You are on page 1of 2

CONCEPTOS BASICOS DEL CALCULO DE FLEXIBILIDAD

El trazado de tuberías realizado por los diseñadores de tubería debe validarse
en ciertas ocasiones mediante la realización de ciertos cálculos que aseguren y
justifiquen que es apropiado ya que el diseño realizado basándose únicamente
en la experiencia puede requerir de alguna corrección.
Por validación se entiende, principalmente, el demostrar que desde un punto de
vista de tensiones en la tubería y esfuerzos transmitidos a los equipos a los
cuales se conectan las tuberías el trazado proyectado es correcto (se supone
que la validación del trazado desde otros puntos de vista como accesibilidad,
ausencia de interferencias, etc. ha sido ya realizado durante el diseño del
mismo).
Esta validación del trazado desde el punto de vista tensional se lleva a cabo
desarrollando los llamados cálculos de flexibilidad o stress de los sistemas de
tubería.
Estos cálculos consisten en modelizar el sistema de tuberías en un software
específico (algunos ejemplos son CAESAR o CAEPIPE) en el que se incluye su
geometría (por lo cual es necesario tener previamente el trazado de la tubería),
espesor de los diferentes elementos, temperatura, presión, situación y tipo de
los soportes de la tubería, cargas aplicadas, etc. con el fin de obtener los
siguientes resultados principales:
 Tensiones a las que está sometido el sistema de tuberías en cada uno de
sus puntos debido a las diferentes solicitaciones (peso, viento, expansión
térmica, etc.)
 Fuerzas transmitidas a los equipos a los cuales se conecta la tubería debido
a las diferentes solicitaciones (peso, viento, expansión térmica, etc.)
 Fuerzas transmitidas a cada uno de los soportes sobre los cuales se
apoyará la tubería.
 Deformaciones y desplazamientos del sistema de tuberías de cara a
verificar su correcta operación y ausencia de interferencias en operación.
Los anteriores resultados se comparan frente a:
 Las tensiones máximas que permite el código de diseño en la tubería según
su material y temperatura y el tipo de carga de que se trate.
 Las fuerzas máximas que permiten los fabricantes de los equipos que sean
transmitidas a sus conexiones.
 En ocasiones, también se comparan frente a las fuerzas máximas que se
pueden transmitir a las estructuras de apoyo de los soportes (por ejemplo
en el caso de estructuras existentes cuyo refuerzo no es factible).
Si las tensiones generadas en las tuberías se consideran admisibles así como
las cargas transmitidas a los equipos, el trazado con la soportación proyectada

se consideran válidos. En caso contrario, habitualmente, se intenta modificar la
posición de los soportes así como su tipo hasta conseguir unos resultados
adecuados.
Sin embargo, en ocasiones, el cambio de soportes no resuelve el problema y
no hay más remedio que cambiar el trazado.
Los cálculos de flexibilidad tienen su sentido principal en tuberías a alta
temperatura, ya que esa temperatura provoca dilataciones en las mismas que
requieren un trazado adecuado (se suele decir, un trazado “flexible”) que no
eleven las tensiones y esfuerzos por encima de lo admisible. En ocasiones
también las tuberías de gran diámetro se les somete a este análisis incluso a
temperaturas bajas, ya que debido a su gran peso se busca un cálculo
bastante exacto de las tensiones generadas y las cargas transmitidas a los
equipos y los soportes de tuberías. En el caso de tuberías no muy grandes y no
muy calientes, no se realiza el cálculo ya que se considera que el trazado y la
soportación empleada se pueden validar mediante la “experiencia”, es decir, sin
realizar una modelización exacta con el tiempo que ello conlleva.
Un criterio habitual para la aplicación de los cálculos de flexibilidad es el
siguiente (puede variar en cada proyecto o extenderse a ciertos sistemas
particulares en los que se considere necesario tener una mayor seguridad en el
diseño a pesar de no ajustarse al criterio siguiente):
 Tuberías de diámetro menor a 2 ½” si la temperatura máxima de las mismas
es superior a 260ºC.
 Tuberías de diámetro mayor a 2” y menor de 12” si la temperatura máxima
de las mismas es superior a 150ºC.
 Todas las tuberías mayores o iguales a 12” independientemente de su
temperatura de operación.
Por lo tanto, una vez realizados los cálculos de flexibilidad se obtienen dos
resultados o conclusiones básicos:
1. El trazado de tubería es válido si se utiliza la soportación definida en los
cálculos (un trazado puede ser válido o no dependiendo de cómo se diseñe
su soportación).
2. Se obtiene dónde deben estar los diferentes soportes, qué función deben
cumplir (por ejemplo que un determinado soporte deba impedir que la
tubería se mueva axialmente pero permitir al mismo tiempo el libre
desplazamiento lateral) y las cargas transmitidos a los mismos durante los
diferentes escenarios de operación.