You are on page 1of 5

Cómo Construir un Alambrado

Herramientas necesarias
Pala de punta y pisón

Taladro, Tenaza y
Cortalambre

Llave francesa

Material necesario

para un alambrado de 6 hilos y 100mts de largo:

650 mts de alambre de alta resistencia
50 mts de alambre dulce (para atar varillas)

6 torniquetes medianos o grandes

2 esquineros

11 postes (9 postes + 2 travesaños)

60 varillas

Alambre dulce grueso para atar o seis bulones con arandelas y tuercas

Después de haber limpiado bien la línea donde se levantará el alambrado...

Todo empieza por los esquineros

Un alambrado quedará tenso, si los esquineros están bien colocados...
No sé si comprarás los postes, o utilizarás las ramas de algún acacia blanco... lo que
seguramente aconsejo, es, de todo modo, ir a ver en un aserradero las dimensiones de
esquineros, postes y varillas, para poder construir el alambrado con el material indicado.
Por ninguna razón al mundo, habrá que poner bajo tierra una madera que no sea apta para
quedar enterrada por lo menos 50 años y que también aguante la tensión de los cables.
(Quebracho u otra madera bien dura)
Siendo por lo menos dos personas, empezaría dividiendo las tarea:
Mientras el primero empieza a escabar un pozo de 70 cm de largo, 40 de ancho y 1,20 mt de
profundidad, con el ancho perpendicular a la dirección del alambrado y cuidando no
desparramar la tierra transportada (en el momento de rellenar el pozo, se va a entender el
por qué); otro construye el esquinero, atando o atornillando dos pedazos de postes de 60 cm,
respectivamente a 20 cm y a 1 mt (ver imagen 1) desde la base del esquinero, que, una vez
enterrados, cumplirán la función de trabar el poste, previniendo los posible aflojamientos
de la tierra...
Es mejor que los pedazos de postes, sean encastrados en el esquinero. Esto significa que
tendremos que cortar una porción de los pedazos, para que el esquinero "entre" en ellos.
Personas un poco más expertas comerán sea el pedazo que el esquinero, para que entrando el
uno en el otro, el espesor del esquinero, no varíe y sea más fácil y eficaz apisonar la
tierra sucesivamente.
Prevención a malos pensamientos:
¡No, no es cierto que sin las trabas va a funcionar igualmente!
Cuando el pozo llegó a la profundidad de 1,20 mt y con las paredes bien derechas y el
esquinero está armado, colocamos el esquinero con el pedazo de poste superior hacia el
alambrado y el de más abajo del otro lado (ver imagen 2)
Una de las claves para que el poste sea bien firme es la apisonadura: poner cuatro o
cinco palas de tierra y apisonar bien, otras cuatros o cinco y apisonar bien de vuelta y
así sucesivamente hasta cerrar el agujero con el esquinero bien derecho. Los hombre de
campo dicen que si la tierra es bien apisonada, no tiene que sobrar y el poste tiene que
parecer
INAMOVIBLE
La sensación al intentar moverlo, tiene que ser la de estar intentando mover un roble de
cien años!
El Travesaño
Para completar la colocación del esquinero hay que poner el travesaño: Un palo puesto a
45° que desde unos cincuenta centímetro de profundidad, va a encastrarse en el esquinero.
Es necesario para que esto sea eficaz, poner un pedazo de poste de unos 40 cm, cruzado al
travesaño (como se hizo con el esquinero, imagen 1). Cabar un pozo como se ve en el
dibujo (imagen 2), de manera que el travesaño haga presión en tierra no movida. Hacer un
encastre en el esquinero (un poco más abajo de donde apoya el travesaño)de 10cm X 10cm
con una profundidad de 2cm en su parte superior y casi nula en la parte inferior,
siguiendo así la línea del travesaño. Moldearemos con el formón el travesaño, para
adaptarlo al encastre que hicimos en el esquinero.
Es importante poner el travesaño en el fondo del pozo, apoyándolo bien contra la pared
del mismo (clavar un par de varillas para que hagan de tope no está mal)el travesaño
tiene que apoyar unos centímetros arriba del encastre, para que, para hacerlo entrar,
tengamos que golpearlo con una masa.
Una vez clavado el travesaño, llenar de tierra pisonada el agujero, siguiendo el mismo
procedimiento del esquinero.

Ahora hay que repetir la operación con el otro esquinero y, se lo puedo asegurar, estamos
a la mitad del trabajo..
Los esquineros son la verdadera clave para que un alambrado sea resistente y durable.

Los postes
Tenemos los dos extremos de nuestro alambrado bien colocados y firmes. Ahora hay que colocar los
demás postes, y lo haremos de forma tal que el alambrado quede bien derecho, sin ninguna desviación
no querida entre esquinero y esquinero.
Ante de todo se mide la distancia entre los dos esquineros y se divide por el numero de los postes para
colocar más uno, o sea si tenemos que colocar siete postes, los espacios entre poste y poste serán ocho
(los esquineros ya los hemos colocados). La distancia entre poste y poste tiene que ser entre ocho y
diez metros.
Manteniendo la línea recta entre esquinero y esquinero, marcar con la pala de punta todos los lugares
donde hay que cabar y consecutivamente empezar a cabar un pozo aproximativamente de un metro de
profundidad por treinta centímetros de diámetro.
Importante: la altura de los poste no depende del piso, si hiciéramos depender del piso la altura del
poste, seguramente los alambres también seguirían esa línea, que nunca será derecha.

Para determinar la altura de un poste, se trabaja en pareja: Uno pone el poste, y otro, mira justo arriba
de la punta del esquinero, para ver si el poste que se está poniendo es en línea con la punta del otro
esquinero, es siempre mejor sacar un poquito más de tierra cuando se caba el pozo para después
agregarla para levantar el poste hasta que sea a nivel (si tuvieramos que sacar tierra, hay que sacar el
poste antes..
Mientras uno tiene derecho el poste, el otro pone un poco de tierra y la apisona, posteriormente uno
pone la tierra y el otro la apisona..
Alambre y Torniquetes
Ha llegado el momento de poner el alambre!
Apoyar las varillas a los postes, distribuyéndola por el numero de palos. El número de
varillas será el necesario para que quede un espacio entre varilla y varilla de un metro y
medio
Hacer correr el alambre por el agujero de arriba, de todos los postes y de todas las
varillas, dejando sin atar, por el momento, los esquineros.
Importante: para poder tirar el alambre, vamos a tener que ayudarnos con una tenaza o con
otra herramienta.... tenemos que tener mucho cuidado a no marcar el alambre en un lugar que
después sirva; los alambres de alta resistencia, se ponen muy frágiles si están marcados.
Otra advertencia es la de cortar el alambre un poco más largo de lo que se piensa sea
necesario para atar el mismo al poste... me quedé corto infinidades de veces.
Una vez que el alambre llega de esquinero a esquinero pasando por todos los agujeros
superiores, tendremos que atar y tensar este alambre:
En la figura de al lado se puede
observar como se ata el cable para
tensar y los cables del
torniquete.
Para enrollar el alambre de alta
resistencia a otro alambre, para
cerrar el nudo, yo uso una tenaza
que tiene una parte que corta y
otra que solo aprieta; se puede
usar también el agujero de atrás
de una llave francesa u otra
herramienta con la cual agarrar el
cable y hacerlo girar alrededor
del alambre tenso para que logre
apretarlo bien... (no hay nada
como la experiencia para entender
bien esto)

Atar el alambre al esquinero, los hilos del torniquete al otro esquinero, tensar el cable
manualmente para ver donde cortarlo (alcanza llegue un centímetro después del agujero del
torniquete) y hacer trabajar el torniquete hasta que el hilo no sea más flojo (no es
necesario tensarlo totalmente ahora).

Repetir la misma operación con todos los cables y sus respectivos agujeros, postes, varillas
y torniquetes.

Las varillas
Cuando tengamos todos los alambre tensos, vamos a distribuir las varillas y a dar la última
tensada a los alambres: es aconsejable ir tensando de a poco todos los alambres y no uno a
la vez.
Tensados los alambres, cortamos un buen
número de pedazos de alambre dulce (25 cm)
y, fijandonos que sean bien derechas,
atamos las varillas al alambre superior y
al anteúltimo infrior, como se ve en el
dibujo.
Las varillas sirven para no dejar que algún
animal pueda abrirse espacio entre los
alambre y es importante que no pedan
correrse de lugar o torcerse, torcientdo
así también el alambrado.
Y con esta última operación....
¡Hemos terminado nuestro alambrado!

Related Interests