You are on page 1of 4

Universidad “Fermín Toro”

Vice-Rectorado Académico
Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas
Núcleo Portuguesa.

TEO
RIAS
SOCI
OLÓ
GICA

Participantes
Dayana Sandoval CI: 24019544
María Méndez C.I. 24319487

S
Araure, febrero 2016

TEORÍA DE GABRIEL TARDE
Gabriel Tarde (1843-1904) es considerado uno de los padres de la
psicología social por su contribución al estudio de la sugestión social, la
propagación

y

la

imitación

como

fenómenos

esencialmente

interpsicológicos.
Se dedicó predominantemente a una investigación sociológica centrada
en las nociones de invención e imitación como factores que caracterizan
respectivamente al individuo y a la sociedad. Pero esta característica es
insuficiente: si es cierto, según Tarde, que sólo el individuo es capaz de
invención, ésta pierde toda efectividad sin la capacidad imitativa, la cual
no es, por otro lado, sino la manifestación en el mundo humano de una
repetición que constituye el fundamento dinámico de la Naturaleza entera.
Tarde desarrolló la idea de que los criminales en realidad eran víctimas de
un proceso psicológico natural: la tendencia a la imitación. Creía que la
gente que coincidía con cierta identidad personal y condiciones sociales
semejantes, tendía a delinquir, imitando comportamientos se otros
sujetos. De acuerdo a su teoría, los factores básicos de imitación que
conducen a quebrantar el orden son, entre otros:
1. La quiebra de la tradición moral cristiana a una formación cultural
desviada.
2. El deseo de superación personal y mejor condición de vida de
miembros de las clases bajas de la sociedad.
3. La migración del campo a las ciudades.
Esta idea fue trasladada por el mismo Tarde a otros aspectos de la
sociedad, y concluyó que en todos los grupos humanos los individuos
imitaban comportamientos inventados por pequeños grupos sociales. En
concreto, toda transformación o cambio social era motivado por un
pequeño conjunto de ideas inventadas que se propagaban ente los
individuos. Entre ellas, sin duda, estaba el derecho.

TEORÍA SOCIOLÓGICA DE DURKHEIM
La principal aportación metodológica del funcionalismo de Durkheim es
su intención de convertir “lo social” en un objeto de estudio, tal como lo
hacen las ciencias naturales. De tal forma que el objeto de estudio de la
sociología seria el “hecho social”. Se emplea de ordinario para designar
más o menos a todos los fenómenos que se desarrollan en el interior de
la sociedad, siempre que presenten, con cierta generalización, algún
interés social. Pero en este sentido puede decirse que no hay
acontecimientos humanos que no puedan llamarse sociales.
Pero, en realidad, en todas las sociedades existe un grupo determinado
de fenómenos que se distinguen marcadamente de los que estudian las
otras ciencias de la naturaleza.
Durkheim afirmaba que una sociedad que presenta solidaridad
mecánica se caracterizaba por su derecho represivo. Como las personas
son muy similares en este tipo de sociedad y como la totalidad de sus
miembros suelen creer profundamente en una moralidad común,
cualquier ofensa contra su sistema de valores compartido suele ser de la
mayor importancia para la mayoría de los individuos. En tanto que, una
sociedad con solidaridad orgánica se caracteriza por su derecho
restitutivo. En lugar de ser duramente castigados por la más minima
ofensa contra la moralidad colectiva, a los individuos se les suele pedir en
este tipo de sociedad moderno tan sólo que cumplan on la ley o que
recompensen a los que han resultado perjudicados por sus acciones.
Durkheim fue un sociólogo de la moralidad.
El interés de Durkheim por los problemas morales de su época le llevó,
como sociólogo, a dedicarse a casi totalmente al estudio de los elementos
morales de la vida social.

LA TEORÍA DE LACASSAGNE
El fundador de la Sociología Criminal o Escuela Sociológica, fue el
profesor de medicina Legal, Alejandro Lacassagne. Su teoría ha sido
llamada microbiológica pues equipara a los delincuentes con los
microbios, los que no dañan a menos que se encuentren en el medio
adecuado, se reproducen y actúan en el caldo de cultivo favorable.
Indica: “El criminal es el microbio y la sociedad el caldo de cultivo que
desarrolla la mala tendencia, aparentemente dominada por igual”.
Lacassagne dice. Creemos que el delincuente con sus características
antropométricas y las demás, sólo tienen una importancia muy
secundaria, además, todas estas características se pueden encontrar en
personas absolutamente honestas. De allí la célebre consecuencia: Las
sociedades tienen delincuentes que merecen. El ambiente social es el
medio donde se cultiva la delincuencia.
La teoría del medio ambiente o mesológico.
El medio ambiente como causa de la criminalidad tiene una marcada
importancia, en el estudio de las escuelas penales y de la propia
criminología, pues son numerosos los antropólogos, sociólogos y jueces
que se ocupan bajo todos los aspectos del medio ambiente como factor
de la criminalidad.