You are on page 1of 2

TEXTO 1

“En la parte analítica de la crítica se demuestra: que el espacio y el tiempo son
meras formas de la intuición sensible, es decir, simples condiciones de la
existencia de las cosas en cuanto fenómenos; que tampoco poseemos
conceptos del entendimiento ni, por tanto, elementos para conocer las cosas
sino en la medida en que puede darse la intuición correspondiente a tales
conceptos; que, en consecuencia, no podemos conocer un objeto como cosa en
sí misma sino en cuanto objeto de la intuición empírica, es decir, en cuanto
fenómeno. De ello se deduce que todo posible conocimiento especulativo de la
razón se halla limitado a los simples objetos de la experiencia. No obstante,
hay que dejar siempre a salvo ―y ello ha de tenerse en cuenta― que, aunque
no podemos conocer esos objetos como cosas en sí mismas, sí ha de sernos
posible, al menos, pensarlos. De lo contrario, se seguiría la absurda proposición
de que habría fenómeno sin que nada se manifestara.”
I. Kant, Crítica de la razón pura, Prólogo a la segunda edición. Editorial
Alfaguara, Madrid

ACTIVIDADES
1. Explica el significado de los siguientes términos del texto: “intuición”,
“fenómenos”, “entendimiento” , “conocer”.
2. Explica con detalle por qué el “conocimiento especulativo de la razón se
halla limitado a los simples objetos de la experiencia”.
3. Relaciona el contenido del texto con la posición kantiana ante la
metafísica.

TEXTO 2
“En cambio, el único problema que necesita solución es, sin duda alguna, el de
cómo sea posible el imperativo de la moralidad, porque éste no es hipotético y,
por tanto, la necesidad representada objetivamente no puede asentarse en
ninguna suposición previa, como en los imperativos hipotéticos. Sólo que no
debe perderse de vista que no existe ejemplo alguno y, por tanto, manera
alguna de decidir empíricamente si hay semejante imperativo; precisa recelar
siempre que todos los que parecen categóricos puedan ser ocultamente
hipotéticos. Así, por ejemplo, cuando se dice: “no debes prometer falsamente”,
y se admite que la necesidad de tal omisión no es un mero consejo
encaminado a evitar un mal mayor, como sería si se dijese: “no debes
prometer falsamente, no vayas a perder tu crédito al ser descubierto”, sino que
se afirma que una acción de esta especie tiene que considerarse como mala en
sí misma, entonces es categórico el imperativo de la prohibición. Mas no se
puede en ningún ejemplo mostrar con seguridad que la voluntad aquí se
determina sin ningún otro motor y sólo por la ley, aunque así lo parezca, pues
siempre es posible que en secreto tenga influjo sobre la voluntad el temor de la
vergüenza, o acaso también el recelo oscuro de otros peligros. ¿Quien puede
demostrar la no existencia de una causa, por la experiencia, cuando ésta no
nos enseña nada más sino que no percibimos la tal causa?”

I. Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Capítulo segundo.
Ed. Espasa-Calpe, Colección Austral, Madrid

ACTIVIDADES
1. Explica el significado de las siguientes expresiones del texto: “imperativo
de la moralidad”, “imperativo hipotético”, “voluntad”, “experiencia”.

Muestra cómo se relaciona el tema de los imperativos morales con la posición kantiana relativa al uso teórico de la razón. Compara la ética formal kantiana con el emotivismo moral de Hume . 3.2.