You are on page 1of 2

No es tiempo de descansar 

Aunque llevamos ya algunos meses oyendo a hablar del final de la crisis, hasta estas últimas 
semanas no habían empezado a remontar con claridad los indicadores de producción 
industrial o confianza empresarial. También han llegado las primeras noticias de empleo en 
Euskadi.  
Este retraso responde a las características de nuestra economía. En algunas actividades es más 
fácil y rápido volver a la inversión y el empleo, aunque suelen ser inversiones más a corto 
plazo, y empleos más precarios. La industria necesita inversiones a largo plazo, y genera 
también puestos de trabajo más estables y con salarios más altos. Por eso merece la pena 
esperarla, aunque se haga de rogar un poco más. 
Las previsiones apuntan a que los próximos años ofrecerán un marco razonable para que esta 
mejora se consolide y se vaya ampliando. Los mercados emergentes, aunque han desacelerado 
el ritmo de crecimiento, mantienen unas perspectivas de crecimiento estable. Y los países 
avanzados, que crecemos bastante más lentos, parece que vamos encontrando por fin el 
camino de salida. 
En Europa todavía estamos en el hospital, conectados a las inyecciones de liquidez de Draghi 
por la compra de deuda, y a las medidas de inversión pública del Plan Junckers. Los últimos 
datos del PMI (Purchase Managers Index) nos traían buenas noticias sobre la evolución del 
enfermo: las cuatro grandes economías europeas (Alemania, Francia, Italia y España) están 
creciendo. 
Uno podría, ante este escenario, sentir la tentación de descansar un poco. Han sido tantos 
meses de incertidumbre y malas noticias económicas, de estar metido en la sentina achicando 
agua, que necesitamos salir un poco a cubierta y respirar. También hay motivos para celebrar 
el haber sobrevivido a esta tormenta perfecta. Desde que se inició la crisis Euskadi ha visto 
como desaparecían más de 20.000 iniciativas empresariales (la mayor parte en el segmento de 
autónomos, con 16.000 empresarios individuales menos) 
También las instituciones pueden por fin respirar ante perspectivas de recaudación que por fin 
dejará de caer, dando un poco de aire a presupuestos que han ido menguando en los últimos 
años. Intentar mantener los servicios sociales y apostar por el estímulo de la economía con 
presupuestos que se reducen año a año, es como perseguir la cuadratura del círculo, y sin 
embargo los datos nos dicen que en Euskadi se ha conseguido mantener este equilibrio mucho 
mejor que en el resto del Estado. 
Finalmente, podríamos tener también en la sociedad el deseo de olvidarnos por un momento 
de la economía y volver a nuestras vidas, a lo que sea que estábamos haciendo cuando 
empezó la crisis. 
Pero no es momento de descansar. Subamos a cubierta, pero no para tumbarnos a descansar, 
sino para poder alzar nuestra mirada y dirigirla por fin a la línea del horizonte. En todas las 
direcciones que nos ha traído la globalización, hasta donde nos alcanza la vista, veremos un 
mar en llamas, un mar sin puertos. Competencia creciente de la pujante industria de los países 

desarrollados, y también una creciente especialización y un renovado vigor en las regiones 
industriales de la vieja Europa, de Estados Unidos, de Japón. 
No es momento de descansar. Hay que aprovechar para acondicionar la nave, para rehacer las 
cartas de navegación, para corregir el rumbo. Es momento de ordenar el pasivo, y de acertar 
en las nuevas inversiones en activo. 
Entre todos los activos, ya sabéis que mis favoritos son los dos que nunca aparecen en el 
balance: las personas y el conocimiento. Es momento de apostar con decisión por las personas, 
de agradecerles el esfuerzo colectivo que nos ha llevado hasta el final de este laberinto 
perfecto. Pero sobre todo es el momento de ilusionarnos con nuevos proyectos, con un futuro 
que no será fácil ni cómodo, pero que es el único que tenemos. 
A cubierta pues, las manos en los remos y la mirada en el horizonte. Como decía Tennyson en 
Ulises: 
“A pesar de que mucho se ha perdido, queda mucho; y, a pesar  
de que no tenemos ahora el vigor que antaño  
movía la tierra y los cielos, lo que somos, somos:  
un espíritu ecuánime de corazones heroicos,  
debilitados por el tiempo y el destino, pero con una voluntad decidida  
a combatir, buscar, encontrar y no ceder.”