You are on page 1of 2

La confianza 

En inglés existen dos palabras diferentes para definir la confianza: “Trust” y “Confidence”. 
Quise saber el matiz entre ambas, y un nativo me vino a decir que “Trust” tiene que ver con 
confiar en alguien o algo que merece esa confianza (y por lo tanto el acento estaría en quien 
recibe la confianza). Sin embargo, en “Confidence” el acento recae en el que deposita la 
confianza, en el que decide confiar. 
La fuente de la confianza son las certezas que conocemos (confío en ti porque he observado 
que eres una persona honrada), o nuestra voluntad, que trata de vencer la incertidumbre 
(confío en ti porque quiero confiar, porque elijo creer que serás digno de esa confianza). 
Hace tres años, leía “El Informe Kay sobre el mercado de valores en Reino Unido y las 
decisiones a largo plazo”. El estudio, en el que participaban varios expertos, fue dirigido por 
John Kay, un escocés de pura cepa, matemático y economista por Oxford y London School of 
Economics, columnista habitual en el Financial Times y fundador de la consultora internacional 
London Economics. 

Partía de una premisa sencilla: sólo la inversión en activos reales en las empresas y el 
desarrollo de su capacidad de innovación, su marca, la buena reputación y la 
formación de sus trabajadores, pueden ofrecer la ventaja necesaria para competir en 
el mercado mundial y mantener la prosperidad de un país. Y la conclusión a la que 
llegaba, tras examinar el funcionamiento del mercado de capitales, es que no era lo 
suficientemente eficiente para apoyar a las empresas en esta tarea. 
Dos párrafos resumían las recomendaciones a las que llegaba el informe 
“La intermediación financiera depende de la confianza: la que tienen los ahorradores 
en sus gestores financieros, y la confianza de esos gestores en los negocios en los que 
invierten. La confianza es fruto de relaciones comerciales y personales de largo plazo, y 
difícilmente puede crearse confianza entre agentes anónimos que buscan beneficios a 
corto plazo, a costa de terceros. 
La confianza es fruto de la cultura dominante. Por supuesto que el incentivo económico 
(ganar dinero) importa. No porque sea lo único que mueve a las personas, salvo 
excepciones. La mayoría tenemos objetivos más complejos, que están alineados con los 
valores y aspiraciones del entorno cultural que les rodea. La clave es, por tanto, 
generar un entorno cultural que favorezca la confianza entre ahorradores, financieros y 
empresarios, de forma que se den las condiciones para las inversiones de largo plazo 
que necesitan las empresas para ser competitivas.” 
Muchas veces he vuelto a releer este informe, que clama contra el interés económico a corto 
plazo que se había adueñado de los mercados financieros y de las cúpulas de los grupos 
empresariales británicos. 
Y como decía John Kay, no se trata de ser ingenuos y pensar que el afán de lucro puede ser 
sustituido completamente por el altruismo. Sin duda los ahorradores quieren obtener 

intereses, los intermediarios financieros quieren cobrar sus comisiones y margen, y los 
empresarios quieren que sus empresas tengan cuentas de resultados saneadas. 
El problema es cuando ese incentivo económico se convierte en el único motor, y se agrava 
cuando se junta con el cortoplacismo. Se inventan entonces burbujas y mercados 
especulativos alejados de la economía real, en los que la confianza se sustituye por la ambición 
desmedida. Se instala la corrupción, que es exactamente lo contrario de la confianza. 
Ahora que tenemos todavía fresca la lección de estos años de crisis, deberíamos sacar 
conclusiones, y adquirir el compromiso de crear una cultura diferente. La crisis griega que 
sacude los fundamentos de Europa, es una crisis de confianza. El lento crecimiento, que no 
acaba de despegar, es fruto de una falta de confianza.  
Y para volver a confiar, es preciso conjugar los dos acentos del (“Trust” y “Confidence”). 
Tenemos que trabajar por ser dignos de la confianza de los demás, con honestidad y 
respondiendo a los compromisos que adquirimos. Y tenemos que volver a depositar la 
confianza, desde el convencimiento de que cuando esperamos lo mejor de las personas, es 
cuando recibimos los mayores frutos.