You are on page 1of 80

Fundamentos del derecho comercial.

Los sujetos de derecho son las personas naturales y personajes jurídicos.

Para hablar de fundamentos tenemos que irnos a los orígenes, en el derecho
romano se dice que todo derecho tiene por causa constitutiva la persona. El
derecho comercial no es una excepción, pues su objeto es regular, reglamentar
la interacción de las personas en relación de la actividad del comercio. El
aspecto de la realidad que regula el derecho comercial es el comercio y el
comercio en sí es una actividad económica, y por lo tanto una actividad humana
que nace para el desarrollo del ser humano y permite que la civilización avance,
por lo tanto, en los orígenes esta interacción de la persona con el comercio era
bastante primitiva y que se fue desarrollando con los tiempos en la medida que
los avances de la modernidad se iban produciendo en la relación de las personas
con el comercio.

¿Cuando nace el comercio originalmente?

Nace cuando el ser humano necesita de bienes y servicios que el no puede
proporcionarse, para lo cual necesita de un intermediario que se lo provea, por
tanto este instante tenemos un productor de bienes y servicios y por otro lado los
consumidores de estos. Y para que estos bienes y servicios lleguen al consumidor
es necesaria la intermediación, que es la actividad del comerciante, por ello el
comercio es una actividad de intermediación destinada acercar bienes y
servicios producidos por el productor al consumidor; este intermediación se
puede realizar originariamente por el trueque, o sea se cambia una cosa física
que tiene un valor en si mismo por otra cosa física que tiene también un valor en si
misma. Esta es la forma primitiva.

Con el tiempo aparece la compraventa, que es el cambio de una cosa que tiene
un valor en si mismo por otra forma físicas que tiene un valor en si mismo, pero un
valor en si mismo representativo.

Una tercera etapa es la cooperación de cambio cuando uno cambia un valor
representativo por otro valor representativo. Por ejemplo: en las operaciones de
cambio y así este conjunto de acciones económicas son las que permiten la
intermediación, permiten que los bienes y servicios lleguen al consumidor, y
genéricamente esto recibe el nombre de cambio.

Para que exista comercio es necesario, que esta intermediación sea realizada
con fines de lucro, esta intermediación tiene que realizarse con la finalidad de
obtener una ganancia de tipo económico. Es la finalidad que persigue el
comerciante, independiente que este lucro se produzca o no en definitiva. Podrá
en la intermediación haber pérdidas, pero la intención del comerciante original al
producir la intermediación tuvo una finalidad lucrativa.

Desde un punto de vista meramente económico, el comercio es sólo la
intermediación con un fin de lucro, por lo que el derecho comercial en sus

-1-
orígenes sólo se avoco en el fenómeno de la intermediación, y sólo con el tiempo
y con posterioridad a la revolución industrial el derecho comercial incluyo la
actividad productiva, pues se percató que en la actividad productiva también
hay una suerte de intermediación ya que el productor debe tomar materias
primas y transformarlas a bienes consumibles y por ello, por esta razón doctrinaria
cuando hablamos de comercio jurídicamente no sólo estamos considerando la
intermediación, sino que también la producción, no están consideradas en esta
referencia que hemos hecho, la actividad extractiva pues aquí el productor
extrae el bien y lo entrega (no hay transformación), por ello cuando estudiemos el
artículo 3 del código de comercio, que nos va indicar cuales son los actos de
comercio y por lo tanto, que actos jurídicos quedan regulados por las leyes
mercantiles, en ese artículo tercero no están mencionadas las actividades
extractivas, no hay por ejemplo referencia a la actividad minera en el artículo
tercero, en consecuencia la actividad minera queda fuera del marco del
derecho comercial, también quedan del marco del derecho comercial las
prestaciones de servicios personales, relación que es de carácter civil y no
mercantil. (La actividad del médico del abogado).

Aspecto histórico.

En la época romana, no había distinción entre aspectos civiles y mercantiles,
todos los actos jurídicos eran de carácter civil, y regulados por la legislación
común o general. Y así fue hasta la etapa medieval, época en que la estructura
de la sociedad cambio y surgieron los gremios o cofradías, que no eran otra cosa
que asociación de comerciantes, los que se reunían para proteger su actividad
comercial. Estas corporaciones, o sea los gremios o cofradías, que eran
perfectamente organizadas no sólo estaban regidas por estatutos escritos que en
su mayor parte recogían prácticas mercantiles tradicionales, sino que además
instituyeron tribunales de mercaderes, que resolvían las cuestiones que se
suscitaban entre los asociados, administrando justicia según los usos y derechos
del comercio, la labor jurisdiccional que ellos establecían contribuyo
notablemente a la conservación de los antiguos usos como a la creación de otros
nuevos, y a la evolución y perfeccionamiento de las instituciones jurídico
mercantiles y como no transcurrió mucho tiempo sin que se recogieran por
escritos las decisiones de estos tribunales de jurisdicción consular o corporativa,
nacieron así, merced a esta doble práctica estatutaria y jurisdiccional de las
corporaciones las primeras normas del derecho mercantil que son el inicio de la
separación de las regulaciones en el ámbito civil y en el ámbito mercantil, de este
modo el derecho comercial nació como un derecho de clase, nació como un
estatuto privilegiado que se le aplicaba a los comerciantes y no a los no
comerciantes. La diferencia que se le aplicaba a todos, ahora los comerciantes
tenía su estatuto propio. Vino luego un hito importante que fue la revolución
francesa, y al amparo de los principios de la revolución, todos son iguales ante la
ley se acaban los privilegios de los comerciantes y este privilegio subjetivo que
tiene los comerciantes, se transforma en un privilegio objetivo, en el código de
napoleón se establecieron actos de comercio cuya regulación era aplicable a
cualquier persona que los realizara, fuesen comerciantes o no y así es recogido en
nuestro código que data 1857 y que enumera en el artículo 3 los denominados
actos de comercio, que se aplican independiente de la persona que los realiza.

-2-
Esta concepción, así descrita desde la dictación del código de comercio hasta
nuestros días ha tenido una amplia evolución quedando un poco obsoleta esta
concepción doctrinaria filosófica señalada respecto del acto de comercio.

En nuestros días, no se concibe el derecho comercial como un derecho subjetivo
u objetivo, sino que le concibe como el derecho de la empresa, el derecho
comercial va a siempre atrasada a la realidad económica imperante, siempre
viene después y luego el legislador que regula prácticas comerciales que en la
actividad económica se estaban ejecutando, ejemplo: contratos innominados.
(Que no tienen una definición o regulación en nuestros códigos).

Pero en la actividad mercantil y en la actividad de la empresa lo han ido
adoptando y ejecutando recogiendo de otras legislaciones, como todo el
derecho mercantil moderno, el contrato leasing, por ejemplo. Hay muchos
ejemplos que primero lo ha recogido la actividad de las empresas y de las
personas y sólo más tarde tiene la regulación normativa.

El entender hoy el derecho comercial como el derecho de la empresa es el
reconocimiento de una realidad, pero es un reconocimiento aun incompleto y a
veces incoherente. En nuestra legislación, hay tantas normas objetivas como
subjetivas para los comerciantes desde el artículo 7 y siguientes del código de
comercio hasta normas tributarias que afectan a dicha actividad. Las normas
objetivas respecto a los comerciantes del artículo 7 y siguientes del código de
comercio están un poco en desuso, pues el ejercicio del comercio es más
complejo que la realización de un acto aislado y determinado hoy es un conjunto
de actos anteriores coetáneos y posteriores en la intermediación, ahora todos los
actos están encadenados a un fin que es el acceder los bienes y servicios al
consumidor.

LA ACTIVIDAD MERCANTIL ES SINÓNIMO DE ACTIVIDAD DE LA EMPRESA.

La empresa no tiene una definición que contemple e incorpore todos los
elementos que le son propio, en materia laboral hay referencias al concepto
empresa para los efectos de la continuidad laboral o para los efectos de precisar
la relación empleador- trabajador. También las normas tributarias hacen
referencia al elemento empresa para los efectos de determinar el régimen
tributario los que los grava ( grava actividades) pero ninguno de estas
legislaciones conceptualiza la empresa, sólo utiliza dicho término de modo
instrumental, no siendo la única definición, para los efectos del aprendizajes del
curso considerar a la empresa como una actividad económica que organiza una
serie de bienes corporales e incorporales dedicada en forma profesional y
organizada a la intermediación y producción de bienes y servicios al mercado.

-3-
Dentro de este concepto de empresa, se ven contenidos elementos objetivos y
subjetivos:

Elementos subjetivos.

Está la actividad, que es lo que primero, se dice en el concepto, esto es
importante por cuanto al referirnos a actividad, nos referimos a un conjunto de
actos y no a uno preciso y determinado, estos actos son los anteriores coetáneos
o posteriores a la intermediación de bienes y servicios en el mercado.

Una segunda característica de esta actividad es que sólo el hombre los puede
realizar y que tienes consecuencias jurídicas. Estas actividades el hombre los
realiza tanto como persona natural como persona jurídica (societario). Pero el
impulso original es una persona humana que es responsable de sus actuaciones
seguidamente es una actividad económica, o sea, consiste en producir o
intermediar bienes y servicios al mercado seguidamente es una actividad
organizada, esto quiere decir, que no es una actividad espontánea sino que
supone la disposición de un conjunto de bienes y servicios materiales e
inmateriales con el objeto de cumplir con el fin de la intermediación de bienes y
servicios en el mercado; seguidamente es una actividad profesional, es decir, el o
los seres humanos que realizan esta actividad la realizan profesionalmente de
forma continuada, sistemática con tendencia a durar, con el propósito de
obtener una recompensa económica o lucro de forma permanente para
procurarse su propia subsistencia y capaz de permitir la distinción de una
actividad empresarial con otras actividades económicas organizadas que no se
ejercitan profesionalmente, seguidamente y por último es una actividad
destinada a la producción o intermediación, ya que el fin de la empresa es la
producción e intermediación de bienes y servicios para el mercado, no para el
goce o consumo directo del productor o su familia. Esta actividad puede ser
individual, cuando un sujeto es empresario o colectiva cuando más de un sujeto
que realiza la actividad comercial (societario).

Elementos objetivos

Constituyen un conjunto de bienes corporales e incorporales ( corporales que
tienen su existencia física y los incorporales constituyen los meros derechos. una
empresa para poder existir necesita un aspecto objetivo, o sea un espacio físico o
patrimonio, existe un conjunto de bienes que pueden ser corporales e
incorporales que el empresario organiza y en que su conjunto son útiles aptos y
necesarios para poder realizar la actividad mercantil, estos aspectos subjetivos y
objetivos son las dos caras de la misma moneda.

 En el derecho italiano Hazienda y se define como un conjunto de bienes
organizados por el empresario para el ejercicio de la empresa.

 En Francia se le denomina Fonde Comerce, que tiene una definición
análoga a la italiana.

-4-
 En Chile no está regulado este aspecto objetivo y se conoce como este
conjunto de bienes el establecimiento de comercio sobre el cual vamos a
tratar acerca del artículo 3, que en el número 2 dice que es acto mercantil
la compra de un establecimiento de comercio.

Pero en el establecimiento de comercio, o sea en el concepto de empresa no
definido en el derecho nacional, estos elementos incorporales tienen una gran
importancia y son a manera referencial: la clientela, la marca comercial, el lema
o enseña, el derecho del local físico que se puede poseer a título de dominio, a
título de arriendo o de comodato y por último el derecho de llaves , que es
cuando se vende un establecimiento y que tiene súper valor cuando se vende
como un todo.

Fuentes del derecho comercial.

Cuando hablamos de fuentes del derecho comercial, estamos hablando a qué
se recurre para lo solución de los conflictos jurídicos mercantiles que se producen
entre las personas naturales y jurídicas, en el ejercicio de la actividad comercial,
o sea donde está el origen de la norma o elemento jurídico exigible que da
solución al caso concreto.

I. La norma básica como fuente de derecho comercial es la ley. Y cuando
hablamos de ley, hablamos del código de comercio, pero el código de comercio
es de 1867, por lo tanto, en el transcurso del tiempo ha tenido modificaciones o
agregados que lo constituyen las leyes mercantiles especiales. Hoy día son más
las leyes mercantiles especiales que el código propiamente en si.

En general todas las leyes complementarias están en el apéndice del código de
comercio. Por ejemplo: en materia de seguros y en materia de títulos de créditos.
Hay un título del código de comercio que se sustituyó íntegramente que es el
título tercero sobre la navegación y el comercio marítimo.

También dentro del concepto ley, también está el código civil porque el artículo
segundo del código de comercio dispone que los casos no resueltos
expresamente por el código de comercio, y esto habría que agregar a la leyes
mercantiles complementarias se aplicarán las disposiciones del código civil.

II. Encontramos a la costumbre, que en el derecho comercial tiene una amplitud
de aplicación mayor que en materia civil, porque de conformidad al artículo 4, la
costumbre mercantil suple el silencio de la ley. En cambio, en materia civil la
costumbre se aplica solo cuando se la ley se remite a ella, por tanto en materia
mercantil la competencia de la mercantil es mucho más amplia. Es fuente de
solución jurídica, cuando la ley (código civil, código comercio y leyes
complementarias) nada dice sobre el tema de análisis. Esto tiene un interés
práctico y teórico, la costumbre tiene dos elementos:

1. Elemento objetivo
2. Elemento subjetivo.

-5-
 Elemento objetivo. Es el repetido del artículo 4 del Código de
Comercio que dice para que constituya costumbre se requiere la
repetición o práctica usada y difundida de ciertos hechos. O sea
estamos en presencia de hechos uniformes o sea que a ciertas
circunstancias se actúa siempre de la misma manera o de una
manera determinada. Y esta forma de actuar de determinada
manera son públicos y ejecutados en toda la república o en parte de
ella, además son hechos reiterados en un periodo aplicable de
tiempo o un periodo apreciable de tiempo.

Muchas prácticas están recogidas en el libro 3 del código de comercio
(navegación) y otras no recogidas por ser mas especificas o ser de menor
trascendencia se han mantenido en el esquema de la práctica marítima y por lo
tanto llegan a nosotros a través de la costumbre mercantil.

 Elemento subjetivo. Pero sólo la repetición de hechos (elemento objetivo)
no basta, es necesario el elemento subjetivo que es la conciencia subjetiva
de esa conducta obedece a una necesidad jurídica. O sea el actuar de
determinada forma (elemento objetivo) para que constituya costumbre
tiene que se acompañada de una conciencia de los intervinientes en el
acto jurídico mercantil que esa conducta obedece a una necesidad o una
obligación jurídica.

Hay hechos que parecen costumbres. Pero no son como el cheque a fecha, pues
una práctica comercial usada, pero que va en contravención a una disposición
de cuentas bancarias y cheques que dispone que este es pagado a su
presentación, cualquiera sea la fecha futura que ha sido emitido.

Esta es una manifestación más que prima la ley sobre la aplicación de la
costumbre. La costumbre tiene también una función interpretativa, de acuerdo al
artículo 6 del Código de Comercio: la costumbre mercantil servirán de reglas de
interpretación para determinar el sentido de las palabras o frases técnicas del
comercio o para interpretar los actos y convenciones mercantiles.

El artículo 5 del Código de Comercio la prueba de la costumbre y establece
forma de pruebas:

1. Cuando han existido dos sentencias de forma fehaciente que aseverando
la existencia de la costumbre hayan sido pronunciadas conforme a ella.

2. Por 3 escrituras públicas anteriores a los hechos que motivan el juicio en que
debe obrar la prueba.

Lo importante es que la costumbre sólo puede ser probada por estos hechos. Sin
importar si el juez, la conoce o no. Debe constar en el proceso por uno de estos
medios.

-6-
Seguidamente de la costumbre como fuente del derecho comercial: los tratados
internacionales, ya que hoy en día una serie de tratados internacionales alteran
las normas internas de nuestro Derecho:

III. Los tratados internacionales. Las relaciones comerciales no son solamente las
personas naturales nacionales sobre todo en estos tiempos, el comercio
internacional tiene una gran participación en los contratos jurídicos, que celebran
personas jurídicas o naturales de distintas nacionalidades y por tanto con normas
jurídicas a veces parcialmente distintas de nuestra legislación ( el código de
comercio) recoge para la solución de los conflictos comerciales, y para
interpretar las relaciones jurídicas comerciales que los sujetos de derecho realizan
en el ámbito internacional. Por ejemplo: una naviera que encarga la construcción
de un buque mercante a un consorcio extranjero o una línea área nacional que
hace lo mismo respecto de su flota aérea, las entidades de las fuerzas armadas
cuando celebran contratos con consorcios extranjeros de las más variadas
nacionalidades para la reposición de su material de defensa o las entidades
bancarias nacionales que celebran los más variados contratos por cuenta propia
o financiando proyectos de terceros con bancos o firmas extranjeras, todo ello
que hace que la principal fuente del derecho comercial está en el contrato
mismo, está en la voluntad de las partes ya que en el derecho comercial es
aquella rama del derecho en que se plasma de manera más nítida el principio de
la autonomía de la voluntad de las partes en el ámbito contractual. En este
ámbito, los acuerdos de las partes se plasman en contratos generalmente
nominados, por lo tanto, y en síntesis la contratación mercantil es la fuente más
rica y fundamental e innovadora del derecho mercantil, en los cuales, ni el
legislador ni siquiera el jurista es el que impulsa el desarrollo del derecho, sino que
son los partícipes mismos, es decir, los comerciantes los que plasman en general,
acuerdos que constituyen innovación a lo prescrito en los códigos o en las leyes
complementarias, discurriendo en nuevas formas de actos y contratos, cuyas
cláusulas con mucha posterioridad si el acto o contrato es celebrado con
habitualidad y recién es recogido por la legislación en dichos casos y se
sistematiza en la doctrina.

El derecho comercial moderno ha desarrollado también como fuente del
derecho las denominadas Lex Mercatoria, que son un conjunto de principios y
procedimientos consuetudinarios que son habitualmente usados en las
transacciones internacionales, principios que han sido incorporados en los
tratados internacionales y a veces a la legislación nacional de muchos países.
Esta lex mercatoria, es un derecho autónomo que regula las actividades
comerciales internacionales, principalmente aquellas que desarrollan las
empresas, podríamos decir que consiste en normas o principios generales del
derecho mercantil internacional, que tienen una fuerte influencia en los derechos
nacionales y que si constituyen usos y costumbres del comercio internacional, son
los llamados “términos comerciales uniformes”, entre los que se encuentra la
INCOTERMS adoptada por la cámara de comercio internacional, respecto de las
condiciones generales de venta, las que desarrollan cláusulas del contrato que
usualmente se emplean en el comercio internacional. La cámara internacional
de comercio aprobó también cláusulas relativas a la costumbre y uso uniforme
para los créditos documentarios, lo más importante que la cámara de comercio

-7-
internacional publicó los INCOTERMS que son cláusulas usados generalmente en
los contratos de compraventa internacional las que han sido varias veces
mejoradas o modernizadas, la última que de las cuales es del año 2000. En síntesis,
esta fuente de la Lex Mercatoria, es el nuevo derecho del comercio internacional
surgido en la práctica entre comerciantes de distintas nacionalidades con
diferentes sistemas políticos, económicos y sociales. La recepción de la lex
mercatoria, por los Estados o los sistemas estatales nacionales, puede llevarse a
cabo a través de convenciones internacionales las que institucionalizan su
desarrollo en el sistema interno.

En conclusión, hoy en día resulta indiscutible que la nueva ley mercatoria
constituye un factor trascendente en el marco del derecho comercial y del
derecho internacional público, en que el principal partícipe son las empresas que
operan internacionalmente, lo que hace que esta fuente tenga también una
fuerte influencia de los derechos mercantiles internos.

¿Cual es el objeto del código de comercio?

El objeto del código de comercio está en el artículo primero, que es a juicio de los
comercialistas bastante defectuoso, porque dice: el código de comercio rige las
obligaciones de los comerciantes que se refieran a operaciones mercantiles, las
que contraigan personas no comerciantes para asegurar el cumplimiento de
obligaciones comerciales y las que resulten de obligaciones y contratos
exclusivamente comerciales. Por lo tanto, el artículo 1 en vez de conceptualizar el
objeto del código de comercio , señala grupos de operaciones jurídicas
mercantiles que estarían bajo su esfera de competencia y esto porque en el
artículo primero se ven subsumidas y reguladas las dos tendencias del derecho
comercial: la subjetiva y la objetiva.

Este objeto del derecho comercial prescrito en el artículo primero, los podemos
separar en 3 partes:

1. que son las obligaciones de los comerciantes que se refieren a operaciones
mercantiles, aquí se ve reflejada la influencia de la concepción subjetiva,
sin embargo el código no sólo regula las obligaciones de los comercian sino
que cualquier persona que ejecuta una operación mercantil, por el cual
que el principio del código es inexacto y así lo demuestra, expresamente el
artículo 8 que dice: “ no es comerciante, el que ejecuta accidentalmente
un acto de comercio, pero queda sujeto a las leyes del comercio en
cuanto a los efectos del acto”. cuando se dice accidentalmente puede
leerse como de forma no habitual.

2. el objeto del código de comercio, lo constituyen las obligaciones que
contraigan personas no comerciantes para asegurar el cumplimiento de
obligaciones mercantiles, estas son garantías que se extienden u otorgan
para asegurar el cumplimiento de obligaciones comerciales. Según el
código se va regir por este cuando sean obligaciones de no comerciantes.
aquí también hay un error al limitarse a los no comerciantes, cuando
debiere incluir a los comerciantes cuando ejecutan los mismos actos

-8-
predefinidos. Y aquí rige el principio de la accesoriedad, el contrato se rige
por el código de comercio, pero el hecho que accede y asegura (o sea la
garantía) de una obligación comercial le sigue su principio. Por tanto, en
este ámbito estamos en que si la obligación principal es una obligación de
comercio o mercantil, toda otra obligación que se contraiga para asegurar
la principal pasa a tener también a regirse por el derecho comercial, sin
importar, que sea una obligación civil o no, como una prenda civil.

3. y el tercer ámbito que señala el artículo primero como objeto del código
de comercio, lo constituyen las obligaciones que resulten de contratos
exclusivamente mercantiles, lógicamente es que existen actos que son
siempre mercantiles, por ejemplo la compra de un establecimiento de
comercio y todas las obligaciones que se deriven de ese acto se regirán
por el código de comercio, esta parte es también incompleta, pues existen
actos mixtos o de doble carácter, en los cuales un mismo acto tiene un
carácter civil para una de las partes y de comercial para la otra. Por
ejemplo: si yo compro un automóvil, para el vendedor el acto es
completamente mercantil, porque su giro es la venta de automóviles,
porque reúne las características y nomenclatura de comerciante, por lo
que para el es plenamente aplicable el derecho mercantil, pero yo el
comprador lo va adquirir para su uso personal, su giro o actividades es la de
abogado, por tanto, no se le aplica la ley comercial que es más gravosa
que la ley civil en varios aspectos, como en la quiebra, solo el comerciante
puede consistir o configurar el delito de quiebra fraudulenta. Por lo tanto,
en ese mismo acto al vendedor se le aplica la ley comercial y el comprador
se le aplica la ley civil, por tanto, objetivamente es un acto mixto o de
doble carácter.

Los actos de comercio del artículo 3.

Cuando hablamos de acto de comercio, implícitamente estamos mencionando
el tratar de discernir que actos jurídicos que realizan los sujetos del derecho tienen
la calidad de mercantiles y por exclusión discernir aquellos que no tienen la
calidad de comerciales, siéndoles aplicables el código de comercio y las demás
normas mercantiles a los primeros y la legislación común a los segundos.

Es complicado definir actos de comerciales. porque si se hace aplica se integran
actos que no reúnen la categoría de mercantiles y si se hace estricta deja fuera
actos que si revisten la calidad de mercantiles, según las normas generales que
hemos expresado, es por ello que el código de comercio no lo definió, sino que
en el artículo 3 hizo una enumeración casi taxativa, de cuales son los actos de
comercio, y se dice casi taxativa, porque la sociedad comercial, por tanto, para
que un acto sea mercantil tiene que estar en el artículo 3. Hasta un tiempo atrás,
por ejemplo la actividad inmobiliaria no era mercantil, porque no estaba
contemplada en el artículo 3, sin embargo una ley especial la agrego como
número 20: la actividad inmobiliaria, construcción de puentes y edificios, y desde
ese minuto ese rubro paso a regirse por las normas comerciales hasta antes era un
acto civil, como todavía son civiles porque no están incorporados en el artículo 3
la actividad agrícola cuando es realizado por particulares o por sociedades

-9-
colectivas civiles. Por tanto los actos o contratos que en dicha actividad se
celebren están regulados por la legislación común. Sin embargo si la actividad
agrícola realizada por una sociedad anónima es mercantil, porque el artículo 2
de la Ley de S.A señala que todos los actos jurídicos y celebrados por la sociedad
anónima tiene el carácter de mercantiles, cualquiera sea su naturaleza.

El artículo 3 señala a través de su larga enumeración cuales actos jurídicos tiene
la calidad de mercantiles, es un artículo taxativo pero con excepciones:

 Las excepciones más importantes y quizás las únicas están más adelante en
el código cuando se estudian las sociedades comerciales, o seas las
sociedad que tiene por objeto o giro la realización de actos de comercio o
sea personas jurídicas que tiene giro por objeto o finalidad realizar actos del
artículo 3. Si la sociedad tiene el objeto realizar actos del artículo 3 es
comercial y si no tiene por objeto el artículo 3 la sociedad es civil. (Una
excepción).

 Otra excepción es la ley 18046 artículo 2 es una excepción que nos indican
que todos los actos que realizan las sociedades anónimas son siempre
mercantiles aunque se constituyan para realizar actos de carácter civil.

I. El artículo 3 numero 1 nos habla de la compraventa, permuta de cosas muebles.
Aquí son 3 los requisitos para que el acto tenga el carácter de mercantil:

1. que la cosa sea mueble (se pueda transportar de un lugar a otro sin
detrimento de su ser) y esto es por la perspectiva histórica hacia el pasado
sólo se comercializaban las cosas muebles, y no se imaginaba el comercio
de inmuebles. en el año 1977 se agrega un número 20 al artículo 3 que
hace comercial los actos de comercio sobre inmuebles cuando se trata o
son realizados por empresas que se dedican a la construcción de
inmuebles (caminos, puentes, edificios).

2. el segundo requisito copulativo que debe concurrir que dicha compra
debe TENER EL ÁNIMO que es un elemento subjetivo, ánimo de venderla,
permutarla o arrendarla. En este ánimo va envuelto el fin del lucro, el fin de
obtener una ganancia de la operación mercantil posterior. Si compro para
consumirlo no hay ÁNIMO de intermediación. Si compro elementos para
hacer un determinado comestible, pero mi ánimo es consumirlo esa
compra es civil, pero si el ánimo es producir para después venderlo esa
compra es comercial. El ánimo es el que está presente al momento de la
adquisición; si al momento de la adquisición era consumirlo o usarlo la
compra es civil, independiente que después lo enajene por un acto interno
posterior.

3. El tercer elemento, no es tanto un requisito sino una afirmación de que sin
perjuicio, de que la cosa adquirida se transforme, si fue adquirida con
ánimo, de vender, permutar, o arrendar es un acto de comercio.

- 10 -
Todo lo señalado a la compra es también aplicado a la permuta. De acuerdo al
inciso segundo de dicho numero 1 del artículo 3 del Código de Comercio, no son
actos de comercio, la compra venta o permuta de objetos destinados a
complementar accesoriamente las operaciones de una industria no comercial.
Esta es una manifestación del principio de lo que accesorio sigue la suerte de lo
principal, si lo principal es una industria no comercial, lo accesorio que se
adquiere con relación a ella le sigue a tal carácter. Esto significa que hay
compraventas o permutas que reúnen los 3 requisitos antes mencionados, y que
sin embargo, no son actos de comercio, a contrario sensu, esta teoría también
puede operar en el caso si estamos en presencia de una actividad comercial.
Todos los actos civiles que accedan a ella tendrán el mismo carácter.

Venta Mercantil:

 Cuando la compra es mercantil, la venta también lo es, pues constituye el
propósito o la realización del fin del comprador que adquirió la cosa, que
compró o permutó con ánimo de venderla, para que la venta sea
mercantil debe ser precedida de una compra o permuta mercantil.

 Consecuencia de lo dicho, es también el hecho que si las cosas son
adquiridas a título gratuito, legado, donación, etc., y posteriormente son
vendidas con el ánimo de lucrar esta venta será civil y no mercantil.

 Finalmente, en este aspecto las ventas realizadas por los agricultores o por
los mineros son ventas civiles, toda la venta de producción de un fundo o
un campo, o parcela, la enajenación es civil aunque se vendan los
productos transformados, como el vino, en harina. ¿Por qué esto? porque el
productor no ha comprado ni permutado los productos, por eso que la
actividad agrícola o actividad minera no está comprendida en el artículo 3.
Del mismo modo, le es aplicable a quienes enajenan productos obtenidos
de la pesca o de la caza, o la del pintor o escultor, o del escritor porque
realizan sus obras.

 Todo lo dicho, si se realiza a través de una sociedad anónima, el acto es
mercantil, por disposición del artículo 2 de la ley S.A.

II. Número 2 del artículo 3, nos dice que es acto de comercio, la compra de un
establecimiento de comercio. El establecimiento de comercio es una propiedad
incorporal, que nace de la circunstancia de la reunión de elementos materiales e
inmateriales. Cuando se compra un establecimiento de comercio se compra un
todo, comprendiendo en dicha compra cosas absolutamente incorpórales e
intangibles, como la clientela, la marca comercial, el derecho de llaves (compra
de un establecimiento comercial en marcha), el nombre y otros.

La compra del establecimiento comercial está en la intención de quién lo
compra, que es explotar comercialmente un establecimiento de comercio. No
hay un acto que sea específico para comprar o no un establecimiento de
comercio sino que habrá que ver la naturaleza de los bienes que lo comprenden,

- 11 -
así se comprende inmuebles se aplica las normas de los inmuebles, si comprende
un derecho comercial las normas de los derechos comerciales.

¿El número 2 señala que es acto de comercio es la venta de un establecimiento
de comercio y la venta de un establecimiento de comercio, es un acto mercantil?
El número 2 no lo señala, pero los autores estiman que si el comerciante que
realiza la venta del establecimiento de comercio realiza la última venta de su
actividad mercantil, el establecimiento nace con la compra y muere con la
venta.

III. El número 3 del artículo 3 nos indica que son actos de comercio el
arrendamiento de cosas muebles hechas con ánimo de subarrendarla.

Para que el arrendamiento sea mercantil, se requiere que se haya adquirido la
cosa con ánimo de arrendarla, sea en la misma forma o en otra diferente pero
con ánimo de lucro. Dicho en otros términos, el arrendamiento para que tenga el
carácter de mercantil debe ser precedido de una compra de la misma
naturaleza; por otra parte, de conformidad al artículo 3 número 3, el
arrendamiento tiene el carácter de mercantil cuando el contrato en que se
celebra sobre bienes muebles tiene por objeto subarrendarla.

IV. El artículo 3 número 4 califica de acto mercantil el mandato mercantil. El
criterio acertado para saber si la comisión es un acto de comercio es el que
sostiene que la comisión será o no un acto de comercio según la naturaleza del
acto o actos encargados; si los actos encargados son civiles, la comisión o
mandato es civil, por el contrario si los actos son encargados son mercantiles el
mandato es mercantil, así por ejemplo: si un agricultor comisiona o mandata la
venta de sus productos, el mandato es civil. Este criterio para determinar si la
comisión es un acto de comercio arranca del artículo 233 del Código de
Comercio, y específicamente de la expresión: “encarga la ejecución” de uno o
más negocios lícitos de comercio de aquí se desprende claramente que para
que el mandato sea comercial, el o los negocios encomendados deben ser de
comercio, y lo que se aplica de la comisión se aplica al mandato, porque la
comisión es una especie de mandato.

¿A que se refiere el número 4 del artículo 3? ¿Se refiere al mandante, al que
encarga el o los negocios? ¿Para el vale la regla citada anteriormente? Si, se
refiere al mandante y el mandatario la ley nada dice respecto a él, estamos en
presencia de un acto mixto o de doble carácter. Para ver si la comisión es o no
de un acto de comercio respecto del mandatario debemos aplicar la teoría de lo
accesorio: si el negocio es una serie de actos que realiza un comisionista es
accesorio a la actividad comercial y por tanto, la comisión es para el mandatario
un acto de comercio.

V. El número 5 dice que son actos de comercio: las empresas de fábricas,
manufacturas, fondas, café, bazares y otros establecimientos semejantes.

- 12 -
LO ESENCIAL PARA PRECISAR LA IDEA DE FÁBRICA O MANUFACTURA ES LA TRANSFORMACIÓN DE LA MATERIA PRIMA
MEDIANTE EL TRABAJO HUMANO O LA MAQUINARIA CON MIRAS A OBTENER UN PRODUCTO PERFECTAMENTE
DETERMINADO O INDIVIDUALIZADO.

En la fábrica la transformación es mediante maquinaria, en cambio, en la
manufactura es mediante el trabajo humano. Sin embargo, no toda
transformación de materia prima para la obtención de un producto implica para
quien lo realiza organizadamente bajo la forma de empresa un acto de
comercio. En determinados casos, tratándose del sector primario de la economía
como es la industria extractiva: minera o agrícola, la transformación de la materia
prima puede constituir una actividad civil. Así por ejemplo, el agricultor que
transforma su propia cosecha de trigo en harina, en maquinarias de su propiedad
no ejecuta un acto de comercio, lo mismo cabe para el minero que es capaz de
refinar la materia prima en el mismo lugar que la extrae. En este número 5, lo que
la ley califica de comercial o de acto de comercio NO ES LA EMPRESA, SINO LA
ACTIVIDAD que ella despliega para llevar a cabo su objeto. Por lo que toda
actividad destinada hacer funcionar estos establecimientos son actos de
comercio.

VI. el numero 5 nos indica que son actos de comercio las empresas de tiendas,
bazares y almacenes. (Por extensión se aplica a empresas que no tiene una
denominación exacta por el artículo 3).

En el número 6 estas empresas por cumplir su función intermediaria que se
dedican a la compra y venta de bienes muebles la ley los califica como actos de
comercio.

Podría pensarse que hay una redundancia en los expresado en este artículo y el
numero 1 del artículo tercero que habla de la compraventa de bienes muebles
con ánimo de venderlo, pero tal redundancia no existe por cuanto el 3 número 1
está contemplado en el legislador para la compra y venta del punto de vista
individual, en cambio en el número 5 parte final se refiere a la actividad
empresarial en su conjunto.

VII. También contemplado en el numeral 5: están las fondas, café y otros
establecimientos semejantes. Una vez más el criterio del legislador es apuntar al
elemento empresa para calificar como comercial estas actividades. (Se
incorpora empresas con denominación distinta)

Es la actividad del empresario que realiza una actividad humana y material para
ponerlo a disposición del cliente, lo que configura el acto de comercio.

VIII. Tenemos el artículo 3 número 6, que comprende como actividad comercial
las empresas de transporte, por tierra, ríos o canales navegables. La actividad del
transporte es de por si una actividad comercial, el transporte tanto terrestre como
marítimo es un acto de comercio pues precisamente conlleva una actividad de
intermediación, de acercar los productos a los consumidores. (O sea tiene un
sentido físico de aproximación para ejercer la intermediación).

- 13 -
LA NORMA QUE ESTAMOS ESTUDIANDO ALUDE AL ELEMENTO EMPRESA, o sea al transporte hecho por
empresa, porque el transporte en si, es un acto civil, porque en si el transporte es
por una parte arrendamiento de servicios y por la otra contrato de depósito. En
consecuencia, el transporte individual por ejemplo: el taxista o el fletero, es un
acto civil, pero cuando es realizado por empresa toma el carácter de mercantil.
Ahora, hemos definido como mercantil la actividad del transportista y ¿como
definiríamos la actividad del cargador? Para calificar la actividad del cargador
deberíamos aplicar la teoría de lo accesorio, de manera que sería comercial
cuando accesoriamente contribuya a la realización de un acto de comercio.
IX. El artículo 3 número 7 está el depósito, la empresa de depósito. El depósito es
un acto civil reglamentado por el código civil. Artículo 2211. Por lo tanto, en sí el
depósito es un acto jurídico de carácter civil, toma el carácter de mercantil
cuando lo ejecuta una empresa, la intervención de la empresa le da el carácter
de mercantilizad porque hay una intermediación entre los servicios que presta la
empresa (bodegaje, almacenaje, servicios personales y por otro lado el público).

X. También comprendido en el artículo 3 número 7, están las empresas de
aprovisionamiento y suministros.

El contrato de aprovisionamiento tiene por objeto proveer de cosas muebles a
una persona natural o jurídica durante un tiempo determinado para satisfacer sus
necesidades mediante un precio predeterminado y que deberá regirlo durante
un tiempo fijado. Pero para tratarse de acto de comercio debe el suministro estar
prestado por una empresa, si el que lo realiza es un agricultor no es acto de
comercio. Las empresas de suministro tienen por objeto prestar servicios mediante
una remuneración determinada. Ahora, a quién se presta el servicio para calificar
su acto como civil o comercial frente a la parte que contrata con la empresa,
también debemos estarnos a la teoría de lo accesorio, antes señalada.

XI. Vamos analizar el artículo 3 número 8 habla de las empresas espectáculos
públicos, en este caso la calidad de empresa le da el carácter de mercantil a la
actividad que realizan. Para que exista una empresa que organice espectáculos
públicos y constituya actos de comercio se requiere que esta la empresa, realice
las actividades pertinentes para intermediar entre los artistas y el público, o sea la
empresa debe proveer un lugar físico o local, instalaciones, luces, sonido, venta
de tickets y pagarles a quienes realizan el espectáculo. Si el artista realiza el
espectáculo por si solos, sin la intervención de empresarios, aún cuando sea
retribuido por el público monetariamente el acto es meramente civil, porque
actúa en el ejercicio de su profesión.

XII. El artículo 3 número 9 que considera mercantiles la actividad de las empresas
de seguro terrestre, o sea toda la actividad del seguro es una actividad mercantil.

XIII Vamos analizar el artículo 3 número 20, que califica de mercantil las empresas
de construcción de inmuebles. Fue incorporado el año 1977 y rompe el esquema
y el principio de la mercantilidad, pues incorpora a los inmuebles. Ahora, para
que la actividad económica de construcción de bienes inmuebles quede
considerada dentro de aquellas que la ley señala como mercantiles es necesario
que se ejecute bajo la organización de empresa, es decir, bajo un conjunto de

- 14 -
medios materiales y humanos que una persona reúne y coordina con el propósito
de intervenir en el mercado de los bienes y servicios, es precisamente a esta
organización la que la ley a querido darle el carácter de mercantil, pues la
construcción es y ha sido una actividad civil cuando no se ejerce bajo la forma
de empresa. Hay que vincular aquí en este numeral lo prescrito en el artículo 126
del Código de Comercio, que no hay rescisión en caso de lesión enorme en los
contratos mercantiles. Esto porque la lesión enorme solo se aplica y se produce
respecto de inmuebles y por otro lado, uno en el comercio tiene que buscar la
mayor ganancia posible entonces si uno vende un bien a más del doble del justo
precio, es una ganancia legítima para el comerciante, por lo tanto, si el acto está
dentro del giro de la empresa de compraventa de bienes inmuebles no es posible
pedir la lesión enorme por realizarse como acto de comercio.

Los siguientes actos que vamos analizar son actos que son siempre son
mercantiles bajo cualquier circunstancia:

XIV. está el artículo 3 numero 12 las operaciones de banco y corretaje.

XV las operaciones de bolsa. (Son actos de comercio por el sólo hecho de
realizarlos).

XVI numeral 16, tenemos las operaciones de letra de cambio, pagaré y cheques,
cualquiera sea su causa y personas que intervengan.

XVII. Finalmente hay una enumeración de actos formales de comercio que van
del 3 numero 13 al 3 numero 19, que son las empresas de construcción de naves,
asociación de armadores, fletamento y seguros concernientes a la actividad
marítima.

El hecho de que cada número no sea taxativo, y por la evolución de que el
comercio ya no sólo se refiere a los muebles es que podríamos decir que los actos
por inmuebles son de comercio si lo podemos incluir dentro de algunos del
artículo 3.

En el artículo 3 podemos distinguir dos tipos de agrupaciones:

1. actos comerciales terrestres.
2. actos comerciales marítimos.

 son marítimos del numero 3 al 19.
 y son terrestres: 5, 6, 7

Ahora la segunda forma de agrupación, en que hace hincapié la disposición
para darle el carácter de mercantil, distinguimos:

1. elemento ánimo quien lo ejecuta. ( numero 1, número 3)

- 15 -
2. elemento empresa. O sea cuando el acto jurídico es realizado por una
empresa, como organización de bienes y personal humano para el
cumplimiento de la finalidad, la ley los considera mercantiles. numero 5, 6,
7, 8, 9, 13, )

3. actos que son siempre mercantiles. cualquiera sea su naturaleza o de las
personas que intervengan. ( 10, 11, 12)

¿Cuál es la importancia jurídica de que un acto sea civil o mercantil?

1) La legislación de fondo aplicable. Tanto en el código civil como en el
código de comercio existen instituciones jurídicas diferentes, principios
generales también diferentes o bien, reglas distintas para un mismo acto o
contrato así ocurre entre otros como la compraventa, el depósito, la
permuta. Ya revisamos el artículo 126 respecto a la lesión enorme, y
tenemos a modo de ejemplo el artículo 822 del código de comercio, que
señala que la prescripción para las obligaciones comerciales es de 4 años.

2) Es importante la distinción para las normas de la prueba. Según sea el acto
comercial o civil, las reglas jurídicas para probar el acto su existencia y
efectos son diferentes, así tenemos el 127 que indica que las escrituras
privadas que guarden conformidad con los libros de los comerciantes
hacen plena fe de su fecha respecto de terceros, aún fuera de los casos
comprendidos en el artículo 1703 del Código Civil, también el 128 dispone
que la prueba de testigos tiene valor probatorio en materia mercantil
cualquiera sea la cantidad que importe la obligación que se trata de
probar, salvo o excepción de los casos en que la ley exige escritura
pública. Por ultimo, el artículo 129 que prescribe que los juzgados de
comercio atendida las circunstancias de la causa podrán admitir prueba
testimonial aún cuando altere o adicione el contenido de una escritura
público. Es importante la distinción de un acto como comercial o civil, para
determinar si una persona es o no comerciante. La noción de acto de
comercio permite aproximarnos a definir la idea de comerciante. El artículo
7 define al comerciante como aquellos que teniendo la capacidad de
contratar hacen del comercio su profesión habitual, y esta definición no es
para efectos o no de aplicarle o no el código sino para que obligarles o
exigirles determinadas obligaciones que deben cumplir los comerciantes, y
esto es porque la ley no se le aplica a la persona sino al acto.

3) Para la aplicación de la costumbre, que se aplica a falta de ley y tiene
función interpretativa

4) Para la aplicación de la ley de quiebras . la ley de quiebras se aplica a
comerciantes y a no comerciantes, actos civiles y mercantiles, pero es más
rigurosa respecto de los actos mercantiles. basta el incumplimiento de una
sola obligación mercantil para que la quiebra pueda ser declarada, en
cambio en actos civiles se requieren 3 o más.

- 16 -
5) Para la aplicación de la ley del consumidor, esto se aplica actos
mercantiles del productor y civiles del consumidor.

Existen otras razones para determinar la importancia de un acto de comercio
como la capacidad de las partes o para fines tributarios.

La empresa como organización jurídica.

La Empresa

Hoy veremos la empresa como una organización jurídica.

La empresa como realización jurídica está tratada de diferentes formas en el
derecho comercial.

De partida cuando clasificamos o intentamos agrupar los actos de comercio
del art. 3 dijimos que habían actos en que primaba el animo del que
contrataba ese era el elemento que calificaba al acto como de comercio y
no existiendo este no había acto mercantil, este animo debía primar al
momento de celebración del acto, independiente de que después celebrara
un acto mercantil que le generará lucro, lo que primaba era al momento de
contratar.

Y en segundo lugar vimos que habían una serie de actos de comercio en el
Art. 3 que aludía a la empresa o sea la calificación como empresa del sujeto
de derecho que realizaba el acto mercantil es la que llevaba a ese acto a
calificarlo como tal y x lo tanto, regirse por las normas del código de comercio
y las demás normas supletorias que ya hemos señalado.
Y habían otros actos que eran siempre mercantiles aunque las realice una
persona (por ejemplo un pagare) que van a ser siempre mercantil
independiente d quien lo realice.

Si vemos nuestra legislación podremos ver el concepto empresario, es asumido
de forma individual, o como empresario colectivo, dependiendo del número
de personas que realizan la actividad comercial.
No esta mirado desde la perspectiva de quien trabaja sino que desde la
persona d quien maneja la empresa, quien toma las decisiones, quien
contrata; cuando esta función de comando (de mandar) es realizado por
una persona, estamos en presencia del empresario individual, cuando se
realiza por más de una persona que se reúnen con el objeto de organizar una
empresa hablamos de empresa colectiva.
El empresario colectivo, es una manifestación natural, del derecho de
asociación, o sea cuando 2 o más personas se organizan y acuerdan llevar a
cabo una empresa.

La forma más típica de organización del empresario colectivo la tenemos en el
contrato de sociedad.

- 17 -
Pero el contrato de sociedad no es el único, es el más importante, es el que
numéricamente mas refleja el d de asociación de los comerciantes.

Porque también tenemos el contrato de asociación o cuentas en
participación que no da origen a una sociedad pero es una asociación de
comerciantes destinados a realizar una actividad empresarial. (El que aparece
contratando es una persona externamente, pero esa persona internamente
representa a otros que permanecen ocultos dentro d una asociación interna
que ellos han pactado.)

Hay que agregar también a las cooperativas pues con la nueva ley de
cooperativas a estas se le amplio su giro y se le otorgó personalidad jurídica
para realizar actos comerciales

Cuando hablamos de sociedad como forma de organización colectiva del
empresario, las alternativas de organización son variadas, ya que la ley regula
distintos tipos sociales, desde sociedades colectivas pasando x sociedades
anónimas o sociedades en comanditas, y de responsabilidad limitada; las
distinciones de una y otra no son materia de este curso, pero basta con decir
que van x el lado de la responsabilidad que tienen los socios o los negocios
sociales, ya que las sociedades colectivas la responsabilidad, es ilimitada y
solidaria, en las sociedades de responsabilidad limitada , la responsabilidad es
limitada el aporte o cuantos mas los socios convengan , y en las sociedades
anónimas la responsabilidad es limitada al valor de sus acciones.

Por lo tanto el acreedor en una sociedad en que los socios limitan su
responsabilidad solo puede perseguir su acreencia en la participación social
del socio y no en su patrimonio individual.
En cambio en las sociedades colectivas de responsabilidad ilimitada el
patrimonio personal del socio también responde por las obligaciones sociales.

Ahora el empresario individual es el que en nuestro derecho se reconoce
como comerciante, o comerciante individual
La perspectiva de la regulación son los actos de comercio, pero quien realiza
actos de comercio haciendo de dicha actividad, su profesión habitual, pesa
sobre el ciertas obligaciones específicas que no las tiene el que no es
comerciante.

El año 2003 se dictó la ley 19857, sobre empresas individuales de
responsabilidad limitada, la que permite por primera vez al comerciante
separar su patrimonio del patrimonio de la empresa, limitando su
responsabilidad a ese patrimonio empresarial, y dejando fuera de su
responsabilidad por sus actos comerciales que ejecuta, su patrimonio
individual, lo que le permite así no responder con todo su patrimonio, por las
deudas de la empresa.

El comerciante individual

- 18 -
El Art. 7 del c. de comercio define al comerciante como aquel sujeto que
teniendo la capacidad para contratar hacen del comercio su profesión
habitual, de esta definición podemos sustraer y distinguir 3 elementos:

1. Capacidad para comerciar:

El comerciante requiera capacidad para contratar.
Aquí hay que distinguir porque la capacidad para contratar en materia
comercial es más amplia, que en el ámbito civil, pues existen los peculios
profesionales, y el menor que realiza y administra un peculio profesional de
acuerdo al Art. 10.
Estos son plenamente capaces para realizar actos de comercio con su peculio
profesional, por eso que debe hablarse de capacidad para comerciar, que es
más amplia que la capacidad para contratar.

El Art. 10 nos indica que los hijos de familia y los menores que administran su
peculio profesional, en virtud de las autorizaciones que le confieren los artículos
246 y 439 del c.c y ejecutar en algún acto de comercio, quedarán obligados
hasta la concurrencia de su peculio y sometido a las leyes comerciales.

2. Realizar actos de comercio:

Los que teniendo la capacidad para contratar hacen su de su actividad
comercial.
Y para esto hay que recurrir al Art. 3.
Esto porque la calidad de comerciante no nace de la voluntad de las partes
sino que proviene de la ley
Cuando la persona realiza actos de comercio o actos que la ley califica de
comerciales, tienen carácter de comerciante.

3. Realizar actos de comercio como su profesión habitual:

La profesión implica aquella actividad que realiza el sujeto como modo de
vida, o sea como forma de vivir de manera habitual. Por ello que el Art. 8 nos
clarifica que no es comerciante el que ejecuta accidentalmente un acto de
comercio, pero que respecto de ese acto que en forma accidental ejecutó
queda sujeto a las leyes mercantiles.
Este Art. 8 nos indica que una cosa es ser calificado de comerciante y otra
cosa es la aplicación de las leyes de comercio; pues las leyes de comercio no
se aplican solo al comerciante sino que a todo el que realiza un acto de
comercio, o sea se aplican en función del acto.

¿Ahora, que importancia tiene el ser calificado como comerciante?

1) Al comerciante le rigen ciertas obligaciones que la ley les impone, y que
están en el Art. 22.

- 19 -
Este Art. obliga al comerciante a la inscripción de ciertos documentos en el
Registro de comercio.

Los conservadores llevan:

_ Registro de propiedad
_ Registro de hipoteca
_ Registro de prohibiciones y embargos
_ Registros de comercio
_ Registros de minas.

Ahora, cuando las ciudades o las comunas en que están establecidos estos
conservadores son de una población numerosa, el ministerio de justicia separa
el registro de propiedad e hipoteca para un conservador, y el conservador de
comercio que lleva todo lo referente al registro de las sociedades y las
inscripciones de documentos a los que están obligados los comerciantes , que
son en general documentos que tienen por objeto el hacer público actos
jurídicos que impliquen una afectación a los bienes de propiedad del
comerciante como las capitulaciones matrimoniales de separación de bienes
a que se refiere el 1723 del c.c

Escrituras publicas de donación del comerciante porque al efectuar una
donación, el comerciante esta disminuyendo su patrimonio y por lo tanto es
importante que sea de conocimiento de los que contratan con él.

Otros documentos que deben inscribirse son las sentencias de divorcio, o
separación de bienes, ya que el régimen matrimonial del comerciante o el
cambio de estado civil, es un hecho jurídico que puede afectar el patrimonio
del comerciante y por lo tanto es de importancia su conocimiento para
quienes contraten con él.

2) El segundo elemento que es importante de tener la calidad de
comerciante, está en el Art. 25 que se traduce en la obligación de llevar
ciertos libros de contabilidad.
Estas obligaciones del Art. 25 afectan no solo al comerciante, sino también al
empresario colectivo.

3) Esta importancia se desprende de la ley de quiebras, ley que es más rigurosa
con el fallido que tiene la calidad de comerciante, que con el fallido que tiene
la calidad de deudor civil.
La ley de quiebras en el caso de los comerciantes, o del deudor comercial
basta la existencia de un solo título vencido, para que si cumple las exigencias
del Art. 42 de la ley de quiebras, basta un título para que la quiebra del
comerciante pueda ser declarada.
En cambio, en el deudor civil se requiere a lo menos 2 títulos y que provengan
de obligaciones diversas.

- 20 -
La ley de quiebras trata al comerciante, junto al agricultor minero e industrial
como deudores calificados y los obliga a pedir o decretar su propia quiebra
dentro de cierto plazo (que es de 15 días) bajo la sanción de que si así no lo
hicieren, perderán ciertos derechos.

La calidad de comerciante tiene también importancia para los efectos de la
capacidad para contratar, si una persona es comerciante y tiene peculio
profesional es capaz respecto de dicho peculio.

Además es importante, para efectos probatorios, todo ello de conformidad al
Art. 35, ya que los libros de comercio, llevados en orden o sea de conformidad
al Art. 31 hacen fe y tienen valor probatorio en las causas que los comerciantes
tengan entre sí

 Esto quiere decir que si la contraparte no es comerciante sino que tiene
calidad d civil el merito probatorio de los libros a llevar por el comerciante se
vuelve a la regla general, de que los documentos emanados de la propia
parte, no tienen valor probatorio en la causa que se invocan.

Junto al empresario individual y en forma paralela está el empresario colectivo.

Empresario colectivo

En forma casi natural al derecho de asociación del hombre, y esto porque el
empresario individual adolece de ciertas debilidades o insuficiencias, pues
existen condiciones económicas, financieras, sociales o personales, que hacen
necesario para desarrollar una empresa el realizarla en conjunto como
asociados pues los beneficios que le reportan serán muy superiores si se
intentan obtener de forma aislada como empresario individual.

por eso que naturalmente recurren al derecho de asociación para lograr el
capital suficiente o para reforzar ciertas áreas del negocio emprendido como
podría ser la distribución del producto producido por la empresa, u obtener
tecnología , o cualquier otra fortaleza cuyos resultados obtenidos serán
superiores bajo la forma de asociación que bajo la modalidad de empresario
individual.

Esta insuficiencia del empresario individual, es la que naturalmente origina la
sociedad, es decir, el empresario colectivo. Hay un fin que es obtener una
ganancia, y esa sólo se puede obtener en una mayor magnitud con el
concurso de más de una persona.

Aquí surge la sociedad como la organización más típica, del empresario
colectivo.

- 21 -
Representación del comerciante en materia mercantil.

La representación es mucho más variada y tiene más singularidades. En
materia civil el contrato principal que regula la representación es el contrato
de mandato, por el cual una persona encarga a uno o más la gestión de uno
o más asuntos o negocios radicándose en el mandante los efectos de los actor
jurídicos ejecutados por el mandatario, obviamente en la medida en que
actúe dentro del ámbito del término de las facultades que le son concedidas,
porque las facultades pueden ser amplias o restringidas según los términos del
mandato y por tanto es absolutamente exigible a quién contrata por una
persona que actúa en representación de otra exigirle los términos de su poder,
pues se actúa fuera de el mandatario, que por regla general no lo vincula o
afectan al mandante los actos realizados.

En materia civil como en materia mercantil, la representación puede tener un
carácter voluntario, en que el mandante otorga facultades a un tercero
denominado mandatario para ejecutar uno o más actos o negocios por su
cuenta y riesgo, pero la representación en materia civil, en materia laboral
puede tener una fuente legal, cual es de los gerentes que de conformidad el
código de procedimiento civil, representan judicialmente a su empresa.
También los presidentes de las corporaciones y fundaciones tienen por
disposición legal y reglamentaria en virtud del decreto supremo del ministerio
de justicia 178 del año 1979 que regula las corporaciones y fundaciones y que
le entrega al presidente de éstas, facultades para representar a la entidad en
orden judicial y administrativo. Ahora, en materia mercantil esta
representación puede tener distinta fuente según la actividad del
representante que va efectuar, ya que tenemos que considerar:

1. los auxiliares dependientes del comercio. que está fundamentalmente
integrado por los factores o gerentes, ambos personas dependientes
propiamente tales del comerciante, sea que el sujeto de comercio sea una
persona natural o jurídica.
2. seguidamente tenemos los colaboradores o agentes auxiliares, que son
independientes del comerciante o del empresario de comercio, pero lo
que representan en determinadas actividades, y en particular son los
corredores del comercio, es decir, la actividad del corretaje, los
comisionistas, agentes de negocios y los martilleros. los agentes auxiliares
mencionados, tienen por función representar al comerciante como parte
de una actividad remunerada, asalariada (con vínculo de dependencia) y
su función es facilitarle la conclusión de sus negocios u operaciones
comerciales. estos agentes auxiliares son dependientes, porque los hay
también independiente, el cual no es parte de las operaciones
comerciales, sino que se limita a acercar al comerciante a quienes tiene
interés de contratar.

Si miramos todas estas figuras de representación, las fuentes que le dan origen
son: convención o la ley. obviamente la fuente más importante que da origen a
la representación en materia mercantil es la convención, pero también la
representación tiene origen legal, y así el artículo 907 del Código de Comercio,

- 22 -
que está inserto en el libro tercero que regula la actividad mercantil marítima,
señala que el capitán de la nave es el representante legal del propietario de la
nave o del armador ( la diferencia del propietario o del armador es que hay
varias naves que operan de forma contractual de arrendamiento) y como tal el
capitán los representa en juicio activa y pasivamente y además el capitán o
factor del naviero representa los cargadores ( dueños de la mercadería que son
transportadas) para los efectos de la conservación de la carga y resultado de la
expedición. Esto es importante, porque si una nave tiene cualquier contingencia
es el capitán el representante legal de éstas, al hablar de contingencias
hablamos de labores, de siniestros durante la expedición, disciplinarias con su
gente, y con los países en los cuales la nave va surcando los puertos y
descargando o cargando carga, bienes o suministros.

Ahora para que exista la representación, es fundamental la capacidad para
representar y el 340 del Código de Comercio, les fija el ámbito de su
competencia al prescribir que los factores o gerentes se entienden autorizados
para todos los actos que abrace la instalación del establecimiento y podrá
realizar todas las facultades necesarias para el buen desempeño del encargo, a
menos que el comitente o sea el mandante se le restringa expresamente, en el
poder que le tiene. Esta disposición en materia civil es un tanto más restringida ya
que el artículo 2132 del código civil, señala que el mandatario no tiene más poder
para efectuar los actos de administración y para salirse o hacer actos que va
más allá de la administración se requiere de poder especial.

El mandato comercial.

Está en el 233 del Código de Comercio, indicando que es el contrato por el cual
una persona encarga la ejecución de uno o más negocios lícitos de comercio a
otra que se obliga administrarlos gratuitamente o mediante una retribución y a
dar cuenta de su desempeño. Esta disposición no es tan distinta del Código Civil,
salvo en lo concerniente a que los actos encargados son de materia mercantil,
pero repite la norma que el mandato es gratuito o mediante remuneración o
retribución. Ahora ¿cuando estamos en presencia de un mandato comercial? El
profesor cree que la mercantilidad del contrato celebrado en el contrato hay
que atender a la naturaleza del encargo con respecto al mandante, o sea la
comerciabilidad del mandato está supereditada a que el acto que ejecute para
el mandante tenga el carácter de mercantil.
Según dispone el artículo 234 del Código de Comercio, el mandato puede
revestir la especie de la comisión, en segundo lugar el mandato de los factores, y
en tercer lugar el corretaje. Cuando hablamos de comisión, estamos señalando
facultades para ejecutar por el comisionista una o más operaciones
individualmente determinadas y el 236 nos indica que hay 4 comisionistas que
ejecutan el acto por cuenta del comerciante: comisionista para comprar,
comisionista para vender, comisionista de transporte por tierra, y comisionista para
efectuar operaciones de banco, que tiene relación ésta última con la emisión de
letra de cambio, pagaré y cheque. La comisión como es efectuada por un
dependiente es por naturaleza remunerada o asalariada y de acuerdo al 239 los
factores para actuar como tales deben ser investidos por un poder especial
otorgado por el propietario cuya administración se le encomienda, este poder es

- 23 -
uno de los documentos que el artículo 22 obliga al comerciante a inscribir en los
respectivos registro de comercio que llevan los conservadores competentes, ya
que el número 5 dispone que el registro de comercio tomará razón, de los
poderes que los comerciantes otorgare a sus factores o dependientes para la
administración de sus negocios.

Capacidad para ser factor.

No sólo pueden ser factores, los que tiene la libre administración de sus bienes,
sino que el artículo 13 del Código del trabajo, los amplia a todos los que sean
capaces de celebrar el contrato de trabajo, esto es los mayores de 18 años y los
menores de 18 años pero mayores de 15 siempre que obren con el
consentimiento de su representante legal. Es obvio que la naturaleza jurídica
contractual del comisionista es la de una actividad dependiente y remunerada
sea el código del trabajo el que determine la amplitud legal de los términos
relativos para la capacidad para ejercer tal función.

El factor puede actuar a nombre propio o a nombre del mandante, si actúa a
nombre del mandante, no hay ningún inconveniente, porque está absolutamente
previsto en el artículo 237 del Código de Comercio. ahora si actúa a nombre
propio hay ciertos requisitos que deben concurrir al acto para que se entienda
que han ejecutado por cuenta del mandante o comitente y radicar en él, los
efectos de los actos, y ¿ cuándo ocurre esto? cuando el contrato corresponda al
giro ordinario del establecimiento ordinario que el establecimiento que administre,
o cuando ha sido realizado por orden del comitente a aún cuando esté fuera del
giro ordinario del establecimiento, o cuando el comitente hubiere ratificado
expresa o tácitamente el contrato aún cuando se haya celebrado sin su orden. Y
por último, si el resultado de la negociación se hubiere convertido en provecho
para el comitente.

El derecho del factor, es el derecho a la remuneración, que es una consecuencia
de la relación jurídico labora, entre el factor y el comisionista y por eso que
tenemos que irnos a la norma del código del trabajo.

El factor tiene ciertas obligaciones:

1. es la ejecución del encargo hasta su término, respondiendo del dolo o
culpa que incurriere durante la ejecución, estamos en presencia de una
obligación de hacer.
2. es rendir cuenta, lo que es una obligación inherente al mandato en
general, pero es de mayor importancia en el mandato mercantil, toda vez
que es un elemento esencial de la institución que está comprendido en la
definición.
3. es que el factor debe cumplir las normas y reglas de contabilidad prescritas
a los comerciantes respecto del establecimiento que administran.

Terminación del mandato de los factores.

Y aquí nos podemos ir al mandato civil, son principalmente.

- 24 -
 la revocación que hace del mandato del mandato
 y la renuncia del mandatario.

En materia civil la revocación del mandato es un derecho amplio y libre del
mandante para efectuar la revocación, en materia comercial el asunto es un
poco más discutible toda vez que en el mandato mercantil de los factores hay
envuelta características de prestación de servicio y del mandato propiamente tal,
y esto está recogido en el articulo 332 entre otros., que indica que no es licito los
factores dependiente rescindir sin causa legal los contratos que hubiere
celebrado entre si con término fijo ( plazo fijo), también el artículo 333 indica
cuales son las causales que justifican la terminación del contrato por parte del
principal y el 334 e indica cuales son las causales de rescisión por parte de los
factores o dependientes, sino hay plazo fijo determinado para el desempeño del
mandato de los factores o dependiente con sus principales cualquiera de ellos
podrá por darlo por concluido avisándole al otro por un mes de anticipación. 335.
esta norma de que el principal podrá por dar por terminado el mandato
conferido está tácitamente derogada en la ley laboral, la que incorporó una
regla para el caso de trabajadores que tengan poder para representar, tales
como gerentes y subgerentes, sus facultades generales de administración están
vinculadas al contrato de trabajo, el que puede terminar por desahucio escrito
por empleador que termina de inmediato si el empleador paga una
remuneración equivalente a un mes de trabajo.

De los dependientes del comercio.

En un escalón inferior a los factores, se encuentran los dependientes del comercio
y que están en el mismo 237, son los empleados subalternos, que el comerciante
tiene a su lado para las diversas operaciones de su giro obrando para su
dirección inmediata. Esto tiene que ver con el mandante recibe el nombre de
principal con relación a sus factores o dependientes, o sea en la relación de
representación respecto de los factores y un escalón de los dependiente, en esa
relación entre ellos hablar de mandantes o de principal es la misma terminología
y tiene el mismo significado.

La actividad del comerciante individual o colectivo trae asociados a varias
figuras jurídicas que de alguna manera realizan actos jurídicos por cuanto al
comerciante.

El principal y más propio, es el contrato mercantil definido en el 233 del c. de
comercio
Definido como un contrato por el cual una persona encarga a otra, la ejecución
de uno o más negocios lícitos de comercio que se obliga a realizarlo
gratuitamente o mediante una retribución, y a dar cuenta de su desempeño.

El mandato comercial subdistingue 3 especies de acuerdo al Art. 234:

a) La comisión

- 25 -
b) El mandato de los factores

c) La correduría (el corretaje)

a) El mandato toma el nombre de comisión cuando versa sobre una o más
operaciones mercantiles individualmente consideradas o determinadas.

b) En segundo lugar, el factor que alcanzamos a ver en la clase anterior, y que es
aquel contrato que tiene por objeto confiarle a una persona, la administración de
sus negocios, o sea es más amplio y más permanente que la comisionista.

El Art. 340 nos indica que el factor se entiende autorizado para todos los actos
que abrace la administración del establecimiento que se les confiare; y podrán
usar de todas las facultades para el buen desempeño de su encargo, a menos
que el comerciante o comitente se le restrinja expresamente en el poder que le
diere.

¿Como se pone término al mandato de los factores?

i. Revocación, que del mandato hace el comitente (que es lo más común).

ii. Renuncia del mandatario.

En materia civil existe amplia libertad para revocar el mandato conferido.

En el c. de comercio la situación es un poquito más compleja, ya que el mandato
es una especie de prestación de servicio a la cual se agregan algunas
características del mandato propiamente tal.

b) 1. El c. de comercio distingue en 1er lugar el contrato del mandato de factores
a plazo fijo.

Así el 332 prescribe que no es lícito a los factores o dependientes, ni a sus
principales (comitente o comerciante), rescindir sin causa legal los contratos que
hubieren celebrado entre sí con término fijo, y el que lo hiciere o diere motivo a la
rescisión deberá indemnizar a otros los perjuicios que le sobrevinieren.

Seguidamente el 333 indica cuáles son causales legales de revocación o rescisión
por parte del principal (comitente o comerciante), y estas son, todo acto de
fraude o abuso de confianza que comete el factor o dependiente, la ejecución
por parte del factor de alguna negociación prohibida, y las injurias o actos que
comprometan la seguridad personal, el honor o los intereses del comitente.

b) 2. La segunda distinción de los contratos de los factores, son los contratos sin
término fijo.

- 26 -
En tal caso el principal o el factor puede en cualquier tiempo poner término al
contrato que los une, avisando al otro con un mes de anticipación.

Vinculado a esta disposición que es el 335, están las normas de la legislación
laboral, que en el caso de trabajadores que tengan el poder para representar al
empleador, como gerentes, agentes; dicho contrato de trabajo puede ser
terminar por desahucio con 30 días de anticipación de la notificación, plazo que
puede ser sustituido cuando el empleador pagare al trabajador al momento de
la terminación una indemnización equivalente a una remuneración mensual.

c) La otra figura asociada al mandato comercial es la del corretaje.

¿Qué se distingue de las del corretaje y comisionista? Que ya hemos analizado.

En que los comisionistas actúan representando a la empresa o al comerciante en
calidad de dependientes, o sea existe una vinculación laboral de dependencia
con todos los requisitos que el c. del trabajo prescribe para tal situación.

En cambio el corretaje, prestan una colaboración al principal como el comitente
o empresa, en el carácter de personas independientes y su remuneración esta
supeditada a la conclusión de uno o mas contratos mercantiles y en otros casos
revisten la característica de mandatarios del comerciante.

Algunos corretajes:

El Art. 48 define a los corredores como oficiales públicos instituidos por la ley para
dispensar su institución asalariada a los comerciantes y facilitarles su conclusión.

El c. de comercio con su antigüedad preveía al corretaje como funcionarios
públicos lo que con el devenir de los tiempos y ya inmediatamente dictado el c.
de comercio, es una figura no utilizada ya que hoy día, la actividad la desarrollan
corredores que carecen absolutamente de este nombramiento y esta posibilidad
que se le abre a los corredores de carácter privado, sea o no con nombramiento
de una institución del estado como vamos a ver mas adelante, emanan del Art.
80 que dice sin embargo; podrán ejercer la correduría cualquier persona que no
se haya incluida por alguna de las prohibiciones establecidas en el Art. 55 y que
son prohibiciones que tuviese la persona para comerciar, menores de edad,
condenados por pena que merezca pena aflictiva (que son las que señala el Art.
55)

Por ende, no cayendo en ninguna de esas prohibiciones esta abierta la opción
para el corretaje privado, sin perjuicio que en algunos casos van a requerir una
designación, inscripción o nombramiento ante un organismo del estado.

El corretaje es esencialmente un acto de mediación de negocios que interesan al
comerciante; y esta mediación se refiere precisamente a actos de comercio
establecidos en el Art. 3ero prestada a comerciantes según lo dispone el Art. 7 y
según lo ratifica el Art. 48 que habla de mediación remunerada a los comerciante
para facilitar la conclusión de sus contratos.

- 27 -
¿Qué normas comunes tienen los corredores?

Atendido a su carácter de intermediarios, efectuada la mediación, no quedan
vinculados al contrato, que facilitan o concluyen, ni a garantizar la solvencia a sus
clientes, según prescribe el Art. 65.

Por excepción algún corredor queda obligado con la intermediación que prestan

Y esta el Art. 67 respecto del corretaje de efectos públicos en que el corredor
queda personalmente obligado a pagar el precio de la compra o hacer la
entrega de los efectos vendidos.

Cuando hablamos de efectos públicos nos estamos refiriendo a los títulos de
crédito emitidos por el estado y que tengan la opción de ser negociables.

º Las incapacidades de este corretaje están en el Art. 65 que ya mencionamos

º Y las prohibiciones en el 57 y 58 y que tienen que ver con la prohibición para
ejecutar operaciones mercantiles por su cuenta o tomar interés en ellas bajo
nombre o título propio.

Y la otra norma que rige a los corredores es el carácter de fraudulenta que se le
da a la quiebra de los corredores de acuerdo al Art. 64.
Pero esta disposición está en colisión con las disposiciones de la ley de quiebra;
ley en la cual no hay una presunción de fraude en la quiebra de los
comerciantes, y en este caso, del corredor; sino que la quiebra debe ser
declarada fraudulenta, antiguamente por los juzgados del crimen y actualmente
por los juzgados de garantía, o sea no toda quiebra lleva al carácter de un
comerciante, va vinculada a una actividad fraudulenta sino que ella tiene que
ser declarada.

Lo que sí, solo a los comerciantes se les analiza su quiebra, pudiendo llegar a ser
declarada fraudulenta con las penalidades establecidas en la ley de quiebra.
El deudor civil nunca va a ser sancionado por quiebra fraudulenta así que
nosotros podemos inundar de cheques, pagares no pagar ninguno, ser declarado
en quiebra y no tener sanción penal.
Dentro del corretaje vamos a ver las intermediaciones más importantes:

1) El corretaje de los agentes de valores y corredores de bolsa que están en el Art.
24 de la ley 18045.

Esta ley regula el mercado de valores y se dicto conjuntamente con la ley de
sociedades anónimas que es la 18046.

La función de estos corredores consiste en comprar, vender acciones, efectos
públicos, bonos emitidos por las sociedades anónimas o por el estado, moneda
extranjera.

- 28 -
Su función de estos corredores esta súper vigilada por la superintendencia de
valores y seguros de acuerdo al Art. 28 de la ley 18045.

Estos corredores deben estar inscritos en el registro que el efecto lleva la
superintendencia de valores y seguros; estando obligados a cumplir requisitos de
solvencia patrimonial, lo cual es un elemento importante para proteger los
intereses de la clientela a quienes deben rendir cuenta y responder de las
operaciones consumadas por encargo de los clientes.

Así mismo están obligados para poder ejercer esta función a constituir una
garantía cuyo beneficiario son los acreedores presentes o futuros que tengan o
vayan a tener en razón de las operaciones de corretaje que se les encomienden.

2) El segundo rubro que no siempre es una cavidad mercantil, mejor dicho
excepcionalmente es una actividad mercantil; es la de los corredores de
propiedades.

Y se señala que esta actividad no sería mercantil por cuanto su relación de
intermediación generalmente es entre particulares.

En contra de dicha disposición está que el Art. 3ero N 11 habla como actos de
comercio, el corretaje en general sin distinción, además que la intermediación
que realizan es una actividad clásicamente mercantil o de actividades
mercantiles por su propia naturaleza, y queda despejada de toda duda cuando,
uno de los intervinientes es una empresa inmobiliaria.

3) Corredores de seguros.

Este corretaje, el profesor dice que le importa que tengamos una visión.

Que son auxiliares del comercio de seguros, y su función es asesorar a las personas
naturales o jurídicas que son los potenciales contratantes del contrato de seguros,
con relación a las empresas aseguradores.

La actividad del corretaje es tremendamente importante para las empresas,
porque es una actividad que estudia en su conjunto la actividad comercial del
empresario, ofrece las alternativas de cobertura más convenientes, asociadas a
los riegos a que la empresa puede estar afectada.

Busca las mejores alternativas comerciales a los intereses del cliente.

Informa al empresario de las condiciones del contrato de seguro, debiendo
asistirlo durante todo el tiempo en que estuviere vigente tanto en el contrato
original como en los adicionales que pueden suscribirse o contratarse durante su
vigencia.

Y finalmente ilustrarlo y asesorarlo al momento del siniestro.

- 29 -
No se entiende hoy en día a un empresario del rubro medio o mayor que contrate
sus seguros, sino con la intermediación y asesoría de los corredores.

Estos corredores son mercantiles en su esencia toda vez que su actividad es
intermediaria en los contratos de seguros, determinación del contrato de la póliza
que es el contrato mismo, de la prima que es el canon que se paga a la empresa
aseguradora por los servicios de seguros, todos los cuales son mercantiles de
acuerdo al Art. 3ero.

Estos corredores de seguros prestan asesoría a la empresa aseguradora
identificando al cliente señalando o identificando con la máxima precisión los
bienes asegurables y ofreciéndole toda la información sobre los riesgos que se
pretende que el contrato de seguro asuma.

La actividad del seguro esta regulada por el DFL 251 que está en el apéndice del
c. de comercio, el que en su Art. 60 dispone que los corredores de seguro tiene el
carácter de intermediarios sin facultades para representar a ninguna de las
partes. (Leer artículo).

Para ejercer la función de corredores de seguros deben cumplirse las
regulaciones del decreto 863 del ministerio de economía del año 90’.

Sobre las obligaciones y contratos mercantiles.

Las modificaciones que la legislación mercantil tienen su origen en que la
legislación comercial está estructurada principalmente en torno a la empresa, al
empresario y a la actividad que éste realiza, se le llama por eso un derecho
institucionalista, y esto tiene diversas manifestaciones que se verán en seguida.
(Pensar en el artículo 3 y los actos mercantiles dispersos en la legislación, como
por ejemplo: las sociedades, en el código aeronáutico en materia de transporte
aéreo), incluso la ley del consumidor expresamente exceptúa a las compañías
aéreas de responsabilidad por las denuncias que se produjeren por la sobreventa
de pasajes.

Nuestro código en el derecho comercial, sigue la tendencia de que es un
derecho de obligaciones, por lo que el estudio de las normas sobre los contratos y
obligaciones mercantiles es indispensable. El código de comercio trata esta
materia en el libro II, artículo 96 y siguientes en que parte por señalar que las
prescripciones del código civil relativas a las obligaciones y a los contratos son
aplicables a los negocios mercantiles, salvo las modificaciones que establece
este código, por tanto, el código de comercio establece instituciones relativas a
los contratos y a los obligaciones que le son propias y que prevalecen sobre las
normas del código civil. Hay contratos en el código de comercio que son
especiales en cuanto a que constituyen normas particulares respecto de
contratos que están tratados en el código civil, como la compraventa mercantil,
como la permuta, como la cesión de créditos, como el mandato entre otros, pero
a su vez, el código de comercio y las leyes mercantiles contemplan o regulan
contratos propios que no tienen antecedentes en materia civil como el contrato
de seguro, entre otros.

- 30 -
En materia de contratos y obligaciones, los artículos 97 al 106 del código de
comercio constituyen reglas regulan la formación del consentimiento en materia
de contratos consensuales y que según los autores rigen también en materia civil,
así como el contrato de seguros, también son exclusivamente tratados en el
código de comercio o las leyes mercantiles complementarias, la sociedad
anónima o a la asociación de cuenta en participación. Esto quiere decir, que en
el código civil no están agotados todos los contratos que pueden tener
aplicación en materia mercantil (la mayoría está regulado) pero el código de
comercio y las leyes complementarias establecen y regulan contratos que le son
propios, y la regulación contractual en materia civil rige en materia contractual,
salvo en cuanto no sea modificada por el código de comercio y las leyes
complementarias.

Ya vimos, que en materia de prueba el código de comercio, modifica
sustancialmente algunos principios básicos del Código Civil, en materia prueba
testimonial, de valor de instrumentos privados que son emanados por una de las
partes (libros de contabilidad) y por último los jueces en materia mercantil pueden
recurrir a la sana crítica en ultima instancia para la solución para los conflictos
mercantiles que se les propongan. En el código civil existe un título expreso que
regula la teoría general de los contratos y de las obligaciones, título que no tiene
reproducción en el Código de Comercio, por lo que dichas normas del Código
Civil son aplicables en materia mercantil y ello es consecuencia de lo prescrito en
el artículo 96.

Podríamos concluir, que el derecho civil proporciona al derecho comercial el
sostén o soporte de los referentes a las fuentes de las obligaciones y los contratos
que se complementan para el código civil con las normas particulares que tiene
al respecto el código de comercio.

¿Qué entendemos por obligación mercantil? Debemos inexorablemente concluir
que son obligaciones mercantiles, las que emanan de actos y operaciones
mercantiles que reconocen como tal el código de comercio y la legislación
complementaria.

Las obligaciones que nacen de los actos y operaciones mercantiles surgen
consecuencias ya vista, como que admiten de manera amplia la costumbre, se
flexibiliza las pruebas de las obligaciones ¿ de que manera se flexibiliza?
( introduciendo libros probatorios como los libros de los comerciantes, ampliación
de valor probatorio de la escrituras privadas y la prueba testimonial, así por
ejemplo el artículo 127 de la prueba de los contratos y obligaciones dispone que
las escrituras privadas que guarden conformidad con los libros de los
comerciantes hacen fe de su fecha respecto a terceros, aún fuera de los casos
establecidos del 1703 del Código Civil, por otra parte, este sentido, la prueba
testimonial es admisible en materia mercantil cualquiera que sea la cantidad que
importe la obligación que se trate de probar ( artículo 128); artículo 129 que
establece que los juzgados podrán atendida las circunstancias de la causa
admitir prueba testimonial, aún cuando adicione o altere el contenido de las

- 31 -
escrituras públicas. En materia comercial, se admite acreditar las obligaciones
por medio de cualquier registro moderno, como el télex, fax, correo electrónico.

¿Cuál es la fuente de las obligaciones mercantiles? Son genéricamente dos:

 los contratos mercantiles
 los títulos de crédito.

En los contratos mercantiles, el 1445 del Código Civil, dispone que las obligaciones
que nacen del contrato, nacen del concurso real de voluntades de dos o más
personas, o bien, del hecho voluntario y unilateral de la persona que se obliga
como en el caso de la aceptación de una herencia, como en los cuasi contratos
o en normas de familia, como el reconocimiento de paternidad. El contrato en
materia civil es definido un acto por el cual una persona se obliga a dar, hacer o
no hacer una cosa, principio que tiene vigencia en materia comercial, salvo
normas propias que contengan a actos meramente mercantiles, como el
contrato de cuenta corriente mercantil, el de cuenta bancaria y cheques, el
contrato de transporte terrestre o aéreo.

La otra fuente de las obligaciones mercantiles, está en los títulos de crédito, en
virtud del cual, por la vía de un instrumento material o escrito se representa la
existencia de la obligación, la existencia de propiedad sobre determinadas
mercaderías o la existencia de participación social del poseedor del título, basta
la sola suscripción del pagaré, por parte del suscriptor para que nazca para el su
calidad de deudor y de obligado en los términos del título, lo mismo en la letra de
cambio, basta la suscripción del girador de la letra para que quede obligado a su
contenido y el resto de obligados se van añadiendo individualmente con
posterioridad, el librado al aceptar la letra, el endosatario al endosarla y el aval al
suscribir tal calidad respecto a un determinado obligado, todos actos unilaterales
del cual emanan obligaciones mercantiles, lo mismo corre para los títulos
representativos de mercaderías, como el manifiesto de embarque suscrito por el
capitán de la nave o el warrant, institución que otorgan los almacenistas a
quienes es poseedor de las mercaderías que almacenan y el almacenista otorga
un título que reconoce las pertenencias de esa mercadería al cliente, la sola
emisión de ese título, unilateralmente constituye una obligación mercantil y el
cliente al tener ese título podrá disponer de el mediante endoso transfiriendo la
propiedad de la mercadería, sin que estas se muevan del lugar de almacenaje
como causa del principio de circulación los títulos de crédito. Por último, las
acciones que dan cuenta al titular como dueño de una parte alícuota de la
sociedad; son todos estos títulos que nacen de una manifestación unilateral de la
persona que da origen al título, el suscriptor, el girador, el almacenista, la
sociedad emisora de las acciones.

En resumen, las obligaciones mercantiles nacen de los contratos, vale decir, el
acuerdo de voluntad de dos o más personas destinados a producir efecto jurídico
o sea derechos y obligaciones recíprocas que tienen el carácter mercantil para
ambos contratantes o sólo para alguno de ellos, cuando se trata de actos mixtos
o de doble carácter y seguidamente la obligación mercantil nace de los actos
unilaterales que se ejecutan sobre los títulos de crédito.

- 32 -
De la formación del consentimiento en materia mercantil.

En materia civil, la formación del consentimiento está ampliamente regulada, ya
que hay definiciones generales sobre la naturaleza y los efectos de los actos y
declaraciones de voluntad, están absolutamente descritos y regulados los vicios
del consentimiento que afectan la validez del acto celebrado por dichos vicios
que los invalidan, el código civil clasifica las obligaciones: en civiles y naturales,
siendo las segundas aquellas que no obstante no tener la fuerza de exigir el
cumplimiento de la obligación respecto del deudor, permiten que éste pueda
retener lo pagado sin obligación de devolverlo, cual es el caso del cumplimiento
de una obligación por escrito. También el código civil regula condiciones y
modalidades a que puedan estar sujetas las obligaciones e incluso regula las
obligaciones alternativas en que se puede cumplir indistintamente una y ora
forma de obligación, las facultativas y las de genero, y más adelante regula de
forma metódica, los efectos de las obligaciones para terminar dictando cláusulas
completísimas sobre la interpretación de los contratos y los modos de exigir las
obligaciones, todos estos temas tratados en extenso en el Código Civil, sin
embargo, el Código civil no trata ni considera ni regula la época y la forma en
que se perfecciona el consentimiento, sino que fue el Código de Comercio en el
libro 2 párrafo primero, que describe que la constitución, forma y efectos de los
contratos y obligaciones y para la formación del consentimiento tenemos
prescrito en los artículo 97 y siguientes, así en materia mercantil, para que la
propuesta verbal de un negocio imponga al proponente la respectiva obligación
se requiere que sea aceptada en el acto de ser conocida por la persona a quién
se dirigiere. Las propuestas hechas por escrito deberán ser aceptadas o
desechadas dentro de 24 horas si la persona a quién se dirige residiere en el
mismo lugar o a vuelta de correo si tuviere otro diverso, vencidos los plazos
señalados la propuesta se tendrá por no hecha, aún cuando hubiere sido
aceptada, el proponente u oferente puede arrepentirse entre el tiempo del envío
de la propuesta y aceptación, salvo que hacerla se hubiere obligado a esperar la
contestación o a un determinado plazo, dada la contestación si ella aprueba la
oferta pura y simplemente, queda en el acto perfeccionado el contrato y
produce todos sus efectos, la aceptación condicional del oferido es considerado
como nueva propuesta, la aceptación tácita produce los mismos efectos y está
sujeta a las mismas reglas que la expresa. El contrato propuesto por intermedio de
corredor se tendrá por perfecto desde el momento que los interesados acepten
pura y simplemente la oferta. En materia mercantil, los plazos siguen las normas de
materia civil del artículo 48, estos es de días corridos a no ser que la ley o la
convención dispongan otra cosa. Todas estas normas que son propias de los
actos y contratos mercantiles y que están escritas entre los artículo 96 al 106
vienen a llenar vacíos a los contratos y actos mercantiles respecto de lo que sobre
la materia regula el código civil. En el código civil el artículo 1443 estipula cuando
los contratos son reales, para que sean perfectos es necesaria la tradición de la
cosa que se refiera el contrato o bien, cuando son solemnes, el incumplimiento
de estas formalidades especiales hacen que el contrato no produzca ningún
efecto civil y tiene vigencia inmediata los llamados consensuales que se
perfecciona con el sólo consentimiento de las partes, esta es la macro
clasificación de los contratos en materia civil. En consecuencia, en materia civil la

- 33 -
problemática de la formación del consentimiento se presenta en toda su plenitud
en los contratos consensuales, esto es en aquellos, por los cuales el mero acuerdo
entre las partes verbal sirve para entenderlo perfeccionado.

Formación del consentimiento en materia mercantil.

El consentimiento es la manifestación positiva tendiente a la celebración de un
contrato, es decir, no hay consentimiento en una manifestación negativa. Esta
manifestación positiva tiene importancia la exteriorización de la manifestación de
contraer una determinada obligación. El 1545 del Código Civil distingue en que
los contratos reales son aquellos para su perfección requieren de la tradición de
la cosa que es objeto del contrato, en cambio, los solemnes están sujetos a la
observancia de determinadas formalidades especiales sin el cumplimiento de las
cuales no hay efecto civil, y por último consensuales, son los que se perfeccionan
por el sólo consentimiento de las partes. Si hurgamos en esta clasificación en los
contratos reales no hay problema porque se perfeccionan con la entrega como
en el mutuo, tampoco lo hay con los solemnes, ya que sólo con el cumplimiento
de la respectiva formalidad, el contrato nace a la vida jurídica, por ello, el
problema de la formación del consentimiento, se presenta en los contratos
consensuales, aquellos que el mero acuerdo verbal de las partes sirve para
entenderlos perfectos y en materia comercial el consentimiento difiere del
consentimiento tal como está regulado en el Código Civil, porque en materia
comercial, en muchos actos y contratos es fundamental la velocidad del
consentimiento para la realización del acto, por ello que en materia mercantil, la
gran mayoría de los contratos son consensuales y por ello que es importante
estudiar la formación del consentimiento en materia mercantil, hay también
contratos solemnes, como el contrato de sociedad, que se forma por escritura
pública e inscripción en el registro de comercio que lleva el conservador
respectivo, y si es sociedad responsabilidad limitada requiere además la
publicación del extracto en el diario oficial. En materia mercantil, la compraventa
de cosas muebles que es el contrato mercantil por excelencia, es un contrato
meramente consensual, o sea el problema de la boleta, de la factura, es un tema
tributario que nada tiene que ver con la perfección del contrato de compraventa
mercantil. La excepción más importante a esta simpleza está en el contrato de
sociedad, porque no hay una sociedad verbal, puede haber una asociación de
cuentas en participación, pero no una sociedad. Artículo 507-511 del Código de
Comercio.

El contrato de seguro también constituye una excepción, ya que es solemne
porque se forma y prueba por escrito, la emisión de la póliza es la manifestación
del contrato de seguro es un instrumento escrito, ahora la otra excepción está
dada por la otra fuente del derecho mercantil que son los títulos de crédito o
valores, ya que todos ellos son por escrito, el pagaré, la letra de cambio, el
cheque, el contrato de almacenaje, el porte o guía de transporte; son todos
escritos y más aún, una característica principalísima de los títulos y valores es la
literalidad, o sea la extensión, modalidades del título son los que expresamente se
consignan en él, por tanto siempre es un instrumento escrito.

- 34 -
Ahora en los contratos consensuales, vamos a distinguir etapas para la formación
del consentimiento:

1. La oferta. Y en cuanto a la oferta, tenemos que distinguir entre ofertas
verbales y escritas, después de tratar la oferta tenemos que analizar la
aceptación, y tenemos que ver en que momento se perfecciona el
consentimiento, para terminar por analizar el lugar de perfeccionamiento
del consentimiento.

El consentimiento se forma en dos etapas, la oferta o propuesta y la aceptación,
llamándose oferente al que lo propone y destinatario a quién va dirigida, cuando
éste ultimo presta su aquiescencia se denomina aceptante. La oferta es un acto
jurídico unilateral, por el cual, una persona propone a otra la celebración de un
acto jurídico determinado. Cuando la oferta es verbal rige lo establecido en el
artículo 97, que expresa que en este caso, para que el proponente se le imponga
la respectiva obligación se requiere que sea aceptada en el acto de ser
conocida de la persona a quién se dirige y no mediando tal aceptación, el
proponente queda libre de todo compromiso, esto rige que la aceptación debe
ser IN ACTUM, cualquiera sea el lugar que se encuentren las partes, y hoy día más
aún, con los contratos celebrados a distancia por medio de las tecnologías
modernas, ahora el código establece para que las ofertas por escrito existe un
plazo de 24 horas o a vuelta de correo según si las partes estén en el mismo o en
diversos lugares, la oferta sea expresa o tácita debe reunir ciertos requisitos:

1. debe ser seria, o sea que se haga con el propósito de crear un vínculo
jurídico.
2. debe exteriorizarse, o sea que se haga por medio de actos que permitan a
la contraparte conocerla, ya sea mediante ofertas formales y explícitas
como la oferta expresa o mediante actos que la supongan en el caso de la
oferta tácita, cual es el caso del transporte público. puede ser verbal o
escrita.
3. Debe ser completa y determinada, de modo tal, que en la oferta se esté
comprendida todos los elementos de toda naturaleza de modo que sólo
falte la aceptación para que el contrato se perfeccione.
4. La oferta debe ser a persona determinada, ya que de conformidad al 105
la oferta hecha a personas indeterminadas no son obligatorias al
proponente cual es el caso de las contenidas en circulares, catálogos,
notas de precio, prospecto; ofertas que llevan siempre la condición
implícita de que al tiempo de la demanda no hayan sido enajenados los
efectos ofrecidos o no hayan sufrido alteraciones de su precio.
5. debe tratarse de oferta lícita. en el sentido que la oferta debe recaer en un
acto jurídico que ni por la ley ni por ningún tipo de reglamentación atente
contra las buenas costumbres o el orden público.
6. Finalmente, la oferta debe ser voluntaria. lo cual quiere decir que debe ser
emitida libremente. En este caso de la oferta voluntaria, se exceptúan los
servicios públicos monopólicos.

- 35 -
¿Qué efecto tiene para el oferente el proponer la oferta? ¿Qué grado de
obligación asume al formularla?

Hay varias alternativas en el derecho comparado:

Los franceses no le dan ningún valor mientras la oferta no sea aceptada, porque
puede retractarse sin responsabilidad alguna antes de la aceptación.

Para otros el oferente al expresar su oferta asume ciertas obligaciones, como la
de no poder retractarse.

Ahora en nuestra legislación, el oferente puede por lo general retractarse y así lo
dispone el artículo 99 que dispone que el proponente pueda arrepentirse en el
tiempo que media entre el envió de la propuesta y la aceptación, con dos
excepción, si al formular la oferta se compromete a esperar la contestación o no
disponer del objeto del contrato, y la segunda excepción que está en el mismo
artículo es cuando se compromete a no disponer del objeto por un determinado
plazo. Ahora, nuestro código asume ciertas obligaciones en el evento de
retractación tempestiva o dentro de plazo o antes de ser aceptada, que está en
el artículo 100 y que consiste en la obligación de indemnizar los gastos que la
persona a quién fue formulada la oferta hubiere hecho y los daños y perjuicios
que hubiere sufrido.

¿Cuándo termina la oferta?

1. la retractación.
2. la caducidad.

1. la retractación. Es revocar la oferta o dejarla sin efecto y puede ser tempestiva
o intempestiva. La primera es que efectivamente produce contingencia jurídicas,
es aquella que se hace antes de la aceptación, o sea no hay consentimiento
formado, la segunda, la intempestiva es cuando se hace después que el
destinatario ha aceptado la oferta, y no produce efectos jurídicos por cuanto el
contrato no está celebrado, el consentimiento se ha producido naciendo el
contrato y los efectos jurídicos derivados de él. En cuanto a la primera, es decir,
retractación tempestiva y que libera al oferente de toda obligación, hay que
tener presente las excepciones antes señaladas del artículo 99, que son el plazo
para aceptar, cuando es el compromiso de espera de contestación y cuando se
obliga a no disponer del objeto del contrato.

la segunda forma de terminación de la oferta es la caducidad, que son causales
sobrevinientes a la oferta que impiden formar el consentimiento, que está en el
artículo 98 y 101, y que son la muerte del oferente ( lo cual es un efecto que a la
muerte de la persona se abre la sucesión y pasa a ser titular de sus derechos y
bienes los herederos del difunto. la segunda causal de caducidad es la
incapacidad legal sobreviniente ( interdicta o disipación), la tercera es la quiebra,
por cuanto uno de los efectos de la quiebra es el desasimiento o sea que significa
que el fallido pierde la administración de sus bienes por la declaración de
quiebra, administración que pasa a manos del síndico, por tanto, al perder la

- 36 -
administración no puede concurrir al consentimiento que va afectar a un bien
que es de su propiedad. y la cuarta es el más común que es el transcurso del
plazo, si haberse dado la aceptación, así el 98 inciso segundo dice que vencido
los plazos señalados, la propuesta se tendrá por no hecha, aún cuando hubiere
sido aceptada, ya dijimos que las ofertas indeterminadas no son obligatorias para
el que la formula, por lo tanto, dependen prácticamente de la voluntad del
oferente, lo que le quita toda eficacia a este tipo de oferta.

La aceptación, es también un acto jurídico unilateral, por medio del cual, el
destinatario de la oferta la acepta, la admite, consintiendo por tanto en el acto
jurídico propuesto. Y la aceptación también puede ser expresa o tácita, es
expresa cuando se da en términos formales, explícitos: acepto íntegramente la
oferta contenida…y es tácita cuando se deduce de ciertos actos que el
destinatario ejecuta y que demuestran inequívocamente el propósito de aceptar
el contrato en los términos que se ha propuesto. Por ejemplo: el envío de las
mercaderías que se le ha ofrecido comprar. En este caso, el envío al oferente,
produce los mismos efectos que la expresa, así lo dispone el 103, la aceptación
tácita produce los mismos efectos y está sujeta a las mismas reglas que la
aceptación expresa.

La compraventa mercantil.

Para tratar el tema de la compraventa mercantil, existen ciertos principios
generales que hay que dejar establecido desde ya:

1. La regulación que tiene la compraventa en materia civil es también
aplicable a la compraventa mercantil, en cuanto no tenga modificaciones,
adiciones, en el artículo 130 al 160 del Código de Comercio.
2. Hay que señalar que cuando estudiamos la compraventa mercantil ésta
necesariamente recaen sobre cosas muebles, por expresa disposición del
número 1 del Artículo 3 que señala que es acto de comercio: la
compraventa, permuta, de cosas muebles hechas con ánimo de venderlas
y la venta y permuta de esas mismas cosas. Los inmuebles no tienen el
carácter mercantil, sólo el numero 20 le da tal carácter a las empresas
constructoras, inmobiliarias, de caminos y de puentes, por tanto, sólo
respecto a muebles.
3. Derivado también de la compraventa mercantil, hay en algún acápite
estudiar la compra de un establecimiento de comercio del número 2 del
Artículo 3, la que recae sobre una universalidad constituidas por muebles,
bienes incorporales, etc.
4. Hay que tener presente aquí en la compraventa mercantil, un contrato que
ha tenido bastante desarrollo en la época moderna, que es el contrato de
suministro, en virtud del cual, el vendedor provee al comprador de bienes
de forma periódica en el tiempo, y que el tenor del contrato de suministro
no lleva explícita con precisión la cantidad de bienes a proveer, sino que
establece el precio en algunos casos, la sanción son multas o
incumplimiento, el periodo del contrato, y otras cláusulas adicionales según
el bien a proveer sean necesarias incluir en su texto. Originalmente, el

- 37 -
contrato de suministro, tenía por objeto bienes que constituían servicios
básicos para el adquirente, cual es el caso, de energía, teléfono, gas, etc.
Pero con el tiempo, el contrato de suministro a tenido una importante
aplicación práctica en la forma de proveer del vendedor, al adquirente
consumidor, por ejemplo: las clínicas y hospitales celebran contrato de
suministro de comida para su personal y enfermos que en forma periódica,
diaria la empresa provee al comprador, y en este contrato por ejemplo, se
establecen regímenes especiales para determinados consumidores, que
son distintos del general de las personas, se establecen la inclusión por parte
del adquirente de profesionales y nutricionistas, que van diariamente
imponiendo criterios sobre la calidad, cantidad de alimentos a consumir.
por lo tanto, el proveedor se obliga a prestar el servicio por un tiempo
determinado y a un precio que son distintos según el régimen alimenticio
que está proveyendo. este es un ejemplo, también otro ejemplo, son los
que celebran los supermercados con sus proveedores o las que celebran
las empresas de combustibles con entidades o empresas adquirentes que
son consumidores masivos de dichos bienes.

Normas que la regulan.

En la compraventa mercantil existen elementos esenciales del contrato que son
comunes al civil: la cosa que es el objeto que proporciona el vendedor, el precio,
es la obligación del comprador, sino hay cosa no hay compraventa, si no hay
precio, hay donación, por ello que los artículos 130 al 160 complementan las
normas del Código de Comercio.

Y ahí ciertos contratos de compraventa en materia mercantil que son propios de
la naturaleza comercial del acto que se está celebrando y son la compraventa a
la vista, la compraventa por orden de compra, la compraventa según muestra,
así el artículo 130 dice que la venta de una cosa que se tiene a la vista y es
designada al tiempo del contrato sólo por su especie, no se entiende que el
comprador se reserva la facultad de probarla, salvo que el vendedor
expresamente consienta en ello. Señalado por el comprador, pagado el precio,
se entiende cerrado el contrato, tendrá que el vendedor indicarlo de algún modo
indicarlo como medio probatorio, el que el comprador pueda utilizar el bien,
teniendo un plazo para devolverlo o cambiarlo (ello casi nunca ocurre). Esta
disposición no es extensiva a las cosas que se acostumbra a comprar al gusto.
Seguidamente las compraventas por orden de compra, y esto se utiliza cuando
las especies objeto del contrato se encuentran en distinto lugar, el comprador
designa la especie con la especialidad señalada en el artículo 134 en que si el
comprador señaló la especie y la calidad, el comprador tendrá la facultad de
devolverla sino es de la calidad estipulada. Normalmente estas compras al orden
se hacen por catalogo. Otra modalidad, es según muestra, que es similar a la
anterior, que el comprador no tiene a la vista el bien adquirir, sino que tiene una
similar, bajo esa circunstancia imparte una orden de compra, lo que lleva
implícito la condición de resolverse el contrato si las mercaderías no resultare
similares con la muestra, está en el artículo 135. Seguidamente, el código trata las
cosas vendidas en viaje, que tienen el mismo tratamiento que la anterior, que las
cosas vendidas durante el transporte, a que el bien recibido sea de la especie y

- 38 -
calidad convenida. Articulo 136. Cuando las cosas son compradas por orden de
compra bajo condición de entregarlas en un lugar determinado, la compra se
efectuado bajo condición suspensiva casual que la cosa llegue a existir, cumplida
la condición no podrá resolverse el contrato salvo que el o los bienes no fueren de
la especie y calidad estipulada.

Compraventa de cosas que no existen. La regla general es que esa compraventa
no vale. La excepción está en que se espera que exista, la compra de la suerte
del artículo 1813 del Código Civil.
El precio de la compraventa mercantil. En la compraventa mercantil a diferencia
de la civil, hay un hecho significativo e importante que está presente que es la
rapidez de la transacciones comerciales, o sea que la normativa tiende a facilitar
la realización y perfeccionamiento del contrato, tratando de eliminar discusiones
sobre circunstancias menores que se hubiese omitido al momento de la
celebración, y aquí hay una presunción de que las partes han aceptado el precio
corriente que tenga la cosa en el día y lugar que se hubiese celebrado el
contrato, habiendo diversidad de precio hay que atenerse al precio medio, y
esta regla es aplicable al caso en que las partes refieran el tiempo de la cosa el
precio, en un tiempo y lugar diversos del tiempo y lugar del contrato. Artículo 139.
Cuya concordancia en el CC en el 1808. Esta presunción para la determinación
del precio, es una presunción simplemente legal que admite prueba en contrario.
Y podría establecerse que el precio no es día de la entrega sino el de la
celebración del contrato.

Los riesgos de la cosa vendida.

Está en el 142 y 143. El 142 ratifica en términos amplios lo prescrito en el artículo
1820 en el sentido que la pérdida, deterioro, de la cosa después de celebrado el
contrato son de cuenta del comprador, salvo que se haya estipulado lo contrario
o que la pérdida o deterioro sea por fraude o culpa del vendedor o por vicio
interno de la cosa. El 143 establece ciertos casos en que el vendedor asume el
riesgo una vez ya celebrado el contrato. En el caso de mora del vendedor en
entregarla o en el caso de que las ventas se hubieren verificado bajo la condición
de entregarse las cosas en un plazo determinado y las cosas se deterioraren o
perdieren durante ese término. El 144 y siguientes hasta el 160 que es el último
artículo que regula la compraventa mercantil, nos regulan las obligaciones del
vendedor y el comprador. El 144 señala la obligación principal del vendedor, que
es entregar las cosas en el plazo y lugar convenido, sino se señala el lugar, se
entiende que es lugar que se encontraban las mercaderías al tiempo de
perfeccionarse la compraventa. En relación a la entrega de los bienes, el código
de Comercio, establece algunas reglas especiales relativas a la responsabilidad
del vendedor, así el 146 dispone que el vendedor puede exigir al comprador el
reconocimiento de la calidad y cantidad de la mercadería y si el comprador no
hiciere tal reconocimiento, renuncia a todo reclamo anterior, lo mismo es
señalado de forma más general en el artículo 158 que dispone el comprador no
será oído sobre defectos de calidad o faltas de cantidad si las hubiese
examinado al tiempo de la entrega. Y el 159 señala cuando las mercaderías
fueren entregadas en fardo o bajo cubierta que impidan su reconocimiento y el

- 39 -
comprador hace expresa reserva de derechos podrá reclamar en plazo de 3
días.

En la compraventa mercantil se mantiene el principio de la compraventa civil, de
distinguir entre el título y la tradición, y la entrega viene a constituir el papel de la
tradición, y también la tradición puede ser real o ficticia, ya que el 148 y 149 así lo
prescriben: Art. 148. El envío de las mercaderías hecho por el vendedor al
domicilio del comprador o a cualquiera otro lugar convenido, importa la tradición
efectiva de ellas. El envío no implicará entrega cuando fuera efectuado sin
ánimo de transferir la propiedad, como si el vendedor hubiese remitido las
mercaderías a un consignatario con orden de no entregarlas hasta que el
comprador pague el precio o dé garantías suficientes. Art. 149. La entrega de la
cosa vendida se entiende verificada:
1° Por la transmisión del conocimiento, carta de porte o factura en los casos de
venta de mercaderías que vienen en tránsito por mar o por tierra;
2° Por el hecho de fijar su marca el comprador, con consentimiento del vendedor,
en las mercaderías compradas;
3° Por cualquier otro medio autorizado por el uso constante del comercio. El
conocimiento de embarque y de porte, son títulos de crédito que dan cuenta de
mercaderías y por lo tanto, la entrega se entiende verificada por la transmisión de
dichos títulos.

Contrato de compraventa de establecimiento comercial. Aquí el objeto de la
compraventa es una universalidad constituida por bienes corporales e
incorporales, entre estos últimos resaltan la marca comercial, el nombre
comercial, los privilegios industriales, los modelos industriales y el derecho a llaves
o clientela. De todos los bienes nombrados, están sometidos a regímenes
especiales de propiedad, así la propiedad industrial su ley establece la forma de
adquirir y transferir las patentes comerciales, las patentes de invención, los
modelos industriales o sea es la práctica la venta de un establecimiento de
comercio habrá varios tipos de contratos de compraventa según los bienes que
vayan a transferirse, ya que si ciertos bienes están sometidos para su enajenación
a reglas especiales deben estas cumplirse a cabalidad. En una venta de un
establecimiento de comercio, va obviamente incluida la clientela que viene a ser
el conjunto de personas que tienen la costumbre de requerir el servicio en esa
casa de comercio. La venta de un establecimiento de comercio comprende a
las mercaderías pero no comprende el pasivo del vendedor, y es una cláusula
frecuente en los contratos de venta de establecimiento de comercio la
obligación de no competir, cláusula que consiste en la obligación que asume el
vendedor de no establecerse nuevamente con un establecimiento semejante al
que está vendiendo durante un plazo o al menos dentro de un área cercana al
establecimiento de la compra. Por ejemplo: la compraventa de valores
mobiliarios, que son las operaciones de bolsa y cuya compraventa está tratando
en la ley 18045 sobre el mercado de valores y en la ley 18046 y su reglamento
sobre sociedades anónimas que regulan todo lo referente a la transferencia de
acciones como valores mobiliarios.

El articulo 161 extiende a la permuta las reglas señaladas respecto a la
compraventa en cuanto a no se oponga a la naturaleza de aquél contrato.

- 40 -
La compraventa internacional. o sea cuando comprador y vendedor pertenece
cada uno a países y por lo tanto, regímenes jurídicos que son distintos, no sólo por
el articulado cuando se trata de países de raíz románica en la legislación, sino
que también con naciones cuya raíz está en la costumbre como en el comnun
law o el sistema jurídico americano, ahora no toda compraventa internacional va
estar regida por los principios que vamos a señalar, sino que aquí tiene
importancia la calidad de comerciante de los intervinientes, quién se preocupo
de dictar normas en materia de compraventa internacional en las últimas
décadas ha sido las naciones unidas y que han hecho evolucionar en el tiempo el
origen de la regulación sobre el tema que está denominada Convención de
Viena, las actuales modernas normas tiene su origen en trabajos ejecutados por
la Comisión de Naciones Unidas para el derecho mercantil internacional y en
1977 la aludida comisión preparó un trabajo de proyecto de convención que
regule los contratos de compraventa internacional de mercancías, el que fue
remitido a una asamblea general delegados de los países miembros
especialmente convocados para aprobar estas materias y que se efectúo en
Viena y que derivó en la llamada Convención de Viena de 1980. ¿A quienes se
aplican las normas aprobadas en la comisión? Se aplican a los contratos de
compraventa internacional cuando los países o cuando los intervinientes sus
países sean miembros signatarios de la Convención, que las partes tengan sus
establecimientos en Estados diferentes o cuando las normas de derecho
internacional privado disponen la aplicación de la ley de uno de los Estados
contratantes. Para determinar la aplicación de un acto a la Convención de
Viena no se estará a la nacionalidad de los intervinientes ni se el acto es
considerado civil o mercantil de acuerdo de la participación de las partes tengan
en el contrato. Adicionalmente a la compraventa mercantil internacional se rigen
por dichas normas los contratos de suministro que hayan de ser manufacturados o
producidos a excepción de las ocasiones que las obligaciones de unas de las
partes de mano de obra o prestar ciertos servicios análogos.

La convención de Viena no se aplica:

 a las ventas del consumidor, cuando el adquirente las contrata para su uso
personal o doméstico.
 no se aplica a las ventas de valores mobiliarios, títulos de crédito, efectos de
comercio, o a la transacción de moneda.
 no se aplica a las ventas de unidades navieras y aeronaves.
 finalmente, no se aplica a las venta de electricidad, las que van estar
sometidas a los términos del contrato internacional suscrito por las partes.

Lo que está convención regula de forma preponderante es la formación del
contrato de compraventa internacional, esto es, la formación del consentimiento
y los derechos y obligaciones de las partes de vendedor y comprador.

¿Cuales son las características principales de la convención de Viena? ¿Cuales
son las características de las normas que regulan la compraventa internacional?

- 41 -
1. Es el carácter internacional de la Convención de Viena, o sea su objeto es
promover uniformidad en las reglas que regulan las materias de
compraventa internacional de mercadería.
2. La regulación de la convención eleva a una categoría principal al valor de
la Buena Fe, o sea, una de las finalidades de la Convención de Viena es
observar el principio de la Buena Fe en materia de compraventa
internacional. Y hay varios artículos de la Convención que son
representativos de los que les expreso, el artículo 16 establece el principio
de la irrevocabilidad de la oferta cuando es razonable que el destinatario
de ella espera que se mantenga y haya actuado confiado en la oferta
formulada. Estos conceptos de “razonable” o “razonablemente” están
recogidos en varios artículos de la Convención, porque son consecuencia
de la aplicación del principio de la Buena Fe. Otra manifestación está en el
artículo 21 que en síntesis dispone, que la aceptación tardía de la oferta
tiene plena vigencia o efectos cuando está se ha efectuado en
circunstancias tales es que si su transmisión de la oferta hubiere sido normal
habría llegado al oferente en el plazo debido. El artículo 37 y 38 como parte
del principio de la Buena Fe obliga al vendedor a subsanar cualquier
defecto o falta de conformidad en las mercancías; cuando el contrato de
compraventa internacional es por escrito las modificaciones también
deberán ser por escrito. Para interpretar y solucionar los problemas
derivados de la compraventa internacional mencionamos que la
Convención de Viena en el marco del principio de la Buena Fe para
interpretar caso a caso recurre a la referencia de lo “razonable” o al
concepto de “atendida las circunstancias” conceptos que son propios del
Comnun Law, y la convención recurre a estos conceptos para determinar
el alcance de los hechos y las obligaciones y derechos de las partes, y la
forma que deben cumplirse o ser ejercidos. Esto que es ajeno al derecho
continental escrito o codificado pero que otorga una mayor libertad al
intérprete y al juzgador para actuar con mayor equidad.

Los actos unilaterales

El Art. 81 de la Convención contiene normas que rigen la interpretación de los
actos unilaterales, partiendo por expresar que las declaraciones y actos de una
parte deben interpretarse conforme a su intención, en especial cuando la
contraparte haya conocido o no haya podido ignorar cuál era la intención del
que formuló el acto unilateral.

Si no se diera la situación descrita la manifestación unilateral deberá interpretarse
conforme al sentido que le hubiere dado una persona “razonable”, en la misma
condición de la otra parte.

Cuando existan materias que la Convención no regula en su articulado deben
interpretarse los actos, conforme los principios generales de ella, y a falta de
dichos principios debe procederse, en conformidad a la ley aplicable en virtud de
las normas del derecho internacional privado, o sea el derecho internacional
privado viene a ser un régimen supletorio y que sólo tiene vigencia ante

- 42 -
inexistencia de normas en la Convención, y a falta de principios que regulen el
acto.

Otro elemento es que la CV internacional de mercadería no le es exigible que
deba celebrarse por escrito por lo que puede probarse por cualquier medio
probatorio, incluso la testimonial.

Respecto de esto hay una salvedad, y es que ese principio de no necesariedad
de escriturar la CV tiene la excepción, cuando alguna de las partes contratantes
tenga su establecimiento en un estado que ha prevenido que la formación o
prueba del contrato deba ser por escrito.
Dentro de los términos de escriturar el contrato, están comprendidos, elementos
como el télex, o Internet y a futuro cualquier forma moderna que permita
transmitir o recepcionar ofertas y aceptaciones que den origen a un contrato de
CV internacional.

¿Cuándo se forma el consentimiento?

Esta Convención se aparta bastante a las reglas de nuestro código. Veamos
primero la oferta.

Oferta

Constituye oferta la propuesta de celebrar un contrato, dirigida a una o varios
personas cuando esta es precisa, e indica la intención del oferente de quedar
obligado en caso de aceptación.
La oferta se entiende precisa cuando se indica la mercadería, su cantidad y el
precio, o prevé una forma para determinarlos (el precio, la cantidad).

La Convención no le da mayor valor a las ofertas dirigidas a personas
indeterminadas, a menos que la persona que formula la oferta indique
claramente lo contrario, norma similar al Art. 105 del c. de comercio.

La oferta surte efecto cuando llega al destinatario. La oferta aun cuando se
irrevocable podrá ser retirada si el retiro llega al destinatario antes o al mismo
tiempo que la oferta.

La oferta puede ser revocada hasta que se perfeccione el contrato, si la
revocación llega al destinatario antes que este haya enviado aceptación, lo que
es similar al Art. 99 nuestro.

La oferta, aun cuando sea irrevocable queda extinguida cuando su rechazo llega
al oferente.

Aceptación

Constituye aceptación, todo acto o declaración del destinatario de la oferta que
implique aceptación con los términos de esta.

- 43 -
La falta de expresión o silencio no constituye una aceptación.

La aceptación surte efecto cuando la indicación del asentimiento del
destinatario llegue al oferente.
Y no surtirá efecto la aceptación, cuando no llegue al oferente dentro del plazo
que este ha fijado y si no se ha fijado plazo dentro de un término razonable,
habida cuenta de la circunstancia de la transacción, y de la rapidez de los
medios de comunicación empleados por el oferente. Estas normas son distintas a
las del Art. 98 del nuestro.

Las ofertas verbales deben ser aceptadas en el acto, similar al Art. 97 nuestro.

Ahora, hay actos del oferido que implican aceptación, y ¿cuáles son estos?

_ Cuando el destinatario ejecuta actos que permitan sobre entender la
aceptación, como por ejemplo la expedición de las mercaderías, o el pago del
precio, sin comunicación al oferente, ahora, ello debe ocurrir dentro de los plazos
que hemos señalado, o sea dentro de los plazos de vigencia de la oferta.
Esta norma es más completa que nuestro Art. 103, que señala que la aceptación
tácita produce los mismos efectos y está sujeta a las mismas reglas que la
aceptación expresa.

_ También, y de conformidad a la regla general del Art. 6 de la Convención, las
parte son libres para convenir formulas distintas para regular la oferta y la
aceptación, lo que es manifestación de que las partes de común acuerdo
pueden derogar o modificar cualquiera de las disposiciones de la Convención.

¿Cuándo se entiende incumplido el contrato? Y por lo tanto ese incumplimiento
da lugar a acciones indemnizatorias y acá volvemos a lo de razonable.

Seria cuando el incumplimiento cause a la otra parte un perjuicio que la prive
sustancialmente de lo que tenía derecho, a esperar o recibir en virtud del
contrato, salvo que tales perjuicios sean impredecibles, para el contratante
incumplidor o para una persona razonable en la misma condición.

¿Cuándo se entiende resuelto el contrato?

Si por alguna circunstancia relativa al incumplimiento de las obligaciones por
parte de uno de los contratantes, proceda el derecho a resolver el contrato, tal
resolución existirá por la sola declaración de la parte afectada, lo que debe
comunicarse, o siempre que se comunique a la contraparte.

Los contratos de CV internacional pueden modificarse o pueden extinguirse, por
mero acuerdo entre las partes, si el contrato es por escrito y ha establecido que
cualquier modificación debe hacerse también por escrito prevalece dicha
disposición contractual.

- 44 -
Obligación del vendedor

_ Son, entregar las mercancías

_ Transmitir su propiedad

_ Y entregar todos los documentos relacionados con ella. Y acá hay normas muy
parecidas a las nuestras en cuanto a la entrega.
En ese caso si es marítimo es muy parecido a la nuestra, si el transporte es aéreo
es mediante la importe o mediante la entrega de carta documentada. (Revisar).

Obligación del comprador

_ Lo principal obligación del comprador es el pago del precio, la que
comprende adoptar las medidas para que sea posible que el pago se materialice

_ Recibir las mercaderías. Lo que implica hacer los actos que corresponda para
que el vendedor pueda efectuar la entrega, desaduanamiento, a foro (verificar
que el manifiesto embarque coincida con las mercaderías que vienen en el
container, debidamente guardadas y resguardadas.

El profesor dice que en materia de CV internacional con los principios que hemos
señalado son suficientes para compararlos con lo que es la CV de acuerdo a la
legislación interna.
Ahora, como dato anecdótico o que es bueno que sepamos en términos
generales, es que la CV de mercaderías en materia internacional y como
manifestación del uso de la costumbre, ha consagrado la utilización de términos
comerciales cuyo conocimiento permite a los contratantes saber el contenido y
alcance de sus obligaciones sin necesidad de extenderse detalladamente en los
contratos, lo que por otra parte permite evitar la vaya que significan las prácticas
comerciales de los diferentes países, y para ello la cámara internacional publico
los llamados intercoms y que son términos comerciales internacionales y que
constituyen un conjunto de reglas internacionales para la interpretación de los
usos o términos más comunes en el comercio interior y cumplen 2 funciones:

a) Permiten un método de identificación de los contratos y obligaciones con una
denominación común, delimitando rápidamente la operación proyectada,
mediante el empleo de breves siglas.

b) los intercoms tienen una función armonizadora pues basta que se haga
referencia a ellos para que automáticamente se incorporen al contrato, todas las
obligaciones inherentes al término empleado.

De los originales intercoms se han derivado los actuales vigente incoterms, que es
el mismo principio pero referido al intercambio electrónico de datos.

- 45 -
Ejemplos de intercoms:

_ FOB, que es el contrato de transporte al puerto del destino consignado, sin la
obligación de seguro en las mercaderías (ese es precio FOB).

_ SIF, insurance (valor del seguro), valor de la mercadería, y costro del transporte
de la mercadería.

Estos son de uso internacional vigente.

Contratos mercantiles en particular

CONTRATO de LEASING

El leasing es ante todo una operación económica, jurídica y financiera, que
desde el punto de vista contractual existen a lo menos 2 partes.

A lo menos intervienen en este contrato 2 personas, una que es el que concede o
da el bien mueble o inmueble, en arrendamiento con opción de compra que
podríamos denominar dador, y el usuario que es el tomador del bien mueble o
inmueble, en arrendamiento con opción de compra y que podríamos denominar
el tomador.

El objeto del contrato es que el dador, consiente en dar al tomador, el uso y goce
de un bien mueble o inmueble, por un tiempo determinado, pudiendo pactarse
en el contrato, la ampliación o prórroga del plazo de uso y goce más allá del
término inicial previsto, o al concluir el plazo contractual de uso y goce se
establece la opción para el tomador, la opción de adquirir la propiedad del bien.

El usuario o tomador, se obliga al pago de un canon, que es periódico, no
necesariamente mensual, va a depender de lo establecido en el contrato, y en
caso de ejercer la opción de compra, el tomador se obliga al pago de un precio
final.

 Es un contrato consensual, se perfecciona por el consentimiento de las
partes, sin perjuicio que para efectos probatorios, se instrumentalice en una
escritura pública o privada.

Hace excepción a lo dicho el leasing inmobiliario, tratado en Chile en la ley 19281,
el que siempre se extiende por escritura pública, por disposición legal, y porque el
contrato se inscribe en el conservador de bienes raíces en donde se encuentra
ubicado el inmueble, tanto la promesa con opción de compra del bien, como las
prohibiciones que en el contrato se establecen, o sea el carácter consensual rige
íntegramente para el leasing de muebles; no así para el bien mueble que está
sujeto la declaración de las partes a solemnidades para su perfeccionamiento.

- 46 -
 Además de consensual es un acto jurídico bilateral, para su nacimiento se
requiera la voluntad concertada de dos partes a lo menos.

 Es un contrato oneroso.

 Y en lo que se refiere a leasing de muebles, es un contrato innominado o
atípico.

 Es un contrato de tracto sucesivo, se va cumpliendo por etapas o por
pedidos, en que los respectivos términos en que se diera el plazo del
contrato se van remunerando con el canon pactado.

Como ya mencionamos, son partes del contrato de leasing, a lo menos 2 partes.
El que denominamos dador, y el que denominamos tomador, o sea la empresa y
el usuario, pero puede participar o intervenir una tercera parte, que ocurre
cuando el dador no es propietario del bien, objeto del contrato de leasing. Con lo
que aparece en escena el fabricante, productor o proveedor del bien que ha
sido seleccionado por el tomador.
En este caso: yo quiero comprar por vía leasing un auto y yo le indico a la
empresa de leasing, las características del auto que quiero para que sea objeto
del contrato, o sea no queda al criterio del dador, la especie u objeto cuando
este no es de su propiedad, sino que es suministrado por un productor o
suministrante.

En este caso, ambas operaciones, esto es contrato de leasing y provisión del bien,
generalmente son desconectados contractualmente, aunque pueden vincularse,
y esto ocurre, cuando la empresa de leasing en el marco de la autonomía de la
voluntad de los contratantes, intenta o establece en el contrato, no asumir
responsabilidad alguna por los incumplimientos del fabricante.

En el contrato de leasing, es perfectamente apreciable una secuencia, que es la
siguiente:

El cliente y futuro tomador, interesa a la empresa de leasing, mediante una
solicitud en la concertación del contrato, individualizando el bien cuyo uso y
goce, requiere detentar, y señala el proveedor el precio y condiciones de venta.
(Yo selecciono el bien que quiero detentar y después voy a la empresa de leasing
a buscar el financiamiento, señalando el bien a la empresa que quiero que me
den, el precio, etc.)

Seguidamente la empresa de leasing evalúa las condiciones del cliente, igual que
en cualquier operación financiera crediticia. Aprobada la capacidad del cliente
se entra a determinar el resto de los puntos contractuales, que son la extensión
del período de uso la determinación del canon, las garantías y la opción de
compra, señalando su monto que generalmente va a ser un valor residual.

Cuando el dador del bien, es a la vez propietario del mismo toda la parte
preparatoria se abrevia.

- 47 -
Cuando el dador es propietario del bien se habla de leasing operativo en
contraposición al denominado leasing financiero, ya que en este se supone la
adquisición de un bien a un tercero o al propio tomador por indicación de este.

Esta última operación, de que sea el propio tomador el que provee el bien se
denomina en la jerga del leasing “lift back” (es una operación financiera, no es
una operación operativa).
El lift back significa que el tomador es dueño del bien, sea mueble o inmueble, y
el tomador provee a la empresa de leasing del bien, por lo tanto la empresa de
leasing adquiere el bien (le paga un precio), y en forma sucesiva la empresa de
leasing se lo da en arrendamiento al mismo tomador con opción de compra.
Esta es una operación típica de financiamiento.

/Tomador Inmueble  Empresa de leasing  Tomador con opción de compra/

La determinación del precio en el contrato de leasing, que se denomina canon
se manifiesta en un pago periódico y constante durante el plazo de utilización del
bien, terminando con un precio residual, ya que en este contrato va envuelto
siempre, la opción del tomador de optar por la compra del mismo bien.

El precio del canon, guarda relación con la vida útil del bien, o en términos
contables, con su valor de amortización, y esto porque el contrato de leasing, una
de las ventajas comparativas con otros medios de obtención de bienes, es
porque tiene un atractivo tributario para el tomador, ya que puede deducir como
gasto de la operación de su negocio, el valor del canon.
(O sea cuando uno comparativamente necesita de un bien y tiene la opción
bancaria de un mutuo y con lo que uno obtiene de este mutuo, y comparando
con el leasing que generalmente va a tener una tasa superior, hay que
compararlo con este atractivo, de que el canon es gasto para la empresa, y a
veces esa circunstancia los equipara como alternativa de financiamiento.)

La opción de compra

La opción de compra En cualquier de las operaciones tradicionales del leasing el
operativo y el financiero, queda fijado al suscribirse el contrato, un valor residual
para ejercer la opción de compra que es generalmente equivalente al valor de
la ultima cuota del canon pactada. No es obligatorio para el tomador ejercer la
opción, ya que alternativamente pudiera optar por extender el plazo del
contrato, o bien por devolver el bien al dador.

Si hacemos una correlación de las obligaciones que asumen las partes, son
menos las del dador, cuya principal obligación, es proveer a su contraparte del
bien mueble o inmueble una vez que este haya sido seleccionado.
Y son por tanto mas numerosas las obligaciones del tomador, que se manifiestan
en recibir el bien, asumiendo los gastos generados por la entrega o de instalación
si existiesen.

- 48 -
Seguidamente debe utilizar el bien según su destino, en el lugar convenido,
siendo de cargo del tomador los gastos de conservación, incluyendo los
impuestos y seguros, que recaen sobre el bien.

Debe además permitir al dueño la inspección o control, por sí o por terceros, con
el fin de verificar el estado de conservación del bien y su utilización según su
naturaleza. Y la más importante que es el pago del canon.

En el leasing operativo, la obligación de conservar y mantener en buen estado
operativo el bien, hacerse cargo de su reparación son del propietario, salvo que
los daños o defectos se originen por culpa del tomador, incluso podría pensarse
que hasta el cargo del seguro, sean de cargo del dador, cuando así lo establece
el contrato respectivo; Y son estas las principales manifestaciones prácticas que
permiten distinguir al leasing operativo del leasing financiero.

Ante una demanda de acreedores, o de un acreedor contra la empresa dadora
del leasing, o de acreedores contra tomadores del bien dado en leasing,
¿pueden ellos interferir las acciones de sus acreedores haciendo valer el contrato
de leasing, interfiriendo la obligación de cumplir sus compromisos, y los derechos
correspondientes, como por ejemplo oponer el contrato de leasing a medidas
cautelares que impidan al tomador el uso del bien o ejercer, la opción de
compra?
O por otra parte, ¿los acreedores subrogarse en los derechos del tomador
ejerciendo la acción de compra?

En nuestro país el profesor cree que hay que distinguir cuando el contrato de
leasing afecta a muebles, o si el bien dado es un inmueble.

En nuestro país el profesor estima que cuando el bien dado en leasing es mueble,
se trata de un contrato innominado, por lo tanto estimo que de las normas
comunes de acreedor y deudor en que la especie se manifiestan en el derecho
de prenda general del acreedor, alcanzan o afectan al bien dado en leasing,
hasta cuando no se haya producido la opción de compra.

En otros países en que el contrato de leasing sobre muebles es íntegramente
reglado, son oponibles a las partes acreedoras, los efectos del contrato cuando
este está dado debidamente inscrito, siguiendo la solución que nuestro código
civil da al contrato de arrendamiento de inmuebles, cuando este contrato esté
inscrito en los registros de hipotecas del conservador de bienes raíces en donde
se encuentra ubicado el inmueble.

Una solución distinta da nuestra legislación, por ser un contrato reglado el de
arrendamiento de inmuebles con opción de compra regulado en la ley 19281, y
conocida como el leasing inmobiliario habitacional.

Esta ley, si la leemos podemos distinguir 3 elementos que sobresalen:

1. El primero que regula la apertura de cuentas para ahorro permanente y
metódico de los interesados a adquirir una vivienda por leasing, cuyo destino es el

- 49 -
pago o cooperar en el pago de las rentas que se produzcan como consecuencia
del canon.
Estas cuentas de ahorro metódico cuyos fondos tienen un destino que ya
mencionamos, la ley las autoriza a abrirse especialmente en bancos, cajas de
compensación para ahorros, y otras entidades que la ley determina.

2. El segundo elemento que sobresale, son las normas que regulan las sociedades
inmobiliarias, que pueden ser parte en los contratos de leasing de inmuebles con
opción de compra y que pueden tener por objeto viviendas nuevas, o viviendas
terminadas y usadas, o viviendas en construcción. Estas sociedades deben tener
por giro exclusivo, el objeto de participar como dador en los contratos de leasing
inmobiliario.
Cuando se trata de bancos u otras instituciones deben ampliar su giro para poder
participar en este tipo de contratos.
Cuando las viviendas están en construcción o se trate de proyectos aprobados y
no iniciados, la ley exige que se hayan otorgado, los permisos municipales por la
dirección de obras competente que autoricen la ejecución de las obras, y
además la urbanización en donde van a ser emplazados los conjuntos, o el
conjunto habitacional, esté ejecutada (nos referimos a calle, electricidad,
desagüe, etc.), o bien garantizada su ejecución ante la dirección de obras.
3. El tercer elemento, es el que regula el contrato de leasing inmobiliario con
opción de compra de la vivienda propiamente tal. El que requiere para
constituirse de escritura pública, inscripciones del arrendamiento con promesa de
venta, y de las prohibiciones que asume el promitente vendedor, los que deben
ser inscritos en el Conservador de bienes raíces competente.
Además, la ley establece ciertas inembargabilidades de este contrato por parte
de terceros acreedores, con el objeto de asegurar y permitir, el integro
cumplimiento del contrato pactado, tanto en cuanto a acreedores de la
empresa inmobiliaria arrendadora y promitente vendedora, tanto como para
acreedores del cliente promitente comprador y arrendatario.

El leasing o arrendamiento de viviendas con promesa de compraventa está
regulado por la Ley 19281 y la estructura de la ley, aunque no se expresa de
forma tajante, está dirigida a dar solución habitacional a personas entre bajo y
medios recursos.
La estructura legal no está destinada a personas que tienen acceso a la vivienda
por el sistema bancario, vía mutuos endosables, mutuos directos o mutuos en
letras hipotecarias. Esto no quiere decir que la legislación chilena impida
contratos de arrendamiento de viviendas con promesa de compraventa al
margen de esta ley, especialmente para grupos sociales de mayor capacidad,
pero en dichos contratos se caerá en el carácter innominado de la relación
contractual.

La Ley 19281 tiene tres pilares sobre los cuales se construye la estructura de este
tipo contractual nominado y éstos son:

1. Crear un sistema de ahorro metódico al cual puedan acceder las personas,
cuyos fondos tienen el destino de pagar las rentas de arrendamiento y de

- 50 -
acumular fondos suficientes para pagar o financiar la compra de las viviendas
arrendadas en el plazo convenido entre las partes. Así el art. 1° autoriza a los
bancos y a las cajas de compensación de asignación familiar para abrir y
mantener cuentas de ahorro con el destino ya señalado, que se denominan
cuentas de ahorro para arrendamiento de vivienda con promesa de
compraventa. Esta cuenta es un contrato que se celebra entre la institución
elegida por el interesado y éste. Este contrato de ahorro metódico obligará al
interesado a efectuar aportes periódicos por el equivalente al porcentaje
correspondiente al precio de compra venta. Para que los interesados suscriban
este contrato de ahorro metódico, no es necesario que el interesado haya
suscrito el contrato de arrendamiento de la vivienda con promesa de compra,
pues la finalidad es acumular fondos, para con posterioridad celebrar el contrato
de compraventa propiamente tal.
Con el fin de resguardar estos fondos la ley los declara inembargables y no
susceptibles de medidas precautorias durante el plazo en que el contrato de
arrendamiento con promesa se encuentre vigente. Estas cuentas son traspasables
a los herederos, con la particularidad de que éstos podrán seguir depositando
aportes, con la misma finalidad y beneficios que tenía el causante mientras
estaba en vida.

2. La ley regula la constitución de sociedades inmobiliarias constituidas para el
efecto de construir viviendas para el arrendamiento, con promesa de
compraventa. Estas sociedades deben constituirse como anónimas (con un giro
específico que es el constituir inmuebles para arrendarlos con promesa de
compraventa), abiertas o cerrada, con la obligación de confeccionar sus estados
financieros de conformidad a las sociedades anónimas abiertas y someterlos al
control de la superintendencia de bancos.
Los bancos pueden constituir sociedades filiales como sociedades inmobiliarias
para este objeto.

3. Contrato de arrendamiento de vivienda con promesa de compraventa
propiamente tal, que por lo tanto es un contrato nominado y que tiene por objeto
viviendas nuevas, usadas o en construcción. En el financiamiento del
arrendamiento con promesa de compraventa los titulares de cuenta pueden
postular al subsidio habitacional, de acuerdo a las normas que el servicio de
viviendas ha regulado para este efecto.
Los contratos de arrendamiento de vivienda con promesa de compraventa
deben celebrarse por escritura pública e inscribirse en el registro de hipotecas y
gravámenes del conservador donde se encuentre ubicado el inmueble. La
vivienda no puede estar afecta a hipotecas, censo, usufructo u otro gravamen.
Suscrito el contrato de arrendamiento con promesa de compraventa el titular de
la cuenta que se señaló en el numeral 1, no podrá girar dichos fondos sino para el
efecto del contrato.
La sociedad inmobiliaria que celebró el contrato podrá enajenar la vivienda en
cualquier tiempo a una sociedad del mismo tipo quedando la segunda sujeta a
la obligación de cumplir el contrato en los mismos términos.

CONTRATO DE TRANSPORTE

- 51 -
Es tratado en nuestra legislación comercial en tres regulaciones, según el medio
de transporte de que se trate.
Transporte terrestre, está tratado en el Código de Comercio en los arts. 166 y
siguientes.
Contrato de transporte marítimo, está tratado en el Libro III del Código de
Comercio
Transporte aéreo, está tratado en el Código Aeronáutico.

CONTRATO DE TRANSPORTE TERRESTRE

Puede definirse como un contrato en virtud del cual una persona se obliga por
cierto precio a conducir pasajeros o mercaderías ajenas y entregar estas últimas a
las personas a quien van dirigidas o consignatario.
Son partes en este contrato el cargador o consignatante quien es el que encarga
la conducción; en segundo lugar el porteador que es quien contrae la obligación
de conducir y cuando se trata de mercancías figura el consignatario que es a
quien se envía las mercaderías.
El precio que se paga por la conducción se llama porte. (Art. 166)

Características
1. El contrato de transporte es consensual, ya que se perfecciona por el sólo
consentimiento de las partes, ya que el documento que se extiende por las
mercancías, llamada carta de porte es un documento que se otorga para
acreditar la existencia y condiciones del contrato y la entrega de las
mercaderías al porteador. (Art. 173). En caso de no existir carta de porte, el
contrato se puede acreditar mediante las reglas generales probatorias.
2. Es un contrato bilateral, el porteador se obliga a la conducción de la
mercadería y el cargador a pagar el precio o porte convenido.
3. Es oneroso y aunque el Art. 167 señala que el transporte participa a la vez
del arrendamiento de servicios y del depósito, ello es contradicho por las
mismas normas del 166 y siguientes, que dan cuenta de que el contrato de
transporte tiene reglas propias y características que lo acreditan como un
contrato específico, distinto e independiente a otros contratos.

En este contrato puede aparecer el consignatario, que es a quien figura
destinada la mercadería y que aparece reclamando la entrega de los objetos. Su
aparición es una especie de derecho que emana de la estipulación a favor de
otro, prevista en el Art. 1449 del Código Civil.
La carta o guía de porte es el título de crédito representativo de mercaderías que
las partes del contrato de transporte extienden para acreditar la existencia y las
condiciones del contrato y la entrega de las mercaderías según dispone el Art.
173. No es una solemnidad, sino que es un instrumento que tiene un fin probatorio,
el que en el caso de inexistencia puede ser probado por las reglas generales.

Según el Art. 180, la obligación del cargador es entregar las mercancías al
portador en el tiempo y lugar convenido. También se ha señalado que la principal
obligación del porteador es ejecutar la conducción del transporte. Como
conductor del transporte el porteador responde de la culpa leve por tener un
interés manifiesto en el contrato, Art. 207.

- 52 -
En caso de pérdida de la mercancía el Art. 209 señala las obligaciones
indemnizatorias que afectan al porteador.
Como en todo contrato y en el ámbito de la autonomía de la voluntad el
cargador y el porteador pueden establecer cláusulas limitativas de su
responsabilidad. Como por ejemplo que el porteador responda sólo a
determinadas causales o perjuicios o bien por un monto expreso de dinero como
tope.

Cuando el contrato de transporte se refiere al contrato de transporte de persona,
pasa a denominarse contrato de pasaje, contrato que tiene una reglamentación
escasa en el Código Civil en los Arbs. 2017 y 2018 y en el Código de Comercio en
los Arbs. 223 y 224. Estos últimos referidos al contenido de las maletas, paquetes
que van involucrados en el contrato de pasajes.

TRANSPORTE AÉREO

Como el Código de Comercio data del siglo XIX, no comprende normas
referentes al transporte aéreo, las que fueron dictándose a medida que
avanzaba la aviación comercial durante el siglo XX, en sus inicios con normas
escasas y generales, pero que el año 1990 con la dictación del Código
Aeronáutico ha logrado tener una regulación minuciosa y completa.
El transporte aéreo es aquél en virtud del cual una persona, denominada
transportador que se obliga por cierto precio a conducir de un lugar a otro por
vía aérea bienes de domino de terceros o personas y entregar las primeras a las
personas a quienes vayan consignadas.
El Código Aeronáutico trata por separado el transporte de cosas, antes
denominado contrato de transporte y el transporte de personas antes
denominado contrato de pasajes.

¿Cuál es la responsabilidad en el contrato de transporte aéreo?
El Código Aeronáutico establece como regla general la obligación del
transportador de indemnizar los daños con motivo del transporte de la formas y
con los límites establecido por el Código Aeronáutico.
El Código Aeronáutico establece un límite tratándose de muerte o lesiones
durante la estadía a bordo del pasajero o en la operación de embarque o
desembarque. La indemnización por estos accidentes tiene un límite de 4000 UF,
pero podrá estipularse sumas superiores. Por la vía judicial y acreditando la
negligencia o responsabilidad, inobservancia de normas de seguridad, etc. se
llega a indemnizaciones superiores.
Las normas que regulan el transporte aéreo y de pasaje están principalmente
consignadas en los Arbs. 131 a 149 del Código Aeronáutico.

CONTRATO DE TRANSPORTE MARÍTIMO

Todo lo referente a la navegación y al transporte marítimo, fue regulado por la ley
18680 del año 88’ que reemplazó íntegramente el libro III del c. de comercio.

- 53 -
A esto hay que agregarle la ley de navegación que regula principalmente la
seguridad en el mar, da facultades a la elección general de territorio marítimo de
la marina, regula lo concerniente a daños de carácter ecológicos, derrames y
otros que se producen en puertos, y en mar.

Hecha esta 1era disgregación que señala el marco legal, general del derecho
marítimo, ahora nos concentraremos en el contrato de transporte marítimo.

El contrato de transporte marítimo, debemos distinguir entre el contrato marítimo
propiamente tal, y el contrato de fletamento.

Fletamento

Es un contrato en virtud del cual el armador o naviero, pone a disposición de una
persona natural o jurídica, una nave por un determinado tiempo, para que este
la use a cambio de una remuneración.
Son partes en este contrato el fletante y el fletador.

_ El fletante: es el naviero, el armador.
_ El fletador: es quien usa y utiliza la nave para sus necesidades de transporte
naviero.
Estamos hablando de naves comerciales son exentas todas estas normas, los
buques de guerra.

El contrato de fletamento debe siempre probarse por escrito, y el instrumento en
el cual se establece el contrato de fletamento se denomina póliza de fletamento.

La expresión “por escrito” esta consignada en el Art. 928, pero por expresa
disposición de dicho artículo, comprende la manifestación de voluntad
escriturada, los intercambios por telegrama, telex, u otros medios que registre la
voluntad estampada de cada parte.

En todo caso, el contrato de fletamento no es solemne, la escrituración es solo
por vía de prueba, de modo que cuando no pueda acreditarse de esa forma, la
relación de las partes que hubieren intervenido, se regirán por las disposiciones del
contrato de transporte marítimo que vamos a ver a continuación.

El contrato que más nos interesa, porque es el que mas se asemeja a los otros
contratos que hemos visto como el código terrestre y los regulados en el código
aeronáutico, es el contrato de transporte marítimo.

En el fletamento el armador se obliga a proporcionar un medio de transporte, en
tanto el transportador se obliga a conducir mercadería de un lugar a otro.

En cambio el contrato de transporte marítimo definido en el art. 974, es aquel en
virtud del cual el portador, o sea el que contrata se obliga contra el pago de un
flete, a transportar mercaderías por mar de un puerto a otro.

- 54 -
En el contrato de transporte marítimo podemos distinguir, varios participantes y
documentos que se producen y que están en el 965, y que son:

1º Transportador:

Que es la persona que por sí o por medio de otra que actúa en su nombre ha
celebrado un contrato de transporte marítimo de mercancías con un cargador.

2º Transportador efectivo:

Es aquella persona a quien el transportador le ha encomendado, o delegado la
ejecución del transporte de las mercancías, ya sea íntegramente o una parte de
ellas.

3º Cargador:

Es la persona que por sí o por mandatario ha celebrado un contrato de transporte
marítimo con un transportador, y toda persona que ha entregado efectivamente
las mercaderías al transportador en virtud del contrato de transporte marítimo.

4º Consignatario:

Es la persona habilitada por un título, para recibir las mercancías.

5º mercaderías:

Se entiende por mercancías, toda clase de bienes muebles, incluidos los
animales.

6º El conocimiento de embarque o Hill of ladding:

Es el documento que prueba la existencia de un contrato de transporte, y
acredita que el transportador ha tomado a su cargo, las mercancías y se ha
obligado a entregarlas contra la presentación de ese documento a una persona
determinada, o a su orden, o al portador. Art. 977.

De lo expresado existe una estrecha vinculación entre el contrato de transporte
marítimo y la compraventa de mercaderías, es casi absoluta la vinculación que
he expresado de transporte y compraventa bajo la modalidad de título de
conocimiento de embarque, y en un país como el nuestro, muy abierto al
comercio internacional, ello es casi absoluto.

La excepción estaría en el cabotaje (es el transporte entre puertos nacionales), es
una excepción, porque puede ser que el propio portador que está transportando
mercaderías de un lugar a otro, siendo de su propiedad y siendo a la ves el
consignatario.

- 55 -
Por lo tanto tiene particular importancia acá el conocimiento de embarque, que
tiene la definición que ya dimos, y que es suscrito por el transportador o por una
persona autorizada generalmente el capitán de la nave.

En el conocimiento de embarque, además de las mercancías transportadas,
están detalladas o incorporadas las obligaciones que asume el transportador, por
concepto de la suscripción del documento que van más allá de la sola
obligación de transporte y que las convenciones internacionales sobre la materia,
han ido traspasando al transportador, mayores responsabilidades y que están
detalladas en el convenio de Hamburgo sobre la materia, que es del año 90’.

La responsabilidad del transportador está en el Art. 5 de dicho convenio, incluye
la responsabilidad por los perjuicios, resultantes de la pérdida, daño o retardo, se
produjo cuando las mercancías estaban bajo su custodia, recayendo sobre el
transportador el peso de la prueba de que el, sus empleados o agentes,
adoptaron todas las medidas que razonablemente pudieren exigirse para evitar
el hecho.

Este principio de responsabilidad, sigue lo que el Art. 1547 del c.c prescribe sobre
la materia.

Respecto de la jurisdicción, para el conocimiento de los eventos, daños u otros
que se produjeren como consecuencia del contrato de transporte marítimo,
también recaen en el reclamante la facultad de escoger entre varios tribunales
que pueden tener la jurisdicción, destacándose la competencia del tribunal
donde se hubiere embargado la nave.
En cuanto a la competencia, esto también es una limitación seria a las facultades
del transportador y que se han desplazado por efectos del convenio hacia la
contraparte que es el cargador.

Funciones del Conocimiento de Embarque

1. El conocimiento de embarque prueba la existencia del contrato de transporte
marítimo.
Es un documento privado, y que puede ser transferido como podremos ver más
adelante.

2. Sirve de recibo de las mercaderías que se embarcan, es decir, acredita que el
transportador ha tomado a su cargo las mercancías con obligación de
entregarlas contra la presentación del documento. O sea el conocimiento de
embarque determina el momento desde el cual nace la responsabilidad del
portador.

3. El conocimiento de embarque es un título de crédito, y representativo de las
mercancías que en el se consignan.
El conocimiento de embarque puede ser extendido de forma nominativa, a la
orden o al portador.

- 56 -
Respecto a lo señalado tiene relación, el art. 149 N 1 que autoriza que la tradición
de las mercaderías en viaje, pueda hacerse mediante el endoso o cesión del
conocimiento de embarque.

4. El conocimiento de embarque hace presumir, salvo prueba en contrario que el
transportador ha tomado a su cargo, las mercaderías, y que no se admitirá
prueba en contrario al transportador, si el conocimiento de embarque ha sido
transmitido a un tercero, incluido un consignatario, Art. 1020 N 2 del c. de
comercio; lo que constituye una manifestación del principio de que los derechos
del consignatario respecto del transportador emanan de la ley y no de lo que
haya estipulado el transportador con el embarcador.

Las normas de responsabilidad del transportador están en el Art. 982 hasta el 986 y
que comprende el periodo durante el cual ellas están en custodia y que incluye
las posibilidades de incendio, responsabilidad por daño de las mercaderías,
responsabilidad por atraso en la entrega, pudiendo acumularse las causas que
acumulan la responsabilidad es decir deterioro y atraso en la entrega. Todas
situaciones que ameritan acciones indemnizatorias.

Sin perjuicio que el transportador pudiere limitar su responsabilidad, hay una serie
de disposiciones en el código que restringen o privan al transportador, acogerse
a dichas reglas de limitación, como por ejemplo el Art. 1006 que señala que el
transportador efectivo será solidariamente responsable con el transportador,
respecto de la etapa que el haya ejecutado. Es transportador efectivo, el que
hace el transporte por encargo del transportador contratado.

El libro III del c. de comercio señala 2 principios generales que son de suma
importancia:

1) Las disposiciones y estipulaciones contrarias a una disposición imperativa del
código se tienen por no escrita.

2) Y es consecuencia de lo que dijimos en su oportunidad, de que la costumbre
en materia de comercio marítimo y de navegación tenia mucha vigencia, se
manifiesta en que la costumbre además de poder probarse de la forma
establecida en el Art. 5 (esto es por dos sentencias o tres escrituras públicas
anteriores que aseveren la existencia de la costumbre), el Art. 825 amplía la
posibilidad de probar la existencia de la costumbre jurídica por informe de peritos
que el tribunal apreciará según las reglas de la sana crítica.
O sea, en materia de comercio marítimo y en general de contratos en la
navegación tiene tal amplitud de vigencia para la solución de controversia que
se produzcan entre consignador, consignatario etc., la vigencia de la costumbre
que además de las normas establecidas para todo tipo de costumbre , es
admisible la prueba pericial de la vigencia d la costumbre jurídica.

- 57 -
EL CONTRATO DE SEGURO

El contrato de seguro, esta definido en nuestro c. de comercio en el Art 512 que lo
define como un contrato bilateral, condicional, aleatorio por el cual una persona
natural o jurídica, toma sobre sí por un determinado tiempo todos o algunos
riegos de perdida o daño, de ciertos objetos obligándose mediante una
retribución convenida a indemnizarle la pérdida o cualquier otro daño estimable
que sufran los objetos asegurados.

Esta definición, tiene algunas falencias, ya que omite por completo el seguro de
vida, y no hace referencia a los daños patrimoniales.

Su definición tal como esta establecida en el c. de comercio, es aplicable a los
seguros reales, y por ello que dicha falencia se hará demostrativa en otros
artículos del código, ya que el seguro llega hasta el art. 601.

 En cuanto al seguro de vida, la razón de la omisión está, que a la dictación
del código su existencia no era considerada, y tuvo con el devenir del
tiempo, ser considerado y regulado en un párrafo especial.

 La omisión de los seguros patrimoniales, a la dictación del código ya existía,
en el ambiente comercial, regulado los seguros de responsabilidad.

 Y el re aseguro, que también es un seguro patrimonial, según lo estiman los
tratadistas contemporáneos. Sin embargo nuestro código omitió referirse a
ellos, salvo una escueta norma del inciso segundo del artículo 523 que
dispone que el reasegura no extingue la obligación del asegurador y no
confiere al asegurado acción directa en contra del asegurador. Demás
está decir que el reaseguro, es el contrato en virtud del cual el
reasegurador celebra un contrato con una entidad reaseguradora con el
fin de atenuar o diversificar los riesgos asumidos en el contrato con el
asegurado.

 La otra observación a la definición, está en que la ley vigente no permite a
las personas naturales, asumir contractualmente la calidad de
aseguradoras, ya que desde el DFL 251 del año 31 tal calidad solamente
puede ser ejercida por personas jurídicas y según la ley 18046 que regula las
sociedades anónimas, es este tipo específico de personas jurídicas la que
puede tener el carácter de entidad aseguradora, aún más, son sociedades
anónimas de régimen especial, por cuanto exigen capital mínimo, una
aprobación de la superintendencia para su constitución, que son requisitos
adicionales a los exigidos a los de sociedades anónimas ordinarias.

En todo contrato de seguro, hay ciertos principios que los inspiran, que según lo
que se escribe sobre la materia sería:

1. La buena fe.
2. El interés asegurable.
3. La indemnización.

- 58 -
4. La subrogación.

Estos principios, están presente en todo los contratos de seguro, de modo expreso
o tácito, y si no en todos a lo menos la mayoría.

1) El principio de la buena fe, este principio vigente en todo contrato de seguro y
esto significa que las partes al contraerlo, tienen presente y vigente lo que se
denomina una máxima buena fe, que no es otra cosa que la correcta intención,
o sea, la intención de entrar como parte en el contrato de seguro sin causar
perjuicio a la contraparte. Ahora, la buena fe, es un principio extensible a la
totalidad de los contratos, y así lo previene por lo demás el artículo 1546 del
Código Civil, sin embargo, en el contrato de seguro, la presencia de este principio
reviste una importancia superior, porque las partes entran al contrato de seguro
bajo la creencia de proteger el interés del asegurado sobre la base de estimar
correctas las características del bien asegurado al momento del contrato, y
también en ser correctas los riesgos descritos y como contraparte, el asegurado
celebra el contrato sobre la base de la creencia a todo evento de que el
asegurador cubrirá los riesgos especificados en el contrato, en el evento de estos
existir.

2) El segundo principio, es el denominado el Interés asegurable, significa que toda
persona entra como parte al contrato de seguro con el fin de precaver un riesgo
o un interés económico que pueda eventualmente ocurrirle y afectarle. Este
principio está contemplado en el artículo 518 inciso segundo, que dispone que: el
asegurado requiere además de la capacidad legal tener al tiempo del contrato
un interés real de evitar el riesgo como propietario o como a cualquier título que
lo constituye como interesado en la conservación del objeto asegurado. El seguro
en que falte este interés es nulo, y de ningún valor.

3) El tercer principio es de la indemnización, y así lo previene expresamente el 517,
que dispone que respecto del asegurado es un contrato de mera indemnización,
nunca para el contrato ser fuente de ganancia. Ahora, este principio de
indemnización, como está tratado en el Código, es aplicable sólo al seguro de
daños, y no al seguro de las personas. En el seguro de daños la indemnización es
la razón principal que lleva al asegurado a contratar, o sea, el resarcimiento del
siniestro y como intención máxima en la eventualidad de ocurrir el siniestro y el
daño subsecuente, quedar en la misma condición en que el asegurado se
encontraba hasta antes de la existencia del siniestro. Por ende,
conceptualmente, el elemento ganancia está erradicado de esta institución
jurídica. |

4) El cuarto principio, que es más un elemento, es el de la subrogación, que
consiste en la facultad que tiene la entidad aseguradora contratante de
perseguir las responsabilidades legales y de la restitución de lo pagado en contra
de los terceros responsables si los hubiere. Este principio está presente en todos los
contratos de indemnización, y está presente en nuestro código en el artículo 553,
que dispone por el hecho del pago del siniestro, el asegurador se subroga al
asegurado en los derechos y acciones que éste tenga contra terceros en razón
del siniestro. Si la indemnización no fuere completa y total, el asegurado conserva

- 59 -
para si la facultad de cobrar a los responsables los perjuicios que no hubiere
indemnizado el asegurador.

Hay un elemento que viene complicar el contrato de seguro, que es la causa
inmediata, que es un principio que intenta resolver el problema que se presenta,
cuando diversas concausas coparticipan en producir el daño o e siniestro. Esto
significa que la causa inmediata para que el siniestro esté amparado en la póliza
debe haber una relación de causa a efecto entre el hecho que lo genera y la
consecuencia dañosa y este hecho generador debe estar cubierto por la póliza.

Por la vía ejemplar, podemos aclarar el efecto de la causa inmediata, así por
ejemplo si el daño se produce por una causa no comprendida en la póliza, pero
que activa otras causas si comprendidas y que generan el daño o riesgo, la póliza
será la que determinará por la cobertura o los factores excluidos. En las pólizas
actuales las concausas son prevenidas por los llamados adicionales.

El contrato de seguro está definido en el 512 y conceptualmente el contrato de
seguro es una trasferencia de riesgo del asegurado al asegurador y es oneroso
porque es a cambio de una prima, (renumeración que se le paga al asegurador
de forma periódico durante la vigencia del contrato de seguro). Desde ese
momento el asegurador queda obligado a indemnizar dentro de los términos
contractuales, y lo que indemniza es el daño asegurado u otra prestación
convenida, o sea, lo clave en el contrato de seguro es la transferencia del riesgo.

Como está dicho, en el contrato de seguro son partes el asegurador y el
asegurado, el primero es que toma sobre si la eventualidad de indemnizar el
riesgo y el segundo el que transfiere a la compañía el riesgo asegurable. El
reaseguro no es parte del contrato de seguro, sino que es un segundo contrato
de características similares al primero en que la compañía aseguradora transfiere
la totalidad o parte de los riesgos asumidos en el contrato de seguro original a
una compañía reaseguradora. No siempre, la persona indemnizada por la
existencia del riesgo es la persona que celebró el contrato de seguro, en estos
casos hay que distinguir entre el contratante y el beneficiario, siendo este último el
que sin ser asegurado como en el seguro de vida tiene derecho a indemnización
en caso de siniestro, incluso en el seguro de vida los beneficiarios pueden ser
varios y es el asegurado que designará en que porcentaje de la indemnización
será beneficiado cada uno de estos extraños al contrato.

Un segundo elemento, que está presente en todo contrato de seguro es el riesgo,
que no es otra cosa que la eventualidad de un acontecimiento que ocasiona al
asegurado o beneficiario una pérdida susceptible de evaluarse en dinero. El
riesgo es un elemento esencial, como es esencial la prima que es la retribución o
pago del seguro y como es finalmente el siniestro que es la ocurrencia o
existencia en la realidad del hecho asegurado o del hecho asegurado en la
póliza.

Los siniestros se clasifican: en siniestro mayor o menos, siendo los primeros cuando
el daño alcanza la totalidad de la pérdida o al menos las ¾ del bien asegurado.

- 60 -
¿Cómo es este contrato?

 Este contrato se escritura por medio de la denominada póliza, lo que le da
una solemnidad al contrato de seguro. Y esto está expresamente previsto
en el artículo 514 que dispone que el seguro se perfecciona por escritura
pública, privada u oficial que es autorizada por un corredor de seguros, y
este documento justificativo se denomina póliza.

 Seguidamente el 512 dice que es un contrato bilateral porque genera
obligaciones recíprocas para ambas partes en el entendido de que el
asegurador asume desde ya el riesgo que le ha sido transferido. Y como
contraparte de la obligación del asegurado es el pago de la prima.

 El 556 determina una serie de obligaciones para el asegurado adicionales a
la principal que es el pago de la prima, como por ejemplo, una correcta
declaración de la cosa asegurada y de la extensión de los riesgos, a
emplear cuidado y celo como un buen padre de familia para prevenir el
siniestro, a notificar al asegurador dentro de los 3 días siguientes a la
recepción de la noticia de cualquier accidente que afecte la
responsabilidad del asegurador.

 Es nominado, es típico porque está expresamente previsto en el artículo 512
y siguientes que fue complementado por el párrafo IV del seguro de vida
en el artículo 569.

 Es un contrato oneroso, tiene utilidad para ambas partes, ambas se gravan
recíprocamente la compañía obtiene el pago de la prima y el asegurado
tiene la obligación de la compañía de indemnizarle los siniestros.

 Es de tracto sucesivo, ya que genera obligaciones que deben cumplirse
durante todo el periodo de su vigencia, de modo tal que si el seguro se
pone término anticipado dicha convención produce efectos futuros
quedando afirmes los efectos o riesgos que se hayan generado con
antelación.

 Es un contrato de adhesión, las cláusulas las impone casi en su totalidad la
entidad aseguradora, pero la protección del asegurado está en que el
tenor de las pólizas han sido previamente aprobadas por la
superintendencia de Valores y Seguros, la que debe autorizar la circulación
de entrada y vigencia de determinadas pólizas, además de llevar la
custodia de pólizas.

 Finalmente, el contrato de seguro es en si un contrato principal, no es
consecuencia ni existe la necesariedad de otro contrato del cual
depender, así por ejemplo, en el contrato de compraventa y mutuo
hipotecario, ambos son contratos principales, pero en si son contratos son
principales los contratos de seguro de gravamen, el contrato de seguro de
incendio, el contrato de seguro de terremoto, que van incorporados en el
mismo texto o escritura pública, pero que son en si contratos principales

- 61 -
porque dan origen a la obligación de emisión de pólizas por cada uno de
ellos, que es la solemnidad establecida para estos tipos de contratos de
seguro, a menos que la escritura pública sea la solemnidad establecida
para el contrato de compraventa inmueble.

Requisitos de existencia y de validez del contrato de seguro son los comunes a
todo contrato con algunas variantes en cuanto a la intensidad que el legislador
pondera y regula algunos requisitos que señalaremos a continuación:

1. Requisitos de existencia. Que son los 3 lo más importante:

1. el interés asegurable.
2. el riesgo
3. la estipulación de la prima.

Sin la presencia de algunos de estos requisitos o el contrato no existe o estamos en
presencia de una convención o un contrato de carácter diverso.

Ahora, en cuanto a los requisitos de validez:

 Consentimiento exento de vicios.
 la causa lícita: el riesgo.
 el objeto: interés asegurable.
 las formalidades propias que el contrato debe cumplir para tener una
existencia legal válida.
 La prima.

1) Consentimiento exento de vicios, es el acuerdo que el asegurador y
asegurado pactan y establecen en el contrato cuya omisión como en
términos generales en materia civil no da lugar al contrato de seguro. Ahora
el 1451 del Código Civil, establece los vicios del consentimiento: el error, la
fuerza y el dolo. Ahora esta existencia de consentimiento y la exención de
vicios tiene en este contrato algunas particularidades que le son propias por
la naturaleza del contrato, por ejemplo:
 la fuerza no fácil imaginar a una persona celebrar un contrato de
seguro bajo este vicio tanto respecto del asegurado como del
asegurador, por ello que el Código de Comercio omite referirse a
este vicio del consentimiento, sin embargo, hace referencia y con
mayor hincapié que en materia civil en el error, no en el error jurídico
ya que la ley se supone conocida por todos desde que es publicada
en el diario oficial, sino que en el error de hecho, ya que aquí la
naturaleza del contrato en estudio hace que este vicio tenga
particularidades interesantes.
 El error es el falso concepto, la ignorancia que se tiene respecto de
un acontecimiento de una cosa o de una persona, como en el
contrato de seguro el principio de la máxima buena fe que inspira
esta relación jurídica hace que el error tenga una mayor
significación. ¿ Y por qué? para la celebración del contrato de

- 62 -
seguro, el asegurador al otorgar la cobertura presta su
consentimiento fundamentalmente sobre la base de información que
le proporciona el asegurado de modo que en dicha información
debe ser lo más completa posible y sobre todo veraz. El 516 número 9
se refiere a esta circunstancia, al enumerar los requisitos que debe
contener la póliza, que es la manifestación documental del contrato
de seguro, debe contener: “la enunciación de todas las
circunstancias que puedan suministrar al asegurador un
conocimiento exacto y completo de los riesgos, información que es
proporcionada por el asegurado”. Esta disposición legal se reafirma
con lo dispuesto en el 556 número 1, en que el asegurado está
obligado a declarar sinceramente todas las circunstancias necesarias
para identificar la cosa asegurada y apreciar la extensión de los
riesgos, de modo tal, que conjugando ambas disposiciones citadas si
se omite información relevante por parte del asegurado o si la
información es falsa o defectuosa se produce un error en el
asegurador, como vicio de consentimiento y que le permite por las
instancias judiciales correspondientes impetrar la nulidad o la rescisión
del contrato. Esto está expresamente señalado en el 557 número 1, al
regular las causales de rescisión del contrato de seguro, y disponer
como la primera causal de rescisión las declaraciones falsas o
erróneas o la reticencia del asegurado, acerca de aquellas
circunstancias que conocidas por el asegurador pudieren retraerle en
la celebración del contrato o producir alguna modificación
sustancial en sus condiciones. (lo más lógico va por el lado de la
prima, que ésta sea mucho mayor). La ley distingue para efectos del
error, que no sólo pueda provenir de las declaraciones del asegurado
que sean erróneas, falsas, sino también la omisión de alguna
información relevante; estas omisiones en el contrato de seguro se
llama reticencias, de modo tal, que en el contrato de seguro, no sólo
se sanciona para los efectos de la constitución del vicio del error,
actos positivos como información falsa, sino que también las
omisiones produciéndose en cualquiera de ellas el mismo efecto que
para calificar el vicio del consentimiento del error.
 El dolo. Esta información falsa, incompleta en un ámbito de un
contrato en que el principio de máxima buena fe está presente, sino
que son el fruto de mala fe del asegurado, ya no estamos en
presencia del error sino que el vicio del consentimiento del dolo. El
código civil define el dolo la intención positiva de causar injuria o
daño a la persona o propiedad de otro. Son maquinaciones
fraudulentas que un actor realiza con el objeto de inducir a un
tercero a celebrar un contrato, de modo tal que si esas maniobras no
hubiesen estado presentes o bien, el contrato no se hubiese
celebrado o se hubiese suscrito en términos distintos. Por ello, que el
contrato de seguro, cuya manifestación documental está en la
póliza, son extremamente rigurosos en sancionar el dolo cometido en
este tipo contractual y que no sólo se manifiesta al momento de
celebración del contrato, sino que los actos dolosos son previstos por
el legislador para sancionarlos también durante la vigencia del

- 63 -
contrato o al producirse el siniestro. Son manifestaciones dolosas, por
ejemplo: contratar seguro por cuantías ostensiblemente superiores al
valor de la cosa asegurada; o una omisión como el ocultamiento de
circunstancias conocidas que agravan el riesgo; todas estas
circunstancias procesalmente probadas producen la nulidad del
contrato y eventualmente puede incluso tipificarse el delito de
estafa, del 470 del Código Penal. Todas estas circunstancias de
ocultamiento, de información inexacta, de información falsa, no
tienen una relevancia real, sino sólo en el momento de obtener el
lucro indebido, o sea cuando al asegurado cobra indebidamente la
indemnización, tanto en cuanto a lo pactado o cuando pretende un
monto superior. El dolo en este contrato se conoce en materia penal
como fraude al seguro, el que no está tipificado en nuestra
legislación penal, salvo con ocasión del delito de incendio.

2) El riesgo. Va íntimamente involucrado a la existencia de una causa lícita
que pueda afectar al asegurado. El 513 inciso segundo del Código de
Comercio, entiendo por riesgo la eventualidad de todo caso fortuito que
pueda causar la pérdida o deterioro de los objetos asegurados. Esta
definición tiene una omisión, ya que se circunscribe al caso fortuito o que el
código civil denomina también fuerza mayor, o sea en síntesis, un imprevisto
que no es posible resistir. En el contrato de seguro moderno, no sólo es
asegurable la cosa respecto del riesgo producido por el caso fortuito, sino
que también y en muchas ocasiones se asegura respecto de actos
culpables o intencionales producidos por terceros que generalmente
constituyen adicionales a las pólizas normales de seguros. (Asegurar actos
maliciosos o terroristas, o sea de actos de terceros que voluntariamente
provocan el daño). También la definición del código respecto al riesgo
omite las referencias a otros tipos contractuales de seguro, ya que sólo
contempla el caso fortuito de deterioros de objetos asegurados, sin que
pueda deducirse de dicha definición los seguros a las personas (su causa
está en que a la dictación del código y sus modificaciones, los seguros eran
fundamentalmente de cosas, los seguros personales son muy posteriores). El
artículo 522 del Código de Comercio, señala que para que una cosa
pueda ser asegurada es que se halle expuesta a perderse por el riesgo
tome sobre si el asegurado, y agrega, que son inasegurables o no pueden
ser materia de seguro, las cosas que ya hayan corrido el riesgo, hállanse
salvados o perecidos de el, como también no puede ser asegurables los
objetos de ilícito comerciales, entre otros que dispone la ley. El 566 se pone
en el evento de asegurar una cosa con ignorancia o salvación del objeto
asegurado, disponiendo que el seguro se tendrá por no celebrado en
dicha circunstancia, y que si alguno hubiere obrado en conocimiento de la
pérdida o salvación de la cosa, existe una causal indemnizatoria respecto
de la contraparte. En el seguro podemos distinguir riesgos asegurables, que
son aquellos respectos de los cuales responde naturalmente el asegurador,
aún si expresa mención; seguidamente están los riesgos, en los cuales el
asegurador responde sólo en el evento de mención expresa (por ejemplo:
incendio por actos maliciosos; y en tercer lugar, hay riesgos que no pueden
ser responsables al asegurador bajo ningún respecto. Según el Código de

- 64 -
Comercio, el asegurador responde aún si mención expresa de todos los
riesgos que estén constituidos por caso fortuito, así se desprende ya el
mencionado 513 inciso segundo, que también están mencionados en el
550, cuando dice el asegurador contrae principalmente la obligación por
pérdida de la cosa o daño por efecto del caso fortuito; y definido de otro
modo, está en el 582 respecto del seguro de incendio que cubre todas las
acciones directas del incendio aún que este accidente provenga de culpa
leve o levísima del asegurado, o sea deja fuera la culpa grave; y también
está dicho de forma no expresa, pero se desprende en el 552 al disponer
que el asegurador no está obligado a indemnizar la pérdida procedente o
causada de vicios propios de la cosa de un hecho personal del asegurado
o de un hecho ajeno que afecte civilmente la responsabilidad del
asegurado. En segundo lugar, están los riesgos que el asegurado sólo es
responsable en el evento de una estipulación expresa, se desprenden en el
552 inciso segundo, que dispone que el asegurador puede tomar sobre si
en virtud de una estipulación expresa los riesgos provenientes de vicio
propio de la cosa, o sea que la cosa lleva en sí un germen de deterioro o
de destrucción y que el asegurador acepta tomar el riesgo sobre si. Por
ultimo, están los riesgos por los cuales el asegurador no responde en caso
alguno, en general son aquellos riesgos producidos que emanan de culpa
grave o dolo del asegurado, un seguro que cubriere el dolo o culpa grave
del asegurado es nulo absolutamente, de acuerdo al artículo 1467 del
Código Civil por ilicitud de la causa del contrato y la sanción de nulidad
está expresamente prevista en el 1682. Hoy día, este principio de riesgo que
en caso alguno asegurables por el asegurador sean matizado por efecto
de la costumbre mercantil en el sentido de asegurar la culpa grave del
propio asegurado y que la principal vigencia o ejemplo está en daños
causados en accidentes de tránsito por negligencia grave o gravísima del
propio asegurado, en este tipo de contratos de accidentes de tránsito lo
único que queda absolutamente excluido y que vuelve a la regla general
de que el asegurador no responde en caso alguno son los daños causados
intencionalmente por el propio asegurado, los que son excluidos de
cualquier cobertura.

Es importante la especificación de los riesgos, por ello que no hay contrato de
seguro que no cubra todos los riesgos. El 536 lo señala expresamente. Por lo
tanto, de esto se infiere que la ley busca provocar que el asegurador deje
claramente establecido los márgenes de su responsabilidad y eso está por
ejemplo, en el 516 número 5, toda póliza debe contener los riesgos que el
asegurador toma sobre si. En este aspecto, hay normas interpretativas del
contrato de seguro, que son importante destacar, el DFL 251, que se refiere a
las compañías de seguro, que regula el comercio del seguro, señala como las
pólizas son siempre modelos aprobados por la superintendencia, cuando
corresponda la interpretación de una cláusula de una póliza el principio
general debe estarse al más favorable para el contratante, asegurado o
beneficiario del contrato. Esto es concordante con el código civil, ya que el
1566 expresa que las cláusulas ambiguas se interpretan a favor del deudor. En
síntesis, no hay seguro que cubra todos los riesgos posibles. Y en segundo lugar,
la limitación de responsabilidad del asegurador debe explicitarse

- 65 -
completamente, no puede inferirse de la interpretación concordante de
cláusulas de la póliza.

Para efectos de la especificación de los riesgos, hay ciertos principios que
permiten delimitarlos: por ramas del seguro, por ejemplo: seguro de vehículos;
por ejemplo por determinación del objeto del seguro: por ejemplo el seguro de
inmuebles: por las causales del siniestro: terremoto, incendio, inundación,
colisión en el caso de los vehículos; también por causales de exclusión, así por
ejemplo, el seguro de daño, incendio los inmuebles excluye a los actos
provocados por terceros de manera por manifestaciones, los cuales para ser
considerados en la póliza deben expresamente señalarse; también el seguro
de incendio cuando es provocado por terremoto debe expresamente
señalarse, si no se señala no cubre la cobertura.

La parte medular en la formación de consentimiento y las obligaciones que
emanan en la emisión de la póliza tienen un factor primordial la información
de los riesgos, porque el contrato de seguro en esencia traspasa la
responsabilidad al asegurador de uno o más riesgos por una prima
determinada, y todo ello por el pago de una prima, y por tanto es
fundamental la información de los riesgos. Así el 516 que es el artículo que
señala los elementos que debe contener la póliza, que es el contrato de
seguro, en el número 9 señala que debe contener la enunciación de todas las
circunstancias que puedan suministrar al asegurador un conocimiento exacto
y completo de los riesgos. De tanta trascendencia es este principio que el 557
entre las causales que permiten rescindir el contrato de seguro, la primera es
por las declaraciones falsas o erróneas o por la reticencia (omisiones) de
aquellas circunstancias conocidas por el asegurador pudieran retarle la
celebración del contrato, o producir una modificación sustancial en sus
condiciones.

En cuanto a la información de los riesgos, en el seguro de incendio la ley es
más exigente todavía, ya que el 579 agrega al 516 algunas circunstancias que
deben expresarse: como la situación de los inmuebles asegurados, el destino y
uso de los edificios colindantes y la duración del seguro.

Durante la vigencia del contrato de seguro, puede producirse una agravación
de los riesgos, ya que los riesgos han sido originalmente magnificados para los
efectos de la emisión de la póliza y que son los riegos que el asegurador que
estuvo dispuesto a asumir. Durante la vigencia del contrato los riesgos pueden
agravarse y así lo previene el 538, que autoriza a la rescisión del contrato
cuando el asegurado varía por si solo el lugar del riesgo o provoca cualquier
otra circunstancia que se tuvo a la vista para estimarlo.

El objeto del seguro, es el interés asegurado, y es un requisito de validez del
contrato. El objeto debe ser lícito y el 522 nos indica que pueden asegurarse
las cosas corporales e incorporales que tengan un valor estimable en dinero y
se hayan expuestas al riesgo que tomen sobre si el asegurado. Y por lo tanto,
no pueden ser materia de seguro las ganancias o beneficios esperados, los
objetos de ilícito comercio, las cosas íntegramente aseguradas, porque el

- 66 -
seguro tiene por objeto resarcir el daño producido y no producir una
ganancia. Si el objeto está íntegramente asegurado, no hay interés asegurable
en un nuevo contrato de seguro, y por ejemplo, por desconocimiento del
asegurador se celebran dos contratos de seguro sobre la misma cosa y por los
mismos riesgos y el siniestro se produce sólo se cobra el primero de los
contratos, el segundo entraría a cubrir aquellos daños no cubierto por el
primero y se encontrarán dentro de la póliza. Se pueden asegurar las cosas
que existen como las cosas que esperan que existan. El principio general sobre
esto está el 517 que dispone expresamente en forma sintética: “respecto al
asegurado el seguro es un contrato de mera indemnización, jamás puede
para él ser la ocasión de una ganancia”.

El seguro puede ser tomado por el propio contratante o por un tercero en
virtud de un poder o mandato aún sin su conocimiento o autorización.

Respecto del interés asegurable, o sea que haya una vinculación entre el
asegurado con el bien que le interese evitar el riesgo como propietario,
arrendatario, como acreedor, o sea que tenga él alguna circunstancia de que
lo constituya interesado en la conservación del objeto asegurado, y eso está
en el 518 y que finaliza con una frase simple:”el seguro que falte este interés es
nulo”

Ahora el seguro de vida, el principio del interés asegurable también se
manifiesta pero de una forma distinta y que los dispone el 569, la vida una
persona puede ser asegurada por ella misma o con un tercero que tenga
interés actual y efectivo en su conservación. Y en el seguro de vida el
quantum de la indemnización queda absolutamente entregado a la
discrecionalidad de las partes. (Artículo 577, la fijación de la cantidad
asegurada y todas las condiciones accidentales del contrato quedan al
arbitrio de las partes.

Formalidades del contrato de seguro.

La formalidad del contrato de seguro se plasma en una póliza. El seguro se
prueba y se perfecciona por escritura pública (que no se utiliza nunca) o
privada (que es la que se utiliza siempre) u oficial que es autorizada por un
corredor.

El documento justificativo se llama póliza, por tanto, el contrato de seguro es
solemne y la solemnidad radica en que debe constar por escrito y se
materializa en un instrumento escrito.

Formas de otorgamiento.

1. La póliza además de otorgarse por instrumento público o privado,
puede ser otorgado nominativa, que es aquella que sólo puede
amparar a la persona cuyo favor se extiende, la que no puede
transferirla ni endosarla a persona alguna.

- 67 -
2. Puede ser entendida a la orden, que es la que se extienden a nombre
de una persona que puede transferida mediante endoso.

3. y la tercer forma que la póliza se extienda al portador que es aquella
que cubre e indemniza a quién la haga valer, siempre mostrando un
interés asegurable ( en todo contrato de seguro el interés asegurable es
un elemento esencial, por tanto se plasma aquí en la transferencia al
asegurador).

Normalmente las pólizas son nominativas.

Hay otra distinción: entre pólizas individuales y pólizas de seguro flotante.

La póliza individual da cuenta de un seguro otorgado a favor de una persona
natural o jurídica. La alternativa a la póliza individual es la póliza colectiva que
ampara a varias personas por un mismo riesgo, por ejemplo: la póliza de
seguro en daños en choque.

Seguro flotante. Son aquellas que cubren a un asegurado por todos los
eventos riesgoso, que pueden ocurrirle durante el tiempo pactado, o sea
durante el tiempo de vigencia de la póliza, quedando entregada la
especificación de cada riesgo con documentos adicionales que se emiten en
forma posterior. La póliza de seguro flotante es la matriz, por ejemplo: la que
toma la compañía sudamericana de vapores por las mercancías que
transporte sus unidades. Con posterioridad a esta póliza la compañía va
informando los embarques que se van produciendo y las mercancías
embarcadas en el puerto de embarque. Contra este documento que emite la
compañía, la compañía aseguradora va emitiendo un certificado de
cobertura.

¿Qué contiene la póliza?

En la póliza es perfectamente posible distinguir 2 elementos:

Las denominadas condiciones particulares, que son generalmente el nombre
del asegurado, el plazo de vigencia, el objeto o materia del seguro, los riesgos
y su ubicación.

Y las condiciones generales, como su nombre lo indica, son las cláusulas
permanentes de cada póliza que han tenido su aprobación como modelo por
parte de la superintendencia de seguros.

El artículo 516, nos indica las cláusulas que toda póliza debe contener:

1. los nombres de las partes contratantes y su domicilio. (nombre también
involucra razón social de una S.A).
2. la declaración que toma el asegurado al asegurador, esto quiere decir la
especificación del tipo o fuente del interés asegurable.

- 68 -
3. La designación clara y precisa del valor y naturaleza de los objetos
asegurados. Esto hay que relacionarlo con el 533, que dice que
omitiéndose en la póliza la determinación del valor de las cosas
aseguradas, el asegurado podrá establecerlo por todos los medios de
prueba.
4. La cantidad asegurada. Esto para poder precisar la amplitud económica
de la cobertura, que puede ser total o parcial en relación al valor del
objeto asegurado. Esto hay que relacionarlo con el 535 inciso primero, que
dice si la póliza no contiene la designación expresa o tácita de la cantidad
asegurada se entiende que el asegurador se obliga asegurar la pérdida o
deterioro hasta la concurrencia del valor de la cosa al tiempo del siniestro.
5. los riesgos que el asegurador toma sobre si. Esto hay que coordinarlo con el
536, que dispone que el asegurador puede tomar sobre si todos los y
algunos de los riesgos ha que está expuesta la cosa asegurada, no estando
expresamente limitado el seguro a determinados riesgos, el asegurador
responde todos salvo las excepciones legales.
6. La época que principia y concluye el riesgo para el asegurador en la
vigencia del contrato.
7. La prima del seguro y el tiempo, lugar y forma que ha de ser pagada.
8. La fecha con indicación de hora para determinar la vigencia de la póliza.
9. La enunciación de todas las circunstancias que pueden suministrar al
asegurador un conocimiento exacto y completo de los riesgos y de todas
las demás estipulaciones que hicieren las partes.

Dicho el contenido de la póliza que el contrato de seguro se interpreta en cuanto
a su contenido y alcance por las disposiciones contenidas en el Código de
Comercio. En caso de duda sobre el sentido de la interpretación sobre una
cláusula de la póliza se interpreta del modo que sea más favorable al asegurado
beneficiario. En subsidio se aplican las normas de interpretación de los contratos
del código civil. Artículo 1560 a 1566.

Obligaciones del asegurado.

Como el contrato de seguro es un contrato bilateral, se establecen obligaciones
para ambas partes, pero ahora el asegurado tiene ciertas obligaciones que son
las que aparecen manifiesta en el contrato.

1. Y la primera de todas: de identificar el bien asegurado y la extensión de los
riesgos, que están en el 556 número 1.

2. Debe declarar otros seguros existentes. Art 556 número 6. No se olviden que
el 517 es un contrato de mera indemnización, no puede ser ocasión de
ganancia para el asegurado por tanto es necesaria la declaración de otros
seguros coetáneos o existentes, de modo tal de determinar de que forma
van a concurrir los aseguradores al pago del siniestro.
3. Debe declarar el tipo de interés asegurable. Está señalado en el 518 inciso
segundo que dice de parte del asegurado se requiere además de la
capacidad legal que tenga al tiempo del contrato un interés real de evitar
los riesgos, sea en calidad de propietario, arrendatario, de administrador de

- 69 -
bienes ajenos o de cualquier otra forma que lo constituya interesado en la
conservación del objeto asegurado.

4. El asegurado además está obligado a pagar la prima. el 541 dice que el
seguro contratado sin estipulación de prima es nulo y de ningún valor y la
prima debe pagarse en la forma y época convenida.

Existen en las pólizas una cláusula de resolución del contrato. La superintendecia
de valores y seguros desde hace un tiempo ha esta parte, autorizo que se
impusiera en el texto de las pólizas una cláusula de resolución del contrato por
falta de pago de la prima, esto se hace mediante notificación escrita transcurrido
15 días del vencimiento de la respectiva prima, la compañía aseguradora puede
poner término al contrato.

5. Obligación de cuidar el objeto asegurado. 556 número 3. A emplear el
cuidado y celo de un diligente padre de familia. el 539 señala que se
presume que el siniestro se ocasionó por caso fortuito, es decir, la carga de
la prueba está en el asegurador, pero puede el asegurador acreditar que
el siniestro fue ocasionado por un accidente que no le constituye como
responsable. en EL 584, el seguro de incendio hay una eximición de la
responsabilidad del asegurador cuando el incendio procede por haberse
infringido por el asegurado las leyes y reglamentos de policía que tiene por
objeto prevenir tal accidente.

6. El asegurado tiene la obligación de no agravar el riesgo. En el seguro de
incendio hay un ejemplo en el 583: cesa de la responsabilidad del
asegurador que el edificio asegurado fuere destinado después del contrato
a un uso que agrave los riesgos del incendio de tal suerte que puede
presumirse que el asegurador no lo hubiere asegurado o lo habría hecho
de forma distinta.

7. Y por último en materia de obligación del asegurado está el de denunciar
el sinistro de la compañía. El artículo 556 numero 5 lo expresa y da un plazo
de 3 días para hacerlo, pero generalmente en las condiciones generales de
las pólizas este plazo es mayor, el siniestro de automóviles es de 10 por
ejemplo.

Obligaciones del asegurador:

1. Obligación de entregar la póliza, así el 540 dispone que ajustado el seguro
entre el asegurador y su asegurado o su mandatario el primero deberá
entregar la póliza firmada dentro de un plazo de 24 horas desde el ajuste.

2. Obligación de indemnizar, se indemniza el siniestro y este es la ocurrencia
de un hecho riesgoso amparado por la póliza que afecta
económicamente al asegurado, el 539 prescribe que el siniestro se presume
ocurrido por caso fortuito, pero el asegurador puede acreditar que ha sido
causado por un accidente que no le constituye responsable de sus
consecuencia según lo escrito en el contrato o convención o en la ley. Esto

- 70 -
hay que relacionarlo con el artículo 1698 del Código Civil que en el fondo
para estos efectos dice que cada vez que deba acreditarse un hecho
constitutivo al derecho a la indemnización corresponde acreditarla al
asegurado, si se quiera probar un hecho que extinga o modifique el
derecho a indemnización el peso de la prueba recae sobre el asegurador,
o sea en materia de prueba del contrato de seguro, para determinar el
onus probandi.

Hay ciertos principios generales:

El primero en el 514, que es el que seguro se perfecciona y prueba por un
instrumento escrito denominado póliza, como también son por escrito las
correspondientes modificaciones que reciben estos documentos

En segundo lugar, existe una presunción legal sobre el siniestro. La ocurrencia
del siniestro es una carga que debe cumplir el asegurado. Esto está en el 556
número 5 concordado con el 556 número 7, que dispone que el siniestro se
presume ocurrido por caso fortuito, correspondiéndole al asegurador probar lo
contrario, según el 539.

En tercer lugar, la prueba de los daños causados por el siniestro, corresponde
al asegurado según el 556 número 7, lo cual dicho de otra forma con el 1698
del Código Civil es absolutamente concordante, corresponde la prueba de la
obligaciones o su extinción a quién alega aquellas o éstas.

Finalmente en esta materia hay que acreditar el cuidado debido, de acuerdo
al 556, prueba que incumbe al asegurado.

Reglas sobre la indemnización.

1. El Art 517, El seguro es un contrato de mera indemnización, y jamás puede
ser la ocasión de una ganancia.

2. El Art 532, no es eficaz el contrato de seguro, sino hasta la concurrencia del
verdadero valor del objeto asegurado, aún cuando el asegurador se haya
constituido responsable de una suma que lo exceda.

3. Si en la póliza no contiene la cantidad asegurada de forma expresa o
tácita el asegurador se obliga a indemnizar la pérdida hasta el valor que
tiene la cosa al tiempo del siniestro.

Avaluación de los perjuicios.

La determinación del monto del seguro presupone una cierta avaluación del bien
que se va asegurar, presupone una cierta estimación del valor del bien, iniciativa
que corresponde al asegurador.

La avaluación del bien que se hace en la póliza cuando es aceptado por ambas
partes, solamente tiene efectos inamovibles cuando ha sido avaluada

- 71 -
pericialmente, o sea, es el valor real que la cosa tiene, lo que va depender de la
naturaleza específica del bien asegurado. Por ejemplo: las mercaderías se
valoran al precio del día del siniestro; en la construcción el valor se establece por
el costo de construcción de una casa o edificio nuevo en la misma ubicación con
idénticos o parecidos materiales al que se aplica la correspondiente
depreciación por el uso del tiempo; en maquinarias el procedimiento es deducir
el valor como nuevas al precio actual.

El sobreseguro.

Se entiende sobreseguro cuando el valor asegurado de la cosa es un valor
superior al valor real del objeto asegurado.

El sobreseguro puede ser: Por error o dolo. Y en ambos casos si la cosa se pierde
totalmente la compañía se limita a pagar su valor real al tiempo del siniestro, aún
cuando la prima haya sido fijada y pagada en un valor superior lo que vuelve al
principio de que el seguro es un contrato de mera indemnización.

Hay que dirigirse al 534, ya que el asegurador puede acreditar que el valor
enunciado en la póliza, podrá probar el asegurador que la estimación ha sido
exagerada, si es por error en la estimación la suma asegurada y la prima, ambos
serán reducidas hasta la concurrencia del verdadero valor de los objetos ( Art
534 inciso segundo). El Art 534 inciso tercero dice que probando el asegurador
que la diferencia del valor real de los objetos y la cantidad asegurada, proviene
de dolo del asegurado, este no podrá exigir el pago del seguro en caso de
siniestro, ni excusarse de pagar íntegramente la prima, sin perjuicio de la acción
criminal. (Delito de estafa).

En caso del delito de incendio, la situación es más grave todavía, porque puede
exponer al asegurado a la condena de delito de incendio intencional conforme
al 483 del Código Penal.

La excepción al sobreseguro, cuando la póliza queda convenido un precio que
es aceptado por el asegurador. Es excepcional este tipo de situación de seguros,
en que el precio de la prima sea superior a la corriente.
Una cosa puede ser asegurada doblemente o lo que se llama el coaseguro, y
esto es común cuando los bienes asegurados tienen un valor significativo, y
ocurre que cuando existan multiplicidad de seguros con conocimiento y
aprobación de los aseguradores, hay técnicamente un coaseguro, y la finalidad
que tiene es la distribución del riesgo entre los aseguradores.

 Esto está en el 525 que dice cuando hay muchos seguros sucesivos, sólo
valdrá el primero cuando cubre íntegramente el valor asegurado.

 El 526 cuando varios aseguradores aseguren conjuntamente o
separadamente en una misma fecha una cantidad que exceda el
verdadero valor del objeto, sólo son responsables hasta el valor y la
proporción que cada uno hubiese asegurado.

- 72 -
 Es posible de acuerdo al 528 asegurar la cosa de nuevo bajo la condición
que el segundo asegurador entre a cubrir el riesgo siempre que el
asegurado no haya sido completamente indemnizado por el primero.

Hay dos conceptos:

 Franquicias. Este concepto es una estipulación establecida en la póliza en
virtud de las cuales el asegurador no responde sino de siniestros que
exceden de cierto monto, pero en el caso que ellos ocurra cubren
completamente la totalidad de la pérdida sufrida por el asegurado. Que no
es lo mismo que el deducible.

 El deducible es estipulación en virtud de la cual el asegurado soporta en
todo y en cada pérdida un monto o una proporción de los daños sufridos.

El deducible es que hasta 200 mil pesos o daños inferiores a 200 mil pesos se cubre
y la empresa aseguradora cubre solo el exceso, la franquicia en el mismo caso
hasta 200 mil pesos la empresa no tiene responsabilidad ese precio, sólo cubre la
proporción.

Forma de indemnizar.

1. El 550. La primera forma es que el asegurador paga el importe del siniestro
en dinero.
2. La segunda forma, es que el asegurador indemniza, reconstruyendo los
objetos asegurados que han resultado dañados y esto puede ocurrir
cuando el objeto es susceptible de construcción o reparación.
3. La tercera forma de indemnizar un siniestro, es lo que se aplica en la
llamada pérdida total del objeto asegurado y que tiene dos caras:

El asegurado hace dejación o abandono a favor de la compañía de los restos del
objeto asegurado y la compañía indemniza pagando el total de la suma
asegurada con el límite que sea el valor comercial de dicho objeto sujeto al
siniestro o de la suma asegurada si esta fuere menor.

Y este concepto es un derecho que tiene el asegurado que es el recobro o
subrogación. El artículo 553, por el hecho del pago del siniestro el asegurador se
subroga al asegurado en los derechos y acciones que éste tenga contra terceros
en razón del siniestro.

El asegurado es responsable por todos los actos u omisiones que pueden
perjudicar al asegurador en el ejercicio de las acciones traspasadas por la
subrogación.

Con posterioridad al contrato de seguro y su fundamento que los riesgos son muy
importantes que un asegurador pueda asumirlo por si solo. Por otro lado el
reaseguro no significa que el asegurado tenga que enfrentarse a varios

- 73 -
aseguradores, ya que sigue entiéndase directamente con el sólo quién contrato y
quién se extendió la póliza contractual. Sucede esto también cuando el
asegurador desea soportar sobre si sólo una parte de los riesgos transferidos por el
asegurado, reasegurando parte de estos riesgos, es decir, transfiriendo a terceras
compañías aseguradoras parte de los riesgos contratados.

Normalmente todas las compañías que operan el contrato de seguro, operan
también el ramo del reaseguro con otros aseguradores, pero hay compañías que
son eminentemente reaseguradoras, es decir, reaseguradoras especializadas, es
decir, su giro es solo aceptar compartir los riesgos con compañías aseguradoras
que ya han extendido la correspondiente póliza contractual.

Hay términos como:

 aseguradora cedente, es la compañía que cede al reasegurador parte de
los riesgos.

 asegurador directo, es el que contrató y extendió la póliza.

 el contrato de cesión es la parte de la responsabilidad que el asegurador
transfiere a la compañía reaseguradora y se llama retención a la parte del
riesgo que el asegurador directo mantiene sobre si, es decir, que no cede al
reasegurador.

El contrato de reaseguro se le ha tratado de dar bastantes interpretaciones
jurídicas, pero nos quedamos con que el reaseguro no es más que un tipo o
especie de seguro y en lo particular es un seguro de daños y en particular de
daños patrimoniales.

se llega a la conclusión porque en el reaseguro se dan todos los sujetos y objetos
del contrato de seguro, porque está el reasegurador directo (la compañía
original) está presente el riesgo, que dicho asegurador debe pagar una
indemnización y el reasegurador es quién desempeña en este contrato el rol de
asegurador.

La norma del código principal con respecto al reaseguro está en el 523 y que
dice que el asegurador puede hacer reasegurar a condiciones más o menos
favorables que las estipuladas en el contrato de seguro original, las mismas cosas
que el hubiera asegurado y EL REASEGURO NO EXTINGUE LAS OBLIGACIONES DEL REASEGURADOR NI
CONFIERE ACCIÓN DIRECTO CONTRA EL REASEGURADOR LO CUAL VIENE A RATIFICAR QUE EL CÓDIGO ESTABLECE QUE
ES UN CONTRATO DE SEGURO.

Seguro de las personas.

Nuestro código por su antigüedad, no estructura el contrato de seguro sobre las
personas de forma específica y sobre todo de forma como lo tratan otras
legislaciones más adelantadas, lo cual no es bueno porque el seguro contra las
personas ha cobrado con el tiempo una importancia y una especialidad que

- 74 -
ameritan un articulado más específico y completo que el que entrega el código
de comercio.

El crecimiento de este seguro en el mundo moderno ha sido espectacular,
porque no está solo el seguro de vida, está el seguro de accidentes personales,
está el seguro por enfermedades o invalidez, está el contrato de renta vitalicia,
todos los cuales en su conjunto son de una tremenda vigencia práctica,
creciente en el tiempo.

¿Qué es el seguro de las personas? Son aquellos contratos o pólizas que cubren
los riesgos que pueden afectar la existencia, la integridad física, comprendiendo
dentro de ésta la intelectual, la salud de las personas y los que garantizan a éstas
dentro del término de un plazo un capital o una renta temporal o vitalicia.

El seguro de vida es el más simple de todos, el asegurador se obliga a pagar al o
a los beneficiarios una suma en el evento que el asegurado fallezca.

Renta vitalicia

Por otro lado la renta vitalicia es aquella modalidad del seguro de vida mediante
la cual el asegurador recibe del contratante un capital y se obliga a pagarle a él
o sus beneficiarios una renta hasta la muerte del contratante o de sus
beneficiarios
Con ocasión de las AFP se ha derivado en contrato de renta vitalicia, porque las
personas tienen un capital ahorrado que está a su disposición. Llegado el
momento de optar por la jubilación existen as alternativas de retiro programado
de estos ahorros ya sean voluntarios o legales. Puede retirar programadamente
esos fondos dentro de las condiciones que la AFP les permiten pero muchos optan
por retirar una parte de esos fondos y el saldo de estos fondos generalmente
mayoritarios por su cuantía el titular contrata con una compañía aseguradora, un
contrato de renta vitalicia en virtud del cual el trabajador le transfiere a la
compañía aseguradora esa parte de las rentas acumuladas en el AFP y mediante
la celebración de este contrato la compañía se obliga a pagar una suma
determinable según la cantidad de capital que se transfiere por toda la vida del
asegurado. El monto de la renta depende de la cantidad de capital que s
transfiere (total o parte)
Es una renta por toda la vida del asegurado cualquiera que sean las
circunstancias futuras y fallecido el asegurado en muchos casos existe la
posibilidad que en el contrato se establezca que en el evento de fallecimiento
del asegurado una parte se continúe pagando a su cónyuge (ejemplo 60%) hasta
el fallecimiento de ésta)

El seguro de salud

Es aquel en virtud del cual el asegurador se obliga a pagara en la forma
estipulada en la póliza (contrato) los gastos médicos, clínicos, farmacéuticos de
hospitalización u otros que el asegurado incurra en virtud de una enfermedad o
un accidente. Dentro de este concepto en la práctica los seguros van por
especialidades, así hay seguros que solo cubren los gasto proveniente de

- 75 -
enfermedades oncológicas o de accidentes que provoquen un cierto grado de
invalides de cierto grado hacia arriba o personas que quieran asegurar los gastos
proveniente de su práctica deportiva y que se originen por su actividad. Son
seguros bastante efectivos, tienen un tope (ejemplo 120 millones) y la persona va
ocupando el seguro parcialmente
También los seguros por incapacidad, por accidente o enfermedad, que puede
ser incapacidad temporal o permanente

¿Qué elementos distingue al seguro de vida de los otros seguros estudiados?

Participa de todos los elementos del contrato de seguro estudiados, no obstante
existe una diferenciación fundamental, ya que el seguro de vida no participa del
llamado principio de indemnización, el seguro de vida es un elemento típico de
prevención ante la ocurrencia de un hecho desfavorable y puede el seguro de
vida compartir también una parte del elemento de ahorro en que usted asegura
su vida pero una parte es de ahorro que podrá ser retirada después de un largo
plazo. Esto está claro si estudiamos cuál es el interés asegurable en el seguro de
vida. El código no da muchas luces el Art 569 dice que la vida de una persona
puede ser asegurada por ella misma o por un tercero que tenga un interés actual
y efectivo en su conservación, el este caso el asegurado es un tercero en cuyo
beneficio cede el seguro y que se obliga a pagar la prima.
Y el Art 570 señala que el seguro celebrado por un tercero puede celebrarse sin la
noticia y el consentimiento de la persona cuya vida es asegurada y clasificando
el seguro de vida como temporal y vitalicio
El interés asegurable en el seguro de vida, es la prolongación o conservación de
la vida del asegurado que puede derivar de las relaciones económicas existentes
entre el asegurado y sus beneficiarios. De cualquier modo la ley exige un interés
material, actual y efectivo en la vida del asegurado, s no existiese ese interés sería
el contrato una apuesta o juego de azar. Ese interés asegurable puede venir por
parentesco, de relaciones comerciales o cualquier otra situación que se dé un
efectivo interés del beneficiario y el asegurado
Igual que en los otros seguros, en el seguro de vida la obligación es el pago de
una indemnización en que lo que se requiere es acreditar la calidad de
beneficiario y la indemnización se pagará de acuerdo a lo establecido en el
contrato. La mera ausencia y desaparición de la persona cuya vida ha sido
asegurada, no hace exigible la suma a no ser que se haya estipulado otra cosa
(Art 576)
¿Qué pasa por ejemplo con los pasajeros de un avión que cayó? Muerte
presunta.

Hay circunstancias que el seguro de vida no se paga y que caduca.
 La causales generales de nulidad del contrato por declaraciones falsas (Art
577) por las que la compañía no hubiere contratado o hubiere modificado
sus cláusulas. Por inobservancias de las obligaciones contraídas como el no
pago de la prima.
 Art 574- 575 (por suicidio, condena capital o perdiera la vida en duelo, o
muerto por sus herederos o persona beneficiaria que le dio muerte)
 El seguro de vida tiene exenciones tributarias, ya que según el DL 824 de la
ley de renta no constituye renta y por lo tanto no está afecto a impuestos

- 76 -
por las sumas percibidas. También la ley de impuestos a las herencias deja
exenta de pago de impuestos al seguro de vida. Además es inembargables
las sumas percibidas en virtud del Art 445 del CPC. La inembargabilidad
favorece al beneficiario o al propio asegurado en su caso, dependiendo si
la compañía haya pagado o deba pagar la indemnización. Si la compañía
aun no ha pagado lo amparado por la inembargabilidad son los derechos
del beneficiario a cobrarle.

Contrato de depósito. Que está regulado en el Código Civil y perfectamente
regulado en el Código de Comercio en el artículo 807 al 902.

Como característica principal de este contrato, que es un contrato real que se
perfecciona por la entrega de la cosa dada en depósito, además por el artículo
809 es un contrato remunerado, ya que el depositario tiene derecho a exigir una
retribución por sus servicios y la cuantía de la retribución es aquella que las partes
fijen en el ámbito de la convención, y a falta de estipulación, por el uso y
costumbre de cada plaza.

En el derecho civil el depósito es un contrato unilateral, en el que sólo nace la
obligación que recae en el depositario de restituir la cosa depositada en especie
a requerimiento del depositante. Así, por ejemplo, con ocasión del juicio ejecutivo
en materia procesal, cuando se produce el embargo, que no es otra cosa que
sustraer del comercio ciertos bienes sujetos al cumplimiento de la obligación
demanda, se designa al ejecutado como depositario de los bienes embargados,
y nace sólo para el la obligación de restituir los bienes cuando le sean requeridos
bajo la sanción de que así no ocurriere constituir la figura penal del depositario
alzado.

En cambio, el depósito mercantil, es un contrato bilateral, pues ambas partes se
obligan recíprocamente, uno el depositante a pagar una retribución por los
servicios prestados y el depositario a cuidar la especie u objeto y devolverlo a
requerimiento del depositante. El 810 dispone que el depositario que haga uso de
la cosa depositada aún en los casos que se lo permita la ley o la convención,
pierde el derecho a retribución por los servicios, (en realidad, esta norma es
imperfecta porque lo que cabría en esa situación es una indemnización de
perjuicios, recurriendo a las normas del derecho civil).

El código regula del artículo 811 la figura del depósito de documentos de créditos
que devenguen intereses, generalmente el depositario aquí es un banco, en esta
situación el depositario está obligado a cobrarlos y a conservar todos los
derechos del depositante.

Dentro del contrato de depósito, el más importante por el uso práctico que tiene
sobre todo en una economía como la actual, es el depósito en los almacenes
generales, que está reglamentando en la ley 18690, estos son los llamados
warrants, y aquí en esta figura contractual, la institución del depósito en
almacenes generales conviven o cohabitan dos figuras o dos situaciones
contractuales, uno es el depósito de las mercaderías propiamente tal, del

- 77 -
almacén en general que da origen a un certificado que emite el almacenista
que da cuenta que el depositario le ha entregado a su custodia determinadas
mercaderías que se especifican y conjuntamente a ese certificado se otorga lo
que se denomina un certificado de valen prenda, con este documento se facilita
la constitución de la prenda, ya que la entrega del valen prenda a un tercero, da
cuenta de la constitución de prenda sobre la mercadería, o sea hay dos
contratos que se conjugan, mediante el endoso del certificado de depósito se
transfiere el dominio de las mercaderías depositadas y mediante el endoso del
valen prenda se constituye prenda sobre ellas sin necesidad de entregar las
mercaderías propiamente tal al acreedor, las que quedan bajo custodia del
almacenista. O sea lo dicho, lo podemos definir, tal cual lo prescribe el artículo 1
de ley 18690, que dice que el contrato de almacenaje es aquél en virtud del cual
una persona llamada depositante entrega en depósito a otra denominada
almacenista mercancías de cualquier naturaleza para su guarda o custodia, las
que pueden ser enajenadas o pignoradas mediante el endoso de los
documentos representativos de la mismas ¿cuales son estos documentos? el
certificado de depósito o certificado en valen prenda.

Por lo tanto, en esta figura contractual, hay que distinguir:

1. Depositante. Que es el dueño de las mercaderías y las entrega en depósito.
2. El almacenista. Que es la empresa que la recibe para su guarda o custodia
3. Los almacenes generales de depósito o Warrants. Que son los
establecimientos, recintos, bodegas destinados a recibir o guardar
mercaderías con arreglo a la ley.

El almacenista responde por la culpa leve por las mercaderías entregadas en
depósito.

¿Qué es jurídicamente el certificado de depósito? Es un título valor o título de
crédito, representativo de mercaderías. Título que contiene individualizaciones
como el almacén que se hubiere hecho el deposito, individualización del
almacenista y del depositante, una descripción de la naturaleza y cantidad de
las especies depositadas, los seguros que las caucionen, el número, orden y fecha
de los certificados que se otorgan para dar cuenta del contrato con constancia
de la notación en un libro de registro que lleva el almacenista. En ese registro se
deja constancia de las mercaderías entregadas en depósito, pero también
registra las prendas que sobre la mercadería se constituyen mediante el endoso
que el depositante hacen del valen prenda, o sea es obligación del acreedor
anotar el valen prenda en el registro que lleva el almacenista, porque la única
forma de asegurarse que el almacenista que tomo completo conocimiento de las
garantías que sobre las mercancías estaban afecta.

En el caso que el depositante no cumpliera la obligación garantizada con la
prenda de las mercaderías mediante el endoso del certificado de valen prenda,
dicho acreedor pondrá en conocimiento el almacenista de dicha situación y a
petición del acreedor deberá ser subastar por martillero público las especies a fin
de pagarse su crédito con el producto del remate.

- 78 -
Contratos innominados.

Vamos a ver ciertos contratos que se dan en la práctica mercantil, que son
generalmente innominados, pero que se conforman con ciertos derechos y
obligaciones de otros contratos, pero que aquí se le dan un contenido específico,
y veremos algunos que son los más usados en la práctica mercantil:

1. La venta en consignación. ¿En qué consiste esto? En que los particulares se
encargan en la venta de una cosa a un intermediario o comisionista,
generalmente con un negocio establecido, a quién se le entrega la cosa a su
exhibición en sus locales o establecimientos y para que éste la venda por cuenta
del dueño que le entrega, esta operación se denomina venta en consignación.

Ahora jurídicamente pudiese ser de comisión para vender, pero que le impone al
comisionista la obligación de custodia y conservación, en este caso, no
remunerada, sino que su retribución va ser un porcentaje del precio de venta. En
estos caso, de venta en consignación lo que hay es una comisión unida a un
corretaje, corretaje que está regulado en el artículo 75 y 76, ya que esto es lo que
permita al corredor comisionista ejercer todos los derechos emanadas del
contrato y aún recibir el precio.

La práctica más común es la compraventa de bienes usados, y también bienes
muebles que se entregan en consignación a martilleros y anticuarios.

2. Contrato De agencia. Este un contrato por medio del cual una parte
denominada comitente encarga a otra denominada agente la promoción de
negocios por su cuenta y orden.

El contrato de agencia es el vehículo que usa el productor comerciante para
comercializar su producción a través de terceros, que no sólo se encarga de
promover la venta de bienes sino que también de prestar servicios.

Este contrato no tiene regulación en nuestra legislación, pero podríamos decir
que el agente es aquella persona que por concepto de un contrato con el
principal (entiéndase fabricante) asume de manera estable el encargo de
promover por cuenta del fabricante la conclusión de contratos en una zona
determinada, que generalmente es proporcional a la cuantía e importancia del
negocio llevado a cabo.

El contrato de agencia es una figura moderna utilizada para la distribución de
bienes y servicios. Ahora adicionalmente, se le puede incorporar cláusulas de
exclusividad u obligaciones de reembolso por gastos de propaganda u otros del
producto a distribuir.

3. Contrato de distribución. El contrato de distribución, es aquél por el cual el
productor o fabricante de un producto conviene en un suministro del productor al
distribuidor, quién adquiere el producto para proceder a su colocación masiva
por medio de su propia organización en una zona determinada.

- 79 -
El distribuidor recibe del productor un porcentaje que generalmente, va asociado
a un descuento sobre el precio de venta del producto.

En este contrato hay dos partes: el fabricante y el distribuidor.

Se diferencia del contrato de agencia:

1. porque aquí la ganancia del distribuidor es la diferencia entre el precio de
compra y el precio de venta.

2. El distribuidor adquiere los productos y los bienes y los transfiere. En cambio,
el agente lo hace por cuenta y orden del principal.

3. El distribuidor vende a su propio nombre.

4. las utilidades hace la diferencia, el distribuidor está en la diferencia del
precio de compra reducido y con la venta de precio al público, que
muchas veces está asociado a la exclusividad en la mantención de los
bienes; en cambio en la agencia, la remuneración está sobre un
porcentaje sobre la venta que ha sido convenida y generalmente, es
mayor a mayor venta, porque hay mayor bonificaciones.

Todos los medios de venta de autos nuevos y repuestos, utilizan el mecanismo del
contrato de distribución y la ganancia está en la diferencia del precio y en la
mantención del bien. Las agencias de polla gol, Kino, todos estos servicios
telefónicos que se instalan en distintas partes del mundo son agentes, son
agencias y que su retribución está en función de la cuantía de los servicios que
venden.

- 80 -