You are on page 1of 2

Empresa Vasca y Concierto Económico (2 de 3) 

Este es el segundo artículo de la serie, que están inspirados en el libro “El Concierto Económico 
Vasco:  Una  visión  personal”  de  Pedro  Luis  Uriarte.  Como  reflexionamos  en  el  anterior,  el 
Concierto no es algo abstracto o que  afecta exclusivamente a la administración pública, sino 
que  tiene  un  impacto  muy  directo  en  las  empresas  y  las  personas,  y  por  eso  nos  interesa 
profundizar en su conocimiento, e implicarnos en su defensa. 
Y algo que te puede llamar la atención es el elevado número de críticas que recibe el Concierto 
desde  otras  Comunidades  Autónomas,  y  el  adjetivo  de  “insolidario”  que  atribuyen  a  este 
instrumento (y por extensión, a toda la población vasca). Y cuando veas estadísticas de nuestra 
mayor riqueza per cápita, o nuestro menor desempleo, puede quedarte la duda ¿Será verdad 
que  los  vascos  nos  estamos  beneficiando  injustamente  con  un  sistema  asimétrico  e 
insolidario? Cuando el río suena, agua lleva… 
Puedes  quedarte  muy  tranquilo,  y  conviene  que  tengas  en  la  cabeza  algunas  ideas  que  te 
ayudarán a entender el origen de estas críticas, y algunos argumentos para rebatirlas. 
La primera idea importante es que las otras 15 Comunidades Autónomas desde las que nacen 
las  críticas  (ya  sabes  que  Navarra  tiene  el  Convenio,  muy  similar  al  Concierto),  tienen  un 
sistema  de  articular  las  relaciones  con  el  Estado  en  materia  de  financiación  que  no  les  gusta 
nada ni a ellas, ni al Estado. Han tenido que modificar la metodología de cálculo 7 veces desde 
la primera implantación  de la LOFCA  en 1980, mientras que la metodología  del Concierto de 
1981  no  ha  sufrido  ninguna  modificación.  El  sistema  de  Régimen  Común  les  parece  más 
insolidario todavía… 
Los  que  dicen  que  no  les  gusta  el  Concierto  vasco,  no  tienen  una  alternativa  mejor  que 
proponer que haya funcionado mejor en los últimos años. Es más, el sistema que tienen, les ha 
llevado  al  resto  de  Comunidades  a  una  situación  insostenible,  y  han  sido  precisos  más  de 
210.000 millones de Euros para rescatarlas y evitar que hiciesen una “suspensión de pagos”. 
Euskadi,  a  través  del  Concierto,  tiene  un  sistema  totalmente  solidario,  porque  con  el  dinero 
que recaudan las Haciendas Forales, lo primero que pagamos es la parte alícuota de los gastos 
en los que incurre el Estado y que no están transferidos (incluyendo los fondos de solidaridad 
territorial que se han ido creando, y los intereses de esa deuda en la que están incurriendo el 
resto  para  poder  pagar  sus  facturas…).  Con  lo  que  queda,  atendemos  los  gastos  de  políticas 
que sí están transferidas: con nuestro palo, aguantamos nuestra vela.  
No es bueno confundir responsabilidad con insolidaridad. El Concierto nos hace responsables a 
los contribuyentes vascos y a las Haciendas forales, primero de los gastos comunes del Estado, 
y luego de nuestros propios vascos. Es como si a un vecino, que paga religiosamente cada mes 
los gastos que ha calculado el Administrador de la comunidad para cuadrar los ingresos y los 
gastos comunes, el resto de vecinos que no pagan el recibo le tachan de insolidario. De locos. 
Es  más.  En  las  comunidades  de  vecinos  se  reparten  los  gastos  por  el  criterio  de  los  metros 
cuadrados  de  su  vivienda  (un  reparto  bastante  lógico).  En  el  Concierto  pagamos  por  el  PIB, 
cuando hay muchas políticas que realmente deberían distribuirse por la población, y eso nos 
perjudica (por población, nos tocaría pagar bastante menos que por riqueza…) 

Entonces  ¿por  qué  nos  va  mejor  que  al  resto  de  Comunidades  Autónomas?  Esa  es  otra 
pregunta interesante. 
Lo  primero  que  tienes  que  saber  es  que  lo  de  ir  bien  o  mal  es  relativo.  Cuando  empezó  el 
Estado  Autonómico,  en  1981,  Euskadi  representaba  el  7,53%  del  PIB  Estatal,  y  ahora 
representamos  el  6,07%  (con  los  últimos  datos  disponibles,  del  2014).  Sin  embargo,  Madrid 
representaba  el  14,77%  y  ahora  es  18,68%.  Su  peso  relativo  en  la  riqueza  del  conjunto  ha 
subido un 4%!!! ¿Quién se ha beneficiado entonces? 
Para  que  te  hagas  una  idea  mejor,  si  mantuviésemos  ahora  nuestro  peso  relativo  en  la 
economía  española,  cada  año  Euskadi  tendría  15.000  millones  más  de  PIB  al  año,  y  una 
recaudación adicional de casi 3.000 Millones para poder mejorar nuestro sistema social. 
Es cierto que tenemos menores tasas de desempleo, pero también es cierto que cuando otras 
Comunidades Autónomas decidieron desmantelar su industria, Euskadi decidió apostar por la 
suya. Es cierto que estamos endeudados en mucha menor medida, pero también es cierto que 
los casos de corrupción apenas han tenido incidencia en nuestra Comunidad, en comparación 
con  el  resto.  Gestionar  bien  no  es  ser  insolidario,  es  ser  buen  gestor:  no  se  puede  confundir 
responsabilidad y eficacia con insolidaridad. 
¿Quieres  más  ejemplos,  más  datos?  Descárgate  el  libro  en  la  web 
www.elconciertoeconomico.com. Es gratuito, aunque el autor te sugiere que, a cambio, hagas 
un  donativo  voluntario  a  una  ONG.  Por  cierto,  los  datos  de  aportación  a  causas  sociales  en 
Euskadi nos sitúan entre las Comunidades Autónomas más solidarias…