You are on page 1of 1

DEFINICIONES ARISTÓTELES

Naturaleza: es el principio interno de movimiento que se encuentra en todos los
objetos, la tendencia natural que poseen los cuerpos a comportarse de una
determinada forma. Aristóteles distingue tres tipos de cambio; respecto al lugar,
crecimiento o decrecimiento y por último por alteración.
Sustancia: es la noción fundamental de la metafísica aristotélica, es todo aquello
que existe y tiene realidad concreta, es la base de todas las categorías, ya que
estas especifican una cualidad acerca de dicha sustancia. Aristóteles diferencia
entre sustancia primera y sustancia segunda. La primera es el objeto en si, por
ejemplo un árbol. Y las sustancias segundas son las definiciones que se encuentran
subordinadas al objeto pero que aunque no existan con independencia del sujeto,
son más importantes que el sujeto mismo puesto que lo catalogan y lo definen. Las
sustancias segundas son nociones abstractas y universales.
Potencia-acto: todos los objetos tienen unas cualidades que le pertenecen a él,
algunas están presentes, a las que se les llama acto, y otras están implícitas
esperando a que sean desarrolladas, o lo que es lo mismo en potencia. Una semilla
tiene en potencia convertirse en un árbol, pero hasta que no sea sembrada y
regada, no pondrá en acto dicha potencia.
Causa: es la razón del cambio y el movimiento, distinguió cuatro causas; material,
formal, eficiente y final. Al juntar estas cuatro causas se halla la respuesta a la
pregunta “¿por qué ocurre algo?”. La causa material se refiere a como está hecho el
objeto, la causa formal se refiere a la forma en la cual está constituido el objeto, la
causa eficiente se refiere al agente productor de dicho objeto, lo que ha creado este
objeto a estudiar, y finalmente la causa final que se refiere al fin que comete el
objeto.
Alma: el alma es aquella sustancia abstracta en la que reside la esencia de los seres
vivos, Aristóteles diferencia tres tipos de almas; alma vegetativa es aquella que
desarrolla las capacidades de reproducción y alimentación, propia de los vegetales.
Alma sensitiva es aquella que desempeña funciones de movimiento, es propia de
los animales aunque el ser humano también la posee. Y finalmente el alma
intelectiva donde se encuentra la capacidad de pensar y razonar, exclusiva de los
seres humanos. Esta última parte del alma tiene unas series de funciones;
intelectiva, practica y productiva. El ser humano ha logrado plenitud de sus virtudes
cuando domine en toda su extensión todas las funciones del alma intelectiva. El
alma para Aristóteles era mortal menos una pequeña parte que permanecía
inmortal, acerca de la inmortalidad del alma aristotélica giran dos interpretaciones;
una que si es inmortal y otra que argumenta lo contrario.
Felicidad: es el fin último de las conductas del ser humano, no se consigue con
acciones inmediatas sino con el florecimiento diario de las virtudes humanas.
Aristóteles asegura que es el fin y la razón de todos los actos humanos, nunca un
medio para alcanzar otro fin más allá. Nunca se consigue la eudemonía a través del
placer, la riqueza o la fama, pero estos factores ayudan a que se consiga este fin
último, ya que Aristóteles afirma que alguien que pasa necesidades con la comida
nunca podrá ser feliz hasta que no se satisfaga esta penuria. Finalmente Aristóteles
entiende la felicidad como el término medio entre las cosas, llevar una vida
equilibrada sin excesos hace que se consiga más fácilmente la eudemonía,
controlando sus deseos y emociones, ya que si esto no es así puede llegar a ser
esclavo de sus propios sentimientos