You are on page 1of 1

Buenos noches compañeros maestros, padres de familia, y estimados

egresados que hoy nos acompañan:
Es para nosotras muy grato poder expresar a ustedes estas breves pero
significativas palabras.
Las experiencias vividas en estos siete años sabemos que son innumerables, y
estamos seguras que el llegar hoy aquí para muchos de ustedes no fue fácil,
estos años requirieron de su esfuerzo y dedicación, y hoy no es más que el
resultado de todo su empeño.
Chicos les ha tocado vivir en una época difícil, en todos los sentidos, muy
diferente a la que sus padres o sus abuelos les tocó, en esta época donde todo
es rápido y la información se tiene a la mano, deben aprender a ser selectivos y
cuidadosos con lo que es benéfico o no, hoy en día gracias a la tecnología
abrirse paso en la vida no solo requiere de personas bien preparadas
académicamente sino de aquellas que estén dispuestas a dar todo por lograr
sus objetivos, y de cada uno de ustedes dependerá el éxito que conseguirán
siempre con disciplina y esmero.
Han dado un paso esencial en su camino de la educación pero todavía tienen
muchos que dar. Aprovechen lo aprendido de sus maestras y no me refiero
solamente a las operaciones básicas, reglas ortográficas, o gramática inglesa,
sino también a como ser más humanos, aprendieron cosas que quisimos
enseñarles como amigos, no como docentes.
Aprendieron a no dejarse arrastrar por ningún obstáculo y a tratar de buscar
solución a los conflictos, aprendieron a ser siempre sinceros con sus
sentimientos y pensamientos, a ser consecuentes con sus actos y sobre todo a
aprender de los errores, a respetar al compañero, a ser ordenado, a seguir las
reglas, a valorar la amistad, la unión, la solidaridad, la alegría, la confianza y el
trabajo en equipo, todas estas son herramientas indispensables que quisimos
transmitirles para hacer de ustedes mejores personas
Tuvimos la suerte de estar con ustedes en este último año en la escuela
primaria, compartiendo una serie de vivencias y construyendo día a día fuertes
lazos de respeto y cariño que mantenemos guardados en nuestros corazones,
como olvidar la barrileteada, los festejos de primavera y día del estudiante, las
mateadas en el día de la tradición, el viaje de egresados, esa sensación de
independencia, los días de juego, de goles metidos, de pleitos ingenuos, las
risas y también sus llantos, los regaños, el estrés de los exámenes y tantas
emociones que serán difíciles de olvidar.
El siguiente paso será una época cargada de nuevos aprendizajes y tareas, de
nuevos compañeros, llena de nuevas personas que serán sus nuevos
formadores y guías, sin dejar a un lado las enseñanzas de quienes hoy
quedamos en el pasado; hoy se despiden de quienes estuvieron al pendientes
de su éxito académico, y crecimiento individual, como seres humanos y
estudiantes con la visión hacia el futuro en el que no tenemos la menor duda de
que algún día serán hombres y mujeres de bien, llenos de éxito profesional y
con una gran plenitud en su interior.
No les decimos adiós, sino preferimos decir un “hasta siempre”, ya que en él
se refleja la esperanza, ilusiones, deseos, y sueños de encontrarlos
nuevamente convertidos ya en esas personas de éxito que siempre vimos en
cada uno de ustedes, continúen esforzándose por su educación y aspiraciones,
que tengan todos muy buena suerte para lo que venga y ¡HASTA SIEMPRE!