You are on page 1of 2

Pablo Olvera

163393-7
Monográfico de Hegel
Cuestionario sobre “La Certeza de sí mismo”
1. ¿Cuál es el tema del apartado?
Se hace un examen sobre el saber inmediato de nosotros mismos.
La conciencia ha devenido en autoconciencia cuando la distinción
sujeto-objeto se ha desvanecido, siendo esto una distinción al
interior de la conciencia. Con la autoconciencia, dice Hegel,
entramos “en el reino propio de la verdad”. La conciencia ahora
creerá tener en sí misma toda la evidencia y certeza. La
autoconciencia será analizada como vida y deseo, entendiendo este
último como un lanzarse al objeto y hacerlo suyo. Pero resulta que la
conciencia nunca complace su deseo de manera plena en ningún
objeto sensible, por lo que tendrá que buscar su objeto en sí misma.
Por tanto, la autoconciencia exige como objeto de deseo otra
autoconciencia, dando píe a una relación donde cada yo busca ser
reconocido en el otro como autoconciencia. En realidad, lo que
aparece es que sólo hay autoconciencia en la medida que existan
otras autoconciencias. De esta manera surge el espíritu que, como
diversas autoconciencias que son para sí, constituye la unidad de
ellas. El yo es nosotros y el nosotros es yo.
2. ¿Qué función cumple el concepto de deseo en el argumento?
La autoconciencia es un retorno a sí misma a partir de lo otro, de su
alteridad, entendido como objeto sensible. La autoconciencia ha
negado la autonomía de lo otro, su independencia, y ha pasado a
relacionarla con ella misma. Este movimiento de relación constituye
el deseo de la autoconciencia, es decir, es el deseo del objeto
sensible lo que lleva a la conciencia a reconocerse a sí misma. Sin
embargo, este deseo se vuelve insaciable en el objeto sensible,
pues lo que busca es a sí misma. El deseo se traslada y se vuelca
sobre otra autoconciencia, y en ella encuentra la posibilidad de ser
reconocida como tal. Por tanto, el deseo no puede ser deseo si no
tiene resistencia en otro.
3. ¿Qué función cumple el concepto de vida?
La noción que supone la inmediatez de la conciencia es la vida y el
deseo. Cada uno tiene acceso privilegiado a cada uno de estos
conceptos. Con la reflexión la conciencia ha devenido vida, pero
entender la vida como particular no es más que una abstracción,
puesto que la vida como tal es mediación y universal. La vida se
entiende como un flujo continuo, movimiento. La vida supone la
superación de toda distinción, mostrando la mismidad, como aquello

es la vida. Pero resulta que la vida es un género universal. La autoconciencia. La vida individual es ese objeto como género. 4. Así. donde quedan suprimidas y superadas todas las diferencias. y del mismo modo se aleja de toda diferencia afirmándose como en-sí. ¿Qué función cumple el término satisfacción? La satisfacción del deseo viene condicionado por el objeto. Resulta entonces que. a causa de la autonomía del objeto. pero aceptando esto ya no es posible reconocer la diferencia porque tenemos el universal como mediación. que representa su individualidad como particularización. 5. no puede borrarlo. compartimos con los otros la vida.que permanece y procura autoidentidad. Dicha unidad. Así. en este caso. La individualidad. por consiguiente. y queda más allá y por encima de toda diferencia específica. y sólo la alcanzara en otra autoconciencia. supone que se mantiene a costa de ese fluir universal. es la unidad para lo que es la infinita unidad de las diferencias. la vida sería entonces un tranquilo despliegue de formas y figuras entendidas como un proceso. dice Hegel. ¿Por qué dice Hegel que el concepto de unidad que ofrece la vida no es inmediato ni particular? La autoconciencia queda puesta como siendo algo “vivo”. Pues bien. la autoconciencia no puede suprimir al objeto mediante su relación negativa con él. . pues la certeza de sí sólo lo es en virtud de la supresión y superación del objeto mismo. fluido universal en ese su serse él propio. la satisfacción no puede alcanzarse de manera plena. si hay tal supresión tiene que haber tal objeto y.