You are on page 1of 4

LA CURIOSA HISTORIA DE PALOS DE LA FRONTERA

A mediados del siglo XVI los primeros cronistas de Indias, Gonzalo Fernández de
Oviedo y Francisco López de Gómara, entendieron que la Villa de Palos y la localidad cercana
de Moguer eran un solo pueblo.

Foto: Ayuntamiento de Palos de la Frontera. Publicado en www.mazagonbeach.com

Fuente:www.diarioarganzuela.com
NATXOHERNANDEZ ⋅ 28/05/2015

En el Archivo General de Indias consta, en la Signatura: PATRONATO, 295,
N.3 el siguiente texto:
Real Provisión de los Reyes Católicos
DIRIGIDA A CIERTOS VECINOS DE PALOS PARA QUE ENTREGUEN A
CRISTÓBAL COLÓN DOS CARABELAS.

Granada, 30 de Abril de 1492.
Don Fernando e Doña Ysabel por la gracia de dios Rey e Reyna de Castilla,
de León, de Aragón, de Secilia, de Granada …. A vos, Diego Rodríguez Prieto,
e a todas las otras personas vuestros compañeros e otros vezinos de la villa
de Palos e a cada uno de vos, salud e gracia. Vien sabedes como por algunas
cosas fechas e cometidas por vosotros en desserbicio nuestro, por los del
nuestro Consejo fuistes condenados a que fuésedes obligados a nos serbir
dos meses con dos carabelas armadas a vuestras propias costas …. E agora,
por quanto nos avemos mandado a Christoval Colón que vaya con tres
carabelas de armada, como nuestro capitán de las dichas tres carabelas,
1

para ciertas partes de la mar océana sobre algunas cosas que cunplen a
nuestro servicio e nos queremos que llebe consigo las dichas dos carabelas
con que asy nos aveis de servir.
Y es que Palos de la Frontera, localidad onubense que da nombre a la
estación de Metro de Madrid: “Palos de la Frontera”, fue conocida
como Villa de Palos desde su fundación.
Palos de la Frontera fue la localidad y puerto de mar de donde partieron las
carabelas La Pinta y La Niña, seguidas de la nao Santa María embarcando a
Cristóbal Colón el 2 de Agosto de 1492.
Pero esta es otra parte de la historia. ¿Qué relación existe entre la
localidad onubense de “Palos de la Frontera” con otra localidad denominada
Moguer y, la Villa de Palos con la estación de metro de “Palos de la
Frontera”?
La curiosidad de esta historia finaliza en el siglo XX. Y más concretamente
a mediados del mes de Febrero de 1986. El diario EL PAIS se hacía eco del
acuerdo firmado entre La Compañía Metropolitano de Madrid y el
Ayuntamiento de Palos de la Frontera mediante el cual: la denominación de
la estación de metro “Palos de Moguer” debía cambiar su errónea
designación por “Palos de la Frontera”.
Pero vayamos al principio de los principios. Fue en el transcurso del siglo
XIX cuando fue trazada la calle “Palos de Moguer”. Igualmente, la estación
que dio nombre a la calle o la calle que dio nombre a la estación, (que igual
da), fue abierta al público el 26 de Marzo de 1949. Teníamos entonces en
ese Madrid de post guerra civilista, de odio y rencor, hambre y esperanza,
una calle y una estación de metro que hacían alusión a un pueblo que nunca
existió. Y no únicamente calle y parada de metro tendríamos con dicha
denominación “Palos de Moguer”. Todo un barrio tomó esta denominación en
el año 1971. El “Barrio de Moguer”.
Bastante tiempo tardaron las cosas en cambiar. Por bastante increíble que
nos parezca no fue hasta 1979 cuando la calle “Palos de Moguer” mudó su
errónea denominación pasando a ser la actual “Palos de la Frontera”. Y más
aún, todavía 7 años más y 3 millones de pesetas que supusieron el cambio de
denominación de la parada de metro de “Palos de Moguer” a “Palos de la
Frontera”.

2

¿Y cuál fue el origen de esta confusión?
He preguntado a muchos amigos madrileños nacidos a mediados de los años
70. Todos ellos recuerdan al igual que yo que antes existía una calle
denominada “Palos de Moguer”. Incluso la mayoría recordamos la parada de
metro de “Palos de Moguer”. Pero lo cierto es que ninguno recordamos a qué
se debió el cambio.
¿Qué paso entre Moguer y la Villa de Palos?
Esta es la explicación:
La explicación para esta confusión está recogida en los escritos que fueron
publicados en relación a la Villa de Palos, localidad onubense que podría
haber pasado desapercibida por los libros de historia si no fuera por…
En 1379, Juan I de Castilla concedió a Álvar Pérez de Guzmán las villas de
Palos y Villalba. Fue este gesto compensación por haberle arrebatado las
localidades de Gibraleón y Huelva. Localidades que le fueron entregadas a la
Condesa de Medinaceli.
Las dos hijas de Álvar Pérez de Guzmán fueron las herederas de las tierras
y sus casamientos con dos condes convirtieron dichas tierras en señoríos. Y
lo que es la historia, el Conde de Cifuentes, marido de la hija de Álvar Pérez
de Guzman que heredó la Villa de Palos, decidió vender dichas tierras a los
Reyes Católicos en 1492.

¿Por qué querrían comprar los Reyes Católicos esas tierras?
En una época en la que las incursiones a Guinea pasaron a convertirse en
delictivas, (Tratado de Alcáçovas), tomaba cuerpo la necesidad de explorar
otras tierras. Por una de estas incursiones penadas y no permitidas, dos
carabelas, (La Pinta y La Niña), fueron condenadas a servir a la Corona
durante dos meses. Dichas carabelas debían estar fondeadas en la Villa de
Palos para servir a quien se ordenase disponer de ellas.
El 30 de abril de 1492, con las ansias de exploración y conquista y con
medios para llevarlo a cabo, los Reyes ordenaron que las dos carabelas se
pusieran al mando de Cristóbal Colón.
Pero tuvo muchas dificultades Cristóbal Colón para reclutar tripulantes,
entre otras causas la más importante estaba localizada en las ordenanzas
que regían en la Villa de Palos, que prohibían fletar barcos a las personas
3

que no tuviesen participación en el señorío de la villa. ¿Cómo solucionar esto
último? Fácil…comprando parte de la Villa de Palos.
Más tarde, con los hermanos Pinzón a bordo, (familia oriunda de la Villa de
Palos), y ultimados los preparativos, la expedición partió del puerto de Palos
el 3 de agosto de 1492 con dos carabelas y una nao, llegando a tierras
de América el 12 de octubre. La Santa María naufragó en tierras
americanas, pero los otros dos navíos regresaron a Europa, llegando a Palos
por separado el 15 de marzo de 1493.

La confusión…
Etimológicamente, la denominación “Palos de La Frontera” y más
concretamente “Palos” procede del vocablo romano Palus (“laguna”). Como
dije antes, así se denominó, (Villa de Palos), hasta 1642.
Si el descubrimiento no hubiera tenido lugar. Si no hubieran salido las naves
de la Villa de Palos. Si no hubieran existido cronistas que permitieron
recoger en el Archivo de Indias los sucesos históricos más importantes de
nuestro país. Si todo esto no hubiera sucedido, probablemente la confusión:
“Palos de Moguer” vs. “Palos de La Frontera” nunca se hubiera dado.
A mediados del siglo XVI los primeros cronistas de Indias, Gonzalo
Fernández de Oviedo y Francisco López de Gómara, entendieron que la Villa
de Palos y la localidad cercana de Moguer eran un solo pueblo. En
los escritos en los que trataban de dar cuenta histórica de lo sucedido en la
Villa de Palos, el descubrimiento de América, etcétera, se produjeron
errores de interpretación lógicos, más teniendo en cuenta que no existía
Google Maps para situar a Palos de la Frontera y Moguer en un simple mapa
digital. Así de artificial y lógicamente se creó el incorrecto e
inexistente nombre de Palos de Moguer en referencia a la localidad de Villa
de Palos, que se extendió con gran velocidad entre enciclopedias y escritos
de la época.
Y no fue hasta mayo de 1642, cuando el Concejo Municipal de Villa de Palos
adoptó el nombre de Palos de la Frontera, aprovechando que el rebelde
marqués de Ayamonte hizo pasar tropas portuguesas del Guadiana al Tinto,
(cruzando la frontera), y poniendo un segundo nombre a la Villa de Palos,
bautizándolo como es conocido en la actualidad: Palos de la Frontera.

4