You are on page 1of 2

Empresa Vasca y Concierto Económico (3 de 3) 

Este  es  el  tercer  y  último  artículo  de  la  serie,  que  están  inspirados  en  el  libro  “El  Concierto 
Económico 
Vasco: 
Una 
visión 
personal” 
de 
Pedro 
Luis 
Uriarte 
(http://www.elconciertoeconomico.com ). Ya hemos hablado de la íntima conexión que existe 
entre  el  Concierto  y  nuestra  realidad  personal,  empresarial  y  económica.  Y  también  hemos 
desmontado  la  crítica  de  la  supuesta  insolidaridad  de  nuestra  institución.  Nos  quedaba 
desmontar  la  idea  que  algunos  extienden  sobre  el  privilegio  fiscal  que  supone  para  una 
persona o para una empresa pagar impuestos en Euskadi. 
Me tocó, hace unos años, como Director General de una empresa, devolver las subvenciones 
recibidas  en  las  tristemente  célebres  “vacaciones  fiscales”  (más  los  intereses  legales 
acumulados desde la fecha en que concedieron la subvención, hasta la de devolución), así que 
es algo de lo que he aprendido por el procedimiento de la amarga experiencia… 
En  Euskadi  y  en  Navarra  pagamos  nuestros  impuestos.  Y  es  un  dato  objetivo  que  la  presión 
fiscal  sobre  las  personas  (en  especial  si  nos  fijamos  en  las  rentas  más  altas),  y  para  las 
empresas,  no  es  menor  que  la  que  existe  en  otras  Comunidades  Autónomas,  y  en  algunos 
casos es claramente superior. 
Un  ejemplo  que  se  cita  en  el  libro,  y  que  es  muy  representativo.  En  agosto  de  2013,  el 
Consejero  de  Economía  y  Hacienda  de  Madrid  informaba  que,  desde  el  2010,  habían 
trasladado  el  domicilio  fiscal  a  la  Comunidad  madrileña  4.954  sociedades  (por  cierto,  255 
desde  Euskadi)  y  que  Madrid  ofrecía  las  condiciones  fiscales  más  favorables  de  toda  España. 
Eso sí se aproxima a un paraíso. 
Otro ejemplo:  si la primera fortuna española, con un patrimonio de 59.966 millones de euros, 
se inclinase por disfrutar del “Paraíso Fiscal de Euskadi” pagaría todos los años por Impuesto 
de Patrimonio en Bizkaia 600 Millones de Euros, mientras que en Madrid quedaría exento de 
este tributo. 
Ya  ves  que  basta  con  profundizar  un  poco  para  poder  rebatir  con  datos  objetivos  las  críticas 
que  recibe  el  Concierto  y,  por  extensión,  los  ciudadanos  y  las  empresas  que  construimos 
nuestros proyectos en el marco fiscal vasco y navarro. 
Así  que  creo  que,  como  propone  Pedro  Luis,  merece  la  pena  que  hagamos  un  esfuerzo  por 
conocer mejor en qué cosiste en realidad el Concierto, y cuáles son las implicaciones prácticas 
que tiene para las personas y para las empresas. Implicaciones que tienen que ver poco con 
privilegios o paraísos, y mucho con responsabilidad y compromiso. 
Claro  que  podemos  dejar  a  las  Instituciones  que  se  encarguen  de  esta  tarea.  Pero  ya  os  he 
comentado  alguna  vez  en  este  Aula  Magna  que  va  llegando  el  momento  de  que  la  Sociedad 
Civil recupere el lugar que le corresponde en la escena. Tenemos magníficas instituciones, pero 
no  pueden  reemplazar  a  una  ciudadanía  concienciada  y  movilizada.  A  jóvenes  que  están 
estudiando, a profesionales que trabajan, a jubilados que tienen todavía mucho que aportar. A 
personas que libremente decidimos lo que nos importa, y lo que no. 

Vienen  años  y  vienen  décadas  de  cambios.  El  modelo  de  Europa,  el  modelo  del  Estado, 
necesitan  adaptarse  a  los  cambios  de  los  tiempos,  y  en  ese  viaje  el  Concierto  sin  duda  será 
objeto de nuevas críticas, de nuevos ataques… 
Le dejo el teclado a Pedro Luis (Parte 9, Título 6): 
“Por  este  motivo,  pido  con  todas  mis  fuerzas  que  se  haga  un  esfuerzo  gigantesco  para  que 
aumente sustancialmente el grado de conocimiento y de valoración de la institución secular en 
la que se apoya el actual modelo autonómico vasco. 
En  este  esfuerzo  de  divulgación  del  Concierto,  deberían  participar,  activamente,  no  solo  los 
responsables  institucionales  de  la  Comunidad  Autónoma,  sino  también  el  sistema  educativo 
vasco (que, por cierto, recibe sus recursos del Concierto en cantidad apreciable) y los medios de 
comunicación. 
Además de todo lo anterior, creo que aquellos integrantes de la sociedad civil  que amamos y 
creemos  en  el  Concierto  Económico  –  y  en  lo  que  representa  para  la  autonomía  vasca  –
tenemos  el  deber  moral  como  ciudadanos  y  ciudadanas  de  participar,  activamente  y  de 
acuerdo  con  nuestras  propias  fuerzas  y  en  el  ámbito  de  nuestras  relaciones  sociales,  en  este 
proceso  de  divulgar,  propagar  y  valorar  en  lo  que  representa  y  nos  aporta  el  Concierto 
Económico en la Comunidad Autónoma Vasca” 
¿Quieres  participar?  Mándame  un  correo  y  te  explico  cómo.  No  te  voy  a  pedir  dinero,  y 
tampoco  que  vayas  a  reuniones,  o  que  dediques  mucho  tiempo.  Se  trata  de  otra  cosa.  Algo 
que va, como el Concierto, con nosotros. El compromiso.”