EL DÚO DINÁMICO

. De la mano de Guerra y Chetti, Místico aplastó a Era Gatorei por 23-1, en un resultado histórico. Guerra anotó 10 pepas mientras que Chetti metió 9. Tremendo.
Dikenstein también dijo presente en la red y anotó. Con la ventaja de tres, los de azul y negro comenzaron a hacer correr la pelota, al tiempo que Era Gatorei poco podía hacer. Aurelio Fernández fue el único que intentó jugar, pero el no encontrar socios le jugó muy en contra. Así, Místico estuvo más cerca de anotar en todo momento y llegó al cuarto gol a través del ingresado Chetti, a los 17’. El quinto, en tiempo cumplido, lo anotó Guerra. Tras un primer tiempo finalizado en 5-0, los jugadores de Místico salieron al complemento con un objetivo: anotar quince goles. Y vaya si lo consiguieron. Entre Chetti y Guerra se enchufaron a pleno y salieron a marcar goles a diestra y siniestra. Damián Cassinelli pasó al arco de Era Gatorei. Sin embargo, el #8 fue batido a los 10 segundos de entrar a atajar. Con la media docena de goles en contra, los de blanco bajaron los brazos mientras que los de azul y negro continuaron con su ataque furibundo. De esta manera, se sucedieron una batería de goles sin fin. En diez minutos, diez goles fueron anotados por los players para alcanzar la meta de los quince tantos. Guerra marcó seis, mientras que Chetti fue autor de cuatro. A pesar de haber logrado el objetivo, Místico no se quedó en los laureles, sino que siguió yendo y buscando, ante un rival que lo único que pretendía era que se terminara el partido lo antes posible. Pablo Scala logró descontar, pero la goleada no quedó en el 15-1 que mostraba la chapa a los 30’. Los de azul volvieron a cargar los cartuchos y en los últimos ocho minutos hicieron un gol por minuto para dejar el marcador final en 23-1. Tan contundente como lo ocurrido en el campo de juego, en donde el equipo ganador generó 33 chances de anotar, contra 11 de su rival. Con este resultado, Místico logró los seis puntos y quedó bien parado en su grupo. Era Gatorei, por su parte, acumula cinco derrotas en cinco presentaciones. Complicado.

L

o ocurrido entre Místico FC y Era Gatorei seguramente quedará para el recuerdo tanto del equipo ganador como de los perdedores, quienes intentarán olvidarse rápidamente de lo ocurrido. Lo ocurrido, justamente, fue que Místico FC fue una verdadera tromba goleadora que le anotó a Era Gatorei la onerosa suma de 23 goles en tan sólo 40 minutos. El partido entre los dos comenzó con el juez que no apareció, por lo que el señor Goldman, miembro de la organización del torneo, debió tomar el silbato y dirigir el encuentro. Tras un inicio suave y sin ritmo, la primera emoción llegó recién a los 6’, cuando Ibáñez pasó le pegó, la pelota dio en el palo, le volvió y le dejó la chance del gol. Al toque, Pablo Scala se perdió el empate. A los 11’, y tras varios ataques de Místico que encontraron al arquero Greco bien parado, Guerra hizo una buena jugada y marcó el segundo. Un minuto después,

MEDIA DOCENA DE POPOS
. Popo Berroa volvió al primer equipo de Dame Pin, anotó seis goles y fue figura en el triunfo de su equipo ante Borbotones por 15-4. Peleará el título.

L

a cancha número 1 de la sede de Taxistas dio cita a Dame Pin frente a Borbotones. El defensor del titulo contaba con el regreso a su quinteto titular de Popo Berroa, figura y goleador del último torneo disputado. Por el lado del joven equipo de Borbo, la presencia de Y. Sandler le daba confianza a sus jugadores para poder sacar un resultado positivo. Pasaron solo dos minutos para que Dame Pin logre llegar al arco rival: allí Popo recibió y no perdonó. Berroa y Forneiro, en el comienzo, eran de lo mejor. El #7 de verde era el más movedizo del equipo, no solo defendía sino que cuando el equipo estaba en situación ofensiva también ayudaba a los delanteros. Los primeros minutos fueron todos del equipo de los pelados, que llegaban de manera muy cómoda al área rival. Sin embargo, Borbotones supo mantener la calma ante la estampida rival y pudo emparejar el juego, pero en frente tenían a un Murillo muy inspirado. A los 8' Berroa volvió a decir presente en el marcador estirando a dos la ventaja. Con el resultado desfavorable los de remera blanca fueron el todo por el todo, dejando muchos espacios atrás, que eran bien aprovechados por Dame Pin, que llegaba con superioridad numérica, pero no podía convertir. A los 10' Zegen remató de afuera para achicar la ventaja y darle más emoción al partido. Pero el equipo de García y Cía. contaba con un gran jugador: Berroa. A los 12', y cuando el rival inclinaba la cancha, armó una buena jugada y puso el tercer gol del equipo y de su cuenta personal. Dos minutos más tarde, Forneiro llegó al fondo y tiro un buscapié que encontró al #8 para dejar 4-1 el tanteador parcial. A los 16' Sandler tomó el balón de aire y lo clavó en el ángulo para marcar un verdadero golazo y achicar las diferencias. Los últimos minutos mostraron a un García muy atento en la marca, ya que el team de los hermanos Brusa llegó más al arco rival en busca del descuento. La primera parte se cerraría con mayor ventaja en favor de Dame Pin gracias a los tantos de Forneiro y Berroa. El complemento iba a tener un desarrollo parecido al primero, con Borbotones buscando algún gol que los ilusione y Dame Pin parado de contra aprovechando el buen juego colectivo que lo caracteriza y la velocidad de Berroa. A los 27' el partido se definió, cuando el resultado llegó a un 10-2 lapidario. A partir de allí, Dame Pin buscó llegar a quince goles. Más allá de la amplia ventaja, el #1 verde seguía muy seguro debajo de los 3 palos. Y sus delanteros estaban muy finos a la hora de la definición,

así fue que a los 31', un remate desviado en el camino por Testa fue a parar a la red, siendo festejado por el #11 mientras sus compañeros lo tildaban de "ladrón". Los nueve minutos restantes del cotejo fueron a puro gol. En cuatro minutos los actuales campeones ya contaban con 14 goles en su cartera, teniendo buen tiempo en tratar de lograr el máximo de puntos posibles. A los 36' nuevamente Sandler, de lo mejor de su equipo, anotó para el honor. Y con tan sólo dos minutos del final, el Brujo Testa puso el esperado gol número 15. A los 39' Sandler volvió a decir presente y dejó el 15-4. Dame Pin sigue invicto en el torneo y viene de menor a mayor, demostrando que tiene un muy buen juego en equipo, un hecho que lo coloca como candidato a llevarse el bicampeonato. Borbotones, por su parte, vive una realidad muy distinta. Un equipo debutante y en formación que está en etapa de experiencia. Es cuestión de tiempo para esperar los buenos resultados.

LA NOCHE DEL DIEZ
. Alex Dufau usó la #10 en la espalda y le hizo honor a la casaca. Fue figura para Pasco, que venció de manera apretada a Gambeteando y se aseguró el pasaje.
hizo mejorar a los de blanco y celeste, que sin embargo se terminaron yendo al descanso con un 1-4 después que Gerez Torres le pegara bien rasante en un tiro castigo y aprovechara la flojita reacción del Toro Acuña. Tras lo pobre del primer tiempo, Gambeteando necesitaba una reacción rápida. Y la misma llegó en el comienzo del complemento. Campos (con foul?) recuperó y anotó, y si bien Gerez Torres dijo presente en la red para marcar el 5-2, los de blanco y celeste no se quedaron y se pusieron a tiro del empate, después de los tantos convertidos por Duarte y Sosa. La remontada del rival hizo retroceder a Pasco, que se metió un poco atrás ante el asedio de Campos y sus secuaces, que se vinieron como una tromba. El partido subió la temperatura y entre Dufau y Duarte se trensaron en un duelo verbal que no pasó a mayores. La discusión pareció inspirar al Pitufo¸que en uno de los peores pasajes de su equipo, se las arregló para anotar ante Acuña y darle dos de ventaja a su escuadra. El par de goles de distancia bajoneó a Gambeteando, que bajó la intensidad. Pasco pudo aprovechar y liquidarlo, aunque Motuz no estuvo fino y se lo perdió en un par de ocasiones. Del otro lado, Duarte llegó al gol y le dio nuevamente vida a sus compañeros. Tres minutos más tarde, Gambe llegó a la ansiada igualdad a través de Campos, que increíblemente se fue solito ante Buschiazzo y en el pie a mano eligió mejor. Con cinco por jugar, el match quedó librado a la ley de el que hace el gol gana, con los de celeste y blanco algo mejor en lo anímico tras la remontada. Sin embargo, tras el empate sus jugadores se conformaron y se quedaron sin aire. Ese hecho lo aprovechó bien Pasco, que a través del zurdo Motuz recuperó la ventaja, después de un tiro libre bien cercano al arco. Atrás del gol, Sosa estuvo a centímetros de igualarlo nuevamente, con una volea que se fue apenas desviada. Pero más allá de esa jugada aislada, las ideas no aparecieron para Gambe, que no logró encontrar la manera de empatarlo. Ya en tiempo cumplido, Dufau se escabulló y liquidó la historia, a pesar del descuento posterior de SInchicay (un bombazo impresionante) que de poco les sirvió a los de blanco.

P

asco y Gambeteando el Asfalto se jugaron una parada muy brava de cara a la clasificación en el grupo B. Ambos conjuntos sabían que era vital un triunfo para lograr tranquilidad a la hora de conseguir la clasificación, si bien Pasco estaba un poco más aliviado después de su buena victoria ante Los Tetes. Sin suplentes en ninguno de los dos equipos, el match comenzó con poco ritmo y con escasas llegadas. La pelota se repartía entre ambos elencos y pasaba poco y nada. Gambeteando se empezó a cargar de faltas, al tiempo que Dufau y Gerez Torres comenzaron a meter presión y a levantar el nivel. A los 9’, fue justamente el Pitufo Dufau el que abrió la historia, tras recibir de un lateral, ante la mirada de los rivales. Poco después, Cisneros tuvo una clarísima chance de ampliar que, sin arquero, desperdició. A los 11’, Motuz logró lo que Cisneros no pudo, y puso el 2-0con un gran zurdazo. Hasta allí, Pasco era más porque corría en toda la cancha y defendía con más ganas e ímpetu. De parte de Gambe, muy poco en ataque y una enorme falta de actitud por parte de sus jugadores. Esa situación fue capitalizada por los de rojo y blanco, que llegaron al tercero a través de Dufau, tras pared con Cisneros. Un minuto más tarde, Duarte marcó un gran gol tras pisarla muy bien, para anotar el 1-3. El descuento

EL CARNICERO LLAMA DOS VECES
. Cristian Ganader volvió a Yapeyú y vaya de qué manera. Jugó un partidazo ante Los Trevisanes y le dio el triunfo a su equipo, igual que en la final del 2º torneo.
La jugada alteró los nervios de todos los jugadores de Yape y de su DT, Dispagna Brother. El técnico decidió no hacer el cambio y dejó a tres jugadores y el arquero en cancha. Trevisanes aprovechó la ventaja numérica y la siesta de un Yape que todavía estaba discutiendo para llegar a la igualdad a través de Tempone. Veinte segundos después, el Frasquito puso otro más, mientras que Mardoián, de rabona, clavó un gol más para poner a punto de ebullición los ánimos de los de gris y azul, que pasaron de 2-1 a 2-4 en tan sólo un minuto. En ese interín, un jugador de Yapeyú entró a la cancha, por lo que Dispagna quedó afuera el resto del partido. El entretiempo, de más está decir, fue un festival de improperios por parte del Cebolla, re contra re caliente con Faseli por la tarjeta azul y el penal no cobrado. En el inicio del segundo tiempo, Yape sintió la obligación de ir a buscarlo y se descuidó en defensa, dejándole la chance a Trevisanes de comenzar a liquidar la historia. Sin embargo, los de amarillo no lograron anotar, un hecho que si consiguió Yapeyú, de la mano del Carnicero Ganader. El #5 de los de gris y azul marcó dos goles en un minuto para acercar a los suyos y dejar el encuentro igualado. Allí reaccionó Trevisanes, que por intermedio de Nico Boggero, encontró el tanto de la tranquilidad, que lo

L

os Trevisanes traía un andar perfecto en el 4º torneo de fútbol 5 organizado por Abrazo de Gol: cinco partidos jugados, cinco victorias y 53 goles anotados, un poco más de diez por encuentro. Yapeyú no llegaba de la mejor manera: tres victorias, un empate, una caída y muchas dudas, sobre todo en defensa. Pero, había un elemento extra que había que tener en cuenta: el retorno del Carnicero Ganader, figura del Yape campeón del 2º torneo y ausente en los primeros partidos de este certamen. El partido de esta ocasión arrancó con Poliak y el Cebolla Dispagna muy movedizos en ataque y apurando a la defensa de los de amarillo, que a pesar de ello se pusieron en ventaja a los 2’, cuando un disparo de Mardoián se desvió en el camino y dejó impotente a Saravia. Tres minutos después, Yape consiguió la igualdad a través de Poliak, tras pase de Dispagna. Los primeros minutos mostraron a los de gris mejor parados en la cancha, ante un rival que mostraba algunos problemas a la hora de generar juego. Así, la cancha se fue inclinando y Yape empezó a llegar cada vez con más frecuencia ante el Rulo Boggero, que a fuerza de atajadas mantuvo el 1-1 durante un largo rato. Con la presión de Loria y Ganader, el campeón de la 2º edición del torneo siguió jugando mejor, mientras que Trevisanes poco podía hacer. Por decantación, terminó llegando el 2-1 para Yape, obra de Dispagna, que batió las ya cansadas manos de Boggero. A los 14’, el elenco amarillo tuvo una inmejorable chance de igualarlo, cuando Dispagna cometió un penal ante Nico Boggero, responsabilidad que Mardoián tomó. Pero Mardo le pegó espantoso y Saravia envió su disparo al tiro de esquina. A pesar del yerro, Trevisanes mejoró en el juego y emparejó el trámite, haciendo la historia de ida y vuelta, en un palo y palo frenético y plagado de chances (en su mayoría falladas) de gol. Sobre el final del primer tiempo, la polémica se hizo presente en la cancha nº 3 del complejo de Homero Manzi, cuando Ganader encaró a Boggero, que dentro del área fue al piso y trabó pelota y pie del Carnicero. Todo Yape reclamó penal, el cual fue desestimado por Faseli. El reclamo más airoso fue el de Dispagna, que de paso le tiró un par de insultos al juez, que no tuvo alternativa: paró el juego (justo cuando Trevisanes se iba derechito al gol) y le sacó la tarjeta azul al Cebolla, que cuando vio el color de la tarjeta se enardeció y por poco se lo come en pedacitos al hombre de negro.

dejó 5-4 arriba en el marcador. El partido, a esa altura, era puro ida y vuelta. Iban y venían, pensando mucho más en atacar que en defender, un elemento en común que tienen ambas escuadras. Pero en ese ida y vuelta, el que más llegaba era Yapeyú, que promediando el complemento merecía largamente la igualdad y que no la conseguía por culpa del Rulo Boggero, responsable de muy buenas atajadas. Sin embargo, el arquero de amarillo poco pudo hacer ante Ganader, que a los 30’ se la picó de manera genial para poner la parda. Tras el empate, el Carnicero estuvo muy cerca de poner en ventaja a su equipo, con una tijera que se fue muy cerca. Atrás, Tempone volvió a decir presente en la red y le devolvió la ventaja a Los Trevi. No obstante, la alegría le duró poco al equipo de Mardoián, ya que Ganader se avivó, jugó un tiro libre rápido y se la dio a Poliak, que definió con justeza y estableció una nueva igualdad. En el mismo minuto, el propio Ganader se le escapó a Trevisán, que sufrió durante todo el complemento con él, y puso el 7-6, para delirio de los hermanos Dispagna, que miraban todo desde afuera. Parecía ser ese el mejor momento de Yapeyú en el partido, agrandado por la levantada y por todo el apoyo que recibía desde afuera. En Trevisanes, Mardoián no aparecía y el equipo no atacaba tanto. A pesar de eso, a los 34’ Pietragalli logró anotar, con algo de ayuda de Saravia. Sin embargo, un par de jugadas después Ganader tiró una pared con Poliak y anotó su quinto gol del segundo tiempo, para establecer el 8-7. Dos minutos más tarde, el Carnicero volvió a hacer de las suyas, superó a Trevisán y tocó con Poliak, que aprovechó que Pietragalli no lo siguió para anotar en soledad el noveno de Yape y liquidar la historia. Para asegurar el resultado, en el final Loria metió un puntazo genial para clavar el décimo. Ya sobre el cierre, y en tiempo cumplido, Mardoián llegó al descuento que de poco le sirvió a Los Trevisanes, que volvieron a mostrar ciertos problemas defensivos que esta vez no pudieron ser salvados por el Rulo Boggero, quien más allá de haber tenido un muy buen partido, no pudo ante la potencia ofensiva mostrada por Yapeyú, sobre todo en el complemento, en donde crearon 22 situaciones de gol. Los de gris y azul lograron sobreponerse al bajón anímico del final del primer tiempo, y de la mano de un Ganader inspiradísimo, que al igual que en la final de 2º torneo y ante el mismo rival volvió a ser la figura excluyente del encuentro, sacaron un bravísimo partido adelante para llevarse el triunfo. El Carnicero, por lo visto, llama dos veces.