You are on page 1of 3

1.

CONCEPTO DE VIRTUD: HÁBITO SELECTIVO QUE CONSISTE EN UN
TÉRMINO MEDIO RELATIVO A NOSOTROS, DETERMINADO POR LA RAZÓN Y
POR AQUELLA POR LA CUAL DECIDIRÍA EL HOMBRE PRUDENTE.

EN

LATÍN “VIRTUS”, EN GRIEGO “ARETÉ”. PARA ARISTÓTELES LA VIRTUD
ES UNA "EXCELENCIA AÑADIDA A ALGO COMO PERFECCIÓN".

Cuando una entidad realiza su función propia, pero no de cualquier
manera sino de un modo perfecto, entonces de dicha entidad
decimos que es virtuosa o buena. Es importante observar que según
este punto de vista cabe hablar de virtud en un sentido muy amplio (a
diferencia del modo actual de hablar que restringe la virtud al ámbito
de las costumbres y la práctica moral).
En la noción aristotélica de virtud son importantes los conceptos de
naturaleza y de finalidad: la virtud de un objeto tiene que ver con su
naturaleza y aparece cuando la finalidad que está determinada por
dicha naturaleza se cumple en el objeto en cuestión. Aristóteles
muestra en “Ética a Nicómaco”, que la virtud humana no
puede ser ni una facultad ni una pasión sino un hábito. Que
sea un hábito quiere decir que aparece no por naturaleza sino
como consecuencia del aprendizaje, y más exactamente de la
práctica o repetición. La práctica o repetición de una acción genera
en nosotros una disposición permanente o hábito ―de ahí que la
tradición aristotélica hable de una segunda naturaleza para referirse a
los hábitos― que nos permite de forma casi natural la realización de
una tarea. Los hábitos pueden ser buenos o malos; son hábitos malos
aquellos que nos alejan del cumplimiento de nuestra naturaleza y
reciben el nombre de vicios, y son hábitos buenos aquellos por los
que un sujeto cumple bien su función propia y reciben el nombre de
virtudes.
En general llamamos virtud a toda perfección de algo por lo que
podemos distinguir virtudes del cuerpo y virtudes del alma; pero en la
ética aristotélica las virtudes estudiadas y que le interesan a este
filósofo son las virtudes del alma, y en ellas distingue:

las virtudes que perfeccionan
intelectuales o dianoéticas;

el

intelecto

o virtudes

las virtudes que perfeccionan la voluntad o virtudes éticas o
morales.

2. Las sensaciones de placer y dolor ocupan un lugar muy importante
en la noción aristotélica de emoción. Así, en Ética a Nicomaco, las
emociones
se
definen
básicamente
como
afecciones
acompañadas de placer o dolor:
Llamo pasiones al deseo (epithymía), la cólera, el temor (phóbos), la
audacia (thrásos), la envidia (phthónos), la alegría (chará), el
sentimiento amistoso (philía), el odio (misos), la añoranza (póthos), la

una motivación interna que nos lleva no sólo a hacer lo que es correcto sino a amar lo que es correcto"). la compasión. En otro sentido es el acto mismo de estas cualidades. el temor y otras de naturaleza semejante y sus contrarias. Cada quien tiene su definición de lo qué es la felicidad y ese cómo para lograrla. lo dulce y lo amargo. Como en el hombre hay una parte irracional. Aristóteles define los hábitos como aquello en virtud de lo cual nos comportamos bien o mal respecto de las pasiones. Hábito: Estado o disposición que se adquiere mediante el entrenamiento o repetida ejecución de ciertos actos. y en general a todas las afecciones a las que son concomitantes el placer o la pena. El hábito predispone a un sujeto para la realización perfecta de una tarea o actividad. lo que vendríamos a llamar el "justo medio". La definición anterior guarda un parecido indiscutible con el comentario de la Retórica 1378a 20. aunque éste no constituya propiamente una definición general de las emociones: Las pasiones son. Pasión. En la medida en que la naturaleza predispone también a un sujeto (puesto que le da inclinaciones) la tradición habla de los hábitos como de segundas naturalezas. Para Aristóteles "la felicidad se encuentra en la virtud ("una predisposición para hacer el bien. como lo blanco y lo negro. Así son. en la perfección de la función propia del hombre. las causantes de que los hombres se hagan volubles y cambien en lo relativo a sus juicios. Es un hábito porque no basta con haber . la ira. (las cuatro preguntas integradas) Todos los seres humanos deseamos de una manera o de otra encontrar la felicidad. La virtud ética es un hábito de elección que conduce a optar por el equilibrio entre dos extremos viciosos. la pesantez y la ligereza. podemos dividir las virtudes en dos clases: virtudes dianoéticas (las propias de la razón) y virtudes éticas (las de la razón aplicada a los apetitos sensibles). 4. ciertamente. el tránsito de la una a la otra. PASIÓN (AFECCIÓN).emulación. se dice de las cualidades que puede alternativamente revestir un ser. 3. se dice más bien de las cualidades malas. y todas las demás de este género. la piedad (éleos). la razón. por ejemplo. en este ultimo caso. y sobre todo se aplica a las tendencias deplorables y perjudiciales. En la “Ética a Nicómaco”. La relación entre las pasiones y las sensaciones de placer y dolor es un aspecto relevante de la naturaleza psico–física de las emociones que ha suscitado cierta discusión. en cuanto de ellas se siguen pesar y placer.

La tendencia permanente a obrar correctamente se adquiere por una serie larga de repeticiones en la elección de lo correcto que genera en nosotros una costumbre. Por ejemplo.elegido bien una vez. La virtud ética suprema es la justicia. La prudencia es la virtud que adquiere el hombre que ha elegido correctamente el justo medio en muchas oportunidades. . para considerarse virtuoso. La razón es la que determina en cada caso cuál es el justo medio: éste no puede ser establecido por anticipado mediante una regla. lo que en una circunstancia determinada para uno sería valentía para otro puede ser temeridad (si decide realizar un acto para el que no tiene capacidad. conocimiento o posibilidad alguna de éxito). fuerza.