmuebles no inscritos y entre los
bienes inmuebles inscritos. En este ultimo caso, estamos frente a la teoría a la TEORÍA DE
LA POSESIÓN INSCRITA.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 44 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Adquisición, conservación y pérdida de cosas muebles.
Con el corpus y el animus se adquiere la posesión. Se tiene presente el título
posesorio, la buena fe, etc.
Con respecto a la conservación deberíamos pensar que basta con mantener el corpus
y el animus, pero hay que hacer varias distinciones. Lo primero es decir que parece ser
como señala el CC en una serie de disposiciones, que lo más importante es el animus, más
que el corpus. Se puede mantener en la calidad de poseedor cuando no se tienen las cosas
en las manos. Del mismo modo, esto se encuentra corroborado en el art. 725 del CC (El
poseedor conserva la posesión, aunque transfiera la tenencia de la cosa, dándola en
arriendo, comodato, prenda, depósito, usufructo o a cualquiera otro título no translaticio de
dominio). Mismo principio se encuentra en el art. 726 (Se deja de poseer una cosa desde
que otro se apodera de ella con ánimo de hacerla suya; menos en los casos que las leyes
expresamente exceptúan) y 727 (La posesión de la cosa mueble no se entiende perdida
mientras se halla bajo el poder del poseedor, aunque éste ignore accidentalmente su
paradero). Puedo haber perdido transitoriamente la cosa, pero si esta dentro de mi esfera de
poder, sigo siendo poseedor.
Cuando hablamos de animus no tiene que estar omnipresente. Basta con que este en
la conciencia.
Con respecto a la pérdida de la posesión de la cosa mueble si se pierde el animus, se
pierde el corpus, o se pierden ambos, se pierde la posesión de la cosa.
Se pierde la posesión por la perdida del corpus y del animus, primero, cuando
abandono la cosa, porque el abandono es un acto abdicativo, es una renuncia. También, se
pierden ambos cuando enajeno la cosa.
Pierdo la posesión de la cosa cuando pierdo la cosa aun cuando no pierdo el animus,
en el caso del art. 726. Esto equivale a ocupación.
Pierdo el corpus en un interesante caso del art. 730 (Si el que tiene la cosa en lugar y
a nombre de otro, la usurpa dándose por dueño de ella, no se pierde por una parte la
posesión ni se adquiere por otra; a menos que el usurpador enajene a su propio nombre la
cosa. En este caso la persona a quien se enajena adquiere la posesión de la cosa, y pone fin
a la posesión anterior.
Con todo, si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de un poseedor inscrito, se da por
dueño de ella y la enajena, no se pierde por una parte la posesión ni se adquiere por otra, sin
la competente inscripción). Con la palabra usurpar se entiende que se la da como dueño. El
usurpador puede enajenar a un tercero y ahí el verdadero poseedor pierde la posesión.
Se pierde solo el corpus. Art. 2502 N° 1 (La interrupción es natural: 1. Cuando sin
haber pasado la posesión a otras manos, se ha hecho imposible el ejercicio de actos
posesorios, como cuando una heredad ha sido permanentemente inundada). En materia de
cosas muebles se entiende que puedo perder la posesión en lo que respecta al 608 i. II
(Estos últimos, mientras conservan la costumbre de volver al amparo o dependencia del
hombre, siguen la regla de los animales domésticos, y perdiendo esta costumbre vuelven a
la clase de los animales bravíos). También en el caso de la contitutio posesorio (684 N° 5).

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 45 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

11. octubre. 07.-

Conservación, adquisición y pérdida de los inmuebles.
Hay dos aspectos que hacen complicado esto, según la doctrina:
- Hay oscuridad de texto.
- El registro conservador de bienes raíces tiene un sistema que presenta una serie de
deficiencias. Hay un problema de medidas de publicidad, hay dobles inscripciones,
superposición de inscripciones, etc.
Una misma norma interpretada de distinta forma puede servir para fundamentar
distintas posiciones.
Toda esta materia se encuentra relacionada con el Conservador de Bienes Raíces
(leer el reglamento).
Muchos de los problemas que se generan en esta materia son porque nos olvidamos
del sistema del CC (mensaje).
Se introdujo un sistema en el cual en algún minuto todos los bienes raíces iban a
estar inscritos a nombre de alguien. Andrés Bello tenía dos opciones:
a. Que se creara el Conservador y se obligara a todos los dueños de bienes inmuebles a
inscribirlos.
b. La otra opción es el sistema de acceso del inmueble a una inscripción de carácter
gradual. Este fue el tomado por el CC. Cada vez que se enajene un bien inmueble debía ser
inscrito.
Hoy aun hay inmuebles sin inscripción. Hay que distinguir entre inmuebles inscritos
e inmuebles no inscritos.
La inscripción conservatoria podía ser una garantía del dominio y la otra posibilidad
es que el registro solo sea requisito, garantía y prueba de la posesión. Se optó por la
segunda posibilidad. Si se optaba por la primera habría tenido como consecuencia que iba a
tener que demostrar una cadena ininterrumpida de enajenaciones hechas por un dueño
(conocido como la prueba diabólica del dominio). Se optó por lo otro porque si quiere ser
dueño se puede valer de la prescripción adquisitiva.
La doctrina, lo que usualmente hace, es distinguir entre bienes inmuebles no
inscritos, que según Víctor Vial del Río son los que nunca han estado sujetos por una
inscripción, mientras que para Peñailillo son aquellos inmuebles que tienen confusión en
sus inscripciones; y bienes inmuebles inscritos.
La doctrina sigue el siguiente orden. Todo va depender del título posesorio que se
invoque, antecedente del cual deriva la posesión.
En materia de posesión hay que distinguir tres grupos de títulos:
1. Actos de apoderamiento. ¿Es posible que se invoque un simple acto de apoderamiento
para adquirir la posesión de bienes inmuebles no inscritos? Si.
El art. 726 señala: “La posesión de la cosa mueble no se entiende perdida mientras
se halla bajo el poder del poseedor, aunque éste ignore accidentalmente su paradero”.
El que estaba poseyendo la cosa (no distingue entre cosas muebles e inmuebles)
deja de poseerla si otro se apodera de ella. El que tenía la posesión también la pierde según
el art. 729 (Si alguien, pretendiéndose dueño, se apodera violenta o clandestinamente de un
inmueble cuyo título no está inscrito, el que tenía la posesión la pierde).
El que tiene la posesión del inmueble no inscrito la pierde. Pero ¿qué pasa con los
inmuebles inscritos? Esto equivale a la ocupación (no actúa como modo de adquirir, si no
que como título posesorio). Ante la pregunta de si el que se apodera requiere o no requiere
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 46 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

inscribir a su nombre para adquirir la posesión, algunos dicen que si y otros que no,
fundándose en el art. 724 (Si la cosa es de aquellas cuya tradición deba hacerse por
inscripción en el Registro del Conservador, nadie podrá adquirir la posesión de ella sino por
este medio). La mayor parte de la doctrina dice que no requiere la inscripción porque el
título posesorio es un acto de apoderamiento y no es un título de dominio y el 724 se pone
en el caso de que es un título de dominio.
El que se apodera adquiere la posesión pero de carácter irregular. Según Vial del
Río el que se está apoderando no puede ignorar que el inmueble tiene dueño (por último es
el fisco); cuando el apoderamiento es violento el que se apodera no podría ni siquiera
adquirir la posesión irregular, solo tendría una posesión de carácter material.

2. Títulos posesorios que no son títulos de dominio. La doctrina dice que son:
- La Ocupación.
- La Sucesión por Causa de Muerte. Obviamente se puede invocar como título posesorio.
No se requiere por parte del adquirente inscribir el inmueble porque las inscripciones no
tienen por finalidad que los herederos adquieran la posesión (art. 688: En el momento de
deferirse la herencia, la posesión de ella se confiere por el ministerio de la ley al heredero;
pero esta posesión legal no habilita al heredero para disponer en manera alguna de un
inmueble, mientras no preceda:
1. El decreto judicial que da la posesión efectiva: este decreto se inscribirá en el Registro de
la comuna o agrupación de comunas en que haya sido pronunciado; y si la sucesión es
testamentaria, se inscribirá al mismo tiempo el testamento;
2. Las inscripciones especiales prevenidas en los incisos 1. y 2. del artículo precedente: en
virtud de ellas podrán los herederos disponer de consuno de los inmuebles hereditarios; y
3. La inscripción especial prevenida en el inciso 3.: sin ésta no podrá el heredero disponer
por sí solo de los inmuebles hereditarios que en la partición le hayan cabido).
- La Accesión. Existe accesión de inmueble a mueble.
- La Prescripción. La prescripción adquisitiva se clasifica como título constitutivo (art. 703:
El justo título es constitutivo o translaticio de dominio.
Son constitutivos de dominio la ocupación, la accesión y la prescripción).

3. Títulos posesorios que son títulos de dominio. La doctrina a veces considera que el título
posesorio es el título translaticio de dominio y otros (Vial del Río) dicen que es la tradición.
Se puede adquirir la posesión fundado en un título translaticio de dominio.
La duda que surge es que si se requiere o no se requiere inscripción conservatoria.
Tradicionalmente la doctrina ha dado dos respuestas:
- Que considera que se requiere inscripción en el conservador solo para la posesión regular.
- Necesariamente se requiere para la posesión regular y para la irregular.
Con respecto a la primera posición el fundamento se encuentra en el art. 686 (Se
efectuará la tradición del dominio de los bienes raíces por la inscripción del título en el
Registro del Conservador.
De la misma manera se efectuará la tradición de los derechos de usufructo o de uso
constituidos en bienes raíces, de los derechos de habitación o de censo y del derecho de
hipoteca.
Acerca de la tradición de las minas se estará a lo prevenido en el Código de Minería), en
relación al art. 698 (La tradición de un derecho de servidumbre se efectuará por escritura
pública en que el tradente exprese constituirlo, y el adquirente aceptarlo: esta escritura
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 47 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

podrá ser la misma del acto o contrato), en relación al art. 702 (La posesión puede ser
regular o irregular.
Se llama posesión regular la que procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe;
aunque la buena fe no subsista después de adquirida la posesión. Se puede ser por
consiguiente poseedor regular y poseedor de mala fe, como viceversa el poseedor de buena
fe puede ser poseedor irregular.
Si el título es translaticio de dominio, es también necesaria la tradición.
La posesión de una cosa a ciencia y paciencia del que se obligó a entregarla, hará presumir
la tradición; a menos que ésta haya debido efectuarse por la inscripción del título), en
relación al art. 708 (Posesión irregulares la que carece de uno o más de los requisitos
señalados en el artículo 702), en relación art. 724 (Si la cosa es de aquellas cuya tradición
deba hacerse por inscripción en el Registro del Conservador, nadie podrá adquirir la
posesión de ella sino por este medio), en relación al art. 728 (Para que cese la posesión
inscrita, es necesario que la inscripción se cancele, sea por voluntad de las partes, o por una
nueva inscripción en que el poseedor inscrito transfiere su derecho a otro, o por decreto
judicial.
Mientras subsista la inscripción, el que se apodera de la cosa a que se refiere el título
inscrito, no adquiere posesión de ella ni pone fin a la posesión existente).
El art. 724 solo se estaría refiriendo a los bienes inmuebles inscritos y a los casos
donde se pretende obtener la posesión regular.
El art. 728, señala que si el bien inmueble estuviera inscrito debería cancelarse la
inscripción. Pero acá hablamos de un inmueble no inscrito.
El art. 729 señala que el que invoca un título translaticio de dominio va poder
poseer irregularmente.
Lo que dispone el art. 730 (Si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de otro, la
usurpa dándose por dueño de ella, no se pierde por una parte la posesión ni se adquiere por
otra; a menos que el usurpador enajene a su propio nombre la cosa. En este caso la persona
a quien se enajena adquiere la posesión de la cosa, y pone fin a la posesión anterior.
Con todo, si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de un poseedor inscrito, se da por
dueño de ella y la enajena, no se pierde por una parte la posesión ni se adquiere por otra, sin
la competente inscripción) es solo respecto de los inmuebles inscritos. Cuando se invoca un
título translaticio de dominio vasta para que se obtenga la posesión irregular.
La segunda corriente doctrinaria señala que aun cuando estemos hablando de un
bien inmueble no inscrito siempre va ser necesaria la inscripción conservatoria cuando se
funda en un título translaticio de dominio, o sino no va haber posesión.
Los argumentos son: el art. 686, en relación al art. 724.
El art. 724 no distingue, no dice si es inscrito o no, o si es posesión irregular o
regular. Necesariamente se debe inscribir el inmueble. Sería la excepción del art. 702 en
relación al art. 708.
El art. 724 sería la norma especial y el art. 703 y 708 serían la norma general.

El mensaje del CC parte de la base que cualquier enajenación va tener que pasar por
la inscripción registral. Si se permitiera la adquisición de la posesión irregular, estaríamos
justificando que los bienes no se inscriban y esta no es la finalidad de Andrés Bello.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 48 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Conservación y Pérdida de los Bienes Inmuebles No Inscritos.
De acuerdo al art. 700, para conservar la posesión requerimos Corpus y Animus.
Este sujeto que tiene la posesión está en constante peligro.

Hipótesis en que se pierde la posesión.
Para poder ver las hipótesis es casi lo mismo que la pérdida de la posesión de los
bienes. Se puede perder corpus y animus, solo corpus o solo animus.
Cuando el poseedor de los bienes inmuebles no inscritos lo abandona; puede ser por
la enajenación y por último por un acto de apoderamiento.
El art. 731 señala: “El que recupera legalmente la posesión perdida, se entenderá
haberla tenido durante todo el tiempo intermedio”. El poseedor no inscrito que perdió la
posesión por un acto de apoderamiento puede recuperarla siguiendo los requisitos que la
ley establece (acciones posesorias). Se entiende que poseyó en el tiempo intermedio.
El art. 730 señala que el mero tenedor que se las da por dueño de la cosa no
adquiere la posesión. Es concordante con el art. 716. La mera tenencia es indeleble. Si
enajena el inmueble, el poseedor no inscrito pierde la posesión, y el adquirente adquiere la
posesión (esto pasa si no está inscrita).
¿Qué pasa si una persona se apodera del bien inmueble, lo enajena y el adquirente lo
inscribe? Esto se denomina “Inscripción de Papel”. No se obtiene a partir de un poseedor.
Aparece desvinculada de la posesión anterior. El poseedor ¿pierde la posesión producto de
la inscripción del tercero que inscribió? Esto está relacionado con la finalidad de la
inscripción registral. Hay dos tesis:
a. Teoría de la inscripción ficción. Es una inscripción representativa de la posesión.
Representa la posesión en forma indiscutible.
b. Teoría de la inscripción garantía. Parte de la base que la verdadera posesión requiere
corpus y animus (ejercicio de actos posesorios). Si además está inscrita esto garantiza la
posesión pero esto no representa la posesión.
Bajo estas dos teorías sería poseedor, según la primera, el que inscribe. Según la
segunda teoría, el verdadero poseedor es el que hace patria. Se dice que la doctrina está con
la tesis de la inscripción garantía.

Bienes Inmuebles Inscritos.
Principales disposiciones de la teoría de la posesión inscrita:
- art. 686: Se efectuará la tradición del dominio de los bienes raíces por la inscripción del
título en el Registro del Conservador.
De la misma manera se efectuará la tradición de los derechos de usufructo o de uso
constituidos en bienes raíces, de los derechos de habitación o de censo y del derecho de
hipoteca.
Acerca de la tradición de las minas se estará a lo prevenido en el Código de Minería.
- art. 696: Los títulos cuya inscripción se prescribe en los artículos anteriores, no darán o
transferirán la posesión efectiva del respectivo derecho, mientras la inscripción no se
efectúe de la manera que en dichos artículos se ordena, pero esta disposición no regirá sino
respecto de los títulos que se confieran después del término señalado en el reglamento
antedicho.
- art. 702: La posesión puede ser regular o irregular.
Se llama posesión regular la que procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe;
aunque la buena fe no subsista después de adquirida la posesión. Se puede ser por
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 49 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

consiguiente poseedor regular y poseedor de mala fe, como viceversa el poseedor de buena
fe puede ser poseedor irregular.
Si el título es translaticio de dominio, es también necesaria la tradición.
La posesión de una cosa a ciencia y paciencia del que se obligó a entregarla, hará presumir
la tradición; a menos que ésta haya debido efectuarse por la inscripción del título.
- Art. 724: Si la cosa es de aquellas cuya tradición deba hacerse por inscripción en el
Registro del Conservador, nadie podrá adquirir la posesión de ella sino por este medio.
- art. 728: Para que cese la posesión inscrita, es necesario que la inscripción se cancele, sea
por voluntad de las partes, o por una nueva inscripción en que el poseedor inscrito
transfiere su derecho a otro, o por decreto judicial.
Mientras subsista la inscripción, el que se apodera de la cosa a que se refiere el título
inscrito, no adquiere posesión de ella ni pone fin a la posesión existente.
- Art. 730. Si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de otro, la usurpa dándose por dueño
de ella, no se pierde por una parte la posesión ni se adquiere por otra; a menos que el
usurpador enajene a su propio nombre la cosa. En este caso la persona a quien se enajena
adquiere la posesión de la cosa, y pone fin a la posesión anterior.
Con todo, si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de un poseedor inscrito, se da por
dueño de ella y la enajena, no se pierde por una parte la posesión ni se adquiere por otra, sin
la competente inscripción.
- Art. 924: La posesión de los derechos inscritos se prueba por la inscripción y mientras
ésta subsista, y con tal que haya durado un año completo, no es admisible ninguna prueba
de posesión con que se pretenda impugnarla.
- Art. 925. Se deberá probar la posesión del suelo por hechos positivos, de aquellos a que
sólo da derecho el dominio, como el corte de maderas, la construcción de edificios, la de
cerramientos, las plantaciones o sementeras, y otros de igual significación, ejecutados sin el
consentimiento del que disputa la posesión.
- Art. 2505: Contra un título inscrito no tendrá lugar la prescripción adquisitiva de bienes
raíces, o de derechos reales constituidos en éstos, sino en virtud de otro título inscrito; ni
empezará a correr sino desde la inscripción del segundo.

En este punto hay que hacer una distinción. ¿Cuál es el título posesorio?
1. Título posesorio que no son translaticios de dominio. En principio tendríamos que aplicar
lo mismo que a lo no inscrito.
Si el bien está a nombre del causante y es adquirido por parte de los herederos hay
que ver si implica o no un cese de la posesión del causante.
Si uno toma en cuenta las normas de agregación de posesiones y porque los
herederos representan al causante, en ellos continúa la posesión inscrita.
Hay otros autores que dicen que esto puede merecer dudas porque la posesión es un
hecho.
De conformidad al art. 688, para que los herederos adquieran la posesión no se
requeriría inscripción conservatoria. El art. 724 se refiere a aquellos casos en que el título
es título translaticio de dominio y no título posesorio.
Con respecto al acto de apoderamiento ¿Se puede o no se puede adquirir la posesión
de un bien inmueble inscrito por un acto de apoderamiento? Se podría pensar que podría
perderse la posesión inscrita. Pero en el art. 726 ello es así salvo los casos que las leyes
exceptúan y los bienes inscritos sería la excepción.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 50 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

La norma fundamental es el art. 728, que señala que para que cese la posesión
inscrita debe cancelarse y el acto de apoderamiento no es una fuente de cancelación. No es
suficiente para poner fin a la posesión inscrita.

2. Título posesorio que son translaticios de dominio. El problema está cuando la
adquisición se funda en un título translaticio de dominio. Hay una postura que parece ser
mayoritaria y es que la inscripción conservatoria solo se requiere para obtener la posesión
regular. Parece ser que la sana doctrina es la otra. Si hablamos de un título translaticio de
dominio, es que siempre exijamos la inscripción conservatoria. El art. 724 no distingue.
El argumento es lo que dispone el art. 730 en relación al art. 2505. El art. 2505 es
una norma fundamental porque la inscripción es garantía de la posesión. No habría que
distinguir.

Conservación y Pérdida.
Se mantiene mientras se mantenga la inscripción. Va haber posesión inscrita hasta
que se cancele dicha inscripción.
Las tres fuentes de la cancelación son las siguientes:
1. Voluntad de las partes. El caso que queda enmarcado es aquel en el cual hay un poseedor
inscrito. Estas partes que habían celebrado un contrato que es título translaticio de dominio,
dejan sin efecto el contrato (mutuo discenso o resciliación). Se lleva este instrumento y en
este caso se cancela la inscripción que figuraba a nombre del adquirente. Toma valor la
anterior inscripción.
Para llevar a cabo una primera inscripción hay que realizar una serie de trámites y
de medidas de publicidad.
2. Nueva inscripción en que el poseedor inscrito transfiere su derecho a otro. Forma más
típica. Es una suerte de cancelación virtual.
3. Resolución Judicial. Pueden darse varias hipótesis, por ejemplo, inscripciones paralelas.
El tribunal lo más probable es que ordene que se inscriba el inmueble en nombre del
verdadero poseedor o de un tercero.

Problemas que se presentan.
¿Podría cancelarse o entenderse cancelada la posesión inscrita del anterior poseedor
en virtud de una nueva inscripción que se haya realizado fundándose en un título injusto?
El ejemplo que la doctrina maneja es el caso que el poseedor esté inscrito y se celebre un
contrato por “Juan Pérez” que se hace pasar por el representante legal.
El principio no sirve un título injusto para que se cancele la inscripción del poseedor
inscrito (emana del art. 728). El poseedor inscrito no transfiere el derecho a otro.
La otra posición considera que si es posible por las siguientes razones:
- Art. 2510 n° 1.
- Art. 728 en relación al 2505. En ninguna parte exige un título justo. Por lo demás si
habláramos siempre de justo título sería posesión regular y nadie a dicho que no puede ser
irregular.
- El art. 730, constituye una nueva herramienta que la posesión inscrita es una garantía. El
razonamiento es el siguiente. El art. 730 habla de que debe haber una competente
inscripción. El adquirente va e inscribe, entonces que problema habría que en virtud de un
título injusto se adquiera la posesión irregular que nace de una nueva inscripción.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 51 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

En el caso del mero tenedor se las da de dueño, y no es el caso que fluye del 728 ya
que ese actúa como representante del dueño y no como dueño. Técnicamente no constituye
la misma situación.
Según Víctor Vial del Río parece ser que se ha tendido en que no es necesario ser
tan riguroso sino que basta con que el título en virtud del cual inscribe tenga la apariencia
formalmente de un título que provenga del poseedor inscrito.
En el art. 730 se parte de la base que para que el adquirente que adquirió de manos
del mero tenedor, para que el poseedor inscrito pierda la posesión debe mediar competente
inscripción.
El art. 730 razona sobre la base de un bien inmueble que está inscrito. Parece ser
que el CC habla de una inscripción que tiene que relacionarse y vincularse con la
inscripción anterior.
Además a lo más podría darse en el caso en que se equivoque el conservador, en
este caso un tribunal decide y cancela una de las dos inscripciones.

18. octubre. 07.-

Prescripción

En el caso de la Prescripción adquisitiva la inactividad la tiene el verdadero dueño.
En el caso de la extintiva la inactividad la tiene el acreedor que no ejerce la acción
protectora de su crédito.

Reglas comunes.
1. La prescripción debe ser alegada. (Art. 2493: El que quiera aprovecharse de la
prescripción debe alegarla; el juez no puede declararla de oficio) En el caso de la
prescripción adquisitiva es la manera en que la prescripción se alega. La extintiva se opone
como excepción.
En el caso de la adquisitiva es discutible la manera como ella se alega. Hay que
alegarla como acción. El cuestionamiento se da cuando se alega como excepción. Hay
autores que consideran que como excepción no corresponde.
El CC agrega que el juez no puede declararla de oficio. La excepción es la
prescripción de la acción ejecutiva (extintiva).

2. La prescripción debe ser declarada por sentencia judicial. En el caso de la adquisitiva
esto ha traído como consecuencia una serie de comentarios.
Víctor Vial del Río considera que se adquiere un dominio especial que solo empece
al prescribiente (eficacia para el). Cuando se declara por sentencia judicial adquiere efectos
erga omnes.

3. La prescripción puede ser renunciada. (Art. 2494, 2495, 2496) La renuncia puede ser
expresa o tácita. Solo se puede renunciar a ella después de cumplido el plazo de
prescripción (renuncia: acto unilateral de carácter abdicativo que consiste en la dejación de
un derecho).
No es necesario que se haya declarado por sentencia judicial.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 52 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

La renuncia que se refiere a un bien inmueble no requiere inscripción conservatoria.
No constituye una liberalidad ni una donación.
La facultad que se exige para poder renunciar a la prescripción, es la facultad para
enajenar (2495).
¿Un representante legal de un incapaz puede renunciar a la prescripción? La regla
general es que cuando se trata de un inmueble es que para renunciar se necesita la
autorización judicial.
Los bienes muebles no contemplan un requisito adicional.

4. La prescripción corre a favor y en contra de todas las personas. (Art. 2497) la
prescripción no era aplicable en contra de las entidades que se señalan en el artículo. Pero
Bello quiso que hubiera prescripción para todos.

Prescripción Adquisitiva.

El art. 2498 (Se gana por prescripción el dominio de los bienes corporales raíces o
muebles, que están en el comercio humano, y se han poseído con las condiciones legales.
Se ganan de la misma manera los otros derechos reales que no están especialmente
exceptuados) fija el ámbito de aplicación de la prescripción adquisitiva.

Características.
Modo de adquirir Originario.
Modo de adquirir que opera por acto entre vivos.
Modo de adquirir que puede operar a título universal o a título universal.
Modo de adquirir que opera a título gratuito.

Requisitos.
Son tres los requisitos que vamos a ver a continuación. Sin embargo, hay otros
autores, como por ejemplo, Víctor Vial del Río, que agregan tres requisitos más:
a. Hay que alegarla.
b. No se halle interrumpida.
c. No se halle suspendida.
Estos los vamos a ver en el requisito número 3.

1. Debe tratarse de una cosa susceptible de ser prescrito. Esto está vinculado con la
posesión, porque en el fondo se pueden prescribir las cosas que se pueden poseer.
El art. 2498 (Se gana por prescripción el dominio de los bienes corporales raíces o
muebles, que están en el comercio humano, y se han poseído con las condiciones legales.
Se ganan de la misma manera los otros derechos reales que no están especialmente
exceptuados) dice que no se puede prescribir:
- Las cosas incomerciables.
- Los derechos de la personalidad.
- Derechos Personales.
- Derechos reales (servidumbre inaparente y las aparentes discontinuas).
- Cosas indeterminadas.
- Cosas que ya son propias.
- Las aguas del territorio nacional.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 53 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

- El derecho a servirse de las aguas lluvias.

2. Posesión. (Todo lo que vimos de la posesión) art. 2499 señala: La omisión de actos de
mera facultad, y la mera tolerancia de actos de que no resulta gravamen, no confieren
posesión, ni dan fundamento a prescripción alguna.
Así el que durante muchos años dejó de edificar en un terreno suyo, no por eso confiere a
su vecino el derecho de impedirle que edifique.
Del mismo modo, el que tolera que el ganado de su vecino transite por sus tierras eriales o
paste en ellas, no por eso se impone la servidumbre de este tránsito o pasto.
Se llaman actos de mera facultad los que cada cual puede ejecutar en lo suyo, sin necesidad
del consentimiento de otro.
Actos de mera facultad (la definición esta en el inciso final del art. 2499). La mera
tolerancia (tolerar que un tercero realice actos que no causan daños) no es fundamento para
que el tercero prescriba algún derecho sobre el bien.
Hay doctrina que estima que el art. 2499 si admite una excepción al derecho de
exclusión que tiene el dueño y que se denomina el “derecho de uso inocuo” (si yo soy
dueño tengo el dominio y este tiene ciertas atribuciones. Este derecho de uso inocuo es una
excepción a la atribución de excluir).

3. Transcurso del plazo. Plazo en si.
El art. 2506 señala: La prescripción adquisitiva es ordinaria o extraordinaria.
La prescripción adquisitiva ordinaria se encuentra contemplada en el art. 2507 (Para
ganar la prescripción ordinaria se necesita posesión regular no interrumpida, durante el
tiempo que las leyes requieren), en relación al art. 2508 (El tiempo necesario a la
prescripción ordinaria es de dos años para los muebles y de cinco años para los bienes
raíces). Los bienes muebles o derechos constituidos sobre bienes muebles tienen un plazo
para prescribir de 2 años ininterrumpidos y en el caso de los inmuebles es de 5 años
ininterrumpidos.
La prescripción adquisitiva extraordinaria está contemplada en el art. 2510 (El
dominio de cosas comerciales que no ha sido adquirido por la prescripción ordinaria, puede
serlo por la extraordinaria, bajo las reglas que van a expresarse:
1. Para la prescripción extraordinaria no es necesario título alguno.
2. Se presume en ella de derecho la buena fe, sin embargo de la falta de un título
adquisitivo de dominio.
3. Pero la existencia de un título de mera tenencia hará presumir mala fe, y no dará
lugar a la prescripción, a menos de concurrir estas dos circunstancias:
1. Que el que se pretende dueño no pueda probar que en los últimos diez años se
haya reconocido expresa o tácitamente su dominio por el que alega la prescripción;
2. Que el que alega la prescripción pruebe haber poseído sin violencia,
clandestinidad ni interrupción por el mismo espacio de tiempo), en relación al art. 2511 (El
lapso de tiempo necesario para adquirir por esta especie de prescripción es de diez años
contra toda persona, y no se suspende a favor de las enumeradas en el artículo 2509), en
relación al art. 2512 (Los derechos reales se adquieren por la prescripción de la misma
manera que el dominio, y están sujetos a las mismas reglas, salvas las excepciones
siguientes:
1. El derecho de herencia y el de censo se adquieren por la prescripción
extraordinaria de diez años.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 54 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

2. El derecho de servidumbre se adquiere según el artículo 882).

Institución de la accesión de posesiones
Tiene un tratamiento que se fundamenta principalmente en dos artículos. El art.
2500 que a su vez nos remite al art. 717. También se habla de agregación de posesiones.
Esto no es la excepción a que no se transfiere ni se transmite la posesión porque es un
hecho. Acá hay una facultad que se reconoce al actual poseedor y por lo tanto actual
prescribiente de añadir, juntar o agregar el tiempo de posesión de su antecesor o
antecesores.
Los requisitos que se deben cumplir para que proceda son:
a. Las posesiones que se juntan suponen que exista un vínculo jurídico entre el actual
poseedor y su antecesor.
Esto del vínculo jurídico no solo se limita al tiempo de posesión del antecesor
poseedor directo. También se puede extender a los otros poseedores que también tengan un
vínculo jurídico.
Se puede añadir hasta que se necesite para completar el plazo.
No confundir con el art. 718 y el art. 1344 porque es una manifestación del efecto
declarativo de la partición.
b. Las posesiones que se agregan, suman, añaden, etc. deben ser contiguas, debe haber
continuidad. No puedo saltarme antecesores hacia atrás.
Esto es súper importante, porque de acuerdo al art. 717 cuando hay accesión de
posesiones, el que accede se apropia de la posesión con sus calidades y vicios.
c. (Depende de la postura) Las posesiones que se agregan deben ser útiles para prescribir.

Interrupción y Suspensión.
Son fenómenos de la prescripción adquisitiva.

Interrupción.
El art. 2501 señala: “Posesión no interrumpida es la que no ha sufrido ninguna
interrupción natural o civil”.
El art. 2502 señala: “La interrupción es natural:
1. Cuando sin haber pasado la posesión a otras manos, se ha hecho imposible el ejercicio de
actos posesorios, como cuando una heredad ha sido permanentemente inundada;
2. Cuando se ha perdido la posesión por haber entrado en ella otra persona.
La interrupción natural de la primera especie no produce otro efecto que el de descontarse
su duración; pero la interrupción natural de la segunda especie hace perder todo el tiempo
de la posesión anterior; a menos que se haya recobrado legalmente la posesión, conforme a
lo dispuesto en el título De las acciones posesorias, pues en tal caso no se entenderá haber
habido interrupción para el desposeído”.
El art. 2503 señala: “Interrupción civil es todo recurso judicial intentado por el que
se pretende verdadero dueño de la cosa, contra el poseedor.
Sólo el que ha intentado este recurso podrá alegar la interrupción; y ni aun él en los casos
siguientes:
1. Si la notificación de la demanda no ha sido hecha en forma legal;
2. Si el recurrente desistió expresamente de la demanda o se declaró abandonada la
instancia;
3. Si el demandado obtuvo sentencia de absolución.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 55 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

En estos tres casos se entenderá no haber sido interrumpida la prescripción por la
demanda”.
Víctor Vial del Río, dice que la prescripción adquisitiva se sustenta en dos
elementos:
- La posesión.
- El transcurso del tiempo.
Esto equivale a decir que debe haber actividad del prescribiente (posesión;
realización de actos posesorios) y además inactividad de otra persona (dueño de la cosa o
del derecho que se está prescribiendo). Cuando falta uno de los dos elementos va haber
interrupción de la prescripción.
Cuando falta la posesión o actividad del prescribiente va ser interrupción natural.
Cuando cese la inactividad del dueño va ser una interrupción civil.

Interrupción natural.
La particularidad que presenta este tipo de interrupción es que en principio no se
pierde el tiempo de prescripción que ya se ha ganado.
En la primera hipótesis (art. 2502) se hace imposible ejercer actos posesorios. La
doctrina da como ejemplo, el art. 608 (norma en materia de ocupación), el caso de los
animales domesticados.
La segunda hipótesis del 2502, es una hipótesis de que perdí la posesión porque otra
persona empezó a poseer.
Estos son casos de interrupción natural. La verdad es que se producen dos efectos.
Por un lado se paraliza el tiempo de prescripción y por otro lado además de pierde el
tiempo que había transcurrido.
Dentro de estas hipótesis, si estamos frente a la primera, no se produce el segundo
efecto (pérdida del tiempo transcurrido), solo se produce la paralización del tiempo.
En la segunda hipótesis, se dan los dos efectos de la interrupción. Sin embargo, en
este caso si se recobra legalmente la posesión (conforme a lo dispuesto en el título “De las
acciones posesorias”) no se entiende haber habido interrupción. Se recobra mediante
acciones posesorias (art. 731).
La forma de recuperarla es mediante el ejercicio de acciones posesorias. El
problema es que solo se ejercen sobre inmuebles o derechos reales constituidos sobre
inmuebles, que he poseído por lo menos un año.
Si se pierde un bien mueble no hay manera de recuperar el tiempo.
El art. 2502 hay que relacionarlo con el art. 731 y este art. no distingue entre
muebles o inmuebles. Por acción publiciana se puede recuperar legalmente un mueble (art.
894). Se debe estar en el caso de ganar la cosa por prescripción.

Interrupción Civil.
Se fundamenta en la actividad del dueño (2503). Todo recurso judicial intentado por
el que se pretende verdadero dueño de la cosa, contra el poseedor.
El CC habla de todo recurso judicial intentado ¿es necesario para la interrupción de
la prescripción que se haya notificado la demanda respectiva? Sin notificación no hay
relación jurídica procesal. Hay autores que dicen que basta con interponer la demanda
(CONSEJO notificar igual y rapidito).
¿Qué pasa con las demandas intentadas por el dueño pero en un tribunal
incompetente? Hay doctrina que dice que es apta para interrumpir la prescripción.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 56 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Trae aparejado los dos efectos (detención del tiempo y pérdida del tiempo
transcurrido).

Suspensión.
La suspensión está tratada en el art. 2509 (La prescripción ordinaria puede
suspenderse, sin extinguirse: en ese caso, cesando la causa de la suspensión, se le cuenta al
poseedor el tiempo anterior a ella, si alguno hubo.
Se suspende la prescripción ordinaria, en favor de las personas siguientes:
1. Los menores; los dementes; los sordos sordomudos que no se puedan dar a entender
claramente; y todos los que estén bajo potestad paterna, o bajo tutela o curaduría;
2. La mujer casada en sociedad conyugal mientras dure ésta;
3. La herencia yacente.
No se suspende la prescripción en favor de la mujer divorciada o separada de bienes,
respecto de aquellos que administra. (Malo)
La prescripción se suspende siempre entre cónyuges) y es únicamente aplicable a la
prescripción adquisitiva ordinaria.
Hay que entenderlo bajo la premisa de la profunda desconfianza que tiene el
legislador, tratándose de los administradores de bienes ajenos.
La institución de la suspensión es un beneficio que la ley da a ciertas personas. El
beneficio consiste en que no corre el plazo de prescripción para el poseedor. El beneficio es
para el verdadero dueño.
El problema se produce cuando estemos frente a las personas que están
contempladas en el art. 2509. Estas personas no pueden interrumpir civilmente la
prescripción, pero el CC desconfía de sus representantes legales. El beneficio que da el CC
es la suspensión. El efecto va ser que mientras dure la causal de inhabilidad, ese tiempo se
va descontar del plazo de prescripción.
El art. 2511 (prescripción adquisitiva extraordinaria) dice que después de 10 años va
haber prescripción contra toda persona.
La parte más discutible es el inciso final. Si hablamos de un matrimonio, dentro de
los derechos y deberes de este, en el hecho se confunden los bienes de los cónyuges y en
esa confusión uno de los cónyuges puede sentirse dueño de un bien del otro. Una primera
postura dice que la prescripción que se suspende es la ordinaria, independiente del régimen
en que estén casados. La postura mayoritaria señala que se suspende la prescripción
ordinaria y la extraordinaria.
El argumento de texto es el art. 2511 cuando dice “no se suspende a favor de las
enumeradas en el art. 2509”. El caso que analizamos no está enumerado, por ende, no se
refiere al inciso final. Con la suspensión se tiende a la paz familiar.

Situación de los comuneros.
¿Procede o no la prescripción adquisitiva entre comuneros? La hipótesis es que en la
comunidad existen bienes que son de ella o pueden existir sobre ellos coposesión. Esta
comunidad tiene tal prolongación en el tiempo que uno de los comuneros se empieza a
sentir dueño de un bien que era de la comunidad.
Hay tres posturas fundamentales. La primera postura es extrema y señala que es
imposible que un comunero prescriba y el fundamento es la no prescripción de la acción de
partición (art. 1317). La segunda postura, también es extrema, señala que si se puede, ya
que el art. 1317 no supone un impedimento. Esto fluye del 2510 n° 3. Si el legislador
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 57 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

permite prescribir al mero tenedor producto que se ha valido de la cosa por largo tiempo,
también habría que permitirle al comunero. La tercera postura es ecléctica. Parte de la base
que es posible que se prescriba entre comuneros, pero para ello este comunero debe tener
un título posesorio. La forma en que cambia la calidad es mediante la existencia de un título
posesorio.

Artículo 2510, según Víctor Vial del Río.
1. Para la prescripción adquisitiva extraordinaria no se necesita título alguno. Su
fundamento es la posesión irregular.
La posesión irregular tiene como fundamento un título injusto.
La redacción de esta norma no es muy clara pero se puede interpretar que no hay
título sino que hay una apariencia de título.

2. Se presume de derecho la buena fe. No hay que preocuparse de la buena fe. Habría que
probar que no está de buena fe. La prueba es bastante azarosa, acá el tema no es relevante.

3. El art. 716 dice que la mera tenencia no muda en posesión (indeleble) salvo esta regla:
a. Hay autores que señalan que la regla tercera permite prescribir pero necesariamente
estamos hablando de un mero tenedor de bienes muebles.
b. La segunda postura señala que la regla general es que solo cuando estemos hablando de
muebles o inmuebles no inscritos (2505).
c. Pablo Rodríguez Gres dice que acá si el mero tenedor prescribe, concurriendo las
situaciones excepcionales, después de 10 años, porque esto permite consolidar una
situación de incertidumbre.
d. (Le gusta a la profe) Víctor Vial del Río señala que efectivamente hay que mirar el tenor
literal y la norma en ninguna parte dice “la existencia de un título de mero tenedor”. Lo que
tiene que probar el que prescribe es que haya poseído sin violencia, clandestinidad ni
interrupción por 10 años.
Analiza esta norma con los art. 717, 714, 719 i. II, 730.
Los títulos que justifican esto es la tradición y la sucesión por causa de muerte. Esto
equivale a respetar el tenor literal de la norma.

25. octubre. 07.-

Obligaciones

Clasificaciones de las Obligaciones.

I. Son aquellas que distinguen de acuerdo a la eficacia:
- Natural.
- Civil.

II. De acuerdo a la cantidad de sujetos.
- Sujeto único.
- Pluralidad subjetiva.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 58 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

III. En relación a los efectos de las Obligaciones.
- Puras y simples.
- Sujetas a modalidades.

Estas clasificaciones miran los elementos de la estructura de la obligación. Si se
hace un catastro de las obligaciones se encuentran cuando uno se centra en el elemento
objetivo (prestación). Por ejemplo, obligaciones genéricas o especificas; de hacer, dar o no
hacer; etc.

I. Según su eficacia.
Pueden ser obligaciones civiles y naturales. Se encuentran entre el artículo 1470 y el
1472. Esta clasificación da lugar a una serie de discusiones en la doctrina.

Artículo 1470: “Las obligaciones son civiles o meramente naturales.
Civiles son aquellas que dan derecho para exigir su cumplimiento.
Naturales las que no confieren derecho para exigir su cumplimiento, pero que cumplidas,
autorizan para retener lo que se ha dado o pagado en razón de ellas.
Tales son:
1. Las contraídas por personas que teniendo suficiente juicio y discernimiento, son, sin
embargo, incapaces de obligarse según las leyes, como los menores adultos;
2. Las obligaciones civiles extinguidas por la prescripción;
3. Las que proceden de actos a que faltan las solemnidades que la ley exige para que
produzcan efectos civiles; como la de pagar un legado, impuesto por un testamento que no
se ha otorgado en la forma debida;
4. Las que no han sido reconocidas en juicio por falta de prueba.
Para que no pueda pedirse la restitución en virtud de estas cuatro clases de obligaciones, es
necesario que el pago se haya hecho voluntariamente por el que tenía la libre
administración de sus bienes”. (De memoria!)
El CC distingue las obligaciones civiles de las naturales cuando se refiere a la
primera, dice que corresponde conceptualmente al concepto de obligación (son aquellas que
dan derecho para exigir su cumplimiento)
El art. 578 (Derechos personales o créditos son los que sólo pueden reclamarse de
ciertas personas, que, por un hecho suyo o la sola disposición de la ley, han contraído las
obligaciones correlativas; como el que tiene el prestamista contra su deudor por el dinero
prestado, o el hijo contra el padre por alimentos. De estos derechos nacen las acciones
personales), el derecho personal es la contra cara de la obligación.
Cuando se habla de obligación en el fondo hablamos de derecho personal. Cuando
hablamos de obligación a secas hablamos de obligaciones civiles.

Concepto de Obligación.
El CC no define la obligación. No hay definición legal.
Fernando Fuello señala que la obligación es un vínculo jurídico entre dos partes
(acreedor y deudor) una de las cuales se encuentra en la necesidad jurídica de cumplir una
prestación de dar, hacer o no hacer, y la otra se encuentra facultada para exigir el
cumplimiento de la mismo incluso en forma coactiva. Además el deudor está facultado para
que no se le exija más y el acreedor tiene el deber de liberar al deudor cuando cumple.
El concepto de obligación civil es equivalente a obligación a secas.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 59 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

La obligación natural es aquella que no confiere derecho para exigir su
cumplimiento pero que cumplidas autorizan para retener lo que se ha dado o pagado en
razón de ellas.
La doctrina dice que la obligación civil por tanto es la que confiere al acreedor
acción para exigir su cumplimiento pero además confiere excepción para retener lo que el
deudor a pagado o dado en razón de ellas.
La obligación natural no confiere acción pero si excepción para retener lo pagado o
dado en razón de ella.
¿Por qué el CC regula las obligaciones naturales? ¿Cuál es el fundamento? Hay dos
corrientes doctrinarias.
a. En todos los casos de obligaciones naturales lo que hay es una obligación que fue
perfecta pero dejo de serlo o algo le falta para que sea perfecta. Existe un indicio de
obligación. Mira la estructura.
b. Pone énfasis en su aspecto extra jurídico de la obligación. Lo sitúa casi en el límite de los
deberes morales, por eso se reconocen en el CC.
Hoy predomina más la segunda.

¿Cuáles son las obligaciones que reconoce el ordenamiento jurídico? El artículo
1470 i. IV dice “tales son”. Son taxativas. Hay algunos autores que consideran que puede
haber otras.
La doctrina agrupa las obligaciones naturales en dos grandes grupos. El primer
grupo son las obligaciones naturales nulas o rescindibles y las otras son obligaciones
naturales desvirtuadas o degeneradas.
Las primeras son la n° 1 y n° 3. Las segundas son la n° 2 y n° 4.

i. Nulas o rescindibles.

N° 1: “Las contraídas por personas que teniendo suficiente juicio y discernimiento,
son, sin embargo, incapaces de obligarse según las leyes, como los menores adultos”. Las
palabras “contraídas”, “juicio y discernimiento”, “incapaces de obligarse” y “como” son
esenciales.
Son nulas o rescindibles pero por cualquier vicio, sino que es un acto celebrado por
un incapaz y que no actúa de la manera que establece el legislador.
En materia de incapacidad se distinguen tres tipos de incapaces (absoluta, relativa,
particular).
Los absolutamente incapaces no están incluidos (1447). No quedarían dentro de este
numeral por la frase “suficiente juicio y discernimiento” porque ellos no lo tienen.
El inciso final del 1447 (particular). La doctrina dice que no quedan incluidas en el
n° 1 del 1470. Aquí podemos estar frente a un objeto ilícito porque la mayoría son actos y
contratos prohibidos por las leyes.
Quedarían incluidos los relativamente incapaces. El CC nos dice que el menos
adulto esta incluido. Pero ¿y los interdictos por disipación? En el caso del interdicto por
disipación el tema es discutible porque el CC exige suficiente juicio y discernimiento, pero
el disipador pasa a ser interdicto por carecer de juicio o discernimiento.
La palabra como evidencia que estamos frente a un ejemplo. Entonces ¿por qué el
CC utiliza el como si fuera ejemplo, si solo el menor adulto puede estar en ese caso? Antes
de la ley 18.802 se decía que la mujer casada bajo régimen de sociedad conyugal, estaba
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 60 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

incluida en el caso del 1470. Esto se superó. Pero también había otras personas que
quedaban dentro de este número.
Hoy, los únicos casos que quedan dentro del numeral uno, son los menores adultos.

¿Desde cuando la obligación tiene carácter de natural? Estamos hablando de que es
susceptible de ser declarado nulo el acto ya que le falta un requisito porque el actor es el
menor adulto. Pero ¿es obligación natural desde que nace o desde que se anula el acto? La
opinión mayoritaria (Fernando Fuello, Santa María) es que se requiere la declaración
judicial de nulidad relativa porque acá priman las reglas generales de la nulidad de los
actos.
Don Luís Claro Solar, estima que no se requiere declaración judicial de nulidad y da
los siguientes argumentos:
- Tenor literal. El CC dice las “contraídas”. Se contrae desde que se celebra el acto.
- Hay una norma que está en la fianza y que sostiene esta postura. El artículo 2375 n° 1, las
obligaciones se pueden caucionar por terceros y este puede ser un fiador. No se ha validado
esa obligación natural por la ratificación o el lapso del tiempo. Si se declara nula no se
podría validar ni tampoco por el lapso del tiempo.
a. Nació como natural y siguió como natural.
b. Nació como natural pero se sanea y pasa a ser obligación civil.
c. Nació como natural, se declara la nulidad por sentencia judicial y sigue como natural.

N° 3: “Las que proceden de actos a que faltan las solemnidades que la ley exige
para que produzcan efectos civiles; como la de pagar un legado, impuesto por un
testamento que no se ha otorgado en la forma debida”.
¿Cuál es el alcance de ese numeral? ¿A qué tipo de actos se refiere el CC?
Hablamos de un acto que adolece de la solemnidad. Técnicamente si al acto le falta una
solemnidad el acto es inexistente. Cuando el CC habla de “actos” acá hay dos posibles
respuestas. Una es decir que a la palabra acto se le da un alcance amplio. Otra posibilidad
es decir acto como acto jurídico unilateral y convención o contrato para acto jurídico
bilateral, por lo que acá se referiría solo a los unilaterales.
La mayor parte de la doctrina dice que se refiere a actos unilaterales:
- Porque el CC se refiere a contratos o convenciones para los bilaterales.
- El ejemplo del CC es un ejemplo de un acto unilateral (testamento). El mensaje dice que
los ejemplos que proporciona el código sirven para entender el verdadero sentido y alcance
de la norma.
- Se dice que Bello tomó esto de Pothier y Pothier sigue la tradición romana y en esta
tradición los actos que generan obligaciones naturales son los unilaterales.
- Si decimos que surgen de los actos jurídicos bilaterales obligaciones naturales porque en
este acto se omitió una solemnidad, la solemnidad sería injusta.

¿Se requiere o no se requiere sentencia judicial que declare la nulidad? Hay dos
sectores de la doctrina.
a. Para que nazca se requiere la declaración de nulidad absoluta.
b. Claro Solar señala que en realidad no es necesario que se declare la nulidad absoluta
- Tenor literal: “las obligación proceden”, procede desde que se celebró.
- Art. 2375 n° 1: con respecto al tema de la fianza. Procede el saneamiento por el transcurso
del tiempo.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 61 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

ii. Desvirtuadas o degeneradas.

N° 2: “Las obligaciones civiles extinguidas por la prescripción”.
Lo que se extingue es la acción y no la obligación. La obligación pasa a ser natural.
¿Desde cuando la obligación pasa a ser natural? Art. 2493 (El que quiera
aprovecharse de la prescripción debe alegarla; el juez no puede declararla de oficio)
requiere declaración judicial para que prescriba la acción.

¿Basta que solo transcurra el plazo o se necesita declaración judicial? Se puede
confundir con la renuncia a la prescripción.
Primera postura: aquella que considera que se requiere declaración judicial de
prescripción extintiva de la acción y cuando el deudor pague se entiende que paga una
obligación natural.
- Consideran que si no se exigiera declaración judicial, en el fondo el pago se confundiría
con la renuncia a la prescripción.
- El que quiere aprovecharse de la prescripción tiene que alegarla (2514) y debe declarase
por resolución judicial.
- Si el deudor paga una parte de la obligación no se puede exigir la otra parte si es natural,
pero sí si es civil, por lo que si no hay declaración judicial es civil.
Segunda postura: solo pide el plazo. El n° 2 no exige declaración judicial. No hay
inconveniente para que el acto cumpla dos funciones.

N° 4: “Las que no han sido reconocidas en juicio por falta de prueba”.
Nos conduce al tema de las formalidades a vía de prueba. El caso más clásico es el
del 1708 – 1709. Para efectos de poder probar por testigos deben constar por escrito las
obligaciones que valen más de 2 UTM. En materia civil se deja al acreedor de manera
debilitada.
Tiene que haber existido un juicio cuyo objeto sea la obligación respectiva. El
acreedor debe haber obtenido una sentencia desfavorable por no haber podido probar.
La doctrina dice ¿Qué pasa cuando no se puede probar la obligación cuando esta es
solemne y no se produjo la solemnidad? No es posible que el caso de los actos solemnes se
incorpore en el n° 1. Se podría incorporar en el n° 3 si se trata de un acto unilateral.
Peñailillo dice que a propósito de los actos solemnes hay que relativizarlo. Se puede
dar que se cumplió el acto y se cumple la solemnidad pero igual no se puede acreditar en
juicio.

Alcance de las palabras “tales son” en el i. IV ¿Es taxativo o no? La doctrina hace
una recogida de casos y analiza si son o no obligaciones naturales.
a. Multa de esponsales (art. 99: Tampoco podrá pedirse la multa que por parte de uno de los
esposos se hubiere estipulado a favor del otro para el caso de no cumplirse lo prometido.
Pero si se hubiere pagado la multa, no podrá pedirse su devolución). El i. final del art. 99
dice que si se paga la multa no puede pedir la devolución. Esto no constituye obligación
natural por el tenor literal del art. 98 ya que la promesa de esponsales no produce
obligación alguna ante la ley civil.
Las obligaciones naturales no generan como único efecto este efecto.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 62 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

b. Aceptación de una herencia con beneficio de inventario (art. 1247: El beneficio de
inventario consiste en no hacer a los herederos que aceptan responsables de las
obligaciones hereditarias y testamentarias, sino hasta concurrencia del valor total de los
bienes que han heredado). El beneficio de inventario no es más que un límite de
responsabilidad de parte del heredero. El heredero solo se hace responsable de las deudas
testamentarias y hereditarias hasta el valor de los bienes que haya recibido por herencia.
Esto no es obligación natural porque lo que ocurre en el caso de pagar más de lo que debe
pagar renuncia a su beneficio. Pero solo paga una obligación civil.
c. Nemo Auditur (“Nadie puede valerse de su propio dolo o de su propia torpeza”).
Artículos 1.468 – 1.683 – 1.685. Teoría de los actos propios, nadie puede ir contra sus
propios actos. Se protege un tema de buena fe.
d. Mutuo. (2.208: Si se han pagado intereses, aunque no estipulados, no podrán repetirse ni
imputarse al capital). El contrato de mutuo dinerario con intereses o sin intereses. El mutuo
del CC no tiene intereses salvo que se pacten.
Tampoco estamos frente a una obligación natural. Suerte de renuncia a no haber
pagado intereses.
e. Si es obligación natural. Objeto ilícito, juegos y apuestas donde predomina la destreza
intelectual y no física (la física genera obligaciones civiles). Artículo 2.260: “El juego y la
apuesta no producen acción, sino solamente excepción.
El que gana no puede exigir el pago.
Pero si el que pierde, paga, no puede repetir lo pagado, a menos que se haya ganado con
dolo”.

Efectos de las Obligaciones Naturales.
- No confieren derecho para exigir su cumplimiento pero cumplidas se retiene lo dado o
pagado en razón de ellas.
Dan excepción pero no acción.
Se manifiesta cuando el deudor paga. Si el deudor paga una obligación natural no
hay pago de lo no debido (2.296). Este pago debe cumplir con los siguientes requisitos
(inciso final del 1.470):
a. Deudor que paga debe pagar voluntariamente.
b. El que paga debe haber tenido la libre administración de sus bienes.
¿Cuál es el alcance de pagar voluntariamente? Inciso final 1.470 y 2.297. Peñailillo
considera que el art. 2.297 da a entender que se pudo haber incurrido en error de que la
obligación era civil pero en verdad era natural.
El que pague debe tener la libre administración de sus bienes. Esto no solo se refiere
a la calidad, sino también al objeto con el que paga.

- Las obligaciones naturales se puedan novar (1.630, 1.628). La novación tiene una
naturaleza jurídica híbrida, es modo de extinguir obligaciones y contrato a la vez. Una
obligación natural se puede novar. La obligación natural primitiva se extingue, se crea una
nueva obligación que puede ser natural o civil.
Una compensación ¿Podría extinguir una obligación? 1.656. La obligación natural
no es actualmente exigible.
1.665, confusión, no tiene ninguna importancia para la obligación natural.
Con respecto a la dación en pago se puede extinguir la obligación si el acreedor
acepta dicho pago.
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 63 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

- Art. 1.472. Las obligaciones accesorias a una obligación principal que nacen de un
contrato accesorio (art. 1.442). Lo accesorio sigue la suerte de lo principal. Un tercero
puede caucionar una obligación natural, pero esa caución tendrá carácter de obligación
civil.
Una sentencia que rechaza una acción dirigida a cualquiera de las obligaciones
anteriores no extingue una obligación natural.

Conversión de las obligaciones naturales.
¿Puede convertirse en civil? Una obligación natural puede indirectamente
transformarse en civil pero eso no es conversión (novación).
Más que casos de conversión son hipótesis de saneamiento:
N° 1: se ratifica o confirma la nulidad relativa.
N° 2: renuncia a la prescripción.
N° 3: No se puede. No se ratifica la nulidad absoluta ni la inexistencia.
N° 4: renuncia a la cosa juzgada.

II Segunda Clasificación: de acuerdo al sujeto o a los sujetos:
- Obligación de sujeto único.
- Obligación con pluralidad subjetiva.
El art. 1.438 señala: “Contrato o convención es un acto por el cual una parte se
obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa. Cada parte puede ser una o muchas
personas”.
El acreedor y deudor son una persona natural o jurídica, estamos presentes a una
obligación de sujeto único.
Una obligación de pluralidad subjetiva es aquella obligación que se encuentra
estructurada en base a varios deudores (pasiva) o varios acreedores (activa) o varios
deudores y acreedores (mixta).

Pueden ser obligaciones:
- Simplemente conjuntas o mancomunadas.
- Solidarias.
- Indivisibles.

3. Noviembre. 07.-

En la de sujeto único no hay modificación a las reglas generales, el deudor debe
cumplir con el acreedor, el acreedor puede exigir sin excederse de la prestación y además
debe liberarlo una vez cumplida la obligación.
Las reglas generales implican hablar de las obligaciones a nivel de efectos de las
obligaciones pero solo vamos a ver el pago acá.
La pluralidad puede ser activa, pasiva o mixta. Esta clasificación es importante ya
que se puede superponer a la clasificación que distingue entre las mancomunadas,
solidarias y las indivisibles.
La mancomunidad puede ser pasiva, activa o mixta. Las solidarias también puede
ser pasiva, activa o mixta.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 64 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Simplemente conjuntas o mancomunadas.
¿En q consiste una obligación simplemente conjunta o mancomunada? el CC no
define estas obligaciones y tampoco las trata de manera ordenada ni sistemática. La verdad
es que el concepto de obligación mancomunada ha sido elaborado a partir de los únicos 2
artículos que tratan a estas obligaciones. Estos artículos son el artículo 1.511 primera parte
del CC y el artículo 1.526.
Es a partir de este par de artículos que la doctrina elabora un concepto y un sistema
aplicable a las obligaciones mancomunadas. En el inciso primero del 1511 hace un
reconocimiento de las obligaciones mancomunadas. Habla de “en general”. Sería la regla
general.
El art. 1.526 i. I repite más o menos la misma idea
Se dice q son aquellas obligación en que existiendo pluralidad de acreedores y o
pluralidad de deudores y recayendo sobre una cosa divisible cada deudor solo está obligado
a pagar su cuota y cada acreedor esta facultado a cobrar la suya.
Lo que tienen en común es que existe pluralidad de sujetos. La mancomunidad
puede ser activa, pasiva o mixta. Esta obligación necesariamente debe recaer sobre un
objeto divisible. La prestación debe recaer sobre una cosa divisible. La consecuencia de una
obligación mancomunada es que cuando hay mancomunidad de deudores cada deudor solo
esta obligado a pagar su cuota en la deuda y cuando hay pluralidad de acreedores cada
acreedor solo esta facultado para cobrar su cuota, la que le corresponde.
Comentarios:
- Al menos en lo que respecta este elemento que esta presente en la obligación
mancomunada y es que la prestación debe ser sobre cosa divisible, es un elemento que nos
lleva a pensar que el CC concibió a estas obligaciones, como obligaciones que
generalmente van a ser de dar. El razonamiento es que estas obligaciones son
fundamentalmente de dar. En la concepción del código se entiende que son obligaciones de
dar porque una cosa puede ser divisible. En estricto rigor (René Ramos) estaríamos
hablando de varias obligaciones si cada deudor esta facultado a pagar su cuota y cada
acreedor a cobrar la suya.
- No tienen un tratamiento sistemático en el CC. El 1.511 dice “en general” y el i. II dice
“pero”, cuando se redacta así, la sensación que queda es que en general es que las
obligaciones son simplemente conjuntas pero pueden ser solidarias o indivisibles. Cuando
estamos frente a una obligación con pluralidad de sujetos la regla general es que la
obligación sea mancomunada. La regla especial es la solidaridad y aun más especial las
indivisibles.
Pero la profe cree que no es tan así. Hay que hacer una disquisición. ¿Cuáles son las
fuentes de las obligaciones? Contrato, cuasi contrato, delito, cuasidelito, la ley, declaración
unilateral de voluntad y enriquecimiento injustificado cuando opera como fuente autónoma.
Claramente cuando se incumple una obligación esto genera daños que hay que resarcir.
Cuando hablamos de obligación incumplida y esto genera daños nos metemos en la órbita
de la responsabilidad civil. Si uno va al CC y uno ve el sistema del CC en responsabilidad
civil, el CC contempla dos estatutos jurídicos de responsabilidad civil: la contractual (título
12) y la extracontractual (título 35). El sistema extracontractual es la regla general, y esta
regla general tiene una norma muy importante. El art. 2.317 consagra como regla general
que cuando se ha cometido un daño por dos o más personas hay solidaridad pasiva.
La doctrina dice que la pluralidad de sujetos por regla general es mancomunada, y la
excepción es la solidaridad y las indivisibles. Pero esto es así cuando estemos hablando de
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 65 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

obligaciones de naturaleza contractual, pero si hablamos de otra obligación que no sea
contractual y sea una pluralidad pasiva, tenemos que aplicar la regla de la solidaridad
pasiva.

Características.
1. Pluralidad de acreedores, sea pasiva, activa o mixta. Si hay pluralidad de deudores y/o
acreedores, la primera gran característica es la pluralidad de vínculos jurídicos. Se dice que
una obligación simplemente conjunta o mancomunada es lo mismo que de la mano de una
persona salieran hilos que lo unan con sus deudores o acreedores. Como hay pluralidad de
vínculos, René Ramos dice que esto es verdad son varias obligaciones. Es difícil concebir
que estamos hablando de una sola obligación, pero el hecho es que en verdad es una sola
obligación.
2. Mirado desde el punto de vista del objeto de la obligación, el elemento objetivo de la
obligación recae sobre una prestación que puede ser dar, hacer o no hacer. Esto puede
recaer sobre cosas o hechos. Si hablamos de cuotas, es fundamental que el objeto de la
prestación sea divisible.
3. La doctrina considera que constituye la regla general.
4. La manera como surge la mancomunidad. La forma en que surge la obligación
mancomunada es de dos posibilidades
- Nació como mancomunada. La mancomunidad se dice que es originaria
- La obligación surgió como una obligación de sujeto único, pero que en el devenir del
tiempo la obligación se transformó en mancomunada. Cuando la obligación nace como
obligación de sujeto único y después se transforma en mancomunada hablamos de
mancomunidad derivativa.
La doctrina señala además (Peñailillo, Ramos Pazos) la derivativa puede ser
derivativa por acto entre vivos o mortis causa. Acto entre vivos es por ejemplo una cesión
de créditos a tres cesionarios. La mancomunidad mortis causa es la que se genera cuando
fallece un deudor causante (art. 1.354), como las deudas son transmisibles y se dividen a
prorrata de la cuota hereditaria, la cuota depende de los derechos hereditarios que cada uno
de los herederos tengan. La doctrina no ha resuelto el hecho de que si el crédito o derecho
personal que se incorpora en la comunidad hereditaria, y fallece el acreedor, este crédito
¿Dónde va a quedar? A la comunidad hereditaria, es un activo, hay comunidad, pero cada
heredero puede solo cobrar su cuota, o sea, hay o no comunidad en el crédito, ya que cada
heredero solo va poder cobrar su cuota.
5. El concepto clave es la palabra “Cuota”. Si yo tengo una mancomunidad activa, la
pregunta es ¿a cuanto va ascender la cuota que tenga cada acreedor en la mancomunidad?
La misma pregunta cuando es pasiva la mancomunidad. La doctrina no llega a consenso
porque por una parte hay autores que aplicando una disposición especial (que esta en
cuasicontrato de comunidad), dicen que la regla general es que en una mancomunidad todas
las cuotas son iguales. Se extrae del artículo 2.307, que es bien excepcional.
Daniel Peñailillo, dice que hay que distinguir, hay que hacer una serie de
precisiones. Si decimos que son exactamente iguales hay que acreditar cuando no sean
iguales. Peñailillo dice que depende
a. Si la mancomunidad es originaria o es derivativa
b. Es activa o pasiva
c. Mortis causa o por acto entre vivos

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 66 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Cuando es originaria se estima que hay que seguir un sistema parecido a la
solidaridad. La regla general es que si nada se dijo es el contrato, las cuotas son iguales.
Pero si por ejemplo, algún deudor pago más allá de la cuota que le correspondía tendrá
derecho a reembolso. En el caso de la mancomunidad derivativa es por acto entre vivos se
aplica la regla anterior. Si por el contrario, la mancomunidad es derivativa mortis causa,
habrá que estar a los derechos que tenga cada heredero en la herencia. Hay regla expresa
(art. 1.354). Las cuotas hereditarias están destinadas por ley o por testamento.

Efectos de las obligaciones mancomunadas.
Derivan de la pluralidad de vínculos (pluralidad de hilos).
1. Respecto al pago. Si hablamos de una mancomunidad activa, cada acreedor esta
facultado para exigir su cuota, si es pasiva cada deudor esta obligado a pagar su cuota.
2. Con respecto a cualquier otra causal de extinción de la obligación, cuando la
mancomunidad es pasiva, el hecho que haya pluralidad de vínculos, por lo general cuando
se extingue la obligación respecto de uno de los deudores no se extingue la obligación
respecto de los demás.
3. Con respecto a la nulidad tenemos una norma que es el artículo 1.690. El artículo 1.567 n
° 8 cuando se estudian los efectos de la nulidad hay que distinguir entre efectos de las
partes o respecto a terceros. La nulidad puede operar con el efecto de modo de extinguir
obligaciones. Como hay pluralidad de vínculos, de alguna manera, los modos de extinguir
las obligaciones se van aplicando sujeto por sujeto. Puede afectar a un vínculo o a todos los
vínculos.
¿Qué pasa con la declaración de nulidad? Si el contrato tiene un vicio y el tribunal
declara la nulidad del contrato, la nulidad declarada a favor de una de ellas no aprovechará
a las demás. A menos que demanden todos en el mismo juicio, hay que demandar la
nulidad de cada uno de los deudores. Esto es aplicación del efecto relativo de las
sentencias. Podría ser posible que el vicio de nulidad pueda afectar un solo vínculo y los
otros son perfectamente válidos (manifestación de la pluralidad de vínculos).
4. Con respecto a la prescripción extintiva (estamos hablando de obligaciones). Las
acciones se extinguen por prescripción extintiva, y la obligación pasa a ser natural. Cuando
hablamos de las obligaciones mancomunadas, estas están protegidas por acciones
personales. El CC contempla norma expresa en materia de prescripción (art. 2.519 y el
2.518). La prescripción extintiva opera sobre dos supuestos, la inactividad del acreedor y el
no reconocimiento de un derecho por parte del deudor. El efecto de la interrupción es que
se paraliza el tiempo de prescripción. Le conviene al deudor que prescriba la acción.
Cuando se interrumpe el tiempo como que se para. La interrupción le conviene al acreedor.
El art. 2.519 dispone, que la interrupción que favorece al acreedor en relación a uno de los
deudores, no lo favorece respecto de los otros deudores (pluralidad de vínculos).
5. La insolvencia de un deudor no grava a los demás codeudores (1526 i. I). Manifestación
de la pluralidad de vínculos.
6. Con respecto a la constitución en mora, cuando estamos frente a una mancomunidad
pasiva, la constitución en mora que hace el acreedor respecto de uno de los deudores no
afecta a los demás. Si se trata de una mancomunidad activa si uno de los coacreedores
constituye en mora a su deudor esto no beneficia a los demás acreedores.
La constitución en mora es un supuesto para hacer valer responsabilidad contractual
para tener resarcimiento de los daños. La constitución en mora tiene norma empresa y tiene

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 67 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

mucha importancia para determinar las indemnizaciones de perjuicios que se pueden hacer
valer. Es un supuesto para hacer efectiva la responsabilidad contractual.
7. ¿Qué pasaría se estamos frente a una obligación contractual mancomunada que surgió de
un contrato bilateral? Art. 1.489 (condición resolutoria tácita). Resolución por inejecución.
En un contrato bilateral cada una de las partes en deudor y acreedor a la vez. Esto tiene
efectos particulares. Cuando yo soy parte de un contrato bilateral y cumplo con mi parte
pero a mi no me cumplen tengo dos opciones una es demandar cumplimiento más
indemnización de perjuicios si procede o resolución más indemnización de perjuicios si es
que procede.
La doctrina entiende que cuando la opción sea de resolución de contrato
necesariamente la opción tiene que ser hecha en forma conjunta. Por consigente no podría
solicitarse en forma individual. Por otro lado hay otros autores que la obligación al ser
mancomunada solo uno puede pedir la resolución del contrato.
8. La culpa frente al incumplimiento de uno de los deudores, no alcanza a los otros
deudores.
9. Cuando se ha pactado en la mancomunidad cláusula penal (1535), la cláusula penal
también es de carácter mancomunada, debe recaer en objeto divisible. Lo accesorio sigue la
suerte de lo principal.
10. René Ramos, cuando dice que es una sola obligación aunque tenga pluralidad de
vinculo, y cuando sea mancomunada pasiva, los deudores podrán oponer excepciones
reales.

Obligaciones Solidarias.
Las obligaciones solidarias tienen la gracia que se encuentran reguladas en un título
especial. Hay una reglamentación ordenada y sistemática. Art. 1511 al 1523. Estas
obligaciones son extremadamente relevantes.
La solidaridad pasiva es muy utilizada.
Desde el punto de vista de su naturaleza jurídica constituye una modalidad de los
actos jurídicos, especial manera de ser que tiene una obligación, supone que los efectos
normales de las obligaciones se ven alterados.
A propósito, de esto, la solidaridad tal como ocurre con la mancomunidad, puede
ser activa, pasiva o mixta. Específicamente la solidaridad pasiva es tan conveniente para el
acreedor, que la naturaleza jurídica de la solidaridad pasiva es que constituye una caución.
Es una caución sumamente especial. El art. 1511 i. II hace expresa referencia a la
solidaridad activa y pasiva.
Una obligación solidaria es una obligación que tiene pluralidad de sujetos
(deudores, acreedores o de ambos). La solidaridad también debe recaer sobre un objeto que
sea de carácter divisible. Si hay pluralidad de deudores, cada deudor esta obligado a pagar
el total de la deuda al acreedor y habiendo pluralidad de acreedores cada acreedor esta
facultado para exigir el pago total de la obligación a su deudor. Altera lo normal
(mancomunidad).
La solidaridad es susceptible de dos clasificaciones:
- Puede ser activa, pasiva o mixta. En el hecho tiene más importancia la pasiva que la
activa, porque es caución y en la activa hay un grado de desconfianza.
- Emana de lo que dispone el art. 1.511 la solidaridad puede ser o convencional, o
testamentaria o legal. Implica mirar la fuente de la solidaridad. La solidaridad puede

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 68 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

emanar de una expresa declaración de la ley, de una convención de las partes o del testador
(1.511 i. final).

Elementos de la Solidaridad.
Hablamos de una sola obligación con pluralidad de sujetos.
1. Pluralidad de sujetos: activa, pasiva o mixta.
2. Elemento objetivo: la prestación recae sobre cosa divisible. El objeto es de cosa
divisible.
3. Como estamos hablando de una sola obligación, hay unidad de prestación y pluralidad de
vínculos jurídicos. Tal como ocurre en el caso de la mancomunidad esta pluralidad de
vínculos genera una serie de consecuencias:
- Es perfectamente posible que un vinculo sea puro y simple y los otros sujetos a
modalidades.
- Es perfectamente posible que alguno de los vínculos jurídicos estén viciados y los otros
no.
- Con respecto al 1.522 dice la doctrina que habiendo pluralidad de vinculo los distintos
vínculos pueden tener distintas causas. Y esto de las distintas causas remite al 1522 porque
en el caso de la solidaridad pasiva, puede haber deudores con interés en la deuda o sin
interés en la deuda (causa motivo, causa ocasional).
- La obligación pueda darse que como hay pluralidad de vínculos pueden existir títulos
ejecutivos contra algunos deudores o contra otros no.
- El plazo de prescripción extintiva también puede ser distinto. Va depender si están sujetas
a modalidades o no.

La fuente de la solidaridad.
La solidaridad se puede clasificar en legal, testamentaria o convencional.
Relacionando que para la doctrina la mancomunidad es la regla general, la solidaridad sería
la excepción.
a. La solidaridad puede nacer en virtud de la convención. Solidaridad de carácter
convencional y si la obligación es de carácter contractual la excepción va ser esta y va ser
necesario que se pacte. La solidaridad hay que pactarla. Rige el i. final del 1.511. La
solidaridad debe ser expresamente declarada, es decir, para estar frente a una obligación
contractual solidaria necesariamente hay que pactar la solidaridad. No hay formulas
sacramentales. Si bien lo usual es que se pacte en el mismo instrumento en que consta el
nacimiento de la obligación, no habría inconveniente de pactarla en un instrumento aparte.
b. Testamentaria. La origina el causante testador a través de su testamento. Debe estar
expresamente señalado por el causante en el testamento.
c. La ley. Una norma legal que crea una obligación solidaria. El ejemplo más importante
dentro del CC por la gran cantidad de hipótesis que incorpora es el art. 2.317. La
solidaridad legal es siempre solidaridad pasiva, no hay solidaridad activa impuesta por ley.

La naturaleza jurídica de la solidaridad.
Hay dos doctrinas fundamentalmente que tratan de explicar porque los deudores o
acreedores están obligados o facultados a la obligación íntegramente. Se plantea sobre dos
grandes teorías.
- Doctrina Romana, Clásica o Romanista: si la solidaridad es pasiva, se entiende que con
respecto al acreedor cada uno de los deudores de alguna manera es responsable de la
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 69 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

totalidad de la deuda. Con respecto a la solidaridad activa cada uno de los acreedores es
dueño íntegramente del crédito.
- Francesa: es más técnica y lógica. Si la solidaridad es activa cada acreedor es dueño de su
cuota y si la solidaridad es pasiva cada deudor es dueño de su cuota, pero puede pagar o
exigir íntegramente porque entre ellos hay un mandato tácito y recíproco, pero si es una
solidaridad legar hay una representación tácita y recíproca.
En el art. 1.513 se dejo nota de que doctrina nota el CC. También se dejo constancia
en el epígrafe. Al margen del i. II dice algo así como “en este punto el CC se separa del CC
francés”. En el inciso segundo se puede poner fin a la obligación solidaria por la
condonación de la deuda por cualquier acreedor. Se extingue la obligación. Perjudica a los
otros acreedores. En la solidaridad pasiva no hay nota, pero se puede pensar que el CC
sigue el mismo principio pero no existe consenso, pero parece ser que la doctrina se inclina
en la solidaridad pasiva por el sistema francés.

8. noviembre. 07.-

Solidaridad activa.
Tiene escasa aplicación práctica porque los efectos de dicha solidaridad se pueden
subsanar por otros medios que brinda la ley y por el grado de desconfianza que genera este
tipo de solidaridad.
La solidaridad activa consiste en que estamos frente a una obligación con pluralidad
de sujetos, el objeto es de naturaleza divisible y que consecuencialmente cualquiera de los
acreedores esta facultado para cobrar íntegramente la obligación y el deudor debe pagar
íntegramente la obligación a un acreedor.
Tiene un origen bastante antiguo y tenia en roma un grado de utilidad
fundamentalmente porque los efectos venían como a sustituir los efectos que pueden
generar el mandato o la cesión de créditos. Hoy es escasamente utilizada.
El grado de desconfianza se genera porque primero el 1513 se adopta el sistema
romanista de manera tal que el acreedor es dueño íntegramente del crédito y cualquiera de
los acreedores puede cobrar pero también puede llevar a cabo otro comportamiento como
hacer operar un modo de extinguir que perjudique a los otros acreedores. Otra razón es que
si se supone que si el acreedor es dueño íntegramente del crédito la pregunta es ¿Cómo me
aseguro yo que el acreedor reembolse la cuota a los demás acreedores? No se asegura.

Efectos de la solidaridad activa.
Tenemos que ver dos tipos de relaciones que se pueden presentar en dos momentos
jurídicos distintos. Pagar la obligación íntegramente es un primer momento pero las
relaciones entre los acreedores entre si también es otro momento. Se producen
consecuencias ulteriores a la extinción de la obligación.
El primer momento jurídico es preguntarse cuál es la relación y que efectos produce
la obligación entre el deudor y todos los acreedores solidarios. Lo que rige es lo que
dispone el art. 1513 CC.
El primer efecto es el que trasunta del concepto, en esta relación binaria cualquiera
de los acreedores está facultado para cobrar íntegramente el crédito. Este principio también
se mira desde el punto de vista del deudor, porque a contrario sensu, el deudor va estar
facultado para elegir al acreedor que yo le quiero pagar. Tiene un grado de utilidad práctica
para el deudor. Este principio en este segundo escenario tiene una excepción en el i. I del
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 70 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

1513, puede dirigirse a cualquiera de los acreedores hasta el minuto que haya sido
demandado por uno de ellos. Hasta que lo demanden puede optar por cualquiera de los
acreedores.
Lo mismo habría que agregar con los demás modos de extinguir las obligaciones
(novación, por ejemplo). Esto trae la extinción íntegra de la obligación. Lo mismo ocurre
en el caso de la condonación total.
Con respecto a la prescripción hay una diferencia con las obligaciones
mancomunadas. Las mancomunadas (René Ramos decía que existían estos hilos de la
mano, vínculos jurídicos), era como hablar que eran varias obligaciones y eso tenía varias
manifestaciones entre las cuales está la interrupción de la prescripción. 2.519 dispone que si
hay varios acreedores y un deudor y está corriendo el plazo de prescripción extintiva, basta
para que se interrumpa civilmente la prescripción que uno de los acreedores la interrumpa
demandando.
¿Qué pasa con la suspensión de la prescripción? La suspensión de la prescripción es
un beneficio que se confiere ha ciertas personas por su especial situación jurídica (2.520
CC). Es la suspensión del 2.509 es en relación a la prescripción adquisitiva. En la extintiva
también hay suspensión. Tiene que interrumpir la prescripción el representante legal pero si
no lo hace el legislador establece este beneficio de la suspensión. La pregunta tratándose de
la solidaridad activa es que como hay varios acreedores y un deudor, ¿qué pasa si un
acreedor es incapaz? ¿Que pasa con respecto a ese acreedor incapaz? Se suspende el plazo,
para el no va seguir corriendo. ¿Este beneficio favorece a los demás acreedores? El CC no
dice nada, pero la doctrina esta consensuada en orden a que no debería suspenderse la
prescripción a favor de los otros acreedores que no sean incapaces porque este es un
beneficio de carácter personal. Hay autores que consideran que aun cuando directamente no
los favorece, indirectamente si porque si a todos le prescribió la acción y al incapaz no,
después van a tener una nueva posibilidad para cobrar la obligación ya que el incapaz va
poder cobrarla.
Otra diferencia con la mancomunidad es en relación a la constitución en mora. Para
que se pueda demandar, hacer efectiva la responsabilidad por el incumplimiento de la
obligación hay que constituir en mora al deudor en las obligaciones de dar y de hacer. Si
hay varios acreedores y un deudor, si uno de los acreedores constituye en mora al deudor,
esta favorece a todos los acreedores.
Con la indemnización de perjuicios también pasa esto. La indemnización que paga
el deudor a un acreedor ¿debe ser “compartida” con los demás acreedores? Depende.
Depende de si todos los acreedores se vieron perjudicados o si solo se vio perjudicado el
acreedor que demando. En las demás hipótesis la indemnización es compartida. Favorece a
todos. La profe no está muy de acuerdo con esa postura, porque la indemnización de
perjuicios requiere robar en juicio los daños y tendría que probar los daños de todos los
acreedores. Hay que regirse por los principios generales de la responsabilidad civil.

La obligación entre el deudor y los acreedores se extingue. Hay que preguntarse por
un conjunto de efectos que se producen con posterioridad. La pregunta es ¿Cómo se van a
regir las relaciones jurídicas entre los acreedores entre si? El CC no dice nada. No hay
norma expresa, que diga pro ejemplo que el acreedor debe compartir con los demás
acreedores. Pero como lo más probable es que el crédito interese a todos los acreedores, la
doctrina entiende que los demás acreedores pueden ejercer una acción de reembolso contra
el acreedor a quien le pagaron. El acreedor debería entregar la parte que corresponde a los
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 71 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

demás en el crédito. Esto que los acreedores es dueño íntegramente del crédito se mira
respecto al deudor y no de los demás acreedores. Cada uno de los acreedores tienen un
interés en la deuda, proporcionalmente. La acción de reembolso no está contemplada en el
CC pero procede porque o sino habría enriquecimiento injustificado.

Solidaridad Pasiva.
Es fundamental.
Tiene la particularidad de tener varios deudores y un acreedor y esta deuda recae
sobre un objeto divisible y el acreedor podrá cobrar a cualquiera de los deudores el total de
la obligación y el deudor va estar obligado a pagar íntegramente la obligación.
Se dice que la solidaridad constituye una modalidad del acto jurídico ya que altera la
especial manera de ser de las obligaciones. Se puede decir que la solidaridad alteraría las
reglas generales (caso de las obligaciones contractuales). Además la solidaridad pasiva es
caución. Es una caución súper especial (art. 46 CC). Acá hay una obligación que se asegura
y una que asegura. Hay una obligación principal caucionada y una obligación accesoria que
se cauciona. La accesoria asegura el cumplimiento de una obligación principal. Lo
accesorio sigue la suerte de lo principal. Tiene dos obligaciones relacionadas. El CC dice
“generalmente”, a contrario sensu, puede que no siempre sea así, para explicar porque la
solidaridad pasiva es caución, ya que en ella hay una sola obligación. La obligación es una,
pero con varios vínculos jurídicos. Pero es caución por que la obligación se auto cauciona a
si misma, porque las cauciones benefician al acreedor, y la solidaridad pasiva beneficia al
acreedor. Existe seguridad para el acreedor. Tiene varios patrimonios en contra de los
cuales puede recurrir. Acá hay una ampliación de la garantía patrimonial universal. Se
recurre contra cualquier deudor por el total, beneficiando al acreedor, que va a demandar al
que se vea más solvente.
Sin embargo, si bien esto es caución abstractamente, en la práctica se nota más es
carácter de caución cuando no todos los deudores tengan interés en la deuda, ya que puede
haber pluralidad de causa.
El problema es que en la práctica es difícil de probar que hay o no hay interés.

Efectos.
Vale en materia de solidaridad pasiva todo lo que dijimos en general (elementos,
pluralidad de vínculos, etc.). Lo más importante son los efectos y para analizarlos tenemos
que mirar nuevamente dos momentos jurídicos. El primer momento se refiere a las
relaciones que se generan entre deudores y acreedor. Tradicionalmente se le denomina “la
obligación a la deuda” a este primer momento jurídico. El segundo momento jurídico que
puede o no estar es el que se genera un vez que el acreedor sale de escena ya que la
obligación se extinguió pero hay que preguntarse si se producen o no efectos entre los
deudores solidarios entre si. Este segundo momento jurídico se denomina “el problema de
la contribución a la deuda”.
La relación entre el acreedor y los deudores (art. 1.514 – 1.515). Primer efecto, el
acreedor frente a este panorama de varios deudores tiene dos posibilidades en orden a como
demanda. Una posibilidad es efectivamente demandar a un codeudor específicamente por el
total de la obligación. Si ello es así, como es obligación solidaria y no mancomunada,
resulta que cuando el acreedor demanda a un codeudor solidario este no puede oponer el
beneficio de división. La segunda opción que tiene es demandar en un mismo juicio a todos
los codeudores solidarios en conjunto por el total de la obligación. Pero cuando estamos
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 72 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

frente a esta demanda hay que tener cuidado porque si se redacta mal la demanda se puede
pensar que se está renunciando a la solidaridad tácitamente.
El art. 1.515 dice que si el acreedor demando a un deudor por el total de la
obligación y este no pago el total, la solidaridad se mantiene respecto de la parte insoluta.
¿Qué pasa con los demás modos de extinguir las obligaciones? Efectivamente
cuando opera otro modo de extinguir las obligaciones también se va a producir la extinción
total o parcial de la deuda respecto de todos los deudores. Hay norma expresa con respeto a
la novación (1.519 CC). El CC razona en base a la caución. Este art. es acorde a la
naturaleza jurídica de la novación (naturaleza jurídica híbrida) cuando el acreedor nova la
deuda en relación a uno de los codeudores solidarios, la obligación se extingue, pero nace
una nueva obligación ¿con respecto a ella, alcanza a los anteriores codeudores solidarios?
No, salvo a que accedan a esa nueva obligación.
Hay otra causal de extinción que es la imposibilidad de cumplimiento (Art. 1.521
CC). Hay que hacer varios comentarios. Primero que todo esta presente el razonamiento de
que legisla en base a obligaciones de dar. En el art. 1521 se dice que si la cosa perece por
culpa de uno de los codeudores solidarios se mantiene la solidaridad con respecto al precio
que tenía la cosa que se perdió. Más que mal la pérdida de la cosa se debió por culpa de uno
de ellos pero eso no obsta a que solo uno responda. Es compatible con el 1.672 CC. Se
entiende que se mantengan solidariamente obligados por el precio. La obligación subsiste
pero cambia de objeto y se debe ahora el precio de la cosa. Es el mismo principio del 1.521
CC.
Sin embargo, como esto también trae aparejado otros perjuicios al acreedor la
indemnización de perjuicios se dirige contra el que por su culpa se perdió la cosa. No se
mantiene la solidaridad. Esto se debe por el sistema de responsabilidad civil que nos rige
que se funda en un carácter subjetivo, o sea la culpa o el dolo. No hay sistema de
responsabilidad especial.
Que pasa si se pierde por hecho o culpa de dos. Hay solidaridad entre esos dos por
la indemnización de perjuicios. Eso es más discutible.
Otro efecto, en materia de confusión también hay norma expresa (1.668 CC), se
produce debido a que en una misma persona se confunde la condición de acreedor y
deudor. Interesa el i. I. Este acreedor es deudor de uno de sus deudores solidarios. Se
produce confusión. Se extingue la obligación respecto del acreedor hasta el valor menor. Se
puede repetir contra los codeudores por la parte o cuota de la deuda.
Lo otro que hay que agregar es un efecto que la doctrina discute y que es como del
folclore del derecho civil. Que pasa cuando la obligación solidaria esta caucionada con una
cláusula penal. Art. 1.535 CC y 1.537 CC. La cláusula penal desde el punto de vista de su
naturaleza jurídica es dual. Por una parte es caución para el acreedor, porque eso significa
que cuando el deudor no cumpla el acreedor puede pedir el pago de la pena, que es mayor
al valor de la obligación principal. También tiene otra naturaleza y es que constituye “una
avaluación anticipada y convencional de los perjuicios”, equivale a una indemnización de
perjuicios que las propias partes pactaron. ¿La obligación de pagar la pena se contamina de
la solidaridad de la obligación principal? La respuesta según doctrina es depende. Depende
fundamentalmente de que naturaleza tenga la pena. Puede ser compensatoria o moratoria.
Si es compensatoria en el fondo equivale o representa a la obligación principal, en cambio,
la indemnización moratoria no representa la obligación principal si no que la reparación de
los daños que se producen por el retardo del cumplimiento de la obligación. Si decimos que
la pena tendría carácter compensatorio o moratorio se responde distinto. La doctrina
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 73 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

considera que como es de carácter moratorio solo se puede cobrar a aquel de los deudores
que por cuyo retardo se produjo la mora. Si fuera representativa de la misma obligación
principal hay que preguntarse si hay o no solidaridad.
De que manera puede este deudor solidario defenderse. Por medio de la oposición
de excepciones. Para estos efectos se clasifican de forma peculiar, propia del CC. Las
excepciones desde la perspectiva de los métodos de defensa pueden ser excepciones reales,
personales o mixtas (remisión parcial y la compensación). El CC no define en materia de
solidaridad que es una excepción real, personal ni mixta. El art. 1.520 hace referencia a
estas excepciones. Se hace la remisión con el 2.354 en materia de fianza. Define las
excepciones reales. Son las inherentes a la naturaleza de la obligación.
Hay que entender que hablamos de una obligación con pluralidad de vínculos. Una
excepción de carácter real inherente a la obligación es aquella excepción que se caracteriza
por poder oponerse por cualquier codeudor solidario (nulidad absoluta por objeto o causa
ilícita, por ejemplo).
El art. 1520 señala que además un codeudor solidario demandado puede oponer las
excepciones personales. Solo pueden ser opuestas por el codeudor solidario que
corresponda. No mira a la obligación en si, si no que mira al vínculo jurídico.
Tenemos también las mixtas que se llaman así porque son personales técnicamente
pero puede valerse otro de ellas cuando se cumplen ciertos requisitos. 1.518 y 1.529 i. II. El
acreedor condona solo a un deudor solidario. Se rebaja la parte de la cuota de la deuda del
deudor solidario al cual le condonaron.
La otra que opera de una manera similar pero no igual, es lo que dispone el art. 1520
i. II que se refiere a la compensación. Art. 1.655 CC (definición legal de compensación). Se
puede ceder la compensación para que opere como mixta de otro deudor.
Son técnicamente personales pero en ambos casos les empecen a los otros deudores
que no son los que realmente deberían haberla hecho valer.

¿Qué pasa cuando el acreedor sale de escena? Se produjo una extinción de la
obligación respecto del acreedor. Nos situamos en el plano de la contribución a la deuda.
Para hablar de ella hay que hacer dos alcances.
Lo primero que hay que decir es que no siempre va haber contribución a la deuda,
va depender del modo de extinguir que haya operado con respecto al acreedor. Lo segundo
es que particularmente en los casos en que haya contribución a la deuda habrá que ver el
tema de si todos los deudores solidarios tenían o no interés en la deuda.
Para estudiar la contribución a la deuda lo primero hay que ver es si opero un modo
de extinguir la obligación que la doctrina denomina satisfactivo. Satisfactivo para el
acreedor. El CC razona sobre la base del pago. El pago es un modo de extinguir de carácter
satisfactivo para el acreedor. Se cumple el interés del acreedor. Si ha operado un modo de
extinguir no satisfactivo no hay contribución a la deuda. Por ejemplo, extinción de la acción
por prescripción extintiva.
Si hay problema de contribución a la deuda nos vamos al art. 1.522 CC. Plantea
varias hipótesis. Se parte de la base que ha operado de carácter satisfactivo. Lo importante
es si los codeudores solidarios tengan o no tengan interés en la deuda. Esto es un problema
porque es difícil probar si se tiene o no interés.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 74 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Hipótesis (preguntas de examen de grado):

a. Varios codeudores solidarios, uno deudor solidario con interés y los otros sin interés. El
que paga es el único que tiene interés en la deuda. En este caso no hay problema de
contribución a la deuda.

b. Todos los codeudores solidarios tienen interés en la deuda. Paga uno el total de la
obligación. Hay problema de contribución a la deuda. i. I 1.522; este codeudor solidario que
tenía interés va a subrogarse (1610) en los derechos del acreedor (pago por subrogación,
pasa a ocupar el lugar jurídico del acreedor), puede ejercer acciones contra el resto de los
deudores solidarios con interés. Se descuenta su propia cuota. La subrogación no es una
subrogación en toda su intensidad, ya que no se subroga en la solidaridad. Puede cobrar a
los otros solo por su cuota y no por el total. Se subroga en todo menos en la solidaridad y
descuenta la cuota que le corresponde al codeudor que pagó.

c. Concurren deudores solidarios con interés y deudores solidarios sin interés. Depende de
quién pagó. Si el que paga es un deudor solidario con interés me quedan todavía deudores
con y sin interés. Se subroga, descuenta la cuota se puede dirigir por la cuota de los que
tienen interés y respecto de los sin interés la ley los considera fiadores de los codeudores
con interés, por lo que el codeudor que pagó igual puede dirigirse contra ellos.

d. Paga un codeudor solidario sin interés y quedan codeudores solidarios con interés y sin
interés. Aquí hay subrogación íntegra. Como es codeudor sin interés se subroga en todos
los derechos, prendas e hipotecas que tenía el acreedor. Hay solidaridad incluida. Como no
hay interés no se descuenta cuota y la subrogación es total. Se puede dirigir contra los otros
por el total. El tema de si se puede dirigir contra los sin interés, esto se discute, podrían
tener solo el carácter de fiadores.

Extinción de la solidaridad.
La extinción de la solidaridad pasiva no estamos hablando de la extinción de la
obligación solidaria. Lo único que se extingue es la solidaridad pero se mantiene vigente la
obligación, esta es la hipótesis.
Cuando se puede extinguir la solidaridad:

- Renuncia a la solidaridad. El CC contempla la renuncia en los artículos 1.516 y 1.517.
Puede ser expresa o tácita y total o parcial. Se pueden mezclar entre si. La renuncia total
expresa supone que el acreedor acepta que la deuda se divida por partes o cuotas, se
transforma en simplemente conjunta o mancomunada. La renuncia tácita es cuando se
consiente mediante algunos actos que dan a entender que se acepta la renuncia.
Es parcial cuando el acreedor acepta que uno o más deudores solidarios le paguen su
cuota. Es total cuando acepta que todos los codeudores solidarios le paguen en cuotas. La
parcial no beneficia a todos por ende se mantiene la solidaridad respecto de los otros.

- Por muerte de un codeudor solidario. Esto se encuentra en el art. 1.523 del CC. Constituye
una diferencia con la indivisibilidad. Uno de los deudores solidarios fallece, pero la
obligación es transmisible. Hay extensión parcial de la solidaridad porque si bien puede el

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 75 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

acreedor cobrar a los herederos pero tiene que cobrarle a prorrata de sus cuotas. La
solidaridad no los alcanza.

Indivisibilidad.
1.526 CC: casos más importantes que son los de la indivisibilidad de pago.
La obligación indivisible tiene pluralidad de sujetos (activa, pasiva o mixta). Ha
diferencia de la mancomunidad y la solidaridad es que la prestación, el objeto de la
obligación es indivisible, deja de ser divisible. Se habla del “laberinto de las obligaciones
indivisibles”, es un tema laberíntico. No se puede cumplir por parte es la obligación
indivisible.
¿Por que no se puede cumplir por parte? Atendida a su naturaleza no se puede
cumplir por parte, o por que las partes pactaron que no se pueda cumplir por partes. Puede
que la cosa sobre la cual recaiga sea indivisible. Si el objeto es divisible en principio, a
menos que se halla pactado, es solidaria o mancomunada.
La indivisibilidad puede ser física o intelectual. La indivisibilidad intelectual es más
complicada porque todo puede ser divisible. El tema va más bien en determinar que la
obligación indivisible es tal porque no se puede cumplir por parte sea por la naturaleza de
ella o por que las partes pactaron.
Las obligaciones indivisibles están más abiertas a que no solamente sea aplicable a
una obligación de dar y a una obligación de hacer.
Las obligaciones de no hacer implican una abstención por lo que no puede ser
dividida. Esta es una posición doctrinal. Pero hay otra parte de la doctrina que considera
que puede cumplirse una obligación de no hacer parcialmente.
Con respecto al 1.526, acá estamos frente a casos de obligaciones indivisibles que
son establecidas expresamente por el legislador. El CC contempla indivisibilidades de
pago. Son todas indivisibles ya sea porque técnicamente son indivisibles o bien porque aun
cuando las partes nada hayan dicho el legislador interpreta la voluntad de las partes y
establece que se deben cumplir íntegramente.
Este tema se analiza estudiando las obligaciones indivisibles en general, y después
se estudian los casos de indivisibilidad de pago.
Hay otra clasificación que es distinguir entre la indivisibilidad absoluta o relativa.
Art. 1.525 CC. La solidaridad recae sobre objeto divisible necesariamente.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 76 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

22. noviembre. 07.-

En términos generales, la indivisibilidad es un tema bastante complejo porque
cuando hablamos de una obligación indivisible tiene que ver con la naturaleza de la
prestación. Cuando es una prestación de dar, esta es susceptible de ser dividida
intelectualmente. En temas generales, en las obligaciones de dar parte fundamentalmente de
la base que por una cuestión de naturaleza no se pueda cumplir por parcialidades porque
dicha división causaría un menoscabo. En las obligaciones de hacer hay autores que
consideran que es posible aplicar el tema de la indivisibilidad a las obligaciones de hacer ya
que la mayor parte de las obligaciones de hacer no se pueden cumplir por parcialidades.
Además el tema de la indivisibilidad puede pasar por el hecho de que las partes
acuerdan que no se cumplan por parcialidades. Al acreedor le interesa que le cumplan de
una sola vez.
El CC trata a las obligaciones indivisibles y se reconoce dos tipos de indivisibilidad.
La activa, la pasiva, e incluso, se puede agregar la indivisibilidad mixta. Se le da mayor
importancia al art. 1.526 que trata los casos de indivisibilidad de pago.

Tipos de indivisibilidad.
Elementos comunes de la obligación indivisible.
1. Obligación con pluralidad de sujetos (acreedores, deudores o ambos).
2. Existe pluralidad de vínculos jurídicos. Una obligación con pluralidad de vínculos
jurídicos.
3. La prestación recae sobre cosa indivisible. Trátese de dar, de hacer o no hacer. recae
porque o la naturaleza no permite que se cumpla por parcialidades, o si se puede pero las
partes han estipulado lo contrario.

Art. 1.524.
Art. 1.525.

Los ejemplos del i. II del 1.524 sirven para ilustrar el verdadero sentido y alcance
de la norma (servidumbre como derecho real es indivisible, es su naturaleza). La naturaleza
de la prestación impide que se pueda cumplir por parcialidades. La obligación de construir
una casa el CC la interpreta como indivisible porque el CC interpreta la voluntad del
acreedor, ya que el acreedor no quiere que se le cumpla la obligación por parcialidades. En
el primer ejemplo no se puede cumplir por parcialidades. En el segundo caso se puede
cumplir por parcialidades pero el CC interpreta que no se puede.
El hecho que una obligación sea solidaria no significa que sea indivisible. Hay una
diferencia en la prestación.

Indivisibilidad activa.
Pluralidad de acreedores, un deudor, pluralidad de vínculos jurídicos, se permite que
producto de la naturaleza de la prestación cada acreedor puede cobrar íntegramente la
prestación, porque la prestación es indivisible. Este es el primer gran efecto que generan las
obligaciones indivisibles. Este efecto se encuentra reconocido en el art. 1.527 CC. Esta
situación trae como consecuencia que producto de la naturaleza la indivisibilidad se

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 77 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

transmite. En este caso se transmite a los herederos del acreedor. Cada uno de los herederos
del acreedor están facultados para cobrar íntegramente la prestación.
El segundo efecto es que si el deudor paga a uno de los acreedores íntegramente la
obligación, con respecto al deudor la obligación se va a extinguir íntegramente. Se
producen relaciones entre los acreedores (contribución a la deuda).
¿Qué va a pasar después del pago? Los acreedores van a tener que entenderse para
que cada uno de ellos haga valer su derecho contra el acreedor al que pago el deudor,
respecto a lo que el deudor pago. Se entienden respecto a las cuotas. Si se dice a cuanto
asciende la cuota se está a lo acordado. Si no se dice a cuanto asciende la cuota se puede
estar a la regla de la comunidad (norma súper especial) y las cuotas se presumen iguales, a
menos que se acredite que los acreedores tienen un interés distinto (Peñailillo).
Con respecto a la prescripción, la norma que rige es lo que dispone el 1.529 CC.
Hace referencia únicamente a la indivisibilidad pasiva. Sin embargo, la doctrina, dice que si
hay varios acreedores y un deudor basta que uno de ellos demande al deudor para que se
entienda interrumpida la prescripción (igual que la solidaridad).
En el caso de la suspensión, la verdad es que hay que tomar en consideración la
naturaleza jurídica de la suspensión (1.509). Es un beneficio que la ley concede a ciertas y
determinadas personas por la situación jurídica en la que se encuentran. Si hay causal de
suspensión respecto de un solo acreedor, esto solo lo beneficia a el porque es un beneficio
de carácter personal.

Indivisibilidad Pasiva.
Varios deudores, un acreedor, pluralidad de vínculos, prestación que recae sobre
objeto indivisible. El acreedor podrá demandar a cualquiera de los deudores para que este
cumpla íntegramente con la obligación. Art. 1.527 primera parte. La prestación recae sobre
cosa indivisible, o sea no hay otra posibilidad.
Esto opera (desde el punto de vista de los efectos) y en un primer momento, de
forma similar a la solidaridad. Hay que ver que relación existe entre los deudores y el
acreedor. Art. 1.530 CC. La diferencia es que lo primero que contempla este art. es que el
acreedor puede demandar en principio a cualquiera de los deudores. El CC le confiere a
este deudor de obligación indivisible un plazo para que este deudor reconvenido se pueda
entender con los demás deudores para que la cumplan en forma conjunta. Esta es la primera
posibilidad. A menos, dice la ley, que la obligación sea de tal naturaleza que solamente el
pueda cumplirla. En el fondo el CC esta pensando en una indivisibilidad dada por las
circunstancias y también esta pensando en la intención de las partes. En el primer caso el
deudor puede demandar de cualquiera de los deudores. Ello no va ser así cuando el
acreedor demanda al único deudor que va a poder cumplir, de acuerdo a la naturaleza de la
prestación (demanda al que tenga la especie o cuerpo cierto, solo lo puede demandar a el y
el es el único que puede cumplir la obligación).
En esta segunda hipótesis, la doctrina llama la atención sobre el derecho que le resta
al deudor cuando cumple “quedándole a salvo la acción contra los demás deudores para la
indemnización que le deban”. En materia de solidaridad cuando cumple el deudor va poder
cobrar dependiendo de las cuotas. El CC no razona sobre la base de cuotas. Hay autores
dicen que el efecto es muy similar al de la solidaridad, y existirían cuotas. Hay otros autores
que dicen que derechamente estamos hablando de una obligación que no se puede cumplir
en cuotas porque es una prestación que recae sobre cosa indivisible, acá habría una
indemnización de perjuicios por el perjuicio que se generó por el cumplimiento de la
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 78 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

obligación íntegramente. Daniel Peñailillo, dice que indemnización hay que entenderla en
términos amplios (en sentido técnico para reparar el perjuicio, como también la posibilidad
de cobrar la cuota de lo que el pagó).
La otra particularidad que presenta la indivisibilidad es lo que señala el art. 1.528
CC y esta es una diferencia clave con las obligaciones solidarias. La indivisibilidad se
transmite. Se puede cobrar íntegramente la obligación a cualquiera de los herederos.
Otro efecto que genera la indivisibilidad pasiva es lo que dispone el art. 1.529, basta
con que el acreedor interrumpa la prescripción con respecto de uno de los deudores, para
que se entienda interrumpida para todos.
Otro efecto es lo que dispone el art. 1.533 CC. Esta a dado que hablar a los autores
por los términos en que ha sido redactada. En el i. I, estamos frente a una hipótesis de
incumplimiento de obligación indivisible, no se haya cumplido porque ninguno de los
deudores cumplió (dolo o cumpla de todos los deudores de la obligación indivisible). El
acreedor en este caso puede demandar indemnización de perjuicios para que le reparen el
daño. Esta indemnización no es indivisible, hay una especie de cuotas de responsabilidad.
Si el hecho se debe a dolo o culpa de un solo deudor solo se puede demandar por
indemnización de perjuicios a ese deudor. El CC razona sobre la base que el dolo o culpa es
personal.
El último efecto es el que contempla el art. 1.534 CC y es consecuencial del
anterior. El CC aclara que se aplica la misma regla anterior pero acá hay incumplimiento de
una obligación de hacer (obligación de carácter indivisible). Responde aquel responsable
por el incumplimiento, hay una responsabilidad de carácter personal.

Art. 1.526: “Numeral por numeral”.
Es una norma que contempla los casos de indivisibilidad de pago. En la primera
parte hay un reconocimiento a las obligaciones simplemente conjuntas o mancomunadas.
Son casos donde no se puede cumplir la obligación por parcialidades. Pero ¿por qué
hablamos de casos? La doctrina señala que acá el CC reconoce casos de indivisibilidad de
pago, o sea, que el pago no se puede dividir. ¿Por qué no se puede realizar por
parcialidades? La respuesta depende del numeral donde nos encontremos. En el numeral
dos no se puede cumplir por parcialidades por la naturaleza de la prestación. Lo mismo
pasa con el numeral seis.

Numeral 1.
Se complementa con el 2.408, en materia de hipoteca. Hay que relacionar esta
indivisibilidad con el 2.405 que reconoce que la prenda es indivisible.
Se distinguen tres consecuencias de la indivisibilidad. Dos están en el numeral uno
y el otro en el 2408.
La prenda y la hipoteca ¿qué tienen en común? Son derechos reales de garantía,
cauciones reales. Un derecho real que asegura el cumplimiento de una obligación principal.
Se habla de caución real porque se asegura la obligación principal con un bien determinado.
¿Quién puede constituir una prenda o hipoteca? El constituyente. El acreedor de la
obligación principal se transforma en titular del derecho real de herencia o hipoteca y se
adquiere por la tradición mediante la inscripción en el registro de hipotecas y gravámenes.
El constituyente puede ser el propio deudor o un tercero.
Hay tres dimensiones de la indivisibilidad. La primera dimensión es la contemplada
en el i. I del 1.526 (es absolutamente lógica) y trasunta del hecho que hablamos de un bien
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 79 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

determinado que garantiza el cumplimiento de la obligación principal (mueble – prenda;
inmueble – hipoteca). Se ejerce la acción hipotecaria o prendaria contra quien posea la cosa
hipotecada o prendada.
La segunda manifestación es que la obligación es indivisible en cuanto al crédito (i.
II, 1.526 CC). Este principio de la indivisibilidad desde el punto de vista del crédito
garantizado es un principio que se ocupa siempre (sujeto único o pluralidad de sujetos). No
se va a recobrar la prenda ni se va alzar la hipoteca mientras no se pague íntegramente la
obligación principal garantizada (no se extingue la prenda ni la hipoteca mientras no se
pague íntegramente la deuda). Hipoteca y prenda garantizan íntegramente la obligación
principal. No hay alzamiento de la hipoteca por parcialidades. El codeudor que ha pagado
su cuota de la deuda no puede pedir que se alce la hipoteca mientras el resto de los
codeudores no paguen íntegramente sus cuotas (caso de una mancomunidad).
La tercera dimensión, dice relación con el bien en sí considerado (2.408 CC). Acá
hay una indivisibilidad con respecto al bien hipotecado. Por ejemplo, un terreno de 20
hectáreas garantiza una obligación a través de una hipoteca. El constituyente va y lotea el
terreno en 40 paños de 5.000 metros cada uno y lo enajena a 40 incautos. Producto de este
loteo no significa que cada paño garantiza en proporción a la deuda. Cada parte del terreno
garantiza íntegramente la obligación principal.

Numeral dos.
La hipótesis es pluralidad de deudores. La obligación consiste en la entrega de la
especie o cuerpo cierto. El acreedor se dirige contra el que tiene la especie o cuerpo cierto.
No hay otra posibilidad.
La doctrina llama la atención sobre que está obligado a entregarlo y que hay una
especie de cuerpo cierto. Las obligaciones de dar indiscutiblemente tienen que ver con el
tema de los derechos reales. El problema es que hay obligaciones en que también hay que
hacer una entrega pero no implica ni trasferencia del dominio ni constitución de derechos
reales limitativos del dominio. Se discute si la obligación de entregar es de dar o de hacer.
¿A qué se refiere este numeral? La doctrina afortunadamente, no ha debatido
demasiado y entiende que el CC incluye la simple entrega que no transfiere el dominio ni se
constituyen derechos limitativos del dominio y también cuando se transfiere el dominio o
se constituyen derechos limitativos del dominio.

Numeral tres.
Hay una corroboración del principio que señala el 1.533 y 1.534 en relación a las
obligaciones indivisibles. Cuando existe a una pluralidad de deudores si es que si entre esos
deudores no se puede cumplir con la obligación por hecho o cumpla de uno de ellos, va ser
exclusiva y solidariamente responsable.
El único inconveniente es la utilización de la palabra “solidariamente responsable”.
Hay dos posiciones pero ninguna de las dos resuelve el tema. Una dice que la solidaridad se
tendría que entender en aquellos casos en que existiera incumplimiento de la obligación por
más de un deudor. El pago sería solidario con respecto a los codeudores que son
responsables. Entender así la norma es un poco artificial porque el CC haba de “aquel”.
Otra postura señala que se utiliza esta redacción, para reforzar que el que responde es él.

Numeral cuatro.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 80 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

Esta norma hay que relacionarla con el art. 1.354 CC. Cuando fallece un causante y
opera la sucesión por causa de muerte lo que transmite son todos los bienes, derechos y
obligaciones transmisibles. Las obligaciones son transmisibles, pero el tratamiento es
distinto a la de los bienes. Cuando hay más de un heredero se forma una comunidad
hereditaria, pero es una comunidad cuasi contractual que tiene su origen en un hecho donde
ingresan los activos del causante. Las deudas hereditarias se transmiten pero entre los
herederos no hay comunidad en las deudas. Cada heredero responde de la deuda que tenía
su causante a prorrata de la cuota hereditaria. Se dividen a prorrata desde el fallecimiento
del causante.
Como existe la regla del 1.354, tiene en el numeral cuatro dos excepciones donde se
puede ver alterada esta regla.
- El causante en un testamento imponga a un heredero el cumplimiento de una deuda
pendiente. Altera las reglas generales del 1.354
- Partición. Al CC no le gustan las comunidades y hay que hacer la partición para
singularizar el dominio. Podría ocurrir que un heredero tiene “z” cuota pero quiere quedarse
con una casa pero no alcanza con la cuota, entonces se hace cargo de una deuda para
compensar la cuota y el valor de la casa. El CC también agrega cuando el juez partidor
imponga el pago de deudas hereditarias.
¿Qué pasa cuando se ve alterada el efecto 1.354? la alteración de la regla no le
empece al acreedor. El acreedor tiene dos posibilidades. La primera posibilidad es respetar
las modificaciones al 1.354. Y la segunda posibilidad es que el acreedor vuelva a la regla
del 1.354. La alteración de la regla le es inoponible al acreedor.
El artículo razona sobre la base de que se imponga a un heredero el pago total de
una deuda que tendría que ser dividido a prorrata de las cuotas. La doctrina agrega otra
posibilidad y es que se pueda distribuir el pago de las deudas hereditarias de una manera
distinta al del 1.354. Se distribuye no a prorrata de las cuotas hereditarias que tengan el la
herencia.
La segunda hipótesis está en el i. II del numeral cuatro. En vida el acreedor con el
causante deudor acordaron que el pago no se pudiera hacer por partes. Ni aun por los
herederos del deudor. En ese caso, cuando el acreedor demande a uno de los herederos por
el total de la deuda hay dos posibilidades:
- Herederos se ponen de acuerdo para pagar íntegramente.
- Heredero demandado paga íntegramente la deuda sin perjuicio de las acciones de
saneamiento (compensaciones que se realizan al momento de la partición).
El i. final es aplicación de las reglas generales. El causante era acreedor de la deuda.
La deuda se transmite a sus herederos, por eso se habla que los herederos del acreedor que
van a tener que entablar conjuntamente la acción. Hay un activo y en cuanto activo ingresa
a la comunidad hereditaria. Los herederos representan al acreedor que falleció. Hay dos
únicas posibilidades.
- Entablen la acción en forma conjunta (parece ser lo más adecuado).
- Da la posibilidad de cobrar al deudor a prorrata de sus cuotas. El problema de esto es ¿qué
pasa con lo que se cobró?, porque acá no hay partición. ¿Ingresa a la comunidad hereditaria
o al patrimonio del heredero?

Numeral cinco.
La obligación consiste en la entrega de un terreno o de cualquier otra cosa
indeterminada cuya división produzca un grave perjuicio. La doctrina analiza la deuda de
Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 81 -
Objetos del derecho - Apuntes de clases de la profesora Pamela Prado - Universidad Nacional Andrés Bello-
María José Corvalán - año 2007

un terreno. Se debe un terreno a un acreedor por varios deudores. Como el CC hace
referencia a la deuda del terreno, lo primero que aclaran es que no estamos hablando de un
terreno identificado.
El acreedor demanda a uno de los codeudores para que cumpla íntegramente. Puede
ponerse de acuerdo con los demás codeudores o puede cumplir el y luego nace la acción de
saneamiento para ser indemnizado.
Esto esta íntimamente relacionado con la compraventa de inmuebles rústicos en
relación a la cabida.

Numeral seis.
Es un caso de indivisibilidad en la elección. Art. 1.499 (obligación alternativa). Se
dice que la forma que se tiene para identificar la obligación alternativa es la conjunción “o”.
Hay más de una cosa in obligationem y una cosa in solutionem.
En la obligación alternativa alguien tiene que elegir con que se va a cumplir. Se da
la posibilidad que la elección la haga el acreedor o el deudor. Si hay una obligación con
pluralidad de deudores y más encima es alternativa y la elección le corresponde a la parte
deudora, la elección deben hacerla de consuno. Si es con pluralidad de acreedores
alternativa y la elección le toca a la parte acreedora la elección la deben hacer de consuno.
No es un caso de indivisibilidad de pago, es un caso de indivisibilidad en la
elección.

Apuntes de clases- no autorizado para su cita.

- 82 -