You are on page 1of 2

No es País para Viejos 

La Historia reciente nos ha dejado dos lecciones de la estadística que no tienen prácticamente 
ninguna excepción. Hoy sabemos que la prosperidad de los países tiene dos consecuencias 
inexorables: se incrementa la esperanza de vida, y disminuye la natalidad. 
Nada que nos sorprenda en la primera: a mayor renta per cápita, mejor alimentación y 
mejores condiciones de vida que incluyen el acceso a la salud, pública o privada: eso son años 
de vida. Lo del descenso de la natalidad no es tan intuitivo: podría parecer que con más 
medios las familias tendrían más fácil cuidar mejor de más descendientes. Lo cierto es que la 
sociedad de consumo nos mueve en dirección contraria: a más medios, menos prole. 
La historia se repite país a país, con leves variaciones. Y como la prosperidad va avanzando, ya 
ha pasado esta última década lo que tenía que llegar: se ha estabilizado el número de 
nacimientos en la Humanidad. La pirámide de población mundial ha dejado de ensancharse, y 
en lo que queda de siglo la población sólo crecerá porque las personas viviremos más años, no 
porque vayan a nacer más niños en cada generación. 
La mayor parte de los nuevos niños nacerán en Africa, un continente en el que todavía la 
prosperidad no ha llegado y mantienen altas tasas de natalidad, y en Asia (tienen parecida tasa 
que nosotros, pero son muchos). En USA ya saben que a mediados de este siglo la mayoría de 
los jóvenes serán latinos, porque la natalidad que mantienen las familias inmigrantes es muy 
superior (al menos hasta que acceden a niveles económicos acomodados). 
Así que sabemos con bastante seguridad que este siglo XXI, nuestro mundo se hará más viejo. 
En Euskadi hemos ido por delante en este viaje, y somos ya una sociedad con un perfil 
demográfico que se sitúa entre los más envejecidos del planeta. 
Te cuento todo esto porque nos tocará ser de los primeros en afrontar un reto singular, que 
mis cálculos me dicen que básicamente nos va a tocar a la generación que andamos ahora 
entre los 30 y los 50 años (si no estás en este colectivo, puedes respirar tranquilo). Un reto 
sencillo de enunciar: no habrá capacidad de mantener el poder adquisitivo de nuestras 
pensiones, porque habrá muchas menos personas cotizando en proporción a las que hay 
ahora. 
Se ha puesto de moda eso de que nuestros hijos son la primera generación que va a vivir peor 
que sus padres. Se nos ha olvidado que a nuestra generación le queda cuarenta años de vida 
por delante, en los que tenemos muchas posibilidades de que se cumpla esa afirmación: en 
nuestra vejez tendremos que vivir con menos de lo que están viviendo nuestros padres. Claro 
que también tenemos tiempo de reaccionar, de cambiar algunas cosas para que cuando llegue 
el momento estemos mejor preparados. 
Una línea de trabajo clara es apostar por el alto valor añadido en nuestra economía. Los que 
trabajan pueden ser menos, pero si mantienen salarios altos en actividades de alto valor 
añadido, la ecuación no será tan desfavorable: habrá más riqueza para repartir. Eso pasa por 
apostar con decisión por el talento y la innovación. 

Otra línea de trabajo es la innovación social, y también y muy en particular en los sistemas de 
salud. Vivir con menos no tiene que implicar vivir peor, si aprovechamos mejor los recursos 
que en ocasiones ahora dilapidamos. 
Habría una tercera opción, que sería fundar el PDPJ (Partido por la Defensa de las Pensiones de 
los Viejos). Como seremos mayoría, podremos exigir que nos traten bien. Claro que los jóvenes 
lo mismo deciden crear el partido NPV (No es País para Viejos), y la tenemos liada… 
Mejor afrontar el futuro con una sonrisa. Mejor entender los retos que nos esperan, y 
reaccionar ahora que estamos a tiempo. Cuando oigas hablar de innovación tecnológica para 
elevar el valor añadido de nuestros productos y procesos, cuando oigas hablar de innovación 
social y de nuestro sistema de salud, presta atención. 
Es el reto de nuestra generación, nosotros no vivimos una guerra civil como nuestros abuelos y 
abuelas, y tampoco tuvimos el reto de consolidar las clases medias y la democracia en este 
país como nuestros padres y madres. A nosotros nos ha tocado aprender a vivir con la 
pirámide demográfica que tendrá el mundo a finales de este siglo: es una gigantesca 
oportunidad y tenemos que estar a la altura.