You are on page 1of 4

Cometarios sobre los ensayos de Montagne

Es de saberse que la labor docente es actualmente ardua, no sólo en el grado de
preparación necesario para ejercerla, sino también en el reto que implica contribuir con
eficacia en la formación de futuros ciudadanos, personas que guarden y practiquen
valores, sean capaces de desempañarse con honradez y sobre todo, adquieran una
consciencia que les ayude a ser felices.
Actualmente vivimos una crisis docente en el aspecto de carecer de vocación, ya
porque se desconoce los alcances y características de la carrera magisterial, o bien se
ingresa con el interés económico por delante. No se trata de caer en el idealismo
romántico de trabajar sacrificadamente a cambio de una paga mísera o inexistente –
porque toda labor de calidad merece un salario justo– sino más bien de contribuir con
un verdadero compromiso por la educación.
Montagne, a pesar de la antigüedad de sus escritos, nos advierte de la necesidad
apremiante de evitar la acumulación de conocimiento sin aplicación o valoración que
transforme la mente y la ética de quien lo adquiere. Esa advertencia sugiera que ya en
su época el enciclopedismo y la pedantería ya eran un problema de la educación, un
obstáculo que impedía la formación adecuada de los estudiantes. Alguien hábil en la
memorización y mecanización fácilmente cae en la actitud soberbia de creerse todo un
intelectual. Entre más logros académicos colecciona, mayor es su separación de la
realidad, se considera todo un genio incomprendido que deja de socializar y se la pasa
criticando con severidad cualquier opinión o corriente de pensamiento opuesta o distinta
a la suya. Más aun, descalifica a las personas contrarias a sus ideas y se vuelve terco e
intransigente al trabajar en equipo. Este es el camino para evitar el verdadero
aprendizaje y la aportación auténtica a la sociedad. Qué actual resulta su apreciación
en nuestros tiempos, numerosos docentes y profesionistas mantienen esa actitud
cerrada. Cuando un maestro cae en ese error, se aleja de sus alumnos, crea un
ambiente de antipatía que provoca en ellos verdadera fobia o rechazo a la materia que
imparte. ¡Cuántos de nosotros podemos contar con al menos un ejemplo de alguien así
en nuestro paso por la escuela!
Igualmente Montagne advierte del deterioro de la figura del profesor, reduciéndose el
respeto y autoridad moral que gozaba antaño en el aula, no solo como ejemplo de
conducta ética, sino también por su dominio en todos los temas que integraban su
cátedra. No obstante su enorme conocimiento, no era arrogante, por el contrario
buscaba enseñar transmitiendo la sabiduría del uso racional de lo aprendido con una
sencillez cercana a la sensibilidad artística. Si bien podía ser estricto, era con la
finalidad de inculcar disciplina personal, responsabilidad y compromiso por el trabajo.
Lo anterior nos advierte la urgencia de no repetir esos malos ejemplos en nuestra labor
docente, así como conducirnos con propiedad a fin de recuperar, al menos en lo
individual, esa imagen en nuestros educandos. Es un reto de gran magnitud
considerando que actualmente vivimos un deterioro de la sociedad como resultado de
la dinámica moderna de consumismo, con una economía que reduce los tiempos de
1

En sus ensayos. vivimos en una era de la información en la cual basta con teclear cualquier palabra en un buscador de internet para saturarse con millones de datos. los cuales están cada vez más expuestos a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) con un bombardeo de información que nadie es capaz de canalizar ante el gigantesco caudal de datos que se incrementa diariamente de forma exponencial. los docentes somos formados y luego formamos a nuestros alumnos con especial privilegio en su retención memorística. Cuántos de nosotros no salimos de nuestra ignorancia en cuestiones tecnológicas mediante la experta asesoría de un pequeño. participan cuando nadie más quiere hacerlo. carecen de los antecedentes porque su maestro del grado anterior no les enseñó los temas. tratar con amabilidad. podría competir siquiera con esa fábrica supermasiva de saberes. aceptar sugerencias y no se diga una corrección. No deben tener en nosotros a una enciclopedia viviente que busca reproducirse en ellos. Ningún profesor. sin darnos cuenta que tratamos con personas. De ninguna manera estoy eliminando el impacto e influencia de estas situaciones. en algún momento queda evidenciada su incapacidad para resolver verdaderos problemas. a pesar de un numeroso resto del grupo que tiene resultados apenas suficientes. Los niños saben hacer esto desde edades tempranas. provocan la falsa idea que la erudición es sinónimo de sabiduría. contestar los exámenes de preguntas cerradas con mínimos fallos. se traduce en ejemplo moral. que no deja de crecer todos los días. medallas.estancia con los hijos. Desafortunadamente todos hemos sido testigos de personas así. inmediatamente causa fascinación. tampoco hago a un lado el esfuerzo que los niños hacen al obtener excelentes notas. tableta o teléfono móvil. son demasiado inquietos. Los constantes halagos. reconocimientos. En el entorno escolar. los padres de familia no cooperan. Es una posición soberbia que nosotros nos veamos como transmisores de conocimientos. ellos no tienen la culpa del formato en que se elaboran los exámenes y las planificaciones de clase. Cuando la gente ve títulos acumulados. Sobran las disculpas: “no ponen atención. Incluso quienes le rodean miran con extrañamiento y condenan al que se atrevió a poner en duda al experto. Estos ensayos nos ayudan a comprender una lección que es tan obvia que solemos olvidar: cada día pasan por las aulas mentes que buscan nuestra guía para dar sus primeros pasos en la vida. escucha recitaciones de memoria de largos pasajes. Los “aplicados” son aquellos que pueden recitar largas definiciones. por más preparado que esté. ya en una computadora. que se consuela con obtener sus manifestaciones de buena memoria. el programa tiene demasiados temas”. no todos con la mejor intención. tener empatía por sus semejantes. 2 . el autor nos remonta a la necesidad de desarrollar en cada uno de nosotros esa consciencia de no dejarse llevar únicamente por el supuesto prestigio que la acumulación de conocimientos tiene en los círculos sociales. que sin duda contribuyen a un bajo rendimiento escolar (todos las hemos padecido en mayor o menor medida). Sus logros son motivo de orgullo y justifican su labor. en autoridad intelectual cuya opinión es incuestionable y se acepta sin algún análisis.

Es indispensable aprender a respetar la ley a la par de exigir nuestros derechos. Por fortuna sucede más lo primero.Montagne. Eso provoca una de las mayores preguntas que atemorizan a todos los profesores: “¿para qué aprendo esto?”. los hechos. la tolerancia y el civismo. ejecutores de órdenes o mano de obra calificada. olvidando poco a poco los contenidos de sus distintas materias. pero el entrenamiento intelectual deja en el cerebro auténticas destrezas que se aplicarán en todos los ámbitos de la vida. si hay saber útil. sobre todo si es por convicción y no por miedo al castigo. a pesar de las deficiencias de la educación. dejan en la mente de la persona una huella difícil de borrar. Mi reflexión está en el ámbito de hacer significativos esos conocimientos. que se despierte la curiosidad de un modo productivo. algunos de ellos llegan a ser tan significativos que marcan la vida de las personas. su trato hacia los demás. sino que los trate de entender. Sin embargo. Las respuestas son tan variadas como inútiles. la mente sólo acumula sin cesar durante la etapa escolar. los analice. Para la mayoría resulta un alivio egresar y se contentan con aplicar lo inmediato. No se busca guardar en la memoria únicamente los datos. las biografías. No olvidemos que a temprana edad años de los menores son de aprendizaje por imitación. el problema es que su adquisición es aleatoria. pues quien lo posee puede aplicarlo con egoísmo. que no sujetan su aprendizaje sistemático a la estancia en un plantel. principios. inculcada a través del ejemplo en lugar de más memorización de leyes. la empatía. los desmenuce. dejar de darle los conceptos al alumno para que los memorice. es decir. enseña más que con discursos elocuentes. la honestidad. tratando de conseguir sus objetivos a toda costa. a pesar de los años que han pasado. sus acciones. Cuando el proceso es más consciente e involucra una participación activa. Los niños podrán absorber mejor las actitudes de verdadera integridad cuando las vean en práctica. debe ir de la mano de la ética. su apariencia (y no me refiero a la vanidad) y su salud. por eso también son pocas las personas que mantienen una preparación continua. Cuando se carece de un propósito correcto para usar lo que sabemos. nos recuerda que la esencia de la educación está en la ética. la conciencia y la reflexión crítica. resulta inútil en primera instancia o hasta dañino. 3 . Esto implica mayor compromiso de los educadores mediante la rectitud. porque no dejan satisfecho a ningún alumno. Otros conocimientos son aprendidos por experiencias paralelas o ajenas a la escuela. Y para que todo esto sea en provecho de la sociedad. Un docente que cuida sus palabras. Son pocos los que se obtienen de la vida académica. los cuestione. Sería ingenuo pensar que se retenga la información eternamente. De ninguna manera estoy insinuando que los programas de estudio deban reducirse a un mínimo que convierta a los estudiantes en operadores. con un escaso control del docente. frustraciones y fracasos en los siguientes niveles. las definiciones. desencuentros. definiciones jurídicas de los derechos humanos y los valores. desde el hogar adquieren múltiples hábitos y actitudes junto con sus primeros pasos y palabras. de otro modo sólo son hipocresía y buenas intenciones. Descuidar esa etapa tan importante explica en gran parte sus futuros problemas.

contentas de aprender y con disposición de hacerlo toda su vida.Abracemos con cariño. Montagne nos lo recuerda para que así podamos transmitir con efectividad auténtico conocimiento a quienes confían en nosotros para llegar a ser mejores personas. 4 . entusiasmo y compromiso esta noble labor del magisterio.