You are on page 1of 2

Arte Dramático

Los estudios superiores de Arte Dramático tienen una duración de cuatro años
y están completamente equiparados a un grado universitario.

El principal objetivo que persiguen es ofrecer una formación de calidad que


permita a los alumnos ejercer las diversas profesiones que se relacionan con el mundo
del espectáculo, como actores, directores de escena, dramaturgos y escenógrafos.

Dentro de esta carrera, los estudiantes pueden elegir entre 3 especialidades:

o Dirección de Escena y Dramaturgia

o Escenografía

o Interpretación

Con el fin de concretar aún más su cualificación, algunas de estas


especialidades ofrecen a su vez distintos itinerarios formativos. Así, en la especialidad
de Dirección de Escena y Dramaturgia existe una opción para profundizar en el
campo de la dirección, que incluye prácticas de dirección escénica o actoral y el estudio
del espacio escénico. Mientras que en la opción de Dramaturgia se trabaja sobre todo
con la escritura dramática y la realización de versiones y adaptaciones. En esta
especialidad, además, se analizan todos los factores que intervienen en la puesta en
escena de una obra: textos, actores, figuración, iluminación, escenografía, vestuario…

La especialidad de Escenografía ofrece un único itinerario de formación. En


ella, se estudia cuál es la decoración y el ambiente más apropiado para adaptar el
escenario a cada representación teatral. Con este propósito, se analizan los diferentes
elementos que intervienen en la composición del escenario: iluminación, sonido,
vestuario, combinación de colores y decoración, entre otros. En esta especialidad se
estudian desde las técnicas escénicas más antiguas hasta las más modernas, como la
escenografía para cine y vídeo o el diseño asistido por ordenador.

La misión de la especialidad de interpretación es que los alumnos dominen las


diferentes técnicas de creación y caracterización de los personajes. Para ello, los
estudiantes aprenden a desarrollar capacidades como la concentración, la memorización
sensorial, la improvisación y la dicción, y a dominar conceptos tan importantes en la
expresión teatral como el ritmo, el movimiento, la armonía, el equilibrio, el espacio y el
tiempo.

Dentro de esta especialidad los alumnos pueden elegir entre cuatro opciones:
interpretación textual, en la que el actor basa su actuación utilizando como soporte un
texto; interpretación gestual, donde el cuerpo es el instrumento expresivo fundamental y
se estudian materias como mimo, pantomima, esgrima y acrobacia; interpretación con
objetos, que insiste en la manipulación de los objetos como elementos expresivos y, por
último, la opción de interpretación musical, que hace un especial hincapié en la
formación del alumno en el canto, la danza y la música.