You are on page 1of 3

HUMEDICAS 79

10/10/05

14:54

Página 1

Humanidades médicas

Psicología de la salud

Jordi Cebrià Andreua,b y Victor Cabré Segarraa,c
aFacultat
bDoctor
cDoctor

de Psicologia Blanquerna. URL. Barcelona. España.
en medicina. EAP Granollers Sud. ICS Barcelona. España.
en psicología. Fundació Vidal i Barraquer. Barcelona. España.

La estupidez perjudica
seriamente la salud
Hasta hace dos décadas, la estulticia humana no se ha
considerado una cuestión para tomar en serio

Si nuestro interés es mitigar el sufrimiento humano, no hay más
remedio que profundizar en el asunto: es probable que la estupidez
sea la primera causa de sufrimiento en nuestra especie, por delante
de las enfermedades o la maldad.

Referentes bibliográficos
Cipolla, la economía de la estupidez
Historiador italiano especializado en la
historia de la economía, Carlo M.
Cipolla (1922-2000) estudió en la
Sorbona y en la London School of
Economics. Fue un escritor prolífico,
cuya autoridad fue siempre reconocida
en la historia económica. Uno de sus
trabajos más conocido es su breve
análisis económico, demográfico e
histórico de la estupidez humana que
publicó en su libro Allegro ma non troppo, en el que establece
“Las Leyes Fundamentales de la Estupidez Humana”.
Esta frase resume su pensamiento en torno este tema: “Tengo la
firme convicción, avalada por años de observación y
experimentación, de que los hombres no son iguales, de que
algunos son estúpidos y otros no lo son”.

86

JANO 7-13 OCTUBRE 2005. N.º 1.579

.

www.doyma.es/jano

s intrigante que uno de los fenómenos que mejor explica
la historia de la humanidad, la estupidez, haya merecido
tan poca atención. A lo largo de los últimos tres milenios, sobre ella se ha escrito poco, a menudo superficialidades y en
tono jocoso, como si la cosa no fuera con el autor. Hasta hace
dos décadas, la estulticia humana no se ha considerado una
cuestión a tomar en serio.
Y, sin embargo, los médicos deberíamos considerarla como
un valioso objeto de estudio científico, ya que es posible que
sabiendo más de ella aprendiéramos más cosas de nuestra
propia naturaleza y las maneras que tenemos de enfermar. Si
nuestro interés es mitigar el sufrimiento humano, no hay más
remedio que profundizar en el asunto: es probable que la estupidez sea la primera causa de sufrimiento en nuestra especie,
por delante de las enfermedades o la maldad.
Al igual que su anverso, la inteligencia, no siempre es fácil
de reconocer y todavía menos de definir. Carlo Cipolla1 describe al estúpido como aquel que causa daño a otros sin obtener provecho e incluso padeciendo perjuicio él mismo, en
contraposición al inteligente, que sabe conseguir beneficios
para los demás y para él mismo. Pero el tema es espinoso. Si
los filósofos y los científicos no habían entrado en materia,
es quizás por considerarla poco merecedora de sesudas cavilaciones, pero en parte también por la intuición de que hablar de la estupidez humana es escribir una parte de la pro-

E

aprenden. o de decirse. sino que a menudo da coartadas al necio para pontificar verdades. convencidos de lo sagaces que son. la ira. mientras que algunos “listos estúpidos”. como por poner algún ejemplo. Este es el verdadero pecado original del género humano. pero hay un componente importante de aprendizaje. Ambas ejercen una intensa atracción sobre nosotros. obra u omisión. causando un perjuicio mayor que el de haber actuado aunque fuera de la peor manera. se consigue de él una conducta ejemplarmente estúpida. Parece ser. Algunos “estúpidos esenciales listos” aprenden a no parecerlo demasiado —como decía el entrañable Forrest Gump “estúpido es aquel que hace estupideces”—. No es fácil hablar de ella marcando una distancia de asepsia. www. y tal vez por eso están emparentadas. que comparaba la magnitud de la estupidez con la infinitud del universo. que a la postre no son más que solemnes tonterías. La estupidez. está agazapada en nuestro interior esperando a emerger en todo su esplendor. Esa disciplina quizás marca como nada el nivel de inteligencia real de cada individuo. más daño causa a mayor número de gente. pero no hacerlo también lo es. cuán estúpido ha sido por no reaccionar a tiempo y por no haber JANO 7-13 OCTUBRE 2005. En ese continuo entre esencialidad y aprendizaje hay un amplio el lenguaje de las armas. las memeces de palabra son las más frecuentes. que la erudición no sólo no protege ni cura de la estupidez. enormemente dañina por lo inaparente de su índole. a parecerlo mucho.HUMEDICAS 79 10/10/05 14:54 Página 2 La imagen. Cuando una persona es capaz de decir. ¡Qué miedo dan estos últimos enmascarados en frases grandilocuentes que argumentan la bondad de acciones que después son catastróficas! Y cuanto mayor es el nivel de responsabilidad del estúpido.es/jano 87 . un ser aparentemente inteligente pero que toma decisiones nefastas. pasmado. Es sabido que. La estupidez es tan ubicua que todos estamos expuestos a ella. pia biografía2. muchas veces provocada por no reaccionar a tiempo ante una situación problemática. Tanto por la incontinencia y/o la sandez de lo que se dice como también por la manera como se interpreta. Ya los griegos antiguos tenían un vocablo para referirse al astuto imbécil. estupere. de manera ineludible. De hecho este es el origen de la palabra. como reconocía Einstein.579 . pero también sentimientos como la en la Amazonia Peruana. a fuerza del empeño del entorno social y familiar de cada futuro adulto. Se requiere mucha energía y disciplina mental para mantenerlas a raya. Con diferencia. quedarse aturdido. además.doyma. muestrario. se puede hacer el estúpido de palabra. como la pereza. Y. todavía impera envidia o el rencor están en el fondo de decisiones desafortunadas. El ser humano lleva en su naturaleza un germen de estupidez que aflora con mayor o menor esplendor en cada uno. la rabia o el amor En algunos lugares remotos. que paraliza la acción y que impide que decisiones cruciales lleguen a realizarse. La estupidez es en parte esencial. Un matiz interesante en el fenómeno de la estupidez es el miedo a cometerla. a base de falta de discreción.º 1. Con lo que las estupideces por omisión son una categoría aparte. Hablar es peligroso. de Tino Soriano Emociones intensas como el miedo. proveniente del latín. N. hasta los más sabios. como con los pecados. kutopòrinos. La creatividad en este terreno es casi infinita.

como decíamos. encargada de visualizar escenarios de futuro. la petulancia o la fantasía de infalibilidad. Van Boxsel M.es/jano ¿Podemos hacer algo inteligente ante ello? BIBLIOGRAFÍA 1. Conseguir una cierta sinergia entre la mente y el cuerpo. las supersticiones o los dogmatismos lo son5— o por interferencias emocionales o comunicativas a las que antes hacíamos referencia. sólo consiguen nuevas disociaciones e interferencias en el proceso de integración del sujeto. Entrevista clínica.579 . si además es narcisista. La inteligencia humana. Barcelona: semFYC. y la estupidez sería trabajar para la infelicidad de los otros. Madrid: Santillana. La inteligencia fracasada. Allegro ma non tropo. En este caso. y más cuando la situación es nueva y compleja. pero si que puede permitirnos repararlos y. 1989. cuando la racionalización capitaliza exclusivamente ámbitos en los cuales los sentimientos y las emociones tienen un claro protagonismo. de la capacidad de controlar todos los elementos necesarios para hacer proyecciones de futuro. La pregunta crucial que cabe hacerse en este inicio de milenio es en qué dirección avanzamos. lo psíquico y lo somático. 2002. no sólo se da en raras ocasiones. 4. según Sternberg3. Las conductas estúpidas. racionales y emocionales actuales de las personas son saciadas con productos comunicacionales que parecen potenciar demasiado a menudo el pensamiento mágico. Barcelona: Paidós. Manual de estrategias prácticas. un primer momento hedónico: el placer de no pensar en las consecuencias. Naturalmente.º 1. las posibilidades de actitudes estúpidas aumentan. la mente y el cerebro. 2. Si pretendemos una sociedad mas inteligente —¿más sana?— hay que trabajar para que sea posible desaprender mucho de lo que se da por sentado y reaprender el hábito de pensar. La falta de atención y reflexión viene por desidia. En la estupidez siempre hay un cierto grado de ceguera que nos impide percibir la realidad objetivamente y tomar decisiones coherentes. peor todavía que cometer la estupidez es defenderla y/o justificarla con énfasis y convicción y hacerla ostentosa. este asunto tiene implicaciones en la salud percibida por las personas. aunque en apariencia se experimentase un primer momento de placer. Por el contrario. más objetivos y más variables a controlar. Si el sumatorio de inteligencias particulares puede hacer más inteligente a una comunidad. el cerebro emocional secuestra el racional y dicta las conductas. lo cognitivo y lo emotivo. aprender de ellos. 2005. Enciclopedia de la estupidez. Emociones intensas como el miedo. Adolecemos. Hay una cierta sensación de que las necesidades espirituales. Madrid: Síntesis. ¿cómo es que es el único animal que comete una estupidez tras otra? Una primera explicación puede que sea porque una persona inteligente tiene un mayor abanico de acciones a realizar. seguro que hay otra de rango superior. Estos tres niveles con frecuencia no trabajan en colaboración. e incluso iguales. a menudo. poco meditados. ya sea por distorsiones de pensamiento —los prejuicios. los prejuicios. la estupidez social6. de aumentar la autoconciencia. por interferencia emocional o por posiciones vitales tales como la vanidad. un módulo de la conciencia que dialoga con nosotros mismos. Se insinúa así un trinomio fascinante. la autocrítica es excepcional. la rabia o el amor. www. Tristemente. tres conceptos que parecen estar íntimamente relacionados.J Si el ser humano es la cima de la evolución y lo es por su inteligencia superior. estupideces. y que pondera cada decisión. que significa también estar atentos a los pensamientos y las emociones y de algún modo aprender a manejarlos armónicamente. El egocentrismo. salud-inteligencia-felicidad. Por este camino. como especie. sino que las respuestas que producimos generalmente se revisten de justificaciones y pretextos que tratan de responsabilizar a los demás de las propias estupideces. ¿Qué sistemas inteligentes mandan cuando se declara amor eterno a una persona o cuando se declara la 88 JANO 7-13 OCTUBRE 2005. N. Es lógico pensar que tenemos más posibilidades de llevar a cabo un mayor número de comportamientos estúpidos que inteligentes. demuestra esa energía mental y una buena capacidad de autoconocimiento. sino que es un hábil detector de las de los demás. supone un argumento que da sentido y dirección al sujeto individual y a la especie. Quizá no nos impida seguir cometiendo errores. llegamos a definiciones con matices diferentes a las que enunciábamos al principio: inteligencia sería la capacidad de trabajar activamente para hacer más felices a los demás y a uno mismo. pero también sentimientos como la envidia o el rencor están en el fondo de decisiones desafortunadas. el dolor. Ponte di Pinto O. Al final esto último seguro que acaba perjudicando la salud. 2004. se abanderan algunas de las más notorias estupideces. 1999. Y requiere una complicidad colectiva. como el amor. Pretender racionalizar contenidos humanos que obedecen a un alto grado de subjetividad. Barcelona: Grijalbo-Mondadori.reflejo —el más antiguo—. aunque otra cosa es si esa capacidad autocrítica le permite evitar más adelante la repetición de nuevas. Sternberg RJ. los actos estúpidos. Tenemos muchos antecedentes históricos que lo refrendan. Una estupidez tras otra Si hay una estupidez individual. la capacidad intelectual y la inteligencia emocional. 3. Marina JA. Nuestra inteligencia óptima se basa en un armonioso funcionamiento de tres sistemas de inteligencia que trabajan al unísono en nuestro cerebro: el instintivo. en su repertorio de recursos para afrontar la vida y en su capacidad de ser más felices. Barcelona: Anagrama. Un acto estúpido tiene. Y la actividad de un supervisor4. El que no lea este libro es un imbécil. Alcanzar un mayor grado de integración en nuestro comportamiento implica articular niveles de funcionamiento cerebral que. Estas computaciones exigen un gasto de energía que a muchos resulta displicente. impregna la decisión racional con emociones tóxicas que incrementan el riesgo de cometer un acto estúpido. se ven favorecidas por un cierto egocentrismo y dificultad para reconocer los errores propios. en nombre de algunas de estas emociones. De igual forma.HUMEDICAS 79 10/10/05 14:54 Página 3 previsto lo que luego se hace evidente. quizá. 5. el fanatismo y una penosa escala de valores. por tanto. la ira.doyma. 6. no sólo no reconoce sus propias estupideces. pero también en nombre de no pocas ideas y convicciones. De vez en cuando. guerra a un país vecino? En cualquier caso. Borrell F. . En todo caso. por poner algún ejemplo. la gratitud o el temor. Y todo ello a pesar de que. ese punto ciego personal suele ser invisible para su dueño. En otras. el emocional —enormemente potente y competente— y el cortical. el conjunto de sus estupideces la puede convertir en más estúpida. están disociados. que ya de por sí es una posición estúpida hasta el tuétano. no siempre trabajan al unísono. puede provocar alguno de los comportamientos más estúpidamente faltos de contacto con la realidad. Planificar. 2003. sopesar los factores que influenciarán una situación futura requiere la activación de la corteza prefrontal. Todas estas razones enumeradas muy someramente tienen en común que impiden hacer una lectura realista de la situación y nos hacen ciegos a los detalles y a los indicios que indican que las cosas no van por donde debieran. Cipolla CM.