You are on page 1of 2

1

NOMBRE:

Eusebio Salas Ramírez.
.
África.

MATERIA: Tem. Sel. de

ILARIA LAZZARINI, “Mujeres de otro mundo”. EL PAIS, Economía, Madrid, 16 de
febrero 2016, Año XLI, núm. 14106.
Mujeres de otro mundo.
El reportaje se realizó en la aldea de Kouini, en la región de Namentenga, en la zona norte de Burkina
Faso. Se muestra la vida cotidiana de las mujeres rurales, de la etnia Mossi y Peulh, en diferentes
horas del día, desde que se levantan hasta la noche cuando regresan a sus cabañas, mostrando una
vida austera y en ausencia de hombres que las dejan al migrar a otros sitios en busca de trabajo ella
son las encargadas de realizar todas las actividades de forma sustancial a las actividades
económicas y de cuidado de la familia. La agricultura, el cuidado de los animales, la cocina, la
recolección de agua, el cuidado de la familia y el mantenimiento de los hogares son algunas de sus
tareas. Para los pocos hombres, el trabajo empieza más tarde, cuando salen para ir al campo o para
cuidar del ganado.
En Burkina Faso, como en otras regiones del África, se ha desarrollado un fenómeno llamado
“feminización de la agricultura” esto se refiere a la creciente presencia de las mujeres en la
producción agrícola y a la disminución de los hombres que trabajan en el sector. Una de las
principales causas de este fenómeno es el movimiento de la población masculina rural hacia las
áreas urbanas o mineras, en busca de mejores oportunidades de generación de ingresos. En sus
actividades agrícolas, las mujeres a menudo son acompañadas por los hijos más pequeños que
cargan en su espalda durante todo el día.
El acceso a la educación sigue siendo un camino más complicado para las mujeres, que muy
a menudo se quedan excluidas. En general se tiende a favorecer al varón, principalmente por razones
económicas. Las niñas, en los contextos rurales, en la mayoría de los casos son donadas en el
matrimonio y, una vez casadas, dejarán de ser miembros de la familia de origen. De esta manera la
inversión en educación se perdería.
A pesar de que hay comunidades con creencias religiosas en su mayoría son del culto animista,
conservando tradiciones como el matrimonio acordado, pero la tradición está pasando por una brecha
generacional como el caso de los ornamentos símbolo de estatus como el uso de la escarificación1,
pero algunas mujeres muy jóvenes eligen no recurrir a esa práctica para ellas y para sus hijas.
Aunque está prohibida por la ley, se sigue practicando de forma clandestina. Pero la mayor oposición
es de los hombres quienes se resisten al cambio mostrando resistencia para conservar sus
beneficios.
1

Se refiere a la acción de producirse escaras en la piel. Las escaras son cicatrices infringidas por cortes superficiales o profundos en la
dermis. Estas heridas originan costras o granulaciones que, por lo general, son de color oscuro como consecuencia de la muerte de tejido.

1

Eusebio Salas Ramírez.
.
África.

NOMBRE:
MATERIA: Tem. Sel. de

Related Interests