You are on page 1of 1

A18.

el comercio

sábado 24 de octubre del 2015

Regiones
el perú hoy
Ayacucho

La Libertad

Lambayeque

TACNA

La Libertad

Cipriano Ramos Quispe (57) fue condenado
ayer a cadena perpetua por haber violado y
embarazado a su hija.

Cientos de techos de
casas fueron limpiados
en el centro de Trujillo
como prevención ante
el fenómeno de El Niño.

Unos 100 invasores
fueron desalojados y
sus chozas destruidas
en un terreno perteneciente al penal de Picsi.

Darwin Malca, presunto cabecilla de Los
Malditos de Bayóvar,
fue trasladado ayer al
penal de Challapalca.

Veinte niños del colegio
81940 de Collana (Parcoy) se intoxicaron al
comer salmón entregado por Qali Warma.

Corrupción en el vraem
facebook

Mal elemento. El teniente Wilmer Delgado publicó en mayo esta foto, en la que posa junto a la tropa en la base de Mazángaro (Satipo). Por esta zona han sido detectadas varias pistas clandestinas.

Armas de doble filo
Así operaba un teniente del Ejército que aprovechó su presencia en el Vraem para brindar información privilegiada a narcotraficantes.

ricardo león

La corrupción existe,
pero nosotros estamos
siempre pendientes”,
dijo el viceministro de
Defensa Iván Vega el 14
de octubre. Aquel día la agencia
de noticias The Associated Press
(AP) había publicado un amplio
informe sobre la relativa facilidad con que las narcoavionetas
continúan aterrizando en el
valle de los ríos Apurímac, Ene
y Mantaro (Vraem), a pesar de
las operaciones de destrucción
de pistas clandestinas. Los militares inhabilitan las pistas que
descubren mientras los narcos
utilizan aquellas que se reconstruyen, como en un interminable ajedrez cartográfico.
En dicho reportaje, el periodista Frank Bajak incluye la versión del piloto de una de estas
aeronaves, quien asegura que
por cada vuelo algunos altos
mandos de las Fuerzas Armadas recibirían hasta US$10 mil.
El ministro de Defensa,
Jakke Valakivi, dijo que el reportaje incluía “información
tendenciosa”. También opinó
al respecto el jefe de Devida,
Alberto Otárola: “Si AP tiene
pruebas ciertas de que los militares cobran cupos, le pido
públicamente que haga esa denuncia ante las autoridades”.
Parecía una reacción en cadena
perfectamente coordinada.
Ayer, el general EP César Astudillo, jefe del Comando Especial Vraem, declaró a la misma
agencia: “Jamás se ha combatido al narcotráfico como lo venimos haciendo ahora”.
Pero algo había ocurrido poco antes. La noche del miércoles, Astudillo recibió la llamada
del director general de la Policía

dante piaggio / archivo

Nacional, general Vicente Romero, quien le adelantó lo que
después se haría público: un
teniente del Ejército que había
operado en varias zonas del
Vraem había sido detenido por
agentes policiales en Mazamari. La Segunda Fiscalía contra el
Crimen Organizado lo sindica
como integrante de una red de
narcotráfico. El militar tenía
acceso a información sobre las
operaciones de destrucción de
pistas clandestinas, y habría reportado a Los Lápiz, una red de
traficantes de la zona. A cambio
habría cobrado alrededor de
US$1.000 por vuelo. Lo atraparon el jueves 22 cuando estaba
almorzando.
Inteligencia y paciencia
Lo primero que hicieron los policías que capturaron al teniente EP Wilmer Eduardo Delgado
Ruiz fue incautarle los teléfonos celulares y sus respectivas
tarjetas de memoria. La misma
tarde del jueves arribó a Lima
y fue enviado a la sede de la Policía Antidrogas. El día resultó
bastante largo.
Durante los últimos meses,
la policía había intervenido sus
conversaciones telefónicas y a
partir de estas escuchas se descubrió el presunto delito. La
fiscal Irene Moreno, quien dirige el caso, aún intenta llegar
al fondo del asunto: ¿Delgado
Ruiz trabajaba solo? Porque
aunque menciona en sus diálogos a otros oficiales, no está
confirmado que haya estado
coludido con ellos.
El efectivo, según las primeras investigaciones, brindaba
a los narcotraficantes información sobre las operaciones que
lleva a cabo el Ejército en distintas zonas del Vraem.

Presión. Más de 200 pistas clandestinas han sido destruidas en el Vraem durante el 2015.
facebook

Tenía información
sobre operaciones
militares, y reportaba
a narcotraficantes”.

El teniente EP Wilmer Delgado
pertenece al arma de Infantería.
Comando vraem

8.000

efectivos militares (de la Marina, el
Ejército y la Fuerza Aérea) operan
actualmente en el Vraem.

Menciona en sus
conversaciones a otros
oficiales, pero no está
confirmado que se trate
de una red”.

En el 2011, fue dado de
baja por mala conducta
y desobediencia”.

Enclave del narcotráfico
El epicentro de la coca

El Vraem es la mayor zona productora de drogas en el Perú. De aquí
sale cada año un promedio de 300
toneladas de cocaína. En esta zona
hay actualmente unas 20 mil hectáreas sembradas de hoja de coca.
Alto vuelo

Hasta hace unos meses, se calculaba que la mitad de la droga que
se produce en el país salía en avionetas, primero a Bolivia y luego a
otros destinos. Al menos 14 avionetas han sido inhabilitadas este
año en el Vraem y otras zonas.
Interdicción aérea

En agosto, el Congreso aprobó la
Ley de Control, Vigilancia y Defensa del Espacio Aéreo, que permite –en última instancia– derribar avionetas si se comprueba que
transportan droga.

Justamente en estos meses,
mientras los policías escuchaban pacientemente las conversaciones de Delgado –era muy
precavido en sus diálogos, aseguran fuentes relacionadas al
caso–, el Ejército desplegaba
operaciones diarias para destruir pistas de aterrizaje. En lo
que va del 2015 se han inhabilitado más de 200 pistas; ayer
fueron destruidas dos en el sector de Cerro Verde. Probablemente los narcos que trabajaban con Delgado ya lo sabían.
(De)formación militar
En sus fotos del Facebook –fuera
de aquellas en las que aparece
junto a su familia–, el teniente
Delgado posa armado en distintos lugares del Vraem donde ha
sido destacado. Al ser detenido
pertenecía al Batallón Contraterrorista Alto Comaina 79, con
base en Satipo. Tiempo atrás fue
enviado a la base de Paquichari,
una zona de constantes hostigamientos y enfrentamientos con
grupos de narcoterroristas. Cerca de Paquichari solían encontrarse pistas clandestinas.
Delgado ya había tenido problemas de comportamiento.
Como señaló ayer este Diario,
en el 2011 fue dado de baja por
mala conducta y desobediencia, pero el Poder Judicial obligó a que fuera repuesto. ¿Cómo
un efectivo con antecedentes
conocidos pudo llegar a ocupar
puestos en bases estratégicas
del Vraem? Un oficial de alto
rango del Comando Especial
Vraem reconoce que el Ejército no cuenta con herramientas
técnicas de inteligencia con el
nivel de penetración suficiente
como para detectar este tipo de
delitos. En otras palabras, Delgado lo hizo porque pudo.