You are on page 1of 5

Dirección Ejecutiva de Educación para la Salud 

HAB ILIDADES PARA L A VIDA Y SU 
IMPORTANCIA EN LA SALUD 
*Lic. Mercedes Aréval o Guzmán 
**Mg. Ambrosio Tomás Rojas 
**Lic. Lelis Mendoza Vilca 

entonces  no  podremos  llevar  una  buena  relación 
con  aquellos  que  nos  rodean  (nuestra  familia, 
nuestra pareja, nuestros amigos,  etc.)  y tener una 
vida saludable. 
Las  habilidades  para  la  vida  se  refieren,  a  las 
aptitudes necesarias para comportarse de manera 
adecuada  y  enfrentar  con  éxito  las  exigencias  y 
desafíos  de  la  vida  diaria.    Estas  favorecen 
comportamientos saludables en las esferas físicas, 
psicológicas  y  sociales.  Comprende  tres 
categorías  de  habilidades:  sociales,  cognitivas  y 
para el control de las emociones (OPS, 2001). 
En  este  contexto,  las  habilidades  para  la  vida  se 
convierten  en  un  eje  temático  de  vital  importancia 
en  la  promoción  de  la  salud,  por  cuanto  ésta 
última, busca lograr un estado  de  bienestar físico, 
mental y social, en la que los individuos y/o grupos 
puedan  tener  la  posibilidad  de  identificar  y  lograr 
aspiraciones,  satisfacer  necesidades  y  hacer 
frente a su entorno. 
Las  habilidades  para  la  vida  han  sido  adoptadas, 
como  estrategia  de  la  promoción  de  la  salud,  en 
muchos  lugares  de  Latinoamérica,  dentro  de  la 
iniciativa de trabajo de la OMS y OPS. 
Hacia  principios  de  la  década  de  los  noventa,  la 
División  de  Salud  Mental  de  la  OMS,  comenzó  a 
difundir  los  materiales  informativos  y  educativos 
diseñados 
para 
apoyar 

promover 
internacionalmente  la  educación  en  habilidades 
para  la  vida  en  las  instituciones  educativas.  La 
propuesta inicial de la OMS  consistió  en un grupo 
de  habilidades  o  destrezas  psicosociales,  las  que 
a  partir  de  entonces  se  conocen  como 
“Habilidades para la Vida” (OMS, 1993). 

La  persona,  como  ser  social,  ha  tenido  siempre 
que  establecer  relaciones  con  su  entorno,  en  el 
que  se  encuentran  por  supuesto  otras  personas, 
esta  situación  exige  que  seamos  capaces  de 
poder    interactuar  eficazmente  en  el  contexto 
social  que  nos  toque  vivir.  No  siempre  es  posible 
desenvolvernos  adecuadamente,  no  porque  no 
estemos  aptos  para  hacerlo,  sino  porque  no 
hemos  adquirido  las  habilidades  para  la  vida 
necesarias. Decimos entonces que todos podemos 
aprender estas habilidades. 

Sin  embargo,  esta  iniciativa  no  era  nueva,  por 
ejemplo en Estados Unidos, en la década de los 
ochenta  Goldstein  y  Glick  (1987),  integraron  las 
tres  categorías  de  habilidades  para  la  vida 
(sociales,  cognitivas  y  para  el  control  de  las 
emociones)  sin  denominarlas  como  tales,  su 
intervención consistió en un programa denominado 
Aggression  Replacement  Training  el  cual 
implicaba  tres  componentes:  El  aprendizaje 
estructurado  para  mejorar  los  niveles  de  habilidad 
prosocial,  el  entrenamiento  para  el  control  de  las 
emociones y la educación moral. 

Gran  parte  de  los  problemas  de  las  personas  en 
su  vida  diaria  tienen  que  ver  con  esto,  ya  que  si 
carecemos  de  algunas    habilidades  para  la  vida, 

Otras  experiencias  exitosas  en  la  implementación 
del  enfoque  de  habilidades  para  la  vida  las 
constituyen:

 comprender los sentimientos de los demás.  Los  resultados  indicaron  un  cambio  significativo  en  el  grupo  experimental. se trata de una  intervención  educativa  dirigida  a  adolescentes.  específicamente  el  homicidio.  se  ha  trabajado más con el modelo de Goldstein  y Glick  (1987).  y  que  los  jóvenes  eran  los  principales  afectados.  cuyos resultados dan cuenta del incremento  de la  capacidad para tomar decisiones relacionadas a la  postergación  de  la  iniciación  sexual  y  al  uso  de  métodos  de  protección.  Se  centra  en  cuatro  ejes  temáticos:  Autoestima. Esta prueba  piloto  estaba  dirigida  a  jóvenes  marginales.  Se  viene desarrollando  el programa La aventura de la  vida. en comparación  al grupo control.  enfrentar  la  presión  del  grupo.  conteo  regresivo.  imágenes  tranquilizadoras  y/o  agradables  y  recordatorios).  sino  también  a  la  formación  integral  que  incluye  las  necesidades  emocionales  y  sociales;  y  enfocar  el  problema  de  la  violencia  por  medio  del  aprendizaje  de  habilidades  interpersonales.  Lima.  En  España  en  el  País  Vasco  desde  1989  .  Se  desarrollaron  tres módulos: Expresión y control de sentimientos.  Los  temas  específicos  de  salud  que  estuvieron  entretejidos  en los planes fueron la violencia.  mantenerse  al  margen  de  las  peleas.  reduciendo  las  conductas  antisociales.  Varona  (1991)  aplicó  un  programa  para  la  sustitución  de  la  agresión.  Masías (1994) aplicó un programa de Sustitutos de  la  Agresión  en  adolescentes  de  alto  riesgo  de  sectores  tugurizados  de  Barrios  Altos.  habilidades  para  la  vida.  desde  la  década  de  los  80. a quien no se le aplicó el programa.  En  el  Perú.  responder  a  la  cólera.  mediante  el  desarrollo  de  habilidades  sociales  y  el  autocontrol.  una  ONG  nacional.  Debido  a  este  estudio.  expresar  afecto  y  responder  al  fracaso; no lográndose una mejora significativa en  la  habilidad  de  ayudar  a  otros.  Los  resultados  indican  que  el  grupo  al  que  se le aplicó el programa evidenció una mayor  ocurrencia de habilidades prosociales que el grupo  control.  recibió  la  tarea  de  desarrollar  y  hacer  una  prueba  piloto de un plan de desarrollo de habilidades para  la vida en las escuelas.En Colombia El  Ministerio  de  Salud    determinó  a  través  de  un  estudio  realizado  en  1993  que  la  violencia.  positivismo  y  control  de  conflictos.  Además  se  evidenció  un  mayor  nivel  de  autocontrol  que  el  grupo  control.  Fe  y  Alegría.  se  ha  implementado  el  programa  denominado “Planeando Tu Vida”.    en  la  población  intervenida (IMIFAP.  Las  metas  del  programa  tuvieron  un  doble  propósito:  Llevar  a  las  escuelas  hacia  el  enfoque  no  sólo  de  los  aspectos  cognitivos  del  desarrollo  de  los  jóvenes.  Se  logró  una  mejora  significativa  en  las  siguientes  habilidades  sociales:  formular  una  queja. 2000).  la  técnica  que  mostró  mayor éxito para promover el autocontrol fue la de  control  de  la  cólera  (respiración  profunda.  es  decir.  Los  planes  de  habilidades  para  la  vida  se  ampliaron  para  incluir  el pensamiento crítico y la toma de decisiones.  era  la  causa  principal  de  muerte  en  el  país.  dirigido  a  niños  y  niñas  de  educación  primaria.  Al  finalizar  el  programa  el  grupo  experimental mostró  un  menor  nivel de agresión que al inicio de éste.  agresivas  y  aumentando  las  conductas  prosociales  a  diferencia  del  grupo  control. Los  hallazgos indicaron que el grupo al que se le aplicó  este  programa  evidenció  una  mejoría  significativa  en cuanto a la conducta prosocial.  enfrentar  una  acusación.  a  veces  solamente  tomando  el  componente  de  habilidades  sociales  (sin  denominarlo  habilidades  para  la  vida).  en  menores  de  11  a  15  años  en  condiciones  especialmente  difíciles  institucionalizados  del  COMAIN. 2002).  En  México.  este  es  un  esquema  de  educación  para  la  salud  y  formación  en  valores.  un  ejemplo  de ello son las siguientes intervenciones:  Vásquez  (1983)  validó  un  programa  de  aprendizaje  estructurado  de  habilidades  sociales  en  estudiantes  del  4º  año  de  secundaria  de  un  colegio particular de Lima Metropolitana. . hábitos saludables y drogas. el uso del alcohol  y  el  tabaco.  prepararse  para  una  conversación  difícil.  que  involucra  a  los  educadores  y  a  las  familias. y desde 1994 se  viene aplicando en Latinoamérica (EDEX.

  en  1999.  logrando  un  mayor  control  emocional.  Mas  recientemente. el 36%  que  “cuando  tenía  problemas  trataba  a  de  resolverlos solo”.  y  son  necesarios  para  lograr  una  transición exitosa de la niñez a la edad adulta.  entender.  considerados en extrema pobreza y en alto riesgo.  Las  habilidades  para  vida.  Gupio  y  Velásquez.  Mayorga.  así  como  en  habilidades  sociales.  cognitivas  y  de  control  de emociones) pueden  satisfacer en forma  específica  las  necesidades  de  niños  que  están  creciendo  en  condiciones  desventajosas  y  que  carecen  de  oportunidades  para  desarrollar  estas  habilidades.  2000).  Aunque  en  un  esfuerzo  por  acercarse  al  enfoque  promocional.  Esta  iniciativa  se  viene  trabajando  actualmente  en  otras  instituciones  educativas del Cono Norte de Lima y en Barranca.  Desde  esta  perspectiva.  extraversión­introversión. Por ello.  El  Instituto  Nacional  de  salud  Mental  Honorio  Delgado­“Hideyo  Noguchi”  implementó.  Datos  que  evidenciaron una carencia de soporte social.  desde  su  definición.  autocontrol  emocional  y  razonamiento  moral.  haciéndolos  mas  estables  emocionalmente. descifrar y responder a los estímulos  Se  puede  apreciar.  AMARES  realizó  un  estudio  previo  a  la  implementación  de  un  programa de habilidades para la vida en escolares  de  tres  redes  de  colegios  estatales.  se  han  incorporado  las  habilidades  sociales en el diseño curricular nacional.  las  cuales  constituyen  componentes  esenciales para el desarrollo saludable en la niñez  y  adolescencia. Ochoa  y  Tomás  (1997)  adaptaron  el  programa  Aggression  Replacement  Training  (ART)  y  lo  aplicaron  a  54  niños (27  hombres  y 27 mujeres) de 9  a 12 años.  con  el  objetivo  evaluar  cambios  en  diversos  componentes de la personalidad.  quienes  implementaron  un  programa  y elaboraron  un manual con esta denominación.  obteniendo  resultados  positivos  (Arévalo.  implican a las habilidades sociales.  mas  extrovertidos.  que  ocurren  en  situaciones  de  interacción  entre  personas  (Tomás. mientras el 80% presentó niveles  entre  bajo  y  mediano  de  asertividad.  Aquí  sería  conveniente  hacer  un  deslinde  conceptual  entre  habilidades  para  la  vida  y  habilidades  sociales.  neuroticismo.  que  en  la  actualidad  existe  suficiente  evidencia  como  para  señalar  que  las  habilidades  para  la  vida  (sociales. Con tal propósito  emplearon  un  diseño  cuasi­experimental  y  se  midieron  los  cambios  en  la  autoestima.  por  el  Centro  de  Información  y  Educación  para  la  Prevención  del  Abuso  de  Drogas  (CEDRO).  Las  intervenciones  citadas  arriba.  etc.  se  han  implementado  estrategias  de  formación  de  educadores  de  pares  y  capacitación  a  docentes.Anicama.  un  programa  de  Habilidades  Sociales  para  la  prevención  de  conductas  violentas  en  adolescentes  del  Centro  Educativo  3037­Gran  Amauta  del  distrito  de  San  Martín  de  Porres.  en  el  2004.  tienen  como  denominador  común  el  enfoque  de  la  prevención  (drogas.  1995).  encontrando  que el 36% de dicha población escolar señaló que  “nunca se consideró una persona valiosa”.  las  habilidades  sociales  sólo  estarían  comprendiendo aspectos socio­comportamentales;  mientras  que  las  habilidades  para  la  vida  constituirían  un  enfoque  mas  general  y  holístico.  Las  primeras  ya  fueron  definidas en párrafos precedentes.).  las  habilidades  para  la  vida. éstas se definen como la  capacidad  que  un  individuo  posee  para  ejecutar  acciones  sociales.  El  término  habilidades  para  la  vida  se  utilizó  por  primera  vez  en  nuestro  medio  en  1992. Antinori.  violencia.  El  programa  fue  capaz  de  producir  cambios  significativos  en  todas  las  variables:  elevando  la  autoestima.  están  dir igida s  a  con so l ida r  el .  con  un  mayor  numero  de  habilidades  sociales  y  un  mayor nivel de razonamiento moral.  dentro  del  enfoque  de  p r om oció n.  profesionales  de  salud  y  padres  de  familia;  asimismo.  ya  que  implican  un  conjunto  más  amplio  de  circunstancias en la vida de un individuo. Con respecto a  las habilidades  sociales.  las  cuales  implican  percibir. Henostroza.

  y  saber  como  alimentarnos  bien.  mejorar  el  entorno.  elaborado  por  el  Instituto  Nacional  de  Salud Mental Honorio Delgado – “Hideyo Noguchi”  en  el  2004.  d)  Aceptación  positiva.  Saber  controlar  las  emociones.  M.  siendo  uno  de  ellos  habilidades  para  la  vida.  Los  programas  que  se  enfocan  únicamente  en  la  transferencia  de  información  son  menos  efectivos  en  la  promoción  y  prevención  de  la  salud  que  los  programas  que  incorporan  el  desarrollo  de  habilidades  para  la  vida.  y c) El respeto.  adquirir  prácticas  saludables de alimentación y nutrición; es decir. b) La honestidad.  las  cuales  han  demostrado  ser  mediadoras  en  las  conductas  problemáticas.  Podemos  afirmar  que  las  habilidades  para  la  vida  contribuyen a  satisfacer las múltiples necesidades  de salud y desarrollo de los niños.  es  tan  importante  como  el  intelecto  para  lograr  éxito  en  la  vida.  B.  centros laborales y municipios.  adolescentes  y  adultos. c) Estilos  de  comunicación.  REFERENCIAS  Anicama. al presentar  un  enfoque  integral  y  unificado. En  el escenario de  las  instituciones  educativas  se  viene  utilizando  el  manual  de  habilidades  sociales  en  adolescentes  escolares. y  c) Orgulloso de mis logros. dos sesiones: a) La mejor decisión y b) Proyecto  de vida. E.  favorecen el desarrollo humano.    las  relaciones  interpersonales.  y  Tomás.  Comprende  tres  sesiones: a) Aceptándome.  b)  Autoinstrucciones.; Henostroza.  contribuyen  a  consolidar  estilos  de  vida  saludables.  En  el  aspecto  promocional. ha  elaborado  el  modelo  teórico  de  abordaje  de  promoción  de  la  salud  en  el  que  se  consideran  siete  ejes  temáticos.  en las  escuelas  ayudan  a  hacer  frente  a  las  múltiples  demandas  de  los  planes sobre prevención y promoción.  contribuyendo  a  la  formación  de  valores.  Efectos  de  un  programa  conductual  cognitivo  para  prevenir  y  controlar  la  violencia  de  menores  en  extrema  pobreza y alto riesgo.;  Ochoa.  Comprende  tres sesiones: a) Identificando pensamientos que  anteceden  la  ira.· MÓDULO  II:  AUTOESTIMA.  b)  Utilizando  mensajes claros y precisos. C.  Específicamente. · Módulo  IV:  LOS  VALORES.  instituciones  educativas.  y  e)  Aserción negativa. . b) Conociéndonos.  éstas  han  formado  parte  de  los  programas  orientados  al  desarrollo  integral  de  los  escolares. 2(1).  a  través  de  la Dirección General de Promoción de la Salud.  el  Ministerio  de  Salud.  a  ser  aplicado  en  cuatro  escenarios:  familia.  (1997). j. la planificación de la vida y el aprendizaje  socio­emocional.  A.  Comprende  cinco  sesiones:  a)  Aprendiendo  a  escuchar.; Mayorga.  porque  favorecen  comportamientos  saludables  al  incidir  sobre  los  determinantes  de  la  salud;  por  ejemplo.  mejorar  nuestros  espacios.  y  c)  Pensamientos saludables.  Comprende  tres  sesiones: a) Escala de valores. 71­81. · Módulo  III:  CONTROL  DE  LA  IRA. · Módulo V: TOMA DE DECISIONES. Comprende  desarrollo  de  las  personas.  el  cual  contiene  cinco  temas  que  se  desarrollan a manera de módulos: · Módulo  I:  COMUNICACIÓN.; Antinori.  En  tal sentido. Wiñay Yachay.

  Efectos  de  un  programa  integral  de  sustitutos  de  la  agresión  en  un  grupo de adolescentes  hombres  de  alto riesgo  entre  14  y  18  años  de  edad  de  sectores  tugurizados  de  Barrios  Altos.  ha  realizado  investigaciones  en  salud  mental y violencia juvenil. Lima: UPCH. Washington: Autor.   autora  del  manual de habilidades Sociales para la  Prevención  de  Conductas  Violentas  y  el  Manual  de  Habilidades  Sociales  en  el  Escolar.  W. 16(1. 13­53.  Manual  de  habilidades  para  la  vida.  (1983). Conducta tipo A y habilidades  sociales  en  estudiantes  de  1º  al  5º  año  de  psicología  de  una  universidad  nacional. Lima: UPCH. Lima: Autor. Tesis Maestría.  Validación  de  un  programa  de  aprendizaje  estructurado  en  adolescentes  deficientes  en  habilidades  sociales  del  4º  año  de secundaria.  Enfoque  de  habilidades  para  la  vida  para  un  desarrollo  saludable  de  niños  y  adolescentes.  Masías.;  Gupio.  G.  (1994).  Varona.  Aggression  replacement  training:  a  comprehensive  intervention  for  aggressive  youth.  Estudio  diagnóstico  basal  sobre habilidades para  la  vida  en escolares de  tres redes de colegios estatales. S.  Illinois. A.  y  Glick.  (2000). (1995).2).  Anales  de  Salud Mental.  Tesis  Licenciatura. Lima: Autor. (1991). Efectos de un programa para  la sustitución de la agresión mediante el desa­  rrollo  de  habilidades  sociales  y  el  autocontrol  en  menores  de  11­15  años  en  condiciones  especialmente  difíciles  institucionalizados  del  COMAIN.  Resumen de investigación Acción. Bilbao: Autor.  Vásquez.  Lima: USMP.  F Goldstein.  Directora  Ejecutiva  de  Educación  para  la Salud.  Consultor  de  la  Dirección  de  General  de  Promoción  de  la  Salud  para  brindar  asesoría  técnica  al  personal de salud en el  programa de  promoción de la  salud en las  Instituciones  Educativas. México: Autor. Evaluación de la aplicación en 10  países  de  Iberoamerica  del  programa  de  educación  sobre  drogas:  La  aventura  de  la  vida.  OPS  (2001). Lima: UNFV.  B.  CEDRO  (1992).  EDEX (2002).  AUTORES  *Mercedes  Arévalo  Guzmán.  Tomás.  Sistematización  de  la  experiencia:  “Prevención  de  conductas  violentas  en  adolescentes”.autor  de  diversas  investigaciones  en  Habilidades Sociales.  Planeando tu vida.  R.AMARES  (2004).  Consultor  de  la  Dirección  General  de  Promoción  de  la  Salud    para  el  desarrollo  del  eje  temático  en  Habilidades para la Vida en el programa de promoción  de  la  salud  en las Instituciones Educativas.  (1987).  C.  **Lelis  Mendoza  Vilca. Tesis Bachiller.  A..  Tesis  Maestría.  **Tomas  Ambrosio  Rojas.  M.  y  Velásquez.  Arévalo.  Champaing.  . programa de  habilidades para la vida y de educación sexual.  IMIFAP (2000).