You are on page 1of 2

Empresa Vasca y Concierto Económico (1 de 3) 

Quizá  no  estés  acostumbrado  a  ver  juntos  los  dos  elementos  que  aparecen  en  el  título.  Es 
posible  que  te  parezca  que  el  Concierto  Económico  vasco  (o  el  Convenio  en  Navarra),  es  un 
tema  de  debate  de  los  partidos  políticos,  un  aspecto  que  afecta  exclusivamente  a  nuestras 
instituciones públicas. 
Si es así, cuando te vayas encontrando en tus viajes de negocios, o en reuniones con amigos o 
familiares  de  otras  Comunidades  Autónomas,  con  personas  que  te  dicen:  “Es  que  los  vascos 
sois unos privilegiados y unos insolidarios”, te encogerás de hombros y dirás “Yo qué sé, a mí 
qué me cuentas, yo no soy político y no entiendo de estas cosas”.  
Para serte sincero, yo también pensaba así.  
Hasta que Pedro Luis Uriarte me dijo un buen día hace dos años que pensaba escribir un libro 
sobre  el  Concierto  Económico,  con  objetivo  de  divulgar  su  historia,  su  contenido,  y  también 
para  responder  a  las  constantes  críticas  que  ya  hace  dos  años  vertían  algunos  académicos  y 
líderes políticos, y que quedaban sin respuesta. 
Como tuve la fortuna de trabajar a las órdenes de Pedro Luis en Innobasque hace unos años, 
sabía que ni es persona con vocación de entrar en política, ni de volver a cargos institucionales, 
así que me sorprendió un poco su interés en esta tarea.  
Más  me  ha  sorprendido  en  estos  dos  años  el  esfuerzo  titánico  que  ha  desarrollado  en  esta 
iniciativa.  Aunque  conocía  su  extraordinaria  capacidad  de  trabajo,  me  resultaba  extraño  que 
diese  tanta  prioridad  a  estudiar,  a  consultar  expertos,  a  redactar,  a  documentar  con  citas 
precisas, a repasar una y otra vez los borradores de una obra que ha acabado teniendo más de 
3.000 páginas incluyendo anexos. 
De  vez  en  cuando  me  dejaba  asomarme  a  alguna  esquina  de  su  trabajo,  y  yo  siempre  le 
preguntaba lo del Papa Julio II a Miguel Angel con la Capilla Sixtina ¿Cuándo acabarás?. Y Pedro 
Luis me contestaba igual que el artista toscano “¡Cuando acabe!” 
Así  que  cuando  me  dijo  que  iba  a  presentar  el  libro,  me  acerqué  con  interés  a  conocer  el 
resultado  de  tanto  trabajo.  Y  entonces  comprendí  lo  equivocado  que  estaba,  y  el  valor  tan 
estratégico  que  tenía  el  trabajo  que  había  desarrollado  Pedro  Luis.  Porque  el  Concierto  es, 
ante todo, una pieza clave del funcionamiento de nuestra economía, de nuestra sociedad. 
Una  pieza  valiosísima,  que  se  engarza  en  nuestra  historia,  en  nuestros  valores,  en  nuestra 
forma  de  hacer.  Y  que  al  mismo  tiempo,  nos  permite  mantener  esos  valores,  esa  forma  de 
entender la empresa que ha permitido generar tanta riqueza en este País. 
No  te  puedo  resumir  el  libro  en  estas  pocas  líneas  (sería  como  tratar  de  describir  la  Capilla 
Sixtina  con  un  croquis  hecho  a  mano  en  un  folio),  pero  tampoco  me  resigno  a  acabar  este 
artículo en el número de este mes así que dedicaré, con permiso del autor, los dos siguientes a 
trasladarte algunos de los temas en los que podrás profundizar cuando leas el libro. Lo puedes 
descargar  gratuitamente  en  Internet  en  www.elconciertoeconomico.com  y  no  te  asustes  por 
las 3.000 páginas, que puedes ir a las que más te interesen e ir leyendo a ratos, la obra está 

pensada  para  ser  leída  en  un  ascensor  (como  la  de  Jardiel  Poncela,  que  si  no  has  leído  te 
recomiendo también). 
Si  todavía  estás  dudando,  porque  sigues  sin  ver  qué  tiene  que  ver  esto  con  tu  empresa,  te 
dejaré un botón de muestra: 
Pedro  Luis  ha  recopilado  el  conjunto  de  propuestas  relativas  a  incrementar  el  Cupo  que 
académicos y políticos han ido improvisando estos últimos meses en los que, por desgracia, se 
ha  puesto  de  moda  el  “tiro  al  Concierto”  y  el  “tiro  al  Cupo”  (y  digo  improvisar,  porque  cada 
uno  dice  una  cosa,  y  las  diferencias  entre  unos  y  otros  son  de  miles  de  millones,  disparan 
auténticas perdigonadas…). Después ha hecho la media, y ha calculado el impacto que tendría 
absorber esa cifra para los contribuyentes en Euskadi (3.218 Millones de Euros). 
La  broma  nos  supondría  en  Euskadi  o  pagar  más  impuestos  (un  incremento  de  un  55%  en 
impuestos directos, incluyendo IRPF e Impuesto de Sociedades), o disminuir drásticamente el 
presupuesto dedicado a las políticas de impulso económico o de sostenimiento del estado del 
bienestar. En cualquiera de los dos casos, el PIB disminuiría, y con ello la recaudación, con el 
consiguiente efecto en el empleo… 
¿Entiendes  ahora  por  qué  el  debate  del  Concierto  es  algo  que  te  interesa?  En  la  siguiente 
entrega, te hablaré de la supuesta insolidaridad de los vascos, y en el tercer y último artículo, 
del “privilegio” que supone ser contribuyente en Euskadi. Aunque para entonces seguro que ya 
te has descargado el libro y no necesitas ver el croquis, preferirás admirar la Capilla Sixtina : )