You are on page 1of 7

 

 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

                                                                       ​
Capítulo 16 

Este  capítulo  tiene el  título de ​
La luz de la justicia. ​
El capítulo comienza con 
el  rey  Alfonso,  preguntandose  si  los  infantes  de  Carrión  fueron  capaces   de 
cometer tan  acto  hacia el  Cid.  Pero  al día  siguiente,  llegó  Mu​
ño  Gustioz,  y le dice 
al  rey  Alfonso  que  el  Cid  pide  una  vista  para  hacer  justicia.  Alfonso  se  siente 
contento  con  este  acto  del  Cid  porque  demuestra  el  respeto  y  servicio  que  tiene 
Rodrigo  hacia  ​
é​
l.  Pasaron  dos  meses  y  las  vistas  se  dieron  en  Toledo.  Don 
Alfonso  hace  que todos los  nobles  asistan. El Cid llegó a Toledo  acompañado  de 
cien  soldados.  Tenía  atada  su  gran  majestuosa,  y  maciza  barba.  En  el  centro 
estaba  el  rey  Alfonso,  y  en  un  lado  estaban  los soldados del  Cid, y del  otro lado 
estaban  los  aliados  de los infantes. El Cid explica que ​
é​
l le dio todo su afecto a los 
infantes,  y  ellos  respondieron  con  ingratitud.  Entonces,  el  Cid  le  exigió  a  los 
infantes  que le  devolvieran  a Colada y Tizona. Al principio no querían, pero al final 
lo  hicieron.  El  Cid  también  exige  que  los  infantes  le  devuelvan  el  dinero  que les 
prestó  antes de  que  se  partieran. Pero  don Diego y don Fernando confesaron que 
se  habían  gastado  el  dinero.  Entonces,  todos  los  que  apoyaban  a  los  infantes 
dieron joyas que cargaban hasta tres mil marcos.  
  Pero  después,  el  Cid  todavía  estaba  inconforme,  entonces  que  desafió a 
los  infantes  a  una  batalla  de  infantes.   Los  infantes  tuvieron  miedo.  Entonces 
García  Ordóñez  defiendió  los  infantes,  y  luego  el  Cid  le  recordó  que  le  había 
jalado  la  barba  hace tiempo.  Ordóñez habla mal de Rodrigo y de sus hijas. Pedro 
Bermúdez sale  en  su defensa y desafía a don Fernando. Martín Antolínez también 
se para y desafía  a  don  Diego.  De repente, se escucha la voz de otro hombre que 
empieza  a  hablar  mal  del  Cid.  Era  Azur  González,  tío  de  los  infantes. Entonces, 
Mu​
ño  Gustioz,  sale  a  la  defensa  del Cid y lo  desafía.  Había mucha tensión, pero 
de  la  nada  se  presentaron  dos  hombres  extraños entraron. Eran  los príncipes de 
Aragón  y  de  Navarra,  y  vinieron  a  pedir  la  mano  de  Elvira  y  Sol.  El  Cid  como 
vasallo,  le  dice  a  Alfonso  que  él  es  que  decide  si sus hijas se  casan  o  no.  El rey 

acepta,  y  los  hombres  del  Cid se  ponen  alegres. Alfonso  dice que  el combate  se 
presentará,  y  cada  hombre  sólo  puede  luchar  con  la  persona  que  retó.  Los 
infantes  dicen  que  no  tienen  ni  armas,  entonces  el  rey  movió  la  pelea  en  tres 
semanas.  El  Cid  tiene  que  regresar  a  proteger  Valencia  de  los ataque moros. La 
gente exclamaba que no había mejor caballero en España que el Cid. 
 

 
 

Capítulo 17 
Este  es  el  último  capítulo  de  ​
La   ​
leyenda  del  Mio  Cid​
.  El  título  de  este 
capítulo  es  ​
La  Victoria  Final.  ​
El  capítulo  empieza  con  el  día  de  la  batalla  para 
recuperar  la  honra  del  Cid.  Estaba  nublado,  pero  cuando  aparecieron  los 
campeones  del  Cid,  salió  un  rayo  de  sol  el  cual  Martín  lo  tomó  como  buen 
presagio.  Los luchadores se alinearon en  el campo de batalla y la  pelea  empezó. 
Pedro  Bermúdez  fue  el  primero  en  vencer  a  su  contrincante,  el  joven  Fernando. 
Pedro  le  pegó  con  la  lanza  y  salió  un  chorro  de  sangre.  Levantando  la  Tizona, 
Pedro  iba  a  acabar  con  el  infante.  La  gente  pensaba  que  había  muerto,  pero 
Fernando  se  levantó,  y  confesó  que  se  rinde y que  fue un cobarde. Luego, Martín 
Antolínez con  la  Colada empezó a  luchar  con Diego.  La batalla  duró  poco. Martín 
dividió  en  dos  la  melena de don Diego. EL joven tuvo miedo, se subió a su caballo 
y  salió  gritando  que  Martín  lo  había  vencido.  La  batalla  más  duradera  fue  la  de 
Mu​
ño  Gustioz  y  Asur  González.  Esta  vez  Asur  estaba  sobrio  y  peleó  bien.  Pero 
con  un  pequeño  descuido  de  Asur,  Muño  le  atravesó  su  escudo  con  la lanza,  y 
atravesó  su  cuerpo. El padre de Asur  dijo  que  su hijo se rendía. Pero la batalla no 
acabó  hasta  que  Asur  pidió  perdón.  La  batalla  terminó,  y  el  rey  desterró   a  los 
infantes con su tío, y también a el Conde Ordoñez. 
  Los tres  campeones  regresan  a  Valencia y el  Cid los felicita. Los príncipes 
se  casaron  con  Elvira  y  Sol,  y  todos  eran  felices.  Pero  no duró mucho,  porque  el  
rey  moro  Y​
ú​
suf,  que  tenía  un  gran  rencor  hacia  el  Cid  por  haberle  quitado 
Valencia, llegó con  más de  cien mil  soldados  para  recuperarla. Tenía de  aliada a 
una  arquera  turca. El  Cid  estaba  meditando qué podría hacer  para  vencerlo. Una 
noche,  san  Pedro,  vino  a  darle  un  aviso  al  Cid,  y  le  dijo  que  su  hora  ya  estaba 
cerca, que en un mes iba a morir. Pero también le dijo cómo ganar su victoria final. 
Entonces  al  siguiente  día,  Rodrigo  estaba  muy  enfermo.  Le  confesó  a  sus 
hombres  de  confianza  qué  hacer  para  ganar  la  batalla.  Pasó  el  mes,  y  en  el 
cuidado  de  su  esposa  Jimena,  murió.  Embalsamaron  al  Cid,  para  hacerlo  ver 

como  que  si  estuviera  vivo.  Lo  subieron  en  su  caballo,  y  cuando  los  moros  lo 
vieron,  salieron  corriendo.  El  rey  Y​
ú​
suf  murió  aplastado  cuando  los  hombres 
estaban  corriendo.  Lo  llevaron  a  Castilla,  no   en  un  cofre,  sino  en  su  caballo.  Es 
recordado  y  admirado por ser  el mejor caballero  en la tierra de moros y cristianos, 
y su historia pasó a ser una leyenda. 
 

 
 
 

Epílogo  
 

El  epílogo es un  relato  corto  que pasó  un  tiempo  después de  la muerte del 
Cid.  Su  cuerpo  estaba en capilla. Estaba sosteniendo a Tizona, y su barba todavía 
seguía  magnífica.  Una  tarde,  entró  un  judío.  Había  escuchado  mucho  del  Cid,  y 
estaba  nevando,  así  que  entró  a  la capilla. Cuando vio  al  Cid,  decidió hacer algo 
que  nunca  jamás  nadie  hizo, meserle la  barba. Se  acercó, y justo  cuando  estaba 
cerca  de  la  barba,  como  por  soplo  de  Dios,  el  cuerpo  sin  vida  del  Cid,  abrió  los  
ojos  y  levantó  la  espada.  El  judío  muerto  de  miedo,  se  desmayó.  El  abad  de  la 
iglesia  le  echó   agua  bendita  para  que  se  despertara.  No  recordaba  nada,  pero 
cuando  vio  el  cuerpo  del  Cid,  el  judío  salió  corriendo.  El  abad  sin  saber  qué 
occurió,  levantó  la  capa  y  el  gorro  que  había  botado  el  joven  cuando  salió 
corriendo. Nunca jamás se volvió a saber de ese judío.  
En  mi  opinión  sobre  este  breve  relato,  es  recordar  que  el  Cid  Campeador 
fue, es, y será siempre admirado y recordado por sus triunfos y logros. Y todas sus 
logros van  a  continuar  siendo  leyendas  en  generación  a  generación. Y a pesar de 
haber muerto,  el Cid todavía sigue siendo  un caballero respetado. Cuando el judío 
trató  de meserle la  barba, eso iba a ser una  gran humillación y deshonra, inclusive 
ya después  de  muerto.  Pero  como el Cid fue un hombre bueno y honrado, así que 
el  cielo  y  la divinidad  no permitió esto.Y es por eso que el Cid recobró los sentidos 
de  la  vida  por  unos  instantes,  para  poder  defenderse.  Yo  soy  una  persona  que 
cree  en  los  milagros,  así  que  yo  si  creo  que  el  Cid  pudo  haber  vuelto  a  la  vida 
terrenal,  inclusive  si  fue  por  unos  segundos.   Recordemos  que  esto  es  una 
leyenda,  así  que  no  hay  pruebas  actuales  de  que  esto  occurió,  pero  sí sabemos 
de que Rodrigo Díaz de Vivar sí fue un caballero que existió.