You are on page 1of 4

Elaborado por: MSc. Ruth Mujica.

C.I: 13.085.639.
Este ensayo se centra en el tema de los principios teóricos de la Evaluación, lo que
se intenta alcanzar es una mejor comprensión, de manera reflexiva y critica sobre estos
principios, los cuales representan los ejes del proceso de evaluación, es decir, son las
pautas que deben ser respetadas y cumplidas en todas las fases del proceso evaluativo.
Para ello se presentarán y analizaran cada uno de estos principios para posteriormente
culminar con una síntesis crítica donde se plantean las reflexiones finales.
Ahora bien, antes de empezar a desarrollar este tema sobre los principios teóricos
de la evaluación, debemos señalar que la evaluación educativa, resulta determinante
para dar respuesta a las interrogantes de la enseñanza, y en la actualidad ocupa un papel
protagónico en el proceso educativo. La evaluación debe entenderse, como un proceso,
como un acto no aislado. Este proceso, es donde se almacena la información que luego
va a ser interpretada de acuerdo a ciertas referencias o patrones deseados, siempre
orientada al logro de unos objetivos, y que como todo proceso consta de varias fases.
Esto a su vez resulta beneficioso, debido a que en cada fase se valoran aspectos
distintos, que en su conjunto permiten una visión integral.
La evaluación está presidida por unos principios, que ejercen como directrices en
dicho proceso. Dentro de estos principios podemos señalar los siguientes: Principio de
Integralidad, de Continuidad, de Cooperativismo, de Cientificidad y Acumulación.
Comprendamos ahora brevemente en qué consisten cada uno de ellos.
El Principio de Integralidad se refiere a la necesidad de tener presente todos los
atributos resaltantes de la personalidad del estudiante ya que debe conocerse en su
totalidad, y esto en bondad de que no solo el aspecto cognitivo importa, sino que se
debe reconocer el hecho de que somos seres integrales, sociales, emotivos, y que en
ese mismo sentido debemos ampliarnos, así como el rendimiento y todos los factores

implicados en el proceso de aprendizaje. Todo esto puede ser resumido, en la idea de
que los estudiantes deben aprender a ser, aprender a aprender, y aprender a hacer. Y es
que esto se destaca en la nueva visión universal del hombre, donde actualmente se habla
de educación Holística.
Asimismo, el principio de Continuidad es alusivo al hecho de que por ser la
evaluación un proceso, se realiza en varias fases, y que en estas se utilizan herramientas
de diversas naturalezas. Además, a esto se le puede adicionar el hecho de que la
evaluación se ejecuta de manera constante y permanente en cada una de las etapas del
proceso de enseñanza aprendizaje, desde su planificación, durante su realización, y al
final del proceso, y son estas etapas, las que efectivamente permite tener una visión
general y amplia para poder tomar decisiones posteriores para la mejora del proceso.
Al referirnos al principio de Cientificidad, podemos señalar que se hace mención a
que la evaluación se lleva a cabo a través de la utilización de técnicas e instrumentos
utilizados por la ciencia, buscando así asegurar la relevancia y confiabilidad de los
resultados, porque dentro de sus propósitos esta el progreso de la entorno presente, y
siempre buscando dar respuesta a las necesidades sociales, pero con las característica
de los métodos científicos, que son la planificación y la organización, que ofrecen la
certeza de los resultados obtenidos.
Asimismo, el principio de Cooperatividad, que comprende la participación de todos
los actores del proceso educativo, ya que todos son importantes dentro de él. No solo
la opinión del docente es importante, sino que también los del estudiante,
coordinadores, etc., es decir, que todos los actores involucrados son importantes, por
esa razón se le llama también principio de participación.
Otro principio dirigente de la educación es el principio de acumulación, este se
refiere al hecho de que los resultados que se van adquiriendo de la evaluación deben
irse acumulando, debe llevarse un registro, para poder compararlos, para así poder
instaurar cuál ha sido el avance o progreso de los estudiantes, lo que a su vez permitirá

observar si se han alcanzado los logros u objetivos trazados, que es la finalidad de la
educación.
Todos estos elementos antes señalados como principios de la educación son ejes
transversales que rigen y sustentan a la educación. Su aplicación y su cumplimiento
llevaran al éxito de la evaluación, y siendo la evaluación uno de los elementos del
proceso de enseñanza-aprendizaje, seguidamente contribuirá al éxito de este.
En la actualidad, se habla de una educación holística, integral, en todas las
dimensiones del ser humano, esto lo atesora el principio de integralidad, asociado al
hecho de que la evaluación es un proceso continuo en cada una de sus fases, lo que da
capacidad al entendimiento del principio de continuidad. Igualmente, se entiende
claramente el hecho de que deben tenerse en cuenta todos los actores participantes en
el proceso, lo que se traduce en el principio de Cooperatividad.
Además, el hecho de utilizar técnicas e instrumentos científicos, ofrece confianza
en los resultados que se obtienen del proceso de evaluación, y así mismo, el principio
de acumulación permite reconocer los avances de los estudiantes y si estos están en
armonía con los objetivos trazados. Y aunque existan diferentes tipos de evaluación,
todos los referidos principios son válidos en cada una de ellas, cada uno tiene un
propósito distinto, pero los fundamentos, los principios en cada uno de ellos son los
mismos.
Para concluir, es importante destacar que para que un proceso sea exitoso, cada una
de sus fases, cada uno de los peldaños que lo componen, deben estar enlazados, y que
dentro de este deben cumplirse los principios o fundamentos que lo rigen, que lo
mantienen, esto es lo que permitirá asegurar el éxito del proceso evaluativo. Pero, lo
más importante del conocimiento de estos principios de la educación, es que forman la
columna vertebral que sostiene este proceso, y que esto es lo que permitirá a su vez,
que el proceso de enseñanza-aprendizaje se realice favorablemente, y simultáneamente
se perfeccione con el tiempo; esto debe ser natural, debido a que el hombre es un ser

social y la sociedad es variable, es dinámica, y este proceso debe ir igual a los cambios.
Como señala Peters, "el éxito del que enseña sólo puede definirse a partir del éxito del
que aprende". En el mismo sentido, Cronbach, recoge en una de sus tesis sobre
evaluación que "el evaluador es un educador; su éxito debe ser juzgado por lo que otros
aprenden". La evaluación no es ni puede ser apéndice de la enseñanza. Es parte de la
enseñanza y del aprendizaje.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Casanova, Ma. Antonia (1995). El Diseño Curricular como Factor de Calidad
Educativa. Madris. La Muralla.

Eggen, P. y Kauchak, D. (1999) Estrategias Docentes Enseñanza de Contenidos
curriculares y desarrollo de habilidades.

García Ramos, J. M. y Pérez Juste, R.: (1989) Diagnóstico, evaluación y toma
de decisiones. Madrid: Rialp.