You are on page 1of 2

Universidad Autónoma Metropolitana

UEA: Historia de la Filosofia VIII (Hegel)
Imparte: Dr. Sergio Pérez Cortés
Alumno: Fernando Daniel Ramírez González
Reporte de lectura #1: “Las tareas científicas del presente1”
1.1 La verdad como sistema cientifico
La costumbre a lo largo de la Historia de la Filosofia ha sido que los autores elaboren una suerte de
apartado preliminar donde se esbocen grosso modo los aspectos generales de la obra en cuestión: los
objetivos, la metodologia de investigación, etc. Para Hegel, empero, esto resulta superfluo y hasta
adverso, pues, a su manera de ver, la verdad filosófica debe ser expuesta de otro modo; a saber:
delegando la importancia y el peso de la investigación no a los resultados, sino al desarrollo de
aquella. Quizá el problema de raiz dimane de la dicotomia verdadero-falso2 que ha imperado
prácticamente siempre en la Filosofia occidental. Esto supondria una especie de antagonismo con otro
sistema filosófico que no compagine -en alguno de los presupuestos- con el -sistema- que se está
construyendo, pues, bajo esa lógica, “no se concibe la diversidad de los sistemas filosóficos como el
desarrollo progresivo de la verdad, sino que sólo se ve en la diversidad la contradicción”. Asi pues,
nuestro autor ve en la unidad orgánica de los modelos (o sistemas) -aparentemente contradictorios-, la
vida constitutiva del todo.
De tal manera, parece inadecuado reducir la cosa a su fin; más bien habria que fijar nuestra atención
hacia el desarrollo mismo de la cosa, o en otras palabras, al resultado deviniendo eso que lo hace ser
resultado del proceso. El camino de la verdad, entonces, debemos hallarlo en el sistema completo de la
Filosofia, en el itinerario de ésta; sólo asi, transformando el quehacer filosófico, es decir, pasando del
amor a la sabiduria a la sabiduría real, sólo en esa medida la filosofia podrá aproximarse -y
eventualmente llegar- a la forma de la ciencia.
1.2 La formación del presente
Con Hegel entramos a una nueva cientificidad. La Filosofia de su tiempo era una filosofia de la
resignación, la verdad era inalcanzable. Lo única aspiración que teniamos concedida alcanzar era la de
la representación de la cosa,3 por un lado, o a la inmediatez de la cosa a través de la intuición, por el
1 Primer apartado del Prólogo a la Fenomenología del Espíritu, G. W. F. Hegel, Fondo de Cultura Económica, México,
2010, trad. Wenceslao Roces.
2 Propia de una argumentación basada en una lógica monoléctica.
3 Nos referimos a la filosofia kantiana.

de ésta. y la transformación de si. El sentido de cuanto es radicaba en el hilo de luz que lo unia al cielo”. no es la intuición el camino hacia la verdad. Sólo tomando en consideración el desarrollo completo de la forma es como la ciencia podrá poseer inteligibilidad universal. en el entusiasmo y en el éxtasis) se encuentra el camino correcto para aprehender el progresivo despliegue de la riqueza de la sustancia. Y en efecto. sin duda parece referirse a la piedra de toque que significó la Revolución Francesa en la historia moderna de Occidente. 4 En referencia a la filosofia de Schelling...] el llegar al saber racional a través del entendimiento es la justa exigencia de la conciencia que accede a la ciencia”. verdaderos per se. La tarea de la Filosofia consistirá. Sin embargo. empero. Siendo accesible (comprensible. cuando el autor afirma que “la frivolidad y el tedio que se apoderan de lo existente y el vago presentimiento de lo desconocido. En el itinerario incesante del espiritu. . que terminan ocupándose de cuestiones extrañas y curiosas con la astuta pretensión de prosperar en forma de ciencia desplegada.en irrisorias vaguedades tales como el pensar que en lo bello. no hacen sino repetir ingenuamente la misma fórmula y obteniendo los mismos resultados. Finalmente. lo eterno y lo religioso (en suma. sino también al desarrollo -proceso. 5 Naturalmente. me refiero a las filosofias que Hegel critica en los apartados anteriores. A su vez. pues. 1. toda vez que ésta sólo es aprehensible por via de la conceptualización. ya que de lo contrario será “patrimonio esotérico de unos cuantos”. el hombre tuvo la necesidad imperiosa de regresar a tierra firme.del nuevo camino que se avecina. de ninguna manera. entonces. sobrevalorando ahora la importancia de su estancia en ella. son los signos premonitorios de que algo se avecina”. El siguiente paso es. Hegel da cuenta -en este apartado. éste ha tomado conciencia de las trabas que él mismo labró5 y que le impidieron llegar al conocimiento verdadero. No obstante. De lo contrario. revitalizando nuevamente al presente. a lo que se osa llamar: experiencia.3 Lo verdadero como principio. que para Hegel. son momentos importantes y necesarios en el devenir del sistema. en llevar de la mano a dicha conciencia hacia la ciencia. tanto el Racionalismo como el Empirismo. y su despliegue Hemos visto cómo nuestro autor ha otorgado a la Filosofia un nuevo rol en el itinerario de la verdad. pero no son.4 Para nuestro autor. la ciencia deja de ser el lujo de unos cuantos para convertirse en patrimonio de todos. el regreso a si. sin embargo.otro. Son tantos los materiales del conocimiento previamente dado. caeriamos -como de hecho sucedió. “[. perplejo por la oscuridad de lo supraterrenal. revisamos que dicha verdad no está supeditada únicamente a los resultados de la investigación. Dado que la vida constitutiva del todo (como unidad orgánica) siempre está en constante devenir. nuestro autor hace hincapié en aquellas filosofias que adquieren la tediosa apariencia de la diversidad. inteligible). lo sagrado. “hubo un tiempo en que el hombre tenia un cielo dotado de una riqueza pletórica de pensamientos y de imágenes. Vemos pues.