You are on page 1of 5

LA CAMARA DE 35 MM.

Las cámaras réflex de 35 mm, se consideran las cámaras más usadas por los aficionados y por los profesionales, son muy fáciles de usar y proporcionan
magníficos resultados.

Es el tipo de cámaras más desarrollado y que ha alcanzado más aceptación para los trabajos más avanzados. La idea básica (un espejo en 45º) que
refleja la imagen formada por un objetivo hacia una pantalla del visor, hasta el momento justo antes de la exposición.

La principal ventaja de una cámara réflex de 35 mm. es que no presenta error de paralelaje. Puede verse exactamente la misma imagen que el objetivo
formará sobre la película, la distancia de enfoque precisa y diafragmando (cerrando o abriendo el diafragma) la profundidad de campo. Permite cambiar
objetivos de acuerdo a las necesidades del profesional.

La nueva tecnología ha conseguido incluir a estas cámaras fotómetros que miden la cantidad de luz que entra por el objetivo, zooms, motor, etc. Su
formato de 35 mm permite que el negativo se use para grandes ampliaciones y es usada universalmente por casi todos los fotógrafos.

Pentaprisma, obturador, disparador


El pentaprisma: Los rayos luminosos son reflejados, pero el elemento que se quiere fotografiar
atraviesa las lentes del objetivo alcanzando el espejo móvil dispuesto a unos 45º llegando hasta el
visor.
El pentaprisma rectifica la imagen permitiendo una visión y encuadre perfectos.

Obturador: De cortinilla es un dispositivo colocado detrás del espejo para determinar el tiempo de abertura.
Selector de la sensibilidad: Toda la película está ajustada para determinar la sensibilidad y obtener exposición correcta de las
imágenes. La cámara debe estar bien ajustada, antes de utilizarse.

El disparador: Acciona el obturador y el diafragma.

Contador de exposiciones: El paso de los fotogramas es visible en una ventanita situada cerca de la palanca de arrastre o bien
display, cristal líquido que funciona a través de pilas.
Avance de la película: Es para el arrastre de la película, se utiliza una palanca situada en la parte superior de la cámara.

LOS OBJETIVOS
Cuando se realiza una fotografía, la luz entra en la cámara en un breve instante, pasando primero por el objetivo. El objetivo se encuentra
compuesto por lentes situadas una tras otra y en un orden bien definido.
Un objetivo puede ser muy sencillo y contener sólo una lente. O puede ser más complejo y tener un gran número de lentes en diversos grupos.
Las cámaras réflex utilizan objetivos muy voluminosos y muy pesados. En las cámaras digitales, las lentes y el objetivo son más pequeños.

Las lentes del objetivo, están destinadas a transmitir la imagen real de un objeto al
plano focal. El sistema óptico de las lentes se encuentra en una posición, forma y
dimensión determinadas.
Los objetivos fotográficos pueden cubrir ángulos de campo que van desde los 5º a los
180 º.
Los objetivos se clasifican en función del su ángulo de campo:
* Normales, con ángulo de 45 º.
* Teleobjetivos, con un ángulo inferior a los 45º.
* Grandes angulares, con un ángulo superior a los 45º

Las características de un objetivo se diferencian por dos parámetros: La luminosidad y la distancia focal.

La luminosidad: (abertura del diafragma)

Es la cantidad de luz que puede llegar a entrar a través de la lente frontal de un objetivo. Con mucha luminosidad en un obje tivo, se pueden realizar buenas
imágenes aunque haya poca luz. La exposición también depende de la cantidad de luz que pasa a través de las lentes de nuestro objetivo durante un tiempo
determinado.

La abertura es el diámetro del diafragma situado en el interior del objetivo. Cuanto mayor sea, más cantidad de luz llegará a la superficie de la película, en
un tiempo determinado.

Por tanto la Luminosidad de un objetivo ó número f, es el cociente entre su distancia focal y el diámetro de su abertura.

El tamaño de la abertura viene indicado por una serie de números (f) marcados en el anillo del objetivo, denominados diafragmas o puntos de diafragma

La abertura del diafragma


Existe una escala universal de aberturas, que se basa en unas unidades denominadas "pasos" o "números f/" (debe utilizarse la f minúscula). Los valores de la
escala son los siguientes:

f/1, f/1.4, f/2, f/2.8, f/4, f/5.6, f/8, f/11, f/16, f/22, f/32, f/45 y f/64. Los números crecen a medida que la abertura se hace menor, por tanto f/5.6 es más
pequeña que f/4 pero más grande que f/8.

Cada paso dobla o reduce a la mitad la cantidad de luz que entra por el objetivo.
Por ejemplo con una abertura de f/16 la película recibe el doble de luz que con una de f/22 pero la mitad que con f/11.

Un número (f) más bajo, indica una abertura mayor, y un número (f) más alto, indica una abertura menor.

La distancia focal
Distancia Focal: Es la distancia en milímetros entre el centro óptico y la superficie de la película o sensor de la imagen, cuando ésta se
encuentra proyectada.

Los objetivos de distancia focal larga, acercan el objeto por su ángulo de


campo más estrecho.

En la profundidad del campo intervienen tres factores: La abertura del


diafragma, la distancia del motivo y la distancia focal del objetivo.
Profundidad del campo: La profundidad de campo es el rango de distancia
en el cual los objetos en una foto se ven nítidos.

La profundidad del campo, siempre aumenta cerrando el diafragma. Según


algunos manuales de fotografía, se precisa que, con una abertura media del
diafragma (normalmente de 8 y 11 en las cámaras analógicas), se obtienen las
fotos más nítidas. Esto no quiere decir que esta regla pueda aplicarse a los
objetivos más pequeños de las cámaras digitales.
Otra regla teniendo en cuenta la profundidad del campo, antes de realizar una fotografía, deberá centrarse donde se indica la zona de nitidez del sujeto.

La profundidad de campo varía con el tamaño de la abertura del lente, la distancia entre la cámara y el sujeto y la distancia focal del lente. La profundidad de campo es mayor a
medida que:

1- El tamaño de la abertura del lente decrece.


2- La distancia al sujeto aumenta.
3- La distancia focal del lente decrece.

En alguna toma necesitaremos la máxima profundidad de campo posible.

El diafragma
El diafragma: Está compuesto por unas pequeñas laminillas metálicas, imbricadas entre sí en el interior
del objetivo. Estas, forman un orificio regular que determina el diámetro del haz luminoso y por tanto la
intensidad de luz que tendrá el plano focal.
El diafragma, es el que controla la cantidad de luz que atraviesa el objetivo y también determina la
extensión de la profundidad del campo.

Algunas combinaciones de abertura y velocidad dan lugar a una exposición equivalente, es decir que en
muchas ocasiones la imagen o película se encontrará expuesta a la misma cantidad de luz. Un diafragma
muy abierto y una velocidad de obturación elevada nos darán una profundidad de campo escasa y una
abertura más pequeña y una velocidad de obturación más lenta nos darán un profundidad de campo
mayor.

La velocidad de obturación

La velocidad de obturación:
Cuando pulsamos el disparador
de la cámara, en realidad lo que hacemos es accionar el obturador. Como ya hemos visto, el obturador suele
ser unas cortinillas situadas delante del negativo, las cuales, al abrirse, dejan pasar la luz que impresionará la
película.

Cuando el tiempo de obturación aumenta o disminuye, el tiempo de exposición de la película de imagen


aumenta o disminuye de forma similar al ajuste del diafragma, que deja penetrar dos veces más o menos luz
con cada graduación.

Para captar con nitidez motivos en movimiento hay que recurrir a una velocidad alta de obturación, que
dependerá de factores como la velocidad del objeto y la distancia a la que nos encontremos...
Si el motivo viene hacia nosotros o se aleja, necesitaremos una velocidad más lenta que se cruza el
encuadre. Debemos situarnos de forma que todos estos factores nos favorezcan. Sin embargo el factor que
más nos condicionará a la hora de escoger la velocidad de obturación será la luz. En condiciones de luz
escasa podemos aprovechar las pausas naturales de los objetos en acción.

En función de su ángulo visual, los objetivos se clasifican en:

Objetivos Normales:
Consideramos objetivos normales los que van desde los 35mm y de los 50 a 55 milímetros. Todos ellos
alcanzan un ángulo de visión de unos 45º.

Se caracterizan por la poca distorsión y la naturalidad que ofrece en la perspectiva, excepto en la toma
fotográfica realizada desde muy cerca. Estos objetivos a su vez son muy luminosos. La imagen una vez se
encuentra impresa en la película, se acerca mucho a la real.
Normalmente estos objetivos son los que llevan incorporados nuestras cámaras tradicionales reales. Son muy
aconsejables para captar aquellos momentos maravillosos y tradicionales que vivimos día a día.

Fotografía con un objetivo normal


Objetivo gran angular:
Estos objetivos son ideales para fotografiar un área muy extensa de un paisaje o cualquier plano de grandes
extensiones que se encuentre delante del objetivo.

El ángulo de visión que alcanza este objetivo es superior al de los 45º .Ofrecen una mayor profundidad del campo.

Esta clase de objetivos, en ocasiones, pueden crear una ilusión óptica llegando a distorsionar el tamaño real y
verdadero de los objetos, haciendo ver que estos se encuentran mucho más lejos de lo que están.

En la visualización o toma a través de este objetivo los objetos más cercanos se aprecian exageradamente
grandes, mientras que los más distantes parecen trasladados o empujados hacia atrás y más pequeños de como
son realmente.

Fotografía con un objetivo gran angular

Teleobjetivos:
Esta clase de objetivos alcanzan una distancia focal superior a los 60 milímetros, por este motivo reciben el
nombre de teleobjetivos, pueden ser de hasta 2000 milímetros. Pueden acercar un motivo por muy lejano que este
se encuentre.

Tienen un mayor alcance, podemos acercarnos al motivo para el encuadre. Su ángulo de visión es más estrecho,
solo podemos encuadrar una pequeña parte de la toma real que estamos viendo, el teleobjetivo elimina los demás
elementos sobrantes que se encuentran alrededor del centro de interés. Su profundidad del campo es muy
reducida.

El teleobjetivo nos da la impresión de que los elementos se encuentran más cerca unos de los otros de lo que
percibimos con los ojos.

Los teleobjetivos son muy adecuados para realizar fotografías de deportes, competiciones y otras actividades al
aire libre.

Fotografía con un teleobjetivo


Objetivo zoom:
Estos objetivos se distinguen de los demás porque tienen diversas distancias focales y son imprescindibles para captar la
ligereza y rapidez.

Esta clase de objetivos es uno de los más utilizados para los profesionales fuera del estudio.

Los objetivos zoom, se enumeran como: Teleobjetivos zoom, grandes angulares zoom o macros zoom.

Suelen ser más grandes y pesados, pero a su vez pueden llegar a sustituir a varios de los objetivos de distancia focal
fija. La mayoría de estos zooms, en este caso los compactos, carecen de luminosidad, su abertura comprende del f/4.5
al f/5.6. Los objetivos fijos son más luminosos ya que alcanzan una abertura de hasta f/2.

El precio de estos modelos es superior al de los zooms normales.

Fotografía con un objetivo zoom

Objetivo Ojo de pez:


Algunos de estos objetivos distorsionan la perspectiva de las líneas de una imagen, haciendo que se curven hacia fuera

Los de 35 mm tienen una focal 6 y 16 mm. Algunos de estos objetivos proporcionan una imagen rectangular que cubre el
negativo, mientras que otros sólo proyectan un círculo central en el centro de la película, realizando una cobertura
completa de 180º sobre una imagen.

Fotografía con un objetivo ojo de pez


Los Objetivos Macro:
Macro se define como la capacidad que tiene un objetivo para enfocar a una distancia muy corta. Estos zooms, se
caracterizan porque enfocan a distancias suficientemente cortas, reproduciendo los elementos o imágenes enfocados a un
tercio o cuarto de su tamaño real.

Cualquier objetivo macro debe de estar preparado para realizar un enfoque sobre un objeto al 50% de su tamaño real con
una ampliación del factor 0,5, como mínimo.

La distancia focal de los objetivos macro se encuentra entre los 50 a 200 mm.

Son ideales para realizar fotografías de cerca a flores, insectos, etc.

Fotografía con un objetivo macro

Fotografía cedida por Paco Alarcón

El filtro:
En las cámaras de fotos, los filtros fotográficos equilibran situaciones cromáticas, retienen el espectro luminoso y permiten el paso sólo de la luz de su mismo color. La absorción de la
luz, en relación a la densidad del filtro se compensa con el aumento de la exposición.

Los filtros son cristales con los que conseguimos diferentes efectos finales sobre la fotografía. Van montados en la parte frontal del objetivo por medio de una rosca llamada "rosca
portalibros" y, en algunas cámaras, con enganche del tipo bayoneta.

También existe un sistema que utiliza un marco universal que se acopla por medio de una rosca al objetivo. Este es el sistema de Cokin.

Hay filtros que modifican los colores, la luz, el enfoque de la fotografía, el contraste, o incluyen efectos especiales sobre la fotografía.

Elegir un filtro fotográfico


Clases de filtros fotográficos
*De contraste para Blanco y Negro
*De corrección color
*Polarizador
*De efectos especiales
*Lentes de acercamiento.

Los colores complementarios se encuentran en posiciones opuestas en el círculo cromático. Si utilizamos los filtros de contraste y corrección, ayudan con la precisión de color que
requiere un fotógrafo profesional.
Si utilizamos filtros de efectos especiales en forma moderada, aumentan las posibilidades de control sobre la imagen y permiten obtener fotos imposibles de lograr de otra forma. Uno
de los mayores fabricantes de estos filtros especiales Cokin. (http://www.cokin.fr/ico8-galleri.html).