You are on page 1of 7

Actualmente existen dos términos para este trastorno: Trastorno por

Déficit de Atención con Hiperactividad (DSM-IV) y Trastorno Hipercinético
(CIE-10). Sin embargo desde hace algo más de un siglo hasta la
actualidad se han hecho diferentes denominaciones de este trastorno
(disfunción cerebral mínima, lesión cerebral mínima, etc.), en algunas
ocasiones por la base de su etiología y en otras por sus características
clínicas; como por ejemplo Bourneville (1.987) quien describía a “niños
inestables” que estaban caracterizados por una inquietud física y
psíquica exagerada, con una actitud destructiva, a la que se sumaba un
leve retraso mental; mientras que Still (1.902) describió a niños
“problemáticos” en los que aparecían conductas impulsivas y agresivas
asociadas a la falta de atención, atribuyendo dichas conductas a
“defectos del control moral”.
La OMS (1.995) define el trastorno Hipercinético como un grupo de trastornos que
están caracterizados por un inicio precoz, y donde se da la combinación de un
comportamiento hiperactivo y pobremente modulado con una marcada falta de
atención y de continuidad en las tareas, además expone que estos problemas se
presentan en las situaciones más variadas y persisten a lo largo del tiempo.
Así mismo, la OMS (1.995) delimita que la demora en el diagnóstico y el
tratamiento pueden traer consecuencias como

alteraciones en

áreas de desarrollo, así tenemos problemas en

las diferentes

el ámbito familiar, en las

relaciones interpersonales, en el entorno escolar, siendo también el inicio para
muchos otros problemas de mayor magnitud.
Para la DSM-IV (1.994), es un trastorno neurobiológico que se caracteriza por un
patrón persistente de desatención y/o hiperactividad-impulsividad, que es más
frecuente y grave que el observado habitualmente en sujetos de un nivel de
desarrollo similar.

004) determina que los trastornos hipercinéticos tienen un comienzo temprano (por lo general. según Orjales (1. es fácil encontrar a bastantes niños con dificultades de atención y sin hiperactividad motora. que constituye una pauta de conducta persistente." Los actuales estudios sobre la hiperactividad infantil han puesto de manifiesto los dos hechos siguientes:  El trastorno principal en estos niños es el déficit de atención y no el exceso de actividad motora. y puede estar presente durante la niñez. Mientras que Safer y Allen en 1979 quienes la definen como un “trastorno del desarrollo concebido como retraso en el desarrollo. 1. durante los cinco primeros años de la vida). adolescencia y aún en la vida adulta. que se refiere a aquellos niños que presentan una actividad motriz por encima de los normal. De hecho. cuando en realidad este término se refiere dentro del campo de la psicopatología infantil. pero que poco tiene que ver con el niño “travieso o mal criado” a el que se refieren y que. este cuadro clínico se caracteriza por tener tres grupos fundamentales de síntomas los cuales son:    La hiperactividad El déficit de atención La impulsividad. caracterizada por inquietud y falta de atención excesivas y que se manifiesta en situaciones que requieren inhibición motora.Spencer (2. travieso o con grandes problemas de conducta”. Hoy en día. El término Hiperactividad. . sólo en algunos casos puede estar asociado a problemas de conducta. Este uso popular del término ha hecho que se asocie al niño hiperactivo con un niño “mal criado.998) se utiliza como un calificativo más o menos benigno. a un cuadro sintomatológico de base neurológica que puede degenerar en problemas importantes. Aparece entre los dos y los seis años y comienza a remitir durante la adolescencia.

es decir. 2. El termino de déficit de atención hace referencia a la alteración(es) causadas por la deficiencia atencional. según Dickman (1993). Habitualmente se asocia este déficit a una falta de autocontrol y sobretodo dificultades en la toma de conciencia de los errores propios para la persona afectada. y se caracteriza por comportamientos inadecuados. El exceso de actividad motora con el tiempo desaparece. por la carencia. se define como la tendencia a emitir una respuesta de forma rápida. También. Pero existen impulsividades funcionales. poco planificados. es el caso de las personas muy activas que buscan riesgos y sensaciones pero dentro de ciertos límites que les permiten cuantificar el riesgo a tomar. sin considerar las consecuencias para sí mismo o para los otros. Por ende las relaciones sociales se ven afectadas por el hecho de que es muy difícil para una persona de estas características seguir reglas o normas rígidas de comportamiento. en ausencia de reflexión. La impulsividad. Una impulsividad será disfuncional en la medida en que se convierta en un patrón de conducta que se mantiene estable a pesar de recibir refuerzos negativos del medio. ausencia e insuficiencia de las actividades de orientación. y a su deficiencia en el control y regulación para con otros procesos este se caracteriza por una dificultad o incapacidad para mantener la atención voluntaria frente a determinadas actividades tanto en el ámbito académico. mantenimiento de la atención. la cual no es más que una predisposición a reaccionar de forma brusca y no planificada ante estímulos internos o externos. selección. se trata de una tendencia a actuar con una menor previsión de la consecuencia de nuestros actos y el autor la divide en funcional y disfuncional. 3. . mientras que el déficit de atención habitualmente persiste. como cotidiano. Básicamente la división está establecida en función de su contenido adaptativo. Y por último tenemos la impulsividad.

visopercepción. La persona impulsiva puede tener accesos de cólera cuando no obtiene lo que desea. Estos síntomas. La persona impulsiva no reflexiona y tiene más probabilidades de precipitarse y no solucionar adecuadamente los problemas que se le presentan. físicas. pegar un puñetazo o cabezazos en la pared. familiar y social. la cognitiva hace referencia al estilo de aprendizaje y afrontamiento de tareas. lo cual entraña riesgo para los que le rodean y para él mismo si se autoagrede o golpea objetos sin prevenir no dañarse. no se para observar y escuchar. afectivas. de síntomas de otras esferas psicopatológicas como pueden ser: comportamentales. que tengan un carácter crónico. una intensidad y frecuencia elevadas para la edad del niño. y mantenerse en todos los marcos y ámbitos provocando disfunción en las áreas escolar. por lo que toma decisiones precipitadas sin valorar las ventajas y desventajas de diferentes opciones. son frecuentes en la infancia y en múltiples trastornos psiquiátricos infantiles. Esta triada sintomatológica se acompaña. Su procesamiento de la información es pobre. se asocia a una falta de control motriz por la búsqueda de gratificación inmediata que hace que les resulte muy difícil esperar. por lo que se necesita para reconocerse como parte del Trastorno Hipercinético.De igual forma se han establecido la impulsividad cognitiva y la motora. También suelen ser desobedientes.. en la mayoría de los casos. el pronóstico y la eficacia terapéutica. siendo difícil delimitar la existencia real de cuadros comórbidos asociados y matizando éstos. mienten con más frecuencia y suelen ser rechazados por los demás. confrontativos. por ej. así como déficits en rendimientos neurocognitivos: función ejecutiva. memoria. académicas. Mientras que la impulsividad motora. etc. ser referidos por diversos observadores/evaluadores. . la evolución. si los hubiera.

Así mismo. pero en muchos de los afectados se produce. Los trastornos hipercinéticos se presentan en varones con una frecuencia varias veces superior a la que se presentan en el sexo femenino. ambientales. Sin embargo. Su relación social con los adultos suelen ser desinhibidas. concordancia . más que por desafíos deliberados a las mismas. Las complicaciones secundarias son un comportamiento disocial. establece que los niños hipercinéticos suelen ser descuidados e impulsivos. por una falta de premeditación. Hay un considerable solapamiento entre la hipercinesia y otras formas de comportamiento anormal como el trastorno disocial en niños no socializados. Es frecuente la presencia de un déficit cognoscitivo y son extraordinariamente frecuentes los retrasos específicos en el desarrollo motor y del lenguaje. con una falta de la prudencia y reserva naturales. Normalmente estas dificultades persisten durante los años de escolaridad e incluso en la vida adulta. junto con una actividad desorganizada. con el paso de los años. En la etiología del TDAH se han hallado factores genéticos. una mejoría gradual de la hiperactividad y del déficit de la atención. Los estudio genéticos muestran que existe mayor susceptibilidad de padecer el trastorno en familiares de primer orden (5-6 veces más frecuente). alteraciones neuroanatómicas y neuroquímicas. Es frecuente que se acompañe de problemas de lectura o del aprendizaje. mal regulada y excesiva. la evidencia más general tiende a distinguir un grupo en el cual la hipercinesia es el problema principal. congénitos. propensos a accidentes. antisocial y una baja autoestima e inseguridad de sí mismo.El CIE-10 establece como sus características principales: una falta de persistencia en actividades que requieren la participación de procesos cognoscitivos y una tendencia a cambiar de una actividad a otra sin terminar ninguna. y plantean problemas de disciplina por saltarse las normas.

que correlaciona positivamente con la sintomatología (Castellanos et al. alergias alimentarias. noradrenalina (asociada a la atención. resistencia a los cuidados cotidianos. intoxicación por plomo. 2004). Gómez-Uribe y Carrizosa. afectivas y conductuales.2% menor) y cerebeloso (-3. poca conciencia del peligro. planifica la conducta y selecciona la atención. fluctuaciones atencionales y agresividad (Risueño. 1998). . falta de control motriz. dificultades en la adaptación social.en gemelos monocigóticos (51-86%) y dicigóticos (29-33%) (Cornejo. serotonina (regulador del estado de ánimo) Debido a estas alteraciones los estímulos se perciben como caóticos y difíciles de organizar. El área prefrontal organiza la información. Neuroanatómicamente se ha observado que existe menor volumen cerebral (2. En su origen se señala la combinación de factores genéticos y ambientales tempranos (por ej. consumo de alcohol. 2002). En el 50% de los casos se encuentra alteraciones en genes. elevada reactividad ante estímulos auditivos. por lo que se producen alteraciones cognitivas. Entre los indicadores de hiperactividad tempranos destacan: descargas mioclónicas durante el sueño. actividad motriz excesiva. Existe mayor activación frontal y menor activación estriada que en los controles (Vaidya et al. tabaco. drogas. A nivel neurobiológico.. inhibe la respuesta. vigilancia y funciones ejecutivas). en el Trastorno Hipercinético parece existir una inmadurez en los sistemas de neurotransmisión monoaminérgicos: existe menos dopamina en las sinápsis (asociada el comportamiento motor y al sistema de refuerzo de recompensa). alteraciones en el ritmo circadiano. pero debemos tener en cuenta que la base genética es modulada en muchos casos por el ambiente. estrés durante el embarazo).73. y un estilo cognitivo irreflexivo.5%) en niños con Trastorno Hipercinético.. Cuartas. 2001).

1996. especialmente dopamina y noradrenalina. estriada y cerebelosa. 1998. Desde el punto de vista ambiental.. Newman. . especialmente el desorganizado y el inseguro-ambivalente. Clarke et al. En niños institucionalizados y maltratados en los que el estilo de apego es desorganizado.En resumen los estudios biológicos muestran que existen: 1) alteraciones neuroanatómicas en las regiones frontal. 3) activación cerebral anómala asociada a las funciones ejecutivas. algunos autores (Erdman. 2002) sugieren que los estilos de apego inadecuados. 2) alteraciones en los neurotransmisores. se han hallado más casos de este trastorno. pueden jugar algún papel etiológico en el Trastorno Hipercinético.