You are on page 1of 2

Ideas, Valores y Realidades 

Comentó Angel Corcóstegui en el Encuentro Anual de Elkargi de este año que se ha celebrado 
este  22  de  Abril  que  la  prosperidad  de  los  países  en  los  próximos  años  dependerá 
exclusivamente de dos variables: su perfil demográfico y su capacidad de construir su industria 
en productos y procesos en la frontera tecnológica. Unos minutos después, Enrique V. Iglesias 
definía  la  ecuación  de  la  prosperidad  como  “Educación  +  Tecnología  +  Innovación  =  Más 
Productividad”.  
Se  citaron  también  en  varias  intervenciones  del  Encuentro  la  influencia  creciente  de  la  cada 
vez  más  compleja  geopolítica  y  también  las  reformas  estructurales  que  están  marcando  una 
diferencia en la forma en la que los países estamos saliendo de la crisis.  
Efectivamente, en los países desarrollados nos ha tocado reformular el estado del bienestar, 
algo  que  se  puede  hacer  con  innovación  institucional  y  social,  repartiendo  de  manera 
equilibrada  las  cargas  que  impone  la  austeridad,  o  también  por  el  antiguo  procedimiento  de 
bajar  salarios,  precarizar  el  empleo  y  reducir  los  servicios  sociales,  incrementando  la 
desigualdad.  La  diferencia  entre  los  dos  procedimientos  es  que  el  primero  es  estable  a  largo 
plazo,  y  el  segundo  es  pan  para  hoy  y  hambre  para  mañana.    Otra  opción  es  retrasarlo, 
esperando  tiempos  mejores,  como  tratan  de  hacer  Francia  o  Italia,  aunque  retrasar  lo 
inevitable suele agravar los problemas, y complicar las soluciones. 
Si una lección nos enseña la Historia, es que una sociedad dividida trae populismos antes que 
después,  y  los  populismos  arrastran  políticas  nefastas  para  la  prosperidad  de  las  naciones. 
Argentina o Venezuela son ejemplos recientes de esta afirmación, aunque más cerca tenemos 
a Grecia que está iniciando un camino similar, un camino a ninguna parte. 
Así se nos va complicando la geopolítica, que nos condiciona y arroja incertidumbre sobre las 
decisiones  empresariales  en  un  mercado  global,  sobre  el  que  tenemos  cada  vez  menos 
capacidad  de  influencia.  Nuevas  herramientas  como  la  diplomacia  empresarial  (que  citó  en 
Elkargi  el  Presidente  de  Mondragón)  nos  pueden  ayudar  a  gestionar  estos  riesgos,  que  nos 
acompañarán  hasta  que  seamos  capaces  de  instaurar  una  nueva  gobernanza  global  que 
integre Norte y Sur, Oriente y Occidente (una tarea de un siglo, más o menos). 
Comparto mucho este diagnóstico. Claro que una cosa es conocer la receta, tener las ideas, y 
otra muy distinta aplicarla con energía y decisión. La innovación institucional y social requiere 
de nuevos liderazgos, y de niveles considerables de compromiso ciudadano. La apuesta por la 
tecnología y la industria requiere de colaboración público‐privada, y de establecer prioridades 
y  apuestas  firmes  en  el  largo  plazo.  La  nueva  gestión  requiere  también  de  una  nueva 
educación. 
Sin duda en Euskadi tenemos una trayectoria de hacer bien estas cosas, claramente mejor que 
otros  territorios  en  el  Estado,  y  este  mejor  hacer  ha  quedado  avalado  por  resultados  e 
indicadores.  Sin  embargo,  si  nos  comparamos  con  USA,  Alemania  o  el  norte  de  Europa, 
tenemos un amplio recorrido de mejora, en el que no cabe la autocomplacencia: tenemos que 
seguir trabajando para mejorar. 

El Presidente de Elkargi abría el Encuentro con el recuerdo de José María Arizmendiarrieta, que 
nació en esa misma fecha, 22 de Abril, hace ya un siglo. Y como si fuera un homenaje, en el 
Encuentro se habló mucho y bien de la necesidad de cooperar, de ser solidarios, de mantener 
la confianza en nosotros mismos, la confianza mutua y en nuestro futuro. Acabamos en lo de 
siempre: las personas, la ética y los valores son la base sobre la que construir, la única fuerza 
que nos permite mantener la esperanza. 
Al  final,  entre  tanta  globalización  y  tanta  incertidumbre  quedamos,  como  siempre,  las 
personas, nuestros valores y nuestras ideas, pero sobre todo nuestra capacidad de llevar esos 
valores  y  esas  ideas  a  la  práctica,  en  decisiones  y  en  acciones  de  transformación.  Me  gusta 
mucho  la  frase  que  repetía  Arizmendiarrieta  ”Ideas  buenas  son  las  que  se  convierten  en 
realidades”. 
De esas cosas conversaremos en esta sección, que empieza hoy su andadura. Que los hechos 
acompañen a nuestras palabras.