You are on page 1of 27

GUÍA PRÁCTICA

Cómo elegir a su proveedor de

SERVICIOS OFFSHORE

© 2009 Paraísos-Fiscales.INFO

1
Copyright

El contenido de la presente publicación (incluyendo, pero no limitándose a texto,
imágenes, y contenidos) está bajo derecho de copyright, es propiedad o es suministrado
bajo licencia a los autores y editores de la Web www.paraísos-fiscales.info.
Queda terminantemente prohibida la copia, el almacenaje en cualquier medio (incluyendo
cualquier otra pagina Web), la distribución, transmisión o retransmisión, emisión,
modificación, adaptación y publicación de cualquier parte de esta publicación, sin el
consentimiento escrito previo del editor.

Las copias para uso particular están permitidas, así como su reenvío o cesión a terceras
personas o a listas de distribución, siempre y cuando no se realice con fines comerciales.

Aviso Legal

La información contenida en esta guía no debe tomarse como asesoría legal o fiscal de
ninguna forma. Asímismo no debe entenderse en ningún caso como una invitación al fraude
fiscal ni a cualquier otra actividad ilícita. Las consecuencias derivadas del uso de la
información contenida en esta guía estarán bajo su exclusiva y única responsabilidad. Ni
Paraísos-fiscales.info, ni ninguno de sus promotores o editores, se harán responsables de
cualquier tipo de consecuencia económica, legal o penal derivada del uso de la presente
información.

2
Una de las primeras decisiones que tendrá que tomar a la hora de comenzar un negocio
offshore o constituir una sociedad extranjera, y que es a su vez una de la más importantes,
es la elección de un agente formador de compañías o proveedor de servicios offshore.

Haciendo una división general, podríamos clasificar a estos profesionales en tres grandes
grupos:

● Agentes locales.
● Brokers multi-jurisdiccionales especializados.
● Revendedores no especializados.

Agentes locales

Son los verdaderos formadores de compañías, que están situados en el país de constitución
de la sociedad. Normalmente se trata de firmas de abogados, asesores fiscales o entidades
fiduciarias, que poseen una licencia del Gobierno local para actuar como agente residente
(registered agent) o constituir sociedades y trusts. Podríamos decir que son la “fuente”, es
decir quienes acabarán llevando sus papeles al registro de compañías, independientemente
de con quien vaya a contratar el servicio.

Los agentes locales son obviamente los que más saben sobre su jurisdicción en particular y
también los que mejor conocen su legislación. En teoría, al no utilizarse intermediarios,
también deberían ser los más baratos. Este es también el argumento más habitual que estos
profesionales esgrimen para defender que ellos son la mejor opción. De hecho, así lo

3
parece, al menos a simple vista. Al fin y al cabo ¿quién no iba a comprar un producto
directamente “en fábrica” en vez de en una tienda, si tuviera la oportunidad?

Lamentablemente, contratar servicios offshore no es como ir a comprar un kilo de
naranjas o un par de zapatos. Si las naranjas baratas que compró directamente al
campesino de su pueblo le salen agrias o los zapatos adquiridos en fábrica le aprietan, tal
vez pierda unos dólares o euros, pero no tendrá mayores consecuencias para usted.

Si adquiere un producto offshore equivocado, las consecuencias pueden ser desastrosas y
causarle innumerables problemas económicos, fiscales o incluso legales. Comprar a la
“fuente”, no le garantiza que el producto que esté adquiriendo sea lo que usted realmente
necesita.

Precisamente en este punto, reside el mayor problema de utilizar un agente local. Aunque
domine la legislación de su jurisdicción y tenga enormes conocimientos...

¿Le advertirá en caso de que el producto que vende no sea el adecuado para usted?
¿Le aconsejará que mejor escoja otra jurisdicción más ventajosa o más económica en vez
de la suya?
En caso de que la legislación cambie y eso vaya en contra de sus intereses, ¿le sugerirá que
redomicilie su empresa a otro paraíso fiscal, aun a sabiendas que perderá su fuente de
ingresos?

No es probable, ¿verdad?

Es muy habitual que los agentes locales tengan secciones en su página Web en donde
enumeran las ventajas de su paraíso fiscal sobre otros competidores. Incluso llegan a listar
supuestas jurisdicciones offshore que se deberían evitarse. Allí se incluyen, obviamente,
casi todas las importantes menos la suya propia. Si bien algunas de las afirmaciones que
hacen pueden tener algo de cierto, en muchos casos son medias verdades o exageraciones

4
utilizadas de manera tendenciosa. De hecho, se suelen olvidar de las desventajas de su
propia jurisdicción.

Desconfíe de quien le recomiende su propio paraíso fiscal como la única solución válida. Es
la mejor prueba de que no está siendo objetivo. En especial, porque no existen verdades
universales y lo que puede ser conveniente para usted, puede no serlo tanto para otra
persona. Todo depende en, mayor medida, de su situación personal, sus necesidades, su
nacionalidad o el tipo de su negocio que va a emprender.

Si por ejemplo el paraíso fiscal X ha firmado un acuerdo de intercambio de información
fiscal (TIEA) con los Estados Unidos, no es correcto decir que esa jurisdicción sea nefasta en
general. Si es usted por ejemplo chino/a, esto no supondrá ningún problema para usted y
no está justificado que pretendan hacerle pagar varios cientos de dólares adicionales por
constituir en una jurisdicción más cara.

En cualquier caso, aunque de con el agente local más honrado del mundo, siempre estará
más inclinado a recomendar su propia jurisdicción y a vender sus propios servicios. Más
teniendo en cuenta que normalmente son los únicos que conoce bien.

Otra desventaja de usar un agente local es que estará normalmente muy limitado a la hora
asesorarle en la apertura de cuentas bancarias fuera de su propio país o en la planificación
de estructuras multi-jurisdiccionales. Esto es un punto fundamental si el motivo de
constitución de su sociedad es la privacidad o la protección de su patrimonio.

Si por ejemplo usted, para proteger su privacidad, utiliza como director o accionista de su
nueva sociedad situada en el paraíso fiscal A, a una empresa registrada en el país B, alguien
que desee actuar contra usted por vía judicial (un acreedor, una ex pareja celosa, un
empleado vengativo etc.) deberá obtener una orden de dos cortes de justicia diferentes. Si
lo consigue en el país A, lo único que averiguará es que el propietario de la empresa en
realidad es una sociedad localizada en el país B. Estará obligado a emprender una nueva
cruzada judicial en el segundo país, con la demora y los costes que eso supone.

5
Por contra, si ambas sociedades, operativa y accionista, están situadas en la misma
jurisdicción offshore, bastará conseguir una única orden judicial para acceder a toda la
información. En ese caso, haber escondido su identidad tras un accionista corporativo o un
director fiduciario le habrá servido de poco.

Pero la cosa es aún peor, ya que en el caso de usar un agente formador local, este
normalmente será a su vez su agente residente (el representante oficial de su empresa
ante las autoridades locales). De este modo, cualquier dato adicional que pudiera tener
sobre usted sería también vulnerable a un mismo ataque.

Pongamos un ejemplo. ¿Qué cree que es más privado y resistente ante un posibles litigios?

¿Una compañía registrada en Seychelles, que posee su cuenta bancaria en Seychelles, cuyo
accionista es otra sociedad o persona residente en Seychelles y cuyo agente registrado y
formador de compañías también está situado en Seychelles?

O bien

¿Una compañía registrada en Seychelles, con cuenta bancaria en Panamá, cuyo accionista
es otra sociedad registrada en Samoa y cuyo agente formador está situado en las Islas
Vírgenes?

En el segundo caso, si alguien quiere llevarle a juicio, tendría que ganar litigios en al menos
dos o tres jurisdicciones para demostrar su relación con la compañía y todavía tendría
hacerlo en una más para poder acceder a sus depósitos bancarios.

¡Una carrera de obstáculos casi imposible de superar!

Más aun, teniendo en cuenta que las cortes de justicia de los paraísos fiscales no son
precisamente de lo más colaboradoras a la hora de autorizar el levantamiento del llamado

6
“velo corporativo”.

Pero hay más. Una vez que haya elegido agente formador, deberá transferirle sus
honorarios. Curiosamente, en una industria que anuncia a bombo y platillo los beneficios de
la privacidad, a la hora de cobrarle por sus servicios ofrece pocas alternativas de pago
privadas. Muchos agentes formadores aceptan como única opción la transferencia bancaria
o, en el mejor de los casos, el pago con tarjeta de crédito. Hay que decir que con esto
último algunos suelen ser más reticentes por el elevado número de fraude que existe con
las tarjetas. Si usted transfiere dinero desde su cuenta bancaria habitual al agente o paga
con su tarjeta personal, estará dejando un rastro documental que señala directamente al
país donde ha constituido su sociedad y lo que es peor, a su agente residente.

Si en su extracto bancario o de la tarjeta de crédito figura algo tan exótico como “United
Trust & Fiduciary Ltd.” – Bahamas, o algo por el estilo, esto es todo menos discreto. Será
como si hubiera puesto un enorme cartel luminoso, señalando directamente a su sociedad
offshore. Desde luego, si lo que buscaba era privacidad, sayonara.

Como colofón, es probable que su banco, cumpliendo con su deber de colaborar en la lucha
contra el blanqueo de dinero y el fraude fiscal, deba reportar a su gobierno aquellos
movimientos bancarios que considere “sospechosos”. Es decir, que superen ciertas
cantidades o se salgan del patrón normal con el que opera el cliente. Obviamente, de lo
primero que desconfía normalmente el banco, es de transacciones con paraísos fiscales,
especialmente, si por la tipología de sus costumbres o sus negocios anteriores, no se
explican estos movimientos.

Por ejemplo, si usted es un broker inmobiliario especializado en inmuebles en América
Latina, a su banco no le extrañará una transferencia a Panamá. Por el contrario, si usted
regenta una Pizzería en Buenos Aires, la misma transferencia podría disparar todas las
alarmas en su banco. Incluso aunque usted sea un/a buen/a chica, y pague religiosamente
sus impuestos, no es nada agradable que la hacienda pública le ponga en el punto de mira…

7
Vistos estos argumentos, un agente local ya no parece tan buena opción, a no ser que
realmente su intención sea única y exclusivamente operar con una compañía local, sin
aprovecharse de ninguna de las ventajas que ofrecen las jurisdicciones offshore.

Brokers multi-jurisdiccionales

Como su nombre indica, son intermediarios que pueden ofrecerle constitución de
sociedades en múltiples jurisdicciones. ¿Pero como llevan a cabo la este proceso?
Seguramente ya lo esté imaginando. Efectivamente, utilizan los mismos agentes locales
mencionados anteriormente.

¿Cuál es entonces la ventaja de un broker multi-jurisdiccional?

La más importante, es que el broker no está obligado a jugarse todo a una misma carta,
como le ocurría al agente local. Mientras el segundo solo tiene la opción de venderle su
propia jurisdicción o perder el negocio, el broker tiene muchas más alternativas para
ofrecerle. Es cierto que en algunos casos también puede tener un interés económico en
venderle una jurisdicción determinada antes que otra, normalmente por recibir mayor
comisión o resultarle más fácil.

No obstante, si es medianamente honesto, no le aconsejará algo que vaya manifiestamente
en contra de sus intereses. Tal vez la comisión sea un poco más pequeña, pero no perderá
TODO el negocio. Es decir, para él no se producirá la disyuntiva del “todo o nada”, como le
ocurre al agente local.

Si un broker es un buen profesional, estará además al día de las diferentes características
y legislaciones de los diferentes paraísos fiscales que comercializa. Esto le permitirá buscar
la solución más adecuada según las circunstancias personales y el objeto de negocio de
cada cliente. Lo mismo ocurre con la apertura de cuentas bancarias. Tendrá un surtido de
entidades colaboradoras en diferentes países, entre las que podrá escoger.

8
¿Y si tiene inquietudes o preguntas muy específicas sobre un país en concreto? El broker
siempre contará con el respaldo del agente local, al que consultará en caso necesario. De
este modo, igualmente se podrá beneficiar de los conocimientos del agente local, pero sin
sacrificar a cambio su independencia, ya que el broker lo estará vigilando para que no le
de “gato por liebre”.

Al trabajar con diferentes jurisdicciones, el broker además podrá ayudarle en la
planificación y el desarrollo de estructuras multi-jurisdiccionales y podrá ocuparse de
redomiciliar la sociedad desde un paraíso fiscal a otro, en el caso de que cambios
legislativos o en la estructura de su negocio así lo aconsejen. Si usted decide cambiarse de
jurisdicción, el broker no le perderá como cliente, ya que seguirá atendiéndolo en la nueva.
Esto hace que no tenga ningún interés especial en ocultarle información.

¿Y no resulta más caro comprar a un intermediario?

No necesariamente. En realidad depende mucho de cada caso. Algunos son más caros, otros
no. Existen brokers que cuentan con importantes descuentos por volumen o viven de las
comisiones que les pagan los agentes locales, por lo que generalmente sus precios son
similares. Incluso existen casos en los que venden por debajo del precio del agente local.

En cualquier caso, a cambio de una mayor objetividad en el asesoramiento, bien valdrá la
pena pagar un pequeño sobreprecio. Como comentado anteriormente, no estamos
comprando naranjas o zapatos, sino servicios extremadamente sensibles.

Eso sí, tenga cuidado. El mercado de servicios offshore son aguas infestadas de tiburones.
Junto a los brokers profesionales también se mueven un sinfín de revendedores que
simplemente comercializan paquetes de servicios cerrados, sin ningún tipo de conocimiento
o especialización.

Muchos sólo tratan de conseguir que el cliente constituya con ellos y una vez lo han

9
conseguido se olvidan del mismo hasta que llega la hora de cobrarle su renovación anual.
Muchas veces engañan a los clientes con informaciones falsas y no mantienen las sociedades
al día en el pago de sus obligaciones. Otros no dudan en vender los mismos servicios al
doble de su precio. Veremos más sobre esto a continuación.

Cómo diferenciar a un broker multi-jurisdiccional de un revendedor

Hemos visto que el broker es un intermediario, por lo que en esta categoría tiene cabida
casi de todo. Desde grandes corporaciones multinacionales con oficinas en las principales
ciudades del mundo, hasta señores sentados en su casa con poco más que un laptop y un
teléfono celular.

¿Qué alternativa es la mejor?

Aquí de nuevo, nuestro sentido común nos diría que lo mejor es trabajar con una sólida y
confiable empresa multinacional, que ofrezca todas las garantías. Nos tranquilizaría que
esta empresa tuviera oficinas o una filial en nuestro propio país o al menos lo más cerca
posible. Esto, además de inspirarnos mayor confianza a la hora de realizar el pago nos
permitiría concertar una entrevista personal. Si la empresa resultara ser fraudulenta,
resultaría además más fácil tomar acciones judiciales si reside en el mismo país que
nosotros.

¿Seguro?

Como hemos comentado antes, uno de los principales atractivos de las sociedades offshore
es su privacidad. Esta resulta un factor fundamental para los que desean proteger su
patrimonio de miradas ajenas. En este sentido, una gran empresa, que es conocida
mundialmente por su involucración en servicios offshore y que publica anuncios en los
diarios de economía más importantes, no es desde luego la opción más discreta. Una

10
factura de una de estas multinacionales supondría una pista inequívoca de nuestras
actividades offshore.

Esto vendría a ser algo así como si su pareja estuviera vigilándole para que no se saltara la
dieta y comiera Fast Food y usted llevara un ticket a nombre de Mc Donald’s o Burger King
en la cartera.

Fichar por uno de los grandes además le va a costar caro, en ocasiones MUY caro. Todas
esas oficinas, campañas publicitarias y costes de estructura se verán sin duda repercutidos
en el precio. Es además probable que si es usted no es un “pez muy grande” no le presten
la atención que se merece, ya que los clientes habituales de estas grandes empresas son
sobre todo corporaciones multinacionales.

En todo caso, sugerimos que NUNCA utilice los servicios de una empresa o de un profesional
radicados en su propio país de ciudadanía y residencia. Elija en cambio un agente formador
situado en otro país, que no tenga estrechas relaciones con el suyo, y si es en una
jurisdicción offshore, mejor.

¡Eso sí, en una diferente a la elegida para constituir su sociedad!

¿Por qué?

Supongamos que es usted un honrado comerciante, que lleva a cabo una actividad legítima.
Pero usted no es el único cliente de su agente. Tendrá otros entre los cuales tal vez se
encuentre un sospechoso por narcotráfico o un político corrupto. Supongamos que la policía
de su país en el curso de una investigación sobre este personaje obtiene una orden judicial
para registrar las oficinas de su agente formador, ya que se sospecha que pueda ocultar
datos que comprometan al delincuente.

De repente, no sólo los datos del potencial delincuente que andaban buscando, sino los de
todos los demás clientes del agente, entre ellos los suyos, estarán en manos del estado.

11
Seguramente también acabarán en manos del Departamento de Hacienda. Aunque usted no
haya defraudado y no haya hecho nada ilegal, no le hará ningún bien figurar en una lista
junto a potenciales delincuentes o defraudadores. Tenga por seguro que tendrá que
contestar a muchas preguntas y someterse a incómodas inspecciones, en el curso de las
cuales revolverán hasta en sus asuntos más privados.

Si sus datos están almacenados en el extranjero, normalmente no serán cedidos sin una
orden judicial internacional y para la cual normalmente se requieren pruebas de la
existencia de un delito grave. Es decir, si se procede contra otro cliente de su agente
formador, esto normalmente no le afectará a usted.

Cabe además destacar que en la mayoría de paraísos fiscales no se considera como delito
grave a la evasión fiscal, por lo que tampoco tramitarán órdenes judiciales en ese sentido.
Las severas leyes de privacidad imperantes allí además castigará con fuertes multas y
penas de cárcel la divulgación de información confidencial por parte de su agente. Una
garantía adicional.

Lo dicho sobre el agente formador, también es aplicable a otros profesionales que podamos
contratar, como por ejemplo los contables. Aunque la mayoría de las sociedades offshore no
requieren de cuentas auditadas, es probable que si su negocio tiene algo de complejidad
quiera que le administre sus cuentas un contable experto.

Una vez más, será mucho más beneficioso para su privacidad que este profesional esté
situado fuera de su país. En muchos casos el servicio se lo puede proporcionar su agente
residente, es decir, el que representa a su compañía ante las autoridades del país de
constitución. Tiene además la ventaja de que las llevará según la normativa de ese país,
siendo por tanto más respetadas si precisa presentarlas para cualquier trámite, como por
ejemplo la solicitud de un crédito, un contrato de factoring, etc.

Sin embargo hay una excepción a esta regla: es absolutamente aconsejable que usted
cuente con el asesoramiento de un buen abogado, experto en la legislación fiscal y

12
mercantil de su propio país. Tenga en cuenta que su agente formador será un especialista
en sociedades y estructuras offshore, pero probablemente no conozca la legislación
específica de su país.

De hecho, cualquier proveedor de servicios offshore o agente formador serio, se cuidará
mucho de prestarle cualquier tipo de asesoramiento en este sentido. Esto es totalmente
lógico: tenga en cuenta que le es materialmente imposible conocer los detalles de la
legislación específica de más de 150 países de los que podrían proceder sus clientes.

Lo que sí podrá hacer, es asesorarle sobre la estructura offshore que él cree más
conveniente y orientarle sobre los aspectos relevantes que usted debería consultar con su
asesor local.

Por regla general, temas interesantes de consulta, según el caso pueden ser:

● Tratamiento fiscal que reciben los beneficios obtenidos por inversión en sociedades
extranjeras, en concreto en sociedades offshore.
● Listas de países que se consideran paraísos fiscales en la legislación de su país.
● Posibles leyes anti-paraíso o de transparencia fiscal internacional.
● Legislación en relación con transacciones internacionales o precios de transferencia.
● Impuestos que gravan propiedades mantenidas en su país por sociedades extranjeras.
● Leyes sobre herencias o sucesiones.

Como hemos comentado, es conveniente que el profesional que usted consulte sea un
abogado. Es siempre mejor que un asesor fiscal, ya que para empezar lo que comente con
el abogado estará en principio bajo secreto profesional.

En cualquier caso, eso no es motivo para no ser discreto. Es beneficioso que usted se
asesore sobre todos los aspectos importantes que necesite saber, pero no es necesario que
le cuente al abogado con pelos y señales qué va a hacer, dónde va a constituir, etc. Usted
va a hacer una consulta solamente. El abogado no necesita saber si usted al final constituyó

13
su sociedad o no, ni dónde lo hizo.

También debe tener en cuenta que en muchos países, en especial en los de habla hispana
donde existe poca tradición de inversión offshore, los abogados son conservadores y no
están acostumbrados a trabajar con este tipo de negocios. Es muy probable que le
desaconsejen la inversión o simplemente traten de convencerle de que no vale la pena o de
que es ilegal. Esto simplemente no es cierto. La inversión offshore en sí no es ilegal, por
supuesto sí tener usos que pueden llegar a serlo.

Si da con un profesional de este tipo, no se conforme con respuestas simples. Deje que el
abogado argumente, pero insístale que le informe sobre las leyes que toma como
fundamento para su argumentación. Apúnteselas, consiga el texto de las mismas, léalas y
compruebe si lo que dicen se corresponde con lo que le comenta el abogado. Después
pregúntele sobre los aspectos en los que tenga dudas.

Tenga en cuenta que incluso en el caso de que no pudiera beneficiarse de una exención
fiscal y tuviera que pagar impuestos por los beneficios de su sociedad offshore,
seguramente todavía se podrá ahorrar una cantidad importante en contribuciones o
seguridad social, gastos de contabilidad, gastos de mantenimiento, etc. Una sociedad
offshore además no está sujeta a controles de cambios, limitaciones de inversión y
generalmente no se exige el desembolso de un capital mínimo para su constitución.

Si puede contar con un abogado experto en fiscalidad internacional, seguramente le
hablará en otro idioma muy distinto y podrá sugerirle cosas interesantes, pero en muchos
casos también intentará convencerle de que utilice sus propios servicios para constituir.
Esto, como ya comentamos, no le conviene.

Los abogados locales suelen ser además muy tradicionales en los servicios offshore que
ofrecen.

¡Lo último que usted desea es formar su sociedad en el mismo lugar en el que lo hacen

14
todos sus compatriotas y que es el primer sitio al que van a salir a “pescar” autoridades y
cazadores de fortunas!

En estos lugares sólo es cuestión de tiempo que se firmen tratados fiscales y legales con su
país que echen por tierra todos sus beneficios fiscales. Si va a utilizar un abogado experto
en planificación fiscal internacional, establezca la relación claramente con él desde el
principio. Explíquele que ya tiene un agente formador de confianza y que solamente querrá
contar con el como consultor. Lo más seguro es que acepte, al fin y al cabo su negocio
principal es ser abogado y las constituciones de sociedades sólo serán un complemento a su
negocio principal.

Volviendo a la selección del agente formador ideal, habíamos descartado por ahora la
utilización de las grandes consultoras internacionales.

¿A quién recurrir entonces? ¿Y más concretamente, cómo diferenciar a un broker multi-
jurisdiccional EXPERTO de un revendedor INEXPERTO?

El punto más importante es determinar si el agente que va a seleccionar es un verdadero
profesional o un simple revendedor de paquetes offshore sin conocimientos técnicos o
incluso un timador.

¿Pero cómo podemos determinarlo?

Muchas veces no es sencillo, pero hay determinadas pistas que nos pueden ayudar. Si bien
no deben tomarse como señales inequívocas, sí pueden servirnos de termómetro sobre la
fiabilidad de nuestro agente. Un sólo factor no tiene que suponer necesariamente que el
broker no sea fiable, pero si convergen varios conjuntamente, haremos bien en desconfiar.

1. Imposibilidad de establecer la identidad de la empresa

15
Ninguna empresa seria se esconde ante sus clientes. Su agente debería tener publicados en
alguna parte de su página Web sus datos de contacto. En ocasiones las direcciones de email
no se muestran y se emplea un formulario de contacto. Esto es perfectamente normal y
legítimo. Muchas empresas lo hacen para evitar que programas automáticos de spam las
recojan para luego enviar publicidad no deseada. Eso sí, desconfíe de cualquier proveedor
que como UNICA forma de contacto tenga un formulario con email oculto y ninguna otra
referencia sobre la compañía.

Por mucho que se llenen la boca contando lo estupenda y grande que es su empresa, si no
sabe quiénes son en realidad a usted no le sirve. Sería conveniente poder establecer dónde
está constituida o registrada la sociedad con la que va a trabajar.

En las empresas offshore es habitual que las direcciones y teléfonos que figuran en la Web
sean sólo oficinas operativas o incluso virtuales, por lo que es imprescindible averiguar
donde se encuentra realmente la sede social de la empresa o cuál es su país de registro. En
caso de duda, solicíteles que le envíen una copia de su certificado de constitución
escaneado. Si son legítimos, no tendrán problema en hacerlo.

Nota aclaratoria: en nuestra Web www.paraisos-fiscales.info no publicamos datos de contacto, aunque por razones diferentes. Somos una
plataforma en la que colaboramos diferentes intelectuales y profesionales del mundo de las finanzas de forma desinteresada.
Defendemos nuestro derecho a la intimidad y a la vida privada, ya que no regentamos un proyecto comercial y nuestra plataforma tiene
carácter mayoritariamente informativo y didáctico. No somos una empresa establecida, ni contamos con oficinas propias. Nuestros
profesionales gustosamente atenderán consultas sobre servicios offshore enviadas a través de nuestros formularios de contacto, pero no
tienen una disponibilidad absoluta que permita una atención física o telefónica continuada. Esto es así porque habitualmente están
ocupados en sus respectivas actividades o negocios. Es por ello que sólo aceptamos solicitudes por email. A través de nuestra Web en
ocasiones podremos ofrecer algunos servicios comerciales, pero estos nunca serán prestados por nosotros directamente, sino por
colaboradores de confianza, cuyos datos siempre estarán accesibles, obviamente.

2. Lentitud de respuesta

No conviene que trabaje con una empresa que no tenga la celeridad necesaria en atender
su consulta. Si usted envía un email o un mensaje a través de un formulario, debería recibir
respuesta en un máximo de 24 a 48 horas laborables. Esto parece algo obvio, pero le

16
extrañaría saber la cantidad de agentes que existen que simplemente no contestan a las
consultas por email.

Si tardan una semana en contestarle o incluso no le contestan nunca, tendrá una idea de
cómo se van a ocupar de sus asuntos. También puede ser un indicador de que estamos ante
un particular que presta los servicios por cuenta propia. No es que eso tenga que ser
necesariamente algo negativo, al menos no si se trata de un profesional experto en el
sector, aunque sí lo es si está demasiado saturado de trabajo para poder atenderle como es
debido.

3. Página Web pobre, con errores gramaticales o traducciones deficientes

Que un proveedor de servicios offshore cuente con una página Web bonita y presentable no
garantiza de por si su honorabilidad o su profesionalidad, pero el que no la tenga, sí puede
ser un indicio de que estamos ante un intermediario poco serio. Cualquier empresa
medianamente solvente puede comprar una plantilla Web profesional o contratar un
servicio de diseño para su página corporativa.

Se comprende que a cualquier profesional se le puede escapar un error tipográfico, pero
una Web llena de incorrecciones gramaticales y fallos de ortografía indica que ha sido
escrita por una persona poco formada, descuidada en su negocio o demasiado ocupada para
revisar sus contenidos. Lo mismo ocurre con las traducciones. Muchas páginas ofrecen
versiones en castellano que, o han sido traducidas con un software automático, o han sido
adaptadas por personas que no dominaban el idioma.

Una compañía que ni siquiera se puede permitir subcontratar la traducción de su página
Web a un traductor profesional no es digna de mucha confianza. Más teniendo en cuenta
que hoy en día existen servicios de traducción que trabajan a través de Internet y que son
más que asequibles.

17
A veces resulta increíble ver que incluso empresas que ofrecen servicios financieros y
pregonan a bombo y platillo su gran solvencia, presentan una versión en castellano de su
página que da risa. El caso es aun más sangrante si afirman que están situados en un país de
habla hispana. Así existen páginas de algunos supuestos bufetes de abogados panameños a
los que parece costarles redactar un texto en castellano. Esto desde luego no es creíble.

4. Desinterés en la correcta identificación del cliente

En la actualidad, tanto formadores de compañías como entidades bancarias están sujetos a
estrictas leyes contra el lavado de dinero. Cualquier empresa o entidad seria tendrá que
aplicar una política de “due diligence“ (diligencia debida), que consiste en identificar
correctamente a su cliente, saber a qué actividad se dedica y, si procede, conocer el origen
de los fondos que va a depositar. Para acceder a sus servicios, cualquier empresa debería
pedirle como mínimo que rellene un formulario con algunas informaciones sobre usted y su
negocio y le exigirá una copia de su pasaporte o documento similar. En muchos casos incluso
pedirá que dicha copia esté legalizada por un notario.

También es habitual que le pidan un comprobante de domicilio, para lo servirá un recibo de
suministros (luz, gas, teléfono…), un extracto bancario o de tarjeta de crédito. Si bien esto
le podría parecer una molestia o una intrusión en su privacidad y podría animarle a
inclinarse por otro proveedor que le ponga menos trabas, es precisamente una de las
mejores garantías de que su agente es una compañía legítima.

Tenga en cuenta que estos documentos, aunque son mantenidos en total confidencialidad,
sirven de justificante para exculpar a su agente formador, en caso de que el cliente alguna
vez se vea involucrado en actividades ilícitas graves y estas sean descubiertas por la
autoridad.

Si a su agente no le preocupa cubrirse sus propias espaldas, eche a correr. Es una señal
inequívoca de no es de fiar. Bien porque es un timador, por lo que no le preocupa lo que

18
vaya a ocurrir porque piensa desaparecer más temprano que tarde, o es un descuidado que
con su política poco rigurosa está contribuyendo al blanqueo por capitales. En ese caso sólo
es cuestión de tiempo que las autoridades le suspendan de su actividad.

5. Incitación al fraude y difusión de información inexacta

Aunque es perfectamente posible obtener una rebaja fiscal atractiva por medios
exclusivamente legales, es un hecho que los negocios offshore se organizan en muchos
casos al filo de la legalidad. Los ingenieros fiscales juegan en un terreno gris en el que
resulta relativamente fácil traspasar esta línea que separa la planificación fiscal legítima
del fraude. También existe una cierta dosis de hipocresía, ya que ciertas soluciones
propuestas por algunos profesionales evidentemente ayudan a la evasión de impuestos, por
mucho que sus promotores traten de darles un aspecto de legitimidad.

Los agentes formadores son conscientes de ello y practican en cierta forma la política del
avestruz. Pueden llegar a colaborar en el desarrollo de cualquier tipo de estructura que el
cliente quiera, pero NUNCA le van a hacer una invitación abierta al fraude, ni van a
mencionar este tema por su nombre. Mucho menos harán apología de la evasión fiscal en
su página Web, por la cuenta que les trae.

En realidad, ellos toman una actitud cómoda y neutral, que se puede compartir o no, pero
en cierta manera tiene su justificación lógica. Ellos son antes que nada agentes formadores
de compañías y ese es su negocio. Ofrecen diversos servicios que pueden ser empleados
para muchos propósitos diferentes, muchos de ellos legales. No se les puede hacer
responsables del uso que el cliente vaya a hacer de los servicios que ofrecen, excepto en
los casos de negligencia en la identificación del cliente, como ya comentamos
anteriormente.

Esto viene a ser algo así como la profesión de un armero. El armero le venderá una
escopeta de caza si usted posee la licencia de armas en regla. Comprobar esa licencia es su

19
única responsabilidad. Si usted ha falsificado la licencia o utiliza ese arma para organizar
una matanza en un centro comercial en vez de para la cacería de conejos, eso ya no es la
responsabilidad del armero. En todo caso será la suya o la de su Gobierno que ha hecho las
leyes que permiten la tenencia de armas.

Así que todos los agentes formadores destacarán las ventajas fiscales de sus productos,
pero ninguna empresa seria le propondrá directamente que cometa fraude. Un agente
legítimo le dirá que le ayudará a “planificar” para reducir sus impuestos, pero nunca le
dirá “le vamos a montar una estructura para que no pague a su Gobierno”.

Si le pregunta directamente si lo que le está comentando es ilegal, normalmente le dirá
que consulte con un abogado de su país. Desconfíe de los proveedores que no respeten esta
norma no escrita, ya que tendrá buenas posibilidades de estar ante un timador.

Ya se sabe que quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón… Si acaba defraudando al
cliente, es muy poco probable que este le denuncie, ya que tendría que admitir que él
mismo iba a cometer un delito.

6. Spamming en foros

Una señal inequívoca de que estamos ante un agente de poca monta, es que se dedique a
hacer spam en todos los foros de Internet. Los hay que se dan de alta con varios nombres
de usuario y simulan debates en los que un usuario pregunta sobre los servicios de una
determinada empresa y los demás participantes del foro la ponen por las nubes. Es
relativamente fácil diferenciar estas acciones de spam de los debates reales entre usuarios,
porque los primeros suenan como un anuncio comercial y continuamente repiten el
nombre de la empresa para asegurarse que el que lo lea tome buena nota de su nombre.

A veces también estos “agentillos” se enzarzan en “trifulcas verbales” con competidores en
esos mismos foros y tratan de desprestigiarse unos a otros. Obviamente ninguna empresa

20
seria recurre a estos métodos. Esto sobre todo ocurre con vendedores de sistemas de pago y
“supuestos” bancos offshore. Normalmente no son bancos de verdad, sino compañías que
tienen simplemente una licencia para actividades financieras, cosa que en algunos países es
extremadamente sencillo de conseguir.

Un agente formador de prestigio o un banco offshore de verdad es obvio no va a rebajarse a
hacer spam y entrar en peleas de verdulería con otros usuarios en foros. Con esto no
queremos decir que una empresa seria no pueda ser recomendada en un foro o blog por un
usuario satisfecho o que algún ejecutivo de esta compañía pueda dar su opinión en el
mismo y mencionar o defender a su empresa. Es más bien la forma cómo se hace, lo que
puede darnos una pista sobre la profesionalidad o catadura moral del proveedor.

7. Comercialización exclusiva de paquetes

Si un proveedor de servicios offshore es poco flexible y no es capaz de ofrecerle un servicio
personalizado, desconfíe. Algunos sólo venden determinados “paquetes offshore” cerrados
y los recomiendan indiscriminadamente a todos los clientes, sin importarles aspectos tan
fundamentales como la nacionalidad o las circunstancias personales de sus clientes.

¿Qué pensaría de un médico que prescribiera aspirina a todos sus pacientes,
independientemente de la dolencia que tengan?

Con los servicios offshore ocurre una cosa parecida. Si bien puede haber soluciones sean
válidas para muchas personas, no existen recetas universales, y cada cliente debe ser
valorado individualmente. Esto no quiere decir que los agentes confiables no puedan
también tener ofertas o ciertos paquetes de servicios offshore a precio especial que
incluyan varios servicios juntos. Es habitual anunciar algunos como estrategia comercial. El
problema viene si el broker SOLO ofrece o recomienda estos paquetes, sin contar con
soluciones alternativas.

21
8. Precio irrisoriamente bajos o servicios increíbles

Tenga especial cuidado con proveedores que tengan un precio sustancialmente más bajo
que el de la media. Es cierto que existen buenas ofertas, con las que podrá ahorrarse cien
o doscientos dólares, pero hay precios que simplemente son difíciles de creer. Si todos los
agentes cuya Web consulta le están vendiendo un determinado servicio por 1000 dólares y
de repente llega uno que se lo hace por 500 dólares, o está ante un estafador o la trampa
estará en la letra pequeña. Se dará cuenta que muchos servicios necesarios no están
incluidos y posteriormente tendrá que pagarlos aparte.

Desconfíe también de los que ofrecen servicios que parecen demasiado bonitos para ser
ciertos. Abrir una cuenta bancaria o crear una sociedad sin ningún tipo de identificación hoy
en día simplemente no es posible. Si alguien le ofrece ese servicio, o le está estafando o la
institución que le está vendiendo en realidad no es un banco de verdad. También en el
sector de las tarjetas de crédito anónimas existen muchas estafas. Los proveedores
legítimos y con tarjetas que realmente funcionan son contados.

9. Falta de medidas de protección de los datos personales

La información que usted intercambia con su proveedor de servicios offshore, a menudo es
de naturaleza confidencial. Es probable que contenga información fiscal, datos personales
o incluso datos bancarios o sobre tarjetas de crédito. Si esta información no viaja
encriptada, vendría a ser como si usted mandara una tarjeta postal sin sobre, y que todo el
mundo pudiera leer la información que contiene.

El nivel de preocupación que un proveedor offshore muestra por la seguridad de sus datos,
puede ser también un buen termómetro sobre su solvencia o profesionalidad. El proveedor
que contrate, debe tener publicada una política de privacidad. También conviene que

22
utilice un protocolo SSL o algún tipo de encriptación para la transmisión de los datos que
usted le envía vía formulario o email. Esto último, lamentablemente, incluso algunos
brokers importantes no lo tienen, pero desde luego es un valor añadido importante.

Otros aspectos a tener en cuenta

Para finalizar, debemos destacar una serie de aspectos adicionales que recomendamos
tener en cuenta a la hora de seleccionar un proveedor:

El precio: revise qué servicios se incluyen

Asegúrese de comparar peras con peras y manzanas con manzanas. Cuando esté
comparando ofertas de servicios offshore, lea bien la letra pequeña y asegúrese qué cosas
están incluidas en el precio y cuáles no. Casi todos los agentes incluyen los documentos
básicos de formación, siendo los principales el certificate of incorporation, el memorandum
y articles of association. Pero hay otros que puede necesitar. Vamos a destacar los más
importantes, cuyo coste sería interesante conocer:

● Copias certificadas y apostilladas de los documentos fundacionales (necesario para
abrir cuentas bancarias fuera del país de constitución). Si va a abrir una cuenta
precisará un juego adicional al que le entregan.
● Envío de los documentos por mensajería Courier. A menudo no se incluye en el
precio.
● Honorarios de accionistas o directores fiduciarios, si se decide contratarlos y precio
del poder notarial que le harán para administrar la sociedad (llamado general power
of attorney). Las diferencias en el precio pueden llegar a ser importantes.

El precio también debe incluir el pago de la tasa gubernamental anual y los honorarios del
agente residente y la oficina registrada.

23
Valore también si el precio incluye servicios adicionales, como apertura de cuentas
bancarias, tarjetas de crédito, cuentas de vendedor, oficinas virtuales o reenvío de
llamadas de teléfono o fax.

¡Infórmese sobre los gastos a partir del segundo año de constitución! Esto es casi más
importante que el coste de la formación, ya que los tendrá que pagar anualmente.

El precio no lo es todo

Su relación con su agente formador es crucial, ya que debe estar basada en la confianza.
Generalmente, tendrá que compartir con él información confidencial y sobre aspectos de su
negocio o proyecto. Si actúa como director o accionista fiduciario todavía mucho más. Es
fundamental que se sienta cómodo con él y que le atienda de manera profesional y
cercana. Por eso le aconsejamos que no sólo valore el aspecto económico. A veces una
buena relación con un buen agente formador bien vale unos cientos de dólares más, sobre
todo si su negocio es de una cierta complejidad.

Tómele el pulso al agente. Envíele algunos emails con preguntas y vea cómo le responde.
¿Es profesional? ¿Toma interés y le explica bien las cosas o sólo le responde con frases
cortas intentando “despacharle” lo antes posible? ¿Es honesto en sus planteamientos?
Valore si se siente cómodo interactuando con él. En este negocio el “feeling” es
importante, tanto con profesionales como con banqueros y las buenas relaciones personales
abren muchas puertas que de otra manera permanecerían cerradas.

Formas de pago

Como comentamos ya cuando hablábamos de los agentes locales, muchos formadores de
compañías aceptan como única forma de pago la transferencia bancaria. Si lo que está

24
buscando es privacidad y no posee ya otra cuenta bancaria en el extranjero, o realiza gran
cantidad de transacciones internacionales, esto podría comprometer seriamente su
privacidad. La tarjeta de crédito no es mucho más confidencial, ya que en el extracto
aparecerán todos los datos sobre el pago y además tiene la desventaja que los agentes que
la aceptan (no todos) seguramente le pedirán que les envíe una fotocopia de la propia
tarjeta, para protegerse contra el fraude. Un riesgo muy grande que no debería asumir y
menos enviar la copia a través de un correo electrónico no encriptado.

Si su agente ofrece formas de pago alternativas, esto puede suponer una ventaja. Si no es
así, al menos confirme si puede enviarle un cheque de caja, que tiene un nivel mayor de
confidencialidad que una transferencia. El cheque de caja, al contrario que sus cheques
personales, es emitido por el propio banco. En su cuenta sólo aparecerá la compra del
cheque (a veces lo puede comprar en efectivo incluso), pero no a quien se pagó, ya que se
liquida directamente contra la cuenta del banco. Su banco guardará registro de la compra
del cheque, pero al menos no aparecerá directamente como transacción en sus extractos.

Eso sí, tendrá que esperar bastante, a veces más de un mes hasta que el broker haya
enviado el cheque a su banco, haya pasado por el proceso de clearing y sea abonado en su
cuenta bancaria. Antes de esto no moverá un dedo. Si no tiene prisa, puede ser una
solución válida.

También puede preguntar si el agente acepta algún tipo de pago confidencial. Tal vez su
broker esté dispuesto a aceptar el pago con cheques de viaje, “Money orders” (muy
populares en USA) o incluso alguna moneda electrónica como Liberty Reserve, E-Gold,
Pecunix, etc. Tal vez también tenga alguna cuenta en un país menos “sospechoso”.

Una advertencia: puede ser positivo que el agente acepte formas de pago alternativas, pero
asegúrese de que no sea la única forma de pago que permite. Si acepta e-gold o una
moneda similar como única forma de pago debería desconfiar.

25
Paraisos-fiscales.info le puede ayudar

Como hemos comentado anteriormente, paraísos-fiscales.info no somos una empresa ni
vendemos servicios offshore directamente. No obstante, tenemos una relación estrecha y
colaboramos tanto con brokers como con agentes locales en diferentes jurisdicciones. No
somos consultores fiscales o legales, pero sí podemos asesorar de manera independiente a
los usuarios de nuestra Web sobre constitución de sociedades u otros entes o sobre la
apertura de cuentas bancarias.

Podemos remitirles a uno de nuestros agentes formadores de confianza o a profesionales
que conocemos desde hace muchos años. De este modo, podrá contar con una opinión
independiente de manera gratuita, ya que no cobramos ningún tipo de contraprestación por
la orientación que damos a nuestros usuarios. Esto es así porque son los propios agentes o
bancos los que nos pagan una comisión por remitirles clientes. No tenemos contratos
firmados ni compromisos fijos, lo que nos permite ser enormemente objetivos e
independientes.

Si tiene dudas que desea consultar, puede enviarnos un email y uno de nuestros expertos le
ayudará a determinar la mejor solución para su negocio o proyecto y le podrá orientar
sobre algunos aspectos legales que conviene que consulte en su país de residencia. Eso sí,
por favor no remita consultas preguntándonos sobre la fiabilidad de uno u otro agente, ya
que no podemos asumir la responsabilidad de opinar sobre terceras partes con las que no
tenemos relación personal ni comercial. Si lo desea, sí podemos remitirle a un profesional o
una de las empresas de confianza con las que tenemos relación y de las que hemos
comprobado su fiabilidad.

Esperamos que esta guía la haya sido de utilidad.
Para más información puede visitar nuestra página Web
http://www.paraisos-fiscales.info

26
© 2009 Paraísos-fiscales.info, todos los derechos reservados.

27