You are on page 1of 2

Hasta 1973 la relación entre productividad, salarios y contraprestaciones totales se mantuvo dentro de una lógica.

Cierto que los dos segundos evolucionaron por detrás de la productividad, pero dentro de unos márgenes asumibles.
Sin embargo, a partir de 1973 todo se trastocó ya que la base sobre la que se había sustentado el modelo: la baratura
de la energía, se demostró falsa lo que supuso el principio del fin del submodelo de demanda.
La respuesta a eso fue la búsqueda del incremento de la productividad, en el uso de la energía y de todas las
commodities, dos de cuyas principales consecuencias empezó a poner dramáticamente de manifiesto el submodelo de
oferta: la Nairu, y la desconexión de PIB y demanda de trabajo. Todo ello se tradujo en un espectacular aumento de la
productividad frente a un nimio incremento del precio del factor trabajo.
Claro, la pregunta es: ¿y como es que aumentó espectacularmente el consumo durante las décadas siguientes?, pues a
base del enorme incremento que experimentó el endeudamiento privado: a los trabajadores (a quien tenía algún
empleo) no se le dio salario porque su trabajo cada vez fue menos necesario, pero se le fue concediendo una creciente
capacidad de endeudamiento. Eso es lo que contempla el segundo gráfico.En 1947 la deuda de los hogares USA
representaba el 26% de sus ingresos, el 70% en 1979, pero a partir de ahí, y tras un pequeño bache a principio de los
80 hasta que se acabó de perfilar es submodelo, la deuda va creciendo y se dispara a partir del 2000 hasta alcanzar el
132% en el 2007.
Lo dicho: el factor trabajo, en conjunto, cada vez fue menos necesario, por ello se subutilizó y se demandó
crecientemente un trabajo de menor cualificación media, lo que exigió una menor remuneración, y todo ello en un
entorno de oferta de trabajo creciente debido a la inmigración ilegal que fue llegando a USA y a la excedente
población activa. Los salarios fueron creciendo muy lentamente, pero como era preciso que el consumo aumentase ello
se compensó con creciente crédito que se disparó a partir de que las subprime entraron en escena. Con variantes eso es
lo que sucedió en otros países, y ello fue la base para que ‘el mundo fuese bien’.
El tercer gráfico viene a contar lo mismo pero desde el lado del reparto de los ingresos y mostrando su evolución a lo
largo de un siglo.En las dos primeras décadas del siglo XX, aún con el viejo modelo que por agotamiento entró en
crisis en la Depresión, el reparto de los ingresos estaba absolutamente sesgado: aunque la concentración de la riqueza
del 1% más rico de la población se redujo un poco durante la I Guerra mundial, justo antes del crash del 29 se situó en
el 24%: el 1% más rico de la población ostentaba la propiedad de la cuarta parte de los ingresos totales.
La Depresión redujo la concentración, pero no mucho: a los más ricos les afectó poco, lo mismo que la II Guerra
Mundial. El nuevo modelo que sustituyó al que colapsó en el 29 basado en el pleno empleo, en los aumentos
salariales, en unas limitadas políticas sociales que aumentaron bastante en los 60 durante la Administración Johnson
que tuvieron el efecto de redistribuir la renta, y todo ello financiado con una tributación relativamente alta sobre las
rentas más elevadas, redujo el control de los ingresos del 1% más rico a menos del 9% a mediados de los 70.
Pero con el nuevo submodelo puesto en marcha durante la presidencia de Reagan (y del Gobierno Thatcher en The UK
y desde ahí al resto del mundo), el 1% más rico fue acumulando más y más ingreso favorecido por una política fiscal
muy laxa con las rentas más altas y por el aumento de la importancia experimentada por de la economía financiera
muy superior al que experimentó la economía productiva.
En el 2007 el 1% más rico de la población USA ostentaba la propiedad del 23,5% de los ingresos de los hogares, una
tasa idéntica a la de la década de 1920. Parece mágico, ¿verdad?, 90 años para llegar al mismo sitio en el que se estaba
tanto tiempo atrás: del que se salió hacía tanto tiempo. Ya, me dirán que el 90% restante de la población vivía en el
2007 menos mal de lo que vivía en los Años Veinte, y sí, así es, pero básicamente porque cuanto menos miserable
fuese la ciudadanía las ganancias de ese 1% eran mayores; aunque también es cierto que, en volumen, el 24% en el
2007 era muy, muy superior al 24% en 1928, con lo que ese 1%, con esa masa de riqueza, podía hacer en el 2007
muchas más cosas de las que hacía en 1928. La pregunta, ¿por qué ha sucedido esta especie de vuelta atrás?.En
ausencia de una voluntad equilibradora o con una voluntad equilibradora reducida, el poder económico tiende a
adueñarse de la riqueza y tiende a concentrarla en sus manos, que son muy pocas. ¿Por qué?, pues porque son
humanos, y máxime en USA donde una escuela de pensamiento llegó a decir, a finales del siglo XIX y principios del
XX, que si los pobres existían es porque Dios así lo quería.
Ese modelo de los años 10 y 20 colapsó cuando, tras la I Guerra Mundial, la productividad comenzó a dispararse y ‘lo
financiero y especulativo’ invadió todos los órdenes de la economía en un entorno ausente de regulación. En los años
30 Keynes y otros entendieron que se estaba desaprovechando la capacidad de crecimiento que podría obtenerse
haciendo las cosas de otra manera. El poder económico lo entendió y redujo su peso a cambio de que la base se
ensanchara. La consecuencia fue que un estado de bienestar invadió el planeta; el factor trabajo mejoró su situación
económica (también la política: era necesario que los trabajadores se sintiesen partícipes); y gran parte del planeta
sonrió: en los 60 hasta África creció.

file:///C|/Users/Casado/Desktop/OSCAR/historia%20economica%20s,xx.txt[23/11/2013 11:26:23]

En USA claro. El planeta ya es postglobal.xx.txt[23/11/2013 11:26:23] . pero ese proceder compensaba las reducciones de la masa salarial con créditos que las familias tenían que devolver por lo que las ganancias no sólo no disminuían sino que aumentaban porque la capacidad de consumo dada con el crédito fue muy superior a la conseguida vía rentas salarialeds. pero. Un nuevo proceder fue concebido en el que la tecnología y una organización crecientemente eficiente reducía la importancia del factor trabajo. pero no sólo. el panorama económico y social resultante de esta otra crisis sistémica que ahora estamos viviendo va a asemejarse bastante al existente antes de que el mundo entrase en aquel estado de bienestar que ahora declina. pienso.Pero esta forma de proceder dejó de ser necesaria en los 70: se vio que las cosas podían ser hechas de otra manera y que ese 1% podía recuperar su antiguo poder porque el resto cada vez era menos necesario. ¿recuerdan?. Francis Fukuyama tuvo razón: aquella Historia se acabó y empezó otra. En este último siglo el PIB ha aumentado. file:///C|/Users/Casado/Desktop/OSCAR/historia%20economica%20s.