You are on page 1of 21

"Is there still a sense of sin among the Synod

Fathers?"

Roberto de Mattei
Corrispondenza Romana
October 14, 2015

The work at the Synod is confirming the existence of a strong clash between two
minorities inside the Catholic Church. On the one side we have a maniple of Synod
Fathers determined to defend traditional morality and on the other we have a group of
“innovators” who seem to have lost the Catholic Faith. Between the two minorities,
there is, as always, a soft and wavering centre, made up of those that don’t dare defend
nor attack the truth and are moved by considerations linked more to their own personal
interests than doctrinal debate.
The innovating bishops had their voices heard mainly in two of the 14 minor
circles

during

the

discussion

on

the

first

part

of Instrumentum

laboris: the Angelicus C and the Germanicus. Let’s look for a moment at a
central passage in the Circulus germanicus report, which had the new Archbishop
of Berlin, Monsignor Heiner Koch as spokesman and as moderator, the Archbishop of
Vienna, Cardinal Christoph Schönborn.

The German Bishops firmly hope that in the final document negative language
will not prevail, i.e. language which distances and condemns, of a “forensical” style
(“eine

negativ

abgrenzende

und

normativ

verurteilende

Sprache(forensischer Stil)”), but rather, positive language of the evolution in the
Christian position, which may implicitly express what is incompatible with Christian
positions (“eine positive, die christliche Position entfaltende Sprache,
die damit implizit zur Sprache bringt, welche Positionen christilich
inkompatibel sind”). “This also involves the willingness (cfr. Gaudium
et Spes) to welcome the positive developments of society”. (“Dazu
gehört auch die Bereitschaft (cf. Gaudium et Spes), von der
Gesellschaft positive Entwicklungen aufzugreifen”).
To understand what lies hidden behind this ambiguous language, we need to reread the central passages of an interview which Cardinal Christoph Schönborn released
to Father Antonio Spadaro of the Civiltà Cattolica last September 26 th . The Archbishop
of Vienna, asserts that it is necessary “to become conscious of the historical
and social dimension of marriage and the family.”
He explains: “Too often we theologians, bishops, priests and
custodians of doctrine forget that human life occurs in conditions
imposed by society i.e. psychological, social, economic and political
conditions, in a historical context. Until now this has been missing in the
Synod. […] We should look at the many situations of cohabitation, not
only from the angle of what is missing, but also from the angle of what is
already promised - what is already present. […] Those who have the
grace and joy to be able to live sacramental marriage in faith, humility,
reciprocal forgiveness, with trust in God Who acts daily in our lives, know
how to discern in a couple, in a civil union, in a cohabitating couple,
elements of true heroism, charity and reciprocal giving. Even if we have
to say: “It is still not the full reality of the sacrament”. Yet who are we to
judge and say that there are no elements of truth and sanctification in
them?” […]
In this regard, I cannot hide being shocked at how the purely formalistic manner
of discussion uses the hatchet of the intrinsece malum […]. The obsession of
the intrinsece malum has so impoverished the debate that we are deprived of a large
range of argumentation in favor of uniqueness, indissolubility, openness to life, and the

that in conscience. […] There are also situations in which the priest. Interview of Cardinal Christoph Schönborn. the approach to the problems of the family is of a purely sociological nature.human foundation of the Church’s doctrine. Bruno Forte. with no reference at all to principles that transcend history. It’s up to the Synod to propose it and the Pope to decide. When these conditions are present. not from an exclusive point of view but an inclusive one. by Antonio Spadaro S. (Marriage and pastoral conversion. above all if there are children born from the new union. the Archbishop of Chieti-Vasto. manifests: “sympathy for everything that is positive. Until what point? We have already said it. in Civiltà Cattolica. The criteria of sympathy towards a cohabitating couple is dictated by the presence in their union of a desire for fidelity.. 2015. may arrive at saying: “Your situation is such. which asks for fidelity to this new union. Pope Francis wants to educate us in this”. In his declarations to Avvenire on September 19th. then an increasingly deeper integration into the life of the Christian community can be considered. with the one from another Synod Father. even when. as in the case of cohabitation. special-secretary to the ordinary general assembly of the Synod. We have lost the taste for discussion on these human realities. […] When there is an irreversible cohabitation.” As is evident from the interviews cited. On the contrary. [And] these commitments require moral duties that should comply in a spirit of obedience to God’s will. to go back would mean failing in the commitments undertaken.I. the one who knows the people in the internal forum. stability and openness to life. everything appears more difficult and it then becomes important to find the path that encourages new steps towards a more significant maturation. […] I realize I’m scandalizing some by saying this… But one can always learn something from people who are objectively living in irregular situations. This interview should be read in parallel. Matrimony and the family for Cardinal Schönborn and Monsignor . I see your place in the sacramental life of the Church”. when the cohabitation is episodic. One of the pivotal elements of the Synod is the reality of the Christian family. we are faced with an incomplete positivity. [And] when one grasps that this desire can be crowned by the sacrament of matrimony. Quaderno n° 3966 del 26/09/2015. 449-552). of Germanic cultural formation. Monsignor Forte said that Instrumentum laboris. in yours and mine as your pastor. pp.

in created things we also have human freedom. in every place and time. Sin exists because absolute morals exist. This aversio a Deoin the rational being is an evil that is properly defined as sin. because it opposes God Who is the sole Good. Without the Divine and natural law. God Who is the Supreme Good. since every evil is an imperfect and incomplete good. n. as the fundamental cell of human cohabitation. sin doesn’t exist. assuming new forms. because we need to grasp the positivity in evil and sin. Yet. promulgated precisely to reaffirm the existence of absolute morals.Forte are not natural institutions that have been part of the life of mankind since the beginning of civilization: institutions which have certainly come into being and dwell in history. 17) and rejects in toto the encyclical Veritatis Splendor. that from the philosophical point of view. The origins of every situation of adversity and unhappiness in man are not of a . The “positive language” which the Circulus germanicus cites. for them. By denying the existence of the intrinsece malum. Reconciliatio et paenitentia.They retain that the family is subjected to the dialectic evolution of history. independently of circumstances. Freedom is in fact the primary subjective root of morality. against the resurgence of “situation ethics”. are always seriously wrong by reason of their object” (John Paul II. did not create anything that is evil and imperfect in the universe. which renders possible in a rational being. In this perspective. Nevertheless the notion of sin is absent in the Cardinal’s view. Properly speaking. but also the [very] notion of human freedom. Sin is an absolute evil because it opposes the absolute Good. These aberrations are based on deliberate confusion between the metaphysical and moral concepts of good and evil. per se and in themselves. means that there must be no condemnation expressed by the Church. just as the natural and Divine law constitutes its objective form. It is clear in fact. Cardinal Schönborn is denying moral truths like those according to which “there exist acts which. according to the historical period and the “positive developments in society”. just as it is in the special secretary’s. not only is the notion of Divine and natural law as the root and foundation of moral order dissolved. they are destined to survive. but as they are rooted in the very nature of mankind. moral estrangement from God. good and evil cease to exist. since the natural law is what allows the intelligence to know the truth and the will to love the good. and is the only evil. Freedom and law are two inseparable entities in the moral order. Apostolic Exhortation.

. el Papa sólo puede pedir perdón por crímenes que la Iglesia haya podido cometer institucionalmente. are those that cry out to Heaven for vengeance. No entraremos aquí a señalar. like the sin of sodomy (Gen. como prueba la bellísima raza mestiza extendida por la América española). Declaration Persona humana. Yo vería muy justo y adecuado que la reina de Inglaterra o el rey de Holanda pidieran perdón por los crímenes institucionalizados que se realizaron en las colonias sojuzgadas por sus antepasados. 20. por el contrario. salaces o avariciosos. Además. 6). por archisabidos. sino tan sólo para excitar el victimismo de los bellacos. con el amparo de leyes eclesiásticas. donde los nativos por ejemplo tenían vedado el acceso a la enseñanza (en las Españas de Ultramar. the Faith itself ? PEDIR PERDÓN Hace unas semanas. for whatever reason. chooses something which is seriously disordered (Congregation for the Doctrine of the Faith. pues pedir perdón por acciones particulares realizadas en infracción de las leyes emanadas de la instancia suprema es un cuento de nunca acabar que no sirve para sanar heridas.political. Among the sins that exist. pero no hubo crímenes institucionalizados. n. but there is also the violation of the sixth commandment. porque sus leyes criminales así lo establecían. Señalaremos. no por crímenes que hayan podido perpetrar por su cuenta clérigos más o menos brutos. que como cabeza de la Iglesia el Papa sólo puede pedir perdón por los crímenes que haya podido perpetrar o amparar la institución que representa. o donde no estaban permitidos los matrimonios mixtos (que en las Españas de Ultramar eran asiduos. Pero me resulta estrafalario que el Papa pida perdón por crímenes cometidos por españoles a título particular. November 7th 1975. Pius XII said that “perhaps the greatest sin in the world today is that men have begun to lose the sense of sin” (Radio Message October 26th 1946). 10 par. 13). 18. escuchábamos al Papa (en sintonía con sus predecesores) pedir perdón «por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América». according to Holy Scripture. Yet.both original and actual committed by men. en cambio. and with this. y en infracción de las leyes promulgadas por nuestros reyes. pues hacerlo por los crímenes que pudiera perpetrar o amparar la Corona de Castilla (luego Corona española) es tan incongruente como si mañana pidiese perdón a los sioux por los crímenes perpetrados por Búfalo Bill. Man “ sins mortally[…] when he consciously and freely. los peligros de enjuiciar acontecimientos pretéritos con mentalidad presente. Porque lo cierto es que los crímenes que se pudieran cometer en América fueron triste consecuencia de la débil naturaleza caída del hombre. No “positive language” is admitted to bless these unions. se fundaron cientos de colegios y universidades). 19. what happens when it is churchmen themselves who lose the sense of sin. which prohibits any sexual union outside of marriage. economical and social nature. but go back to sin .

Este reconocimiento de la dignidad de los indígenas es un rasgo exclusivo de la conquista española. y allí fue legalmente reconocida la dignidad de los indios. Por supuesto que durante la conquista de América afloraron muchas conductas reprobables y criminales. sino que por el contrario procuraban perseguirlos. súbditos de la Corona. Los indios fueron. se encargó de corregir muchos de estos abusos. La “Hermandad” Publicado en 18 octubre. por cierto. En su testamento. desde un primer momento. Melchor Cano y.Carlos I ordenó detener las conquistas en el Nuevo Mundo y convocó en Valladolid una junta de sabios que estableciese el modo más justo de llevarlas a cabo. para implicarse en una empresa. con el mismo rango que cualquier otra provincia española. sino «provincias de ultramar». dictadas casi siempre por la avaricia. de lo contrario. denunciándolos ante el poder civil. conmovido por las denuncias de abusos de Bartolomé de las Casas. pues sabía que los españoles. Pero la reina Isabel impuso la tradición repobladora propia de la Reconquista. Bartolomé de las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda. y en cuanto supo que Colón había iniciado un tímido comercio de esclavos lo prohibió de inmediato. pero nunca fueron conductas institucionalizadas. pues las leyes dictadas por nuestros reyes no sólo no los amparaban. conviene distinguir netamente entre personas e instituciones. y los territorios conquistados nunca fueron colonias. no lo encontramos en ninguna otra potencia de la época. necesitaban implicarse vitalmente en ella. muy especialmente. y la Iglesia.como en cambio los hubo en Estados Unidos o en las colonias inglesas u holandesas. basado en la colonización en régimen asalariado y en la esclavización de la población nativa. Colón había pensado implantar en las Indias el mismo sistema que los portugueses estaban empleando en África. Algunos años más tarde. uno acaba haciendo brindis al sol. que inspiraría las Leyes de Indias. 2015 La “Hermandad” . A esta Controversia de Valladolid acudieron los más grandes teólogos y jurisconsultos de la época: Domingo de Soto. Isabel dejó ordenado a su esposo y a sus sucesores que «pongan mucha diligencia. pero son aplausos de bellacos. como pudiera serlo un hidalgo de Zamora. Tal vez procuren muchos aplausos. algo impensable en cualquier otro proceso colonizador de la época. ni tampoco en épocas posteriores. Antes de pedir perdón por crímenes del pasado. y que no consientan ni den lugar a que los indios reciban agravio alguno ni en su persona ni en sus bienes».

Él sabía muy bien que uno de los principios fundamentales de la Hermandad era alejar esas ideas. sin él quererlo ni prácticamente poder evitarlo. La confianza era uno de los baluartes de la Hermandad. El Supremo lo cerró con llave y continuó preparando la reunión de Directorio del día siguiente. sobre todo cuando se referían a los del Directorio y. más particularmente aun. Su diálogo con el Supremo había sido.I «¡Clink!»– sonó el cajón izquierdo del amplio escritorio de metal. atravesó el corredor y salió caminando pensativo. Pero cuando. las ideas que apuntaban a minar la confianza se le acumulaban casi naturalmente. aparentemente. en el Supremo y en el Fundador. El empleado. un muchacho de pocos años en la Hermandad. si bien en la elección no . en su primer acto de gobierno designó a dedo a Aldopetti como miembro del Directorio. lo asaltó la idea de que había algo raro. pasando por encima de todas las propuestas de los electores. sobre todo la confianza en el Directorio. escuchó el «¡clink!». el Supremo. al cerrar la puerta. Ya habían surgido cuando en la última elección de Directorio. Sin embargo. al Supremo. franco. recién reelecto. «¿Habré sido ingenuo –se preguntaba– al haberle dicho al Supremo que el Fundador de la Hermandad tuvo un comportamiento inapropiado con mi esposa?».

En efecto. que tomaba nota de lo que le confiaba pero que entiendese que. de algo deplorable. que él tomaría los recaudos. Era como si las cosas le hubieran pasado a él. ciertamente. de su esposa no podía dudar. era palabra contra palabra y hubiera sido importante presentar pruebas. Aldopetti ni siquiera se tomó los ocho días que en el reglamento estaban previstos para madurar la decisión de asumir un cargo de tamaña responsabilidad. no quería exagerar. Hacía exclamaciones que podrían parecer estudiadas. acompañadas con frecuentes «ok.había obtenido siquiera un solo voto. ok» de marcado acento norteamericano. pero que él mismo se encargaría de que no sucediese más. «por ahí estoy hilando demasiado fino» –se decía–. en el fondo. para evitar el escándalo y posible desánimo en los miembros de la Hermandad. pero que la cosa no saliera de esta reserva. fuera lo que fuera de Aldopetti. . y alejaba esos pensamientos… Pero. que fuese muy cuidadoso en conservar todo esto entre ellos dos. El Supremo lo había recibido con la acostumbrada compostura. Él lo conocía a Aldopetti… Cierto. la respuesta inmediata cuando llamó a Aldopetti para comunicarle su propuesta fue: «Sí». y el Supremo necesitaba en el Directorio a alguien que a todo dijera que sí. Al final le dijo que no se preocupase. Pero Aldopetti había sido su secretario personal. que se trataba de un caso aislado y. No se equivocó.

un muchacho de varios años en la Hermandad. en lo que le había confiado su esposa. sobre todo la confianza en el Directorio. más particularmente aun. con mucha firmeza. II «¡Clink!»– sonó el cajón izquierdo del amplio escritorio de metal. en el Supremo y en el Fundador. las ideas que .El empleado Leclair hizo un ulterior acto de confianza y. al Supremo. «¿Habré sido ingenuo –se preguntaba– al haberle dicho al Supremo que el Fundador de la Hermandad tuvo un comportamiento inapropiado con mi esposa?». franco. sin afirmar ni negar. Él sabía muy bien que uno de los principios fundamentales de la Hermandad era alejar esas ideas. Su diálogo con el Supremo había sido. lo asaltó la idea de que había algo raro. Sin embargo. aparentemente. alejó decididamente los pensamientos sobre Aldopetti y procuró no pensar más. El empleado. escuchó el «¡clink!». El Supremo lo cerró con llave y continuó preparando la reunión de Directorio del día siguiente. Pero cuando. al cerrar la puerta. La confianza era uno de los baluartes de la Hermandad. atravesó el corredor y salió caminando pensativo. sobre todo cuando se referían a los del Directorio y.

si bien en la elección no había obtenido siquiera un solo voto. de algo deplorable. Pero Aldopetti había sido su secretario personal. Hacía exclamaciones que podrían parecer estudiadas. recién reelecto. Era como si las cosas le hubieran pasado a él. en su primer acto de gobierno designó a dedo a Aldopetti como miembro del Directorio. «por ahí estoy hilando demasiado fino» –se decía–. acompañadas con frecuentes «ok. ciertamente. no quería exagerar. fuera lo que fuera de Aldopetti. y alejaba esos pensamientos… Pero. pasando por encima de todas las propuestas de los electores. Aldopetti ni siquiera se tomó los ocho días que en el reglamento estaban previstos para madurar la decisión de asumir un cargo de tamaña responsabilidad. En efecto. y el Supremo necesitaba en el Directorio a alguien que a todo dijera que sí. ok» de marcado acento norteamericano. de su esposa no podía dudar. Ya habían surgido cuando en la última elección de Directorio. la respuesta inmediata cuando llamó a Aldopetti para comunicarle su propuesta fue: «Sí». el Supremo. que se trataba de un caso aislado y. que tomaba nota de . Él lo conocía a Aldopetti… Cierto. sin él quererlo ni prácticamente poder evitarlo. No se equivocó. El Supremo lo había recibido con la acostumbrada compostura. Al final le dijo que no se preocupase. pero que él mismo se encargaría de que no sucediese más.apuntaban a minar la confianza se le acumulaban casi naturalmente.

lo que le confiaba pero que entiendese que. lo asaltó la idea de que había algo raro. al cerrar la puerta. Él sabía muy bien que uno de los principios fundamentales de la Hermandad era alejar esas ideas. alejó decididamente los pensamientos sobre Aldopetti y procuró no pensar más. atravesó el corredor y salió caminando pensativo. escuchó el «¡clink!». III «¡Clink!»– sonó el cajón izquierdo del amplio escritorio de metal. en lo que le había confiado su esposa. . aparentemente. que fuese muy cuidadoso en conservar todo esto entre ellos dos. Pero cuando. más particularmente aun. en el fondo. sin afirmar ni negar. que él tomaría los recaudos. un muchacho de pocos años en la Hermandad. franco. El Supremo lo cerró con llave y continuó preparando la reunión de Directorio del día siguiente. sobre todo cuando se referían a los del Directorio y. pero que la cosa no saliera de esta reserva. con mucha firmeza. para evitar el escándalo y posible desánimo en los miembros de la Hermandad. El empleado Batista hizo un ulterior acto de confianza y. El empleado. Su diálogo con el Supremo había sido. era palabra contra palabra y hubiera sido importante presentar pruebas. al Supremo.

«¿Habré sido ingenuo –se preguntaba– al haberle dicho al Supremo que el Fundador de la Hermandad tuvo un comportamiento inapropiado con mi esposa?». y el Supremo necesitaba en el Directorio a alguien que a todo dijera que sí. En efecto. la respuesta inmediata cuando llamó a Aldopetti para comunicarle su propuesta fue: «Sí». si bien en la elección no había obtenido siquiera un solo voto. No se equivocó. en su primer acto de gobierno designó a dedo a Aldopetti como miembro del Directorio. . fuera lo que fuera de Aldopetti. de su esposa no podía dudar. y alejaba esos pensamientos… Pero. sobre todo la confianza en el Directorio. Pero Aldopetti había sido su secretario personal. recién reelecto. Era como si las cosas le hubieran pasado a él. sin él quererlo ni prácticamente poder evitarlo. pasando por encima de todas las propuestas de los electores. no quería exagerar. en el Supremo y en el Fundador. Él lo conocía a Aldopetti… Cierto. el Supremo. Sin embargo. «por ahí estoy hilando demasiado fino» –se decía–. Ya habían surgido cuando en la última elección de Directorio. Aldopetti ni siquiera se tomó los ocho días que en el reglamento estaban previstos para madurar la decisión de asumir un cargo de tamaña responsabilidad. las ideas que apuntaban a minar la confianza se le acumulaban casi naturalmente. La confianza era uno de los baluartes de la Hermandad.

era palabra contra palabra y hubiera sido importante presentar pruebas. El empleado Cifuentes hizo un ulterior acto de confianza y. sin afirmar ni negar. acompañadas con frecuentes «ok. ok» de marcado acento norteamericano. en el fondo. atravesó el corredor y salió caminando . en lo que le había confiado su esposa. IV «¡Clink!»– sonó el cajón izquierdo del amplio escritorio de metal.El Supremo lo había recibido con la acostumbrada compostura. de algo deplorable. que se trataba de un caso aislado y. ciertamente. para evitar el escándalo y posible desánimo en los miembros de la Hermandad. que fuese muy cuidadoso en conservar todo esto entre ellos dos. que tomaba nota de lo que le confiaba pero que entiendese que. con mucha firmeza. alejó decididamente los pensamientos sobre Aldopetti y procuró no pensar más. que él tomaría los recaudos. El Supremo lo cerró con llave y continuó preparando la reunión de Directorio del día siguiente. Hacía exclamaciones que podrían parecer estudiadas. pero que la cosa no saliera de esta reserva. El empleado. un muchacho de pocos años en la Hermandad. Al final le dijo que no se preocupase. pero que él mismo se encargaría de que no sucediese más.

pensativo. sobre todo cuando se referían a los del Directorio y. Pero Aldopetti había sido su secretario personal. Pero cuando. franco. La confianza era uno de los baluartes de la Hermandad. lo asaltó la idea de que había algo raro. sin él quererlo ni prácticamente poder evitarlo. la respuesta inmediata cuando llamó a Aldopetti para comunicarle su propuesta fue: «Sí». escuchó el «¡clink!». Sin embargo. aparentemente. recién reelecto. «¿Habré sido ingenuo –se preguntaba– al haberle dicho al Supremo que el Fundador de la Hermandad tuvo un comportamiento inapropiado con mi esposa?». el Supremo. sobre todo la confianza en el Directorio. Él sabía muy bien que uno de los principios fundamentales de la Hermandad era alejar esas ideas. En efecto. las ideas que apuntaban a minar la confianza se le acumulaban casi naturalmente. Aldopetti ni siquiera se tomó los ocho días que en el . en el Supremo y en el Fundador. al cerrar la puerta. si bien en la elección no había obtenido siquiera un solo voto. más particularmente aun. Ya habían surgido cuando en la última elección de Directorio. al Supremo. pasando por encima de todas las propuestas de los electores. No se equivocó. Su diálogo con el Supremo había sido. en su primer acto de gobierno designó a dedo a Aldopetti como miembro del Directorio. y el Supremo necesitaba en el Directorio a alguien que a todo dijera que sí.

«por ahí estoy hilando demasiado fino» –se decía–. de algo deplorable. Al final le dijo que no se preocupase. con mucha firmeza. pero que la cosa no saliera de esta reserva. Era como si las cosas le hubieran pasado a él. de su esposa no podía dudar. acompañadas con frecuentes «ok. sin afirmar ni negar. que fuese muy cuidadoso en conservar todo esto entre ellos dos. Él lo conocía a Aldopetti… Cierto. fuera lo que fuera de Aldopetti. que él tomaría los recaudos. ciertamente. pero que él mismo se encargaría de que no sucediese más. no quería exagerar. alejó decididamente los pensamientos sobre Aldopetti y procuró no pensar más. y alejaba esos pensamientos… Pero. que se trataba de un caso aislado y. que tomaba nota de lo que le confiaba pero que entiendese que. para evitar el escándalo y posible desánimo en los miembros de la Hermandad. El empleado Bonavena hizo un ulterior acto de confianza y. .reglamento estaban previstos para madurar la decisión de asumir un cargo de tamaña responsabilidad. El Supremo lo había recibido con la acostumbrada compostura. ok» de marcado acento norteamericano. Hacía exclamaciones que podrían parecer estudiadas. era palabra contra palabra y hubiera sido importante presentar pruebas. en el fondo. en lo que le había confiado su esposa.

el Supremo. atravesó el corredor y salió caminando pensativo. sobre todo la confianza en el Directorio. escuchó el «¡clink!». Su diálogo con el Supremo había sido. Él sabía muy bien que uno de los principios fundamentales de la Hermandad era alejar esas ideas. Sin embargo. sin él quererlo ni prácticamente poder evitarlo. más particularmente aun. Ya habían surgido cuando en la última elección de Directorio. franco. La confianza era uno de los baluartes de la Hermandad. recién reelecto. al Supremo. las ideas que apuntaban a minar la confianza se le acumulaban casi naturalmente. pasando por encima de todas las propuestas de los electores. aparentemente. Pero cuando. un muchacho de pocos años en la Hermandad. al cerrar la puerta. «¿Habré sido ingenuo –se preguntaba– al haberle dicho al Supremo que el Fundador de la Hermandad tuvo un comportamiento inapropiado con mi esposa?». en el Supremo y en el Fundador. lo asaltó la idea de que había algo raro. sobre todo cuando se referían a los del Directorio y.V «¡Clink!»– sonó el cajón izquierdo del amplio escritorio de metal. en su primer acto de gobierno designó a dedo a Aldopetti . El empleado. El Supremo lo cerró con llave y continuó preparando la reunión de Directorio del día siguiente.

que él tomaría los recaudos. Él lo conocía a Aldopetti… Cierto.como miembro del Directorio. Pero Aldopetti había sido su secretario personal. que fuese muy cuidadoso en conservar todo esto entre ellos dos. la respuesta inmediata cuando llamó a Aldopetti para comunicarle su propuesta fue: «Sí». Era como si las cosas le hubieran pasado a él. pero que él mismo se encargaría de que no sucediese más. si bien en la elección no había obtenido siquiera un solo voto. fuera lo que fuera de Aldopetti. que tomaba nota de lo que le confiaba pero que entiendese que. En efecto. ok» de marcado acento norteamericano. en el fondo. Al final le dijo que no se preocupase. de su esposa no podía dudar. ciertamente. no quería exagerar. No se equivocó. . acompañadas con frecuentes «ok. era palabra contra palabra y hubiera sido importante presentar pruebas. y alejaba esos pensamientos… Pero. Aldopetti ni siquiera se tomó los ocho días que en el reglamento estaban previstos para madurar la decisión de asumir un cargo de tamaña responsabilidad. pero que la cosa no saliera de esta reserva. de algo deplorable. «por ahí estoy hilando demasiado fino» –se decía–. que se trataba de un caso aislado y. El Supremo lo había recibido con la acostumbrada compostura. y el Supremo necesitaba en el Directorio a alguien que a todo dijera que sí. Hacía exclamaciones que podrían parecer estudiadas.

El empleado Oldman hizo un ulterior acto de confianza y. con mucha firmeza.para evitar el escándalo y posible desánimo en los miembros de la Hermandad. alejó decididamente los pensamientos sobre Aldopetti y procuró no pensar más. El Supremo lo cerró con llave y continuó preparando la reunión de Directorio del día siguiente. En ese momento se dio . «¡Clink!» IX. Clink «¡Clink!»– sonó el cajón izquierdo del amplio escritorio de metal. VI. «¡Clink!» VIII. sin afirmar ni negar. «¡Clink!» … XXX. se frenó. Cuando escuchó el cierre del cajón y la vuelta de llave se dio cuenta inmediatamente de que su informe había sido «cajoneado» y que las cosas iban a quedar así para siempre. un muchacho de varios años en la Hermandad. en lo que le había confiado su esposa. El empleado Newman. «¡Clink!» VII.

Cifuentes le contó su caso –sin saber que era similar al de Newman mismo– y que antes de hablar con el Supremo había ido a hablar con el Gurú oficial de la Hermandad. Pero también el cambio de actitud notable de Leclair… que hacía ya un tiempo no era el de antes. pudo entender con total claridad tantas cosas. que el Fundador de la Hermandad había estado poseído por un espíritu durante cierto período –quizás se refería a las intensas sesiones de espirituosismo. que practicaba con religiosa fidelidad y firme devoción– y que seguramente este hecho aislado se debía a la acción de dicho espíritu. el aspecto difidente de Bonavena y el abandono al que se había librado Batista. Cifuentes nunca pudo aceptar esa explicación y terminó hablando con el Supremo. También había escuchado el «clink». Sin ir más lejos. pero tampoco decía nada. para que el iceberg se diera vuelta. lo de Aldopetti. trató de ver qué le pasaba. Como era el más callado. Hizo falta solamente iniciar el diálogo. para ayudarlo de manera concreta. Oldman estaba «acabado» y Cifuentes ya no decía a todo que sí. Después de averiguar que los casos eran tantos y de que la estrategia del Supremo era la de procurar aislar a cada uno de los interesados y mantenerlos sin .cuenta de todo: como cuando un relámpago ilumina la noche y se pueden ver las siluetas de los árboles. El Gurú le había dicho que se quedase tranquilo. que daba lástima. mostrar un mínimo de interés.

Muchos se terminaron yendo de la Hermandad. Newman se dio cuenta de que tenían la conciencia endurecida y de que estaban todos en la misma. de que no era tan así. Leclair.comunicación entre sí para que no se notase el drama que aquejaba desde la raíz a la Hermandad. pero trataron de convencerlo de que exageraba. Newman trató de hablar nuevamente. con el Supremo y con otros del Directorio. y que por eso exageraban. nombres. fundada por un acosador serial seriamente enfermo. porque no les daba los nombres. las cosas. Oldman y un gran número de empleados. Pasaron los años y todos murieron. porque su esposa no era tan atractiva como se creía. Encima le dijeron que tenía un complejo. Además. de manera abierta. Él trató de presentar el problema. Entonces se dirigió al organismo Supervisor de empresas. empezaron a acusarlo de encubridor. y lanzaron una campaña gravemente denigratoria contra Newman. tanto el Supremo como el Directorio en bloque. Cifuentes. los nombres de quienes le habían hablado y de aquellos con quienes había hablado. Y de calumniador o difamador (cambiaban a cada momento) del Fundador. tanto él como ella. Batista. por sobre todo. y le pedían. . Bonavena. El Supremo y el Directorio se enteraron.

Bartolomeo Paz . El Supremo lo cerró con llave y continuó preparando la reunión de Directorio del día siguiente.«¡Clink!»– sonó el cajón izquierdo del amplio escritorio de metal.