You are on page 1of 5

“TOMA TU LECHO Y CAMINA”

Nuestro deseo: Dejar la parálisis física y espiritual.
Hay diferentes tipos de parálisis de los que debemos escapar y ser sanos
(Marcos 2:11) “ A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.”

La parálisis es: La pérdida de la movilidad voluntaria y puede afectar de distintas
formas. Hay quienes pierden la movilidad de una pierna o un brazo, lo que recibe el
nombre de monoplejia, de ambas piernas o extremidades inferiores que se conoce como
paraplejía o diplejia, otros pierden la movilidad de las dos extremidades del mismo
lado, es decir, brazo y pierna derechos o izquierdos, que se conoce médicamente como
hemiplejía, e incluso hay quienes pierden la movilidad de las cuatro extremidades, sus
dos brazos y sus dos piernas, lo que se llama cuadriplejía.

La parálisis puede ser consecuencia de: una lesión, envenenamiento, una infección, una
hemorragia, o bien que se tapen los vasos sanguíneos , algún tumor o cáncer.
Existe también la parálisis temporal o transitoria, es decir, se detiene el movimiento por un
tiempo por algún accidente o infección, pero que no producen lesiones graves en el cuerpo.
Por otro lado, está la parálisis permanente que se origina por una lesión grave en el sistema
nervioso.
Jesús y sus discípulos sanaron en muchísimas ocasiones a paralíticos, los cuales presentaban
diferencias entre sí. Muchos viven como si estuvieran paralítcos.
Existe la parálisis física y la espiritual, alguna es producida por un problema físico, pero la
otra es producida por el pecado, así que veamos a varios tipos de paralíticos que fueron sanados
y sus enseñanzas para nosotros:
I. Cojo de nacimiento. (Hch. 3:1-10)! LEERLO! Pedro y Juan sanan a un cojo de
nacimiento (desde pequeño) con las siguientes características:

Era traído por otros, así que no era dueño de su voluntad totalmente. Mucha gente
no es dueña de su voluntad, vive como esclava de la voluntad de otros.
Pedía limosna pues vivía de la lástima de los demás, vivía recibiendo y no dando.
Muchos viven de las migajas de satanás y del mundo, no conocen a Dios.

Lo ponían (otros) en donde ellos querían. Algunos no pueden tomar decisiones
propias, viven atados o manipulados por otros.

Esperaba recibir algo, menos lo que necesitaba. Muchas personas viven con los
conceptos o valores de su propia vida muy equivocados, ya que ni siquiera saben qué
es lo que necesitan o tienen que alcanzar en la vida.

Fue animado a hacer algo. Dios en Su Palabra siempre nos anima a hacer algo y
tomar una postura activa y no pasiva.

“Toma tu lecho y camina”
Centro Cristiano “Cosecha Final”

Dios afirmó algo en su vida (tobillos y pies). Este tipo de personas tienen que afirmar
algo en su vida que tal vez nunca lo han hecho por temor, tal vez sea su carácter, su
personalidad, su confianza en Dios, etc.

Levántate y anda es la orden que da el Señor por Su Palabra. Glorificó a Dios

II. Imposibilitado de los pies. (Hch. 14:8-10) “Y cierto hombre de Listra estaba
sentado, imposibilitado de los pies, cojo de nacimiento, que jamás había andado. Este
oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser
sanado, dijo a gran voz: Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo” Otro
caso parecido aunque con algunas diferencias significativas.

Nunca había andado. Hay gente que nunca ha hecho nada, nunca ha tenido
logros, nunca ha actuado por sí mismo.
Estaba sentado. Siempre ha estado en una posición pasiva, quieta, silenciosa,
escondida, temerosa.

No tenía posibilidades de moverse con los pies. No ve ni tiene mayores
posibilidades de lograr algo en la vida, en ningún aspecto: personal, familiar,
profesional o laboralmente, siempre ve los problemas pero no las soluciones.

Oyó la Palabra. Tiene una virtud: escucha la Palabra, al menos en eso tiene
interés, y está abriendo su corazón a lo que Dios dice.

Tuvo fe para ser sanado. La fe viene por oír la Palabra y por más inútil que
usted se pueda sentir, tiene fe de que Dios puede hacer algo en su vida.

Dios enderezó algo en su vida. Hay cosas que se tienen que enderezar, pues
siempre han vivido chuecos, al revés o en desorden.

Levántate derecho sobre tus pies. La orden es vivir en la rectitud que marca la
Palabra de Dios a través de sus mandamientos, estatutos y decretos.

Saltó y anduvo.

III. El descuido lleva a estar paralítico. (Jn. 5:3-15)! LEERLO! Este es el tipo de
personas que no nació enfermo, sino que algo lo hizo descuidarse y adoptar la posición de
enfermo.
Se juntaba con los que estaban igual que él (enfermos). ¿En qué ambiente se mueve
usted? Un viejo dicho dice: dime con quién andas y te diré quien eres. Muchas
personas se juntan con otras que en lugar de motivarles o animarles a superarse o
ser mejores, están igual o peores que él: viciosos, malas amistades, chismosos,
rencorosos, enfermos, pesimistas. Los espíritus iguales se atraen, por eso en ocasiones
vemos grupos de amistades con determinadas características: rebeldes, raros, flojos, que
le gusta la grilla.

“Toma tu lecho y camina”
Centro Cristiano “Cosecha Final”

Sabía donde estaba la sanidad, pero... Algunas personas saben que su solución está en
Jesús, pero algo más fuerte que ellos mismos o su voluntad, les impide acercarse, tal
parece que una fuerza u opresión les mantiene inmóviles. Saben como y quieren ser
sanos o comprometidos con Dios, pero no pueden.
Llevaba mucho tiempo, pero no hacía nada para salir de ello. Este tipo de personas es
francamente desesperante, pues pasa el tiempo pero no hacen nada, casi dan ganas de
darles un par de trompadas para obligarlos a actuar.
Tenía un buen pretexto para continuar enfermo. Acostumbrarse a ser atendido, a
depender de otros, a no asumir responsabilidades, a causar lástima de los demás, a
sentirse víctima de otros.
Había una vez un hombre que se pasaba su vida quejándose de su vida. Soñó una vez que estaba
delante de Jesús y que éste le dijo: "Mira, todos deben llevar su cruz en la tierra" el hombre
respondió "Sí, pero la mía es muy pesada". "Está bien" respondió Jesús, te voy a quitar esa cruz y
la pondré en esta bodega, pero no puedes ir por el mundo sin cruz, así que te daré la oportunidad
de escoger entre todas esas cruces la que tú quieras. Él hombre empezó a probar una a una las
miles de cruces, pero una pesaba demasiado, otra era muy áspera, otra era demasiado incómoda.
Así las fue probando todas hasta llegar a la última, la sintió mejor que todas las demás que había
probado y dijo: "¡Quiero esta! Es la que mejor podría llevar". Jesús le miró con amor y le dijo:
"¿Te das cuenta? ¡Has escogido la misma cruz que te quité al principio!"
No peques más. No te descuides. Es la gente que se ha descuidado poco a poco, los que
piensan que a ellos no les puede pasar nada.
IV. El pecado lleva a estar paralítico. (Mt. 9:1-8)! LEERLO!
Fue traído por 4 personas que le amaban. Amistades que acercan a Jesús.
Había que vencer obstáculos. Siempre habrá dificultades en el camino, la clave es no
darse por vencido, sino buscar soluciones.
Los amigos eran los que tenían fe. Mucha gente depende de la fe de otros (cónyuge,
hijos, padres, pastor, intercesor, etc.), pues no ha sido capaz de desarrollar su propia fe.
El pecado le mantenía enfermo. Muchos están enfermos o paralíticos espiritualmente por
su propio pecado.
Estaba acostado = parálisis total. Improductividad absoluta.
La sanidad física es resultado de su restauración espiritual. Abandonar el pecado trae la
verdadera libertad y sanidad.
Se fue a su casa a testificar de Jesús
V. Acostumbrarse a estar paralítico. (Hch. 9:32-35)! LEERLO!
Eneas tenía 8 años paralítico. Muchos llevan la cuenta de sus problemas.
“Toma tu lecho y camina”
Centro Cristiano “Cosecha Final”

Se estaba acostumbrando a vivir así. Hay cosas malas, aun enfermedades a las que nos
acostumbramos, son parte de nosotros.
Se había enfermado antes no era así. Antes él no era así, algo le hizo enfermar.
Estaba en cama. La atadura a algo que no deja mover, ni ser libre.
Estaba perdido, tuvo que ser hallado. Muchos se pierden en el pecado, afanes, placeres,
riquezas, trabajo, hasta enfermar.
Tenía que hacer algo: haz tu cama, dejar la actitud pasiva. La orden es actuar.
Enseguida se levantó. No esperes.
VI. Habiendo sido servidor se cae en parálisis. (Mt. 8:5-13)! LEERLO!
(Lc. 7:2-10)! LEERLO!
Era un siervo, era útil, no siempre fue paralítico. Este es un caso especial: antes fue útil,
servidor, activo, pero hay servidores que de repente se quedan paralíticos y ya no se
pueden mover.
Estaba atormentado, seguramente por algún espíritu. El problema sin lugar a dudas es
espiritual, para vivir atormentado, sentirse acusado, rechazado, etc.
Estaba postrado en casa, sin poder hacer nada. Este tipo de personas se aísla de los
demás, van rompiendo relaciones con otros.
Su amo se convierte en su servidor. Se invierten los papeles, de servidor pasa a ser
servido, es incapaz de ir por su propio pie a Jesús y poner en orden las cosas, requiere
que otros hagan lo que él antes podía hacer.
Estaba a punto de morir. Mientras que para otros la parálisis no es mortal, para el ex
servidor, sí lo es, de no corregir, existe el grave riesgo de morir.
El centurión va a Jesús. El que ama intercede, no desecha.
La fe del centurión actúa. No es la fe del siervo la que le salva, sino la que otros puedan
ejercer a su favor.
El paralítico fue sanado por la Palabra a distancia. Es necesario que dejemos que la
Palabra nos sane, cuando nos sometemos a ella.
Las características en las que se suele caer y vivir o actuar como un paralítico o tal vez estar
enfermo y que debemos confrontar:


Otros hacen las cosas. Se es únicamente observador.
Solamente reciben. Nunca dan nada.
No son autónomos ni autosuficientes. Dependen de otros.
“Toma tu lecho y camina”
Centro Cristiano “Cosecha Final”




Se sienten cómodos. Son servidos, no servidores.
Desgastan a quienes les atienden. Producen molestias, no ayuda.
Están atados a su cama o silla. Viven con ataduras en sus vidas.
Son improductivos. No colaboran en nada.

Oremos para no caer en cualquiera de estas condiciones, y a la vez les recuerdo que somos hijos
de Dios que tenemos un proposito y que nuestro Padre celestial lo hara con cada uno de nosotros.

“Toma tu lecho y camina”
Centro Cristiano “Cosecha Final”