You are on page 1of 2

ARTÍCULO 7.

- Contrato individual de trabajo es una convención por la cual el empleador y el
trabajador se obligan recíprocamente, éste a prestar servicios personales bajo dependencia y
subordinación del primero, y aquél a pagar por estos servicios una remuneración determinada.

DOCTRINA

De la definición que nos proporciona el precepto legal, es posible deducir que estaremos
en presencia de un contrato de trabajo cuando concurran copulativamente los siguientes
elementos:

1. Dos partes ligadas por un vinculo. Por un lado el empleador, acreedor del trabajo y, por el
otro, el trabajador, deudor del trabajo. Ambos conceptos se encuentran definidos en el
artículo 3.

2. La prestación de servicios personales. La prestación de servicios constituye la principal
obligación del trabajador. Prestación que el dependiente debe efectuar en forma personal,
no resultando posible que encargue ésta a otro sujeto.

3. Una remuneración por la prestación de servicios. Por la prestación de servicios que
efectúe el trabajador, debe recibir del empleador, una remuneración determinada,
constituyendo el debe más importante de este frente a aquél.

4. Subordinación o dependencia. Este elemento no es definido por el legislador, pero la
abundancia jurisprudencia emanada de la Dirección del Trabajo y de los Tribunales de
Justicia, nos proporciona una idea precisa y clara de lo que es una prestación de servicios
bajo dependencia y subordinación. Este que constituye un elemento esencial del contrato
de trabajo, no lo configura por si mismo, sino que es indispensable que concurran todos
los otros indicados.

Cada vez que concurren todos estos elementos, estaremos en presencia de un contrato de
índole laboral, cualquiera sea la denominación que le otorguen las partes. En otros
términos, cuando haya una prestación de servicios personales a cambio de una
remuneración y se efectúe bajo subordinación o dependencia, habrá que calificar tal
relación, como un contrato de trabajo, no obstante, que las partes hayan consentido en
darle otra denominación. Esto por aplicación del principio de la primacía de la realidad y
del principio de la irrenunciabilidad de los derechos laborales.

Es común que las partes califiquen la prestación de servicios como a honorarios y se
comporten de acuerdo a esa calificación, sin embargo, en la práctica, en la realidad, se
trata de un contrato de trabajo por concurrir los elementos que lo configuran, lo cual, no
se ve alterado por la circunstancia que el trabajador haya manifestado su consentimiento
en ello, por cuanto no podía renunciar a los derechos laborales, según se explicó en el
comentario del artículo 5.
JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA

1. “No hay inconveniente jurídico que exista una relación de carácter laboral entre cónyuges
casados bajo régimen de participación en los gananciales”. Ordinario N° 0393/0003, de
24.01.2006.-

2. “La subordinación o dependencia se materializa a través de diversas manifestaciones
concretas, tales como: continuidad de los servicios prestados, la obligación de asistencia
del trabajador, el cumplimiento de un horario de trabajo, la supervigilancia en el
desempeño de las funciones, la subordinación a instrucciones y controles de diversas
índoles, circunstancia esta última que se traduce en el derecho del empleador a dirigir al
trabajador impartiéndole órdenes e instrucciones, principalmente acerca de la forma y
oportunidad de la ejecución de las labores y en el deber del trabajador de acatar y
obedecer las mismas, estimándose, además, que el vínculo de subordinación está sujeto en
su existencia a las particularidades y naturaleza de la prestación del trabajador”.
Ordinario N° 1265/0068, de 09.03.1999.-