“Año De La Consolidación Económica Y Social Del Perú”

UNIVERSIDAD NACIONAL "SAN LUIS GONZAGA" DE ICA
FACULTAD DE TEMA entropia en el calentamiento global,contamnmacion atmosferica en la region ica

CURSO

:

termodinámica I
ROSALIO CUSI PALOMINO

DOCENTE : ALUMNO Ciclo Sección : : :

espinoza Vásquez Carlos luis 6to “A”

Ica – Perú 2010

INTRODUCCION

Cada día se hacen sentir las preocupaciones de los científicos por hacer entender a los decisores del mundo el grave riesgo en que estamos y del que no habrá vuelta atrás si no asumimos tareas inmediatas para disminuir los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que seproducen especialmente en los países más ricos y que aceleran el calentamiento global, cuyos efectos sobre el clima de la Tierra afectan cada vez más diferentes zonas de nuestro planeta, y que, como siempre, dejarán mayores secuelas en los países más pobres. El calentamiento global es uno de los más grandes problemas del siglo XXI, consecuencias económicas, sociales y ambiéntales de gran magnitud. Por ello, nos aunamos al esfuerzo de difundir información sobre el tema para llamar voluntades para actuar frente a esta situación que en breve traerá más pobreza y atraso para nuestros países. La Tierra

Objetivo Dar a conocer la importancia que tiene este tema desde antes, hasta la actualidad, donde se gasta mucho tiempo solo en buscar a los principales responsables... Sinasumir que todos lo somos en alguna medida. conocer los gases que causan este problema mundial. Definir el término de calentamiento global, consecuencias, e importancia.

.

Nuestro planeta La Tierra es como una isla de vida en medio del espacio vacío. Los científicos no creen que exista vida en otro punto del sistema solar. En cambio, las condiciones de nuestro país son perfectas. No le falta ni aire ni agua y el Sol nos proporciona luz y calor.

Nuestro planeta esta rodeado por la atmósfera. Se trata de una fina capa de gases (principalmente de oxigeno y nitrógeno) que se extiende hasta unos 700 km. por sobre de la superficie terrestre. Es en la atmósfera, que mantiene el planeta caliente donde se producen todos los fenómenos climatológicos. Esta capa contiene también otros elementos químicos: nitrógeno, carbono y sobre, transferido constantemente a la Tierra y aprovechados por los seres vivos. Las temperaturas de nuestro planeta son las mas adecuadas para que los animales y las plantas sobrevivan y se reproduzcan. Las temperaturas varían según la zona de la Tierra, des del frío de los casquetes polares hasta el calor extremo de la selva tropical y el desierto. Pero los seres vivos se han adaptado a todas las condiciones ambientales y podemos encontrar vida casi a todo el planeta. Des del espacio se pueden ver los indicios del clima de la Tierra. La rotación del planeta y las diferencias de temperatura provocan movimientos de aire sobre la superficie terrestre. Así se forman el viento, las nubes y la lluvia. Las nubes transportan las lluvias que llenan los ríos y los lagos. La temperatura del planeta hace que el agua se mantenga en estado liquido. Si hiciera demasiado frío, el agua se helaría y si hiciera demasiado calor, se transformaría en vapor de agua.

La capa de ozono EL ozono es un gas cuyas moléculas están formadas por tres átomos de oxígeno, uno más que las moléculas de oxígeno que respiramos. La capa de ozono se fue engrosando a medida que fue aumentando la cantidad de oxígeno. Esto es así porque su formación se debe a reacciones químicas entre el oxígeno y los rayos ultravioletas.

En la atmósfera, el ozono se concentra en un estrecha franja de la estratosfera, entre los 20 y 40 kilómetros de altura, formando la llamada capa de ozono, un elemento decisivo para la vida en el planeta. En efecto, la capa de ozono es para los seres vivos como un paraguas protector frente a los peligrosísimos rayos ultravioletas. Si estas radiaciones alcanzaran la superficie terrestre sin pasar por el filtro del ozono, causarían entre otros muchos efectos dañinos, la destrucción del fitoplacton, base de todas las cadenas alimentarias del océano, por lo que peligrarían todos los organismos marinos; en el hombre, la radiación ultravioleta causaría un debilitamiento general del sistema inmunológico, importantes daños en la vista, y un aumento de casos de cáncer de piel. En 1974, dos científicos estadounidenses Sherwood Rowland y Mario Molina descubrieron que los CFC, sustancias muy utilizadas en la industria, destruyen el ozono.

Rowland y Molina fueron atacados por las empresas productoras, pero pocos años después se detectó que con la llegada de la primavera, el espesor de la capa de ozono sobre la Antártida era anormalmente delgado y se comprobó que la causa era el uso de CFC. En 1987, 40 países industrializados pactaron

En Montreal la reducción de la producción de CFC en un 50% en el año 2000. En 1990 la Argentina firmó el protocolo.

La entropía en el ambiente La entropía es la medida que dice de hasta que punto la energía disponible en cualquier sistema está cambiando a una formas no utilizables. La ley de la Entropía, afirma que materia y energía solo pueden cambiar en un sentido, a saber, de utilizable a inutilizable, o de disponible a no disponible, de ordenada a desordenada.

Según la ley de la Entropía, cada vez que crea una apariencia de orden en cualquier parte de la tierra o del universo, esto sucede a costa de crear un desorden aún mayor el ambiente circundante. Destruye la idea de que ciencia y tecnología crean un mundo mas ordenado, nos dice que la historia no se concibe como un avance acumulativo hacia la perfección, sino como un ciclo constantemente repetido que va del orden al caos.

La ley de la Entropía en el ámbito social explica como los habitantes modernos hemos estado llevando el planeta a un estado de caos con la bandera del progreso y desarrollo. Una explicación a esto se debe a que gran parte de la energía que ha sido utilizada de la tierra no es ocupada adecuadamente, por los principios de la ley, ésta solo puede ser utilizada una sola vez y debido a este efecto vemos que toda la energía no utilizable es la que se encuentra generando los problemas ambientales.

La entropía que no se puede dejar de analizar y de utilizar para el planteamiento de soluciones a los problemas energéticos del mundo; de donde ésta debe aplicarse a la tendencia al calentamiento global el cual se presenta como una segunda fase de una crisis energética que amenaza la propia existencia de la civilización industrial. Por lo que, una visión entropica del favorece una ciencia empírica basada en el restablecimiento de un sentido de relación y participación con el planeta, frente a la ciencia más convencional que fomenta una explotación indiferente de la naturaleza y el medio ambiente.

Para desarrollar una cultura entropía será necesario diseñar herramientas y tecnologías que favorezcan el mantenimiento y la durabilidad a largo plazo que contraponga la hipereficacia a corto plazo y la utilidad momentánea y debe reconocer que toda actividad económica no es más que una extensión más del medio ambiente.

El paradigma entrópico se basa en una nueva visión del planeta en tanto que organismo único, cuyas innumerables relaciones han de ser respetadas y defendidas.

ecto invernadero La atmósfera de la Tierra está compuesta de muchos gases. Los más abundantes son el nitrógeno y el oxígeno (este último es el que necesitamos para respirar). El resto, menos de una centésima parte, son gases llamados "de invernadero". No los podemos ver ni oler, pero están allí. Algunos de ellos son el dióxido de carbono, el metano y el dióxido de nitrógeno. En pequeñas concentraciones, los gases de invernadero son vitales para nuestra supervivencia. Cuando la luz solar llega a la Tierra, un poco de esta energía se refleja en las nubes; el resto atraviesa la atmósfera y llega al suelo. Gracias a esta energía, por ejemplo, las plantas pueden crecer y desarrollarse.

Pero no toda la energía del Sol es aprovechada en la Tierra; una parte es "devuelta" al espacio. Como la Tierra es mucho más fría que el Sol, no puede devolver la energía en forma de luz y calor. Por eso la envía de una manera diferente, llamada "infrarroja". Un ejemplo de energía infrarroja es el calor que

Emana de una estufa eléctrica antes de que las barras comiencen a ponerse rojas.

Los gases de invernadero absorben esta energía infrarroja como una esponja, calentando tanto la superficie de la Tierra como el aire que la rodea. Si no

Existieran los gases de invernadero, el planeta sería ¡cerca de 30 grados más frío de lo que es ahora! En esas condiciones, probablemente la vida nunca Hubiera Podido desarrollarse. Esto es lo que sucede, por ejemplo, en Marte. En el pasado, la Tierra paso diversos periodos glaciales. Hoy día quedan pocas zonas cubiertas de hielo. Pero la temperatura mediana actual es solo 4 ºC superior a la del ultimo periodo glacial, hace 18000 años. Marte tiene casi el mismo tamaño de la Tierra, y está a una distancia del Sol muy similar, pero es tan frío que no existe agua líquida (sólo hay hielo), ni se ha descubierto vida de ningún tipo. Esto es porque su atmósfera es mucho más delgada y casi no tiene gases de invernadero. Por otro lado, Venus tiene una atmósfera muy espesa, compuesta casi en su totalidad por gases de invernadero. ¿El resultado? Su superficie es 500ºC más caliente de lo que sería sin esos gases. Por lo tanto, es una suerte que nuestro planeta tenga la cantidad apropiada de

gases de invernadero. El efecto de calentamiento que producen los gases se llama efecto invernadero: la energía del Sol queda atrapada por los gases, del mismo modo en que el calor queda atrapado detrás de los vidrios de un invernadero. En el Sol se producen una serie de reacciones nucleares que tienen como consecuencia la emisión de cantidades enormes de energía. Una parte muy

Pequeña de esta energía llega a la Tierra, y participa en una serie de procesos físicos y químicos esenciales para la vida. Prácticamente toda la energía que nos llega del Sol está constituida por radiación infrarroja, ultravioleta y luz visible. Mientras que la atmósfera absorbe la radiación infrarroja y ultravioleta, la luz visible llega a la superficie de la Tierra. Una parte muy pequeña de esta energía que nos llega en forma de luz visible es utilizada por las plantas verdes para producir hidratos de carbono, en un proceso químico conocido con el nombre de fotosíntesis. En este proceso, las plantas utilizan anhídrido carbónico y luz para producir hidratos de carbono (nuevos alimentos) y oxígeno. En consecuencia, las plantas verdes juegan un papel fundamental para la vida, ya que no sólo son la base de cualquier cadena alimenticia, al ser generadoras de alimentos sino que, además, constituyen el único aporte de oxígeno a la atmósfera. En la fotosíntesis participa únicamente una cantidad muy pequeña de la energía que nos llega en forma de luz visible. El resto de esta energía es absorbida por la superficie de la Tierra que, a su vez, emite gran parte de ella como radiación infrarroja. Esta radiación infrarroja es absorbida por algunos de

los componentes de la atmósfera (los mismos que absorben la radiación infrarroja que proviene del Sol) que, a su vez, la remiten de nuevo hacia la Tierra. El resultado de todo esto es que hay una gran cantidad de energía circulando entre la superficie de la Tierra y la atmósfera, y esto provoca un calentamiento de la misma. Así, se ha estimado que, si no existiera este fenómeno, conocido con el nombre de efecto invernadero, la temperatura de la superficie de la Tierra sería de unos veinte grados bajo cero. Entre los

componentes de la atmósfera implicados en este fenómeno, los más importantes son el anhídrido carbónico y el vapor de agua (la humedad), que actúan como un filtro en una dirección, es decir, dejan pasar energía, en forma de luz visible, hacia la Tierra, mientras que no permiten que la Tierra emita energía al espacio exterior en forma de radiación infrarroja. A partir de la celebración, hace algo más de un año, de la Cumbre para la Tierra, empezaron a aparecer, con mayor frecuencia que la habitual en los medios de comunicación, noticias relacionadas con el efecto invernadero. El tema principal abordado en estas noticias es el cambio climático. Desde hace algunas décadas, los científicos han alertado sobre los desequilibrios medioambientales que están provocando las actividades humanas, así como de las consecuencias previsibles de éstos. En lo que respecta al efecto invernadero, se está produciendo un incremento espectacular del contenido en anhídrido carbónico en la atmósfera a causa de la quema indiscriminada de combustibles fósiles, como el carbón y la gasolina, y de la destrucción de los bosques tropicales. Así, desde el comienzo de la

Revolución Industrial, el contenido en anhídrido carbónico de la atmósfera se ha incrementado aproximadamente en un 20 %. La consecuencia previsible de esto es el aumento de la temperatura media de la superficie de la Tierra, con un cambio global del clima que afectará tanto a las plantas verdes como a los animales. Las previsiones más catastrofistas aseguran que incluso se producirá una fusión parcial del hielo que cubre permanentemente los Polos, con lo que muchas zonas costeras podrían quedar sumergidas bajo las aguas. Sin embargo, el efecto invernadero es un fenómeno muy complejo, en el que

intervienen un gran número de factores, y resulta difícil evaluar tanto el previsible aumento en la temperatura media de la Tierra, como los efectos de éste sobre el clima. Aún cuando no es posible cuantificar las consecuencias de éste fenómeno, la actitud más sensata es la prevención. El obtener un mayor rendimiento de la energía, así como el utilizar energías renovables, produciría una disminución del consumo de combustibles fósiles y, por lo tanto, de nuestro aporte de anhídrido carbónico a la atmósfera. Esta prevención también incluiría la reforestación, con el fin de aumentar los medios naturales de eliminación de anhídrido carbónico. En cualquier caso, lo importante es ser conscientes de cómo, en muchas ocasiones, nuestras acciones individuales tienen influencia tanto sobre la atmósfera como sobre la habitabilidad del planeta.

El efecto invernadero natural
Los gases de efecto invernadero absorben la radiación infrarroja emitida por la superficie de la Tierra, por la propia atmósfera debido a la presencia tales gases, y por las nubes. La atmósfera emite radiaciones en todas la direcciones, incluso hacia la superficie de la Tierra. De esta forma los gases de efecto invernadero retienen el calor dentro del sistema troposfera-superficie. A ésto se le llama efecto invernadero natural. La radiación atmosférica está estrechamente vinculada a la temperatura de la altitud a la cual se emite. En la troposfera, la temperatura por lo general disminuye con la altitud. En efecto, la radiación infrarroja emitida hacia el espacio se origina a una altitud a la cual la temperatura promedio es de -19°C, la cual está en equilibrio con la radiación solar incidente neta, mientras que la superficie de la Tierra se mantiene a una temperatura mucho más elevada, de +14°C de media.

El efecto invernadero acentuado
Un aumento en la concentración de los gases de efecto invernadero implica una mayor opacidad de la atmósfera a la radiación infrarroja y, por consiguiente, una radiación efectiva hacia el espacio desde una altitud mayor, a una temperatura más baja. Ésto resulta en un forzamiento radiativo, un desequilibrio que sólo puede ser compensado con un aumento de la temperatura del sistema superficie-troposfera. A ésto se le llama efecto invernadero acentuado.

Gases de efecto invernadero El gas que contienen las pantallas planas de televisión contribuye a la contaminación atmosférica y el calentamiento global, según denuncia un científico de la Universidad de California. Algunos de los gases que los plasmas contienen, como el trifluoruro de nitrógeno (NF3), son alrededor de 17.000 veces más poderosos que el dióxido de carbono (CO2) en lo que a impacto ambiental respecta, afirma el profesor

Michael Prather en un informe publicado por la revista 'New Scientist'. El experto explica que es necesario medir las emisiones de gases no incluidos en el Protocolo de Kioto sobre cambio climático, tales como el NF3, que al momento de la firma del protocolo era mínima. Se calcula que solo en este año se producirán 4.000 toneladas de NF3 y que es probable que esa cantidad se duplique en 2009. Este gas se está produciendo en grandes cantidades y no solo no está en el Protocolo de Kioto sino que ni siquiera hay reglamentación sobre su uso. Las emisiones de las plantas de energía a carbón palidecen frente a las de gas para las pantallas de televisión, declara Prather, a lo que agrega que "no sabemos cuánto de ese gas está escapando y filtrándose en la atmósfera".

DIOXIDO DE CARBONO (C02)
La principal fuente de emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera es la quema de combustibles fósiles y biomasa (gas natural, petróleo, combustibles, leña) en procesos industriales, transporte, y actividades domiciliarias (cocina y calefacción). Los incendios forestales y de pastizales constituyen también una fuente importante de CO2 atmosférico. La concentración del CO2 atmosférico subió desde 280 ppm en el periodo 1000 - 1750, a 368 ppm en el año 2000, lo que representa un incremento porcentual de 31%. Se estima que la concentración actual es mayor que ocurrida durante cualquier periodo en los últimos 420.000 años, y es muy probable que también sea el máximo de los últimos 20 millones de años. Cabe hacer presente que el carbono en la atmósfera en la forma de CO2 constituye una porción muy pequeña del total de este elemento en el sistema climático. La figura muestra los principales reservorios de carbono en el sistema y los flujos anuales que entre ellos ocurren. El carbono contenido en la atmósfera se estima en 730 PgC mientras que el CO2 disuelto en los océanos es del orden de 38.000 PgC. Por otra parte, en el sistema terrestre se estima que existen unos 500 PgC en las plantas, y que son fijados en la forma de carbohidratos en el proceso de fotosíntesis, y otros 1.500 PgC en materia orgánica en diferente estado de descomposición. Eventualmente todo el carbono transferido desde la atmósfera a la biosfera es devuelto a ella en la forma de CO2 que se libera en procesos de descomposición de la materia vegetal muerta o en la combustión asociada a incendios de origen natural o antrópico. A nivel anual, los flujos de carbono atmósfera-océano y atmósferasistema terrestre son aproximadamente nulos. Esto significa que unos 90 PgC

se intercambian en ambos sentidos entre la atmósfera y los océanos y unos 120 PgC entre la atmósfera y el sistema terrestre. Cabe hacer notar que estos intercambios representan una fracción considerable del total acumulado en la atmósfera, por lo cual es importante conocer la forma como la actividad humana puede modificarlos. Se estima que entre 1990 y 1999 el hombre emitió a la atmósfera un promedio de 6.3 PgC de carbono por año (1 PgC = 1 Peta-gramo de carbono = 1000 millones de toneladas). Por otra parte, en el mismo periodo la tasa anual de traspaso de carbono atmosférico hacia la biosfera se estimó en 1.4 PgC/año, y hacia el océano en unos 1.9 PgC/año. De esta forma el hombre contribuyó a aumentar la concentración del carbono en el reservorio atmosférico a una tasa de 3.0 PgC/año durante este periodo.

METANO (CH4)
La principal fuente natural de producción de CH4 son los pantanos. El CH4 se produce también en la descomposición anaeróbica de la basura en los rellenos sanitarios; en el cultivo de arroz, en la descomposición de fecas de animales; en la producción y distribución de gas y combustibles; y en la combustión incompleta de combustibles fósiles. Se estima que su concentración aumentó

entre 700 ppb en el periodo 1000 - 1750 y 1750 ppb en el año 2000, con un aumento porcentual del 151% (incertidumbre de +/- 25%)

DIOXIDO DE NITROGENO (NO2) El aumento del NO2 en la atmósfera se deriva parcialmente del uso creciente de
fertilizantes nitrogenados. El NO2 también aparece como sub-producto de la quema de combustibles fósiles y biomasa, y asociado a diversas actividades industriales (producción de nylon, producción de ácido nítrico y emisiones vehiculares). Un 60% de la emisión de origen antropogénico se concentra en el Hemisferio Norte. Se estima que la concentración de NO2 atmosférico creció entre 270 ppb en el periodo 1000 - 1750, a 316 ppb en el año 2000 (un 17 +/5% de aumento)

OZONO TROPOSFERICO Y ESTRATOSFERICO (O3)
El ozono troposférico se genera en procesos naturales y en reacciones fotoquímicas que involucran gases derivados de la actividad humana. Su incremento se estima en un 35% entre el año 1750 y el 2000, aunque con una incertidumbre de +/- 15%. El ozono estratosférico es de origen natural y tiene su máxima concentración entre 20 y 25 km de altura sobre el nivel del mar. En ese nivel cumple un importante rol al absorber gran parte de la componente ultravioleta de la radiación solar. Se ha determinado que compuestos gaseosos artificiales que contienen cloro o bromo han contribuido a disminuir la concentración del ozono en esta capa, particularmente alrededor del Polo Sur durante la primavera del Hemisferio Sur (información adicional sobre este tema en la sección "Estructura y composición de la atmósfera").

HALOCARBONOS
Los halocarbonos son compuestos gaseosos que contienen carbono y algunos de los siguientes elementos: cloro, bromo o flúor. Estos gases, que fueron creados para aplicaciones industriales específicas, han experimentado un significativo aumento de su concentración en la atmósfera durante los últimos 50 años. Una vez liberados, algunos de ellos son muy activos como agentes intensificadores del efecto invernadero planetario. Como resultado de la larga vida media de la mayoría de ellos, las emisiones que se han producido en los últimos 20 o 30 años continuarán teniendo un impacto por mucho tiempo.

Donde se imiten los gases de efecto invernadero

El consumo de energía en el mundo muestra un sostenido crecimiento durante las décadas más recientes. Los combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo) continúan siendo la principal fuente de producción de energía en el mundo, y dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, están asociadas a diversos usos de energía. En 1998 el consumo mundial de los combustibles fósiles utilizados en la producción de energía fue el siguiente: Carbón Gas natural Petróleo 100.000 PJ 82.000 PJ 143.000 PJ

(nota: 1 Peta-joule o PJ, corresponde a la energía equivalente a 10^15 joules) Entre 1990 y 1998, el consumo de energía primaria a nivel global creció a una tasa de 1.3% anual. Por su parte, la emisión de CO2 a la atmósfera durante ese mismo periodo aumentó a una tasa similar (+1.4%). De todos modos, la emisión de CO2 a la atmósfera continua siendo liderada por los países industrializados, quienes en 1971 emitían un total cercano a 3 GT de CO2 por año (1 GT = 1000 millones de toneladas), lo que representaba un 67% de la emisión global. En 1998 esta participación porcentual había disminuido al 54% de la emisión total, que en ese año alcanzó unos 7.4 GT. Las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera se concentran en América del Norte y Europa

EFECTOS DEL AUMENTO EN LA CONCENTRACION DE GEI
Se denomina forzamiento radiactivo al cambio en el flujo neto de energía radiactiva hacia la superficie de la Tierra medido en el borde superior de la troposfera (a unos 12.000 m sobre el nivel del mar) como resultado de cambios internos en la composición de la atmósfera, o cambios en el aporte externo de energía solar. Se expresa en W/m2. Un forzamiento radiactivo positivo contribuye a calentar la superficie de la Tierra, mientras que uno negativo favorece su enfriamiento. En la Fig. Adjunta se muestran los forzamientos radiactivos asociados a los diversos gases de efecto invernadero, en relación a la situación durante la era pre-industrial.

El forzamiento radiactivo positivo más importante, y por lo tanto el que más contribuye al calentamiento del planeta, es el del CO2 (+1.5 W/m2), seguido por el del metano (CH4) con una contribución cercana a +0.5 W/m2 relativo a la era pre-industrial. Con una contribución menor, pero también favorable al calentamiento de la superficie, están los efectos del aumento de concentración de los halocarbones, del ozono troposférico y del dióxido de nitrógeno. Por otra parte, la disminución observada en la concentración del ozono estratosférico ha generado un pequeño forzamiento radiactivo negativo (favorable a un enfriamiento de la superficie).

EFECTO DEL AUMENTO DE LA CONCENTRACION DE AEROSOLES
Los aerosoles son partículas sólidas o líquidas de un tamaño entre 0.01 y 10 micrómetros, que se mantienen suspendidas en la atmósfera, al menos por varias horas (nota: 1 micrómetro es la milésima parte de un milímetro). Los aerosoles, de origen natural o antropogénico, pueden influir sobre el clima de varias maneras. Por una parte pueden absorber radiación en forma directa o aumentar la dispersión de la radiación solar incidente (haciendo crecer la proporción de radiación solar que se dispersa hacia el espacio exterior). El impacto de los aerosoles sobre el clima es aún bastante incierto, pero en general un aumento de su concentración en la atmósfera corresponde a un forzamiento radiativo negativo, es decir, tiene a disminuir la temperatura del planeta a nivel de superficie, como resultado de un aumento de la dispersión de la radiación solar. En los años 1970 se argumentaba que éste era el principal factor que explicaba la tendencia negativa en la temperatura global que se venía produciendo desde la década de 1940. Uno de los aerosoles cuyo efecto sobre el clima ha sido estudiado con cierto detalle son los sulfatos, que se forman a partir de emisiones de dióxido de azufre (SO2). El forzamiento radiativo negativo de este compuesto es del orden de -0.3 W/m2. La magnitud de su impacto es comparable la forzamiento radiativo de signo opuesto del ozono troposférico. Otros aerosoles que tienen un impacto opuesto al de los gases de efecto invernadero, aunque de una intensidad menor que los sulfatos, son los que provienen de la quema de biomasa (incendio de bosques y quema de leña). Por último, aunque existe un bajo nivel de conocimiento acerca de los efectos indirectos de los aerosoles sobre la nubosidad (ya sea actuando como núcleos de condensación que se requieren para su formación, o modificando sus características ópticas y tiempo de vida), se estima que el aumento de su concentración en la atmósfera representa un forzamiento radiativo negativo de una magnitud que puede ser comparable, pero de signo opuesto, al producido por el aumento del CO2 y del CH4.

Origen de la Contaminación Atmosférica
(Emisiones)
Los contaminantes presentes en la atmósfera proceden de dos tipos de fuentes emisoras bien diferenciadas: las naturales y las antropogénicas. En el primer caso la presencia de contaminantes se debe a causas naturales, mientras que en el segundo tiene su origen en las actividades humanas. Las emisiones primarias originadas por los focos naturales provienen fundamentalmente de los volcanes, incendios forestales y descomposición de la materia orgánica en el suelo y en los océanos. Por su parte, los principales focos antropogénicos de emisiones primarias los podemos clasificar en:

Industriales

Procesos industriales Instalaciones fijas de combustión

Focos fijos Domésticos Instalaciones de calefacción

Vehículos automóviles Focos móviles Aeronaves Buques Aglomeraciones industriales Áreas urbanas

Focos compuestos

Si atendemos a la distribución espacial de la emisión de contaminantes, podemos clasificar los focos en: puntuales, tales como las chimeneas

industriales aisladas; lineales, por ejemplo, las calles de una ciudad, las carreteras y autopistas; y planos, las aglomeraciones industriales y las áreas urbanas son los ejemplos más representativos. En el cuadro siguiente se muestra la proporción entre las emisiones primarias naturales y antropogénicas para los distintos contaminantes.

Focos de emisión
Contaminante Aerosoles SO2 CO2 NO2 HC Antropogénicos % 11.3 42.9 9.4 11.3 15.5 Naturales % 88.7 57.1 90.6 88.7 84.5

Las cifras anteriores muestran la gran importancia que, en cuanto a emisiones globales, tienen las fuentes naturales de emisión de contaminantes en relación con los antropogénicos, excepto en el caso de las emisiones de anhídrido sulfuroso en que casi se igualan ambas. Atendiendo a la distribución espacial de estas emisiones se observa que en las regiones más industrializadas de Europa y Norteamérica las emisiones antropogénicas de SO2 alcanzan proporciones muy superiores a las naturales. Así en el Norte de Europa las emisiones antropogénicas originan alrededor del 90% del azufre que está en circulación en la atmósfera. Otra circunstancia a tener en cuenta es que los focos de emisión antropogénicos están concentrados, por lo general, en áreas urbanas e industriales. Este conjunto de circunstancias hacen que la contribución de las emisiones antropogénicas al problema de la contaminación atmosférica a escala regional sea predominante.

Focos antropogénicos de emisión

Los principales focos de contaminación atmosférica de origen antropogénico son las chimeneas de las instalaciones de combustión para generación de calor y energía elétrica, los tubos de escape de los vehículos automóviles y los procesos industriales.

Contaminantes emitidos por los vehículos automóviles
En las últimas décadas, el automóvil ha aparecido de forma masiva en las ciudades, contribuyendo a incrementar los problemas de contaminación atmosférica como consecuencia de los gases contaminantes que se emiten por los tubos de escape. Los principales contaminantes lanzados por los automóviles son: monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NO 2), hidrocarburos no quemados (HC), y compuestos de plomo.

No todos los vehículos lanzan los distintos tipos de contaminantes en las mismas proporciones; éstas dependerán del tipo de motor que se utilice. Los vehículos que emplean gasolina como carburante emiten principalmente monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos y compuestos de plomo. La emisión de este último tipo de contaminante se debe a la presencia en algunos tipos de gasolina de tetraetilo de plomo, aditivo que se añade para aumentar su índice de octano. Los principales contaminantes emitidos por los vehículos que utilizan motores de ciclo diesel (camiones y autobuses, por ejemplo) son partículas sólidas en forma de hollín que da lugar a los humos negros, hidrocarburos no quemados, óxidos de nitrógeno y anhídrido sulfuroso procedente del azufre contenido en el combustible.

Calefacciones domésticas Las instalaciones de calefacción domésticas son una de las principales fuentes de contaminación atmosférica de las grandes ciudades. Este tipo de focos puede contribuir con un 20 a 30% de las emisiones totales a la atmósfera en áreas urbanas. Los principales contaminantes producidos dependen del tipo de combustible empleado. En el caso del carbón los principales contaminantes producidos son: anhídrido sulfuroso, cenizas volantes, hollines, metales pesados y óxidos de nitrógeno. Cuando el combustible empleado es líquido (gasóleo o gasoil), los principales contaminantes emitidos son: SO2, SO3, NO2, hidrocarburos volátiles no quemados y partículas carbonosas. El gas natural es el combustible más limpio de los actualmente disponibles para calefacción, siendo su producción de contaminantes despreciable respecto a los otros combustibles. A la introducción masiva del gas para calefacciones domésticas, sustituyendo al carbón y al gasoil anteriormente utilizados, se debe en gran parte el éxito del Plan de Descontaminación Atmosférica de la ciudad de Londres (Gran Bretaña).

Calderas industriales de generación de calor
Entre las distintas fuentes de contaminación atmosférica de origen industrial, la combustión de combustibles fósiles para la generación de calor y electricidad ocupa un lugar preponderante, tanto por la cantidad como por los tipos de contaminantes emitidos. Especial atención merecen las centrales térmicas de producción de electricidad. Los combustibles utilizados por este tipo de instalaciones son el carbón y el fuel-oíl. La producción de contaminantes depende en gran medida de la calidad del combustible, en especial de las proporciones de azufre y cenizas contenidas en el mismo y del tipo de proceso de combustión empleado. Durante el proceso de combustión se libera a la atmósfera el azufre contenido en el combustible en forma de anhídrido sulfuroso. Junto con otros contaminantes como óxidos de nitrógeno, dióxido de carbono, metales pesados y una gran variedad de sustancias. Cuando se utiliza como combustible el carbón, se emiten abundantes partículas finas que pueden ser trasladadas a grandes distancias.

Contaminantes emitidos por la industria
La contaminación de origen industrial se caracteriza contaminantes producidos en las distintas fases de los por la variedad de los mismos. Por otra parte, en industriales se suelen combinar las emisiones controlables, con emisiones difusas de difícil control. por la gran cantidad de procesos industriales y los focos de emisión puntuales, fácilmente

Los tipos de contaminantes producidos por los focos industriales dependen fundamentalmente del tipo de proceso de producción empleado, de la tecnología utilizada y de las materias primas usadas. Las actividades industriales que producen contaminantes atmosféricos son muy variadas, pero los principales focos están en los procesos productivos utilizados en las industrias básicas. Entre los sectores que dan lugar a la mayor emisión de contaminantes atmosféricos podemos destacar: La siderurgia integral. Produce todo tipo de contaminantes y en cantidades importantes, siendo los principales: partículas, SO2, CO, NO2, fluoruros y humos rojos (óxidos de hierro). • Refinerías de petróleo. Producen principalmente: SO2, HC, CO, NO2, amoniaco, humos y partículas. • Industria química. Produce, dependiendo del tipo de proceso empleado: SO2, nieblas de ácidos sulfúrico, nítrico y fosfórico y da lugar a la producción de olores desagradables. • Industrias básicas del aluminio y derivados del fluor. Producen emisiones de contaminantes derivados del flúor

Calentamiento del planeta

Algunos de los gases que producen el efecto invernadero, tienen un origen natural en la atmósfera y, gracias a ellos, la temperatura superficial del planeta a permitido el desarrollo de los seres vivos. De no existir estos gases, la temperatura media global seria de unos 20ºC bajo cero, el lugar de los 15ºC sobre cero de que actualmente disfrutamos. Pero las actividades humanas realizadas durante estos últimos siglos de revoluciones industriales, y especialmente en las ultimas décadas, han disparado la presencia de estos gases y han añadido otros con efectos invernadero adicionales, además de causar otros atentados ecológicos. Es un hecho comprobado que la temperatura superficial de la Tierra está aumentando a un ritmo cada vez mayor. Si se continúa así, la temperatura media de superficie terrestre aumentara 0,3ºC por década. Esta cifra, que parece a simple vista no excesiva, puede ocasionar, según los expertos grandes cambios climáticos en todas las regiones terrestres. La década de los años ochenta a sido la mas calurosa desde que empezaron a tomar mediciones globales de la temperatura y los científicos están de acuerdo en prever que, para el año 2020, la temperatura haya aumentado en 1,8ºC. Actualmente, estamos frente a un nuevo cambio climático, pero esta vez provocados por la actividad humana. La industria, los automóviles, los grandes cultivos y la manutención de ganados, todo aquello que permite la supervivencia de los 5 mil millones de seres humanos que poblamos el planeta, provoca también grandes cambios. Uno de ellos, quizás el más preocupante,

es el calentamiento global de la Tierra, provocado por un aumento del efecto invernadero.

Consecuencias del calentamiento global
El clima en la Tierra es muy difícil de predecir, porque existen muchos factores para tomar en cuenta: lluvia, luz solar, vientos, temperatura... Por eso, no se puede definir exactamente qué efectos acarreará el Calentamiento Global. Pero, al parecer, los cambios climáticos podrían ser muy severos. Una primera consecuencia, muy posible, es el aumento de las sequías: en algunos lugares disminuirá la cantidad de lluvias. En otros, la lluvia aumentará, provocando inundaciones. Una atmósfera más calurosa podría provocar que el hielo cerca de los polos se derritiera. La cantidad de agua resultante elevaría el nivel del mar. Un aumento de sólo 60 centímetros podría inundar las tierras fértiles de Bangladesh, en India, de las cuales dependen cientos de miles de personas para obtener alimentos. Las tormentas tropicales podrían suceder con mayor frecuencia. Los primeros pasos para detener el fenómeno En la década de los 70, muchas personas comenzaron a darse cuenta de los cambios que estaba sufriendo la Tierra. Al estudiarlos, pudieron observar cuán frágil es el medio ambiente, y lo mucho que los seres humanos dependemos de él. Poco a poco, todos nos dimos cuenta de que no era posible seguir contaminando el agua, la tierra y el aire: la contaminación no iba a desaparecer por sí sola. Además, muchas actividades humanas estaban afectando al clima de una manera muy, muy peligrosa.

En 1992, las Naciones Unidas realizaron la Primera Convención sobre el Cambio Climático. Desde 1980, científicos y representantes de diversos países se habían estado reuniendo para determinar cómo se producía este cambio y qué se podía hacer para frenarlo. Los resultados se dieron a conocer en la Cumbre de la Tierra, realizada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992. El acuerdo fue firmado por 154 países. ¿Qué plantea el Acuerdo de Río? La necesidad de frenar el cambio climático, reduciendo las emisiones de gases de invernadero. Esto significa disminuir la cantidad de combustibles fósiles utilizados (petróleo, gas natural, carbón), y proteger los bosques (ellos atrapan y consumen el dióxido de carbono). También significa disminuir nuestro consumo de energía, y buscar otra fuente energética que no produzcan gases de invernadero (energía solar, energía del viento, del agua o de las olas del mar). La Convención promueve el estudio y la investigación científica, para descubrir nuevas formas de acabar con el efecto invernadero. También se plantea la necesidad de intercambiar tecnología e ideas entre los países, promoviendo ayuda mutua. Además, se reconoce que existen áreas en el mundo que son muy especiales y delicadas (islas, montañas, ríos) y que deben ser

especialmente protegidas de los cambios en el clima.

Consecuencias:
Conocemos las consecuencias que podemos esperar del efecto invernadero para el próximo siglo, en caso de que no vuelva a valores más bajos:
• • • •

Aumento de la temperatura media del planeta. Aumento de sequías en unas zonas e inundaciones en otras. Mayor frecuencia de formación de huracanes. Progresivo deshielo de los casquetes polares, con la consiguiente subida de los niveles de los océanos.

Incremento de las precipitaciones a nivel planetario pero lloverá menos días y más torrencialmente.

Aumento de la cantidad de días calurosos, traducido en olas de calor.

CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA EN LA CIUDAD DE ICA

Uno de los indicadores principales para la medición de los agentes contaminantes de la atmosfera es la cantidad de combustible que se consume por sectores, por esta razón es que es necesario predecir la cantidad de energía que se consume de acuerdo a la actividad que se desarrolla en la ciudad de Ica. En el año 2005, las importaciones de hidrocarburos en la Región Ica fueron 96 016 TJ. Las importaciones de Gas Natural provienen de los Yacimientos de Camisea; y las importaciones de derivados de los hidrocarburos provienen de distintas regiones del Perú hacia los Clientes directos y grifos de la Región Ica, como se muestra en los siguientes cuadros.

Consumo de Energía Por Sectores
Dentro de los diferentes sectores económicos, el principal demandante de los derivados de los hidrocarburos es el sector transporte con el 43,4 %.

DISTRIBUCIÓN DE LA DEMANDA DE COMBUSTIBLES EN LOS SECTORES ECONÓMICOS

Sector Residencial y Comercial:
En el año 2005, para la Región Ica la energía consumida en el sector residencial fue 1220 TJ, siendo el principal derivado de los hidrocarburos utilizado en el Sector Residencial y Comercial el GLP, seguido de otros combustibles como se muestra en el siguiente cuadro: DISTRIBUCIÓN DE LA DEMANDA DE COMBUSTIBLES EN EL SECTOR RESIDENCIAL Y COMERCIAL

Sector Transporte En el año 2005, el sector transporte consumió 5472 TJ de energía, el combustible de mayor demanda fue diesel con 73,1 %, a continuación se muestra la distribución de la demanda de combustibles:

DISTRIBUCIÓN DE LA DEMANDA DE COMBUSTIBLES EN EL SECTOR TRANSPORTE

Sector Agropecuario y Agroindustrial El consumo energético para la Región Ica en el año 2005 para el sector Agropecuario y Agroindustrial fue 328 TJ, además el combustible de mayor demanda en este sector fue el diesel con 73,5 %, en el siguiente cuadro se muestra la distribución de todos los combustibles.

DISTRIBUCIÓN DE LA DEMANDA DE COMBUSTIBLES EN EL SECTOR AGROPECUARIO Y AGROINDUSTRIAL

Sector Pesquería En el sector Pesquería el único consumo de combustible reportado para el 2005 fue el diesel con 295 TJ. Sector Minero Metalúrgico Para la Región Ica, en el año 2005 hubo un consumo de 3314 TJ, siendo el combustible de mayor demanda el petróleo industrial con 80,1%, además También se aprecia consumo de gas natural para este sector por las empresas Shougang Hierro Perú, Corporación Aceros Arequipa y Minsur S.A.

DISTRIBUCIÓN DE LA DEMANDA DE COMBUSTIBLES EN EL SECTOR MINERO METALÚRGICO

Sector Industrial Este sector en la Región Ica, se ha dividido de acuerdo al consumo energético en Gran Industria, Mediana Industria y Pequeña Industria, para el año 2005 el total de consumo de combustibles fue 1967 TJ, siendo el combustible de mayor demanda el petróleo industrial con 88,31%, en el cuadro siguiente se muestra la distribución de la demanda de derivados de hidrocarburos en el sector industrial:

EMISIONES AL AMBIENTE GENERADAS POR EL CONSUMO FINAL DE ENERGÍA COMERCIAL En este capítulo, se presenta información sobre las emisiones generadas por el consumo de energía comercial, es decir no están consideradas las emisiones generadas por las fuentes no comerciales, tales como leña, bosta, yareta y carbón vegetal. Para el cálculo de las emisiones, se utilizó el método de tecnologías del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), herramienta desarrollada por la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), tomando como referencia, los coeficientes de emisión, obtenidos de los estudios realizados por la Comisión Nacional de Medio Ambiente (CONAM) en el año 2005, los cuales fueron publicados en la Primera Comunicación de Cambio Climático y el Inventario Nacional de los Gases de Efecto Invernadero. La metodología del IPCC, se basa en el cálculo de emisiones por contaminante, según las variables de consulta: fuente de energía y actividad energética desempeñada en el proceso. El método de tecnologías, utiliza los valores reportados según las actividades energéticas, desarrolladas por fuente de energía, estos se operan con los factores de contaminación de esta tecnología y son aplicados según el contaminante. Así se obtienen las emisiones por contaminante, tales como el dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), metano (CH4), óxidos de nitrógeno (NO2), óxidos de azufre (SO2) y partículas.

Conclusión

• Los cambios climáticos = que designa a cualquier cambio en el clima, o cambio • climático antropogénico, es únicamente responsabilidad por la influencia de la actividad • humana, de las industrias. • Hay que dejar en claro que El calentamiento global y el efecto invernadero no son • sinónimos. Hasta el momento se considera que el efecto invernadero que ha • aumentado por la contaminación podría ser la principal causa del calentamiento global. • El calentamiento global es un fenómeno que preocupa al mundo y su efecto directo, el • cambio climático, es lo que tiene ocupado los esfuerzos de la comunidad científica • internacional para estudiarlo y controlarlo, ya que esta poniendo en riesgo el futuro de la • humanidad. • El derretimiento de los polos, entre otros, son parte de lo que los seres humanos le estamos haciendo al mundo. • Muchas son las consecuencias por todo lo hacemos, pero ya es hora de que todos nos • demos cuenta que este planeta nos esta pidiendo auxilio, nos pide ayuda, esta en • nuestras manos en que el efecto invernadero y los cambios climáticos cedan un poco, • lodes huracanes, tornados, el fenómeno climático de el niño y la niña y demás nos den

• una pequeña tregua. • Los últimos 10 años han sido los mas calurosos según lo registrado y los científicos han • anunciado que en el futuro serán aún mas cálidos y como siempre, los seres humanos • somos los principales culpables ya que ejercemos un impacto directo sobre el proceso • del calentamiento, popularmente conocido como "efecto invernadero".

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful