You are on page 1of 6

Resumen de lectura #1

:
Neurofisiología del aprendizaje y la memoria. Plasticidad neuronal
Alice Dana Bobadilla
M00494314
Universidad Interamericana

Me llamó mucho la atención la cita que utilizaron los autores para comenzar su
artículo, “la vida sin memoria no es vida, así como la inteligencia sin la capacidad de
expresarla no es inteligencia” (Ortega y César, 2010). Me parece que precisamente de
eso se trata el ser humano, de recordar las experiencias pasadas para poder tomar las
mejores decisiones en el presente y adaptarnos a los cambios del ambiente que nos
rodea. Estas memorias también nos reafirman las decisiones tomadas anteriormente y
gracias a ellas podemos descartar la información nueva que no haga falta o
habituarnos a los estímulos que ya no sean relevantes. De hecho, los autores definen
el aprendizaje como un cambio en el sistema nervioso que resulta de la experiencia y
que origina cambios duraderos en la conducta (Ortega y César, 2010), experiencias
que se almacenan como memorias en diferentes lugares de la corteza cerebral.
Es importante diferenciar lo que es el aprendizaje y lo que es la memoria. El
aprendizaje es el cómo adquirimos el conocimiento, mientras la memoria es el cómo
guardamos esa información y la preparamos para ser recuperada. Los estímulos que
recibimos a través de los sentidos pasan por el lóbulo que registra esa información
sensorial específica, entran y salen del hipocampo donde se consolida la memoria y se
redirige al lugar de almacenamiento, usualmente el lóbulo por donde mismo se registró
inicialmente el estímulo o si la memoria es episódica se puede almacenar en la corteza
pre-frontal. Las memorias somáticas se almacenan de manera muy organizada según
todos los estímulos sensoriales que recibió el cerebro para formarla y se recobran
todas a la vez cuando se necesitan. Es como guardar la cinta de una película en
pedacitos divididos en música, visuales, emociones que provoca, etc. en muchas
gavetas y con el mero hecho de chascar los dedos se unen los pedazos y se proyectan
en la pantalla del televisor, todo a la vez. Para lograr consolidar una memoria y hacerla
de largo plazo tiene que pasar por el hipocampo. Esto se dió a conocer con el estudio
del paciente H.M. que llevó a cabo Brenda Miller (Ortega y César, 2010). Al removerle
el hipocampo al paciente éste, aunque conservó sus memorias viejas, no pudo
consolidar nuevas memorias y por ende no podía recordar lo que le había sucedido
unos minutos atrás.
La movilización de la información que recibimos por los sentidos sucede a través
de neuronas, en el espacio que existe entre sus axones y dendritas llamado sinapsis.
Dependiendo de cómo se lleve a cabo el proceso de intercambio de información en la
sinapsis se pueden clasificar las memorias en positivas o negativas. Si los canales presinápticos se cierran ocurre la habituación, y la información carente de interés se
desecha. De lo contrario, si la memoria es positiva o importante, las vías sinápticas se
sensibilizan y existe la oportunidad para que ocurra el LTP o Long Term Potentiation
donde se produce el aprendizaje de largo plazo. La memoria a largo plazo es la
duradera, que provoca cambios estructurales o plasticidad en el cerebro, mientras que
la de corto plazo o de trabajo puede durar unos pocos minutos.

Dependiendo de cómo se almacena y se recuerda la información en la memoria
a largo plazo, ésta se puede clasificar en explícita o implícita. La memoria implícita es
inconsciente y tiene más que ver con procesos motores del cuerpo. La memoria
implícita puede ser asociativa o no asociativa. Cuándo Ortega y César se refieren a la
memoria asociativa, hablan del condicionamiento clásico y el operante o sea, la
asociación de una conducta con un estímulo o con un castigo o recompensa. Mientras
la memoria explícita es la que conlleva un esfuerzo consciente.
Aquí es donde se pone interesante el asunto…mientras más potenciales de
acción se producen en cuanto a una información, más profunda es la potenciación de
largo término por ende, la conexión neural es más fuerte y gruesa por ende, mejor es la
codificación, almacenamiento, consolidación y recuperación de la memoria. En otras
palabras, mientras más se repite el estímulo mejor se aprende, sencillo. Pues a nivel
molecular no parece ser tan sencillo. Tienen que suceder unos cuantos procesos para
marcar una buena huella a través del LTP por donde recuperar la memoria.
La potenciación de largo término o el LTP es el proceso por el cual se produce
un intercambio de neurotransmisores (específicamente glutamato), calcio, sodio,
factores de crecimiento, enzimas, proteínas y otras sustancias para que la información
pase de una neurona a otra. El proceso comienza cuándo el estímulo es redirigido al
hipocampo y pasa por el giro dentado hacia las neuronas piramidales en la región CA3
para ser llevada a la región CA1. La sinapsis descrita en este artículo se encuentra
entre las neuronas de estas regiones del hipocampo. La experiencia repetida consolida
la memoria convirtiendo la de corto plazo en memoria de largo plazo (Ortega y César,
2010). Explico, mientras más glutamato es segregado por la pared pre-sináptica más
se sensibilizan los canales AMPA que permiten la entrada de calcio y sodio a la pared
post-sináptica. Esto provoca un efecto de cascada que a su vez despolariza la región
post-sináptica provocando la expulsión del magnesio que bloquea los canales NMDA.
Esto permite un influjo mayor de calcio y sodio que una vez penetran se vinculan con
las cinásas correspondientes y estimulan la activación de más canales AMPA. Si este
proceso se da por más de cuatro horas, la prolongada exposición de las cinásas y
proteínas provoca la proliferación de factores de crecimiento y ARN que a su vez
producen nuevas espinas dendríticas. Aquí precisamente es que se evidencia la
neuro-plasticidad y la teoría de Hebb que dice que las neuronas que disparan juntas
permanecen juntas (neuropistas). En palabras sencillas, la conexión neuronal es más
fuerte y gorda.
Llevo años trabajando en base a un currículo integrado que utiliza estrategias
multi-sensoriales en un ambiente estructurado y agradable para facilitar el proceso de
aprendizaje a mis estudiantes. Este artículo reafirma esta metodología de enseñanza
en la cual se le proveen diferentes puntos de referencia sensoriales para que el niño
pueda recuperar la memoria sin importar su estilo de aprendizaje. Al proveer distintos

estímulos va a aprender el niño que es auditivo, visual y/o kinestésico. Es increíble la
diferencia que puede hacer un educador bien informado. El comprender los procesos
de aprendizaje y consolidación de memoria le facilita la elaboración de un programa o
plan de trabajo justo y viable para todos sus estudiantes. El que necesita estímulos
adicionales logra aprender y el que no los necesita lo disfruta y sobresale.

Referencias

Asociación Educar. (2012). Ilustración neurociencias. Retrieved from Asociación
Educar: http://asociacioneducar.blogspot.com/2012/05/hipocampo-forma-partedel-sistema.html
Carleton University. (2012). Lights, Camera Action Potentials! Retrieved from Youtube:
https://www.youtube.com/watch?v=XdCrZm_JAp0&index=1&list=LL5mQkxGItLsmf4PUggj-Ig
Carleton University. (2013). Long-Term Potentiation. Retrieved from Youtube:
https://www.youtube.com/watch?v=vso9jgfpI_c&index=2&list=LL5mQkxGItLsmf4PUggj-Ig
Maxmen, A. (2011). Enzyme can Strengthen Memories. Retrieved from Nature:
http://www.nature.com/news/2011/110303/full/news.2011.134.html
O'Callaghan, T. (2011). Protein hormone boosts memory. Retrieved from Nature:
http://www.nature.com/news/2011/110126/full/news.2011.49.html
Ortega Loubon, C., & César Franco, J. (2010). Neurofisilogía del aprendizaje y la
memoria. Plasticidad neuronal. Retrieved from Archivos de medicina:
http://www.archivosdemedicina.com/medicina-de-familia/neurofisiologa-delaprendizaje-y-la-memoria-plasticidad-neuronal.pdf