You are on page 1of 3

Teorías de la tensión y control social

Entre los factores comunes de estas teorías destacan que subrayan la importancia de los factores
sociales en la explicación de la delincuencia, enfatizan la influencia en las conductas delictivas de las
interacciones sociales negativas o problemáticas y que en el plano práctico intentan desarrollar
programas sociales de amplio espectro que reduzcan la marginación social. De la idea de “patología
social” que explicaba la delincuencia, y que parte de la escuela de Chicago, surgen sendos grupos
teóricos: uno, primero, sobre la idea de tensión o estrés a través de las vivencias negativas en una
sociedad conflictiva y carente de integración (teorías de la tensión); y, otro segundo, sobre que la falta
de integración comunitaria originaría un decaimiento de los vínculos sociales, dando lugar al
desarraigo y a caer en conductas delictivas (teorías de control social). Dentro de las teorías de la
tensión, destaca la teoría de la anomia. Durkheim es quien acuña el término “anomia”, caracterizando
aquellas situaciones donde se da una ausencia de norma o desregulación, origen de la desviación social
y el delito. Este llega a la conclusión de que estos son más comportamientos normales de individuos
que pertenecen a ciertos sectores de la comunidad, como reacción a los problemas sociales que
experimentan; propugnando que la delincuencia tendría también una función social positiva, sirviendo,
paradójicamente, para mantener el orden y la cohesión social. Los delincuentes sería referentes
antinormativos que afianzarían a los ciudadanos corrientes en la necesidad de respetar las normas. La
teoría de la anomia de Durkheim será asumida y reelaborada por Merton, quien la convierte en teoría
de la criminalidad, en explicación general del comportamiento desviado. Para Merton, anomia no es
sólo derrumbamiento o crisis de unos valores o normas por razón de determinadas circunstancias
sociales, sino, ante todo, el síntoma o expresión del vacío que se produce cuando los medios
socioestructurales existentes no sirven para satisfacer las expectativas culturales de una sociedad. La
teoría de la anomia pone de relieve que aquéllos a quienes la sociedad no ofrece caminos legales
(oportunidades) para acceder a los niveles de bienestar deseados se verán presionados mucho más y
mucho antes que los demás a la comisión de conductas irregulares para la consecución de aquella meta
codiciada. Según Merton, la tensión entre estructura cultural y estructura social fuerza al individuo a
optar por cinco de las vías existentes: conformidad, innovación, ritualismo, huída del mundo o
rebelión; todas ellas, excepto la primera, constitutivas de comportamientos desviados o irregulares.
Algunos paralelismos con la teoría mertoniana tiene la formulación teórica sobre la desviación y
delincuencia de Talcott Parsons, concibiendo la desviación en relación con los conceptos de interacción
y de expectativas normativas que regulan el comportamiento. Su teoría tiene cuatro conceptos
centrales: la tensión, que se halla en el origen del comportamiento delictivo; las direcciones de este
comportamiento, mediante las que pueden conocerse las tendencias desviadas; la estructuración de las
tendencias desviadas; y el control social, o las reacciones que surgen frente a la delincuencia. La
confluencia de estos procesos da lugar a una serie de comportamientos desviados (agresividad social,
evasión, etc.). Una perspectiva nueva también dará la teoría de la anomia institucional de Messner y
Rosenfeld. En su estudio sobre la sociedad de EEUU estos señalan que la dimensión anómica del

La teoría general de la tensión establece una secuencia de influencias negativas. y dando paso al alivio de tensión. En este contexto muchas personas desarrollarán un firme impulso y deseo de bienes materiales.sueño americano se concreta es una especia de mensaje de “todo vale”. Pero para que aparezca el delito deben haber factores impulsores. relacionados con variables temperamentales. los abusos a menores. ambientales o culturales. sigue la línea del estudio de la relación entre tensión y delincuencia y realiza una conceptualización teórica específica de la conexión tensión-delito. como. lo que señala como tensión crónica. la privación de aquellas gratificaciones que un individuo ya posee o espera poseer y la tensión que surge cuando una persona es sometida a situaciones negativas o aversivas de las cuales no puede escapar. En esta teoría se señala el estrés mal gestionado como causante del delito. La probabilidad de un comportamiento delictivo de un . Las teorías de las subculturas también se basan en la hipótesis sobre la vinculación entre tensión y delincuencia. que rechazan la sociedad establecida. y los controles (internos -buen autoconcepto. como la ira. La teoría general de la tensión. entre las que entra el delito y la infracción. Las dos perspectivas subculturales más conocidas son la privación de estatus y subcultura delictiva. que es la emoción más importante. que se centra en conocer los mecanismos sociales que facilitan que la mayoría de los ciudadanos no cometan delitos. Dentro de este grupo destaca la teoría de la contención de Reckless. de Albert Cohen (1955) y la oportunidad diferencial. paso previo a muchos delitos. formulada por Robert Agnew. las teorías del control social informal son otra línea de estudio surgida de la Escuela de Chicago. que señala los dos tipos de factores que explican la delincuencia: las presiones que incitan a los individuos (presiones e incitadores ambientales e impulsos). que en muchos casos no podrán satisfacer por medios legítimos. que se inicia con las fuentes de tensión. y factores de predisposición. resulta de la asociación en grupo o pandillas subculturales. de Cloward y Ohlin (1966). Está teoría señala que la conducta delictiva. lo que dará lugar a altas tasas de delincuencia. creando como guía de su conducta nuevos objetivos o métodos. pudiendo aparecer conductas correctivas de la situación por parte del individuo. Por su parte. y que está mediatizado por un balance de los poderes institucionales sistemáticamente dominado por la economía. etc.y externos) que los retraen. Este para prevenir la delincuencia señala que es necesario reducir la exposición de los individuos a tensiones eliminando aquellas que llevan a la delincuencia y entrenando a las sujetos de mayor riesgo en habilidades para afrontar tensiones. siendo las fuentes de tensión principales la imposibilidad de alcanzar objetivos sociales positivos. y sobre todo la de los jóvenes. señalando que muchos individuos de clase baja están sometidos a una discrepancia entre las aspiraciones sociales y los recursos personales disponible para su logro. frente a otros aspectos sociales. en dirección al logro de los propios objetivos. incrementando el apoyo social. personales. como una mejor posición económica. creencias o experiencias delictivas previas. Esta situación emocional dará lugar a estados emocionales de tensión y de disconformidad con las pautas colectivas. dando lugar a emociones negativas. por ejemplo. Agnew también señala que el incremento de experiencias aversivas tenderá a producir un efecto multiplicativo sobre los comportamientos delictivos.

Hirschi identifica 4 procesos mediante los cuales los jóvenes se vinculan a la sociedad: apego o lazos emocionales establecidos con otras personas. Una vez que el individuo entiende el delito como una alternativa. considera que el inicio en la delincuencia juvenil es el resultado de lo que denominan factores del contexto familiar influenciados por factores estructurales de base (barrios masificados. familias rotas. Gottfredson y Hirschi también diferencian entre criminalidad (como tendencia) y delito (como acción). negación de la justicia y usar el argumento de “todo vale” o “tenía el derecho a hacerlo”. La teoría del autocontrol. señalando para el control de la conducta de los jóvenes las pequeñas sanciones inmediatas como las más efectivas. Wikström ve que el delito no es más que una acción moral. que señala que el principal elemento que retiene a los jóvenes de implicarse en actividades delictivas es su vinculación afectiva con personas socialmente integradas. explicando el hecho de que algunas personas con bajo autocontrol no cometan delitos si han experimentado un control adecuado. la teoría de la neutralización y deriva de Sykes y Matza señala que los jóvenes se encuentran en un “estado de deriva” en el que aún no tienen claras sus pautas de comportamiento. de Sampson y Laub. etc. manteniéndose el delito por una continuidad acumulativa del riesgo. Las personas con poco autocontrol serán impulsivas. La probabilidad de que un individuo cometa un delito se basa. para justificar la conducta delictiva apelar a la lealtad a otros. en la relación entre la propensión (basada en sus concepciones morales y autocontrol) y la exposición al entorno criminógeno. y como una alternativa viable puede decidir cometerlo. condena de los que condenan la acción delictiva. defensa de un valor.). Las técnicas de neutralización que utilizan los individuos son: la negación de la responsabilidad. intentando esta teoría predecir las condiciones que pueden hacer que los jóvenes se encuentren en este estado de deriva en el que aparezcan estos factores. insensibles. más que el auto-control.individuo dependerá del equilibrio entre presiones y controles. Esta teoría da especial importancia al apego afectivo a los padres para la sociabilización. defensa de la necesidad de la conducta. etc. asumidoras de riesgos. y estas tendencias se hallan en algunas personas desde el nacimiento. compromiso con la sociedad convencional. descalificación de la víctima. negación de la ilicitud de la conducta. señala el bajo autocontrol de ciertos individuos. Por otro lado.. Por ello. aunque puede ser contrarrestado por otras características del sujeto o factores situacionales del entorno. Wikström también piensa que la moralidad tiene un papel decisivo en la conducta delictiva. en esta situación puede actuar el influjo negativo de posibles factores criminológicos. de Wikström. que parte de la deliberación del individuo. La teoría sobre el control social informal graduado por edades. normas y vínculos sociales daría lugar a conductas delictivas. . la ausencia de creencias. participación en actividades convencionales y creencias favorables a los valores establecidos. de Gottfredson y Hirschi. a través de procesos educativos intensos. También destaca por otra parte la teoría del control social o de los vínculos sociales de Hirschi. que señala que para explicar los mecanismos de la conducta delictiva hay que atender simultáneamente al individuo y su contexto. que aumenta la probabilidad del delito. Otra teoría a tener en cuenta es la de la acción situacional del delito. En esta teoría no se considera que las experiencias infantiles sean decisivas o indelebles. por ello.