“No apaguéis el espíritu”: Elementos para la comprensión de la religiosidad

evangélica carismática, un estudio de caso.
GT 3: Nuevos movimientos religiosos y prácticas espirituales alternativas.
Fabián Bravo Vega
Magíster © en Ciencias Sociales
m/ Sociología de la Modernización
Universidad de Chile
fbravovega@gmail.com

El impacto del movimiento pentecostal en América Latina ha sido ampliamente estudiado,
muchos de estos explican su desarrollo en base a las teorías de la modernización. Es así
que, a partir llamado pentecostalismo tradicional o criollo han proliferado en las últimas
décadas formas más adaptadas a las necesidades de los individuos contemporáneos,
generando nuevas pautas de orientación y nuevas formas de sentido, rompiendo la
dicotomía creyente/mundo que históricamente lo caracterizaba. Este nuevo paradigma se
materializa en congregaciones más integradas a las lógicas de un contexto neoliberal,
muchas de ellas con estructuras empresariales. Es lo que ha sido denominado como
neopentecostalismo, el cual ha sido caracterizado bajo ciertos elementos como la teología
de la prosperidad, la teología de la Guerra Espiritual, un individualismo reencantado, una
nueva valoración en el rol de la mujer y la constante manifestación activa de los dones del
Espíritu Santo, entre otros. Sin embargo el caso chileno no presenta los mismos
fenómenos comunes al resto de la región como las megaiglesias o líderes reconocidos
como celebridades públicas, en cambio, otros factores como la teología del discipulado y
una posición “anti-establishment” configuran otras formas de individuación y de relación
con el resto de la sociedad. Es por ello que se considera necesario profundizar en estas
diferencias, de manera que contribuya a un análisis más refinado de la identidad
pentecostal contemporánea.
A partir de las perspectivas teóricas de la “mutación religiosa” (Bastian, 2004) en América
Latina y los llamados Nuevos Movimientos Religiosos (NMRs), se presenta algunos
resultados de una investigación correspondiente a la tesis de magíster en ciencias
sociales, acerca de un caso de religiosidad evangélica carismática en sectores de altos
ingresos en la Región Metropolitana de Chile. Específicamente, este artículo reflexiona
acerca de los sentidos que orientan la religiosidad en base a dos conceptos matrices: el
individualismo y la dominación legítima. Los aspectos metodológicos utilizados
corresponden a un estudio de caso, utilizando las técnicas de observación participante y
entrevistas en profundidad.
Este tipo de pentecostalismo de origen misionero que se ha desarrollado en sectores con
altos índices de escolaridad y Calidad de Vida, además de ser espacios tradicionalmente

vinculados al catolicismo conservador, utilizando formas de proselitismo no
convencionales, han captado a sujetos jóvenes y profesionales, autónomos, generando
formas de socialización comunitarias en lugares donde éstas se encuentran
desintegradas. Es así como, si el pentecostalismo ofreció nuevos marcos
reestructuradores y orientadores de acción ante la crisis de la tradición/modernidad
(Lalive, 2009) operando como un “refugio de las masas”, los movimientos carismáticos y
neopentecostales cumplen una función que podría homologarse, hasta cierto punto, pero
ya en el contexto una crisis sostenida de modernidad/posmodernidad. Caracterizada por
un panorama de libertad plena, una sociedad donde las relaciones sociales se sostienen
bajo un estado de liquidez y los individuos se encuentran altamente atomizados. De esta
manera el “refugio” ya no sería de hacia las masas sino que ahora, de los individuos los
que se encuentran sumamente desarraigos en un espacio que se define en gran parte
por la incertidumbre y los valores posmateriales.