You are on page 1of 5

Universidad Abierta y a Distancia

Anabel mercado

El cerebro adicto
“El hombre debe saber que el cerebro es el responsable
exclusivo de las alegrías, placeres, risas y diversión, de la
pena, aflicción, desaliento y las lamentaciones. Y gracias al
cerebro, de manera especial adquirimos sabiduría y
conocimientos, vemos, oímos y sabemos lo que es repugnante
y lo bello, lo que es bueno y lo que es malo. Lo que es dulce y
lo que es insípido…y gracias a este órgano nos volvemos locos
y deliramos, y los miedos y terrores nos asaltan… debemos
soportar todo esto cuando el cerebro esta sano… y en este
sentido soy de la opinión de que esta víscera ejerce en el ser
humano el mayor poder.”
Hipócrates, sobre la enfermedadsaghradas, siglo IV a.C

Hoy en día se considera adicción a una enfermedad crónica y recurrente del
cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa y/o
alivio a pesar de saber los daños que ocasiona.
México las adicciones representa serios problemas de salud pública; uno de cada
tres, entre los 12 y los 65 años consume alcohol con patrones de riesgo, hay cerca
de 17 millones de fumadores activos y mas de medio millón de personas
dependientes de alguna droga ilícita.
En 2008 el Instituto Nacional de Salud Pública dio a conocer la "Encuesta Nacional
de Salud en Escolares", en su capítulo "conductas de riesgo", la encuesta revela
que los adolescentes son especialmente vulnerables a adoptar conductas de alto
riesgo en las áreas de la sexualidad, consumo inmoderado de alcohol y exposición
a tabaco, así como violencia.
Fuente: Noticieros Televisa 19. Feb. 2015
¿Pero cuales son los efectos de estas sustancias al organismo?
La nicotina: Es muy adictiva y al fumarse eleva el riesgo de cáncer, enfisema,
trastornos bronquiales y problemas cardiovasculares.
El alcohol: Su consumo puede dañar el cerebro y la mayoría de los órganos. Las
áreas cerebrales especialmente vulnerables a esta droga son la corteza cerebral
(funciones ejecutivas), el hipocampo (memoria y aprendizaje) y el cerebelo
(coordinación de movimientos).

Universidad Abierta y a Distancia

Anabel mercado

Mariguana. Puede dañar la memoria y el aprendizaje de corto plazo, la capacidad
de concentración y la coordinación. Aumenta el ritmo cardiaco y puede perjudicar
los pulmones, así como elevar el riesgo de desarrollar psicosis en personas
vulnerables.
Los inhalantes: son extremamente tóxicos y dañan el corazón, riñones, pulmones
y el cerebro.
La cocaína: provoca graves consecuencias relacionadas con el corazón y los
sistemas nerviosos, respiratorios y digestivos
¿Cómo funciona el cerebro?
El cerebro recibe, integra, procesa la información y envía diferentes señales para
regular múltiples funciones en el organismo, desde la puesta en marcha de la
propia conducta hasta a regulación de distintos mecanismos homeostáticos y de
los sistemas endocrino e inmunológico. El sistema nervioso no solo establece un
puente de unión entre la información proveniente del medio y la repuesta que el
organismo realiza para adecuarse a las demandas cambiantes del entorno, sino
que nos convierte en lo que somos, subyace a nuestras emociones, a la
resolución de problemas, a la inteligencia, al pensamiento, a capacidades tan
humanas como el lenguaje, la atención, o los mecanismos de aprendizaje y
memoria. La unidad estructural y funcional del sistema nervioso son las neuronas
y las células gliales.
Las neuronas son células especializadas que reciben, procesan y transiten la
información con gran especificidad y exactitud, permitiéndola comunicación entre
diferentes circuitos y sistemas neuronales. Las cuales existen una variedad de
formas, pero a pesar de las diferencias en la forma, su estructura en los sitios en
los que se comunican unas con otras son muy similares.
Las células gliales se encargan de regular el ambiente interno del sistema
nervioso y de ayudar en los procesos de transmisión sináptica y su funcionamiento
es esencial para explicar prácticamente todas las acciones del cerebro, desde las
más sencillas como ordenar a los músculos que se contraigan y se relajen en
forma coordinada para llevar a
cabo un simple movimiento,
hasta las más complicadas
tareas intelectuales, pasando
también por las funciones que
originan, controlan y modulan
las emociones.

Universidad Abierta y a Distancia

Anabel mercado

La influencia las adicciones en el cerebro
Como ya hemos visto el cerebro está compuesto por muchas partes que trabajan
juntas como un equipo. Diferentes partes del cerebro son responsables de
coordinar y llevar a cabo funciones específicas.
Las drogas son sustancias químicas que afectan el cerebro al penetrar en su
sistema de comunicación e interferir con la manera en que las neuronas
normalmente envían, reciben y procesan la información. Algunas drogas, como la
marihuana y la heroína, pueden activar las neuronas porque su estructura química
imita la de un neurotransmisor natural. Esta similitud en la estructura “engaña” a
los receptores y permite que las drogas se adhieran a las neuronas y las activen.
Aunque estas drogas imitan a las sustancias químicas propias del cerebro, no
activan las neuronas de la misma manera que lo hace un neurotransmisor natural,
y conducen a mensajes anómalos que se transmiten a través de la red.
Otras drogas, como las anfetaminas o la cocaína,
pueden causar que las neuronas liberen
cantidades
inusualmente
grandes
de
neurotransmisores naturales o pueden prevenir el
reciclaje normal de estas sustancias químicas del
cerebro. Esta alteración produce un mensaje
amplificado en gran medida, que en última
instancia interrumpe los canales de comunicación.
La mayoría de las drogas adictivas, directa o indirectamente, atacan al sistema de
recompensas del cerebro, inundando el circuito con dopamina. La dopamina es un
neurotransmisor que se encuentra en las regiones del cerebro que regulan el
movimiento, la emoción, la motivación y los sentimientos de placer. Cuando se
activa a niveles normales, este sistema recompensa nuestros comportamientos
naturales. Sin embargo, la sobrestimulación del sistema con drogas produce
efectos de euforia, que refuerzan fuertemente el consumo—y le enseñan al
usuario a repetirlo debido a que se activa este circuito de recompensa y el cerebro
nota que está sucediendo algo importante que necesita recordar.
Las afectaciones en el cerebro por el abuso del consumo de las drogas son el
deterioro de la función cognitiva, adaptaciones en los sistemas de memoria no
conscientes o habituales, alteraciones en las estructuras cerebrales para controlar
e inhibir la conducta con el consumo de estas, es decir aumentar la dosis para

Universidad Abierta y a Distancia

Anabel mercado

producir un efecto, también merma el autocontrol y la capacidad de tomar
decisiones acertadas.
¿Cuáles son los factores de riesgo para el uso de las drogas?
Los factores que influyen en el consumo de drogas son el ambiental, social,
cultural y genético, es decir el entorno que rodea al individuo y su conducta al
enfrentar los problemas del día a día.
Los principales factores de riesgo que presenta una persona son la conducta
agresiva temprana, habilidades sociales deficientes, ausencia de supervisión
paterna, compañeros o amigos que abusan de sustancias, disponibilidad de la
droga, pobreza y la adolescencia.
Porque la adolescencia porque es una época donde los jóvenes son más
vulnerables, suelen tomar decisiones a partir de sus emociones y no del juicio y
raciocinio y someter el cerebro a las droga a esta edad tiene consecuencias más
graves.
Consecuencias conductuales, familiares y sociales
Todas las adicciones tienen graves consecuencias para la salud y las relaciones
humanas, por lo tanto, para el bienestar personal, familiar y social.
Dependiendo del tiempo de consumo y tipo de sustancia que se haya empleado,
serán los efectos sobre la salud que pueden ir desde enfermedades
cardiovasculares, enfisemas o cáncer hasta el desarrollo de trastornos mentales
irreversibles
Siendo adicto se corre también el riesgo de sufrir o infligir a otras personas algún
daño no intencional, o de incurrir en actos de violencia o delitos por influencia de
las drogas o de la abstinencia.
Las drogas también son un problema social con muchas facetas porque tener un
adicto en la familia la modifica, afecta su calidad de vida y tiene un impacto
emocional, económico y social.
Prevención y tratamiento
No siempre, pero al igual que otras enfermedades crónicas, la adicción se puede
tratar con éxito. El tratamiento les permite a las personas contrarrestar los efectos
potentes y dañinos sobre el cerebro y el comportamiento y recuperar el control de
sus vidas.

Universidad Abierta y a Distancia

Anabel mercado

El tratamiento debe definirse según la persona, el tipo de sustancia, el ambiente
en que vive y sus recursos, internos y externos. No se intenta resolver únicamente
el problema bioquímico, sino considerar al individuo y su contexto: su familia y su
lugar de trabajo. En definitiva, se requiere una terapia multidimensional que
procure entrenar nuevamente un cerebro que aprendió algo totalmente anormal,
pues la adicción, en última instancia, es una enfermedad de aprendizaje. Puede
que existan recaídas pero ahí que retomar o ajustar el tratamiento o probar con
otro tratamiento.
La investigación muestra que la combinación de medicamentos para el tratamiento
(cuando corresponda) con la terapia conductual es la mejor manera de garantizar
el éxito en la mayoría de los pacientes. Estos medicamentos pueden ser útiles en
distintas etapas del tratamiento para ayudar a que un paciente deje de abusar de
las drogas, continúe con el tratamiento y evite las recaídas.

Reflexión:
Elegí este tema porque me parece importante saber los cambios que tiene el
cerebro con el consumo de drogas, además de que todos estamos expuestos a
este peligro inminente, de saber cómo enfrentar este problema y a dónde acudir
para obtener ayuda.
Mi punto de partida fue de mis inquietudes de saber más acerca de este tema.

Referencia
www.drugabuse.gov/es/informcion-sobre-drogas