You are on page 1of 2

La violencia en la red y el cibersuicidio

Por Itzeel Reyes (ireyes@ucsj.edu.mx)

¿Publicar comentarios maliciosos puede provocar que alguien se suicide? ¿La humillación
pública puede causa estrés, depresión y también puede afectar la seguridad de la persona?
¿Qué hay con los suicidios convocados en la red?
Resulta paradójico pensar que las nuevas tecnologías y el ciberespacio, -que están abriendo la
brecha para una sociedad del conocimiento-, son el nuevo escenario de la violencia. Si bien es
cierto que el internet cambió la vida del hombre moderno, tenemos que detenernos para pensar
en que también está cambiando la forma en que nos relacionamos.
La cibercultura implica estar siempre interactuando de alguna manera, creando enlaces,
vínculos con otros; no es nuevo que los humanos necesitamos sentirnos parte de un grupo para
identificarnos y comunicarnos, pero el manejo de estos vínculos no siempre se ejerce de forma
respetuosa. Para quienes agreden, el espacio virtual resulta perfecto porque no hay una
ubicación geográfica y se escudan en el anonimato, tras un avatar o personalidad ficticia;
difundir información personal como videos, fotografías o comentarios ofensivos pueden
desestabilizar la vida emocional de una persona, pues se trata de momentos de humillación que
se comparten en la inmediatez y con el alcance masivo que ofrece la red.
El problema del suicidio merece un renglón aparte, pues se trata de una crisis psicológica y
como lo diría Albert Camus, de un verdadero problema filosófico. La OMS estima que se trata
de un problema de salud pública pues actualmente al menos un millón de personas se suicida
por año (cerca de 2739 personas diariamente) y para el 2020 se prevé un incremento a un millón
y medio1. Le llaman cibersuicidio a la influencia que ejerce la información en internet para
llevarlo a cabo, llámese foro, blog o sitio en el que las personas participan para recibir ideas,
aliento y apoyo para lograrlo, de hecho algunos sitios describen con detalle las dosis exactas de
medicamentos que resultan fatales. Se trata de un nuevo tipo de suicidio, donde las personas sin
tener algún tipo de lazo sentimental, sin conocerse, se reúnen para suicidarse 2. Muchos de estos
problemas pueden trabajarse desde la psicología, un ejemplo es RED COPAVI (Red
Comunitaria de Prevención y Atención a la Violencia y las Adicciones), programa que trabaja la
Universidad del Claustro de Sor Juana, donde los alumnos buscan reconstruir las redes sociales
de la comunidad del Centro Histórico, que son fundamentales para el desarrollo de un
individuo.
Este fenómeno es un campo virgen para los profesionales en el área de la salud, en especial para
la Psicología, pues hay que analizar las nuevas formas de relación social, adicción al Internet, la
1 Datos obtenidos del sitio oficial de la OMS:
http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2004/pr61/es/index.html (consultado el 22 de
marzo de 2012)
2 En Australia se está analizando el caso de al menos 100 usuarios que incitaron a una persona a
suicidarse. Cfr. http://www.theaustralian.com.au/news/world/police-consider-chargingchatroom-users-for-inciting-cyber-suici/story-e6frg6so-1111113222755 (consultado el 22 de
marzo de 2012)

personalidad del cibersuicida y los vínculos en el espacio virtual. Indudablemente la Psicología tiene mucho que decir en este ámbito. .