You are on page 1of 60

AMPARO INDIRECTO

ESCRITO INICIAL
QUEJOSA: MIRTHA LUZ PÉREZ ROBLEDO

JUEZ DE DISTRITO DE AMPARO EN MATERIA PENAL EN EL
DISTRITO FEDERAL EN TURNO.
P R E S E N T E.MIRTHA LUZ PÉREZ ROBLEDO por mi propio derecho, señalando como
domicilio para oír y recibir notificaciones el ubicado en ASTURIAS 121
DEPARTAMENTO 4, COLONIA ALAMOS, DELEGACIÓN BENITO JUÁREZ,
C.P. 03400, MÉXICO, D.F., autorizando en los términos del artículo 12 de
la Ley de Amparo, Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a los CC.
Licenciados en Derecho KARLA MICHEEL SALAS RAMÍREZ, DAVID PEÑA
RODRÍGUEZ, HÉCTOR ALBERTO PÉREZ RIVERA Y AMALIA CRUZ ROJO;
ante Usted, con el debido respeto, comparecemos para exponer:
Que con fundamento en los artículo 103, fracción I; 107, fracciones I, VII y
XII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; artículos
1°, fracción I; 2°; 5°;17, 107 y demás relativos y aplicables de la Ley de
Amparo, Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos (Ley de Amparo); acudimos a
demandar el AMPARO Y PROTECCIÓN DE LA JUSTICIA FEDERAL en
contra de los actos que por esta vía se reclaman de las autoridades
señaladas como responsables; y que a fin de cumplir con lo dispuesto en
el artículo 108 de la Ley de Amparo, manifestamos:
I.

NOMBRE Y DOMICILIO DEL QUEJOSO

1

Ya quedaron señalados en el proemio del presente escrito.
II.

NOMBRE Y DOMICILIO DEL TERCERO INTERESADO

No hay tercero interesado en términos del artículo 5° de la Ley de Amparo.
III.

AUTORIDADES RESPONSABLES

1. El C. Agente del Ministerio Público Titular de la Unidad de
Investigación 21 BIS de la Fiscalía Central de Investigación para la
Atención del Delito de Homicidio, con domicilio público y conocido
en la Ciudad de México, Distrito Federal.
IV.

ACTO RECLAMADO
1. - El acuerdo de fecha 28 de septiembre del dos mil quince, en el
marco de la averiguación previa FBJ/BJ-1/T2/4379/15-07 y sus
desgloses, la cual se encuentra en integración por parte de la
Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de
Homicidio y que salvo error u omisión a la letra dice:
“Acuerdo 28 de septiembre del dos mil quince
Visto el contenido del escrito de fecha 18 dieciocho de agosto del
2015 dos mil quince el cual se encuentra firmado al final, según se
lee, por el C. Leopoldo Francisco Maldonado Gutierrez, David Peña
Rodríguez y Karla Micheel Salas Ramirez que fuera debidamente
ratificado en su contenido reconociendo en sus firmas en la misma
fecha esta autoridad ministerial que, reitera, rige su actuar de
buena fe, con la permanete obligación de proteger y respetar los
derechos que otorga a todo ciudadano de este país la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos bajo los principios de
legalidad honradez lealtad, imparcialidad profesionalismo
eficiencia eficacia además de desempeñar sus funciones con la
máxima diligencia y respeto a sus derechos humanos se tiene que
con fundamento en los artículos 14, 16, 20, 21 y 122 apartado D
de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos los
acuerdos A/003/99 A/13/2003 y A/007/2011 y el código de
ética para los servidores públicos de la Procuraduría General de

2

Justicia del Distrito Federal tiene a bien acordar, respecto a la
solicitud de que se les de a conocer por escrito la realización de las
diligencias señaladas de manera casuística en su escrito de
referencia, que toda vez que en las reuniones que se han
sostenido en este recinto ministerial con las siguientes personas
Lic Edmundo Porfirio Garrido Osorio, Subprocurador de
Averiguaciones Previas Centrales, Licenciado Marco Enrique Reyes
Peña, Fiscal Central de Investigación ara la Atención del Delito de
Homicidio Comandante en Jefe Raul Peralta Alvarado Jefe General
de la Policía de Investigación del Distrito Federal, Dr Rodolfo Rojo
Urquieta Coordinador General de los Servicios Periciales de la
Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal así como el
licenciado Arturo Olivo López y la licenciada en psicología Bernabé
Beatriz Resendiz Martínez ambos adscritos al Centro de Atención a
Víctimas del Delito Violento (ADEVI) de la Subprocuraduría de
atención a víctimas del delito y servicios a la comunidad se le ha
informado oportunamente el trámite que se le ha dado a la
indagatoria y la razón y sustento jurídico de todas y cada una de
las diligencias realizadas amen de que a los CC LEOPOLDO
FRANCISCO MALDONADO GUTIERREZ, DAVID PEÑA RODRIGUEZ
y KARLA MICHEL SALAS RODRIGUEZ entre otras personas
debidamente autorizadas se les ha hecho de su total conocimiento
todas las diligencias que se han realizado por el personal actuante
imponiéndose para ello de las consultas que integran la totalidad
de la indagatoria que nos ocupa, inclusive tomando las respectivas
notas que así consideran oportuno y todo el tiempo que así
estiman necesario para su consulta en días y horas hábiles por lo
que a consideración de esta representación social se tiene por
agotada tal solicitud. Por lo que para allegarse de los dartos que
pudieran dilucidar los rerquerimientos señalados en su escrito se
tiene por reiterado el derecho que les asiste como abogados de la
coadyuvancia de poder imponerse de los autos y continuar
enterándose del desarrollo de la investigación que nos ocupa sin
que resulte necesario ni oblgatorio para esta autoridad rendir un
informe por escrito, como lo solicitan, pues es de explorado
derecho que la respuesta que tiene que dar una autoridad al
peticionario que ha ejercido su derecho –por escrito de manera
pacifica y respetuosamente- consagrado en el artículo 8 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es
emitiendo el respectivo acuerdo en un breve término
entiendiéndose a este como el tiempo racional que se requiera para
estudiar la petición y acordarla- el cual se notifica personalmente,
de tal guisa de que a criterio de esta representación social
resultare dable y oportuno el desahogo de algunas o todas las

3

diligencias señalads en los ocursos en mención, las mismas serán
realizadas en su momento procesal oportuno. (…es oportuno que
las pruebas que se lleguen a recabar tanto por el personal
actuante como por la coadyuvancia sean presentadas ante el
órgano jurisdiccional.”
Acuerdo en donde resolvieron las peticiones realizadas mediante escritos
de fecha diecisiete de agosto de dos mil quince y de fecha diez de
septiembre del dos mil quince, este último firmado de igual manera por la
coadyuvancia de diversa víctima RUBÉN MANUEL ESPINOSA BECERRIL.
El doce de octubre se notificó de dicho acuerdo el representante de la
coadyuvancia del finado Rubén Manuel Espinosa Becerril, Alejandro Rojas
Pruneda; el 14 de octubre a los abogados representantes de la
coadyuvancia de la víctima Nadia Dominique Vera Pérez, Karla Micheel
Salas y David Peña, y el veinte de octubre se notificó el representante de la
coadyuvancia del finado Rubén Manuel Espinosa Becerril, Leopoldo
Francisco Maldonado Gutierrez.
V.

PRECEPTOS

CONSTITUCIONALES

Y

DERECHOS

HUMANOS

VIOLADOS
Se viola en nuestro perjuicio los artículos 1°, 6°, 14, 16 y 20 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 1, 8 y 11 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos; 1 y 17 del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
VI.

PROTESTA LEGAL

Bajo protesta de decir verdad, manifestamos que son ciertos los hechos
que a continuación se narran, mismos que constituyen antecedentes de
los actos reclamados:
VII.

HECHOS

4

1.- Que el día 31 de julio de 2015 fueron asesinadas 5 personas dentro de
un departamento ubicado en la calle Luz Saviñón, colonia Narvarte de la
Ciudad de México, Distrito Federal, cuyos nombres eran: Nadia Dominique
Vera Pérez, Mile Virgina Martín, Yesenia Quiroz Alfaro y Olivia Alejandra
Negrete así como Rubén Espinosa Becerril.
2.- Que la investigación de estos hechos fue atraída por la Fiscalía Central
de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio, bajo el número
de averiguación previa FBJ/BJ-1/T2/4379/15-07 y a la fecha se han
elaborado por lo menos dos desgloses de dicha indagatoria.
3. El 1º de agosto de 2015 se acreditó la coadyuvancia por parte de la
familia de la joven Nadia Dominique Vera Pérez a cargo de las personas
profesionales del derecho Karla Micheel Salas Ramírez y David Peña
Rodríguez. Posteriormente se acreditó al licenciado en Derecho Héctor
Alberto Pérez Rivera.
4.- Que el 07 de agosto de 2015, las suscritas acudimos a constituirnos
como

coadyuvantes

dentro

de

la

averiguación

previa

FBJ/BJ-

1/T2/4379/15-07 D1 como parte de nuestros derechos como víctimas,
teniendo como representantes de la coadyuvancia a la organización de
derechos humanos ARTICLE 19, Oficina para México y Centroamérica, a
partir de lo cual hemos aportado diversos datos así como el ofrecimiento
de pruebas para los efectos de la investigación de los hechos delictivos.
5. Posteriormente se acreditó en la indagatoria la codayuvancia otorgada
por la familia Mile Virgina Martín para representar sus intereses legales en
la investigación.
6.- Ante ello y para poder ejercer los derechos de las suscritas en nuestro
carácter de víctimas y coadyuvantes, se solicitó al Ministerio Público que

5

se nos informara sobre el avance de la investigación y solicitó que se
practicarán

diligencias,

a

lo

que

contestaron

lo

señalado

en

la

transcripción del acuerdo de merito.
VIII. SUPLENCIA EN LA DEFICIENCIA DE LA QUEJA.
Previo a la exposición de los argumentos de derecho, se solicita
respetuosamente a ese Órgano Jurisdiccional que, de conformidad con el
artículo 76 y 79 de la Ley de Amparo, al momento de valorar el caso que
nos ocupa, considere que el principio de suplencia de la queja debe ser
considerado respecto de las víctimas del delito, ello en atención a los
principios de legalidad e imparcialidad y al debido proceso legal, tal y cómo
se expone en el criterio judicial que se cita a continuación:
SUPLENCIA DE LA QUEJA EN MATERIA PENAL. SU
APLICACIÓN A FAVOR DEL PROCESADO NO IMPLICA
DESCONOCER EL LÍMITE INHERENTE QUE RESULTA DE LA
OBLIGACIÓN DE RESPETAR SIMULTÁNEAMENTE LOS
DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA VÍCTIMA Y, POR
TANTO, SU OBSERVANCIA DEBE PONDERARSE POR EL
ÓRGANO JURISDICCIONAL CONFORME A LOS PRINCIPIOS
DE LEGALIDAD E IMPARCIALIDAD CONSAGRADOS EN LA
CONSTITUCIÓN FEDERAL.
La reforma al artículo 20 constitucional de veintiuno de
septiembre de dos mil, en la que se estableció como derecho
fundamental de la víctima del delito, entre otros, el de la
satisfacción de la reparación del daño sufrido o derivado del
hecho delictivo, da muestra de la búsqueda de un mayor
equilibrio de los derechos intraprocesales de ambos
protagonistas del suceso criminal, es decir, los sujetos activo y
pasivo del delito, por ello, no puede hablarse estrictamente de
prelación o preferencia de los derechos de uno sobre otro, sino
de una equivalencia, en principio, pero cuya observancia y
aplicación habrán de ponderarse, en el caso concreto, por el
órgano jurisdiccional correspondiente en pleno ejercicio de su
función pública como ente encargado de regir el curso legal del
proceso. Por tanto, tampoco es válido el argumento de que con la
suplencia de la queja establecida en favor del procesado puede
llegar a desconocerse el límite inherente que resulta de la

6

obligación
de
respetar
simultáneamente
los
derechos
fundamentales de la víctima, lo anterior, conforme a los
principios de legalidad e imparcialidad en términos de los
artículos 14, 16 y 17 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, cuya supremacía es obligatoria al margen de
las disposiciones u omisiones de la ley secundaria.
SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL
SEGUNDO CIRCUITO.
Amparo directo 543/2005. 2 de febrero de 2006. Unanimidad de
votos. Ponente: José Nieves Luna Castro. Secretario: Enrique
Martínez Guzmán.

Otro aspecto que debe considerarse es que en caso que al Juzgado de
Distrito en Materia de Amparo Penal al que corresponda conocer y resolver
lo relativo a la presente demanda de amparo, advierta alguna deficiencia
en los conceptos de violación expresados por la quejosa, en su calidad de
víctima del delito, deberá en atención al interés superior de ésta, suplir
oficiosamente tales deficiencias, en los términos que se expresan a
continuación:
Época: Décima Época
Registro: 2004998
Instancia: Primera Sala
Tipo de Tesis: Jurisprudencia
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Localización: Libro XXVI, Noviembre 2013 Tomo 1
Materia(s): Constitucional, Común
Tesis: 1a./J. 29/2013 (10a.)
Pag: 508
SUPLENCIA DE LA QUEJA DEFICIENTE EN MATERIA PENAL.
OPERA EN FAVOR DE LA VÍCTIMA U OFENDIDO POR EL
DELITO, CONFORME AL MARCO CONSTITUCIONAL SOBRE
DERECHOS HUMANOS QUE RESGUARDAN LOS ARTÍCULOS
20, APARTADO B Y 1o. DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL, NO
OBSTANTE QUE EL ARTÍCULO 76 BIS, FRACCIÓN II, DE LA
LEY DE AMPARO, LA PREVEA SÓLO EN BENEFICIO DEL
REO.

7

La posibilidad de suplir la queja deficiente en favor de la víctima
u ofendido por el delito representa un cambio trascendental a la
cultura jurídica preservada en nuestro país desde que se
instauró este principio en el juicio de amparo; sin embargo, la
práctica jurisdiccional demuestra que en varios asuntos se
violan derechos fundamentales en perjuicio de esos sujetos, por
lo que es necesario que acudan al amparo solicitando la justicia
que no han podido encontrar en las instancias naturales del
procedimiento penal. Ahora bien, la labor jurisdiccional
cotidiana y las diversas reformas constitucionales y legales
enseñan que el derecho es un instrumento evolutivo que no
puede permanecer estático ante los cambios de la sociedad, de
manera que el significado de justicia, en su acepción elemental
de dar a cada quien lo que le pertenece, debe ser moldeado de
tal forma que permita aplicar el derecho, no en sentido estricto,
sino con un enfoque integral e incluyente acorde con los tiempos
que se viven, razón por la cual esta Suprema Corte de Justicia
de la Nación, a partir de la Novena Época del Semanario Judicial
de la Federación, ha evolucionado significativamente respecto a
la visión protectora del ofendido; muestra de ello son los diversos
y variados criterios relevantes con marcada mejora en el rubro
de acceso pleno a la justicia, esto es, la jurisprudencia se erige
como el medio conductor que actualiza las disposiciones de la
ley reglamentaria y evita que el derecho positivo caiga en desuso.
Así, el modelo de juicio de amparo legalista y rígido, que
impone el principio de estricto derecho, ha perdido vigencia
para el afectado, en virtud de que actualmente el artículo
20, apartados A y B, de la Constitución Federal, coloca en un
mismo plano los derechos del acusado y los de la víctima u
ofendido; además, porque el segundo párrafo del numeral 1o.
constitucional exige que las normas relativas a los derechos
humanos se interpreten de conformidad con la propia Carta
Magna y con los tratados internacionales de los que México
es parte, de forma que favorezca ampliamente a las
personas, lo que se traduce en la obligación de analizar el
contenido y alcance de tales derechos a partir del principio
pro persona. Bajo esa línea argumentativa, se concluye que
el artículo 76 Bis, fracción II, de la Ley de Amparo, que
autoriza la suplencia de la queja deficiente sólo en favor del
reo, no corresponde a la realidad constitucional y social de
nuestra Nación, pues quedó rebasado por la transformación
de los derechos humanos; por lo que debe afirmarse que el
espíritu del poder reformador que dio vida a dicho precepto
y fracción, ha perdido su asidero constitucional y, por ende,

8

esta Primera Sala determina que tal institución se extiende
en pro de la víctima u ofendido por el delito, lo que
representa un paso más hacia el fin primordial para el que
fue instituido el juicio de control constitucional, esto es, la
búsqueda de la justicia. (El resaltado es nuestro)
Contradicción de tesis 163/2012. Entre las sustentadas por el
Quinto y el Noveno Tribunales Colegiados, ambos en Materia
Penal del Primer Circuito. 28 de noviembre de 2012. Mayoría de
cuatro votos por la competencia y en cuanto al fondo. Disidente:
José Ramón Cossío Díaz, quien reservó su derecho para
formular voto particular. El Ministro Arturo Zaldívar Lelo de
Larrea y la Ministra Olga Sánchez Cordero de García Villegas
manifestaron reservarse el derecho a formular voto concurrente.
Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Secretario: Jorge Antonio
Medina Gaona.
Tesis de jurisprudencia 29/2013 (10a.). Aprobada por la Primera
Sala de este Alto Tribunal, en sesión de fecha veinte de febrero
de dos mil trece.

IX. CONCEPTO DE VIOLACIÓN
PRIMERO.- El personal ministerial a cargo de la indagatoria ha
vulnerado el derecho de las víctimas a ser informadas integralmente
respecto de los avances en las investigaciones como parte integrante
de su derecho a la verdad.
Los derechos de las víctimas han experimentado un importante impulso a
través del movimiento internacional por los derechos humanos. El texto
constitucional —en el artículo 20 apartado “C”— retoma en esencia lo
establecido en dos instrumentos internacionales fundamentales en materia
de

derecho

victimal:

la

citada

Declaración

sobre

los

principios

fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder
por parte de la ONU, el 29 de noviembre de 1985 y la Convención de las
Naciones

Unidas

contra

la

Delincuencia

Organizada

Transnacional

9

(Convención de Palermo), cuyo artículo 25 trata sobre la atención y
protección a las víctimas .
Estos elementos son retomados por nuestra Carta Magna, como el objeto
mismo del proceso penal:
Artículo 20. El proceso penal será acusatorio y oral. Se regirá por
los principios de publicidad, contradicción, concentración,
continuidad e inmediación.
A.
De los principios generales:
I.
El proceso penal tendrá por objeto el esclarecimiento de los
hechos, proteger al inocente, procurar que el culpable no quede
impune y que los daños causados por el delito se reparen;

De tal manera, que desde una perspectiva de derechos humanos, el Estado
debe garantizar a la víctima del delito que, en todas las etapas de los
respectivos procesos diversos derechos que deben tener, como finalidad:
i) el acceso a la justicia;
ii) el conocimiento de la verdad de lo ocurrido; y
iii) el otorgamiento de una justa reparación.
En tal sentido, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante
Corte IDH) ha establecido que la ley interna debe organizar el proceso
respectivo de conformidad con la Convención Americana. La obligación
estatal de adecuar la legislación interna a las disposiciones convencionales
comprende el texto constitucional y todas las disposiciones jurídicas de
carácter secundario o reglamentario, de tal forma que pueda traducirse en
la efectiva aplicación práctica de los estándares de protección de los
derechos humanos.

10

Conforme al mandato constitucional, la autoridad que debe garantizar
estos derechos en la etapa de investigación es el Ministerio Público, esto se
desprende del artículo 21 constitucional:
Artículo 21. La investigación de los delitos corresponde al
Ministerio Público y a las policías, las cuales actuarán bajo la
conducción y mando de aquél en el ejercicio de esta función.

Una vez cubierta la parte formal (derechos procesales) del núcleo de
derechos de la víctima, la parte sustantiva hace referencia a la necesidad
de conocer la verdad respecto de los hechos que la victimizaron. El derecho
de acceso a la justicia no se agota una vez que se tramiten procesos
internos, sino que debe además asegurar en tiempo razonable, el derecho
de la víctima o sus familiares a saber la verdad de lo sucedido y a que se
sancione a los eventuales responsables .
En este tenor se inserta el derecho de las víctimas a ser informadas del
desarrollo

del

procedimiento

penal,

incorporado

a

nuestro

orden

constitucional en la reforma l del 21 de septiembre del año 2000 de la
manera siguiente:
Artículo 20.- En todo proceso del orden penal, el inculpado, la
víctima o el ofendido, tendrán las siguientes garantías:
B.-De la víctima o del ofendido
I.- Recibir asesoría jurídica; ser informado de los derechos que a
su favor establece la Constitución y, cuando lo solicite, ser
informado del desarrollo del procedimiento penal

De la interpretación literal de dicho precepto, se puede advertir que su
naturaleza y sus alcances son los siguientes:

a) Que el titular del derecho es la víctima o el ofendido.

11

b) Que el obligado en hacer efectiva dicha garantía es el Agente del
Ministerio Público, quien en términos del artículo 21 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es el
encargado de la indagatoria.
c) Que la obligación del Ministerio Público no se cumple únicamente
con permitirle al ofendido el expediente, sino que debe realizar una
acción positiva –informar al ofendido- a efecto de que el ofendido
esté en aptitud de conocer el estado del procedimiento.
d) Que la obligación del Agente del Ministerio Público para informarnos
del presente procedimiento se actualiza al momento en que el
ofendido lo solicita, sin que se establezcan requisitos adicionales
para ello.
Aunado a ello, la Ley General de Víctimas ha retomado la citada fracción
constitucional, detallando el derecho de las víctimas a ser informadas por
la autoridad investigadora de la manera siguiente:
Artículo 7. Los derechos de las víctimas que prevé la presente
Ley son de carácter enunciativo y deberán ser interpretados de
conformidad con lo dispuesto en la Constitución, los tratados y las
leyes aplicables en materia de atención a víctimas, favoreciendo en
todo tiempo la protección más amplia de sus derechos.
X. A solicitar, acceder y recibir, en forma clara y precisa,
toda la información oficial necesaria para lograr el pleno
ejercicio de cada uno de sus derechos;
XI. A obtener en forma oportuna, rápida y efectiva todos los
documentos que requiera para el ejercicio de sus derechos,
entre éstos, los documentos de identificación y las visas;
XII. A conocer el estado de los procesos judiciales y
administrativos en los que tenga un interés como
interviniente;
Artículo 18. Las víctimas y la sociedad en general tienen el
derecho de conocer los hechos constitutivos del delito y de
las violaciones a derechos humanos de que fueron objeto, la
identidad de los responsables, las circunstancias que hayan

12

propiciado su comisión, así como tener acceso a la justicia en
condiciones de igualdad.
Artículo 19. Las víctimas tienen el derecho imprescriptible
a conocer la verdad y a recibir información específica sobre
las violaciones de derechos o los delitos que las afectaron
directamente, incluidas las circunstancias en que
ocurrieron los hechos y, en los casos de personas
desaparecidas, ausentes, no localizadas, extraviadas o fallecidas,
a conocer su destino o paradero o el de sus restos.

Artículo 20. Las víctimas y la sociedad tienen derecho a
conocer la verdad histórica de los hechos.
Las víctimas tienen derecho a participar activamente en la
búsqueda de la verdad de los hechos y en los diferentes
mecanismos previstos en los ordenamientos legales en los cuales
se les permitirá expresar sus opiniones y preocupaciones cuando
sus intereses sean afectados. Las víctimas deberán decidir
libremente su participación y tener la información
suficiente sobre las implicaciones de cada uno de estos
mecanismos.
(El resaltado es nuestro)
En este orden de ideas el derecho a la verdad de las víctimas pasa en gran
medida por el hecho de que la autoridad genere mecanismos de
información suficientes para que éstas conozcan las circunstancias en que
ocurrieron los hechos que les afectaron, así como las investigaciones que
realiza el Estado para esclarecerlos y llevar ante la justicia a las personas
responsables —tanto materiales como intelectuales— de éstos.
De conformidad con la jurisprudencia de la Corte Interamericana1 el
derecho a la verdad requiere, sí, la investigación por el Estado de los
hechos lesivos, y su prevalencia constituye, además, como ya observado, el
presupuesto para el propio acceso efectivo a la justicia por parte de los
familiares de víctima, en un caso de homicidio. Dado que el Estado tiene el
deber de hacer cesar las violaciones de los derechos humanos, la
prevalencia del derecho a la verdad es esencial para el combate a la

1

Corte IDH, Caso Bámaca Velasquez vs. Guatemala. Sentencia de Fondo, párrafo 197

13

impunidad, y se encuentra ineluctablemente ligada a la propia realización
de la justicia, y a la garantía de no-repetición de aquellas violaciones2.
En este sentido, es relevante la utilización de estándares internacionales,
conforme al principio de control de convencionalidad, en los términos
señalados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tal y como se
desprende de los criterios judiciales que se citan a continuación:
Época: Décima Época
Registro: 2005116
Instancia: Primera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Libro 1, Diciembre de 2013, Tomo I
Materia(s): Común
Tesis: 1a. CCCLX/2013 (10a.)
Página: 512
CONTROL
DE
CONSTITUCIONALIDAD
Y
CONVENCIONALIDAD EX OFFICIO. SU SIGNIFICADO Y
ALCANCE.
La expresión ex officio no significa que siempre y sin excepción,
los jueces deban hacer obligatoriamente el control de
constitucionalidad de los derechos contenidos en la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos y en los tratados
internacionales en los que el Estado Mexicano sea parte; dicha
expresión significa que ese tipo de control lo pueden hacer por
virtud de su cargo de jueces, aun cuando: 1) no sean jueces de
control constitucional; y, 2) no exista una solicitud expresa de
las partes. En ese sentido, no debe pasarse por alto que el
Tribunal en Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
en el expediente varios 912/2010 (cumplimiento de la sentencia
de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso
Rosendo Radilla Pacheco), determinó que el control a cargo de
los jueces del país que no formen parte del control concentrado,
debía realizarse incidentalmente durante los procesos ordinarios
en los que son competentes, esto es, sin necesidad de abrir un
expediente por cuerda separada. Así, la expresión ex officio que

2.
L. Joinet, Informe Final acerca de la Cuestión de la Impunidad de los Autores de
Violaciones de los Derechos Humanos, ONU/Comisión de Derechos Humanos, doc.
E/CN.4/Sub.2/1997/20, de 26.06.1997, pp. 5-6 y 19-20.

14

se predica del control judicial significa que los juzgadores tienen
la facultad de controlar las normas que van a aplicar de cara a la
Constitución y a los tratados internacionales de los que México
sea parte, por el simple hecho de ser jueces, pero no que
"necesariamente" deban realizar dicho control en todos los
casos, en cualquiera de sus tres pasos: 1) interpretación
conforme en sentido amplio; 2) interpretación conforme en
sentido estricto; y, 3) inaplicación; sino en aquellos en los que
incidentalmente sea solicitado por las partes o adviertan que la
norma amerita dicho control, sin hacer a un lado los
presupuestos formales y materiales de admisibilidad. En ese
sentido, la propia Corte Interamericana de Derechos Humanos
ha señalado que el control ex officio no necesariamente debe
ejercerse siempre, sin considerar otros presupuestos formales y
materiales de admisibilidad y procedencia de ese tipo de
acciones. Lo anterior supone que los jueces, en el ámbito de su
competencia, antes de proceder al control ex officio en los tres
pasos referidos, debieron resolver o despejar cualquier problema
relacionado con presupuestos de procedencia o admisibilidad.
Amparo directo en revisión 3200/2012. 8 de mayo de 2013.
Cinco votos; Olga Sánchez Cordero de García Villegas y Arturo
Zaldívar Lelo de Larrea reservaron su derecho a formular voto
concurrente. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario:
Roberto Lara Chagoyán.
Nota: La ejecutoria relativa al expediente varios 912/2010
citado, aparece publicada en el Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro I, Tomo 1, octubre
de 2011, página 313.
Esta tesis se publicó el viernes 13 de diciembre de 2013 a las
13:20 horas en el Semanario Judicial de la Federación.
Época: Décima Época
Registro: 2005941
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Jurisprudencia
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Libro 4, Marzo de 2014, Tomo II
Materia(s): Común
Tesis: (III Región)5o. J/10 (10a.)
Página: 1358

15

CONTROL DIFUSO DE CONVENCIONALIDAD EX OFFICIO.
CUANDO UN DERECHO HUMANO ESTÉ RECONOCIDO EN
NORMAS DE ÁMBITOS DISTINTOS, UNO NACIONAL Y OTRO
INTERNACIONAL, EL JUEZ NO DEBE EJERCERLO EN TODOS
LOS CASOS PARA RESOLVER UN CASO CONCRETO, SINO
REALIZAR UN EJERCICIO PREVIO DE PONDERACIÓN
ENTRE AMBAS PARA VERIFICAR CUÁL DE ELLAS CONCEDE
UNA MAYOR EFICACIA PROTECTORA A LA PERSONA.
La reforma constitucional de 10 de junio de 2011 incorporó al
régimen de derecho del país tres elementos nuevos para
expandir la cobertura protectora de las herramientas jurídicas a
disposición de los ciudadanos en materia de derechos humanos:
1. La obligación de todas las autoridades de proteger no sólo los
derechos reconocidos en la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, sino también en los tratados internacionales
de los que el Estado Mexicano sea parte; 2. La interpretación
conforme a la Constitución para favorecer en todo tiempo la
protección más amplia y, 3. La obligación de proteger y
garantizar esos derechos de acuerdo con los principios rectores
en la materia; de ahí que el punto toral de dicha reforma fue
maximizar la protección de los derechos humanos con
independencia del tipo de legislación donde se consagren. En ese
contexto, cuando un derecho humano esté reconocido en
normas de ámbitos distintos -uno nacional y otro internacionalno debe acudirse en todos los casos al derecho externo para
resolver un caso concreto, en desmedro del sistema normativo
interno; más bien, como requisito previo, el Juez debe realizar
un ejercicio de ponderación entre ambas normativas para
verificar cuál de ellas otorga una mayor eficacia protectora a la
persona, pues sólo cuando la protección internacional es mayor
o más eficaz que la nacional, debe ejercerse el control difuso de
convencionalidad ex officio como parámetro de solución.
QUINTO TRIBUNAL COLEGIADO DE CIRCUITO DEL CENTRO
AUXILIAR DE LA TERCERA REGIÓN, CON RESIDENCIA EN
MORELIA, MICHOACÁN.
Amparo directo 684/2013. Felipe David Ordaz. 20 de septiembre
de 2013. Unanimidad de votos. Ponente: Jaime Uriel Torres
Hernández. Secretaria: Sonia Suárez Ríos.
Amparo directo 674/2013. Sergio Emilio Aldeco Ramírez. 20 de
septiembre de 2013. Unanimidad de votos. Ponente: José Ramón
Rocha González, secretario de tribunal autorizado para
desempeñar las funciones de Magistrado, en términos del
artículo 81, fracción XXII, de la Ley Orgánica del Poder Judicial

16

de la Federación, en relación con el diverso 52, fracción V, del
Acuerdo General del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal,
que reglamenta la organización y funcionamiento del propio
Consejo. Secretaria: Marvella Pérez Marín.
Amparo directo 562/2013. María del Carmen Castillo Miranda.
25 de septiembre de 2013. Unanimidad de votos. Ponente:
Antonio Ceja Ochoa. Secretaria: Verónica Aparicio Coria.
Amparo directo 549/2013. 25 de septiembre de 2013.
Unanimidad de votos. Ponente: Jaime Uriel Torres Hernández.
Secretaria: Sonia Suárez Ríos.
Amparo directo 415/2013. Eusebio Alfaro López. 25 de
septiembre de 2013. Unanimidad de votos. Ponente: Antonio
Ceja Ochoa. Secretario: David Israel Domínguez.
Esta tesis se publicó el viernes 21 de marzo de 2014 a las 11:03
horas en el Semanario Judicial de la Federación y, por ende, se
considera de aplicación obligatoria a partir del lunes 24 de
marzo de 2014, para los efectos previstos en el punto séptimo
del Acuerdo General Plenario 19/2013.
Amparo directo 562/2013. María del Carmen Castillo Miranda.
25 de septiembre de 2013. Unanimidad de votos. Ponente:
Antonio Ceja Ochoa. Secretaria: Verónica Aparicio Coria.
Amparo directo 415/2013. Eusebio Alfaro López. 25 de
septiembre de 2013. Unanimidad de votos. Ponente: Antonio
Ceja Ochoa. Secretario: David Israel Domínguez.
Amparo directo 549/2013. 25 de septiembre de 2013.
Unanimidad de votos. Ponente: Jaime Uriel Torres Hernández.
Secretaria: Sonia Suárez Ríos.
Esta tesis se publicó el viernes 21 de marzo de 2014 a las 11:03
horas en el Semanario Judicial de la Federación y, por ende, se
considera de aplicación obligatoria a partir del lunes 24 de
marzo de 2014, para los efectos previstos en el punto séptimo
del Acuerdo General Plenario 19/2013.

En el caso que nos ocupa, la respuesta dada por la autoridad ministerial
no satisface el derecho de las víctimas a recibir información integral de las
indagatorias ya que sólo se limita a enunciar los nombres de una serie de
personas que han participado en reuniones con la ahora parte quejosa, sin
atender la solicitud de proporcionar un informe exhaustivo sobre el avance
de las investigaciones y responder cuestionamientos puntuales sobre ésta.

17

Además, es de destacarse que se trata —la respuesta a nuestra
promoción—, de un acto positivo de la autoridad ministerial, el mismo
debe de cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 16 de
la

Constitución

Política

de

los

Estados

Unidos

Mexicanos,

particularmente con los requisitos de fundamentación y motivación
y que por ende esté por escrito, situación que se robustece con los
artículos 12 y 13 del Código del Procedimientos Penales para el
Distrito Federal y que a la letra dicen:
Artículo 12.- Las actuaciones del ramo penal podrán
practicarse a toda hora y aun en los días feriados, sin
necesidad de previa habilitación; se deberán escribir en
máquina, a mano o por cualquier otro medio
apropiado, y se expresará en cada una de ellas el día, mes
y año en que se practiquen. Las fechas y cantidades se
escribirán precisamente con letra y además con cifra.
En los casos de violencia contra las mujeres, las actuaciones
se deberán realizar en el momento más próximo al que se
soliciten, inscribiendo las condiciones y circunstancias en las
cuales se ejerciten las actuaciones.
Artículo 13.- En ninguna actuación penal se emplearán
abreviaturas ni raspaduras. Las palabras o frases que se
hubieran puesto por equivocación, se testarán con una línea
delgada, de manera que queden legibles, salvándose al final
con toda precisión y antes de las firmas. En la misma forma
se salvarán las palabras o frases omitidas por error que se
hubieren entrerrenglonado. Toda actuación penal terminará
con una línea tirada de la última palabra al fin del renglón; si
éste estuviere todo escrito, la línea se trazará debajo de él
antes de las firmas.
Sirve para sustentar lo anterior la siguiente tesis jurisprudencial visible en
el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, de la Novena Época,
integrado Tribunales Colegiados de Circuito, Tesis Aislada, Tomo XXX,
Julio de 2009, Materia(s): Común, Tesis: V.2o.C.T.9 K, página 1930, que a
la letra dice:

18

FUNDAMENTACIÓN Y MOTIVACIÓN. PARA EL DEBIDO
CUMPLIMIENTO DE ESA GARANTÍA ES NECESARIO QUE
EL MANDAMIENTO SE REDACTE EN ESPAÑOL
RESPETANDO, EN EL MAYOR GRADO POSIBLE, LAS
REGLAS Y PRINCIPIOS QUE RIGEN LA ESCRITURA, A
EFECTO DE QUE EL SIGNIFICADO DE LA VOLUNTAD DE
LA AUTORIDAD SEA COMPRENSIBLE. El primer párrafo
del artículo 16 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos dispone: "Nadie puede ser molestado en su
persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en
virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente,
que funde y motive la causa legal del procedimiento.". Al
respecto, existen múltiples referencias encaminadas a
explicar la naturaleza, alcance y extensión de este derecho
público subjetivo; y en términos generales se conceptualiza
como una exigencia esencial para establecer, sobre bases
objetivas, la racionalidad y legalidad de los actos de la
autoridad que permitan al afectado conocer las causas y
motivos de la decisión a efecto de que esté en aptitud de
impugnarla, y al órgano encargado de resolverla el análisis
de la cuestión discutida. Sin embargo, poco se ha dicho en lo
concerniente a los presupuestos necesarios para estructurar o
conformar el mandamiento escrito y, en consecuencia, la
adecuada fundamentación y motivación: el cumplimiento de
las reglas que rigen al lenguaje escrito. Ciertamente, éste se
rige por diversos principios y reglas propias de la puntuación,
la gramática, la sintaxis, entre otras. El cumplimiento de esas
reglas o principios permite conformar oraciones coherentes
que hacen posible el conocimiento o comprensión de las ideas
o manifestaciones de voluntad traducidas en signos de
escritura. La satisfacción o no de esas reglas puede
advertirse en grados o niveles que ocasionan el pleno
entendimiento, la aceptabilidad o la ininteligibilidad de la
expresión escrita. Tan es así que existen preceptos
constitucionales y legales que establecen consecuencias en
función de la inteligibilidad del texto jurídico, por ejemplo, el
artículo 14, último párrafo, de la Constitución Federal,
dispone: "En los juicios del orden civil, la sentencia definitiva
deberá ser conforme a la letra o a la interpretación jurídica de
la ley ..."; a su vez, los artículos 1851 y 1857 del Código Civil
Federal determinan los efectos jurídicos de los contratos
dependiendo de la claridad, ambigüedad, imprecisión o
ininteligibilidad de su texto, al prever, respectivamente: "Si los
términos de un contrato son claros y no dejan duda sobre la

19

intención de los contratantes, se estará al sentido literal de
sus cláusulas.-Si las palabras parecieren contrarias a la
intención evidente de los contratantes, prevalecerá ésta sobre
aquéllas." y "... Si las dudas de cuya resolución se trata en
este artículo recayesen sobre el objeto principal del contrato,
de suerte que no pueda venirse en conocimiento de cuál fue
la intención o la voluntad de los contratantes, el contrato será
nulo.". Dichos preceptos revelan que para el ordenamiento
jurídico la observancia de las reglas que rigen la escritura
ocasiona consecuencias tan importantes como la nulidad del
acto jurídico. Ahora bien, en materia de interpretación
constitucional rige el principio según el cual las normas que
consagran derechos subjetivos deben interpretarse de modo
que se logre optimizar el mandato constitucional y reconocer,
en sus más amplios términos, el goce de esos derechos.
Consecuentemente, si la Carta Magna exige que todo acto de
molestia conste en mandamiento escrito debidamente
fundado y motivado, y salvo casos especiales la lengua
española es la que se utiliza histórica, social, educativa,
cultural y mayoritariamente en nuestro país, la cual se rige
por reglas que permiten la formación de enunciados
coherentes y entendibles; entonces, el cumplimiento de esa
garantía se logra si el mandamiento se redacta en español y
se respetan, en el mayor grado posible, las indicadas reglas,
a efecto de que el significado de la voluntad de la autoridad
sea comprensible. De tal manera que la interpretación
optimizante del precepto constitucional evidencia que el
incumplimiento de las reglas de la escritura (puntuación,
ortografía, léxicas, etcétera) que impiden esa comprensión,
ocasiona la vulneración del derecho público subjetivo si en el
contexto en el que se emite el acto el grado de irregularidad o
deficiencia provoca la indeterminación de los motivos
aducidos por la autoridad, pues igual indefensión causa la
falta de motivación, como la ambigüedad o ininteligibilidad
del texto, si impiden el conocimiento efectivo del sentido de la
voluntad de la autoridad.
SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS CIVIL Y DE
TRABAJO DEL QUINTO CIRCUITO.
Amparo directo 26/2009. Teléfonos de México, S.A. de C.V.
27 de marzo de 2009. Unanimidad de votos. Ponente: David
Solís Pérez. Secretaria: Ana Kyndira Ortiz Flores.

20

De tal manera que a pesar de que en el acuerdo que se combate el Agente
del Ministerio Público no negó expresamente brindar la información sobre
el desarrollo del procedimiento penal, es evidente que tampoco dio
cumplimiento a su obligación constitucional y legal de informar a las
víctimas sobre el desarrollo del proceso y no solventó las dudas que se
plantearon en el escrito de fecha 10 de septiembre de dos mil quince. Es
decir, ni en el expediente que se integró en razón de la averiguación previa
referida, ni en ninguna otra se advierte que haya informado a las suscritas
sobre el desarrollo del procedimiento penal en los términos que le fue
solicitado y con las formalidades de ley, a pesar de existir una solicitud
expresa por parte de las víctimas de recibir por escrito dicha información.
Por todo ello, es que solicito a esta H. Autoridad AMPARE Y PROTEJA a
las suscritas, a efecto de que reciba de manera puntual y oportuna y por
escrito la información a que me refiero en este concepto de violación en los
términos solicitados en mi solicitud.
SEGUNDO CONCEPTO DE VIOLACIÓN.- La autoridad ministerial no
desahogó las diligencias solicitadas por la coadyuvancia las cuales son
indispensables para garantizar el derecho a una investigación seria
conforme al principio de la debida diligencia.
Los artículos 20 apartado C, fracción II de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, 7 fracciones V. XXVI,XXVII y XVIII, 12
fracciones III y IV de la Ley General de Víctimas y 9º fracciones X y XII del
Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal, reconocen el
derecho de la parte ofendida a contar con representación legal propia,
autónoma al Ministerio Público.

21

Sin lugar a dudas una de las funciones que tiene la figura de la
coadyuvancia, es participar como parte dentro de un procedimiento penal,
alegar y ofrecer pruebas entre otros.
Así se advierte del artículo 9º del Código de Procedimientos Penales para el
Distrito Federal y que en sus fracciones VI y VII establecen el derecho de
coadyuvar con el ministerio público dentro de la investigación y dentro del
proceso.
VI. A coadyuvar con el Ministerio Público en la integración de
la averiguación y en el desarrollo del proceso;
VII. A comprobar ante el Ministerio Público para poner a
disposición todos los datos conducentes a acreditar el cuerpo
del delito, la responsabilidad del indiciado y el monto del daño
y de su reparación y a que el Ministerio Público integre dichos
datos a la averiguación;

El derecho de las víctimas a recibir asistencia legal fue recogido por el
derecho victimal mexicano —en la Ley General de Víctimas—, de la manera
siguiente:
Artículo 12. Las víctimas gozarán de los siguientes derecho A
coadyuvar con el Ministerio Público; a que se les reciban todos los
datos o elementos de prueba con los que cuenten, tanto en la
investigación como en el proceso, a que se desahoguen las
diligencias correspondientes, y a intervenir en el juicio como partes
plenas ejerciendo durante el mismo sus derechos los cuales en
ningún caso podrán ser menores a los del imputado. Asimismo,
tendrán derecho a que se les otorguen todas las facilidades para
la presentación de denuncias o querellas;
IV. A ser asesoradas y representadas dentro de la investigación y
el proceso por un Asesor Jurídico. En los casos en que no quieran
o no puedan contratar un abogado, les será proporcionado por el
Estado, de acuerdo al procedimiento que determine esta Ley y su
Reglamento; esto incluirá su derecho a elegir libremente a su
representante legal;
V. A impugnar ante la autoridad judicial las omisiones del
Ministerio Público en la investigación de los delitos, así como las

22

resoluciones de reserva, no ejercicio, desistimiento de la acción
penal o suspensión del procedimiento, con independencia de que
se haya reparado o no el daño;
Artículo 14. Las víctimas tienen derecho a intervenir en el proceso
penal y deberán ser reconocidas como sujetos procesales en el
mismo, en los términos de la Constitución y de los Tratados
Internacionales de derechos humanos, pero si no se apersonaran
en el mismo, serán representadas por un Asesor Jurídico o en su
caso por el Ministerio Público, y serán notificadas personalmente
de todos los actos y resoluciones que pongan fin al proceso, de los
recursos interpuestos ya sean ordinarios o extraordinarios, así
como de las modificaciones en las medidas cautelares que se
hayan adoptado por la existencia de un riesgo para su seguridad,
vida o integridad física o modificaciones a la sentencia.

Es innegable entonces que las víctimas del delito tienen derecho a
participar en el proceso por la representación legal de su atención. Este
derecho incluye, conocer las actuaciones que está realizando las
autoridades en sus casos, a tener acceso al expediente y a copias del
mismo si las solicitan, a promover las diligencias que considere necesarias
para el avance de la investigación, a cuestionar el actuar ministerial, a ser
notificadas de las determinaciones que les perjudiquen y a impugnarlas si
así lo desean.
Sirve para sustentar lo anterior, la siguiente tesis jurisprudencial:
Época: Novena Época
Registro: 186204
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta
Tomo XVI, Agosto de 2002
Materia(s): Penal
Tesis: I.9o.P.8 P
Página: 1337
OFENDIDO O VÍCTIMA DEL DELITO. TIENE LA CALIDAD
DE PARTE EN EL PROCEDIMIENTO PENAL, A PARTIR

23

DE LA REFORMA AL ARTÍCULO 20 CONSTITUCIONAL
DEL VEINTIUNO DE SEPTIEMBRE DE DOS MIL.
El ordinal 20, apartado B, de la Constitución General de la
República, adicionado por decreto publicado en el Diario
Oficial de la Federación el veintiuno de septiembre de dos
mil, en vigor desde el veintiuno de marzo siguiente,
consagra como garantías de la víctima u ofendido por algún
delito, entre otras, el derecho a coadyuvar con el Ministerio
Público y a que se le satisfaga la reparación del daño
cuando
proceda,
con
lo
cual
se
le
reconoció
constitucionalmente el carácter de parte dentro del proceso
penal mexicano; ello es así, dado que de la exposición de
motivos (de veinticuatro de abril de mil novecientos noventa
y nueve) que sustenta la reforma, el legislador evaluó la
necesidad de otorgar garantías a la víctima u ofendido del
delito para ser considerado como parte dentro del
procedimiento, con la facultad expresa de poder
constituirse no sólo en coadyuvante del Ministerio Público
dentro de la averiguación previa y del proceso penal, sino
además para estar en aptitud de instruir los elementos de
convicción que acrediten el cuerpo del delito, la
responsabilidad del inculpado y la reparación del daño, en
su caso, pudiendo incluso comparecer por sí o a través de
su representante en todo acto procesal, a efecto de
manifestar todo lo que a su derecho convenga; lo que sin
duda lo coloca en una situación que le permite la defensa
oportuna de sus intereses en cualquier estado del juicio, en
razón de que se le deben recibir todos los datos o elementos
de prueba con los que cuente y se deben practicar las
diligencias correspondientes; inclusive, procesalmente está
legitimado para la interposición de los recursos o medios de
defensa que consagra la ley adjetiva de la materia y que
sean necesarios para tal fin, sin que resulte una condición
para ello que se le reconozca por parte del Juez como
coadyuvante del Ministerio Público.
NOVENO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL
DEL PRIMER CIRCUITO.
Amparo directo 569/2002. 15 de marzo de 2002.
Unanimidad de votos. Ponente: Humberto Manuel Román
Franco. Secretaria: Blanca Fuentes Sánchez.

24

El derecho a la codyuvancia en el sistema de justicia penal mexicano ha
sido analizado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el
caso Rosendo Radilla Pacheco vs. México, ha establecido que:
De conformidad con el derecho reconocido en el artículo 8.1 de la
Convención Americana, en relación con el artículo 1.1 de la misma,
este Tribunal ha establecido que los Estados tienen la obligación
de garantizar que, en todas las etapas de los respectivos procesos,
las víctimas puedan hacer planteamientos, recibir
informaciones, aportar pruebas, formular alegaciones y, en
síntesis, hacer valer sus intereses. Dicha participación
deberá tener como finalidad el acceso a la justicia, el
conocimiento de la verdad de lo ocurrido y el otorgamiento
de una justa reparación. En tal sentido, la Corte ha establecido
que la ley interna debe organizar el proceso respectivo de
conformidad con la Convención Americana. La obligación estatal
de adecuar la legislación interna a las disposiciones
convencionales comprende el texto constitucional y todas las
disposiciones jurídicas de carácter secundario o reglamentario, de
tal forma que pueda traducirse en la efectiva aplicación práctica de
los estándares de protección de los derechos humanos
Al respecto, es relevante el artículo 20, apartado C, fracción II, de
la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, según el
cual, “la víctima o [el] ofendido [tiene derecho a c]oadyuvar con el
Ministerio Público; a que se le reciban todos los datos o elementos
de prueba con los que cuente, tanto en la investigación como en el
proceso, a que se desahoguen las diligencias correspondientes, y
a intervenir en el juicio e interponer los recursos en los términos
que prevea la ley”…

Tomando en cuenta lo anterior, y en aplicación del artículo 29 b)
de la Convención Americana, la Corte considera que debe
entenderse que, las víctimas deben tener derecho al acceso
al expediente y a solicitar y obtener copias del mismo, ya
que la información contenida en aquél no está sujeta a
reserva3.

Corte IDH. Caso Radilla Pacheco Vs. México. Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 23 de Noviembre de 2009. Serie C No. 209, párr. 247
a 258 Respecto a la utilización de las sentencias por dicho Tribunal, ver las Tesis: LXV
SENTENCIAS EMITIDAS POR LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS
HUMANOS. SON VINCULANTES EN SUS TÉRMINOS CUANDO EL ESTADO MEXICANO
FUE PARTE EN EL LITIGIO. Emitida el 25 de octubre de 2011 por la SCJN.
3

25

Asimismo,

debe

considerarse

que

conforme

a

los

criterios

jurisprudenciales del Poder Judicial de la Federación reconocen a la
víctima como coadyuvante y la autorizan para nombrar a profesionales en
Derecho para actuar en su representación4. En un criterio reciente se ha
reconocido el alcance de este derecho de la manera siguiente:
Época: Décima Época
Registro: 2009571
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación

Ver. [TA]; 9a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; Tomo XXV, Febrero de 2007; Pág. 1658.
COADYUVANTE DEL MINISTERIO PÚBLICO. SI EL PROFESIONISTA DESIGNADO CON
ESE CARÁCTER OSTENTA LA REPRESENTACIÓN DEL OFENDIDO Y RECIBE LAS
COPIAS CERTIFICADAS DE LA DETERMINACIÓN DE INEJERCICIO DE LA ACCIÓN
PENAL, ES A PARTIR DE ESE MOMENTO EN QUE TUVO CONOCIMIENTO DEL ACTO
RECLAMADO Y, POR TANTO, ESA FECHA ES LA QUE DEBE TENERSE COMO BASE
PARA EL CÓMPUTO DEL TÉRMINO QUE ESTABLECE EL ARTÍCULO 21 DE LA LEY DE
AMPARO (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE TAMAULIPAS). La Primera Sala de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación, al resolver la contradicción 32/2000-PS, de la cual derivó
la tesis 1a./J. 42/2002, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,
Novena Época, Tomo XVI, septiembre de 2002, página 5, de rubro: "ACTO RECLAMADO.
DEBE TENERSE POR CONOCIDO DESDE EL MOMENTO EN QUE SE RECIBEN LAS
COPIAS SOLICITADAS A LA AUTORIDAD RESPONSABLE.", sostuvo que conforme al
espíritu del artículo 21 de la Ley Reglamentaria de los Artículos 103 y 107
Constitucionales, el momento en que el quejoso tuvo conocimiento del acto reclamado
debe probarse de modo directo y no inferirse a base de presunciones. En congruencia con
ello, si el profesionista designado por el ofendido con el carácter de coadyuvante ante el
agente del Ministerio Público investigador, recibió las copias certificadas de la
determinación de inejercicio de la acción penal, es a partir de ese momento en que se tuvo
conocimiento íntegro del acto reclamado y, por tanto, es esa fecha la que debe tenerse
como base para el cómputo del término que establece el citado numeral y, por ende, apta
para determinar el consentimiento tácito del acto reclamado; dado que conforme al
artículo 9 del Código de Procedimientos Penales para el Estado de Tamaulipas, el
nombramiento de coadyuvante que realiza el ofendido debe recaer en un licenciado en
derecho como asesor jurídico, a quien además el propio numeral le confiere facultades
para promover pruebas tanto ante el Ministerio Público, como ante el Juez de la causa, lo
que significa que ostenta la representación del ofendido, de ahí que tenga las facultades
de un mandatario judicial y las notificaciones que se efectúen a éste, tienen el efecto de
hacer sabedora a la parte que representa de las resoluciones correspondientes. PRIMER
TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS PENAL Y DE TRABAJO DEL DECIMO NOVENO
CIRCUITO Amparo en revisión 209/2006. 12 de diciembre de 2006. Unanimidad de votos.
Ponente: Francisco Esteban González Chávez. Secretario: Arnoldo Sandoval Reséndez.
4

26

Publicación: viernes 03 de julio de 2015 09:15 h
Materia(s): (Constitucional, Penal)
Tesis: I.9o.P.84 P (10a.)
RECURSO DE APELACIÓN CONTRA LA RESOLUCIÓN QUE
NIEGA LA ORDEN DE APREHENSIÓN. AUN CUANDO SÓLO
LO HAYA INTERPUESTO EL MINISTERIO PÚBLICO, SI LA
VÍCTIMA U OFENDIDO FORMULÓ ALEGATOS ANTE LA SALA,
ÉSTA DEBE ANALIZARLOS, EN ATENCIÓN A UN CONTROL
DE CONVENCIONALIDAD EX OFFICIO EN MATERIA DE
DERECHOS HUMANOS (LEGISLACIÓN PARA EL DISTRITO
FEDERAL).
El nuevo mandato contenido en el artículo 1o. de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
implica que los derechos reconocidos en la Ley
Fundamental, deben complementarse con los que se
contengan en los tratados internacionales, conjunto
normativo
que
forma
el
llamado
"bloque
de
constitucionalidad", para determinar el marco jurídico en el
cual debe realizarse el control de convencionalidad; además,
los Jueces están obligados a promover, respetar, proteger y
garantizar los derechos humanos de conformidad con los
principios
de
universalidad,
interdependencia,
indivisibilidad y progresividad, a pesar de las disposiciones
en contrario establecidas en cualquier norma inferior. Así, de
la hermenéutica de los artículos 1o. -interpretación conforme, 17 -acceso efectivo a la justicia-, 20, apartado B, en su
texto anterior a la reforma de 18 de junio de 2008 -derechos
de la víctima u ofendido- y 133 -jerarquía de la Ley Suprema
y de los tratados internacionales-, todos de la Constitución
Federal; 25, numeral 1, de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos; 12, 14 y 124 de la Ley General de
Víctimas; 80, 414, 415, 416, 417, fracción III y 418 del
Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal,
en correlación con los precedentes de la Primera Sala del
Máximo Tribunal del País, se concluye que a la víctima u
ofendido debe dársele la oportunidad de ser escuchado
cuando estén de por medio sus intereses y derechos, con
independencia de que su coadyuvancia no esté legitimada
procesalmente, porque es parte independiente del Ministerio
Público y con iguales prerrogativas, además de que las
resoluciones judiciales pueden causarle perjuicio en alguno de
sus derechos fundamentales. En este sentido, aunque la víctima
no interponga el recurso de apelación contra la resolución que

27

niega la orden de aprehensión contra el inculpado, y sólo lo
promueva la representación social, si aquél formuló alegatos
ante la Sala, ésta debe analizarlos, en atención a un control de
convencionalidad ex officio en materia de derechos humanos. Lo
anterior, por ser acorde con el principio pro persona, ya que
debe otorgárseles mayor participación a las personas que
reúnan esa calidad en el proceso penal, con la finalidad de
hacer efectivos sus derechos fundamentales reconocidos en
el propio sistema jurídico y en los tratados internacionales
suscritos por México, especialmente por lo que hace al
acceso a la justicia; y si bien la negativa de la orden de
aprehensión no afecta directamente la reparación del daño, que
como derecho fundamental consigna la Constitución Federal, al
no existir condena alguna, lo cierto es que implica que de facto
tal reparación ocurra por afectar la pretensión, por lo cual se le
puede
relacionar
inmediatamente
con
dicho
derecho
fundamental, en tanto que lo hace nugatorio; máxime que con
independencia de que haya sido el Ministerio Público quien
interpuso dicho medio de impugnación, ello no es óbice para que
dejen de analizarse los alegatos expresados por el ofendido, en
tanto que dicha omisión afecta sus derechos como parte
agraviada.
NOVENO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL
PRIMER CIRCUITO.
Amparo en revisión 21/2015. 30 de abril de 2015. Unanimidad
de votos. Ponente: Emma Meza Fonseca. Secretario: Martín
Muñoz Ortiz.
Esta tesis se publicó el viernes 03 de julio de 2015 a las 09:15
horas en el Semanario Judicial de la Federación.

De tal manera que se reconoce como un derecho fundamental de las
víctimas el derecho a contar con representación legal de su elección, para
que actúe en su nombre durante el procedimiento legal y de ser procedente
solicite las diligencias necesarias para el perfeccionamiento de la
indagatoria, situación que ha sido obstaculizada por la Procuraduría
General de Justicia del Distrito Federal

28

En ese sentido, en el escrito de fecha 4 de agosto del dos mil quince
expresamente se solicitaron la práctica de las diligencias siguientes:
a) Se cite a declarar a Giovanna Maddalena Mazzotti Pabello,
profesora de la Universidad Veracruzana y compañera en el
activismo político y social de Nadia Dominique Vera Pérez y Rubén
Espinosa, quien proporcionara información sobre las amenazas y
actos de hostigamiento que ambos habían sufrido en los años y
meses recientes.
b) Se cite a declarar a Lizandra Cedeño Villalba, compañera y amiga
de Nadia Dominique Vera Pérez quien proporcionara información
sobre las actividades realizadas por la víctima mencionada en las
últimos días, previos a su asesinato.
En virtud de que ambas personas no tienen domicilio en el D.F. esta
coadyuvancia se compromete a presentarlos en la fecha y hora que
indique esta representación. Cualquier notificación podrá realizarse
en la dirección señalada en el proemio del presente escrito.
c) Se cite a declarar a Gabriel Soto Climent, encargado del Programa
de Protección de la organización civil conocida como Artículo 19,
quien proporcionara información sobre la situación de riesgo que
había valorado esa organización en la que se encontraba el
periodista Rubén Espinosa Becerril, así como sobre las redes de
apoyo y amistades que tenía en el Distrito Federal, entre las que se
encontraba Nadia Dominique Vera Pérez.
Deberá ser citado en el domicilio donde labora, ubicado en la calle
José Vasconcelos No. 131, colonia San Miguel Chapultepec, C.P.
11850, México, D.F.
d) Rafael Rodríguez Castañeda, director del Semanario Proceso, quien
podrá declarar sobre los antecedentes de agresiones por parte de
agentes estatales del gobierno de Veracruz, cometidas en contra del
periodista Rubén Espinosa Becerril, en los que también se vio
involucrada Nadia Dominique Vera López.
Deberá ser citado en la calle de Fresas No. 7, colonia del Valle, C.P.
03100, México, D.F.

29

e) Pedro Valtierra, director de la Agencia de Fotoperiodismo
Cuartoscuro , quien podrá declarar sobre los antecedentes de
agresiones por parte de agentes estatales del gobierno de Veracruz,
cometidas en contra del periodista Rubén Espinosa Becerril, en los
que también se vio involucrada Nadia Dominique Vera López.
Deberá ser citado en la calle Juan Escutia No. 55, Col. Condesa,
C.P. 06140, México, D.F.
f) Lic. Arturo Bermúdez Zurita, titular de la Secretaría de Seguridad
Pública de Veracruz a efecto de que declare sobre las denuncias
públicas que se realizaron en su momento Nadia Dominique Vera
López y Rubén Espinosa sobre los actos de amenaza, acoso e
intimidación que sufrieron a manos de elementos policiales a su
cargo.
Podrá ser citado en el lugar donde labora, ubicado en la calle de
Leandro Valle s/n, esquina Zaragoza, Colonia Centro, C.P. 91000,
Xalapa, Veracruz.
g) Gral. Sergio López Esquer, ex- titular de la Secretaría de Seguridad
Pública de Veracruz a efecto de que declare sobre las denuncias
públicas que se realizaron en su momento Nadia Dominique Vera
López y Rubén Espinosa sobre los actos de amenaza, acoso e
intimidación que sufrieron a manos de elementos policiales a su
cargo.
Para citarlo podrá solicitarse la colaboración de la Secretaría de
Seguridad Pública del Estado de Veracruz, a efecto de que
proporcione las direcciones donde pueda ser localizado.
h) En virtud de que la actividad política y de activismo por los
derechos humanos de Nadia Dominique Vera López estaba muy
relacionada con la labor periodística y de ejercicio de la libertad de
expresión del periodista Rubén Espinosa, y que ambos sostenían
una relación cercana de amistad desde hace varios años,
solicitamos se cite a la Lic. Benita González Morales, Presidenta de
la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas,
para declarar sobre el posible origen de las amenazas, agresiones
y actos de hostigamiento en contra de Rubén Espinosa Becerril.

30

Esta servidora pública podrá ser citada en el lugar donde labora,
ubicado en: Av. Manuel Ávila Camacho No. 31 Altos, Zona Centro,
Xalapa, Veracruz.
Por su parte, mediante escrito de fecha diez de septiembre del dos mil
quince se solicitó la práctica de algunas diligencias por parte de la
coadyuvancia, en los términos siguientes:
“[…]
I. En lo que concierne al trabajo de inteligencia y las pesquisas
realizadas por la Policía de Investigación del Distrito Federal
solicitamos información por escrito de lo siguiente:
• Las razones por las cuales no se entrevistaron con todos los
vecinos del edificio ubicado en Luz Saviñón 1909, Colonia
Narvarte.
• Saber si se entrevistaron con las anteriores inquilinas que
cohabitaban en diverso departamento con Mile Virginia Martín, así
como a la anterior arrendadora. En caso de que se haya realizado
estas entrevistas, conocer cuáles fueron las respuestas. En caso
negativo, conocer las razones por las cuales no se han realizado
dichas entrevistas.
• Saber si han ubicado y entrevistado a los vecinos del
departamento que habitaba Mile Virginia Martín, y si éstos
identifican a Olivia Alejandra Negrete. En caso de que se haya
realizado estas entrevistas, conocer cuáles fueron las respuestas.
En caso negativo, conocer las razones por las cuales no se han
realizado dichas entrevistas.

31

• Conocer si la Policía Cibernética ha revisado el correo electrónico
que Mile Virginia Martín brindando en su declaración dentro de la
carpeta de investigación CI-FBJ/BJ-4/U1-2 C/D/ 01901/072015. En caso de que se haya intervenido dicho correo electrónico
conocer los resultados. En caso negativo conocer las razones por
las cuales no se ha hecho esta investigación.
• Conocer si la Policía Cibernética ha revisado las redes sociales
que utilizaban las víctimas. En caso de que se hayan revisado
conocer los resultados. En caso negativo conocer las razones por
las cuales no se ha hecho esta investigación.
• Conocer si se ha solicitado la fijación de los fotogramas de las
cámaras de seguridad pública ubicadas en el cuadrante de los
cruces de las calles Zempoala y Luz Saviñón de las 14:06 hrs. a
las 15:11 hrs. del día 31 de julio.
• Saber si se ha obtenido información con los familiares de Olivia
Alejandra Negrete respecto a si saben cómo conoció a Mile Virgina
Martin y desde cuándo trabajaba para ella.
• Saber si han idenficado a amistades o personas conocidas de
Mile Virginia Martín que pudieran aportar información sobre sus
actividades y cuál era su trabajo. En caso de que se haya
realizado estas entrevistas, conocer cuáles fueron las respuestas.
En caso negativo conocer las razones por las cuales no se ha
hecho esta investigación.
• Saber si han idenficado a amistades o personas en común que
pudieran tener Abraham Torres Tranquilino y Daniel Pacheco
Gutiérrez con alguna de las víctimas. En caso de que se haya

32

realizado estas entrevistas, conocer cuáles fueron las respuestas.
En caso negativo conocer las razones por las cuales no se ha
hecho esta investigación.
• Conocer las razones por las cuales en el Black Berry de Yesenia
Quiroz solamente encontraron conversaciones hasta el 27 de julio
del dos mil quince, y posteriormente se reanudan los mensajes con
uno del 03 de agosto del dos mil quince, existiendo una
interrupción abrupta en el intercambio de mensajes entre esas dos
fechas.
• Conocer si con base en las sábanas de llamadas telefónicas y
mensajes, los probables responsables tuvieron comunicaciones
entre sí, los días anteriores y posteriores a los hechos, y si estos
tuvieron relación con los hechos que se investigan. En caso de que
se hayan revisado conocer los resultados. En caso negativo
conocer las razones por las cuales no se ha hecho esta
investigación.
• Tener conocimiento y certeza de si el teléfono celular de la marca
Iphone 5C (sin chip) localizado en el departamento durante la
intervención ministerial y pericial del 02 de agosto de los corrientes
pertenece a Rubén Manuel Espinosa Becerril.
• Tener conocimiento y certeza si el teléfono celular de la marca
Iphone 5C (sin chip) localizado en el departamento durante la
intervención ministerial y pericial del 02 de agosto de los corrientes
pertenece a Nadia Dominique Vera Pérez.
• Conocer información sobre las razones que aducen vecinos del
lugar y condóminos del edificio ubicado en Luz Saviñón 1909

33

sobre por qué el Mustang rojo nunca estuvo en el cajón de
estacionamiento del departamento 401 y en su caso saber las
razones por las cuales lo dejaron afuera sobre la acera.
• Ante la circunstancia poco común de que el vendedor del
Mustang no haya tenido información sobre el domicilio de Mile
Virgina Martín y le haya entregado el Mustang a pesar de que ella
debía $50,000.00 (CINCUENTA MIL PESOS 00/100 M.N.) saber si
se han investigado a las personas que le vendieron dicho
automotor a Mile Virginia Martín.
• Las razones por las cuáles hasta la fecha no obra en el
expediente de averiguación previa información brindada por la
policía de investigación sobre la forma en la que se produjeron las
lesiones de Daniel Pacheco.
• Conocer si se investiga a la persona que les entregó la USB color
rosa con negro a la policía de investigación según el informe de
cinco de agosto del dos mil quince.
• Conocer si han investigado si el medio de nombre AVC Noticias
y/o sus trabajadores mismo para el cual trabajaba Rubén Manuel
Espinosa Becerril en Xalapa, Veracruz ha recibido amenazas o
bien si hay otros periodistas más autoexiliados.
• Saber si se tiene conocimiento sobre la operación de grupos
armados civiles en el estado de Veracruz, tanto para vigilar como
para agredir a personas dedicadas a la defensa de derechos
humanos, manifestantes, y periodistas en Xalapa y otros
municipios, todos del estado de Veracruz.

34

• Conocer si tienen información de inteligencia que afirme que el
grupo delincuencial denominado “LOS ZETAS” ya opera en la
ciudad de México.
• Información clara, exhaustiva y precisa sobre el trabajo de
inteligencia realizado por la Policía de Investigación para localizar
y

capturar

al

hoy

probable

responsable

Abraham

Torres

Tranquilino.
En caso de que lo señalado anteriormente no haya sido realizado
por la Policía de Investigación, solicitamos atentamente sea llevado
a cabo.
II. En materia pericial solicitamos lo siguiente:
• Se amplíen la mecánica de hechos y lesiones para conocer de
manera exacta y precisa la secuencia de hechos que se suscitaron
dentro del departamento 401 de la calle Luz Saviñón 1909 Colonia
Narvarte y por los cuáles se torturara y privara de la vida a las
víctimas.
Por lo que respecta a la mecánica de hechos, debe determinar la
cronología de los hechos considerando la posible hora de ingreso
al departamento 401 por los probables responsables, su hora de
salida y las últimas comunicaciones que las víctimas tuvieron con
sus

familiares,

amigos

y/o

compañeros.

Asimismo,

deben

considerarse la hora del hallazgo y la hora de muerte estimada en
el cronotanatodiagnóstico.
Con base en lo anterior, establecer sí el tiempo posible de
ejecución coincide con la mecánica de hechos y lesiones que
consta en la indagatoria.

35

• Se realice la reconstrucción de hechos para conocer de manera
exacta y precisa la secuencia de hechos que se suscitaron dentro
del departamento 401 de la calle Luz Saviñón 1909 Colonia
Narvarte y por los cuáles se torturara y privara de la vida a las
víctimas.

De

la

misma

manera

será

necesario

realizar

deflagraciones con el mismo tipo de arma afecta a la investigación
en el lugar de los hechos para saber sobre la posibilidad de que se
hayan escuchado o no las detonaciones mediante las cuales se
privó de la vida a las víctimas.
• Se realice un nuevo dictamen pericial en materia de dactiloscopia
mediante los cuales se realice la confronta de cada una de las
cuatro huellas o fragmentos dactilares y/o palmares que fueron
encontrados tanto en el lugar de los hechos como en el vehículo
Mustang color Rojo afecto a esta investigación; y coincidencias
respecto a las huellas dactilares y/o palmares del hoy probable
responsable Abraham Torres Tranquilino.
• Se realice un peritaje en criiminología que determine con base en
los datos de prueba recabados hasta el momento, sí las
características del hecho delictivo corresponden a la actuación de
un “homicida ordenado” y posibles móviles.
• Se realice una ampliación de los peritajes en video y fotografía de
las cámaras de la Secretaría de Seguridad Pública y de negocios
y/o casas aledañas al edificio 1909 de la calle Luz Saviñón,
fijando en fotogramas descriptivos a todas las personas y
vehículos que ingresaron y salieron durante el 31 de julio.
• Se realice una ampliación del dictamen de genética forense sobre
los objetos hallados en el lugar de los hechos y que continen

36

muestras de perfil genético mezclados, con el fin de que sean
individualizados para su confronta.
• Se realice un peritaje en genética forense con el perfil genético
extraído de la banda color azul para hacer ejercicio para
confrontarlo mediante el método de inclusión/exclusión con los
perfiles genéticos de Abraham Torres Tranquilino y Daniel Pacheco
Gutiérrrez.
• Se realice un peritaje en antropometría y fisonomía para
determinar las características y rasgos de los hombres que
aparecen en los videos que obran la indagatoria, particularmente
de los que aparecen en los videos que fueron extraídos del USB
rosa con negro, entregado por un ciudadano anónimo a la policía
de investigación.
III. Se realice la ampliación de declaración de las siguientes
personas:
• Lic. Arturo Bermúdez Zurita, titular de la Secretaría de Seguridad
Pública de Veracruz,
• Gral. Sergio López Esquer, ex- titular de la Secretaría de
Seguridad Pública de Veracruz
• Lic. Benita González Morales, Presidenta de la Comisión Estatal
para la Atención y Protección de los Periodistas, a efecto de les
formule
Lo anterior, con el objetivo de que se les formule y respondan el
cuestionario presentado el día 18 de agosto por los abogados de la
familia de Nadia Dominique Vera Pérez.

37

IV. Por lo que respecta a la labor realizada por el Agente del
Ministerio Público Investigador es de nuestro interés conocer lo
siguiente, también por escrito, y en caso de que las respuestas
sean negativas a cada uno de los puntos, solicitamos se agoten las
diligencias de manera pronta:
• Conocer si en vía de colaboración se ha solicitado a la Fiscalía
General

del

Estado

de

Veracruz

información

sobre

las

investigaciones ministeriales y pesquisas realizadas por los
hechos del 05 de junio de los corrientes en los que fueran
agredidos y lesionados 08 estudiantes de la Universidad
Veracruzana por parte de sujetos encapuchados. La cobertura
noticiosa de este hecho, generó la salida intempestiva de Rubén
Manuel Espinosa Becerril.
• Conocer si en vía de colaboración se ha solicitado a la Fiscalía
General

del

Estado

de

Veracruz

información

sobre

las

investigaciones ministeriales y pesquisas realizadas por los
hechos ocurridos el 10 de junio de los corrientes, mismos que
fueran denunciados públicamente por Rubén Manuel Espinosa
Becerril, y que dan cuenta del acoso y el hostigamiento que
padeció en su agravio por parte de sujetos que le tomaban
fotografías a las afueras de su casa y le hacían señas
amenazantes. Dicho testimonio ya obra en el expediente de
averiguación previa en que se actúa a través de diversos
materiales

videográficos

entregados

por

el

testigo

Ernesto

Ledesma Arronte en diligencia de fecha 06 de agosto de los
corrientes y páginas de internet cuya inspección ocular y
certificación de su contenido se ha solicitado oportunamente por
esta coadyuvancia.

38

• Conocer si en vía de colaboración se ha solicitado a la Fiscalía
General del Estado de Veracruz para que a su vez requiera a la
Secretaría de Seguridad Pública de esa entidad, la identidad de
las personas que detuvieron y agredieron a Nadia Dominique Vera
Pérez el 20 de noviembre de 2012, y cuyas fotografías ya se
encuentran integradas en la indagatoria.
• Conocer si en vía de colaboración se ha solicitado a la Fiscalía
General del Estado de Veracruz para que a su vez requiera a la
Secretaría de Seguridad Pública de esa entidad, la identidad de
los policías que detuvieron y agredieron a Rubén Manuel Espinosa
Becerril el 13 de septiembre de 2013.
• Conocer si a partir de información que se ha brindado por parte
de la Policía de Investigación del Distrito Federal se ha citado a
comparecer a condóminos, habitantes y trabajadores del edificio
ubicado en Luz Saviñón 1909, Colonia Narvarte, más allá de
aquellos que ya comparecieron en las primeras diligencias.
• Conocer si a partir de información que se ha brindado por parte
de la Policía de Investigación del Distrito Federal se ha citado a
comparecer a condóminos, habitantes y trabajadores de otros
bienes inmuebles aledaños o circundantes al edificio ubicado en
Luz Saviñón 1909, Colonia Narvarte, más allá de aquellos que ya
comparecieron en las primeras diligencias.
• Conocer si a partir de información que se ha brindado por parte
de la Policía de Investigación del Distrito Federal se ha citado a
comparecer a los trabajadores del medio AVC Noticias de
Veracruz, con domicilio en Xalapa, Veracruz.

39

• Conocer si a partir de información que se ha brindado por parte
de la Policía de Investigación del Distrito Federal se ha citado a
comparecer a la dueña el anterior departamento que habitaba Mile
Virginia Martín en la Delegación Benito Juárez.
• Conocer si a partir de información que se ha brindado por parte
de la Policía de Investigación del Distrito Federal se ha citado a
comparecer a amistades, compañeras/os y/o conocidos/as de
Mile Virginia Martín en la Delegación Benito Juárez.
• Conocer si ha solicitado información al Registro Público, a la
Cámara de Comercio, Servicios y Turismo y a la Secretaría de
Hacienda

y

Crédito

Público

de

la

empresa

MS

MODEL

MANAGMENT S.A. de C.V.
• Conocer si han solicitado información al Centro de Investigación y
Seguridad Nacional y al Instituto Nacional de Migración sobre MIle
Virginia Martín.
• Conocer si se ha solicitado ampliación de declaración de los dos
procesados respecto de las personas con las que interactúan en
los vídeos incluidos en la indagatoria (TOMO VII), mismos que
fueron aportados por un ciudadano anónimo en un USB color rosa
con negro.
• Conocer si se ha solicitado la identificación y ubicación de las
cámaras de video de donde fueron grabados los videos incluidos
en la indagatoria, mismos que fueron aportados por un ciudadano
anónimo en un USB color rosa.

40

• Conocer si han logrado determinar la correspondencia de alguna
de las pisadas fijadas en el lugar de los hechos con alguno de los
procesados.
• Conocer si han acudido a los domicilios de alguno de los
procesados y verificado si tienen algún objeto perteneciente a
alguna de las víctimas o si su ropa y/o zapatos presentan algún
rastro hemático.
• Conocer si se ha solicitado el expediente laborar del procesado
Abraham Torres Tranquilino.
• Conocer si se ha solicitado el rastreo y seguimiento de las
cámaras de la Secretaría de Seguridad Pública sobre la segunda
camioneta color obscuro que arriba a la calle Paseo de los Abetos,
donde se realiza un intercambio con los tripulantes del Mustang.
• Conocer si se ha solicitado al Centro Nacional de Planeación,
Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia y al
Centro

de

Investigación

y

Seguridad

Nacional

información

relacionada con la presencia, operación y modus operandi del
cartel conocido como los ZETAS en la Ciudad de México.
• Conocer si se ha solicitado al Centro Nacional de Planeación,
Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia y al
Centro

de

Investigación

y

Seguridad

Nacional

información

relacionada con la presencia, operación y modus operandi de
civiles armados realizando labores por encargo de asesinato o
secuestro en la Ciudad de México.
Por otro lado solicitamos también:

41

• Reproducción de los videos contenidos en la memoria USB rosa
con negro, mismos que dan cuenta del momento en que se
estaciona el vehículo Mustang en la calle Paseo de los Abetos el
día 31 de julio de los corrientes alrededor de las 19:00 horas, así
como otros vehículos en los cuales diversos sujetos que los
abordan hacen un intercambio de objetos. Video de los cuales obra
secuencia

fotográfica

en

diverso

informe

de

Policía

de

Investigación.
• Reproducción de videos de la Secretaria de Seguridad Pública del
Distrito Federal que ubican y localizan todo el trayecto de la
camioneta Suburban color negra, desde su salida en la Avenida
Naval Militar, hasta su llegada al lugar de los hechos en Luz
Saviñón y su posterior recorrido por diversos lugares de la ciudad
de México hasta encontrarse con el vehículo Mustang en Avenida
Churubusco, siguiendo ambos automotores hasta la calle Paseo de
los Abetos, momento en el cual se separan. Ello sin perjuicio de
información adicional contenida en video respecto a los trayectos
anteriores

y

posteriores

a

los

descritos

en

este

párrafo.

Información de la cual obra secuencia fotográfica en informe de
Policía de Investigación de fecha 05 de agosto de 2015.
• Reproducción de videos de la Secretaria de Seguridad Pública del
Distrito Federal que ubican y localizan todo el trayecto del vehículo
Mustang color rojo, desde su salida de la calle Luz Saviñón -en
tanto lugar de los hechos- hasta su llegada al lugar donde fue
abandonado dicho automotor en la calle Paseo de los Abetos.
Información de la cual obra secuencia fotográfica en informe de
Policía de Investigación de fecha 05 de agosto de 2015.
[…]”

42

Así las cosas, la autoridad responsable debió de haber aceptado o no la
solicitud de diligencias por parte de la coadyuvancia y no, señalar —como
lo hizo—, que sólo se practicarían si lo considerara pertinente, dejando a
las suscritas en un estado de indefensión ya que no sabemos (i) si se van a
practicar o no; y/o (ii) cuando se van a practicar.
La investigación debe ser asumida por los Estados como un deber jurídico
propio y no como una simple gestión de intereses particulares, que
dependa de la iniciativa procesal de la víctima o de sus familiares o de la
aportación privada de elementos probatorios, sin que la autoridad pública
busque efectivamente la verdad. La debida diligencia exige que el órgano
que investiga lleve a cabo todas aquellas actuaciones y averiguaciones
necesarias para procurar el resultado que se persigue. De otro modo, la
investigación no es efectiva, desde una perspectiva de derechos humanos.
Conforme a lo establecido por la Constitución y con base en una
interpretación conforme de ésta, se entiende que el Estado tiene la
obligación de prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los
derechos

humanos.

circunstancias

en

El
las

deber
que

de

investigar

ocurrieron

los

implica
hechos

esclarecer
que

las

generan

responsabilidad estatal y constituye un elemento necesario para el
conocimiento de la verdad por parte de los familiares de las víctimas y la
sociedad.
La CoIDH afirma la existencia de un deber estatal “de investigar
seriamente con los medios que el Estado tenga a su alcance las violaciones
que se hayan cometido dentro del ámbito de su jurisdicción a fin de
identificar a los responsables, de imponerles las sanciones pertinentes y de

43

asegurar a la víctima una adecuada reparación”5. Esta obligación de
investigar existe con independencia de quién haya sido el perpetrador
pues, en palabras de la Corte Interamericana “si sus hechos no son
investigados con seriedad, resultarían, en cierto modo, auxiliados por el
poder público, lo que comprometería la responsabilidad internacional del
Estado”6.
La Corte Interamericana ha señalado que la obligación del Estado no se ve
satisfecha por el sólo hecho de contar con recursos jurisdiccionales o
administrativos para iniciar una investigación, sino que para que cumpla
realmente con sus obligaciones, los recursos que debe utilizar deben ser
efectivos. La misma Corte ha indicado que un recurso efectivo será aquel
que se dirige a la determinación de la verdad de los hechos y la
reparación de los familiares, incluyendo la sanción efectiva de los
responsables7.
En el mismo tenor, la Corte Interamericana ha señalado principios
generales de debida diligencia que deben ser utilizados para la
investigación de violaciones graves a los derechos humanos, entre estos se
incluyen

la

oficiosidad,

oportunidad,

competencia,

independencia,

imparcialidad, exhaustividad y la participación de las víctimas y sus
familiares en la investigación.

Corte IDH. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 29 de julio de 1988. Serie C No. 4, párr. 174
6 Corte IDH. Caso Kawas Fernández Vs. Honduras. Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 3 de abril de 2009. Serie C No. 196, párr. 78
7 Corte IDH. Caso de la Masacre de Pueblo Bello Vs. Colombia, Sentencia de 31 de enero
de 2006, párr. 170
5

44

1.- Oficiosidad: El Estado está obligado, una vez que tiene conocimiento
de una violación grave a los derechos humanos, a iniciar de oficio una
investigación seria y efectiva de los hechos8.
2.- Oportunidad: Las investigaciones de graves violaciones a los derechos
humanos deben ser oportunas, es decir, deben iniciarse de manera
inmediata para impedir la pérdida de pruebas que pueden resultar
fundamentales

para

la

determinación

de

responsabilidades,

deben

realizarse en un plazo razonable y deben ser propositiva9.
3.- Competencia: La investigación debe ser realizada de la manera más
rigurosa por profesionales competentes y empleando los procedimientos
apropiados10.
4.- Independencia e imparcialidad de las autoridades investigadoras:
La investigación debe ser independiente e imparcial. Esta exigencia se
extiende a cada una de las etapas del proceso, incluyendo la recolección
inicial de la prueba, las diligencias ministeriales y judiciales y todas las
etapas posteriores. La obligación de debida diligencia exige que se excluya
de la investigación a los órganos que pueden haber estado involucrados en
la misma11.
5.- Exhaustividad: La investigación debe agotar todos los medios para
esclarecer la verdad de los hechos y a la persecución, captura,
enjuiciamiento y eventual castigo de todos los responsables intelectuales y

Corte IDH. Caso de la Masacre de Pueblo Bello Vs. Colombia. Fondo, Reparaciones y
Costas.; Caso de la Masacre de Mapiripán Vs. Colombia. Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 15 de septiembre de 2005; Caso de la Comunidad Moiwana Vs. Suriname.
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia 15 de junio de 2005
9 Caso Bueno Alves vs. Argentina. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 11 de
mayo de 2007
10 Corte IDH. Caso Ximenes Lopes Vs. Brasil. Sentencia de 4 de julio de 2006
11 Corte IDH. Caso Gómez Palomino Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
22 de noviembre de 2005
8

45

materiales de los hechos, especialmente cuando están o puedan estar
involucrados agentes estatales12.
6.- Participación: La investigación debe desarrollarse garantizando el
respeto y participación de las víctimas y sus familiares en todas las etapas
del proceso judicial dirigido a la investigación y castigo de los responsables
de graves violaciones de derechos humanos13.
Para la CoIDH, la impunidad es la falta en su conjunto de investigación,
persecución, captura, enjuiciamiento y condena de los responsables de las
violaciones de los derechos protegidos por la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, toda vez que el Estado tiene la obligación de combatir
tal situación por todos los medios legales disponibles, tomando en cuenta
que la impunidad propicia la repetición crónica de las violaciones de
derechos humanos y la total indefensión de las víctimas y de sus
familiares14.
Si el aparato del Estado actúa de modo que tal violación quede impune y
no se restablezca, en cuanto sea posible, a la víctima en la plenitud de sus
derechos, puede afirmarse que ha incumplido el deber de garantizar su
libre y pleno ejercicio a las personas sujetas a su jurisdicción, derecho
reconocido en el artículo 1º. Constitucional. Lo mismo es válido cuando
se tolere que los particulares o grupos de ellos actúen libre o

Corte IDH. Caso Heliodoro Portugal Vs. Panamá. Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 12 de agosto de 2008.
13
Caso Juan Humberto Sánchez Vs. Honduras. Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 7 de junio de 2003).
14 Cfr. CoIDH. Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile. Excepciones Preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 26 de septiembre de 2006. Serie C No. 154;
Caso Juan Humberto Sánchez Vs. Honduras. Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 7 de junio de 2003. Serie C No. 99.
12

46

impunemente en menoscabo de los derechos humanos reconocidos en
la Convención15.
Además del deber de respetar los derechos consagrados en la Convención,
el Estado también tiene el deber de garantizar tales derechos. La Corte IDH
ha establecido que “una de las condiciones para garantizar efectivamente
los derechos fundamentales es el cumplimiento del deber de investigar las
afectaciones a los mismos, en conjunto con el derecho sustantivo que debe
ser amparado, protegido o garantizado”16. De tal manera que la obligación
de investigar constituye un medio para garantizar los derechos humanos.
La de investigar es, como la de prevenir, una obligación de medio o
comportamiento que no es incumplida por el sólo hecho de que la
investigación no produzca un resultado satisfactorio. Sin embargo, debe
emprenderse con seriedad y no como una simple formalidad condenada de
antemano a ser infructuosa. Debe tener un sentido y ser asumida por el
Estado como un deber jurídico propio y no como una simple gestión de
intereses particulares, que dependa de la iniciativa procesal de la víctima o
de sus familiares o de la aportación privada de elementos probatorios, sin
que la autoridad pública busque efectivamente la verdad. Esta apreciación
es válida cualquiera sea el agente al cual pueda eventualmente atribuirse
la violación, aún los particulares, pues, si sus hechos no son investigados

Cfr. CoIDH. Caso González y otras (“Campo Algodonero”) Vs. México. Excepción
Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 16 de noviembre de 2009. Serie C
No. 205; Caso Fernández Ortega y otros. Vs. México. Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 30 de agosto de 2010 Serie C No. 215).
16 Caso Penal Miguel Castro Castro; Caso Servellón García y otros Vs. Honduras. Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 21 de septiembre de 2006. Serie C No. 152; Caso
Ximenes Lopes Vs. Brasil. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 4 de julio de 2006.V
Serie C No. 149; Caso de las Masacres de Ituango Vs. Colombia. Excepción Preliminar,
Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de julio de 2006 Serie C No. 148.
15

47

con seriedad, resultarían, en cierto modo, auxiliados por el poder público,
lo que comprometería la responsabilidad internacional del Estado17.
En ese sentido, la responsable debió de haber sido muy claro en admitir o
no las diligencias propuestas y no ser ambivalente en su respuesta que
hace imposible saber si las mismas se practicarían o no.
Por su parte, resulta incorrecto lo señalado por la responsable, en el
sentido de que las probanzas que deban de practicarse, se presenten ante
el Juez de la causa y no ante la averiguación previa, ya que se insiste la
figura de la coadyuvancia existe tanto en el proceso penal como en la
indagatoria, por lo que si las suscritas solicitamos diligencias a practicar
dentro de la averiguación previa, se nos debió de haber tenido por
legitimadas para ello y no señalar que ese derecho se tendría que ejercer
ante el Juez.
Lo anterior también vulnera nuestro derecho de acceso a la justicia. En
efecto, el artículo 17 de la Constitución Federal reconoce como una de las
garantías para la administración de justicia, el derecho a la tutela judicial
efectiva y que su impartición sea de manera pronta, completa e imparcial.
En este sentido, es dable mencionar que el derecho de acceso a la justicia
no se circunscribe al ámbito jurisdiccional, sino que también se relaciona
con la función ministerial en cuanto a una efectiva y completa
investigación y persecución de los delitos. Así lo reconoce el artículo 10 de
la Ley General de Víctimas.
A su vez, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el
criterio que a continuación se cita:

Cfr. CoIDH. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Fondo. Sentencia de 29 de julio
de 1988. Serie C No. 4
17

48

DERECHO DE ACCESO A LA JUSTICIA. LA INVESTIGACIÓN Y
PERSECUCIÓN DE LOS DELITOS CONSTITUYEN UNA
OBLIGACIÓN PROPIA DEL ESTADO QUE DEBE REALIZARSE
DE FORMA SERIA, EFICAZ Y EFECTIVA.
El derecho de acceso a la justicia previsto en la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos está referido a la función
jurisdiccional desarrollada por los tribunales, pero también debe
entenderse vinculado, particularmente en el caso de la justicia
penal, con la investigación y persecución de los delitos, función
asignada al Ministerio Público conforme a los artículos 21 y 102,
apartado A, constitucionales, pues tal prerrogativa tiene como
presupuesto lógico, en una relación de interdependencia, la
efectiva investigación de los delitos. Esta obligación de investigar y
perseguir los actos delictuosos debe asumirse por el Estado como
una obligación propia y no como un mero trámite, ni su avance
debe quedar a la gestión de los particulares afectados o de sus
familiares, sino que realmente debe tratarse de una investigación
seria, imparcial y efectiva, utilizando todos los medios legales
disponibles que permitan la persecución, captura, enjuiciamiento y,
en su caso, sanción a los responsables de los hechos,
especialmente cuando están involucrados agentes estatales. Ello
es así, porque en el respeto a los derechos fundamentales,
particularmente los relativos a la vida y a la integridad física, el
Estado debe asumir una conducta activa y decidida para prevenir
su vulneración, a través de las acciones legislativas,
administrativas y judiciales necesarias, además de acometer lo
necesario para que, en caso de ser vulnerados, las conductas
respectivas puedan ser sancionadas.18

En este sentido, la autoridad ministerial que emitió el acto reclamado, ha
sido omisa en llevar a cabo una investigación completa, exhaustiva,
efectiva, faltando a su obligación de cumplir con la debida diligencia en la
persecución de delitos y procuración de justicia.
Adicionalmente a estos elementos de debida diligencia, se requiere la
implementación de otros puesto que en el presente caso no sólo se
denunciaron hechos que constituyen violaciones graves a los derechos

Tesis: P. LXIII/2010, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época,
Pleno, Tomo XXXIII, Enero de 2011, Pág. 25, Tesis Aislada (Constitucional)
18

49

humanos, sino que cuatro de las víctimas fueron mujeres, lo cual obliga al
Estado a actuar con la debida diligencia estricta, dado el contexto
discriminatorio y vulnerable en que se encuentran las mujeres a nivel
nacional y global, como ha sido reconocido por diversos instrumentos
internacionales, entre los cuales destaca la Convención Belém do Pará. En
esta Convención los Estados manifiestan su preocupación “porque la
violencia contra la mujer es una ofensa a la dignidad humana y una
manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre
mujeres y hombres” y se comprometen a adoptar las medidas materiales y
jurídicas idóneas para prevenir, sancionar y erradicar toda forma de
violencia contra la mujer.
La CoIDH ha indicado que en casos de violencia contra la mujer las
obligaciones generales establecidas en los artículos 8 y 25 de la
Convención Americana se complementan y refuerzan, para aquellos
Estados que son Parte (como lo es el Estado mexicano), con las
obligaciones derivadas del tratado interamericano específico, la Convención
de Belém do Pará, la cual subraya en su artículo 7 b, la obligación de
debida diligencia de los Estados en los casos de violencia contra las
mujeres y recoge la gran preocupación hemisférica sobre la gravedad de
este

problema.

Establece

que

la

adecuada

protección

judicial

es

fundamental para lograr la erradicación del problema de la violencia y la
discriminación contra las mujeres. Este artículo se refiere a las
obligaciones inmediatas del Estado en casos de violencia contra las
mujeres,

que

incluyen

procedimientos,

mecanismos

judiciales,

y

legislación encaminada a prevenir la impunidad, incluyendo medidas para
proteger a las mujeres de actos de violencia inminentes.
La diligencia estricta con la cual el Estado tiene la obligación debe
investigar y juzgar los delitos, implica que los procedimientos ministeriales

50

y judiciales sean llevados a cabo con perspectiva de género como lo ha
manifestado en repetidas ocasiones la Suprema Corte.
Época: Décima Época
Registro: 2009084
Instancia: Primera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Libro 18, Mayo de 2015, Tomo I
Materia(s): Constitucional
Tesis: 1a. CLX/2015 (10a.)
Página: 431
DERECHO DE LA MUJER A UNA VIDA LIBRE DE
DISCRIMINACIÓN Y VIOLENCIA. LAS AUTORIDADES SE
ENCUENTRAN
OBLIGADAS
A
ADOPTAR
MEDIDAS
INTEGRALES CON PERSPECTIVA DE GÉNERO PARA
CUMPLIR CON LA DEBIDA DILIGENCIA EN SU ACTUACIÓN.
El derecho de la mujer a una vida libre de discriminación y de
violencia se traduce en la obligación de toda autoridad de actuar
con perspectiva de género, lo cual pretende combatir argumentos
estereotipados e indiferentes para el pleno y efectivo ejercicio del
derecho a la igualdad. De conformidad con el artículo 1o.
constitucional y el parámetro de regularidad constitucional, la
obligación de todas las autoridades de actuar con la debida
diligencia adquiere una connotación especial en casos de
violencia contra las mujeres. En dichos casos, el deber de
investigar efectivamente tiene alcances adicionales. En los casos
de violencia contra las mujeres, las autoridades estatales deben
adoptar medidas integrales con perspectiva de género para
cumplir con la debida diligencia. Estas medidas incluyen un
adecuado marco jurídico de protección, una aplicación efectiva
del mismo, así como políticas de prevención y prácticas para
actuar eficazmente ante las denuncias. Incumplir con esa
obligación desde los órganos investigadores y los
impartidores de justicia puede condicionar el acceso a la
justicia de las mujeres por invisibilizar su situación
particular.
Amparo en revisión 554/2013. 25 de marzo de 2015. Cinco votos
de los Ministros Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, José Ramón
Cossío Díaz, Jorge Mario Pardo Rebolledo, quien formuló voto
concurrente, Olga Sánchez Cordero de García Villegas y Alfredo
Gutiérrez Ortiz Mena. Ponente: Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.
Secretaria: Karla I. Quintana Osuna.

51

Esta debida diligencia, en casos de violencia contra las mujeres, además
debe hacerse desde la perspectiva de género. La perspectiva de género es
un conjunto de enfoques específicos y estratégicos así como procesos
técnicos e institucionales que se adoptan para alcanzar la igualdad
sustantiva de género. La Ley la define de la manera siguiente:
LEY GENERAL DE ACCESO DE LAS MUJERES A UNA VIDA
LIBRE DE VIOLENCIA
ARTÍCULO 5.- Para los efectos de la presente ley se entenderá
por:
IX. Perspectiva de Género: Es una visión científica, analítica y
política sobre las mujeres y los hombres. Se propone eliminar las
causas de la opresión de género como la desigualdad, la
injusticia y la jerarquización de las personas basada en el
género. Promueve la igualdad entre los géneros a través de la
equidad, el adelanto y el bienestar de las mujeres; contribuye a
construir una sociedad en donde las mujeres y los hombres
tengan el mismo valor, la igualdad de derechos y oportunidades
para acceder a los recursos económicos y a la representación
política y social en los ámbitos de toma de decisiones;
LEY DE ACCESO A LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE
VIOLENCIA DEL DISTRITO FEDERAL
Artículo 3. Para efectos de la presente Ley se entenderá por:
XII. Perspectiva de género: Visión crítica, explicativa, analítica y
alternativa que aborda las relaciones entre los géneros y que
permite enfocar y comprender las desigualdades construidas
socialmente entre mujeres y hombres y establece acciones

En otras palabras: la perspectiva de género es una categoría de análisis
que permite visibilizar la asignación social diferenciada de roles y tareas en
virtud del sexo, género u orientación sexual y como consecuencia de esto
revela las diferencias en oportunidades y derechos que siguen a esta
asignación. Igualmente bajo una perspectiva de género podemos evidenciar

52

las relaciones de poder originadas en las diferencias anteriormente
planteadas, analizar los impactos diferenciados de políticas públicas y
normas jurídicas dependiendo del sexo, género u orientación sexual de las
personas y podemos determinar en qué casos un trato diferenciado es
arbitrario y en cuáles, necesario.
La Suprema Corte ha profundizado en lo que respecta a la perspectiva de
género y su alcance y ha señalado algunos elementos para juzgar con
perspectiva de género, por ejemplo los señalados en la siguiente tesis:
Época: Décima Época
Registro: 2005793
Instancia: Primera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Libro 4, Marzo de 2014, Tomo I
Materia(s): Constitucional
Tesis: 1a. C/2014 (10a.)
Página: 523
ACCESO A LA JUSTICIA EN CONDICIONES DE IGUALDAD.
ELEMENTOS PARA JUZGAR CON PERSPECTIVA DE GÉNERO.
Del reconocimiento de los derechos humanos a la igualdad y a la
no discriminación por razones de género, deriva que todo órgano
jurisdiccional debe impartir justicia con base en una
perspectiva de género, para lo cual, debe implementarse un
método en toda controversia judicial, aun cuando las partes no lo
soliciten, a fin de verificar si existe una situación de violencia o
vulnerabilidad que, por cuestiones de género, impida impartir
justicia de manera completa e igualitaria. Para ello, el juzgador
debe tomar en cuenta lo siguiente: i) identificar primeramente si
existen situaciones de poder que por cuestiones de género den
cuenta de un desequilibrio entre las partes de la controversia; ii)
cuestionar los hechos y valorar las pruebas desechando
cualquier estereotipo o prejuicio de género, a fin de visualizar las
situaciones de desventaja provocadas por condiciones de sexo o
género; iii) en caso de que el material probatorio no sea suficiente
para aclarar la situación de violencia, vulnerabilidad o
discriminación por razones de género, ordenar las pruebas
necesarias para visibilizar dichas situaciones; iv) de detectarse la

53

situación de desventaja por cuestiones de género, cuestionar la
neutralidad del derecho aplicable, así como evaluar el impacto
diferenciado de la solución propuesta para buscar una
resolución justa e igualitaria de acuerdo al contexto de
desigualdad por condiciones de género; v) para ello debe aplicar
los estándares de derechos humanos de todas las personas
involucradas, especialmente de los niños y niñas; y, vi)
considerar que el método exige que, en todo momento, se evite el
uso del lenguaje basado en estereotipos o prejuicios, por lo que
debe procurarse un lenguaje incluyente con el objeto de asegurar
un acceso a la justicia sin discriminación por motivos de género.
Amparo directo en revisión 2655/2013. 6 de noviembre de 2013.
Mayoría de cuatro votos de los Ministros Arturo Zaldívar Lelo de
Larrea, José Ramón Cossío Díaz, quien reservó su derecho a
formular voto concurrente, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Olga
Sánchez Cordero de García Villegas. Disidente: Jorge Mario
Pardo Rebolledo quien, no obstante, coincide con el criterio
contenido en la presente tesis. Ponente: Alfredo Gutiérrez Ortiz
Mena. Secretaria: Cecilia Armengol Alonso.

En el mismo tenor, el Poder Judicial de la Federación ha establecido que el
Estado Mexicano, al incorporar a su orden normativo los tratados
internacionales, específicamente los artículos 2, párrafo primero, inciso c)
y 10 de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer, publicada en el Diario Oficial de la
Federación el 12 de mayo de 1991 y 7 de la Convención Interamericana
para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer
"Convención de Belém do Pará", difundida en el señalado medio el 19 de
enero de 1999, se advierte que adquirió, entre otros compromisos, los
siguientes:
a) adoptar

todas

las

medidas

apropiadas

para

eliminar

la

discriminación contra la mujer, a fin de hacer posible la
igualdad de derechos con el hombre en la esfera de la

54

educación y, en particular, para asegurar diferentes derechos,
en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres;
b) establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer
sobre una base de igualdad con los del hombre y garantizar,
por conducto de los tribunales nacionales o competentes y de
otras instituciones públicas, la protección efectiva de aquélla
contra todo acto de discriminación;
c) condenar todas las formas de violencia contra la mujer y
adoptar, por todos los medios apropiados y sin dilaciones,
políticas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar dicha
violencia, implementando diversas acciones concretas, como
abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia en su
contra y velar porque las autoridades, sus funcionarios,
personal

y

agentes

e

instituciones

se

comporten

de

conformidad con esta obligación; y,
d) actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y
sancionar ese tipo de violencia.
Por tanto, para cumplir el mandato constitucional, así como las
obligaciones

contraídas

por

nuestro

país

en

los

instrumentos

internacionales señalados, el análisis de los asuntos en los que exista
alguna presunción sobre la existencia de cualquier tipo de discriminación
contra la mujer, debe realizarse desde una perspectiva de género, que
implica cuestionar la neutralidad de los actos de autoridad y las normas, a
pesar de estar realizados en una actitud neutral y escritas en un lenguaje
"imparcial", y determinar si el enfoque jurídico formal resulta suficiente
para lograr la igualdad. Además, es necesario combinar lo anterior con la
aplicación de los estándares más altos de protección de los derechos de las

55

personas. Todo ello con el fin de respetar la dignidad humana y hacer
efectivos los derechos humanos de las mujeres19.
Queda manifiesto así el especial deber del Estado de actuar con la
debida diligencia estricta en la prevención, juzgamiento, sanción y
reparación cuando hechos de violencia sexual ocurren, garantizando un
acceso a la justicia adecuado y efectivo a las víctimas.
En el caso que nos ocupa el hecho de en el acto reclamado la autoridad
señalada como responsable debió agotar todas las diligencias necesaria
para esclarecer los hechos y determinar a los autores materiales e
intelectuales de los mismos; entre estas diligencias se incluyeron las
solicitadas por la coadyuvancia, las cuales no han sido desahogadas y no
existen ninguna certeza de que lo serán.
En cuanto a la actuación ministerial en casos en que exista violencia
contra las mujeres, el Poder Judicial de la Federación, ha establecido el
criterio siguiente:
Época: Décima Época
Registro: 2004956
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada

19 PERSPECTIVA DE GÉNERO. EL ANÁLISIS DE LOS ASUNTOS EN LOS QUE EXISTA
ALGUNA PRESUNCIÓN SOBRE LA EXISTENCIA DE CUALQUIER TIPO DE
DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER, DEBE REALIZARSE BAJO ESA VISIÓN, QUE
IMPLICA CUESTIONAR LA NEUTRALIDAD DE LOS ACTOS DE AUTORIDAD Y LAS
NORMAS, ASÍ COMO DETERMINAR SI EL ENFOQUE JURÍDICO FORMAL RESULTA
SUFICIENTE PARA LOGRAR LA IGUALDAD, COMBINÁNDOLO CON LA APLICACIÓN
DE LOS ESTÁNDARES MÁS ALTOS DE PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LAS
PERSONAS, EN CUMPLIMIENTO AL ARTÍCULO 1o. DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL
Y LOS TRATADOS INTERNACIONALES EN LA MATERIA SUSCRITOS POR EL
ESTADO
MEXICANO.
SEGUNDO
TRIBUNAL
COLEGIADO
EN
MATERIA
ADMINISTRATIVA DEL CUARTO CIRCUITO. Queja 93/2013. Primer Agente del Ministerio
Público Militar adscrito a la Procuraduría General de Justicia Militar, en representación
del General Secretario de la Defensa Nacional. 21 de junio de 2013. Unanimidad de votos.
Ponente: Hugo Alejandro Bermúdez Manrique. Secretarios: Luis Alberto Calderón Díaz,
Jesús Alejandro Jiménez Álvarez y Víctor Hugo Alejo Guerrero.

56

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Libro XXVI, Noviembre de 2013, Tomo 2
Materia(s): Constitucional
Tesis: IV.2o.A.38 K (10a.)
Página: 1378
PERSPECTIVA DE GÉNERO. EL ANÁLISIS DE LOS ASUNTOS
EN LOS QUE EXISTA ALGUNA PRESUNCIÓN SOBRE LA
EXISTENCIA DE CUALQUIER TIPO DE DISCRIMINACIÓN
CONTRA LA MUJER, DEBE REALIZARSE BAJO ESA VISIÓN,
QUE IMPLICA CUESTIONAR LA NEUTRALIDAD DE LOS
ACTOS DE AUTORIDAD Y LAS NORMAS, ASÍ COMO
DETERMINAR SI EL ENFOQUE JURÍDICO FORMAL RESULTA
SUFICIENTE PARA LOGRAR LA IGUALDAD, COMBINÁNDOLO
CON LA APLICACIÓN DE LOS ESTÁNDARES MÁS ALTOS DE
PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS, EN
CUMPLIMIENTO AL ARTÍCULO 1o. DE LA CONSTITUCIÓN
FEDERAL Y LOS TRATADOS INTERNACIONALES EN LA
MATERIA SUSCRITOS POR EL ESTADO MEXICANO.
El artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos prohíbe que en las normas jurídicas o en la actuación
de las autoridades del Estado, se propicien desigualdades
manifiestas o discriminación de una persona por razón de
género, que resulten atentatorias de la dignidad humana.
Asimismo, el Estado Mexicano, al incorporar a su orden
normativo los tratados internacionales, específicamente los
artículos 2, párrafo primero, inciso c) y 10 de la Convención
sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación
contra la Mujer, publicada en el Diario Oficial de la Federación el
12 de mayo de 1991 y 7 de la Convención Interamericana para
Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer
"Convención de Belém do Pará", difundida en el señalado medio
el 19 de enero de 1999, se advierte que adquirió, entre otros
compromisos, los siguientes: a) adoptar todas las medidas
apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer, a fin
de hacer posible la igualdad de derechos con el hombre en la
esfera de la educación y, en particular, para asegurar diferentes
derechos, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres;
b) establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer
sobre una base de igualdad con los del hombre y garantizar, por
conducto de los tribunales nacionales o competentes y de otras
instituciones públicas, la protección efectiva de aquélla contra
todo acto de discriminación; c) condenar todas las formas de
violencia contra la mujer y adoptar, por todos los medios

57

apropiados y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir,
sancionar y erradicar dicha violencia, implementando diversas
acciones concretas, como abstenerse de cualquier acción o
práctica de violencia en su contra y velar porque las autoridades,
sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se
comporten de conformidad con esta obligación; y, d) actuar con
la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar ese tipo
de violencia. Por tanto, para cumplir el mandato constitucional,
así como las obligaciones contraídas por nuestro país en los
instrumentos internacionales señalados, el análisis de los
asuntos en los que exista alguna presunción sobre la existencia
de cualquier tipo de discriminación contra la mujer, debe
realizarse desde una perspectiva de género, que implica
cuestionar la neutralidad de los actos de autoridad y las normas,
a pesar de estar realizados en una actitud neutral y escritas en
un lenguaje "imparcial", y determinar si el enfoque jurídico
formal resulta suficiente para lograr la igualdad. Además, es
necesario combinar lo anterior con la aplicación de los
estándares más altos de protección de los derechos de las
personas. Todo ello con el fin de respetar la dignidad humana y
hacer efectivos los derechos humanos de las mujeres.
SEGUNDO
TRIBUNAL
COLEGIADO
EN
MATERIA
ADMINISTRATIVA DEL CUARTO CIRCUITO.
Queja 93/2013. Primer Agente del Ministerio Público Militar
adscrito a la Procuraduría General de Justicia Militar, en
representación del General Secretario de la Defensa Nacional. 21
de junio de 2013. Unanimidad de votos. Ponente: Hugo
Alejandro Bermúdez Manrique. Secretarios: Luis Alberto
Calderón Díaz, Jesús Alejandro Jiménez Álvarez y Víctor Hugo
Alejo Guerrero.

En el caso de las víctimas mujeres en este caso la autoridad ministerial
debió:
i) establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer sobre una
base de igualdad con los del hombre y garantizar la protección efectiva de
aquélla contra todo acto de discriminación;

58

ii) condenar todas las formas de violencia contra la mujer que se realizaron
contra las víctimas y adoptar, por todos los medios apropiados y sin
dilaciones,

acciones

para

sancionar

y

erradicar

dicha

violencia,

implementando diversas acciones concretas, como indagar las razones por
las cuales las víctimas fueron asesinadas; y,
iii) actuar con la debida diligencia para investigar y sancionar la violencia
de género que padecieron las víctimas.
Es por todo lo expuesto que la autoridad señalada como responsable, es
decir la PGJDF, debe actuar conforme al principio de la debida diligencia
estricta, lo cual implica desahogar las diligencias propuestas por las
víctimas para el esclarecimiento de los hechos y garantizar su derecho a la
verdad.
Ante ello es que solicito se ampare y proteja a la parte quejosa.
IX. CAPITULO DE PRUEBAS
1.- Instrumental de actuaciones de los expedientes de las averiguaciones
previas FBJ/BJ-1/T2/4379/15-07 y sus desgloses que deberán ser
proporcionados por la autoridad responsable.
2. El acuse de recibo de la promoción del 17 de agosto de 2015.
3.- La presuncional legal y humana.
Por todo lo expuesto a Usted, atentamente solicito:
PRIMERO.- Tenernos por presentadas en los términos del presente escrito,
interponiendo demanda de amparo en contra del acto reclamado que se
precisan demanda, así como señalado el domicilio para oír y recibir

59

notificaciones y por autorizados a los profesionistas mencionados en el
proemio del presente ocurso.
SEGUNDO.- Señalar día y hora para que tenga verificativo la audiencia
constitucional.
TERCERO.- Emplazar a las autoridades responsables a efecto de que
rindan su informe justificado.
CUARTO.- En su oportunidad concederme el amparo y protección de la
justicia federal solicitada.

PROTESTO LO NECESARIO
MÉXICO, DISTRITO FEDERAL, A LA FECHA DE SU PRESENTACIÓN

MIRTHA LUZ PÉREZ ROBLEDO

60