You are on page 1of 3

Publica 'El camino abierto por Jesús.

Mateo' (editorial PPC)

Pagola: «Se alimenta la dimensión doctrinal de la fe, pero
se olvida la adhesión vital a Jesús»
«En la Iglesia actual hay más miedo que libertad, creatividad y confianza en el futuro»
El libro de Pagola sobre el evangelio de Mateo
Con su aproximación histórica a la figura de Jesús, José Antonio Pagola (Añorga, 1937)
consiguió que un libro religioso se convirtiera en un best seller no sólo en librerías
especializadas, sino también en grandes superficies. Con más de 80.000 ejemplares
vendidos, la obra fue contestada por los sectores más conservadores de la Iglesia y se forzó
su retirada. Mientras tanto, fue traducida a siete idiomas. Y se podía rastrear en internet.
Tras la polémica, Pagola vuelve a las librerías con el primer volumen de una serie sobre los
cuatro evangelistas. 'El camino abierto por Jesús. Mateo' (editorial PPC) está elaborado a
partir de los comentarios que, durante 32 años, ha ido escribiendo semanalmente. Su
objetivo es que cualquier persona interesada en buscar un sentido a su vida pueda conocer
el camino abierto por Jesús accediendo a los relatos de los cuatro evangelios. «Sé cuanto
bien hace Jesús a quienes se encuentran con él», afirma. Lo entrevista Ane urdangarín en
Diario Vasco.
- ¿Este nuevo proyecto supone, como se ha señalado, un impulso a su 'rehabilitación'
tras la polémica con su anterior obra?
- Son dos cosas diferentes. Respecto a mi libro 'Jesús. Aproximación histórica' he recibido
estos días una noticia que me ha llenado de alegría. El cardenal Gianfranco Ravasi,
renombrado biblista italiano, elegido por el Papa como presidente del Pontificio Consejo de
la Cultura, acaba de recomendar mi libro en una revista italiana, pues lo considera un
estudio muy valioso para guiar a lectores no iniciados en el conocimiento de la historia de
Jesús. Habla literalmente de «il modo piu trasparente per guidare il lettore non tecnico».
También me llena de alegría saber que en primavera se publicará en japonés y que está
muy adelantada la versión al croata.
- Volvamos a 'El camino abierto por Jesús'. ¿Mantiene el evangelio su fuerza de
convicción en la sociedad moderna?
- El evangelio de Jesús es prácticamente desconocido por la mayoría de la gente. En la
conciencia de muchos lo que queda es un mundo confuso de ideas religiosas captadas
infantilmente durante la niñez, vividas luego de manera poco consciente y sin fuerza para
tomar una decisión sobre la orientación de la propia vida. Incluso bastantes cristianos no
sospechan la fuerza sanadora, el estímulo y el potencial de esperanza que se encierra en
Jesús para enfrentarse a la aventura de la vida y al misterio de la muerte.
- En la presentación del libro ahonda en la idea de la renovación de la Iglesia, que
adolece de «seguidores» de Jesús y en cambio propicia «adeptos a una religión». ¿A
qué se debe este fenómeno?
- Ser cristiano es básicamente «seguir» a Jesucristo, identificándonos con su proyecto de
vida más digna y justa para todos, y descubriendo en él a Dios acompañándonos hacia la
salvación definitiva. Lo que sucede es que, muchas veces, se vive la religión cristiana de
una manera distorsionada que hace olvidar la experiencia del seguimiento a Jesús. Con

En la Iglesia actual hay más miedo que libertad. se inicia a los sacramentos. el deseo de ser fieles a la experiencia fundante lleva con frecuencia a confundir fidelidad con estabilidad e inmovilismo. se corre el peligro de apagarse y languidecer. . pero se descuida la iniciación al Evangelio. la «fuerza espiritual» necesaria para enfrentarnos al futuro. Recientemente el obispo francés. que busca la salvación de cada persona por caminos que nosotros ignoramos. .Por lo general. Volver a Jesucristo como el único que justifica la presencia de la Iglesia en el mundo.frecuencia. Creo que la hemos de buscar en Jesús. -¿Posee la Iglesia el vigor espiritual que necesita para enfrentarse a los retos del momento actual? . No se trata de modernizarse. autodefensa ante la sociedad moderna percibida como el «gran adversario de la fe». cuando todavía está vivo el aliento de Jesús. ¿Qué le pasa a la Iglesia? . pero no se enseña a vivir según el estilo de vida de Jesús. Hasta cierto punto es explicable. cada vez interesará menos». desde hace muchos siglos. En este clima no es fácil anunciar la Buena Noticia de Dios ni comunicar la compasión de Jesús. se alimenta la dimensión doctrinal de la fe. su mensaje y su proyecto de vida. la única verdad de la que nos está permitido vivir a los cristianos. los teólogos perdemos libertad. en los inicios de las grandes religiones se observa una gran vitalidad y creatividad. La Iglesia va perdiendo poder social e influjo cultural y. pues sin creatividad y encarnación en la cultura de cada época. se inculca la moral sistemática. En este contexto brotan más fácilmente reacciones generadas por el instinto de conservación que por el Espíritu de Jesús: búsqueda de seguridad a todo trance. los pastores prefieren no correr riesgos. Es el único que puede reavivar nuestra fe. La gente se aleja de la fe y en la Iglesia no acertamos a traducir el mensaje cristiano a las categorías conceptuales y a la sensibilidad del hombre y la mujer de nuestros días. ser el único Dios de la Iglesia. describe. más tarde. no sabe lo que es vivir en minoría. Es un grave error. encarnado en Jesús. Creo que hemos de superar una concepción errónea. La Iglesia se enfrenta a retos inéditos y percibe que ya no es suficiente acudir a la tradición del pasado. cumplimiento estricto de la normativa. Esto significa dejarle al Dios. Esto sucede también en los orígenes del cristianismo. conservación firme de la tradición. que fue secretario de la Conferencia Episcopal Francesa. ha escrito que en algunos sectores de la Iglesia «se hace de la fe una contra-cultura y de la Iglesia una contrasociedad». creatividad y confianza en el futuro. . el Dios de la compasión.Estamos viviendo en la Iglesia tensiones y conflictos entre sectores que interpretan el momento actual y entienden la misión de la Iglesia en la sociedad moderna desde sensibilidades y posiciones diferentes. . sino de actualizar hoy la experiencia genuina y originaria del cristianismo. con lucidez y responsabilidad. Sin embargo. Claude Dagens.«Si el cristianismo es percibido como asunto del pasado. ¿Por qué le cuesta tanto a la Iglesia dar pasos para modernizarse? . pero se olvida la adhesión vital a Jesús. Dentro de una Iglesia centrada en Jesús es más posible seguir sus pasos.«Nos tenemos miedo unos a otros: la jerarquía endurece su lenguaje.¿Y qué propone? .Centrar el cristianismo con más verdad y fidelidad en la persona de Jesús. Sería el momento de aunar fuerzas y de buscar juntos. el Dios amigo de la vida y del ser humano. control de la doctrina. el Abbá. La renovación siempre ha brotado en la Iglesia impulsada por generaciones que han vuelto de manera más radical al Evangelio. los fieles miran con temor el futuro».

sino que nosotros no seamos capaces de actualizar la celebración de la eucaristía para favorecer su participación viva. . Dios no ha abandonado a estos jóvenes que abandonan la Iglesia. a los cristianos de hoy se nos pide reaccionar e iniciar la autocorrección. capaz de actualizar en la sociedad moderna el espíritu y el proyecto de Jesús. su desamparo ante el futuro. sino un esfuerzo sostenido por las generaciones cristianas a lo largo de décadas. recuperar y cuidar mejor nuestra identidad irrenunciable de seguidores de Jesús. . aunque hayan sido consideradas como esencialmente cristianas. Debemos regresar una y otra vez al Evangelio y a las palabras de la fe para ver qué es realmente lo esencial y qué se ha de modificar legítimamente con el cambio de los tiempos». Naturalmente.¿Qué cosas cambiaría si estuviese en sus manos? . .¿Cómo valora el desapego religioso de las nuevas generaciones? . centrar a las comunidades cristianas en torno al relato evangélico de Jesús. No los estamos educando para vivir la fe en una sociedad secularizada.Precisamente estoy leyendo la conversación del Papa con el periodista Peter Seewald. y cada vez más alejadas de lo que es el movimiento inspirado y querido por Jesús. pero quiero contribuir en algunas tareas que considero necesarias y urgentes.La Iglesia no es algo acabado que hemos de ir adaptando mejor o peor a cada época. . A veces. viviendo una relación más vital y de mayor calidad con él. más que responsables. poco puedo yo cambiar las cosas.. al constatar el vacío interior de muchos jóvenes. Afirma que la «religiosidad tiene que regenerarse de nuevo en el contexto de la sociedad moderna para encontrar nuevas formas de expresión y comprensión». Nos oyen hablar de preservativos y ellos necesitan al Dios revelado en Jesús. La actitud de la Iglesia ante el mundo moderno cambiaría mucho si obispos. Insiste en que «hay que preguntarse siempre qué cosas.¿Y qué pasará si no se inicia el camino hacia esa «conversión sin precedentes» de la que habla? . Es un organismo vivo que ha de estar en génesis permanente. Lo que nos ha de preocupar es hacer posible hoy el nacimiento humilde de una Iglesia. consciente y gozosa.Lo que más me preocupa no es que los jóvenes se alejen de la misa dominical. Nuestros jóvenes son víctimas de la crisis religiosa.Temo que. Nuestra tarea no es ser fieles a una figura de Iglesia y un estilo de cristianismo desarrollados en otros tiempos y para otra cultura.. naciendo de Cristo en cada tiempo. teólogos y pastores fuéramos capaces de interiorizar las líneas de evangelización que nos propone el Papa.Los mensajes de la jerarquía no parecen ir por ese camino. . Me duele que no sepamos escuchar sus preguntas más hondas. serán ellos mismos quienes buscarán a Dios por caminos que nosotros no les sabemos señalar.La conversión de la Iglesia no es tarea de un teólogo o un obispo. pienso que. . El Papa insiste en la necesidad de «definir de nuevo tanto la vocación de la Iglesia como su relación con la modernidad». A mi juicio. para caminar hacia mayores niveles de autenticidad. Por ejemplo: revisar qué hay de verdad y de mentira en nuestra manera de vivir la fe cristiana. en algunos sectores. la fe cristiana se pueda diluir en formas religiosas cada vez más decadentes y sectarias. eran en realidad sólo expresión de una época. para transmitir a las generaciones venideras la actitud de conversión a Jesús como talante. tal vez.