16

LUNES 9 DE ABRIL DE 2007

LOCAL

EL PUEBLO DE ALBACETE

A L B A C E T E

Fieles amigos, maltratados y abandonados por sus inhumanos amos
Más de 50.000 galgos mueren al año a ma- catan y ayudan a los galgos. En sólo mes y nos de sus propietarios. Por suerte, Arca de medio se recogieron 52 en Albacete. Hace Noé de Albacete y otras asociaciones res- falta solucionar este maltrato
CARMEN CIVERA
ALBACETE

Mil historias de adopciones felices hay alrededor del mundo, aunque por desgracia, menos que abandonos. No se trata de niños, sino de seres igual de indefensos que ellos, pero parece ser que sin derechos. El abandono de animales está a la orden del día en Albacete, en CastillaLa Mancha y en España. Y los que más reiterada y cíclicamente suelen sufrirlos son los galgos en esta ancha tierra de caza como es La Mancha. En Albacete encontramos muchas historias, algunas con final feliz gracias a la dedicación y el trabajo de voluntarios amantes de los animales que componen el equipo de la Asociación Protectora de Animales

y Plantas El Arca de Noé, de Albacete. Y por desgracia, en muchos casos el cuento no acaba bien para los buenos, y los malos consiguen deshacerse de lo que no quieren. Los galgos aún son vistos como herramientas, como un útil de caza más. Como unos prismáticos; mejor, como una escopeta más: si enferman, si se hieren, si envejecen o si no corren ni cazan como deben, lo habitual es deshacerse de ellos, a palos, a tiros, abandonados, tirados, arrojados a un pozo, quemados, ahogados o, lo más habitual, ahorcados en un paraje lejano y arbolado, o en cualquier rama de árbol. En vida tras un duro pasado Pisto tiene como nombre propio, el que más le descri-

bía, según llegó a la protectora albaceteña: “Estaba hecho el pobre un revoltijo de huesos, piel, sangre y carne, con todas las uñas arrancadas”. El Seprona vio a un pastor llevando a su perro arrastras atado por el cuello tras el coche, con la clara intención de acabar con su vida. Esta semana, tras 3 años, se ha multado al dueño con 950 euros por los gastos veterinarios ocasionados a la protectora de Albacete.

ESCOPETAS: los

galgos aún son vistos como herramientas, como una escopeta más. Si no sirven, se matan o se abandonan

No todos los galgos tienen la misma suerte que Caramelo, ahora en Italia / EL PUEBLO

ción de Asociaciones de Protección Animal (FAPA), más de 50.000 galgos mueren a manos de sus propietarios al finalizar la temporada de caza, para la asociación Galgos Sin Fronteras, los asesinatos pueden llegar a 100.000 al año. Tras buena caza, abandono y muerte Finales de enero de 2007. Termina la temporada de caza de la liebre, y por ello la caza con galgo. Es cíclico. Del 1 de enero al 16 de febrero Arca de Noé recogió 52 galgos en el término municipal. En 2006 recogieron 151 galgos, de los que todos fueron adoptados, entre las 1.115 adopciones totales del año pasado, 470 en Europa y 645 desde el albergue de la protectora albaceteña. Aunque son pocos y trabajan

Varias asociaciones rescatan, ayudan y defienden día a día a los galgos
Todas las protectoras, y algunas específicas de ayuda al galgo, luchan por erradicar el problema que supone el abandono y asesinato de tantos perros. Muchas de estas organizaciones instan a las autoridades a que pongan solución. Y Amnistía Animal de Madrid está recogiendo firmas para presentarlas a Presidencia del Gobierno y solicitar la prohibición de la caza con galgo en España, único país de la UE que aún la permite. Al cierre de este reportaje, ya llevaban recogidas 42.536 firmas. Y para solicitar al Gobierno una Ley Nacional de Protección Animal llevan 518.824 firmas recogidas, cifra que aumenta a una media de mil por día.

Pisto, felizmente adoptado por una familia que lo quiere como un miembro más, tiene una historia conmovedora, pero no la única aquí ni en el resto de España, donde sigue practicándose la caza con galgos, práctica prohibida en el resto de países de la Unión Europea. Ésta es la principal razón por la que se producen aquí abandonos, asesinatos y maltratos a esta noble raza canina: era considerado un arma más de caza, cual escopeta, y si no sirve se tira. En España, según la Federa-

con escasos medios económicos, los socios, miembros, colaboradores y voluntarios de esta asociación trabajan con un gran corazón y mucho amor por los animales. Su buen quehacer les ha llevado a conseguir hogar a todos los perros y gatos que pasan por el albergue Altair, el hogar en el que viven los animales que se salvan de la calle antes de ser adoptados. Pero todavía hay habitantes en ese refugio a la espera de una buena familia adoptiva. Gracias a la labor de Arca de Noé consiguió Juan, un joven y apuesto galgo blanco, una familia en Holanda. Lo recogieron los chicos del albergue albaceteño en una gasolinera de la carretera de Barrax, en un campo de caza. Tenía la pata destrozada y con una fuerte infección, no se quejaba nada y sólo quería mimos y caricias. La vida de Juan es similar a la de muchos otros galgos y perros de caza en España. Pero no es la más triste, salvaje y cruel, ni la menos trágica. Hay peores. Una gran labor no conoce fronteras Creada en 1989, la asociación no ha sacrificado nunca ningún animal, “salvo aquellos que los veterinarios lo hayan dictaminado así por su estado o enfermedad terminal”, apuntaba Balbino Cerro, presidente de Arca de Noé de Albacete. Podrían enorgullecerse por ello, por ser una de las protectoras que no sacrifica a los animales y los intenta sacar adelante a pesar de las dificultades, pero no es así, no alardean de ello porque la labor de una protectora es ésa: dar una mejor vida y una familia de acogida.

Gastón fue recogido en Albacete con fractura abierta y dejándose morir / EL PUEBLO

Paloma, esta podenco, estuvo en una cuneta 4 días con la cadera rota / EL PUEBLO

Muchos galgos son lanzados a los pozos para morir. Éstos se salvaron / EL PUEBLO

Otras razas también sufren. Virgina, cruce de Breton, tenía dos patas rotas / EL PUEBLO