You are on page 1of 31

[

BIBLIOTECA DE RECURSOS ELECTRÓNICOS DE HUMANIDADES
E-excellence – Liceus.com

Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz - Tucídides

BIBLIOTECA DE RECURSOS ELECTRÓNICOS DE
HUMANIDADES

para red de comunicaciones Internet

ÁREA: Cultura Clásica – Literatura Griega.

Los contenidos incluidos en el presente artículo están sujetos a derechos de propiedad intelectual. Cualquier copia o
reproducción en soportes papel, electrónico o cualquier otro serán perseguidos por las leyes vigentes.

Liceus, Servicios de Gestión y Comunicación S.L.
C/ Rafael de Riego, 8- Madrid 28045
Tel. 91 527 70 26
http://www.liceus.com e-mail: info@liceus.com
T

1
© 2009, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz - Tucídides

TUCÍDIDES

ISBN-978-84-9714-009-6

Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz

THESAURUS: Guerra del Peloponeso, Pericles, Atenas, Esparta, peste, investigación
histórica, metodología histórica, Heródoto, Salustio, Cornelio Nepote, Tácito, Procopio
de Gaza, Juan Fernández de Heredia, Lorenzo Valla, Machiavelli, Hobbes, Nietzsche,
pervivencia.

ESQUEMA DEL ARTÍCULO:

1. DATOS BIOGRÁFICOS

2. SINOPSIS DE LA OBRA

3. LA CUESTIÓN TUCIDIDEA

4. METODOLOGÍA HISTÓRICA

5. LENGUA Y ESTILO

6. PERVIVENCIA

7. TRANSMISION DEL TEXTO

BIBLIOGRAFíA

2
© 2009, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

Dado que para ocupar el cargo electo de estratego la edad mínima exigida era 30 años. y no menos los de los peloponesios a causa de mi destierro". en el cual se integran filósofos como Anaxágoras y el sofista Protágoras.C.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . dado que en 5. al norte de la actual Grecia.104 nos dice que ocupaba el cargo de estratego cuando fue enviado a Tracia. misiones diplomáticas o integrarse en un ambiente cultural abierto y dinámico. como de una persona ya desaparecida. El propio Tucídides nos ofrece en algunos pasajes de su obra informaciones aisladas sobre su persona. una ciudad cosmopolita a la que. una época en la que Atenas conoció un florecimiento cultural pocas veces igualado a lo largo de la historia de la humanidad. tampoco pudo haberse producido antes del final de la guerra.26 Tucídides nos transmite otra noticia importante: como consecuencia de su fracaso en el desempeño del cargo de estratego durante los sucesos de Anfípolis. literatos como el poeta trágico Sófocles y el historiador Heródoto. artistas como el escultor Fidias y el arquitecto Hipodamo de Mileto. cuyo motor principal es el círculo intelectual creado en torno a Pericles y su segunda mujer Aspasia de Mileto.26 nos dice que sobrevivió hasta que la contienda hubo acabado.C.100 Tucídides habla del rey Arquelao de Macedonia.. nuestro autor no pudo haber nacido después de 454. Al comienzo mismo de su Historia indica explícitamente su ciudadanía ateniense. que amenazaba con tomar la ciudad de Anfípolis.COM .. la opinión más extendida sitúa su fallecimiento hacia 398. ejercen una influencia muy notable sobre el pensamiento de Tucídides. En 5. Especialmente en los años que precedieron al estallido de la contienda que narra nuestro historiador. muerto en 399. y en todo caso esa fecha viene a coincidir con la noticia que nos transmite su biógrafo tardío Marcelino (Vida de Tucídides 34). hasta el final de la guerra).Tucídides 1. DATOS BIOGRÁFICOS La vida de Tucídides comprende la segunda mitad del siglo V a.LICEUS. y en 4. a partir de la suposición insegura de que en 2. así como todo el ambiente cultural de la Atenas de la época. en 431 a.. Atenas es el centro económico. y por lo que a su muerte respecta. acuden en masa los extranjeros para realizar operaciones comerciales. E-EXCELLENCE – WWW. vivió desterrado de Atenas durante veinte años (es decir. 3 © 2009. en el polo opuesto de Esparta. en 404 a. intelectual y político del mundo griego. La figura de Pericles y los intelectuales de su círculo. a intentar contener el avance del general espartano Brásidas. lo cual le permitió conocer mejor “los sucesos de ambos bandos.C. etc. según el cual nuestro autor murió pasados los cincuenta años.

que enfrentó a atenienses y espartanos (con sus respectivos aliados) desde el año 431 hasta el año 404 a. el elogio póstumo de Pericles (2. y.LICEUS. 1.2-21). en Oxford Classical Dictionary. otros de cuyos miembros fueron Cimón. la descripción de la "peste" que asoló Atenas y el discurso final de Pericles (2.35-46). E-EXCELLENCE – WWW. que se interrumpen en los acontecimientos del año 411-410.) hasta la paz de Nicias (421 a. Fundamentalmente. es una Introducción con un excurso sobre la historia antigua de Grecia (la llamada "Arqueología".C. (1. de manera que de nuestro Tucídides se ha dicho exageradamente que "nacido en la oposición antipericlea.. Relatan la llamada "guerra arquidámica” (431-421 a. puesto que tenía adjudicada a perpetuidad la explotación de las minas de oro de esa región. su homónimo Tucídides.35-50) y. p.60-64). Desde época helenística la obra se divide en ocho libros. sobre el de los plateenses tras su rendición a los lacedemonios (3. por parentesco político.89-118). C. Los episodios más conocidos son: el "Epitafio" o discurso fúnebre de Pericles en honor de los atenienses muertos durante el primer año de guerra (2. los Filaidas. precisamente el más importante rival político que tuvo Pericles.1-16). en 4.65). los antecedentes del conflicto (1. a una destacada familia ateniense. el debate sobre el destino de los habitantes de Mitilene tras su fallido levantamiento contra Atenas ("diálogo de los mitilenios": 3. hijo de Milcíades. se convirtió en seguidor de Pericles con un celo de converso" (art. y la victoria ateniense en Pilos (4. Su contenido es el siguiente: Libro I.C).Tucídides Finalmente. "Thucydides". SINOPSIS DE LA OBRA La obra de Tucídides es la Historia de la guerra del Peloponeso. Libros II al V (hasta el capítulo 24). el vencedor de Maratón y antepasado de nuestro historiador.22-88) y el período de cincuenta años ("Pentecontecia") previo. desde el 480 al 431 a. Termina el libro con el enfrentamiento entre Esparta y Atenas (1. hijo de Melesias.52-68).COM . paralelamente.1067). pues.119-146). con períodos intermedios de incierta paz. 2. antropónimo tracio que llevaba ya el príncipe de esa nacionalidad cuya hija se casó con Milcíades. 4 © 2009.105 el historiador hace referencia a una nueva vinculación personal con Tracia. Oxford 1970.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . Oloro.C. Tucdides pertenecía. lo cual debe relacionarse con el nombre de su padre.47-57 y 2.

Contienen la expedición a Sicilia (415-412 a. la petición de ayuda de los siracusanos a Esparta (6. el episodio de la "mutilación de los hermes" (6.C.89-98). una tregua de siete (resto del libro V) y otra segunda guerra de diez años (libros VI-VIII). con la desmoralización ateniense (8.). el episodio de Melos y el "diálogo de los melios". y por Teopompo y Cratipo en obras de las que únicamente nos han llegado noticias y fragmentos. Para Rawlings (1981). B) Guerra arquidámica (Libros II.88-91).Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . la obra de Tucídides puede dividirse en cinco partes: A) Proemio e Introducción (Libro I). con la reanudación de la guerra tras la paz de Nicias.1-V.1). y la derrota y retirada de los atenienses (7. primero.Tucídides Resto del libro V (5. de la democracia en Atenas (la "revolución de los Cuatrocientos": 8. Se ocupa del período de paz fallida (421-415 a. después (8.C.24). 5 © 2009. la espectacular salida de la flota desde el Pireo (6.1-59). C) Paz incierta (Libro V. Debemos destacar: la "segunda Arqueología" o introducción sobre el poderío de Sicilia.30-32).85-116).53-62). la guerra centrada en el Egeo (8. la llamada de Alcibíades a Atenas (6.63-72) y de la oligarquía. Desde el punto de vista cronológico. resulta así una estructura de perfecta unidad compositiva en la que Tucídides parece haber escrito cada guerra de diez años teniendo a la vista los sucesos de la otra.LICEUS.. sirviendo los libros I y VI como sendas introducciones. sin conseguirlo.27-29). el regreso de Alcibíades al bando ateniense (8. C.24).60-85). D) Guerra de Sicilia (Libros VI y VII).25-116). su neutralidad ante los atenienses (5.13-44). E) Guerra decélica y jónica (Libro VIII).45-66).8-26). como veremos en el apartado siguiente ("la cuestión tucididea"). se distinguen tres partes: una guerra de diez años (libros I-V. hasta la campaña estival del 411 a. la caída. el debate en Atenas sobre la expedición a Sicilia (6. especialmente de Siracusa (6.25-116). La narracion de los acontecimientos siguientes fue continuada por Jenofonte en sus Helénicas o Historia de Grecia.COM .). Según Luschnat (1971). que defienden. E-EXCELLENCE – WWW. El libro VIII narra los primeros años de la guerra en Decelia y Jonia. Libros VI y VII.

cuestión incierta y opinable. sus síntomas y sobre todo sus consecuencias sobre el comportamiento moral y social de los hombres. es el resultado de una redacción continuada llevada a cabo cuando la guerra había finalizado y el historiador conocía ya su desenlace y consecuencias. el problema de la génesis de la obra de Tucídides (la llamada "cuestión tucididea"). puesto que en 5. sin conceder demasiada importancia al proceso de su elaboración. el resultado de una redacción tardía que pretendía dar unidad a partes elaboradas previamente durante el transcurso de la guerra? Como en el caso de la llamada "cuestión homérica". o. un conglomerado no totalmente unitario de partes compuestas de manera independiente en diversas etapas. que al menos hasta finales de la década de los 40 del siglo XX fue uno de los objetivos dominantes en la investigación sobre nuestro historiador. de Romilly. de auténtica "tela de Penélope" continuamente tejida y destejida y nunca acabada (von Fritz). Al comienzo mismo de su Historia (1. como defiende la crítica unitaria.1) asegura Tucídides que emprendió la elaboración de su obra nada más estallar la guerra y es. cuanto describirla detalladamente.COM . en los últimos decenios se ha visto relegado a un segundo plano en el interes de los estudiosos. entonces. no es tan importante averiguar el origen de la enfermedad. La cuestión se plantea en los siguientes términos. como el propio Tucídides afirma durante su descripción de la peste que asoló Atenas en los albores de la guerra (2. al menos. LA CUESTIÓN TUCIDIDEA Quizá porque. o bien.Tucídides 3. ¿Cómo compuso. que ha sido calificado por J. nuestro historiador una obra trabajada durante un período de tiempo tan dilatado.LICEUS. la crítica analítica ha partido de la apreciación en la obra de incongruencias. como sostiene la crítica analítica.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . que ha sido en bastantes aspectos el modelo en el que se han inspirado quienes han suscitado la "cuestión tucididea". indudable que su trabajo se prolongó hasta después de la finalización del conflicto.26 comenta Tucídides su duración y resultado final. de "vano e insoluble problema". E-EXCELLENCE – WWW. para que las generaciones futuras sepan a qué atenerse en el caso de que sobrevenga una calamidad semejante. que se refieren tanto a cuestiones de detalle (contradicciones entre pasajes concretos o repeticiones innecesarias de datos suficientemente bien establecidos).3). hasta desembocar en el texto que hemos recibido? ¿Es la obra de Tucídides. que han preferido centrarse en la interpretación de la Historia tal como ha llegado hasta nosotros. como a problemas de mayor calado (las supuestas contradicciones sobre las causas de la guerra o sobre la importancia de las figuras individuales en el desarrollo de los 6 © 2009.1. por otro lado. 27 años más tarde.48.

C. la nueva ruptura de las hostilidades le hizo abandonar la redacción.COM . Algunas de las incoherencias observadas existen indudablemente en el texto que ha llegado hasta nosotros.52-5. que no reiniciaría hasta el año 404. pero ¿son suficientes para postular que la obra de Tucídides es el resultado de la conjunción de partes redactadas en diversas etapas. sin olvidar la diversidad de extensión y desarrollo de las partes narrativas o el diferente grado de complecion de los libros (en concreto se ha insistido en que sobre todo 4. una vez finalizado el conflicto. sostenía su autor que el historiador inició tras la firma de ese armisticio la redacción de su obra hasta llegar a la mitad del libro cuarto (4. en su mayor parte. cuando en 404 la guerra finalizó y el historiador pudo regresar a su patria desde el exilio y comprobar que el estado que más provecho había obtenido era precisamente Esparta.W. Efectivamente. Tucídides habría compuesto su obra en dos etapas bien delimitadas cronológicamente. marcadas cada una de ellas por una concepción diferente de la guerra y sus causas.LICEUS. sin embargo.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . Schwartz (1919) llevar el problema desde el terreno meramente literario al ámbito del pensamiento. y octavo carecen de discursos) .83 y 8.2-109 están faltos de la última mano. pretendiendo hallar en la obra reflejos de una evolucion en las ideas del historiador. en particular Corinto. y en ese punto. a partir de la observación obvia de que Tucídides no podía haber previsto que la guerra se reanudaría tras la concertación de la "paz de Nicias" en 421 a. y que se pueden apreciar reflejadas en la obra huellas de cambios en los planes e incluso en la concepción que de las causas y consecuencias de los acontecimientos históricos tenía Tucídides? La cuestión fue suscitada mediado el siglo XIX por la publicación de un estudio de F.. empujaron a los espartanos a iniciar el conflicto. que era la primera perjudicada por el expansionismo económico de Atenas. Schwartz.51.Tucídides acontecimientos). a partir del estudio concienzudo de los cuatro discursos que se pronuncian en la asamblea que reúne a espartanos y aliados suyos en el libro I. la captura de Esfacteria). fue mérito de E. Habrían de pasar más de 70 años para que se diera un nuevo paso adelante significativo en el camino del análisis de la Historia de Tucídides. Así pues. se hizo la luz en la mente de Tucídides y concluyó que la causa verdadera de la guerra había 7 © 2009. sin una revisión final que les diera unidad. E-EXCELLENCE – WWW. Tucídides habría iniciado su relato con la idea de que la guerra había estallado porque los aliados de Esparta. en los cuales aprecia divergencias que sólo se explicarían si se considera que fueron compuestos en períodos de tiempo diferentes. sostiene que la obra de Tucídides se compone de partes concebidas y compuestas en dos etapas bien diferenciadas de la vida de su autor. Ullrich (1846). cuando aún no había concluído la composición del relato del primer decenio de la guerra. y con más exactitud los libros quinto. en el que.

Por otro lado. quien parte. que hay que contar.20-23). al cambiar sus ideas sobre la guerra. Wilamowitz había observado ya que la obra de Tucídides quedó incompleta y por lo tanto difícilmente habría podido ver la luz en tal estado. pasó a manos de un editor que se encargó de su publicación. E-EXCELLENCE – WWW. del análisis individual de determinadas partes de la Historia tucididea. en concreto los libros VI-VII (la expedición a Sicilia) y el pasaje en el que el historiador expone su método histórico (1. Poco después de que vieran la luz las tesis de Schwartz. Las teorías de Schwartz y Pohlenz. las teorías analíticas conocen una evolución que las va aproximando poco a poco a posiciones más cercanas a las que defienden los unitarios.Tucídides sido la coexistencia en Grecia de dos potencias hegemónicas irreconciliables que tarde o temprano tendrían que disputarse la primacía por la fuerza de las armas. A partir de tal observación Schwartz argumenta que Tucídides. la exposición objetiva de los acontecimientos deja paso al deseo de interpretarlos e intentar hallar las pautas del comportamiento humano que permitan establecer las leyes universales que rigen la historia: "el investigador de lo cierto se habría transformado en investigador de lo verdadero" . 1.23.6). digámoslo así. y de modo especial después de 404. pero el segundo Tucídides no excluye al primero. de manera que hemos de suponer que. Max Pohlenz (1919-1920) las modificó en el sentido de que no concebía un cambio brusco en las ideas de Tucídides coincidiendo con el final de la guerra. sino una evolución paulatina y gradual.COM . que habría compuesto la primera parte de su obra con el objetivo de exponer los hechos de la manera menos subjetiva posible. Schadewaldt sostiene. de manera que resulta imposible marcar dos períodos diferenciados claramente por las causas a las que el historiador atribuía el estallido del conflicto. con "dos Tucídides". se dispuso a modificar las partes compuestas en la primera redacción. sino que lo complementa y lo profundiza. pues.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . Schadewaldt (1929). pero paulatinamente. al igual que en sus estudios homéricos. A partir del libro de Schwartz. tras la muerte del historiador. de manera que el progresivo engrandecimiento de Atenas provocó el temor de los espartanos y los obligó a emprender la guerra (cf. 8 © 2009.LICEUS. se tratan de compaginar en el libro de W. no obstante unidas a una visión muy personal de la obra de Tucídides. Sostiene Schadewaldt que es posible delimitar una evolución en el pensamiento de Tucídides. para lo cual realizó unos esbozos que el editor publicó mezclándolos con las partes antiguas y las recientemente compuestas. dando lugar a la obra que ha llegado hasta nosotros.

En nuestra opinión. la cual implica necesariamente un período de composición unitario que sólo puede datarse tras 404.H. resulta difícil negar la existencia de un plan preconcibido de composición para la obra histórica de Tucídides. que asegura su unidad formal. En definitiva. aunque no creemos que tales incoherencias reflejen cambios significativos en el pensamiento de nuestro autor acerca de cuestiones básicas como su concepción de la historia o el método histórico. también Luschnat. y que el historiador compuso la descripción de cada uno de esos dos períodos bélicos teniendo siempre presentes los sucesos del otro. que Tucídides articuló la estructura de su obra a partir de la idea de que la guerra comprendió dos períodos bélicos de diez años cada uno separados por una tregua de siete años. es cierto también que esa uniformidad no es absoluta y verdaderamente pueden apreciarse en el texto transmitido contradicciones y repeticiones innecesarias y partes carentes de una reelaboración definitiva. No obstante. Finley.COM . con notable acierto en general. siempre en un momento posterior a la finalización de la guerra . a partir de los estudios de Patzer. sucesos y consecuencias. Rawlings. E-EXCELLENCE – WWW. en el que se distinguen nada menos que siete etapas en la composición de la obra. de manera que en los últimos decenios son una excepción libros como el de Proctor (1980). Roscher había sostenido ya que la redacción completa de la Historia fue realizada por Tucídides a su regreso a Atenas tras la finalización del conflicto. como se aprecia en las obras de von Fritz (quien insiste en rastrear huellas de modificación de criterios y puntos de vista en la redacción de la Historia) y Westlake . Casi cien años más tarde. sus causas. lo cual sería indicio de que la obra fue redactada unitariamente o bien sufrió una profunda reelaboración que le dio unidad. sino que ha sido elaborada de acuerdo con una estricta planificación previa. distribuidas en un período que comprende treinta años a partir de los momentos previos a la ruptura de las hostilidades. cuando el historiador pudo abarcar con su mirada la totalidad de la guerra. quien entiende que en la composición de la obra de Tucídides pueden distinguirse tres etapas: 9 © 2009. quien ha tratado de demostrar.LICEUS. junto a los trabajos de J. Patzer (1937) vuelve a defender una tesis semejante en un libro que supone.Tucídides Con posterioridad al libro de Schadewaldt las tesis analíticas han continuado moderando sus postulados. el inicio de la demostración de que la obra de Tucídides no carece en absoluto de unidad formal. 1971). etc.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . Unos pocos años antes de la publicación del libro de Ullrich. Finley. las dificultades se pueden explicar a partir de una posición unitaria moderada como la que mantiene Jacqueline de Romilly (cf. En los aspectos formales ha insistido más recientemente Rawlings (1981).

LICEUS.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . proporcionó una indudable unidad y coherencia a una obra que refleja la visión histórica del Tucídides posterior al año 404.Tucídides 1) Recopilación de anotaciones más o menos precisas en las que Tucídides reflejaría sus primeras impresiones y los datos que iba acumulando . pero no ha sido trabajo desperdiciado. aun inacabada. un historiador metódico como Tucídides hubiera mantenido inalteradas (sin tratar de ofrecer una visión unitaria de los acontecimientos en el momento en que podía. el historiador procediera a la redacción. Y volviendo a la idea que encabezaba nuestra exposición de la "cuestión tucididea". que quedó incompleta a causa de la muerte del historiador. La Historia de Tucídides es. 10 © 2009. de esas notas y no esperara al final de una guerra cuya duración era naturalmente incierta. a su más justa valoración como historiador y como escritor. el resultado de una revisión final que. la obra que ha llegado hasta nosotros no es el resultado de dos o más etapas de redacción independientes. una vez acabada la guerra. como ha sugerido von Fritz. siquiera provisional. En definitiva.COM . la obra fue objeto de una ampliación y reelaboración definitiva. la "cuestión tucididea" sea la "tela de Penélope" de los estudios historiográficos griegos. tras finalizar la guerra en 404. puesto que es difícil imaginar que. en una segunda etapa. aun cuando entre los estudiosos de la obra de Tucídides predomine actualmente la consideración de que quizá sea esfuerzo vano replantearse este problema. como tampoco lo fue en definitiva para la fiel esposa de Odiseo: el constante tejer y destejer las páginas tucidideas ha contribuído en gran medida al mejor conocimiento del entramado de la obra de nuestro autor. de la existencia de una redacción parcial serían prueba los indicios que nos permiten suponer que fragmentos de la obra tucididea conocieron lecturas públicas . abarcar con su mirada la totalidad del conflicto) las partes compuestas a lo largo de las tres décadas durante las cuales se desarrolló el conflicto y en cuyo transcurso se produjeron evidentemente circunstancias que modificarían la impresión primera que de los sucesos había tenido nuestro autor. 3) Por último. 2) Parece lógico suponer que. con la experiencia acumulada. Tal vez. no cabe duda de que la aportación de los crííticos analíticos no ha sido ni mucho menos inútil. pues. E-EXCELLENCE – WWW.

Más aún: la Historia de Heródoto presenta todavía una vinculación con la oralidad ("decir lo que se dice". gracias. el "padre de la historia". Sin embargo. es también el nombre que la obra de Tucídides recibe desde época alejandrina). en el de Tucídides) y con especial atención a su etiología. en la que él mismo participó. una introducción tendente a demostrar que la guerra que va a tratar ha sido la más importante de las hasta entonces habidas. "hechos admirables" que menciona el historiador en 1. con numerosos excursos sobre los distintos pueblos que van entrando en contacto con el persa (como ya defendiera Creuzer a propósito de la discutida cuestión de la unidad temática de la obra).LICEUS. El progreso económico desarrollado por 11 © 2009. Y ello por una causa fundamental: nunca hasta ese momento dos bloques política e ideológicamente antagónicos habían acumulado tanto poder. en la "prosa" (xyngráphein).Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . y cultivan el mismo género. la épica. es el propósito del historiador en 7. con referencia a unas guerras sucesivas cronológicamente (las guerras médicas. tras los logógrafos. Heródoto sigue siendo hoy considerado. E-EXCELLENCE – WWW. mientras que la de Tucídides es ya una obra firmemente asentada en la escritura. Tras la frase inicial. mientras que Tucídides lo sería de la historiografía moderna. es decir. la de Heródoto es una guerra entre griegos y persas. Tucídides comienza su Historia con la denominada "Arqueología". en el caso de Heródoto. La de Tucídides es.1).Tucídides 4. pero también de separación: ambos las comienzan con el nombre propio. METODOLOGÍA HISTÓRICA Si comparamos la primera frase de la obra de Tucídides con la de su predecesor. entre el bando de "los Peloponesios" (la Liga peloponesíaca) y "los atenienses" (la Liga ático-délica). prueba ya del sentimiento de autoría que comparten.COM . la "historia" (historíe. a sus causas. palabra mencionada explícitamente por Heródoto en I.152) y con el género literario anterior. encontramos puntos de analogía. sobre todo. al método en ella utilizado. y la del Peloponeso. légein tá legómena. desde una perspectiva profundamente religiosa y con un gran interés por los hechos culturales (los thomastá. por su parte.1. y por ello su objetivo es también impedir que se borre la "gloria" (kléos) de esos "hechos maravillosos". Por eso. aunque entre ambos autores no suele establecerse una línea de separación tan infranqueable como hace unas décadas. sino científico. la historia de una guerra civil entre griegos. una historia eminentemente política en la que el elemento cultural y el religioso apenas tienen cabida. y con un objetivo no épico. por lo que a menudo la obra adquiere carácter de historia universal. Heródoto .

como ocurrió en el caso de los espartanos (y sus aliados. los había convertido en líderes de uno de los bandos.Tucídides los atenienses.20-23 encontramos los capítulos programáticos de Tucídides sobre su método historiográfico. sýmmachoi) y los atenienses (y los suyos). Nunca hasta entonces los recursos materiales y los preparartivos (paraskeué) habían sido tan importantes y nunca tampoco se había concentrado tanto poder. que quiere ser original con un respeto escrupuloso por la verdad. se llega a situaciones muy peligrosas en las que el frágil equilibrio de la política de bloques es continuamente amenazado por el estallido del conflicto. podemos hablar de Tucídides como el primer autor que ha analizado el poder como una fuerza en continuo crecimiento. llevada por ese impuso de "adquirir más" (que es lo que literalmente significa pleonexía). de la guerra (pólemos). se advierte también en las características del método que el historiador nos va perfilando: un método nuevo.COM . se refiere el historiador en el párrafo siguiente (1. la de las póleis. no es refrenada por un sentimiento de moderación (sophrosýne) . por contraste. E-EXCELLENCE – WWW. que. La polaridad tan típica del pensamiento griego con su tendencia a la definición por vía negativa. Grisolia. En 1.LICEUS. 12 © 2009. 1. A esa "falta de color mítico" (tò mè mythôdes) en su Historia. y a los logógrafos.21 esta falta de respeto por la verdad se atribuye especialmente a los poetas. ausente en sus predecesores. En este sentido. que adornan las cosas para engrandecerlas."más a lo agradable de oír que a la verdad". asentado sobre el comercio marítimo. con el recelo del otro. pero no la verdad. importante también porque contiene las consideraciones sobre la función y tratamiento de los discursos en su obra . Como afirma R.20 comienza con la queja de que los hombres suelen aceptar las tradiciones históricas "sin pruebas" (abasanástos) y termina con la de que la "búsqueda de la verdad" (he zétesis tês aletheías) suele ser para la mayoría -pero no para el autor. La "Arqueología" se configura así como una reflexión preliminar sobre el concepto de poder político (dýnamis) y la "ambición de poder" (pleonexía) del ser humano y de los Estados. en la opinión de Tucídides tanto poetas como logógrafos buscan lo mítico.22). con más preocupación por el contenido que por la forma. y de su proyección natural."carente de molestias" (atalaíporos). que atendieron -según Tucídides.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . Cuando los excedentes financieros (periousía) que provoca un desarrollo económico son abundantes y la pleonexía del ser humano. provoca temor e inseguridad tanto en dominantes como en dominados. En 1. los primeros cronistas de la historia griega. que tal vez desagrade a algunos.

se ajustará todo lo posible al sentido de lo que verdaderamente fue dicho (echómenoi hóti engýtata tês xympáses gnômes tôn alethès lechthénton). y. desechando los bellos relatos de poetas y logógrafos. A continuación el historiador nos expone su método de información: no se ha valido de cualquier fuente ni de su propia opinión. el papel que en ella desempeña el elemento personal. 13 © 2009. a mediados o en otro momento cualquiera". Ya lo fue antiguamente para Dionisio de Halicarnaso. Schepens (1980). Antifonte. la precisión y la imparcialidad. Brásidas. E-EXCELLENCE – WWW.15).para expresar la abstracción y el análisis psicológico. afirmación que recoge "en anillo" lo dicho por él en 1. Por eso la obra de Tucídides quiere ser un ktêma es aieí. un historiador que se ha propuesto buscar tò saphés.20 a propósito de "lo carente de molestias" (atalaíporos) que es para la mayoría esta "búsqueda de la verdad" . 1989: p.Tucídides Tucídides lo comienza con la constatación de la dificultad que supone para él recordar exactamente lo dicho (tèn akríbeian autèn tôn lechthénton). y por su uso de un lenguaje especializado -como veremos. precisamente por no mostrar claramente sus simpatías hacia el bando ateniense. como afirma en 5. sino que ha relatado acontecimientos en los que ha estado personalmente presente o ha podido interrogar a otros "con toda la exactitud posible". de los conceptos. como G.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . para algunos críticos sigue siendo ésta de la Quellenforschung una cuestion problemática. "este método no es exacto cuando un acontecimiento ocurre al comienzo de una magistratura. pero en el plano del significado. deberá conformarse con tà déonta. en Tucídides al fundador de la historia moderna por utilizar un método innovador en el que priman la objetividad. hay consenso en ver. pero también Temístocles. y de que en algunos discursos cada bando refleje una noción cambiante de la verdad. quien le acusó de "mala conciencia" por silenciar el origen exacto de esas fuentes de información (cf. Nicias. A pesar de que Tucídides tenga algunas filias (especialmente Pericles. y que llevado por este afán de precisión se ha servido de una cronología "por veranos e inviernos" (katà thére kaì cheimônas) en lugar de la tradicional por magistrados epónimos ya que. Arquidamo y Hermécrates) y fobias (Cleón. y más recientemente para Collingwood. quien tachó a nuestro historiador de desleal y antipatriota.COM . en general. esto es. con las expresiones que a él le parecen más apropiadas en cada caso. lo cierto y seguro.20. Para nuestro historiador la verdad es algo que sólo se halla "con mucho esfuerzo" (epipónos). Guzmán Guerra. en el plano del significante. Hipérbolo y Atenágoras).LICEUS. Con ello se relaciona el tema de la credibilidad de su Historia. de la pura literalidad. Por ello. Pese a la enfática afirmación de su voluntad de exactitud y objetividad.

P. en 14 © 2009. por otro. lo irracional . al hacerse poderosos e infundir miedo a los lacedemonios.. cercano al de la medicina hipocrática incluso en el vocabulario empleado (.Tucídides una "adquisición para siempre". en suma.. “razón”) y la irracional (orgé “ira. Nos encontramos.no le impide.) Al igual que el médico. 1986: p.23. Religión y moralidad son para él. sobre todo.COM . ya sea de las multitudes y los demagogos. interpretar los ‘indicios’ (tekméria) y pronosticar el curso posterior ya sea de una enfermedad o de un acontecimiento político" . Semejante método se inserta naturalmente dentro de una corriente ideológica que podríamos denominar racionalista y antropológica en la que también se encuadran la sofística. que la Historia de Tucídides distinga continuamente (Huart.6: alethestáte próphasis) "que los atenienses. reconocer la importancia e influencia de la religión. El silencio de Tucídides sobre la intervención divina en la historia -que se palpaba continuamente en Heródoto.LICEUS.) entre la esfera racional (representada por la gnóme. sin embargo.193). da al traste con los mejores planes humanos. de los grandes estadistas como Pericles y Temístocles. según H. ya del azar. Nada tiene de extraño.) Un método que asciende inductivamente desde los datos particulares a las conclusiones generales.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . 1968: pp.. les obligaron (anankásai) a luchar".. Stahl (1966). la sinrazón. alethés próphasis) en medio de las causas aparentes. en la capacidad de previsión (. con "un método eminentemente racional que pretende desentrañar la ‘causa verdadera’ (aitía. pues. de acuerdo con la ley de los sucesos humanos". La dislocación de valores que trae consigo la guerra también repercute en la práctica religiosa: así. conceptos estrechamente unidos. manifestada especialmente en la capacidad de previsión (prónoia). porque "Tucídides pretende que los lectores saquen consecuencias y aprendan al comparar los sucesos históricos. por tanto. Tucídides encuentra como "causa más verdadera" (1. también el historiador y el político deben observar cuidadosamente los isignos’ (semeîa) externos de la realidad. Con ello entronca el propósito de "utilidad" (ophélima) proclamado. en la firme idea de que el conocimiento del pasado servirá mejor para interpretar el futuro" (López Férez.500 ss. y en concreto de algunas de sus manifestaciones (como los oráculos) en los valores morales de una sociedad. En el caso concreto de la guerra del Peloponeso. E-EXCELLENCE – WWW. de los meros ‘pretextos' (propháseis) y que se manifiesta. un modelo de interpretación de validez universal para acontecimientos "que en algún otro momento hayan de ser iguales o parecidos. los médicos hipocráticos y el círculo de intelectuales en torno a Pericles. ese parálogos tês tyches que la mayoría de las veces. irracionalidad” y týche “azar”): por un lado está la razón humana.

Sólo queremos apuntar que el consenso que en la actualidad parece existir sobre una revisión final de la Historia después del año 404.esas pretendidas evoluciones ideológicas (desde el historiador científico al filósofo de la historia).52-3. y otro más culto e innovador. 5. A esa supuesta evolución o cambio ya nos hemos referido al tratar la "cuestión tucididea" y comentar aportaciones como las de Schwartz (1919). hace más difícil -aunque no imposible.G.76-7 y 82-3).246 ss. LENGUA Y ESTILO Aunque Dionisio de Halicarnaso (Sobre Tucídides. precisamente. al final del pasaje sobre la "peste".Tucídides 3. en la lengua de nuestro autor conviven ciertos rasgos arcaizantes en fonética y sintaxis (grupos -ssy -rs. a veces contradictorias entre sí. de la "política del más fuerte" o del criterio de conveniencia (tò xymphéron) por encima del de justicia (tò díkaion). cada vez es mayor el número de investigadores que se inclina a ponerla en estrecha relación con la Koiné (Romero Cruz.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . 1985: p.81ss. Tucídides se habría valido de dos subsistemas del ático: uno más conservador y en consonancia con la lengua de las inscripciones.81 equiparará la violación de los recintos sagrados con el asesinato. tampoco se puede ver en Tucídides a un escritor amoral. Algunos autores han constatado una cierta evolución en el método tucidideo desde una una historiografía objetiva a otra más literaria que no excluye elementos dramáticos y una cierta manipulación. Por eso. como pretendiera A.72) y Calonge (1990: pp.LICEUS. 24) coincide con Cicerón (Bruto 288) en calificar como "arcaica" la lengua de Tucídides. sobre todo en los "diálogos" y discursos. aparecen en boca de los distintos personajes. a propósito de las luchas intestinas. Schadewaldt (1929) o Westlake (1968). Con Hornblower (1987: p. especialmente si es civil (stásis) . formas preposicionales es y xyn. políticas (desde el aristócrata conservador al demócrata ferviente partidario de Pericles) o literarias (en la profundización de caracteres) de Tucídides. omisión del artículo..COM . En opinión de López Eire (1984: pp. la queja por la quiebra de valores morales que trae consigo toda guerra. E-EXCELLENCE – WWW. Woodhead (1970). construcción nominal) con otros claramente innovadores (perífrasis de sustantivo verbal más verbo 15 © 2009. La más repetida es. parece razonable no atribuir a Tucídides todas las ideas que en su Historia. con rasgos procedentes del jónico y que será germen de la Koiné.). sino las que el propio autor emite sin atribuirlas a otros. y 3.y -rr-.125). como podemos leer en 2. a un pragmático defensor de la Machtpolitik. De esta manera. anástrofe con perí.en lugar de los propiamente áticos -tt. respectivamente.

Para Rosenkranz. Pródico y Critias. Los arcaísmos pueden explicarse por su larga ausencia (casi veinte años de destierro) de Atenas. 1985: p. más tarde eliminados en el cialecto ático.550). en total. 16 © 2009. giros preposicionales en lugar de casos. A dicho afán responde. que. 1789 las palabras que se documentan por vez primera en Tucídides. infinitivo sustantivado con valor consecutivo final. E-EXCELLENCE – WWW. etc. Precisamente a la influencia de los sofistas y. y 1988. Entre estos nuevos términos pueden encontrarse formaciones con el sufijo nominal -sis. por lo que tuvo que aglutinar elementos de muy diversa procedencia hasta constituir una lengua mixta de tipo erudito con elementos compartidos con Heródoto.127. más concretamente. mientras que los rasgos jónicos responden más bien a la influencia que una prosa ya desarrollada ejercería sobre la naciente prosa ática. como SchmidStahlin. especialmente con los primeros tratados hipocráticos. vacilación en el empleo de las voces activa y media.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . 1985 : p. la tragedia. Para ello no contaba con ningún antecedente plenamente satisfactorio. puede deberse el afán de distinción y precisión terminológica que se advierte en el léxico de Tucídides. que contribuyeron a que mantuviera giros arcaicos o que comenzaban a serlo cuando redactó definitivamente su obra. si hasta entonces el jonio era la lengua de la historia.127). por la necesidad de expresar nuevos conceptos. es un rasgo destacado de su estilo literario. 1986: pp. el Corpus Hippocraticum. la marinería y la medicina. 33-4).195-6.) (López Férez. pp. la mayor parte de los llamados "jonismos" tucidideos son en realidad rasgos compartidos con el ático arcaico. ya refleja su tendencia a la expresión antitética. indicio claro del nivel de abstracción de su lengua. en parte. ya que dicho sufijo forma substantivos abastractos de acción (Romero Cruz. Son. pérdida progresiva del optativo y del valor aspectual resultativo del perfecto. Suelen ser términos técnicos relacionados con el mundo judicial. muchos son compuestos con el preverbio anti-. retroceso del superlativo en favor del comparativo. sustantivación de adjetivos y participios neutros. que revelan la capacidad de análisis y matización de Tucídides. En efecto. la presencia de hápax o palabras de nuevo cuño. lo que para algunos críticos.Tucídides auxiliar. como veremos después. de las cuales 92 no vuelven a documentarse posteriormente (Romero Cruz. de Protágoras. y 1988: p. sobreabundancia de usos y valores de kaí. Muchos de ellos son verbos compuestos (llegando hasta los cuatro preverbios).LICEUS. con Tucídides el ático se consagra como la lengua de este género literario.COM . los escritos de los sofistas o la lengua que sería la base de la Koiné. el ejército.

"para no ser accesible a todos (.30: ipsae illae contiones ita multas habent obscuras abditasque sententias vix ut intellegantur. nos encontraremos con un vocabulario sumamente original.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . En términos generales puede decirse que el período tucidideo ocupa un lugar intermedio entre el de Heródoto. En este segundo nivel la dificultad a veces se hace máxima. y el de Isócrates o Demóstenes. traspuesto al campo de la lengua.Tucídides Este deseo de abstracción conceptual también se advierte en el empleo o creación de derivados con el sufijo nominal –ma (para indicar no la acción en sí. 1968: pp. de la que se queja Cicerón en Sobre el orador 9. dureza. biógrafo tardío de nuestro autor. Y ello es así porque en Tucídides la forma. entendido como seriedad. 583). es algo secundario respecto a sus ideas. esta oscuridad era conscientemente buscada por Tucídides para conseguir una selección de sus lectores.21-3). llegando hasta la ininteligibilidad. en estrecha unión con la originalidad también de su pensamiento (Huart. en general. suele traducirse en una sensación de rigor. del "estilo encadenado". Si a todo ello añadimos su profundización en el ámbito psicológico. distingue cuidadosamente de los derivados en -sis (Huart. de cortas frases yuxtapuestas. y.426). 1985: p. tipo "tò aischrón toû lógou". o en la sustantivación de infinitivos. También puede afirmarse que asistimos a dos niveles diferentes de dificultad.30-2). según se trate de los érga. 17 © 2009. esa onomatiké léxis (“dicción nominal”) de la que hablaba Dionisio de Halicarnaso (Carta a Ammeo 2. más regular y armonioso. la interpretación que de esos hechos se ofrece.. en especial a través de los discursos reproducidos más o menos fielmente (Romero Cruz. 1968: pp.COM . la sucinta exposición de los hechos acecidos en la guerra. paratáctico. aquéllas no suelen encajar dentro de la léxis eiroméne. la preferencia por los giros nominales sobre los verbos correspondientes. a diferencia de otros autores. o de los lógoi. sino el resultado de la acción).. de esta idea también se hace eco el anónimo autor de un epigrama recogido en la Antología Palatina (IX. E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.) sino obtener la admiración sólo de los más sabios".123). Hay una continua tensión entre las ideas y su expresión porque. adjetivos y participios neutros. cógeme en tus manos. Y aquí radica el principal problema del estilo tucidideo: su profundo esfuerzo de análisis de la realidad. Marcelino (Vida de Tucídides 35). pero también como sequedad. amigo! Si eres inteligente. al no contar todavía con una subordinación suficientemente desarrollada. austeridad. en el cual se hace hablar a la obra de Tucídides: " ¡Oh. que Tucídides. Para otro crítico antiguo. a veces seguidos de un genitivo dependiente (Rusten 1989: p.5. el estilo. al contenido.23). disponible.

"la aspereza de la armonía".Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . una "concisión llena de oscuridad" para Dionisio de Halicarnaso (Sobre Tucídides 33).73) definía el estilo de Tucídides como densus et brevis. Veamos. puede considerarse un recurso típicamente poético.1). pindárico por más señas.LICEUS.122. con el empleo de términos raros o que habían caído en desuso. esto es. o de anakoché.1. y 4) tò táchos tôn semasiôn. y retrasar." Siguiendo con las opiniones de los críticos antiguos. en lugar de akératos. ateniense de linaje. También puede subrayar esa impresión poética la predilección -ya mencionada. "puro. 2) tò polyeidés tôn schemáton.103. a veces arcaico. deja lo que no entiendes. por ejemplo. no contaminado". E-EXCELLENCE – WWW. la guerra del Peloponeso) como medio indirecto para ensalzar la propia obra. / pues no soy accesible a todos: pocos son los que aprecian / a Tucídides. "lo multiforme de las figuras". la declaración inicial en la obra de la importancia de la materia que va a ser tratada (en nuestro caso. cada uno de estos rasgos. siquiera brevemente. Aunque la de Tucídides sea una obra en prosa (syngraphé. como afirma en su comienzo). 1) En primer lugar. "lo poético de las palabras". Cabe considerar como otro rasgo que acerca la prosa a la poesía el intenso dramatismo de algunos pasajes tucidideos en los que el autor logra mantener al lector en tensión.Tucídides pero si completamente / eres ignorante de las Musas. en vez de spondaí. 3) tò trachy tês harmonías. "la rapidez de las significaciones". 18 © 2009. Así.1. algunos críticos han apreciado coincidencias estilísticas con la poesía. que muchas veces tiene la lengua de Tucídides. “la esperanza” en 5. parece innegable el color poético.COM . hijo de Éloro. como ocurre en el relato de la campaña en Sicilia. En un pasaje anterior (24) el propio Dionisio enumera los cuatro "instrumentos" (órgana) del estilo de Tucídides: 1) tò poietikón tôn onomáton.consiste en anticipar. propia de quien quiere encerrar en pocas palabras multitud de hechos y una gran riqueza de pensamiento. Quintiliano (10. primero. en 1. conciso. como hacía Eurípides a finales del s. V. "tregua".de Tucídides por la expresión nominal en sus varias formas. e incluso llegando a su personificación (de pólemos “la guerra”. acuñando abstractos libremente. o de elpís. akraiphnés. El procedimiento empleado -ya utilizado en la épica homérica.

siempre preocupado por la objetividad y por ofrecer distintos planos de enfoque. Las referencias cruzadas entre partes alejadas de la obra son así indicio de una voluntad literaria unificadora de su autor y un criterio importante de discusión en la denominada "cuestión tucididea". Su uso es relativamente escaso y subordinado a la marcha del pensamiento. Por ejemplo. se utiliza para evitar estructuras excesivamente simétricas y añadir riqueza a un estilo de otra manera demasiado austero y monótono. especialmente los dos en liza en el caso de las antilogías. La contraposición no sólo está presente en el "diálogo de los melios".19 puede pensarse en la ironía trágica. aunque este sofista no fuera su inventor sino. Es procedimiento grato a Tucídides. tras su desarrollo. E-EXCELLENCE – WWW. representada en 431 a. procedimiento que Tucídides utiliza en algunos excursus. hay elementos retóricos coincidentes con los empleados en los discursos de Tucídides.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . No es Tucídides un autor que haga demasiadas concesiones al lector en este aspecto. su sistematizador.. en el "diálogo de los melios" Cantarella ha hablado de una "stichomithía trágica" en la que "argumentos y palabras rebotan de una a la otra parte". En relación con el recurso anterior está el empleo de la técnica de la "composición en anillo" o Ringkomposition.429-31) .C.LICEUS. En el caso de las afirmaciones vertidas a propósito de Nicias en 5. 2) La afirmación de Dionisio de Halicarnaso sobre la multiplicidad de figuras retóricas en Tucídides es más discutible.COM . Acabamos de referirnos a la tensión dramática de algunos pasajes de nuestro autor.Tucídides después.87) al éxodo de una auténtica tragedia (1967: pp.16 y 6. la antítesis como recurso literario cae mejor bajo el segundo apartado. ya en la Medea de Eurípides. el desenlace de un acontecimiento importante.). porque en realidad eran ya empleadas antes de su llegada a Atenas (427 a. La metabolé o variatio meramente formal no le interesa si no va acompañada de una matización conceptual. Según Ros (1938). sobre todo.C. pero. en la estructura del libroI. más bien. es recuperada como conclusión final. suerte de tríptico estructural mediante el que una idea inicial. 19 © 2009. Sólo en los discursos y diálogos encontramos huellas ciertas de las figuras retóricas llamadas "gorgianas". y este mismo crítico ha equiparado las consideraciones finales sobre la derrota en Sicilia (7. No obstante.

40. en el Epitafio o discurso fúnebre en memoria de los caídos en combate. una aspereza ya desde el nivel fono-estilístico. cuando la gobernaba Pericles. Blass denomina "descendente" ("absteigende") este tipo de período tucidideo en el que una idea inicial es luego desarrollada por una serie de circunstancias: el 20 © 2009. paralelismos de miembros.LICEUS. La construcción antinómica encuentra su culminación artística en el libro segundo. Como afirma Dioniso de Halicarnaso.mâllon / é). a Tucídides no le bastaba la tradicional oposición de conceptos mediante las partículas mén / dé. no sólo política.. puesto en boca de Pericles. sino más bien esto otro": 2.2). oxímoron. sino esto otro": 2. del orador Lisias (Sobre Demóstenes 13. pues. una síntesis ideal.mâllon / allá ("no esto mejor.. según Dionisio de Halicarnaso.1) y ou. 9-10)..2)..43. una coincidentia oppositorum en la que coexisten armónicamente cualidades que en otros lugares son contradictorias. Como señala Rusten (1989: pp.40.2 (ou. con cambios atrevidos de construcción e hiperbata violentos.COM . fuertemente disimétrico (la famosa incocinnitas tucididea) que ha influido en el de otros autores y que.47. 3) También se ha dicho del estilo de Tucídides que su originalidad radica en la armonización de elementos contradictorios.1 (mâllon / é) y 2. no los recursos externos (lítotes.43. "armonía de contrarios". te / te e incluso contraposiciones tripartitas del tipo oute / te / te (2. sería el opuesto del estilo simple.23-5). Tucídides ve en su ciudad. sino una aceptación enfática de uno de los términos y un completo rechazo del otro. con predominio de las consonantes (frente al predominio de vocales en el estilo del orador Isócrates). Otro tipo de contraste es el llamado "esquema kat' ársin kaì thésin" o afirmación negativa-positiva (enfatizar una idea expresándola primero de forma negativa y luego de forma positiva).Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . pero incluso en este caso lo realmente importante sigue siendo. pero desvaído. la de Tucídides es una armonía "áspera". etc. capaz de superar las antítesis o antinomias: una palíntonos harmonía.Tucídides Entre todos ellos debemos destacar la antítesis. E-EXCELLENCE – WWW. sino la oposición de conceptos que se expresa mediante los paralelismos formales: en Atenas se da una conjunción de contrarios. con anacolutos frecuentes y un orden de palabras a menudo irregular y fuertemente enfático. un estilo.). te / te / te (2.41. En estos casos de contraposiciones en forma comparativa no hay propiamente una comparación o preferencia. antagónicas. rima final.1) y oute / oute / te (2.4). por ejemplo: 2. empleando los esquemas medén / allá. ou / dé. o la partícula comparativa mâllon: ou / allá mâllon ("no esto. por lo que utilizará también las contraposiciones te / kaí. y que continúa y se reafirma en el sintáctico.39.

PERVIVENCIA 21 © 2009. especialmente en los discursos. E-EXCELLENCE – WWW. 4) El cuarto rasgo al que se refiere Dionisio de Halicarnaso en su caracterización del estilo de Tucídides es la "rapidez de las significaciones".Tucídides enunciado de la acción y el de la causa se realiza normalmente mediante participios o frases subordinadas de primer grado. que constituyen la estructura del período. además. a medida que se aproxima e introduce en la guerra. con frecuentes elipsis y "sentencias" o gnômai (más de un centenar). por su densidad requiere continuamente del auxilio de los comentarios. alcanzando la fría precisión de un diagnóstico clínico en la descripción de la "peste" y la corrupción moral que produjo. reflexivo.LICEUS. se alza el reconocimiento del sagaz e innominado autor de Sobre lo sublime.COM . que. quizá con propósitos de caracterización literaria de sus oradores. pese a la abundancia de paréntesis -que realizarían la función de las actuales notas-. más tucidideo. Tito Livio. aunque fue imitado por otros autores antiguos (Demóstenes. también fue. más nervioso y conciso. a la vista del estilo lento. En efecto. sino que parece haber evolucionado a lo largo de la obra: más amable y colorista al principio.428) no ha sido inmutable. los hechos concretos y particulares constituyen las subordinadas secundarias. y luego de trasposición. Y es. en que cualquier variación del esquema general suele tener un matiz significativo.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . Todo ello implica un profundo esfuerzo de análisis lógico y psicológico. no sin tensiones. al campo lingüístico. un estilo que. de extrema concisión. Tacito). en suma. demasiado sumisos a los cánones retóricos de Isócrates. en la denominada "Arqueología".de un Cicerón o un Dionisio de Halicarnaso. nada menos) expresan todo tipo de precisiones temporales. siempre preocupado por decir mucho en pocas palabras. Un estilo. y las frases de relativo y los paréntesis (unos trescientos en el conjunto de la obra. Salustio. en definitiva. algo ampuloso de Nicias en comparación con el más ágil y rápido de Alcibíades. topográficas. no pocas veces. el estilo de Tucídides suele ser muy braquilógico. según Cantarella (1967: p. etc. Cambiante también y multiforme en los discursos. que lo acercan en ocasiones al estilo de la poesía. incomprendido: frente a las críticas -ya conocidas. 6. Un estilo que se acerca a lo que con cierto anacronismo llamaríamos un "ensayo político" y que.

). no es por ello de extrañar que nuestro historiador. Se ha destacado también como hecho ciertamente notable que en los grandes autores del siglo IV a. como ha precisado Simon Hornblower. Polibio intenta recuperar sus principios. los atidógrafos. aunque sí los tuviera en lo que respecta a su argumento.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . o. o quizá precisamente a causa del carácter excepcional de su personalidad y de su obra. que escribió sobre una guerra que no fue ni gloriosa ni afortunada.Tucídides Tucídides se ha preocupado en su Historia de buscar pautas del comportamiento humano para. fue valorado muy negativamente por uno de los críticos más influyentes de la Antigüedad. establecer leyes universales válidas para toda época y lugar. sino tambien en Isócrates y algunos oradores menores) como en los propios historiadores (además de los antes mencionados. en el comienzo de un dilatado proceso histórico-filosófico. no se encuentren referencias directas a la obra de Tucídides. por Platón. Pese a ello. algunos de cuyos eslabones son Machiavelli. que llega incluso a poner en solfa. etc. y a fe que lo consiguió hasta el punto de que. Dionisio de Halicarnaso. No obstante. si bien indudablemente no conoció la popularidad de Heródoto o de Jenofonte. aunque sí contamos con tradiciones antiguas que nos indican que fue leído. Éforo. como afirma Woodhead. que fue exactamente continuado. a partir de los hechos que narra. el orador pudo recomponerla de memoria cuando se perdió el ejemplar del historiador en un incendio de la Biblioteca de Atenas. el resultado es una obra completamente distinta. reflejos de su obra pueden hallarse tanto en los oradores (no solamente en Demóstenes. por Jenofonte en sus Helénicas y también por otros historiadores como Cratipo o Teopompo. la cual o. la propia elección del tema: "Heródoto tuvo más acierto que Tucídides.LICEUS. se halle. ya en época helenística. según se señaló anteriormente.COM .C. el propio Aristóteles en sus obras de contenido histórico. si tuvo 22 © 2009. y cuando. como señalamos anteriormente. y que su estilo. el hecho de que Tucídides no sea mencionado no significa que no fuera leído y. Filisto de Siracusa. no debió haber tenido lugar. Jerónimo de Cardia. ésta no tuvo realmente continuadores inmediatos en cuanto al espíritu que la anima. Debe también tenerse en cuenta que incluso para los propios antiguos Tucídides no era un autor en absoluto fácil. según se nos cuenta en la Vida de Demóstenes de Zósimo (pero tampoco hay que hacer mucho caso). E-EXCELLENCE – WWW. en quienes se han apreciado indudables ecos tucidideos. Hobbes o Nietzsche. también en Calístenes. aunque al parecer no muy apreciado. o que Demóstenes copió ocho veces íntegra la Historia tucidídea con el fin de familiarizarse con ella. en lo que respecta a algunos problemas capitales como el poder y sus efectos sobre los acontecimientos históricos. de manera absolutamente equivocada desde nuestro punto de vista. en el mejor de los casos.

la obra de Tucídides recibió los elogios de críticos no menos influyentes como Plutarco (Sobre la gloria de los atenienses 347a) y Pseudo-Longino (Sobre lo sublime 22.COM . se ha dicho. contaba entre los autores clásicos de primera fila para los eruditos bizantinos. E-EXCELLENCE – WWW. sólo encuentra paralelos en la cultura china).. aunque ambos historiadores se queden más bien en la superficie del relato tucidideo.Tucídides lugar. del s. y Ovidio.II p. pues el historiador Critobulo compone su relato de la caída de Constantinopla en poder de los turcos en 1453 en un estilo que pretende imitar el de Tucídides. en definitiva. como "legislador" del género historiográfico.C.3). sin profundizar en su impacto sobre el comportamiento social y moral de los hombres. y. También se ha apreciado la huella de Tucídides sobre la historiografía latina. en particular en la obra de Salustio. sin duda. Geórgicas 3. en el cap. Como compensación.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . tanto en lo que se refiere al estilo como al método seguido en el acopio y exposición de los datos. y su influjo se puede rastrear entre los escritores más importantes (el caso del gran Miguel Pselo o el de la obra histórica de Ana Comnena. Se ha sugerido 23 © 2009. Este mismo pasaje tucidideo ha servido igualmente de modelo para la descripción de epidemias que encontramos en historiadores de la Antigüedad tardía y de época bizantina.LICEUS. en la descripción patética de la epidemia. En Lucrecio 6. Es el paradigma que sigue Procopio de Gaza cuando relata la plaga que diezmó Constantinopla durante el reinado de Justiniano en 542 p. e igualmente en la de Cornelio Nepote y. Tucídides. a través de ambos. en el único tratado sobre teoría historiográfica que de la Antigüedad ha sobrevivido. Cómo debe escribirse la historia de Luciano de Samosata.523 ss. además naturalmente de los vertidos por su biógrafo Marcelino. y lo propio cabe decir del emperador Juan Cantacuceno en su narración de la gran plaga de 1347 (4. Metamorfosis 7. (Guerra Pérsica 2. En Occidente. ¡diecinueve siglos después! (un caso de arcaísmo propio de la cultura bizantina que.478-566. es claro) e incluso hasta el final del Imperio Bizantino..42. habría de ser ignorada por la posteridad y relegada al silencio y al olvido" (Carta a Pompeyo 3).22-23).8). probablemente pasados a través del tamiz de Lucrecio.C. es Tucídides y no Heródoto quien aparece. y ecos evidentes de la misma descripción se hallan también en Virgilio. en Tácito.1138-1283 numerosos pasajes son traducción directa de la descripcion que hace Tucídides en su libro segundo de la peste que asoló Atenas durante los primeros años de la guerra. el redescubrimiento de Tucídides a partir del siglo XIV significó el inicio de la alta estimación de su obra en las centurias sucesivas. ambos del siglo XI.

Lamentablemente. no partió del original griego. ya fuera en el original griego ya en sus traducciones. por la ley compensatoria del péndulo. treinta años después habían aparecido casi sumultáneamente (y si fuéramos optimistas veríamos en ello una prueba de la actualidad del pensamiento de nuestro historiador) cinco traducciones más de la Historia de la Guerra del Peloponeso. que contiene únicamente los discursos acompañados por una breve introducción. a la epidemia que arrasó Europa mediado el siglo XIV. uno de los primeros hombres occidentales que pudo aprender griego. habría que esperar nada menos que hasta 1952-55 para que viera la luz la primera versión completa y directa del original griego de la obra de Tucídides a nuestra lengua. Gran Maestre de la Orden de San Juan de Jerusalén y destacado personaje del ambiente cultural de la corte papal de Aviñón. y conservada en el manuscrito 10801 de la Biblioteca Nacional de Madrid. Pese a que se conocen algunas noticias que nos hablan de proyectos de traducir a nuestro autor al castellano en las centurias sucesivas. tuvo quizá in mente la descripción tucididea de la peste cuando se refiere. hemos de deducir necesariamente que su influencia en la historiografía y en la erudición española en general ha sido muy reducida. Rodríguez Adrados para la editorial Hernando. de modo que no es difícil deducir los muchos defectos que puede tener una traducción resultado de tan gran número de trasvases. a la que luego nos referiremos. Para la traducción. E-EXCELLENCE – WWW. se encontraba frecuentemente incluído entre los autores difíciles en los planes de estudios de colegios y universidades españolas que comprendían el 24 © 2009.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . explicable por el hecho de que el griego clásico era apenas conocido en Occidente: el texto original fue vertido por el erudito bizantino Demetrio Calodiqui al griego de la época.Tucídides que ya Boccaccio. de donde a su vez fue traducido al aragonés probablemente por el dominico Nicolás. a su vez basada en la traducción latina de Lorenzo Valla. siquiera rudimentariamente. Tucídides. Así pues. procedente de la biblioteca del Marqués de Santillana. realizada por F. se siguió un complejo proceso. tan buen inicio no tuvo una continuación igualmente afortunada y la obra capital de Tucídides no conoció en nuestro país en los siglos posteriores la difusión que merecía. si bien es verdad que. La primera traducción completa al castellano fue publicada en la imprenta salmantina de Juan de Cánova en 1564.LICEUS. pero su autor. obispo de la ciudad etolia de Drenípolis. sino que se basó en la traducción francesa de Claude de Seyssel (París 1527). el secretario real Diego Gracián. si juzgamos por la cantidad de traducciones y estudios monográficos consagrados a nuestro autor.COM . al comienzo del Decamerón. No obstante. Pero la primera versión de Tucídides en Occidente tras los siglos oscuros fue la traducción al aragonés realizada hacia 1385 bajo el mecenazgo de Juan Fernández de Heredia.

Fuera de nuestras fronteras. quien nos dice que "se abatieron sobre las ciudades muchas calamidades por las disputas civiles. a las prensas venecianas de Aldo Manuzio. Como se ha encargado de asentar de manera definitiva Karl Reinhardt. la fama de Tucídides entre los teóricos de la ciencia política e historiográfica ha sido notable y constante.82. sin embargo.. una fama que parte indudablemente de la traducción latina que entre 1448 y 1452 llevó a cabo. así cuando las circunstancias son idénticas.. que parten. que debemos.. muy aficionado a los historiadores griegos. en cambio. y por consiguiente los mismos hechos sugieren las mismas reglas de conducta". y llegó a ser obra introducida por la "peligrosidad" de sus ideas en el Indice de libros prohibidos que en 1583 realizó el inquisidor Cardenal Quiroga." (Discursos 3. o "si consideramos los hechos actuales y los pasados. la huella de Tucídides es evidente en los escritos de Machiavelli.43).22.Tucídides estudio de los clásicos griegos.LICEUS.4). La huella de Tucídides se deja sentir igualmente en teóricos de la política de los siglos posteriores: en Michel de l'Hôpital en el XVI. especialmente cuando expone sus teorías sobre el poder. y ecos de la concepción histórica de nuestro autor se han querido apreciar de manera esporádica en algún historiador como el cronista de Enrique IV Diego Enríquez del Castillo (14431503) o en los Discursos políticos. que suceden y siempre sucederán mientras la naturaleza humana siga siendo la misma" (3. por encargo del Papa Nicolás V. de la aceptación de la unidad psicológica de la naturaleza humana. como en el caso de Tucídides. que no abandonaba su ejemplar de Tucídides cuando partía hacia sus campañas bélicas. muy particularmente en Hobbes." (1.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . afirmaciones como "los hombres esencialmente son siempre los mismos y tienen las mismas pasiones. de manera que a quien analiza los sucesos pasados le resulta fácil prever lo que sucederá. las mismas causas traen consigo los mismos efectos. la cual permitió la difusión de la obra del historiador en los círculos intelectuales europeos y precedió en cincuenta años a la editio princeps de nuestro autor. el gran humanista Lorenzo Valla.. nos traen a la memoria algunos de los principios en los que se basa la concepción histórica de Tucídides.COM . cuya traducción de nuestro autor apareció en 1629 y de 25 © 2009. Del emperador Carlos V se decía. cómo no. E-EXCELLENCE – WWW. morales e históricos (Madrid 1804) de Antonio de Herrera.2) o "cuantos vayan a querer conocer la verdad de lo sucedido y de lo que en el futuro de nuevo va a suceder de manera igual o semejante de acuerdo con la naturaleza humana. se reconoce sin dificultad que en todos los estados y en todos los pueblos encontramos siempre los mismos deseos y la misma configuración.

Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . Por lo que a nuestro siglo respecta. Los comentarios de Aristarco fueron el punto de partida para los que. y los textos transmitidos por una treintena de fragmentos papiráceos. siglo y medio después. es probablemente anterior a la fijación del texto por parte de los filólogos alejandrinos. Contento simplemente. han sido muchos los autores que.C. del siglo III a. llegan a afirmar que Tucídides está más cerca del siglo XX que del siglo V a. No.C. en un libro en el que se establecen similitudes entre la Guerra del Peloponeso y la Segunda Guerra Mundial. llegando incluso a extremos quizá exagerados quienes como Lord. a partir de época imperial especialmente.Tucídides quien se repite a menudo que es quizá en muchos aspectos su más fiel discípulo. 1975). Alegaré que tengo que trabajar. puesto que la primera edición. se han preocupado por señalar paralelismos entre los hechos historiados por Tucídides y los acontecimientos que nuestro siglo ha vivido (cf. escaparé pronto.LICEUS. de los cuales derivan los escolios conservados en nuestros manuscritos . de Tucídides se atribuye a Aristarco de Samotracia en la primera mitad del siglo II a. 7. Alsina. 26 © 2009. compuso Dídimo. como creí por un momento. me acostaré y leeré a Tucídides". comentada. E-EXCELLENCE – WWW.C.. e incluso se ha sugerido que la descripción del desarrollo político y económico del mundo griego que Tucídides realiza al comienzo de su Historia presenta perspectivas que lo relacionan con los postulados marxistas. En todo caso. Al testimonio que estos numerosos códices nos ofrecen. el profesor Gomme: "a veces pienso que nadie debería ocuparse de política internacional sin haber leído antes a Tucídides".COM . ambientada en la Inglaterra de 1914: "Después de todo. tratando de demostrar lo que Woodhead ha llamado "la perpetua contemporaneidad de los estudios tucidideos". Eso es lo que hace al menos el viejo político de la novela de Isabel Colegate Estatuas en un jardín. no me siento sentimental esta noche. de los cuales únicamente seis son antiguos y el resto recentiores. TRANSMISION DEL TEXTO La obra de Tucídides se nos ha conservado en aproximadamente 80 manuscritos. también seguramente en Nietzsche y su teoría del Wille zur Macht. uno de los cuales.. se añaden los pasajes de la Historia citados por autores posteriores. no por utópica es en absoluto descabellada la recordada frase de uno de los más destacados estudiosos de la obra de Tucídides en nuestro siglo.

27 © 2009. en tanto que Kleinlogel sostiene. Graecus 255). En nuestros manuscritos. que ha dejado lecciones en manuscritos de la segunda familia. Representan a la segunda familia un códice de los siglos XI-XII. copiado de un códice transliterado en el siglo IX. Pero la historia del texto de Tucídides se complica por el hecho de que no se trata de una tradición cerrada. que es copia directa de B. lo que significa que en el proceso de copia se han utilizado otras fuentes distintas. E (Palatinus Heidelbergensis 252). aparecida en 1832. y una cuarta. que ha dejado huellas en el manuscrito B (y en consecuencia también en H). aunque las lecciones perdidas pueden a menudo reconstruirse con ayuda del testimonio de otros manuscritos recentiores de la misma familia. puesto que habitualmente se le ha considerado "hermano" de B.2 de comienzos del siglo X y considerado tradicionalmente el manuscrito más fiable) y G (Monacensis 228. éste último conservado en mal estado. Las investigaciones posteriores que han tratado de desenredar los entresijos de la historia del texto de nuestro autor han ido aclarando muchos aspectos de un proceso que se ha ido revelando cada vez más complejo y que ha culminado en los estudios de Bartoletti. a los que se suma el recentior H (Parisinus Graecus 1734. pueden rastrearse lecciones que no proceden del arquetipo. Bekker fue el primer editor de Tucídides que de una manera sistemática se sirvió de la comparación entre diversos manuscritos para establecer el texto de su edición. cuatro de las cuales ha pretendido identificar con seguridad Kleinlogel: una primera. La primera se encuentra representada especialmente por los códices C (Laurentianus 69. Hemmerdinger y. una segunda y una tercera.727). F (Monacensis 430) y M (Britannicus 11. a partir de 6. creemos que con argumentos convincentes. Kleinlogel. A (Parisinus supp. del siglo XIV). B (Vaticanus 126). se distinguen dos familias.92. cuya posición en el stemma ha sido muy discutida.COM .LICEUS. cuya influencia se aprecia en ambas familias de manuscritos. del siglo XIII). como ya precisara claramente Bartoletti. y cuatro del siglo XI. especialmente. sino abierta. A partir de un arquetipo perdido.Tucídides I. en efecto. E-EXCELLENCE – WWW.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz .

La Letteratura Greca Classica. Cantarella. pp. Madrid 1984.. A historical commentary on Thucydides.J. Anales de Historia Antigua y Medieval XX 197779. trad. Gomme . L' oligarca imperfetto.Tucídides BIBLIOGRAFíA F. Thucydides. ---------. Tucidide continuato. --------------. Milán 1967. Historia. de V.J.D. Historia de la literatura griega.E. Buenos Aires 1971. Padua 1970. Andrewes . ---------. Cuadernos de la Fundación Pastor 1982. Thucydides. París 1968. "Tucídides. Satura grammatica in honorem F. R. Madrid 1990. Cambridge (Mass. López Eire. Oxford 1973. introd. Thucydides and his History.). Greek Prose Style. Madrid 1981. ---------. Dover. von Fritz. Madrid 1989. Tucídides. Londres 1907.33-43. Dover. A. Finley.) 1942 (reimpr. Athlon. A. Thucydides. Madrid 1988. "Tucídides en el siglo XX". Canfora. Conejero Ciriza).H.LICEUS. R. Madrid 1976. Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso (selección. "Tucídides". Oxford 1945-1981. Boletín del Instituto de Estudios Helénicos V 1971. I. López Férez (ed. J. en J. pp. pp. Torres Esbarranch).W. Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso (introducción a la trad. "Tucídides. pp.A. K.. intr. P. S. ---------. y notas). Berlín 1967. ética y política. Huart. esp. Cornford. L. ---------. anotada de J. 5 vol. un moderno". reimp. Anuario de la Facultad de Filosofía y Letras de Barcelona I 1975. Calonge. Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso (trad.246 ss. Tucidide. pp. ---------.J. J. pp. Cambridge 1963. Adcock.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . J. López Férez. Denniston. pp. Thucydides Mythistoricus. Le vocabulaire de l'analyse psychologique dans l'oeuvre de Thucydide. 28 © 2009. E-EXCELLENCE – WWW. "En torno a la cuestión tucididea".A. Londres 1987. y notas). F. A. Die griechische Geschichtsschreibung. K. Barcelona 1988. "Tucídides y la Koiné".151-174. Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso (introducción a la trad. Ann Arbor 1963). trad. Roma 1988.K.COM . 1965.416-433.47-83. Hornblower. Londres 1952. J. Alsina.13-32. J.M. hoy". 537-567. Adrados.A. Guzmán Guerra.

París 1947 (19512). Beiträge zur Erklärung des Thucydides. Romero Cruz. M. Stählin.G. en Realencyckopaedie der klassischen Altertumwissenschaft. Madrid 1989. Múnich 1948. Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso (trad. en Estudios de prosa griega (coord.Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz . intr. Proctor. J. Roma 1972-1992 (libros I-V). --------------.. Montero Díaz. EDICIONES: G. "Thukydidesstudien". W. Alberti. Nimega 1938.COM . Woodhead.M. y notas). Westlake.en W. Zaragoza 1996. D. Rusten. y notas). H. Cambridge 1968. O. J. W. Nachrichten der Gesell. F. Book II (intr. Estudios sobre Tucídides. Supl. pp.. Ensayo de un repertorio bibliográfico (19731995). Das Geschichtswerk des Thukydides. Berlín 1937. pp. Macía Aparicio. L. Hamburgo 1846.56-82. Luschnat. Die Geschichtsschreibung des Thucydides. The experiencie of Thucydides. pp. E-EXCELLENCE – WWW. Morocho Gayo). XII 1971.S.W. A. H. Madrid 1989.C. Thukydides. Ullrich. Thucydide et l' impérialisme athénien. Individuals in Thucydides. Schmid. Die Stellung des Menschen im geschichtlichen Prozess.R. "Thukydides der Historiker". intr. E. Stahl.1112-1183. Cambridge 1989. Cambridge (Mass. "Tucídides en la historia de la prosa griega". Berlín 1929. D. de Romilly. Pohlenz. Guilford 1980. Schwartz. H. Schepens. F. Die metabolé (Variatio) als Stilprinzip des Thukydides. J. V. Madrid 1988.P.B. "Tucídides: panorama actual (1986)". G. Rawlings. Bonn 1919 (19292).. Ramón. Schmid y O. Das Problem der Geschichtsschreibung des Thucydides und die thucydidische Frage. y comentario). Amsterdam 1986. Anejos de Gerión II. Múnich 1966.95-139. L'autopsie dans la méthode des historiens grecs du V siécle avant J.LICEUS. Princeton 1981. Geschichte der Griechischen Literatur. 1920.181-200. Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso (trad. por G. The structure of Thucydides' History. Thucydides: The Pelopponnesian War. der Wissens. zu Goettingen 1919.) 1970. ed. reimp. Universidad de León 1985. vol. V.Tucídides ----------------. Bruselas 1980. "Die Geschichtschreibung im Zeitalter der Sophistik". Schadewaldt. 29 © 2009. Homenaje a S. cols. Patzer. Ros. Thucydides on the nature of power.

Weil. Berlín 1878 (reimpresa 1966-1977). 2 vol. Oxford 1942 (múltiples veces reimpresa).R. J. 6 vol. H.J. 30 © 2009.J. Steup.Tucídides J. O. Classen . Powell. libros I-II.L.COM . E-EXCELLENCE – WWW. Jones . Leipzig 1960 (reimpresa Madrid 1988).E. 8 vol. de Romilly . Luschnat.S. París 1953-1972.LICEUS. Bodin .Fernando García Romero y Felipe Hernández Muñoz .