You are on page 1of 3

“UNA FE SENCILLA QUE DERROTA A LA DUDA”

(Salmos 73)

Es una realidad que en esta vida existen injusticias muy grandes: el vecino que nunca va al templo,
ni da un diezmo para la obra del Señor recibe un gran ascenso y un gran aumento de sueldo en su
trabajo; Ud. va al templo dos veces el domingo y entre semana, sostiene la obra del Señor con
sacrificio y pasan por encima de Ud. para subir de puesto; o tal vez su compañero de trabajo se ríe
de Dios, se burla de la Biblia, dice chistes groseros de Jesús y está tan fuerte de salud como un
roble. Ud., en cambio hace todo lo posible para vivir por el Señor y está enfermo.
Estas injustas realidades del diario vivir de esta vida pueden convertirse en un auténtico desánimo,
decepción, falta de fe y desánimo que ponen en duda la bondad de Dios, o incluso su propia
existencia.
Si Ud. se ha sentido así, déjeme decirle que no está solo. El hombre que escribió este salmo hace
muchos años, Asaf; acababa de atravesar por una situación muy pero muy similar. El primer contra
de este salmo aparentemente comienza de una manera que no concuerda con los siguientes
versículos: a primera vista se trata de un salmo en el que se alaba a Dios enumerando una lista de
bendiciones. Pero no es así. Lo que el salmista está haciendo es comenzar por la conclusión de toda
su reflexión. Él reconoce la bondad de Dios al final de una gran lucha interna que consistió en un
desliz en su vida de fe. El salmista se había hecho una gran pregunta: ¿Merece la pena aferrarse
sólo al Señor, cuando otros no viven para Él? Veamos 4 principios que nos ayuden a entender
nuestro caminar en fe aquí en la tierra.

I. NUESTRA FE EN EL SEÑOR SE DEBILITA CUANDO CONTEMPLAMOS LAS INJUSTICIAS DE ESTA
VIDA (1-16)

 Se admite un resbalón espiritual que pudo haber sido ser fatal en su vida. (vs. 2)
 La causa de este desliz está claramente identificada: la envidia de la prosperidad de los que
persisten en una vida llena de maldad:
1. Abundancia, despreocupación, ventajas, facilidades. (3-5) ¡LEERLO!
2. Orgullo, soberbia, prepotencia (6-7) ¡LEERLO!
3. Agresivos, groseros, irreverentes, blasfemos (8-9) ¡LEERLO!

 Esta queja no sólo la vive Asaf que es el autor, sino que es compartida por el pueblo de Dios (10) !

LEERLO!
Se empieza a dudar de la justicia de Dios por permitirles a los impíos continuar en sus vidas
rebeldes a Dios. (11) !LEERLO!

 Cuando ponemos nuestros ojos en estas cosas estamos en grave peligro de abandonar nuestro
compromiso de vivir para el Señor y renegar de la fe. (13-14) !LEERLO!

 Su primera conclusión: (16). La fe está corriendo un serio riesgo de decaer cuando no está
depositada en un fundamento firme, como las circunstancias de la vida.
II. LA FE QUE VENCE NUESTRAS DECEPCIONES Y FRUSTRACIONES SURGE CUANDO
CONTEMPLAMOS A DIOS (17-20)

Una Fe sencilla que derrota la duda
Centro Cristiano “Cosecha Final”

A. Pero el autor da un giro de 180 grados al indicarnos qué fue lo que lo hizo cambiar de opinión: estar
en el santuario del Señor. El autor nos dice que él buscó al Señor y eso le ayudó a cambiar su
entendimiento de lo que estaba viendo.
B. Esta experiencia transformadora de estar en la casa del Señor también la vivió el profeta Isaías.
(Is.6)
C. Sólo al estar delante de la presencia del Señor, sólo al buscar el rostro de Dios ante nuestras quejas,
podemos recibir una respuesta a nuestras tormentas.
D. El salmista pudo ver la injusta realidad hasta sus últimas consecuencias: vio que el fin de los injustos
que se olvidan de Dios es mucho peor que el presente de los justos. Su alma encontró tranquilidad y
paz sólo hasta que miró y entendió los acontecimientos de esta vida desde la perspectiva de la
eternidad. A pesar de que sabemos que debemos andar en este mundo por fe, insistimos en mirar
las cosas con la vista, es decir, contando sólo lo que alcanzan a mirar nuestros ojos terrenales. Pero
cuando dejamos nuestro microscopio y usamos el telescopio de la eternidad de Dios, podemos
darnos cuenta que sí vale la pena pasar apuros en esta vida, pues nos espera una vida mucho mejor
con el Señor.
III. ES NECESARIO CONFESAR TODA FALTA DE FE AL SEÑOR (21-24)
A. Había amargura, envidia, celos (21) !LEERLO!
B. Pero no se disculpa o los justifica: se declara un tonto, un torpe, como las bestias, sin
entendimiento, para entender la sabiduría de Dios. Se estaba declarando un necio. (22) !
LEERLO!
C. Reconoce que a pesar de sus carencias con respecto a la abundancia de los incrédulos,
reconoce que el Señor nunca lo abandonó, que siempre lo tuvo a su lado, guiándolo con su
mano derecha (23) !LEERLO!
D. Nunca el Señor está más cerca de sus hijos que cuando nuestra fe empieza a fallar. Es
como cuando enseñamos a nuestros hijos a montar una bicicleta: estamos más pendientes
cuando empiezan a titubear y a punto de caer. Como dijo otro salmista: De no haber estado
el Señor con nosotros...
IV. EL CREYENTE CON UNA FE RESTAURADA REAFIRMA SU COMPROMISO CON EL SEÑOR DE
SEGUIR SU PASO POR ESTE MUNDO (25-26)
A. El creyente con una fe restaurada encuentra en el Señor el máximo deleite en toda la tierra. (25) !
LEERLO!
B. El creyente con una fe restaurada decide confiar con todo su corazón a pesar de sus debilidades y
futuras angustias (26, 28) !LEERLO!
CONCLUSIÓN

Con razón dijo el salmista al inicio de su reflexión que Dios es bueno para con los limpios de
corazón. Sólo los limpios de corazón pueden entender la bondad y la justicia de Dios en un mundo
desobediente y rebelde a los caminos del Señor.
¿Se encuentra Ud. en una lucha similar a la que describió Asaf en los primeros versículos? La
Palabra dice que entonces Ud. no está mirando y confiando en un Dios justo y bueno para con sus
hijos.

Pídale a Dios que le ayude a mirar este mundo imperfecto e injusto a través de Sus ojos. Pídale que le
enseñe a caminar por fe, y no por lo que le permita ver nuestra muy limitada visión humana.
Una Fe sencilla que derrota la duda
Centro Cristiano “Cosecha Final”

Hemos orado para que esta palabra sea de bendición a sus vidas oren por “Cosecha final” y haga de su
iglesia el lugar de adoración a nuestro Padre Celestial.
¡Les amamos!

Una Fe sencilla que derrota la duda
Centro Cristiano “Cosecha Final”